Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El credo del patrón original: de la iglesia fundada por Jesucristo

Resumen: En este artículo se realiza un resumen de las principales creencias de las primeras iglesias fundadas por el Mesías y sus discípulos, las cuales tenemos como único Patrón Original de la iglesia de Jesucristo.
3,148 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Israel Pichardo

RESUMEN
En este artículo se realiza un resumen de las principales creencias de las primeras iglesias fundadas por el Mesías y sus discípulos, las cuales tenemos como único Patrón Original de la iglesia de Jesucristo.

De acuerdo con todo el testimonio registrado en las escrituras griegas del Nuevo Pacto, estas creencias jamás debieron cambiar, así como Dios el Padre y el Hijo no cambian ni mienten, sino que son fieles aunque nosotros les seamos infieles. La intención de esta obra recogida en un Tratado cristiano en tres partes, al cual llamamos “SOS: El inconforme que busca la verdad rebelada en Jesucristo”, es precisamente ordenarnos hacia el verdadero y legítimo evangelio traído desde el cielo. Este normo-patrón original y legítimo es el que nos permite discernir hoy entre lo verdadero y lo falso, de ahí la importancia de esta obra que hemos realizado con la ayuda de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, a quien servimos como buenos soldados de la verdad, y luchamos por esa verdadera fe que fue dada al pueblo santo desde el principio.

SUMMARY
In this article he/she is carried out a summary of the main beliefs of the first churches been founded by the Messiah and their pupils, which we have as only Original Pattern of Jesus Christ church.

In accordance with the whole testimony registered in the Greek writings of the New Pact, these beliefs should never change, as well as God the Father and the Son don't change neither they lie, but rather they are faithful although we are they unfaithful. The intention of this work picked up in a Christian Treaty in three parts, to which we call "SOS: The inconforme that looks for the truth rebelled in Jesus Christ", it is in fact to order us toward the true and legitimate gospel brought from the sky. This original and legitimate normo-pattern is the one that allows us to discern today between the true thing and the false thing, of there the importance of this work that we have carried out with the help of our God and Salvador Jesus Christ, to who serve as good soldiers of the truth, and we fight for that true faith that was given from the beginning to the sacred town.

DESARROLLO
EL CREDO DEL PATRÓN ORIGINAL DE LA VERDADERA IGLESIA DE JESUCRISTO ( )
LO QUE EL NUEVO TESTAMENTO NOS ENSEÑA COMO CREDO DE FE

Después de asegurarnos que las escrituras más confiables que recogen el testimonio de los primeros cristianos son las viejas versiones griegas guardadas por los mismo Católicos, de las cuales la crítica textual y comparativa ha realizado un auténtico volumen, y que toda las versiones Latinas están completamente deformadas y contaminadas por adicciones realizadas en el transcurso del tiempo, procedamos a modelar las doctrinas de aquellos primeros creyentes.

EL NUEVO TESTAMENTO GRIEGO RESUME LAS SIGUIENTES DOCTRINAS O ENSEÑANZAS DE CRISTO, LAS CUALES FUERON PREDICADAS AL PRINCIPIO DEL KERISMA (PREDICACIÓN A VIVA VOZ) EN EL SIGLO I d. C. LO QUE INDICA CLARAMENTE QUE AQUELLOS PRIMEROS CRISTIANOS CREÍAN EN:

1. El continuado Ministerio Sobrenatural del Espíritu Santo
El continuado ministerio sobrenatural del Espíritu Santo que es la promesa de Dios en Cristo Jesús, quien afirmó que lo derramaría después de su partida, lo cual efectivamente sucedió en Pentecostés como confirmación de que él, no miente. En el mundo está, pero el mundo no lo recibe porque no le conoce, y nos guiará hasta que venga lo perfecto: su segundo advenimiento. Por lo tanto está lleno de acontecimientos sobrenaturales que el hombre natural no puede percibir ni entender porque son locuras para él.
Referencias bíblicas: Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25. Hb. 1: 3 – 4; el libro completo de los Gálatas, evangelio de Juan, 1 y 2 de Juan; y Apocalipsis.

2. En el poder y la fuerza de Dios
Que el evangelio es Fuerza y Poder de Dios; no palabras de humana sabiduría, el cual se confirma con señales y prodigios sobrenaturales que se manifiestan en los creyentes aprobados por él, y si estas señales no están presentes, los mentirosos son los que traen ese evangelio falsificado, no Dios, puesto que hacen vana la cruz de Jesús para su propia condenación, porque él no es hombre para mentir. El verdadero evangelio se confirma con el recibimiento del bautizo espiritual que solo dan los apóstoles del Señor, en su presencia o por imposición de sus manos; bíblicamente no hay otro testimonio confiable, y este bautizo es un acontecimiento sobrenatural, no una simple sensación humana, es cosa que aún los ángeles anhelan ver y que la misma creación gime a una por ver la manifestación de los hijos de Dios..
Referencias bíblicas: Ro. 12: 1 – 8; 1Co. 12: capítulos 12 al 15; 1: 17. Ef. 4: 1 – 7; 1P 4: 10 – 11; Hb. 1: 3 – 4; Filp.2: 13, 3: 3; Hc. 6. 8, 11: 27, 21: 9 – 12, 13.. 1 – 12, 15: 32, 21. 4, 20: 28, 19. 1 – 9; 1Ti. 4: 14, 1. 18 – 19; Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25; Gál. 5:16- 26, 6:7 – 10; Ro. 6: 14, 8. 4,7: 15 - 23.

3. Que el Justo por su fe (creencia y/o fidelidad) vivirá
Que somos justificados por nuestra fe y no por las obras de una ley anticuada y, que nuestra fe obra por amor, sino es muerta en sí. Así que muestra tu fe con hechos verdaderamente dignos del reino, ya que la ley fue un Ayo para llevarnos a Cristo, el cual la dejó clavada en la cruz.
Al creyente Abraham 430 años antes de que Dios diera la Ley a Moisés; Ley por la cual (Dice en Ezequiel 20,25) nadie podrá vivir, le fue hecha la promesa: “En ti serán benditas todas las naciones”; él vino a ser padre de los que tienen FE. Dios le contó a Abraham su fe como justicia, así nosotros ahora venimos a ser descendientes de aquel que sin Ley, le fue contada la fe por justicia.

Nosotros somos constituidos justos si creemos en que Dios es real, y que su Hijo Jesús vino en carne y vivió entre nosotros y, que murió y volvió a vivir para ser dueño de vivos y de muertos. Dios lo resucitó para que todo el que creyera en él tenga vida eterna, y esta vida está en el Hijo, pues el que crea en el Hijo, también ha creído a Dios el testimonio que ha dado sobre él. Así todo aquel que viva creyendo, o sea, que viva por la fe del Hijo de Dios le será contada su creencia por justicia al igual que al creyente Abraham, porque donde no hay Ley, no hay pecado; y el pecado esa el aguijón de la muerte, por eso es creyendo en Jesús tenemos vida, no muerte, ya que no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia. Así venimos a ser “LIBRES” para vivir por la fe, y ya justificado por esta, no por la ley expresada en mandamientos puesto que conlleva a la muerte ya que está bajo maldición clavada en la “Cruz” de Cristo para que recibamos bendición y la vida eterna en el Amado; estamos reconciliados con Dios a través de Jesucristo, el instrumento de su perdón y de su salvación vencemos a aquel que tiene poder sobre la muerte en el viejo Pacto derribado como una pared intermedia que servía de velo y que estando bajo maldición conllevaba a la muerte.

Es por eso que, aquel que tenia poder sobre la muerte nos acusaba noche y días en la corte celestial como todo un fiscal que fiscalizaba el cumplimiento de aquella ley dada a Moisés, y donde sus ángeles tenía poder. Pero ahora estando presente Cristo como nuestro abogado Defensor (del griego Paráclitos, el mismo término que se usa para definir al Espíritu de Gracia) que intercede por nosotros allí en el mismo cielo y que dio su vida por nuestro rescate y tirar por tierra a aquel Fiscal acusador “El Diablo” (del griego ho Diabolo, o sea, El calumniador, o el que calumnia) y Satán o Satanás (del hebreo ha Satán, traducido de la misma forma al Griego que significa “El Acusador, o el que acusa) estamos reconciliados con el Padre de donde fuimos destituidos por la trasgresión de Adán que desobedeció el mandato de Dios por llevarse por la mujer que Dios le dio como ayuda adecuada o idónea desde el mismo principio de la creación. Así ahora tenemos la victoria y el derecho de llamarnos “hijos de Dios” justificados por nuestra creencia, no por el cumplimiento de aquella Ley anticuada por la cual nadie podía ser justificado. Si hemos creído al genuino y verdadero evangelio entregado a nuestros antepasados; no en la distorsión que existe hoy por doquier, que es la misma “Apostasía”, es decir, “Separarse de Dios doctrinalmente” al seguir doctrinas extrañas y diversas introducidas encubiertamente en la iglesia por los mismos demonios). En esto Consiste la Bondad y la gracia que Dios en su designio secreto guardó para nosotros, los llamados a creer para recibir las promesas que Dios ha dado a su debido tiempo.

Así llamados a creer en las buenas nuevas de Jesucristo somos hechos justos y santos en la presencia de Dios a través de su Hijo Jesús que es la misma sustancia del Padre el cual nadie ha visto porque habita en luz inaccesible pero que se refleja en la faz de Jesucristo el único Dios y la vida eterna, ¡Amén! Por eso somos “LIBRES”; pero esa libertad no es para hacer lo malo ni para servir de tropiezo a los débiles en la fe, así que no nos sujetamos a ninguna ley, sino que el cumplimiento de la ley es vivir en amor los unos a los otros, porque el amor es el vínculo perfecto, debemos hacer nosotros con los demás como queremos que sean con nosotros. Nosotros somos justicia de Dios en Cristo Jesús, porque Dios nos hizo justos gracias a la fe, por la cual tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Ahora por creer, somos hechos “JUSTOS”, es por eso que sin fe es imposible agradar a Dios y, todo lo que se hace sin fe nos será contado por injusticia, o sea, como pecado, porque el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley, y es por eso que el Espíritu Santo mismo nos convencerá de pecado, por cuanto no creímos en el Hijo de Dios que es el autor y consumador de nuestra fe. Pero ahora ya no hay ninguna condenación para los que creen en Jesús el Mesías de Dios, porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo, nos libró de la ley del pecado y de la muerte.

Pues así como Dios es Justo, tiene poder para hacer justos a aquellos que creen en Jesús. Por eso es que somos justicia de Dios en Cristo Jesús. Pero también alguien dijo una vez: “La Palabra de fe que predicamos es esta: Porque muy cerca de ti está la Palabra de Dios, en tu corazón y en tu boca. Con el corazón se cree para justicia y con la boca se confiesa para salvación, porque si confesaras a Jesús como Señor y creas en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo”. Y esta Palabra de Dios (ho Logos Theos); es Jesucristo sembrado en tu corazón cuando oyes el mensaje por los sembradores, la cual se va formando en ti como un niño hasta que el mismo Jesús habita en nosotros por el poder y la fuerza de Dios, este es el verdadero misterio de la piedad que predicaba Pablo, Jesús en nosotros. Debemos saber también que cuando el pecado abunda, sobreabunda la gracia y el perdón de Dios, porque él mismo nos sujetó a todos bajo desobediencia para poder tener compasión de todos. Eso no quiere decir que ahora por eso vamos a pecar deliberadamente para que abunde la gracia, porque Cristo que es nuestro salvador murió solo una vez por todos los hombres, y sobre todo por nosotros los creyentes. La frase “El Justo por la fe vivirá” deberá traducirse mejor del griego y del Hebreo, porque significa que; “Al creyente su fe le será contada como justicia de Dios en Cristo Jesús por el amor, la bondad, la gracia y la piedad de Dios”. Así que seremos contados como justos delante de Dios el Padre por la fe (el cree) en Cristo Jesús, que es el Instrumento del perdón de Dios en el Nuevo Pacto, como le fue contado a Abraham en los tiempos antes de introducir la ley en el mundo.

NOTA: El problema de la fe radica en que la fe del griego Pistesei o PistiV = Fidelidad, creencia o fe, como se quiera interpretar) es la certeza, la convicción de lo que se espera recibir, de lo que no vemos aún pero es cierto. La fe entra por el oír; escuchar la Palabra viva de Cristo por los que fueron enviados por él, o sea, los constituidos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, que es su iglesia; pero que también por la comezón de oír, de escuchar doctrinas de demonios se perderán muchos. También el Espíritu Santo de la promesa se recibe por la Fe en el Hijo de Dios que es su autor y consumador, y esta Fe actúa por el amor de Dios, la Fe sin obras es muerta en sí, no solamente debemos ser oidores pasivos, sino hacedores de la Palabra viva que es eterna. Se dice que “El justo por la Fe vivirá”, pero es que nadie se justificará delante de Dios, nadie es justo en sí; porque al que Dios llamó, ya lo había predestinado de antemano desde antes de la fundación del mundo, y al que llamó, a este justificó, y al que justificó (Hizo Justo) a ese glorificó junto a su Hijo. Entonces, podemos comprender claramente que no todos somos justificados, porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos. Y la Escritura no dice: “El HOMBRE por su Fe vivirá, sino que el JUSTO por la fe Vivirá”. Y Justos no somos todos ni cualquiera puede vivir por una fe cualquiera; y aún extraviada porque no estará justificado por eso; solo el que es enseñado por Dios es atraído al Hijo, que es el único camino al Padre. Así que “El Justo por la Fe vivirá” no es cosa simple puesto que nadie se justificará por sí solo delante de Dios, solo aquellos a quienes el Hijo de Dios les da la potestad de ser Hijos de Dios, por el creer en el evangelio entregado a nuestros antepasados sin agregarle ningún otro ingrediente, sin manchas ni oscurecimientos raros. A la Fe primeramente hay que agregarle Virtud /disposición de hacer lo bueno), a la virtud conocimiento (transformar nuestras mentes en cuál es la voluntad de Dios), al conocimiento dominio propio, al dominio propio paciencia, a la paciencia piedad, a la piedad afecto fraternal y al afecto fraternal amor que es el vínculo perfecto. Concluimos precisando que la fe es un Carisma (gracia o don gratuito) que da el Espíritu, y que con una fe (creencia) errada no seremos justificados, sino condenados. Los términos hebreso utilizados para definir estos significados son Taamiu y Teamenu y denotan creer, mantenerse firmes, fieles, firmeza en lo que se cree, traducido como Fe y creencia.
Referencias bíblicas: Toda la escritura griega del Nuevo Pacto de Jesucristo.

4. La obra del Espíritu no es asunto de hombres sino del Cielo.

De que no hay lugar a dudas que debemos vivir por el Espíritu Santo como verdaderos adoradores, ya que el Señor es el Espíritu y donde está el Espíritu del Señor hay libertad. Dios es Espíritu, él mismo nos atrae a Cristo. El Espíritu Santo es nuestro abogado defensor (Paracletos); nos instruye, nos guía a toda verdad, nos convence de pecado, de justicia y de juicio, nos recuerda todo cuanto dijo Jesús nuestro Señor, y da testimonio de él, porque todo lo sabe, todo lo escudriña, hasta lo más profundo de Dios y lo más profundo del hombre, nos revelará todo lo que habrá de venir sobre el mundo, hablará por nosotros ante gobernantes y de las autoridades cuando nos pidan cuenta de nuestra esperanza. Y el que no tenga el Espíritu de Cristo, no es de él, porque el Nuevo Pacto no es de la Letra sino del Espíritu que da vida. Esto indica claramente que no viviremos por la Biblia sino por el Espíritu; las Escrituras fueron inspiradas por éste mismo y único Espíritu que testifican y confirman lo que estamos diciendo; porque Dios no es un Dios de confusión sino de paz, además, ninguna mentira procede de la verdad, y toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambios ni fase de sombras.

El Paracletos de Dios también nos sella como propiedad del Señor, él mismo da testimonio a nuestro espíritu de que hemos sido constituidos hijos de Dios, él es todo en todos y para todos, así que ya no necesitamos de intérpretes de las Escrituras, ni de teólogos que nos quieran hacer ver que Dios se busca a través de métodos e interpretaciones científicas lo cual es una tontería para Dios, y para los cuales las cosas del Espíritu son locuras, porque no las entienden, ni tampoco pueden, porque el espiritual acomoda lo espiritual a lo espiritual y puede juzgar todas las cosas, pero el no puede ser juzgado por nadie. Este Espíritu de JESÚS INTERCEDE POR LOS SANTOS ANTE DIOS, EL PADRE, CON GEMIDOS INDECIBLES, AL CUAL LLAMA ABBÁ, ABBÁ; Nos ayuda en nuestras debilidades y ruega por nosotros conforme a la voluntad de DIOS, pues ciertamente no sabemos orar como es debido, y este Espíritu que pedimos día y noche al Padre es quien nos enseña todas las cosa y no necesitamos que nadie nos enseñe, y sus enseñanzas son verdad y no mentiras. Así que permanezcamos unidos a Cristo conforme a lo que el Espíritu nos ha enseñado.

Él nos santifica; nos purifica y nos hace perfectos, y es el único capacitado para situarnos en el lugar, en el tiempo y en el espacio en que Dios, el creador de todas las cosas ha limitado la actuación de nuestras vidas dentro de su extraña creación, en consecuencia con su designio secreto predestinado desde antes de la fundación del mundo, por eso para poder entrar al reino suyo debemos nacer de agua y de Espíritu, porque el que nace de agua y de Espíritu es como el viento que sopla y no sabe a donde va ni de donde viene, está a merced de la voluntad de Dios que es el responsable de lo que sentimos y hacemos por su buena voluntad. ASÍ SEREMOS NOSOTROS CUANDO SEAMOS CONFIRMADOS CON EL RECIBIMIENTO DEL ANTICIPO DE NUESTRA HERENCIA: EL ESPÍRITU SANTO DE LA PROMESA, el cual se recibe por fe, y que según Jesucristo mismo nos enseñó: Dios dará a cuanto se lo pidan y obedezcan sus mandamientos, es decir, todos los que viven en su amor, sin distinción de personas. Porque el que siembra para su propia carne de elle recibirá corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna; y por este mismo Espíritu tenemos libre acceso al Padre puesto que es un espíritu de sabiduría y de revelación para conocerle perfectamente, por eso somos moradas de Dios en ÉL, y a través de Él Jesús es formado y vive en nuestros corazones. Este es el verdadero misterio de la piedad revelado a Pablo: ¡Cristo en nosotros! Y el evangelio puro se predica por este mismo Espíritu venido del cielo con señales, prodigios y diversos milagros sobrenaturales. Ahora hermanos; deberán saber que no existe otra manera de recibir el Espíritu Santo, si no es a través de la imposición de las manos o en la presencia de un Apóstol, por cuanto el mismo Jesús cuando se le apareció a Saulo en el camino a Damasco no lo ungió allí mismo, sino envió a un Apóstol Ananías a que lo hiciera, y este era uno de ellos porque tenía una relación directa con Jesús gracia que solo los Apóstoles poseen, verifiquen que no fue el Espíritu quien le habló sino Jesús mismo. Así que esos que dicen que reciben unciones en las alabanzas y de otras muchas formas no son espirituales sino “ESPIRITISTAS”, ¡ Cuidado!, que eso no tiene respaldo en el testimonio que se dio en el Nuevo Testamento.

Nota: Espíritu y Espiritual en Griego Pneuma, Pneumatikv = Pneuma = Viento, soplo, aliento, Espíritu, y Pneumático = Lleno del aliento, del viento o del Espíritu Divino. Es decir que jamás podrá ser una persona como quieren hacer ver los blasfemos trinitarios.
Referencias bíblicas: Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25. Hb. 1: 3 – 4; Ro. 12: 1 – 8; 1Co. 12: capítulos 12 al 15; 1: 17. Ef. 4: 1 – 7; 1P 4: 10 – 11; Hb. 1: 3 – 4; Filp.2: 13, 3: 3; Hc. 6. 8, 11: 27, 21: 9 – 12, 13.. 1 – 12, 15: 32, 21. 4, 20: 28, 19. 1 – 9; 1Ti. 4: 14, 1. 18 – 19; Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25.

5. En la Predestinación, no en el Libre Albedrío de la Ley.

En la Predestinación y no en el libre albedrío expresado en el libro de la ley; que está bajo maldición, puesto que DIOS es el que llama y justifica por su bondadoso amor manifestado en Cristo Jesús, así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de DIOS que tiene misericordia del que quiere, y esto no es algo que nosotros nos hayamos ganado por esfuerzo propio, sino que es don de Dios, así que si es por llamamiento santo ya no es por libre elección del hombre, si fuera así ya no sería por gracia de Dios, sino del hombre. Pero sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales el ha llamado de acuerdo a su propósito. A los que de antemano Dios había conocido, los predestinó desde un principio a ser como su Hijo, para que su Hijo fuera el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó desde el principio, también los llamó, y a los que llamó, los hizo justos, y a los que hizo justo le dio parte en su gloria. Por cuanto nos ha elegido en ÉL antes de la fundación del mundo para ser santos y perfectos en su presencia y en su amor, eligiéndonos de antemano para ser hijos adoptados por medio de Jesucristo; según el beneplácito de su voluntad para alabanza de la gloria de su gracia. Pues hemos sido salvados por la gracia mediante la fe, y esto no viene de nosotros, sino que es don de Dios, tampoco viene de las obras, para que nadie se gloríe. En efecto, hechura suyas somos, creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos.
Referencias bíblicas: Ro: 8: 28,9.13 -24, 10: 3-8, 9: 16, 3: 26- 28; Efe.1. 3-20, 2: 8-9, 14-22; 1 Tes: 5.9, 24; Col. 3: 12-15; 2 Tes. 2.13-14; Gál. 5: 4, 9, 1: 6, 15, 3: 10 - 29; 1 Ti. 6:12; 2Co. 5:5, 10:18; He. 2: 13, 7:17, 9:15, 10. 5-10; ; 2 Ti: 2. 19-26; Ti 1.1, Judas: 1,2,4; 1P: 1:1,15:16, 2.8-10,21, 5: 10, 13; 2P: 2.12, 2.12, 1.3; Lc. 18.6, 10: 20, 22; 1Co.1: 1-9, 26-31, 8: 4-6; 2Co. 5: 21,2: 6-11; Gál. 3:13, 20, 4: 6; Col. 2: 14; Efe. 2: 15; 1p. 2: 24; Ro. 10: 4; Hc. 13: 48, 2: 47, 22: 10, 2: 39; Filip. 4. 3, 2: 13; Apc. 13: 1, 8; 21: 27;Jn. 8: 47,15: 16, 19, 17: 2, 10: 27-30,6: 44, 65, 37; Mt. 11: 27; 2P. 2: 4-5, 8-10; Mt. 10: 1; Lc. 10. 20; Mr. 4: 23; 1Jn. 4: 6 ; Hc. 12. 48; Fip. 4: 3; Daniel 12. 1 ; Prov: 20.24; Ezequiel 20. 25, Deutoronomio 27: 26.

6 En la unicidad de Dios, no en la falsa Trinidad
Que Jesucristo es Dios sobre todas las cosas y que en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad, Él y el Padre uno son; no tres, sino una sola cosa; y Dios es el Espíritu y no es una persona sino soplo, viento, hálito de vida, eso es el PARÁCLITO de Dios. Santiago nos alerta al respecto cuando dice: “Tú crees que Dios es uno y haces bien, los demonios también lo creen y tiemblan”.Cristo es la imagen viva del Dios invisible, es su misma sustancia, en Él se refleja la gloria del Altísimo, fuera de Él no hay Dios, no hay salvación, ni vida eterna porque hay un solo nombre dado a los hombres en que puedan ser salvos: YEHOSUA (YAH - NOS SALVA), y un solo nombre que se nombra sobre todo nombre que se nombra en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra, que como hombre es el Hijo de Dios y Glorificado todos lo verán como Él es verdaderamente.

Por eso dice 1ra. De Juan 5, 20: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado inteligencia para conocer al verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la vida eterna. Hijos míos guárdense de los ídolos.(otras versiones mejores dicen cuídense de los dioses falsos)” Y no acudas a Mt 28,19, porque allí dice claramente “ Bautízalos en el nombre “ no en los nombres del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, reflejando así lo que estamos afirmando, revisa bien el Libro de los Hechos si alguien fue bautizado en esos tres nombres, encontrarás que solo fueron bautizados en el nombre de Jesús, no te confundas; no es lo mismo ni se escribe igual; y mucho menos trate de justificarlo con 1ra. de Juan 5,7, porque ese texto que aparece en la Reina-Valera no existe, fue agregado por Jerónimo obligado por los Papas de su época en la Vulgata Latina, es decir fue agregado entre el Siglo XIV y el XVI, y aparece en casi todas las versiones latinas, por eso nosotros las tenemos como maldecidas, no las usamos, puesto que ni la misma Iglesia Católica las usa porque en ves de informar, desinforman. Ellos la usaron durante más de cinco siglos como única Biblia autorizada en su clero; y la desecharon. ¿Por qué la vas a usar tú?

Referencias bíblicas: 1 Jn. 5.20; Ro. 3.30; Jn. 2.. 6-11, 19.11,3.27, 10: 27, 30.33; 8.27, 28, 24, 6.35, 5.18, 12.45, 13.19; 14.9, 6.17, 3.22, 10.30,33,27, 8.27, 24, 17.11-12, 3.27, 14. 4-11, Cap. 17; Ro. 5.9; 2p.1, Stgo. 2.19, Col. 1.15, 19, 2.2,9, 3.11; Gál. 3.20, 3.20;1 Timoteo 2.5; Tito 2.13; Hb: 1. 3-4,13; Mr. 8.38; Lc. 19.44; Hc. 20.28; 1Co. 8. 4-6, Ro. 11.29; Judas 4 – 6, 5,25;Ap. 19.6; Ef. 4.4, 6; 2Ti. 1.9-10; 2.10, 19-21; 2 Ti. 1.12-17, 2.5, 6.14-16; Hc. 20.28; Filip. 1.19, 2.5; ; Oseas13.4; Colosenses 2.9, 1.19; Stgo. 2.19; Isaías 45: 5-7,18, 14-19, 43. 10-11, 44: 6-8, 46.9, 9. 5-6, 8.10, 7.14,43, Cap 44; salmos 18. 31-32, 41.4, Prov..30.4

7. Viviendo en el orden que Dios estableció en Cristo Jesús
Que Dios estableció un orden respecto a Cristo y a su cuerpo al cual debemos sujetarnos con temor y temblor reverente para poder vivir en armonía y en la paz de Dios como siervos humillados a su Majestad, ocupando el lugar que nos corresponde como piedras vivas, en sacrificio vivo que es nuestro culto racional; conscientes de esto: que cuando nos sujetemos en plena obediencia Él ocupará el lugar de CABEZA de ese cuerpo que le es obediente manifestándose y dejando ver su gloria, es entonces que comienza la verdadera edificación espiritual porque está allí en medio de nosotros, en forma de Espíritu, y reposa sobre nosotros que somos un templo del Dios Vivo, dignos de su reino, como ovejas obedientes en su prado. Lo que estamos afirmando es que, la única forma de hallar la armonía, la felicidad y la bendición en nuestras vidas es mediante la sujeción y la obediencia reverente al orden que Dios ha establecido en su cuerpo, sea mujer, hombre, niño o anciano, no hay acepción de personas, ni excepción de reglas alguna. El que hace la voluntad de Dios vive para siempre, y esta es la voluntad del Padre: “Que todo el que mire al Hijo y crea en él, tenga vida eterna. Así que la única obra que Dios quiere que hagamos es que creamos en aquel que él envió; pero nadie va a Jesús si el Padre no lo trae, porque todos los que el Padre les da, y los enseña vienen a Jesús; y nadie viene al Padre sino es a través de Jesús. Nadie puede ir a Jesús si el Padre no se lo concede. El que hace caso de su palabra y la pone en práctica es un hombre prudente, porque el que no cree el testimonio que Dios ha dado de su Hijo, lo hace mentiroso. Esto es un misterio, no revelado a los hombres.
Referencias bíblicas: 1Co. 12: 27 – 31, 10: 23; Ro. 11. 32 – 35, 10: 3 – 12, 12: 5; 1 Ti. 2: 13 – 15; Hb. 1: 14; Efe. 1. 18 – 23; Col. 2: 9 – 15, 1: 18 - 20

8 Somos ministros y sacerdotes de un nuevo Pacto con mejores Promesas
Que somos ministros, reyes y sacerdotes de un Nuevo Pacto con mejores promesas, y que la Ley y los profetas fueron un “AYO” (cuidador o tutor que lleva a los niños a la escuela, esclavo encargado de la educación de los niños de su Señor y dueño, del Griego Paidagwgoi = Paidagogos) para llevarnos a Cristo. Que el que se acoge a los preceptos de la Ley cae de la gracia y está bajo maldición y bajo la ira de Dios, de la cual solo Jesús nos libra.
Referencias bíblicas: El libro completo de los Hebreos, a los Romanos, Hebreos, Colosenses y a los Gálatas, y en especial estas citas: Col. 2. 6 – 19, Ef. 2: 14 14 – 22, Ro. 10: 4, 7: 4 – 6, 7 – 24, 8: 1 – 39, el cáp 7; Gál. 3: 24; Hb12: 22 – 24, Gál. 3: 10 – 29, 5: 4; Deutoronomio 27. 26.

9 Tenemos potestad sobre las fuerzas del enemigo, no sobre él, a quien debemos resistir en la fe del Hijo de Dios
Que tenemos autoridad y poder sobre todas las fuerzas del Enemigo mas no sobre él, a quien debemos RESISTIR con la FE, con la armadura de Dios, y que no debemos caer como los incrédulos atrevidos y contumaces que no temen proferir juicios de maldición contra las potestades superiores corrompiéndose como animales irracionales, nacidos para presas y perdición; por cuanto los ángeles que son mayores en fuerza y potencia no se atreven a proferir juicios de maldición contra ellas, ni aún el Arcángel Miguel lo hizo, sino que dejan esa responsabilidad al Señor de la gloria para que lo regañara. No demos lugar al enemigo que tiene poder en la ira de Dios y como león rugiente nos acecha rondando a ver a quién devora del rebaño. Aprendamos esto de una vez por todas: “Todo cuanto se ha hecho desde la creación misma ha sido para vencer a aquel que tenía potestad sobre la muerte”. ¿Quién eres tú hombre para estar inventando una guerra espiritual que no tiene apoyo Bíblico ni de la cual se ha dado testimonio, reprendiendo al Diablo lo cual no hizo ni Jesús cuando vino como hombre, más bien lo resistió en el desierto con la palabra y la fe para enseñarnos cómo hacerlo?. Algo debe estar bien claro para los verdaderos creyentes: una cosa es el Enemigo y otra cosa son sus fuerzas, es decir, sus demonios a los cuales podemos expulsar, pero a sabiendas que no existe un testimonio Bíblico de que una mujer por muy santa y obediente que fuese haya expulsado demonios, esto carece de respaldo Bíblico, y es aquí donde muchos se pierden, limitémonos a lo que quedó reflejado en el testimonio de los discípulos de Jesús, así nos evitaremos dolores y castigos, el que sobrepasa estas enseñanzas es un REBELDE, es un DESOBEDIENTE y no conoce a DIOS; está fuera del orden que Dios estableció. Esta bajo su ira, no en su amor, porque el amor de Dios es el cumplimiento de sus mandamientos, es decir vivir en su voluntad y en obediencia, no es un amor pasional ni sensual ni sentimental ni erótico.
Referencias bíblicas: Lc. 9: 1 – 6; Mr. 6: 7 – 13; Lc. 9: 1 – 6; 1P 5: 8 – 11; Stgo. 4: 7, Efe. 6: 10- 18; 2Co. 10: 4 – 6; Ro. 13: 12 – 14; 2P: 9 – 22; Judas. 8 – 13; Lc. 10: 19,20

10 En el amor de Dios para los obedientes; y en la ira de Dios para los desobedientes.
Que todo poder y potestad lo sujetó Dios en Cristo; y que el que no crea en Él estará bajo la ira de Dios donde nuestro adversario “EL DIABLO” ejerce potestad y dominio operando en los hijos de desobediencia, en los blasfemos e inconstantes que le dan lugar, pues él está al asecho como león rugiente alrededor preparado para devorar a quien salga del redil por rebelde o desobediente. Y él sabe que le queda poco tiempo. Este enemigo que antes hacía el papel de fiscal acusador en la corte donde se presentaba ante Dios y de donde fue expulsado, es una serpiente que hace maravillas para engañar con sus mentiras y calumnias de las cuales es padre, no hay quienes lo asemeje sino es hijo de él, o sea una mala hierba, una cizaña sembrada por él. Nadie lo subestime ni se confíe. Pero los obedientes viven en el amor de Dios el cual se manifestó en Jesucristo; así sabemos que hay ira de Dios también.
Referencias bíblicas: Jn. 3: 16; Ro. 5: 8 , 2: 5 – 8, 4: 15, 5. 9; Efe. 2: 4, 2: 3; 1Jn. 4: 8 – 10; Ro.1: 18; Ef. 2: 3; 1 Ts. 1: 10; Apc. 6: 16 – 17; 14: 10, 16: 19; 19: 15; Col. 3: 6; Efe. 4: 17; Mt. 3: 7; Lc. 21: 23; 1 Co. 11: 31 – 32.

11 Sus palabras no pasarán, para él todos viven
En el segundo advenimiento del Señor, en su resurrección de entre los muertos, en el juicio final y en la GEHENNA de Fuego preparada para los desobedientes y para el diablo y sus ángeles, en el gobierno del Mesías por mil (1000) años, en la Vida eterna y en el arrebatamiento de la iglesia. En la multiforme gracia de Dios; que predestinó a sus elegidos, que salvará a otros por la gran tribulación, a otros por las bienaventuranzas, otros saldrán victoriosos en el juicio final porque sus mentes los defenderán o lo acusarán según la ley de Dios escrita en sus corazones y que también el Señor Jesús fue en espíritu y predicó a los espíritus encarcelados y a los muertos para que sean juzgados en el cuerpo pero vivan para Dios en espíritu, porque Dios no es un Dios de muertos sino de vivos, para Él todos viven, y es precisamente por esto que Jesús murió y volvió a vivir, para ser Señor de vivos y de muertos; esto explica lo sucedido cuando se rasgó el velo del templo en dos mitades cuando el terremoto que provocó la entrega del espíritu por parte de Jesús en la cruz, y resucitaron y aparecieron muchos de los Santos que habían dormido, cosa que ningún teólogo ha podido explicar coherentemente. Y que después que entre la plenitud de los gentiles, será salvo todo Israel, porque es el pueblo de su elección, la niña de sus ojos. Así que no creemos en un evangelio de terror, sino en el Amor de Dios manifestado en Jesús, Salvador de todos los hombres y mayormente de los creyentes, y su piedad no tiene fin. Todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.
Referencias bíblicas: Lc. 21: 33, 20: 34 - 39; Mr. 13: 31; Mt. 24: 35; Hb. 13: 8, Jn. 12: 48, 6: 62- 64, 5, 5: 24 – 29, 11: 25: 13; Ro. 11: 25 – 35, 2: 12 – 16, 14: 9; Mt. 5: 3 – 12, 22: 31 - 32, 27: 52 - 53; Lc. 6: 20 – 23; 1P 4. 4 – 6; Hc. 10: 42; 1Co. 15: 45 – 58; 1Ts. 4: 13 – 18; Mt. 6: 4; 18. 35, Mr. 11: 25, Ef. 4: 32; Col. 3: 13, y todo el testimonio dado a los Romanos, a los Gálatas, en Apocalipsis y el evangelios de Juan.

12 Que todo es limpio en sí
Que todo es limpio en sí, pero no todo edifica, hagámoslo todo para la mutua edificación participando sin glotonerías y con acciones de gracias de todo lo creado por Dios porque de Él es la tierra y su plenitud, y por la oración y por la palabra de Dios todo es limpio y santificado en sí, y lo que se hace con fe no es pecado puesto que por ella vivimos. Así que no tratemos de agradar a los hombres sino a Dios que nos ofrece todo y sin reproche y, lo que hagamos: comamos o bebamos sea para Dios y si no comemos o bebemos sea para Dios, así que no nos acusemos más con lo que hacemos o no hacemos, hagámoslo con fe y con la conciencia limpia, nada ha de desecharse porque en definitiva lo que el hombre coma o beba va a parar a la letrina y no lo contamina, lo que si contamina al hombre es lo que sale de su corazón: el odio, las avaricias, la codicia, los adulterios, la Pornéia, los robos, los malos pensamientos, las borracheras, los celos, las contiendas y todas clases de males que emanan de su corazón. ¡Dichoso el hombre que no se condena asimismo en lo que hace!, Pues lo que no se hace con fe, es pecado; y el amor cubrirá multitud de estos pecados. Así que si no le eres tropiezo a nadie participa con acción de gracias de todo lo creado por Dios, pero hazlo con fe.
Referencias bíblicas: Mr. 7: 1 – 23; Mt: 15: 1 – 20; Col. 2: 6 –19; Ro. 14: 12 - 36; Gál. 5: 1 – 26; 1Co. 10: 23 - 33; 1P 2: 16.

13 En el amor al Plesíon del griego plesion (Semejante)
Que con la misma medida con que midamos a otros, seremos medidos, que en la misma medida que demos a otros, Él nos dará, que lo que sembremos eso recogeremos ya que vivimos bajo la gracia y toda la Ley y los Profetas se resumen en estas sentencias: ”Ama a tu PLESÌON (Semejante y misericordioso, que es cualquiera que Dios escoja o mueva a misericordia. Aquí no cabe prójimo – del latín Próximus - que significa: Próximo, cercano, coterráneo, vecino, etc. No es el mismo significado, está mal usado) como a ti mismo “y, ”Has con los demás como quieras que te traten a ti”. No somos Judíos ni Israelitas de nacimiento ni circuncisos en la carne sino del corazón; somos gentiles que nos regimos por la Ley de la libertad, por la cual también seremos juzgados, no esclavos de la Ley expresada en mandamientos que quedó clavada en el madero donde fue colgado el Señor.
Referencias bíblicas: Mt. 22:39, 5: 44; jn. 13: 34; Ro. 13: 8, 12: 17 - 20; 1Co. Cap. 13; Gál. 5: 14, 22; 1Jn. 2: 10, 4. 10 – 21, 3: 14; y todo el testimonio que dejó Juan.

14 No somos de este mundo que pasa…
Que somos peregrinos y forasteros en este mundo que buscamos una patria por venir: “La Jerusalén celestial, por eso no debemos inmiscuirnos ni enredarnos en los asuntos de este mundo: ni políticos, ni sociales, ni económicos ni nada que rija la vida impía de los hombres de esta generación incrédula, perversa y adultera como la describió Cristo nuestro Señor y que está bajo el poder de las tinieblas donde nuestro enemigo el diablo tiene poder. Nosotros como extranjeros de paso por este mundo, como forasteros en casa ajena debemos respetar y acogernos a las leyes y exigencias de los gobernantes puestos por Dios, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, el creó también la adversidad, si te opones a ella, a Dios te opone, Ahora esta obediencia jamás ha sido idolatrar a gobernantes y cosas del mundo y estará siempre a nuestro alcance hasta el punto en que no nos lleve a hacer lo malo ante Dios y perdamos nuestra salvación, en este limite podemos acogernos a el precepto de: “obedecer a Dios antes que a los hombres”. Nosotros no debemos jurar por nada ni inclinarnos ante nada, ni tenemos patria terrena, ni banderas, ni símbolos, ni insignias, ni imágenes, ni ejércitos terrenales, sino que militamos en el ejército de Jesús para el cual fuimos comprados por precio de sangre. Nosotros, muertos a las cosas del mundo vivamos como vivos para las cosas de Dios. Ahora bien: ¿Cómo vivir dentro del mundo sin ser de él? Jesús oró para que viviéramos en el mundo sin ser del mundo, Así que nuestra conducta deberá ser: Debemos sujetarnos por causa del Señor a toda institución humana: sea al rey, como soberano, sea a los gobernantes, como enviados por él para castigo de los que obren el mal y alabanza de los que hacen el bien. Pues esta es la voluntad de Dios: que obrando el bien cierren la boca a los ignorantes insensatos. Obren como hombres libres, y no como quienes hacen de la libertad un pretexto para la maldad, sino como siervos de Dios. Honren a todos, amen a los hermanos, teman a Dios honren al rey. Sometámonos a todas las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se resiste al orden divino, y los que resisten se atraerán sobre sí mismos condenación. En efecto, los magistrados no son de temer cuando se obra el bien, sino cuando se obra el mal. ¿Quieres no temer la autoridad?. Obra el bien, y obtendrás de ellas elogios, pues es un servidor de Dios para tu bien. Pero, si obras el mal, teme, pues no lleva en vano la espada, pues es “SERVIDOR DE DIOS” para hacer justicia y castigar al que obra el mal. Por tanto, es preciso someterse, no por temor al castigo, sino también en conciencia. Por eso precisamente Uds. Pagan los impuestos, porque ellos son “FUNCIONARIOS DE DIOS”, ocupados en este oficio. Den a cada cual lo que se le debe: a quién impuestos, impuestos, a quien tributos, tributos, a quien respeto, respeto, a quien honor, honor. Con nadie tengan otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama a su semejante (Plesion); ha cumplido la ley. Juzguen si es justo delante de Dios obedecer a los hombres más que a Dios, no podemos nosotros dejar de hablar lo que hemos visto y oído, vivamos sujetos a las autoridades y a los magistrados, obedézcanlos y estemos prontos para toda buena obra, no injuriemos a nadie, no seamos agresivos sino apacibles mostrando una perfecta mansedumbre con todos los hombres. Pues lo del Cesar devuélvanlo al Cesar, y lo de Dios a Dios; ante todo hagamos plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes, y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir tranquila y apaciblemente con toda piedad y dignidad. Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad. Es cierto que somos humanos, pero no luchamos como humanos como los hombres de este mundo. Las armas que usamos no son del mundo, sino que son poder de Dios capaz de destruir fortalezas, y así destruimos las acusaciones y toda altanería que pretenda impedir que se conozca a Dios. Todo pensamiento humano lo sometemos a Cristo, para que lo obedezca a Él, y estamos dispuestos a castigar toda desobediencia, una vez que Uds. Obedezcan perfectamente; con palabras verdaderas, con el poder de Dios, con las armas de justicia a diestra y siniestra. Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado en servicio activo se enreda en los asuntos de la vida civil, porque tiene que agradar a su superior. De la misma manera, el deportista no puede recibir el premio sino lucha de acuerdo a las reglas. En fin vivamos en armonía, unidos en un mismo sentir y amándonos como hermanos, seamos bondadosos y humildes. No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto. Al contrario, devuelvan bendición, pues Dios nos ha llamado a recibir bendición.
Referencias bíblicas: Filipenses 3: 20 – 21, Jn. Cap. 17, 15. 18 - 21; Ef. 2: 1 – 10; Hb. 13: 14, 11: 9 – 10,12: 22 – 24.

15 Que el tropiezo de la cruz no se ha quitado todavía, recibiremos persecución y odio
Que debemos congregarnos bajo el nombre de Jesús en cualquier lugar y sin otras condiciones sabiendo esto: Siempre vamos a ser perseguidos puesto que el tropiezo de la cruz sigue puesto, no se ha quitado, esta reunión no es en un lugar adorado como hacen las denominaciones religiosas que no son perseguidas pues son del mundo, ¿quién las va a perseguir?; si no que pueden ser en traspatios, en azoteas, bajo un árbol, a la orilla de los ríos, en medio de un potrero o del campo, en una casa o en un sótano, en cualquier lugar siempre y cuando no se idolatre un lugar, un símbolo, ni otro nombre, ni tradición humana alguna o formalismos sino la tradición apostólica y de Jesucristo que lo hacían donde se podía e iban por el mundo, no eran estáticos ni formalistas, ni se reunían bajo templos lujosos ni ostentosos, ni extravagantes, tampoco por autoridad humana sino de lo alto, de Dios, ni en una fecha determinada, ni domingo ni sábados esto es idolatría, los domingos para los romanos y egipcios es el día del sol el cual quedó establecido por Constantino que adoraba al sol, desde el siglo III en la consolidación de la Iglesia Católica, y los sábados es judaizar y adorar un día. Nosotros no adoramos a la creación sino al Creador por eso no importa cuando ni el cómo ni dónde, lo importante es hacerlo cuando y donde se pueda invocando el nombre de Jesús que es nuestra única exigencia.
Referencias bíblicas: lc. 21: 12; Jn. 15: 20; Hc.8: 1, 1: 4 , 2: 38; Hb. 13: 12 – 15; Mt. 28: 18 – 20: Jn. 3. 5 – 8, 16: 1 – 4, 20: 22; Lc. 22: 31 – 32, 24: 49; Mt. 24: 3 – 44: Mr. 13: 3 – 37; Lc. 21: 7 – 38 y todo el libro de Apocalipsis.

16 En la edificación espiritual, no teológica de humana sabiduría
Que no nos reunimos para oírnos hablar a nosotros mismos mintiéndonos con toda clase de mentiras y entendimientos humanos que nos apartan de la verdad, ni para realizar cantaletas de COW-BOYS del oeste norteamericano para bajar unciones como los espiritistas denominacionales Pentecostales y metodistas que creen en la mala traducción de las versiones REINA-VALERA del Salmo 22,3: donde dice: Tú eres la alabanza de Israel, ella traduce, Tú habitas en la alabanza de Israel, es la única que lo traduce así obviamente, ellos buscan unciones de todo tipo en sus cantaletas, pero según 1Co 14; el que alaba es el Espíritu, y ni Jesús ni sus discípulos andaban con guitarra, ni pianos, sino que se da testimonio de un solo himno en la cena del Señor. Ahora nosotros nos reunimos para edificarnos puesto que para los cánticos espirituales tenemos todo el tiempo. Nosotros aspiramos ser “ESPIRITUALES” no “ESPIRITISTAS”, El verdadero motivo de nuestras reuniones es LA EDIFICACIÓN ESPIRITUAL que hace solo el único Espíritu con que podemos ser ungidos no hay otras unciones desde el punto de vista del Nuevo Pacto, otra cosa no procede de Dios, sino del error, esta edificación de que hablamos es a través de los carismataV o carismas que el mismo Espíritu reparte como el quiere entre todos y para todos en provecho de toda la comunidad, es ese el motivo de reunirnos: La edificación sobrenatural que da el Espíritu divino que opera bajo la invocación del nombre de Jesús, no por voluntad humana ni por invocar alabanzas y, este poder divino que opera en nosotros cuando ponemos por cabeza a Jesús y ocupamos nuestro lugar en el cuerpo como piedras vivas y en la voluntad divina no por lo que queremos ser nosotros, nos reparte a cada uno como él quiere para que cada uno de nosotros administre los diferentes carismas sirviendo a los demás según lo que hayamos recibido, si alguien habla, hable conforme a la Palabra de Dios, si alguien Sirve, ministre según el poder y la fuerza que Dios da para que en todo sea glorificado Dios por Jesucristo. Todo esto indica claramente que en nuestras reuniones el invitado especial no es un obispo ni un ministro enaltecido por un conocimiento carnal y diabólico, ni un graduado de una convención ni de una universidad teológica terrenal con títulos otorgados por distinción humana, sino que es Jesucristo mismo en el Espíritu Santo quien preside y lidera nuestras asambleas y hace maravillas sobrenaturales con poder y señales sobrenaturales y que se manifiesta a través de esos carisma que han recibido los hermanos: la gracia de profetizar, de sanar enfermos, de hacer milagros, de hablar e interpretar lenguas angelicales y humanas, y es así como el Espíritu quiere repartir entre nosotros como el quiere y dispuso Dios, así que esos que quieren hacerse los Superintendentes, los supertodos, los Arzobispos, los Reverendísimos y las mujeres libertinas enaltecidas que nunca llegan al conocimiento de Dios y están cargadas de pecados; y los que nunca han visto ni a un ángel, ni una revelación divina, ni han oído la voz del Espíritu ni del Rey Jesús que no ocupan su lugar en el cuerpo sino en el mundo, ni se humillan sino que se enaltecen ni se sujetan a la verdad de Jesús “NO CABEN ENTRE NOSOTROS”, aquí quedan FUERA, SOBRAN por MENTIROSOS Y FRAUDULENTOS. En la congregación de los santos y fieles no hay confusión; todo lo revela Dios, Aquí un recién convertido en menos de dos o tres años es un confirmado y un constituido para servir a los demás a diferencia de aquellas denominaciones donde nadie crece, ni conocen las estaturas espirituales que Dios da, y llegan a viejos y mueren sin llegar al conocimiento de la verdad ni poder oír al verdadero Obispo y Pastor de las Ovejas, Jesucristo mismo.
Referencias bíblicas: Ro. 12: 1 – 8; 1Co. 12: capítulos 12 al 15; 1: 17. Ef. 4: 1 – 7; 1P 4: 10 – 11; Hb. 1: 3 – 4; Filp.2: 13, 3: 3; Hc. 6. 8, 11: 27, 21: 9 – 12, 13.. 1 – 12, 15: 32, 21. 4, 20: 28, 19: 1 – 9; 1Ti. 4: 14, 1. 18 – 19; Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25; Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25. Hb. 1: 3 – 4; Hc. 1: 8, 2: 1- 13, 17 – 21, 3: 16, 5:18 – 19, 4: 29 – 30, 2: 37- 39, 13: 1 – 12; Jn. 3: 3 – 12; 14: 25, 15, 12,16: 12 – 16, 15: 26; Ro. 1: 16; 1Co. 1: 18, 2: 1 – 15, 1 Tes. 1: 5, Col. 2: 3; Hc. 8: 6, 9: 16 – 18, 10: 1 – 47, 12: 7 – 11, 16: 6- 10, 10: 25. Hb. 1: 3 – 4, Gál. 5. 16 – 26, 6. 7 – 10, Ro. 6: 14, 8: 4, 7. 15 - 23.

17 El Espíritu reparte a cada cual como quiere los carismas para la edificación
Que la verdadera edificación de la Comunidad Cristiana es esta: Que hablen dos o tres profetas ordenada y decentemente; y si a otro le es revelado algo calle el primero, la mujer que ora y profetiza lleve una señal de autoridad en su cabeza para honrar a su esposo ante Dios por causa de los ángeles que también se reúnen y rodean nuestras asambleas, pues a ellos también se les dan a conocer las maravillas de los secretos de Dios ahora revelados a través de la iglesia de Cristo a principados y potestades. Si hay quienes hablan lenguas y poseen la gracia de interpretarlas que lo hagan dos o tres y por turnos y que otro interprete para que la congregación sea edificada, sino que callen en la congregación o que lo hagan para Dios o para sí, y así todo el que tenga alguna gracia, o sea, unos pueden cantar alabanzas o salmos espirituales, otros revelación, otros profecías, otros que sanan o hacen milagros que todo se haga para la mutua edificación siempre y cuando sean probados todos los espíritus que ministran y que los dones sean confirmados como de Dios y no hayan dones o crismas extraños no confirmados espiritualmente ni bíblicamente como esos que han aparecido últimamente en las denominaciones pentecostales, metodistas y del movimiento carismático mundial que no coinciden con el testimonio de los discípulos de Cristo, tales como: Intercesión, alabanzas, guerra espiritual, liberación, etc. ya que Dios no es un Dios de confusión sino de paz. En nuestras congregaciones; que nadie se vista ostentosamente ni con prendas ni oro o perlas para humillar al que no tiene que son elegidos para ser ricos espiritualmente y bienaventurados ante el Rey, vistamos humildemente como conviene a los que profesan piedad y como el mismo Cristo vistió siendo rico y Rey, los pobres que entren en nuestras congregaciones estén el los lugares más decorosos sin que entre nosotros haya distinción alguna sino que vivamos en amor, obediencia sujetos unos a otros y dispuestos a dar la vida por nuestros hermanos así como lo hicieron nuestros antepasados y el mismo Señor que ahora nos rescata del pecado y de la muerte y la dio por nosotros para que seamos uno en Cristo, como Cristo y el Padre son uno, puesto de que somos partes unos de los otros, si esto no es así, no vivimos en amor, Dios no está en nosotros.
Referencias bíblicas: Ro. 12: 1 – 8; 1Co. 12: capítulos 12 al 15; 1: 17. Ef. 4: 1 – 7; 1P 4: 10 – 11

18 El que no sea como un niño, no entrará al reino.
Que el más importante entre nosotros sea el más pequeño, el más humilde, el que sea capaz de servir a los demás, el que se hace semejante a un niño, el que sea capaz de despojarse de sus riquezas y repartirlas con los pobres, ese es rico en Cristo Jesús, que entre nosotros no existen liderazgos humanos que pertenecen al mundo y su intención es enseñorearse de las personas para explotarlas y vivir de ellas al igual que en un centro de trabajo humano, en una logia donde se acomodan por niveles jerárquicos dando más méritos a los que poseen más graduación o mayor titulación. Entre nosotros no puede ser así, como las iglesias del mundo donde hay Reverendos y reverendas, obispos y pastoras, arzobispos y papas los cuales están desnudos ante Dios y son ciegos guiando a otros ciegos, que ninguno de nosotros caiga en semejante desobediencia ni que sé auto titule de “PADRE”; “PASTOR”; “OBISPO”; “REVERENDO”, “SUPERINTENDENTE”, “SUPERVISOR” u otra cosa u otro título que Satanás haya inventado para engañarnos, esto no es de Dios, sino del mundo, diabólico y procede del error. De esta manera sutil el engañador blasfema y hace blasfemar del glorioso evangelio traído del cielo. Que nadie se enaltezca en semejante desenfreno. El más importante será aquel que se humilló más, al cual Dios bendecirá con los mejores carismas.
Referencias bíblicas: Los cuatro evangelios del nuevo Testamento Griego.

19 En la limosna a los pobres como verdadera ofrenda a Dios, el diezmo está bajo la maldición de la Ley del Viejo Pacto que Jesús derribó en la Cruz con su sangre.
Que estamos en la obligación de dar a los necesitados; visitar a las viudas y a los huérfanos, a los enfermos, a los presos, y que debemos trabajar honesta y decentemente con nuestras propias manos para no tener necesidad de nada y también para dar a los pobres, porque con la misma medida que nosotros demos a otros Dios nos dará a nosotros, y esta es la verdadera ofrenda a Dios: “La ayuda a los necesitados”. El que da a uno más pequeño; a Jesús le dio, el evangelio es gratuito puesto que lo recibimos por gracia, demos nosotros entonces por gracias, sin cobrar nada, nadie puede amar a Dios y al dinero a la vez. Bienaventurado el hombre que entiende que las riquezas no son suyas, sino de Dios, que se las ha dado para que las compartas y no para que las guardes en una dispensa o en un granero. Porque grande será tu recompensa en los cielos si repartes a los más pobres, en el mundo podrás comprar vanidades pero no la salvación. Haz tesoros en el cielo. Jesús dijo: ¿Quieres ser limpio por dentro, haz limosnas?, y es más bienaventurado dar que recibir, el diezmo es del viejo pacto que está bajo maldición, y el que se acoge a la Ley cae de la Gracia. Vivir del evangelio no quiere decir pedir dinero sino conformarse con lo que tenemos.
Referencias bíblicas: Lc. 12: 32 – 34, 11: 41, 6: 38, 6: 30 – 31, 3, 11: 41, 12: 23: 11; Mt. 6: 19 – 21, 2, 25: 31 – 46, 9: 13, 5: 7, 10: 8, 7: 2, 6: 3; Mr. 4: 24; Hc. 2: 42, 46, 9: 36, 10: 2, 4. 31, 31, 11: 27 – 30, 20: 32 – 28; Jn. 13. 28; 1Co. 9: 18, 16: 1 – 4; Ef. 4: 28; 1P. 5: 1 –4; Ro. 15. 25 – 33; 2Co. 8: 1 – 15; Fin de la Ley es Cristo. Deutoronomio 26: 12 – 15, 14: 28 – 29.

20 En el remanente escogido por gracia, no en las congregaciones divididas.
Que fuimos llamados a integrar un remanente escogido por gracia, este constituye una Común-unidad universal e ininterrumpida desde que se inició la nueva era con la llegada y el derramamiento del Poder de Dios en Pentecostés hace más de 1700 años y que vive por la obra sobrenatural del Espíritu Santo. Este remanente escogido y precioso en todo tiempo ha vivido marginado, perseguido, despreciado, vituperado, maltratado, desechado y excluido del mundo, porque el mundo no es digno de este y nunca lo recibió, como tampoco recibió a Cristo autor y consumador de la fe y de la vida y por el cual se creó todo. Somos futuros ciudadanos del cielo, y así como quisieron despojar a Cristo de su trono, así quieren despojar a los elegidos de su herencia y de sus bienes. Este remanente se ha hecho pobre y ha tenido las cosas del mundo como basura para ganar a Cristo y las riquezas guardadas en el cielo. Porque Dios no quita lo que da ni retira su llamamiento; lo que significa que nosotros podemos recibirlo igual que todos aquellos que fueron obedientes al verdadero evangelio y perseveraron hasta alcanzar las promesas, los discípulos del Señor primeramente y, sus seguidores después a los cuales el mundo ha tenido por herejes y por apostatas por no adorar otra cosa que no sea el nombre del Hijo de Dios y no a las vanidades a que se conformaron otros.
Referencias bíblicas: Ro. 10: 5 – 6, 9: 27; Mt. 12: 25; Lc. 11: 17; Mr. 3: 24 – 26; 1Co. 1: 10 – 13, 11: 19; Gál. 1: 6 – 9, 3: 10 – 29, 5: 4; Hc. 20: 25 – 31; Judas 17 - 19.

21 En el único pecado que no tiene perdón y en el pecado contra el cuerpo.
Que el único pecado que no tiene perdón es la blasfemia (Ofensa) contra el Espíritu Santo, que si negamos a Jesús, Él nos negará también ante el Padre y sus santos ángeles elegidos; que si nos avergonzamos de Él, Él también se avergonzará de nosotros, que si fuésemos infieles Él se mantendrá fiel, y que hay un pecado contra el cuerpo: “La PORNÈIA”, que además dijo Jesús que era el único motivo de separación en el Nuevo Pacto, y la “Fornéia” no significa específicamente FORNICACIÓN, o sea “ACTO SEXUAL”, como lo expresa el término usado en Jn. 8 que refiere al acto mismo de adulterio “MOIXEIA”, sino que pornéia a igual que en la tradición rabínica se refiere a los actos prohibidos por Dios: Homosexualismo, sexo con animales, prostitución o perversidad sexual, concubinatos y sobre todo los actos sexuales con familiares cercanos o sea “INCESTOS”, actos sexuales INCESTUOSOS. Es decir, no se refiere a traición o infidelidad sino a prohibición violada en lo sexual a perversión sexual, a vicios contra naturaleza, depravación sexual, traducida en Mateo 5,32 y 19,9 como unión matrimonial prohibida delante de Dios, uniones nulas delante de Dios. Creemos también que el que se divorcia de su esposa, a no ser por causa de PORNÈIA y se casa con otra comete adulterio, y el que se casa con una divorciada comete adulterio, y el que se separa por otra causa que no sea Pornéia pone en peligro a su mujer de cometer adulterio. Es decir, El que se divorcia de su esposa por otra causa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera, y si la mujer deja a su esposo y se casa con otro, también comete adulterio: porque la mujer casada está sujeta a la Ley de su marido mientras este vive, ahora si este muriera ella quedará libre para casarse con quien quiera, con tal de que sea en el Señor. Juan el que Bautizaba en el Jordán le decía a Herodes quien estaba casado con Herodías que había dejado a su esposo Filipo hermano de Herodes para casarse con Herodes: “No te es lícito casarte con la esposa de tu hermano”, esto le costó al profeta la cabeza, pero no dejó de decir la verdad, aunque ellos eran impíos. Hermanos; por muy dura que sea esta verdad debemos aceptarla, recordando que los hijos son bendición de Dios y que el amor cubrirá multitud de pecados, que si no nos acusamos no seremos juzgados y si nos arreglamos con el enemigo mientras estemos en el camino, no seremos encarcelados, así que arréglate con tu adversario mientras estemos en el camino antes de presentar una ofrenda a Dios. Si la mujer se separa de su marido; quédese sin casar y si no, que se arregle con su esposo, y el esposo que no abandone a su esposa, así como fuimos llamados quedémonos puesto que todo está en el propósito y la voluntad del Señor, aconsejo, nada más que se separen aquellos que viven en Pornéia, si entienden lo que significa, porque el adulterio es traición o infidelidad no es Pornéia, y por adulterio no mandaron a separarse sino por Pornéia que no es un simple acto sexual; sino algo prohibido ante Dios, lo cual hace nulo ese compromiso, así que podrá entenderse como una simple separación y no como un divorcio como tal.(Consultar también la temática 3.41.8)*
Referencias bíblicas: Mt. 12: 31 - 32: Lc. 12: 10; Mr. 3: 28 – 29; 1Co. 6: 12 – 20.

22 Que el amor a Dios es obediencia, no sensualismos, ni sentimentalismos humanos
Que para el creyente todo es posible, pero para el incrédulo nada será posible, su misma incredulidad lo ha vencido y viene a ser esclavo de su propia incredulidad, porque uno se hace esclavo de aquello que lo venció, ya sea de la mentira para mal o de la verdad para bien, para vida eterna. Pero nosotros no somos de aquellos que son vencidos y se rinden ante las asechanzas del enemigo, ni desmayamos en la fe del Hijo de Dios que vence al mundo, ni desmayamos nuestra esperanza, sino de aquellos que por la paciencia y la perseverancia alcanzan las promesas, y si creemos que la cabeza del cuerpo no cambia, el cuerpo tampoco puede cambiar. Así que ataviémonos como buena novia comprometida con un solo esposo fiel, sincero que dio la vida por su esposa: “La iglesia”, en cuyo compromiso no hay lugar a la dudas, ni a la infidelidad ni a la desesperanzas. Por eso nuestro atavío ha de ser las buenas obras preparadas de antemano para los que viven en el amor. Y el amor es este: Jn, 14, 15: Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos y yo le pediré al Padre que les mande otro defensor; el Espíritu de la verdad. 1Jn. 5, 2 – 3: El amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos. 2Jn. 6: El amor consiste en vivir según los mandamientos de Dios, como ya lo han oído ustedes desde el principio, es que vivan en el amor. Jn 14, 21: El que recibe mis mandamientos y los obedece, demuestra que de veras me ama, y mi Padre amará a quien me ama, y yo también lo amaré y me mostraré a él. 1 Jn. 4, 8: El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. 4, 16: ....y el que vive en el amor, vive en Dios, y Dios en él. De esta manera se hace realidad el amor en nosotros.
Referencias bíblicas: 1Jn. 5: 3 – 4; Jn. 14: 15; 2 Jn. 6; Judas: 17 – 19.

23 La bendición del Nuevo Pacto no es “Que Dios te bendiga”, sino “La paz sea contigo”………
Que la bendición sacerdotal del Nuevo Pacto es esta: “Donde entremos, casa o cuidad debemos saludarla diciendo:” La paz sea con Ustedes”, si allí hay alguien digno de esa paz ella reposará sobre él, y si no hay alguien digno, esa paz regresará a nosotros. Jesús es nuestra Paz, Él hizo de ambos pueblos un solo hombre derribando la pared intermedia que nos separaba. Fíjate en todas las Epístolas del Nuevo Pacto al final y en su principio como se bendice en estos tiempos, así que no me digas más ¡Que Dios me bendiga!, ¡Bendíceme! Correctamente como Jesús te ha enseñado. También en toda La Escritura Bíblica los ángeles venidos del cielo y el mismo Jesús cada vez que apareció a sus discípulos siempre saludaron así. “¡Que la Paz sea con Ustedes!”. Y bendecir el alimento nada más es “Dar gracias en el nombre de Jesús”, Él mismo dio testimonio de eso, cada vez que partió el pan y los alimentos.
Referencias bíblicas: Lc. 10: 5 – 12; Mt. 10. 12 – 15, Ef. 2. 14 – 22; Filip. 4: 7, del VP Núm. 6: 21 – 27; 1 Samuel 15: 13. Ejemplo de lo que se plantea en la doctrina son los inicios y finales de todos los documentos registrados en el Nuevo Testamento en los que no se da testimonio de que alguien haya bendecido diciendo: ¡Que Dios te bendiga!, sino diciendo: ¡ La Paz, la gracia y el amor de Cristo se derramen sobre ustedes!

24 Que la mujer no ministra, sino se sujeta a su esposo en silencio; es cosa frágil.

Que la mujer ocupa un lugar importante en el cuerpo de Cristo; su lugar está al lado de su esposo como coheredera de la salvación, sujeta a él como la iglesia a Cristo que es su cabeza, ella es la ayuda idónea y debe vivir en plena sumisión ante la autoridad de su marido, nunca las Escrituras hablan de que el marido debe sujetarse a su esposa, ni que ellas se sujeten ni a la iglesia ni a pastor alguno, sino a su esposo aunque sea incrédulo quedará santificado por ella, y ellas no pueden predicar ni enseñar sino es con su conducta casta y reverente, sin palabras hará que su esposo se convierta a Dios. Deben apartarse del chisme; aprender a no ser calumniadores, respetables como mujeres que profesan piedad, pues ellas fueron hechas por causa del hombre no el hombre por causa de ellas, aunque delante del Señor no hay acepción de personas, por eso es que mientras estemos en este cuerpo estamos destituidos de la presencia de Dios que organizó el cuerpo de Jesús como quiso ¿Quién eres tú para cambiar los límites que el mismo Dios estableció? A Pablo; le fue revelado que la mujer se salvará si cumple sus deberes como madre y si con buen juicio se mantiene en fe, en el amor y la santidad, poniendo a su esposo como cabeza y honrándolo como tal, porque ella es cosa frágil y refleja la gloria de su esposo quien es imagen y gloria de Jesucristo nuestro Señor, por ende debe llevar señal de autoridad sobre su cabeza cuando ora o profetice, por causa de los ángeles, y no confundan, el orar y el profetizar por el Espíritu con el hablar en las congregaciones que es indecoroso para la mujer, puesto que cuando ellas oran y profetizan en el espíritu con la señal de autoridad en su cabeza, es Dios quien habla a la iglesia a través de ellas.

A las mujeres tampoco les es permitido ni enseñar ni ejercer dominio sobre su esposo; que fue el mismo error que cometió Eva al querer conocer la ciencia del mal y el bien tentada por la serpiente; y embarcó al mundo entero en su empeño, Así que aprendan en silencio de sus esposos y en sus hogares, no como la mujer del justo LOT que estaba llena de dudas y no vivía en armonía con su esposo, la cual buscando las raíces que la unían a aquel mundo perverso miró hacia atrás y quedó hecha una estatua de sal como ejemplo para las mujeres desobedientes que no pueden vivir en armonía con sus esposos ni se sujetan como Sara se sujetó a su esposo Abrahán y quedó en las Escrituras como ejemplo de obediencia para las herederas de estos tiempos. La mujer casada que trabaja en el mundo y se sujeta a su trabajo y no a su esposo, de echo está fuera del orden que Dios estableció, porque no está sujeta a su esposo sino a su trabajo, y es el esposo quien debe mantenerla, sustentarla como a su propia carne, ella estará entonces sujeta a las cosas del mundo que la sustenta y a la remuneración de su trabajo, ya no podrá cumplir con su hogar, otro les cuidará a sus hijos, llegará cansada a su casa y no podrá atender a su esposo, se acogerá a la igualdad de derechos del mundo y contaminará también e su esposo al ponerlo por cola no por cabeza, al darle ordenes y pedirle que haga lo que ella debe hacer delante de Dios. Ustedes mujeres juzguen si esto no es lo que Dios ha mandado, o se acogen al orden de Dios o se quedan fuera. El secreto de vivir en armonía, felicidad placentera y paz para con Dios es este: Aprender el arte de la obediencia y de la sujeción al orden que Dios estableció, quien no se ajusta a esto sufrirá las consecuencias de la desobediencia y de la rebeldía; ira y dolor para el día postrero y quizás sea salvo así como por fuego, pero recibirá en vida, las consecuencias de su desobediencia.
Referencias bíblicas: 1Ti. 2: 8 – 5; 1 Co. 11: 1 – 16; 2Co. 5. 6, Gálatas; Ro. 10: 12; 1Co. 12: 13; Col. 3: 11, ¡ti. 5: 5 – 15; Ti. 2: 3 – 5; 1Co. cap. 7; 14. 33 – 35; Ef. 5. 22 – 33; Col. 3: 18 – 19; 1 Ti. 3: 11; Apc. 2: 20; 12: 1 – 18, 14: 4, 17. 1 – 18, 19: 7, 21: 9; Lc. 8. 1 – 3, 23: 27 – 31; Ro. 16: 1 – 15; 1Co. 1: 11, 16: 19; Fil. 4: 2 – 3; Col. 4: 15, 2 Ti. 4: 19, 2: 1; Zacarías 5: 1 – 11; Gn. cap. 1; 2; 3.

25 Por el fruto se conoce el árbol, y que todo espíritu ha de probarse.

Que por el fruto se conocerá el buen árbol y el malo; que el espiritual podrá juzgarlo todo y no puede ser juzgado por nadie, juzguemos entonces a los profetas y a sus profecías, a toda enseñanza espiritual, probemos a todos los espíritus si son de Dios o no, puesto que todo Espíritu que no confiese que Jesús vino en carne y habitó entre nosotros, es anticristo, y nadie podrá llamar a Jesús Señor, sino es por el Espíritu divino. Y todo esto ha de hacerse cuidadosamente ya que el único pecado que no tiene perdón es precisamente éste: cuando ofendamos de palabras al Espíritu Santo; sabiendo esto: no hay otro evangelio, sino que hay algunos que perturban a muchos y seguirán trastornado el evangelio de Cristo, para nosotros es preciosa esta Roca, para ellos; Piedra de tropiezo, y es que anuncian otro evangelio y a otro Jesús e incluso han recibido otro espíritu diferente al que predicaron los Apóstoles y los discípulos del Señor, por esto están bajo maldición y bajo la ira de Dios, porque si aún un ángel del cielo u hombre alguno incluyéndonos a nosotros mismos anunciara otro evangelio diferente al que ya se recibió, sea maldecido (ANATEMA). Así que no hay otro evangelio, no hay otro Jesús, ni otro Espíritu. Probad a todo espíritu y conozcan a cada cual por los frutos, mas el que no oye las cosas verdaderas de Dios no es de Dios.

Referencias bíblicas: Mt. 12: 33 – 37, Lc. 6: 43 – 45; 1 Jn. Completa.

26 Que el verdadero ayuno va junto a la limosna y la piedad.
Que Jesús nos alertó que debíamos ayunar cuando nos quitaran al esposo, así pues ya sucedió; su iglesia deberá ayunar conforme a sus enseñanzas. Cuando ayunemos – dijo él- no pongamos cara triste como los hipócritas que aparentan tristeza para que la gente vea que están ayunando, ya con eso fueron recompensados; tú en cambio cuando ayunes lávate la cara y arréglate bien, para que la gente no sepa lo que haces, sino tu Padre que ve lo secreto, y así serás verdaderamente recompensado. Y recuerda que el Señor dijo también: “Sacrificios y ofrendas no quiero, misericordia quiero más que sacrificios”, “conocimiento de Dios más que sacrificios” y otra vez: “Por mucho que te afanes no podrás agregar a tu estatura ni un codo “, otras traducciones más cercas a las Escrituras Griegas transliteran: “Ni un minuto a tu vida”. Así que hermano mío amado en Cristo; Dios quiere que aprendas cual es el Verdadero ayuno el cual nada tiene que ver con lo que hacen las iglesias congregacionales denominacionales, El Espíritu enseñó a Israel mediante el profeta Isaías: “¿Para qué ayunan si Dios no lo ve? ¿Para qué sacrificarnos, si él no se da cuenta?. El día de ayuno lo dedican ustedes a hacer negocios y a explotar a sus trabajadores, el día de ayuno lo pasan en disputas y en peleas y dando golpes criminales con el puño. Un día de ayuno así, no puede lograr que yo escuche sus oraciones, ¿Creen que el ayuno que me agrada consiste en afligirse, en agachar la cabeza como junco y en acostarse con áspera ropas sobre cenizas? ¿Esto es lo que ustedes llaman ayuno?. Pues no lo es. El ayuno que a mí me agrada, consiste en esto: que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo, en que dejes libre a los oprimidos y acabes, en fin, con toda tiranía, en que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo, en que vistas al que no tiene ropas y no dejes de socorrer a tus “semejantes”.

Entonces brillará tu luz como el amanecer y tus heridas sanarán muy pronto. Tu rectitud irá delante de ti y mi gloria te seguirá. Entonces me llamarás, yo te responderé, si gritas pidiéndome ayudas, yo te diré; Aquí estoy, si haces desaparecer toda opresión, si no insultas a otros ni les levantas calumnias, si te das a ti mismo en el servicio al hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de medio día. Yo te guiaré continuamente, te daré comida abundante en el desierto, daré fuerza a tu cuerpo y serás como un jardín bien regado, como un manantial que no le falte el agua.

Todo lo dicho anteriormente se resume aquí: “Si quieres recibir algo del Señor, en quien creíste, comparte con los necesitados, sean hermanos de fe o no, porque Jesús nos enseñó en el pasaje del SERMÓN DEL MONTE, y en el JUICIO DE LAS NACIONES; “Que nos daría a nosotros con la misma medida que demos a los demás y sus palabras no pasarán. Todo esto puede verificarse en los creyentes de los primeros siglos, ver “La epístola del Pastor de Hermas”, donde se expresa que cuando ayunes el pan (COMIDA) que dejas de comer se lo des a los necesitados. El ayuno y la limosna van juntos. Miremos bien lo que el ángel dijo a Cornelio: “Tus oraciones y tus limosnas fueron puestas delante de Dios”. Y esto precisamente es lo que nos trasmite Jacob en su Epístola Universal: “Sean hacedores de la palabra, no oidores olvidadizos”. Así que esto es precisamente lo que no hacemos hoy en día; por eso no recibimos bendición y hay un silencio de parte del cielo.
Referencias bíblicas: Mt. 5: 16 – 18, 9: 14 - 17; Isaías 58: 1 – 14; Mr. 2: 18 –22; Lc. 5. 5: 27 - 32

27 Que Dios no miente
Ten a todo hombre por mentiroso y a Dios por verdad, y saldrás victorioso en lo que dices y en lo que haces, en el día postrero, cuando muchos darán la espaldas y se irán avergonzados de la presencia del Señor, Sé de aquellos hombres prudentes que cavaron y buscaron para poner el fundamento en la Roca, aquellos que oyeron la Palabra y la pusieron por obra, de aquellos que creyeron en Jesucristo y no en los falsos maestros de la “LEY” de la libertad, que intentan hacer ciencia (TEOLOGÍA) con el evangelio de Dios; Mercaderes y negociantes INTERMEDIARIOS DEL DIABLO; que han subestimado el poder y la paciencia de Dios y a las mismas Escrituras legítimas. La única forma de justificarnos en su presencia y salir victoriosos; es teniendo a Dios por verás y a todo hombre, incluyéndonos a nosotros mismos por mentirosos, puesto que un ciego no puede guiar a otros ciegos, todos caeremos en el hoyo, pero el que se deje guiar por el Espíritu, ese conocerá toda la verdad y vivirá apartado de toda mentira.
Referencias bíblicas: Mensaje de toda la Biblia

28 En la imposición de manos de los Santos constituidos.
Que las manos en el Nuevo Pacto de Jesucristo las imponen los santos constituidos, sobre los enfermos para sanarlos, los Apóstoles de Jesucristo las imponen para poner el fundamento: el bautizo Espiritual y que junto a otros ministros consagran a la obra a los elegidos o separados por el Espíritu, ya revelados por él mismo, a los cuales les otorgan algunas gracias para sus ministerios, y a los niños para bendecirlos hasta que puedan creer para ser bautizados en agua, única exigencia que se debe tener para ello. Así estas 4 formas de imposición de las manos son las verificadas en el testimonio que se da en el Nuevo Pacto.

Nota: Es bueno aclarar que los Pentecostales actuales se basan en una mala traducción del versículo 4 del Salmo 22 para asegurar el recibimiento de un bautizo espiritual en las alabanzas, alli en el Salmo 22: 4, no dice “tú habitas en las alabanzas de Israel” sino; “Tú eres la alabanza de Israel” o “ tú reinas alabado por Israel” o “tú., sin embargo, estás en el santuario, y allí te alaba el pueblo de Israel”; todas las traducciones de la Crítica Textual y comparativa se basan en este contexto, las únicas Versiones de la Biblia que mal traducen este pasaje así son las contaminadas Reina – Valera” desechadas por los mismos Católicos que las usaron por más de dos siglos.

Referencias bíblicas: Hc. 8. 15 – 18, 13: 3, 6: 6, 8: 17, 19, 19: 5- 6, 9. 12, 17, 28: 8; Mt. 19: 13 – 15; Lc. 18: 15 –17; Mr. 10. 13 – 16; 1Ti. 4: 14, 5: 22; Hb. 6: 2.

29 Que Jesús nos salva de la ira de Dios porque en él se manifestó su amor.

Que somos salvos de la ira de Dios; el que crea en Jesucristo está en la manifestación del amor de Dios, pero el que no cree en Jesucristo, la ira de Dios está sobremanera en él, y allí Satanás tiene poder puesto que es un instrumento de la ira de Dios, quien creó también el mal y la adversidad, y este espíritu del aire opera en los hijos de desobediencias en los rebeldes y mentirosos.
Referencias bíblicas: 1 Ts. 1: 10; Capítulo 2 de Efesios, Col. 3: 1 – 17; Ro. 5: 1 –9.

30 En nuestra recompensa: La vida eterna.
Que en Jesús tenemos la vida eterna y que seremos resucitados por el mismo poder que lo resucitó, puesto que seremos como los ángeles del cielo, todos seremos transformados pero no todos dormiremos, y si morimos en la carne corruptible y débil, resucitaremos a su imagen, en un cuerpo glorioso e incorruptible y, ya nuca más moriremos. Viviremos en su presencia, en una morada celestial preparada de antemano, donde no hay sufrimientos, ni sed, ni hambre. Esta es nuestra esperanza, nuestra herencia en los cielos en Cristo Jesús.
Referencias bíblicas: Todo el Nuevo Testamento.

31 Pecado es no creer, no tener fe en Jesús, porque no vivimos bajo la ley.
Que todo el que crea en el Hijo de Dios y sea bautizado en su nombre para perdón de pecados, recibirá el don del Espíritu Santo, porque la promesa es para ustedes, y para sus hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llame. Esta es la verdadera conversión: “Creer y Bautizarse en el nombre de Jesús”, las otras recetas y metodologías propuestas por el denominacionalismo eclesiástico no funcionan y entorpecen las buenas costumbres. Porque Dios es el que da el crecimiento y puede limpiar de pecados. Nadie puede limpiarse, ni aún separarse del pecado por sí solo, pues caerá. “Si tu edifica tu casa y no es Dios quien la edifica, nada hiciste”. En este contexto hay dos tipos de pecadores: unos que creen que son salvos por voluntad propia, porque no matan, ni roban, ni hacen cosas malas, pero son pecadores puesto que no creen ni se sujetan al Hijo de Dios, los segundos roban, matan, y hacen toda clase de mal, ambos son pecadores porque el hombre no es pecador porque mata, roba y hace toda clase de mal. El hombre mata, roba y hace toda clase de mal porque vive en pecado, está separado del Hijo de Dios, esos son frutos de vivir en pecado. Y vivir en pecado no es matar, robar, codiciar, es no tener fe, no creer en el Hijo de Dios, es por esto, que el Espíritu convence de pecado, por no creer en Jesús.
Referencias bíblicas: Jn. 16: 9, 3: 19, 36, 12: 37 -43,15: 22 –24, 8: 23, 11: 25, 1: 12 – 13, 20. 30, 12: 48, 5. 21 - 29.

32 Que la cena del Señor no es un simbolismo, sino una bendición indescriptible.
Que la cena del Señor es una bendición, en ella participamos del cuerpo y de la sangre del Señor que es Santo, los no arrepentidos no deben participar de ello, puesto que quedó escrito: “No deis lo santo a los perros”. En ella recordamos la confirmación del nuevo Pacto de nuestro Señor Jesús, que se realizó con el derramamiento de su sangre, y que es nuestra Pascua. Y que no debemos celebrar ninguna otra cosa, ni su fecha de nacimiento, ni de su muerte, pues Jesús nace cada día en los que creen, y muere cuando los creyentes se apartan del verdadero y legitimo evangelio y así permiten que les arranquen la semilla que les fue sembrada en su corazón.

Así que celebrar fechas religiosas u otras cosas no mandadas por Él, es idolatría, esto no implica la celebración de fechas de cumpleaños, celebraciones en las cuales los hombres se divierten sanamente. La cena del Señor deberíamos celebrarla cada vez que nos reunamos al igual que nuestros antepasados lo celebraban. Al respecto, Jesús enseño: Juan 6,53-58: “ Les aseguro que si ustedes no comen la carne del Hijo del Hombre y beben su sangre, no tendrán vida. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día último.

Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, vive unido a mí, y yo vivo unido a él. El Padre que me ha enviado, tiene vida, y yo vivo por él, de la misma manera, el que se alimenta de mí, vivirá por mí”………. Luego agrega: “el que come de este pan, vivirá para siempre”. 1 Co. 10, 16 – 17: Cuando bebemos esta copa bendita por la cual bendecimos a Dios participamos de la sangre de Cristo, cuando comemos del pan que partimos, participamos en común del cuerpo de Cristo. Aunque somos muchos, todos comemos de un mismo pan y por eso somos un solo cuerpo. 1 Co. 11, 26: De manera que, hasta que venga el Señor, ustedes proclaman su muerte cada vez que comen este pan y beben de esta copa. Esta cena no debió jamás llamarse “Eucaristía” del griego: Eukaristian que significa comúnmente Acción de gracias u obras de Gracias, sino como la llamaron los Apóstoles y discípulos del Señor en sus epístolas: ÁGAPES (gr: AgapeV), banquetes de amor.

Referencias bíblicas: Jn. 6: 25 – 59; 1Co. 5: 6-8, 10: 14- 16, 11: 17 – 33; Mt. 26: 26 – 29; Mr. 14: 12 – 25; Lc. 22. 14 – 20.

33 En las estaturas del crecimiento espiritual.
Que en Cristo Jesús hay estaturas espirituales que llevan a los santos a la perfección, a la plenitud de Cristo, a la estatura del varón perfecto, es por eso que el creyente crece con el crecimiento que da Dios no con las disertaciones y discursos de humana sabiduría; estas estaturas espirituales que da Dios son: Los llamados; son los atraídos a Cristo y enseñados por Dios. Los Fieles o Creyentes, a quienes les siguen las señales que Él prometió, estos son los bautizados en agua que esperan la confirmación espiritual.

Los Confirmados, que reciben el verdadero bautizo espiritual y comienzan a conocer a Cristo por las revelaciones que da el Espíritu, no necesitan de maestros. Los Santos constituidos por Jesús para la obra del ministerio que son: los Apóstoles, los Profetas, los Evangelistas, los Poímen y Didáskalos. Los amigos de Jesús, son los que llegan a un grado de perfección que conocen todo, puesto que Jesús se lo reveló y están listos para morir por los demás. Por esto roguemos al Señor de las mies para que envíe obreros a sus mies. EL MISMO Jesús tuvo que ser constituido SUMO SACERDOTE según el orden de Melquicedet; nadie puede recibir nada si no le es dado desde el cielo. Así que no hay autoridad, si no le es dada por el Altísimo.
Referencias bíblicas: Ef. 4: 13; Mt. Cap. 13; Mr. 4: 1 – 9; Lc. 8: 4 – 8; Jn. 15: 15 – 17; Cap. 17.

34. En la fe hace milagros prodigiosos
Que todo el que crea las obras que Jesucristo hizo, las hará también, y aún mayores las hará puesto que él ya está en el Padre; y el que tenga fe aunque sea como una semillita de mostaza le podrá decir a un Sicómoro, plántate en el fondo del mar, y así sucederá. Todo es posible para el que cree, nada le será imposible si pide con fe, creyendo que se hará y sin dudarlo en su corazón, y creyendo que ya sucedió. No se dijo que: “Si creemos veremos la gloria de Dios, y que todo aquel que creyera al verdadero evangelio, les acompañarán estas señales: “En su nombre expulsarán demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes, y si beben algo venenoso no les hará daños, además pondrán en los enfermos las manos y sanarán.

Pero para el incrédulo nada le será posible, ha sido vencido por su incredulidad, y el que es vencido por alguien viene a ser su esclavo. ¡No seas esclavo ni de tu incredulidad ni de la de otros! ¡Sé creyente en el Hijo de Dios nuestro Salvador! Porque Dios ha preparado para los que lo aman cosas que nadie ha visto ni oído, y ni siquiera pensado. Así que pide al Señor que te ayude en tu incredulidad para que seas creyente, no incrédulo; porque el reino de Dios no consiste en palabras sino en Poder y Fuerza de lo Alto. ¡NO hagas mentiroso a Dios ni tampoco hagas vana la cruz de Cristo!. Porque es imposible agradar a Dios sin tener fe, y para acercarse a Dios uno tiene que creer que le hay, él recompensa a los que lo buscan. La “Fe” es la certeza de recibir lo que se espera, es estar convencido de las realidades que no se ven. No seamos niños, sino adultos en nuestra forma de pensar y busquemos la leche espiritual no adulterada para crecer, y el alimento sólido que da el Espíritu, desechemos los cuentos, las historias y las fábulas que no aprovechan, las cuales nos pretenden dar los guías de ciegos con sus doctrinas diversas y extrañas. Porque Dios es fiel para cumplir lo que ha prometido, si creemos en el testimonio que se ha dado del Hijo.

Referencias bíblicas: Todo el testimonio de las Escrituras Griegas del Viejo Pacto y las Griegas del Nuevo Testamento.

35 Nadie puede ni unir ni separar lo que Dios unió.
Que el matrimonio no es un acto de responsabilidad ante un Estado, un Jurado, un Pastor, ni ante algún Abogado humano; ni tampoco consiste en certificados estatales, ni eclesiástico algunos. Jesús no casó a nadie ni sus discípulos. No existen evidencias bíblicas que lo apoyen o demuestren lo contrario. Parece que consiste en un “Acuerdo , convenio o contrato” entre la pareja y sus padres, que se hace efectivo cuando se unen en el acto sexual mismo. Se nos dice que Dios es quien nos une, no ningún hombre, y que lo que Dios unió, no lo separe el hombre, porque venimos a ser como una sola carne. Así que un simple acto sexual o un simple deseo extramatrimonial ya es Moixéia (adulterio, infidelidad a nuestro cuerpo).

El matrimonio es comparado con la relación de Jesús con su cuerpo: la Iglesia desposada ante el Padre. Jesús no casó en matrimonio a los novios de Caná de Galilea. Así que no existe otro compromiso que el que Dios permitió, y solo es válido ante él, y se bendice por él, porque tampoco en el Nuevo Testamento Griego hay testimonio de una bendición matrimonial, tampoco en la tradición apostólica. Esto es solo un compromiso sin juramentos ni ante los hombres ni mucho menos ante Dios, concertado entre la pareja y los padres que autorizan de buena fe a los novios comprometido a consolidar su unión, en la cual hay celebración y fiestas ¿Por qué no?, Jesús participó en ella y brindó del mejor vino. Así que no te comprometas a otra cosa, ni estas obligado a afirmar papeles ni ningún otro documento que el que Dios puso como sello en la mujer.

Es aquí donde radica la importancia de la virginidad en la educación cristiana de nuestros hijos fuera de las modernidades que el diablo inventa en el mundo. Nuestra responsabilidad matrimonial es ante Dios, no ante los hombres, ni ante institución alguna del mundo, que nuestro decir se limite solo al Sí, si y No, no; lo que va más allá procede del maligno; no debemos asumir ningún compromiso; ni jurar por nada, ni nadie. ¡Qué te parece mi hermano!, porque no podrás hacer blanco o negro ni un cabello de tu cabeza. ¿Quién es un pastor para unirte en matrimonio?, ¿Quién es un abogado defensor de la ley estatal para unirte en matrimonio?, ¿No has comprendido todavía que eso es cosa de Dios desde el día en que fuimos creados?, Varón y hembra nos creó y nos bendijo Dios el día en que fuimos creados y mandó a multiplicarnos.

Así que es don de Dios, no de los hombres, quien eligió la pareja del hombre cuando este dormía. Jesús dijo clara y determinantemente: “Lo que Dios juntó no lo separe el hombre”, solo en caso de Pornéia es valida la separación, aquí no entró ni la Moixéias (el adulterio o infidelidad) ni otra posibilidad, no estamos bajo la Ley dada a Moisés, sino bajo la gracia. Verifica tú mismo, si lo que estamos afirmando no son mandamientos del Señor. Así que no importan los registros del mundo, sino el del cielo. Mira a ver si Pedro, Juan, Pablo o algún discípulo del Señor Jesús casaron a alguien como si eso fuera una misión de la Iglesia ¿Por qué ir más allá de lo que quedó escrito o de lo que fue omitido? ¿Por qué inventar otra cosa de lo que se dijo antes? ¿No es mejor obedecer que estar inventando y agregando cosas a las cosas sagradas? ¡Medita! No seas imprudente; sé ¡Prudente!
Referencias bíblicas: Jn. 2: 1 – 11; Mt. 5: 31 – 37, 27 – 30, 19: 7 – 12, 1: 18 - 19; 1Co. 9: 3 – 5, 7: 39 – 40, 7: 1 - 24; Ro. 7:2 - 3; Lc. 2. 1 – 7, Gn. 24: 1 – 67, 1: 27 – 28, 4: 1, 3: 16, 5: 1 – 2, 2: 15 – 25, los demás aspectos se consideran omitidos en el NT, por lo que son formalismos, tradicionalismos y cosas agregadas después;y que no tienen ningún respaldo en el testimonio de los santos de la iglesia primitiva.

36. Como comportarte ante los demás.
¿Cómo tratar a los demás, al Plesíon (Piadoso, Semejante a ti); al hermano (Adelfòs o Andrès), a los hombres (Antropòs), a tu esposa (Gamoùsin o gýnaika), a tus hijos, a los que te persiguen, a los que te maldicen, a los pobres y a tus enemigos, porque lo que sembrara el hombre eso recogerá, con la misma medida que midas, serás medido, al que espada, espada y con la misma medida que des a los demás eso recibirás? Ama al piadoso o semejante como a ti mismo; tu hermano es el que hace la voluntad de Dios, has lo mismo tú, para que seas mi hermano, como tú quieras que sean contigo, hazlo así con todos los hombres, Trata a tu mujer como a cosa frágil, ella es tu propio cuerpo, así que tendrás que sustentarla y cuidarla como a parte de tu propio cuerpo, no maltrates a tus hijos, ni los ofendas, al que te pida dale, no importa quién sea ni para que te pide, dale; al que te maldiga, bendícelo, al que te odie ámalo, ora por el que te persiga, no pleitees con nadie, si te hieren en la mejilla izquierda, muéstrale también la derecha, sufre las tribulaciones como buen soldado de Cristo. Vence al mal con el bien, obedece a las autoridades que fueron puestas por Dios, si haces un banquete no invites al que te pueda devolver, sino a los mancos, los cojos, os pobres, los tuertos, así recibirás la recompensa del cielo.
Referencias bíblicas: 1ra. , 2da Y 3ra. de Jn.; 1ra. Y 2da. de Pedro; 1ra y 2 da. a Timoteo, a Tito; la epístola universal de Jacob y de Judas, Apocalipsis de Juan; Específicos : Cap. 5 y 6; 10: 1 – 11, 13: 1 – 52, 18: 1 – 32, 23: 1 – 39, 24: 1 – 25, 46; Mr. 4: 1 – 24; Lc. 6: 17 – 48, 15: 1 – 17, 10, 17: 20, 18: 14; Jn. 6: 25 – 59, 7: 14 – 52, 8: 12 – 52, 10: 1 – 18, 13: 12 – 20; 31 – 35, 14: 1 – 6, 33; Ro. 12: 1 – 21, 13: 1 – 14, 14: 1 – 23, 15: 1 – 13; 1Co. 6: 12 – 20, cap. 7; 8, 11; Gál. Cap. 5; Ef. Cap. 4; 5; 6; Fil. Cap. 3; Col. 2: 6 – 23, cap. 3 y 4; 1Ts. Cap. 2 y 3; 1 Ti. Cap. 2, 3; 4; 5 y 6;Hb. 3: 1 – 19, 4: 1 – 7, 10 : 19 – 39, cap. 12 y 13.

37: En la Doctrina de los ángeles.
Que en cielo existen diferentes seres celestiales, ángeles, querubines, serafines, ancianos y otros llenos de ojos por dentro y por fuera y todo gira alrededor del Trono del Gran Rey. También se da testimonio de que existen familias que se nombran, tronos, principados, potestades y huestes espirituales. Los ángeles son comparados con las estrellas o astros celestiales, y fueron creados el cuarto día de la creación para separar la luz de las tinieblas e iluminaran la tierra señoreando en la noche y en el día con su brillo o gloria. Del gr. AggeloV, que significa primeramente mensajeros, enviados celestiales y que se da testimonio de que son parecidos a nosotros pero mayores en potencia y fuerza, son hermosos y que solo poseen un sexo: Varón, se les denomina algunas veces estrellas (gr: aster = aster), hijos de Dios, varones de Dios: hablan, comen, beben, caminan, vuelan y Dios actúa a través de ellos. En los tiempos de Jesús se les llama: Los sontos ángeles escogidos. Dios hace que sean como el viento (Espíritu). Pelean por el pueblo santo comandados por el Arcángel Miguel, transliterado del griego: Micael, Estos no insultan a las potestades superiores o glorias, sino dicen al diablo: “Que el Señor de castigue (regañe en otras versiones)”. Se nos dice en el libro de Daniel y Apocalipsis de Juan que el Arcángel Miguel y sus santos ángeles luchan por el pueblo de Dios contra el diablo y sus huestes. Según la creencia Judía, todos tenemos un ángel servidor (ver Mt. 18:10, Heb 1:14, Hc 12;15) y toma la forma de la persona.
Referencias bíblicas: Todo el testimonio de las Escrituras Griegas del Viejo Pacto y las Griegas del Nuevo Testamento.

38: En la doctrina de los ángeles caídos.
Se da testimonio de que existe un tercio de los ángeles tirados por el suelo por el engaño del malvado (un tercio significa que de los millones de millones de ángeles divididos en tres partes, hay una de esas tres partes que constituyen las huestes de las tinieblas o de la maldad) Estos ángeles llamados también demonios; se disfrazan de ministros de luz para engañar, y su guía, el diablo se disfraza de ángel de luz, pero no reconocen que Jesús vino en carne al mundo y habitó entre nosotros, tampoco pueden llamar a Jesús Señor, por el Espíritu. Ellos conocen la ley y tienen poder allí porque está bajo maldición y en la ira de Dios, operan en estas circunstancias, sin embargo, los testimonios dados por Marcos, Mateo y Lucas los demonios conocían a Jesús muy bien, llamándolo tú eres el Hijo de Dios, el Santo de Dios, el Mesías; por esos Jesús les prohibía hablar cuando los reprendía, pero ninguno lo reconoció como Señor.
Referencias bíblicas: Todo el testimonio de las Escrituras Griegas del Viejo Pacto y las Griegas del Nuevo Testamento.

39: En la descripción bíblica del maligno.

Las Viejas escrituras nos dicen del Diablo: Ezq 28: 6-8. ...dice el Señor: ya que crees tener la inteligencia de un dios, voy hacer que vengan extranjeros contra ti, gente de lo más cruel, que sacará la espada para atacarte, a ti, tan hermoso y tan sabio, y que dejará tu esplendor por el suelo. Te hundirán en el abismo, y tendrás la muerte en alta mar. ¿Y seguirás creyendo que eres un dios, cuando estés ante tus verdugos? ¡En manos de los que te maten no serás más que un simple hombre!. Dice también los versículos 12-13: Tú eras modelo de perfección, lleno de sabiduría y de perfecta belleza. Estabas en Edén, el jardín de Dios, adornado de toda clase de piedras preciosas. Te dejé al cuidado de un ser alado (Querubín protector), estabas en el monte santo de Dios y caminabas entre las estrellas. Tu conducta fue perfecta desde el día en que fuiste creado hasta que apareció en ti la maldad. Con la abundancia de tu comercio te llenaste de violencia y de pecado. Entonces te eché de mi presencia y te expulsé del monte de Dios. Tu belleza te llenó de orgullo, tu esplendor echó a perder tu sabiduría. Yo te arrojé a tierra (suelo), te expuse al ridículo en presencia de los reyes. Tanto pecados cometiste y tanto te corrompiste con tu comercio, que llegaste a corromper tus templos. Entonces hice brotar de ti, un fuego que te devorara. Todo pueden verte ahora en el suelo.

Nota: Jesús dio testimonio de que los ángeles no mueren. En el cielo nadie muere; por eso tiene que hacerse hombre, ser juzgado y morir como hombre.

Ezq 28: 1. Tu corazón se llenó de orgullo, y te creíste un dios sentado en el trono de los dioses y rodeado por el mar. Pero tú no eres un dios; sino un hombre que te crees tener la inteligencia de un dios.
Isaías 27, 1. En ese día el Señor castigará con su espada terrible, inmensa, poderosa al Leviatán, la serpiente enroscada; al Leviatán, la serpiente tortuosa, y matará al dragón que está en el mar.
33, 1. ¡ay de ti destructor no destruido, traidor no traicionado! Cuando acabes de destruir, serás destruido, cuando acabes de traicionar, serás traicionado.
También Isaías da este testimonio: 14, 5. El Señor ha roto el poder del malvado; ha hecho pedazos la vara del tirano que castigaba a los pueblos con furor y los perseguía sin compasión.

14, 8. Se alegran de tu ruina y dicen: Desde que tú caíste, nadie ha vuelto a cortarnos. Abajo, entre los muertos, hay gran agitación y salen a recibirte. Las sombras de los muertos se despiertan, todos los jefes de la tierra salen a tu encuentro, todos los reyes de los pueblos se levantan de sus tronos. Todos ellos toman la palabra y te dicen: tú también has perdido tu fuerza, has llegado a ser como nosotros. Aquí vinieron a parar tu orgullo y la música de tu citarra. Tu cama es podredumbre, tus mantas son gusanos. ¡Cómo caíste del cielo, lucero del amanecer! Fuiste derribado por el suelo tú que vencías a las naciones. Pensabas para tu dentros: voy a subir al cielo; y a poner mi trono sobre las estrellas de Dios; voy a sentarme allá lejos en el norte, en el monte donde los dioses se reúnen, subiré más allá de las nubes más altas, seré como el Altísimo. ¡Pero en realidad has bajado al reino de la muerte, a lo más hondo del abismo! Los que te ven se quedan mirándote, y fijando su atención en ti, dicen: ¿Este es el varón que hacía temblar la tierra, que destruía las naciones, que dejó al mundo hecho un desierto, que arrasaba las ciudades y no dejaba libres a los presos? Proverbio 16, 4. El Señor lo ha creado todo con un propósito; aún el hombre malvado para el día del castigo. Esto demuestra claramente que si en el cielo los ángeles no mueren, sino que tienen vida eterna en la presencia del Señor. Aquel inicuo aparecerá en forma de hombre enaltecido y morirá como hombre, al ser juzgado también como un hombre o como ángel, puesto que Pablo afirmó que los santos también juzgarían a los ángeles. Si esto es así; está justificada la creación y esclarecido el misterio de la iniquidad, y del anticristo. El personaje que se revelará en los últimos días como el seudocristo con señales engañosas. Este individuo está denominado en 2 Tesl. 2, 3 como: anqrwpoV thV anomiaV, que puede significar: Hombre de pecado, malvado, inicuo, impío, desobediente, de maldad, fuera de ley Judía, criminal, en fin, la personalización de la maldad. (nomoV, nomiaV, nomon significa Ley, Anqropon, anqropoV significa hombre)
Referencias bíblicas: Testimonio dado en toda la Biblia.

40. Que Jesucristo es el mismo de ayer, de hoy y por los siglos.

Ni Dios está de vacaciones ni de vacilón como los gobernantes terrenales, ni Jesucristo fue a pasear a otras naciones como hacen los políticos y empresarios del mundo que no resuelven nada. Ellos no cambian y son fieles a sus promesas, por lo que si ellos son fieles a la esposa, que es su iglesia; auque tú, yo y todos los hombres seamos infieles, entonces debemos aprender a ser esposa fiel, iglesia fiel para que seamos recompensados con el poder y la fuerza de su fidelidad, sin esta firmeza nadie recibirá nada, por eso se dijo: todo el que tenga una fe (creencia, fidelidad, confianza) como una semilla de mostaza, podrá decir a este árbol plántate en el fondo del mar y será hecho.
Referencias bíblicas: Todo el testimonio dado por los santos discípulos de Jesús, los Profetas y la Ley.

INTERPRETACIÓN DE LO ANALIZADO HASTA AQUÍ
Si todo lo analizado hasta aquí es correcto como creemos y pensamos, entonces el verdadero Evangelio de Jesús está lleno de acontecimientos sobrenaturales los cuales son locuras para el hombre natural, allí solo hay un líder principal el Espíritu Santo, o sea, el PARACLETOS de Dios enviado desde el cielo cuando Jesús fue glorificado, y según se nos cuenta en el Libro de los Hechos de los Apóstoles hay un protagonismo de ángeles que nos sirven, nos guían, nos defienden, nos apoyan, nos hablan y ejercen una autoridad limitada porque el evangelio fue dados a los hombres, no a ellos; es decir, a los santos constituidos para la edificación: Los Apóstoles, a los Profetas, a los Evangelistas, a los Poímenos y a los Didáscalos; y los carismas espirituales fueron dados a los fieles y creyentes predestinados desde antes de la fundación del mundo. Y es entonces donde volvemos a preguntarnos: ¿A quiénes debemos obedecer?, ¿Quién es el mentiroso? Por supuesto que no son ellos que dieron testimonio con sus propias vidas, sino los farsantes denominacionales divididos por doctrinas teológicas de humana sabiduría, MERCADERES y NEGOCIANTES DEL EVANGELIO, de los cuales se dio testimonio a su debido tiempo, porque ellos - los Apóstoles y Jesús mismo - nos advirtieron de estas cosas antes de que sucedieran; y verdaderamente todo el que quiera vivir piadosamente en Cristo Jesús sufrirá persecución, desprecio y serán calumniados, esto sí tiene respaldo bíblico. Las señales que Jesús dijo iban a seguir a los creyentes no están en las iglesias denominacionales, ellos poseen las señales engañosas, extrañas y enrarecidas por el diablo, puesto que los muertos no son resucitados, los ciegos no ven, los cojos no andan, los sordos no oyen, los enfermos no son sanados tal y como testifica la Biblia, ni a los pobre les es llevado el evangelio sino a los ricos.

Así que no creemos en mentiras ni falsificaciones, el que vino a mentir, a destruir, a matar y a engañar fue HO SATÁN (El denunciador, el mentiroso), el ángel caído que lideró la sublevación contra Dios y está bajo maldición. Ya vez tú quién es el padre de las denominaciones; el que divide, destruye, engaña a las naciones el que mata, desvía a los desobedientes y prueba a los elegidos para ver si puede arrebatarles su salvación, él está bajo el libre albedrío porque no conoce los planes predestinados del Dios vivo y fue destituido de la presencia de Dios, como también quiere hacer contigo. Existe un pueblo predestinado, elegido para ser santos y perfectos en la presencia del gran Rey de reyes, reconciliados con Él mediante Jesucristo hombre; único intercesor o intermediario entre Dios y los hombres. ¿Quién eres tú hombre vano para decir que intercedes por otros ante Dios?, ¿No ves que blasfemas contra el glorioso Espíritu de Dios y que es el único pecado que no tiene perdón?, Tú no lo sabrás. Pero Satán si lo sabe y es por eso que te guía a ese error para que pierdas la salvación. ¡Cuídate de las artimañas del enemigo que como león rugiente te asecha día y noche para devorarte!

Analicemos ahora lo que hemos heredado de nuestros antepasados, comenzando por un resumen de sus principales creencias las cuales pudimos verificar en las Escrituras Griegas del Nuevo Pacto evitando los ruidos que las versiones Latinas introdujeron en el sistema, los criterios humanos, teológicos e interpretaciones denominacionales arbitrarias e improvisadas. Nuestra fe debe sustentarse en el credo genuino y legítimo herencia de nuestros antepasados, del Cristianismo primitivos, puro y verdadero sustentado en la Verdad que buscamos, para que nos pueda orientar en la búsqueda, en nuestra actuación, en nuestra adoración diaria.

Esto que se analiza aquí no estará completo, nunca la obra estará completa sin el PARACLETOS celestial, pero de esto estamos seguros: que nos llevará a Dios y le agregará conocimiento a nuestra fe; por la cual deberá vivir el justo. Hemos realizado este trabajo en defensa del honor de la comunidad de fieles al Nuevo Pacto; de aquellos que confían en Dios y no en las apariencias, de los que viven como forasteros de este mundo que pasa y buscan una patria celestial, del remanente escogido en estos tiempos, predestinados por voluntad de Dios, no por el falso libre albedrío de la Ley mosaica que fue quitada de en medio para reconciliar al mundo con Dios, de aquellos que creen en el Continuado Ministerio Sobrenatural del Espíritu Santo de la Promesa, a ellos va encaminado esta preciosa y dedicada indagación bíblica. Porque el llamado de nuestro tiempo no es para reformar ni dividir, sino para unir y obedecer, para establecer en nuestras vidas el orden que Dios dispuso en Jesucristo, quitando la escoria y la basura que oscurece y empaña el limpio evangelio traído desde el cielo para que seamos salvos creyendo en él, venciendo con nuestra fe otras versiones del evangelio lo cual fue declarado ANATEMA, o sea MALDECIDO por un apóstol: Pablo, en su epístola a los Gálatas.

CONCLUSIONES
Ahora bien, ¿Cómo deberá ser la Iglesia de Jesús por estos tiempos? Intentemos modelarla a partir de los preceptos aprendidos del Patrón original ya que existen en el mundo una infinidad de mentirosos guías de ciegos que han empañado la Verdad para su propia condenación. De forma resumida, podemos inferir que todo el que quiera seguir a Jesús deberá dejarlo todo, vender sus propiedades y repartirlas con los pobres, o hacer como hicieron Zaqueo y Cornelio; compartir todo lo que tenían con los desposeídos, o dar la mitad de sus riquezas, irse a otra ciudad porque un profeta no será oído ni en su casa ni en su pueblo, y los de tu casa serán tus propios enemigos.

Y algo más duro aún, “El que se casa con una mujer divorciada, adultera, y el que se divorcia de su esposa por otra cosa que no sea Pornéias, y se casa con otra mujer, comete adulterio contra la primera”, y te digo más, “La mujer casada está sujeta a la ley del esposo mientras este vive, si muere quedará libre para casarse con quien quiera”. No obstante, te recomiendo que te quedes como llegaste a él, porque él mismo sabrá para qué te ha llamado.

Estoy convencido que esta congregación no la podremos encontrar en una ciudad populosa llena de los vicios del mundo y del engaño del anticristo, estará oculta por la persecución, porque el mundo no puede recibirla ni ella es digna del mundo, esta congregación remanente nada tiene que ver con el pentecostalismo, ni el denominacionalismo eclesiástico, ni con el catolicismo porque aunque hablan de Jesús y da la Biblia su modelo no coincide con el modelo tomado como patrón (la iglesia Primitiva) ellos predican un evangelio enrarecido, eso no procede de la verdad, sino del ERROR.

Yo conozco ese espíritu seductor porque lo he observado en estos individuos equivocados que andan por doquier, es un espíritu de rebeldía a las tradiciones apostólicas, hablan las mismas lenguas, hacen las mismas señales engañosas, poseen las mismas costumbres, tienen cara de buena gente pero por dentro son demonios, son religiosos al igual que los mafiosos, políticos y las Logias fraternales humanas porque son organizaciones del mundo, no conocen la verdad ni la pueden oír porque revientan a ofender y a huir de quienes verdaderamente les hablan algunas verdades que están claras en las propias escrituras, pero el engañador los cegó para que la luz del evangelio no los ilumine, se creen los únicos salvos, pero no saben que fueron desviados de la verdad, que no pasaron la prueba y fueron vencidos por su incredulidad, se conformaron con la vanidad, con la mentira, con las tradiciones humanas y sus conocimientos humanos, con el sensualismo carnal al segregar adrenalina por las emociones que se sienten cuando se perciben estímulos agradables a los sentidos humanos, como cuando uno escucha una canción que le trae recuerdos.

Así los ve estremeciéndose o haciendo alardes para impresionar a otros, o hablar jeringonzas para que otros crean que posee algún don espiritual, o formar griterías histéricas como locos queriendo parecer que están en Pentecostés, a donde se habló en idiomas claros y no en jeringonzas y payasas. Si verdaderamente las congregaciones cristianas fueran para cantar todos los días o el evangelio fuera anunciado mediante canciones, los discípulos del Señor hubiesen tenido la gracia de cantar mejor que Maichael Jaksom y Pavarotti, y el mismo Señor hubiera sido el mejor de los cantantes; pero es que el evangelio no consiste en arte ni bellezas ni en virtudes de la carne, sino en el poder y la fuerza espiritual de Dios, así que este es otro aspecto no coincidente con el Patrón Original.

Concluimos entonces que nuestra fe deberá estar fundamentadas sobre el poder y la gloria de Dios, y sobre la Leche espiritual no adulterada, sobre los primeros rudimentos de la Palabra de Dios, no sobre las interpretaciones dadas hoy por la teología humana, la cual no coincide con aquellas doctrinas que fueron dadas al pueblo santo, y de las cuales somos herederos

Nuestra dirección para que nos escribas y nos de tu opinión sobre el artículo:
Soldados y colaboradores de Jesucristo: Máximo Gómez No 511 “A” e/ 2 y 3 norte, Ciudad de Guantánamo, Provincia de Gtmo. Cuba. Código Postal 95 100. E-Mail: yeosua@infosol.gtm.sld.cu, Teléfono 32 40 53

Nosotros trabajamos para la gloria del Padre en Cristo Jesús, utilizando la palabra como es debido, sin alterarla ni contaminarla, pura como fue dada a los santos en los tiempos de Cristo y sus discípulos, para que nos sea útil y eficaz como espada de doble filo que penetra hasta lo más profundo, y de frutos de justicia, amor, paz y gozo.

Que Dios el Padre derrame de su gracia y de su paz sobre todo aquel que lea este artículo y que lo cubra con el poder de su nombre, para su gloria; dándole también un entendimiento espiritual desde lo alto, en el nombre de su amado Hijo Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, a quien servimos para la honra de su nombre ¡Amén!

BIBLIOGRAFÍAS
Clásica
1- Zamora Pellisier; Armando Emilio. El Inconforme que busca la verdad revelada en Cristo Jesús. Tratado del Cristianismo Histórico, Partes I, II y III. 2006. 366 p.

BÁSICA:

1. “Biblia de Jerusalén”, nueva versión totalmente revisada y aumentada. Bilbao,1978. J. A. Ubieta y colaboradores.
2. “Biblia de Jerusalén latinoamericana”, EDITORIAL Descleé de Brouwer; S. A. 2001, Bilbao España.
3. “Nuevo Testamento”. Versión directa del texto Original Griego, B.A.C., Madrid, 1962, F. Puso y J. M: Bover.
4. “Nuevo Testamento Griego - Español”, Versión bilingüe. José O´ Callaghan. Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid. MCMXCVII
5. “Nuevo Testamento”, Versión del Texto original Griego, E. Nácar Fuster y A. Colunga Cueto; B. A. C. Madrid. 1989
6. “Dios Habla HOY” Biblia de estudio. Sociedades Bíblicas Unidas.
7. “Dios Habla HOY”, versión popular. Sociedades Bíblicas Unidas.
8. “Biblia Latinoamericana”. Ediciones Paulinas.
9. Nuevo Testamento, “Dios llega al Hombre”. con los Salmos y proverbios. 1976. Sociedades Bíblicas Unidas. Buenos Aires, Argentina. Versión Popular.
10. “La Biblia del Siglo XXI, Nueva Versión revisada de Reina – Valera, 1909. Edición del año 2000.
11. “La Santa Biblia”, Nueva Versión, Sociedades Bíblicas Unidas. 1998
12.. La Biblia de las Américas. Sociedades Bíblicas Unidas. 1999.
13. La Biblia El Pueblo de Dios, de la fundación Palabra de Vida. Edición San Pablo. Sociedad Bíblica Catolica.
14. “Antigüedades Judías”, de Flavio Josefo y Filón.
15. “Padres Apostólicos” Edición bilingüe completa. Daniel Ruiz Bueno, sexta edición, Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid. MCMXCII. 1993
16. “The Greek New Testament” Actualizada por Vover en una versión al castellano
17. “The Greek New Testament” con Introducción en castellano. Kurt Aland, Mattew Black, Carlo M. Martín; Tercera Edición. 1975, Institute for New Testament Textual Research, Münster/Welphalia. Sociedades Bíblicas
18. “Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesarea”Editorial Nova de Buenos Airea. 1950.
20. “Nuevo Testamento Trilingue”. J. M. Bover y J. O´Callaghan. B. A. C. 400. Madrid. 1994.
21. “La Santa Biblia” Versión Moderna 1960, editorial, Sociedades biblicas en América Latina.
22. “La biblia del pueblo de Dios”. Fundación Palabra de vida, Editorial San Pablo. Prutesio Gómez 15. 28027 Madrid, Sociedad Biblica Catolica Internacional (SUBICAIN), Noviebre 2002.
23. “Manual Biblico de Unger” Merriell F. Unger. Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA. 720 páginas.
24. “Compendio Manual de la Biblia” Henrry H. Halley. . Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA.
25. “La Santa Biblia”. Nueva Versión Internacional. Sociedades Bíblicas Unidas . 1998.
26. Soporte Magnético. Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

COMPLEMENTARIA:
27. “Santa Biblia”. Antiguo y Nuevo Testamento. Versión Reina – Valera, actualizada, basada en la Reina – Valera de 1909 y cotejada con diversas traducciones y con los mejores textos en los idiomas originales Hebreo, Arameo y Griego. Editorial Hispano. El Paso. Texas. 1990.
28. “Nuevo Testamento “A viva voz” versión en un lenguaje sencillo, 2004. Sociedades Bíblicas Unidas.
29. “Catolicismo y Protestantismo”. Ernesto Bravo. Edición San Pablo. 1995. Colombia.
30. La Biblia “Políglota Interlineal”. Versión del Códice vaticano. 1952. EE. UU.

AUXILIAR:
31. “Santa Biblia”, Versiones Reina-Valera, de 1909 y 1960.
32. C. L. Neal. “Los Bautistas a Través de los Siglos” Challenge press, Inc. 4702 Colebrook Avenue Meaux, PA 18049 Cpyright 1978. Little Rock, Arkansas 72215. P. O. Box 5567. Segunda Edición 1987.
33. El Nuevo Testamento. Traducción en Lenguaje actual, Sociedades Bíblicas, Impreso en Colombia 2000.

AUTOR
Lic. Armando Emilio Zamora Pellisier
Un colaborador de Jesucristo desde la ciudad de Guantánamo.
Y el hermano: Diorlis Gil Socarrás.

Articulos relacionados:
Deus, sive universum XVIII. - Física, química, biología
Resumen:
Corta digresión extra contextual de nuevo, para reconocer que mis escritos están muy incompletos sin tener en cuenta a planetas y satélites, en los que se da una evolució...
Los Profetas Mayores - Jeremías
Resumen:
Antiguo Testamento. Nuevo Testamento. Los Profetas Mayores. Jeremías. Contenidos Generales sobre la Biblia. Textos y Versiones de la Biblia. Las versiones griegas del Ant...
Magia y Religión: El sacrificio del hijo del rey
Resumen:
Corto escrito en el que doy ejemplos de hijos regios sacrificados en beneficio del reino, por la conocida creencia de que el rey era responsable de la prosperidad del paí...
Mateo 28:19 y el Bautismo en el nombre
Resumen:
Dentro de la Cristinadad existen diversas opiniones respecto al bautismo pero el bautismo bíblico es por inmersión y en el nombre de Jesús. La Biblia enseña que el bautis...
Imperio Medo-Persa Historia de la Biblia (pdf)
Resumen:
Los recuentos históricos y la base ciblica permiten comprobar como la profecia que recaia sobre Babilonia se cumple con el Imperio del oso, al que se le ordenó levantarse...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©