Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Otras perspectivas sobre el abordaje de la literatura en la escuela ... sonreír o estallar en carcajadas

Resumen: Algo especial sucede en la risa. Para Mijail Bajtín (1.995) resultaba importante el detenimiento en su carácter social, coral, su tendencia hacia lo público y lo universal, ya que no amarra al hombre, lo libera; no divide, une: por eso es que la violencia no la conoce.
2,966 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Alicia Pereyra

Palabras iniciales

Algo especial sucede en la risa. Para Mijail Bajtín (1.995) resultaba importante el detenimiento en su carácter social, coral, su tendencia hacia lo público y lo universal, ya que no amarra al hombre, lo libera; no divide, une: por eso es que la violencia no la conoce. Sus puertas están abiertas para todos y para cada quien: levanta la barrera, abre el camino, acerca y familiariza, no se puede implantar ni decretar; todo lo serio pierde su carácter exclusivo y único, que sólo se completa con el aspecto de la risa.
Tal como supo recordarnos Maite Alvarado (2.001), es quizás la escritura de invención desde el juego con el lenguaje y el humor la que hoy resulta una de las tareas más marginales en el aula, a pesar de que transgrede los sucesos y actos “razonables”, esperables, y se instala en el placer. Saber reírse integra una actitud y una manera de conectarse con el mundo, una apuesta más allá de lo instituido, de las convenciones sociales, de la etiqueta, de las reglas de hiper- urbanidad con las que se moldea al sujeto desde su ingreso al mundo social; el humor expresa una manera de oponerse y cuestionar desde la irreverencia lo unívoco y natural del orden existente. Entre sus estrategias, cuenta con la exageración, la repetición, la inversión, la transformación, en donde lo cómico, tal como nos indica Valeria Sardi (2.003), es justamente la distorsión y transgresión de lo real, todo aquello establecido y materializado en las normas que rigen y direccionan la vida cotidiana en la sociedad.

Introducción

Los escritos que vamos a compartir fueron elaborados por chicos y chicas voluntariosos e interesados en dar a conocer cómo entienden y significan una práctica vital como la risa. Se desprenden de una propuesta enmarcada en los discursos sociales y la transversalidad de la literatura para desembocar en la instrucción en tanto clase de texto. Fue desarrollada en el ciclo lectivo 2.005, por parte de los sextos años de la Educación General Básica, en una escuela pública ubicada al sur de la Argentina, en la localidad de Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz.

Propuse la lectura compartida de “Instrucciones para llorar” , en la que, superando mis intenciones iniciales, nos fuimos deteniendo en la clave humorística para desvelar el extrañamiento que este llanto “instruido” ofrece. Numerosos fueron los comentarios sobre él, pero superados por aquellos referidos a lo exótico de pensar y presentarlo de esta manera, como instructivo que especifica los pasos previstos para un llorar “como se debe”. Este derroche de recursos que explora y potencia una acción cotidiana, enmarcada en burlas, risas, anécdotas, me llevó a ir delimitando un abordaje desde su opuesto, justamente la risa. Por qué no traer nuestro aliado infaltable. Entre risas, presenté una tarea escritural que escudriñara aquello que ocurre cuando se genera una situación de alegría o extrema jocosidad, en la que se fueron desovillando aspectos de la interioridad que aparecían, inicialmente, naturalizados. Significó, en gran medida, volver sobre algo común y a la vez maravilloso, relegado, en ocasiones, en el aula, lugar de trabajo, que como todos saben, debe ser “serio” y “circunspecto”. Leyendo los escritos luego de la explosión verbal inicial, fuimos discutiendo, agregando, recolocando afirmaciones, situaciones observadas u oídas, valorizaciones y opiniones, todo aquel bagaje que encierra este acto único, llegando a sorprender a los escuchas, en más de una oportunidad, la agudeza y detenimiento en aspectos aparentemente intrascendentes, irrelevantes, que la risa oculta, o desenmascara.

Desarrollo

Algunos de los escritores se atrevieron a quebrar sentidos convencionales, apelando a comentarios escatológicos, como Juan Pablo, quien declara que “también se ríen mucho hasta orinarse”, tal como Aldana, o Celeste, quien incluso se dirige sin vacilación al potencial lector, a través de una recomendación: “cuando te rías cuidado con los gases”; y, no podía faltar, Maxi, colocando su pequeño aporte al bordear la consigna. Tiene algo de desafío la oferta de estas expresiones, algo de plantarse y decir “digo esto en la escuela”, y esperar, como hizo Celeste, la sanción a través de la mirada o la palabra, o su equivalente, la censura, ya que se sorprendió de que, tal como lo había escrito, me cause nuevas risas.

Para poder reír te tenés que acordar de algunas cosas graciosas. Si no, cuando te cuentan chistes, hay algunos que se ríen por reírse y otros hacen risas muy falsas, esos se ríen por compromiso. Una forma para reírse es gritar fuerte y agarrarse la panza con las dos manos, o si no también se ríen mucho hasta orinarse. Las personas mayores de una forma civilizada, y los jóvenes de hoy se ríen de una forma muy descontrolada. Las gentes muy finas se ríen tapándose la boca con una sola mano. (Juan Pablo Depetris)

Cuando un niño o un adulto se ríen, de tanto reírse puede llegar a llorar, a orinarse; hasta le puede dar dolor de panza. Esto puede suceder cuando se realizan reuniones entre amigos, y se comienza a contar cuentos o anécdotas. Es cuando comienzan a reírse, agarrarse la panza, llorar, y puede ser que también griten de tanta risa. (Aldana Sosa)

Te podés reír de muchas formas, como carcajadas, agarrándote la panza. A veces te podés orinar de tanta risa, y también llorar.
Te reís cuando te dicen algo tonto, un chiste, eso lo hacen los amigos y familiares. Ah, y no te olvides, tenelo en cuenta: cuando te rías cuidado con los gases. (Celeste Romero)

Uno se ríe cuando le cuentan o escucha algo divertido. Algunos lloran de tanto reírse, otros se revuelcan en el piso y a veces les duele la panza. Arrugan la cara mostrando los dientes y abriendo la boca, produciendo un sonido JA, JA, JA, se les caen las lágrimas, golpean algo. Otros se agitan de tanto reír, y algunos al hacer fuerza se tiran gases. (Maxi Flores)

Otros incursionaron en la autorreferencia, sutil o explícita, lo que se distingue cuando Pablo, muy seriamente, define: “Para reírnos necesitamos ver o escuchar una situación graciosa”; Leticia, ensayando una postura personal: “hay que dejar los problemas atrás y concentrarte con tus amigos, con los chistes pavos que hacen”; Marcela, comentando que aparece “cuando alguien hace caras feas”; o Franco, que nos alcanza un “Uno se cae en la escarcha, se ríen”, haciéndonos imaginar la situación, habitual en el invierno patagónico.

Para reírnos necesitamos ver o escuchar una situación graciosa, como por ejemplo cuando nos cuentan un chiste. Escuchamos atentamente para no perder ningún detalle, nos vamos imaginando la situación y cuando escuchamos el remate del chiste, aparece desde muy adentro de nuestro ser una sensación incontenible que no se puede evitar: nos sale un grito fuerte y contagioso, abrimos bien la boca, entrecerramos nuestros ojos, tiramos la cabeza hacia atrás y nos agarramos el estómago con nuestras manos, y a veces hasta lloramos de risa. (Pablo González)

Para reír hay que dejar los problemas atrás y concentrarte con tus amigos, con los chistes pavos que hacen. A veces cuando vas a sacar fotos, nosotros reímos pero nos reímos por reír; cuando nos hacen cosquillas nosotros largamos una carcajada.
A mí lo que me hace reír es Jesús; él me hizo reír desde chiquita, entonces mi instrucción para reír es aceptar a Jesús, y él te va a hacer reír muy bien. (Leticia Souza)

La risa se produce cuando alguien dice algo que me da risa, o cuando se cae o hace alguna cosa, y cuando alguien hace caras feas, y eso me causa risa. Pero cuando alguien anda de mal humor no le sacan ni una sonrisa, y yo tengo la risa pegada. (Marcela Montiel)

Ellos se ríen sin parar, te hace llorar, te hace cosquillas la panza, y se ríen cuando uno se cae de la silla, va caminando y se resbala, o cuando la tiran, y se orinan.
Uno se cae en la escarcha, se ríen; cuando te cuentan un chiste o adivinanza, te reís, te ponés colorado, tu cuerpo se mueve mucho. (Franco Miranda)

Las voces de los adultos, que se van colando a la manera de focalizaciones, se activan en los escritos de Carolina, al imponer las buenas costumbres y afirmar: “No se debe reír cuando se cae, lo golpean, llora alguna persona, porque para algunas personas eso está mal, pero para otras personas está bien”; y de Orlando, quien sentencia: “No se debe reír cuando ocurre algún accidente, cuando tenemos algún familiar enfermo u otras cosas que preocupen; en esos momentos se debe estar serio como en otros casos”. No avalan este acto irrazonable; por otra parte, estar serio en momentos de dolor ajeno conforma, también, un gesto solidario, de acompañamiento al otro en ese dolor.

Algunos se ríen cuando se cae alguien, cuando lo golpean a alguien, cuando llora alguien; ellos ríen por reír. Porque algunos no se ríen cuando pasa eso, solamente se ríen por ser felices, por algún chiste o por diversión. No se debe reír cuando se cae, lo golpean, llora alguna persona, porque para algunas personas eso está mal, pero para otras personas está bien. (Carolina Valeiras)

Se puede reír cuando cuentan chistes, cuando me hacen cosquillas, cuando hacen algo que causa gracia, o por una alegría.
Hay distintos tipos de risas, una de ellas es la risa falsa, es producida cuando no estás con mucho ánimo y te quieren hacer reír, por eso hacen caras para hacerte reír, pero reís sin ganas. Risa a carcajadas, se produce cuando nos dicen algo que es muy agradable; cuando nos reímos a carcajadas nos reímos sin parar.
No se debe reír cuando ocurre algún accidente, cuando tenemos algún familiar enfermo u otras cosas que preocupen; en esos momentos se debe estar serio como en otros casos. (Orlando Sánchez)

Existe un espacio para las explicaciones “científicas”, reelaboradas a partir de otros conocimientos, como en el escrito de Emanuel, quien en el intento de buscar razones que excedan el mero estado de ánimo, a veces poco sujeto a control consciente, ensaya motivos con un “El tiempo va a tardar, depende del sistema nervioso, el que causa la risa”; de Nelson, haciendo uso de expresiones inscriptas en el campo de las Ciencias Biológicas, al encargarse de aclarar que “lograremos un movimiento de diafragma sin parar al que hemos denominado risa”; y de Andrés, quien encuentra nuevas conexiones entre voluntad, calidad de vida y alegría: “es la contracción involuntaria que demuestra una sensación de alegría. (...) nos ayuda a mejorar nuestra salud”; así como otras que lindan sus bordes, como las reflexiones de Antonella: “Pienso que con la risa uno descarga energía negativa”; y de Fernanda, una eterna risueña, que desliza veladamente como consejo: “la risa te da energía y te hace vivir mejor”.

Para reírse no hay que exagerar demasiado. La risa se causa por una emoción o algo gracioso, y el sistema nervioso da la orden al cerebro, va a hacer una sonrisa en el rostro y muchas cosquillas en la panza. La risa pasa luego que las cosquillas y la sonrisa se terminen, más rato le volverá la risa por lo sucedido. El tiempo va a tardar, depende del sistema nervioso, el que causa la risa.
Si se siente muy conmocionado respire profundo y tome agua o algún líquido bebible. (Emanuel Hernández)

Trayendo del pasado al presente los mejores momentos vividos lograremos un movimiento de diafragma sin parar al que hemos denominado risa.
Esta risa es una contracción del rostro al igual que para el llanto, y unas carcajadas incontenibles de nuestros recuerdos que se expresan a través de ella.
Cabe aclarar que se deben tomar algunas precauciones, como las siguientes: debés tener en cuenta que de tanto reírte hasta se te corren las lágrimas y vas a necesitar un pañuelo. (Nelson Luján)

La risa es la contracción involuntaria que demuestra una sensación de alegría. Según dicen los sabios viejos, el reír nos ayuda a mejorar nuestra salud.
Existen diferentes maneras de reírse: a carcajadas, lo que puede provocar un leve dolor de estómago, sonreír que es apenas perceptible, y que puede venir acompañado del enrojecimiento de nuestras mejillas, y finalmente la sonrisa pícara, que suele ser acompañada de un pensamiento muy personal. (Andrés Quinteros)

Reír es un estado de ánimo (estar contento). Se puede morir de la risa, compartiendo cuentos con los amigos, o simplemente reír al acordarse de algo que pasó en un momento del día. Uno puede sonreír o estallar en carcajadas, podemos estar muy serios y de repente se nos dibuja una sonrisa en el rostro.
Pienso que con la risa uno descarga energía negativa. (Antonella Díaz)
Vamos a explicarle cuáles son los pasos para aprender a reír.
Acordate de algún chiste que te contó un amigo, compañero o familiar; lo que sentís es que tu estómago se contrae, y las cosquillas que se sienten siguen directo a tus ojos que se achican, mientras que tu boca se abre y sin querer emitís sonidos incontrolables que se contagian de persona a persona, como un hechizo. A veces hasta llorás de risa o por la sensación del estómago; la risa te da energía y te hace vivir mejor. Ría y sonría. (Fernanda Soria)

También hubo quienes prefirieron rescatar sus vivencias desde otras prácticas, como el oficio del televidente; es el caso de Flavia, citando programas televisivos orientados al humor, rodeados de escenas en ocasiones desopilantes; Daniela, al mencionar situaciones compartidas o aquellas que bien pueden desarrollarse en soledad; y Franco, agregando una actividad que, sin dudas, provoca momentos risueños.

A la gente le da risa cuando alguien hace chistes, como por ejemplo cuando dan un programa como Videomatch, Alf o El Chavo, o cuando se caen, se golpean o tropiezan.
También cuando están mirando televisión, todos están comiendo y de repente uno se cae con la silla y todos se ríen hasta no parar en llorar. Y el que se cayó empieza a reírse él también. O cuando están patinando las chicas, una se cae, queda sentada en el piso y la gente se ríe y se ríen hasta que le duele la panza, se agarran fuerte y al final lloran de risa y se orinan. Fin. (Flavia Toledo)

Uno se ríe cuando le cuentan chistes o ve televisión; se agarra la panza y le saltan lágrimas de los ojos.
En el caso de los niños, se tiran al piso de la risa; los adolescentes se ríen a carcajadas; los adultos parece que van a explotar de la risa. Los ancianos, ya ellos se ríen más despacio, pero todas las risas tienen el mismo objetivo: ser feliz. (Daniela González Alvarado)

Por lo que comúnmente una persona se ríe es por algún chiste, también porque una persona se ríe de otra persona; por ver películas graciosas, comedias, por algunas payasadas, etc.
Una persona se ríe por infinidad de casos. Ej.: cuando una persona se cae, cuando una persona se golpea, cuando una persona utiliza mal el hablar, cuando una persona pasa vergüenza, cuando uno es tartamudo, gangoso, etc. Fin. (Firma: Cooper Franco)

Otros elementos que permitieron caracterizarla se encontraron centrados en criterios tales como la edad y la pertenencia social; así, Juliana, demostrando un abordaje comparativo entre las formas más convencionales, nos indica: “los adultos se ríen en forma silenciosa, en cambio los chicos de hoy en día se ríen más ruidosamente, (...), en tanto la gente de nivel más alto se ríe tapándose la boca con una mano”; o Juan Pablo, quien establece distinciones poco arbitrarias, delatadoras de la agudeza de su observación, al advertir que “Las personas mayores de una forma civilizada, y los jóvenes de hoy se ríen de una forma muy descontrolada. Las gentes muy finas se ríen tapándose la boca con una sola mano”; e incluso se diferencian en el ámbito escolar, como concluye Carla. Cuántas veces te habrás tentado en el aula.

La risa es producida por cosas graciosas, que las personas, ya sean adultos o jóvenes, dicen; entonces, de tanto reír lloran o se agarran la panza con las dos manos. Hay diferentes tipos de risas, los adultos se ríen en forma silenciosa, en cambio los chicos de hoy en día se ríen más ruidosamente, golpean mesas o se tapan la cara, en tanto la gente de nivel más alto se ríe tapándose la boca con una mano. (Juliana Troncoso)

Cuando te reís es por algo que te dicen, algún chiste o una broma, te podés reír a carcajadas o disimuladamente; las personas mayores se ríen disimuladamente, como los profesores cuando dicen algo gracioso. Los alumnos se ríen pero quieren disimular mordiéndose los labios, se tapan la cara para que nadie se de cuenta, pero nunca les sale bien, sin ninguna excepción. La forma correcta de reír es a carcajadas. (Carla Jara)

Las distintas maneras de entenderla se entrelazan con el establecimiento de toda una tipología sui generis, tal como esboza Orlando, distinguiendo entre “risa falsa” y “a carcajadas”, sin punto intermedio; “espontáneas”, como acotan Dalma y Carla (que trampearon la consigna y escribieron “a dúo”); “carcajadas, risas finas y gruesas”, como a las que se refiere Antonella; “graciosa, gruesa, fina o de otras formas”, como desoculta Gustavo; “reír, sonreír y sonrisa pícara”, en palabras de Andrés; “silenciosa o ruidosamente”, al decir de Juliana, “risa tentada”, como explica Cristian; y “falsa o verdadera”, de acuerdo con Brenda. Una reflexión especial merecen las palabras de Esteban, quien la caracteriza desde su propiedad de “contagiosa”, para pasar a las “falsas” e incluir en su análisis una crítica a la “gracia encomillada” que producen las situaciones humillantes, por supuesto, ajenas.

Después de haber pensado algo cómico, no resulta nada difícil reírnos a carcajadas; desde el estómago nos hace sentir un cosquilleo como si tuviéramos mariposas; de esta manera nos salen de adentro unas carcajadas que a veces se llega a llorar de risa. Muchas veces tenemos risas espontáneas, si es que algo sucede como darse un golpe tonto y nosotros, como los demás, nos reímos. O también pasa cuando estamos alegres y nos reímos por todo. Ya sea por esta u otra razón, la sonrisa o risa es lo más hermoso que le sucede a los seres humanos. (Dalma Ahumada y Carla Chaile)

Para reír no es necesario que te cuenten un chiste. Cuando reís abrís la boca, entrecerrás los ojos, te agarrás el estómago y largás un grito, hasta que de tanto reír podés llegar a llorar. Esa risa es muy contagiosa; hay diferentes tipos de risas, por ejemplo carcajadas, risas finas y gruesas. (Antonella Maidana)

Todas las personas ríen cuando algo les causa gracia. A veces se ríen tanto que hasta lloran, les duele el estómago, hasta la risa es graciosa, gruesa, fina o de otras formas.
Una de las formas de risa que más se expresa es la sonrisa, también la carcajada; los ojos lagrimean un poco y se ponen colorados. La razón de la risa puede ser: adivinanzas, chistes, tropezones, etc.
En conclusión, nos reímos cuando estamos contentos o felices, o en un día especial. (Gustavo Brunel)

Para reír se necesita un chiste o alguna cosa graciosa que hace que empecés riéndote con una expresión que sale de adentro del cuerpo, tirándote al piso, tapándote la boca y dando vueltas, sin poder parar, y eso se llama tentarse. Es como si se te sube la cara para arriba. (Cristian Herrera)

La risa es algo que viene de muy adentro; cuando uno hace una carcajada falsa, el receptor se da cuenta. Por eso la risotada debe ser o escucharse verdadera.
Primer paso: hay que recordar algo gracioso que haya pasado.
Segundo paso: cuando uno se tienta, debe sujetarse la barriga, decir: - Ja, ja, ja ¡No puedo más! Je, je, je. ¡Dios!
Tercer paso: Se empieza a hacer una pelota en el estómago, tiene que tirarse al piso y retorcerse. Duración: 25 minutos. (Autora: Brenda Casado)

La risa es muy contagiosa. De vez en cuando, viene desde adentro de nosotros: esto nos da una alegría irresistible que nos hace reír sin parar.
Las risas falsas son esas pequeñas risas que no causan gracia, por ejemplo un chiste pesado, aburrido. Tanto no se puede expresar, pero usualmente se deben a un blopper, monadas y expresiones, gestos. Varios músculos del rostro están en funcionamiento.
Parece “gracioso” que nos riamos de una persona yendo a caballo y luego caiga en un charco lleno de barro, luego otro caballo viene y le da una patada en toda la cara. No parece gracioso para la persona a la que le pasó, pero para otras personas sí. En fin.
Sentís cosquillas de tanto reírte, dolores de estómago. No podés respirar, ojos cerrados y al último la risa que se escucha a tres cuadras de tu casa, etc. (Esteban Dias)

Risas de cosquillas, de golpes, con espesor, con textura, con precauciones, con estiramientos, como hechizos, como explosiones, en situaciones de complicidad, entre amigos, entre extraños, entre gritos, entre retorcijones, por recuerdos, por cosquillas, porque sí. Su forma es algo que Ezequiel y Mario definen cuidadosamente, quizás porque de ella depende su orientación y duración. También parece importante concederle un origen, tantear su motivo, su fuente, y justificar su desmesura, como exploran Luis y Branco.

Hay mucha gente que se ríe de una forma, y otra gente de otra. Pero algunas personas se ríen de una forma que todos piensan que están llorando, y en realidad se están riendo. La forma en que nos reímos es que de tanta risa transpirás o te agarrás la panza.
La forma para reír es: estirando la piel, sonreír y haciendo ruidos con la boca. También se ríe cuando te están contando un chiste o el dicho “me acordé de un chiste” cuando le preguntan de qué se está riendo. (Ezequiel Zúñiga)

Para reír tenemos muchas formas, por ejemplo cuando nos reímos de la emoción, o a carcajadas.
Cuando nos reímos de la emoción, nos agarramos la cabeza o el estómago, hasta llegamos a llorar por algo que sale bien o cuando nos regalan algo que esperamos mucho tiempo. Al reírnos nos ponemos colorados, agachamos la cabeza y nos reímos por lo bajo, y nuestra cara se empieza a poner caliente. (Mario Casas)

La risa se produce adentro; una sensación extraña se produce cuando te cuentan un chiste o una cosa graciosa.
Reír sirve para ponerse contento. La risa se ríe con la mano en la cara, tapándose la boca o agarrándose la panza. Cosquillas en los pies, pasa a otra parte del cuerpo. En la panza te da un cosquilleo y a veces te dan ganas de llorar. (Luis Robledo)

Como para primer paso para la risa, hay que tener algo gracioso como un chiste, un cuento gracioso, etc. La risa es algo que sale desde muy adentro de la persona que se ríe, lo que sale es incontenible, como algo que está encerrado por mucho tiempo, y sale con toda su furia. Así nace la risa. (Branco Velázquez Mercado)

Resulta, asimismo, sumamente relevante leer “entre líneas” algunos de los comentarios desplegados, en particular aquellos que la relacionaron con el llanto, desde ese pasaje entre felicidad y tristeza. Paula recurre a la risa falsa, la que “se hace (...) cuando no están de ánimos para reír y ni siquiera para sacar una sonrisa”, inscripta en situaciones en las que se debe fingir un bienestar alejado del sentir, como también remarcan Orlando y Jorge: “pero reís sin ganas”. Jessica repiensa aspectos de su interioridad, en los que se afirma y afirma que “Cuando nuestro corazón está perdido también nos tenemos que reír”. Una variante, más atenuada, es la que rescatan, entre otros, Pablo, Jimena, Antonella, Maida, Karen, Maxi y Juan, quienes hacen referencia al llanto como consecuencia de la risa a carcajadas, pero, como bien aclara Richard, “no es por dolor, es por la felicidad que tenemos”. En este sentido, apoyamos la visión de Marcela “... y yo tengo la risa pegada.”

La risa sale cuando una persona cuenta un chiste, le pasa algo gracioso o hace caras. Cuando nos reímos nos agarramos el estómago fuerte, echamos la cabeza hacia atrás, o algunos de tanta risa golpean la mesa, y se ponen colorados de la carcajada.
Pero hay veces en que algunos hacen una risa falsa, cuando no están de ánimos para reír y ni siquiera para sacar una sonrisa. (Paula Nahuelquín)

Cuando te hacen reír te largás a llorar o te duele mucho la panza, pero cuando estás de mal humor te reís sin ganas, por ejemplo cuando estás muy triste o fallece alguien de tu familia.
Pero cuando te reís mucho no lo podés evitar, y te revolcás en el piso o le pegás muy fuerte a la mesa, o gritás con mucha fuerza. (Jorge Mansilla)

A través de su llanto expresan sus sentimientos. Pero en tu corazón tenés el amor.
Cuando nos reímos mucho nos hace cosquillitas la barriga, entonces nosotros tenemos tristeza, cariño y felicidad. También cuando estamos enojados nuestra mamá nos pregunta si nos puede ayudar en algo. Nos hace chistes, cuentos, poesías, ahí nos empezamos a reír juntos, pero nuestro corazón sigue triste.
Cuando nuestro corazón está perdido también nos tenemos que reír. (Jessica González)

Para reír tienen que contarte algo chistoso, y te viene algo del fondo como mariposas, largás una carcajada muy fuerte y de mucho reír te duele la panza, como mi hermana que llega a llorar igual que mi papá. No parás hasta que no se te olvida el chiste que te contaron, como yo.
Riéndote se te ponen duros los músculos y a veces te llega a doler la boca de tanto reírte. Algunos se animan, de tanto, a largar carcajadas, y ellas duran más o menos entre 3 y 5 minutos. Y así es como es el reír ... (Jimena Chanampa)

Para poder reírse: se necesita estar alegre y contento, para que cuando te cuenten algo gracioso puedas reírte sin parar. O si no, pensá en algo que te sucedió, o lo que te pasará, al rato empezarás a reírte. Por ahí te podés caer de la risa o llorar de la risa. (Maida Allamilla)

Una risa se produce cuando alguien dice un chiste, o se cae. La forma de reírse es agarrarse la panza, taparse la cara o taparse la boca, patalear.
Cuando nos reímos nos ponemos colorados de la risa, también lloramos, nos hace cosquillas la panza, le pegamos piñas a la mesa, cuando alguien cuenta algo y quiere hacer reír a otra persona y no está de buen humor. (Karen Cortéz)

La risa consiste en un momento de felicidad, ya sea cuando nos cuentan un chiste o vemos o recordamos algo gracioso; en esos momentos el cuerpo expresa gestos, enrojecimiento de la cara, y también cuando nos reímos demasiado nos lagrimean los ojos con un fuerte dolor de panza. (Juan Antonio Oyarzún)

Cuando uno ríe es por una expresión que larga por dentro de nuestro ser, nos reímos por algo feliz o que nos haga sacar eso de nuestro ser, por ejemplo: un chiste nos hace dar mucha gracia.
A veces nos reímos por cosas graciosas, o por otro lado por cosas tontas; al reír nos ponemos a llorar pero no es por dolor, es por la felicidad que tenemos. (Richard Alvear)

Breve conclusión

Para otorgarle un final como promesa de un nuevo encuentro, nos apropiamos de las palabras de Dalma y Carla, insistiendo en que “Ya sea por esta u otra razón, la sonrisa o risa es lo más hermoso que le sucede a los seres humanos.”


Bibliografía consultada

Alvarado, Maite (2.001) “Enfoques en la enseñanza de la escritura”, Alvarado, M. (comp.) Entre líneas. Teorías y enfoques en la enseñanza de la escritura, la gramática y la literatura, Flacso- Manantial, Bs. As.
Bajtín, Mijail (2.005) Estética de la creación verbal, Siglo XXI, Bs. As.
Sardi, Valeria (2.003) La ficción como creadora de mundos posibles, Longseller, Bs. As.


Datos de la autora

Alicia Esther Pereyra es Profesora en Nivel Primario y Licenciada en Educación Básica con Orientación en Didáctica de la Lengua y la Literatura; actualmente, es estudiante de FLACSO- Argentina, de la Especialización en Lectura, escritura y educación.
Se desempeña en la enseñanza básica como maestra desde hace siete años en la Escuela de Enseñanza General Básica N° 43 “Almafuerte”, en la localidad de Caleta Olivia, Santa Cruz. En el nivel superior, realiza tareas como Asistente de Docencia Ordinaria, y colabora en proyectos de Investigación desarrollados en la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, en los campos de Didáctica del Arte e Historia de la Educación. Es co- autora de “En el arte no hay inocencia: busca huellas y encontrarás significados”, y autora de “Los saberes del sujeto escolar y su despliegue en la escritura literaria” y “Entre Mundos: literatura en la escuela”. Del último libro citado se extrajo el capítulo compartido en este espacio educativo.

 

Articulos relacionados:
La Condesa Sangrienta
Resumen:
Transcripción de fragmentos del cuento,(comentarios de Valentine Penrose: Erzébet Báthory, la comtesse sanglante [Mercure de France, París, 1963]). Valentine Penrose ha r...
El corazon de las tinieblas de Joseph Conrad
Resumen:
Joseph Conrad ejerce sobre mí una influencia contradictoria. Por el lado negativo le tengo envidia, una insana y destructiva envidia porque la gran frustración de mi vida...
Las Consonantes Sordas y Sonoras en el Inglés Norteamericano
Resumen:
Un caso importante en el cual las consonantes inglesas se difieren ligeramente de las españolas es que en Inglés muchas veces las consonantes se cambian de "sonoras" a "s...
En el cielo y en la tierra
Resumen:
Eran casi las once de la mañana, y Nicolás todavía no se había levantado de la cama. Nicolás estaba soñando con una rubia despampanante que había conocido en la discoteca...
El Romanticismo como construcción política y expresión cultural Colombia y el romanticismo en el siglo XIX.
Resumen:
El Romanticismo: Orígenes y Representantes. El Romanticismo y algunos de sus principios. El Romanticismo en Colombia: Su influencia en la Literatura y en la Política. El ...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©