Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Los instrumentos de Derecho Internacional y la invalidez jurídica de la presencia militar norteamericana en la Bahía de Guantánamo

Resumen: Independientemente de la cuestionabilidad política o moral de la presencia militar norteamericana en la Bahía de Guantánamo; un análisis de la letra del Convenio que le dio origen, las circunstancias en que fue firmado y ejecutado...
2,754 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Guillermo Benítez Valdés

ÍNDICE
Introducción
Capítulo Único
Aporte
Conclusiones
Recomendaciones
Fuentes utilizadas
Anexos

RESUMEN
Independientemente de la cuestionabilidad política o moral de la presencia militar norteamericana en la Bahía de Guantánamo; un análisis de la letra del Convenio que le dio origen, las circunstancias en que fue firmado y ejecutado, a tenor con la Convención de Viena de 1969 sobre Derecho de Tratados, de la que Cuba y Estados Unidos de América son partes firmantes y obligadas; demuestra que el enclave militar de la Marina de los Estados Unidos de América en Guantánamo es totalmente ilegal de acuerdo a las normas de Derecho Internacional Público.

Llegar a ésta demostración, mediante un análisis de normas y de los instrumentos internacionales firmados, además del análisis histórico, es el objetivo del presente trabajo.

INTRODUCCIÓN
Pocas circunstancias en la historia de las relaciones políticas internacionales contemporáneas, han sido tan manipuladas como las relativas al surgimiento y transcurso de la presencia militar de los Estados Unidos de América en la Bahía de Guantánamo, Cuba.

The New American Desk Encyclopedia, supuestamente uno de los más completos compendios de información elemental dirigida al USamericano promedio, y que se jacta de ser “hasta la fecha la más completa enciclopedia en un solo volumen y en soporte papel, para la casa, la escuela y la oficina, con más de 13 000 entradas”, expone lo siguiente: “ Bahía de Guantánamo, gran embarcadero natural en Cuba, sitio de una base naval de los Estados Unidos estratégicamente ubicada con acceso al Caribe y Panamá. Se encuentra arrendada por los Estados Unidos desde 1903, pero desde 1960 ha sido aislada y hostigada por el régimen hostil de Castro “ . Sin dudas es un enfoque cínico de los estadounidenses hacedores de ideas.

Esta no es la historia de la Enmienda Platt ni del comienzo de la época neocolonial en Cuba. El tema de la Base Naval de Guantánamo, usualmente denominada por los militares norteamericanos como U.S. Naval Station Guantanamo Bay o NSGtmo, tiene tantas imbricaciones con otros aspectos de la historia hispano-cubano-norteamericana, que resulta imposible abarcarlos en diez cuartillas de extensión, por tanto nos enmarcaremos estrictamente en la inconsistencia jurídica de la presencia de ése enclave norteamericano en Guantánamo, en virtud de los acuerdos internacionales.

Lo expresado en nuestro trabajo no son posiciones oficiales del gobierno de la República de Cuba, aunque puede haber coincidencias; son sólo algunas conclusiones a que ha llegado el autor como resultado de la actividad académica sobre el tema en cuestión.

Como se conoce, los antecedentes de la presencia de las fuerzas militares de Estados Unidos en Guantánamo se encuentran en la Resolución Conjunta aprobada por el Congreso de EEUU el 1ro de abril de 1898 y sancionada por el presidente Mc Kinley el 20 de abril de 1898. Esta Resolución Conjunta sentó las bases del posterior injerencismo norteamericano en Cuba al decir:

“…Por cuanto: el aborrecible estado de cosas que ha existido, durante los tres últimos años, en la isla Cuba, tan próxima a nuestro territorio, han herido el sentido moral del pueblo de los Estados Unidos y afrentando la civilización cristiana…Se resuelve por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América, reunidos en Congreso:….Segundo: Que es deber de los Estados Unidos exigir, como el gobierno de los Estados Unidos por la presente exige, que el gobierno de España renuncie inmediatamente a su autoridad y gobierno en la isla de Cuba….Tercero: Que por la presente se dá orden y autoridad al Presidente de los Estados Unidos para usar en su totalidad las fuerzas militares y navales de los Estados Unidos….para llevar a efecto ésta resolución…”

De aquí se derivó el llamado Tratado de París firmado entre España y Estados Unidos de América el 10 de diciembre de 1898 que en su artículo I decía “….España renuncia a todo derecho de soberanía y propiedad sobre Cuba. En atención a que dicha isla, cuando sea evacuada por España, va a ser ocupada por los Estados Unidos; los Estados Unidos mientras dure su ocupación, tomarán sobre sí y cumplirán las obligaciones que por el hecho de ocuparla, les impone el derecho internacional, para la protección de vidas….”

El 16 y 23 de febrero de 1903 fue firmado por Tomás Estrada Palma y Theodore Roosevelt respectivamente, presidentes de Cuba y Estados Unidos, el “Convenio de 16-23 de febrero de 1903, entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América para arrendar a los Estados Unidos (bajo las condiciones que habrán de convenirse por los dos gobiernos) tierras en Cuba para estaciones navales y carboneras” que dice “Deseando la República de Cuba y los Estados Unidos de América ejecutar en todas sus partes lo prevenido en el artículo VII de la Ley del Congreso que fue aprobada el 2 de marzo de 1901 y en el artículo VII del apéndice de la Constitución de la República de Cuba promulgada el 20 de mayo de 1902, en los cuales se dispone que Artículo VII. Para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los Estados Unidos “.

“..Han celebrado con ese objeto el siguiente convenio: Artículo I La República de Cuba arrienda por el presente a los Estados Unidos por el tiempo que las necesitaren para el objeto de establecer….1ro En Guantánamo (véase la carta 1857 de la Oficina Hidrográfica). Partiendo de un punto de la costa sur….”

El Tratado Permanente, firmado el 22 de mayo de 1903 entre los representantes de Estados Unidos de América, Herbert G. Squiers y de la República de Cuba, Carlos de Zaldo y Beurmann, el cual se considera por los estudiosos norteamericanos como la verdadera Enmienda Platt (se anexa facsímil), dice en su acápite VII “Para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los Estados Unidos”.

Las condiciones a convenirse posterior al Convenio original de arrendamiento de bases navales y carboneras, se establecieron en Convenio del 2 de julio de 1903 firmado por José M. García Montes y Herbert G. Squiers como representantes, donde se estableció el pago por Estados Unidos de 2000 pesos en moneda de oro de los Estados Unidos durante “ todo el tiempo que Estados Unidos ocuparen y usaren dichas áreas”.

En el nuevo Convenio del 27 de diciembre de 1912 firmado por Manuel Sanguily y A. M. Beaupré, Estados Unidos hacía dejación de su derecho sobre el área de Bahía Honda, manteniendo sólo Guantánamo por la que pagaría 5000 pesos en moneda de oro de los Estados Unidos. Al no ser ratificado en tiempo por ambos Congresos, se consideró caducado.

En el nuevo tratado de Relaciones Cuba-Estados Unidos firmado el 29 de mayo de 1934 por Manuel Márquez Sterling, Cordell Hull y Summer Welles, mantuvo las condiciones de arrendamiento o arriendo incluidas las del 2 de julio de 1903 agregando: “Mientras no se abandone por parte de los Estados Unidos de América la dicha Estación Naval de Guantánamo o mientras los dos gobiernos no acuerden una modificación de sus límites actuales, seguirá teniendo la extensión territorial que ahora ocupa..”

En base a ésta breve historia del enclave norteamericano en Guantánamo así como circunstancias posteriores, podemos realizar un análisis de su validez jurídica actual o legalidad a tono con instrumentos internacionales que tienen firmados ambos gobiernos.

CAPÍTULO ÚNICO
El principal instrumento de Derecho Internacional existente para determinar la legalidad, regulación y conducción de actividades interestatales referentes a validez, eficacia y alcance de los tratados bilaterales o multilaterales, es la “Convención de Viena sobre el derecho de los tratados” de la Organización de Naciones Unidas U.N. Doc A/CONF.39/27 (1969), 1155 U.N.T.S. 331,Viena, 23 de mayo de 1969, que entró en vigor el 27 de enero de 1980 y está firmada por ambos gobiernos.

Es indiscutible la fuerza legal que tiene la Convención de Viena para los estados-partes cuando dice:
PARTE V Nulidad, terminación y suspensión de la aplicación de los tratados. SECCION PRIMERA Disposiciones generales. “42. Validez y continuación en vigor de los tratados. 1. La validez de un tratado o del consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado no podrá ser impugnada sino mediante la aplicación de la presente Convención.

2. La terminación de un tratado, su denuncia o el retiro de una parte no podrán tener lugar sino como resultado de la aplicación de las disposiciones del tratado o de la presente Convención. La misma norma se aplicará a la suspensión de la aplicación de un tratado…”
Uno de los fundamentos primordiales que pueden alegarse sobre la nulidad del Convenio de arrendamiento de tierras para bases navales y carboneras entre Cuba y Estados Unidos que fue firmado y modificado entre 1903 y 1934, es en base al artículo 52, de la PARTE V “Nulidad, terminación y suspensión de la aplicación de los tratados”, Sección Segunda del Convenio de Viena, que expresa “… 52. Coacción sobre un Estado por la amenaza o el uso de la fuerza. Es nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios de derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas… “

En el Informe de Eliu Root, Secretario de la Guerra de los Estados Unidos de América a Leonardo Wood, gobernador militar de Cuba, del 9 de febrero de 1901, se admite que:

“Nos encontramos (el Departamento de la Guerra y el gobierno de los Estados Unidos) en una posición tal que, para protegernos a nosotros mismos, y por el hecho de haber expulsado a España de Cuba, hemos venido a convertirnos en los fiadores de la independencia cubana…Sin duda, fue en vista de estas relaciones especiales que deben existir entre Cuba y los Estados Unidos por lo que el Presidente dijo, en su mensaje al Congreso, de 11 de abril de 1898 “La única esperanza de alivio y de sosiego en un estado que no es posible soportar por más tiempo, consiste en la pacificación forzosa de Cuba “.

“ Y en su mensaje de 5 de diciembre de 1899, el Presidente Mc Kinley dijo lo que sigue: Esta nación ha contraído ante el mundo entero una grave responsabilidad relacionada con el futuro buen gobierno de Cuba, Hemos aceptado un deber sagrado, cuyo cumplimiento exige la más severa honradez…La nueva Cuba….tiene que estar necesariamente ligada a nosotros por vínculos de especial intimidad y fuerza, si es que ha de asegurar su perdurable bienestar..”

Y continúa diciendo en éste documento oficial el Secretario de Guerra norteamericano: “…El pueblo de Cuba debe desear que en su ley fundamental se incorporen prescripciones que en sustancia sean como sigue..Nro. 6 Que a fin de facilitarle a los Estados Unidos el cumplimiento de los deberes que le sobrevengan por virtud de las percepciones que anteceden y para su propia defensa, los Estados Unidos pueden adquirir y poseer el título de terrenos para establecer estaciones navales, y mantenerlas en ciertos puntos o lugares determinados…”

Es evidente que la autonomía de la voluntad del pueblo y gobierno cubanos en la firma del Convenio en cuestión, fue coaccionada por el uso de la fuerza, y violando además principios de la Carta de Naciones Unidas, entre ellos el respeto a la soberanía de los estados y la prohibición de inmiscuirse en los asuntos internos de otros estados.

La nulidad de éste tratado está argumentada además por la violación de principios establecidos en el preámbulo de la Convención de Viena que dice:
“ Advirtiendo que los principios del libre consentimiento y de la buena fe y la norma "pacta sunt servanda" están universalmente reconocidos…” (en la firma de tratados).

Por otra parte se aprecian violaciones graves por parte del gobierno de los Estados Unidos de América en el cumplimiento de la letra pactada del tratado o convenio en cuestión, lo que según la Convención de Viena constituyen causales para que una de las partes pueda alegarla como causa para dar por terminado el tratado, según se establece en el artículo 60 acápites 1 y 3 de la Convención de Viena que expresa:

SECCIÓN TERCERA Terminación de los tratados y suspensión de su aplicación. 60. Terminación de un tratado o suspensión de su aplicación como consecuencia de su violación.

“…1. Una violación grave de un tratado bilateral por una de las partes facultará a la otra para alegar la violación como causa para dar por terminado el tratado o para suspender su aplicación total o parcialmente.

3. Para los efectos del presente artículo, constituirán violación grave de un tratado:
b) la violación de una disposición esencial para la consecución del objeto o del fin del tratado….”.
Al firmar Theodore Roosevelt como Presidente de los Estados Unidos de América el 23 de febrero de 1903 el “Convenio entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América para arrendar a los Estados Unidos….tierras en Cuba para estaciones navales y carboneras”; Roosevelt comprometió a su país a cumplir el artículo II del citado convenio que plantea explícitamente “….La concesión del artículo anterior incluirá el derecho a usar y ocupar las aguas adyacentes a dichas extensiones de tierra y agua, y a mejorar y profundizar las entradas de las mismas y sus fondeaderos, y en general a hacer todo cuanto fuere necesario para poner dichos lugares en condiciones de usarse exclusivamente como estaciones carboneras y navales y para ningún otro objeto…”

De todos es sabido que éste compromiso que adquirió el presidente Theodore Roosevelt, válido hasta hoy si pudiera considerarse hoy válida la presencia militar de Estados Unidos en Guantánamo; ha sido y está siendo violado por el gobierno del presidente George Walker Bush al ordenar la instalación de cárceles o Centros de Detención (como eufemísticamente ellos le llaman) para presos de Iraq y Afganistán, en el territorio que ocupan en Guantánamo, lo cual viola la letra expresa del tratado y quebranta el objeto y fin del mismo.

Se podría decir igualmente que la actividad de inteligencia radioelectrónica (ELINT), los ejercicios con aeronaves militares de la USAF, el uso de las instalaciones como albergues de balseros cubanos y boat people haitianos, el intento de utilizar las instalaciones como alojamiento de refugiados de la guerra en Kosovo, así como el uso como base para monitorear operaciones de narcotráfico en el Paso de los Vientos; al margen de otras consideraciones, violan todos el objeto y fin del tratado de arrendamiento.

Debe recordarse colateralmente que la letra de los Convenios de Ginebra de 1949 en lo referido a prisioneros de guerra, establece que para trasladar prisioneros de guerra fuera del área de conflicto o a otro país, la potencia detentora del poder bajo cuya custodia están los prisioneros de guerra, debe obtener la anuencia de las autoridades del país hacia donde se trasladan los prisioneros, lo cual ha sido violado en cuanto a los llamados prisioneros de Al Qaeda llevados a Guantánamo bajo responsabilidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Según declaración del MINREX de fechas 11 de enero de 2002 y 19 de enero de 2005 el gobierno de la República de Cuba ha sido informado pero no consultado.

Se ha declarado por expertos militares de los Estados Unidos de América, que Guantánamo, la “más antigua base estadounidense en ultramar”, no tiene ya una utilidad militar táctica ni estratégica para las fuerzas armadas de los Estados Unidos, no existen ya navíos propulsados por vapor/carbón y han surgido nuevas bases en su territorio continental que pueden cumplir las misiones para las que se concibió Guantánamo “…para la mejor protección de los puertos americanos situados en el Golfo de México y de los canales interoceánicos que pudieran ser construidos, bajo los auspicios de los Estados Unidos en Nicaragua o Panamá..”

En los artículos 63 y 74 de la Convención de Viena, se regula el impacto de las relaciones diplomáticas y consulares en el cumplimiento y ejecución de los tratados, de la siguiente forma:

“….63. Ruptura de relaciones diplomáticas o consulares. La ruptura de relaciones diplomáticas o consulares entre partes de un tratado no afectará a las relaciones jurídicas establecidas entre ellas por el tratado, salvo en la medida en que la existencia de relaciones diplomáticas o consulares sea indispensable para la aplicación del tratado….”

“….74. Relaciones diplomáticas o consulares y celebración de tratados. La ruptura o la ausencia de relaciones diplomáticas o consulares entre dos o más Estados no impedirá la celebración de tratados entre dichos Estados. Tal celebración por sí misma no prejuzgará acerca de la situación de las relaciones diplomáticas o consulares….”

En ambos casos se aprecia que el espíritu de la Convención es salvaguardar las relaciones jurídicas que puedan existir entre dos estados sin relaciones diplomáticas ni consulares en el entendido de mantener abiertas todas las vías disponibles para asegurar la paz y las relaciones lo más normales posibles entre dos estados que no tienen relaciones oficiales, asegurar los vínculos por motivos particulares entre sus ciudadanos y proteger los derechos humanos de éstos.

Consideramos que no es factible la aplicación de tales artículos en la atmósfera esencialmente tensa que ha caracterizado las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos a partir de 1959, resultando contradictorio que un país que ha sustentado, apoyado y financiado acciones de agresión contra otro, mantenga vigente un tratado que garantiza su presencia militar en suelo del país agredido.

Por supuesto que la vigencia de tal tratado lesiona los intereses de uno de los estados-parte en él, en éste caso el gobierno y pueblo de Cuba, y por lo tanto lesiona los principios establecidos en el Preámbulo de la Convención de Viena sobre Derecho de Tratados como aquellos que deben presidir cualquier acuerdo internacional y que son la reciprocidad, el interés y beneficio mutuo, la libre voluntad y la forma pacífica en la resolución de los problemas.

En tal sentido debemos decir que el Convenio entre Cuba y Estados Unidos de América para el arrendamiento por Estados Unidos de territorios para bases navales y carboneras fue impuesto por la fuerza a una de las partes en el momento de su surgimiento y se mantiene impuesto 100 años después en su ejecución, por tanto es totalmente ilegal, inválido y nulo.

Determinados hechos históricos demuestran que es totalmente un engendro mantener la vigencia del mencionado Convenio. El 27 de enero de 1959 el secretario de Estado, John Foster Dulles, anuncia el retiro, demandado por el Gobierno Revolucionario, de la misión militar de Estados Unidos estacionada en Cuba, asesora del ejército de la tiranía, y acusada de participar activamente en la lucha contra el Ejército Rebelde.

Por otra parte el 3 de enero de 1961 el Gobierno de Estados Unidos anunció el rompimiento de sus relaciones diplomáticas y consulares con el Gobierno de Cuba. En un comunicado de esa fecha el presidente Eisenhower declara que esta acción "es tan sólo la última de una larga, serie de hostigamientos, acusaciones infundadas y difamatorias" del Gobierno cubano. Ese momento debió marcar el fin de la presencia militar norteamericana en suelo de Guantánamo, de acuerdo a las prácticas internacionales que se consideran doctrina sentada en Derecho Internacional público en cuanto a las relaciones entre estados.

Veinticuatro horas después, el 4 de enero de 1961, el Departamento de Estado de Washington declara que la ruptura de relaciones con Cuba "no afecta el status de nuestra estación naval de Guantánamo". Decidiendo unilateralmente sobre una cuestión que atañe a dos países, convirtiéndose a partir de ahí en la grotesca burla a la soberanía cubana que ha sido durante ya 46 años.

CONCLUSIONES
Hemos demostrado que, sólo a tenor con el análisis de un instrumento jurídico internacional, la Convención de Viena sobre Derecho de Tratados, la presencia militar norteamericana en la Bahía de Guantánamo es ilegal y contraria a derecho.

Existen muchas otras convenciones internacionales que podrían alegarse para demostrar tal ilegalidad, entre ellas la Resolución 2131 de ONU sobre la prohibición de la injerencia en los asuntos internos de otros estados, así como otras varias resoluciones sobre el arreglo pacífico de diferendos entre países, y la coexistencia, incluyendo la misma Carta de las Naciones Unidas e incluso regulaciones de Derecho Internacional Humanitario.

Pero nunca antes se había visto tal irrespeto por el Derecho internacional en el mundo, como el que muestra hoy el gobierno de los Estados Unidos de América. No digamos ya en el resto del mundo, en los propios Estados Unidos, la justicia se encuentra secuestrada, despiden a fiscales por razones políticas y se permite que un antijurista como el señor Alberto R. Gonzáles llegue a Fiscal General de los Estados Unidos, es el mismo que le aseguró a su jefe con respecto a la guerra en Afganistán que “….las Convenciones de Ginebra son obsoletas y pintorescas, y no deben aplicarse en la guerra contra el terrorismo…”

Revisando algunos textos por autores de disímiles tendencias políticas disponibles en Internet para confeccionar éste trabajo, he visto con alguna reiteración criterios sobre cierta indisposición del gobierno y el pueblo de Cuba para realizar algún tipo de reclamación sobre la devolución del territorio de la Base Naval de Guantánamo. Se especula sobre motivos ocultos de conveniencia económica, complicidad entre ambos gobiernos, razones secretas de estado, acuerdos tácitos y otras argumentaciones rocambolescas. Ante ello podríamos concluir con éste párrafo de la Declaración del Gobierno de la República de Cuba del 11 de enero de 2002.

“…Sin embargo, un principio básico de la política cubana ante este problema extraño y potencialmente peligroso entre Cuba y Estados Unidos, que ha perdurado decenas de años, ha sido evitar que nuestro reclamo se convirtiera en tema prioritario y ni siquiera en asunto de especial importancia entre las numerosas y graves diferencias que existen entre ambos países. En el propio Juramento de Baraguá formulado el día 19 de febrero del año 2000 la cuestión de la base naval de Guantánamo se expone como último punto, y se expresa de la siguiente forma: ... “a su debido tiempo ya que no constituye objetivo prioritario en este instante aunque sí justísimo e irrenunciable derecho de nuestro pueblo, ¡el territorio ilegalmente ocupado de Guantánamo debe ser devuelto a Cuba!...”

BIBLIOGRAFÍA
- Roig de Leuchsenring, Emilio. “Historia de la Enmienda Platt.” Instituto Cubano del Libro. Julio de 1973.
- No.8/1967 Diplomatic relations and inmunity act.  acts.oireachtas.ie/print/zza8y1967.1.html - Vienna Conventions on Diplomatic Relations 1961 - untreaty.un.org/ilc/texts/instruments/english/conventions/9_1_1961.pdf
- Vienna Conventions on Diplomatic Relations - www.un.int/usa/host_dip.htm - http://untreaty.un.org/ilc/texts/instruments/english/conventions/9_1_1961.pdf
- Country Profile: Cuba Library of the Congress of US - http://lcweb2.loc.gov/frd/cs/profiles/Cuba.pdf
- Americans on: Cuba December 2006 – Hear the Issues - www.heartheissues.com/americanson-cuba-200612-g.html
- Convención de Viena sobre el derecho de tratados. - http://www.oas.org/36AG/espanol/doc_referencia/Convencion_Viena.pdf
- Derecho Internacional Público Curso 2 Grupo B - www.unizar.es/gidid/AGCHUECA/dipu/Prog2004-05.pdf
- Convención de Viena de 1961 - www.soberaniachile.cl/trat16.html
- Una pieza más en el rompecabezas de la agresión norteamericana - http://www.trabajadores.cubaweb.cu/suplemento-historia/revolucion/fs- ieza.htm
- Granma nacionales - www.granma.cubaweb.cu/temas5/articulo2.html
- Origen del bloqueo - www.cuba-si.ch/docs/90.pdf
- Cronología de acciones política ideológicas contra Cuba desde Estados Unidos - www.cubaminrex.cu/Enfoques/terrorismo%20contra%20cuba_Cronolog%EDa%20de%20agresiones%20pol%EDtico-ideol%F
- Hechos. - www.cubaminrex.cu/Mirar_Cuba/La_isla/Momentos.htm
- 1959 hasta 1977 - www.parlamentocubano.cu/1959%20hasta%201977.htm
- Olivier Dabene. El seísmo de la Revolución cubana - catedras.fsoc.uba.ar/toer/articulos/txt-dabene.htm
- Guantánamo Quinta Parte - www.amigospais-guaracabuya.org/oagmp023.php
- Lección XIII Las Constituciones cubanas. Rafael Montoso - http://erc.lib.umn.edu/dynaweb/spanish/montprin/@Generic__BookTextView/4543;pt=4492
- U.S. Naval Station Guantánamo Bay - www.nsgtmo.navy.mil
- USNB Gtmo History - www.nsgtmo.navy.mil/htmpgs/gtmohistory.htm
- Base Naval de Guantánamo - www.cubagob.cu/otras_info/minfar/base_gtmo.htm
- Cuba y los derechos humanos: Declaración del Gobierno de la República de Cuba a la opinión pública nacional e internacional. - http://www.cubaminrex.cu/CDH/60cdh/Guantanamo/Base%20naval%20de%20guantanamo.htm
- American Forces Press Services “Bush says military commission act brings…” - http://www.defenselink.mil/News/NewsArticle.aspx?id=1633
- The White House: Fact Sheet The Military Comission act for 2006 - http://www.whitehouse.gov/news/releases/2006/10/20061017.html
- Military Commissions - http://www.defenselink.mil/news/Sep2005/d20050915factsheet.pdf
- Guantánamo Bay Naval Base. Answer.com - http://www.answers.com/topic/guantanamo-bay-naval-base
- 1898 Invassion of Guantánamo Bay - http://en.wikipedia.org/wiki/1898_invasion_of_Guant%C3%A1namo_Bay
- Platt Ammendment - http://en.wikipedia.org/wiki/Platt_Amendment
- Modern History Sourcebook: Platt Amendment 1901 - http://www.fordham.edu/halsall/mod/1901platt.html

ANEXOS



Facsímil del Tratado Permanente entre Cuba y los Estados Unidos de América.
Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América.
Hojas primera y última.


AUTOR
Lic. Guillermo Benítez Valdés
Departamento de Derecho. Facultad de Humanidades.
Universidad de Holguín “Oscar Lucero Moya”.
Municipio Holguín.

Año 2008.
Todos los derechos reservados a favor del autor. 2008.
A la memoria de la Doctora Olga Miranda y Bravo, insigne jurista y autoridad en éste tema.

Articulos relacionados:
Desempeño profesional en el ámbito judicial
Resumen:
Medidas cautelares. Intervención judicial. Administración judicial. Administrador judicial. Coadministrador. Disoluciones, liquidaciones en sociedades civiles y comercial...
El notario público función y desarrollo histórico
Resumen:
Los notarios son personas investidas por el Estado de fe pública para autenticar hechos y actos que ante ellos pasan y se otorgan. De ese concepto surge la interrogante d...
Sistema Carcelario Argentino
Resumen:
Diagnóstico de las diferentes dimensiones del sistema penitenciario. El Sida. La resocialización. Políticas públicas. Que es Lusida. United nations: human rights.
Resumen de las Leyes 20.091 y 22.400
Resumen:
La Superintendencia de Seguros de la Nación. Organización y funciones. Concepto de capital mínimo. Déficit. Medidas a adoptar por la Superintendencia. Liquidación de enti...
Innovaciones e Implementaciones de la Nueva Ley de Registro y del Notariado
Resumen:
Con la Constitución Bolivariana se abre un camino para modernizar las instituciones del sector público y esa apertura nos ofrece todas las posibilidades de adaptación del...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©