Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Investigación acerca de las principales complicaciones del líquido amniótico

Resumen: Es propósito de la investigación a través de una exhaustiva revisión bibliográfica relacionar los aspectos actualizados y más relevantes de las características del líquido amniótico y complicaciones más frecuentes como instrumento de ayuda del proceso de enseñanza – aprendizaje en la carrera de medicina. Palabras Claves: líquido amniótico /oligohidramnios/polihidramnios.
11,554 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Yennier Peillón Gamboa

RESUMEN
Es propósito de la investigación a través de una exhaustiva revisión bibliográfica relacionar los aspectos actualizados y más relevantes de las características del líquido amniótico y complicaciones más frecuentes como instrumento de ayuda del proceso de enseñanza – aprendizaje en la carrera de medicina. Se revisaron numerosas bibliografías escrita y digital, además tomamos lo ultimo y más novedoso en cuanto a todo lo relacionado con el líquido amniótico de forma tal que el estudiante de medicina obtenga un material de apoyo docente que le permita conocer y aplicar en la práctica médica de una manera coherente los elementos necesarios en el manejo de las complicaciones de este líquido. Esta revisión ofrece un material de apoyo a la docencia que permite perfeccionar el proceso enseñanza-aprendizaje del líquido amniótico en la carrera de medicina. 

Palabras Claves: líquido amniótico /oligohidramnios/polihidramnios.

INTRODUCCION
El líquido amniótico rodea al feto intraútero y cumple funciones importantes como la protección contra traumatismos, propiedades antibacterianas, asegura la hidratación del feto, suministra sales minerales y nutrientes para su desarrollo, facilita los movimientos fetales evitando las adherencias a la membrana amniótica, permite además el desarrollo del sistema músculo-esquelético fetal y del tubo digestivo, así como la maduración y desarrollo pulmonar. Durante la primera mitad del embarazo es una constante determinada por el desarrollo embrionario, mientras que en la segunda mitad es derivado del metabolismo materno-placentario-fetal. El líquido amniótico está constituido por agua, electrólitos, substratos, fosfolípidos y hormonas, se produce en la membrana amniótica, piel, orina, líquido pulmonar fetal, y en menor cuantía por la secreción de las cavidades nasales. Además se encuentra en constante renovación y eliminación (deglución fetal y absorción hacia la sangre por vía intramembranosa). El volumen de líquido amniótico se mantiene por un balance entre la producción y la absorción, aumenta conforme avanza el embarazo. Durante el segundo trimestre incrementa 10 ml diario, alcanza 500 ml a las 20 semanas, aumenta hasta 1000 ml a las 34 semanas y disminuye 800-900 ml al término del embarazo. Si aumenta entre 1500-2000 ml hay exceso de líquido y por encima de dos litros se designa como polihidramnios o hidramnios y puede ser agudo o crónico. El embarazo con polihidramnios constituye un riesgo tanto para la madre (distocia en el parto, cesáreas, sangramiento postparto) como para el feto (parto pretérmino, crecimiento intrauterino retardado, rotura prematura de membranas, prolapso del cordón, presentaciones anómalas, hematoma retroplacentario, malformaciones y muertes). El diagnóstico se realiza por el examen físico del abdomen de la paciente y la medición del volumen de líquido amniótico por ultrasonido.

Teniendo en cuenta la incidencia del polihidramnios y su relación con la morbilidad maternofetal, nos motivamos a realizar una revisión bibliográfica para ponerla a consideración del estudiantado.

Objetivos 
- General
1. Brindar los aspectos más actualizados y relevantes de las características del líquido amniótico y sus complicaciones más importantes como instrumento de ayuda del proceso de enseñanza – aprendizaje en la carrera de medicina.
- Específicos:
1. Revisar en relación al líquido amniótico:
· Concepto.
· Funciones.
· Origen y circulación.
· Composición y caracteres físicos.
· Exploraciones complementarias más usadas.
· Medición y resultados del índice de Líquido Amniótico.
2. Relacionar los principales aspectos con relación al oligoamnios u oligohidramnios.
3. Relacionar los principales aspectos con relación al poliamnios o polihidramnios.
3. Lograr una revisión de los principales aspectos del líquido amniótico que perfeccione el proceso aprendizaje de este en la carrera de medicina.

Desarrollo
Concepto:
Es un líquido claro y ligeramente amarillento que rodea el bebé dentro del útero (feto) durante el embarazo y que está contenido en el saco amniótico.

Funciones del líquido amniótico: 
Son numerosas las funciones que se le reconocen al líquido amniótico (LA):
a) Un medio en el que el feto se mueve libremente.
b) Es protección fetal para las agresiones externas.
c) Mantiene una temperatura fetal uniforme.
d) Protección fetal a las agresiones por contracciones.
e) Constituye un ambiente óptimo para el crecimiento y desarrollo fetal.
f) Es un medio útil para valorar la salud y la madurez fetal.
g) Es un medio útil para administrar medicación al feto. 
h) Es un elemento favorecedor de la dilatación cervical.
I) El líquido amniótico es también una valiosa fuente de células madre.

Origen y circulación del líquido amniótico:
A los 12 días post-fecundación, se forma una hendidura adyacente a la lámina embrionaria, que crece rápidamente. El amnios envolvente se fusiona, primero con el tallo corporal y luego con el corion, formándose el saco amniótico, lleno de líquido incoloro. A las 9 semanas, la cavidad amniótica está totalmente formada, y el LA rodea al feto. El LA mantiene constante intercambio con las circulaciones materna y fetal. Hasta las 20 semanas, la participación materna es fundamental en la formación del LA, con algunas secesiones fetales, digestivas y respiratorias, y escasa participación de la membrana amniótica. Existe, a esta edad gestacional (EG), una gran similitud entre el LA y el plasma materno, que puede considerarse una diálisis materna. A partir de las 20 semanas, comienza la participación fetal en la formación del LA, cada vez más relevante, fundamentalmente a través de los riñones y pulmones. El funcionamiento renal fetal comienza hacia las 14 semanas, pero muy poco importante.

a) Participación del riñón fetal: puesta de manifiesto por el incremento progresivo, en el LA, de la urea, creatinina, ácido úrico, y disminución de la osmolaridad. El aporte renal al LA a las 18 semanas gestacionales, es de unos 7 ml /día; a las 25 semanas, de unos 60 ml /día; al término, de unos 600 ml /día. Además, aporta sustancias osmóticamente activas. Al término, la orina fetal es isotónica respecto al plasma materno. El riñón fetal es capaz de modificar la composición de la orina en respuesta a estímulos como: cambios en el volumen circulatorio, stress fetal, actividades hormonales (vasopresina, aldosterona). 

b) Participación Respiratoria Fetal: se la puede inferir porque el polihidramnios se relaciona con atresia tráqueoesofágica, y la concentración del surfactante pulmonar aumenta al término del embarazo. La contribución respiratoria al LA, no se equipara a otros órganos.

c) Participación Digestiva Fetal: evidenciada por la relación del polihidramnios con las atresias del tubo digestivo (esófago, duodeno, yeyuno). Habría un mecanismo regulador del intestino, en la depuración del LA y en la reabsorción del Na y del agua. La depuración aumenta con la edad gestacional, siendo de unos 7 ml /día a las 16 semanas, y de unos 500 ml /día al término. No se conocen los mecanismos reguladores de la deglución fetal.

d) Participación de la placenta y membranas ovulares: la transferencia de sustancias a través de las membranas ovulares, se realiza por dos mecanismos: 

1) Flujo no difusional: por los canales intercelulares. 
2) Flujo Difusional: mecanismo regulado por gradientes osmóticos e hidrostáticos.

La difusión de una sustancia, depende de su peso molecular y su solubilidad en los lípidos de membrana. A las 20 semanas gestacionales, las fuerzas osmóticas e hidrostáticas, favorecen el paso de agua y solutos desde el compartimento materno hacia el LA. Luego este gradiente se invierte. Al término del embarazo, las diferencias de fuerzas osmóticas entre la amniótica y la materna, permiten el paso de 4 veces más agua hacia el compartimiento materno, que a las 20 semanas.

e) Participación de la vascularización materna: es diferente, según se trate de: 
1) Corion Calvo: tiene escasa vascularización, con mínimos intercambios de membranas.
2) Placenta: donde el corion y amnios se encuentran en estrecho contacto con la circulación materna, con importantes intercambios de membranas. Este mecanismo estaría regulado por la prolactina decidual.

f) Otros sitios de intercambios: se han descrito que pueden ser: 
1) La piel fetal: es permeable al agua y electrolitos, al comienzo del embarazo, impermeabilizándose a partir de las 20 semanas gestacionales, por queratinización.
2) El cordón umbilical: controvertido como sitio de intercambios. 

Composición del líquido amniótico y caracteres físicos 
Al término de la gestación, la composición y los caracteres físicos del LA, se resumen de la siguiente manera: 
1) Agua: entre el 98 al 99 %. 
2) Solutos: del 1 al 2 %, por partes iguales orgánicos e inorgánicos.
3) Turbidez: aumenta con el tiempo de gestación. 
4) Peso específico: en promedio 1,0078.
5) Valor crioscópico: de alrededor de 0,504 grados C. 
6) Presión Osmótica: de alrededor de 6,072 atmósferas a 0 grado C. 
7) Gases: pO 2 = 4 a 43 mm Hg y pCO2 = 38 a 50 mm Hg.
8) pH: desciende, de 7.13 antes de las 32 semanas, a 7.08 desde esa EG en delante.
9) Componentes Inorgánicos: no varían el Zn, Cu, Mn, Fe. 
10) Componentes Orgánicos: 

a) Proteínas: tienen concentración 20 a 25 veces menor que en plasma materno, disminuyendo con la EG. La mayor parte es de procedencia materna, pasando al LA por pinocitosis. Se daría una relación inversa entre el peso fetal y la concentración proteica en el LA, alcanzando unos 200 a 300 mg % al término del embarazo. Electroforéticamente, son semejantes a las maternas, con 60 % de albúminas y 40 % de globulinas, de las que un 6,8 % son alfa-1, 6,5 % son alfa-2, 16 % son beta, y 10,7 % son gamma. La alfa-feto-proteína, originada en el hígado fetal, aumenta su concentración en LA hasta las 14 semanas gestacionales, para luego disminuir, relacionándose su aumento patológico con defectos de cierre del tubo neural (DCTN). El origen de los aminoácidos en el LA no está muy claro, transfiriéndose por transporte activo; su concentración acompaña a la de las proteínas, pudiendo identificarse, por electroforesis, celuloplasmina, transferrina, IgG, IgA, IgM, siendo las dos primeras, de origen materno, y la última aparece por infecciones intraútero.

b) Aminoácidos: su concentración en el LA es un 50 a75 % menor que en plasma materno; disminuyen con la EG. Algunos de ellos, permitirían detectar tempranamente, algunas anomalías del desarrollo fetal. 

c) Componentes Nitrogenados No Proteicos: urea, ácido úrico, creatinina; aumentan con la EG, especialmente por el aporte urinario fetal. 

d) Lípidos: su concentración en LA varía con la EG. Los lípidos totales al término del embarazo, oscilan alrededor de 13,61 mg %; los lípidos polares, representan un 69,50 % de ese total; los fosfolípidos aumentan su concentración con la EG, siendo su origen principalmente pulmonar (surfactante). 

e) Carbohidratos: están presentes, en diferentes concentraciones, glucosa, sacarosa, arabinosa, fructuosa, lactosa. La concentración de glucosa verdadera es menor que en plasma materno, alcanzando al término, 20 mg %.

f) Vitaminas: las concentraciones de B-1 y C, son semejantes a las del plasma materno. 

g) Enzimas: de significación y aplicación clínica no aclarada. La oxitocinasa no placentaria (cistino-aminopeptidasa), presenta muy poca actividad al término de la gestación. Tiene origen en el tubo digestivo fetal, aumentando su concentración con el meconio en LA. La acetil-colinesterasa, está relacionada con DCTN. La fosfatasa alcalina, aumenta con la EG, y en forma patológica en las pacientes pre-eclámpticas, a una determinada EG. La amilasa, aumenta en forma brusca después de las 36 semanas, por madurez fetal.

h) Hormonas: los corticoides, andrógenos, progesterona y sus metabolitos, gonadotropina coriónica, lactógeno placentario, renina, prostaglandinas, oxitocina. Las hormonas proteicas, no pasan la placenta ni el amnios. Los esteroides puede ser eliminados por la orina fetal.

Estudios del líquido amniótico: 
El LA puede aportar datos sobre la madurez y la condición (salud) fetal. Tales valoraciones pueden realizarse por amniocentesis, amnioscopía o ecografía.

1) Amniocentesis: punción de la cavidad amniótica para obtención de LA. No está exenta de riesgos. Debe ser realizada con técnica quirúrgica. De preferencia, realizarla bajo control ecográfico. Para decidir el "sitio de punción", conocer previamente la localización placentaria. Los sitios de punción pueden ser: 

1-a) Mitad de línea umbílico-púbica: especial para embarazos menores de 28 semanas gestacionales.

1-b)- Pequeñas partes fetales: lago amniótico entre abdomen y miembros, especial para embarazos mayores de 28 semanas.

1-c)- Nuca fetal: cuando la presentación está fija o insinuada, especial para embarazos mayores de 35 semanas gestacionales. 

1-d)- Suprapúbica: con presentaciones móviles y vejiga vacía. 

1-e)- Transvaginal: en casos de piodermitis, embarazos menores de 20 semanas gestacionales.

En cuanto al aspecto físico del LA obtenido; puede ser: 
- cristalino (inmadurez fetal
- con vérmix y lanugo (madurez fetal)
- amarillo (bilirrubina aumentada)
- meconial (hipoxia fetal)
- sanguinolento (muerte fetal).

Entre las indicaciones de la amniocentesis se cuentan: 
- riesgos de cromosomopatías fetales
- riesgos de trastornos metabólicos hereditarios
- alfa-feto-proteína materna elevada
- evaluaciones de la salud fetal y de su madurez.

Entre las complicaciones de la amniocentesis, poco frecuentes, se describen: 
a) Complicaciones maternas: como punción vesical; hematomas de la pared abdominal y/o uterina; infecciones de la pared abdominal y/o cavidad amniótica; irritabilidad uterina (hiperdinamia); parto prematuro.

b) Complicaciones Ovulares: hematomas de la placenta y/o del cordón umbilical; desprendimiento prematuro de la placenta; microtransfusiones.

c) Complicaciones fetales: hematomas; zonas de necrosis; neumotórax; lesiones en cuello o axila; óbito fetal (muy raro). 

Factores que pueden alterar los resultados: 
· Mononucleosis infecciosa de la madre 
· Cirrosis 
· Cáncer 
· Teratoma 
· Tumor de mama 
· Carcinoma gástrico 
· Carcinoma pancreático 
· Tirosinemia hereditaria de la madre 
· Sangre fetal en el líquido extraído 
· Materia fecal del feto en el líquido 
· Falta de ayuno previo de 12 horas

2)- Amnioscopía: es la observación del LA a través del polo ovular inferior intacto, contrastando con el polo cefálico. Es útil en las últimas semanas gestacionales. Es de técnica sencilla, indolora, de bajo riesgo, repetible y de forma ambulatoria. En cuanto a la técnica, deberá identificarse previamente las características del cuello uterino, el que es permeable en el 80 % de los embarazos al término. La presentación no debe estar muy alta. Se observa la característica del LA; su cantidad (la ausencia de LA es compatible con embarazo prolongado). Entre las indicaciones, luego de las 36 semanas gestacionales, se mencionan: embarazo postérmino; diabetes; RCIU; HTA; colestásis intrahepática.

Como contraindicaciones, figuran: metrorrágicas del 3er. trimestre; amenaza de parto prematuro; presentaciones no cefálicas; condiciones inadecuadas del cuello uterino, lo que ocurre en un 15 % de las primigestas. Entre las complicaciones, aunque poco frecuentes se mencionan: parto prematuro; infecciones ovulares; metrorragias.

3)- Ecografía: para valorar el volumen de LA. Una forma es medir un bolsillo de LA en uno o dos diámetros. La otra forma, es medir los diámetros verticales de un bolsillo en cada uno de los cuatro cuadrantes uterinos, y sumarlos, obteniendo así el índice de LA. Si la sumatoria se encuentra entre 10 y 20 cm, se estaría ante un volumen normal de LA. Valores entre 5 y 10 cm, estaría a favor de un oligohidramnios moderado. Con valores inferiores a los 5 cm, se estaría ante un oligohidramnios severo. Valores entre 20 y 25 cm, estarían a favor de un polihidramnios moderado y con valores de 25 cm o más, se considera polihidramnios. La imagen ecográfica puede semejarse a un nevisca, en los bolsillo de LA, lo que estaría a favor de madurez fetal, incluso de feto a término o postérmino. Esta misma imagen puede corresponder a la meconial en grumos espesos (estructuras de mayor refringencia ultrasónica). Una brusca y severa disminución del volumen de LA, apoyaría la sospecha de amniorrexis.

Índice del líquido amniótico
Su médico o proveedor de atención prenatal utiliza el ultrasonido para medir la profundidad del líquido amniótico en cuatro diferentes áreas de su útero y suma los resultados. Este es su índice del líquido amniótico. Si la profundidad del líquido amniótico es menos de 5 centímetros (cm), usted tiene oligohidramnios. Si la profundidad mide más de 25 cm, usted tiene polihidramnios.

Anormalidades del Líquido Amniótico
El líquido amniótico que rodea el cuerpo del feto cumple un papel importante en su desarrollo normal. Este líquido translúcido rodea y protege al feto y le proporciona fluidos. Durante el segundo trimestre, el feto es capaz de inhalar el fluido, de modo tal que entra en sus pulmones, y de tragarlo, promoviendo el desarrollo y el crecimiento normal de los pulmones y del sistema gastrointestinal. El líquido amniótico también permite que el feto se mueva, lo que ayuda en el desarrollo normal de los músculos y de los huesos. 

El saco amniótico que contiene al embrión se forma alrededor de 12 días después de la concepción. El líquido amniótico comienza a llenar el saco de forma inmediata. Durante las primeras semanas del embarazo, el líquido amniótico está compuesto principalmente de agua suministrada por la madre. Después de unas 12 semanas, el fluido está compuesto principalmente por orina fetal. La cantidad de líquido amniótico aumenta aproximadamente hasta la semana 28 a 32 del embarazo, cuando mide un poco menos de un cuarto de galón. Después de ese momento, el nivel de líquido generalmente permanece estable hasta que el feto alcanza su desarrollo completo (entre las 37 y las 40 semanas), momento en que empieza a disminuir. 

Sin embargo, en algunos embarazos la cantidad de líquido amniótico puede ser demasiado escasa o excesiva. A estas condiciones se les conoce como oligohidramnios y polihidramnios, respectivamente. Ambas condiciones pueden provocar problemas para la madre o el feto, o pueden ser una señal de la presencia de otros problemas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el bebé nace sano. Esto es lo que deben saber los futuros padres en cuanto a estos trastornos. 

Oligohidramnios
¿Cómo se diagnostican el oligohidramnios y el polihidramnios? 
Un examen por ultrasonido permite diagnosticar si hay poco o demasiado líquido amniótico. Generalmente, los médicos miden la profundidad del líquido en cuatro cuadrantes del útero y los suman. A este método para medir la cantidad de líquido amniótico se lo conoce como índice de líquido amniótico (ILA). Si la profundidad del líquido amniótico mide menos de 5 centímetros, la mujer embarazada sufre de oligohidramnios. Si el nivel del líquido es de más de 25 centímetros, la mujer sufre de polihidramnios. 

¿Qué tan común es el oligohidramnios?
Alrededor del 8 por ciento de las mujeres embarazadas tienen un nivel de líquido amniótico inferior al normal. El oligohidramnios se puede presentar en cualquier momento durante el embarazo, aunque es más común durante el último trimestre. Aproximadamente el 12 por ciento de las mujeres cuyo embarazo se prolonga unas dos semanas después de la fecha probable de parto (alrededor de las 42 semanas de gestación) presentan oligohidramnios, dado que el nivel de líquido amniótico disminuye a la mitad a las 42 semanas de gestación. 

¿Cuáles son los trastornos fetales y las complicaciones que se pueden presentar durante el embarazo que están relacionados con el oligohidramnios? 
Los problemas relacionados con la escasez de líquido amniótico difieren según la etapa en que se encuentre el embarazo. Cuando el oligohidramnios se produce durante la primera mitad del embarazo, es más probable que se presenten consecuencias graves que si se produce durante el último trimestre. La escasez de líquido amniótico al principio del embarazo puede hacer que los órganos del feto se compriman y puede provocar defectos de nacimiento, como malformaciones en los pulmones y en los miembros. El oligohidramnios que se desarrolla durante la primera mitad del embarazo también aumenta el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro o parto de un bebé muerto. 

Si el oligohidramnios se produce durante la segunda mitad del embarazo, puede provocar deficiencias en el crecimiento fetal. Cerca del momento del parto, el oligohidramnios puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el trabajo de parto y del alumbramiento, incluyendo accidentes potencialmente peligrosos con el cordón umbilical que pueden privar al feto de recibir oxígeno y provocar la muerte del bebé. Existe una elevada probabilidad de que a las mujeres que sufren oligohidramnios se les tenga que hacer una cesárea. 

¿Cuáles son las causas probables de la escasez de líquido amniótico? 
No se sabe exactamente cuáles son las causas del oligohidramnios. La mayoría de las mujeres embarazadas que sufren de oligohidramnios no presentan ninguna causa identificable. Las causas más importantes conocidas del oligohidramnios temprano son ciertos defectos de nacimiento y la ruptura de membranas (bolsa de agua que rodea al feto). Alrededor del 7 por ciento de los hijos de las mujeres que sufren de oligohidramnios padecen de malformaciones congénitas. Las malformaciones congénitas que afectan los riñones y el tracto urinario son las causas más probables dado que el feto afectado produce menos orina (que es lo que constituye la mayor parte del líquido amniótico). 

Algunos problemas de salud de la madre también se pueden relacionar con el oligohidramnios. Entre ellos se incluyen la presión sanguínea alta, la diabetes, el lupus eritematoso sistémico (LES) (una condición autoinmune) y problemas placentarios. Un grupo de medicamentos utilizados para tratar la presión sanguínea alta, denominados inhibidores de enzimas convertidoras de angiotensina (como, por ejemplo, captopril) pueden dañar los riñones del feto y provocar oligohidramnios severos y una muerte fetal. Las mujeres que tienen presión sanguínea alta crónica deben consultar al médico antes de quedar embarazadas a fin de asegurarse de que su presión sanguínea esté controlada y de que cualquier medicamento que tomen no les provocará problemas durante el embarazo. 

¿Cómo se trata el oligohidramnios? 
Estudios realizados recientemente indican que las mujeres que tienen embarazos normales y que desarrollan oligohidramnios cerca del momento del parto probablemente no necesiten ningún tratamiento ya que sus bebés tenderán a nacer sanos. Sin embargo, se deben controlar minuciosamente. El médico probablemente recomiende que se les realice un examen por ultrasonido todas las semanas o con mayor frecuencia para verificar si el nivel de líquido amniótico disminuye. Si el nivel de líquido amniótico disminuye, es posible que el médico recomiende que se induzca el parto para evitar complicaciones durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Alrededor del 40 a 50 por ciento de los casos de oligohidramnios se solucionan en pocos días, sin que sea necesario realizar ningún tipo de tratamiento. 

Además de los exámenes por ultrasonido, es probable que el médico recomiende que se realicen análisis del bienestar del feto como, por ejemplo, pruebas de estrés y de estrés durante las contracciones, que miden el ritmo cardíaco del feto. Estas pruebas pueden indicarle al médico si existe sufrimiento fetal. En tal caso, es probable que el médico aconseje que se induzca el parto para evitar que se produzcan problemas más graves. 

Los bebés en gestación con deficiencia de crecimiento cuyas madres sufren de oligohidramnios están expuestos a un riesgo mayor de sufrir complicaciones tales como, asfixia, tanto antes como durante el parto. Las madres de bebés que presentan estos problemas se deben controlar cuidadosamente y a veces es necesario internarlas. Si una mujer sufre de oligohidramnios severo cerca del momento del alumbramiento, es posible que el médico sugiera que se le introduzca agua salada (una solución salina) en el útero a través del cuello uterino. Esto puede ayudar a reducir las complicaciones durante el trabajo de parto y el alumbramiento y disminuye la necesidad de una cesárea. Los estudios sugieren que este método es especialmente beneficioso cuando el control del ritmo cardíaco del feto indica sufrimiento fetal. Algunos estudios también indican que las mujeres con oligohidramnios pueden ayudar a que los niveles de líquido amniótico aumenten ingiriendo cantidades de agua adicionales. Asimismo, muchos médicos recomiendan la reducción de la actividad física o incluso aconsejan el reposo en cama. Una mujer embarazada que sufre de oligohidramnios debe consultar con el médico en cuanto al tratamiento más adecuado para su caso, si fuera necesario que realice algún tratamiento. 

Polihidramnios
¿Qué tan común es el polihidramnios? 
Alrededor del 2 por ciento de las mujeres embarazadas tienen demasiada cantidad de líquido amniótico. La mayoría de los casos son leves y vienen como resultado de una acumulación gradual de líquido excesivo durante la segunda mitad del embarazo. Sin embargo, un porcentaje menor de mujeres sufren una rápida acumulación del líquido durante las primeras 16 semanas del embarazo, lo que generalmente da como resultado que se produzca un parto prematuro. 

¿Cuáles son las complicaciones que puede provocar el polihidramnios en la madre y el bebé? 
Aunque las mujeres que sufren de polihidramnios leve pueden tener pocos síntomas, las que se ven más severamente afectadas pueden sufrir de dolores abdominales y dificultades para respirar, ya que el útero oprime los órganos abdominales y los pulmones. El polihidramnios también puede aumentar el riesgo de complicaciones del embarazo, incluyendo ruptura de las membranas antes de término, parto prematuro, accidentes con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta (cuando la placenta se desprende parcial o totalmente de la pared uterina antes del parto), crecimiento fetal deficiente, parto de un niño muerto y parto por cesárea. Las mujeres que sufren polihidramnios son más propensas a sufrir hemorragias severas después del parto. 

¿Qué es lo que causa el polihidramnios? 
En dos tercios de los casos, aproximadamente, se desconoce la causa del polihidramnios. La causa más común de polihidramnios son malformaciones congénitas del feto, especialmente malformaciones congénitas que impiden que el feto pueda tragar (como defectos que afectan el esófago o el tracto gastrointestinal y el sistema nervioso central). Por lo general, el feto, al tragar, ayuda a reducir el nivel de líquido amniótico, lo que contribuye para equilibrar la producción emergente de la orina fetal. Los defectos cardíacos del feto también pueden contribuir a la presencia de polihidramnios. 

Otros problemas fetales que pueden provocar polihidramnios incluyen incompatibilidades sanguíneas entre la madre y el feto (como, por ejemplo, intolerancia del factor Rh) y síndrome de transfusión fetal (una complicación que afecta a los embarazos de gemelos, en los que uno de los fetos recibe demasiado flujo sanguíneo y el otro feto no recibe suficiente debido a conexiones entre los vasos sanguíneos en la placenta compartida). Las mujeres que sufren diabetes crónica también tienen mayor riesgo de sufrir polihidramnios, aunque les provoca menos complicaciones que a las mujeres que no sufren de diabetes. 

¿Cuál es el tratamiento para el polihidramnios? 
Si el examen por ultrasonido indica que una mujer sufre polihidramnios, es probable que se le deban realizar análisis adicionales. Es posible que el médico sugiera que se realice un examen por ultrasonido detallado para diagnosticar o, lo que es más probable, eliminar la posibilidad de malformaciones congénitas y síndrome de transfusión fetal. Es posible que el médico también recomiende que se practique una amniocentesis (se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico a través de una aguja insertada en el abdomen de la madre para verificar si existe alguna malformación congénita) y un análisis de sangre para saber si tiene diabetes. 

Cerca de la mitad de las veces, el polihidramnios se cura sin que sea necesario realizar ningún tipo de tratamiento. En otros casos, puede desaparecer cuando se corrige el problema que lo provoca. Por ejemplo, el tratamiento de los niveles elevados de azúcar en sangre en las mujeres que sufren diabetes o el tratamiento de determinados trastornos del ritmo cardíaco fetal (medicando a la madre) a menudo disminuye los niveles de líquido amniótico. 

Los médicos generalmente controlan minuciosamente a las mujeres que sufren polihidramnios realizándoles exámenes por ultrasonido una vez por semana (o más a menudo) para controlar los niveles de líquido amniótico. Habitualmente también se recomienda realizar pruebas del bienestar fetal para verificar si hay signos de sufrimiento fetal. Si la mujer embarazada siente demasiado malestar, el médico puede recetarle un medicamento llamado indometacina. Este medicamento ayuda a disminuir la producción de orina fetal y reduce los niveles de líquido amniótico. También se puede practicar una amniocentesis para drenar el exceso de líquido. Este proceso, que se puede repetir varias veces, puede disminuir los síntomas y prolongar el embarazo. 

Si las pruebas indican que la madre y el feto están en buen estado de salud, la mujer que sufre de polihidramnios leve cerca del momento del parto por lo general no necesita tener ningún tipo de tratamiento. Si bien aumenta el riesgo de que se le practique una cesárea, el riesgo de que sufra de otras complicaciones es leve, y es probable que el feto esté en buenas condiciones de salud. 

Si el líquido amniótico es de color distinto al normal ¿significa que hay riesgos para el bebé? 
El líquido amniótico normal es traslúcido o amarillento. La coloración anormal que se detecta durante la amniocentesis o en el momento del parto a veces puede sugerir que hay algún problema. El líquido de color verde o marrón generalmente indica que el feto ha realizado una descarga de materia fecal. Esto puede ser una señal de sufrimiento fetal. El líquido de color rosado sugiere que hay hemorragia, mientras que el líquido amniótico de color vino indica una hemorragia ocurrida en el pasado. Estas condiciones pueden tener poca o ninguna importancia, pero es posible que se sugiera realizar algún análisis para detectar las causas probables. 

CONCLUSIONES
1. Hay relación entre las alteraciones del volumen del líquido amniótico y las malformaciones que se presentan en estos fetos.

2. Es evidente encontrar consecuencias graves para el prematuro después de haber sufrido un desvalance de los niveles adecuados del vital líquido.

RECOMENDACIONES
Recomendamos este trabajo para que sirva de fuente de información debido a la carencia de bibliografía sobre este tema.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
1. Brace R. Fisiología de la regulación del líquido amniótico. Clínicas Obstétricas y
Ginecológicas 2000; 20(3): 238-46.
2. Williams. Tratado de Obstetricia. 20ed. Buenos Aires: Editorial Medica Panamericana; 1998.p. 615-24.
3. Botella Llusia J, Clavero Nuñez JA.Tratado de Ginecología y Obstetricia. TI. 14ed. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1983.p. 297-304.
4. Danforth. Tratado de Obstetricia y Ginecología. 8ed. México: McGraw-Hill Interamericana; 2000. p. 317.
5. Flack NJ, Sepulveda W, Brower S. Acute maternal hydration in Third-Trimester
Oligohidramnios. J Obstet and Gynecol 1999; 50(3):81-90.
6. Simone Calboun RN. Focus on Fluids. J Obstet and Gynecol 20 Awhonn Lifeline. Manchester. 2000; 3(6):21-4.
7. Pacheco J. Vigilancia fetal en Ginecología y Obstetricia. España: Editorial MAD; 1999. p. 843-58.
8. Sparey C, Wawaberr G, Barrett AM. La atresia esofágica en la anomalía congénita. J Obstet and Gynecol. Reino Unido 2000; 182(2):427-30.
9. Mazrahi M, Furman B, Shoham-Vardi H. El resultado perinatal y las complicaciones preparto y en los partos. J Obstet and Gynecol 1999; 8(1): 56-61.
10. Lazebnik N, Mory A. The severity of polyhydramnios J Obstetric and Gynecology 1999; 48(1): 28-32.
11. Furman E, Erez O, Mayor L. Hidramnios pequeño para la edad gestacional. J Obstet and Gynecol. scand 2000; 79(1): 31-6.
12. Martínez Frías ML, Bermejo E, Rodríguez Pinilla E. Los factores maternos y fetales relacionados con el fluido de líquido amniótico. Facultad de Medicina Universidad Complutense Madrid 1999; 19(7): 514-20.
13. Biggio JR, Wenstrem KD, Dubard MD. Predicción de hidramnios y resultados perinatales adversos. Departamento de Obstetricia y Ginecología. Berminghom 1999; 94(5):1737.
14. Siribaddana SH, Dishabandu R, Fernando DJ. Predominio de diabetes gestacionales en Sri Lanka. Universidad Colombo 1999; 43(2):88-9.
15. Johnson MP, Smiht CA, Evans MI. Intervención prenatal en la urofaringe obstructiva. Departamento de Urología Pediátrica. 1999; 31(354): 374-77.
16. Mitra EL, Savino AG, Sponce AR. Diagnóstico prenatal del síndrome de hipoplasia cerebral infantil. J Ginecología y Obstetricia. 1999; 19(4): 375-78.
17. Ruseva R, Koleva V. El índice del pronóstico en la hernia del diafragma. J Ginecología y Obstetricia 1999; 36 (2):15-7.
18. Kemp UN, Uguyen T, Cheng E. Polihidramnios idiopático y resultados perinatales. Departamento de Ginecología y Obstetricia. 1999; 181(5):1072-82.
19. Pérez Sánchez A, Donoso Siña E: Obstetricia 1992; Public. Técnicas Mediterráneo, Santiago - Chile.- 
20· Germain A: Polihidramnios y Oligoamnios, Obstetricia 1992; Public Técnicas Mediterráneo, Santiago – Chile.-
21. Seron-Ferre M, Las Heras J: Placenta y anexos embrionarios, Obstetricia 1992; Public. Técnicas Mediterráneo, Santiago – Chile.- 
22· Bajo Arenas JM: Ultrasonografía Obstétrica 1998; Marbán Libros S.L., Madrid – España.- 
23· Troyano JM, Padrón E, Clavijo MT, Gómez M, Molina A: Valoración ecográfica del líquido amniótiaco: Ultrasonografía obstétrica 1998, Marbán Libros S.L., Madrid – España.- 
24· Ruoti AM: Obstetricia y perinatología 1.999; Artes gráficas Zamphirópolos, Asunción – Paraguay.- 
25· Votta RA, Parada OH: Obstetricia 1.992; López Editores; Buenos Aires – Argentina.
26. Biggio, J.R., et al. Hydramnios prediction of adverse outcome. Obstetrics and Gynecology, volumen 94, número 5, noviembre de 1999, págs. 773-777. 
27. Casey, B.M. Pregnancy outcomes after antepartum diagnosis of oligohydramnios at or beyond 34 weeks gestation. American Journal of Obstetrics and Gynecology, volumen 184, número 4, abril de 2000, págs. 909-912. 
28. Cunningham, F.G., et al. Abnormalities of the fetal membranes and amniotic fluid, in Williams Obstetrics, 21a edición, Nueva York, McGraw/Hill Medical Publishing Division, 2001, págs. 813-825. 
29. Lembet, A., and Berkowitz, R.L. Polyhydramnios. Contemporary Ob/Gyn, septiembre de 1999, págs. 67-80. 
30. Panting-Kemp, A., et al. Idiopathic polyhydramnios and perinatal outcome. American Journal of Obstetrics and Gynecology, volumen 181, número 5, noviembre de 1999, págs. 1079-1082. 

Policlínico Universitario 
“René Vallejo Ortiz”
Facultad de Ciencias Médicas de Granma
“Celia Sánchez Manduley”

Autor: 
Yennier Peillón Gamboa
Estudiante de tercer año de medicina
Alumno ayudante de cirugía general

Tutora: Dra. Damayanty Márquez Pérez 
Especialista de Primer Grado en Cirugía General

“Año 49 del Triunfo de la Revolución”
2007

Articulos relacionados:
Emergencia hipertensiva. Complicación de la hipertensión arterial
Resumen:
La hipertensión arterial es una patología de alta prevalencia en la población general, la “Emergencia Hipertensiva” es una de sus complicaciones más temibles. Por eso se ...
La Drogadicción un tema de preocupación Global
Resumen:
El consumo de sustancias que afectan la conciencia y el comportamiento, parece remontarse a los albores de la humanidad, cuando el hombre primtivo en su etapa de recolect...
Correspondencia entre la teoría y la práctica en la medicina familiar. Algunos ejemplos para la reflexión en Cuba
Resumen:
Se realizó una revisión bibliográfica relacionada con el tema de la correspondencia de la teoría y la práctica en la medicina familiar, haciendo reflexión acerca de algun...
Prevalencia de Parasitosis Intestinal en niños de nivel primario de la Institución Educativa Juan María Rejas de la localidad Tacneña de Pachía, Perú
Resumen:
Las infecciones son la principal causa de morbimortalidad en el Sur del Perú (59% de la demanda de atención médica), región con negativas características demográficas y e...
Caracterización psicosocial del adulto mayor en el Policlínico"Ana Betancourt"
Resumen:
Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal en el Policlínico Ana Betancourt del Municipio Playa en el período de octubre 2004 a octubre 2006 con visitas puert...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©