Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Proyecto educativo para el fortalecimiento del vínculo escuela – familia y comunidad

Resumen: De acuerdo con la educación actual y las transformaciones que se han realizado es pertinente que se trabajen los elementos presentes en el sistema axiológico, a partir de las exigencias y requerimientos de cada nivel educacional.
26,768 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Geilert De la Peña Consuegra

RESUMEN
De acuerdo con la educación actual y las transformaciones que se han realizado es pertinente que se trabajen los elementos presentes en el sistema axiológico, a partir de las exigencias y requerimientos de cada nivel educacional. En el caso del estudio realizado se profundiza en el fortalecimiento de los valores desde la vinculación escuela – familia – comunidad, triada de vital importancia en función de una dinámica que asegure el perfeccionamiento del proceso docente – educativo en su amplia y estrecha concepción.

Se ofrecen elementos, criterios y valoraciones sobre el proceder del maestro de la educación primaria en función de esta relación, y las posibles alternativas que se pueden diseñar e instrumentar en la práctica educativa. Dichos criterios y valoraciones se complementan en proyectos educativos, desde la concepción integradora, sistémica y la atención a la diversidad.

INTRODUCCIÓN
Hoy se acentúa como objetivo de la educación el desarrollo multifacético del hombre físico, mental y humano, desarrollo concebido como crecimiento permanente para su inserción activa para los contextos de actuación. Esta educación integral se logra con un sistema pedagógico en el cual los distintos agentes formativos constituyen un conjunto de elemento que interactúa mediante un modelo o proyecto que contemplan los contenidos educativos en los diferentes modelos educacionales.

La formación de la personalidad del adolescente adecuada a la sociedad en que viven es una responsabilidad que asume cada docente, padre y miembros de la comunidad.

La triada escuela – familia – comunidad ocupa un lugar importante en el ámbito educativo por sus amplias posibilidades como clave de proceso intelectual y afectivo así como contenido e instrumento de aprendizaje.

En los resultados de las investigaciones sobre la escuela, familia y la comunidad de forma independiente se aprecia una limitada una limitada contribución al enriquecimiento teórico metodológico, en todos se reconocen las mutuas relaciones entre escuela – familia – comunidad por lo que se ha podido observar.

Los valores de la familia se fortalecen cuando existen una adecuada vinculación de los padres con los maestros, se desarrollan vínculos con la comunidad, identificación del estado deseado en el sistema de acciones de capacitación, un diagnostico del nivel de necesidad básica de aprendizaje.
La educación como fenómeno social se patentiza en el ideario pedagógico de nuestros próceres, desde Varela a Martí, y de este a los pedagogos contemporáneos. Lo fundamental en su concepción es educar en la vida, por la vida y para la vida. Por tanto, la esencia social de la escuela cubana ha de manifestarse en los vínculos que cotidianamente establece con el entorno mediante los objetivos planteados y en las formas y métodos desarrollados para cumplir tal encargo social.

Existen proyectos que abogan por la aplicación de la interacción de la escuela con su entorno. Este es uno de los principales problemas existentes que precisa la definición de nuevas estrategias educativas desde diversos puntos de vista: político, estratégico, institucional y pedagógico para perfeccionar el proceso educacional en general y, en particular, el nivel de interdependencia entre la escuela, la familia y la comunidad para la formación de los niños, adolescentes y jóvenes.

La institución escolar, la familia y la comunidad forman un triángulo interactivo integral, sin cuyo concurso coherente es difícil lograr una obra educativa acabada.

De gran importancia resulta considerar a la personalidad como un todo en desarrollo, con múltiples interrelaciones. Incorporar este enfoque significa utilizar métodos integrados, con una concepción en sistema, con interacciones y vínculos estables entre sus componentes, donde cada uno: familia, escuela, instituciones, organizaciones, funcionan como subsistema abierto a tales interrelaciones. Desde esta óptica “…la calidad de la enseñanza y la educación siempre será el resultado del esfuerzo común de la escuela, la familia y la comunidad y estará dada en nuestra capacidad por formar los rasgos de la personalidad comunista de las nuevas generaciones".

Es necesario reflexionar e ir a la búsqueda y precisión de las bases teórico – metodológica – prácticas teniendo en cuenta las leyes y principios pedagógicos, los fundamentos del Enfoque Histórico – Cultural, las regularidades educacionales del sistema cubano, las particularidades desde las primeras edades para la concepción e instrumentación del proyecto educativo de cada institución escolar.

DESARROLLO
La escuela como vía para la interacción con la familia y la comunidad
El análisis del contexto escolar para el establecimiento del vínculo escuela – familia - comunidad es imprescindible si se considera:
- El carácter directriz de la escuela en el proceso de socialización.
- La concepción de la escuela como organización.
- La escuela como núcleo potenciador del vínculo con la familia y la comunidad.
Carácter directriz de la escuela en el proceso de socialización
El proceso de socialización del hombre adquiere una importancia especial en cualquier tipo de sociedad “... pues resulta evidente que de la forma en que se conciba sus resultados facilitarán o no el desarrollo de individuos preparados para una de las más importantes facetas de la vida: la convivencia consigo mismo, con los demás y con la sociedad. El valor de la socialización radica no solo en hacer del individuo un ser social, sino como mediante la interacción social se forma el individuo lo que hace posible la apropiación de los contenidos socialmente significativos para desarrollarse como personalidad.

Comprende tres procesos íntimamente relacionados: a) afectivos (orientados hacia la formación y el mantenimiento de los vínculos afectivos y sociales entre las personas), b) cognitivos (dan lugar a la interiorización y conocimiento del propio “yo” del sujeto implicado, así como la relación “yo y otros”) necesaria para las relaciones. Es afín con el conocimiento de sí mismo, del rol de las personas y c) comportamientos (favorecen la adquisición de determinados hábitos de las interacciones interpersonales, permite disponer de estrategias comportamentales, conversaciones, resolución de problemas, conflictos, nuevos amigos), lo que se aprende en la convivencia, son fácilmente modificables.

Se impone la realización de ajustes en la acción de las instituciones socializadoras en general, y de la escuela en particular, para lograr la coordinación de esfuerzos al asumir un papel determinante dirigido a:
- Enfatizar en las transformaciones del quehacer docente - educativo, orientándolas hacia el fomento de la educación más que el de instrucción.
- Transformar la institución escolar en una potencia que contribuya al desarrollo de la creatividad y la autonomía de los educandos, la familia, la comunidad y de los profesores para el enfrentamiento de soluciones educativas.

- Promover la confrontación familiar, comunitaria y escolar acorde con las condiciones concretas que posee cada agente y actor para la implementación de acciones conjuntas.

- Reforzar la atención y relación con las organizaciones de masas y políticas de la institución escolar y comunitaria como escenarios que contribuyen a preparar al estudiante para la vida social.

Así, en el mundo contemporáneo la escuela actual es objeto de nuevas demandas que abran nuevos caminos y posibilidades prometedoras para la formación moral y social. Para ello se requiere de un proceso de socialización flexible, abierto e integrado para poder responder a las exigencias sociales. Recientemente los doctores en Ciencias Psicológicas y Pedagógicas Diego González Serra y Amelia Amador Martínez proporcionan valiosas reflexiones acerca de la influencia de este en la educación y desarrollo de la personalidad.

Para González Serra el proceso de socialización no es algo que ocurre en modo abstracto para dar lugar al desarrollo del individuo sino que como bien el expresa:
“... en la determinación de los fenómenos psíquicos es necesario enfatizar tanto su determinación externa (socio - histórica en el hombre) como su automovimiento o autorregulación (su transformación en dependencia de contradicciones externas; inherentes al propio psiquismo) y que ambas facetas de la determinación de lo psíquico se penetran o influyen recíprocamente: la determinación externa incluye en si el automovimiento y viceversa y la conduce al otro, es el punto de partida del otro y viceversa.

Tales ideas apuntan a destacar la acción del medio social y la propia actividad del sujeto para formarse como ser humano. Además, enfatiza el papel que para dicho desarrollo tienen los factores sociales en la apropiación de los contenidos socialmente significativos para constituirse como personalidad.

Resulta interesante el tratamiento del concepto de socialización que ofrece Amelia Amador, quien entiende la socialización:
“... como el conjunto de procesos sociológicos, pedagógicos y psicológicos por los cuales el individuo en la asimilación de la experiencia social se incorpora a diferentes actividades, participa con otros, se implica en su ejecución, establece relaciones y se comunica, todo esto en función de las expectativas y representaciones que como miembros del grupo de que se trate va desarrollando, de los conocimientos, sentimientos y actitudes que en él se van formando al respecto, con lo cual reproduce, modifica o crea nuevas expectativas que a su vez dan lugar a su práctica en una dirección cada vez más reflexiva y autodirigida como heredero o representante de las conquistas de la humanidad, de la región y país en que vive, de la provincia, comunidad, grupo, familia de que es miembro, como sujeto que se desarrolla”.

Esta definición, lleva implícita la idea de que en el trabajo del educador debe analizarse los aspectos fundamentales de la personalidad de los educandos como representaciones o unidades integradoras de su funcionamiento y de las tendencias de su desarrollo que se ponen de relieve en el campo de sus valoraciones, relaciones y comunicaciones bajo determinadas condiciones de vida y educación. También es evidente, como se demostró en el transcurso de esta investigación, que del conjunto de organizaciones socializadoras, es la escuela la encargada de dar dirección a las formas de socialización.

Representa un reto para la educación encauzar el perfeccionamiento de la acción socializadora, lo cual es viable si mediante el vínculo escuela – familia - comunidad se:
- Instrumentan las vías metodológicas más adecuadas para la introducción del proceso de socialización en la práctica, a fin de alcanzar mayor coherencia e integración en las influencias y accionar educativo.
- Profundiza en hechos y fenómenos pedagógicos que junto a hechos y fenómenos de otra naturaleza con los que interactúa a partir de su carácter eminentemente social, propicia el abordaje de la realidad en sus múltiples dimensiones y contribuye al mejoramiento de la práctica educacional y social.
- Establecen nuevos modelos educativos acordes a las necesidades actuales que incluyan las acciones de cambio para la transformación del proceso pedagógico, la labor de maestros y profesores, los vínculos con la familia y la comunidad con un carácter integrador.
- Concibe el enfoque del proceso de socialización en el carácter activo de los agentes socializadores y sujetos de socialización sobre la base de la comunicación participativa y el accionar integral que debe caracterizar a la escuela, la familia, la comunidad y la sociedad en general.
- Crea un grupo de trabajo integrado para el establecimiento de coordinaciones e integración de los principales factores que intervienen en la acción educativa de socialización mediante la implementación de vías y formas encaminadas a vincular la escuela, la familia y la comunidad.

La escuela como organización
Uno de los aspectos más importantes de la escuela es observarla como una forma de organización, y reflexionar sobre el hecho de que el alumno aprende en ella esa forma de organización social típica de esa escuela y sociedad en que se educa. El término organización posibilita acoger una enorme variedad de estructuras, interacciones, objetivos, funciones. Dentro de esa variedad y complejidad hay dos tipos de intereses comunes: el elemento básico y los elementos de trabajo.

El elemento básico son las personas, cuyas interacciones componen la escuela como organización. La condición necesaria para su existencia es la interacción que se produce con los miembros del radio de acción. El propio éxito o fracaso está determinado por la calidad de las interacciones para alcanzar los objetivos previstos. Las interacciones constituyen la expresión de las personas y se pueden describir en cuatro niveles diferentes. Son menos personales a medida que se hacen más elevadas.

· Niveles de interacción entre el espacio interno y externo de la escuela
a) Individuales. Es el más visible e inmediato. La actividad de cada uno (alumno, maestro, directivo) está en parte determinada por la actividad del otro. Existe una influencia recíproca y cada miembro de la escuela evoca una respuesta física o mental a los otros miembros.
b) Entre individuos y la escuela como organización. Los individuos y la escuela están en constante interrelación y toman continuamente decisiones adaptativas para permanecer en equilibrio con el entorno. El flujo de información es esencial para el proceso de tomar decisiones y coordinar esfuerzos. La escuela como organización engendra una compleja dinámica interna dentro de la cual los individuos son inducidos a tomar parte: los individuos se integran, se capacitan, pasan a ocupar y desempeñar las responsabilidades de acuerdo con el status que ocupan y a su vez, los individuos obtienen por medio de su participación, la satisfacción de determinadas necesidades.

c) Entre la escuela y el conjunto de estructuras y organizaciones que la componen. Mantiene la institución escolar conexiones con las estructuras y organizaciones que matizan su mundo interno, constituyendo un conjunto organizacional cuyos papeles se engranan, entrelazan y son utilizados directamente para operar eficazmente. Representa este nivel el horizonte más inmediato de las interacciones para el cumplimiento del fin, objetivos y funciones sociales. El conjunto organizacional lo integran el Consejo de Dirección, los Colectivos de Ciclo, el Consejo de Escuela, de aulas y las organizaciones políticas y de masas.

d) Entre la escuela y su entorno. Además de los vínculos con las estructuras y organizaciones que conforman el medio ambiente más inmediato, la escuela también mantiene relación con las organizaciones, organismos y otras instituciones de la localidad para la planificación, organización y desarrollo del proceso pedagógico. La escuela, como sistema abierto, es profundamente influida por el entorno. Toda la actividad de ella y de las propias organizaciones, organismos e instituciones está condicionada por la permeabilidad o apertura al medio ambiente próximo y mediato, lo que exige establecer mecanismos bidireccionales para abrirse a sus influencias.

Además, la escuela es una organización que aprende, por cuanto está invariablemente relacionada con la siempre creciente velocidad de los cambios tecnológicos, económicos y sociales que las organizaciones enfrentan. Constituye una exigencia para la escuela que tiene la capacidad de emprender un continuo proceso de cambio a fin de poder cumplir las nuevas demandas y requerimientos socio - económicos. Desde este ángulo ha dominado por una parte el arte de adaptarse y producir cambios y, por la otra, el de preservar su propia dirección e identidad, dejarse influir por el entorno así como ejercer una influencia sobre él que conduce al desarrollo. Representa la clave de la organización que aprende. Si el proceso de aprender es a través de la educación y la experiencia, la institución escolar es la máxima exponente donde se pone en función el cumplimiento de esta tesis.

Si se considera la organización que aprende como aquella que facilita el aprendizaje de todos sus miembros y continuamente se transforma a sí misma, se está resaltando el valor del aprendizaje como base fundamental de la organización. La organización que aprende exige, por su propia naturaleza, de estructuras y sistemas de funcionamiento flexibles. La implicación del personal conlleva, además, el uso de estrategias de participación y negociación coherentes, con planteamientos cooperativos y con el desarrollo de roles distintos a los habituales. Las transformaciones motivan cambios en los sistemas de planificación y evaluación y en el papel reconocido a los diferentes protagonistas del hecho educativo.

A su vez, la institución escolar es una organización que aprende a aprender desde el mismo momento que empieza a reconocer los problemas por ella misma, reflexiona y toma decisiones para su solución. Esto le confiere la posibilidad de ser competente y, sobre todo, mantenerse con resultados eficientes. Aprender a aprender requiere potencial colectivo, siendo la estructura organizacional de la escuela uno de los aspectos que lo propicia. Constituye uno de los elementos fundamentales en el establecimiento del vínculo.

Por otra parte, existen características distintivas en el proceso de aprender de la escuela, que se acentúan cuando:
- El proceso de aprendizaje se orienta a la resolución de los problemas de la escuela, familia y la comunidad al determinarse, qué debe aprenderse, cómo debe aprenderse y quiénes deben participar.
- Existe variedad en los modos de actuación de los miembros de la escuela y el entorno, así como en la estructura de cada sistema para actuar y reflexionar sobre la práctica educativa.
- Permite la existencia de contradicciones como fuerza motriz del desarrollo y los conflictos se conciben como retos por afrontar.
- El aprendizaje se dirige hacia el desarrollo del potencial para aprender, es decir, el metaprendizaje. La base es el autoconocimiento que cada escuela, familia, comunidad posea de su labor educativa, en particular, en saber cómo y por qué encauzar la educación de las nuevas generaciones.
- Parte del conocimiento individual de cada sistema como condición necesaria para el aprendizaje conjunto a partir de la estructuración del trabajo por modalidades grupales y responsabilidades individuales y conjuntas donde prime el diálogo y una cultura orientada a las tareas flexibles y creativas. El proceso de aprendizaje es continuo no segmentado, centrado en los problemas, vinculado al contexto y afectando a todos los miembros de la organización, lo esencial no es el aprendizaje individual, sino el aprendizaje de la organización. Su realización supone la atención a cinco aspectos que actúan conjuntamente y que tienen que ver con las capacidades de los miembros de esta y las características que le son inherentes tales como: pensamiento sistémico, construcción de una visión compartida, aprendizaje en equipos, cambios en los niveles mentales y la creación de condiciones que permitan el desarrollo personal y profesional adecuado.

Por supuesto, la escuela como organización constituye un sistema extremadamente complejo y peculiar. No puede olvidarse este condicionante que exige un conocimiento profundo de su naturaleza, actitudes colegiadas para la actuación compartida y prácticas contextuales. Representa la institución formal encargada de posibilitar al individuo procesos y experiencias educativas estables, permanentes y continuas, ella se revela compuesta de actividades humanas en diversos niveles de análisis, personalidades, pequeños grupos, intergrupos, normas, valores, actitudes, todo eso existe sobre un patrón multidimensional. La idea de tratar la escuela como organización da la medida del sistema de interacción que lleva implícito, de los procesos de influencia mutua o recíproca, de relaciones de interdependencia y ser un sistema abierto.

En este sentido, son válidos los criterios de Hebert Spencer cuando afirma que:
“... un organismo social se asemeja a un organismo individual en los siguientes aspectos esenciales en el crecimiento, en el hecho de volverse más complejo a medida que crece, en el hecho de que, volviéndose más complejo, sus partes exigen una creciente interdependencia mutua, porque su vida tiene inmensa extensión comparada con la vida de sus unidades componentes; y, porque en ambos casos hay creciente integración acompañada por creciente heterogeneidad.
Como puede apreciarse la escuela, entonces, es algo más de lo que usualmente se piensa. Es un complejo social donde se establece la necesaria unión de cuatro elementos esenciales en el proceso educativo: individuo, familia, escuela y comunidad.

La escuela como sistema abierto
La presente investigación reafirma que es la escuela el modelo más elevado de la vida social y constituye un sistema porque:
· Tiene definidos e interrelacionados el fin (encargo social), objetivos y funciones que se expresan en el modelo del egresado.
· Cada uno de sus componentes (alumnos, profesores, directivos, estructuras de dirección, organizaciones) tiene una forma concreta de interrelacionarse a través del proceso docente – educativo.
· Se aprecia la influencia o acción mutua de sus propios componentes en el efecto de la labor pedagógica sobre los individuos, en la actividad del colectivo, de las organizaciones políticas y estudiantiles.
· Se relaciona ampliamente con la sociedad y la comunidad en el encargo social que determina sus objetivos y a la que aporta sus graduados.
· Tiene normas de funcionamiento que le confieren una identidad cultural.
· Posee un enclave material y espiritual que la identifica en el tiempo y en el espacio.

Estas particularidades le confieren a la escuela la capacidad para cumplir el encargo social y transformar la realidad educativa. La supervivencia como sistema no sería factible sin un proceso continuo de entrada de recursos materiales y humanos, proceso de transformación y flujo de salida, al formar un egresado que responda a los requerimientos del entorno y la sociedad. Además, la organización interna de la escuela es considerada como integrada por varios subsistemas importantes. Desde esta perspectiva cada subsistema ocupa un status y desempeña un rol específico que hacen de la escuela una entidad interna integrada, para cumplir la función que la sociedad le ha consignado.

Esto es realizable si cada uno en sí y en su conjunto se caracteriza por:
· Dar cumplimiento a los objetivos como premisa básica para responder a los requerimientos sociales sobre la base filosófica y cultural existente, y ser capaz de determinar objetivos de grupos e individuales a partir de los objetivos generales y de los valores que tributa el entorno sociocultural.
· Poseer los conocimientos y habilidades requeridas para el desempeño de la labor pedagógica en general y de cada subsistema en particular, para cumplir las tareas y aprovechar los recursos materiales y humanos.
· Demostrar los sentimientos, valores, actitudes, expectativas y aspiraciones de sus miembros y el entorno con la finalidad de crear un clima psicológico favorable que contribuya a establecer el sistema de influencias necesario para realizar las actividades y desempeñar las funciones.
· Adoptar vías y formas en el cumplimiento de las tareas para la formalización de las relaciones con el entorno inmediato y mediato.
La escuela como núcleo potenciador del vínculo con la familia y la comunidad

La escuela puede y debe ser un agente de cambio en la comunidad y esta última, a su vez, interactuar en los procesos formativos que se dan en la primera. Se trata de que la escuela “... se proyecte a la comunidad y para la comunidad, perfeccionando ininterrumpidamente el sistema de influencias que sobre esta ejerce y, de hecho, sobre los alumnos y medio familiar, convirtiéndose en núcleo capaz de aglutinar a todas las organizaciones, organismos e instituciones del territorio en función de lograr sus objetivos.” Esta condición se cumple cuando la escuela es capaz de:
· dar respuesta a las necesidades y expectativas de estudiantes, profesores, familia y comunidad que se relacionan con ella, incluyendo el gobierno local;
· conocer la evolución de las variables del entorno para poder organizar objetivamente el proceso pedagógico;
· analizar las capacidades internas de la escuela para establecer realmente las ventajas, desventajas, oportunidades y amenazas a partir de la relación causa – efecto que motiva el vínculo escuela –familia – comunidad.

Es necesario meditar hasta qué punto y en qué forma se lleva a cabo el intercambio entre maestros, directivos, familias y otros miembros de la comunidad para que se produzca el crecer físico - espiritual de unos y otros, y la formación recíproca como sujetos sociales. Independientemente de los problemas y contradicciones específicas que la escuela confronta en su quehacer diario, es ella quien debe rectorar el proceso de interrelaciones y vínculos como institución capacitada para afrontar las contradicciones que genera la triada escuela - familia - comunidad.

Es desde el proceso docente educativo, en primera instancia que la escuela puede lograr que la estrategia o proyecto se vincule con los problemas del territorio en el cual está enclavada, despertando el interés por ello y así insertarse en ese contexto a través de la familiarización de los habitantes del lugar con su labor. La relación escuela – comunidad constituye una estrategia pedagógica de tipo propedéutico para formar el ciudadano adulto. Así Piaget escribía que: “... más que imponerse a los niños un estudio complementario verbal de las instituciones de su país y de sus deberes ciudadanos, está efectivamente muy indicado aprovechar los tanteos del niño en la constitución de la ciudad escolar para informarle sobre los mecanismos de la ciudad adulta”
Es imprescindible determinar las características esenciales del proceso de aprendizaje de la comunidad donde se destaque el papel protagónico de la escuela. En tal dirección se exponen las siguientes:
- Organización del conocimiento informal de la comunidad a través de los hechos de la vida cotidiana.
- Estudio de las relaciones entre las estructuras que no aparecen directamente perceptibles.
- Concepción de la comunidad como un sistema dinámico, evolutivo, involucrado en constantes cambios.
- Conocimiento y utilización de los recursos con los que cuenta la comunidad para hacer valedero el principio de aprender a aprender.
- Estudio de la comunidad en su doble carácter, unitario y diverso.
- Adopción de la comunidad con sus virtudes y defectos a través de una posición transformadora.
La puesta en práctica de la investigación demostró que es innegable el papel de la escuela para nuclear a la familia y la comunidad a partir de los requisitos siguientes:
Requisitos para nuclear la familia y la comunidad desde la escuela
- Tener en cuenta la diversidad.
- Aplicar métodos de aprendizaje de participación y colaboración activa.
- Proyectar acciones coordinadas, interesantes y creativas.
- Precisar los objetivos y las tareas a cumplir por cada factor.
- Realizar encuentros periódicos entre los representantes de cada uno de los sistemas.
- Satisfacer las principales necesidades, intereses y expectativas de los miembros que integran su área de influencia.
- Contribuir a la formación de un pensamiento flexible que refleje las contradicciones objetivas de su entorno y provoque una relación de compromiso con la realidad.
- Desarrollar una ética profesional en las relaciones y la comunicación entre actores y agentes socializadores.
- Potenciar el funcionamiento de las estructuras y órganos de dirección, organizaciones e instituciones del entorno en función del vínculo escuela - familia - comunidad.

La escuela como núcleo potenciador del vínculo con la familia y la comunidad ha de comprometerlas en la educación de sus hijos y en el cumplimiento de su función educativa en cuatro niveles:
Nivel 1: se dirige a compartir información básica entre la escuela, la familia y la comunidad.
Nivel 2: se encamina a incorporarse a programas de participación y colaboración integrada estableciendo sistemas de comunicación desarrolladores.
Nivel 3: se destina a asumir responsabilidades de forma activa, disminuyendo la discontinuidad y desencuentros entre la escuela, la familia y la comunidad.
Nivel 4: se orienta a la educación recíproca entre familia, educadores y otros agentes comunitarios.
El análisis de la familia en su papel formador, de la comunidad como espacio educativo y de la escuela como vía para el establecimiento del vínculo, permite arribar a las conclusiones siguientes:
Los contextos escuela, familia y comunidad constituyen un sistema. Como instituciones sociales son representantes de los sistemas abiertos porque presentan una estructura, límites, jerarquías, organización, funciones, un encargo social e interrelaciones entre sus componentes. Se encuentran integradas a la sociedad con la que conforman una unidad dialéctica.

Se manifiesta una estrecha relación con los efectos positivos o negativos entre el medio ambiente sociocultural y la función educativa que influyen en los medios de actuación que asume el escolar en cada uno de los contextos en el que se desarrolla como personalidad y en la participación conjunta de los actores y agentes socializadores.

El proceso de integración entre las influencias educativas permite la unidad de criterios y acción para el cumplimiento de objetivos educativos en el desarrollo de la personalidad del escolar y en el fortalecimiento de la función formativa de los agentes socializadores; si es considerada la escuela, núcleo potenciador del vínculo con la familia y la comunidad.

Cada contexto posee determinadas peculiaridades que propician la materialización del vínculo con el entorno inmediato y favorecen su acción sinérgica que confluyen en la formación de cualidades de la personalidad y la continuidad a escala pedagógica y social de la labor educativa

Las influencias educativas como fundamento para el establecimiento del vínculo escuela – familia – comunidad.
En el capítulo anterior se hizo referencia a la familia, a la comunidad y a la escuela las cuales se erigen como instituciones en las que se destacan: la familia como mediadora entre la sociedad y el individuo, con una potencialidad educativa que la escuela y el resto de las instituciones sociales no pueden desestimar; la escuela como medio para alcanzar los más altos valores educativos orientados a la función en la vida cotidiana, la comunidad como grupo social heterogéneo en la que tiene lugar de un modo específico las interacciones e interinfluencias sociales, en torno a la satisfacción de las necesidades individuales y grupales.

En consecuencia, una de las condiciones fundamentales para continuar perfeccionando la educación de los escolares, en particular, para crear dentro de los límites el sistema de influencias educativas, es el hecho de tener en cuenta todos los factores que intervienen en la formación de la personalidad del alumno. El término influencia denota modificaciones en el comportamiento de una persona o grupo debido a la anticipación de las respuestas de otros. Es decir, es un concepto que incluye todo y cubre cualquier medio con el cual se induce el cambio de comportamiento en los individuos y grupos. Por su parte, un sistema de influencias incluye un espectro de formas en que se puede afectar el comportamiento como resultado de las relaciones entre las personas.

Estas implican la interacción directa o indirecta y subraya la naturaleza multidireccional de los procesos de influencias con los que se vincula la institución escolar. En la presente tesis se considera a las influencias educativas como el concepto general que cubre todos los modos por medio de los cuales se induce un cambio en las formas de pensar, sentir y actuar de los actores y agentes de socialización con respecto al proceso de interacción escuela – familia – comunidad y sus efectos educativos.

El papel de las influencias educativas que fundamenta el establecimiento del vínculo citado parte de los siguientes elementos:
La relación entre estructura, proceso y contexto como elementos comunes en las influencias educativas.
El carácter sistémico de las influencias educativas.
La concepción del sistema de influencias desde la escuela.
La integración de las influencias y sus efectos educativos.
A continuación se exponen los principales argumentos que avalan la selección de dichos elementos según los resultados prácticos de la investigación llevada a cabo.

Estructura, proceso y contexto como elementos comunes en las influencias educativas
La estructura representa la organización de que se dota un sistema para su funcionamiento. Se considera como el patrón establecido de conexiones entre los componentes o partes. En un sistema social no es visible pero se infiere de las operaciones reales y el comportamiento y no puede ser concebido completamente separado de sus funciones. Produce un proceso de diferenciación a través de la forma en que las diversas actividades o tareas son asignadas y, a la vez, de la manera en que estas son coordinadas (integración), así como de las políticas, procedimientos y controles que guían las acciones y relaciones.

Para que un sistema cualquiera exista y funcione como tal, requiere que haya cierta división de las funciones que los diferentes subsistemas han de realizar, se establezcan ciertas reglas de funcionamiento para decidir las diversas cuestiones que se plantean.
Desde esta perspectiva existen dos conceptos que conforman la organización de los sistemas; los límites o fronteras y las jerarquías. Los límites son barreras para el flujo de energía, materiales e información y ofrecen un grado de autonomía e independencia frente a la intrusión de influencias ambientales. Por su parte, las jerarquías son las relaciones de orden entre los sistemas. Un sistema está integrado de subsistemas de menor grado y es también parte de un suprasistema. Por tanto, existe una graduación en los componentes del sistema.

En el sistema escolar, por ejemplo, cada individuo pertenece a distintos subsistemas en los que tiene disímiles niveles de poder y donde realiza funciones divergentes (grupo – clase, grado,...).

Cuando se habla de proceso se hace referencia principalmente a los aspectos relativos a las reglas que imperan en el funcionamiento del sistema. En la interacción se dan constantemente situaciones de comunicación que marcan un tipo de relación y comportamiento. Cuando se establecen las pautas de comunicación, se transforman las reglas que rigen el funcionamiento del sistema escuela – familia – comunidad, a fin de evitar aquellas normas contradictorias generadoras de dificultades. Es el proceso el aspecto dinámico del sistema de influencias.

Además, la familia, la escuela y la comunidad constituyen, en principio, contextos o partes de una realidad en la que se relaciona siempre y en cada momento la persona. El nexo que establece el sujeto con las personas y objetos, condicionan determinadas disposiciones, actitudes y vivencias hacia la vida. Cada contexto tiene su propia historia y responde a una ideología, pero al establecerse el vínculo, se insertan y conforman una visión particular del mundo educativo que interviene en la manera de hacer, en las expectativas y condiciona las actuaciones de los miembros en momentos determinados.

Por ello, los contextos de referencia... “son construcciones humanas, constructor eminentemente sociales, lugares apropiados de investigación para conocer el comportamiento humano. Enmarcan e influyen en el desarrollo y mantienen un flujo de influencia recíproca”

Las costumbres, normas, creencias y valores se traspasan de un contexto a otro y queda una serie de ideales, de formas de actuar que determina los modelos de actuación de sus integrantes y definen una ideología que marca los orígenes de funcionamiento del centro escolar para con la familia y la comunidad. Se entiende que para el establecimiento del vínculo escuela – familia – comunidad es decisivo considerar de las influencias educativas, los aspectos siguientes, por ser los que posibilitan precisamente que dicho vínculo o integración se materialice.

Escuela - Formas y métodos educativos.
- Estilo de dirección
- Organización del régimen de vida.
- Comunicación desarrolladora
- Profesionalidad de los docentes y directivos.
- Vías de relación con la familia y la comunidad.
Familia. - Estilos de vida
- Condiciones objetivas.
- Condiciones subjetivas
- Dinámica familiar
- Funciones familiares.
Comunidad - Realización de actividades.
- Patrones positivos y negativos
- Funcionamiento de las instituciones y organizaciones.
- Potencialidades educativas de la comunidad.

Por consiguiente, la escuela, la familia y la comunidad como agentes educativos con especificidades propias, deben utilizar vías, formas y procedimientos en correspondencia con los objetivos de trabajo, métodos educativos y contenidos para el logro y consecución de la tarea principal: educar a los hijos, a los alumnos, a los ciudadanos, para su mejor inserción en la sociedad.

Carácter sistémico de las influencias educativas
Las influencias educativas deben reflejar la relación y el carácter sistémico que existe entre los espacios educativos y la educación como fenómeno social. Esto es posible si se cumplen las condiciones siguientes:
Cada instancia educativa define su espacio de actuación en función del papel asignado y en relación con las otras instancias.
Los efectos educativos producidos por cada instancia influyen de forma sinérgica en el proceso educativo en general.

Se establece coordinación entre las diversas influencias educativas y se ponen en práctica mecanismos de funcionamiento como: canales para compartir la información sobre objetivos y actividades, realización conjunta y participativa de determinados proyectos, uso compartido de los equipamientos existentes, en especial los escolares y comunitarios.

Cada institución educativa goza de una cierta autonomía interna en relación con las restantes y se configura de acuerdo con sus funciones específicas.

Se cumple el principio de unidad y diversidad del sistema de influencias.
Sin pretender hiperbolizar a la escuela, es sin lugar a dudas la institución educativa por excelencia y la encargada de establecer un accionar integrado con la familia y la comunidad a partir de la flexibilidad y adaptabilidad a las condiciones concretas de los centros educativos para hacer realidad la vitalización de ella, su vinculación con la vida en el doble sentido de abrir, al llevar la escuela a la vida y traer e introducir la vida en la escuela. Los nuevos papeles que en el marco internacional asume el centro escolar es convertirse en un espacio participativo de la sociedad, configurar un estilo de gestión diferenciado y flexible que desarrolle capacidades y formas propias de interactuar en el medio social.

Cuanto mayor y más diverso sea el vínculo, más posibilidades habrá de que cada escolar, familia y comunidad encuentre el modelo que mejor se ajuste a sus intereses y a su situación particular, pues será totalmente contraproducente tender hacia un modelo único y uniforme. La heterogeneidad es una característica casi esencial del sector educativo y el único criterio debiera estar en función de asegurar la calidad pedagógica.

El sistema de influencias debe caracterizarse por mantener una relación de complementación entre sí, de modo que no se conviertan en entidades que el escolar, el maestro, la familia y los miembros de la comunidad puedan percibir como dicotomizadas. Las influencias educativas siempre constituyen un sistema, aunque no actúen de forma complementaria en su acción sobre el individuo pues las particularidades de cada una se definen en su relación necesaria e indisoluble con otras. De ahí que la expresión negativa o inadecuada de un tipo de influencia educativa independientemente de la relativa autonomía que ellas tienen, se deba relacionar con la incapacidad de las otras influencias para actuar de forma efectiva sobre esta.

Concepción del sistema de influencias desde la escuela
La concepción de las influencias educativas desde la escuela para el establecimiento del vínculo debe partir de:
Concebir la institución escolar como un espacio cultural de vivencias e interrelaciones sociales que estimulen el desarrollo autónomo de los individuos y la creatividad de la colectividad.

La escuela como cualquier otra institución social, desarrolla y reproduce su propia cultura específica. Es fácil comprender la influencia que esta cultura tiene en los aprendizajes experienciales y académicos al reforzar la vivencia de valores, expectativas y creencias ligadas a la vida social de los grupos que constituyen la institución escolar. Conocer las interacciones significativas que se producen consciente o inconscientemente, en una institución como la escuela requiere de un esfuerzo para decodificar la realidad social que existe en su interior y fuera de ella. Es necesario sumergirse más abierta y decididamente en la complejidad de los intercambios para comprender la naturaleza, posibilidades y efectos de estos, el clima real de las interacciones mediadoras, y se facilite y promueva un sentido de comunidad, de pertenencia a un proyecto común.

Así pues, la vida social de la escuela ha de suscitar un acertado equilibrio entre las exigencias de la comunidad y los derechos del individuo, de modo que la colaboración sea el resultado de la activa y reflexiva participación democrática en el diseño, desarrollo, evaluación y redimensión de un proyecto que establezca el nexo escuela – familia – comunidad.

Considerar en la organización del sistema de acciones todos los factores que en él concurren para el logro de la unidad de las influencias de la familia, la comunidad y la escuela.

El sistema de acciones no puede proyectarse sobre la base de actividades realizadas de forma universal al margen de las características personales y de los grupos escolares, familiares y comunitarios a los que van dirigidas para propiciar una comunicación adecuadamente individualizada con los agentes socializadores con el propósito de reflexionar sobre los logros educativos.

Tener en cuenta las peculiaridades del contexto y de los individuos.
Resulta esencial para la organización de las influencias y la individualización de estas para que la acción educativa sea efectiva en la formación de la personalidad en correspondencia con sus necesidades y promueva el desarrollo de intereses e implicaciones conscientes de cada alumno, profesor, familia y otros miembros de la comunidad..

Integración de las influencias y sus efectos educativos
Tan pronto como las acciones recíprocas entre las personas se constituyan en un sistema relativamente estable de actividad conjunta surge una nueva cualidad. Karl Marx, durante la investigación de las leyes de la cooperación señala que:
“... el resultado se logra, en gran medida, gracias a las funciones de dirección, comunicación y organización de la actividad conjunta. Precisamente en el transcurso de estos procesos se lleva a cabo la integración de las influencias sobre el individuo o grupos como participantes de la acción recíproca social”.

La complejidad del proceso educativo consiste en el entrelazamiento de las múltiples influencias, las cuales se reflejan en la personalidad, lo que reclama concretamente la aparición de una cultura de integración responsable asumiéndola como una constante común.

La integración así entendida deja de ser un simple enunciado. Se convierte en el camino de relación y comunicación con mayores posibilidades para el progreso con bienestar del ser humano. Su concepción básica es formar conciencia de unión y operar con mecanismos de acción coordinados sobre la base de auténticos valores donde cada una puede dar lo más preciado de sí y entregar potencialidades de modo que se alcance la unidad de esfuerzos entre los diversos subsistemas. Para el logro de tan loable empeño la política educacional cubana se perfecciona. En los últimos cinco cursos una de las direcciones principales es el trabajo preventivo y comunitario.

Al integrar las influencias, los diferentes contextos se influyen, se interpenetran y se condicionan recíprocamente, mediante diversas acciones que repercuten en la formación de la personalidad, por ello la personalidad no solo es la consecuencia, sino también la causa de las acciones socialmente significativas, que se realizan en un determinado medio económico, político y social. Esta integración produce la aparición de nuevas cualidades integrativas no inherentes a los componentes aislados.

La familia y la escuela aunque tienen sus especificidades cualitativas, sus características y funciones muy bien delimitadas y su autonomía, forman parte de la comunidad. La comunidad es el órgano mayor donde dichas instituciones se relacionan directamente, y en alguna medida influye en el accionar educativo de estas. A partir de esta consideración, se deduce que la comunidad, la familia y la escuela tienen el deber de trabajar de conjunto por la obtención de determinada calidad y nivel de desarrollo de la personalidad y del sujeto. En la presente investigación la práctica permitió concretar determinados requisitos que resultan indispensables para integrar las influencias educativas desde la escuela. Entre ellos se encuentran los siguientes:

Establecimiento de un sistema de normas que constituyen un conjunto de exigencias para la fijación de los elementos básicos de la actividad conjunta (objetivos, medios, derechos y deberes recíprocos, modelos de conducta y límites de las variaciones posibles).
Formación de la opinión colectiva que facilite la autovaloración del sujeto (alumno, profesor, miembros de la familia y la comunidad).
Aplicación de variados procedimientos que permitan la influencia sobre las personas en la situación de comunicación interpersonal.
Conciliación de las expectativas que se materializan en la actividad conjunta sobre la base de los valores y normas básicas asimiladas para todos los participantes.

Combinación de los intereses personales y sociales a partir de la satisfacción de las necesidades como fuente de la actividad del hombre.
Resulta vital el grupo de necesidades que se relacionan con: autoafirmación de los actores y agentes socializadores (comunicación, respeto, status social), autodesarrollo (intereses científicos, sociopolíticos, estéticos, culturales), autorrealización (actividad creadora, lucha por la realización de ideales conscientes)

Es importante enfatizar que los sistemas de influencias no tienen una expresión conductual única, inmediata en el individuo. Ellas actúan sobre una personalidad que exprese en sus manifestaciones la síntesis individualizada de la experiencia anterior y materialice de forma activa las nuevas influencias que recibe. En este sentido, como señala el Doctor Fernando González Rey

“... el impacto más inmediato y efectivo de las influencias educativas sobre la personalidad son las vivencias y reflexiones que el sujeto del proceso educativo expresa ante las influencias educativas actuantes. Estos dos elementos psicológicos sirven de base al proceso de individualización de las mismas, de las que se derivan los aspectos que pasan a formar parte de los distintos sistemas reguladores de la personalidad”.

En la realidad investigativa de forma integrada, lo más relevante y peculiar estriba en los efectos educativos del vínculo en el alumno, docente – directivo, en la comunidad y familia. En este caso, la propia práctica educativa permitió justificar teóricamente cómo la instrumentación de dicho vínculo repercute en la formación de la personalidad de los escolares y en la función formadora de las influencias educativas
Efectos del vínculo escuela – familia – comunidad

En el Alumno:
Desarrolla el espíritu de solidaridad, colectivismo y afianza el concepto de igualdad de hombre.
Promueve el diálogo y el intercambio de ideas mediante la comunicación y la colaboración con los coetáneos, docentes, padres, vecinos.
Concede la disposición y el trabajo en grupo, elevando los índices de la capacidad de trabajo con espíritu creativo.
Vivifica el sentimiento de pertenencia a la comunidad, así como el aprendizaje y educación en los valores de responsabilidad, incondicionalidad, antiimperialismo, laboriosidad, honestidad, entre otros.

Apoya el desarrollo de la concepción del mundo y de las cualidades personológicas.
Propicia el desarrollo de la esfera cognitivo - afectiva - volitiva de la personalidad.
Coopera a la apropiación de una cultura del tiempo libre y de actitudes positivas hacia la identidad cultural cubana.
Asciende el conocimiento y respeto hacia la labor de los trabajadores, la propiedad colectiva y el cuidado del patrimonio local y nacional.
Contribuye a la formación vocacional y profesional y pertrecharse de actitudes positivas y creadoras hacia el trabajo para dar solución a los problemas.
Fortalece el desarrollo de los sentimientos patrióticos - internacionalistas, el conocimiento de la historia local y nacional y el desarrollo de una actitud combativa.

Admite la adquisición de una cultura ciudadana relacionada con los hábitos, costumbres, modos de actuación y dominio de las indicaciones, leyes, reglamentos, deberes y derechos que rigen la legalidad socialista.

Favorece la formación de los sentimientos e intereses y conocimientos sobre la protección y conservación del patrimonio natural y sociocultural.
Posibilita la formación e incorporación de normas, hábitos, sentimientos y conocimientos sobre la salud y la sexualidad en el ámbito individual y social.

En el Docente – directivo:
Permite una mayor y mejor colaboración de los alumnos, la familia y la comunidad en las actividades curriculares y extracurriculares.
Aumenta los niveles en el desempeño profesional, al llevar a acabo el quehacer pedagógico en íntima relación con el entorno.
Coadyuva al perfeccionamiento del proceso pedagógico al ser la escuela el eje de la labor educativa.
Beneficia la comunicación entre la escuela, el hogar, la comunidad y el aprovechamiento de sus potencialidades para el cumplimiento de los objetivos formativos.

Asegura la profundización, revisión y aplicación del conocimiento, habilidades, actitudes y la educación en valores en estrecho vínculo con la realidad socio - educativa.

Accede a una mejor y mayor correlación de la instrucción - educación para la formación integral del educando mediante la vinculación del contenido con la vida.

Ayuda a descubrir y conocer las actitudes y modos de actuación de sus alumnos, la familia y la comunidad, y a partir de ellos establecer el accionar educativo conjunto.

En la Comunidad y familia:
Colabora al fortalecimiento de la función educativa.
Eleva el nivel psicopedagógico para encauzar con eficiencia la formación de los hijos y ciudadanos.
Permite que se conviertan en contextos más flexibles, abiertos, transformadores en función de la labor educativa.
Posibilita la integración de todos en pro del desarrollo armónico del proyecto educativo y de la personalidad de los escolares en los contenidos educativos.

En resumen el vínculo escuela – familia – comunidad es la interacción de estas tres influencias educativas en el cumplimiento de fines comunes con vistas al fortalecimiento de la función formativa y al aprovechamiento de las potencialidades del entorno desde la escuela, para la formación de la personalidad del escolar.

La fundamentación del vínculo escuela - familia - comunidad desde los contenidos educativos, se avala dicho vínculo al tomar como premisas que la escuela, la familia y la comunidad son contextos de aprendizaje de la persona, es el carácter recíproco de las interrelaciones lo que provoca que el elemento rector pueda intercambiarse de lugar y los diferentes roles de los contextos de actuación en los distintos contenidos educativos. Partiendo de la idea de las interacciones mutuas, en la tesis se puntualizan tres niveles interactivos considerando que cada uno de ellos parta de la escuela, la familia o la comunidad para llegar entonces a los otros dos contextos de actuación. En este caso se parte de la implicación directa de la institución escolar.

La literatura especializada reconoce el papel de las influencias educativas, pero no define el grado en que cada una al interactuar necesita de la otra y contribuye cuando están integradas al proceso de formación del alumno desde los contenidos educativos que son las dimensiones del proceso pedagógico que se relacionan con las diferentes esferas de actuación y a partir de su interacción dinámica y dialéctica permite la formación de la personalidad del alumno, mediante la unidad de la educación y la instrucción en concordancia con las exigencias sociales.

Los contenidos educativos objeto de análisis son la educación laboral - económica, patriótico - militar - internacionalista, ambiental, para la salud y la sexualidad, estética, jurídica. Los contenidos educativos, la educación intelectual. En este sentido, se fundamenta que independientemente que las restantes dimensiones aportan a la apropiación de conocimientos, hábitos, habilidades y valores, este en particular tributa a la adquisición de los métodos propios de las ciencias para aprender a aprender y representa la base del pensamiento lógico - reflexivo - creativo para la asimilación de la cultura en su más amplia expresión.

Desde el punto de vista que se asume en la investigación, el logro del modelo es hacedero si constituye el resultado de la acción conjunta y sistematizada de la escuela con la familia y la comunidad.

A modo de ejemplo se ilustra el vínculo de la escuela con el entorno inmediato a través de la acción transformadora que comprende el contenido educativo relacionado con la educación ambiental.

Desarrollo del concurso literario y político “Martí y el medio ambiente”.

La escuela convoca a maestros, estudiantes, familias y otros factores comunitarios a participar en el concurso literario que previamente se organiza en los colectivos de ciclo, pues se puede concursar en cualquier género literario. Se citan los presidentes de zonas de los Comités de Defensa de la Revolución, bloques de la Federación de Mujeres Cubanas, Asociación de Combatientes, delegados de circunscripciones, trabajadores de los centros laborales aledaños a la comunidad.

El consejo de escuela y los estudiantes, así como los actores sociales ya citados, traen al centro las obras, las que una vez examinadas se premian el 28 de enero, en la plaza colindante con la institución escolar. La escuela entrega artículos confeccionados a partir de materiales reciclables, así como objetos elaborados por los miembros de los círculos de abuelos, previa coordinación con la comunidad.

Particularidades del proyecto educativo con enfoque integrador, alude a las diversas conceptualizaciones acerca del proyecto educativo que existen fundamentalmente en Cuba. Así autores e instituciones como Soler García, Pérez Rodríguez, el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, Orlando Albornoz, García Ramiz, Álvarez Aguilar, Manuel Álvarez, Miriam Zuñiga vislumbran una visión amplia del proyecto educativo, cuyo marco contextual ofrece los principales fundamentos del carácter prioritario del mismo desde juicios educativos, económicos, políticos, sociales y teóricos. Se plasma la determinación de necesidades con la participación de los involucrados y de modo dinámico diagnosticar la práctica educativa, lo que permite la construcción del modelo lógico – conceptual de la realidad a la que se aspira transformar.

En esta tesis, se sigue el criterio de modelación y se adopta como definición de proyecto educativo con enfoque integrador el siguiente: es una modelación sistémica, integrada y flexible del pensamiento, los sentimientos y modos de actuación de los actores y agentes socializadores acorde con las necesidades, intereses y aspiraciones individuales y grupales de modo que permita el fortalecimiento de la función educativa de la escuela, familia y comunidad para la formación de la personalidad desde los contenidos educativos de un niño de primaria que responda a las condiciones y exigencias sociales de la época en que vive.

Las características distintivas del proyecto son su carácter sistémico, integrado, dinámico, participativo, colaborativo, creativo, flexible y preciso. También forma parte de las bases teórico - metodológicas el sistema de principios pedagógicos y de la Educación Popular los que fueron retomados y adaptados por expresarse en ellos la relación de una teoría y práctica transformadora y sistematizada. Entre ellos se halla la unidad de la actividad y la comunicación, de lo cognitivo y lo afectivo el carácter colectivo e individual de la educación, vinculación de la educación con la vida y del estudio con el trabajo, la vinculación práctica - teoría - práctica transformadora, participación y colaboración consciente y consecuente de los participantes en la instrumentación del proyecto educativo, integridad de las intenciones y dimensiones, sistematización del proyecto educativo.

Acerca del diagnóstico integrador para le vínculo escuela - familia - comunidad, se fundamenta otro de los aportes de la tesis sobre la base de los estudios efectuados hasta el presente y la concreción de los resultados prácticos de la investigación.

Se entiende que el diagnóstico integrador:
Es un proceso transformador, dinámico, permanente e instrumental dirigido a revelar las potencialidades, dificultades, necesidades, intereses y las formas de comportamiento en las relaciones entre la escuela, la familia y la comunidad para un accionar conjunto, en función de la formación de la personalidad del escolar y el fortalecimiento de la función educativa de los actores y agentes de socialización desde los contenidos educativos.

El carácter original del diagnóstico al que se hace alusión como parte de las bases teórico - metodológicas radican en que los objetivos, características, condiciones preliminares para su efectividad y las acciones a emprender por los actores y agentes educativos son creados a raíz de los resultados prácticos de la investigación realizada que hicieron factible su calidad y transformación del proceso interactivo.

La selección de los indicadores se delimitó a partir de la materialización del vínculo desde la escuela, los niveles de interacción entre los contextos y la integración de las tareas propuestas en cada uno de los contenidos educativos. A modo de ejemplo, se expresan los siguientes:
Contenido educativo: Educación L aboral - Económica
· Nivel de influjo en el desarrollo de actitudes positivas y creadoras hacia el trabajo socialmente útil y productivo.
· Nivel de influencia en el desarrollo de la formación vocacional y orientación profesional y la familiarización con las instituciones laborales del entorno.
Contenido educativo: Educación Jurídica
· Estado de la labor educativa para el conocimiento de la legalidad socialista, deberes y derechos ciudadanos.
Contenido educativo: Educación Ambiental
· Nivel de implicación para el desarrollo de los sentimientos, intereses y actitudes ante el medio ambiente.
Contenido educativo: Educación Patriótico - militar - internacionalista
· Estado de la labor educativa para el desarrollo de una cultura ciudadana y de los sentimientos de amor a la patria y a los pueblos del mundo.


CONCLUSIONES
El valor teórico - metodológico de la concepción triádica escuela - familia - comunidad en el sistema educacional cubano reside en que el educador sienta y conciba la relación entre los procesos que tienen lugar en la escuela y el entorno, lo cual es posible materializar mediante un proyecto educativo con enfoque integrador para el vínculo escuela - familia - comunidad.

Como consecuencia de su instrumentación hemos podido llegar a las conclusiones siguientes:
La validez teórico - práctica del proyecto se evidencia a partir de las características inherentes y distintivas de cada contexto de actuación, en relación indisoluble con la integración de las influencias educativas, lo que permitió fundamentar científicamente la efectividad de la interrelación del quehacer docente – educativo, dirigido a la educación de los escolares, que se basa en: Las leyes y principios del proceso pedagógico, las especificidades y relaciones interdependientes entre los actores y agentes socializadores, las condiciones concretas de estos, su caracterización y diagnóstico desde los contenidos educativos que constituyeron los elementos teóricos esenciales para elevar la función educativa desde la escuela como núcleo potenciador del vínculo.

La concepción teórico - metodológica del proyecto bajo la jurisdicción de la institución escolar, tiene como núcleo para el nivel de primaria, la formación y educación de la personalidad de los niños. El logro de tan noble empeño se alcanzó sustancialmente por la determinación de requerimientos organizativos y metodológicos que partiendo de considerar la integración de las influencias educativas, los principios que rigen el proceso interactivo, la creación de una metodología para el diagnóstico integrador, y un sistema de etapas transformadoras, representaron las premisas para la obtención de resultados cualitativamente superiores en la activación del proceso pedagógico, la viabilización del sistema de relaciones entre actores y agentes educativos, de manera integrada, como una condición necesaria e imprescindible para tributar eficientemente a la educación del escolar y al perfeccionamiento de la función formadora desde los contenidos educativos.

La implementación de las etapas transformadoras del proyecto condujo a la precisión de estrategias y tácticas de carácter participativo e integradas, que hicieron factible la comunicación dialógica entre la escuela y el entorno, por la determinación de vías y formas que permitieron la sensibilización y colaboración activa de los escolares, familia y comunidad, bajo la orientación de la escuela y por consiguiente, su propio proceso de capacitación y generación de los fundamentos teórico - metodológicos para la construcción, aplicación y evaluación formativa del proyecto, provocando una marcada trascendencia social - pedagógica al incorporar a cada una de las modalidades empleadas, procedimientos integrados y dinámicos que repercutieron positivamente en la concreción del qué, cómo y para qué de la instrumentación del vínculo.

La trascendencia del vínculo escuela - familia - comunidad en comparación con los resultados del diagnóstico integrador se testifica en el alto grado de colaboración de todos aquellos relacionados con la formación de la personalidad de los adolescentes, que produjeron cambios en su comportamiento, relaciones interpersonales, perfeccionamiento de la capacitación psicopedagógica y metodológica, en la concepción de maestros ante la comunidad. Además contribuyó al fortalecimiento de la función educativa integrada, así como revitalizó al maestro como investigador y principal protagonista de las transformaciones educacionales.

La instrumentación integrada del vínculo escuela - familia – comunidad, desde los contenidos educativos, favoreció el desarrollo de la personalidad de los escolares al aprender de forma cooperativa, apropiarse de los valores de responsabilidad, colectivismo, honestidad, solidaridad, patriotismo, y de las tradiciones y costumbres del entorno. Asimismo, se ampliaron los conocimientos, desarrollaron hábitos y habilidades, se modificaron modos de actuación, mejoraron la comunicación con sus coetáneos, profesores y comunidad en general.

También influyó en los cambios de actitud e intenciones profesionales. Solo la novedad en el tratamiento del vínculo entre las influencias educativas hizo viable alcanzar un alto nivel de satisfacción y convertir a los escolares en protagonistas para la cultura general integral y a la familia y comunidad en agentes de cambios.

BIBLIOGRAFÍA
1. Acerca de la familia cubana actual / M. Álvarez… [et al]. __ La Habana: Ed. Academia, 1993.
2. Algunas orientaciones generales en relación con el proceso de elaboración del diagnóstico para la adecuación curricular. __ San José, Costa Rica: SIMED / UNESCO, 1992.
3. Alvarez de Zayas, Carlos. Características esenciales pedagógicas de la escuela cubana.__ p. 15 – 17. __ En Revista Educación. __ N°. 100, __ La Habana, mayo. _ agosto, 2000.
4. Análisis de las investigaciones sobre la familia cubana: 1970 – 1987 / Inés Reca Moreira… [et al]. La Habana: Ed. De Ciencias Sociales, 1990.
5. Arés Muzio, Patricia. Mi familia es así: Investigación psicosocial. __ La Habana : Ed. De Ciencias Sociales, 1990.
6. Arias Herrera, Héctor. La comunidad y su estudio. Personalidad – Educación – Salud.__ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1993.
7. Bassedas Ballus, Eulalia. Intervención educativa y diagnóstico psicopedagógico. __ España: Ed. PAIDOS, 1993.
8. Báxter Pérez, Esther. La escuela y el problema de la formación del hombre. __ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1994.
9. Cánovas Fabelo, Lesbia. Los niños y sus derechos / Lesbia Cánovas Fabelo, Elsa Núñez Aragón. __ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1997.
10. Carvajal Rodríguez, Cirelda. Importancia de la incorporación de la familia a las actividades de educación para la salud que realiza la escuela __ p. 53 _ 54. _En: Educación __ N°. 64 __ La Habana, ene. - mar., 1997.
11. Castro Alegret, Pedro L. ¿Cómo la familia cumple su función educativa? _La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1996.
12. Castro Ruz, Fidel. Discurso pronunciado en el acto de graduación del Destacamento Pedagógico “Manuel Ascunce Domenech” el 7 de julio de 1981. __ La Habana: MINED, 1981.
13. Cerezal Mezquita, Julio. La formación laboral de los alumnos en los umbrales del siglo XXI / Julio Cerezal Mesquita, Jorge Fiallo Rodríguez, María del Rosario Patiño Rodríguez. __ La Habana : Ed. Pueblo y Educación, 2000.
14. Ciencias de la Educación (5º: Camagüey: 1999). La escuela como núcleo potenciador del vínculo con la familia y la comunidad / Marcelina Hernández Ortíz… [et al]. __ Universidad de Camagüey, 1999.
15. CUBA, MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Lineamientos para fortalecer la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad desde la escuela: Resolución Ministerial 90/98. __ La Habana, 1990.
16. CUBA, MINISTERIO DE LA AGRICULTURA. Diagnóstico inicial. __ p. 2 – 12. __ En: Perfeccionamiento Empresarial. __ La Habana : MINAGRI, 1998.
17. Chávez Rodríguez, Justo. Bosquejo histórico de las ideas educativas en Cuba. __ La Habana : Ed. Pueblo y Educación, 1996.
18. Domínguez, María Isabel. La formación de valores de la Cuba de los años 90. __ En: La formación de valores en las nuevas generaciones. Una campaña de espiritualidad y de conciencia. __ La Habana : Ed. Ciencias Sociales, 1996.
19. Fabelo, José Ramón. La formación de valores en las nuevas generaciones: Una campaña de espiritualidad y de conciencia. __ La Habana: Editora Política: Ed. Ciencias Sociales, 1996.
20. Fernández Díaz, Argelia. La metodología de la Educación Popular en la comunidad.__La Habana: ISP. Enrique José Varona, 1994.
21. Fernández Gálvez, Juan de Dios. Teoría y práctica de la integración educativa.__ España: Ed. Pirámides, 1997.
22. Fernández Sierra, Iván. Acción psicopedagógica en Educación Secundaria: Reorientando la orientación. __ Archidona, Málaga : Ed. Aljibe, 2000.
23. Gómez Gutiérrez, Ignacio. Intervención del Ministro de Educación en la reunión para analizar la estrategia a seguir en la secundaria básica en el curso escolar 1999 – 2000. __ __ La Habana : MINED, 1999.
24. González Lamazares, Magaly. Metodología para el diagnóstico: Una herramienta de apoyo para la dirección del proceso pedagógico.__ p.41-43 / Magaly González Lamazares... [et al].__ En: Revista con Luz Propia. N°.2.__ La Habana, 1998.
25. González Rey, Fernando. La personalidad, su educación y desarrollo / Fernando González Rey, Albertina Mitjáns Martínez. __ La Habana : Ed. Pueblo y Educación, 1989.
26. Hanecker, Marta. Fraguando el porvenir. Escuela y Comunidad. __ La Habana: Ed. Cien, 1997.
27. Hernández Ciriano, Ida María. La escuela como institución social. __ p.46-48. __ En su La Obra pedagógica de Manuel Valdés Rodríguez. __ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1995.
28. Hernández Ortiz, Marcelina. Proyecto educativo integrador: una alternativa para la formación del adolescente de la enseñanza secundaria. __ Tesis de Grado (Tesis en opción al título de Máster en Investigaciones Educativas), __ Camagüey: ISP “José Martí”, 1998.
29. Klingberg, Lothar. Principios didácticos. – p. 243 – 245. – En su introducción a la didáctica general. – La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1968.
30. Kon, I. S. La Socialización y la educación de la generación en crecimiento. __ p. 11-47. __ En: La Educación y la enseñanza: una mirada al futuro. __ Moscú : Ed. Progreso, 1991.
31. Labarrere Reyes, Guillermina. Pedagogía / Guillermina Labarrere Reyes, Gladys Valdivia. – p. 188 – 196. – La Habana : Ed. Pueblo y Educación, 1988.
32. López Hurtado, Josefina. El diagnóstico: un instrumento de trabajo pedagógico de preescolar a escolar / Josefina López Hurtado y Ana María Siverio Gómez. __ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1996.
33. Martínez Ruíz, María. La participación social como núcleo de aprendizaje / María Martínez Ruiz, Narciso Santula Parés. __ p. 51 - 62. __ En: Revista Enseñanzas. __ Vol. 15. __Salamanca, 1997.
34. Nieves Rivero, María Luisa. El diagnóstico como proceso de evaluación – intervención: Una nueva concepción. – p. 30 – 44. – En Educación de alumnos con necesidades educativas especiales. Fundamentos y actualidad / comp. Ramón López Machín. – La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 2000.
35. Núñez Aragón, Elsa. La escuela de educación familiar. Búsqueda de nuevas vías para el trabajo. __ p. 20 – 24. – En Educación. – N°. 75. – La Habana, oct. - dic. 1989.
36. Pedagogía´93 (La Habana). Una nueva mirada al papel formativo de la familia / Pedro Luís Castro Alegret. __ La Habana: MINED, 1993.
37. Pedagogía 95. ( La Habana). La metodología educativa popular: “ Un desafío para la educación formal / Lidia Turner Marti, Silvia Castillo, Nidia Padrón.—La Habana: Palacio de las Convenciones, 1995.
38. Pedagogía´95. (La Habana). Para la Vida: un reto para la educación comunitaria de hoy: Conferencias especiales / Lesbia Cánova Fabelo... [et al]. __ La Habana : MINED, 1995.
39. Pedagogía´97. (La Habana). Escuela secundaria básica y actualidad educativa: resultados de una experiencia / Marcelina Hernández Ortiz... [et al]. __ La Habana : MINED, 1997.
40. Pedagogía´97. (La Habana). La escuela y la familia en la comunidad: una realidad socioeducativa de hoy / Elsa Nuñez Aragón, Silvia Castillo Suárez, Silvia Montano Jorrín. __ La Habana : MINED, 1997. __ Curso 23.

AUTOR
Lic. Oilda Cardeso Mulet. Prof. Instructor.
Institución: Educación Municipal de Antilla.
Esc. Primaria: José Martí Pérez.
Sede Universitaria Pedagógica.
e-mail: spantilla@hlg.rimed.cu

Articulos relacionados:
Análisis curricular de la carrera de medicina
Resumen:
La humanidad se encuentra en una crisis compleja que afecta las relaciones del hombre con la naturaleza y la sociedad. Al respecto, el Comandante en Jefe Fidel Castro exp...
El potencial formativo de los juegos tradicionales en la asignatura de Educación Física en la Escuela de Formación de Trabajadores Sociales de Cojimar
Resumen:
Este trabajo intenta reflexionar acerca del potencial formativo que constituyen los juegos tradicionales en la formación del las nuevas generaciones, los cuales han sido ...
Un enfoque histórico - cultural en la pedagogía cubana
Resumen:
En la solución de unir los logros de la revolución científico técnica con las ventajas de nuestro sistema socialista juega un importante papel la Psicología y la Pedagogí...
La Educación en Cuba posterior a 1959
Resumen:
Los autores demuestran el desarrollo alcanzado por la Educación cubana a partir del Triunfo de la Revolución y la aplicación de los adelantos científico-técnicos.
La familia del niño con necesidades educativas especiales de tipo intelectual: Una conceptualización operativa
Resumen:
Familia portadora de hijos con NEE de Tipo Intelectual es aquella estructura funcional básica donde se inicia el proceso de socialización del niño y desde donde se comien...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©