Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Eugenio Cadillo

Resumen: Historia de fe y perseverancia.
2,597 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Eugenio Cadillo
Por: José Acevedo J.
Una gran idea puede salir de las cosas más simples. Si te cansas de buscar vuelve tu mirada a la naturaleza, ella tiene todas las respuestas.
En una lejana aldea un grupo de jóvenes tenían que caminar por un largo camino para poder asistir a la escuela. En un lugar tan remoto y apartado, la distancia, sólo resultaba ser uno de tantos obstáculos de los que tenían que vencer nuestros amigos, razón por la cual muchos en el pueblo preferían quedarse en la aldea en lugar de pasar trabajo e ir a estudiar al pueblo más cercano.
Siete fueron los que iniciaron los estudios, pero la lluvia, la distancia, las malezas, la crecida de los ríos y otras tantas cosas que pueden ser añadidas a esta lista, se encargaron de que sólo dos continuaran sus estudios.
Entre los perseverantes, se encontraba Eugenio, un joven delgado y rostro pálido, de unos quince años de edad, que sin nada que tener más que una enorme voluntad tuvo que pasar las mil más otras tantas para poder convertirse en el primer profesional de su aldea.
Mira a Eugenio, siempre con los zapatos sucios, los pantalones llenos de cadillo y la camisa toda sudada y estrujada Comentaban sus compañeros al verle llegar. Y es que siempre es fácil sacar conclusiones sin antes analizar las cosas.
La madre de Eugenio, le lavaba y planchaba el uniforme, aunque sabía que al otro día debía repetir la misma acción, mientras que su padre se encargaba de lustrarle los zapatos, que pese a ser viejos, parecían relucir más con cada día que pasaba.

Un día al llegar a la casa Eugenio, le preguntó a sus padres:

¿Por qué siempre lavan mi ropa y lustran mis zapatos, si saben que siempre llegaré con ellos sucios a la casa?

La madre tomó la palabra y respondió:

Claro que lo sabemo mijo, pero e nuetra foima de compensai tu gran efueizo y peisitencia. Sigue asi mijo que nosotro tamo oigulloso de ti, y aigún dia sera el oigullo de todo ei pueblo.

Gracias por sus palabras, les prometo que cada día daré mi mejor esfuerzo, no me detendrá la lluvia, ni la crecida del rio, ni la maleza, y mucho menos la burla de mis compañeros.

Con el correr de los días, los meses y los años, las cosas se ponían más difíciles para Eugenio, quien para ese tiempo era el único joven de su aldea que seguía en la escuela, sin importar que tan difícil estuviera la situación, Eugenio la hacía parecer tarea fácil, pues mientras más difíciles eran los obstáculos a vencer, más empeño y dedicación le ponía Eugenio. Estaba decidido a llegar hasta el final y ninguna fuerza sobre la tierra le iba a impedir su llegada a la meta.

Cierta vez, Eugenio llegó a la escuela lleno de cadillos, cosa nada novedosa, sin embargo en esta ocasión pasó algo que nunca antes había ocurrido, el cabello de María, compañera de clase de Eugenio, tenía adherido una de esas fastidiosas semillas que se pegan a casi todo. Ya podrán imaginar el revuelo que causó aquel pequeño incidente, aquello parecía más una gallera que un aula de escuela.
u te e u te e gritaba sacudiendo las manos la joven alterada, como si aquella pequeña semilla inanimada fuese alguna alimaña o cosa parecida.
El primero en acudir a auxiliar a María fue Jaime, quien pudo quitarle el cadillo tras varios intentos fallidos; pero la cosa no terminó allí, de ninguna manera señores, la pequeña semilla no se daba por vencida y esta vez se adhirió al cuello de la camisa de Jaime, José acudió a la ayuda Jaime, Federic a a ayuda de J sé y Car s a a de Federic … en fin era algo chistoso ver todo aquello, las risas no paraban en todo el salón. Entre
tanto, Eugenio permanecía en su asiento observando y tomando apuntes, después de haber terminado un arcaico boceto y tomado notas, se acercó a Luis, última persona a la que se había adherido el cadillo, y más rápido de lo que se quita la mano de una paila caliente, Eugenio retiró el cadillo del pantalón de Luis.

Una semana después, Eugenio llegó a la escuela con un bulto un tanto diferente, gracias a aquella fastidiosa semilla, a Eugenio se le había ocurrido una idea fantástica, usando materiales sintéticos, pudo emular las propiedades adherentes del cadillo y lo utilizó como cierre para el bulto que le había confeccionado su madre.

ue ra idea ec a a u s ¿Cómo lo elaboraste preguntaban otros.

ice ada s a r vec é ue de a ue se c sidera a i desea e Respondió Eugenio.

Eugenio patentó su invento, que resultó ser más útil de lo que se había imaginado, gracias a su idea pudo costear sus estudios universitarios y convertirse en profesional. Hoy día Eugenio es uno de los empresarios más prósperos de la nación y gracias a él, los jóvenes de su aldea pueden estudiar ya que no tienen que viajar al pueblo para asistir a la escuela.
Fin

“S as ers as ue tie e a capacidad para ver las bondades ocultas de la naturaleza, pueden sacar r vec de e a ’’
J. Acevedo.
Articulos relacionados:
El Arte de escribir Ensayos
Resumen:
Un buen ensayo es como una buena pintura, las frases al igual que los colores, se deben combinar de una forma agradable. La armonía resultante de esta mezcla es el gran ...
Es complejo, pero a la vez no lo es tanto. Parece complejo de resolver pero no es difícil
Resumen:
Durante años en la noble tarea de enseñar las lenguas extranjeras y en específico el Inglés cuantas veces no le hemos escuchado decir a más jóvenes y menos jóvenes, a más...
Antologia del Ensayo Benito Perez Feijoo La Voz del Pueblo
Resumen:
Aquella mal entendida máxima, de que Dios se explica en la voz del pueblo, autorizó la plebe para tiranizar el buen juicio, y erigió en ella una potestad tribunicia, capa...
Corrientes Lingüísticas del siglo XX: El Estructuralismo
Resumen:
El estructuralismo, es un movimiento europeo en el área de las humanidades que emergió en Francia a mediados de la década de 1950 y en el que el lenguaje desempaña una fu...
El enigma de Silvina Ocampo: La Paradoja y lo Sublime
Resumen:
Para Silvina Ocampo, la escritura (no el texto) convoca un entrecruzamiento de apariencias situadas, instigadas y sustraídas en el océano del crimen: no hallamos jamás un...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©