Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Aproximación al ideario de José Martí a través de la óptica de Juan Marinello

Resumen: La profundización en el estudio y análisis del pensamiento martiano como hombre universal sigue siendo una necesidad insoslayable en la formación antimperialista de las nuevas generaciones...
2,982 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: MsC. Maribel Rodríguez Núñez; Lic. Walterio Frías Polo; Lic. Tomás Jaime Camacho
Resumen:
La profundización en el estudio y análisis del pensamiento martiano como hombre universal sigue siendo una necesidad insoslayable en la formación antimperialista de las nuevas generaciones.

Es por ello que como parte de la formación pedagógica de estudiantes chinos en Cuba se plantea la propuesta de desarrollar los talleres martianos que permitan el estudio y la reflexión de su ideario desde diversos pensadores y aristas.

Como material de apoyo a la docencia el presente trabajo refleja una caracterización del ideario de José Martí desde la perspectiva del pensamiento de Juan Marinello como uno de los más prestigiosos intelectuales de nuestra patria.

Introducción:
El 2 de noviembre de 2010 se conmemora el aniversario 112 del natalicio de uno de sus hijos más preclaros: El prestigioso intelectual y dirigente revolucionario Juan Marinello Vidaurreta, perteneciente a la misma generación de Rubén Martínez Villena, Nicolás Guillén, Pablo de la Torriente Brau, Alejo Carpentier, Manuel Navarro Luna, entre otros.

Su talento lo llevó muy pronto a conquistar un puesto de honor como abogado, periodista, profesor, orador, ensayista y poeta, además de constituir un modelo de virtudes personales y políticas.

Desde el punto de vista político, grandes fueron sus virtudes como antimperialista e indiscutible militancia comunista, pese a ver nacido en cuna rica, poniendo sus maravillosos dotes al servicio de la redención definitiva de su patria y de las clases humildes y desheredadas, abrazando con ella la ideología del proletariado y marchando a la vanguardia en el destacamento marxista – leninista de los trabajadores cubanos durante más de cuatro décadas.

Fue también, sin duda alguna, entre muchos ilustres pensadores, uno de los más acertados estudiosos de la obra y pensamiento martiano, es por ello que en el presente trabajo se propone una caracterización del ideario martiano desde su perspectiva y que a la vez constituya un material de apoyo a la docencia para los talleres martianos propuestos a realizar en el programa de estudiantes chinos para carreras pedagógicas.

Sus profundos conocimientos sobre la obra de nuestro Apóstol nos instan a virar nuestros ojos a su maravilloso legado en el cual siempre encontramos una guía para la mejor comprensión de la obra del maestro en la actual lucha ideológica frente al imperialismo en defensa de las causas más justas.

Desarrollo:
Lo primero que se impone desde la óptica de Juan Marinello es no tanto lo que dijo, ni si quiera cómo lo dijo nuestro Apóstol en lo que se refiere a su posición y convicción antiimperialistas, rasero fundamental de su posición política, sino en la necesidad de partir de las premisas que darán respuestas a la pregunta que se hace el propio Marinello:

“¿Cómo es posible que un meditador confesadamente idealista llega a ser en su tiempo, por encima de todos los pensadores americanos de la época un antimperialista sincero, fervoroso y consecuente? ¿Cómo a través de esa penetración sorprendente puede ser, como lo es un gran orientador de su tiempo y del nuestro?” (1)

Para el autor que estamos analizando la respuesta está dada: “…en elementos de tipo objetivo y elementos de orden subjetivo, lo que yo he llamado alguna vez dentro de esta indagación las fuentes y las raíces del pensamiento antimperialista de José Martí” (2)

Dentro de los elementos objetivos está el hecho de que sea Martí, de todos los pensadores y libertadores americanos de su tiempo quien tiene oportunidad de conocer más profundamente la realidad americana. En su juventud fue viajero infatigable, lo que le dio la oportunidad de conocer profundamente la realidad latinoamericana, especialmente la de México, Venezuela y la Guatemala, en búsqueda de su muerte heroica, tiene ocasión de conocer la realidad antillana que viene como a coronar su penetración de lo que es la realidad de la que él llamó su América.

A esto se añade su estancia durante doce años en la otra América, en los Estados Unidos, donde su penetración genial tiene oportunidad de posesionarse de todos los elementos que integran aquella sociedad confusa y manejada por intereses espurios, Todo lo cual le confiere el conocimiento profundo, realmente entrañable de las dos américas, proyectando sobre las mismas su conocida impaciencia por realizar la justicia y la superación humana.

Pero lo interesante está en el hecho de que el conocimiento profundo de Martí sobre la sociedad norteamericana lo lleva a ver que esa injusticia reinante en su seno, no es solo un fenómeno que se produce internamente, sino dentro y fuera de la unión norteamericana, de aquí su inferencia de lo que podría esperar América Latina de este desarrollo imperial. Significativo es, además, el entender por parte de Martí de manera distinta de otros pensadores contemporáneos el destino y la integración del hombre latinoamericano.

En todo momento entiende que ese hombre debe ser igualmente estimado cualquiera que sea su raza y su origen, que el avance de sus rublos no ha de depender del dominio de una raza, sino de la concertación oportuna y afortunada de las virtudes y calidades de todas las razas que integran el mundo americano. Esta esencialidad en el pensamiento de Martí determina en mucho su condición de precursor de la lucha antimperialista en nuestro país.

Correlacionado de lo anterior está el entendimiento que tiene Martí de la cultura en los países americanos. La cultura si se entiende el hombre dentro de esa magnitud debe ser el entrelazamiento feliz de todos los elementos que han integrado el modo de ser cultural de la América Latina. Y por eso es el primero de los pensadores que le da importancia y relieve a al aporte cultural, especialmente literario de las razas autóctonas de América. De modo que Martí entiende de manera distinta al hombre americano y a su cultura. Entiende que el problema no está en volver los ojos a Europa, sino en volver los ojos a nosotros mismos, y darle camino fecundante a los elementos positivos de las distintas razas que integran la realidad latinoamericana.

Desde muy joven Martí fue un defensor de lo que él denominara la unidad y universalidad del hombre. Si el hombre es uno y esencialmente el mismo (profunda convicción humana por encima de todas las razas), ello tiene mucho que ver en este criterio nuevo de la realidad latinoamericana, de la integración de su cultura. Quiere esto decir,(y esto supone el criterio antimperialista), que para él la unidad del hombre, su libertad y universalidad deben ser defendidos a toda costa y frente a todo enemigo, y el imperialismo es al mismo tiempo un agresor de esas tres condiciones esenciales: de la universalidad, de la unidad y de la libertad del hombre.

Martí tuvo el dolor, y a la vez el privilegio excepcional de pasar los últimos años de su vida fuera de sus tierras, pero recordándolas cada día con más intensidad, comparando las distintas condiciones de un mundo y del otro, viendo el seguro conflicto entre las dos porciones en que el divide su América.

El hecho de vivir en los Estados Unidos le permite la observación de este conflicto y de sus consecuencias con más precisiones, con un conocimiento más profundo, con una conciencia más clara que la de otros pensadores de su época. Por eso es también el primero que al establecer y proclamar la necesidad histórica de esta división y de este conflicto señala el factor económico que va regir para andar permanentemente y acrecentar esta división inalterable.

Por eso, durante todo el tiempo que vive Martí en estados Unidos, es en verdad no el defensor de Cuba, no el libertador de Cuba; es el defensor y libertador de todo el mundo, de toda su América, de la América Latina y el Caribe, porque entiende como nadie que el poder económico de los estados Unidos se desborda sobre sus pueblos determinando una supeditación de incalculables resultados negativos. Lo dice cuando afirma por ejemplo:
“Cuando un pueblo fuerte da de comer a otro, se hace servir de él” (3)

Y cuando escribe:
“El monopolio está sentado como un gigante implacable a la puerta de todos los pobres del mundo” (4)
Es decir, no solo el reconocimiento de ese inevitable conflicto sino el sentido económico que tendrá el mismo.

Marinello escribe que cuando un médico conoce el origen de una enfermedad y la cura tiene un mérito excepcional. Pero cuando no conoce más que los síntomas, no el origen profundo y cura también, tiene un mérito mayor.

Ese es el mérito de Martí. Él no descubrió, no podía descubrir aún las bases determinantes del fenómeno imperialista. Eso le toca hacerlo a él con el arma maravillosa de los hechos, pero el gran mérito de Martí está en que sin conocer el origen del hecho, sino nada más que sus síntomas, por sus experiencias le da universalidad a sus peligros y llama a los pueblos americanos a pelear contra la acción imperialista.

Por otra parte, Marinello se refiere al hecho de que muchos extranjeros se preguntan, lo cual mantiene plena vigencia, referente a los fundamentos marxistas y martianos de la Revolución cubana:

¿Cómo es posible que ustedes sean marxistas y sigan siendo martianos, si Martí es el hombre que fundaba en el poder esencial de la verdad el triunfo de una situación humana y es el hombre que dice aquello tan interesante, tan bello y tan idealista, dice Martí <una idea justa flameada a tiempo, puede pasar como la bandera del juicio final, toda una escuadra de acorazados>? ¿Cómo es posible que una Revolución se funde en el marxismo – leninismo y rinda pleitesía, se diga continuadora del pensamiento de un hombre de tal modo y con tal enaltecimiento idealista?

Marinello responde que desde luego lo que no entienden esos críticos y no llegarán nunca quizás a penetrar es que debemos ser cada día con más profundidad, con más sinceridad, al mismo tiempo martianos y marxistas. Es que la calidad genial de Martí lo hace por encima de su idealismo un gran hombre de tránsito, un hombre que es al mismo tiempo testigo de su época y adivinador de la época futura. Hombre que cumple su función con un sentido práctico, es el gran político y el político es siempre un regidor de realidades inmediatas, las que tiene que utilizar para realizar su obra transformadora, pero al unísono, es un hombre que ve al futuro de una manera tan aguda que descubre realidades que han de seguir a su muerte, realidades de sentido histórico innegable.

Por tanto, eso es lo que hace a Martí un hombre que enlaza el pensamiento de su tiempo con el pensamiento marxista sin que sea, desde luego, ni puede afirmarse un materialista ni un marxista. Pero es tal su calidad genial su advertencia del futuro que señala y orienta el porvenir de su patria y de toda la América, y en cierto momento de un modo universal también.

Por último, otro elemento a destacar por Marinello, es el hecho de que Martí no es sólo un pensador, sino además, el poeta más pleno de su tiempo y como tal tiene la intuición de los grandes fenómenos presentes y futuros por encima de toda ubicación concreta y de toda preocupación filosófica. Cuando dice que con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar no ha reconocido la existencia de la lucha de clases, pero advierte, sin embargo, que la razón está de parte de los oprimidos del mundo.

Cuando en sus últimos tiempos escribe aquel verso admirable que dice que la esclavitud de los hombres es la gran pena del mundo, está diciendo para su tiempo y para el nuestro que estamos en el deber de terminar con la esclavitud de los hombres, de un modo seguramente distinto a como él lo concebía, pero su mandato está presente en un verso y en el otro.

Conclusiones:
La óptica de Juan Marinello nos sitúa no solo en la esencia antimperialista del ideario martiano, en su visión de futuro, sino además el cómo hacer vigente cada pensamiento ya sea desde una arista política o poética, como fundamento ideológico de la Revolución cubana entrelazado al ideal marxista - leninista.

Sólo el estudio y análisis profundo del pensamiento martiano como hombre universal desde la arista de Juan Marinello constituye una de las vías para formar en las nuevas generaciones un verdadero sentimiento antimperialista.

Referencias bibliográfica:
1.- Recopilación “Papeles de Juan Marinello. Inéditos o pocos conocidos”. Editorial SI – MAR S.A. 1998. pág. 25
2.- Ibidem. pág. 26
3.- Ibidem. Pág. 29
4.- Ibidem. Pág. 29

Bibliografía:
1.- Recopilación “Papeles de Juan Marinello. Inéditos o pocos conocidos”. Editorial SI – MAR S.A. 1998.
2.- Marxistas de América, Artículos sobre cultura y sociedad. Editorial Arte y Literatura. C. Habana. 1985.
Articulos relacionados:
Rosas, ¿era bueno o malo? caudillismo e historiografía: de la pasión política al objeto de estudio desangelado
Resumen:
El estudio del caudillismo argentino ha sido objeto de miradas tan disímiles y apasionadas, que paradójicamente es posible rastrear y contextualizar más fácilmente estas ...
Los idus de marzo: el consenso civil al advenimiento de la dictadura militar
Resumen:
Una breve mirada retrospectiva a la relación entre poder militar, sociedad civil y clase política, en el acaecimiento de la última dictadura.
La Guerra de Mrs. Obama
Resumen:
El mayor teórico clásico de la guerra Carl Philipp Gottlieb von Clausewitz pensaba que la guerra moderna es un "acto político", y esta manifestación ponía en juego lo qu...
La breve sonrisa de Leonardo - apuntes para una historia de la historia, el trabajo y el arte
Resumen:
Se presenta aquí el Movimiento Armónico de la Historia, el cual permite comprender no solo los diversos ciclos por los que ha pasado la humanidad, incluyendo el que estam...
De la ley del garrote a la buena vecindad cambios y persistencias en los modos de intervención imperialista de los Estados Unidos en Latinoamérica en el periodo de entreguerras
Resumen:
“Los pueblos son sagrados para los pueblos”, le expresa en 1928 con su krausista y arcaico estilo, el presidente argentino Hipólito Yrigoyen a su colega, al presidente ...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©