Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La clase de lengua extranjera

Resumen: El artículo presenta un análisis reflexivo del autor acerca de la clase de lengua extranjera en cuanto a su concepción metodológica y fines, lo que la particulariza dentro del contexto del resto de las clases de otras asignaturas del currículo escolar. Estas reflexiones llevaron al autor...
1,824 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: MSc. Roberto Gonzalez Cancio

RESUMEN
El artículo presenta un análisis reflexivo del autor acerca de la clase de lengua extranjera en cuanto a su concepción metodológica y fines, lo que la particulariza dentro del contexto del resto de las clases de otras asignaturas del currículo escolar. Estas reflexiones llevaron al autor, a partir de la definición que de la clase de lengua extranjera brindan varios autores, a definir algunas insuficiencias las cuales, en su opinión personal, estas presentan y propone una nueva definición mucho más cercana a su esencia, la que previamente fue sometida a criterio de expertos. A partir de esta nueva definición, se plantea un grupo de requisitos que debe cumplir la clase de lengua extranjera para que verdaderamente convierta su proceso de enseñanza-aprendizaje, en la vía idónea para el desarrollo de la competencia comunicativa de los estudiantes. Además se aborda el análisis de su dirección lingüístico-comunicativa y didáctica

PALABRAS CLAVES: clase, lenguas extranjeras, didáctica

Title: The foreing language lesson

ABSTRACT
The article presents a reflexive analysis about the foreign language lesson taking into account the methodological conception as well as its objective, which makes it very important among the rest of the lessons within the curriculum of this discipline. According to the author’s viewpoint these reflex ions lead him to point out some difficulties regarding the definitions given by various investigators about this type of lesson. As a result, he proposes a new definition that is very closely related to the characteristics of this type of lesson, which has been accepted by some experts in foreign language teaching. Besides, from this definition new methodological requirements are defined in order to meet the needs of the foreign language learning process so that it may become an ideal way for the development of students’ communicative competence. Likewise, the linguistic, communicative and didactic direction of the lesson is explained.

KEY WORDS: the lesson, the foreign language lesson, didactics.

INTRODUCCIÓN
La clase, como forma fundamental de organización de la enseñanza ha sido abordada por diferentes autores tanto desde el punto de vista didáctico como pedagógico, argumentando. en cada uno de los casos sus bases y fundamentos teórico-prácticos.

La clase de lengua extranjera no puede verse totalmente ajena a estos elementos que desde el punto e vista teórico la fundamentan sino que, paralelamente a las características comunes que desde ambos puntos de vista tiene con relación a la clase de otras materias, ella tiene sus propias características, dadas por las especificidades que le son inherentes al desarrollarse en un sistema lingüístico diferentes al de la lengua materna de los estudiantes.

Una de las cosas que debe tener claro el maestro antes de acometer el planeamiento de su clase, es su tipología de acuerdo a los objetivos que se ha trazado. En la literatura especializada se pueden encontrar diferentes criterios acerca de la tipología de la clase de lengua extranjera que la van ubicando desde su estructuración a partir solamente del nivel o plano de la lengua que va a enseñar (fonético, gramatical o léxico) hasta proponer clases solamente en dependencia del tipo de habilidad que quiera desarrollar (expresión oral, expresión escrita, comprensión auditiva o lectura). De ello se desprende una amplia serie de diferentes tipos de clase.

Por otra parte el estudio y definición de los diferentes componentes o etapas de la clase han sido vistos por diferentes autores desde distintos ángulos a partir de la concepción metodológica y didáctica que cada uno de ellos tiene.

DESARROLLO
1. La clase de lengua extranjera. Su definición y requisitos.
La clase constituye la forma más común y tradicional de organización del proceso docente-educativo.

Es en la clase donde interactúan de manera sistémica todos los elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje. El proceso de enseñanza-aprendizaje en nuestra concepción conforma una unidad que tiene como propósito esencial contribuir a la formación integral de la personalidad del estudiante. Esta tarea es una responsabilidad social en cualquier país. “El proceso de enseñanza-aprendizaje es la integración de lo instructivo y lo educativo.” (Addines, F. 1998:18)

Según Penny Ur, “las clases pueden variar de tema, espacio, hora, atmósfera, metodología y material docente en diferentes lugares; pero todas esencialmente están centradas en el aprendizaje como su principal objetivo. Estos objetivos involucran a maestros y estudiantes.... “ (Ur, P. 2000:213)

Por su parte J.C. Richards y Ch. Lockhart señalan:
La clase es un acontecimiento bastante fácil de reconocer. Ella ocupa un lugar en un escenario particular (por ejemplo el aula, la escuela), ella, normalmente involucra dos tipos de participantes (el maestro y el estudiante) y consta de un reconocido tipo de actividades (el maestro da la clase frente a sus estudiantes, formula preguntas y llama a sus estudiantes a responderlas). (Richards, J.C and Ch. Lackhart. 1995:113)

En la clase se establecen nexos comunicativos entre el maestro y los estudiantes a escala personal, se propicia el establecimiento de diálogos que posibilitan al maestro controlar de manera efectiva la actividad planteada y aplicar los métodos y procedimientos adecuados que garantizan su éxito. De esta forma el maestro de lengua extranjera estructura su clase dirigida al desarrollo de una enseñanza comunicativa, la que al decir de Richards Platt y Weber incluye:
… el estudio de la naturaleza de las habilidades de la lengua (ej. expresión oral, audición, lectura y escritura) y los procedimientos para lograrlo, la preparación de clases, el estudio de los contenidos y libros de texto para lograr esas habilidades y la evaluación y comparación con otros métodos de enseñaza de idiomas. (Platt, R. 1985:177).

Lógicamente que a esta definición le falta añadir que el estudio de esas habilidades debe transcurrir de manera práctica, tomando en cuenta el enfoque funcional de la lengua como medio de comunicación.

La clase debe conceder una gran importancia a la actividad del estudiante para que forme y desarrolle todas sus potencialidades por medio del proceso de su propia actuación bajo la dirección acertada del maestro.

La clase debe estar dirigida a proporcionar el desarrollo de un aprendizaje desarrollador en los estudiantes. “Un aprendizaje desarrollador es aquel que garantiza en el individuo la apropiación activa y creadora de la cultura, propiciando el desarrollo de su auto-perfeccionamiento constante, de su autonomía y autodeterminación, en íntima conexión con los necesarios procesos de socialización, compromiso y responsabilidad social.” (Castellanos, D. 2001:43)

Según estos autores existen tres criterios básicos para considerar un aprendizaje desarrollador:

a. Promover el desarrollo integral de la personalidad del educando, es decir, activar la apropiación de conocimientos, destrezas y capacidades intelectuales en estrecha armonía con la formación de sentimientos, motivaciones, cualidades, valores, convicciones e ideales. En otras palabras, tendría que garantizar la unidad y equilibrio de lo cognitivo y lo afectivo-valorativo en el desarrollo y crecimiento personal de los aprendices.
b. Potenciar el tránsito progresivo de la dependencia a la independencia y a la autorregulación, así como el desarrollo en el sujeto de la capacidad de conocer, controlar y transformar creadoramente su propia persona y su medio.
c. Desarrollar la capacidad para realizar aprendizajes a lo largo de la vida, a partir del dominio de las habilidades y estrategias para aprender a aprender, y de la necesidad de una autoeducación constante.

Un elemento de vital importancia para lograr que la clase sea verdaderamente desarrolladora es que en ella se produzca un aprendizaje realmente significativo y su significación depende del nivel de relación que este tenga con la realidad social que rodea a los estudiantes, cuando el aprendizaje interactúa con el contexto social.

Como se ha podido ver en el desarrollo de este epígrafe, varios han sido los autores citados que han abordado desde sus posiciones teóricas su definición de la clase de lengua extranjera. Algunos le dan la prioridad a elementos colaterales tales como: centrada en el aprendizaje y sin tomar en cuenta la actividad de la enseñanza, siendo ambos partes indisolubles de un mismo proceso de carácter multilateral, ni definir su carácter dentro del sistema de enseñanza-aprendizaje (Ur, P.); otros centrados en su dimensión espacial, actividades centradas en preguntas y respuestas (Richards, J.C. y Lockart, Ch.); un poco más acabada (Richards Platt y Weber) pero sin destacar su dirección hacia la competencia comunicativa.

En cada una de las definiciones dadas por ellos se observa la falta de concreción en el enfoque comunicativo y su vinculación con la realidad del entorno que rodea al estudiante. Por estas razones es que este autor, plantea la siguiente definición de la clase de lengua extranjera: La clase de lengua extranjera es la forma de organización externa del proceso de enseñanza-aprendizaje que de manera creativa, dinámica, sistémica e interactiva concibe, planifica y conduce el maestro para facilitar el desarrollo de la competencia comunicativa de los estudiantes, quienes tienen el papel protagónico en la misma, a través de la práctica sistemática en contextos situacionales directamente vinculados a la realidad en la que ellos se desenvuelven como parte de su experiencia personal.

En la definición que se plantea se deja explícito la actividad creadora del maestro a la hora de planificar las actividades a desarrollar por sus estudiantes, la combinación armónica, en un adecuado sistema de tareas comunicativas, de acciones que conlleven al desarrollo de capacidades cognoscitivas en sus estudiantes, la formación de hábitos y el desarrollo de habilidades lingüísticas y comunicativas que les propicie el rápido desarrollo de la competencia comunicativa.

Por otra parte se reconoce el papel protagónico de los estudiantes en todo el desarrollo de la clase y ubica al maestro como el organizador, controlador y guía de la clase, quien tiene la responsabilidad de propiciar una abundante práctica comunicativa a través de situaciones comunicativas vinculadas con la realidad que viven los estudiantes o sea, la contextualización del proceso pedagógico.

Finalmente se reconoce que el fin de la enseñanza de una lengua extranjera es el desarrollo de la competencia comunicativa.

Para que lo expuesto se cumpla a cabalidad es que se considera que la clase de lengua extranjera debe cumplir los siguientes requisitos para garantizar su efectividad:

· Adecuar su tipología a los objetivos comunicativos propuestos y el estadío de desarrollo de hábitos y habilidades en que se encuentren los estudiantes.
· Seleccionar métodos, procedimientos y estrategias de enseñanza y aprendizaje propios de las particularidades didáctico-metodológicas de este tipo de enseñanza que conlleven a la participación activa, consciente y dinámica de los estudiantes en la clase.
· Propiciar un aprendizaje desarrollador e interactivo que permita a los estudiantes la construcción del conocimiento y la apropiación de la cultura de que es portadora la lengua que se aprende.
· Dar atención individualizada a cada estudiante dentro y fuera de la propia clase a fin de garantizar su ascenso progresivo y en espiral a estadíos superiores de dominio práctico de la lengua extranjera que estudian.
· Influir en la educación en valores de los estudiantes a partir de los elementos lingüísticos y socioculturales de la propia lengua en contraste con la realidad que viven.
· Incentivar permanentemente la motivación de los estudiantes por el aprendizaje de la lengua extranjera que estudian, utilizando diferentes vías.
· Garantizar el papel del maestro como facilitador, guía y controlador del sistema de tareas docentes a llevar a cabo en general, por lo que no privilegia su participación en el desarrollo de la clase en detrimento de la de los estudiantes.
· Garantizar el papel protagónico de los estudiantes en la ejecución de cada una de las tareas que se lleven a cabo, convirtiéndolo en el elemento principal del acto educativo y comunicativo.
· Su sistema de ejercicios se debe caracterizar por:
- Primacía de variadas tareas comunicativas en contextos situacionales, que propicien el desarrollo de la competencia comunicativa, a través de la integración armónica de los componentes que la integran y las cuatro habilidades (expresión oral, expresión escrita, comprensión auditiva y comprensión lectora).
- Combinar adecuadamente las actividades de trabajo independiente, tanto individual como grupal de los estudiantes, dentro o fuera de la clase, a fin de garantizar el mayor tiempo posible de reencuentro de estos con la lengua que estudian.
- Propiciar y estimular el desarrollo de las relaciones maestro-estudiante, estudiante-estudiante, estudiante-grupo, estudiante-materiales docentes a partir de su constante interacción.
- Orientar tareas extradocentes de carácter investigativo, que impliquen la búsqueda de información socio-cultural complementaria con el objetivo de ampliar sus conocimientos sobre la lengua que estudian.

Hay que partir del hecho de que cada clase es un eslabón de una cadena de clases que interactúan entre sí en sistema por lo que, los cambios que se van operando en la actividad mental de los estudiantes, así como los que tienen lugar en la formación de sus convicciones no se producen de manera instantánea, sino que son el resultado continuo del trabajo del maestro.

Lo fundamental, cuando el maestro se prepara para el desarrollo de sus clases es que no olvide que cada clase no es más que un elemento dentro del complejo proceso de la enseñanza. Una clase aislada, por correcto que sea su desarrollo, no garantiza el aprendizaje ni favorece el crecimiento espiritual de los estudiantes.

Para que ello se logre es preciso que cada clase se vea como parte de sistemas mayores: la unidad, el curso, el resto de las clases de las demás asignaturas y sólo cuando la clase articula correctamente con las anteriores y posteriores de la misma asignatura y con las que se desarrollan en otras asignaturas es que se puede aspirar a contribuir eficazmente a la educación de nuestros estudiantes.

2. La dirección lingüístico-comunicativa y didáctica de la clase de lengua extranjera.
La clase de lengua extranjera se caracteriza por tener una evidente dirección lingüístico-comunicativa y didáctica por cuanto en el proceso de enseñanza-aprendizaje de una lengua dada el estudiante tiene que apropiarse de los elementos que integran su sistema lingüístico (semántico, sintáctico, fonológico, etc.) dentro de una adecuada estructura didáctica que propicie la integración de todo el sistema de la lengua que estudia en el acto de la comunicación.

La dirección lingüístico-comunicativa de la clase de lengua extranjera obliga a los maestros a llevar a sus estudiantes cada elemento de la lengua a partir de su función en la cadena hablada y la ubicación de estos en cada una de las clases. Al concebir la clase como un sistema de clases en las que cada una de ellas se relaciona entre sí como un todo, el maestro prevé cuáles son las dificultades de carácter léxico, y gramatical para su erradicación, la preparación de sus estudiantes hacia la activación e inserción en actividades de carácter productivo de la actividad verbal.

Es importante que el maestro sepa definir la diferencia entre el proceso dominio de la lengua materna de sus estudiantes y el de la lengua extranjera que enseña desde el punto de vista funcional.

El niño alcanza el dominio de su lengua materna a través de la propia actividad y en sus relaciones con las personas que le rodean, en primer orden la familia y como resultado de las propias exigencias que la vida va poniendo en su camino. Además este proceso de dominio de su lengua materna como medio de comunicación social va marcando su propio desarrollo. En esta constante interacción con el medio el niño va alcanzando diferentes niveles de conocimiento del mundo que le rodea así como el enriquecimiento de su vocabulario y la inserción de este en estructuras gramaticales que se van haciendo más complejas lo que obviamente va desarrollando su competencia comunicativa en la lengua materna. Al arribar a la escuela ya el niño tiene dominio de los elementos lingüísticos necesarios para iniciar el aprendizaje organizado y dirigido.

La lengua materna constituye la base de la experiencia lingüístico-comunicativa a partir de la cual el hombre logra el dominio de otra u otras lenguas extranjeras.

En el desarrollo de la actividad verbal del estudiante se diferencian dos elementos que la integran: la lengua, como medio de formación y formulación de ideas; y el habla como procedimiento para la formación y formulación de ideas. El estudio de la lengua facilita su inserción en el habla ya que ambas se presuponen en el proceso de enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera.

En la clase de lengua extranjera el maestro enseña esta en la actividad verbal, la que se realiza a través de los procedimientos de utilización de los medios de la lengua con fines comunicativos.

Durante el aprendizaje de una lengua extranjera un papel muy importante lo juega el nivel de conciencia que posea el estudiante hacia el dominio de esta, es decir los elementos de carácter motivacional que tengan y el grado de atención que preste a la incorporación de los elementos de la lengua que va aprendiendo y cómo vincularlos en la actividad comunicativa.

Ya en este momento las relaciones comunicativas con la familia, amistades, compañeros de estudio o trabajo se realizan, mayoritariamente fuera del medio lingüístico y por consiguiente no constituye un elemento que contribuya al desarrollo de hábitos y habilidades lingüísticas y comunicativas en la lengua extranjera. Por otra parte no siempre el uso de la lengua extranjera está relacionado con exigencias de tipo laboral o social.

La adquisición de conocimientos, la formación de hábitos y desarrollo de habilidades lingüístico-comunicativas están limitadas por la ubicación de la asignatura lengua extranjera en la estructuración del plan de estudio y la asignación del tiempo docente destinada a ella.

En ocasiones los conceptos e instrucciones de carácter lingüístico se hace necesario llevarlos a los estudiantes a través de la propia lengua materna dado el insuficiente nivel de dominio alcanzado en la lengua extranjera que estudian.

De todos es conocida la estrecha relación que existe entre la lingüística y la didáctica de la enseñanza de lenguas extranjeras. Por tal motivo al maestro de cualquier lengua extranjera no le es suficiente el tener un amplio dominio de la lengua que enseña tanto desde el punto e vista funcional como estructural.

La dirección didáctica de la clase de lengua extranjera se concreta en la correcta estructuración de cada una de las etapas que la componen y las que deben responder a los objetivos planteados. Igualmente exige del maestro un absoluto dominio de la esencia de la dirección comunicativa de la enseñanza de la lengua extranjera que enseña.

Desde el punto de vista didáctico las clases de lenguas extranjeras se diferencian del resto de otras asignaturas, en que en ellas se forman hábitos y se desarrollan habilidades de carácter lingüístico-comunicativas.

A partir de lo expresado se infiere que el maestro de lengua extranjera tiene que, al concebir su clase, definir correctamente sus objetivos y en correspondencia con ellos organizar todas las actividades a desarrollar por parte de los estudiantes de manera que estas posibiliten en ellos la formación de determinados hábitos y habilidades .y su inserción en la comunicación.

La dirección didáctica de la clase de lengua extranjera también se expresa en la lógica de su estructura, la que no es estática sino que varía, cambia en dependencia de su tipología, de los objetivos que el maestro se ha trazado en ella, de las necesidades comunicativas de sus estudiantes.

No obstante lo expresado en el párrafo anterior hay elementos o componentes de la clase que se convierten en invariantes estructurales de ella, por ejemplo: es importante el desarrollo en todo momento de una adecuada atmósfera comunicativa que incentive a los estudiantes a insertarse de manera voluntaria, espontánea a las situaciones de comunicación que propone el maestro, que los estudiantes vean que en cada clase se produce algo nuevo lo que evita la rutina, llevar constantemente al ánimo de los estudiantes el aspecto funcional de los elementos lingüísticos que aprenden, la correcta organización de la ejercitación donde exista un sistema de ejercicios en el que primen los ejercicios de habla y la permanente evaluación del desarrollo de hábitos y habilidades de los estudiantes.

El contenido didáctico de la clase está determinado por su dirección comunicativa. En este sentido es importante tener en cuenta que no se está hablando en este momento del contenido lingüístico, sino de aquellos elementos que proporcionan que el proceso de enseñanza-aprendizaje de la lengua extranjera se desarrolle en condiciones cada vez más cercanas a la comunicación real. En tal sentido es importante señalar el carácter situacional de la enseñanza es el que estimula la actividad verbal de los estudiantes y a su vez contribuye a la concientización de la lengua como medio de comunicación. Cada acto de comunicación en la vida real se desarrolla en determinadas situaciones y bajo determinadas condiciones en las que se ponen de manifiesto elementos tanto de carácter lingüístico como extralingüístico.

La dirección didáctica de la clase de lengua extranjera debe tomar muy en cuenta las relaciones que se establecen entre los componentes personales del proceso de enseñanza-aprendizaje. La permanente interacción entre ellos, asumiendo cada quien el papel que le corresponde en cada momento de la clase permite que el maestro actúe no como realizador de las tareas docentes propuestas sino como conductor, facilitador, creador y guía de tareas y acciones docentes que lleven al desarrollo en los estudiantes tanto los elementos cognitivos como afectivos.

El Dr. C. Rodolfo Acosta señala un conjunto de implicaciones didácticas que, según su opinión, constituyen las bases de una enseñanza de lenguas extranjeras interactiva (Acosta, R. 2005:22-23). Esas implicaciones son:

· La comunicación y el aprendizaje son procesos de interacción social históricos, cognitivos, reflexivos, dinámicos, activos y complejos que ocurren siempre en contexto.
· El lenguaje y el pensamiento forman una unidad indisoluble. La lengua es el medio para formar y formular el pensamiento.
· El aprendizaje ocurre mediante la solución de tareas relacionadas con la vida.
· El aprendizaje de la lengua abarca dimensiones de forma, significado y uso en contexto.
· El individuo construye el conocimiento mediante la práctica social y su actividad consciente durante su intercambio con el mundo (incluye otros sujetos).
· La comunicación se aprende mediante los procesos de comprensión, análisis y construcción de textos.
· Las habilidades y estrategias se integran en el proceso de comunicación y aprendizaje.
· Las habilidades se desarrollan mediante su realización, es decir, se aprende a leer, leyendo; a escribir, escribiendo; a hablar, hablando y a escuchar, escuchando.
· La comunicación y el aprendizaje ocurren ambos en el marco de la cultura y la sociedad que impone necesidades a los estudiantes.
· Se aprende mediante los procesos de información de entrada (input), internalización y acomodamiento (intake), e información de salida (output).
· Los nuevos esquemas de conocimiento se forman sobre la base de los esquemas ya establecidos en el cerebro (aprendizaje significativo).

El reconocimiento de la lengua como resultado del desarrollo histórico-social explicita la función social del lenguaje como medio de comunicación entre los seres humanos y, por ende, todo el accionar pedagógico y didáctico del maestro debe estar proyectado hacia el desarrollo de la competencia comunicativa de los estudiantes, a fin de que puedan comunicarse en diferentes contextos.

La misma implicación social del lenguaje hace que éste se vea íntimamente relacionado con los elementos de la cultura de que es portadora. La lengua constituye la expresión, de forma oral o escrita, de la identidad de cualquier pueblo.

La lengua constituye en sí misma un todo, por lo que la clase de lengua extranjera no debe concebirse su estructuración didáctica a partir de la formación de hábitos (léxicos, gramaticales o fonéticos) o del desarrollo de las habilidades (expresión oral, expresión escrita, comprensión auditiva o comprensión lectora) de forma aislada, sino de manera combinada donde los hábitos sean formados a través del desarrollo de las habilidades comunicativas.

CONCLUSIONES
La clase de lengua extranjera, como expresión más concreta del proceso de enseñanza-aprendizaje de esta disciplina, está sujeta a las leyes y principios de la pedagogía, la psicología educativa y la didáctica general al igual que las clases de cualquier otra asignatura. No obstante, se diferencia de estas en que en ella intervienen elementos de otras ciencias como la lingüística, la psico-lingüística y didáctica de las lenguas extranjeras pero, además, en que ella se desarrolla a través de un sistema lingüístico diferente al de los estudiantes y su finalidad u objetivo final es la apropiación de este, por parte de ellos, para la comunicación.

Es necesario que el maestro de cualquier lengua extranjera conozca cómo se define la clase que imparte y su dirección lingüístico-comunicativa y didáctica. Igualmente es importante que domine los requisitos fundamentales que su clase debe cumplir para de esa manera garantizar el logro del objetivo final de su actividad docente

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
- Acosta Padrón, R; Rivera Pérez, S.J.; Pérez García, J.E.; Manzini Machado, (1997) A. Communicative Language Teaching. Sumptibus Publication. Newcastle, New South Wales, Austrtalia.
- Addine Fdez., F., Ginoris Quesada, O, Armas Sixto, C., Martínez Rubio, B.N., Tabares Arébalos, R.M., Urbay Rodríguez, M. (1998) Didáctica Y Optimización del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje. IPLAC. La Habana,.
- Castellanos Simons, D, Castellanos Simons, B., Llivina Lavigne, M., Silverio Gómez, M. (2001). Hacia una concepción de aprendizaje desarrollador. Colección Proyectos. I.S.P.E.J.V. La Habana,.
- Richards, J.C. and Lockhart, Ch. (1995) Reflective Teaching in second Language Classrooms. Cambridge University Press. Second printing..
- Richardss,Platt y Weber. (1985) A Dictionary of Applied Linguistics. London, Longman,.
- Ur, Penny. (2000). A Course in Language Teaching. Cambridge University Press. Sixth printing. United Kingdon.

AUTOR
MSc. Roberto G. González Cancio.
 

Articulos relacionados:
Aprender a Aprender
Resumen:
Concepto de aprendizaje. Estrategias de aprendizaje. Potencial de aprendizaje y estrategias cognitivas. Programa de enriquesimiento intrumental de Reuven Feuerstein. La l...
Compendio Bibliográfico de Auditoría de Gestión
Resumen:
La actividad económica ha alcanzado una incuestionable importancia, razón por la cual muchas veces nos referimos a ella como el motor impulsor de la economía de cualquier...
La evaluación integradora. pasos metodológicos para su realización dentro del proceso de enseñanza aprendizaje
Resumen:
La experiencia acumulada por los Educadores Cubano durante los 46 años de Revolución social, cultural y educacional, ha contribuido a un pensamiento pedagógico de avanza...
La profesionalización docente en la universidad contemporanea
Resumen:
La sociedad actual, exige un estudiante con adecuados niveles intelectuales, conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores que deben manejarse dentro una uni...
Juego didáctico (pdf)
Resumen:
En la actualidad hay una gran tendencia de brindar recursos telemáticos para satisfacer las demandas de la “Era de la Informatización”, los programas educativos se involu...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©