Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Impacto del uso de la agrotecnología en la economía, la sociedad y el medio ambiente

Resumen: Este artículo está referido al impacto ambiental del uso de las agrotecnologías en la economía, la sociedad y el medio ambiente del uso de los plaguicidas, las ventajas y desventajas de los mismos.
2,593 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Deivis Buchaca Machado y Otros Autores

RESUMEN
Este artículo está referido al impacto ambiental del uso de las agrotecnologías en la economía, la sociedad y el medio ambiente del uso de los plaguicidas, las ventajas y desventajas de los mismos.

Pretende acercar a los estudiantes de la carrera agropecuaria, profesores, agricultores etc. a una alternativa que siempre parece factible pero su irracionalidad es nefasta para el ambiente y todo lo que el representa, la evolución que ha tenido y el cambio de mentalidad que es necesario adoptar en tal tratado anatema.

INTRODUCCION
El hombre es hijo de la Naturaleza, no dueño de ella.

Medir impacto constituye una práctica necesaria, siempre que se quiera introducir y/o modificar el medio ambiente, por la repercusión que pudiera tener para el mismo y que en muchos casos se convierte en efectos irreversibles perjudiciales para nuestra Casa Común.

Los plaguicidas tienen efecto mediato, aspecto este que productores inescrupulosos practican para lucras con su aparente y justificada ¨efectividad¨. 

El efecto ambiental, sobre la agricultura, el impacto económico y el riesgo sobre la salud humana, son elemento a tener en cuenta en la utilización conveniente o no de los mismos.

La ciencia es un fenómeno socio-cultural complejo que posee sus fuerzas motrices inmanentes, lo que impide hablar de un condicionamiento casual lineal y mecánico entre la sociedad y la técnica. De tal forma, ella posee su especificidad, autonomía relativa, eficacia propia, capacidad de influencia sobre las restantes actividades e instituciones sociales. En su maduración y progreso la ciencia puede crear potencialidades que trascienden las expectativas que de ellas tienen los agentes y estructuras sociales que la fomentan o, al menos, toleran. En su capacidad de penetración de la vida material y espiritual de la sociedad la ciencia puede devenir un factor decisivo de esta (Nuñez Jover, 1994ª). 

La tecnología incorpora de modo sistemático y creciente los resultados científicos. Ciencia y tecnología se integran constantemente hasta confundirse. Pero la incorporación sistemática y masiva de la ciencia a las técnicas productivas es un fenómeno que comenzó tan solo a finales del siglo XIX y desde entonces el nexo ciencia-sociedad ha cambiado considerablemente y con él las funciones sociales de la ciencia (Nuñez Jover,1994b).

El desarrollo tecnológico está alterándolo todo, desde la economía y lo político hasta lo psicosocial; la vida íntima de las personas, los patrones de consumo, la reproducción humana, la extensión de la vida y sus límites con la muerte (Nuñez Jover, 1999).

La ciencia y la tecnología modernas se encuentran en la base de una serie de transformaciones que, a ritmo acelerado, se difunden por el mundo; su estrecha y creciente interrelación con los procesos económicos, políticos, sociales, culturales fundamentan estrategias y políticas globales de desarrollo, la tecnología se ha convertido en uno de los factores de poder en las relaciones internacionales (Armenteros, 1999).

Hoy en día se habla mucho de la necesidad de una agricultura de bajos insumos sostenibles tanto desde el punto de vista económico como ecológico. No obstante en nuestro país la conciencia ambiental aún no está desarrollada en los empresarios. En la mayoría de ellos no está la mínima preocupación por el reflejo de su actividad en el medio ambiente (Gómez,1999).

La agricultura está llamada a satisfacer necesidades sociales no solo alimentarías, sino también las que conciernen al cultivo de plantas medicinales y ornamentales y a la crianza de animales de importancia afectiva (Freyre y Ramos, 1994).

Para ello la investigación en Ciencia Agrícola ha desarrollado tecnologías que maximizan la obtención de resultados productivos (materiales) sin tener en cuenta el impacto social y ambiental.

El modelo de desarrollo actual esta destinado a terminar con las posibilidades de subsistencia del hombre sobre la tierra. Este modelo preconiza que la explotación ilimitada de los recursos naturales y un "progreso" tecnológico que marcha a expensa de la naturaleza y la sociedad son las expresiones máximas de los "civilizado" y el único sendero hacia la felicidad. 

Como alternativa a este posible destino, comenzó a manifestarse en la década del 70 el reclamo de conciliar el crecimiento económico y la preservación del medio ambiente.

La elevación del consumo de combustibles contaminantes, así como la desaparición de los bosques con fines comerciales actúan como causas del deterioro ambiental y la desaparición de las especies vegetales y animales. Esto trajo por consecuencia la aparición, unido al movimiento ecologista, del concepto de Desarrollo Sostenible.

SOSTENIBILIDAD
Varios autores coinciden en señalar que el origen del movimiento y acciones dirigidas al desarrollo de Agricultura Sostenible parte de la publicación del libro de la bióloga norteamericana Rachel Carson, "Primavera Silenciosa" en 1962, en el que se advertía a los Estados Unidos y al mundo entero de los peligros que corrían las aves migratorias y otras especies debido a la aplicación excesiva de pesticidas agrícolas. Esta publicación impactó a la sociedad norteamericana que ve en peligro sus escenarios naturales y comienzan a presionar hasta lograr, años más tardes, que el gobierno prohibía el uso del DDT en todos los estado de la Unión, medida esta que es imitada en otras partes del mundo. Esta obra plantea interrogante sobre impactos secundarios de las sustancias tóxicas, especialmente de los insecticidas, en el ambiente. Parte de la respuesta a estos problemas fue el desarrollo de enfoques de manejo de plagas para la protección de los cultivos, basados enteramente, en su teoría y práctica, en los principios agroecológicos.

Por otra parte, en la década del 60-70 se desarrolló un movimiento ambiental, originado como consecuencia de una preocupación por problemas de contaminación. Estos eran analizados en función tanto de los fracasos tecnológicos como de las presiones de la población, ganando fuerza especial la perspectiva maltusiana. Estos grupos dieron como causa de la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos, el crecimiento de la población. Este punto de vista fue técnicamente ampliado por la publicación de "Los límites del crecimiento" del Club de Roma. Este Club se forma a iniciativa del Dr. Aurelio Peccel, quien expresó su deseo de promover un estudio global sobre los problemas mundiales que estaban erosionando a la sociedad y que había que salirle al paso, sin tardanza, con apreciaciones que sirvieran de alerta, pero que también se derivasen los resultados alternativos para neutralizar al menos, los efectos que aquella situación venía reflejando en la comunidad internacional, que asistía en silencio aparente a su destino final. El estudio en sus inicios se denominó "Proyectó 1969", el cual culmina con la publicación de dicho libro. Si bien es cierto que esta obra revivió posiciones maltusianas hacia el manejo de las políticas mundiales, no es menos cierto que despertó ardientes discusiones y debates por lo cual, bajo ese clima de preocupación y angustia por la situación del entorno natural y en función de analizar el ambiente y la población, se celebra en junio de 1972 la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Humano en Estocolmo, Suecia, con la participación de 113 países, colocándose por primera vez al medio ambiente como centro del debate internacional. En la cumbre se determina la situación alarmante en la que se encontraba el planeta en cuanto a crecimiento poblacional, desarrollo tecnológico insostenible y sus efectos sobre el agotamiento de los recursos naturales.

Sin embargo los documentos de Estocolmo fueron a parar a las gavetas y no es hasta la década de los 80 cuando el mundo comienza nuevamente a relacionar y a sensibilizarse por los problemas ambientales.

En 1987, por acuerdo de la Asamblea General de la ONU, se crea la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo, presidida por la Primer Ministro noruega Grö Brundtland, con el objetivo de realizar un diagnóstico global de las relaciones económicas y ecológicas que rigen el planeta. Esta comisión elabora el informe titulado "Nuestro futuro común", conocido también como "Informe Brundtland". Este informe establece que el desarrollo social y económico tanto en los países en desarrollo como en los industrializados deben basarse en la sostenibilidad, la cual quedó definida de la manera siguiente: El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de cubrir sus propias necesidades.

Al mismo tiempo el informe deja planteada una serie de estrategias para llevar adelante políticas ambientales y de desarrollo, que luego van a ser retomadas, en su mayoría, en la Cumbre de Río, en 1992.

El término de desarrollo sostenible no es sinónimo de crecimiento económico. Por crecimiento se entiende esencialmente aumento cuantitativo, mientras que el desarrollo involucra transformaciones cualitativas. El objetivo de desarrollo es la mejora de la calidad de la vida de la población humana; el crecimiento económico es solo un medio para este fin. La calidad de la vida involucra la satisfacción de los deseos y aspiraciones.

El desarrollo sostenible no exige detener el crecimiento: una economía material estabilizada, asociada a una economía no material en crecimiento representa la consecuencia lógica del Desarrollo Sostenible. Si bien el crecimiento económico material y el crecimiento demográfico deben estabilizarse eventualmente, el crecimiento cultural, psicológico y espiritual no esta confinado por límites físicos.

El Desarrollo Sostenible en la sociedad industrial actual enfrenta a la humanidad con tres requerimientos aparentemente irreconciliables en vista de una explosión mundial de la población y un rápido incremento del consumo:

Sostenibilidad ecológica:
Relacionada con una adecuada moderación de la interferencia humana en el ambiente y una apropiada inserción de las actividades humanas en el finito ecosistema de tal forma que no exceda la capacidad de carga de la Tierra y no disminuya la vitalidad, la productividad y la flexibilidad de la biosfera sobre la cual también se basa la productividad humana.

Sostenibilidad social: Asegurada por una distribución justa de los recursos naturales y de los productos y servicios producidos por el hombre, entre los países y sus pueblos, y una participación equitativa y activa de todo el pueblo en la organización de la sociedad en que vive.

Sostenibilidad individual:
Proporcionada por una suficiente base económica y condiciones apropiadas para su autodeterminación, dignidad, estado de animo y felicidad para cada cual.

La solución de esta tarea demanda nuevas aproximaciones en diferentes niveles. No es suficiente reparar los síntomas aparentes sino que se tiene que buscar las causas básicas e intentar cambiarlas o si es posible eliminarla.

AGRICULTURA SOSTENIBLE
El modelo agrícola mundial no escapa de las críticas que los ambientalistas, ecólogos y otras organizaciones hacen del modelo económico industrial.

El término Agroecología comienza a utilizarse en los años 70, pero la ciencia y la práctica de esta son tan antiguos como los orígenes de la agricultura (Hetch,1996).

A medida que los investigadores exploran las agriculturas indígenas se hace más notorio que muchos sistemas agrícolas desarrollados a nivel local, incorporan sistemáticamente y de forma rutinarias, mecanismos para acomodar los cultivos a las variables del medio ambiente natural y para protegerlos de la predación y de la competencia. Estos mecanismos utilizan insumos naturales existentes en las regiones, así como los rasgos agroecológicos y estructurales propios de los campos, de los barbechos y la vegetación circundante. 

El estudio de cómo se produce el desarrollo rural en el Tercer Mundo ha ayudado a clasificar la lógica de las estrategias locales de producción en comunidades que están sufriendo grandes transformaciones, a medida que las áreas rurales se integran a economías regionales, nacionales y globales. Estos estudios han documentado la relación que existe entre los factores socioeconómicos y la estructura y organización social de la agricultura.

La investigación de la Revolución Verde fue importante para la evolución del pensamiento agroecológico porque los estudios sobre su impacto fueron un instrumento que arrojó luz sobre los tipos de perjuicios que predominan en el pensamiento agrícola y de desarrollo.

Es decir, la Agroecología en su evolución adquirió, además de la visión ecológica, una perspectiva social.

Hoy se define Agroecología como la Ciencia Biológica que estudia las condiciones de existencia de los organismos vivos y las interacciones de todo tipo entre estos y el ambiente en los agroecosistemas, promoviendo una práctica agrícola más ligada al medio ambiente y su conservación, centrada no solo en la producción, sino también en la sostenibilidad ecológica (en el tiempo) del sistema Agrícola.

Por tanto la Agroecología es la base científica de la Agricultura Sostenible
La Agricultura Sostenible es definida como el Manejo y conservación de los recursos naturales y la orientación de cambios tecnológicos e institucionales, de manera de asegurar la satisfacción de las necesidades humanas de forma continuada para las presentes y futuras generaciones. Tal desarrollo sustentable conserva el suelo, el agua y recursos genéticos animales y vegetales; no degrada el medio ambiente; es técnicamente apropiado, económicamente viable y socialmente aceptable.

De acuerdo con Freyre (1998) varias son las expectativas éticas que se sugieren en muchas de las definiciones de "Ecodesarrollo Sostenible", “Agricultura Sostenible", “Sociedad Sostenible", "Condiciones Sostenibles para una sociedad", y de "Ecodesarrollo", dentro de las que se encuentran:
Cada generación tiene la obligación de pasar a la siguiente una mezcla de activos que suministre flujos iguales o mayores a la generación siguiente. 
Una sociedad sostenible es aquella que da óptima satisfacción a sus miembros con sentido de libertad individual. 
La estructura de valores de una sociedad sostenible cambia el valor central del egoísmo por la empatía, compasión y sentido de justicia para todos. 
Condiciones sostenibles para una sociedad son aquellas en que se distribuye más equitativamente. 
Ecodesarrollo es un desarrollo ecológicamente sano para beneficio humano. 
Agricultura sostenible asegura a largo plazo un desarrollo productivo y equitativo. 
La agricultura sostenible pone énfasis en la permanencia de un conjunto amplio de valores de la comunidad. 
La agricultura sustentable se interpreta según el objetivo que se busque. Uno de esos objetivos es el social y consiste en lograr una distribución equitativa de los beneficios, respetando las tradiciones culturales. 
Los medios de evaluar la Sostenibilidad de la agricultura son la justicia intergeneracional. 
Utilización no sostenible es la sobrecosecha de un animal o una planta hasta un punto en que la especie está tan agotada que su valor para el hombre se reduce severamente o aún se pierde. 

OBJETIVOS DE LA AGRICULTURA SOSTENIBLE
Los fines de la agricultura sustentable no es lograr un rendimiento máximo, sino más bien lograr una estabilización en la producción a largo plazo. Sus objetivos involucran perspectivas ambientales, económicas y sociales.

Desde el punto de vista económico los agroecosistemas sostenibles deben ser viables, es decir los costes de producción deben ser menores que el valor de su producción; maximizar el uso insumos locales y minimizar aquellos que vengan desde fuera del sistema a la vez que se obtengan rendimientos y producción capaz de cubrir las necesidades de los consumidores.

Desde el punto de vista ambiental los agroecosistema deben ser diseñados de forma que conserven la biodiversidad local y se diseñen prácticas agrícolas que aumenten la biodiversidad genética y de especie de animales y plantas de cultivos. A su vez el diseño debe garantizar una estructura que permita el funcionamiento sistémico del agroecosistema y su estabilidad.

La agricultura sostenible tiene como fin social el de satisfacer las necesidades locales de alimento es decir la seguridad alimentaría y garantizar el desarrollo de pequeños predios.

En calidad de actividad práctica, la agricultura se basa en conocimiento sobre la naturaleza (suelo, clima, animales y plantas), sobre el manejo de las agrotecnologías e insumos agropecuarios, así como de las formas de organización social del trabajo (Freyre y Ramos, 1994).

Las ciencias agropecuarias han sido concebidas para la elaboración de los conocimientos necesarios al fomento de la agricultura, al incremento de sus rendimientos económicos y al mejoramiento de la calidad de sus productos (Freyre y Ramos, 1994).

Sin embargo, de acuerdo con Hecht (1991) los científicos agrícolas convencionales han estado preocupados principalmente con el efecto de la práctica de uso de las tierra y del manejo de los animales y la vegetación en la producción de un cultivo dado, utilizando una perspectiva que enfatiza un problema objetivo, como es el de los nutrientes o los brotes de plagas. Esta forma de enfocar sistemas agrícolas ha sido determinada en parte por un diálogo limitado entre diferentes disciplinas, por la estructura científica, la que tiende a atomizar problemas de investigación y por un enfoque de la agricultura orientado a obtener un producto.

Estos científicos convencionales no han tenido en cuenta las leyes que operan en la naturaleza y han estudiando a la agricultura como un sistema ingenieril. Sin embargo los sistemas ecológicos son de una complejidad tan extrema que sus métodos de investigación deben atemperarse a esta realidad a diferencias de los sistemas de ingeniería donde los componentes del sistema están definidos y fueron confeccionados separadamente.

La Agricultura implica la simplificación de la estructura del medioambiente de vastas áreas reemplazando la diversidad natural con un pequeño número de plantas cultivadas y animales domésticos, alcanzando su forma extrema en los monocultivos agrícolas trayendo como resultado un ecosistema artificial que requiere la intervención humana constante (Altieri, 1992a).

Las consecuencias de la reducción de la biodiversidad son particularmente evidentes en el campo del manejo de plagas agrícolas, empeorando los problemas de plagas en los agroecosistemas (Altieri, 1992b).

De todo lo anterior queda demostrado que la causa de la aparición de las plagas agrícolas es la reducción de la biodiversidad funcional de los agroecosistemas y por tanto toda estrategia de manejo de plagas en los cultivos debe comenzar por el restablecimiento de esa biodiversidad.

Sin embargo el enfoque que ha prevalecido en el paradigma agrícola postguerra ha sido el de el control de plagas por medios de productos químico sintéticos.

Ante la crisis del modelo convencional de desarrollo agrario, las agrotecnologías ecológicas están ganando cada vez más espacio. Sin embargo, un escollo que se evidencia es el predominio en muchos contextos de una moral (y a veces etiqueta o ética moralizante) que secundariza el problema ecológico, pues usualmente se considera que las tecnologías agroecológicas comprometerían el desarrollo y que es imposible de forma no convencional satisfacer las necesidades alimentarías.

Desde el punto de vista práctico, un desarrollo agrario sostenible exige de la priorización de la Sostenibilidad agroecológicas. Y esta bien entendida, no es contradictoria en el crecimiento. Simplemente estamos diciendo que votar en cualquier momento por el crecimiento económico, al margen de lo ecológico, nos llevaría inevitablemente al comprometimiento de los valores éticos que promueven del desarrollo agrario sostenible.

Como ejemplo de agrotecnología donde impera desacertadamente el criterio económico sobre el ecológico-social es el uso de pesticidas químicos sintéticos en el control de plagas de los cultivos y animales. 

DESARROLLO DEL CONTROL QUÍMICO DE PLAGAS
El uso de sustancias químicas en el control de insectos es muy remoto y ya en el año 1000 A.N.E., los griegos utilizaban el azufre para el control de plagas. En 1563 en Dalmacía (Croacia) ya se conocía el piretro, sustancia obtenida del Crisantemus, pero su uso no se extendió hasta el siglo XIX, iniciándose en 1828 la producción industrial. El uso de la nicotina se remonta a 1690 cuando en Francia se aplicaba tabaco a los perales para el control de áfidos: La rotenoma, obtenidos de leguminosas, Derris, Loncitocardus, Teophirosia y Milleina, también fueron utilizados para el control de plagas (Faz, 1991).

El desarrollo de la protección de plantas se ha caracterizado por dos hechos muy concretos. (Faz, 1991).

Su inicio y desarrollo consecuente ha estado determinado por la aparición, en alguna parte del mundo, de plagas o enfermedades que arrasaron con los cultivos, originando verdaderas calamidades.

Desde sus propios inicios ha estado muy relacionada con la lucha química.

1845
Aparición en Europa de la enfermedad conocida como mildiu polvoriento de las vides.                        Uso de azufre.

1849
Erupción severa en Francia del mildiu algodonoso, que arrasó con las vides.                                     Caldo Bordelés (Sulfato de cal y cal).

1850
Invasión del escarabajo de la papa como plaga que durante años constituyó un azote para el cultivo.  Arsenicales

1886
Diseminación por California, de una plaga de coccidos en los naranjales.                                         Gas cianídrica.

Sin embargo estos productos, al igual que los inorgánicos (verde de parís, acetoarsenito de cobre; Arseniato de cal; Arseniato de plomo, fluoruro de sodio, criolita) tuvieron un lugar muy importante en el control de plagas y no contaminaban el medio ambiente en grado tal que pusiera en riesgo la supervivencia de los demás debido a que eran productos o derivados que eran reconocidos por la naturaleza (Faz, 1991).

Sin embargo han sido desplazados por los modernos insecticidas orgánicos sintéticos a partir de la segunda mitad del siglo XX.

En 1939 Müler, exdirector de la Bayer, trasladado a la Geygy por problemas raciales, establece los poderes insecticidas del DDT, sustancia que había sido descubierta por Zeidler en 1874 y con la cual había obtenido su Doctorado (Restrepo,1992). Esta sustancia fue utilizada en la indiscriminada en los estados Unidos para combatir un coleóptero que lesionaba las hileras interminables de Olmos de sus avenidas. Esto trajo por consecuencia graves impactos ambientales descritos en el libro Primavera Silenciosa de la bióloga norteamericana Rachel Carson.

En esta obra la autora refleja los efectos secundarios de los plaguicidas sobre la salud humana y los efectos directos sobre el medio ambiente. Este libro tuvo una repercusión tal en los Estados Unidos que a partir de su publicación se generó un amplio movimiento ambientalista, que obligó a ese país a prohibir el DDT en todos los estados de la Unión: Esta medida fue tomada por otros países, (desarrollados fundamentalmente) para hacer lo mismo. En Cuba el DDT quedo prohibido por la Resolución Ministerial 268 de 1990 del MINSAP (también Aldrín, Dieldrín, Comphedor, Clordimerform, Clorobenchato, Compuestos Inorgánicos del Arsénico, DBCP, compuestos inorgánicos del Mercurio, el Drín, Heptaclor, Letophos, Monofluor Acetato de Sodio, Sulfato de Talio, 2,4,5-T; En 1995: Dinoseb y sus sales, Fluoracetamida, HCH, Cihexatin, Nitrofen, compuestos Orgánicos del Mercurio.) 

Después de la aparición del DDT comienza la galopante carrera de la producción de insecticidas químicos sintéticos con la declarada misión, según las compañías productoras de garantizar el crecimiento sano de los cultivos. 

De esta manera según RAP-AL (1998a) desde 1945 hasta 1989 se incremento la producción y uso de agroquímico en 33 veces mientras que la producción afectada por organismos nocivos nos solo se mantuvo sino que se incrementó.

Pérdidas de cultivos por organismos nocivos e incremento del uso de agroquímicos. 

Año                       Producción Afectada.            Incremento uso de Agroquímicos
1945                                    31 %                                            -----

1989                                    37 %                                        33 veces


Fuentes: Pimentel (1989).

Por otra parte en la II Guerra Mundial se utilizan las sustancias químicas como armas de Guerra y según Restrepo (1992) la Bayer ofrece el Ciclón B para matanzas de razas humanas "inferiores". Esta sustancia es la precursora del E-605 o Parathión, insecticida ampliamente usado hasta nuestros días, y considerado el primer insecticida universal que pasa a la agricultura plenamente en 1953.

Esto hace que los estrategas militares comiencen a utilizar protección contra armas químicas: caretas antigases, capas, botas, etc. los cuales han derivado en los equipos de protección para los fitosanitarios de hoy. Es así como se comienza la búsqueda de sustancias químicas capaces de vulnerar la protección ofrecida por las recién descubiertas caretas antigases. Se sintetiza entonces un nuevo tipo de sustancias fosforoorgánicas de toxicidad extraordinariamente elevada y capaz de penetrar al organismo a través de la piel sana. A estas sustancias se les llamo V-Gases o VX y su efectividad es tal que una diminuta gota de 0,005gr que se absorba rápidamente por la piel y llegue a la circulación sanguínea, puede causar la muerte de una persona adulta.

Uno de los métodos de obtención industrial de los VX se basa en la isomerización térmica de sustancias insecticidas del grupo de los Fosforotionato.

Precisamente una de las exigencias que se les plantea a las sustancias químicas de combate es que el proceso tecnológico de su producción esté relacionado con la industria en tiempo de paz. Esta industria en este caso no es otra que la encargada de producir los insecticidas fosforados.

Se ha pensado en la posibilidad de construir municiones destinadas a ser cargadas con este tipo de insecticidas y que por acción de calor generado por un dispositivo especial, donde el vuelo del proyectil, se produzca una sustancia tóxica mortal VX.

Un ejemplo muy elocuente de la utilización de los pesticidas agrícolas en la guerra fue la aspersión de cientos de miles de toneladas de “Agente Naranja” utilizado por las tropas norteamericanas en Viet Nam. Este aún no es más que la mezcla de dos herbicidas 2, 4-D y 2, 4-5-T, que por demás el primero contiene dioxina, el veneno más tóxico conocido (Restrepo,1992).

EFECTOS AMBIENTALES DE LOS PLAGUICIDAS
Efectos sobre el agroecosistema

Los impactos ambientales de los pesticidas en el ecosistema y en agroecosistema están bien documentados y hasta los defensores de los pesticidas lo reconocen.

La perdida de la Biodiversidad es uno de los efectos más dramáticos de los pesticidas. Este efecto se convierte en causa de la aparición de las mismas o nuevas plagas contra las cuales se aplican los mismos o nuevos productos que provocan más perdidas de Biodiversidad y continua el circulo vicioso pesticidas-plagas.

A continuación un reflejo de lo que implica la perdida de la biodiversidad funcional en un agroecosistema, consecuencia del uso irracional de los insecticidas químicos sintéticos desarrollados por empresa internacionales y que condujeron a la pérdida del cultivo de algodón en Centroamérica en los años 80.

Ej: Resugerencia de plagas en algodón en Centroamérica (Citado por Rosset, 1995)

Año                    Aplicaciones               Plagas
1950                                0-5            Picudo (Anthonomus).
                                                       Alabama.

1955                               8-10          Picudo.
                                                      Alabama.
                                                      Bellotero (Heliothis).
                                                      Afidos.
                                                      Falso gusano rosado (Socadodes)

1960's               25-30 (hasta 50)     Picudo.
                                                    Alabama.
                                                    Bellotero.
                                                    Spodoptera (Complejo)
                                                    Falso medidor (Trichoplusia)
                                                    Chinche (Creontides)
                                                    Masca Blanca (Bemisia)

1979                   30 (hasta 70)      15 especies de plagas resistentes
                                                     9 especies de plagas ocasionales.

Esta Biodiversidad también es alterada en la biota del suelo. La aplicación de pesticidas contribuye a que del suelo desaparezcan cientos de especies beneficiosas y que son necesarias para la biocenosis del agroecosistema, larvas de coleópteros que área en el suelo, lombrices de tierra, arañas depredadoras, bacterias, hongos, etc., mueren quedando el suelo como un sustrato inerte.

La resistencia de plagas es un fenómeno muy peligroso ya que capacita a las plagas para mantenerse en el agroecosistema y provocan graves perdidas. Esto es particularmente peligroso ya que la entidad que se hace resistente no lo hace a un plaguicida particular, sino a un mecanismo de acción.


Especie                 89/90                         95

Ácaros e Insectos          440                         520

Plantas                           80                         113

Hongos                           70                         150 

Fuente: Rosset, 1995.

Según RAP-AL (1998a) el problema de la resistencia a los plaguicidas esta costando al mundo cerca de 25 billones de dólares anuales, siendo en Estados Unidos el costo de 1,4 billones.

También existen efectos sobre los animales domésticos. De hecho una de las principales razones para prohibir el DDT es su capacidad de fijarse en las grasas de la leche. Aquellos animales que se alimentan de hierbas asperjada con DDT acumulan el insecticida en las grasas de la leche, comenzando así la asombrosa acumulación y multiplicación del insecticida a través de la cadena trópica. Recuerden la característica del organismo vivo de multiplicar el contenido de plaguicidas en sus tejidos y órganos.

La leche conteniendo el DDT es ingerida por las madres que a su vez acumulan el insecticidas en su leche de la cual se alimentan sus bebes.

Casos de Intoxicación de animales existen varios:
De acuerdo con RAP-AL (1998b) la Red Nacional de Tóxicos (Australia) afirmó que terneros recién nacidos en ese país están contaminados con Helix (Clorfluazuron) en niveles peligrosos. El Helix es un herbicida que tuvo una aprobación especial por el gobierno para usarlo en algodón. Es muy persistente en el ambiente. Recientes investigaciones de la corporación australiana de Investigación de carnes descubrieron que los residuos de Helix no desaparecieron del ganado adulto, por lo que los granjeros tendrán que vender su ganado solo para comida de mascotas. Se inicio el proceso judicial contra el gobierno y contra la compañía que comercializaba el Helix.

Un proceso similar se inicia en Nueva Gales del Sur y Queesland contra el gobierno australiano por parte de los ganaderos debido a la contaminación del ganado con Endosulfan.

Otros muchos ejemplos pueden ser encontrados en la literatura.

Durante el proceso de aplicación de pesticidas se cometen errores que conllevan a contaminación de aguas y suelo. Así por ejemplo las mezclas se hacen cerca de los canales de riego y debido a descuidos de los trabajadores se contaminan esta agua. Por otra parte los equipos de aplicación y los demás utensilios utilizados para el llenado de las mochilas son lavados en estos los canales de riego. De esta manera esta agua quedan envenenada y son un gran peligro para la salud de las personas y los animales que pudieran utilizar esta agua. (Foto No. 1). 

Foto No. 1. Aplicadores de pesticidas lavan sus equipos en un canal de riego.

Impactos Económicos
Los impactos económicos pueden ser vistos desde varios puntos de vistas. Así tenemos que en Cuba el costo de los pesticidas de forma general es desembolsado en moneda libremente convertibles, los cuales podrían ser usados en otros programas de desarrollo social o productivo si se disminuyera la importación de los mismos.

Así tenemos que en el decenio 1980-1989 el país invirtió 368,8 millones de pesos en divisas para la importación de pesticidas para un promedio anual de 368 millones de dólares por año, siendo el año de mayor consumo 1980 con 55,5 millones de dólares (MINAG, CITMA, MES, 1995).

Por otra parte aquellos insecticidas caducados deben ser destruidos con tecnologías de las cuales no dispone la mayoría de los países del tercer mundo, precisamente donde se acumulan la gran mayoría de estos. Por tanto los países afectados deben pagar grandes sumas de dinero para la exportación a los países desarrollados donde existen esas tecnologías u optar por una de las dos siguientes acciones. Primero enterrar los pesticidas caducados, lo que trae como consecuencia la contaminación de suelo y agua subterránea (Foto No. 2) o, segundo, utilizar productos ya vencidos trayendo como consecuencia baja efectividad, aumento de resistencia de los organismos nocivos y sobredosis de productos (Bookman, 1998).


Foto No. 2. Recipientes de plaguicidas enterrados.

“Accidentes”

La humanidad no puede olvidar que el 3 de Diciembre de 1984, en la ciudad india de Bophal, por lo menos 3,500 personas murieron y otras 10 000 quedaron afectadas debido a las emanaciones de metil isocianato (un gas tóxico) de una fabrica de producción química de pesticidas, la unión Carbide. Por tal motivo ese día se ha escogido como día Mundial del no uso de plaguicidas (RAP-AL, 2000).

También en Cuba han existido “accidentes” debido a la acción irresponsable de algunas personas e incumplimiento de regulaciones para el almacenamiento y uso de pesticidas. En febrero de 1999 en Manguito, Matanzas se produce el envenenamiento de 63 personas de de las cuales 15 murieron al ingerir frituras de chícharos, vendidas por un trabajador por cuenta propia, conteniendo el pesticida Thiodan (Endosulfán) como contaminante, al ser utilizado como harina para la confección de las frituras. 

El 14 de agosto de 1999 ocurre otro caso similar en la Playa “La Altura”, Bahía Honda, Pinar del Río donde se intoxicaron 54 personas, de ellas 21 niños al consumir pizzas contaminadas con 73 ppm de Thiodan (Endosulfán) y que también fueron vendidas por un trabajador por cuenta propia. No hubo muerto debido a la acción rápida de nuestro sistema de salud. (Gramma, 18 de Agosto de 1999).

En ambos casos, hubo, además de efectos económicos debido tratamiento médico, muerto y riesgos para la vida de nuestros conciudadanos.

Riesgos sobre la salud humana
Uno de los mayores riesgos del uso de los pesticidas es el de intoxicaciones de las personas al ponerse en contacto con ellos. Son afectados tanto los productores agrícolas que manipulan los pesticidas que se ponen en contacto directo con ellos como aquellos que no realizando esta actividad son expuestos al contacto a través de la recolección de los productos, efecto deriva de los pesticidas, contaminación de las fuentes de agua de la finca o empresa, etc. También los pobladores que viven en las áreas agrícolas o en zonas cercanas a ellas son afectados. Otro grupo importante de afectados son los consumidores a los cuales no se les informa cómo se produjo el alimento.

Se han hecho estudios inductivos y otros demostrativos sobre el peligro de los pesticidas sobre la salud humana.

Se sugiere que los pesticidas tienen, entre otros, los efectos siguientes:
Producen cáncer. 
Efecto sobre salud reproductiva. 
Efectos teratogénicos 
Envenenamientos agudos (Mareos, nauseas, vómitos, dolor de cabezas, debilidad, irritabilidad excesiva, etc). 
Efectos sobre riñones e hígados y sistema nervioso. 

En el cantón de Montúfar en la provincia del Carchi, Ecuador, desde 1991 hasta mayo de 1992 se reportaron cincuenta casos de envenenamiento por pesticidas, siendo la mayoría de esos casos debido a la exposición ocupacional de varones (35/50) con los químicos más comunes Carbofurán (29), Mancozeb (15) y Metamidofos (11). La exposición accidental fue la siguiente causa más común, seguida de la exposición voluntaria (intento de suicidio) con 8 casos de los cuales murieron 5 (Cresman y col., 1994).

Esto tuvo, además de los efectos sobre la salud de esas personas, una implicación económica ya que las familias afectadas perdieron 98 días de trabajo que, a las tasas de cambio vigente en ese momento, implicó la pérdida de un ingreso promedio de 10.00 USD/caso más los gastos privados relacionados con la salud promediaron 18.00 USD/caso. Si esto se compara con el valor del jornal agrícola local de 1.50 USD/día, estos gastos fueron sustanciales (Cresman y col., 1994).

En Nicaragua, según el diario digital “La Prensa” de ese país, en Chinandega existen 27 mil personas afectadas por el uso de pesticidas en el banano. El principal pesticidas utilizado es el Nemagón. De cada familia afectada, hay como promedio dos adultos y dos niños envenenados. Entre los principales síntomas se encuentran el asma, dificultades respiratorias, dolores de cabeza intenso, perdida de la vista, dolores que se inician en sus partes nobles y recorres la espalda, el abdomen y el tórax. También aparece adelgazamiento agresivo en las extremidades tanto superiores como inferiores, hematomas cancerosos, atrofia y afecciones en la piel.

En este caso como en la mayoría que ocurren en América Latina, Asia y África se manifiesta un desprecio total de las compañías transnacionales ya que el producto en cuestión esta prohibido en Nicaragua, pero en el afán de lucro lo usan ya que es muy poderoso en el control de nemátodos en el cultivo del banano. Por este motivo los bananeros nicaragüense han demandado a las compañías Chiquita Brands International, Dow Chemical, Shell Oil Company, Occidental Chemical, Standard Fruit Company, Dole Fruit Company y Del Monte Fruit Company por daños y perjuicios (Granma, 18 de junio de 2001). Existe posibilidad de que se realice el juicio pero nadie asegura que este pueda ser limpio y trasparente.

También existen riesgos para la salud reproductiva sobre todo de lo hombres que se ponen en contacto directo con los pesticidas ya que el punto más común de entrada al cuerpo humano de ellos es a través de los testículos. 

Se han resultados varios estudios en Dinamarca, Bélgica, Estados Unidos y otros países donde se ha probado la declinación en la producción de espermatozoides en humano de hasta un 50% desde 1940 ( Cox, 1997).

CONCLUSIONES
Los pesticidas tienen efectos en el ecosistema agrícola al provocar la disminución de la Biodiversidad funcional de los mismos, aumentar las resistencia de plagas, propiciar el desarrollo de plagas secundarias y efectos perjudiciales sobre los animales domésticos. 

La aplicación irracional de los plaguicidas hacen dependiente al agricultor de este tipo de insumos provocando grandes pérdidas económicas. 

El almacenamiento y manipulación incorrecta de los plaguicidas puede provocar “accidentes” fatales para la salud de los humanos. 

BIBLIOGRAFÍA
Alonso Puelles, A. (1995): “Riesgos y beneficios sociales del desarrollo tecnológico”, en: Sociedad, ciencia y tecnología 2, Cuadernos de sección. 
Altieri, M. A. 1992b. Biodiversidad, Agroecología y Manejo de Plagas. CETAL EDICIONES. Santiago de Chile, Chile. 
Altieri, M.A. 1992a. El Rol Ecológico de la Biodiversidad en Agroecosistemas. Agroecología y Desarrollo. Santiago de Chile. No 4.: 2-12. 
Armenteros, María del Carmen. 1999. Transferencia de Tecnología ¿Dependencia o Aprendizaje?. En: Tecnología y Socxiedad. GEST. :98 - 111 
Arocena, R. y Y. Sutz. (2001) “La transformación de la universidad latinoamericana, una mirada desde una perspectiva CTS”, en: (López Cerezo, J. A. Y J. M. Sánchez Ron, editores), Ciencia, tecnología, sociedad y cultura en el cambio de siglo. Ed. Biblioteca Nueva, OEI, Madrid. 
Bernal, J. D. (1986): “Historia social de la Ciencia”. Tomo 1 y 2. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, Cuba 
Bookman, Sophie. 1998. Economic effects of pesticides use. British Agrochemical Association.London. 24 pags. 
Castro Ruz, F. (1990): Ciencia tecnología y sociedad. Ed. Política, La Habana. 
Cox, Caroline. 1997). Plaguicidas y fertilidad masculina: La masculinidad en riesgo. Agricultura Orgánica Año 3. No 2 y 3: 
Cresman, Ch.; D. Cole and F. Carpio. 1994 Pesticide use and farm worker health in Ecuadorian Potato Production. American Journal of Agricultural Economics 76: 593-597. 
Eduardo Fco Freyre Roach. 1998. En torno a la Sostenibilidad ética del desarrollo: Contribución de la ciencia, la tecnología y la economía. http://www.cfvarela.org/Conf98/pp18.htm. 
Faz, A. Principios de Protección de Plantas. 
Freyre, E. y A. Ramos. 1994. Ciencias Agropecuarias y Sociedad. En: Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. GESOCYT.:137148. 
Gómez Pais, Gloria. 1999. Reflexiones acerca de la Empresa y el Medio Ambiente. En: Tecnología y Socxiedad. GEST. :185 – 195. 
González García, M.; J. A López Cerezo y J. Luján (1996): Ciencia tecnología y sociedad. Ed. TENOS S.A., Madrid. 
Granma 18 de junio del 2201. 
Granma, 18 de agosto de 1999. 
Habermans, J. (1996): “Ciencia y técnica como ideología”, en: Tecnología, ciencia naturaleza y sociedad, suplemento # 4, ed. Antrhopos. 
Hecht, Susanna B. 1991.La Evolución del Pensamiento Agroecológico. Agroecología y Desarrollo. Santiago de Chile. Año 1. No. 1: 2-15. 
Mesa, R. Ecología e Impacto Tecnológico. 1994. En: Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. GESOCYT.: 219-231. 
MINAG; CITMA; MES. 1995. Situación actual y perspectiva del sistema de Sanidad Vegetal. La Habana, Cuba.14 pags. 
MINSAP: 1990. Resolución 268. 
Núñez Jover, J. (1996): “Universidad investigación y posgrado: nuevos horizontes prácticos y epistémicos”, en: Revista de Educación Superior, # 1 
Nuñez Jover, J. 1994ª. La Ciencia y sus Leyes de Desarrollo. En: Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. GESOCYT.: 17 - 41. 
Nuñez Jover, J. 1994b. Ciencia, Tecnología y Sociedad. En: Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. GESOCYT.: 83 -116. 
Nuñez Jover, J. 1999. La ciencia y la Tecnología como Procesos Sociales. En: Tecnología y Sociedad. GEST. :43-62 
RAP-AL. 1998b. Intoxicación en Vacunos. Revista ENLACE. No. 40, Lima, Perú.: 18 
RAP-AL. 2000. htpp://www.geocities.com/rap_al/ 
RAP-AL.1988a. Entrevista a David Pimentel. Revista ENLACE. No. 42, Lima , Peru.: 12 
Restrepo, J.1992. Pesticida y Vida. San José, Costa Rica. 27 pags. 
Rosset, P. Apuntes sobre Agroecología. 1995.Taller de Agroecología. Convenio Food First-ACAO. Instituto Superior de Ciencias Agro pecuarias de La Habana. 5 pags. 

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA
SILVERIO BLANCO NÚÑEZ.

AUTORES
Lic. Reinaldo Mursulí Carmona.
Lic. Deivis Buchaca Machado.
Ing. Gladis Fuentes Chaviano. 
DrC. Pedro Fuentes Chaviano.

Año. 2007

Articulos relacionados:
Antenas en Zonas prohibidas de la Ciudad de Buenos Aires
Resumen:
Un relevamiento realizado por la Defensoría del Pueblo Adjunta en Medio Ambiente y Urbanismo de la ciudad durante los meses de Marzo a Mayo del 2003, ha detectado que var...
La integración ambiental y el desarrollo sostenible
Resumen:
La estructura orgánica del trabajo que se presenta, está dividida en análisis teórico-prácticos de los principales aspectos doctrinales que avalan el amplio proceso de in...
Seguridad y manejo de residuos hospitalarios
Resumen:
Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sustancias químicas. Manejo de productos. Seguridad en...
Informe de avance de la implementación (2006 – 2007) del plan de manejo de uso de la tierra (PLUT) de la propiedad de la empresa Purama C x A
Resumen:
En el año 2005 se inicia el proceso de elaboración del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), como producto del proceso de elaboración, ...
La Historia del "Greenfreeze"
Resumen:
Hace 10 años la industria mundial de la refrigeración y el aire acondicionado comenzó a enfrentarse con la necesidad de una reconversión forzada, producto de un acuerdo g...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©