Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Lesión: elementos configurativos en el Derecho Civil Peruano

Resumen: Elementos. Desproporción de las prestaciones. Estado de inferioridad del lesionado. Aprovechamiento de uno de los contratantes del estado de inferioridad del otro. Concurrencia de los tres elementos.
2,916 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: José Antonio Yarlequé Sotomayor

     

I. MARCO INTRODUCTORIO.-

La lesión es el daño o perjuicio que sufre una persona en razón de un acto jurídico (contrato) realizado por ella. Tal perjuicio es el resultado de la desproporción que existe entre las prestaciones que deben realizarse; siendo este desequilibrio consecuencia de un status de inferioridad del lesionado, del cual se aprovecha el lesionante para contratar en condiciones anormales a la naturaleza del negocio.

Atendiendo a ésta noción, la misma que obedece a la concepción objetivo-subjetivo de esta figura del derecho civil, posición que ha sido asumida por el Código Civil Peruano de 1984-vigente en la actualidad-; pueden inferirse los elementos que dan nacimiento a la lesión.

La concurrencia de tales elementos, constituye la fecundidad misma de la lesión; dado que la presencia de cada uno de ellos hace que ésta se configure como tal y deje abierta la posibilidad de ejercer la acción rescisoria como remedio a dicha situación de injusticia contractual, por lo que la ausencia de uno de ellos es suficiente para que no quede configurada la lesión.

Siendo ello así, resulta importante analizar a cada uno de estos elementos, a fin de lograr una comprensión que coadyuve con la utilización de la lesión, de manera tal que logremos identificar cuándo estamos frente a una situación que se encuadre dentro de esta figura.

II. ELEMENTOS.-

Como expresáramos líneas arriba; el Código Civil Peruano de 1984, ha regulado a la lesión asumiendo la concepción objetiva-subjetiva; la misma que señala que los elementos que configuran la lesión vienen dados por un elemento objetivo y dos elementos subjetivos; los mismos que son:

- Una desproporción entre las prestaciones al momento de la celebración del contrato (Elemento objetivo).

- Estado de inferioridad del lesionado (Primer elemento subjetivo).

- Aprovechamiento del lesionante del estado de inferioridad del lesionado (segundo elemento subjetivo).

Estos elementos corresponden a los enunciados por la moderna y mayoritaria doctrina que trata el tema, advirtiendo que hay quienes sostienen la existencia de sólo dos elementos, los cuales son la desproporción entre las prestaciones -elemento objetivo- y la explotación de la necesidad del lesionado -elemento subjetivo.

Como se aprecia esta corriente reduce a sólo uno los elementos subjetivos, lo cual a nuestro parecer no resulta conveniente por cuanto sé esta dejando de lado el estado de inferioridad que atraviesa el presunto lesionado, requisito previo para que pueda existir un aprovechamiento real por parte del lesionante. Esto se explica porque no se puede sacar provecho de la nada, por lo tanto uno se aprovecha de algo y ese algo en el caso de la lesión es la condición de inferioridad del lesionado.

Así por ejemplo pudiese ocurrir que exista una desproporción tal que pueda presumirse que el supuesto lesionante sé esta aprovechando de la situación de aparente inferioridad de la otra parte (presunción del artículo 1448 del Código Civil del Perú) , pero en verdad no existe tal status; de lo cual se aprecia que no existe perjuicio.

Sin embargo asumiendo que sólo existen dos elementos configurativos de la lesión, ésta ya se configuro, dejando abierta la posibilidad de rescindir el contrato, lo cual realmente acarrearía injusticia.

Por lo tanto, la víctima del supuesto acto lesivo, debe siempre probar que estuvo en una situación de inferioridad al momento de celebrar el contrato.

Dicho esto, corresponde entrar al estudio de cada uno de los tres elementos mencionados.

1. DESPROPORCION DE LAS PRESTACIONES.-

Este primer elemento de tipo objetivo, es el presupuesto base para configurar la lesión y viene dado por aquel desequilibrio entre las ventajas que el contrato reporta y los sacrificios que tienen que hacerse para obtener tales ventajas.

Esta desproporción debe ser de tal magnitud que permita apreciar un perjuicio económico para la parte lesionada. Ahora bien ¿Cuándo estamos frente a un desequilibrio entre las prestaciones? Para poder responder esta interrogante es preciso recurrir a las fórmulas que la doctrina ha esbozado con el fin de apreciar la desproporcionalidad de las prestaciones.

En primer lugar tenemos la denominada "fórmula matemática", técnica que ha sido regulada en el Código Civil del Perú, la misma que para el caso peruano está dada por más de las dos quintas partes (40%) de desproporción entre el valor de las prestaciones". Esta forma de apreciación se justifica en opinión de sus sostenedores; por cuanto es preferible que el juzgador tenga a su alcance medidas precisas que le permitan determinar con seguridad cuando el desequilibrio en las prestaciones es elemento configurativo de lesión.

Por otro lado existen quienes sostienen que es preferible adoptar una "formula genérica", la cual permita al juzgador apreciar la desproporción, cuando ésta resulte evidente o exorbitante de acuerdo a la naturaleza del caso.

Lo cierto es que en uno u otro caso, el valor de las prestaciones debe apreciarse atendiendo al "precio social u objetivo" que en un determinado ámbito socio-jurídico se le atribuye a los bienes y servicios objeto de las prestaciones.

Siguiendo con el estudio de este elemento objetivo, debemos determinar en que momento de la formación del contrato es que debe apreciarse la desproporción de las prestaciones. Así, la desproporción de las prestaciones debe producirse en el momento de la celebración del contrato, etapa en la cual el lesionado valora su necesidad con relación al valor real de la prestación a cargo del lesionante y decide crear la relación jurídica obligacional.

Es precisamente por esta condición de tiempo que la lesión se diferencia de la excesiva onerosidad de la prestación.

Es importante señalar además, que en el momento de la celebración del contrato también deben existir los otros dos elementos subjetivos que configuran la lesión; esto es el estado de inferioridad del lesionado y el aprovechamiento del lesionante de ese estado; dado que como lo manifestáramos anteriormente, estos elementos deben concurrir al momento de configurarse la lesión.

2. ESTADO DE INFERIORIDAD DEL LESIONADO.-

El estado de inferioridad del lesionado constituye el primer elemento subjetivo configurativo de lesión y viene dado por aquella situación de desventaja en la que se encuentra el lesionado, la misma que lo lleva a contratar en condiciones atentatorias o lesivas de sus intereses. Tal situación, puede originarse como consecuencia de un estado de necesidad, ligereza o inexperiencia de la parte lesionada.

El Código Civil Peruano ha regulado únicamente a la situación generada como consecuencia de un estado de necesidad apremiante, dejando de lado lo referente a la ligereza y a la inexperiencia. Sin embargo es preciso señalar que ambas figuras se encontraban contenidas en la propuesta inicial del doctor Manuel De La Puente y Lavalle subsumidas bajo el concepto de inexperiencia, pero fueron dejadas de lado a pedido del propio doctor De La Puente y Lavalle dada la realidad que impera en la sociedad peruana.

Así, el estado de necesidad es aquel que induce a una persona a celebrar un contrato desventajoso para él con el fin de evitar un mal mayor. El concepto de estado de necesidad comprende no sólo a aquella situación de angustia económica (material), sino también debe extenderse a las situaciones de necesidades apremiantes de otra índole (moral o de peligro) y que requieran atención inmediata.

Esto es, que existe estado de necesidad cuando el lesionado se encuentra una posición tal que ve recortada su posibilidad de elección y negociación contractual, obligándole a contratar en condiciones desfavorables que le coaccionan un perjuicio, a fin de evitar un daño mayor. De esto se desprende que los elementos que configuran el estado de necesidad son:

- Una grave situación aflictiva por penuria personal ó económica que atraviesa el lesionado, y

- La falta de disposición material o de utilización de otro recurso para salvarse o salvar a otro de un mal grave e inmediato.

La conjunción de estos elementos es lo que impulsa al lesionado a celebrar el contrato en condiciones lesivas.

También es pertinente acotar que corresponderá al Juez, calificar el estado de necesidad que sirva como elemento configurador de lesión.

3. APROVECHAMIENTO DE UNO DE LOS CONTRATANTES DEL ESTADO DE INFERIORIDAD DEL OTRO.-

Corresponde aquí, analizar el segundo elemento subjetivo configurativo de lesión, el mismo que consiste en el aprovechamiento de uno de los contratantes del estado de inferioridad del otro.

Comencemos respondiendo a la pregunta ¿Qué se entiende por aprovechamiento?, Así la doctrina, en el intento de aclarar este concepto, explica que el aprovechamiento que realiza el lesionante implica que éste hubiere tomado conocimiento del estado que agobia al lesionado y que además aprecie que las condiciones contractuales son inequitativas producto de ese estado carencial; el mismo que constriñe al lesionado a celebrar el contrato.

Ahora bien, es preciso señalar que el aprovechamiento resulta de un comportamiento por parte del lesionante que de alguna manera presiona psicológicamente al lesionado, él que frente esta situación decide contratar sabiendo que ello le ocasiona un perjuicio económico.

El problema con relación a este elemento surge al tratar de probar el aprovechamiento, lo cual a decir de Guillermo Borda es generalmente imposible; dado que resulta una tarea complicadísima averiguar la verdadera intención del lesionante, ya que esa intención pertenece al fuero interno de éste.

Para ello la doctrina, tratando de solucionar el problema, manifiesta que la mejor prueba del aprovechamiento del lesionante es la grosera desproporción de las prestaciones y en ese sentido el Código Civil Peruano consagra en su artículo 1448, la siguiente presunción "... si la desproporción fuere igual o superior a las dos terceras partes (66.6%), se presume el aprovechamiento por el lesionante de la necesidad apremiante del lesionado.", con lo cual exime al lesionado de la difícil tarea de probar el aprovechamiento de su situación de necesidad por parte del lesionante.

Sin embargo en el ordenamiento civil peruano, el problema de probar el aprovechamiento, sigue siendo una complicada labor para aquellos casos en que la desproporción de las prestaciones fluctúa entre el 40% y el 66.6% del valor de las mismas, lo que para estos casos, en los que realmente ha existido la lesión, se convertiría en un perjuicio irreparable para el lesionado, lo que se traduciría en una injusticia producto de la mala fe del lesionante.

III. CONCURRENCIA DE LOS TRES ELEMENTOS.-

Como expresáramos, para que la lesión quede configurada como tal, deben concurrir simultáneamente al momento de la celebración del contrato los tres elementos anteriormente analizados.

Esto obedece a que una vez configurada la lesión, el lesionado tiene expedito su derecho para accionar la acción rescisoria, la misma que deja sin efecto el contrato celebrado, retrotrayendo los efectos producidos hasta el momento mismo de la celebración, con lo cual el tráfico de las relaciones comerciales se ve de alguna manera afectado.

Siendo ello así, lo que se busca con la concurrencia de los elementos; es que opere la lesión únicamente en los casos en los que pueda verificarse de manera indubitable la injusticia contractual imperante en la celebración de dicho negocio jurídico afectado con lesión; con lo cual se protege la seguridad que debe prestarse a las relaciones jurídico-comerciales establecidas entre los particulares.

CONCLUSION.-

De lo expresado se puede concluir, que la lesión siempre debe configurarse con la concurrencia de los tres elementos antes expuestos y que dicha concurrencia tiene que producirse al momento mismo de la celebración del contrato.

Ello debe ser así, por cuanto es necesario que la lesión quede configurada sólo en aquellos casos en los que realmente se cree un perjuicio económico para el lesionado como consecuencia de haber celebrado el contrato en condiciones lesivas.

Ese perjuicio económico únicamente se puede apreciar con la conjunción de los tres elementos antes mencionados, los mismos que deben ser siempre tres, uno objetivo (la desproporción de las prestaciones) y dos subjetivos (estado de inferioridad del lesionado y aprovechamiento del lesionante de ese estado de inferioridad); por cuanto se constituyen como presupuestos unos con otros para dar nacimiento a la lesión y legitimar al lesionado para ejercer la acción rescisoria.

BIBLIOGRAFÍA.-

  • ARIAS SCHREIBER, Max. "Exégesis del Código Civil Peruano de 1984: Contratos Parte General". Tomo I. 1ª Edición 1998. Editora Gaceta Jurídica S.A. Lima – Perú.

     

     

  • MARTINEZ COCO, Elvira. "Ensayos de Derecho Civil I: Lesión; Necesaria Reformulación de sus Elementos en el Derecho Civil Peruano". 1ª Edición 1997. Editorial San Marcos. Lima – Perú.

     

     

  • DE LA PUENTE Y LA VALLE, Manuel "El Contrato en General ". 1ª Edición. Fondo Editorial PUCP 1993. Lima - Perú.

     

     

  • OSPINA FERNÁNDEZ, Guillermo. "Teoría General de los Contratos, Actos Jurídicos y demás Negocios Jurídicos". 4ª Edición 1997. Editorial Temis. Colombia.

     

     

  • MOSET ITURRASPE, Jorge. "Contratos". 1ª Edición 1998. Editorial Rubinzal - Culzonni. Santa Fe – Argentina.

     

     

  • Departamento de Derecho Privado Universidad de Buenos Aires. "Temas de Derecho Privado". 1ª Edición 1999. Edición Colegio de Escribanos de la Capital Federal. Buenos Aires – Argentina.

     

 

 

 

José Antonio Yarlequé Sotomayor

joseyarleque@starmedia.com

Articulos relacionados:
Diligencias preliminares
Resumen:
El trabajo se centra en los supuestos de diligencias preliminares regulados en la actual ley procesal civil española del año 2000. Las diligencias preliminares es una in...
Competencia Desleal
Resumen:
En el artículo 1 de la ley 256 de 1996 se establece que el objeto de dicha ley es la de garantizar la libre y leal competencia económica, mediante la prohibición de actos...
El Sistema Electoral en el Uruguay: Ley de Lemas
Resumen:
El sistema electoral uruguayo, conocido como la ley de lemas, presenta particularidades interesantes. Se caracteriza por la elección en segunda vuelta (ballotage) del Pre...
Contratos
Resumen:
Locación. Caracteres del contrato de locacion. Transmisión de derechos y obligaciones en caso de muerte. Obligaciones del locador. Obligaciones del locatario. Turbaciones...
Desaparición del atestado policial en el nuevo (pdf)
Resumen:
Este Ensayo tiene como punto de partida, la experiencia recogida por el autor cuando en su oportunidad le correspondió el año 2007 la responsabilidad de intervenir como C...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©