Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Sobre el apoyo social

Resumen: El apoyo social (definido al mismo tiempo en términos reales como redes sociales, recursos sociales, integración social, vínculos sociales, soporte social, etc) es la presencia estable y trascendente de relaciones humanas, que ofrecen patrones y un refuerzo contingente de ayuda objetiva y subjetiva, para afrontar las situaciones difíciles de la vida cotidiana y, lo más importante, sentir que esas relaciones son significativas y beneficiosas en la vida personal, familiar y social.
4,300 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Hector Alejandro Lamas Rojas y otros autores

RESUMEN
El apoyo social (definido al mismo tiempo en términos reales como redes sociales, recursos sociales, integración social, vínculos sociales, soporte social, etc) es la presencia estable y trascendente de relaciones humanas, que ofrecen patrones y un refuerzo contingente de ayuda objetiva y subjetiva, para afrontar las situaciones difíciles de la vida cotidiana y, lo más importante, sentir que esas relaciones son significativas y beneficiosas en la vida personal, familiar y social

Palabras clave: riesgo, vulnerabilidad humana, apoyo social

DESARROLLO
1. percepción social de los riesgos

Lo primero que debe destacarse al respecto es la complejidad y multidimensionalidad de los juicios sobre el riesgo, que no pueden ser exclusivamente explicados por las características de los peligros, sino que responden también, a factores experienciales, motivacionales, sociales, culturales, etc. que tienen que ver con el sujeto que “percibe” y con el contexto en el que se producen y expresan esos juicios.

En todo caso, se destacan tres dimensiones diferentes en las que los sujetos perciben y juzgan los riesgos:

“Temor y potencia”. Esta primera dimensión se refiere a hasta qué punto se percibe el acontecimiento como riesgo temido, mortal, catastrófico, no controlable personalmente.

“Desconocimiento y exposición pasiva”. Se trata de una dimensión que por un lado hace referencia a riesgos desconocidos en cuanto a su probabilidad, magnitud de los efectos, o causalidad precisa; por el otro, el no poder prever con exactitud cuando va a ocurrir la desgracia o el daño, tratándose de riesgos involuntarios y difícilmente controlables personalmente.

“Novedad/ cronicidad”. Esta dimensión sería la que permite distinguir entre los riesgos más nuevos/ novedosos, desconocidos en general por las personas expuestas y de efectos más inmediatos y mortales. El desconocimiento para los individuos expuestos, sugerido por esta dimensión, hace referencia a que la gente no conoce el cuánto ni el cómo de los efectos de una exposición que ya está sufriendo (a diferencia del desconocimiento sobre el cuándo “les va a tocar”, sugerido por la dimensión anterior)

2. Afrontamiento ante estados de emergencia de origen social o natural
En una investigación realizada por Vicuña et al (1999), sobre las disposiciones psicológicas ante los diferentes tipos de afronte a estados de emergencia de origen natural y social, encuentran que:
1. Los desastres de origen natural tales como terremotos, incendios, etc son los que generan más temor en la población. No así los huaycos. En caso que ocurrieran la gente quisieran estar en casa, y lo primero que harían si estuvieran lejos es regresar a su hogar a cualquier costo, luego pedirían ayuda. Terminado el desastre quedarían con temor a que se repita y arrepentidos por no haber tomado las precauciones del caso.
2. Con respecto a los de origen social, como el terrorismo, las pandillas juveniles y los asaltos a mano armada, producen mucho temor y la reacción ante ellos incluye: correr hacia un lugar seguro, dar la voz de alarma y hacer la denuncia respectiva.
La percepción es que son problemas que pueden resolverse.

3. El concepto de vulnerabilidad humana
Existen diversas situaciones que encierran un potencial de peligro, que en su ocurrencia conllevan una alta probabilidad que provoque daños en los bienes, y en lo fundamental, en las personas., produciendo en éstas, muerte o discapacidad. Ciertamente que, para que esto se presente, se requiere ciertas condiciones sociales, como un ambiente deteriorado, hacinamiento, escasez de recursos económicos, inadecuada educación, descuido de las autoridades, desorganización, entre otros. Todos estos elementos configuran una población como vulnerable.

Sin embargo, podemos observar que pese a que se cuente con infraestructuras adecuadas, muchas familias pueden ser vulnerables, sea por su condición de pobreza o por actitudes fatalistas, ya que tienen menos posibilidades de enfrentar el peligro. Es este sentido, la vulnerabilidad debe entenderse, en general, como la carencia de recursos y capacidades de todo tipo, para hacer frente a las amenazas o peligros.

Sobre este punto, Gustavo Wilches-Chaux (1989) identifica diez componentes o niveles de la vulnerabilidad global

a. La vulnerabilidad física:
Supone la localización de la población en zonas de riesgo físico debido a la pobreza y la falta de alternativas para una ubicación menos riesgosa; pero también, debido a la alta productividad de la ubicación de estas zonas, ya sea agrícola o por su cercanía a centros productivos. En el Perú es bien conocido el hecho que muchas poblaciones se asientan en los causes de los ríos o en zonas fácilmente inundables, donde cada año, de manera casi “anunciada”, ocurre un desastre.

b. La vulnerabilidad económica:
Es conocido como la pobreza de las poblaciones incrementa notablemente los riesgos de desastre. Tiene que ver tanto con la carencia de dinero como el mal uso de recursos económicos de la gente, generado por el desempleo, la ausencia de presupuestos públicos adecuados, la falta de diversificación de la base económica, etc. En nuestro país es bastante conocido que son los más pobres y las localidades menos atendidas por el Estado y el mercado las que sufren los efectos negativos de los desastres.

c. La vulnerabilidad social:
Referida al bajo grado de organización y cohesión interna de comunidades bajo riesgo, que impiden su capacidad de prevenir, mitigar o responder a situaciones de desastre. Tiene que ver también con el tipo de relaciones que se establecen entre la población, que impiden la acción común, el surgimiento de liderazgos, el aprovechamiento de los recursos institucionales, entre otros. Los estudios referidos a cómo las comunidades enfrentan los desastres dan cuenta de que a una mayor cohesión social, expresada en una adecuada organización comunal, y la amplia participación intersectorial, favorecen la acción de prevención y mitigar los efectos de los desastres. Lamentablemente, en el Perú, esta cohesión organizacional se ha visto debilitada en la última década, tanto por la falta de líderes democráticos como por la acción clientelista del Estado.

d. La vulnerabilidad política:
El alto grado de centralización en la toma de decisiones y en la organización gubernamental, y la escasa autonomía para decidir en los niveles regionales, locales y comunitarios, impide la participación activa de los actores socales en estos niveles territoriales, limitando su participación casi exclusivamente a las acciones de emergencia. Esta vulnerabilidad tiene que ver también con las prácticas de clientelismo político estatal que utiliza políticamente la desgracia de la gente, fomenta la dependencia, la inacción para reclamar y formular propuestas.

e. La vulnerabilidad técnica:
Referida a las técnicas inadecuadas de construcción de edificios e infraestructura básica utilizadas en zonas de riesgo. En nuestro país, pese a las reiteradas observaciones de especialistas sobre los peligros, por ejemplo, de edificar en zonas altamente sísmicas, las autoridades no responden adecuadamente, dejando que la lógica del mercado en el uso del suelo se expanda sin medir los riesgos.

f. La vulnerabilidad ideológica:
Referida a la forma en que los hombres conciben el mundo y el medio ambiente que habitan y con el cual interactúan. La pasividad, el fatalismo, la prevalencia de mitos, etc., todos estos factores aumentan la vulnerabilidad de las poblaciones, limitando su capacidad de actuar adecuadamente frente a los riesgos que presenta la naturaleza.

g. La vulnerabilidad cultural:

Es sabido que en el Perú, en los últimos años, la autoestima colectiva ha sido fuertemente dañada por sucesivos acontecimientos, como la violencia política y social, el narcotráfico, la corrupción, la dejadez de las autoridades, el debilitamiento del tejido social, entre otros, configurándose una peligrosa tendencia hacia una débil autoestima y pertenencia colectiva, que desvaloriza lo propio y la acción alrededor del bien común. A ello se agrega el papel que juegan los medios de comunicación en la consolidación de imágenes estereotipadas o en la transmisión de información errónea y alarmista sobre el ambiente y los desastres (potenciales o reales).

h. La vulnerabilidad educativa:
Se refiere a ausencia o inadecuada orientación de programas y acciones educativas que informen y formen capacidades en la población para participar como ciudadanos y relacionarse adecuadamente con el ambiente. Además, se refiere al grado de preparación que recibe la población sobre formas de un comportamiento adecuado a nivel individual, familiar y comunitario en caso de amenaza u ocurrencia de situaciones de desastre. Nuestro sistema educativo formal está muy lejos de propiciar en los niños, adolescentes, jóvenes y adultos una cultura de la prevención y de respeto por el ambiente, no sólo por la inexistencia de programas educativos, sino por la escasa o nula articulación de las escuelas respecto a sus comunidades.

i. La vulnerabilidad ecológica:
Generada por modelos de desarrollo que propician la destrucción de las reservas del ambiente y ecosistemas que por una parte resultan altamente vulnerables, incapaces de autoajustarse internamente para compensar los efectos directos o indirectos de la acción humana, y por otra, altamente riesgosos para las comunidades que los explotan o habitan, produciéndose, por ejemplo, la deforestación que favorece las inundaciones, derrumbes, avalanchas y sequías.

j. La vulnerabilidad institucional:
Se expresa en las debilidades de las instituciones donde la inercia de la burocracia, la politización de la gestión pública, el dominio de criterios personalistas y patrimonialistas bloquean respuestas adecuadas y ágiles frente al riesgo. Se refiere también a una cultura institucional que privilegia lo urgente sobre lo importante, la emergencia por sobre la preparación y prevención; también supone la existencia de prácticas de corrupción, politización y exacerbado controlismo por parte del Estado.

4. Apoyo social
Sarason et al (1990) y Thois (1992), consideran que la verdadera naturaleza del apoyo social hay que buscarla en los procesos perceptivos de los sujetos implicados, lo que tradicionalmente se ha denominado apoyo social percibido en las operaciones de ayuda.

Se asume que, la integración social es una precondición para que se produzca el proceso de apoyo social y como una función de las relaciones sociales de las personas. El Sistema de apoyo social representa los recursos de apoyo de la red y por tanto caracteriza a las redes desde la óptica de los procesos soportativos. A su vez, el término apoyo social se reserva como un concepto subordinado a los anteriores, ya que representa al proceso mismo aludido; siendo la percepción y evaluación del apoyo términos que designan su representación, el sistema cognitivo de las personas (Lairecter y Baumann, 1992)

Así entendido, se reconocería como apoyo social todo proceso de transacciones interpersonales basado en los recursos emocionales, instrumentales e informativos perteneciente a las redes sociales de pertenencia, dirigidos a potenciar, mantener o restituir el bienestar del receptor; el cual es percibido como transacción de ayuda tanto por el receptor como por el proveedor. De este modo, el fenómeno apoyo social debe entenderse como un constructo caracterizado por los atributos beneficiosos y/o protectores que proporcionan las relaciones sociales.

El apoyo social es percibido muchas veces en sentido de beneficiador, actor y aportador imprescindible en la medida que brinde los recursos o elementos tangibles e intangibles de sobrevivencia (alimentos, consejos). En cuanto al sentir del apoyo social, este puede ser vivenciado afectivamente como sentimiento de agrado o de placer, en la medida que satisfaga suficientemente las necesidades de sobrevivencia, y ayude a resolver problemas concretos.

El apoyo social se ha convertido en una herramienta de trabajo muy útil para el estudio de los factores psicosociales relacionados con la salud mental. A pesar de la existencia de una amplia bibliografía demostrando la relación positiva entre apoyo social y bienestar psicológico, existen importantes problemas en torno al concepto de apoyo social. En primer lugar, un desacuerdo definicional. En segundo lugar, una polémica en torno a los mecanismos a través de los cuales se da la asociación entre apoyo social y salud mental. Estos debates pueden resumirse en dos hipótesis rivales: el modelo de efectos directos y el modelo de efectos protectores.

Es conveniente aclarar que la calidad y la importancia del apoyo social no radica en la presencia o ausencia de este.

Villalba (1993) sostiene que el apoyo social es significativo solo si es funcional, si asiste favorablemente resolviendo problemas, satisfaciendo necesidades y expectativas que contribuyan a llevar a cabo una vida constructiva;

Al respecto Sluzta, (1979) y Steinmeroz (1988) sostienen que, el apoyo social se constituye en uno de los componentes centrales de la experiencia individual de la identidad, bienestar, competencia, incluyendo los hábitos de cuidado de la salud y capacidad de adaptación durante una crisis.

El apoyo social presenta dos grandes dimensiones:

1. La objetiva referente a los aspectos tangibles de instrumentalización; caracterizada por ayuda material, económica e informativa.
2. La subjetiva hace referencia a los aspectos de expresión con los que el individúo se siente aceptado, acompañado y estimado, lo que le permite satisfacer las necesidades de filiación y pertenencia.

Investigaciones respecto al apoyo social se han desarrollado a lo largo de tres principales perspectivas teóricas.

Una primera línea de investigación postula que tiene efectos directos sobre la salud de las personas

Diversos estudios se centran en los efectos que las relaciones sociales tienen sobre la morbilidad y mortalidad de los individuos.
Los resultados parecen indicar que las personas que tienen relaciones y vínculos sociales viven más tiempo y tienen mejor salud que aquellas que no establecen tales vínculos.

Una segunda línea de investigación postula que, el apoyo social reduce directamente el impacto de los eventos estresantes que afectan a las personas.

Es decir, el apoyo social se relacionaría no con la salud en general de las personas, como postulaba el planteamiento anterior, sino con el ajuste a un evento estresante particular. Así, se ha estudiado la relación que guarda el soporte con la adaptación tanto física como psicológica del individuo ante la pérdida de trabajo, la maternidad- paternidad, la viudez, el infarto, la hipertensión, la enfermedad coronaria, y otras enfermedades graves y crónicas. La conceptualización más compleja sobre los efectos del apoyo social postula que éste no influye directamente ni sobre la salud, ni sobre los estresores: el apoyo modula la relación entre ambos, concretamente amortiguando el impacto de los eventos estresantes sobre la salud de las personas.

Las redes sociales describen las estructuras del sistema que prestan apoyo: número de personas disponibles, instituciones, organizaciones etc., así como la índole de la relación y su accesibilidad.

En general, las investigaciones, indican que el apoyo social y la utilización de la red social actúan de manera preventiva (...) Esto significa que el deficiente apoyo social tiene repercusiones negativas en la vida de las personas.

Las redes sociales pueden variar en su composición y presentarse:
a. Asociadas a la vida cotidiana, son las que ayudan a llevar adelante nuestras vidas. Se trata de las personas con quienes se conversa, trabaja, o se comparten tareas domésticas.
b. Como “grupo terapéutico”, conjunto de personas que acompañan; por ejemplo, en el proceso de embarazo de la mujer.
c. La red que se activa en la crisis y que tiene un propósito, acceder a todos los recursos posibles que pueden ayudar a salvar la situación.
5. Características personales y competencia relacional
Al hablar de las características personales de los sujetos que intervienen en la relación de apoyo social, es imprescindible, precisan Pérez Bilbao y Martín Daza, diferenciar entre quien ofrece el apoyo (emisor) y quien lo recibe (receptor).
En este sentido se considera que los factores principales que determinan la frecuencia y calidad del apoyo social son la tendencia a prestar atención a las personas (orientación hacia las personas) y de estilo participativo, la estabilidad emocional, la extraversión, la capacidad de escucha empática y activa y la asertividad. En definitiva, un "buen" jefe, en cuanto a proveedor de apoyo social, lo ha de ser de los cuatro tipos de apoyo mencionados. La cuestión que queda un tanto inconclusa es cómo se llega a ser un buen proveedor de apoyo social. ¿Es una cuestión de rasgos de personalidad? ¿de experiencias sociales y psicológicas previas?, ¿se puede aprender?

La concepción tradicional del apoyo social lo ha considerado como una característica propia del ambiente. Sin embargo, no es posible olvidar que el apoyo es básicamente un proceso transaccional, por lo que la disponibilidad de este apoyo dependerá, además de factores organizacionales y situacionales, de características de personalidad de las partes. Se habla de competencia relaciona¡ en cuanto que estas características de personalidad del individuo inciden sobre la situación a través de los comportamientos que manifiesta.

Puede definirse la competencia relacional como el conjunto de características de personalidad y comportamentales que facilitan la adquisición, desarrollo y mantenimiento de relaciones mutuamente satisfactorias. Cuatro son las formas en como esta variable puede influir sobre el apoyo social:
1. En la génesis y elaboración de las relaciones (extraversión, sociabilidad, asertividad).
2. En el desarrollo y mantenimiento de las relaciones (estabilidad emocional, cooperación, empatía y sensibilidad).
3. En la conceptualización de las relaciones (autoestima, afectividad positiva o negativa).
4. En el empleo de las relaciones para propósitos de apoyo social y la habilidad para movilizar los sistemas de apoyo.
Es inevitable que de todo esto surja una pregunta; ¿es posible desarrollar competencias relacionales; se puede aprender o, por el contrario, atiende a causas difícilmente mutables? La respuesta hay que buscarla en la experiencia, en el entrenamiento y aprendizaje de estas habilidades, y esta experiencia es positiva e indica que, con entrenamientos y supervisión adecuada es posible aprender y desarrollar habilidades sociales y mejorar en el papel de oferente de apoyo social.

6. Variables implicadas: estructurales, contextuales y procesales

En la conceptualización del apoyo social debemos diferenciar y relacionar sus elementos constitutivos de – y con – aquellos otros elementos de los otros procesos psicosociales implicados en el apoyo social, como son las características propias de la red, las de los individuos implicados en las interacciones, así como las características propias del contexto dinámico en el que se produce la interacción.

Se considera que en los procesos de apoyo social, se deben diferenciar las variables implicadas a nivel estructural las que se sitúan a nivel contextual, y a nivel procesal

La dimensión estructural se refiere tanto a las características del sujeto demandante como a las del contexto comunitario donde se encuentran los posibles recursos de apoyo.

Desde la óptica de la comunidad se tienen en cuenta las variables relacionadas con las redes sociales. Su capacidad de asimilación y aceptación de los individuos, así como la de responder a sus necesidades, sientan las bases para la integración social. En este contexto, la integración se refiere a la participación y el compromiso del sujeto con su comunidad o red social; examina los bienes y valores de ésta, así como el acceso a los sistemas y recursos de apoyo.

La dimensión contextual hace referencia a lo que Thois denominó Sistema de Apoyo Social, es decir el sistema donde radican las bases de las fuentes de recursos de soporte a los que los sujetos acuden para proveerse de los mismos y/o satisfacer sus necesidades.

La calidad soportativa de las relaciones debe ser entendida en términos de cohesión interpersonal, compromiso, expresividad y bajo grado de conflicto. Así, la cohesión supone el grado de mutua ayuda y apoyo en el sistema; el compromiso se refiere al grado de interés y preocupación; la expresividad muestra el grado de mutuo estímulo para una expresión abierta de deseos, sentimientos y necesidades y el nivel de conflicto hace referencia al grado de tensión existente en las interacciones.

La dimensión procesal, tiene en cuenta las variables que conforman la conducta soportativa misma – la recibida y la otorgada- así como las que están implicadas en los procesos de percepción de apoyo, distinguiendo la disponibilidad de recursos y la evaluación de las transacciones o momentos interactivos de apoyo.

7.Intervenciones para potenciar el apoyo social

El objetivo fundamental de las estrategias de intervención basadas en el apoyo social es crear un proceso de interacción en el apoyo social, que sea capaz de satisfacer las necesidades psicosociales de las personas, optimizando el ajuste entre las necesidades y las previsiones sociales y emocionales que se reciben (García, Herrero y Musito, 1995, citados por López – Cabanas, 1999).

Según Gottlieb (1988, citado por López – Cabanas, 1999), las razones que explican el auge de las intervenciones basadas en el apoyo social, serían las siguientes:
1. La evidencia sobre los efectos positivos que el apoyo social tiene sobre la salud y el bienestar, ya sea de forma directa o indirecta, moderando el impacto de eventos negativos.
2. En términos de costos, las intervenciones que fomentan el apoyo social son mucho más eficientes, ya que se movilizan recursos informales promoviendo la participación comunitaria.
3. Las intervenciones que promueven el apoyo social tienen mayor validez ecológica, ya que existen datos que muestran cómo las personas ante los problemas recurren en primer lugar a personas de su comunidad, de su red de apoyo informal. Estas interacciones son más accesibles y aceptables que las procedentes de los sistemas más formales de apoyo.
4. Las intervenciones centradas en el apoyo social están indicadas especialmente para una amplia gama de problemas que tienen como característica común la pérdida o el deterioro de relaciones sociales.
5. Muchos profesionales reconocen que para afrontar el estrés es más fácil modificar los recursos sociales que cambiar las características disposicionales.
6. Estas estrategias favorecen la autorresponsabilización en la solución del problema, facilitando los sentimientos de autoconfianza y competencia, así como la acción colectiva.
7. Por último, no sólo requieren ayuda las personas que sufren directamente los problemas, sino también las que se relacionan directamente con ellas

Según López- Cabanas (1999), las intervenciones sobre apoyo social pueden ser desarrolladas a distintos niveles: individual, diádico, grupal, de sistema social y comunitario.

La finalidad de las intervenciones individuales es mejorar las competencias (habilidades, conocimientos y actitudes) del individuo de forma que se optimice tanto la recepción como la prestación de apoyo social.

Las intervenciones a nivel diádico suponen movilizar el apoyo social de una tercera persona. Esta persona puede ser un miembro de la red social del receptor o bien una persona extraña (normalmente un voluntario). Estas relaciones diádicas pueden implicar sólo un apoyo difuso basado en el acompañamiento o también aportar una ayuda específica para superar situaciones problemáticas concretas.

Las intervenciones en el nivel grupal también pueden diferenciarse en función de los recursos de apoyo social que se tratan de optimizar: la red natural de apoyo ya existente o movilizar nuevos vínculos sociales, introduciendo a la persona en nuevos grupos

Según Gracia et al ( 1995), las intervenciones a nivel grupal en el medio natural pueden tener como propósito la optimización del apoyo social ampliando el repertorio de conductas de apoyo de los miembros de la red, o alterando las relaciones que la persona mantiene con ciertos miembros de la red.

Las intervenciones que intentan crear nuevos vínculos sociales consisten básicamente en grupos de ayuda mutua.

La finalidad de las intervenciones a nivel de sistema social es modificar los contextos físicos y sociales en los que las personas están inmersas.

Las intervenciones cuyo objetivo es la comunidad en su conjunto tienen como finalidad promover la confianza en fuentes informales de apoyo social y estimular la expresión de apoyo social en la vida cotidiana.

Desde la perspectiva psicosocial de la intervención, se enfatiza el criterio de que un sistema comunitario capaz de proporcionar apoyo es aquel que facilita a sus miembros los recursos necesarios, y el acceso a los mismos, para la satisfacción de sus necesidades, demandas y problemas, y por lo tanto proporciona bienestar.

En este contexto Gottlieb (1985, citado por Martínez y García, 1993) destaca, las siguientes razones explicativas:
1. La eficiencia de las intervenciones basadas en redes sociales naturales
2. Su validez ecológica
3. La mayor accesibilidad, validez y aceptación cultural frente a los servicios estrictamente profesionales
4. El promover y facilitar la solidaridad, el desarrollo comunitario y la participación social
5. La evidencia de que el desarraigo de los contextos sociales naturales son la causa o el precipitador de desórdenes muy importantes.

En un primer nivel de intervención, se busca el dar respuesta a las necesidades más frecuentes que suelen presentarse:
a. de cuidado, afecto, relación, actividad
b. de convivencia armónica normalizada
c. de relación con los medios de socialización primarios y secundarios: hogares, amigos, etc
d. de atención de dificultades o desajustes
e. de alojamiento y cuidado en caso de inexistencia o deterioro de las relaciones convivenciales

La intervención en el segundo y tercer nivel va dirigida a individuos, familias y grupos que se encuentran necesitando apoyos para la convivencia familiar y social, por lo que no sólo se debe incidir en éstos, sino, por generalización, en toda la comunidad.
Entre los objetivos más importantes a conseguir en estos niveles serían:
a. facilitar el acceso, permanencia y utilización de recursos normalizados de la comunidad
b. intervenir con los individuos, familias y grupos, al objeto de habilitar las competencias necesarias para la convivencia y la inserción
c. procurar el apoyo social necesario
d. promover intervenciones socioeducativas
e. realizar intervenciones tendentes al conocimiento, mantenimiento y fortalecimiento de las redes de apoyo social
f. procurar alojamientos alternativos en las circunstancias adecuadas y cuando esto no es posible proponer otras alternativas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Anderson, J (1999). La muerte materna en las zonas rurales del Perú. Estudio de casos. Lima: Ministerio de Salud.
Barrón, A (1996). Apoyo social: aspectos teóricos y aplicaciones. Madrid: Siglo XXI
Buela- Casal, G (1997). Psicología preventiva. Madrid: Pirámide
Fernández- Ballesteros (1987). El ambiente. Análisis psicológico. Madrid: Pirámide
Fernández- Ballesteros, R (1992). Evaluación e intervención psicológica en la vejez. Barcelona: Martínez Roca
Gracia,E ( 1995). El apoyo social. Barcelona: PPU
López-Cabanas,M (1999). Intervención psicosocial. Madrid: Síntesis
Martínez,M y García, M(1993). Integración social y ancianidad. Aportaciones desde el apoyo social. En Martínez, M (Ed). Psicología comunitaria. Sevilla: Eudema.
Vicuña,L (1999). Disposiciones psicológicas ante los diferentes tipos de afronte a estados de emergencia de origen natural y social. Revista de Investigación en Psicología. Vol 2, (2), 79-98.

AUTORES
Dr Héctor Lamas Rojas
Dr Héctor Lamas Lara
Dr Victor Lamas Lara
Sociedad Peruana de Resiliencia

Articulos relacionados:
Relato inédito del Che: La Piedra
Resumen:
Este es un impactante relato testimonial escrito por el Che en el Congo. Ocupa en su versión original, de la que fue tomado, diez caras de su libreta de apuntes, y está e...
El desarrollo de la perspectiva Sociológica en la obra martiana
Resumen:
El presente artículo tiene como titulo: La perspectiva sociológica en la obra martiana. Con el mismo nos proponemos identificar contenidos de carácter sociológico en algu...
Multilateralismo Social: Cooperación de la Sociedad Civil Europea Hacia Centroamérica
Resumen:
El Multilateralismo Social es un tópico poco tratado a nivel académico. En este caso, se ha hecho un esfuerzo de sistematización y análisis sobre “ La Cooperación de las ...
América latina y la brecha tecnológica
Resumen:
El agudo aumento de los precios del petróleo que impuso la OPEP y la consiguiente recesión inflacionaria mundial, afectan gravemente a la estabilidad y al crecimiento de ...
Pax americana y paz fría en los planes y proyectos o prolepsis imperialista
Resumen:
Casos de México y Centroamérica. La estrategia de seguridad nacional de los estados unidos de norteamérica. Centroamérica como proyecto económico "global". ¿El Proyecto H...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©