Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

De la Societas omnium bonorum a la S.R.L nueva empresa

Resumen: El presente trabajo intenta dar a conocer cual ha sido el origen y evolución histórica de las distintas formas societarias, abordando sus antecedentes desde época tan temprana como Grecia y Roma, hasta llegara a la Sociedad Responsabilidad limitada nueva empresa española.
2,777 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Milkos Lázaro Gual Díaz

RESUMEN
El presente trabajo intenta dar a conocer cual ha sido el origen y evolución histórica de las distintas formas societarias, abordando sus antecedentes desde época tan temprana como Grecia y Roma, hasta llegara a la Sociedad Responsabilidad limitada nueva empresa española.
Palabras clave: Societas omnium bonorum, S.R.L nueva empresa, nautikon dancion, commenda, societatis vectigalium, sociedades de argentarii, Sociedad anónima, sociedad responsabilidad limitada, sociedad comandita, sociedad colectiva.

Title: "Of the Societas omnium bonorum to the S.R.L new company"
Author: Milkos Lázaro Gual Díaz
Summary: The present work tries to give to know which has been the origin and historical evolution in the different association ways, approaching its antecedents from time so early as Greece and Rome, until it arrived to the Society Responsibility limited new Spanish company.
Words key: Societas omnium bonorum, S.R.L new company, nautikon dancion, commenda, societatis vectigalium, argentarii societies, anonymous Society, society limited responsibility, society floats, collective society

“De la Societas omnium bonorum a la S.R.L nueva empresa[1]”

DESARROLLO
I. Antecedentes
Hoy se escucha a diario la palabra “sociedad[2]”, pero seria bueno conocer como estas surgieron, se desarrollaron y han evolucionado en el mundo, pues “para la realización de nuestras actividades o propósitos y para adquirir o producir nuestros satisfactores[3] necesitamos la colaboración económica o asociativa[4] de otras personas (…). La sociedad (entendida como agrupación de personas para obtener un animo de lucro) surge ante la necesidad de reunir recursos y esfuerzos aun fin determinado y es regulada con atribución de personalidad derivada directamente del Estado, lo que permite a sus miembros limitar su responsabilidad por las operaciones realizadas a través de ella[5]”.

Las personas siempre han sentido la necesidad de agruparse para hacer más fácil y práctico el intercambio de sus productos, crear empresas o brindar sus servicios. El recurso técnico de las formas societarias surgió como una manera de satisfacción a las necesidades de diferentes comunidades, en cuanto a la facilitación y expansión del tráfico comercial. Es decir, la organización jurídica de la sociedad comercial fue precedida por una realidad en donde la reunión de esfuerzos permitía un mejor logro de determinadas finalidades.

Pero para hablar de Sociedades también hay que precisar a que tipo de sociedades nos referimos, si a sociedades civiles o mercantiles[6], las sociedades mercantiles parten del contrato societario que “es el contrato por el cual dos o mas personas se obligan a poner en común bienes o industrias con un fin licito para obtener una ganancia y repartírsela[7]” otro concepto de contrato societario es acuerdo de voluntades destinado a regir los derechos de los contratantes, acuerdo que se celebra entre dos o más personas y del cual surge un ente distinto de los socios que lo forman, que se denomina “sociedad” y cuya esencia (de la sociedad) es que la ganancia o beneficio que la misma obtenga del desarrollo de la actividad a la que se dedica se distribuya entre los socios y también que los socios estén dispuestos a soportar las perdidas, en caso de que las mismas ocurran.

Una definición mas general de sociedad es “la sociedad puede ser definida como agrupación de personas permanentes o transitorias, voluntaria u obligatoria, la cual se organiza para aportar bienes o servicios destinados a la realización de un fin común, y a la que el derecho atribuye o niega personalidad jurídica[8]”.

Los conceptos citados son validos en cuanto a definiciones doctrinales, ahora veamos como se clasifican las sociedades[9], ya el antiguo derecho romano clasificaba las sociedades en universales y particulares[10].

La doctrina moderna sigue los criterios de clasificación formal y el material[11] y según sus fines[12] o criterio objetivo (hay que señalar que el criterio formal, objetivo o según sus fines, aunque aparece en la doctrina con estos nombres es el mismo, también hay que destacar que existen legislaciones que dividen las sociedades según los criterios de distinción por la actividad y el de negativa de distinción por la actividad[13]. Aunque la clasificación mas conocida que se suele dar a las sociedades mercantiles es la de sociedades de personas (intuitu personae) y sociedades de capital (intuitu pecuniae)[14], también pueden ser sociedades mixtas y sociedades elásticas o flexibles[15].

II. Las civilizaciones de la antigüedad
Dando un recorrido en el tiempo, es en Babilonia, en el Código de Hammurabi[16], que aparece contenida una de las más antiguas referencias en cuanto a la regulación jurídica de la actuación humana de manera societaria, por lo que se puede decir (aunque no asegurar) que el Código de Hamurabi es el antecesor lejano de lo que seria la obra codificadora que aglutinaría muchos años mas tarde el derecho societario.

En Grecia, a comienzos de la época clásica surgen las primeras sociedades, estas principalmente se concentraban en el dominio y explotación de navíos cuya propiedad solía ser colectiva, donde los socios se repartían los riesgos y las ganancias de la empresa marítima. En este sentido, una de las formas asociativas que existió en Grecia, era la llamada nautikon dancion. Esta consistía en el aporte que se le otorgaba al armador del buque para que éste pudiera efectuar la expedición; y sólo si ésta última resultaba exitosa, entonces se devolvía dicho aporte con un interés variable según el riesgo de la misma. Esta asociación, bajo forma de préstamo, puede ser considerada como un antecedente de lo que más tarde se llamará commenda, y remoto de la sociedad en comandita.

En Roma, la actividad privada tuvo una amplia libertad, lo que permitió un importante desarrollo del comercio aunque se carecía de un derecho específicamente comercial; todas las relaciones jurídicas estaban reguladas por un derecho común. Este sistema jurídico contemplaba dos tipo de sociedades, la societas omnium bonorum y la societas unius negotiationis; sin embargo, éstas dos no fueron contemporáneas, sino que existieron en diferentes momentos de la historia de Roma, y respondieron a la satisfacción de diferentes necesidades.

La societas omnium bonorum consistía básicamente en una sociedad familiar, donde, en principio, estaba vedada la entrada de terceros extraños a la familia a la cual pertenecía la sociedad. En ella, los socios aportaban en común la totalidad de sus patrimonios. En cambio, las societas unius negotiationis constituían agrupaciones que se unían para concentrar recursos con el objeto de llevar adelante transacciones de carácter internacional, y para una sola operación o un negocio específico, tales como la compraventa de esclavos.

Una variedad de esta forma, fueron las denominadas societatis vectigalium[17], las que gozaban de personalidad y en la misma la responsabilidad de los socios era limitada, fueron constituidas para funcionar como intermediarias en el cobro de impuestos entre el Estado y los contribuyentes, en esta sociedad había dos clases de participantes, los socios y los afines (no intervenían en la gestión, pero participaban en los beneficios), ambos podían transmitir sus derechos en la sociedad, ya que sus aportaciones estaban representadas por partes cesibles[18]. El otro tipo societario era la societas unius rei, en la cual se aportaban bienes singulares para la obtención de un beneficio en común para todos los socios.

Por su parte, aquellos que se dedicaban a realizar préstamos cobrando intereses, realizaban su actividad uniéndose en otra forma societaria denominada sociedad de argentarii[19]. Estas sociedades tuvieron una importancia relevante en el desarrollo de la actividad económica de Roma, estableciendo el derecho romano ciertas normas específicas sobre la materia. Estas sociedades de argentarii carecían de personalidad jurídica; los socios poseían una responsabilidad solidaria, constituyendo ello un precedente de lo que sería la sociedad colectiva.

Durante el Imperio (siglo II), se produjo un auge en el desarrollo de la actividad mercantil, que propició la organización de asociaciones bajo la forma del contrato de commendas, teniendo como elemento característico que el socio capitalista fuera un individuo que no se daba a conocer y las participaciones en la sociedad estaban divididas en partes negociables. La sociedad quedaba disuelta por voluntad de los socios, o bien por la decisión de uno de ellos, extinción del negocio, o muerte de algún socio. Producida la causal de disolución, cada socio tenía la actio pro socio, la cual consistía en una bonae fidei, consistente en una rendición de cuentas, liquidación y reparto del saldo resultante de la compensación realizada entre ganancias y pérdidas

II. I Las formas societarias medievales
Fue en el transcurso de la Baja Edad Media que surgieron los grandes bancos y las compañías marítimas en Italia, y las sociedades familiares de Alemania, y algunas formas societarias en Inglaterra[20].

Fue en las ciudades italianas de Génova y Venecia en donde la actividad de tráfico comercial marítimo se desarrolla con más auge. El instrumento a través del cual se concretaban los negocios asociativos, se denominaba de diferentes maneras en las distintas ciudades portuarias. Estos eran contratos que reunían a dos o más socios.

El comercio terrestre, por su parte, también poseía formas organizativas semejantes a las commendas, pero con una mayor variedad de supuestos, entre ellos los dos más destacados son la Compagnia y la Societas terrae. En la primera, los integrantes poseen vínculos entre sí y comparten los riesgos de la empresa. La Societas terrae, en cambio, tenía una estructura similar a la commendas, quedando su vigencia reducida a la concreción del negocio o del viaje.

Surgen de esta manera, estructuras más complejas, constituyéndose las compañías generales o colectivas, tomando el término “compañía” en el sentido moderno de la palabra. En un principio, estas compañías revestían el carácter de familiares; eran sociedades cerradas donde todos los integrantes de la familia tenían la representación de la sociedad y eran responsables personal y solidariamente por los actos realizados en su nombre. Algunas delas compañías referidas, se orientaron a la actividad bancaria[21].

Contemporáneamente en Alemania surgieron formas societarias que contenían un carácter netamente familiar. Entre ellas la más destacada fue la Magna Societas Alemanorum. Esta sociedad tenía como actividad el comercio al por mayor, excediendo los límites de sus fronteras y llegando hasta otras naciones. Si bien en un principio el aporte de esta sociedad estaba determinado exclusivamente por los socios que a su vez la manejaban, luego fueron receptando capitales de terceros. Estos, aportaban un capital de riesgo con el fin de obtener un beneficio o bien, una tasa fija. Esta forma podría considerarse la más antigua organización jurídica y empresarial que, con estrecha semejanza a las grandes empresas modernas, se encuentra en la historia económica mundial.

III La Sociedad Colectiva
No hay un consenso en los autores de Derecho en cuanto al origen de las Sociedades colectivas. Para algunos su antecedente esta en las societas argentarii del derecho romano. Pero las opiniones mas generalizadas sitúan el nacimiento de las sociedades en nombre colectivo en la época de las republicas italianas medievales[22]. En sus inicios la sociedad colectiva era atípica, en el sentido de que sus estructura, organización, y funcionamiento no estaban regulados por el derecho positivo (…), no fue hasta la promulgación en Francia de las Ordenanzas de 1673[23] que se establecieron las bases de este tipo de sociedades, a las que tal ordenamiento llamó sociedades generales. De las Ordenanzas Francesas[24] las sociedades en nombre colectivo pasaron al resto de la legislación continental y (…) fueron acogidas por las Ordenanzas de Bilbao[25] que las llamaron compañías, lo que, (…) da la idea de sociedad familiar[26].
IV La Sociedad Comandita Simple

La sociedad en comandita tiene su antecedente en el contrato de commenda, que floreció durante los siglos XI a XII, en las republicas italianas medievales. En sus orígenes, la naturaleza del contrato de commenda era un préstamo, llamado nauticum foenus, y estaba compuesta por dos personas, el commendator y el tractator, por virtud del cual este capitalista (el denominado commendator o socius stantus) realizaba el aporte en un 100%, es decir proveía el capital o las mercaderías o el buque; mientras que el mercader errante (tractator o commendatario) utilizaba dichos bienes para efectuar la expedición marítima.

La distribución de los dividendos era en un 75% para el commendator y el resto para el commendatario. Sin embargo, el socius stantus asumía todo el riesgo de la empresa, ya que si la expedición fracasaba él soportaba todas las pérdidas. Este, a su vez, no se daba a conocer frente a los terceros, solo se tenía conocimiento del tractator. La vinculación entre ambos era interna y se regulaba por escrito. Así, los terceros que pudieran contratar sólo conocían nombre y patrimonio del tractator. Más tarde la commenda evoluciono hasta llegar a ser un verdadero contrato de sociedad, el que en Venecia recibió el nombre de collegantia, mientras que en Génova se las denominó societas maris.

Esta práctica fue utilizada hasta tanto se obligó, en Florencia en el siglo XV y en Bolonia en el siglo XVI, a registrar el contrato de commendas, y que dicha sociedad adoptara una razón social y a su vez, llevara adelante una cierta contabilidad[27], contribuyendo al nacimiento de las sociedades colectivas y en comanditas, respecto de esta última, la estructuración bajo esta forma, permitía al capitalista permanecer en el anonimato.

Finalmente, en la distribución, que se efectuaba al finalizar la expedición, el tractator (quien no quedaba obligado a la devolución integra de la suma recibida en préstamo, sino a compartir con el prestamista los resultados de la operación) acarreaba su cuarta parte de aporte más un cuarto de los beneficios obtenidos. El socio dueño del capital, recuperaba su aporte con más la ganancia de la empresa marítima en sus tres cuartas partes. Esta forma constituyó un antecedente de la sociedad accidental o en participación, básicamente por la presencia de un socio capitalista y uno capitalista e industrial.

IV.I.Comandita por acciones
En la Sociedad en comandita por acciones, hay dos clases de socios, los socios comanditados que responden como los socios de la sociedad colectiva, es decir, en forma solidaria (el acreedor puede reclamarle a cualquiera de los socios el total de la deuda), ilimitada (con todo su patrimonio) y subsidiaria (el acreedor debe, primero, ir contra la sociedad), y los socios comanditarios que solo responden con los bienes que se comprometieron a entregar a la sociedad. El aporte de cada uno de los socios comanditarios se representa en acciones y lo que corresponde a los comanditados, en partes de interés.

Como consecuencia de su limitación de responsabilidad, los bienes que entregan los socios comanditarios solo pueden consistir en obligaciones de dar, y deben ser susceptibles de venta forzosa.

El nombre de la sociedad podrá consistir en una denominación social (nombre de fantasía) o en una razón social (contiene el nombre de uno, alguno o todos los socios) La denominación de la sociedad debe ir acompañada por las palabras "sociedad en comandita por acciones" o su abreviatura. Si se adopta una razón social y no se incluye el nombre de todos los socios con responsabilidad ilimitada debe adicionarse las palabras "y compañía" o su abreviatura, solo se puede incluir el de los socios comanditados.

La administración y representación de la sociedad puede ser ejercida en forma unipersonal por un socio comanditado o tercero designado. Los socios comanditarios no pueden asumir dicha función. Las decisiones en la sociedad se toman a través de una reunión de socios que funciona como Asamblea, en donde participan ambas categorías de socios.

V. La Sociedad Anónima
El origen de la sociedad anónima hay que buscarlo en dos hechos diferentes, la creación de la Banca de San Giorgio[28], y en las grandes compañías creadas en el siglo XVII para el comercio con las Indias orientales y occidentales, producto de los descubrimientos geográficos[29] que abrieron nuevas rutas al comercio y crearon un clima favorable para el montaje de grandes expediciones y empresas.

Estas compañías tenían básicamente una estructura semejante a la de las sociedades anónimas actuales. En ellas, la participación en la sociedad estaba representada por acciones negociables y existía la limitación de la responsabilidad de los socios por las obligaciones que surgieran del contrato. Los aportes podían ser desiguales lo que permitía un mayor ingreso de socios. Finalizada la vigencia de la sociedad, los socios se repartían el aporte más las ganancias de las expediciones. Los repartos de dividendos, generalmente se efectuaban cada dos años; además de establecerse normas para que dichas sociedades llevaran adelante una adecuada contabilidad de sus ingresos y egresos.

Estas compañías eran muy distintas de las actuales sociedades anónimas. Eran entidades semipúblicas, constituidas directamente por los soberanos mediante decisiones gubernativas (oct roí) que los dotaba de personalidad y les conferían privilegios monopólicos en la explotación comercial, al propio tiempo que solían reservar al poder publico una participación en los beneficios y una intervención o control constante en los asuntos sociales.

La evolución hacia la forma actual de la sociedad anónima se inicia a partir de la revolución francesa[30] bajo la presión de los postulados del capitalismo liberal[31] y es en este marco jurídico que van a surgir en las Compañías francesas el instituto de la asamblea de accionistas, donde concurrían los capitalistas más poderosos de la sociedad. Las facultades de esta Asamblea, que se reunía anualmente, eran la de aprobar las cuentas presentadas por quienes administraban la sociedad, y deliberaban acerca de la distribución de los resultados obtenidos.

VI. La Sociedad de Responsabilidad Limitada

Las “Companies Act” sancionada en Inglaterra en 1862, estableció la posibilidad de constituir sociedades con los rasgos de la sociedad de responsabilidad limitada; fue en Alemania en 1892 donde se estructuró completamente la organización legal de este tipo societario y fue entonces el momento en el cual se buscó un tipo de sociedad simplificado que tuviera menores costos que la anónima, pero que al mismo tiempo permitiera a los socios la limitación de su responsabilidad a los aportes efectuados.

La sociedad de responsabilidad limitada (…), es una creación de los juristas destinada a satisfacer las necesidades de las empresas medianas y pequeñas que requieren tanto de una base capitalista, en cuanto a la limitación de la responsabilidad de los socios y de una base personal de confianza reciproca entre ellos.

Es así que en la segunda mitad del siglo XIX a impulso del derecho alemán y de la práctica inglesa que se va a configurar la sociedad de responsabilidad limitada actual, obedeciendo mayormente a razones económicas para permitir a los pequeños y medianos empresarios la posibilidad de crear este modelo societario que hacia valido el principio de la extensión de la responsabilidad limitada de los socios, regulándose por vez primera en Alemania en 1892 (…) para extenderse con posterioridad a la primera guerra europea por todos los países, excepto Estados Unidos.

VII. La Sociedad Responsabilidad limitada nueva empresa.
Con estos andares es que en la actualidad llegamos a la Sociedad Responsabilidad limitada nueva empresa. Que es un subtipo de sociedad de responsabilidad limitada española (…) creada para permitir a las pequeñas y medianas empresas afrontar los retos que plantea el mercado único. La Nueva Empresa está pensada para los proyectos empresariales más pequeños y más concretamente para facilitar su constitución y puesta en marcha de una manera rápida y con plenas garantías jurídicas.

Se crea como consecuencia de diversas recomendaciones europeas sobre la mejora y simplificación de las condiciones y trámites para la creación de empresas, se rige por la Ley 7/2003, de 1 de abril, que modifica la Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada. Sus características son:
- Esta Ley introduce un nuevo capítulo en la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, el capítulo XII, siendo la Nueva Empresa una especialidad de aquellas. Por lo tanto, aquellos supuestos que no regula expresamente el mencionado capítulo se regirá por las disposiciones generales de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada. Es una especialidad de la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL).
- Su capital social está dividido en participaciones sociales y la responsabilidad frente a terceros está limitada al capital aportado.
- El número máximo de socios en el momento de la constitución se limita a cinco, que han de ser personas físicas. Se permite la Sociedad Limitada Nueva Empresa unipersonal.
- El número de socios puede incrementarse por la transmisión de participaciones sociales. Si como consecuencia de la transmisión, son personas jurídicas las que adquieren las participaciones sociales, éstas deberán ser enajenadas a favor de personas físicas en un plazo máximo de tres meses.
- El capital social mínimo, que deberá ser desembolsado íntegramente mediante aportaciones dinerarias en el momento de constituir la sociedad, es de 3.012 euros y el máximo de 120.202 euros.
- El objeto social es genérico para permitir una mayor flexibilidad en el desarrollo de las actividades empresariales sin necesidad de modificar los estatutos de la sociedad.
- La denominación social se compone de los apellidos y el nombre de uno de los socios más un código alfanumérico único (ID-CIRCE).
- Dos formas de constitución: telemática y presencial.
- Los órganos sociales son una Junta General de socios y un Órgano de administración unipersonal o pluripersonal.
- Medidas fiscales para ayudar a superar los primeros años de actividad empresarial.
- Importantes facilidades para continuar su actividad como sociedad de responsabilidad limitada.

REFERENCIAS
[1] La Srl. Nueva empresa es un nuevo tipo societario mercantil creado en España.
[2] Para determinar el concepto de sociedad mercantil habremos de recurrir a los conceptos de asociación y de sociedad, máxime que (…) en el lenguaje usual una y otra palabras se aplican indistintamente a las reuniones de individuos con un fin común, (…) puesto que nace del espíritu asociativo de los hombres, en virtud del cual realiza lo que por si solos habría de serles difícil o imposible. Se da así al término asociación un sentido general amplísimo que abarca todas las formas de congregarse las personas individuales o las entidades para alcanzar cualquier fin de la vida. Para la doctrina francesa las asociaciones se proponen fines ajenos a la idea de lucro de sus miembros, persiguen un interés general, un ideal altruista, y aun si se da el caso de que busquen la obtención de beneficios materiales, no es para repartirlos en provecho de los asociados, sino para sus propios fines. Por el contrario, las sociedades son agrupaciones de personas ligadas por un interés egoísta, de conseguir ganancias y de distribuírselas entre si. Cfr. “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Págs. 342-343.
[3] Serán satisfactores aquellas relaciones entre los hombres para crear objetos o servicios personales. Toda mercancía es un satisfactor, sin embargo, no todo satisfactor es mercancía, ya que mercancía es todo objeto que satisface una necesidad humana y esta destinado al cambio, y es satisfactor porque es apta para calmar las necesidades humanas, sus diferencia con la mercancía radica en que la mercancía debe ser producida precisamente con la finalidad de ser vendida o cambiada, aunque luego no se realice ese evento, mientras que el satisfactor como concepto general, no tiene como requisito que este destinado al cambio. “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Pág. 5
[4] Sociedad y Asociación, son términos que significan reunión de varias personas que se conciertan para dirigir sus esfuerzos hacia un mismo fin, (…). En sentido amplio hay asociación siempre que varias personas aparecen jurídicamente unidas para un fin común, dentro de este concepto quedan comprendidas figuras jurídicas como los sindicatos de accionistas, (…) sociedades civiles y mercantiles. Cfr. “Derecho Mercantil” Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Págs. 342-350.
[5] Ibidem.
[6] Tenemos que aclarar o distinguir entre la sociedad civil y la sociedad comercial. La sociedad civil es aquella que tiene por objeto alguna actividad de las que se consideran civiles. Las sociedades comerciales son aquellas que figuran en la Ley de Sociedades Comerciales; por el solo hecho de optar por alguno de los distintos tipos de sociedades que figuran en ella, la sociedad tendrá el carácter de comercial, y estará regida por dicha ley, sin importar que el objeto que desarrolle la sociedad sea civil o comercial.
[7] Cfr. “Derecho Romano” Ernesto Digo y López Trigo T.II, 2da Parte, ENPES, La Habana, 1987. Pág.
[8] Cfr. “Sociedades Mercantiles” Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004, Pág. 3
[9] Existen diversos criterios para clasificar las Sociedades Mercantiles, en dependencia del numero de sujetos estos pueden ser plurales o unipersonales, atendiendo a su duración en el tiempo pueden ser permanentes o transitorias, en dependencia del bien que se aporte serán de aportación de bienes o de industrias y si es por la libre decisión de los socios voluntarias u obligatorias si es de imperio de la ley. Para abundar más cfr. “Sociedades Mercantiles” Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004, Págs. 3 y 4.
[10] Las Sociedades universales se dividían en Societas omnium bonorum y societas omniun quae ex quaesta veniunt y las particulares se dividían en societas unius rei y societas alicuius negotiationis, especial importancia cobraron en Roma las llamadas sociedades vectigalium, (Ver Pág. 212 D. Romano y agregar lo que dice el párrafo 1 de la Pág. 339 de D. Mercantil)
[11] Cfr. “Derecho Mercantil” Soyla y H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2004, Págs. 349 y 350.
[12] Cfr. “Sociedades Mercantiles” Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004, Pág. 6 y 7
[13] Ibidem.
[14] Las sociedades mercantiles se clasifican principalmente en sociedades de personas y sociedades de capital, ejemplo de las primeras tenemos la sociedad colectiva y la sociedad en comandita simple y en las segundas están las sociedades anónimas o S.A. y la sociedad de responsabilidad limitada.
[15] . “Sociedades Mercantiles” Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004, Pág. 8 y 9
[16] Hammurabi. (1795-1750 a.C.) fundó la primera metrópolis del mundo: Babilonia. (…) podemos ver en Hammurabi a un sabio emisor de leyes en su celebre código. En el pueblo babilónico encontramos una figura semejante a la comisión: se trataba de un suministro de fondos o plata a uno o varios comerciantes, quienes se comprometían a devolverlos pagando un interés o participaban de una comisión en posbeneficios obtenidos, solo se conocía a una de las partes y se ignoraba la existencia del proveedor de fondos. De acuerdo con los preceptos del código de Hammurabi (Art.10 a 107) se trataba de una commenda, si bien se ha considerado que su naturaleza corresponde mas a la de la sociedad en comandita o a la comisión. Cfr. “Derecho Mercantil” Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Pág. 24
[17] Las sociedades vectigales (…), en Roma tenían forma mas administrativa que jurídica, (…) se destinaban a la percepción de impuestos (vectigal), a los derechos de puerto y a la explotación de bienes públicos. Estaban administradas por directores, se formaban bajo el patronato de ricos comerciantes con la adhesión de participes y frecuentemente se transformaban en corporaciones civiles reconocidas por el Estado. Las societas vectigalium encontraron su desarrollo merced a la vectigalia que era, en su sentido más primitivo, la renta pagada al Estado por la ocupación o utilización de sus propiedades (…). Cfr. “Derecho Mercantil” Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Págs.28-29
[18] “Derecho Mercantil” Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Pág.340.
[19] Existieron sociedades de argentarii para el ejercicio del comercio bancario “la finalidad de tales sociedades era mercantil y sus organización semejante a la comandita” Eran entidades conectadas directamente con el sector publico. Antonio Brunetti citando a Cervantes Ahumada, “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007, Pág.340.

[20] Durante la Edad Media en Inglaterra (…) existieron las maone y las monti. Las maone eran sociedades que obtenían del Estado la concesión relativa a una expedición colonial y el monopolio de artículos coloniales. Las monti eran agrupaciones de acreedores del Estado.
[21] Los banqueros florentinos tuvieron una relevancia superlativa, entre las principales familias deben citarse a los Bardi y a los Peruzzi. Sin embargo, en el siglo XV surgieron los Médicis, cuya fama habría de superar rápidamente a los primeros. La vinculación societaria, seguía consistiendo en un contrato, en el cual se establecía la duración de la sociedad por períodos limitados o para determinadas operaciones comerciales. Sin embargo, se producía una constante renovación de estos contratos, convirtiéndose estas compañías en agentes financieros de empresas de gran importancia, en donde aportaban grandes sumas de dinero.
En los finales del siglo XIV, la gran trascendencia que habían adquirido las compañías en la actividad económica, llevó a que su organización tuviera que aceptar el ingreso de terceros que procuraran mayores capitales de acuerdo con la envergadura de los negocios que se llevaban adelante. En las compañías que tenían una actividad bancaria, el fondo social estaba compuesto por dos recursos de diferente origen; por un lado el capital que cada uno de los socios había aportado, y por el otro, los depósitos obtenidos de los terceros. En esta época, la estructuración administrativa de estas sociedades se encontraba fuertemente centralizada, la dirección de las mismas estaba en uno o varios dirigentes, quienes se encontraban en la sede central, mientras que las sucursales de las diferentes ciudades estaban a cargo de gestores o socios.

[22] “Sociedades Mercantiles” Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004, Pág.178
[23] La Ordenanza de 1673, de Luís XIV para el comercio terrestre conocida también como Code Savary, representa la fuente de muchas de las instituciones legisladas posteriormente por el Código Napoleónico. Cfr. “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007. Pág. 34
[24][24][24] Otra ordenanza francesa fue la ordenanza para la marina mercante aprobada por Luís XIV (1681, en vigor hasta 1790), inspirada por Colbert, quien a su vez se basó en el trabajo jurista anónimo del siglo XIV: Le guidon de la mer, fue un esfuerzo de recopilación de los ordenamientos (estatutos) marítimos que se encontraban dispersos, entre otros las Tablas de amalfi, (…). Esta ordenanza confirmó y perfeccionó los principios de la jurisdicción comercial. Cfr. “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007. Pág. 36
[25] (…) Fueron aprobadas por el rey Felipe II el 2 de Diciembre de 1737 (…) y confirmadas el 27 de junio de 1814 por Fernando VII (…). Se elaboraron para aclarar dudas y confusiones, evitar pleitos y discordias entre los comerciantes y prever en lo posible las dilaciones y los daños originados por los pleitos. Cfr. “Derecho Mercantil”, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007. Pág. 36-37
[26] Ibíd. Págs. 178-179
[27] La contabilidad pública moderna se atribuye a Jean Baptiste Colbert, 1619-1683. Pertenecía a una familia de comerciantes textiles. Fue intendente de la fortuna personal de Mazarino, y obligó a los comerciantes a llevar un libro de entradas, otro de salidas y un tercero de fondos.
[28] En el siglo XV, se produjo en la ciudad de Génova un acontecimiento de importancia, como antecedente directo de la sociedad comercial moderna. La gran mayoría de las diferentes sociedades financieras que prestaban dinero a la República, se fusionaron en el año 1407 en una sola sociedad llamada Banca de San Giorgio. Esta gran sociedad, fue absorbiendo la totalidad de las sociedades financieras que le prestaban al Estado, con lo que se fueron consolidando los créditos contra la República; al mismo tiempo, el Banco recibió los depósitos de ahorristas y dio créditos a particulares. La aparición del Banco de San Giorgio constituye un antecedente relevante para la conformación de la estructura actual de la Sociedad Anónima.
[29] A partir del siglo XV, el capital comenzó a tomar un papel preponderante para el desarrollo del comercio. Los descubrimientos territoriales provocaron la necesidad de explotar los mismos, y con ello el nacimiento de nuevas formas asociativas. En 1602 se creó la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, conformada en principio por ocho sociedades de navegación. En Francia se crearon las llamadas Compañía de las Indias Occidentales y la de Indias Orientales. Se fundaron Compañías Comerciales al estilo inglés y holandés. Compañías de las Indias Orientales, Occidentales, del Senegal, del Levante y del Norte, la Compañía de Santo Domingo, del Canadá y de la Bahía de Hudson en el mismo año; y la Compañía General de Seguros y Préstamos a la Gruesa en 1686. Por su parte, en Inglaterra se formó la Sociedad inglesa de las Indias Orientales en 1612. Semejantes se dieron en Dinamarca en 1616 y Portugal en 1649.
[30] La Revolución Francesa trajo aparejada una sensible reducción del papel del Estado en la vida económica de las naciones. La libertad, como un derecho regulado, adquirió un papel fundamental en las diferentes legislaciones.
[31] El Código de Comercio francés de 1807 constituyó el primer cuerpo normativo en consagrar una regulación general de la actividad comercial y prever allí el régimen jurídico de las sociedades comerciales. Este cuerpo legisló la sociedad colectiva, haciendo una marcada diferenciación respecto del régimen de las sociedades de capital. Introdujo dos institutos importantes: la empresa y la sociedad anónima. La empresa apareció como un acto de comercio configurativo de la calidad de comerciante; mientras que la sociedad anónima, fue considerada como adecuación de la empresa bajo la forma de sociedad comercial. Con relación a la libertad de constitución de sociedades, otorgó una libertad total para las sociedades en comandita por acciones, no así para las anónimas La autorización para la constitución de las sociedades anónimas bajo este régimen, era otorgada por la autoridad gubernativa, a través del Consejo de Estado. Esta restricción se extendió en el sistema jurídico francés hasta 1867, año en el cual se reformó el Código autorizándose la libre constitución de sociedades anónimas. El Código de Comercio francés de 1807 tuvo una importante influencia en los posteriores cuerpos normativos semejantes, tales el español de 1829, el portugués de 1830, el brasileño de 1850, el Código alemán de 1861 y el italiano de 1865; y fundamentalmente en nuestro Código de Comercio de 1862. en Europa la Revolución Industrial trajo aparejada la expansión de las sociedades por acciones, principalmente la sociedad anónima, como instrumento para el funcionamiento de las grandes empresas industriales. Sin embargo, las sociedades anónimas tenían un alto costo de constitución y funcionamiento, lo que determinaba que a los pequeños y medianos empresarios les fuera difícil acceder a este tipo societario.

BIBLIOGRAFÍA
- Derecho Mercantil, Soyla H. León Tovar y Hugo González García, Oxford University Press, México, 2007
- Sociedades Mercantiles, Manuel García Rendón, Oxford University Press, México, 2004
- Derecho Mercantil, Rodrigo Uria, Marcial Pons, Madrid, 1997

BIOGRAFÍA
Milkos Lázaro Gual Díaz, nacido el 22 de Diciembre de 1970, en Ciudad de la Habana, Cuba. Obtuve el titulo de Licenciado en Derecho por la Universidad de La Habana en el año 1996 y posteriormente cursé los Diplomados en Derecho Mercantil y Derecho Societario en el Instituto de Comercio Exterior, poseo además los siguientes postgrados:

Derecho de Propiedad Intelectual
Derecho Constitucional Norteamericano
Fundamentos del Derecho Mercantil
Protección Jurídica a la Actividad Mercantil
Modalidades de Contratación más utilizadas en el Comercio Exterior
Derecho de los Negocios
Elementos de Gestión del Postgrado
Contratación Internacional
Incoterms
Problemas Actuales del Derecho Mercantil

Me he desempeñado desde mi graduación hasta la fecha como asesor jurídico en diversos Organismos de la Administración Central del Estado y actualmente laboro en un Centro de Investigaciones Jurídicas.
Desde el año 2002 pertenezco al Capitulo de Derecho Mercantil de La Ciudad de la Habana, perteneciente a la Sociedad de Derecho Mercantil.

La Habana, mayo 2007

AUTOR
Lic. Milkos Lázaro Gual Díaz

Articulos relacionados:
Modelo Integrado de Control de gestión (MICG)
Resumen:
El presente artículo tiene como propósito inicial, presentar los pasos metodológicos para la elaboración e implantación de sistemas de control de gestión en organizacione...
Retos epistemologicos a la administración en la globalizacion contemporánea
Resumen:
Los estudios epistemológicos en la educación superior nos permiten asumir una postura escudriñadora mas profunda de las ciencias a las que dedicamos nuestra labor profesi...
¿Administración Financiera o Ideas de Ganancias? - El Empresario Profesional
Resumen:
La Independencia. La Elaboración de Información. Los Indicadores. ¿Qué pasaría si el auto que usted conduce diariamente no tuviera en el tablero indicadores como el de ga...
Evaluación del impacto del merchandising en la calidad del servicio y la eficiencia de una tienda minorista
Resumen:
La calidad del servicio constituye una fuente de ventajas competitivas para la empresa. En esta dirección se han desarrollado numerosas investigaciones con aplicaciones e...
La Auditoría Interna y los Planes de Contingencia
Resumen:
A pesar de tratarse de un servicio no transable (no sujeto a competencia internacional) y por tal motivo no sujeto en forma directa a los efectos de la globalización, lo...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©