Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Regularidades más significativas de los niños y las niñas con diagnóstico de retraso mental

Resumen: Mucho se ha hablado desde diferentes posiciones de los aspectos más significativos que tipifican a los niños y niñas con diagnóstico de retraso mental y a pesar de que en ocasiones convergen elementos comunes, no siempre ocurre del mismo modo. Algunos autores hablan de características, otros de particularidades, de rasgos distintivos, de peculiaridades; nosotros preferimos hablar en términos de regularidades...
2,215 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dr. C. Angel Luis Gómez Cardoso; Dr. C Ramón López Machín; MsC. Olga Lidia Núñez Rodríguez; Lic. Elizabeth Gómez Núñez
Introducción
Mucho se ha hablado desde diferentes posiciones de los aspectos más significativos que tipifican a los niños y niñas con diagnóstico de retraso mental y a pesar de que en ocasiones convergen elementos comunes, no siempre ocurre del mismo modo. Algunos autores hablan de características, otros de particularidades, de rasgos distintivos, de peculiaridades; nosotros preferimos hablar en términos de regularidades. 

Por otra parte las distinciones clasificatorias en considerables casos se especifican en psicológicas, pedagógicas, médicas; sin embargo consideramos prudente expresarnos en calidad de regularidades psicopedagógicas, por cuanto en la práctica del diagnóstico y luego en la adquisición del aprendizaje es difícil deslindar lo psicológico de lo pedagógico. 

En este breve espacio abordaremos diferentes enfoques, sobre todo para facilitar un análisis reflexivo por parte de los lectores y particularmente de los maestros en formación; no obstante puntualizaremos los que a nuestro criterio y por la práctica de los Centros de Diagnóstico y Orientación creemos más apropiados. Reflexionemos al respecto. 

Desarrollo 
Grossman (1973) definió la conducta adaptativa como la efectividad o grado con que el individuo satisface los estándares de independencia personal y responsabilidad social que se esperan de su edad y grupo social. En tal sentido agrupó en etapas, según grupo de edades, los déficits más característicos:
· Durante la infancia y niñez temprana las particularidades más significativas están dadas en dificultades de tipo sensomotrices, de comunicación, de autoayuda y de socialización.

· Durante la niñez y temprana adolescencia los rasgos más característicos son los déficits en la aplicación de las aptitudes académicas básicas en actividades de la vida cotidiana, la aplicación del razonamiento y juicio adecuados para el control del entorno y las aptitudes sociales manifestadas en la participación en actividades de grupo y relaciones interpersonales.

· Durante la adolescencia tardía y la edad adulta caracterizada por las dificultades en el sentido de la responsabilidad y rendimiento vocacional y social.

Verdugo (1963) en sus múltiples consideraciones acerca del retraso mental, las cuales constituyen paradigmas teóricos a seguir, alude refiriéndose a la atención a estos niños y niñas, que esta opera de forma inadecuada, y a renglón seguido expone las que a su criterio constituyen regularidades, a saber:
· Dificultad para atender a las dimensiones apropiadas o necesarias de los estímulos, como son la forma, el tamaño, el color o la posición. 
· Dificultad en el procesamiento de la información obtenida mediante la atención automática en personas con un C.I. inferior a 55. 
· Los aspectos semánticos de los estímulos afectan el recuerdo de la localización y la frecuencia de éstos. 
· El nivel de C.I. en personas con retraso mental influye considerablemente en el grado de deficiencia presentado para el procesamiento de la información obtenida mediante la activación de la atención controlada, esto es, procesamiento atencional controlado. 
· Necesitan ver el estímulo durante un intervalo de tiempo mayor que las personas normales para reconocer el material; también para la ejecución, esto es dar información sobre el estímulo complejo visto, la cual es más pobre. Presentan mayor dificultad que las personas normales para informar sobre conjuntos múltiples de estímulos presentados brevemente. 
· Para alcanzar el mismo nivel de exactitud de las personas normales requieren más tiempo. 
· Son más lentos en el procesamiento de la información y menos eficientes en organizar la respuesta. 
· Tienen menor capacidad total de atención para distribuirla entre los procesos. 
· No distribuyen adecuadamente la atención según las demandas de la tarea. Lo anterior podría ser el resultado de dificultades metacognitivas, que se incrementan en la medida que aumentan las demandas de la tarea. 
· Presentan crisis en la capacidad de atención disponible cuando compiten dos tareas simultáneas; esto conlleva a una pobre ejecución de ambas.

Refiriéndose al aprendizaje Verdugo (1995) expone que entre las dificultades que presentan estos alumnos para acceder al aprendizaje se destacan: 
· Atención dispersa y dificultades para mantenerla.
· Percepción y discriminación de los aspectos relevantes que han de ser aprendidos.
· Memoria: aprendizaje y retención de la información.
· Simbolización y abstracción: elaboración de principios generales, pensamiento flexible y creativo, anticipación de consecuencias.
· Estrategias para aprender a planificar.
· Generalización de los aprendizajes a otros contextos y situaciones. 

Luego como consecuencia de estas dificultades, plantea entre las necesidades educativas especiales frecuentes de los estos alumnos se encuentran:
· Adquirir mayor autonomía en el contexto escolar, social y familiar.
· Adquirir competencia social: saber escuchar, respetar normas, responder a llamadas de otros, interactuar, etc.
· Desarrollar las capacidades mentales básicas: memoria, atención y razonamiento.
· Mejorar su nivel de autoestima y autoconcepto.
· Acceder a los aprendizajes mediante la manipulación de la información.
· Acceder a los aprendizajes partiendo de contenidos procedimentales.
· Aumentar la capacidad de comunicación: expresión y comprensión oral y escrita.
· Generalizar los aprendizajes a otros contextos y situaciones.
· Percibir la funcionalidad de los mismos.
· Recibir a poyo de tipo visual y verbal para la comprensión de las instrucciones.
· Acceder a la simbolización y abstracción de los conceptos.

A decir de Leyva Fuentes (1999), los niños y las niñas con diagnóstico de retraso mental, de modo general asumen las siguientes regularidades: 
· Logran relacionarse desde el punto de vista afectivo de manera adecuada.
· Aparecen trastornos en el lenguaje, aunque éstos son los mismos que en otras entidades, sí son más frecuentes.
· Los cambios ambientales no suelen ser significativos para ellos, en ocasiones pueden no percatarse siquiera, si esto sucede parece no importarles mucho. La actividad de juego es predominante y se corresponde con edades inferiores.
· Tienen serias afectaciones intelectuales.
· Pueden tener facies típicas de genopatías, otros son de fisonomía normal.
· Los primeros síntomas aparecen de forma postnatal.
· Ante un estímulo no solo presentan dificultades en percibir las partes sino también en integrarlas en el todo, les cuesta discernir lo esencial.
· Las dificultades en el procesamiento de la información secuenciada se deben fundamentalmente a las alteraciones en la esfera cognoscitiva, específicamente en los procesos de atención y pensamiento.
· Dificultades para integrar la información que llega a través de los distintos canales sensoriales, que le impiden construir significados, y para transmitirla de un canal a otro, lo que causa imposibilidad de obedecer órdenes o de tener conductas imitativas, pero a causa de la alteración en el pensamiento lógico verbal.

En la página Web http // www.isftic.mepsyd.es se plantean entre las regularidades más frecuentes de los niños y niñas con retraso mental las siguientes: 
· Dificultades de percepción: tienen dificultades para interpretar adecuadamente sus experiencias. Aunque sean capaces de percibir las cosas, éstas suelen carecer de sentido para ellos. 
· Perseverancia a la hora de adoptar criterios o resolver problemas de la vida diaria, suelen mantener comportamientos rígidos.
· Dificultades de atención: generalmente son lentos en el aprendizaje e inseguros en las nuevas estructuras conseguidas.
· Conductas impulsivas: a veces se manifiestan de forma violenta si se sienten contrariados en sus juegos y costumbres.
· Dificultades para la comunicación verbal: son frecuentes las alteraciones en todas o en algunas del lenguaje (forma, contenido y uso) lo que genera alteraciones comunicativas.
· Problemas emocionales: el retraso mental supone en sí mismo una dificultad para la interrelación con los demás. La autoimagen y el autoconcepto que el niño o la niña se forma de sí mismo están condicionados por las actitudes que observa en los demás hacia él o ella. De ahí la necesidad de procurar climas armónicos y desprovistos de sobresaltos.
· Inadaptación social: la suma de estas características puede desembocar en grandes dificultades respecto de su interacción con el entorno.

En Página Web http://www.zonapediatrica.com/psicologia/retardo-mental.html, en el tratamiento al contenido que nos ocupa en este epígrafe, María Luciana Becchi enfatiza en un grupo de regularidades, pero desde los grados establecidos para el retraso mental y apunta:

Retraso mental leve:

· Son independientes, pero presentan deficiencias en el área sensoriomotriz. 
· Suelen ser muy tranquilos - en ocasiones, demasiado-, lo que puede inquietar ya desde un principio a las personas que lo tienen a su cuidado. 
· Son capaces de sonreír, conseguir los movimientos oculares adecuados y mirar con atención, al menos en apariencia. 
· Pueden desarrollar aptitudes sociales, de relación y de comunicación, presentando un mínimo retardo sensoriomotor. 
· Las diferencias con el niño normal son poco notables durante los primeros años de su evolución, pero es en el inicio de la escolaridad cuando los padres comienzan a apreciar las diferencias existentes a través de las dificultades que el niño presenta. 
· Mantienen las habilidades sociales y de comunicación durante la escolarización preescolar. 
· No se aprecian diferencias significativas en la coordinación general ni en la coordinación específica óculo-manual; tampoco en los trastornos de la lateralidad. En cambio, el equilibrio en relación con los trastornos posturales, la orientación espacio-temporal y las adaptaciones a un ritmo (especialmente precisión-rapidez) suelen ser dificultosos. 
· Algunos se expresan utilizando palabras correctamente, sin trastornos en la articulación; su lenguaje presenta cierta organización y en ocasiones, aparece más evolucionado de lo que podría preverse atendiendo al coeficiente intelectual; pero, en otras, se crean retrasos intelectivos del lenguaje, especialmente en los niños que presentan trastornos emocionales asociados.
· Como trastornos intelectivos propiamente dichos, se presentan disminución de la comprensión, pobreza de razonamiento, falta de autocrítica, dificultades del pensamiento abstracto.
· Pasan por los estadios sucesivos del desarrollo a un ritmo más lento que el niño normal, sin acabar de desprenderse del todo de las formas anteriores de su razonamiento.
· Los resultados de las operaciones concretas en relación con los demás niños son muy semejantes; pero en cambio, no aparecen indicios de las operaciones formales. Un factor típico de la debilidad es la dificultad de alcanzar el pensamiento abstracto. Evidentemente, cuanto más profundo sea el retraso, las dificultades se acrecentarán hasta llegar a la incapacidad.
· El pensamiento conceptual, explorado por medio de actividades de clasificación, utiliza criterios inhabituales y de gran variabilidad. Como reacciones compensatorias se consiguen rendimientos verdaderamente sorprendentes en las capacidades de la memoria inmediata.
· En los aprendizajes escolares, pueden alcanzar niveles aproximados de hasta sexto grado en la enseñanza primaria, aunque a un ritmo más lento que el normal. En la secundaria, presentan grandes dificultades en los temas generales, y necesitan de una enseñanza individual o especializada. Posteriormente, pueden alcanzar una adaptación social adecuada y conseguir aptitudes vocacionales que les permitan desenvolverse durante la adultez con cierta independencia.
· Frente a situaciones nuevas o extrañas, aparecerán dificultades para adaptarse, pudiendo llegar a necesitar ayuda cuando se encuentren bajo un fuerte estado de tensión.
· Presentan una mayor sensibilidad ante el fracaso y una baja tolerancia a las frustraciones, especialmente las afectivas. Tienen mayores dificultades en las relaciones con los otros niños y posteriormente en las situaciones sociales en general.
· Los juegos suelen ser más estereotipados y menos estructurados. 

Retraso mental moderado:
· Pueden beneficiarse de los entrenamientos para la adquisición de los hábitos. Llegan a hablar y aprenden a comunicarse de formas diversas, aunque les es difícil expresarse con palabras y utilizar formulaciones verbales correctas. Su vocabulario es limitado, pobre y escaso; pero en ocasiones, cuando el ambiente es suficientemente acogedor y sugerente, el niño puede ampliar sus conocimientos de lenguaje y expresión hasta extremos realmente sorprendentes. La estimulación ambiental que recibe, especialmente durante el primer tiempo de vida, le posibilitará una evolución más o menos favorable.
· La estructura de su lenguaje hablado es semejante a la que correspondería a etapas anteriores del desarrollo en el niño normal.
· La evolución del desarrollo psicomotor es variable, pero frecuentemente está alterado.
· La percepción elemental no está demasiado alterada. Hay trastornos de juicio y razonamiento, pero estos niños pueden hacer generalizaciones y clasificaciones mentalmente, aunque después tengan dificultades o no sean capaces de expresarlas a nivel verbal.
· Socialmente, se manejan con dificultades, aunque en un grupo estructurado pueden desenvolverse con cierta autonomía. Se benefician del adiestramiento, pese a que necesitan cierta supervisión y se desenvuelven con bastante habilidad en situaciones y lugares que les son familiares.
· Durante la edad escolar, pueden llegar a aprender hasta niveles de segundo grado en la enseñanza elemental, y adquirir conocimientos sociales y ocupacionales.
· En condiciones favorables, y con un entrenamiento previo, pueden conseguir automantenerse con trabajos semicualificados o no cualificados. Están capacitados para trabajar en un marco de talleres protegidos o formación profesional.
Retraso mental severo:
· Se evidencia ya en las primeras semanas de vida, aunque los niños afectados no presenten características morfológicas especiales. Su desarrollo físico es generalmente normal en peso y estatura; no obstante, muestran, por lo general, una total hipotonía abdominal y, consecuentemente, leves deformaciones torácicas con frecuentes escoliosis. Suelen tener insuficiencia respiratoria (respiración corta y bucal) y posibilidad de apnea (suspensión transitoria de la respiración).
· Como conductas motrices alteradas están la marcha, el equilibrio, la coordinación dinámica y grandes dificultades de relajación.
· Pueden realizar algunas adquisiciones verbales, pero su lenguaje es muy elemental. El vocabulario es muy restringido; la sintaxis es muy simplificada.
· La mayoría tienen considerables dificultades en la coordinación de movimientos, con defectuoso control de la respiración y de los órganos de fonación. La lengua y los labios carecen de necesaria movilidad, la articulación de los fonemas es errónea o débil. Están incapacitados para emitir cierto número de sonidos, en especial algunas consonantes. Para llegar a la palabra, deben vencer su incapacidad de seguir un ritmo variado. Consiguen hablar y aprenden a comunicarse, pero no pueden desarrollar el lenguaje escrito.
· En cuanto a su personalidad, las diferencias individuales son muchas, aunque son características comunes los estados de agitación o cólera súbita, alternando con la inhibición y los cambios bruscos e inesperados del estado de ánimo. Son frecuentes las situaciones de angustia generalizada.
· La inseguridad y la falta de confianza en sí mismos suele estar presentes en todas las situaciones, sobre todo ante alguna actividad que no les sea familiar. En estos casos necesitan constantemente pedir ayuda o protección. Pueden aprovechar el entrenamiento encaminado a conseguir cierta independencia y automanutención. 
· Consiguen desarrollar actitudes mínimas de autoprotección frente a los peligros más comunes, siempre que hayan podido beneficiarse de un ambiente propicio. Podrán realizar trabajos mecánicos y manuales simples bajo control. 

Retraso mental profundo:
· Suelen presentar algún tipo de malformaciones cefálicas o faciales. Normalmente, el origen de estos déficits es de tipo orgánico, y su etiología es conocida. Generalmente es causado por enfermedades neurológicas identificables, que justifican su retraso.
· Este estado se caracteriza por la persistencia de los reflejos primitivos, con una falta de maduración. Se sabe muy poco acerca de sus actividades psíquicas, pero no por ello hay que negar su existencia. 
· Durante los primeros años, y hasta la edad escolar, los niños afectados por este déficit desarrollan una mínima capacidad de funcionamiento sensoriomotor. En algunos casos pueden adquirir los mecanismos motores elementales, una exigua capacidad de aprendizaje, y conseguir relaciones afectivas simples durante el período de la escolaridad. En otros, no se alcanza este grado mínimo de desarrollo, y necesitan permanentemente ser atendidos, con cuidados maternos y si es preciso, incluso de enfermería. 
· Pueden responder a los entrenamientos básicos, pero no en lo que se refiere a desenvolverse por sí mismos. En la adultez, necesitarán igualmente cuidados y protección, pero pueden ser capaces de desarrollar algún aspecto muy primitivo del lenguaje y conseguir, aunque de forma muy precaria, un grado mínimo de autodefensa. 
La práctica del diagnóstico en Cuba nos facilita el abordaje de esta temática considerando como regularidades las siguientes:

En cuanto a las sensopercepciones:
· El ritmo de la sensopercepción visual es lenta, presentan poca agudeza visual. 
· Estrecha limitación del volumen del material percibido. Lentitud y estrechez sensoperceptual.
· Insuficiente diferenciación sensoperceptual.
· Insuficiente actividad y debilidad de la orientación hacia la finalidad o propósito de la actividad.
· No diferencian de forma adecuada las expresiones de los rostros de personas y esquemas presentados en láminas.
· Establecen inadecuadamente las diferencias entre objetos parecidos.
· Perciben mejor los objetos cercanos o que se destacan por forma, tamaño o color. 
· Deficiente integridad sensoperceptual.
· Insuficiente constancia sensoperceptual. 
· Dificultad en la selectividad sensoperceptual.
· Dificultades en la percepción visual y para discriminar los colores. Dificultad para comprender lo observado en las láminas.
· Dificultades en la percepción táctil y visual. 
· Su tiempo de reacción es mucho más prolongado.
· Dificultades en el reconocimiento de objetos al variar su posición en el espacio

Relacionadas con el pensamiento:
· Permanece concreto y en gran medida se puede decir que tiene un carácter descriptivo y superficial. Se produce debido a la debilidad que presentan sus generalizaciones. 
· Insuficiente desarrollo del pensamiento lógico verbal
· Presentan debilidad en el análisis y síntesis, lo que influye en el resto de los procesos del pensamiento como la abstracción y la generalización, en la posibilidad de representar un objeto como un todo único. Destacan menos partes, el análisis es desorganizado, se les dificulta la descomposición escalonada.
· Dificultades para encontrar la relación entre las partes de un objeto.
· Abstraen del objeto observado mucha menor cantidad de propiedades. 
· Disgregación del pensamiento (emite ideas incoherentes)
· Es frecuente que comparen propiedades que no tienen relación entre sí.
· Tienden a un pensamiento esteriotipado.
· Existe debilidad de la función que regula el pensamiento, ya que no meditan sus acciones, no prevén sus resultados y no emplean su pensamiento con el fin de actuar correctamente.
· Al comparar es frecuente el deslizamiento.
· Al comparar objetos heterogéneos generalmente indican sus nombres y usos.
· Falta de juicio crítico.
· Presentan inconsecuencias en sus razonamientos y en general tienen lentitud y dificultades en los procesos del pensamiento.
· Dificultades para planificar sus acciones.

Referidas al lenguaje (Pons Rodríguez, 2002):
· Desde el punto de vista fonológico:
o Fallas en la pronunciación de los fonemas.
o Dificultades en la identificación y diferenciación de los sonidos.
o Insuficiencias en la diferenciación de los movimientos articulatorios.
o Problemas para la pronunciación de palabras con estructura sonoro silábica complejas.
· Desde el punto de vista léxico-semántico:
o El vocabulario activo y pasivo insuficientemente desarrollados y con una marcada desproporción entre ambos. 
o El vocabulario activo no siempre corresponde a su significado real por una incorrecta asimilación de las palabras que lo conforman.
o Utilizan palabras para designar objetos determinados y no como generalización (no emplean la palabra como concepto).
o Pobreza de las representaciones.
o Serias dificultades en la construcción gramatical (agramatismos).
o Alteran el orden de las palabras en la oración, presentan problemas de concordancia, así como falta de habilidad para construir oraciones y efectuar preguntas.
o Incomprensión de formas que dan belleza al lenguaje: refranes, proverbios, descripción literaria.
o Cuando emplean el lenguaje en imágenes lo hacen en sus formas más sencillas y por imitación de los que le rodean, sin hacer un análisis consciente de su uso.

· Habla:
o De ritmo lento, monótona, poco fluida. Se efectúa en un mismo tiempo sin inflexiones, en una idéntica entonación.

· Voz:
o No siempre trasladan los matices de las emociones y sentimientos que encierra el enunciado verbal. Se aprecia falta de colorido, modulaciones entonacionales y de inflexibilidad en el tono.

En cuanto a la memoria:
· Está afectada a corto y largo plazo, la mecánica y la lógica.
· Débil memorización condicionada por percibir el material sin tratar de fijarlo.
· Rápido olvido e inexactitud de sus reproducciones.
· Muestran imposibilidad de recordar cualquier información (nombres, palabras aisladas en el momento necesario) olvido específico. Luego aparecen como si surgieran en la conciencia (base fisiológica: inhibición interna de las actividades corticales).
· La memoria mecánica presenta un retraso considerable, aunque es la que alcanza mayor desarrollo.
· La memoria lógica es posible desarrollarla con estrategias adecuadas a partir de la compensación y corrección de los defectos.
· Memoria involuntaria mejor desarrollada que la voluntaria.
· Generalmente cuando reproducen un material verbal tienden a añadirle datos. 
· La reproducción tiene un carácter desordenado. 
· Las representaciones son deficientes.
· Tendencia a reproducir objetos en una posición diferente a la mostrada.

Imaginación:
· Pobre imaginación.
· Imaginación inexacta.
· Imaginación reconstructiva sobre la base de la descripción oral se asemejan.
· Posibilidades creadoras limitadas. 

Atención:
· Presentan un nivel de desarrollo muy bajo. 
· Poca capacidad para concentrar la atención. Dificultades para mantenerse concentrado durante un período de tiempo en una actividad.
· Dificultades en la selección adecuada del objeto o actividad. 
· Dificultades en la estabilidad.
· Dificultades en la distribución de la atención.
· Prevalece la atención involuntaria. 
· Son extremadamente distraídos.

Área afectiva:
· Las emociones y los sentimientos son inmaduros, no están bien diferenciados, no presentan matices sutiles, sus sentimientos pueden ser extremos, primitivos. 
· Pobre desarrollo de los sentimientos y emociones intelectuales y estéticos.
· Algunos son muy excitables, otros lloran fácilmente.
· Aparecen emociones que no se corresponden con el estímulo.
· Puede aparecer labilidad afectiva.
· Debilidad en la regulación de los sentimientos.
· Puede aparecer euforia y disforia.
· Puede aparecer apatía.
· Generalmente atribuyen los éxitos a la suerte.
· Existe debilidad de la regulación intelectual de sus sentimientos, lo que lleva a que los sentimientos espirituales estén afectados en su formación (sentimiento del deber, responsabilidad abnegación).
· Tienen disminuida la autoestima y confianza en sí mismos, experimentan el fracaso y las frustraciones.
· Se puede observar estados de ánimos patológicos como: disforia, euforias, apatía.
· Existe debilidad e inestabilidad de los intereses y cierta incapacidad de llevar hasta su fin las tareas iniciadas.
· Dificultades en su autovaloración, por sobrestimación de sus posibilidades y falta de actitud crítica hacia sus juicios y acciones. 
· Generalmente bajo nivel de aspiraciones. Valoración inadecuada de sus posibilidades.
· Las necesidades y motivos se caracterizan por la pobreza de los mismos y las dificultades para realizar subordinación de los motivos
· Incomprensión de los objetivos hacia cuya realización se encamina la actividad.
· Limitado desarrollo de los motivos cognoscitivos. 
· Predominio de necesidades individuales de carácter social.
· Los motivos para la actividad no están bien concientizados.
· Predominan los motivos cercanos.
· Pobres motivos estéticos.
· Dificultades en la formación de necesidades culturales.
· Sus intereses son inconstantes.
· Son más dependientes de la motivación extrínseca que de la intrínseca.
· Son poco perseverantes, indecisos.
· Son generalmente dependientes.
· Dificultades en la regulación de la conducta.
· El esfuerzo volitivo está débilmente desarrollado.

Otras regularidades:
· Escaso control muscular.
· Problemas para establecer las relaciones de parentesco.
· Dificultades en la orientación témporo-espacial.
· Ritmo de trabajo lento.
· Preferencia constante por el juego.
· No se apropia de la ayuda o no la asimila adecuadamente.
· Se muestran poco comunicativos, tímidos, en otros casos agresivos.
· Inmadurez psicofísica.
· Risas inmotivadas.
· No logran comprender el sentido y la lógica de las narraciones, cuentos, etc.
· Persistencia en la misma actividad.
· Movimientos torpes, mala coordinación.
· Movimientos estereotipados.
· Dificultades en la conducta.

Resultaría interesante dedicarle un espacio a una asunto estrechamente vinculado con este contenido que venimos abordando y es el relativo a el establecimiento del diagnóstico diferencial, a modo de reconocer que a través de este proceso es posible el establecimiento de diferencias y semejanzas entre entidades similares, lo que lógicamente conllevaría a diagnósticos mucho más certeros.
El llamado diagnóstico diferencial se fundamenta en el mismo método comparativo de la investigación. Se trata de sostener las reglas de realizar el mayor número de comparaciones posibles y no hacer conclusiones definitivas mientras no hayamos obtenido los datos precisos para la valoración comparativa. No es más que descartar una entidad diagnóstica respecto a otra, según signos y síntomas y plantear la suposición de determinar una entidad diagnóstica con la que realmente funciona el sujeto.

L.S. Vigotsky (1989) nos sentenciaba “la diagnosis del desarrollo no debe consistir solo en la obtención de una serie de datos mediante test y mediciones. El diagnóstico no es un proceso de determinación numérica. La conclusión cuidadosa no será deficiente en el aspecto contenido, si la misma se expresa en las aclaraciones descriptivas y en la formulación comparativa. Los datos de la prueba y de la medición constituye la base objetiva de la valoración comparativa. Los esquemas del desarrollo proporcionan la medida del desarrollo. Pero el diagnóstico, en el verdadero sentido de esta palabra, debe basarse en la interpretación crítica y cuidadosa de los datos obtenidos de diferentes fuentes”. 

Sabias palabras del eminente psicólogo ruso porque no bastan las buenas intenciones al aplicar los test y pruebas estandarizadas, sino hay que ponderar la cuidadosa interpretación de los resultados de cada una de ellas y ponerlas en función de las particularidades individuales de cada niño. 
Entre sus valoraciones sobre el problema del retraso mental L. S. Vigotsky (1989) agrega: “Debido al enfoque clínico del problema, el retraso mental fue concebido como “una cosa” y no se consideró un proceso” De tal manera se tomaron las particularidades de estabilidad y constancia de la dinámica del desarrollo del niño con retraso mental, y las leyes del desarrollo de estos niños que son comunes para todos los demás niños, se quedaron fuera del campo de la clínica, lo que para la concepción clínica no podía ser de otra manera.

Conclusiones 
El problema básico para la conducción del desarrollo del niño, no sería incluso, conocer solo el trastorno o la discapacidad que tiene el sujeto, sino integralmente conocer su dinámica de desarrollo, conocer la esencia del desarrollo del niño y no puede olvidarse que tanto un niño como otro (con discapacidad o no) es el resultado de su propia realidad (biológica, familiar, comunitaria, escolar, en general, socio - cultural), y en última instancia, cada persona es el resultado de las influencias educativas que ha recibido, de su historia socio cultural. Tanto para la Pedagogía como para las ciencias médicas es válida la sentencia de que “es importante saber no solo qué enfermedad tiene la persona, sino, también, qué persona tiene una enfermedad” (L.S Vigotski, 1989)

Bibliografía
ASOCIACIÓN AMERICANA DE RETRASO MENTAL. (2004). Retraso mental.Definición, clasificación y sistemas de apoyo. Décima edición. Editorial. Psicología Alianza. Madrid. 
Castro – López, H. Clínica del retraso mental. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación. 1984.
Clasificación del Retraso Mental. Conferencia.- La Habana: [sn], [sa].- (Material Mimeografiado). 
Discapacidad e información. (1992) / Amelia Álvarez...- /et al/.- Madrid: Editorial Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía.
Discapacidad y Sistemas de Comunicación. (1995) / Santiago Torres...- / et al/.- Madrid: Editorial Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía.
Educación de alumnos con necesidades educativas especiales. Fundamentos y actualidad. (2002) / Ramón López Machín… /et al/.- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
FERNANDO JUSTINIANO, CARLOS. (2000) Desarrollo del lenguaje en niños con Síndrome de Down. Bases psicolinguísticas.- p. 4-6.- En Revista Contacto (México).- Edición XXI: octubre-diciembre.
FLOREZ BELEDO, JESÚS. Patología cerebral en el Síndrome de Down: aprendizaje y conducta.- Santander: [sn], [sa].- (Material Mimeografiado). 
Fundamentos de Defectología (1980) / Ligia Trujillo Aldama.- /et al /.- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
GÓMEZ CARDOSO, ÁNGEL LUIS. (1993) La prevención en el diagnóstico. Trabajo Investigativo presentado en la III Conferencia Científica de la Educación Especial.- La Habana.
___________________________. (1997) Particularidades psicopedagógicas de los alumnos con Retardo Mental / Ángel Luis Gómez Cardoso, Olga Lidia Núñez Rodríguez.- Maranhão: Universidade Federal Do Maranhão.
_____________________________. (1997) Particularidades del lenguaje oral y escrito de los Retardados Mentales / Ángel Luis Gómez Cardoso, Olga Lidia Núñez Rodríguez.- Maranhão: Universidade Federal Do Maranhão.
_______________________________. (2007). Estrategia educativa para la preparación de la familia del niño y de la niña con diagnóstico de retraso mental. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Camagüey. 
______________________________________. (2008) El maestro y la familia del niño con discapacidad. Editorial Pueblo y Educación. ISBN 978-959-13-1794-0 2008
______________________________________. (2009) Hacia una pedagogía para la atención integral a personas con necesidades educativas especiales. Sello Editor EDUCACION CUBANA. Ministerio de Educación. ISBN 978-959-18-0410-5 
Hacia una concepción didáctica potenciadota del desarrollo de los escolares con necesidades educativas especiales. (2006) / Sonia Guerra Iglesias…- /et al/.- La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 
Iguales, pero diferentes. Un modelo de integración en el tiempo libre (1995) / Almudena Espinosa Rabanal...- /et al/.- Madrid: Editorial Popular, SA.
PONS RODRÍGUEZ, MARTHA IRENE (2002). Microhabilidades Lingüísticas para el Desarrollo de la Expresión Oral en la Comunicación de los Menores Retrasados Mentales del Salón Especial. Tesis de Maestría. Camagüey.
Selección de lecturas sobre Retraso Mental (2005) / Sonia Guerra Iglesias…- /et al/.- La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 
Sublime profesión de amor (1996) / Rafael Bell Rodríguez...- /et al/.- La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 
VERDUGO ALONSO, MIGUEL ÁNGEL. (1995) Personas con discapacidad. Perspectivas psicopedagógicas y rehabilitativas.- Madrid: Editorial Siglo Veintiuno, SA.
__________________________________. (1994) Introducción a los modelos de evaluación. Madrid: Editorial Siglo Veintiuno, SA.
____________________________________. (1994) Evaluación curricular. Una guía para la intervención psicopedagógica. Madrid: Editorial Siglo Veintiuno, SA.
____________________________________. (1994) El cambio de paradigma en la concepción del retraso mental: la nueva definición de la AAMR. Madrid: Editorial Siglo Veintiuno, SA.
VIGOSYSKI, L. S. (1989) Obras Completas.- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
ZAMSKY, J. Historia de la oligofrenopedagogía (1981). La Habana: Editorial Libros para la Educación.
Articulos relacionados:
La presentación de caso y discusión diagnóstica: fundamental en la formacion del profesional de la medicina
Resumen:
En la actualidad todas las personas hablan de problemas y utilizan este término, muchas veces sin conocer el significado real del mismo. En el sentido más corriente diría...
Presentación de un caso: Fractura subcapital bilateral de cadera durante una convulsión aguda
Resumen:
Se presenta el primer caso al que hace referencia la literatura médica cubana, de un paciente de 72 años que durante una convulsión aguda presentó fractura bilateral subc...
Caracterización de la población geriátrica en una comunidad del Cerro
Resumen:
Se realizó un estudio de los adultos mayores en una comunidad atendida por un medico de familia del Policlínico Héroes de Girón, del municipio Cerro en la Ciudad de L...
Análisis de la situación de salud de 150 personas la población del Consultorio 51 de la zona 135, circunscripción 86 de la Policlínica Frank País García
Resumen:
A partir de la implantación de la medicina comunitaria, a mediados de la década del 70, el análisis de la situación de salud (ASS) apareció en el espectro sanitario cuban...
Manejo de la celulitis facial odontógena en los servicio de urgencia en la atención primaria de salud
Resumen:
En este trabajo se describe La Celulitis Facial Odontógena, como una de las identidades patológicas que son recibida con mayor frecuencia en las consultas de urgencia Est...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©