Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El contenido Social de la obra Plástica de Marcelo Pogolotti

Resumen: En el contexto nacional cubano existen diferentes artistas de la plástica que han abordado en sus obras el tema social, enfocándolo de distintos puntos de vista y diversos matices...
5,236 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. José Antonio Expósito Marrero
En el contexto nacional cubano existen diferentes artistas de la plástica que han abordado en sus obras el tema social, enfocándolo de distintos puntos de vista y diversos matices.

Uno de ellos es Marcelo Pogolotti, que incursiona en el tema del obrero, en sus luchas, aspiraciones y reindivicaciones, plasmándolo en su obra plástica, con su sello personal.

Resulta de mucho interés destacar el proceso creador en este singular artista por lo mucho que ha aportado y los valores que encierra toda su obra. Es necesario inculcar en las nuevas generaciones el amor y el conocimiento de la vida y obras de artistas que han enaltecido la plástica cubana, reflejando en sus creaciones las luchas sociales de nuestro pueblo.

Su infancia transcurre en Cuba y Europa, principalmente en Italia. En 1919 comienza estudios de ingeniería en los Estados Unidos, pero los abandona para dedicarse por completo al arte. En 1923 matricula en The Art. Students Liague de Nueva York, después de un breve viaje por Europa regresa a Cuba y participa activamente en el movimiento de renovación, en contra de la pintura académica y por la creación de un Arte Nacional. Participa en 1927 en la exposición de Arte Nuevo y luego se va para Europa y se establece en Paris y es donde se pone en contacto con las nuevas corrientes del Arte Moderno que lo irán pertrechando de los fundamentos técnicos para luego tomar una nueva orientación pictórica hacia el tema social, el del obrero. Participa en varias exposiciones: En 1934 y 1935 expone en la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios de Paris, y de regreso a Cuba participa en numerosas exposiciones personales y colectivas y en 1938, pierde definitivamente la vista y a partir de aquí desarrollo una intensa labor como ensayista y novelista.

Siempre estuvo vinculado, desde sus estudios de ingeniería, que luego abandonó y hasta el fin de su vida a la información de la ciencia y la técnica. Los nuevos descubrimientos, fueron temas de conversación en las tertulias de amigos, alternando con debates sobre políticas nacionales e internacionales. El análisis lúcido de sus vivencias en Cuba y Los Estados Unidos, lo convirtieron desde los años 30 en marxista, siempre defendió el camino que había escogido, el de vivir y ser útil, con plena dignidad de hombre. Afrontó la pobreza, la relativa marginación social y la incomprensión de muchos de sus contemporáneos.

El dominio de los medios de expresión alcanzado por Pogolotti coincidió con una aguda conciencia política en su proyección social y artística. Fue el único de los pintores cubanos de su época que penetró en el papel revolucionario del proletariado, e intentó expresarlo con un riguroso lenguaje nuevo en su época. La lucha de clases, bajo sus múltiples formas adquiere en su obra un carácter fundamental y original. Se trata de ajustar las conquistas del Arte Moderno al nuevo contenido recién descubierto, de nutrirle al arte su trascendencia, integrándole al devenir de la humanidad.

Su pintura más importante es la que aprovechando toda la experiencia anterior, toma orientación social. El haber incursionado en las vanguardias Europeas (surrealismo, abstracionismo y futurismo), lo nutrió de herramientas formales y conceptuales que le permitirán elaborar un sólido cuerpo teórico, sobre su nueva orientación estética. Existe una perfecta adecuación entre su pensamiento y acción, estamos en un momento de su pintura de búsqueda de forma adecuada que le permita expresar con precisión ideas simples y generales, surgida de una ideología definida por Pogolotti. Hay una evolución formal hacia un lenguaje cada vez más simple y sólido, más desnudo y flexible. La eficacia del lenguaje trasmitido está en relación directa con la forma clara que lo expresa Pogolotti.

Se puede apreciar en su obra el carácter propagandístico y militante, pero no hay nada de anecdótico en su pintura.

El hecho concreto de que se parte llevado a elementos esenciales, adquieren un carácter de símbolo, las obras se convierten en una suerte de epopeya plástica de nuestro tiempo.

Debemos destacar que de manera intencional a lo largo de todo este periodo, utilizó el color con un sentido funcional y no decorativo.

Su aspiración fue lograr el diálogo con un espectador reflexivo más que cómplice.El debate entre emoción y racionalidad fue una de las constantes en su tarea de pintor y de hombre de letras.

Había advertido en el desarrollo de la cultura de nuestro siglo las tendencias fundamentales, la que procuraba la liberación, como había sucedido en el expresionismo y la que se orientaba hacia la pureza, expresiones analíticas del cubismo y la abstracción. Se interrogó entonces acerca del proceso de creación artística. Pero se interesó sobre todo por los problemas de la formación de la conciencia y su vinculación con los procesos históricos sociales.

Sus Obras. Elementos tratados en su contenido social
Su obra ha sido insuficientemente estudiada a pesar de las valoraciones hechas por algunos intelectuales, así lo ha expresado Graciela Pogolotti (1).

Es indudable que después de haber pasado por la experiencia futurista y la abstracción, se propuso en los años 30, cuando el fascismo comenzaba a convertirse en amenaza cierta, expresar en su obra la forma de opresión a que era sometida fundamentalmente la clase obrera. El tratamiento no naturalista del tema permite producir significados de mayor alcance conceptual. Se trata en primera instancia de la referencia al proletariado en los países altamente desarrollados, en cuanto a sus luchas.

Considerada la clase obrera, a través de su lucha, como portadora potencial de la liberación de toda la humanidad, resulta también en este caso la encarnación simbólica de un proceso de enajenación creciente que sobrepasa las fronteras de su clase.

Se destaca el alcance de los contenidos abordados por Pogolotti en su obra durante aquella época de lucha del pueblo y proletariado cubanos en la seudo- república.

Dicho alcance ha trascendido hoy a otros contextos, pues haciendo referencia a su obra y a su aportes en el ámbito del contenido social, es necesario subrayar que hoy esas luchas, reflejadas por Pogolotti, esos conflictos, tienen un alcance a nivel de países industrializados, en la actualidad también se manifiesta a escala mundial, entre los países subdesarrollados y las fuerzas que dominan las finanzas y manipulan la opinión pública, en aras de lograr objetivos de enriquecimiento por los monopolios.

Existe un grupo de obras, elaboradas con su estilo característico, lograda muy acertadamente en cuanto al tratamiento de los elementos de contenido social, todas de una manera u otras, reflejan en el marco o contexto sociopolítico de los años 30, de la seudo república, las luchas y aspiraciones de los obreros, al que se ha hecho referencia en este trabajo.

Se trata de las obras siguientes: Paisaje Cubano (33), El cielo y la tierra (34), El muelle (34), Cronometraje (34), El alba (37), Siglo XX, o El regalo de la Querida, también de estos años, así como otras que reflejan con distintos matices esa época de lucha del pueblo y proletariado cubanos en la República Neocolonial. Al respecto, vale destacar lo expuesto por Juan Marinello: “Es frecuente combatir a un arte vital y revolucionario aduciendo que con él se cae en la propaganda debilitando su mejor destino. Creo que el dibujo y la pintura de Marcelo Pogolotti dejasen en evidencia esta maliciosa objeción. Bastaría con pedir respuesta a esta pregunta: ¿Pierde la obra de nuestro amigo su calidad, su singularidad eficaz, por acoger en ella la presencia palpitante de la lucha de clase, elevadas a pugnas culminantes y de decisorias vividas por el creador? La buena pintura lo es cuando concentra valores plásticos auténticos, es decir, en el creador entrega su cansancio su manera distinta de ver lo circundante, su modo de traducir lo que provoca su reacción plástica. Buena parte de la pintura de Pogolotti se encarga de darnos noticias de la epopeya de nuestro tiempo. Por fortuna, la pintura social, revolucionaria, de Marcelo Pogolotti es la culminación de muchas búsquedas enriquecedoras.De ahí viene su poder y su excelencia”. (2)

Como se aprecia, estos criterios reafirman que sus cuadros han quedado como referencias invariables de una etapa en que las viejas estructuras se desmoronan a golpe de corrupción y de violencia, en que la lucha del proletariado anuncia su victoria.

También es significativo lo expresado por Eduardo Abela sobre Pogolotti: “Al parecer, fue el primero en introducir lo directamente político en nuestra pintura horrorizando, con ello, como Carlos Enríquez desde otras posiciones, a unos cuantos cubanos de buena familia”. (3). De igual manera Guy Pérez Cisneros al referirse a la obra de Marcelo Pogolotti expresó “El dibujo de Pogolotti es el logro de la expresión de un mensaje revolucionario y social dentro de la más pura estética”. (4). O sea, que Pogolotti con el necesario rigor estético plasma un mensaje social lleno de vigor creativo.

Pudo materializar, con esfuerzo y talento una amplia obra con la temática que lo ha identificado: La representación de trabajadores, máquinas, motores etc. De tal modo que “Regresa y humaniza todo ese modo duro, mecánico, que se desliza entre el sudor y la esperanza de otro mundo, sin explotación del hombre por el hombre. A los chispazos abstraccionistas y surrealizantes que se descubren en sus trabajos, se une el fuego controvertido que lanzan los futuristas desde Italia, encabezado por Marinetti”. (5). Pogolotti nunca se desvió del camino emprendido, mantuvo en alto los mismos principios, y a la postre, como ha expresado también Juan Sánchez,”Fue reconocido como uno de los grandes creadores cubanos por su obra plástica obligadamente hecha en el intenso paréntesis de diez años a los sumo, antes de quedar privado de la vista (6).

Graciela Pogolotti, valorando la actitud y la vocación artística y humana de Marcelo ha expresado que a pesar de permanecer largo tiempo fuera del país, “Nunca fue un desarraigado. Conservó siempre en su memoria, con mucha precisión la imagen de su ciudad, la descripción exacta de las calles, de la arquitectura de las casas y, sobre todo, del drama social de su país. Quizás el rasgo fundamental de su conducta fuera el de la fidelidad a su tarea de intelectual, a la patria, a los ideales del socialismo”, y concluye Graciela,”Pienso que, a pesar de los honores que recibió, sobre todo en los últimos años de su vida, a pesar de los textos que se han escrito y de su propia autobiografía sigue siendo, en gran medida, un desconocido en el proceso histórico de la cultura cubana”. (7)

1) Paisaje Cubano-1933. óleo/ tela: 73 x 92,5cm.


Es una obra de mayor trascendencia, compleja desde el punto de vista compositivo, Pogolotti nos expone un ambiente donde aparecen soldados del ejército represivo, en una actitud rígida, decididos a cumplir su misión a toda costa, en ella se observan obreros agrícolas e industriales, cortadores de caña en su faena y al lado, la fábrica de azúcar, se observa también el barco para transportar la riqueza hacia los Estados Unidos.

En primer plano y fuera del espacio que recorta una línea de color gris, aparecen obreros esperando su oportunidad, esta escena nos refleja, la falta de empleo, la miseria en que vivía la clase más explotada, el proletariado, es un reflejo de la realidad de los años 30 del siglo pasado (xx). En la parte superior izquierda de la obra, aparecen las cañoneras imperialistas apuntando hacia la isla, en forma amenazante. También al fondo se pueden apreciar grandes edificios que reflejan el poder y la riqueza de la clase dominante, y en un rectángulo en la parte superior de la obra dos figuras que por su aspecto y vestuario, simboliza la clase explotadora.

El tratamiento dado a las figuras en sentido general, no identifican a persona alguna en particular, sino que tipifican y crean en sentido general la psicología, el estado que tenían los elementos que integraban esas clases sociales de aquella etapa republicana.

2) El cielo y la tierra (1934) óleo/tela: 89x100, 5cm.


Obra que refleja el papel revolucionario de la clase obrera y la aguda conciencia política de Pogolotti, el cielo y la tierra es un reflejo de la explotación a que era sometida la clase obrera y su papel protagónico junto a otras clases sociales en la lucha por lograr sus demandas y en contra de la explotación y dominio de la burguesía.

Se puede apreciar en su obra un lenguaje moderno, la figuras carentes de detalles, con cierto esquematismo formal, nos da el mensaje social concreto, el obrero agrícola e industrial, aparecen símbolos, la bandera de color rojo neutralizado como un estandarte de lucha de la clase obrera, las ruedas simbolizan la maquinaria de la fábrica, el látigo que porta una figura esquemática simboliza la explotación de la clase que tiene el poder.

En la parte superior de la obra, las figuras que representan la clase dominante están encerradas en elementos alegóricos a los religiosos, que por su aspecto ambas figuras nos sugieren que pertenecen a la burocracia industrial, a ambos lados de esta figura, sentados, aparecen dos angelitos que acentúan el sentido religioso y en la parte izquierda inferior aparece un sacerdote con una cruz bendiciendo a esa clase social explotadora.

En el plano inferior, que representa la tierra se puede apreciar una escena muy dramática, que refleja las luchas sociales, la clase obrera explotada, y la clase dominante y los medios represivos empleados por esta tratando de silenciar estos líderes obreros.

3) Cronometraje. (1934), óleo/tela: 89x115, 5cm.


En esta obra el tema fundamental es el obrero industrial, éste se convierte en un engranaje más, ilustra la explotación imperante en la sociedad capitalista en la década de los años 30 del siglo pasado.

Podemos apreciar que las figuras representadas no identifican a alguien en particular, escenas donde tres trabajadores, dos hombres y una mujer en su labor cotidiana, el volumen de la figura se sugiere con una gama de colores agrisados o neutros, que van desde los verdes, cienas, ocres , violetas, azules y el color de la piel en un rosado claro. Una línea de color amarillenta contribuye a lograr el movimiento y dinamismo, acentuando la acción de los obreros que mueven la maquinaria, un reloj que parece controlar la larga jornada de trabajo, por un bajo salario. La figura con un aspecto físico fuerte por la labor brutal que realizan y al fondo de las figuras una rueda de color gris y casi negra, contribuye a darnos el mensaje que nos quiere expresar Pogolotti, el obrero industrial, además portan en sus manos otros instrumentos e implementos de trabajo.

Se puede apreciar una obra equilibrada tanto por la distribución de figuras y colores en el formato de la obra. Las figuras humanas y los otros elementos no aparecen completas, sino aquella parte que le interesa destacar a Pogolotti para expresar el mensaje, el tema social, el contenido se nos ofrece de forma directa con economía de recurso.

4) El alba (1937) óleo/tela: 81,5x101cm.


En esta obra el tema tratado es el obrero en un mundo dominado por la maquinaria, podemos apreciar que Pogolotti ha logrado con una economía de recursos expresivos, una escena característica de aquella época republicana, una marcha de hombres y mujeres, la mayoría caminando y otros en bicicleta, se dirigen hacia la fabrica, el estado anímico de los obreros reflejan la insatisfacción de sus necesidades primarias y de sus reindivicaciones sociales, a logrado una composición sólida mediante planos de colores, el cielo logrado con una degradación sin mucha estridencia, la fabrica representada mediante un rectángulo de color oscuro, casi negro al igual que la chimenea y el humo que brota de ella, contaminando el medio ambiente, delante de este otro plano representado con líneas gruesas que parecen planos estrechos o franjas claras y oscuras, contrastan con el anterior y entre ambas construcciones un camino que llega hasta la fabrica de un color más claro y por este una hilera e obreros tratados de forma esquemática carentes de detalles académicos que identifiquen los rostros de las personas, representados mediante colores fríos, pasando por el blanco, grises, neutros, hasta observar en algunas figuras la presencia de colores claros neutralizados, rojos, naranjas que enfatizan o crean una tención espacial en la obra, las líneas van configurando y enfatizando la expresividad, el mensaje de la obra, hasta lograr un ritmo visual por la disposición de las figuras y por el empleo del color, a la izquierda y en primer plano aparece un detalle de una construcción creando un equilibrio con otros elementos constructivos que aparecen en el plano del fondo. Pogolotti nos brinda una obra donde el discurso nos llega de forma directa con un lenguaje moderno.

Pogolotti fue esencialmente cubano, lo reflejó a través de su actitud como ser humano y como artista, dedicando páginas en su obra literaria a la ciudad donde había nacido. Fue periodista y un gran observador del desarrollo social y cultural de la república neocolonial.

En los días de luchas insurreccional, con un viejo radio estuvo al tanto de las trasmisiones de Radio Rebelde y que complementaba con lo que confidencialmente le narraba su amigo Guerrita, siempre en contacto con manzanillo.

Con el triunfo de la Revolución en 1959, sintió que la historia le había permitido el privilegio de asistir a la realización de muchos de sus sueños y aspiraciones, y en ocasiones decía de forma irónica, que dejaría los huesos en el país donde había nacido.

Todo lo antes expuesto nos da una dimensión de esta personalidad artística , fue un revolucionario desde el punto de vista plástico, literario y como ser humano comprometido con las luchas de la humanidad, por lograr una verdadera liberación de los males que afectaban al mundo, no es casualidad que aparezcan en su última etapa, durante la década del 30 en su obra pictórica, el tema social, el obrero luchando por alcanzar su verdadera reivindicación, al igual que lo reflejó en su obra literaria. Muere en Ciudad de la Habana en agosto de1988 y siempre al lado de su pueblo defendiendo sus conquistas, a pesar de sus limitaciones físicas, trabajó infatigablemente brindándonos lo mejor de su arte, contribuyendo a enriquecer la cultura cubana y universal y al mejoramiento humano.

Referencias Bibliográficas.
1-Graciela Pogolotti “Marcelo Pogolotti todavía un desconocido”.Revista Revolución y Cultura 3/90 pp.32-39.
2- Juan Marinello. Pintores. Marcelo Pogolotti. Editorial Ciencias Sociales 2005 pp.59-60.
3- Eduardo Abela. Pintores.Marcelo Pogolotti. Editorial Ciencias Sociales 2005 pp.47 y 48.
4- Guy Pérez Cisneros. Pintores. Marcelo Pogolotti. Editorial Ciencias Sociales.2005pp.50.
5-Juan Sánchez. Pintores. Marcelo Pogolotti.Editorial Ciencias Sociales pp.51 y 52.
6- Juan Sánchez. Pintores. Marcelo Pogolotti. Editorial Ciencias Sociales pp.51 y 52.
7- Graciela Pogolotti. “Marcelo Pogolotti todavía un desconocido”Revolución y Cultura pp.33.

Bibliografía
Salas del Museo Nacional de Cuba. Palacio de Bellas Artes. Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1990.
Gutiérrez Pérez, José A y Ofelia Flores Valdés. Pintores. Marcelo Pogolotti. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2005.
Pogolotti, Graciela, Todavía un Desconocido. Revolución y Cultura. 3/90..
Jubrías Álvarez, Maria Elena y Oscar Morriiña .Pintores Cubanos. Ed. Gente Nueva, La Habana, 1974.
Pogolotti, Marcelo. Del barro y las voces, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1982.
Articulos relacionados:
Mercados de lenguas y regionalización de los mercados
Resumen:
Consecuencias de la regionalización de las inversiones y del mercado laboral sobre las lenguas y las habilidades lingüísticas. De la necesidad de adaptar la oferta lingüí...
Cultura e Imperialismo
Resumen:
Reseña histórica. Eurocentrismo y discurso Colonialista. Recuperando la identidad. El término "imperialismo", es la teoría, la práctica y las actitudes de un centro metro...
El arte de la época Helenística
Resumen:
La época helenística es la etapa en la que la transformación de Grecia en un imperio casi "mundial" influye en el arte y en la concepción producto-mercancía que se tiene ...
Máscaras
Resumen:
El Portador de la Máscara. Funciones y Formas De Las Máscaras.(V)
Lenguas del mundo - El "Zulú"
Resumen:
El Zulú. Estructura gramatical. Representante y obra literaria. Ubicación geográfica.(V)
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©