Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El deporte. Un impacto en la sociedad y sus avances en la tecnología

Resumen: El presente trabajo esta sustentado en el Deporte, como una institución social, que contribuye a brindar grandes e importantes aportes a la sociedad moderna. Los avances del de este en el mundo actual, están dados por los altos logros tecnológicos de cada una de las manifestaciones deportivas.
38,645 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: MsC Dulce María Cománs Jiménez

RESUMEN
Siempre se hace importante escribir acerca del Deporte en la sociedad moderna. 

El presente trabajo esta sustentado en el Deporte, como una institución social, que contribuye a brindar grandes e importantes aportes a la sociedad moderna. Los avances del de este en el mundo actual, están dados por los altos logros tecnológicos de cada una de las manifestaciones deportivas.

Insertar este tema en la actualidad hace ver una unidad indisoluble entre estas tres categoría. Ciencia – Tecnología y Sociedad. 


El deporte es una actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y está sujeto a normas. También su actividad se puede ver como una Recreación, un pasatiempo, un placer, una diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre. 

Este tanto en sus manifestaciones individuales como sociales integra elementos simbólicos y rituales de conductas del humano consigo mismo, la naturaleza y el medio social. Sus fines han permitido vivir, vencer o morir, triunfar o perder, dominar o ser dominado. Con fines más depurados y menos existenciales lo podemos ver en su función de diversión, disfrute, creación, innovación, gozo, propios de la evolución de la vida social y de lo relativo al dominio de lo natural.

La relación consigo mismo y con el medio (natural y social) se logra a través y dentro de las amplias posibilidades de la unidad biopsicosocial, consigo mismo, con objetos, con la naturaleza y con otros hombres sobre la base de la interacción de principios del juego y la expresión de la corporalidad.

Mucho se ha escrito acerca del deporte. Manuel García Ferrando, plantea que su legitimidad está dada por las tan complejas y variadas formas que toma el deporte, que van desde las actividades deportivas que realizan los niños en una escuela, hasta las que ejecutan los jugadores de una liga profesional de fútbol. 

Acerca de su estructura y sobre todo de su clasificación se ha tratado de explicarlo atendiendo a una dualidad. Uno de los criterios seguidos ha sido el de Gunther Luschen cuando se refiere al carácter interno-externo del deporte, para él lo interno se refiere a la competencia deportiva y valora el carácter externo cuando refiere a otros intereses como son los económicos. 

Se puede decir que el deporte moderno sólo adquiere una importancia relevante en su sistema externo como parte de la comunidad de otros grupos sociales. Otros autores como Jean Meynaud se refiere a dos criterios fundamentales, que pese a ser un tanto abarcadores no llega a satisfacer la cantidad de formas de la institución del deporte.
En este sentido el autor se refiere a:
- La participación en actividades deportivas (deporte práctica, deporte espectáculo, entre otros ).
- La explotación del deporte con fines comerciales (deporte profesión, deporte apuesta, deporte publicitario, deporte empresa). 

En el deporte existen factores sociales que se dan como fenómenos, tanto negativos como positivos, estos se relacionan con los efectos y repercusiones del mismo (en cualquiera de sus dimensiones) sobre el conjunto de la sociedad y pueden influir en el mejor o peor desarrollo y funcionamiento de ella y de la institución deportiva. 

.La sociología, ha definido los factores sociales como aquellos distintos fenómenos y procesos sociales que influyen sobre el desarrollo y funcionamiento de la sociedad como un organismo social integral.

Ejemplos de estos factores son los siguientes:
- Factores relacionados con las conductas desviadas: la violencia en todas sus dimensiones; drogadicción, fanatismo, nacionalismo y chauvinismo extremo, suicidio; todo tipo de conflicto con incidencia social e institucional (corrupción, sobornos tanto activos como pasivos, etc), entre muchos otros.

De aquí que el deporte constituya un terreno propicio para aplicar investigaciones relacionadas con otras ciencias sociales para analizar temas como la socialización, la prevención y la rehabilitación social, el control social, la comunicación así como otras investigaciones en torno al vínculo que existe entre el deporte y otras instituciones sociales como la familia, la escuela, la política, los medios de comunicación entre otras.

Factores relacionados con la incidencia del deporte dentro de la estructura social: la discriminación racial, salarial (deporte profesional), género, liderazgo, prestigio, estructura de roles, marginación, minorías, conflictos de grupo, integración social, estilos de vida, etc.

Factores relacionados con los problemas prácticos dentro de los equipos deportivos como son las relaciones interpersonales, comunicacionales, etc. Desde los años sesenta, se comienzan a experimentarse en los deportistas una serie de conductas como resultado del inevitable rigor que establecen las competencias, aunque con una mayor incidencia en el deporte profesional, y dentro del deporte de alta competición en sentido general. Acerca de este comportamiento, George Magnane lo definió como una especie de “alienación” o infantilización del deportista, así como una perdida de identidad. Gunther Luschen, quien también se ha referido a estos temas, ha señalado que esta situación conlleva a que los deportistas asuman como resultado de ello conductas agresivas tanto con sus compañeros como con sus entrenadores, consuman drogas y otras sustancias prohibidas, así como toda una serie de conductas desviadas.

Factores relacionados con la incidencia política y económica del deporte sobre la sociedad, digamos por ejemplo, formas de participación, valores, comercialización, control político del deporte, consumo, organización del deporte, etc.

Debido a la dimensión social que ocupa la institución deporte, la elaboración teórica que al respecto ofrece Kurt Weiss se ha asumido como una de las más completas y abarcadoras, al considerar los siguientes aspectos:
- El Deporte organizado formalmente en el seno de clubes y federaciones especiales.
- El Deporte practicado en grupos espontáneos, como en el caso de los juegos infantiles o el deporte practicado por un grupo de amigos durante su tiempo libre.
- El Deporte institucional, consistente en el que se practica en el seno de otras instituciones(o de su organización formal) y en que recibe, en parte considerable, influencias de estas instituciones y de su estructura normativa. En este lugar figura el deporte practicado en el marco de la educación y la enseñanza (deporte escolar), en el mundo militar, en el seno de organizaciones juveniles o del régimen penitenciario.
- El Deporte comunicativo, como parte del esparcimiento diario de los medios de información o como espectáculo.

Si nos percatamos, todos conocemos al menos cierta referencia acerca de lo que es la política, la religión, la familia o el matrimonio y a su vez, el por qué de muchos de los fenómenos que en ellas se dan. En el caso del deporte no sucede de esta forma, pues aunque casi todos conocemos en qué consiste este tan apasionante y llamativo fenómeno, pocos pueden explicarse el por qué de ello.

Debemos ver al fenómeno deportivo como parte del conjunto de la sociedad teniendo muy en cuenta sus particularidades y de cierta forma, su originalidad en cuanto a la forma en que incide sobre la conducta de quienes lo practican o disfrutan.

Teniendo en cuenta lo anterior, los factores sociales del deporte, no se deben ajustar a un criterio rígido ni esquemático que pueda limitar determinado factor a cierta forma o dimensión específica del deporte; los factores sociales del deporte, creemos, no deben ser atados a ninguna dimensión de la institución deportiva ya que estos pueden manifestarse en diverso grado en cada una de estas instituciones.

Desde el punto de vista teórico, en el ámbito deportivo, se nos plantean problemáticas mucho más complejas, su tarea es la de continuar apoyándose en los aportes de otras ciencias como la psicología, la filosofía, la antropología, la pedagogía, las ciencias del deporte, la medicina del deporte, entre muchas otras que han sido la base para suplir y dar respuestas a estas problemáticas 

Nuestra intención en este trabajo esta encaminada a reflexionar acerca del Deporte como una institución social y la repercusión que tienen en él los avances tecnológicos en relación a su comportamiento en la sociedad. 

El Deporte, una institución social 
Según el sociólogo alemán Kurt Weis: “Una institución sirve para satisfacer importantes necesidades de una sociedad por lo que para ser consideradas como tal, éstas deben poseer como previo requisito determinada importancia social “

En el caso del deporte, el tema de su institucionalización es una cuestión que ha ocupado y aún ocupa el interés de muchas ciencias sobre todo las ciencias sociales en particular la sociología. En la actualidad es una temática central en todo cuadro teórico del deporte

Emile Durkheim plantea que cuando nos referimos a instituciones sociales citamos como ejemplos el matrimonio, la familia o la educación por ser quizás las que gocen de un mayor reconocimiento y repercusión en la sociedad. Sin embargo, como es lógico las instituciones sociales son mucho más que éstas, ya sean religiosas, culturales, económicas o de otro tipo como el deporte. 

El deporte presenta un don específico que lo distingue del resto de las instituciones sociales. En torno a esta cuestión autores como John Loy,Barry Mc Pearsons y Geral Kenyon (citado por Osmani Iglesias Rodriguez, 2000) plantean que desde los años 60 y 70 vienen dándole un gran impulso a la misma sobre todo por considerar desde entonces que el deporte constituye ante todo un fenómeno de tipo social. Dichos autores establecen dos consideraciones que a nuestro juicio son medulares para entender el deporte como institución social: los puntos de vista macro social y micro social. 

Desde el punto de vista macro social, estos autores consideran que el mismo se comporta tal como 
- Una situación de ocurrencia de juego, ya que mientras el juego es una ocurrencia que acontece integrado en la vida y en los hábitos culturales de cada uno y de cada sociedad, el deporte es un modelo que se procesa a escala del planeta.

Un juego institucionalizado en la medida que existe un código al que el juego se somete y sujeta transformándose en una práctica deportiva formal y estandarizada, es decir, en deporte.

El deporte contiene valores reconocidos desde el punto de vista social en torno a los cuales las personas se congregan y organizan. El deporte como se sabe implica una diversidad muy amplia de valores que configuran la sociedad De cierta forma estamos de acuerdo en que el deporte no es necesariamente determinante para la vida de los individuos ni de las sociedades, pero esta afirmación no puede significar una marginación del deporte o una subvaloración de éste al extremo de que aparezca como un mero despilfarro de tiempo, energía y destreza como se ha señalado erróneamente en ocasiones

Constituye un gran error tratar de encontrar en el deporte una importancia similar a la de otras instituciones como el estado, la escuela, la familia, etc. En el caso de la institución deporte la importancia hay que definirla no como una necesidad fundamental, sino de acuerdo con el alcance de las consecuencias y repercusiones que tiene sobre la sociedad.

En este sentido habría que decir que entre el deporte y la sociedad se origina un vínculo interesante. Como hemos señalado anteriormente, la actividad deportiva no es imprescindible para el funcionamiento de las sociedades, pero entre ambos se ha establecido una determinada dependencia que hoy resulta casi imposible concebirlos separados. En otras palabras, la sociedad le ha dado la finalidad que posee el deporte tal y como lo conocemos, la sociedad ha hecho de éste, una compleja y peculiar institución social.

Al mismo tiempo, el fenómeno deportivo se ha convertido en uno de los elementos más llamativos y penetrantes de la vida social actual. Hoy día todos o casi todos, de una u otra forma, tenemos que ver con el deporte aunque solo sea a modo de información.

Tomando como referente la línea teórica de Emile Durkheim podemos decir que el deporte constituye sin lugar a dudas un hecho social con la peculiaridad de manifestarse en estado masivo en la sociedad moderna.

Los fenómenos micro social se dividen en:
- Sociales: la escuela, la familia y los demás sectores o sub sectores del sistema deportivo.
- Reglamentadas: las normativas económicas, legales y políticas que se encuadran en el mundo de las prácticas deportivas.
- Culturales: la religión, los medios de comunicación, las artes, así como los productos deportivos de carácter cultural.

.Atendiendo a lo señalado no cabe duda del carácter i del deporte así como la legitimidad de su discusión dentro del ámbito científico. No obstante, se impone la visión de otros aspectos que son fundamentales siempre que abordemos al deporte como una institución social.

Generalmente el deporte es asociado, ante todo con la actividad de tipo física y los resultados palpables que de ésta se obtienen, lo que en ocasiones la valoración que se le hacen, sea superficial y por ende limitada solo a una parte del mismo en detrimento de otra, que pudiera ser sin temor a equivocarnos la que hoy determina en gran medida, la existencia y funcionamiento de esta institución, por lo menos de la forma que la conocemos.

Quizás la sutil apariencia del deporte, sus solapadas formas de asumir determinadas funciones en la sociedad confunden en este sentido y nos lleva a cometer el error de no percatarnos de la envergadura y verdadera dimensión que posee el fenómeno con el que tratamos.

Desde hace algún tiempo varios autores han alertado acerca de las intenciones solapadas que rodean al fenómeno deportivo. José Maria Cagigal por ejemplo, señalaba hace poco más de dos décadas lo siguiente: “es el deporte mismo de nuestro tiempo el que se rebasa a sí mismo. Son los intereses económicos, las tensiones socio-comerciales, los aprovechamientos políticos, etc los que estructuran el deporte de hoy.”

En un orden mundial como el de finales de siglo, donde la ruptura de todo límite y frontera son “la última moda“, no sólo en el deporte, sino en todas las esferas de la vida socio-política y económica actual, esta afirmación posee plena y total vigencia.

Como fenómeno polémico dentro de las sociedades, el tema deportivo ha sido tratado y reflejado en la literatura académica, periodística, etc. desde varias perspectivas y atendiendo a las más diversas posiciones.

Una posición asume al deporte como un fenómeno netamente positivo, Se refleja esta actividad como un fenómeno educativo, formativo, saludable, placentero etc, 

En este sentido es necesario llamar la atención en torno a lo que podemos llamar el gran riesgo de estos estereotipos. En ocasiones se sobrevalora la importancia del deporte haciendo su apología y apelando a eslóganes muy difundidos en el primer mundo, según los cuales el deporte y la actividad física son salud y belleza, se plantea que pueden llegar a controlar la salud y la estética corporal (número de pulsaciones, densidad muscular, capacidad pulmonar, garantía de una mejor figura corporal, etc, lo cual conlleva por ende al desarrollo de todo un mercado y una industria que se traducen en gimnasios y otras instalaciones técnicamente sofisticadas: espejos, saunas, ambientadores especiales, atmósferas interiores entre otros productos, sustancias y medicamentos deportivo, o en función del deporte supuestamente encaminados a favor del desarrollo humano pero cuyos costos son extremadamente altos y sus fines mas bien lucrativos que humanitarios. Aquí no sólo se incluyen intereses de tipo comercial y económico, incluyese también los de tipo político e ideológico que hoy posee la institución deportiva.

Otra posición, digamos que la más radical ve en el deporte un fenómeno netamente negativo. El deporte es visto como algo sin importancia, y no es así.

Por otra parte, y es la nuestra, el deporte imprime a los individuos un conjunto de normas, valores y patrones de conducta que van mas allá de lo que puede ser una socialización dentro de una subcultura deportiva .Si consideramos como proceso de socialización aquel mediante el cual el individuo adquiere el aprendizaje de roles, valores, normas en el que intervienen varias instituciones sociales como la escuela, los medios de comunicación, etc que actúan como agentes socializadores de los que se vale la sociedad para transmitir su cultura y socializar a los individuos que la integran, tendríamos entonces que considerar concretamente al deporte como forma institucionalizada, lo cual da como resultado un grupo de elementos que pueden cumplir importantes funciones en la socialización no sólo del niño, sino también del joven e incluso del adulto. Como dijera Thomas Arnold ‘’el team deportivo es un aprendizaje de vida, del habito de colaboración con los compañeros de equipo se adquirirá el habito ciudadano de la convivencia, el juego limpio’’.

Si tomamos por una parte algunas de las influencias de estas actividades sobre la conducta de los individuos como por ejemplo la voluntariedad, la resistencia, el autodominio, la disciplina, la comprensión, la aceptación de las normas, sentido social, servicialidad, conformismo, entre otros, nos percatamos inmediatamente de que mas allá de una socialización al interior de una subcultura esta institución posee un alcance que rompe todo limite interno y se inserta en otras dimensiones de la vida social.

Por otra parte, presenta una determinada aunque en ocasiones, leve rigidez reglamentaria, que establece en los individuos modos de conducta y principios fundamentales de comportamiento social. Sin dudas, específicamente el deporte constituye una institución que como hemos señalado refleja un microcosmo de la sociedad en el sentido de que reproduce en miniatura todas las facetas imaginarias y simbólicas de la vida social y política, relaciones de poder, choques, antagonismos, rivalidades, enfrentamientos entre estados, naciones, clases.

Cualquier sociedad puede prescindir del deporte porque realmente no determina su funcionamiento. También se puede ver como que el deporte llega a tener cierta incidencia dentro de la estructura social de determinada sociedad, sobre todo desarrollada, siempre como resultado de su relación con otras instituciones, ya sean económicas o políticas (nunca independiente) y ello pueda influir en fenómenos como la movilidad social de determinados estratos sociales

El deporte constituye una manera de obrar, que existe fuera de la conciencia individual, es -según el criterio de Durkheim- una cosa exterior que se ofrece a la observación y que como tal tiene que tratarse, posee una existencia propia independiente de sus manifestaciones individuales y fundamentalmente, es susceptible de imponerse a los individuos lo quieran o no. Es decir, el deporte presenta las dos características de los hechos sociales: la objetividad y el poder coercitivo, por ello es que el deporte se constituye en una realidad susceptible de observación.

La actividad deportiva ha inundado cada vez más a las sociedades de todo el mundo. Si consideramos las tazas de participación, ya sea en su forma competitiva, de aprovechamiento del tiempo libre, así como espectáculo directo o indirecto a través de los medios de comunicación, el deporte aparece como una de las instituciones más importantes de la vida moderna de las sociedades actuales.

No existe hoy día otro suceso ni político, ni religioso, ni cultural que supere al deporte en lo referente a su capacidad de aglutinamiento y poder de convocatoria. El sociólogo del deporte francés George Magnane ha señalado que el equivalente de las grandes representaciones de la antigüedad es el deporte que se le ofrece al hombre de los tiempos modernos.

“Los sucesos de mayor audiencia mundial en televisión son hasta ahora eventos deportivos, bien si se trate de la retransmisión de unos Juegos Olímpicos o un campeonato mundial de fútbol”.

En encuestas realizadas recientemente en varios continentes arrojó que el evento más popular en la actualidad son los Juegos Olímpicos, solamente en algunas regiones latinoamericanas como por ejemplo Brasil se ubicó al Mundial de Fútbol como la principal atracción. De manera que aún en la actualidad dicho planteamiento posee plena vigencia Este fenómeno de la masificación social, manejado tradicionalmente como una de las implicaciones positivas del deporte ( algo que desde cierto punto de vista pudiera ser válido) ha sido y por lo que parece será uno de los más sutiles mecanismos, sino el más, de los cuales se han valido muchos intereses ajenos al deporte, sobre todo económicos, para socializar estilos de vida, hábitos de consumo, etc que suelen transmitirse a través de los medios de comunicación (TV) y que en el caso del deporte están presentes constantemente en forma de vallas, carteles, marcas, slogans y otras propagandas .

De forma tal que desde este punto de vista podemos afirmar que la institución deporte más allá de la importancia que pueda poseer, de lo objetivo, por ejemplo su incidencia en la salud y otras dimensiones de tipo físico (estética, belleza corporal, etc.) su relevancia viene dada también y en mayor medida por la influencia que en el orden de la conciencia social puede ejercer sobre los individuos.

Deporte – Educación 
Podríamos entrar en detalles acerca de la relación del deporte con todo un sinnúmero de instituciones, de hecho en alguna medida hemos tratado ciertos elementos como por ejemplo la lucrativa fusión entre la institución deporte y los medios de comunicación, sin embargo algunos aspectos de la relación entre el deporte y la educación, refleja su carácter formador de personalidades, de valores del hombre como tal, es fundamental señalarlos.

Sobre esta cuestión existe una amplísima literatura, ciencias como la Pedagogía y en alguna medida la Psicología han abordado numerosas temáticas en torno a la relación del deporte y la educación.

Al abordar estas ciencias se observa la gran importancia que tiene este en la formación del desarrollo físico del niño y su carácter humanístico en cuanto a la formación de valores y aspectos de la personalidad. El deporte juega un papel importante en la Educación de todo aquel que la practica,es un regulador de la conducta, de firmeza, formador de carácter ya sea su práctica dirigida con una intención de competencia o como mera distracción.

Desde otro punto de vista y siguiendo el análisis institucional, la institución deporte como es característico surge cumpliendo nuevas funciones que tradicionalmente ejercían otras instituciones sociales de las cuales se ha convertido en parte inseparable. Estas funciones son el papel educativo y la capacidad que posee el deporte para formar el carácter, entre otras. 

Es evidente que el deporte ha sido una institución que en el transcurso de los últimos cien años ha logrado un nivel de influencia social y capacidad movilizativa difícilmente alcanzable por otra. 

Según plantea Osmani Iglesias Rodriguez (2000), desde el siglo XX fenómenos tales como el cine, la música y las artes en sentido general, el dinero, las drogas, el sexo, las tecnologías, han pasado a ser una parte inseparable y en algunos casos determinantes de la vida de las sociedades actuales.

Sin lugar a dudas el deporte comienza este nuevo siglo formando parte indiscutible de ese selecto e idolatrado grupo de nuevos mitos. El ámbito deportivo al mismo tiempo, se ha desarrollado y complejizado a tal punto que podamos decir que el deporte actual no tiene nada que ver ni jurídica, ni técnica, ni como fin social con aquel incipiente deporte que dio origen hace poco mas de un siglo al Movimiento Olímpico Moderno.

El movimiento deportivo actual como quizás ninguna otra institución ha asumido como parte de su dinámico desarrollo, inconfundibles matices de la vida social, política y sobre todo económica de los estados. Sin lugar a dudas, el deporte ha asimilado todo un caudal de relaciones que han hecho de este no solo una parte inseparable de las sociedades sino una expresión de estas. En este sentido, esta sana y beneficiosa práctica que hasta un momento fue el deporte ha comenzado una nueva etapa de cambios y rupturas que sin lugar a dudas obligan a esferas científicas, políticos, y estrategas deportivos a admitir la inevitabilidad de comenzar a pensar el deporte de una manera totalmente diferente.

En este contexto, no podíamos esperar que el deporte atendiendo precisamente a la naturaleza que lo distingue de un tiempo a esta parte, y que tanta similitud tiene con relación al esquema global reinante, se resistirá ante la nueva avalancha globalizadora que cambia la vida económica, política y cultural del contexto mundial actual.

En este sentido, podemos distinguir en el panorama deportivo actual las siguientes características un elevado desarrollo tecnológico.

Los primeros síntomas o la primera brecha abierta por el deporte fue justamente la necesidad de asumir las nuevas tecnologías, vitales sin dudas ante el enorme desarrollo alcanzado por el propio deporte a través de su historia. Esta indiscutible realidad abrió las puertas para que en desenfrenada batalla las novedosas y sofisticadas tecnologías de punta entraran al mundo deportivo determinando en algunos casos la propia existencia de este. Actualmente no queda ninguna duda de la casi total dependencia del deporte con relación a la tecnología. El deporte se ha convertido en un receptor seguro de todo nuevo avance tecnológico traducido este, entre otros aspectos, en nuevos y sofisticados implementos para la preparación física de los deportistas, nuevas generaciones de sustancias farmacológicas tanto para la preparación de los deportistas como para la detección de sustancias prohibidas tan en boga en el deporte actual, la aplicación de los adelantos informáticos, así como la implementación de novedosas metodologías, nuevos equipos deportivos y sistemas de dirección dentro de este tan complejo y dinámico ámbito
El vínculo del deporte con sectores tan poderosos en la actualidad sigue presente, el factor económico en primera instancia marcando la diferencia.

En tal situación, ¿Dónde quedan las posibilidades de los países subdesarrollados ante esta inevitable realidad del deporte actual? ¿Puede un país del tercer mundo en las condiciones actuales dedicarle al deporte el capital que requiere? ¿Tienen posibilidades reales?

Jurídicamente, los derechos de practicar deportes y participar en los grandes eventos no limitan a ningún estado o nación, pero lamentable y determinante la realidad económica es otra.

Resulta al mismo tiempo muy lamentable el papel que le ha tocado desempeñar al mundo subdesarrollado dentro de esta “nueva época olímpica”. El primer mundo mutila abiertamente las posibilidades del tercer mundo en lo que a deporte de alta competición se refiere, así como sobre los medios de comunicación, las grandes transnacionales del negocio de los servicios, las industrias de confecciones textiles y calzado, las de implementos deportivos. En el mundo de hoy, las más influyentes compañías publicitarias, entre otros, desafortunadamente determinan en muchos casos el incierto rumbo del Movimiento Deportivo Internacional.

El deporte ha experimentado grandes cambios jurídicos en favor de su mercantilización: los enormes cambios suscitados concretamente en el seno mismo de las instituciones deportivas internacionales, responden por supuesto a la propia lógica del sistema reinante y no a la necesaria democratización que tanto el tercer mundo exige de estos, vienen a ser lo que podríamos definir, el factor medular en la nueva arquitectura del movimiento deportivo internacional.

Solamente los fatales pero económicamente ventajosos cambios jurídicos y de reglamentación dentro de organismos como el Comité Olímpico Internacional constituyen palpables ejemplos de cómo se manifiesta esta variante del “antiolimpismo institucional”.En este sentido, temas históricamente tabúes dentro del Movimiento Olímpico Internacional como por ejemplo lo referido al profesionalismo, la comercialización o el uso por un país de los deportistas de otro, han sido “tratados” y cambiados pisoteando incluso muchos de los más sagrados ideales olímpicos como aquel que abogaba por “un deporte olímpico que no debía servir para satisfacer intereses ajenos a este“. Hoy aquellos principios olímpicos de los cuales tanta apología se ha hecho a través de poco más de cien años de existencia de dicho movimiento, han sido transformados en políticas comerciales alrededor del deporte. No nos asombremos ante la posibilidad de que en cualquier momento el Comité Olímpico Internacional sea jurídicamente privatizado y entonces adquiera de esa forma el status que en la práctica desde hace mucho viene desempeñando.

El deporte sigue asumiendo funciones ajenas a su finalidad, a las tradicionales funciones del deporte como profesión, un trampolín para escalar socialmente, incluso para hacer carrera política, este ha pasado a desempeñar otras como la de trampolín migratorio de atletas de los países pobres a los del primer mundo. La situación económica del tercer mundo, conjuntamente con la cobertura actual que permite a los países desarrollados robar talentos al mundo periférico, abre una puerta a este tipo de migración. Esta variante actual de un fenómeno que no es reciente ha tenido su expresión anterior en el saqueo a otras esferas de científicos, artistas y otros recursos humanos importantes del tercer mundo.

Paralelamente, esta filosofía del dinero como único y determinante verdadero ha penetrado y corroído los niveles más altos de los organismos deportivos internacionales más importantes. El simple hecho de que los eventos deportivos –a cualquier nivel- se han convertido en una jugosa fuente de ganancias ha bastado para que la corrupción y los sobornos constituyan hoy la mayor erosión del maltrecho prestigio de muchas de estas instituciones. De aquí que en más de una ocasión a cambio de prebendas y sobornos fruto de la corrupción reinante, se hayan escamoteado y robado sobre todo a los países del tercer mundo, sus derechos a ser sedes de eventos deportivos y su derecho al triunfo.

A estas realidades tan evidentes como son la dependencia casi absoluta del deporte de los factores económicos y la corrupción, inevitablemente tenemos que adicionarle lo que sin lugar a dudas lo constituye esta nueva era que es la perdida de poder e influencia de los estados ante el libre flujo del capital. Este complemento sumado a la nociva falta de voluntad política para con el deporte, han sido sin lugar a dudas los factores fundamentales que limitan el desarrollo actual de este.

Paradójicamente, hoy el deporte nos da evidencias concretas de retornar, por lo menos en cuanto a su función social, a lo que fue en los inicios del siglo que recién termina cuando fue su práctica, un lujo que sólo podían darse quienes tuvieran posibilidades económicas. En la actualidad, el deporte se ha convertido y lo observamos, en un privilegio de unos pocos estados que cuentan con la capacidad económica de mantener un sistema deportivo con las exigencias de nuestra época.

Hoy el nuevo escenario deportivo evidencia de una manera mucho más clara las enormes diferencias ya no entre los individuos sino, entre naciones, regiones geográficas e incluso, continentes se refiere; compran deportistas, importan de contrabando talentos de estos países que luego explotan en ligas profesionales o representando a un país y a una bandera que no es la suya, y lo más vergonzoso es la forma en que pisotean el orgullo y la identidad nacional de muchas naciones que –teniendo un gran potencial- no han visto y en un futuro inmediato no podrán ver su bandera en lo más alto de la cumbre deportiva mundial.

Por lo que podemos decir que el ritmo del Movimiento Deportivo actual, sin lugar a dudas, le impone a las naciones económicamente más pobres, es decir, a la mayoría de las naciones la impostergable necesidad de pensar las estrategias a seguir en torno al deporte si es que de alguna forma guardan la esperanza de tener ya no la remota posibilidad de poder organizar un evento deportivo importante o el orgullo de alcanzar una presea con independencia de su color en uno de estos, sino el elemental derecho de participar y tener quien las represente.

¿A qué oportunidades se refiere si tenemos en cuenta que los países del tercer mundo prácticamente pierden todo derecho jurídico de usar a sus propios ciudadanos
Podemos señalar al contrario que el deporte y la actividad física desempeñan más bien importantes funciones como medio de control social.
Infinidad de ciencias, desde las pedagógicas hasta las médicas han demostrado que las actividades físicas poseen un enorme potencial para la solución de conflictos y otros problemas de tipo social. La práctica del deporte representa una forma de librar energías físicas y mentales entre las cuales se incluyen los instintos violentos.
Cuando los alumnos están en el campo deportivo son fáciles de vigilar, se entregan a una actividad sana y descargan su violencia, en lugar de hacerlo contra los edificios o alborotando en clases. 

Desde otro punto de vista, el propio hecho de que el deporte no solo se haya desarrollado y perdurado sino que se erija dentro de las actuales sociedades de todo el mundo en una de las más llamativas e interesantes instituciones sociales, demuestra que el deporte es sin dudas funcional para estas, pensemos por ejemplo en las enormes crisis que ha sufrido y sin embargo aún se mantiene. Ese enorme reconocimiento recibido por el deporte, convirtiéndolo en prácticamente el “ opio de los pueblos “ como dijera Marx de la religión es el que le ha permitido desempeñar una importante y muy sutil función estabilizadora no solo a nivel de institución sino a escala del conjunto de la sociedad.

Por otra parte, es inútil suponer que en un mundo como el actual una institución que cuente entre sus máximos valores el éxito, la victoria, el conformismo y que constantemente sea asociado y definido como un ámbito de libertad, vaya a encontrar las puertas cerradas. Irónica y coincidentemente con el conjunto de la sociedad, el deporte produce éxitos pero también fracasos (derrotas) que son numéricamente siempre muy superiores. Los deportistas como quizás ningún otro individuo en la sociedad poseen la capacidad de asimilar una derrota.

El deporte no sólo es el suceso de mayor capacidad aglutinadora del planeta (con todas sus implicaciones positivas y negativas) sino que se ha constituido en complemento importante para el funcionamiento de reconocidas y prestigiosas instituciones sociales con las cuales ha llegado a formar eficaces mecanismos de maniobra control social.

En este momento no cabe dudas de que el deporte, se ha reafirmado como un hecho social masivo o como dijera Gunther Luschen: “el fenómeno social de las multitudes “ (1976,10). Es sin dudas un evento impactante y muy difícil de eludir. Resulta un hecho palpable que el deporte con su aparentemente nula importancia para la vida de las sociedades, constituye un fenómeno aunque no “tan importante “, si más llamativo, popular, penetrante e incluso más sutil que cualquier otro fenómeno o institución social.

BIBLIOGRAFIA
Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2005. © 1993-2004
Cagigal, J. M.: Las escuelas de Educación Física en el l Mundo Estudios 
Comparativos INEF Madrid España 1977 
Coakley Jay: Deporte en sociedad. Consecuencias y contradicciones. Habana, Cuba. Pág. 4-11
Colectivo Autores. Apuntes Sociología del Deporte, Habana Cuba. Pág. 10
Castro Ruiz, Fidel: Discurso Despedida de Atletas Barcelona 1992
Durkheim Emile: Educación y Sociología. Barcelona 1975 
Gunther Luschen y Kurt Weiss: Sociología del Deporte, pág. 10.
Goldaráz, AI: Aproximación sociológica algunos factores sociales del 
Deporte UH 1999
Iglesias Rodriguez Osmani Sociología y Sociología del Deporte ISCF 2000
Kurt Weiss. Sociología del Deporte Edit Minón 1976
Manuel García, Ferrando. Deporte y sociedad, pág 19.
Manuel García Ferrando. Aspectos Sociales del Deporte, pág .54.
Meynaud, Jean. Deporte y política, pág. 14.
Paz, S B. El ideal de la Cultura Física cubana. Deporte Derecho del Pueblo 
Revista no6 junio 1999
Pires,Gustavo. Revista ” Apunts Politólogo francés 1998
Sánchez J Comunicación familiar, pasividad y rendimiento escolar Madri1993

AUTORA 
MsC Dulce María Cománs Jiménez. 
Profesora Gimnasia Básica de la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte. Habana Cuba.
26 años experiencia en la rama del deporte.

Articulos relacionados:
Preparacion Fisisca y Fortaleza Mental
Resumen:
En la actualidad del Deporte de Elite, en todas las etapas(desde las infantiles hasta las de veteranos), el rol de la Preparación Física es innegable. Una definición muy ...
Fatiga, cansancio y entrenamiento
Resumen:
La fatiga se define como un conjunto de cambios que experimenta nuestro organismo, cuando se encuentra sometido a condiciones extremas de sobreentrenamiento; o bien cuand...
Entrenamiento doméstico
Resumen:
Trataré de explicar en este articulo la necesidad de todo ser humano de practicar alguna actividad deportiva y para ello, por supuesto recurrí a la colaboración de otros ...
La necesidad de aplicar la gimnasia laboral en las personas que laboran en la industria maquiladora de Mexicali, Baja California, méxico para mejorar su calidad de vida
Resumen:
El trabajo industrializado, mecanizado y automatizado, está orientado hacia una búsqueda desenfrenada por alcanzar el mayor rendimiento y por mejorar la calidad de los pr...
Desarrollo de habilidades motrices en niños sordos ciegos a través de la cultura física
Resumen:
Al realizar la presente investigación, se tuvo, como objetivo principal, desarrollar habilidades motrices en niños sordo-ciegos, esta consiste en la aplicación de un test...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©