Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La historia regional y local: Una necesidad social en la formación del historiador

Resumen: El trabajo constituye un análisis de la necesidad social que tiene para la formación del historiador en las Universidades, la inclusión de los temas regionales y locales en las materias ha estudiar.
9,318 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Maria del Carmen Veliz Torres

ÍNDICE
Resumen
Introducción
Desarrollo
· Formación humanista: consideraciones generales.
· Necesidad de los estudios regionales para la formación humanista del historiador
· La Identidad
· La profesionalidad.
· Impacto Social
Conclusiones.
Bibliografía.

RESUMEN
El trabajo constituye un análisis de la necesidad social que tiene para la formación del historiador en las Universidades, la inclusión de los temas regionales y locales en las materias ha estudiar.

Demuestra que en las condiciones actuales la universidad tiene como misión, el preservar, desarrollar y promover en estrecho vínculo con la sociedad, la cultura de la humanidad, y para que el profesional de la historia este en mejores condiciones de cumplir su función tiene que conocer el papel que su patria chica ha jugado, y juega en la transformación del país a que pertenece,. por lo que indiscutiblemente influye de forma decisiva en su formación social e identitaria .

Se analiza el impacto social que tiene la inclusión de dichos contenidos en una universidad cubana.

INTRODUCCIÓN

Uno de los pronunciamientos esenciales de la Conferencia General de la UNESCO en torno a la formación ética y la responsabilidad del personal docente y los estudiantes universitarios en la Educación Superior hoy, está anclado en la necesidad de “utilizar su capacidad intelectual y prestigio moral para defender y difundir activamente valores universalmente aceptados, y en particular la paz, la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad” . El Estado Cubano, por su parte, ha ubicado en el centro de sus atenciones, desde el mismo triunfo revolucionario de 1959, la definición de una universidad caracterizada por su pertinencia, para lo cual toma en cuenta como elementos esenciales de su misión, el preservar, desarrollar y promover a través de sus procesos sustantivos y en estrecho vínculo con la sociedad, la cultura de la humanidad.

Los propósitos arriba citados constituyen regularidades a tomar en cuenta en la formación de cualquier estudiante universitario. El estudio de los hechos y procesos históricos permite el descubrimiento de las leyes del desarrollo social y la forma en que estas actúan, de tal manera, que a través del conocimiento del pasado, puede lograrse la comprensión del presente y valorar las tendencias posibles del futuro desarrollo social, lo cual explica el peso ideológico y político de la Ciencia Histórica, la complejidad de las esferas de actuación de este futuro egresado y el compromiso social que asume una vez graduado, como ente transformador de la sociedad en que vive, todo lo cual precisa de modos de actuación que le permitan emprender de manera consciente tales transformaciones.

Los propósitos arriba apuntados son exigencias que la sociedad impone hoy a la Universidad, quien está responsabilizada directamente con dicho encargo social, el cual debe conseguirse a través de la implementación de diferentes recursos científicos, tecnológicos y sociales que incidan en la formación del futuro profesional, sin embargo, en el caso del Licenciado en Historia parece tener un peso esencial, en dicha formación de la Ciencia Histórica. Sobre este particular, en las Tesis Centrales de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC) se declara que la historia es la maestra insustituible de los pueblos, razón por la cual a ella han de acudir estos cuando quieren conocer las raíces de su destino, la clave de su identidad, el rumbo de su desarrollo futuro .

En relación con lo antes expresado se abrazan las ideas de H. Fuentes cuando al considerar a la universidad como la gestora de los nuevos profesionales subraya que ella es la “institución social destinada a preservar, desarrollar y difundir la cultura, convirtiéndola en un lugar de búsqueda y transmisión de la verdad, lo que redunda en la elevación de la pertinencia e impacto de la universidad, al ofrecer ésta a la sociedad los hombres que necesita.” .y Fidel Castro Diaz-Balart expresa

Las universidades deberían asegurar que sus programas en todos los campos de la ciencia se centren en la educación y la investigación así como en las sinergias existentes entre ellas e introducir la investigación como parte del estudio de la ciencia. Las habilidades de comunicación y contacto con las ciencias sociales también deben ser partes de la educación de los científicos”.

Por lo que se impone para poder llevar a la practica los postulados antes mencionados la relación ciencia, tecnología y sociedad, tomando en consideración que son los profesionales egresados de las aulas universitarias encargados de llevar adelante el país es necesario formar profesionales integrales que a la vez se caractericen por su sentido de pertenencia a la sociedad en que se desarrollan y que permita el” perfeccionamiento del sistema de educación, investigación científica e innovación tecnológica en si mismo, en consonancia con las exigencias de los nuevos tiempos ”, por lo que el objetivo de este trabajo es:, Demostrar la necesidad social existente, de la enseñanza de la historia regional y local en el proceso de formación del licenciado de historia y su impacto.

La selección del tema obedece a la misión eminentemente ideológica de la enseñanza de la historia y al impacto ideológico, sociocultural y humanista que tiene ésta en la formación ciudadana. La base de la historia como ciencia es el materialismo histórico, esencia de la revolución efectuada por el marxismo en la filosofía, que tiene como uno de los conceptos fundamentales el de formación económica social, toda la superestructura ideológica se alza sobre la base de la estructura económica .Tomando en consideración que” el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Cuba ,como parte esencial de la cultura de la sociedad cubana ,se ha basado en primer termino en el principio expresado por José Marti Ser cultos para ser libres. ”

DESARROLLO.
· FORMACIÓN HUMANISTA: CONSIDERACIONES GENERALES

Para demostrar la necesidad de la incorporación de estudios regionales a la historia de Cuba, se parte de un breve análisis de la formación humanista, desde un punto de vista estrictamente teórico, tiene su centro de referencia en el hombre y su relación con la vida, la educación, la sociedad en general (c.f. Fabelo1996). Cabe señalar como inicialmente, en el desarrollo del mundo y las concepciones sobre él, se identifican las relaciones sociales con el misticismo, en un contexto donde prevalece la homogeneidad en el cual la familia es el centro y, por tanto, la llamada socializad: limitada.
Con el paso del tiempo, esta relación va cambiando, en tal sentido, el Dr. Luís Álvarez, ha hecho notar cómo existe el humanismo desde los orígenes del hombre. Esta concepción se hace tangible en el apogeo del mundo grecolatino, desde esa etapa, el hombre se convierte en la suprema figura de sí mismo y su capacidad de transformar la realidad y al mundo en que habita se desarrolla de acuerdo a la evolución histórica. Lo postaquirido, es pues, lo sociocultural, donde es insertado él mismo al nacer, hasta que toma conciencia, y trasforma la realidad mediante acciones sobre sí mismo y la sociedad a la que pertenece. Por su parte, los que están en el camino de la justeza no deben contradecirse con los fines de la mayoría de la sociedad en que habita. (Miranda 2002), De ahí que tenga libertad el hombre de escoger el camino que lo determine como ser social cambiante y aceptar las consecuencias que de ello deriven.

En el decursar del tiempo los hombres han ido trasformando su conducta y modos de actuar. En la etapa medieval primó lo religioso, en este caso, la libertad estaba condicionada por la religiosidad de la época. Con el Renacimiento, hay una actitud cambiante, determinada por el papel trasformador que este imprime al hombre a partir del propio relieve que alcanza la investigación científica en la época, también lo social adquiere un mayor peso, y la formación paulatina de estados nacionales va llevándolo a una identificación con su “identidad individual”, comunitaria, las cuales van elevándose poco a poco hasta lo que más tarde podrá definirse como lo identitario nacional.

En el siglo XIX Marx y Engels elaboraron una concepción materialista y dialéctica del hombre, la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, que permite acceder a otra visión del hombre y comprender el desarrollo multilateral del individuo y la sociedad, así como los fenómenos sociales a los que aquel se enfrenta.

Con el transcurso del tiempo el hombre se ha trasformado convirtiéndose en el centro de la sociedad y máximo rector de la misma, su relación con la filosofía la ética, la política, la ciencia, la tecnología y el proceso social se hace más profundo y esencial apoyado en los aportes al pensamiento humanista en general y de personalidades tan significativas como José Marti, Ernesto Guevara ,Fidel Castro, en particular, ellos cuentan dentro de las principales figuras a las que se le debe, de manera excepcional, el enriquecimiento de la teoría y la practica revolucionaria. (Guadarrama, 1987).La investigación que se realiza, asume la concepción materialista dialéctica, según la cual el hombre es un ser social, el cual se desarrolla en el devenir histórico, lo que permite llevar a la practica la máxima de Fidel Castro cuando expresó que el futuro tiene que ser un futuro de hombres de ciencia, de pensamiento.

En cuanto a la palabra formación, de origen latino, su contenido alude a la acción y efecto de formar y formarse. Es un proceso histórico del cual se sabe que desde la Antigua Grecia se buscaba formar ciudadanos mejor preparados en las artes, la filosofía, la historia que constituían aspectos esenciales en la búsqueda de los componentes del proceso más tarde denominado formativo . Corresponde a los siglos XVIII-XIX ,reformar la enseñanza universitaria incluyéndole una verdadera visión científica al introducir el estudio de prestigiosos investigadores como Descartes en unidad dialéctica con las artes, siendo estas, en sentido general, las privilegiadas dado el contenido humanista de la enseñanza.

Los marxistas del siglo XX llevaron a la práctica las ideas de Marx, Engels y Lenin y, presentaron una teoría del desarrollo histórico social basado en lo científico, lo humano y la importancia de la psiquis humana, con ello se demuestra la necesidad del estudio de la relación individuo –medio social para poder plantear científicamente la trasformación y auto trasformación humana. Así, se integra dialécticamente lo individual y lo social en el aprendizaje, en la actividad y en la cultura. Formación es pues, según criterio de la autora, un proceso y resultado de la transformación del sujeto, lo cual le permite influir en los cambios de la sociedad. El hombre, como un todo, y en relación con la identidad.

Sobre este particular, también se desea apuntar cómo en el presente el tema humano y su formación también encuentra en los modernos complexólogos reflexiones interesantes tales como la que aparece en Epistemología del Caos cuando se señala que la formación esta conformada por una triada compuesta por la dimensión (es la proyección de un objeto o atributo en cierta dirección, es un proceso en sí mismo) naturaleza, administrativa y socio humanista que destaca al hombre inmerso en el proceso, mediante sus organizaciones propias y como consecuencia de su propia individualidad.

Ocupa lugar especial la figura de José Martí. Centro su interés por las ciencias sociales y humanísticas,sobre todo en la historia cuya interrelación se establece mediante la cultura como visión totalizadora de la sociedad El humanismo martiano recrea, la idea del papel totalizador del contexto histórico y la vida social y económica sobre las que el hombre alzará su grandeza y su sabiduría en aras de una vida en la que él será el móvil, sin distinción de razas y credos, dándoles un rol primordial a las generaciones más jóvenes que jamás debieran divorciarse de las tradiciones culturales de su nación: ‘”Creer es la palabra de pase de esta generación’.

La Universidad cubana actual, ha sabido hilvanar las concepciones humanistas de Martí con las filosóficas marxistas – leninistas, para finalmente formar a un hombre que vaya de la mano con su tiempo y pueda asimismo vislumbrar horizontes sólidos, en los que se asentará si sabe guiar las riendas del porvenir, las que crecerá con una gigantesca mirada de futuro., así encontramos en la figura del Che Guevara un concepto trascendente cuando expresaba en la apertura del curso académico de 1959 a los estudiantes ¨…que se unan al impulso revolucionario de todo el pueblo de Cuba y que no limiten su acción a las aulas y hagan sentir el peso de la universidad y el espíritu revolucionario de la universidad sobre todos los sectores de la vida social del creación del hombre nuevo (Guevara 1977).

Los autores nacionales que tratan la formación del hombre en general y su ser lo definen identificado con su nación en particular, toman en cuenta la triada individuo-profesión-sociedad. Esta relación implica elementos generales o universales pero también incluyen componentes profesionales, asociados a los modos de actuación de dichos individuos .en relación directa con la ciencia, la tecnología y la sociedad.

Para poder analizar los componentes humanísticos que conforman la sociedad y por su importancia hay que referirse a la identidad, <lat: identitas,-atis, significa cualidad de lo idéntico, conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracteriza frente a los demás. La misma se da en el plano individual, comunitario, cultural, nacional, entre las más difundidas. En general, el concepto de identidad es multidimensional ya que esta relacionada con diversos aspectos de la realidad social, material, estructural y espiritual .Es conciencia de pertenencia a la cultura, la patria, la nación, es también, el caleidoscopio de la subjetividad contradictoria potencialidad desintegradora e integradora de quienes la conforman. (D`Angelo: 2004),

Se asume la identidad desde el punto de vista cultural, y nacional el cual lleva implícito el análisis de lo regional y local en relación triádica, se toma en cuenta que, la identidad cultural de un pueblo se constituye desde las diversas raíces poblacionales, étnicas, culturales en un tiempo histórico determinado. Llámese pues, identidad cultural de un grupo social: a la producción de respuestas y valores que como heredero y trasmisor, actor y autor de su cultura, en un contexto histórico dado como consecuencia del principio socio psicológico de diferenciación – identificación en relación con otros grupos, sujetos culturalmente definido. (Garcia1996, 18)

En Cuba, Fernando Ortiz, constituye una de las personalidades que más ha aportado a la identidad, para este investigador la misma esta relacionada con las necesidades, aspiraciones, medios, ideas peripecias de sus componentes diversos es a la vez conciencia sentida ,deseada y responsable de la cubanidad, que aporta a la cultura común.

· NECESIDAD DE LOS ESTUDIOS REGIONALES PARA LA FORMACIÓN HUMANISTA DEL HISTORIADOR
La universidad cubana actual se define como Universidad Científica Tecnológica y Humanística. (Horruitinier: 2006).la cual, rebasa lo instructivo, lo cognitivo para centrar su atención en el hombre, en el desarrollo de su personalidad, en su compromiso social de trasformar la sociedad.
En los tiempos actuales los avances científicos técnicos juegan un rol de importancia y sin precedente en toda la historia de la humanidad, no se concibe la vida actual sin los aportes de la ciencia y la tecnología.

En la segunda mitad del siglo XX, por el creciente condicionamiento social de la ciencia y la multiplicación de sus impactos económicos, militares, culturales, y de todo orden, comienzan a cambiar los discursos intelectuales. En las últimas décadas del siglo esos condicionamientos e impactos fueron discutidos con más fuerza, resaltándose la necesidad de incorporar y fortalecer aquellos valores que ayuden a comprender las complejas interacciones que han existido a lo largo de la historia entre conocimientos, técnicas y sociedad, profundizando en el estudio de los condicionantes sociales y los impactos de la ciencia y la tecnología en la sociedad desde la perspectiva de la disciplina o especialidad que representan los investigadores científicos.

El destacado investigador Núñez Jover, desde posiciones inminentemente marxistas apuntaba que cada vez es más claro que no se puede discutir de ciencia y tecnología sin examinar sus interacciones dinámicas, sus relaciones de constitución recíprocas con las sociedades donde se desarrolla. Lo cual ha propiciado el surgimiento y desarrollo de los estudios CTS, que marcan sus inicios hacia los años cuarenta del siglo pasado, ejemplo los trabajos de Merton, asociados a la constitución de una verdadera sociología de la ciencia, basada en el gran número de estudios que tuvieron como objeto la relación conocimiento sociedad y también las teorías de Weber, Durkhim, Séller, que llegaron a conformar la sociología del conocimiento; y en los años sesenta la obra de Kuhn, quien da una visión sociológica alternativa a partir de su interés por la historia de la ciencia y la comprensión del papel que en ella tienen sus sujetos colectivos, motivando la discusión del papel social en el cambio científico.

En opinión de Marianela Morales Y Noemí Rizo, “CTS constituye un estimable campo de trabajo interdisciplinario extendido por Norteamérica y numerosos países de Europa y América Latina; un campo que aglutina una diversidad de estudios sobre la naturaleza social de la ciencia y la tecnología, y en el que pueden encontrarse numerosas contribuciones teóricas que, en general, cuestionan los modos tradicionales de interpretación de la ciencia y la tecnología y de las relaciones de éstas con la sociedad” .

Desde la perspectiva CTS se trata de explicar las interacciones que existen entre la ciencia, la tecnología y la sociedad, analizando las condicionantes sociales y los impactos que ese desarrollo científico y tecnológico tienen en la sociedad.

Si aceptamos con carácter general que “no existe teoría de la ciencia desvinculada de una teoría de la sociedad” , sin importar la ciencia de que se trate, ni la clasificación que a ésta se dé, en el supuesto de las denominadas ciencias humanas, ciencias del espíritu, del hombre o ciencias sociales, esas interacciones son más evidentes.

Emprender una investigación científica en la que se pretenda contribuir a la formación de sujetos capaces de transformarse y a su vez transformar su entorno, de manera revolucionaria, auténtica y comprometida con su nación, y en concordancia con los nuevos tiempos caracterizados por la sociedad del conocimiento exige tomar en cuenta las condicionantes socio históricas en que se asume este reto. En tal sentido, conviene apuntar cómo en la década de los ochenta del pasado siglo ocurrieron grandes transformaciones en las políticas económicas y sociales, dadas fundamentalmente por la globalización neoliberal protagonizada por el capitalismo internacional contemporáneo. Estos cambios han constituido un reto sin precedentes para las actuales generaciones, pues con ellos se ha internalizado un régimen social que desconoce la personalidad histórica y a las autonomías culturales de los pueblos, la cual ha pretendido establecer un nuevo orden invalidante en los procesos autónomos de los regímenes.

Desde la perspectiva antes referida, se pretende desconocer la memoria histórica de los pueblos, y por tanto, su identidad nacional para enfrentar mejor un capitalismo cuyas fronteras sean solo la de los intereses de las grandes transnacionales. Teorías neopositivistas, escépticas, expresan la concepción del fin de la historia como partes esenciales del neoliberalismo con el objetivo de destruir las esperanzas de sentir y de vivir en una sociedad donde el hombre y su naturaleza constituyen los resortes esenciales del progreso.

Por su parte, la práctica y experiencia acumuladas acerca del saber histórico demuestran, que la historia ‘’la hacen los hombres inmersos en sus relaciones económicas y sociales con sus ideas, anhelos, sufrimientos, luchas; con sus valores, sus virtudes, sus defectos, sus contribuciones, sus triunfos, sus reveses, sus sueños. La historia es el registro de la larga memoria de la humanidad. ”

Un rastreo por la literatura acreditada acerca de estos asuntos, permite corroborar cómo se reconoce la necesidad de que en el contexto histórico que vive la humanidad, para contrarrestar los efectos negativos que impone la sociedad unipolar y hegemónica a la que asistimos, se precisa subrayar las influencias formativas de la sociedad toda y en particular de la escuela, a quien corresponde la misión de organizar, dirigir y controlar el proceso formativo en el. cual incidimos en el hombre como sujeto social: el Una mirada al proceso formativo escolar desde su imprescindible contribución a la formación integral del hombre debe partir de tomar en cuenta además, que, somos identidad, porque somos memoria, postulado este que ha sido ampliamente tratado en las investigaciones históricas contemporáneas.

En tal sentido, ocupan un lugar de privilegio los temas dedicados a los estudios regionales y locales relacionados con la formación moral, patriótica, humana, por solo citar algunas aristas del asunto. En la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción cuando se expresa:
Formar diplomados altamente cualificados y ciudadanos responsables, capaces de atender a las necesidades de todos los aspectos de la actividad humana, ofreciéndoles cualificaciones que estén a la altura de los tiempos modernos, en las que se combinen los conocimientos teóricos y prácticos de alto nivel mediante cursos y programas que estén constantemente adaptados a las necesidades presentes y futuras de la sociedad”

Nótese cómo queda subrayado en el cuerpo de significaciones explícitas e implícitas de la Declaración la relación con la formación del hombre, se añade en otro de sus acápites “contribuir a proteger y consolidar los valores de la sociedad, velando por inculcar en los jóvenes los valores en que reposa la ciudadanía democrática y proporcionando perspectivas críticas y objetivas a fin de propiciar el debate sobre las opciones estratégicas y el fortalecimiento de enfoques humanistas”.

Si por otro lado se tiene en cuenta que, por definición, la Universidad es la institución cultural más importante de una nación y que en ella los profesionales de la Historia son los que desde el objeto de su profesión deben calar más profundo en la esencia de los procesos identitarios, entonces, la formación cabal de estos futuros egresados debe revertirse en garantía de sujetos capaces de conducirnos a las transformaciones sociales que se exigen hoy en busca de un mundo mejor, en lo cual queda subrayada además, la responsabilidad impostergable que en ello asumen los profesores de Historia.

La literatura acreditada y numerosas investigaciones recientes concuerdan en que aún subsisten insuficiencias en el proceso formativo del egresado de la Licenciatura en Historia y particularmente en la sistematización del saber histórico regional y local - por su inmediatez espacial y temporal con los educandos.

Sin embargo, aunque existe acuerdo entre los docentes e investigadores de temas históricos en cuanto al peso que tiene en la formación socio identitaria del futuro historiador, los contenidos referidos a la historia regional y local generada por hombres y mujeres, colectividades de pertenencia más cercanos a la zona en la que reside el educando y a la población con la que se comparte la vida cotidiana.

En principio, una concepción humanista que potencie lo regional y lo local en el proceso de formación del historiador, contribuye a su cultura general integral, y también particular, en tanto profesional de la historia, al tiempo que, le prepara para resolver problemas profesionales básicos que tienen un lugar de privilegio en el contexto en que vive el mundo y la nación cubana hoy, esto es, tiene que ver, con la responsabilidad de este futuro profesional en relación con la creación de una conciencia histórica como vía para el desarrollo ideológico de las masas, el rescate, preservación y divulgación de la tradición histórica nacional como parte del patrimonio cultural de la nación, así como la orientación del trabajo de indagación histórica, en correspondencia con los intereses y necesidades de la nación . Todo ello precisa según ha hecho notar González Serra de una concepción moral del mundo que aporte.

una imagen valorativa del mundo apoyada, no esencial, ni forzosamente, en los hechos de la ciencia, ni en la práctica transformadora, sino en la práctica moral - valorativa de la humanidad que tiene como tarea suprema interpretar o reflejar la realidad a fin de orientar al ser humano hacia el cumplimiento con los valores a la vez que favorecer su equilibrio emocional"

Por estas razones, la formación humanista del profesional, encuentra en lo regional y local una condición esencial, al tiempo que aporta cualidades profesionales que conducen a la búsqueda de una actuación más acorde con la realidad que le corresponde estudiar y trasformar, en tanto le permite un acercamiento a su raíz tanto lo cognitivo y lo afectivo, motivo por el cual se afirma que incide en su concepción moral del mundo.

La historia como tal, incide directamente en el desarrollo de la formación socio- identitaria de los estudiantes en particular, y de la sociedad en general, de ahí que el profesional de la especialidad tenga que interactuar de manera transformadora en el contexto social donde se desarrolla tanto en su ámbito comunitario como profesional. Si en la formación académica no se le dan todos los elementos necesarios para llevar a acabo la transformación como seres humanos superiores, indiscutiblemente no se logrará su influencia en una nueva concepción científica del mundo que permita predecir y trasformar la realidad, decirle al ser humano cómo actuar para lograr sus metas. Hay que destacar que la misión de la Educación Superior en los momentos actuales esta dirigida a preservar, desarrollar y promover, a través de sus procesos sustantivos y en estrecho vínculo con la sociedad, la cultura de la humanidad; contribuyendo así a su desarrollo sostenible, por tanto, si no se logra una sólida formación axiológica e identitaria regional y local en el profesional de la historia, no es posible proyectar un conocimiento objetivo de aquella en la perspectiva presente - futuro.

En relación con lo explicado, se expresa una de las contradicciones de este proceso formativo, esta es la que se expresa entre la asimilación de la cultura esencial de la profesión como objeto amplio, y el aprendizaje para solucionar problemas de la sociedad a través de su profesión como objeto específico, ambos involucrados en una formación integral.

En la concepción propuesta se plantea desarrollar en los estudiantes sentimientos ,ideales .,cultura de la resistencia ,valores que queda resumido en que oriente a la formación humana en lo individual y social , integrándolo en su personalidad profesional ,.llevando a la practica los postulados de Fidel :“Educar es sembrar valores, es desarrollar una ética, una actitud ante la vida. Educar es sembrar sentimientos…es buscar todo lo bueno que pueda estar en el alma de un ser humano” Se precisa destacar la contradicción interna que establecen y dinamizan las relaciones historia nacional, historia regional, historia local. Esta contradicción se explica a partir de que: la historia nacional -que en su acepción más amplia- generaliza la realidad histórica, debe tener en cuenta las particularidades objetivas de cada territorio. No se trata de escribir y enseñar una historia nacional desde una sumatoria de historias regionales y locales, sino de recorrer esa dialéctica imprescindible que va de la historia general a la regional y local, y viceversa, en una dinámica que involucra pasado-presente-futuro y toma en cuenta el espacio concreto de cada comunidad.

La contradicción arriba referida permite un crecimiento, desarrollo, hacia la aprensión de lo identitario nacional, pues se da respuesta a cómo debe concatenarse la historia nacional, regional y local y su reflejo consciente en el profesional, despojada aquella de regionalismos dañinos y visión deformada de la realidad que le permite llevar a la practica (…)el principio del humanismo …deberá orientarse por el reconocimiento del hombre como valor supremo.

· LA IDENTIDAD
En la formación social la identidad constituye un aspecto indispensable para enfrentar la globalización neoliberal que busca aniquilar la memoria histórica por lo que la noción de identidad nacional es una constante en estos tiempos si se busca un desarrollo cultural y humano que conlleva a la reafirmación de la dignidad nacional. En la comprensión de identidad se asume como sigue:
La categoría identidad nacional designa el sistema de rasgos comunes que definen un grupo social, comunidad o pueblo devenido determinación fundamental de su ser esencial y fuente autentica de creación social .Es una unidad que, fijando la comunidad presupone la diversidad la diferencia y sus vínculos recíprocos, como modo dinámico de constante enriquecimiento y proyección hacia la universalidad.

[…] integra en su expresión sintética la comunidad de aspectos socioculturales, étnicos -lingüísticos, económicos, territoriales. etc., así como la conciencia histórica en que se piensa su ser social, en tanto tal, incluyendo su autentica realización humana y las posibilidades de originalidad y creación"

En esta concepción de identidad se ha considerado en primer término a uno de los grupos sociales más inmediatos al educando: la comunidad, de ahí que constituye un elemento vital de la propuesta, proponer la inclusión de los estudios regionales y locales en la formación del historiador y potenciar la misma desde las influencias formativas que se pueden generar en él tomando en consideración el contexto donde se desarrolla como ser social.

· LA PROFESIONALIDAD
En la actualidad, la nueva universidad que promulga el siglo XXI, tiene que ser científica, tecnológica y humanista, que se comprometa con el desarrollo cultural, económico y social del país, y que esté estrechamente vinculada con la sociedad, por lo que precisa de la profesionalidad relacionada con la capacidad y la competencia de sus egresados, esto impacta directamente con su encargo social.

En el proceso formativo, según declaran las voces autorizadas, la noción de competencia ha venido a ubicarse en un primer plano de la discusión. Sobre este particular se han introducido elementos importantes destinados a definir la competencia profesional, sobre la que no se intenta teorizar en esta tesis, pero sí destacar el papel que en ella se le reconoce a la instrucción. Si esto es así, una propuesta en la se sistematicé la teoría para que el estudiante se apropie de conocimientos regionales pondrá al historiador en mejores condiciones de competitividad que las generaciones de profesionales que le precedieron.

De ahí que, la necesidad formar un profesional competente profesionalmente pero, a la vez, que responda a al identidad nacional y regional, que esté comprometido con su país y capacitado para trasformar e influir positivamente en la sociedad donde vive.

Como parte de la concreción teórica de la propuesta se determina que los principales rasgos de la formación socio identitaria son:
· Competente profesionalmente para convertirse en el hacedor de la memoria histórica de los hombres en sus relaciones económicas, políticas, sociales y culturales de manera creadora
· Comprometido con el estudio preservación y mejoramiento social, en el ámbito universal americano nacional regional y local.
· Capaz de fomentar una cultura de masas comprometida con el desarrollo de la sociedad.
· Portador de una cultura general integral, acorde con el desarrollo humano que reclama el mundo actual. .
· Capaz de llevar a la practica los nuevos paradigmas del desarrollo social
· Comprometido con los avances de la ciencia y la técnica y su utilización para el desarrollo de la humanidad..
· Portador de un sólido dominio historiográfico
· Dialéctico, capaz de evolucionar constantemente como ser humano superior
: El desarrollo de lo identitario nacional desde el desarrollo de la identidad regional y local en el estudiante de historia, la cual toma en cuenta un proceso de desarrollo social y humano, consciente y dinámico, que involucra a estudiantes y docentes así como a la comunidad, y región en cuya transformación va a influir.

En la manera que se ha definido la formación del historiador, se entiende que: estudiantes, docentes y otros sujetos están involucrados en procesos de actividad, que se integran en un proceso globalizador: la socialización. En el contexto de la formación socio identitaria el proceso de socialización se considera como un proceso necesario y positivo, que persigue la cohesión social y la inserción del estudiante en la historia en su comunidad para que participe activamente en la transformación socio económico del lugar e influya en la identidad regional y local como componentes fundamentales de la identidad social y nacional, ello le permite a su vez la auto trasformación.

· IMPACTO SOCIAL.
Un aspecto clave es que la valoración de la transformación que se alcanza requiere efectuarse en todos los momentos y debe lograrse en alguna medida la participación de los alumnos, en relación con los factores escolares y extra escolares, pues resulta importante su actividad investigativa, creadora y consciente, al propiciar la influencia en su comunidad y personal. lo cual se logra en unidad de acciones y factores Por otra parte, se tuvo en cuenta que en investigaciones de esta naturaleza resulta relativamente más difícil evaluar su impacto pues la comprobación de sus objetivos no es medible tan fácilmente como ocurre en otros experimentos ,tomando en cuenta que sus resultados influyen en la subjetividad del ser humano; no obstante se determinaron vías para evaluar en que grado la investigación es efectiva, según enfoques cualitativos, apoyado por datos cuantitativos y accediendo a los mismos de modo directo o indirecto; a continuación se exponen algunos comentarios y valoraciones de la investigación aplicada en los cursos 2003-04 y 2004-05.

En cuanto a lo social y personal, mediante entrevistas grupales y encuestas se conocieron opiniones y valoraciones de los alumnos y se puede afirmar que hubo cambios en cuanto a la apreciación y representación subjetiva de factores relacionados con su formación; esto se observó cuando se comparan resultados de diagnóstico en anos precedentes antes de aplicar la investigación, y en cursos posteriores con la aplicación de la misma, lo que se sustenta en los aspectos siguientes:
Un aspecto a considerar en la valoración de resultados es que lo deseado en el proceso tiene referencia directa con la voluntad, el deseo, las actitudes de los estudiantes, de manera que desde este plano subjetivo una cuestión clave es que se asuma conscientemente y se logre en su desarrollo personal, social y profesional. Apropiándose de los elementos que necesita para su transformación colectiva e individual En ese sentido son las siguientes valoraciones iniciales.

Antes de aplicar la investigación, los criterios cualitativos sobre la formación y satisfacción con el proceso siempre se referían a componentes no personales y externos al alumno, o sea, ajenos a su responsabilidad y a su voluntad consciente, de modo que los factores que aparecían recurrentemente norteamericanas en la formación estructural del municipio de Santa Cruz del Sur ,en las dos primeras décadas de La República Neocolonial ,el tema escogido no fue al azar sino determinados por los contenidos regionales impartidos en esa asignatura. lo que conllevó a estudiantes de ese municipio a investigar acerca de la relación de contenidos, con la repercusión positiva que tuvo en individual y en el propio municipio ,investigación que pasó a los fondos históricos del mismo para su utilización como material de consulta y las estudiantes ya profesionales han continuado el estudio de el territorio .

En el curso 2004-2005, dos estudiantes también escogieron los temas de tesis motivadas por estos conocimientos que se le impartieron ,cuyo tema a defender estaba referido al Papel de la mujer camagüeyana en los congresos nacionales de 1923 y 1925 así como el tema acerca de los ferrocarriles en el período también tesis de diploma en este curso ,son resultados palpables de la significación que tiene para estos profesionales la inclusión de estos contenidos para potenciar lo socio identitarios en el proceso formativo. Todo lo anterior es muy importante pues según premisas de esta investigación, el sujeto debe actuar de manera consciente, y el hecho de que trasformen su mentalidad, lo reflejen y valoren de manera más integral, o sea tengan más conciencia de los valores nacionales regionales locales, que determinan una actitud moral, con una ética que caractericé mejor a ese nuevo profesional, es un avance positivo. Los estudiantes y docentes en general han valorado de muy positiva el tratamiento de estos contenidos dentro de la historia nacional.

CONCLUSIONES
· Con esta investigación se puede demostrar que la formación social desde la historia regional y local del historiador, a pesar de su importancia, como ente transformador de la sociedad en que vivimos, es insuficiente.
· .La enseñanza de la historia es sin duda una de las disciplinas de las ciencias sociales encargada de rectorear la formación política ideológica. Un abordaje científico de la historia, caracterizado por el análisis esencial de los procesos y los hechos e indagadora de las causas socioeconómicas constituye un arma ideológica por excelencia en tanto permite sobre la base del conocimiento del pasado construir el presente y proyectarse hacia el futuro.
· Que la incorporación de los conocimientos regionales y locales en el historiador potencia la identidad ,
· Demuestra el impacto social que tiene la incorporación de la historia regional y local al proceso de formación del historiador.

BIBLIOGRAFÍA
1. Álvarez Llanos, Jaime y González Arona, Roberto (2000). La enseñanza de la historia al final del milenio. Criterios. Revista Debate Americano (No.19). La Habana, enero – junio, p. 103-109.
2. Álvarez de Zayas, Carlos. (1990).El Proceso Docente en la Educación Superior. -- Ciudad de la Habana: [s .n.].
3. ------------- (2004). Epistemología del Caos, Bolivia. Grupo Editorial Kipurs
4. Amaro Cano, Leonor. (2000). Enseñar Historia en el tercer milenio, un reto ético y profesional. Revista Cubana Educación Superior, vol.20, No.2, p.29-40.
5. ----------------------- (1997) Influencia de los Annales en la enseñanza de la Historia de Cuba en la década del 60.Revista Debate Americano. no 3.enero-junio. La Habana.
6. Barros, Carlos: Hacia un nuevo paradigma historiográfico. .. www.h.debate.com
7. -----------------------------------.La historia que queremos. On line, miércoles 29 de Noviembre del 2006. www.h.debate.com
8. Bermúdez Serguera, Rogelio, Marisela Rodríguez Rebustillo (s f). Teoría y Metodología del aprendizaje. Soporte digital.
9. Castro Ruz., F (1998). Discurso en la clausura del Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura, 30 de abril de 1971. La Habana. Cuba. Editorial Ciencias Sociales.
10. --------------------- (1981) Discurso pronunciado en la graduación del X Contingente pedagógico ‘”Manuel Ascunce Doménech’”, 7 de Julio de 1981.La Habana. Editorial Pueblo y Educación.
11. Castro Díaz-Balart Fidel (2004).Ciencia Tecnología y desarrollo .Hacia un desarrollo sostenible en la Era de la globalización. La Habana .Editorial Ciencia y Técnica.
12. Colectivo de Autores franceses y cubanos (2002). La historia y el oficio del historiador, La Habana. Ediciones Imagen Contemporánea.
13. Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, (1996) Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI. Visión y Acción.
14. Conferencia P.Horruitinier Silva, Director Formación del Profesional, MES. Diplomado Gestión Universitaria, La Habana, nov. 2006
15. Cordoví, Yoel: Eduardo Torres Cuevas. (2002) Un hacedor de memoria, en, Juventud Rebelde, suplemento’”El tintero y su mirada, 4 de febrero de 2002
16. Díaz Pendás, Horacio (2000). Caminos abiertos. Revista Educación No 100. segunda época. mayo – agosto. La Habana.
17. ----------------------- (2000).A propósito de la enseñanza de la Historia.-p.2. en Seminario Nacional. La Habana.
18. ------------------------------------ (2002).Una vez más sobre la enseñanza de la Historia. Selección de lecturas. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.
19. D´Angelo Hernández, O.(2004). Sociedad y Educación para el desarrollo humano. Ciudad de La Habana Editorial Pueblo y Educación.
20. ------------------------.(2005). Anatomía integradora y transformación social. Desafío ético contemporáneo de la complejidad. Ciudad de La Habana Publicación, Centro Félix Várela.
21. Díaz Canals, Teresa. (2002).Moral y Sociedad. La Habana. Editorial Acuario. Centro Félix Várela.
22. Fuentes González, Homero. (1999). Modelo Didáctico Holístico Configuraciónal (soporte magnético)
23. Fcatherstone, Mike, (2002). Culturas globales y locales, Criterios, Revista de teoría de la literatura y las artes estética y culturológica. No. 33, Cuba.
24. Flores, Celeste (2004).Enseñaza de la historia. http//www.correodelmaestro.com/anteriores/2004.
25. García Ivette. (2003). Desafíos de la historia regional y local en tiempos de globalización. , La Habana. Memorias V Taller historiográfico de la historia regional y local.
26. González Serra, Diego Jorge.(1999): La concepción científica y moral del Mundo. La Habana, Cuba. Ediciones en Computadoras. G. S.
27. Horroutinier Silva, Pedro (2006). La Universidad Cubana, el Modelo de formación. La Habana .Editorial Félix Varela
28. ---------------------------. .Vigencia del pensamiento martiano en la educación superior cubana. s/f (soporte digital)
29. Ibarra Romero, Antonio: La Historia como disfrute .Revista ‘La Tarea’ .www.la.tarea.com.mx.
30. Meneses Linares, Javier: De la nueva historiografía y del papel del historiador. http://www.vlm.es
31. Miranda Francisco, Olivia: (2002) Historia, cultura y política en el Pensamiento Revolucionario Cubano,, La Habana, Editorial Académica.
32. ------------------------- (2005).Filosofía Ciencia y Sociedad en Fidel CastroLa Habana Editorial Academia ,.
33. Miranda, Olga Lidia.(2001) “Filosofía-Pedagogía: Una visión actual”. Revista Educación, No 102, enero-abril.
34. Morales Marianela y Noemí Rizo (2001) Los públicos de ciencia, tecnología y sociedad (CTS) en Cuba», Desafíos y Tensiones actuales en ciencia, tecnología y sociedad, Andoni Ibarra y José A. López Cerezo [eds], Madrid..
35. Molina Rabadari, David y Fernández García, Jesús, (2006). Cibersociedad y ciencias humanas: el caso de la historia actual. Revista textos de la cibersociedad ISBN 1577. 3760. no 9. http://www.cibersociedad
36. Nuñez Jover, Jorge. (1999) La Ciencia y la Tecnología como Procesos Sociales. Lo que la educación científica no debería olvidar. Ciudad de la Habana: Editorial Félix Varela.
37. _____. (1994)La Ciencia como actividad. Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Ciudad de la Habana: Editorial Félix Varela.
38. _____. “Ciencia, tecnología y sociedad.” Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Ciudad de la Habana: Editorial “Felix Varela”; 1994.
39. Núñez La O, Idania, (2005). La enseñanza de la Historia Local un problema, didáctico que no espera. Memorias. Suplemento Histórico del periódico Venceremos .Guantánamo
40. Pupo Pupo, Rigoberto.(2005): Identidad, Emancipación y Nación Cubana, La Habana .Editora Política
41. Portuondo Zúñiga, Olga(1994): Historiografía de Cuba e Historia Regional,. Del Caribe, no. 24, Casa del Caribe, Santiago de Cuba.
42. Portuondo Roberto (1999). Diseño curricular desarrollador. CECEDUC, Universidad de Camagüey.
43. Reyes González, José Ignacio, com/publicaciones. La enseñanza y el aprendizaje de la historia de Cuba en la Educación Superior. on line viernes, 27 de Octubre de 2006. http://www.Monografía.com
44. Torres – Cuevas, Eduardo.(2006). En busca de la cubanidad, Tomo I y II, La Habana. Editorial Ciencias Sociales
45. Valdés Bernal, Sergio (2006) Lengua nacional e Identidad Cultural del Cubano, Editorial Félix Varela, La Habana
46. Venegas Delgado, Hernán (1999) La historiografía regional y local en América Latina y el Caribe: una visión desde Cuba , Revista Santiago no 86 up 5-34, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba .
47. ---------------------------- (1987) Métodos, Fuentes y Procedimientos de la Historia Regional Cubana .IV Encuentro de Historiadores locales Santiago de Cuba .Casa Del Caribe.
48. Zanetti Lecuona, Oscar: (2004)¿Ensayando en Historia? Tres Notas sobre la condición Literaria del Discurso Histórico. Cuadernos Cubanos de Historia 3, La Habana Editorial Política,

AUTORA
Maria del Carmen Veliz Torres
Universidad de Camaguey - Cuba
maria.veliz@reduc.edu.cu
2007

Articulos relacionados:
LECTURA, AXIOLOGÍA Y LOS DIRIGENTES EN EL MUNICIPIO MANZANILLO.
Resumen:
La lectura ha de ser consustancial al dirigente, a la vez que la posición privilegiada que este ocupa en la sociedad le posibilita convertirse en un actor activo a favor ...
Comparación entre ISO 9001:2000 y CMMI atendiendo a los flujos de Implementación e Implantación de RUP.
Resumen:
En el mundo de la informática, donde el desarrollo del software avanza progresivamente, no se puede evitar hablar de software sin antes haber chequeado la calidad durante...
Accidentes en las edades pediátricas, problema social de la ciencia
Resumen:
La Pediatría es rama de la medicina que atiende y trata las enfermedades de la infancia y el estudio del crecimiento normal. La pediatría se convirtió en especialidad en ...
Información científica y desempeño profesional
Resumen:
En el presente trabajo se expone el desarrollo de la información científica a través de las diferentes autores y conceptos, además como esta ha influido en el desarrollo ...
La ciencia y la interdisciplinariedad
Resumen:
Es hoy irrebatible el hecho de que la humanidad vive el período histórico de la gran Revolución Científico acompañada de profundos cambios en Técnica, la esfera de la pro...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©