Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Instructivo pedagógico para la derivación y formulación de los objetivos y sus operaciones en la unidad de entrenamiento del Karate Do.

Resumen: El trabajo aporta un Instructivo pedagógico para determinación de los objetivos instructivos y sus operaciones, los educativos o formativos así como loa capacitivos para la planificación de las clase o unidades de entrenamiento en la especialidad de karate-Do. El instructivo es el folleto o manual de obligada consulta por los profesores en su auto- preparación como parte de la preparación Metodológica previa de la clase.
3,373 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Lisbett Guillen Pereira y Otros Autores

RESUMEN
El trabajo aporta un Instructivo pedagógico para determinación de los objetivos instructivos y sus operaciones, los educativos o formativos así como loa capacitivos para la planificación de las clase o unidades de entrenamiento en la especialidad de karate-Do. El instructivo es el folleto o manual de obligada consulta por los profesores en su auto- preparación como parte de la preparación Metodológica previa de la clase. Es un medio eficaz que contiene información y es fuente de conocimiento, a su ves sirve de soporte material de los métodos. su concepción se sustenta en bases psicopedagógicas donde se retoma la teoría de la actividad de A. N. Leontiev y las principales implicaciones pedagógicas de la escuela Histórico Cultural de L. S. Vigotsky así como los aportes de Álvarez de Zayas entorno al objetivo. 

En los últimos años ha sido en todos los subsistemas del Sistema Nacional de Educación y en el Sistema Nacional de Cultura Física una constante y un problema no resuelto en los profesores deportivos a pesar de la instrucción que han recibido en la educación del nivel medio, pregrado y de pos graduado. El diagnostico efectuado con la ayuda de los métodos y técnicas permitió el análisis Histórico- Lógico del problema que transita por los modelos tradicionales, tecnológicos, los objetivos de la escuela activa y la escuela Histórico Cultural. Se realizó un trabajo de mesa para la revisión de los programas de preparación al deportista del Karate-Do antecedentes y vigente, se aplicó la entrevista a especialistas de Inder que responden a los Deportes de Combate, así como observaciones en el escenario natural, lo que nos brindó toda una serie de insuficiencias relacionadas con el objetivo como componente o categoría rectora de la didáctica. Al estar sustentado esta investigación en el paradigma cualitativo y en la investigación acción participativa la realización de los talleres con el protagonismo y el consenso de los técnicos del karate- Do permitió la organización y la conceptualización de las habilidades motrices deportivas del karate y sus operaciones para ser utilizados en la redacción de los objetivos de las clases o unidades de entrenamiento de la especialidad de karate-Do. 

SINTESIS
En los últimos años de la década del 90, en los concursos nacionales e internacionales de Clase de educación Fisica se han impartido conferenciaos magistrales relacionadas con la polémica del objetivo como categoría rectora de la didáctica por diversos autores los que en cierta medida han brindado concepciones teóricas para un mejor esclarecimiento que permita a los profesores de Educación Fisica la determinación de los objetivos de sus clases, unido a una de las temáticas aludidas en el manual del profesor de Educación Fisica No 1, pero en el contexto del deporte en el Eslabón de Base y en los Centros de Alto Rendimiento

HABILIDADES A TENER EN CUENTA PARA REDACTAR LOS OBJETIVOS INSTRUCTIVOS DE LA CLASE O UNIDAD DE ENTRENAMIENTO DE KARATE-DO.


Hoy día, en las distintas entidades del Sistema Cubano de Cultura Física, uno de los problemas profesionales que subyace en los profesores del deporte, radica en el hecho de copiar mecánicamente de los programas los objetivos, y de esta forma, los llevan a sus clases; lo que nos indica la ausencia de una derivación.

…” Los objetivos de cada etapa de la preparación están vinculados estrechamente con los resultados esperados, resulta vital el análisis de cómo deben ser enunciados éstos. Teniendo como premisa que la formulación de los objetivos siempre se realizará de forma clara y precisa , sin ambigüedades y que permitan comprender a “ golpe de ojo” tanto al entrenador, como atletas y otros observadores “el qué” y “a dónde” se desea llegar, “con qué” y “cómo” se va a llegar y “si se llegó, o no”…(3)

El entrenador está en la obligación de reconocer a los atletas como los principales protagonistas del proceso, por ese motivo, las acciones que persigan los objetivos se reflejarán en términos de aprendizaje y perfeccionamiento.

En un articulo publicado por Vicente Martínez Haro en la revista digital efdeportes del 2003 titulado “La evolución de los objetivos de la Educación Física española”, se establece una excelente reflexión teórica sobre la formulación de los objetivos en los programas de educación física en España, pudiéndose observar diferentes enfoques en los objetivos elaborados en etapas diferentes. En los programas de 1975 y 1987, se puede valorar que los objetivos están centrados en los profesores y no en los alumnos y a partir 1991, se les da una prioridad básica a los alumnos, señalando en su análisis que los alumnos son los que deben conseguir aprender. 
Alejandro López (1988) señala que la formulación de los objetivos constituye siempre una dificultad para quienes tienen que seleccionarlos y enunciarlos.

El modelo de dirección por objetivos en la preparación del deportista, consiste en valorar cada ciclo de trabajo a partir de la determinación y el enunciado de las metas que se pretenden lograr expresadas en los objetivos operativos las cuales deben ser 

(3) Cotegaza Fernández Luis. “Los objetivos como categoría rectora en la preparación del deportista. Artículo Científico. “Facultad de Cultura Física. Matanzas. 2004. Pág. 32.
estructuradas de forma tal que se realicen de forma clara y concreta y que permitan expresar la conducta observable que se desea desarrollar o alcanzar.

La dirección por objetivos exige una fragmentación de diferentes conductas (educativas, capacidades motoras, técnico-tácticas) en sub-estructuras, que son las que permiten dar un ordenamiento metodológico adecuado del proceso, un ejemplo simple de lo antes expuesto, es cuando se va a enseñar la técnica de doble paso, la cual está compuesta a su ves por dos elementos técnicos. Para la enseñanza de este elemento específico de la modalidad de kumite, inicialmente es necesario enseñar las dos técnicas que lo conforman de manera separada ( maete tsuki y yako tsuki), más tarde se entrelazan las técnicas referidas y se llega a la técnica deseada, primeramente se ejecuta de forma estática y posteriormente de forma dinámica (individual y en pareja), a estas sub-estructuras M. Pieron les llama sub-conductas, ésta división en fases permite una dosificación de las cargas más precisa y además, permite al terminar cada sesión controlar si el objetivo se cumple o no. 

Para la formulación de los objetivos de tipo operativo, propios de la unidad de entrenamiento, se han propuesto determinadas metodologías que varían por lo general sólo desde el punto de vista terminológico.

R. Mager y colaboradores proponen 4 aspectos básicos como pasos previos a la formulación de los objetivos:
-
Descripción de un comportamiento observable.
- Enunciado de la conducta que exactamente se pretende.
- Precisión de las condiciones en las que se desee manifestar el comportamiento.
- Criterios de evaluación que permitan constatar el éxito.

En la actualidad, algunos especialistas en Tecnología Educativa y en la Teoría del Diseño Curricular, establecen duras críticas al sistema de R. Mager ya que lo valoran como un sistema tecnocrático, aluden que éste sistema se preocupa más por los objetivos en la enseñanza que en los objetivos de la enseñanza.
Sánchez Bañuelos expresa otra propuesta para la formulación de los objetivos operativos a los cuales, señala, se identifican con la obtención de un resultado final deseado, producto de una etapa del proceso de enseñanza-aprendizaje como una manifestación observable de la conducta humana y que por esto se llaman por algunos autores objetivos de ejecución o conductuales.

Recomienda este autor que para enunciar un objetivo a este nivel se tendrá en cuenta tres componentes o partes:
- Los aspectos pertinentes a las condiciones en las cuales se van a producir la tarea motriz.
- El carácter especifico de la ejecución motriz que se pretende del alumno al final de la fase correspondiente del proceso de enseñanza aprendizaje.
- El criterio mediante el cual se hará posible determinar si la ejecución del alumno corresponde o no con las expectativas planteadas.

A continuación proponemos las técnicas o requisitos que usted debe tener en cuenta al determinar y formular los objetivos:
- Describir mentalmente qué se quiere lograr en la clase o unidad de entrenamiento, antes de proceder a su redacción.
- Consultar las habilidades generales, habilidades motrices básicas y habilidades motrices deportivas de la especialidad antes de proceder a la derivación. (Anexo Nº 1).
- Analizar los objetivos del Programa de Preparación del Deportista, (los del macrociclo, período, mesociclo, microciclo), para entonces, determinar los de la clase o unidad de entrenamiento. Determinar es el acto de decidir, precisar, fijar los contenidos que devendrán aspiraciones o fines del proceso docente, es decir, concretar a qué se aspira en función de las habilidades generales, habilidades motrices básicas y habilidades motrices deportivas de la especialidad.
- Considerar el principio de la derivación gradual de los objetivos, a partir de los declarados en el Programa de Preparación del Deportista y emprender cuáles serán los del macrociclo, períodos, mesociclo, microciclo hasta llegar a la unidad de entrenamiento.
- Posteriormente procederá a su formulación; ello implica darle forma, explicitarlos, una vez que los objetivos han sido determinados la formulación es el paso final del diseño que lo aproxima a su utilización en el proceso de entrenamiento. Los objetivos se formulan en correspondencia con la esencia activa del proceso y más exactamente de la transformación a que se aspira lograr en el atleta, es decir , qué es lo que el atleta deberá aprender en términos de saber hacer.

Algunos criterios sobre la formulación de los objetivos pueden ir dirigidos a que sean formulados con una tendencia expresiva, lo que requiere:
-
Que no se fragmente el objetivo de crecimiento, sino más bien que aparezca de la forma más integrada posible.
- Claridad en la formulación de lo objetivos. Los objetivos se redactan de forma tal que no den lugar a interpretaciones ambiguas, por lo que darán lugar a una sola interpretación
- Que lleven una propuesta de actuación pero no cerrada y estrecha como sumatoria de operaciones, sino abierta en la cual se facilite que el atleta sea reflexivo, autocrático, que actúe con autonomía y creatividad.
- Iniciar la redacción de los objetivos escogiendo de la tabla de habilidades y operaciones la habilidad motriz deportiva y siempre en función del atleta, pues es él quien va a desarrollar el trabajo bajo su acertada dirección como profesor deportivo.
- Expresar el objetivo en función del aprendizaje, debe estar dirigido hacia las metas o propósitos que los atletas van a alcanzar en cada clase.
- Verificar si el objetivo está formulado en términos de tares (reproductivos o productivos), si son comprensibles, alcanzables o medibles.
- Cada objetivo que usted determine debe llevar implícita una sola habilidad, pues no se admiten dos propósitos en un mismo objetivo de la unidad o clase. Se podrán incluir dos o más habilidades en un mismo objetivo cuando se trabajen de forma combinada dentro de la clase. Determinar, es el acto de decidir, precisar, fijar los contenidos que devendrán en aspiraciones o fines del proceso docente. Consiste en llenar el contenido, los objetivos, es concretar a qué se aspira, dónde deben quedar reflejadas las intenciones instructivas, educativas y capacitivas del proceso.
- Que de forma implícita se refleje en la habilidad el nivel de asimilación (familiarización, reproducción, producción o aplicación y creación).
- Precisar las condiciones fundamentales en las que se va a desarrollar el proceso de enseñanza o de entrenamiento.
- Que se elaboren acorde al nivel de accesibilidad y potencialidades que tengan desarrollados los atletas, esto obliga a que se respeten las características evolutivas de la edad y tener en cuenta la filosofía de trabajo del entrenador, lo que permite confiar más en lo que se está realizando, por lo que los objetivos se ajustarán a la forma de pensar y sentir de los que lo formulan.
- Los objetivos deben ser conocidos y discutidos con los atletas, esto garantiza la toma de conciencia del los principales actores del proceso. La explicación del por qué y para qué y qué persigue cada objetivo, es un requisito básico de cualquier proceso pedagógico. Los deportistas, desde el primer momento, conocerán a dónde se quiere llegar y cuáles son las limitantes potenciales que pueden convertirse en un freno de los propósitos aspirados. 
- No describa los objetivos con suposiciones innecesarias como por ejemplo, es muy tradicional observar en los programas en el enunciado de los objetivos las siguiente expresión: -Que los atletas sean capaces de…, esto es obvio, lo cual está dado en que el atleta es capaz de saltar, fintear y que tiene dominio de atacar con un determinado pateo o golpeo.
- Al redactar un objetivo, en éste se debe expresar de forma explícita o implícita, los siguientes ingredientes que facilitan su comprensión:
    · La habilidad.
    · El conocimiento (Está explícito en la formulación del objetivo) 
    · Las operaciones que dan lugar a su cumplimiento y aparecerán reflejadas en la parte principal de la unidad de entrenamiento.
    · El nivel de profundidad (Se refiere al grado de complejidad o amplitud del contenido, de las realizaciones más simples llegar a las más complejas que bien              puede  ser atendiendo a los niveles grueso, semipulido y pulido).
    · Las condiciones en que se va a desarrollar la actividad.
    · El lapso de tiempo en que se debe cumplimentar.
    · El nivel de asimilación.
    · La correspondencia con el nivel de sistematicidad (Macro, Periodo, Meso, Micro y Unidad de Entrenamiento).

A continuación veamos un ejemplo de un objetivo instructivo el que contiene los componentes estructurales anteriormente señalados en el Karate-Do:
Anticipar ante un ataque de brazo del contrario con una combinación de Yako Tsuki, Coushi, Yako Tsuki haciendo énfasis en la coordinación de los elementos técnicos durante su ejecución a un nivel semipulido 

Componentes estructurales del Objetivo:
Habilidad: Anticipar.
El conocimiento: Con una combinación de Yako Tsuki, Coushi, Yako Tsuki haciendo énfasis en la coordinación de los elementos técnicos durante su ejecución. 

Operaciones que dan lugar a su cumplimiento o alcance de la habilidad:
-
Reconocimiento de la ejecución de un ataque de brazo por parte del contrario. 
- Golpear con la técnica de Yako Tsuki adelantándonos en la trayectoria del golpe del contrario.
- Localizar el pie a barrer. 
- Ejecutar la acción empleando la técnica de barrido orientada (Coushi).
- Golpear con la técnica de Yako Tsuki.
- Regresar a la posición de kamaete.
Nivel de profundidad: Semipulido
Condiciones: Ante un ataque de brazo del contrario. 
Niveles de asimilación: Reproductivo - Aplicativo.
Tiempo: Una unidad de entrenamiento.
La correspondencia con el nivel de sistematicidad: Objetivo de una unidad de entrenamiento. 

CONCLUSIONES
-
El Programa de Preparación del Deportista de la especialidad de Karate-Do no constituye una guía para la determinación de los objetivos de la unidad de entrenamiento dado por la estructura del mismo y el nivel de generalidad en que se declaran los objetivos.
- Al hacer una triangulación de la entrevista a expertos, la prueba de desempeño y las observaciones a unidades de entrenamiento, nos permitió diagnosticar las carencias pedagógicas de los entrenadores en torno al componente objetivo.
- Los talleres participativos realizados con los profesores de Karate-Do permitieron llegar al consenso de precisar, clarificar, organizar y conceptualizar las Habilidades Motrices Deportivas de la especialidad y su operacionalización, las que son necesarias consultar en el momento de la redacción y logro de los objetivos de la clase o unidad de entrenamiento .
- Accionar en la práctica de los entrenadores deportivos de la especialidad de Karate-Do.
- El Instructivo Pedagógico según los expertos consultados posee calidad, es útil, importante, necesario, original y contribuye a mejorar la calidad de la derivación y formulación de los objetivos de la clase. 

BIBLIOGRAFÍA
Álvarez de Zayas, Carlos. La Escuela en la vida. Colección Educación y 
Desarrollo. Editorial Félix Varela. Comercial MERCADU. Ciudad de La Habana.1992. 
Águila Soto Cornelio. Consideraciones metodológicas para la enseñanza de los deportes colectivos en la edad escolar .Internet. Efdeportes. Abril del 2000 
Año Vicente. Planificación y Organización del Entrenamiento Juvenil. Editorial Gymnos. Madrid. 1997
Aula fácil. Como redactar los objetivos. Internet Revista electrónica. Aula Fácil.Septiembre, 1999
Bernal Heriberto. Los objetivos en el Entrenamiento Deportivo. CONADE. México.1994
Bermúdez, R. Teoría y metodología del aprendizaje / R. Bermúdez y M. Rodríguez. 
Editorial Pueblo y Educación, 1996.
Buenavilla, R. Historia de la Pedagogía en Cuba / R. Buenavilla, / et. al. /Ciudad de La Habana.: Editorial. Pueblo y Educación, 1995.
Bloom, B. Taxonomía de los objetivos de la educación. Buenos Aires: El Ateneo.
CEES.UO. Fundamentos de Didáctica de la Escuela Superior: Santiago de Cuba /s.e/, 1996. 
Colectivo de autores. Determinación de los objetivos. Internet. Aula Fácil. Diciembre.2000
Leontiev, A N. Actividad, conciencia y personalidad .Editorial Pueblo y Educación. La Habana.1881.
Vasconcelo Raposo A. Planificación y Organización del Entrenamiento del Deportivo. Editorial Paidotribo. Barcelona. 2000 
Verjoshanski L Entrenamiento Deportivo. Planificación y Programación. Editorial Martínez Roca. México DF. 1988
Verrier Roberto. Los objetivos de Enseñanza en la Educación Superior: UMCC. Matanzas. Cuba. 1990
Viciana Ramírez Jesús. El proceso de la planificación educativa en educación física. La jerarquización vertical y horizontal como principios de su diseño.Internet. (España) Marzo 2001 efdeportes.
Vigotsky. L.S. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Editorial Ciencia y Técnica. Ciudad de La Habana 1987. 

AUTORES
Lic. Lisbett Guillen Pereira
MsC. Pablo Santos Morales
Lic. Sandra García Ruiz

Articulos relacionados:
Baseball
Resumen:
Recuento Histórico y Desarrollo de la Actividad. Reglas del juego. Fildear O Fielding. Béisbol, deporte competitivo de habilidad que se juega con una bola dura y un bate ...
La Gimnasia Musical Aeróbica en el desarrollo biopsicosocial de personas adultas con retraso mental del Hogar de Impedidos Físicos y Mentales No 7, del Municipio Cerro
Resumen:
Al tener en cuenta la incorporación masiva de la población a la práctica de ejercicios físicos y los enormes beneficios que estos reportan a la salud de forma general a s...
Fundamentos básicos del Voleibol
Resumen:
Historia del voleibol. El voleo. Voleo atrás de pelotas altas. Voleo lateral de pelotas altas. Pase lateral. Saque de tenis. Formaciones para la recepción del saque sin p...
El papel del profesor de Educación Física, en la formación de valores del futuro Ingeniero Informático
Resumen:
Con el trabajo sistemático en la formación de valores de nuestros estudiantes, hemos inculcado la necesidad de la práctica sistemática de ejercicios físicos para mantener...
La organización de la competencia en la base
Resumen:
El presente trabajo surge, debido a la escasa bibliografía que abordara la organización de una competencia para la asignatura Judo Básico y no contar con material de apoy...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©