Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La cultura cubana y su desarrollo desde 1959

Resumen: La cultura cubana es un crisol donde se funden manifestaciones culturales de 3 continentes: Europa, Africa y Asia lo que le ha dado esa dimensión de universalidad de la que goza. De allende la Mar Océano llegaron desde España en sus barcos los conquistadores y como consecuencia ...
7,265 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Camilo Untoria Reynaldo

...Soñar con cosas imposibles se llama utopía; luchar por objetivos no sólo alcanzables, sino imprescindibles para la supervivencia de la especie, se llama realismo......
Fidel Castro Ruz

ÍNDICE
Resumen
Objetivos
Material y metodos
Desarrollo
Conclusiones
Bibliografia

RESUMEN
La cultura cubana es un crisol donde se funden manifestaciones culturales de 3 continentes: Europa, Africa y Asia lo que le ha dado esa dimensión de universalidad de la que goza. De allende la Mar Océano llegaron desde España en sus barcos los conquistadores y como consecuencia de esa gesta -no incruenta- desaparecieron los aborígenes en apenas 40 años, víctimas de enfermedades desconocidas hasta entonces, de malos tratos y del fuego de los arcabuces y el golpe de las espadas.

Después llegaron, también en barcos, los esclavos africanos traídos para atender la creciente economía de plantaciones y ya en el siglo XIX llegaron culíes chinos, colonos franceses desde Haití huyendo de las huestes de Toussaint L'Ouverture y mas tarde siguieron llegando españoles de Islas Canarias, Galicia y demás regiones de la Península Ibérica y llegaron también norteamericanos, suecos, japoneses, judíos y de toda esta diversidad surgió la unidad, una cultura propia que se gestó a lo largo de los siglos y que es producto del mayor de los mestizajes. Fernando Ortiz, un eminente sabio cubano, estudió este proceso y le llamó transculturación.(12)

La cultura cubana ha sido pródiga en personalidades en todos los géneros culturales y ha dado al mundo tanto manifestaciones musicales como el son -precursor de la tan popular salsa- y el chachachá como literatos y poetas de la talla de José María Heredia, José Martí, Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, Dulce María Loynaz, Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Nicolás Guillén o Eliseo Diego, o pintores de fama internacional reconocida como Wilfredo Lam, René Portocarrero o Tomás Valdés, o exponentes de la danza como el Ballet Nacional de Cuba.

La situación en Cuba antes de 1959 en cuanto a la educación fue, en sentido general, de franco deterioro y de un alto índice de analfabetismo en los sectores más pobres. (16)En las Memorias del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, se reflejan datos sobre el estado deplorable en que se encontraba la educación; por ejemplo, en una población calculada en 6 millones de habitantes existían:
· Un millón de analfabetos absolutos.
· más de un millón de semianalfabetos.
· 600 000 niños sin escuelas.
· 10 000 maestros sin trabajo.

OBJETIVOS
Objetivo General:

Profundizar en el conocimiento de la cultura cubana

Objetivos especificos:
Analisis de la influencia del bloqueo sobre la cultura cubana

Desarrollo de la cultura cubana desde 1959, ejemplificando los logros de la cultura cubana,usando la historia de algunos de sus componentes como el cine y la musica

Exponer breves biografias de diversas personalidades destacadas

MATERIAL Y MÉTODOS
Para la confeccion de nuestro trabajo realisamos una revision amplia de publicaciones de revistas,periodicos,discursos,como una gran revision de las publicaciones digitales relacionadas con el objetivo nuestro,se revisaron 23 paginas web,vinculadas de manera directa a la cultura cubana,por ejemplo sitio del arte cubano,pagina de la UNEAC, de la Casa de las Americas entre otras,ademas se revisaron mas de 60 coincidencias en google y nos apollamos del periodico granma,despues de esta cuidadosa revision extrajimos los datos mas significativos y acordes a nuestros objetivos,los analizamos,y redactamos nuestro trabajo, conformando asi una gran revision sobre la cultura cubana.

DESARROLLO
En el mundo de hoy, se está dando un nuevo proceso de construcción de identidades, que apunta hacia una pérdida paulatina de las identidades culturales de los pueblos del llamado Tercer Mundo.

La defensa de la identidad cultural en los momentos actuales, exige una atención priorizada y un abordaje responsable por parte de la sociedad en su conjunto, En la comunidad está el reservorio principal de la identidad, y es a la comunidad a la que más afectan esos procesos globales."

Fortalecer la dimensión extensionista del enfoque integral para la labor educativa y político-ideológica, constituye uno de los lineamientos generales de la Educación Superior Cubana, cuyo perfeccionamiento es de vital importancia para el cumplimiento del encargo social de la Universidad: preservar, desarrollar y promover la Cultura en su acepción más amplia. En este sentido, no puede perderse de vista la necesidad de lograr un elevado nivel de sensibilidad y de identidad de los estudiantes universitarios con su centro, su comunidad y su nación.

Estimado lector, por su importancia le ofrecemos a continuación, los fragmentos del capítulo IV del Informe presentado por nuestro Canciller en La ONU, donde se refiere a las afectaciones causadas por el bloqueo al sistema de La Cultura en Cuba.

Perjuicios Ocasionados a la Esfera de la Educación, La cultura, El deporte y el Intercambio Académico y Científico entre El Pueblo Cubano y El Norteamericano

Las afectaciones a los sectores educacional, cultural, deportivo y académico cubanos han sido cuantiosas en estos cuarenta y cinco años de bloqueo. La intensificación de esta política en la última década ha tenido un significativo impacto en su desarrollo y ha privado a los pueblos cubano y norteamericano de sostener un fluido intercambio en estos ámbitos.

La imposibilidad de acceder al mercado de bienes y servicios de los Estados Unidos para adquirir los insumos necesarios en la creación y la enseñanza; la prohibición a los artistas cubanos de firmar contratos comerciales de trabajo en los Estados Unidos y de recibir honorarios por sus actuaciones; el impedimento del disfrute de los derechos de propiedad intelectual de nuestros creadores; las restricciones a la libertad de viajes mediante las sanciones y las amenazas contra los ciudadanos estadounidenses que desean visitar a Cuba; y la negación de visas a científicos, artistas, deportistas, educadores y otras personalidades cubanas, se cuentan entre las principales dificultades que enfrentan estos sectores como consecuencia del bloqueo.

En el ámbito cultural las afectaciones son igualmente numerosas y han aumentado en los últimos años. El bloqueo económico en la cultura impacta no sólo al acto creativo mismo y al artista, sino que mengua la promoción y enriquecimiento del consumo cultural, así como la realización mercantil de los bienes y servicios culturales creados.

Un ejemplo fehaciente fue la visita que el Ballet Nacional de Cuba realizó a Estados Unidos entre el 1ro. de octubre y el 16 de noviembre del 2003. Esta prestigiosa compañía, internacionalmente reconocida, se vio obligada a hacer actuaciones no comerciales en más de 20 ciudades de la Unión Americana, por lo que dejó de ingresar aproximadamente 200 mil dólares, tan sólo en cuanto a los pagos por las funciones realizadas. Pero la aceptación de actuar, aún sin percibir lucro alguno, del Ballet Nacional de Cuba en EE.UU. sólo es posible comprenderla a partir de la extraordinaria vocación universal de la cultura cubana. Entorpecer ese intercambio, viola también los derechos culturales del pueblo norteamericano.

El encarecimiento de la base material de estudio especializada para las Escuelas del Sistema de Enseñanza Artística en todas sus manifestaciones, constituye otro ejemplo del impacto del bloqueo. Este año, el gobierno cubano se vio obligado a realizar dichas compras en mercados lejanos -por valor de 2.4 millones de dólares-, lo que significó un gasto en exceso cercano a los 100 000 dólares por concepto de fletes, si se compara con el costo de transportación que estas mercancías hubieran tenido de poderse importar desde los Estados Unidos.

El Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas también ha sufrido serias afectaciones como consecuencia del bloqueo. Integrado por 392 bibliotecas, que se localizan en toda la geografía del territorio nacional: ciudades, poblados, bateyes, montañas y zonas de difícil acceso, presta
servicios a todos los niveles educativos, desde los estudiantes de enseñanza primaria a los universitarios, técnicos, así como a jubilados, amas de casa, es decir, a toda la población.

Entre sus actividades principales se destacan la realización de talleres literarios, organización de círculos de lectura en las escuelas, atención a las necesidades de los estudiantes en los municipios y las actividades de extensión en las zonas más alejadas de los centros urbanos. Para ello cuentan con una incalculable colección de títulos con obras representativas de la literatura universal y nacional.
Además de facilitar el libre acceso a la información de la comunidad y de formar lectores, constituyen plazas culturales a partir de las distintas actividades que generan sistemáticamente, apoyándose para ello en los vínculos de trabajo que desarrollan con los creadores del territorio y foráneos, así como con organismos, organizaciones y otras instituciones.

Sin embargo, y pese al amplio esfuerzo que desarrollan para promover el hábito de la lectura en la población cubana, sufren afectaciones para la compra de programas, imprescindibles para continuar desarrollando sus labores en el campo de la digitalización, las ediciones y la informática. Un ejemplo es la prohibición del acceso a las listas de Epígrafes CD Dewey.

De poder adquirir los materiales e insumos necesarios en el mercado estadounidense o a través de empresas norteamericanas radicadas en el Caribe, Centro o Suramérica, se podrían restaurar 3600 documentos anualmente. Hoy, no se alcanza el 20% de esta cifra. Para que se tenga una idea más clara: la comercialización en Cuba, por empresas intermediarias, del papel tisú de 31 gramos (material imprescindible para la restauración de documentos), llamado también papel japonés, está en los 498.77 dólares el rollo, mientras que si se adquiriese en los Estados Unidos, el precio sería de 280.00 dólares.

Asimismo, se han enfrentado grandes obstáculos en la obtención de las nuevas tecnologías para la promoción de la lectura y la actualización de las colecciones y fondos de las bibliotecas, al no tener acceso al mercado norteamericano de libros. También se carece de acceso a la base de datos, y a los servicios de catálogos bibliotecarios en línea pertenecientes a entidades estadounidenses.

La imposibilidad de exponer obras de nuestras colecciones en museos afines de Estados Unidos, y viceversa, ha traído consigo que ambos pueblos se priven de conocer acerca de lo más representativo de las Artes Plásticas en ambos países. Por ejemplo, se prohibió la inclusión de siete obras cubanas en la exposición internacional que preparó el Museo de Bellas Artes de Houston, inaugurada en el mes de junio del 2004.

La relevancia que para la elevación de la cultura nacional y mundial tiene la preservación del Patrimonio Tangible e Intangible ha sido reconocido por el sistema de Naciones Unidas. Sin embargo, el bloqueo ha imposibilitado la compra de materiales de restauración en territorio norteamericano, trayendo consigo aumentos en los gastos y por consiguiente, obstáculos adicionales a las tareas de rescate y rehabilitación del patrimonio.

El Departamento del Tesoro norteamericano ha negado, además, licencias para desarrollar proyectos de asistencia y cooperación propuestos por instituciones norteamericanas para la conservación del patrimonio de la isla. Importantes instituciones culturales cubanas se vieron imposibilitadas de acceder a 80 mil dólares del World Monuments Fund.

La industria editorial cubana ha sufrido serias afectaciones. Un ejemplo concreto es que, en los pagos de derechos de autor que realizan editoriales extranjeras a la Agencia Literaria Latinoamericana, se pierde hasta un 30%, por la prohibición de que instituciones cubanas cobren cheques o reciban transferencias a través de bancos norteamericanos o de bancos extranjeros radicados en ese país. Eso obliga a utilizar servicios de corresponsalías en otros bancos, lo cual encarece las operaciones.

Las editoriales norteamericanas declinan el establecimiento de relaciones con sus homólogas de la Isla, debido a que se les prohíbe la distribución de libros cubanos en ese mercado y la negociación de los derechos de autor, además de otras figuras comerciales del mundo editorial.
Igualmente, la actividad del libro ha tenido gastos adicionales por más de 50 mil dólares a causa de la imposibilidad de tramitar cobros y pagos a través de bancos norteamericanos.

Además, el tener que recurrir a países más lejanos para comprar materias primas, tecnología y Macceder a créditos, afectó los costos de la industria editorial en 65 mil dólares.

Para la compra de materiales imprescindibles para la supervivencia de la industria cinematográfica, se ha tenido que recurrir a intermediarios y proveedores de otras áreas geográficas, lo que ha encarecido esas importaciones. El material negativo virgen, los productos químicos para el laboratorio, los accesorios y equipamientos, han sido adquiridos regularmente con un gasto muy superior al que se hubiera cotizado de haber podido obtenerlos en el mercado norteamericano.

Al Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) le resulta imposible adquirir directamente la película Kodak, lo que dificulta notablemente la realización artística y las opciones tecnológicas de producción de filmes cubanos y su ulterior comercialización por parte de las grandes cadenas mundiales de exhibición. El ICAIC tampoco puede utilizar en sus cines la licencia del sistema de sonido Dolby, elemento que constituye casi una condición indispensable para que cualquier distribuidor del mundo acepte exhibir “en grande” una película.

A todas estas afectaciones de índole económica, señaladas para los sectores educacional y cultural cubanos, se suma la ridícula y grotesca intención de frenar, mediante las medidas de negación de visas y eliminación de licencias, los intercambios de todo tipo entre ambos pueblos. Algunos ejemplos de esta política son:
-La negativa de visado a los profesores de sociología de la Universidad de Oriente, Dra. Tamara Caballero y el Dr. Omar Guzmán, para participar en el Primer Congreso sobre Universidad-Comunidades de Puerto Rico y el Caribe, que se celebró, del 25 al 29 de enero, en los recintos de Humacao y Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico.
-El X Seminario de Intercambio de Experiencias sobre la Calidad de la Educación en Cuba y en los Estados Unidos, programado en la ciudad de Chicago, del 28 de abril al 2 de mayo del 2003, al que asistirían 10 profesores cubanos seleccionados por la Asociación Nacional de Pedagogos tuvo que ser cancelado el 20 de abril, al no recibirse respuesta de las solicitudes de visa presentadas.
-La denegación de visado al Investigador Titular y Profesor Titular de la Facultad de Ingeniería Mecánica del Instituto Superior Politécnico “José Antonio Echevarría”, Héctor López Salinas, quien debía asistir a la Convención de Microscopía y Microanálisis 2003, que se celebró en Texas, Estados Unidos, del 1 al 8 de agosto del 2003.
-La negación del permiso de viaje al Sr. Luis Garay, argentino radicado en Estados Unidos y Director de un grupo de percusión formado íntegramente por músicos latinos que habían sido invitados al evento Percuba 2004. El Departamento del Tesoro alegó que en su pedido habían “obviado la Ley del Embargo a Cuba”.
-El silencio por respuesta a la solicitud que hiciera el Sr. Benjamín Treuhaft para prorrogar su licencia de viaje y visitar la Isla a propósito del décimo aniversario del proyecto, “Send a Piana to Havana” que él ha impulsado. Aunque posteriormente recibió la licencia para el envío de dos contenedores con los pianos como donación al Centro Nacional de Escuelas de Artes (CNEART), le prohibieron enviar computadoras y sus accesorios, incluso una impresora, que venía como parte de un equipo de conteo de sangre que se donó al Hospital Pediátrico “Juan Manuel Márquez”.
-La cancelación de las giras del grupo de Omara Portuondo, del Proyecto de Hip Hop cubano “La Fabrik”, del grupo “Cubanísimo” y del cantautor Carlos Varela.
-Músicos de la talla de Ibrahím Ferrer y Manuel Galbán, escritores como Miguel Barnet y Eduardo Heras León, realizadores como Lisette Vila Espina y Gerardo Chijona Valdés, y actrices como Verónica Lynn López, y una lista inmensa de relevantes exponentes de la cultura cubana, se han visto imposibilitados de participar en presentaciones y eventos en los Estados Unidos ante la negativa de visas.

Entre mayo del 2003 y abril del 2004, 53 representantes del sector de la cultura quedaron a la espera de sus visas de entrada a los Estados Unidos y 215 creadores y artistas recibieron una negativa rotunda por respuesta.

Como el año anterior, en los casos de las visas denegadas, a los artistas cubanos se han aplicado dos categorías diferentes: la 214-B, que se usa para quienes, según las autoridades norteamericanas, son posibles emigrantes (se aplicó a 5 de los solicitantes); y la 212-F, la más ridícula de todas, que se emplea cuando el solicitante de visa es considerado como un “peligro para los intereses de los Estados Unidos”, la cual se aplicó a 210 creadores cubanos.

Es evidente que esta política también se dirige a desalentar la promoción de artistas cubanos en los circuitos culturales de los Estados Unidos, por los empresarios y agentes culturales radicados en dicho país......(4)

También debe conocerse que durante el período neocolonial el país careció de centros investigativos dedicados a la ciencia histórica. De esa suerte, la labor historiográfica recayó fundamentalmente en docentes e intelectuales carentes de apoyo gubernamental.

Después del triunfo de 1959 se crearon los centros de investigaciones científicas tales como los : Institutos de Historia de Cuba; de Etnología y Folclor; Filosofía y Literatura y Lingüística, entre otros. Al propio tiempo se fortalecieron las instituciones dedicadas al rescate y preservación del patrimonio cultural El Archivo Nacional de Cuba, la Biblioteca Nacional José Martí, La Oficina del Historiador de la Habana, los archivos y las oficinas de las capitales provinciales ejemplifican con creces lo anteriormente apuntado.

Lo que interesaba e interesa es elevar los niveles educacionales de la población mediante la proliferación masiva de la creación intelectual. Esta, a su vez,dejó de ser potestativa de una minoría privilegiada para ser parte inseparable del patrimonio nacional.

Breve Reseña Histórica del Cine Cubano
LOS ORÍGENES

Inventado en 1895 por los hermanos Louis Jean y Auguste Marie Lumiére, el cinematógrafo se paseó por varias capitales americanas antes de llegar a La Habana, acontecimiento que ocurrió el 24 de enero de 1897, cuando desde México el francés Gabriel Veyre trajo a esta ciudad el maravilloso portento. En esa primera función, ofrecida en el número 126 del Paseo del Prado, colindante con el entonces Teatro Tacón, -hoy Gran Teatro de La Habana-, se proyectaron los cortos "Partida de cartas", "El tren", "El regador y el muchacho" y "El sombrero cómico", a un precio de entrada de 50 centavos para mayores y 20 centavos para niños y militares. Poco después, el 7 de febrero, Veyre era también protagonista del primer rodaje en esta isla, Simulacro de incendio, centrado en una maniobra de los bomberos habaneros y de corte documental como la mayoría de las producciones durante una larga etapa.

En esa primera fase de introducción y vida itinerante, hubo varios locales dedicados al Séptimo Arte -Panorama Soler, Salón de variedades o Ilusiones ópticas, Paseo del Prado # 118, Panorama, Vitascopio de Edison (en la famosa Acera del Louvre)-. El Teatro Irijoa (Martí en la actualidad) fue el primero que en esta capital presentó cine entre sus atracciones. La primera de una larga estirpe de salas habaneras de cine la estableció José A. Casasús, actor, productor y empresario ambulante, bajo el nombre de "Floradora", luego "Alaska". Más tarde, Casarés convertiría en parlante la cinta Los modernos galeotes, con la estrella Mary Pickford.En los seis o siete años anteriores a la Primera Guerra Mundial, el cine conoce una expansión y estabilización como negocio en las principales urbes de Latinoamérica.

En La Habana, el símbolo de esta época es el Polyteams. Cuba, como los demás países del continente, atravesó en aquellos años primigenios por las etapas de la producción y la exhibición ambulantes y esporádicas, el cambio de proveedores europeos a norteamericanos, la dependencia de las grandes compañías hollywoodenses, la discontinuidad y la atomización en las creaciones nacionales...". A partir de la Primera Guerra Mundial, el continente cambia progresivamente de metrópoli, se modifican los términos de dependencia: la dominación hasta entonces ejercida por Londres y París (la bolsa y la moda) cede ante Wall Street Hollywood. Si la producción silente empieza en América Latina como un remedo de la Belle Epoque, al llegar el sonoro el mercado está completamente dominado por los films estadounidenses". (6)

El primer género ambicioso y característico en el continente fue probablemente el film de reconstrucción histórica, afirma Paulo Antonio Paranaguá. En Cuba, de esta vertiente, se recuerdan El Capitán Mambí y Libertadores o guerrilleros (1914), de Enrique Díaz Quesada y con el apoyo del general Mario García Menocal. El propio Díaz Quesada hace una adaptación del dramaturgo y novelista español Joaquín Dicenta en 1910, en una de las tendencias en uso por entonces, la apropiación de obras literarias para el film d'art, junto a las imitaciones de Chaplin o los franceses en las comedias o de los cowboys en el género de aventuras.

La etapa silente en la producción nacional se extendería hasta 1937, cuando se realizó el primer largometraje de ficción sonoro.
Pudieran mencionarse en la filmografía insular anterior a 1959 -en total unos ochenta largometrajes-, cintas como "La virgen de la Caridad" y "Romance del Palmar", de Ramón Peón. A La Habana venían famosos del cine continental a filmar y, a su vez, sobresalientes actores cubanos tuvieron presencia principalmente en México y Argentina, mientras músicos como Ernesto Lecuona, Bola de Nieve o Rita Montaner también hacían cine en varios países.

1959- UN NUEVO COMIENZO

En los primeros días de 1959 -iniciada una etapa de intensa y profunda renovación que propiciaba la Revolución- el nuevo gobierno creó un departamento cinematográfico en la Dirección de Cultura del Ejército Rebelde, que auspició la filmación de documentales como Esta tierra nuestra, de Tomás Gutiérrez Alea, y La vivienda, de Julio García Espinosa. Era el antecedente directo de lo que sería el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos (ICAIC), surgido poco después, en marzo, en virtud de la primera ley del gobierno revolucionario en el plano cultural. (2)
La contribución del ICAIC, que se situó rápidamente en la vanguardia de un proceso en pos de legítimos valores artísticos y la expresión de la nacionalidad, no se limita sólo al apoyo en la producción y promoción de un movimiento que abarcó el cine de ficción, el documental y el dibujo animado, sino que además impulsó la exhibición y conocimiento de lo mejor del cine mundial, dio aliento a la Cinemateca de Cuba y a sus ricos archivos fílmicos, y emprendió iniciativas como los cinemóviles -que llevaron este arte a intrincados puntos de la geografía nacional- y los festivales internacionales del Nuevo Cine Latinoamericano, que desde 1979 han sido punto de reunión de los principales cineastas y producciones del continente y un baluarte en la búsqueda de integración cultural y de un universo audiovisual autóctono en la región. La institución, además, ha sido un espacio para el desarrollo del afiche cubano por parte de destacados artistas plásticos y dio vida, entre 1969 y 1977, al Grupo de Experimentación Sonora, que dejó su impronta en la música cubana siendo punto de partida de la Nueva Trova y nucleando a figuras como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Leo Brouwer.

LA ÉPOCA DORADA DEL CINE CUBANO

Los años '60, llamados "la época dorada del cine cubano", se caracterizan por un cine de auténticas búsquedas en lo formal y lo conceptual, un intenso reflejo de una realidad cambiante, rica y novedosa, que no eludía las contradicciones.

Tras un breve período inicial de afirmación y tanteos, salen a la luz filmes como Las doce sillas (1962, Tomás Gutiérrez Alea), una sátira sobre las peripecias de un pícaro y un burgués en el vórtice de la situación revolucionaria, La muerte de un burócrata (1966, Tomás Gutiérrez Alea), profunda e irónica visión sobre el burocratismo, Las aventuras de Juan Quin Quin (1967, Julio García Espinosa), una ingeniosa incursión en la picaresca criolla y el universo campesino, La Primera carga al machete (1969, Manuel Octavio Gómez), lúcido exponente del cine histórico. Obras cumbres del decenio, indicadoras de una mayoría de edad, son Memorias del Subdesarrollo (1968, Gutiérrez Alea) -considerada una de los cien mejores filmes de la historia por la Asociación Internacional de Cine-clubes e iniciadora de un discurso sobre lo diferente- y Lucía, filmada ese mismo año por Humberto Solás, con una propuesta estética original y que recorría la feminidad cubana en tres etapas históricas, culminando en un agudo análisis planteado en la época revolucionaria. A lo largo de la década viajan al país cineastas de la talla del neorrealista italiano Cesare Zavattini, el célebre documentalista holandés Joris Ivens, los soviéticos Roman Karmen y Mijaíl Kalatazov, los franceses Chris Marker, Agnes Varda y Armand Gatti, y el polaco Jerzy Hoffman.(14)

Los '70 - llamados el "decenio gris"- llegan con un panorama de discontinuidad en la vida del país. El cerco económico y político externo, unido a crecientes manifestaciones de intolerancia y rigidez ideológica en lo interno, imponen una interrupción en la efervescencia creativa que experimentaban diversos campos expresivos. El ICAIC, sin embargo, -entre otras razones, según alegan varios críticos, gracias al desfase entre concepción de un filme, producción y estreno, además de una clara voluntad y un sentido de consecuencia y pertenencia- fue una de las pocas instituciones que no naufragó en aquella tormenta, mantuvo y renovó sus modos de penetrar la realidad, y dio continuidad a las búsquedas estéticas y temáticas. (17)
Con los lógicos altos y bajos en toda fase de cualquier cine nacional, se realizan cintas que muestran una tendencia enriquecedora, un compromiso con la realidad y su análisis con una notable consistencia filosófica y estética. Un día de noviembre (1972, Humberto Solás) presentaba el desconcierto y la languidez de su protagonista en un entorno de estrecheces y resentimiento.

Los sobrevivientes (1978, Gutiérrez Alea) describía abiertamente la decadencia de seres negados al cambio en las nuevas circunstancias, y La última cena (1976), del mismo realizador y sobre esclavos invitados a la mesa del amo y luego asesinados en medio de la huida rebelde, se colocaba en la tendencia historicista aunque con aires renovadores y un notable dominio técnico. Retrato de Teresa (1979, Pastor Vega), asumía honestamente las contradicciones del matrimonio cubano, la persistencia del machismo y las trabas a la realización de la mujer. Ustedes tienen la palabra (1973, Manuel Octavio Gómez), reflejaba los intríngulis de las desviaciones estatales, y De cierta manera (1974, Sara Gómez) trataba un tema inédito: la incorporación de hombres y mujeres hasta ahora marginales al proceso revolucionario. Otros filmes sobresalientes de estos años son Los días del agua (1971, Manuel Octavio Gómez), sobre los mitos y supersticiones presentes en la identidad cubana, y El hombre de Maisinicú (1973, Manuel Pérez), sobre la lucha contra bandidos y la historia de un infiltrado revolucionario. Alea filma en 1971 Una pelea cubana contra los demonios, Octavio Cortázar, El brigadista, en 1977, y Pastor Vega, Retrato de Teresa, en 1979.

LOS ' 80
Los 80' fueron años de replanteamiento, activación y apertura de caminos para la cultura cubana. En el ámbito cinematográfico se producen no pocos sucesos y controversias, llegan a la ficción directores formados antes como documentalistas y realizadores de noticieros, así como una nueva generación de actores, todo vinculado a los crecimientos de una producción -con una meta de más de una decena de filmes anuales- que al final del decenio totalizaba setenta largometrajes. (9)

1981 marcó un hito. El estreno de Cecilia, de Humberto Solás, desata agitados debates y enfrentamientos, y representa un momento álgido de la interrelación entre el cine cubano, la crítica, el público y la estructura estatal concebida para la cultura. Una historia adaptada de la literatura, con una profunda reflexión en torno a la identidad nacional y el peso en ella de la mulatez, recorrida además por motivos como el incesto y distinguida por una alta calidad estética y una gran osadía, levantó una polémica en la que se le cuestionaba el replanteo artístico de la historia y en la cual se erigieron pretextos para atacar a la institución productora. Más allá del debate en torno a cuál debería ser el modo de acercamiento a la realidad, Cecilia trascendió y es considerada por la crítica especializada como uno de los mejores filmes de los 80', junto a Papeles secundarios (1989, Orlando Rojas), La bella del Alhambra (1989, Enrique Pineda Barnet), Un hombre de éxito (1985, del propio Solás) y Plaff o demasiado miedo a la vida (1989, Juan Carlos Tabío).

Sobresale en la década, además, una tendencia al populismo y a la simple ilustración o exposición de la realidad, en filmes cuya única y dudosa conquista estribaba en una comunicación ocasional y somera con el gran público, sin mayores propósitos en las líneas estética y conceptual.
Se hace "cine obrero", (Hasta cierto punto, Bajo presión), "estudiantil" (Una novia para David, Como la vida misma), comedias costumbristas urbanas (Se permuta, Los pájaros tirándole a la escopeta, Vals de La Habana Vieja), campesinas (De tal Pedro tal astilla), dramas sobre profesionales (Habanera, Amor en campo minado)...

Se permuta (1983) es el debut de Juan Carlos Tabío, que revela un singular talento como comediógrafo. Perteneciente a las más recientes promociones del ICAIC, concibe más tarde en Plaff (1989), aunque no totalmente logrado en sus planteamientos iniciales, un filme vital y desalienante que sintetiza, como pocos, el espíritu de la idiosincrasia criolla. En Lejanía (1985, Jesús Díaz), se conjugan eficacia comunicativa e incitación polémica, para traer un tema espinoso, el desgarramiento del exilio. Amada (1983) y Un hombre de éxito (1985), ambas de Humberto Solás, con un carácter más parabólico y menos enardecido que Cecilia, se refieren a penumbras u oportunismos de períodos concretos para aludir oblicuamente al presente. (5)

Clandestinos (1987, Fernando Pérez), basado en hechos reales, muestra un vívido retrato de la lucha contra la dictadura batistiana desde una humana perspectiva. Cintas como Habanera, La vida en rosa, Otra mujer y Venir al mundo, sin eludir totalmente una perspectiva sociológica, apuestan por una mayor introspección psicológica, acercándose a problemas individuales, existenciales.

El más resonante éxito de taquilla en la década, La bella del Alhambra (1989), refleja una época anterior con un cuidadoso despliegue de recursos del teatro vernáculo, la música y el vestuario, muestra las auténticas fibras del sentir nacional, y, señalan algunos críticos, un intento complementario de aludir a ciertos problemas del presente explorando en el pasado.En ese mismo año, Papeles secundarios, segunda cinta de Orlando Rojas tras Una novia para David, toma como motivación el interior y las interrelaciones humanas en un grupo de teatro para expresar fenómenos más amplios de carácter social, personal y político, y exhibe una gran riqueza en su expresividad visual y significación conceptual.

El documental, en esta década, prosigue dando obras meritorias, principalmente aquellas de Enrique Colina ("Vecinos", "Estética"). En el dibujo animado, Juan Padrón se reafirma como la máxima figura del cine de animación. Comienzan a aparecer obras de la Escuela de Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, de la Asociación Hermanos Saíz y del movimiento aficionado. En 1988 el ICAIC establece los Grupos de Creación -tres en total-, dirigidos por Alea, Solás y Manuel Pérez, en los que se nuclean creadores por afinidades y que persiguen los propósitos de descentralizar el conjunto de la producción, favorecer la variedad de estilos y tendencias, y estimular un clima más abierto para la labor artística.

EL REENCUENTRO

A la hora del recuento, puede afirmarse que el cine cubano de las últimas décadas, un cine empeñado en la búsqueda de la raigal identidad, revolucionario por comprometido y audaz, hijo y ojo críticos de nuestra realidad, fiel a sus presupuestos y consecuente con el espíritu que lo elevó en sus inicios pese y por encima de desafíos epocales o circunstanciales, sigue el camino de una cubanidad consciente que se reconoce en sus aciertos y desaciertos, en la dura y desgarrada mirada al espejo que no oculta ni ignora defectos, en la persecución ideal y la práctica real de un proyecto que aúna voluntades y corazones. Una búsqueda y compromiso, además, que se extienden al campo estético y a su conjugación con lo mejor posible del ser humano.

Al clausurar el XV Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en medio de la expectación por los premios de "Fresa y chocolate", el presidente del ICAIC, Alfredo Guevara, expresó: "En Coppelia, como en toda nuestra sociedad, cada quien prefiere el sabor que más le conviene y todos vamos a defender nuestros principios desde el abrazo de David y Diego, abrazo que se multiplicará en otros abrazos que nos unirán más allá de cualquier diferencia en lo que por sobre todo prevalece la decisión de salvar a Cuba, nuestra identidad, nuestra independencia y soberanía, el derecho a la dignidad, el derecho al futuro".

LOS NUEVOS CAMINOS DE LOS ' 90

La década nace con la impronta del "Período Especial" -crisis económica- y el derrumbe socialista en Europa. Decrece la producción y el ICAIC se enfrenta a la necesidad del autofinanciamiento y la búsqueda de coproducciones y servicios a filmes extranjeros. Ello, sin embargo, no impide una creciente potenciación de los discursos poéticos en el cine cubano, la agudeza y la elaboración dramatúrgica en las cintas realizadas.
Alicia en el pueblo de Maravillas (1990), de Daniel Díaz Torres (Jíbaro, 1984; Otra mujer, 1986), abre el decenio y la polémica, un punto de giro en el diálogo entre cine y autoridades, abriendo espacios al cuestionamiento.

Una joven llega a un pueblo habitado por personas destituidas de sus cargos, donde las situaciones más absurdas son vistas como normales: el argumento sirve para satirizar -y denunciar- males como la hipocresía, la inercia, el oportunismo y los lugares comunes en la propaganda política. Alicia... es parte de un cine hecho y mostrado en circunstancias difíciles, afiliado a una visión crítica de la realidad y realizado desde posturas revolucionarias que desmienten lo monolítico y homogenizado como revolucionario. Voluntad de rebasar el carácter limitadamente descriptivo de gran parte de la producción del decenio anterior y de asunción, sin más aplazamiento, de temas álgidos e imprescindibles como el éxodo, el deterioro físico y moral del entorno y otros fenómenos actuales.

Uno de los mejores ejemplos de cine cubano de los 90´ es la cinta Madagascar (1994, Fernando Pérez), un auténtico poema pictórico sobre la soledad en la crisis de valores y la incomunicación generacional, Reina y Rey (1994, Julio García Espinosa), sobre la separación artificial entre las dos mitades de la cubanidad y el rasgo de la identidad más allá de prejuicios y diferencias, y Fresa y Chocolate (1993, Alea-Tabío), esta última -nominada al Oscar a la mejor cinta extranjera- una de las más exitosas de la historia del cine cubano en cuanto a la recepción del público, la difusión y el reconocimiento internacionales y los logros estéticos, modelando una historia sobre la intolerancia mediante la amistad entre un miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas y un homosexual divergente.En el panorama de la cinematografía nacional en esta década merecen ser mencionados títulos como Hello, Hemingway (1990, Fernando Pérez), María Antonia (1990, Sergio Giral), Mascaró (1992, Constante Diego), y El Siglo de las luces (1992, Solás), un fresco épico y lírico a un tiempo, basado en la novela homónima de Alejo Carpentier. Adorables Mentiras (1991, Gerardo Chijona), encara deformaciones éticas de la sociedad desde la sátira, el equívoco, la ironía y el humor cáustico en torno a la realidad cubana.

El encanto del regreso (1991, Oscar Alcalde) aborda los traumas que la incomunicación y la diáspora pueden producir. El elefante y la bicicleta (1994, Juan Carlos Tabío), pleno de referencias cinéfilas, deviene discurso del cine sobre sí mismo pero no alcanza la plenitud.

En 1995 regresa el dúo Alea-Tabío con Guantanamera, una sátira cuyo principal motivo, el traslado de un difunto en su ataúd entre los extremos oriental y occidental cubanos, sirve para descubrir problemas del período especial y la deshumanización y absurdos de la burocracia. En los últimos tiempos, aparece en la palestra un joven egresado de la Escuela Internacional de Cine y TV, Arturo Sotto, con los filmes Pon tu pensamiento en mí y Amor Vertical, también en los caminos de la parábola y la decidida penetración en la realidad. (13)

En términos expresivos, señalan los críticos, el cine cubano de los 90' se caracteriza por conformar guiones de forma y fondo inquietantes, con inclinación a las adaptaciones de textos ya existentes, lo cual no indica escasez creativa, sino apuesta por textos y motivos válidos y de solidez argumental y dramática, ya logrados como relatos. Un buen número de realizaciones se originó en textos teatrales o literarios no concebidos por sus directores, como Fresa y chocolate, basada en el cuento El lobo, el bosque y el hombre nuevo (premio Juan Rulfo 1990) de Senel Paz, también guionista de la cinta. Se percibe una potenciación de las implicaciones poéticas, y se aprecia el papel de la fotografía y la dirección de arte en producciones como Madagascar y El Siglo de las Luces, aunque el montaje no ha corrido igual suerte.

La historia de la música de Cuba:
La música es con casi toda seguridad la manifestación artística cubana mas difundida en el mundo. Ya desde principios del siglo XX la música cubana se expandio fuera de los limites de la isla y desde entonces han tenido similar exito la mayoria de los ritmos que han surgido, estableciendo pautas incluso a nivel intenacional. De los ritmos populares cubanos los mas difundidos son el son, el danzon, el chachacha, el mambo, la actual salsa, que es una derivacion del son. Ademas, haciendo gala de la universalidad de la cultura cubana, tambien existe un jazz cubano, asi como un hip hop y rap cubanos,con raices en el jazz de Estados Unidos y el reggae de Jamaica y con un altisimo nivel internacional.

La historia de la música cubana es un vasto, intrigante, dinámico, fascinante, sugestivo, excitante y a menudo avasallador fresco. De sus nebulosos orígenes al reconocimiento universal de que goza hoy en día, la música cubana ha crecido en estatura y sus aspectos folklóricos y populares han influenciado progresivamente el modo de hacer musical de otras culturas. Tras sus inicios a mediados del siglo dieciocho, y su formalización y desarrollo durante el diecinueve, la música cubana literalmente explota con gran fuerza en la escena internacional durante la década que va de 1920 a 1930. Como en el caso de la música de otros países, la música cubana exhibe claramente dos caras de una misma moneda: una formada por elementos folklóricos y formas de expresión populares (que se transforman luego en comerciales), y otra, más abstracta y compleja, dentro de la cual algunos compositores cubanos han recorrido la difícil ruta de la música de arte.

Esta última forma o manera de comunicación, llamada también música clásica, música erudita, música culta, música seria, o música de concierto, es la menos reconocida en el mercado internacional, y por su falta de exposición y por su innata complejidad ha sido casi totalmente ignorada por los propios cubanos, del escritor al obrero, del político al industrial, de las clases pudientes a las pobres, de historiadores a ávidos amantes de la música popular. Como usualmente ocurre con los países que poseen un rico y variado folklore -los cuales consecuentemente son voraces productores de canciones populares y de música bailable- la música popular cubana, de muchas maneras y por caminos distintos, ha opacado en gran medida a la música cubana de arte.

Las primeras composiciones realmente creadas en suelo cubano, como lo son las obras de Esteban Salas (1725-1803) o de Juan París (1759-1845), son de carácter litúrgico y vocal, a las que se añaden algunos ejemplos de música sinfónica y de cámara de tipo simplista. Se trata, claro, de una música totalmente enraizada en las tradiciones musicales europeas, que va de dosis pequeñas de formas polifónicas derivadas de Palestrina, Orlando di Lasso, Victoria o Handel, a numerosos ejemplos homofónicos que toman como ejemplo a Haydn y a Telemann. Hay que esperar hasta los albores del siglo diecinueve para encontrar finalmente las primeras expresiones de una música que suena diferente a los modelos europeos, primordialmente en lo que se refiere a los aspectos rítmicos. De la contradanza "San Pascual Bailón" (anónima, 1803) a las contradanzas de Manuel Saumell (1817-1870), que vienen a ser los primeros acentos, a veces exquisitos, de una música verdaderamente cubana, un modo de sonar realmente autóctono toma cuerpo en pocos años. A partir de este momento y de este desarrollo, la fertilidad y la influencia de la música cubana estarán aseguradas. (10)

La riqueza de la música cubana, principalmente en lo que se refiere al color instrumental y a la opulencia poderosa de sus patrones rítmicos, la hace contagiosa. Históricamente, muchas injusticias, inexactitudes y omisiones han sido cometidas en lo tocante al reconocimiento de la gran influencia que ha ejercido la música cubana en el desarrollo de la música de los Estados Unidos. Por ejemplo, olvidándose de que las proto-formas del ragtime fueron traídas a Norteamérica desde el Caribe por el compositor estadounidense Louis Moreau Gottschalk (1829-1869), quien las introdujo por Nueva Orleans, muchos no reconocen y meramente ignoran la extensa influencia de la música cubana en el desarrollo del jazz, y a menudo las fórmulas rítmicas afro-cubanas son errónea y maliciosamente clasificadas como giros puramente jazzísticos.

Durante las décadas de 1920, 1930 y 1940, el bolero cubano, el son, la rumba y la conga viajaron por el mundo entero, a menudo como fórmulas comercializadas de tipo barato y vulgar promovidas por Hollywood y por las casas editoras norteamericanas, que producían de contínuo cantidades astronómicas de música bailable para un público creciente e insaciable. Del lado positivo, sin embargo, está el hecho de que compositores estadounidenses de la talla de Aaron Copland o de Leonard Bernstein, pasando por Gershwin, escribieron obras basadas en los diseños rítmicos del danzón y de la rumba. (1)

La música cubana nace de una amalgama de las fórmulas del folklore musical español y de los ritmos africanos, éstos últimos traídos a Cuba por los esclavos negros. Una mínima influencia francesa -consistente principalmente en modelos basados en las danzas de Rameau- apareció en Santiago de Cuba trasladada por esclavos hatianos y por terratenientes franceses que habían huido a la parte oriental de Cuba tras las insurrecciones en Haití, pero pronto se diluyó y despareció, no dejando casi huella. La riqueza fenomenal del folklore español, mezclada con el vigor de la música africana, creó velozmente una exhuberante y explosiva urdimbre musical. Si bien desde el punto de vista de la armonía y de la forma la música cubana no ha inventado nada original, melódica y rítmicamente ha producido una colección asombrosa de procedimientos de fácil identificación, los cuales, como se ha apuntado anteriormente, se han paseado por el mundo entero.

Finales del Siglo XVIII y el Siglo XIX:
Ya al final del siglo dieciocho esta mezcla musical hispano-africana produce una música bailable de poderosas raíces populares que, dentro de la órbita social secular, lentamente desplaza a las danzas europeas que habían constituido hasta entonces el entretenimiento fundamental de la nueva y emergente burguesía criolla. El compositor e investigador cubano Carlo Borbolla (1902-1990) afirma que el básico, seminal y siempre presente "tresillo cubano" (una semifusa, una fusa y otra semifusa, que en realidad no son sino la primera mitad de un compás de dos por cuatro, seguida ésta por dos fusas) apareció cuando los músicos populares interpretaban erróneamente, desde un punto de vista rítmico, el tresillo europeo, el cual era un enunciado rítmico de dos contra tres en cómputo de tiempo igual.

El siglo diecinueve es testigo de la rápida evolución de esa música danzable rítmicamente diferente de los modelos europeos, la cual cual ejerce una influencia decisiva en las sofisticadas obras de piano de Manuel Saumell y de Ignacio Cervantes (1847-1905), así como en la música fuertemente romántica de Nicolás Ruiz Espadero (1832-1890). Es también durante este siglo diecinueve que Cuba produce sus primeros instrumentistas de renombre internacional, del pianista José Manuel (Lico) Jiménez (1855-1917) y de la pianista y compositora Cecilia Aritzi (1856-1930) a los violinistas Claudio José Domingo Brindis de Salas llamado en Alemanis "el Paganini negro" (1852-1911) y José White (1836-1912). Jiménez, tras muchos viajes de conciertos por todo el mundo, emigró a Alemania. Activo en la Corte de Weimar, fue amigo de Liszt, se casó con una dama alemana y murió en Hamburgo, donde está sepultado. White escribió obras de piano, para clavicordio y orquesta, y para cuarteto de

cuerdas, y su fama como compositor se asienta principalmente en un excelente "Concierto para Violín y Orquesta" y en la siempre popular "La Bella Cubana", para violín y piano, transcrita posteriormente para voz y piano. Desde un punto de vista artístico-sociológico es importante hacer notar que Jiménez, Brindis de Salas y White eran músicos mulatos y negros -educados por poderosas familias blancas- que tuvieron carreras nacionales e internacionales triunfantes, lo cual atestigua con gran fuerza que sus pujantes e importantes personalidades musicales lograron imponerse más allá de barreras raciales y económicas. (15)

Compositores cubanos del siglo diecinueve que crearon obras aún bajo fuerte influencia europea son Gaspar Villate (1851-1891) y Laureano Fuentes Matons (1825-1898), ambos autores de óperas que seguían los patrones italianos y franceses, y algunas de cuyas piezas fueron estrenadas en París y en Madrid; a José Mauti (1855-1937), autor de numerosas zarzuelas y de varias piezas sinfónicas, y a Guillermo Tomás (1868-1937). Tomás fue el único compositor cubano de esa época cuya música exhibe una fuerte influencia alemana. Como director de orquesta no sólo tocó a Wagner por primera vez en Cuba sino que expuso a las audiencias cubanas, también por primera vez, a la música de Richard Strauss -cuyo poema sinfónico "Así hablaba Zaratustra" fue escuchado en La Habana sólo 13 años después de su estreno en Frankfurt (ocurrido en 1896)- y a la música de Max Reger.

Florecimiento en el Siglo XX:

Pero es en el siglo veinte que la música cubana finalmente florece. Hasta los años de la Segunda Guerra Mundial, toda una falange de compositores cubanos de música popular habían creado enormes colecciones de canciones, danzones, sones, boleros, guajiras, guarachas, pregones, sones montunos, guaguancós, cha, cha chás, mambos, rumbas, congas y tangos congos. De Jorge Ankermann (1877-1941), María Cervantes -la hija de Ignacio Cervantes- (1885-1981), Manuel Corona (1880-1950), Osvaldo Farrés (1902-1985), Sindo Garay (1887-1968), Eliseo y Emilio Grenet (1893-1950 y 1901-1941, respectivamente), Miguel Matamoros (1894-1971), Benny Moré (1920-1963), Dámaso Pérez Prado (nacido en 1922), Rodrigo Pratts (1910-1980), Antonio María Romeu (1876-1955), Moisés Simons (1844-1944) y René Touzet (nacido en 1916) a Celia Cruz, Willy Chirino, Paquito D'Rivera, Chano Pozo, Israel López (Cachao) y Gloria Estefan, la cantidad, variedad, resonante éxito e influencia de los miles de obras por ellos compuestos, y las tendencias estilísticas que han creado con sus actuaciones como cantantes y/o instrumentistas, son realmente notables.

Antes de explorar el mundo de la música de arte cubana deben mencionarse dos compositores quienes, aunque primordialmente actuaron dentro de las fronteras de la música popular y comercial, se aventuraron a crear obras musicales de mayor envergadura y quienes por tanto, ocasionalmente, se adentraron en el campo de la música cubana clásica. Fueron ellos Gonzalo Roig (1890-1970), cuya opereta –zarzuela- cubana "Cecilia Valdés" (1932) y cuyo "Quiéreme mucho" (1911) han circunnavegado el globo, y Ernesto Lecuona (1895-1963), cuyas obras de teatro lírico crearon una importante colección de zarzuelas cubanas, y cuyas mejores piezas para piano se han hecho mundialmente famosas.

Es también dentro del marco del siglo veinte que la música de arte cubana se desarrolló como una de las contribuciones importantes a la historia de Cuba. Los dos primeros compositores cubanos de música de arte que abrazaron las técnicas contemporáneas (en este caso la música de Stravinsky y de Bartók) son Amadeo Roldán (1900-1939) y Alejandro García Caturla (1906-1940), cuyas ricas y atrevidas paletas armónicas, su uso de las grandes formas sinfónicas, y su magnética manipulación de las fuerzas orquestales lograron situar por vez primera a la música cubana dentro de la música de arte contemporánea universal. Los dos ballets de Roldán "La Rebambaramba" (1928) y "El Milagro de Anaquillé" (1929), y el poema sinfónico de Caturla "La Rumba" (1933) permanecen siendo imponentes y valiosísimos documentos de la música de arte cubana. Del binomio Roldán-Caturla al presente, la música culta cubana ha continuado creciendo en poder e imaginación, despertando un creciente respeto y admiración internacionales. (18)Tras estos dos compositores mencionados, la música de arte cubana se mueve a través de los años de actividad de José Ardévol (1911-1981), compositor catalán radicado en Cuba desde los años 30 que fue fundador y mentor del primer grupo integral de compositores cubanos de música de arte. Ardévol y este grupo de compositores jóvenes compartían credos estéticos y técnicos comunes, creando así una verdadera escuela de compositores que se agruparon bajo el nombre de Grupo de Renovación Musical.

El Grupo de Renovación incluyó a algunos de los compositores que actualmente son los decanos de la música de arte cubana. Muchos de ellos permanecieron en Cuba tras el triunfo de la revolución castrista, y entre éstos hay que mencionar al también musicólogo y crítico musical Edgardo Martín (nacido en 1915); a Harold Gramatges (nacido en 1918), quien recientemente fue galardonado con un prestigioso premio internacional creado por la Sociedad General de Autores y Editores de España; a Gisela Hernández (1912-1971); a Hilario González (nacido en 1920); y a Argeliers León (1918-1988), quien fue también un importante musicólogo e investigador. Dos compositores que crearon su música independientemente de los postulados estéticos de Ardévol y su grupo, son Julián Orbón (1925-1991), quien vivió en Ciudad México y Nueva York, y murió en Miami, y Aurelio de la Vega (nacido en 1925), quien reside en Los Angeles desde 1959. Ambos son, según afirma el musicólogo Gérard Béhague, los dos más conocidos compositores cubanos de música de arte de la segunda mitad del siglo veinte. Orbón, de modo muy efectivo e interesante, mezcló Canto Gregoriano, viejas formas musicales españolas, modalidad, avanzadas armonías contemporáneas y meloritmos cubanos para crear una música poderosa enmarcada por una magnífica y refinada excelencia técnica. Entre otros honores, Orbón fue elegido como miembro de la prestigiosa Academia Norteamericana de Artes y Letras. De la Vega escribió las primeras composiciones cubanas atonales y de inmediato dodecafónicas, y ha compuesto varias obras electrónicas e importantes obras sinfónicas que son tocadas muy a menudo por numerosas orquestas a través de todo el mundo.

Dos veces, De la Vega ha sido galardonado con el codiciado Premio Friedheim del Kennedy Center for the Performing Arts. Otro compositor cuyas actividades profesionales tuvieron lugar fuera de Cuba es Joaquín Nin-Culmell (nacido en 1908), clasificado por muchos como un compositor cubano-español. Creador prolífico, sus obras, de corte neo-clásico, incluyen ballets, óperas, música coral, música de cámara, música vocal y composiciones para piano, guitarra y órgano. (6)Un valioso y variado grupo joven de compositores cubanos de música de arte continúan la tarea de expandir la dimensión y el alcance de este tipo de música. Constituyen una generación profundamente afectada por el triunfo de la revolución castrista. Este nuevo contingente de compositores cubanos de música culta incluye a Sergio Fernández Barroso (nacido en 1946), residente del Canadá por muchos años, cuya música para computadoras le ha traido mucho reconocimiento y triunfo; a Tania León (nacida en 1943), quien vive en Nueva York, es consejera de numerosas orquestas sinfónicas e instituciones musicales norteamericanas, actúa asimismo continuamente como directora de orquesta, y es autora de una ópera que se estrenó en Ginebra en 1999; y a Raúl Murciano, Orlando Jacinto García, Julio Roloff, Armando Tranquilino y Viviana Ruiz, todos residentes en Miami.

Entre los que permanecen en Cuba hay que mencionar al genial director titular de las sinfónicas de La Habana y Sevilla, Leo Brouwer (nacido en 1939), quien reside por períodos de tiempo en Córdoba, España, donde fundó y dirige una orquesta, y cuya importante carrera internacional como guitarrista y director de orquesta iguala su fama como compositor; a Alfredo Diez Nieto (nacido en 1918), cuyas composiciones incluyen obras sinfónicas, música de cámara y obras vocales; a Carlos Fariñas (nacido en 1934), cuyas composiciones orquestales son poderosas y bien realizadas; a Roberto Valera (nacido en 1938), creador de excelentes obras corales, y a Juan Piñera (nacido en 1950), autor de importantes obras para piano. Estilísticamente, todos estos multifacéticos compositores cubanos de música de arte, de Roldán al presente, han colocado a Cuba en la vanguardia de la composición musical universal de nuestros días, utilizando politonalidad, atonalidad, procedimientos seriales, elementos aleatorios, medios electrónicos, formas abiertas, notación proporcional y gráfica, y medios de expresión post-seriales y post-modernistas.

Por encima de tendencias, modos de hacer, postulados estéticos y actitudes histórico-políticas, tanto dentro del marco de la música popular como dentro del de la música de arte, la música cubana permanece vigorosa, activa, pujante, importante, potente e influyente. Si se toma en cuenta las dimensiones físicas de Cuba y la cantidad de sus habitantes, contando todos los que están dentro y fuera de la isla, el número de compositores, instrumentistas, cantantes y conjuntos musicales que ha producido Cuba es realmente notable. Es de esperar que la intensidad y la expresividad de la música cubana y el prestigio mundial de que goza continúen creciendo en años venideros. Baste señalar que, en el presente, la música de Cuba, en todas sus manifestaciones, constituye una poderosa revelación de la originalidad de la cultura cubana.(11)

Cuba en una tecla. Por Rafael Rojas:
Construida en el contacto con África y Europa, Estados Unidos y América Latina, la cultura cubana encuentra en el piano su expresión más cómoda. En la obra completa para piano de Maurice Ravel, editada por la CBS y ejecutada por Robert Casadesus, hay una pieza que bien podría ser escuchada como una cifra de la sonoridad cubana. Me refiero a la Habanera -en el viejo LP de Odyssey, Columbia, aparece con la graciosa errata de Habañera- compuesta en 1895, cuando el compositor francés sólo tenía 20 años, y luego adaptada como un movimiento de la Rapsodia española. Ravel nació muy cerca de la frontera española de Francia y desde niño se familiarizó con el género de la "habanera" que los indianos gallegos y asturianos popularizaron en el Cantábrico a fines del siglo XIX. La Habanera de Ravel, que guarda algunas semejanzas con otras de sus primeras composiciones para piano como la Pavana para una infanta difunta o el Menuet antique, es, además de las de Chabrier y Bizet, otra exploración de ese género hispano en la música decimonónica francesa.

Sin embargo, de las tres Habaneras, la de Ravel es la que, por su cadencia y colorido tropicales, se aproxima más, como decíamos, a la sonoridad cubana que asociamos a la contradanza, el danzón y el son. En dos minutos y medio, las cuatro manos de Robert y Gaby Casadesus crean un universo rítmico que nos resulta demasiado familiar. Esta sensación de cercanía se debe a que los dos grandes referentes del piano cubano, Ignacio Cervantes y Ernesto Lecuona, produjeron una obra genealógicamente conectada con Ravel. Cervantes, treinta años mayor, estudió en el Conservatorio de París con músicos románticos como Marmontel y Alkán, a quienes Ravel, de la mano de Fauré y Debussy, intentaría negar en su juventud.

Pero en sus días parisinos, Cervantes debió conocer y admirar la muy española obra orquestal y para piano de Emmanuel Chabrier, quien, según Ravel, lograba una suerte de alquimia entre las tradiciones del barroco francés de Rameau y Couperin, y del romanticismo centroeuropeo de Liszt y Chopin. Algo de Chabrier hay en Fusión de almas, Serenata Cubana y Entreacto Capricho, de Cervantes. En 1913, Ravel dedicó a su admirado maestro la pieza  La Maniére de Chabrier en la que el tono rítmico y percutivo del piano, la atmósfera española y el tema romántico remiten a la juvenil Habanera y hacen recordar algunas danzas de Cervantes como Ilusiones perdidas, La glorieta, Interrumpida, Soledad o Lejos de tí.

Lecuona, en cambio, nació el año en que Ravel compuso su Habanera y se formó escuchando a los grandes maestros románticos e impresionistas. En algunos de sus valses, como Vals Gitano, Parisiana y Musseta, Lecuona intentó compensar la ascendencia vienesa del género con acercamientos al Ravel de los Valses nobles et sentimentales. Pero también en algunas de sus danzas, como ¡No hables más!, ¿Por qué te vas?, Arabesque y Los Minstrels, el gran compositor cubano no sólo hizo guiños a Ravel -quien, al igual que Gershwin, llegó a expresarle su admiración- sino a Debussy e, incluso, a Stravinsky.

El piano es un instrumento que conjuga, como ningún otro, ritmo y armonía, percusión y melodía. Cervantes y Lecuona aprovecharon esa confluencia de virtudes, tan cara al Erik Satie de las Gymnopédies, para cifrar la sonoridad cubana: un verdadero misterio, un auténtico milagro que debemos tanto a la cadencia como al lirismo. Quisiéranlo o no, todos los clásicos de la pianística cubana del siglo XX, Jorge Bolet y Jorge Luis Prats, Bebo Valdés y Rubén González, Chucho Valdés y Gonzalo Rubalcava, Ernán López-Nussa e Ivet Frontela son herederos de ese código. El más grande intérprete del piano cubano en la pasada centuria, el habanero Jorge Bolet, quien murió olvidado en Mountain View, California, en 1990, después de más de 50 años de exilio, imprimió esa sonoridad en sus ejecuciones -mundialmente aplaudidas- de Bach y Chopin, de Mendelssohn y Strauss, de Wagner y Rachmaninoff.

Una cultura occidental como la cubana, construida en el contacto con África y Europa, Estados Unidos e hispanoamérica, encuentra en el piano su expresión más cómoda. La percusión africana, la melodía europea, el lirismo hispanoaméricano y la armonía norteamericana se entrelazan en esa prestidigitación de teclas. Pero mientras más admiramos la sonoridad cadenciosa y cromática del piano cubano más despreciamos la historia de esa isla, que se dirime entre el ruido y el silencio, entre la cacofonía, el estruendo y la sordera. Por alguna

razón inextricable, que le gusta invocar a Guillermo Cabrera Infante, el gran aporte de los cubanos a Occidente: la música, ha sido posible gracias a todas las virtudes que nuestra política ignora: el ritmo, la armonía, el lirismo, la flexibilidad, el tributo, la transacción, el pluralismo y la gracia. (7)

Breve historia del ICRT:
INSTITUTO CUBANO DE RADIO Y TELEVISIÓN

Cuba fue uno de los primeros países de América Latina en contar con el medio radial y televisivo.
Auspiciada por la International Telephone and Telegraph (ITT) la isla montó en 1922 su primera planta radial. Por su parte la televisión se inicia en 1950, siendo el tercer país del hemisferio en introducir este medio.

En los años 50, salvo contadas excepciones, los servicios de radio y televisión pertenecían a las clases económicamente dominantes, poseedoras del poder político, quienes los utilizaban para imponer patrones ideológicos y culturales convenientes para sus fines e intereses.

Con el triunfo de la Revolución en 1959, la radio y la televisión sufren cambios por la aplicación de las leyes revolucionarias, el sector se divide: de un lado los dueños de los grandes monopolios que se enfrentan a la revolución, del otro los pequeños radioemisores. Estos últimos se unen e integran una organización denominada Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL).

El FIEL, que apoya el proceso revolucionario fue reconocido como órgano rector de la radio y la televisión cubana. El 16 de noviembre de 1960, este organismo entrega a la Revolución sus instalaciones y la operación de las mismas.

La atención estatal se asigna a una Oficina de Radiodifusión, anexa al Ministro de Comunicaciones y que es atendida por la Dirección Política del país.

El 24 de mayo de 1962, mediante la Ley 1030 del Consejo de Ministro de Cuba, se crea el Instituto Cubano de Radio y Televisión, con el objetivo de difundir y orientar las emisiones de la radio y televisión para todo el territorio nacional. En 1975 el nombre sufre un cambio y pasa a denominarse INSTITUTO CUBANO DE RADIO y TELEVISIÓN (ICRT), con las mismas atribuciones.

Desde su creación el ICRT tiene como Misión ofrecer una programación radial y televisiva, portadora de altas virtudes políticas, ideológicas, sociales, éticas y estéticas, al servicio de los conocimientos, la cultura, la recreación y la defensa de los valores e intereses mas sagrados de la Nación y de todos sus ciudadanos, dirigida a profundizar los mas elevados ideales patrióticos e internacionalistas de nuestro pueblo, en la lucha por su independencia, soberanía e identidad nacional y su amor a la construcción del socialismo en nuestra Patria, teniendo en cuenta los intereses, necesidades y deseos del público al que va dirigida.

Cuba ha comenzado a producir películas, programas de TV y música utilizando el formato tecnológico del DVD (disco versátil digital), el más utilizado internacionalmente. El primer título de una colección de clásicos del cine cubano se presentará en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, en diciembre próximo, por parte de la Empresa cubana de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados (CITMATEL), su productor.

"Doble juego" ha sido el primer DVD realizado en CubaEl DVD es un dispositivo de almacenamiento masivo de datos, cuyo aspecto es idéntico al de un disco compacto (CD), aunque contiene hasta 15 veces más información y puede transmitirla a la computadora unas 20 veces más rápido que un CD-ROM.

La licenciada Rosaida Galano Delfino, jefa de la Editorial Multimedia de CITMATEL, recordó a BOHEMIA que fue la película Doble juego, basada en la telenovela homónima, el primer producto en DVD de esa entidad, realizado en colaboración con la Casa Productora de la Televisión Cubana. Otras obras de cine, televisión y música han comenzado a reproducirse en ese formato por la empresa.

Entre las ventajas que ofrece está la durabilidad del soporte con respecto a otros analógicos, en muy poco volumen. "Los DVDs más comunes –explicó Galano– tienen una capacidad de 4,7 gigabytes, el equivalente a dos horas de vídeo . También se utilizan otros tres modelos que admiten más información, y en el mayor de ellos, hasta el momento, se puede almacenar el equivalente a 25 CDs."

RADIO

La primera emisora que transmitió en Cuba fue la 2LC de Luis Casas Romero, el 22 de Agosto de 1922. El 10 de Octubre de 1922, primera transmisión de la PWX, se considera oficialmente como la inauguración de la radiodifusión en Cuba, se transmitió el discurso inaugural del entonces Presidente de la República Alfredo Zayas, en español y en Inglés para el pueblo norteamericano.
 
Desde sus comienzos hasta la década del treinta la radio mantuvo una programación basada fundamentalmente en la información y el entretenimiento. El 24 de febrero de 1959, sale al aire desde la Sierra Maestra, Radio Rebelde, emisora de la revolución. A fines de 1959 habían en el país 156 repetidoras radiales. Con el triunfo de la revolución en 1959, se producen cambios en la radio. En 1960 se crea el Frente de Emisoras Libres(FIEL), el cual entregó al estado cubano las instalaciones y la operación de sus servicios.

El 1ro. de Mayo de 1961 salió al aire la emisora Internacional Radio Habana Cuba. Después del triunfo revolucionario se trabajó para que la señal de radio pudiera ser captada en todo el territorio nacional y que esta estuviera al servicio del desarrollo socioeconómico, con una red de emisoras nacionales, provinciales, municipales y locales que integran el Subsistema de la Radio Cubana. La Red Nacional de Radio cuenta con 69 emisoras de radio y 82 estudios municipales distribuidas por todo el territorio nacional. Entre ellas pueden mencionarse las siguientes:
· Emisoras Internacionales:

Radio Habana Cuba, Ciudad de la Habana. Perfil informativo, cultural, musical. Transmite en nueve idiomas.
· Emisoras Nacionales:

- Radio Rebelde, Ciudad de la Habana. Perfil informativo, variado, deportivo.
- Radio Progreso, Ciudad de la Habana. Perfil cultural, musical, variado.
- Radio Taino, Ciudad de la Habana. Perfil promoción turística.
- Radio Reloj, Ciudad de la Habana. Perfil informativo.
- CMBF Radio Musical Nacional, Ciudad de la Habana. Perfil música en concierto, lírica y de cámara.

Radio Enciclopedia, Ciudad de La Habana. Perfil cultural, música instrumental ligera.
Habana Radio, Ciudad de La Habana. Perfil cultural.

· Emisoras Provinciales
- Radio Ciudad de la Habana. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Metropolitana. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio COCO. Perfil informativo, deportivo y musical.
- Radio Guamá, Pinar del Río. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Cadena Habana, La Habana. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio 26, Matanzas. Perfil informativo, cultural y variado.
- CMHW, Villa Clara. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Ciudad del Mar, Cienfuegos. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Sancti Spiritus, Sancti Spíritus. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Surco, Ciego de Ávila. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Cadena Agramonte, Camaguey. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Victoria, Las Tunas. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Angulo, Holguín. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Bayamo, Granma. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Revolución, Santiago de Cuba. Perfil informativo, cultural y variado.
- Radio Trinchera, Guantánamo. Perfil informativo, cultural y variado.
- El resto son emisoras municipales y / o locales.
- En la actualidad se transmiten 2828 programas con un total de 7857,5 horas semanales.

Cuentan con Páginas WEB en Internet 6 Cadenas Nacionales, 1 Internacional, 16 Provinciales y 1 municipal. Transmiten en audio real (español e ingles) toda la programación de 7 emisoras incluyendo las mesas redondas y las tribunas abiertas.(3)

A continuacion le exponemos algunas figuras destacadas de la cultura cubana:
El habanero Francisco Joseph de Paula, quien se estima fuera el segundo impresor en Cuba resultó ser el primer cubano que se conozca dedicado al arte tipográfico. Fue autorizado por el Cabildo de La Habana a instalar su imprenta el 3 de junio de 1734.Con antelación había realizado labores de impresión de libros en La Habana Carlos Habré. Él fue quién editó el documento más antiguo impreso en Cuba, La Tarifa General de Precios de Medicina cuyo pie de imprenta dice así: En la Habana, con licencia de los Superiores, en la imprenta de Carlos Habré, 1723.No se ha determinado con exactitud el inicio de la imprenta en Cuba. La mayor parte de los investigadores han supuesto que desde 1720 ó tal vez antes este impresor belga publicara algunos trabajos.

En el año 1911, nació en la ciudad de Holguín, Faustino Oramas, destacado compositor e intérprete que suele ser identificado con facilidad con el sobrenombre de El Guayabero.Faustino Oramas inició su vida artística en emisoras de radio de su ciudad natal y participando en fiestas populares de la región oriental cubana.Mucha picardía y humor criollo caracterizan las creaciones e interpretaciones del Guayabero quién con su tres y con gran imaginación, le canta a las cosas cotidianas.Es autor de diversas creaciones que se han hecho muy populares en nuestro país y entre ellas está la titulada El Guayabero, de la cual se deriva el nombre artístico con el que suele ser conocido.También de su cosecha autoral son otras creaciones registradas, respectivamente, con los nombres de Cómo vengo este año, Mañana me voy, Tumbaito y Ay Candela.Faustino Oramas es todo un personaje de la música popular cubana.

En Santiago de Cuba, en 1844 nacio Emilio Bacardí Moreau. Con el decursar de su existencia llegó a sobresalir como un hombre de letras y también por el gran amor que sintiera por Cuba y de forma muy especial por su ciudad natal.Fue un ferviente partidario de la independencia de Cuba y en correspondencia con sus ideas patrióticas y labor sufrió prisión y deportaciones. Emilio Bacardí amó igualmente con vehemencia la literatura, el periodismo y la historia. Escribió obras de gran valor literario entre ellas varias novelas. También redactó las Crónicas de Santiago de Cuba.En diez volúmenes narró en forma minuciosa todo lo acaecido en esta oriental ciudad cubana desde los primeros años de la colonia hasta 1902. Bacardí fue el creador en 1899 en Santiago de Cuba de un museo que se identifica con su primer apellido y que es en la actualidad la institución de su tipo más antigua de las existentes en nuestro país.

En 1988 falleció en La Habana el destacado musicólogo e instrumentista cubano Odilio Urfé.Hijo del célebre músico José Urfé, Odilio resultó ser un niño prodigio puesto que desde pequeño tocó como percusionista en la banda municipal de Madruga. Posteriormente aprendió a tocar el violín, la flauta y el piano.Odilio Urfé realizó una encomiable labor en el campo de la investigación de la música cubana. Recorrió todo el territorio cubano en busca de testimonios significativos de músicos y compositores y como musicólogo se ha afirmado que buscaba hasta el dato aparentemente más sencillo.Odilio Urfé tuvo a su cargo la organización de importantes festivales de música cubana y también participó como jurado en eventos musicales nacionales y de carácter internacional.

Nacido en La Habana 1812 Antonio Bachiller y Morales llegaría a figurar entre los patriarcas de las letras cubanas en el siglo XIX.En su labor profesional Bachiller y Morales exalta los más elevados valores de las ciencias y el arte en Cuba, y se pronuncia por una educación popular y libertad absoluta de comercio.Fruto de sus conocimientos de Agronomía, escribe un Prontuario de la Agricultura General utilizado por los campesinos y elogiado por los más renombrados especialistas de la época.Bachiller y Morales realiza, además, estudios sobre el movimiento literario cubano que aparecen publicados en periódicos de La Habana y Madrid. Incluso él llegó a redactar el primer trabajo completo en materia bibliográfica que registra nuestra historia. Atendiendo a ello es que se le reconoce con el calificativo de padre de la bibliografía cubana.

Él ejerció además como catedrático en el Seminario de San Carlos, la Sociedad Económica de Amigos del País y la Universidad de La Habana y fundó el Instituto de Segunda Enseñanza de la capital cubana.Acerca de Antonio Bachiller y Morales afirmó José Martí que las letras cubanas le estarán siempre agradecidas por habernos legado estudios, relatos y biografías que reflejan nuestro acontecer histórico en la primera mitad del siglo XIX.En homenaje a Antonio Bachiller y Morales, en Cuba, en la fecha de su natalicio, cada 7 de junio, se celebra el Día del Bibliotecario.Se celebra hoy siete de junio el Día de la Biblioteca en Cuba. Esta fecha fue escogida como homenaje a Antonio Bachiller Morales quién naciera el siete de junio de 1812.Bachiller Morales realizó un meritorio trabajo en el campo de la bibliografía. Precisamente por sus valiosos aportes en este sentido a Antonio Bachiller Morales se le reconoce como el Padre de la Bibliografía Cubana.En Cuba existen en la actualidad múltiples bibliotecas que prestan un valioso servicio a nuestra población.A través del tiempo las bibliotecas han contribuido al desarrollo de los conocimientos y son también expresión de la elevación del nivel cultural de nuestro pueblo.

El ocho de junio de 1963 el trovador norteamericano Pete Seeger cantó en un concierto que ofreció en el Carnegie Hall de Nueva York la Guajira Guantanamera del creador cubano Joseito Fernández.

Fue esta la primera ocasión, que se conozca, en que se cantó fuera de Cuba La Guantanamera que con el decursar del tiempo se ha convertido en una especie de símbolo de la cubanía.En la versión que hiciera Pete Seeger de esta creación musical se incluyeron varios de los Versos Sencillos de José Martí.De entonces a la fecha se han difundido más de un centenar de versiones de la Guajira Guantanamera y ha sido interpretada con diferentes acentos y en distintos idiomas.

En 1930 nació en La Habana Roberto Fernández Retamar quien es en la actualidad un prestigioso poeta, ensayista y crítico literario.Retamar ha señalado que su poesía es lo que más quiere en su trabajo literario y su satisfacción no está tanto en lo que haya escrito como en el hecho mismo de ser escritor.Por haber sido su vocación desde niño para Retamar su mayor satisfacción es haberse convertido en escritor.Retamar ha señalado que él creció entre libros y desde muy joven leyó a José Martí, a poetas franceses y literatura en general. Cuenta con una formación humanística. Se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana en 1954 y entre 1955 y 1956 realizó estudios de postgrado en las Universidades de París y Londres. En 1981 en Cuba se le otorgó el Doctorado en Ciencias Filológicas.

Él es autor de varios libros de poemas y también de ensayos. Su poesía ha estado inspirada en la historia, la Revolución, la familia, los amigos, la amistad y otros hechos contemporáneos. En sus ensayos ha analizado al hombre y la cultura de nuestra América y muchos de sus trabajos e investigaciones han guardado relación directa con la vida y obra de José Martí.Él fue el director fundador del Centro de Estudios Martianos y desde hace varios años desempeña las funciones de presidente de la Casa de las Américas, prestigiosa institución cultural cubana creada en 1959.

En el 2002 falleció en La Habana el destacado poeta cubano Adolfo Martí Fuentes quién fuera catalogado como un renovador de la décima y como un príncipe de la espínela. Su obra en versos abarcó diversos metros, siempre con un calado inusual. Adolfo Martí había nacido el 12 de junio de 1922 en Galicia, pero muy pronto se hizo cubano. Además de su labor como poeta cabe destacar que fue profesor, periodista y diplomático. Desde su juventud estuvo comprometido con la causa de la emancipación social del país.En 1971 obtuvo un importante premio en el Concurso 26 de Julio convocado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias con su libro Alrededor del punto.Con posterioridad creó otros importantes títulos, entre ellos Puntos cardinales, Contrapunto, La hora en punto, El árbol del retorno y Júbilo de enero.Una parte de su labor como ensayista y crítico quedó reflejada en su obra Puntos de vista. También dedicó su creación a los niños y al respecto cabe destacar su obra titulada Libro de Gabriela.

En 1939 se inauguró oficialmente la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Su director fundador fue Emilio Roig de Leuchsenring quién desde 1935 había sido nombrado Historiador de la Ciudad.Entre las funciones iniciales de esta oficina estuvo la custodia y publicación de las Actas Capitulares del Ayuntamiento de La Habana.Desde su creación esta Oficina ha contribuido al desarrollo de la investigación y difusión de aspectos relacionados con la historia y cultura de La Habana y del país en general.

Eliseo Grenet nació en 1893. Cuando tenía tan sólo cinco años comenzó a estudiar piano y a los nueve estrenó en una fiesta escolar una revista musical titulada Geografía Física y a los trece compuso pequeñas obras para el cine. Con el decursar del tiempo Grenet se destacó como compositor, pianista y director de orquesta y participó en múltiples giras por varios países de América y Europa. Como compositor específicamente se le recuerda también por una obra que ha recorrido gran parte del mundo y que se ha convertido en una especie de símbolo de cubanía. Se trata de la denominada Mamá Inés que fuera nterpretada por esa también relevante artista cubana, Rita Montaner. Otras de sus obras que llegaron a alcanzar popularidad son las tituladas La Mora, Si me pides el pescao, Si muero en la carretera, Papá Montero y Las Perlas de tu boca. También Grenet dio su aporte a la musicalización de varias películas y compuso especialmente para diferentes obras de teatro.Falleció en La Habana el 4 de diciembre de 1950.

Más allá de su desaparición física, ocurrida en 1970, Gonzalo Roig, ha seguido viviendo en la expresividad de las obras creadas por él que además de ser símbolos de cubanía, puede decirse que contribuyeron al desarrollo de nuestra música. En este sentido no puede dejar de hacerse mención de su zarzuela identificada como Cecilia Valdés la que sirvió para su consagración definitiva como músico, teatrista y director de orquesta. También de su inspiración hay otras creaciones que alcanzaron gran popularidad, tales como Quiéreme mucho, Yo te amé, Cuando nacieron en mi pecho amores, Ojos Brujos, Dolor de Amor y No me preguntes por qué estoy triste. Desde muy joven Gonzalo Roig se inició en el quehacer musical cubano. Fue contrabajista de varias orquestas y maestro de coros. Posteriormente empuñó la batuta para dirigir obras de difícil partitura en el género zarzuelero español y además fue uno de los fundadores de la Orquesta Sinfónica de La Habana.

En 1912 nació en La Habana Rita Longa Aróstegui, quién llegó a sobresalir por su labor como escultora. En diversas partes del país se pueden apreciar varios complejos escultóricos creados por ella.Entre sus obras más relevantes está la denominada Fuente de las Antillas, situada a la entrada de la ciudad de Las Tunas. Esta fuente, creada en 1977, la concibió a partir de una leyenda aborigen que alude a la formación del Mar de Las Antillas. En este conjunto escultórico emerge la isla de Cuba mediante una figura femenina en posición horizontal.Otras de sus obras más significativas son el Grupo familiar del Zoológico de La Habana, conocido popularmente como los Venaditos, la estatua de la Virgen del Camino, Las musas del teatro Payret, la bailarina de Tropicana y las esculturas de la aldea taina de Guamá.Ella fue la suprema inspiradora del vigoroso movimiento que a partir del III Encuentro nacional de artistas plásticos, efectuado en Las Tunas en 1977, comenzó a generarse en todo el territorio cubano.Rita Longa falleció el 29 de mayo del 2000 en la capital cubana.

El destacado poeta cubano Manuel Navarro Luna falleció en La Habana en 1966. Nacido en 1894 en el poblado de Jovellanos en la provincia de Matanzas, desde muy joven evidenció sus cualidades como poeta. En sus obras resaltó los valores de la cubanía, las tradiciones combativas de nuestro pueblo así como hizo referencia a hechos y a grandes personalidades de nuestra historia.Precisamente uno de sus más significativos poemas es el titulado “El General Antonio” en el que al resumir las características y significación del bravío luchador independentista, expresó:
¡Si habláis de la vergüenza;
Si queréis señalar las altas cumbres del decoro…
Sobre llamas y túmulos y banderas estremecidas
Tenéis que alzar la voz y dar el nombre puro y hondo.
Tenéis que dar la excelsitud de un grito:
¡EL GENERAL ANTONIO!
Navarro Luna además desarrolló una importante labor de carácter político.


En 1959 se inauguró oficialmente la Agencia Latinoamericana Prensa Latina que tiene su sede central en La Habana.A través de 45 años Prensa Latina ha constituido una agencia que ha servido a los intereses de los pueblos del Tercer Mundo y particularmente de América Latina.También Prensa Latina ha hecho un notable aporte en lo que respecta a la divulgación por el mundo de aspectos relacionados con la realidad cubana y el significado de la obra de la Revolución.

En 1905 falleció en La Habana Máximo Gómez, quién fue un relevante combatiente internacionalista y dio una notable contribución al desarrollo de la lucha por la independencia de Cuba en el siglo XIX.Nacido en Santo Domingo en 1836 llegó a Cuba en 1864 y cuatro años después, al iniciarse en nuestro territorio la lucha independentista, él empezó a dar su ayuda al empeño de los cubanos de ver a su tierra libre del yugo colonial español.Por su capacidad, valor y entrega total a la causa de la independencia cubana Máximo Gómez llegó a ser el Generalísimo del Ejército Libertador. En la capital cubana existe un singular complejo monumentario en el que se refleja al Generalísimo Máximo Gómez. El monumento está emplazado al comienzo de la Avenida de las Misiones, muy cerca de la entrada del túnel de La Habana.La estatua, ubicada sobre un amplio pedestal de mármol y granito, destaca a Gómez en traje de campaña, con la cabeza descubierta y la mirada en alto, en actitud de refrenar con las bridas el caballo.También en La Habana en la Quinta de los Molinos hay un museo dedicado a Máximo Gómez.

El 18 de junio de 1875 José Martí calificó en un trabajo publicado en la Revista Universal, de México, a la ciencia como el conjunto de conocimientos humanos aplicables a un orden de objetos íntimos y particularmente relacionados entre sí.Martí igualmente expuso que la inteligencia humana tiene como leyes la investigación y el análisis.Desde su llegada a México en febrero de 1857 Martí comenzó a colaborar en forma activa con la citada publicación en la que trató acerca de disímiles temas y en la que demostró sus condiciones como escritor y periodista.Igualmente en la Revista Universal él publicó diversos poemas. Con el decursar de su existencia Martí llegó a escribir para otras revistas y periódicos, incluso durante su estancia en los Estados Unidos fue corresponsal de varias publicaciones latinoamericanas. También en los Estados Unidos fundó y dirigió periódicos entre ellos Patria creado en 1892 con el objetivo de contribuir a la organización y desarrollo de la lucha por la independencia de Cuba

En 1908 nació en Cienfuegos Rafael Ortíz quién con el decursar de los años llegó a ser un destacado músico y compositor. Fue uno de los integrantes del Septeto Nacional creado por Ignacio Piñeiro.
Con su fecunda labor contribuyó al desarrollo de esta agrupación que alcanzó un gran prestigio y popularidad en nuestro país, de manera esencial por la forma magistral de interpretar ese género característico de la música cubana, el son.Antes de su integración al Septeto Nacional, Rafael Ortíz había trabajado con otros conjuntos y orquestas.En lo que respecta a su labor específica como compositor cabe señalar que algunas de sus obras más significativas son los boleros Conciencia fría, Muy junto al corazón y Amor de loca juventud, las canciones Tabernero y No me pidas, los sones Un mensaje de amor y Cuatro paredes y la conga Uno, dos, tres.

Catalogado como el Ronco de Oro ó como el Rey del feeling, José Antonio Méndez fue uno de los gestores de este movimiento dentro de la música popular cubana. Nacido el 21 de junio de 1926 en el barrio de Los Pinos, en La Habana, desde muy joven puso de manifiesto su interés por la música. Ya a los doce años compitió en un programa radial identificado como la Corte Suprema del Arte en el cual interpretó un corrido mexicano.Con el decursar del tiempo José Antonio Méndez sobresalió como un gran compositor y un intérprete muy peculiar.Muchas de sus creaciones musicales alcanzaron una gran popularidad entre ellas las tituladas Si me comprendieras, Novia mía, Cemento, ladrillo y arena, La gloria eres tú y Me faltabas tú. Sobre su labor como compositor y la motivación que tenía para crear él llegó a detallar: “Yo no se fabricar una canción. Por eso no soy tan fecundo que digamos. Quiero decirte que cuando trato de exteriorizar mis sentimientos ha existido una razón para hacerlo.”Él falleció en La Habana el 10 de junio de 1988.

En 1850 murió en La Habana Francisco Covarrubias quien fue el actor más popular del teatro en Cuba en el siglo XIX.Desde joven comenzó a actuar en comedias que presentaba en la casa de sus amigos.Entonces él estudiaba medicina pero muy pronto el teatro lo fue cautivando de tal forma que decidió abandonar sus estudios y dedicarse por entero al desarrollo de la vida artística.Además de célebre actor, fue un fecundo creador de obras de teatro. En sus obras solía intercalar canciones muchas de las cuales alcanzaron gran popularidad. Covarrubias estuvo íntimamente relacionado con el teatro cubano a través de casi medio siglo. Se retiró oficialmente de las tablas en 1847, y casi tres años después se produjo su fallecimiento cuando contaba setenta y cinco años.

En 1982 se creó en Santiago de Cuba la Casa del Caribe, institución cultural que ha contribuido al desarrollo de la relación de los pueblos que conforman esta región del mundo.

Aparte de las diversas investigaciones que ha realizado la Casa del Caribe ha tenido a su cargo la organización de un gran número de actividades de extensión cultural, entre ellas seminarios, coloquios, simposios y cursos y de manera esencial el Festival de la Cultura de Origen Caribeño en el que participan grupos artísticos, escritores e investigadores así como otros creadores.Los festivales han mostrado las tradiciones danzarias, las artes plásticas, la literatura, el teatro y la música del área caribeña, todo lo cual ha propiciado el acercamiento entre los pueblos de la región y la difusión de la cultura del Caribe.Vinculada con otras instituciones cubanas y extranjeras la Casa del Caribe también ha trabajado en la organización y realización de exposiciones de artes plásticas, la edición de libros y revistas y el auspicio de eventos sobre cuestiones caribeñas.

La Casa del Caribe ha establecido además convenios de colaboración con diversos organismos nacionales y extranjeros para propiciar el intercambio regular entre investigadores, artistas e intelectuales.La existencia de esta institución en Santiago de Cuba permite consolidar los vínculos de los habitantes de esta ciudad y de la región oriental de Cuba con los países que conforman la comunidad caribeña.

En el 2001 falleció en La Habana Eduardo Robreño, abogado y periodista, y sobre todo un eminente conversador que sabía contar vivencias y otros hechos de carácter histórico y cultural de un modo singular. Puede decirse que fue además literato, dramaturgo, historiador y humorista y que divulgó sus conocimientos en forma constante. Tuvo una vida bastante prolongada ya que su deceso se produjo cuando contaba 90 años. Robreño escribió varios libros. El primero fue el titulado Historia del teatro popular cubano elaborado por él a partir de la información recopilada por su padre, quién fue también novelista, dramaturgo y periodista. Posteriormente creó otros libros identificados como Cualquier tiempo pasado fue, Como me lo contaron, te lo cuento, y Como lo pienso, lo digo.Por su meritoria labor Eduardo Robreño se hizo acreedor de varios reconocimientos, tales como la Distinción por la Cultura Nacional, la Medalla Alejo Carpentier y la réplica del machete de Máximo Gómez.

Vicentico Valdés, destacado intérprete de la música popular cubana, falleció a la edad de 76 años el 25 de junio de 1995. Nacido en La Habana en 1921 logró desarrollar una brillante carrera artística y adquirió gran fama por su modo peculiar de interpretar canciones y boleros.Después de debutar en Cuba como cantante con el Septeto Nacional, Vicentico Valdés viajó a los Estados Unidos y allí alcanzó notoriedad a nivel internacional.

En su voz se hicieron muy populares múltiples creaciones musicales, entre ellas las tituladas Envidia, La Gloria eres tú, Los Aretes de la Luna y de manera muy especial Añorado Encuentro.En dicha creación debida a la inspiración del binomio autoral Gerardo Piloto y Alberto Vera se hace referencia a un añorado encuentro entre un hombre y una mujer que se aman y se encuentran separados .

En 1920 nació en La Habana Zoila Castellanos, quien llegó a ser con el decursar de su existencia una gran compositora identificada con el sobrenombre artístico de Tania.Además de una rica historia artística tuvo una fecunda trayectoria política.Entre sus creaciones más famosas se encuentran Recordaré tu boca, En Nosotros, Me encontrarás y Cuba, corazón de Nuestra América.También Tania Castellanos dedicó una de sus creaciones musicales a resaltar la vida y la obra del Comandante Ernesto Che Guevara y la tituló Por los Andes del Orbe. Esta compositora cubana falleció en La Habana en diciembre de 1988.

En 1945 falleció en Madrid, España el notable compositor, pianista y director de orquesta cubano Moisés Simons, creador del internacionalmente famoso pregón El Manisero.Hijo de un músico vasco, Moisés Simons se vinculó con esta manifestación artística desde que era un niño ya que comenzó a estudiar música a la edad de cinco años.Además de su labor como compositor y músico Simons también realizó estudios de folklore musical cubano y colaboró como crítico musical con diferentes periódicos y revistas.Simons participó en la musicalización de varias películas y fue presidente de la Asociación de Solidaridad Musical de Conciertos Típicos de nuestro país.

En 1912 nació en la ciudad de Cienfuegos Paulina Álvarez, quién llegó a ser identificada en Cuba como la Emperatriz del Danzonete. Ella fue la primera mujer que interpretó en forma exitosa este género o modalidad musical creado por el compositor Aniceto Díaz.Desde niña Paulina Álvarez cantó en fiestas escolares y otras actividades que tuvieron lugar en su ciudad natal.En la década de los años treinta ella comenzó a sobresalir en el ámbito musical cubano. Aunque en su voz se hicieron populares diversas creaciones, sobre todo ella sigue siendo recordada por la interpretación del primer danzonete compuesto que lleva por título Rompiendo la Rutina.Falleció en La Habana el 22 de julio de 1965.

El 30 de junio de 1951 fue terminada la construcción de un museo de extraordinario valor histórico para nuestro país: La Fragua Martiana. En el mismo sitio donde hoy funciona dicho museo, José Martí tuvo que realizar trabajos forzados durante su estadía en el presidio en 1871.Con sólo 17 años Martí se vio obligado a permanecer en el presidio durante varios meses por sus convicciones patrióticas ya que había enjuiciado a un compañero suyo por haberse integrado a las filas del Cuerpo de Voluntarios, fuerza militar auxiliar al servicio del régimen colonial español.

En realidad Martí fue condenado a seis años de presidio y trabajo forzado pero gracias a las gestiones realizadas por un amigo de su padre se pudo lograr al cabo de varios meses que la condena inicial fuera desechada por la de destierro a España.En relación con el nombre de esta institución, “La Fragua Martiana”, cabe señalar que guarda relación y evoca aquellas palabras que Martí escribiera en un trabajo sobre Guatemala, publicado en 1878, y en el cual señaló: “Una escuela es una fragua de espíritus: ¡ay de los pueblos sin escuelas! ¡ay de los espíritus sin temple!.”

CONCLUSIONES
La defensa de la Cultura Nacional constituye un imperativo ante la amenaza que representa para las culturas y las identidades nacionales de los pueblos, la orientación neoliberal de los procesos globalizadores actuales.

Los Centros de Educación Superior tienen el encargo social de preservar, desarrollar y promover la cultura en función de elevar el nivel de desarrollo cultural de la población y no pueden desconocer estas realidades.La extensión universitaria, para desempeñar adecuadamente el papel que le corresponde en el cumplimiento de la misión social de la Universidad, debe prestar especial atención a estas cuestiones, a partir de las condiciones y posibilidades reales de cada Centro de Educación Superior, y del entorno social con el cual debe interactuar.

La Facultad de medicina del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, prioriza, entre sus objetivos de trabajo, la promoción de la Cultura Cubana en los futuros medicos, mediante el diseño de una estrategia que da respuesta a los resultados del diagnóstico, a los principios esenciales de la política cultural cubana, a la estrategia de la extensión universitaria en el país y en el Instituto, así como a los retos y realidades del mundo en la actualidad, y a las características del profesional que debe formar.

....Felicito a todos los que luchan, a los que no desisten jamás ante las dificultades; a los que creen en las capacidades humanas para crear, sembrar y cultivar valores e ideas; a los que apuestan por la humanidad; ¡a todos los que comparten la hermosa convicción de que un mundo mejor es posible!....
Fidel Castro Ruz


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
1. Pérez Lara, Alberto. La lucha "sin clases" de la globalización. Revista Cuba Socialista. La Habana, 1998; (10): 32.
2. Balcárcel, José Luis. Dinámica de la Identidad. En: Leopoldo Zea et al. Identidad Cultural Latinoamericana. Enfoques filosóficos literarios. Selección de Enrique Ubieta Gómez. . La Habana: Editorial Academia; 1994, p. 84-95-
3. Ruedas de la Serna, Jorge. La representación americana como problema de identidad. En: Leopoldo Zea et al. Identidad Cultural Latinoamericana. Enfoques filosóficos literarios. La Habana:, 1994, p. 25-32.
4. Ramonet, Ignacio. Un delicioso despotismo. Conferencia impartida en el Teatro Kart Marx, el 10 de febrero de 2002..La Habana: Ed. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado de la República de Cuba; 2002, p. 18.
5. Ramonet Ignacio. Propagandas silenciosas. Ediciones Especiales. La Habana: Instituto Cubano del Libro; 2002, p. 166
6. Revista Temas. 1998 julio-septiembre;(15): 91.
7. González González, Dr. Gil Ramón y Dra. Mercedes González Fernández-Larrea. Programa Nacional de Extensión Universitaria. La Habana: Ministerio De Educación Superior (MES); 2004, p. 25.
8. Zea, Leopoldo. La cultura latinoamericana y su sentido libertario. En: Identidad Cultural Latinoamericana. Enfoques filosóficos literarios. La Habana:, 1994, p. 1-10.
9. Cerutti Guldberg, Horacio. Utopía y América Latina. En: Identidad Cultural Latinoamericana (…). p. 11-24.
10. Cruz, Manuel. Política y nacionalismo. Identidades en tiempos de diferencia. En: Revista Temas. 2002 abril-junio;(29):18.
11. Facultad de Estomatología, Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. Código de Etica de los Estomatólogos. La Habana: 2005, p. 5.
12. MINSAP. Area de Docencia e Investigaciones. Programa de la asignatura Comunicación y Salud. p.1.
13. Ubieta Gómez, Enrique. Presentación. En: Identidad Cultural Latinoamericana (…).p.VII-IX.
14. Aínsa, Fernando. Reflejos y antinomias de la problemática de la identidad en el discurso narrativo latinoamericano. En: Identidad Cultural Latinoamericana (…). p.69.
15. Marx, Carlos. Tesis sobre Feuerbach III. En: Carlos Marx, Federico Engels, Vladimir Ilich Lenin. Selección de textos. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 1993. p.183,t.1.
16. Revista Temas. 1998 julio-septiembre; (15):85.
17. MINSAP. Area de Docencia e Investigaciones. (Programa), p.2.
30
18. Fernández Ledesma, Rodolfo y Gladys Argudín Trujillo. Programa del Curso Electivo Cine, Música y Literatura. La Habana: Facultad de Estomatología. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana; 2005, p 3.
19- Fernández Artigas, Raisa. Programa del Curso electivo Viajando por la Cultura Cubana. La Habana: Facultad de Estomatología. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana; p. 2.

AUTORES
Est.medicina 4to año
Yoan Guzman Vila
Camilo Untoria Reynaldo

Articulos relacionados:
Globalización y neoliberalismo: Señuelos de la modernidad para los países subdesarrollados
Resumen:
Es muy habitual que en nuestro léxico existan palabras que pronunciamos sin saber casi nada de su significado, por lo tanto ignoramos la esencia que las contiene, ya sea ...
Historia, edades de la prehistoria
Resumen:
Hipótesis. Prehistoria. Ritual y Religion. Cultura y Sociedad De Los Pueblos Primitivos. Edad Antigua. Mesopotámia Asiática. La Antigua Roma. Edad Moderna. Edad Contemporánea.
Estudios Puertorriqueños y Caribeños
Resumen:
Historia de Puerto Rico II. Historiografía II. Historia de Puerto Rico I. Historiografía I. Investigación Histórica. Investigación Histórica II.
Los herederos de Franco
Resumen:
El autor reflexiona a propósito de la creciente espiral de hostilidad que en los últimos meses se ha embarcado el principal partido conservador de España. Exhorta a retom...
Historia Universal
Resumen:
Origen del Mundo Contemporaneo. La Revolución Industrial. La cuna de la Revolución Industrial. La revolución de los transportes. Hundimiento de la pequeña industria. Los ...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©