Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El comportamiento del empleo y los salarios en el sector terciario en Zacatecas desde 1990

Resumen: Participación económica del sector terciario. La pea en la entidad y el sector terciario. Ingresos y salarios en la entidad y el sector terciario. Dentro del modo de producción capitalista aparecen aspectos que dejan ver la lógica de su dinámica de producción. Es así como cobra importancia la estructura de fuerzas productivas, dentro de la cual puede asociarse a la fuerza de trabajo como el elemento principal y motor fundamental de éstas.
854 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: M. C. Fco. Jaime Valle Reyes

Indice
1. Introducción
2. Marco Teorico
3. Participación económica del sector terciario
4. La pea en la entidad y el sector terciario
5. Ingresos y salarios en la entidad y el sector terciario
6. Conclusiones
7. Bibliografía

 

1. Introducción

Dentro del modo de producción capitalista aparecen aspectos que dejan ver la lógica de su dinámica de producción. Es así como cobra importancia la estructura de fuerzas productivas, dentro de la cual puede asociarse a la fuerza de trabajo como el elemento principal y motor fundamental de éstas.
También resulta interesante observar de qué manera puede llevarse a cabo la reproducción de la fuerza de trabajo dentro del sistema capitalista, tratando de apreciar la forma valor y la forma no-valor de la reproducción y su aportación al proceso de acumulación.
El sector terciario es una actividad económica que ha existido y existe dentro del modo de producción capitalista y ha devenido en una forma de utilización de la fuerza de trabajo y una forma de subsistencia, después de la agricultura. Se ha convertido en un fenómeno económico que merece ser estudiado puesto que el rezago estructural de la agricultura y la escasa actividad industrial hacen que este sector contenga una gran porción de la Población Económicamente Activa y sea una de las formas de contener y ocultar la presión de la oferta laboral.
La existencia del sector terciario se justifica en tanto que la producción capitalista lo necesita de manera complementaria dado que las mercancías necesitan ser distribuidas y hacerse accesibles al público consumidor en cuanto a su realización o venta y compra. También, como ya se dijo antes, es importante por su desempeño en la absorción de fuerza de trabajo pues, en 1990 de cada cien personas que trabajaban en el Estado 35.5 lo hacían en el sector terciario.

Objetivo general
La caracterización del sector terciario para contribuir a la formulación de estrategias de desarrollo económico en la entidad que permitan mejorar la calidad de vida de la población.

Objetivos particulares
1)Estudiar y profundizar en el fenómeno del sector terciario en Zacatecas y contribuir a un conocimiento más amplio del mismo sobre todo en aquellas ramas de mayor participación en la actividad económica como es el caso del comercio, los restaurantes y hoteles y otros servicios como los de reparación y mantenimiento.
2)Por otro lado, ante las escasas oportunidades de trabajo, y la creciente oferta del mismo, es importante tratar de esclarecer la verdadera situación de la población en el mercado laboral.
3)Por último, analizar el comportamiento del empleo y los salarios en Zacatecas y el sector terciario dado que estas dos variables son necesarias en la explicación del desarrollo económico de la entidad.
Así como las preguntas son más que las respuestas:
¿Qué tan importante llega a ser el sector terciario como una estrategia de desarrollo económico en el estado de Zacatecas?.
¿Cómo es el comportamiento del empleo y los salarios en Zacatecas?
¿Dadas sus condiciones físicas, demográficas y socioculturales la entidad puede ser atractiva para el desarrollo regional?.
Una primera idea consiste en que el sector terciario en la entidad es de baja productividad, sin embargo, la tendencia de la población a incorporarse a dicho sector hace necesaria una reflexión y atención especial.
También este sector se caracteriza por ser extensivo en trabajo; esto clarifica la imagen de que en la entidad existe un sector terciario rezagado, que genera empleos con baja calificación y costos, que además desempeña una actividad económica tradicional. Por lo tanto, estudiar las variables como el empleo del sector terciario, adquiere significado porque refleja cambios estructurales en la actividad económica Zacatecana.
Por otro lado, existen afirmaciones que establecen que el sector terciario lo constituyen las mujeres y los hombres trabajadores por cuenta propia y auxiliares no remunerados. En 1990, en la entidad, cerca de 31 personas que trabajaban, de cada cien, estaban en esa condición.

Así, el sector terciario ha sido una de las actividades económicas tradicionales aparte de la agricultura, éste se compone de establecimientos familiares, que se caracterizan por ser de auto empleo, es decir, escasamente ocupan mano de obra. Esta actividad persiste debido a que no existe una planta industrial que demande la suficiente fuerza de trabajo y por eso le toca al sector terciario cumplir el papel de absorbedor de la misma.
Finalmente, cabe mencionar que la entidad se caracteriza por tener un bajo desarrollo económico. Esto sucede por los distintos niveles y formas de penetración del sistema capitalista y por las características de tipo socio demográfico de la región, es decir, es una región económica - espacial poco atractiva, está en desventaja en cuanto a créditos disponibles, insumos baratos, ventajas de mercado, poca infraestructura, etc.
Otro de los obstáculos para el desarrollo económico, es la persistencia de un sector agrícola, el cual es de tipo tradicional y de escasos adelantos técnicos. Esto lleva al estancamiento de la entidad e impide el progreso de las regiones y se torna un poco difícil el hecho de poder clarificar una estructura de fuerza de trabajo.

Hipotesis
- El Estado de Zacatecas tiene una actividad económica basada en el sector terciario porque la región no tuvo los beneficios de lo que fue la ola industrializadora del patrón de acumulación basado en el modelo sustitutivo de importaciones y no cuenta con lo que sería la herencia de una planta productiva. Además nunca se ha impulsado un desarrollo económico de carácter endógeno y las pocas inversiones vienen del exterior de la entidad.
- Dentro del todo natural, existe un recíproco entrecruzamiento entre naturaleza y sociedad. El medio natural condiciona las
relaciones sociales y viceversa. Es decir, a un determinado desarrollo de las fuerzas productivas le corresponde un nivel de desarrollo de las relaciones sociales de producción.
Dadas las características geográficas, y las relaciones sociales existentes en la entidad, la población estará en la situación de bajos ingresos y pocas fuentes de empleo y esto hará que se siga dando el fenómeno migratorio hacia las ciudades grandes y hacia el exterior.

  • El sector terciario no será un verdadero puntal de desarrollo económico del Estado, sino una opción de sobrevivencia. Puesto que, como ya se dijo, este sector se compone de establecimientos familiares, trabajadores por cuenta propia, y auxiliares no remunerados; aunque no es posible dejar a un lado lo que significan y aportan al proceso de acumulación actividades como el turismo y otros servicios regulados por la administración publica. Por lo tanto, su papel será el de un sector de refugio para la fuerza de trabajo que no pude ser absorbida o utilizada dentro de los otros sectores.

2. Marco Teorico

Mediante la comprensión de los siguientes conceptos se exponen los aspectos acerca del fenómeno que se trata de analizar; estos son los conceptos de estructuras, estructura económica, fuerza de trabajo, fuerzas productivas, reproducción de la fuerza de trabajo y sector terciario entre otros.
Todo modo de producción tiene determinadas relaciones sociales de producción y nivel de desarrollo de sus fuerzas productivas. Esto permite distinguir una formación social con respecto a otras. Para su caso se esta considerando las características que determinan la estructura zacatecana, pero no aislada del contexto nacional, sino como una forma de identificar ciertas diferencias.
La escuela marxista, partiendo de la economía clásica, estudia el funcionamiento del capitalismo como conjunto de estructuras sociales, económicas y político - ideológicas. Y de ahí generalizando, formula teorías sobre las distintas formas de organización económica y social.
Considerando que las relaciones sociales de producción y fuerzas productivas constituyen la base económica sobre la que se asienta y desarrolla la sociedad, es evidente que las interrelaciones entre sus sectores productivos presentan un variado ritmo que el propio desarrollo capitalista le imprime. Por ejemplo, el impulso del comercio implicó el proceso de descomposición del modo de producción feudal, mientras que en el modo de producción capitalista implica la ampliación de las fronteras y destrucción de formas precapitalistas de producción.

De esta forma el sector servicios cumple una función importante en la realización de las mercancías y de generar una mayor dinámica entre los sectores y sub sectores de la economía.
Como una forma de comprender los elementos que constituyen una estructura económica en el modo de producción capitalista, se recurre a los conceptos fundamentales en los que se basa la óptica marxista del funcionamiento económico los cuales son, principalmente, trabajo, producción, distribución, consumo (productivo e improductivo) y proceso de cambio e intercambio.

La producción:
"Toda producción es apropiación de la naturaleza por parte del individuo en el seno y por intermedio de una forma de sociedad determinada. En este sentido, es una tautología, decir que la propiedad (la apropiación) es una condición de la producción. Decir que no se puede hablar de una producción, ni tampoco de una sociedad, en la que no exista ninguna forma de propiedad es una tautología.
Toda forma de producción engendra sus propias instituciones jurídicas, su propia forma de gobierno etc."
Las condiciones de producción, en su caso las relaciones sociales de producción que se engendran, determinan una estructuración que en un momento dado permiten el consumo (realización de la producción) y la distribución entre los agentes participantes.

Consumo y Producción:
"La producción es inmediatamente consumo, el consumo es inmediatamente producción. La producción es mediadora del consumo, crea los materiales sin los cuales a este le faltaría el objeto. El consumo es también mediador de la producción en cuanto crea para los productos el sujeto. Una vía ferrea no transitada que no se usa (no se consume) es sólo una vía ferrea.
‘(El producto se afirma como producto sólo en el consumo)’ ".
Bajo determinadas condiciones de producción y consumo, históricamente en su proceso, la sociedad viene cambiando y transformando sus estructuras sociales, económicas y políticas hacia nuevas situaciones, lo cual implica que no es una sociedad estática sino que se encuentra en un continuo movimiento y transformación.

Distribución y producción:
"En la distribución figuran la renta territorial, el salario, el interés y la ganancia, mientras que en la producción la tierra, el trabajo, el capital, figuran como agentes de la producción. El salario es el trabajo asalariado considerado bajo otro título: el carácter determinado que tiene aquí el trabajo como agente de producción aparece allí como determinación de la distribución.
Un individuo que participa en la producción bajo la forma de trabajo asalariado participa bajo la forma de salario en los productos, en los resultados de la producción.
La organización de la distribución está totalmente determinada por la organización de la producción: esclavismo, feudalismo, tributo, despotismo, etc."

En la distribución, según las relaciones sociales de producción, se viene configurando las formas de apropiación de la producción por parte de los grupos sociales. En el modo de producción capitalista, una parte significativa participa en la fase de producción, a diferencia de una pequeña parte que se apropia una parte significativa del producto social.

Cambio y producción:
"El cambio es un acto incluido en la producción, Pero 1) no existe cambio sin división del trabajo, sea ésta natural o constituya un resultado histórico. 2) el cambio privado presupone la producción privada, 3) la intensidad del cambio, lo mismo que su extensión y su índole están determinados por el desarrollo y la organización de la producción.
Es fundamental la presencia del cambio dentro del modo de producción capitalista como predominante en las relaciones sociales de producción, como un indicador que permite detectar el grado de descomposición de la economía precapitalista en el campo; por otra parte, como una forma de integrar a los diferentes productores a las relaciones sociales de producción que dominan el mercado y su consecuente apropiación del trabajo excedente.
El resultado al que llegamos no es que la producción, la distribución, el intercambio y el consumo sean idénticos, sino que constituyen las articulaciones de una totalidad, diferenciaciones dentro de una unidad.
Una producción determinada, por lo tanto, determina un consumo, una distribución. Un intercambio determinados y relaciones recíprocas determinadas de estos diferentes momentos. A decir verdad, también la producción, bajo su forma unilateral está a su vez determinada por los otros momentos".
Luego, entonces, la noción de estructura se entiende mediante el conjunto de elementos siguiente:
1) Una totalidad (un todo o unidad)
2) Unos elementos o partes que constituyen dicha totalidad
3) La posición de dichos elementos en el todo; si los elementos no ocupan la posición que les corresponde, la estructura no existiría o sería otra estructura
4) La relación de los distintos elementos entre sí
5) Una dinámica, cambio o evolución de las estructuras; cuando cambian o evolucionan los elementos arriba mencionados, cambia la estructura. Según el ritmo, evolución - revolución. En nuestro caso significa que al paso de los años la estructura de la fuerza de trabajo ha cambiado, ahora la tendencia de la utilización de la misma es más frecuente en el sector terciario.

Sin embargo este proceso es más nítido con la separación entre el campo y la ciudad. A medida que en la ciudad se pasa del taller artesanal a la concentración manufacturera, se genera un proceso de autonomía cada vez más en los centros industriales con respecto al campo, por lo tanto a su vez una concentración de la población.
En general la estructura es una totalidad articulada, compuesta por un conjunto de relaciones internas y estables que son las que determinan la función que cumplen los elementos dentro de esa totalidad.
En su caso el sector terciario es un elemento básico para un mejor funcionamiento entre los otros sectores económicos, permite una interrelación más amplia y profunda, para desterrar cuellos de botella al nivel de los diferentes mercados.
También Martha Harnecker se refiere al concepto de estructura y afirma que esta es "un todo" en el que los elementos no se yuxtaponen sino que, por el contrario, se encuentran distribuidos en ella según una organización de conjunto. Es esta organización la que determina la función que desempeña cada elemento dentro de la totalidad.
Cabe mencionar que este enfoque de las estructuras es válido no sólo en la disciplina económica, sino que en general funciona en otras disciplinas como la lingüística, anatomía, física, ciencias sociales, etc.

Respecto a la estructura económica y a las fuerzas productivas, Marx afirma lo siguiente:
" En la producción social de su existencia, los hombres establecen determinadas relaciones, necesarias e independientes de su voluntad. Relaciones de producción que corresponden a un determinado estadio evolutivo de fuerzas materiales. La totalidad de estas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la cual se alza un edificio jurídico y político y a la cual corresponden determinadas formas de conciencia social".
A nivel del estado de Zacatecas se pueden apreciar algunas diferencias: a) el nivel de desarrollo se encuentra muy por debajo del esquema nacional, b) la presencia de relaciones precapitalistas no dominantes, son más frecuentes en el caso de las pequeñas propiedades, c) una economía de características primarias y terciarias, d) una estructura jurídica semejante con el nivel nacional y una cuestión política en continua pugna, e) muy alejados del contexto nacional lo cual determina ciertas formas de conciencia social.

En relación con las fuerzas productivas... "La producción de la vida, tanto de la propia en el trabajo, como de la ajena en la procreación, se manifiesta inmediatamente como una doble relación social; social, en el sentido de que por ella se entiende la cooperación de diversos individuos, cuales quiera que sean sus condiciones, de cualquier modo y para cualquier fin. De donde se desprende que un determinado modo de producción o una determinada fase industrial lleva siempre aparejado un determinado modo de cooperación que es, a su vez, una "fuerza productiva"; que la suma de las fuerzas productivas accesibles al hombre condiciona el estado social y que, por tanto, la "historia de la humanidad" debe estudiarse y elaborarse siempre en conexión con la historia de la industria y del intercambio.

La conciencia de la necesidad de entablar relaciones con los individuos cercanos es el comienzo de la conciencia de que el hombre vive, en general, dentro de una sociedad. Este comienzo es algo tan animal como la propia vida social, en esta fase; es, simplemente una conciencia gregaria y en este punto, el hombre sólo se distingue del cordero".
La incesante transformación de las fuerzas productivas incide cada vez más en un proceso de apropiación de la naturaleza por el hombre, un continuo movimiento de mejorar las condiciones y dominar las fuerzas de la naturaleza. Sin embargo en un proceso en donde no sólo se controlan las condiciones materiales, sino también a veces las condiciones sociales que sólo pueden ser rotas mediante el cambio en las relaciones sociales de producción

Gerald A. Cohen trata de interpretar el contenido de lo arriba expuesto diciendo lo siguiente:
"Queremos insistir en que sólo las relaciones de producción, y no las fuerzas productivas constituyan la base económica. Es un procedimiento frecuente situar las fuerzas productivas en la estructura económica, de la que, como hemos visto, Marx las excluye de forma inequívoca. Para puntualizar, las fuerzas productivas se encuentran debajo del fundamento económico. Dado lo anterior, significa que las fuerzas productivas no forman parte de la estructura económica. Marx dice en muchos pasajes que las relaciones de producción son de carácter económico, mientras que las fuerzas productivas no lo son.
Las fuerzas productivas determinan firmemente el carácter de la estructura económica aunque no formen parte de ella".
La identificación de las fuerzas productivas permite caracterizar cierto nivel de desarrollo de la economía y población, son una manifestación del impulso que se genera con la relación que se mantiene entre población y medios de producción. Permite diferenciar en el tiempo y en el espacio una sociedad con respecto a otra.

Cohen continúa con una definición de los términos:
" Las personas y las fuerzas productivas son los únicos términos unidos por relaciones de producción. Todas las relaciones de producción son o bien relaciones entre una persona (o grupo de personas) y otra persona (o grupo de personas),o bien entre una persona (o grupo de personas) y una fuerza productiva (o grupo de fuerzas productivas ), en otras palabras: una relación de producción vincula como mínimo a una persona (s) - término y como máximo a una fuerza (s) productiva (s) - término ".

Para tal situación formula un ejemplo de estructura de fuerzas productivas:
I.- Fuerzas Productivas
a.- Medios de producción
a.1.- Instrumentos de producción
a.2.- materias primas
b.- Fuerza de trabajo (es decir, las facultades productivas de los agentes productores: fortaleza, habilidad, conocimiento, inventiva, etc.)

En ese mismo sentido, Harneckerlo analiza de la siguiente manera: "Es este carácter determinante de las relaciones de producción lo que explica que Marx haga intervenir exclusivamente esas relaciones en la definición del nivel económico".
El conjunto de relaciones de los agentes de la producción entre ellos y con la naturaleza(los agentes de la producción son todos los individuos que de una u otra manera participan en el proceso de producción de bienes materiales), sus condiciones de producción constituyen la sociedad bajo su aspecto económico.
En este texto se está refiriendo tanto a las relaciones técnicas (agentes / naturaleza) como a las relaciones sociales de producción (agentes / agentes).

En el prefacio a la crítica de la economía política se confirma esta definición:
En la producción social de su existencia los hombres contraen determinadas relaciones, necesarias, independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a un grado determinado del desarrollo de las fuerzas productivas materiales. El conjunto de las relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad.
Y agrega algo que es más importante: es la base material sobre la cual se establecen estas relaciones de producción, es decir, el grado de desarrollo de las fuerzas productivas. Esto es importante para entender el carácter dinámico de la estructura económica, la que al mismo tiempo que es una estructura es un proceso.

Hasta aquí hemos visto que son las relaciones de producción las que definen el nivel económico, según Marx, que estas relaciones están condicionadas por las fuerzas productivas y que Marx emplea el concepto de estructura para dar cuenta de su forma de combinación específica en las diferentes épocas históricas.

¿Qué entender entonces por fuerzas productivas?
Las fuerzas productivas no serían aparentemente sino los elementos del proceso de trabajo considerados desde el punto de vista de su potencialidad productiva, especialmente la fuerza de trabajo y el medio de trabajo.
"Llamaremos fuerzas productivas potenciales a los elementos del proceso de trabajo cuando ellos son considerados, en forma aislada de este, desde el punto de vista de su productividad potencial."
"Llamaremos fuerzas productivas propiamente tales a las fuerzas que resultan de la combinación de los elementos del proceso de trabajo bajo relaciones de producción determinadas. Su resultado es una determinada productividad del trabajo.
Mediremos el grado de desarrollo de las fuerzas productivas por el grado de productividad del trabajo".
Con respecto a la fuerza de trabajo, Cohen continua afirmando lo siguiente:
"Las fuerzas productivas se desarrollan con el tiempo y condicionan el carácter de las relaciones de producción. Pero el desarrollo de las fuerzas productivas es en buena medida el desarrollo del conocimiento de la forma de controlar y transformar la naturaleza, y esto es desarrollo de la fuerza de trabajo. Las fuerzas productivas deben incluir la fuerza de trabajo porque el núcleo de su desarrollo es el desarrollo de la fuerza de trabajo.

Tres razones para incluir la fuerza de trabajo y no el trabajo - la actividad laboral - entre las fuerzas productivas:
1). - La actividad laboral no se usa en la producción, es la producción
2). - La actividad laboral o bien se añade a la fuerza de trabajo o bien sustituye a la fuerza de trabajo
3).- Marx concede mucha importancia a la distinción entre actividad laboral y fuerza de trabajo, considerándola como su principal innovación conceptual dentro de la economía política, a partir de lo cual superó las teorías de Smith y Ricardo.
Lo que tiene valor no es la actividad laboral, sino la fuerza de trabajo que es lo que se ejerce en el trabajo, es esto, y no el trabajo, lo que el proletario vende al capitalista, quien paga por ella menos del valor de lo que puede hacer que produzca.
Pero si lo que el proletario vende es la fuerza de trabajo, se desprende que es fuerza de trabajo lo que posee. Entonces el trabajo no puede ser una fuerza productiva. Es la propiedad de su fuerza de trabajo lo que hace entrar al proletario en la estructura económica de la sociedad.
La fuerza de trabajo es una fuerza productiva, y una dimensión de la fuerza de trabajo es el conocimiento aplicable a la producción. De aquí se desprende que el conocimiento científico que está abierto a un uso productivo, es una fuerza productiva. Y lo que es más, el desarrollo del conocimiento es el centro del desarrollo de las fuerzas productivas.

Pasando a la reproducción de la fuerza de trabajo, se debe comenzar con el valor de uso y valor de la fuerza de trabajo:
La plusvalía no puede producirse en el segundo acto de la fórmula del capital M - D’ esto es, la reventa de la mercancía es lo que pasa sencillamente de su forma natural a su forma dinero. Si se encara el primer acto D – M, la compra, se encuentra que hay intercambio entre equivalentes.
" Para poder extraer plusvalía de este acto de compra y venta, sería preciso que el hombre de dinero tuviese la oportunidad de descubrir, en el mercado mismo, una mercancía cuyo valor poseyera la virtud particular de crear valor al consumirla".
Al respecto Wim Dierckxsens dice que la fuerza de trabajo en el capitalismo significa un valor de uso para el capitalista que la compra y un valor de cambio para el obrero que la vende, y como cualquier otra mercancía, posee valor.

" Como valor, la fuerza de trabajo representa la cantidad de trabajo social realizado en ella. Dado el individuo, produce su fuerza vital al reproducirse o conservarse el mismo. Para su mantenimiento o su conservación, necesita cierta suma de medios de subsistencia. El tiempo de trabajo necesario para la producción de la fuerza de trabajo se resuelve, pues, en el tiempo de trabajo necesario para la producción de esos medios de subsistencia; es decir, que la fuerza de trabajo tiene el valor exacto de los medios de subsistencia necesarios para quien la pone en función. En suma, el valor total de las mercancías necesarias para la producción y reproducción de la fuerza de trabajo propia y ajena constituye el valor de dicha fuerza de trabajo.
Un hecho importante en la explicación de los términos anteriores es el de vincular a la población como la base de la actividad económica, tal perspectiva parte del reconocimiento de la relación que existe entre la reproducción de la población y sus condiciones de vida y trabajo; la población como categoría socioeconómica representa la unidad de la fuerza productiva fundamental y de consumo de la sociedad. La población es el consumidor fundamental de toda la producción elaborada. En consecuencia, sin el funcionamiento de determinada parte de la población en forma de fuerza productiva fundamental de la sociedad, sería imposible la satisfacción de las necesidades de aquella, y por consiguiente su existencia misma".

En síntesis, del hecho de que la reproducción de las fuerzas productivas es la condición imprescindible del desarrollo de la sociedad, se desprende la necesidad de la reproducción de la fuerza de trabajo como parte fundamental de la primera. Mientras tanto, la reproducción de la fuerza de trabajo tiene como base la reproducción de la propia población como sistema sociodemográfico.
Luego, el valor de la fuerza de trabajo se operacionaliza mediante la aplicación de la misma fuerza de trabajo a cambio de un salario el cual se relaciona con la noción de remuneración, considerada como el salario que recibe el trabajador y que generalmente consta de la remuneración de base, las primas - como la prima de rendimiento o de trabajo por turnos - y diferentes beneficios y asignaciones. El salario básico se determina normalmente a través de un convenio colectivo o de un contrato individual de trabajo.
Los términos anteriores forman parte de uno de los elementos del salario; el salario directo, o sea, el elemento o parte que cubre principalmente el componente de reconstitución de la fuerza de trabajo activa. Por otro lado, el salario indirecto es la parte del salario total destinado a sufragar el costo del mantenimiento en inactividad(es cuando al trabajador se le descuenta una parte de su ingreso en forma de impuesto por trabajo para utilizarlo en el futuro en indemnizaciones por incapacidad de seguir trabajando, como las pensiones por jubilación) y el reemplazo generacional de los trabajadores.
A continuación se muestran algunos factores demográficos y económicos que influyen en el volumen y el crecimiento de la fuerza de trabajo:
1.-) Funciones de la fecundidad, la mortalidad, la estructura de la población y las tasas de actividad por edades.
Las conclusiones de algunos análisis para la población masculina resaltan la importancia de la fecundidad como determinante primordial a largo plazo tanto de la fuerza de trabajo como de la población total.
2. -) El papel de la migración:
Por lo general la inmigración contribuye más al crecimiento de la fuerza de trabajo que al de la población.
Los efectos de la migración sobre la oferta de fuerza de trabajo en ciertas ocupaciones son más importantes que los efectos de la fuerza de trabajo en su conjunto.

El efecto a corto plazo de la migración, en algunas ocasiones puede ser:
a) elevación de la tasa bruta de actividad a donde llegan
b) disminución de la tasa bruta de actividad de donde se van.
La migración del campo a la ciudad puede hacer descender la tasa bruta de actividad del país en su conjunto, puesto que los migrantes - antes agricultores - pueden tener pocas probabilidades de ser empleados.
3) Efectos de los ingresos, la instrucción y las condiciones de empleo:
Los niveles de ingreso y las condiciones de empleo, o sea la escasez o abundancia de oportunidades de empleo, influye sobre las dimensiones y el crecimiento de la fuerza de trabajo a través de lo que representa el crecimiento y la estructura de la población y sobre las tasas de actividad por edad.
A continuación los factores de la estructura económica de la fuerza de trabajo:
En la actualidad se emplean tres clasificaciones principales de las características económicas de la fuerza de trabajo:
Rama de actividad: la función del establecimiento en que trabaja el individuo
Ocupación: la clase de trabajo que realiza
Condición, son cuatro categorías: empleados, empleadores, trabajadores por cuenta propia y trabajadores familiares no remunerados.
a). - Variaciones regionales:
Estos factores antes mencionados varían de región a región, de hecho la parte dedicada a la agricultura guarda una estrecha relación con el nivel de desarrollo económico.
La elevada densidad de la agricultura en la actividad económica y el papel comparativamente menor de la industria refleja el hecho de que la mayoría de la población a escala mundial vive en las regiones menos desarrolladas.

b). - Cambios en el proceso de crecimiento económico:
Con el desarrollo económico hay un abandono de la agricultura por la fuerza de trabajo y un aumento en la proporción correspondiente en las actividades secundarias y terciarias; esto se da por el mayor dinamismo y productividad, sobre todo en el sector secundario donde la industria es capaz de absorber grandes cantidades de fuerza de trabajo.
Se considera generalmente que una vez que se llega a cierta etapa de desarrollo, la parte de la fuerza de trabajo en el sector secundario puede estabilizarse o posiblemente disminuir mientras que el terciario continúa aumentando. Es evidente que tal proceso, para el caso del estado de Zacatecas, como se apunta líneas arriba, hay diferencias y condiciones que hacen que no encaje en los esquemas y contextos nacionales e internacionales.

Los cambios en las actividades con el proceso de crecimiento económico son:
a) disminución de la parte correspondiente a la agricultura
b) cambios en las proporciones correspondientes a actividades no agrícolas. Lo referido al proceso lógico del paso de la agricultura a la industria y a los servicios.
c) cambios en la composición por ocupaciones. Referido a cuántos están ocupados en la agricultura y cuántos en la industria y servicios.
d) cambios en la composición por categorías. Se refiere a la categoría del trabajador: a empleados, empleadores, trabajadores por cuenta propia y trabajadores familiares no remunerados.
e) relaciones entre la ocupación y la rama de actividad: referido a la creciente especialización profesional dentro de las ramas
de actividad.
f) proceso de cambio en la estructura de la fuerza de trabajo: referido a la movilidad profesional y los cambios de profesión.
Por último, el concepto fuerza de trabajo suele ser utilizado como equivalente al de la población económicamente activa, tal y como se utiliza en la terminología de las normas internacionales a efectos censales. Es decir, otro enfoque de la fuerza de trabajo es el que la identifica con la población económicamente activa, que suele ser definida como una categoría demográficamente identificable, que puede distinguirse de otros sectores de la población por el hecho de que su función consiste en producir los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades de toda la población. O sea, la población económicamente activa no sólo es una categoría económica, sino también una categoría demográfica a la cual se le pueden aplicar diferentes medios de investigación que utiliza la demografía.

Un ejemplo de tales aplicaciones es la observación de la tasa de crecimiento de la población económicamente activa y su principal determinante, la tasa de participación o de actividad, la cual ejerce un impacto global sobre la fuerza de trabajo disponible, y por ende, sobre los mercados de trabajo, la tasa de salarios, el nivel de desempleo, y así sobre la distribución del ingreso.
Acerca del empleo y desempleo, según la Organización Internacional del Trabajo, las personas ocupadas o empleadas son todas aquéllas que tengan más de cierta edad especificada (en México se considera la edad de 12 años en adelante según los censos de población y vivienda) y que están dentro de las categorías siguientes:
a) Que están trabajando, es decir, que realizan trabajo remunerado durante un breve periodo de tiempo especificado o de
referencia.
b) Que tengan empleo, pero que no están trabajando por encontrarse temporalmente ausentes del mismo durante el periodo de tiempo especificado debido a enfermedad, conflicto de trabajo, vacaciones u otra clase de permiso o sin él.
c) Los empleadores y los trabajadores por cuenta propia.
d) Los trabajadores familiares no remunerados que habitualmente exploten o ayuden a explotar un negocio cualquiera o explotación agrícola si han trabajado por lo menos un tercio del tiempo normal de trabajo durante el periodo de referencia.

Los desocupados son las personas de 12 años y más que durante el periodo de referencia se hallen en las siguientes categorías:
a) los trabajadores disponibles para el empleo cuyo contrato de trabajo haya expirado o se esté suponiendo que estén sin empleo y buscan trabajo remunerado durante el periodo de referencia.
b) Las personas que no hayan estado empleadas nunca y que se encuentran disponibles para trabajar en el curso del periodo de referencia y están buscando trabajo remunerado.
c) Las personas que hayan sido suspendidas temporal o indefinidamente sin goce de remuneración.

El derroche de recursos de mano de obra reviste la forma de desempleo y subempleo. El nivel de desempleo y subempleo está determinado por las condiciones económicas aunque las tendencias demográficas también ejercen influencia.
El desempleo es la diferencia entre la oferta y la demanda de mano de obra y el riesgo de desempleo recae principalmente sobre los empleados, dado que es más probable que los trabajadores autónomos y ayudantes familiares etcétera, sufran de subempleo que de completa falta de empleo.
Cierto grado de desempleo es indispensable en los países desarrollados para abaratar la oferta de trabajo aunque en los países subdesarrollados esto tiene otras consecuencias. De cualquier manera el propio proceso de acumulación capitalista genera constantemente una población obrera excesiva para las necesidades medias de explotación del capital, es decir, una población obrera remanente o sobrante. Esta población excedente o ejército de reserva es a la que el capital acude de acuerdo con las necesidades cambiantes de su propia dinámica, a la vez que constituye a regular el incremento de los salarios manteniéndolos dentro de parámetros que no afecten el proceso de acumulación

De manera general se calculan los diferentes tipos de desempleo:
a) Desempleo estacionario
b) Desempleo friccional
c) Desempleo cíclico
d) Desempleo estructural
e) Desempleo que resulta de la deficiencia crónica de la demanda total de mano de obra relacionada con la oferta. (Este último es característico de los países subdesarrollados).
Podemos decir que en Zacatecas existe una relación poco funcional entre las actividades económicas porque no presenciamos ningún desarrollo en la industria, no existe una generación de empleos consistente, no hay una gran acumulación de capital y, por lo tanto, no se propicia el despegue económico.

Del sector terciario se comenta que en éste la circulación de mercancías o el intercambio no crea valor. La suma de los valores lanzados a la circulación no puede aumentar en ella, y por lo tanto, fuera de ella tiene que ocurrir algo que haga posible la formación de una plusvalía. La contradicción de la fórmula del capital es que la plusvalía tiene que "producirse" en la esfera de la circulación y al mismo tiempo no producirse en ella.
Aunque la esencia del sector terciario es D - M - D, compra para venta, no por ello toda actividad terciaria es capitalista(en el sector terciario en la entidad todavía existen actividades precapitalistas como algunas formas de comercio y establecimientos de auto empleo). Tampoco lo es toda actividad terciaria que compra y vende productos al servicio directo del capital productivo y que por ello participa en la plusvalía producida. Por otro lado, en el sector terciario se puede acumular capital sin que para ello necesariamente tenga que comprar fuerza de trabajo, fenómeno que es imposible imaginarse en el sector productivo.

La terciarización en México, se ha desarrollado bajo dos procesos. Por un lado, la reestructuración de los procesos productivos ha propiciado la constitución de servicios modernos ligados a la organización y modernización microeconómica de las unidades productivas; por otro lado, se han conformado dos subtipos de actividad tradicional; uno de ellos con explosivo crecimiento pero de escasa incidencia en el producto nacional y el otro de readecuación de ocupaciones de carácter informal.
En México, los censos de población y económicos consideran al sector terciario compuesto por dos grandes grupos: comercio y servicios. Aquí se hace uso indistinto del calificativo sector terciario y sector servicios, ya que el conglomerado de actividades brinda servicios ya sea al sector productivo o bien al consumidor en general.
Por lo tanto, el sector servicios o terciario está conformado, según C. Clark, por comercio, (mismo que aquí lo consideraremos como una rama que tiene cierta particularidad), transporte, comunicaciones, finanzas, seguros, bienes raíces, gobierno(incluye la gama entera de administración civil y militar de un país), y servicios profesionales (comprende servicios técnicos, jurídicos, comerciales, médicos y otros).

En uno de sus trabajos básicos sobre transformaciones de la estructura ocupacional que acompañan al desarrollo, Kuznetsseñaló un hecho sobre el que se ha especulado bastante en estudios posteriores; se refiere a la excesiva terciarización del mundo subdesarrollado. Cardoso y Reyna,en un estudio sobre el particular en América Latina afirman que "mientras en los países de desarrollo originario" el sector primario de la economía disminuyó en beneficio del secundario, en América Latina la expansión rápida del sector terciario sucede desde el comienzo del proceso de industrialización. Así, lo que fue un efecto tardío de la industrialización en Europa Occidental y Estados Unidos, la formación de amplios sectores terciarios, este se manifiesta desde los comienzos mismos del proceso de industrialización en América Latina.
Por lo general se sostiene que las actividades del sector terciario son las de más baja productividad, ya que este es el sector de refugio, al cual se incorpora gran parte de la población activa desplazada del sector primario, e incapaz de ser absorbida por el secundario.
El argumento central que utiliza Brigida Garcíapara relacionar el crecimiento del sector terciario con subempleo y "marginalización " creciente, señala que el crecimiento acelerado de la población y la intensiva migración rural - urbana, han tenido el efecto de aumentar la oferta de trabajo. Frente a dicho aumento, el sector secundario, intensivo en capital, no cuenta con la suficiente capacidad para absorber a la mano de obra en expansión. Así se produce un desequilibrio entre la oferta y la demanda de mano de obra que estimula la aparición de actividades de autoempleo en el sector terciario y el aumento de subempleo y de la marginalidad en los principales centros urbanos de América Latina.

Conviene hacer énfasis en que la producción capitalista es ante todo una producción de mercancías que necesita una serie de servicios complementarios que la hagan posible. Estas mismas mercancías necesitan ser distribuidas para hacerlas accesibles al público consumidor.
El planteamiento que hace Zouza es que el sector terciario, en los países subdesarrollados, no acelera el proceso de acumulación de capital y sólo somete a los trabajadores a "formas no típicamente capitalistas" y a una sobre explotación en los casos en que hay una vinculación directa de subordinación entre ellos y el capitalismo dominante.
Habría que considerar que las diferentes formas de penetración del capitalismo en el espacio económico - social puede condicionar la naturaleza de la expansión del resto de las actividades en las distintas situaciones regionales.
En áreas urbanas menos dinámicas, podía suponerse que la naturaleza prevaleciente de los sectores no asalariados esta ligada al pequeño comercio tradicional, a las unidades artesanales de producción de ropa y muebles, a los pequeños establecimientos de preparación y venta de alimentos, etc. Todos ellos susceptibles de desaparecer con la expansión capitalista.
Para esclarecer todos los elementos y supuestos arriba mencionados; en la práctica se recurrirá a un importante número de índices, tasas, proporciones, modelos de estimación etc. Que permitan hacer lo más amplio posible el estudio. Muchos de ellos son aplicados o referenciados a lo largo del trabajo.

3. Participación económica del sector terciario

Con el propósito de resaltar algunas de las características más importantes de la estructura económica del estado de Zacatecas nos remitiremos a realizar un análisis comparativo del producto interno bruto y sus sectores de actividad económica en el periodo de 1970 a 1993. Las características serían las siguientes:
Como puede observarse en el cuadro número 1, los servicios y el sector agropecuario son las actividades económicas que reflejan mayor dinamismo en la generación del producto interno bruto de Zacatecas, que en 1970 fue de 4,532.9 miles de nuevos pesos a precios corrientes de ese año y en 1993 siguen figurando las mismas actividades pero esta vez incorporando al sector de la construcción que en los últimos años en el total estatal tuvo una aparente tendencia alcista que trajo como resultado la cantidad de 9,114,004 miles de nuevos pesos.

Cuadro no. 1

Zacatecas, producto interno bruto estatal

Valores absolutos (miles de pesos)

Por gran division de actividad economica

PERIODO

1970

1975

1980

1985

1988

1993

ZACATECAS

4,532.90

9,687.40

34,109.00

442,292.00

4,009,839.00

9,114,004.00

AGROPECUARIO, SILVICULTURA Y PESCA

1,350.80

2,837.90

7,816.20

117,540.00

1,216,306.00

2,334,348.00

MINERIA

534.30

736.90

3,840.60

29,272.00

421,126.00

397,311.00

INDUSTRIA MANUFACTURERA

231.50

502.80

1,406.40

19,271.00

193,338.00

445,529.00

CONSTRUCCION

202.40

673.90

3,415.80

27,923.00

221,365.00

473,754.00

ELECTRICIDAD

16.70

36.30

255.50

1,730.00

14,964.00

74,808.00

TOTAL SECTOR TERCIARIO

2,197.20

4,899.60

17,374.50

246,558.00

1,942,740.00

5,388,254.00

COMERCIO, RESTAURANTES Y HOTELES

822.20

1,909.00

6,490.60

130,114.00

1,005,014.00

1,696,028.00

TRANSPORTE, ALMACENAMIENTO Y COMUNICACIONES

158.00

269.80

1,107.20

20,650.00

197,667.00

632,401.00

SERVICIOS FINANCIEROS, SEGUROS Y BIENES INMUEBLES

804.40

1,499.70

4,478.60

38,417.00

312,137.00

1,625,227.00

SERVICOS COMUNALES, SOCIALES Y PERSONALES

438.50

1,287.80

5,570.50

61,019.00

455,628.00

1,586,501.00

SERVICIOS BANCARIOS IMPUTADOS

-25.90

-66.70

-272.40

-3,642.00

-27,706.00

-151,903.00

FUENTE: BANCO DE DATOS DEL INEGI 1997

 

La participación de cada sector económico dentro del producto interno bruto refleja la especialización productiva del estado de Zacatecas, basada fundamentalmente en la explotación y aprovechamiento de sus recursos naturales. En este sentido las actividades agropecuarias representaron el 29.8% del PIB estatal de 1970 (cuadro número 2),y su evolución a través de los quinquenios ha ido ligeramente a la baja terminando el periodo con un 25.6%.

La minería ha tenido altibajos a lo largo de los años aunque su participación es modesta en el PIB estatal desde 1970 a 1993, su comportamiento inicial es de 11.8, para terminar en 4.4%. El estado de las manufacturas es muy rígido en todo el periodo, según los datos éstas son de las actividades que menos riqueza generan en el estado, puesto que su aportación al PIB total evidencia una gran ausencia de industrialización, inicia en 1970 con una participación de 5.1% y termina con 4.9% en 1993.
Las otras actividades que producen poca riqueza y aportan muy poco al producto interno bruto, son las de la construcción y la electricidad; éstas aportan en el inicio del periodo el 4.5% y 0.4% respectivamente, luego a pesar de que tuvieron ciertos aumentos en sus porcentajes, sobre todo en el caso de la construcción(hasta un 10% en 1980), al final su aportación queda en 5.2% y 0.8% respectivamente.
Finalmente, se destaca al sector terciario integrado por las ramas del comercio, restaurantes y hoteles y comunicaciones y transportes que en forma conjunta con el resto de los servicios alcanzaron en todo el periodo la mayor participación mostrando porcentajes de 48.5% en 1970, hasta 59.1% en 1993. Esto muestra que el sector terciario ha tenido una gran relevancia al paso de los años sustentado en gran parte por las actividades del comercio, los restaurantes y hoteles mismos que participan en el PIB estatal con 18.1%, en 1970 y 29.4% en 1985 respectivamente.

Cuadro no. 2

Zacatecas, producto interno bruto estatal

Participacion porcentual

Por gran division de actividad economica

PERIODO

1970

1975

1980

1985

1988

1993

ZACATECAS

100

100

100

100

100

100

AGROPECUARIO, SILVICULTURA Y PESCA

29.8

29.3

22.9

26.6

30.3

25.6

MINERIA

11.8

7.6

11.3

6.6

10.5

4.4

INDUSTRIA MANUFACTURERA

5.1

5.2

4.1

4.4

4.8

4.9

CONSTRUCCION

4.5

7.0

10.0

6.3

5.5

5.2

ELECTRICIDAD

0.4

0.4

0.7

0.4

0.4

0.8

TOTAL SECTOR TERCIARIO

48.5

50.6

50.9

55.7

48.4

59.1

COMERCIO, RESTAURANTES Y HOTELES

18.1

19.7

19.0

29.4

25.1

18.6

TRANSPORTE, ALMACENAMIENTO Y COMUNICACIONES

3.5

2.8

3.2

4.7

4.9

6.9

SERVICIOS FINANCIEROS, SEGUROS Y BIENES INMUEBLES

17.7

15.5

13.1

8.7

7.8

17.8

SERVICOS COMUNALES, SOCIALES Y PERSONALES

9.7

13.3

16.3

13.8

11.4

17.4

SERVICIOS BANCARIOS IMPUTADOS

-0.6

-0.7

-0.8

-0.8

-0.7

-1.7

FUENTE: BANCO DE DATOS DEL INEGI 1997

 

Sin embargo, la estructura productiva a precios constantes, tomando como base el año de 1990, ha tenido un comportamiento distinto en términos de su participación porcentual sobre todo teniendo en cuenta el último quinquenio de 1988 a 1993, mismo que ha mostrado, al nivel de sectores, tasas de crecimiento reales en su mayoría negativas.

Esto lo podemos evidenciar en el cuadro número 3 y los porcentajes son como sigue: En el sector agropecuario, según el periodo, los porcentajes son de 20.9% y 17.2% teniendo obviamente una tasa de crecimiento real negativa de –4.96%; la minería participa con 5.7% y 4.3% respectivamente y su ritmo de crecimiento es de –7.2%. Con respecto a la industria manufacturera a pesar de su modesta participación porcentual tiene algo de crecimiento y es que de 2.6% pasa a 3.2% creciendo año con año al ritmo de 2.51%; la construcción, de acuerdo con el periodo ha descendido en su aportación y ha pasado de 3.5% a 2.8% con una tasa de –5.4%, en cambio el sector de la electricidad, gas y agua ha crecido año con año a una tasa de 5.91%, sin embargo su aportación al PIB estatal es muy pequeña, pasa de 0.3% a 0.4% de 1988 a 1993.
Finalmente, el sector terciario en términos reales se ha visto un tanto estancado en sus ritmos de crecimiento en el periodo mencionado, tiene una tasa de crecimiento real de 0.10%, es decir, que su dinámica de crecimiento durante cinco años fue leve y su productividad al inicio representa el 33.5% del PIB estatal y al final llego a 36.0% su participación
El sector terciario en términos reales estuvo sustentado mayormente, por el sector de los servicios financieros y bienes inmuebles, aportando al PIB estatal el 7.0% y 9.8% de 1988 a 1993 creciendo año con año a un ritmo de 3.98%. En segundo lugar por el sector de los transportes y comunicaciones que en el periodo tuvo porcentajes de 3.1% y 4.4%, respectivamente, creciendo año con año a una tasa real de 4.07%.

Cuadro no 3

Zacatecas, producto interno bruto estatal

A pesos constantes y crecimiento real

(miles de pesos)

Base 1990 = 100

PERIODO

1988

%

1993

%

TCR 88-93

ZACATECAS

10010924.2

100.0

9377705.5

100.0

-1.13

1 AGROPECUARIO, SILVICULTURA Y PESCA

2095590.7

20.9

1615188.9

17.2

-4.96

2 MINERÍA

571094.8

5.7

401877.8

4.3

-7.02

3 INDUSTRIA MANUFACTURERA

258603.8

2.6

304519.1

3.2

2.51

4 CONSTRUCCIÓN

346088.7

3.5

261406.0

2.8

-5.40

5 ELECTRICIDAD, GAS Y AGUA

25583.6

0.3

39638.3

0.4

5.91

TOTAL SECTOR TERCIARIO

3356981.3

33.5

3377537.7

36.0

0.10

6 COMERCIO, RESTAURANTES Y HOTELES

1556642.1

15.5

1256961.2

13.4

-3.97

7 TRANSPORTE, ALMACENAJE Y COMUNICACIONES

309646.4

3.1

409842.7

4.4

4.07

8 SERVICIOS FINANCIEROS, SEGUROS, Y BIENES INMUEBLES

697900.0

7.0

917086.6

9.8

3.98

9 SERVICIOS COMUNALES, SOCIALES Y PERSONALES

792792.7

7.9

793647.1

8.5

0.02

FUENTE: ELABORACION PROPIA EN BASE AL BANCO DE DATOS INEGI, 1997 MEDIANTE EL INDICE DE PRECIOS IMPLICITO

NOTA: TCR 88-93 SIGNIFICA TASA DE CRECIMIENTO REAL PERIODO 1988-1993

 

Para poder ir definiendo la participación económica del sector terciario es necesario analizar la evolución de una parte determinante que es el sector comercio como una rama muy particular y de mayor participación de dicho sector. Se trata de analizar algunos elementos de carácter económico y de funcionamiento tanto del sector comercio como del resto de los servicios, y su implicación en el desarrollo económico a través de los años desde 1990.

La Particularidad Del Sub Sector Comercio
El comercio ha sostenido una tendencia muy importante al crecimiento, sin embargo, las características del comercio zacatecano no encajan con aquellas que manifiestan las entidades de mayor desarrollo económico. Así, esta citada forma de actividad por su volumen y extensión, está expresada en relación con las dimensiones de un mercado interno (que se distingue por ser un mercado de tipo cautivo y cooptado), y a las formas de como se desenvuelve económicamente la entidad. De lo anterior expuesto se destaca lo siguiente:
El número de establecimientos comerciales ha experimentado un claro crecimiento y más acentuado en aquellos que se dedican al comercio al menudeo; en 1988 existían 412 establecimientos al mayoreo y 9,407 al menudeo; para 1993 crecieron a 739 al mayoreo y 15,870 al menudeo (ver cuadro No. 4), dejando ver con esto un explosivo crecimiento determinado principalmente por el comercio al menudeo, caracterizado por una creciente demanda doméstica y por la vinculación a las entidades de mayor desarrollo comercial (como Aguascalientes y Jalisco entre otras) lo cual provocó que estos establecimientos se dediquen a la compraventa de mercancías básicas para la reproducción de la población, tales como alimentos, ropa, calzado, etc.

Cuadro no.4

Zacatecas, caracteristicas principales de los establecimientos comerciales

PERIODO

DESCRIPCION

1988

1993

MAYOREO

MENUDEO

MAYOREO

MENUDEO

NUMERO DE ESTABLECIMIENTOS

412

9,407

739

15,870

PERSONAL OCUPADO (PROMEDIO)

3,203

19,204

5,129

30,678

RENUMERACIONES TOTALES AL PERSONAL OCUPADO

15,264.4

24,892.5

76,280.2

100,936.0

VENTAS NETAS DE MERCANCIAS ADQUIRIDAS PARA SU REVENTA

295,257.8

658,279.8

1,287,039.8

2,660,778.4

COMPRAS DE MERCANCIAS

228,295.8

503,129.5

986,294.5

2,104,177.7

NOTA: PARA 1988 SE PROCEDIO A LA CONVERCION DE MILES DE NUEVOS PESOS CON FIN DE HOMOGENIZAR LA INFORMACION

FUENTE: CENSOS ECONOMICOS 1989 Y 1994 ZACATECAS

 

Como se dijo antes, el sector terciario en Zacatecas está compuesto mayor mente, dado que el comercio contribuye en gran medida a ello, por establecimientos familiares de autoempleo, de escasa remuneración y de un funcionamiento de tipo tradicional, es por eso que las mayores participaciones en cuanto a personal ocupado y a las remuneraciones al personal se encuentran en el comercio al menudeo y han aumentado desde hace algunos años, de tal forma que el personal ocupado en 1988 era de 3,203 personas que recibían remuneraciones totales de 15,264.4 miles de N$ en los establecimientos comerciales de tipo mayoreo, mientras que el personal ocupado en los establecimientos de menudeo lo conformaban 19,204 personas las cuales obtuvieron al rededor de 24,892.5 miles de N$ como remuneraciones totales. Sin embargo, en 1993 se evidencia el explosivo crecimiento y resulta que los establecimientos de tipo mayoreo mantienen un personal ocupado de 5,129 con remuneraciones totales de 7,628.2 miles de N$, en tanto que los establecimientos al menudeo muestran también nuevas cifras con un personal ocupado creciente de 30,678(incorporando en seis años 11,474 trabajadores más), con remuneraciones totales de 100,936 miles de N$.

De las cifras anteriormente analizadas, se visualiza que la actividad del subsector comercio verdaderamente está sustentado, después de haber visto ese rápido crecimiento, mediante empleos de baja calificación y bajos costos, lo cual podemos verlo reflejado en los volúmenes de ventas de mercancías adquiridas para su reventa, las cuales son sumamente altas en el comercio al menudeo; tales ventas al menudeo hacen referencia a las mercancías que son revendidas sin transformación directamente a los consumidores para su consumo personal o doméstico, por otro lado las ventas al mayoreo son aquellas mercancías revendidas sin transformación para uso inmediato a fabricantes, servicios del sector público y otros comercios quienes adquieren las mercancías para integrarlas a otros procesos comerciales.
Señalemos el comportamiento de las ventas y las compras al mayoreo y menudeo y resulta que las ventas en 1988 fueron de 295,257.8 y 658,279.8 miles de N$ al mayoreo y menudeo respectivamente, mientras que las compras en esta misma modalidad y mismo año fueron del orden de 228,295.8 y 503,129.8 miles de N$; en tanto que en 1993 las ventas ascienden a 1,287,039.8 miles de N$ y las compras en 986,294.5 miles de N$ en los establecimientos comerciales al mayoreo y 2,660,778.4 de ventas al menudeo con 2,104,177.7 de compras de la misma modalidad.

Las cantidades de personal ocupado, el número de establecimientos comerciales, los volúmenes de ventas y compras, etcétera, corroboran lo que ya se ha dicho con anterioridad del tipo de desarrollo comercial que caracteriza a la entidad; que la actividad económica es de tipo tradicional, seguramente porque las relaciones socio culturales empresariales son netamente locales y no se tiene un aceptable vínculo con las nuevas modalidades que presenta el desarrollo comercial en el ámbito nacional y de ahí que se tenga un sector terciario constituido en su mayoría por establecimientos familiares con trabajadores por cuenta propia y auxiliares no remunerados, dispuestos a atender una demanda de tipo doméstico para lo cual no se necesita la alta calificación por parte del personal que da servicio en tales establecimientos comerciales. Dado lo anterior, se tiene que en 1988 el personal no remunerado en los establecimientos comerciales de tipo menudeo fue de 12421 personas(cuadros 5 y 6) mientras que el personal remunerado en esos mismos establecimientos está a la mitad con 6788 personas. Respecto al año de 1993, el personal ocupado no remunerado al treinta de junio tenía un total de 30034 personas representando el 68% del total en tanto que las personas remuneradas conformaron el 32% con la cantidad de 14089 personas.
Hasta aquí se ha intentado resaltar algunas características del subsector comercio en el periodo de 1988 y 1993, años en que se levantaron los censos económicos, los cuales arrojaron estos resultados, pero más adelante se intenta analizar el comportamiento que ha tenido en algunos años desde 1990 y lo haremos sobre la base de índices que puedan dar la pauta para deducir dicho comportamiento y determinar el fin que ha tenido dicho sector.

Dentro de las actividades comerciales de la entidad se está viendo una situación muy interesante, la cual muestra la intención de la población trabajadora a buscar la forma de mantenerse activa y aspirar a seguir reproduciendo su fuerza de trabajo.
Esto ocurre en un escenario donde se atraviesa por un periodo de inestabilidad iniciado en el año de 1994.
Señalados los indicadores propios de la entidad se observa que en el personal ocupado en los establecimientos comerciales de tipo mayoreo se padece del desplazamiento de trabajadores; después de observar que al mantenerse constantes los niveles de personal ocupado hasta el mes de diciembre de 1994 se llega a un punto final y de ahí en adelante se registra una tendencia a la baja.
La peculiaridad del comercio en la entidad nos hace suponer, por lo tanto, que donde existe un desplazamiento de trabajadores, la respuesta obvia sería la de buscar acomodo de alguna otra forma; aquí lo interesante es pues que mientras los índices de personal ocupado en los establecimientos comerciales de tipo mayoreo muestran posiciones muy por debajo de los alcanzados en los meses de 1994, la tendencia en los establecimientos al menudeo va en constante crecimiento.

 

Cuadro no.5

Zacatecas, sector comercio,personal ocupado total el 31 diciembre

1988

DESCRIPCION

TOTAL

PERSONAL RENUMERADO

PERSONAL

EMPLEADOS

OTROS TRABAJADORES

TOTAL

NO RENUMERADO

MAYOREO

3,224

1,627

1,207

2,834

390

MENUDEO

19,209

5,312

1,476

6,788

12,421

TOTAL

9,622

FUENTE: X CENSO COMERCIAL Y X CENSO DE SERVICIOS 1989

CUADRO No. 6

ZACATECAS, SECTOR COMERCIO,PERSONAL OCUPADO TOTAL EL 30 DE JUNIO

1993

TOTAL

44,128

RENUMERADO

14,089

NO RENUMERADO

30,039

FUENTE: CENSOS ECONOMICOS 1994, ZACATECAS

 

Las propias dimensiones del mercado interno nos hacen ver el tipo de actividad comercial donde la baja calificación y el abaratamiento de la fuerza de trabajo están presentes; un comercio constituido por establecimientos cuyo destino es atender una demanda tradicional ofreciendo servicios básicos al consumidor.

Reflejo de lo anterior, los índices de personal ocupado en el comercio al menudeo coincidentemente vienen de una baja en los dos primeros meses del año(ver cuadro No. 7) de 1994 con un pequeño repunte en los dos siguientes meses (102 % y 105.5 %); luego se presenta un quiebre en los meses de mayo, junio, julio y agosto oscilando esos cuatro meses con un índice al inicio de 92.5 % y terminando en un 94.3 %, hasta terminar el año con incrementos de personal de 4.9% al 11.2 % con respecto al promedio de ese mismo año de 1994.
Después da inicio un crecimiento del personal en los últimos cuatro meses del año de 1994 para de ahí en adelante despegar con un aumento moderado los siguientes meses de 1995 con alrededor de 3 % de crecimiento, comenzando con un índice de 107.8 % y terminar en un 121.7 %.

Cuadro no.7

Zacatecas: sector comercio

Indice del personal ocupado

(1994 = 100) mensual 1994-1996

PERIODO

MENUDEO - ZACATECAS

MAYOREO - ZACATECAS

1994|01

94.4

94.7

1994|02

95.7

92.8

1994|03

102.0

96.1

1994|04

105.5

101.3

1994|05

92.5

103.7

1994|06

91.1

102.5

1994|07

94.0

100.8

1994|08

94.3

101.4

1994|09

104.9

100.9

1994|10

106.0

101.7

1994|11

108.5

102.7

1994|12

111.2

101.6

1995|01

107.8

88.8

1995|02

107.2

89.1

1995|03

113.3

88.0

1995|04

113.0

86.4

1995|05

117.8

84.6

1995|06

116.9

83.8

1995|07

117.5

82.6

1995|08

116.2

83.3

1995|09

115.9

81.7

1995|10

116.9

82.4

1995|11

118.0

83.8

1995|12

121.7

83.2

1996|01

123.3

85.6

1996|02

123.3

87.3

1996|03

125.9

84.4

1996|04

139.2

84.6

1996|05

161.7

85.4

1996|06

161.1

87.1

1996|07

170.4

90.9

1996|08

171.0

94.1

1996|09

171.0

95.4

1996|10

194.1

96.3

FUENTE : Banco de Datos INEGI, 1997

 

El año de 1996 empieza con la misma tendencia los primeros cuatro meses para después dar un salto extremo en los meses de Mayo y Junio con incrementos del 61.7 y 61.1 % respectivamente, mientras que los siguientes 3 meses se van incrementando hasta diez veces más que los dos anteriores y alcanzar su punto máximo de 194.1 % con respecto al año de 1994.

Cabe mencionar que las actividades comerciales que hacen que el personal tienda a ocuparse en los establecimientos tipo menudeo, sobre todo en aquellos, donde por su actividad y dimensión, son establecimientos como las farmacias, gaseras, supermercados y tiendas de autoservicio, mismos que coinciden en la particularidad de ser actividades donde el personal no necesita de mayor calificación, pues se trata en su mayoría de despachadores, dependientes, vigilantes, etc.

No cabe duda que el mercado interno nacional sigue en franca depresión, contribuyendo a esto los problemas económicos que hicieron su presencia en el año de 1994 y que ocasionó que se aceleraran los procesos inflacionarios producto de la caída de los salarios y el sistemático aumento general en los precios de las mercancías; también esto repercutió de alguna manera en las actividades de algunas pequeñas empresas que al verse imposibilitadas para sostener ciertos niveles de productividad, por las altas tasas de interés en los créditos bancarios y otras situaciones de financiamiento, optaron por el cierre provocándose así altos índices de desempleo.
También esto de alguna manera hace que la población que ha quedado desprovista de su empleo, busque una solución al problema de su propia reproducción y propicia la aparición de las actividades de tipo informal o de pequeños comercios del tipo de consumo inmediato.
Por todo lo anterior y ante los claros indicios de la depresión económica, se tiene que hay algunos índices sobre la evolución actual de la economía mexicana y de este sector terciario. En el estado se evidencia que las ventas mensuales en los establecimientos comerciales siguen siendo malas, pues con relación al año de 1994 hasta 1996 sus índices han bajado notablemente (ver cuadro No. 8), teniendo sus antecedentes más bajos en el mes de mayo de 1996, con una caída hasta de 40.2% con relación al año de 1994 en el comercio al mayoreo y ligeros repuntes en algunos meses de este periodo hasta de 13%, en diciembre de 1995, en el menudeo.

Cuadro no.8

zacatecas, sector comercio:

Indice de ventas netas en términos reales

Mensual 1994-1996(1994=100)

PERIODO

MAYOREO - ZACATECAS

MENUDEO - ZACATECAS

1994|01

92.9

88.4

1994|02

82.7

81.6

1994|03

101.7

102.9

1994|04

99.9

101.2

1994|05

98.2

90.2

1994|06

110.1

90.9

1994|07

95.2

106.9

1994|08

94.6

104.2

1994|09

110.6

98.3

1994|10

100.8

95.9

1994|11

111.4

109.4

1994|12

102.1

130.2

1995|01

92.2

99.0

1995|02

77.3

83.0

1995|03

87.6

92.7

1995|04

70.0

82.6

1995|05

79.7

75.4

1995|06

75.4

77.1

1995|07

84.6

76.9

1995|08

72.7

85.1

1995|09

73.4

77.6

1995|10

76.9

76.6

1995|11

78.5

78.1

1995|12

88.7

113.7

1996|01

79.1

77.4

1996|02

79.1

75.2

1996|03

74.8

79.8

1996|04

70.3

72.4

1996|05

69.8

78.6

1996|06

74.4

78.6

1996|07

92.6

80.7

1996|08

85.6

79.6

1996|09

76.7

79.0

1996|10

82.6

89.1

FUENTE: BANCO DE DATOS INEGI, 1997

 

En sí, las ventas mensuales en los establecimientos comerciales siguen siendo malas dado que los salarios son muy bajos y el mercado interno sigue estando muy deprimido. Por otra parte, producto de esos problemas económicos, la capacidad de las compras mensuales también ha sido claramente baja (ver cuadro No. 9). Desde 1994 hasta 1996, los antecedentes más bajos al mayoreo y menudeo son hasta de 39%, en el mes de mayo de 1995, basándose en 1994, y de 37.9 % respectivamente.

Al menudeo sólo hay pequeños repuntes, pero en sí no se alcanzan a obtener los niveles promedio de 1994 tal vez por el reflejo de una baja demanda, misma que no puede ser aumentada a no ser que de alguna manera se den aumentos en las remuneraciones.

Pero hablando de las remuneraciones, aquellas que tienen que ver con el personal ocupado remunerado, es decir, el cociente de las remuneraciones totales entre el personal ocupado remunerado, también van experimentando mes a mes, desde 1994 hasta octubre de 1996, una gran caída sin poder recuperar los promedios del año base, evidenciándose con esto una baja en el poder adquisitivo del salario.

Cuadro no.9

Zacatecas: sector comercio

Indice de compras netas en términos

REALES MENSUAL 1994-1996 (1994=100)

PERIODO

MAYOREO - ZACATECAS

MENUDEO - ZACATECAS

1994|01

90.0

78.3

1994|02

86.4

77.8

1994|03

91.4

97.8

1994|04

95.4

101.6

1994|05

108.3

91.8

1994|06

102.6

96.2

1994|07

99.5

102.4

1994|08

93.8

108.1

1994|09

105.6

96.5

1994|10

105.7

103.2

1994|11

107.1

114.5

1994|12

114.2

131.9

1995|01

91.4

84.5

1995|02

83.2

86.1

1995|03

95.0

90.4

1995|04

69.4

74.0

1995|05

77.0

72.0

1995|06

78.1

76.7

1995|07

75.6

70.2

1995|08

83.9

79.9

1995|09

69.4

62.1

1995|10

76.8

83.4

1995|11

79.9

83.7

1995|12

87.1

101.8

1996|01

73.7

69.0

1996|02

74.9

68.8

1996|03

72.1

71.0

1996|04

62.4

70.3

1996|05

61.0

79.3

1996|06

75.7

64.9

1996|07

77.2

79.6

1996|08

75.5

75.2

1996|09

72.6

75.1

1996|10

71.9

90.8

FUENTE: BANCO DE DATOS INEGI, 1997

 

Lo que se presenta es un índice de remuneraciones en el comercio al mayoreo totalmente desplomado (ver cuadro No.10) en donde los máximos repuntes ocurren entre los meses de mayo, junio y julio con recuperaciones de entre 3 % y 5 % y un extraordinario 39.2 % en el mes de diciembre de 1994.

En lo que respecta a los índices de remuneraciones en el comercio al menudeo, se observa cómo tiene ligeros repuntes pero no logra recuperar los promedios alcanzados en 1994 salvo en algunos meses como mayo y noviembre de 1994 y los meses de diciembre tanto del año de 1994 como del año de 1995. Estos aumentos tal vez son producto de las reparticiones de utilidades y la obtención de aguinaldos.

Cuadro no.10

Zacatecas, sector comercio:

Indice de remuneraciones totales

En terminos reales mensual 1994-1996

(1994=100)

PERIODO

MAYOREO - ZACATECAS

MENUDEO - ZACATECAS

1994|01

96.2

92.4

1994|02

89.8

90.1

1994|03

94.0

94.5

1994|04

95.3

95.0

1994|05

101.3

100.7

1994|06

100.5

91.7

1994|07

101.3

92.6

1994|08

98.6

94.8

1994|09

93.5

94.1

1994|10

92.3

94.4

1994|11

98.1

102.6

1994|12

139.2

157.1

1995|01

78.2

97.6

1995|02

71.4

90.7

1995|03

72.9

89.1

1995|04

66.7

80.2

1995|05

66.2

82.2

1995|06

62.3

73.9

1995|07

63.2

72.4

1995|08

62.0

73.7

1995|09

60.0

71.5

1995|10

60.1

71.0

1995|11

60.1

77.5

1995|12

91.5

114.5

1996|01

60.0

76.8

1996|02

58.5

73.2

1996|03

59.8

76.9

1996|04

57.4

76.0

1996|05

62.6

88.0

1996|06

59.6

73.9

1996|07

62.6

84.3

1996|08

66.5

85.1

1996|09

64.6

83.5

1996|10

64.5

87.7

 

FUENTE: BANCO DE DATOS INEGI, 1997

El Resto De Los Servicios
La orientación de la economía en la entidad sigue estando determinada por el sector servicios. Ante las desarticulaciones de sus actividades productivas, y de la poca generación de la riqueza, se ha reforzado la terciarización desde el ámbito del comercio y el resto de los servicios.
Difícilmente podríamos describir una situación modernizadora a semejanza de otras entidades y otros países, donde los servicios se constituyen en puntal de la reestructuración económica y desde donde se perfila la integración de las ramas de punta. A diferencia de eso, los servicios en la entidad producen un efecto económico en función de los rasgos que adquiere la economía doméstica.
Las principales características dentro de la estructura económica local muestran en un periodo, considerando desde 1988 a 1993, que el número de establecimientos en el resto de los servicios se ha incrementado casi el doble al pasar de 5,020 a 9,506 establecimientos(ver cuadro11); de éstos sobresalen las actividades relacionadas con los restaurantes y hoteles, cuyo número de establecimientos era de 1,632 y después aumentó a 2, 912; otra actividad de importancia es la relacionada con los servicios de reparación y mantenimiento, de aparatos electrodomésticos, pequeños talleres automotrices y establecimientos dedicados a la reparación de calzado; en dicha actividad prevalece alrededor de 1 382 establecimientos en 1988 y para 1993 aumentaron a 2,592.
Existen en menor medida otros servicios como los educativos, de investigación, servicios médicos, de asistencia social y de asociaciones civiles y religiosas, cuyos establecimientos van de 845 a 1,467 en este mismo periodo de referencia. Por último, existen para el año de 1993, 1 475 establecimientos dedicados a proporcionar servicios profesionales - que es donde actúan todas aquellas personas que ostentan alguna profesión -, servicios técnicos, especializados y personales incluidos los prestados a las empresas.
En consideración a este mismo periodo 1988-1993 y ocupándose de las mismas actividades económicas, se tiene que los restaurantes y hoteles son actividades que más incorporan personal a sus establecimientos, pues en el periodo de referencia pasaron de 4,536 a 8,077 personas ocupadas, de ahí le siguen los servicios de reparación y mantenimiento los cuales ocupaban 2,816 y 4,653 empleados cuya cantidad casi representa el doble en cinco años; continuando con los servicios de educación, de investigación, médicos, de asistencia social y asociaciones civiles y religiosas cuyo personal ocupado asciende en 1988 a 2, 995 trabajadores y a 4, 157 en el año de 1993. Por último, se tiene que el número de personal ocupado en los servicios profesionales, técnicos, servicios especializados y personales incluidos los prestados a las empresas fue de 1,488 y 3,222 trabajadores en el periodo de referencia.

Cuadro no. 11

Zacatecas, sector servicios, principales caracteristicas

Por sub sector de actividad, datos de 1988-1993

SUBSECTOR

ESTABLECIMIENTOS

PERSONAL OCUPADO

REMUNERACIONES TOTALES AL PERSONAL

TOTAL PROMEDIO

OCUPADO (MILES DE (N$)

1988

1993

1988

1993

1988

1993

ZACATECAS TOTAL

5,020

9,506

13,201

23,032

20,500.3

119,964.9

SERVICIOS EDUCATIVOS, DE INVESTIGACION, MEDICOS, DE ASISTENCIA SOCIAL Y DE ASOCIACIONES CIVILES Y RELIGIOSAS

845

1,467

2,995

4,157

4,893.9

29,798.4

RESTAURANTES Y HOTELES

1,632

2,912

4,536

8,077

6,812.0

31,468.9

SERVICIOS PROFESIONALES, TECNICOS, ESPECIALIZADOS Y PERSONALES INCLUYE LOS PRESTADOS A LAS EMPRESAS

718

1,475

1,488

3,322

2,256.2

24,233.7

SERVICIOS DE REPARACION Y MANTENIMIENTO

1,382

2,592

2,816

4,653

2,980.1

9,598.0

FUENTE: INEGI, CENSOS ECONOMICOS 1989, 1994, ZACATECAS

 

Por otro lado, en el personal ocupado al 30 de junio (ver cuadro 12) remunerado y no remunerado en este mismo periodo, 1988-1993, ocurrió un importante incremento en el personal que recibe ingresos, pues en total en el periodo de referencia creció de 6,031 a 44,419; esto estuvo determinado por el aumento en una de las ramas de actividad, la cual corresponde a los servicios educativos de investigación, médicos, de asistencia social y de asociaciones civiles y religiosas, pues en 1988 existían un total de 1,559 personas que recibían ingresos y en 1993 pasaron a ser 21,635 personas; esto representó el 48.71 % del total del personal remunerado en la entidad. Este formidable crecimiento está enmarcado por un acontecimiento ocurrido sobre todo en los servicios de la educación; es el hecho de que en ésta se llevó a cabo el proceso de la descentralización del gobierno federal y todo el personal de la educación pasó a formar parte de la administración estatal.

Después, siguen los restaurantes y hoteles cuyo personal remunerado paso de 2,133 a 3,680 en el periodo mencionado; además cabe destacar que en esta rama en 1988 el personal remunerado representaba el 35.37 % del total y en 1993 bajo al 8.28 % del total.
Enseguida los servicios de reparación y mantenimiento muestran un incremento al encontrarse en 829 personas remuneradas y pasar a 1,161; por último, los servicios profesionales, técnicos, especializados y personales, incluidos los prestados a las empresas, tenían 669 que recibían ingresos en 1988 y 1, 257 en el año de 1993.
Por otro lado, atendiendo al personal no remunerado, en la entidad existían un total de 6, 833 personas que no recibían ingresos en 1988 y 11,318 en 1993 casi el doble en media década. Las actividades más sobresalientes en este sentido corresponden a los restaurantes y hoteles, pues en el periodo referido había 2,271 personas ocupadas que no recibían remuneración alguna en 1988 y 3,751 en el año de 1993; luego le siguen los servicios de reparación y mantenimiento cuyo personal no remunerado fue de 1,902 y 3,159 respectivamente; después en menor medida los servicios educativos y de investigación etc. Y los servicios profesionales y técnicos representaban en el año de 1993 el 16.33 % y el 13.11 % del total de personas no remuneradas en el estado.

Cuadro no. 12

Zacatecas, sector servicios, personal ocupado el 30 de junio,

Remunerado y no remunerado 1988-1993

SUBSECTOR

PERSONAL REMUNERADO

PERSONAL NO REMUNERADO

1988

1993

1988

1993

ZACATECAS TOTAL

6,031

44,419

6,833

11,318

SERVICIOS EDUCATIVOS, DE INVESTIGACION, MEDICOS, DE ASISTENCIA SOCIAL Y DE ASOCIACIONES CIVILES Y RELIGIOSAS

1,559

21,635

1,396

1,848

RESTAURANTES Y HOTELES

2,133

3,680

2,271

3,751

SERVICIOS PROFESIONALES, TECNICOS, ESPECIALIZADOS Y PERSONALES INCLUYE LOS PRESTADOS A LAS EMPRESAS

669

1,257

792

1,484

SERVICIOS DE REPARACION Y MANTENIMIENTO

829

1,161

1,902

3,159

FUENTE: INEGI, CENSOS ECONOMICOS 1989, 1994, ZACATECAS

4. La pea en la entidad y el sector terciario

Por definición, la población económicamente activa corresponde a la población de 12 años y más que trabajó o buscó trabajo. Haciendo abstracción de las diferentes clases de trabajo, el comportamiento global de la población económicamente activa puede servir como un indicador aproximado de la capacidad relativa de absorción de trabajo en el estado.
Los datos de la PEA permiten apreciar aspectos que tienen que ver con el movimiento que sigue la fuerza de trabajo y ésta, a su vez, depende o padece la influencia de algunos factores demográficos y económicos cuyo efecto viene a determinar el volumen y crecimiento de la PEA o fuerza de trabajo. Así, por ejemplo, la estructura de la población por edades, en cuanto viene determinada por la fecundidad, la mortalidad y la migración desempeña una función dominante en la determinación del volumen de la población económicamente activa; de igual modo los niveles de ingreso y la escasez o abundancia de empleos influyen sobre las dimensiones y el crecimiento de la fuerza de trabajo.

Cuadro no. 13

Zacatecas: poblacion de 12 años y mas

Economicamente activa e inactiva(porcentajes)

PERIODO

POBLACION DE 12 AÑOS Y MAS

POBLACION ECONOMICAMENTE ACTIVA

POBLACION ECONOMICAMENTE ACTIVA MASCULINA

POBLACION ECONOMICAMENTE ACTIVA FEMENINA

POBLACION ECONOMICAMENTE INACTIVA

1994/01

74.6

48.6

67.5

31.3

51.4

1994/02

74.7

51.2

68.7

35.6

48.8

1994/03

73.8

53.9

72.8

36.9

46.1

1994/04

73.5

54.7

72.7

38.3

45.3

1995/01

73.6

56.2

75

39.3

43.8

1995/02

72.8

55.5

73.9

39.0

44.5

1995/03

72.4

56.1

74.5

39.8

43.9

1995/04

72.8

56.7

76.0

39.5

43.3

1996/01

72.9

56.6

74.1

41.1

43.4

1996/02

73.6

55.7

73.9

39.5

44.3

1996/03

73.8

56.5

75.3

40.3

43.5

1996/04

73.8

56.4

74.1

40.7

43.6

1997/01

74.4

55.3

72.7

40.4

44.7

1997/02

75.3

56.0

73.4

40.9

44.0

FUENTE : BANCO DE DATOS INEGI, 1997

 

Haciendo referencia al indicador señalado, el cuadro 13 ilustra acerca de su comportamiento, de manera trimestral, desde 1994 hasta el segundo trimestre de 1997. En el periodo se advierten dos momentos plenamente diferenciados en el movimiento de la PEA estatal: mientras que desde el primer trimestre de 1994 al primero de 1995 se produce un incremento de la misma de aproximadamente 7.6 % (comienza con 48.6 % y termina en 56.2 %), en los trimestres siguientes ésta llega a tener una situación de estancamiento con un promedio aproximado al 56 % de la población de 12 años y más. Dicho estancamiento contrasta con el dinamismo de los trimestres anteriores lo cual conduce a considerar que tal periodo significa un remanso en la capacidad de absorción de fuerza de trabajo en Zacatecas mismo que puede coincidir, consecuentemente, con el periodo de crisis en el ámbito nacional.

En lo que respecta a la Población Económicamente Activa masculina el fenómeno presenta prácticamente el mismo comportamiento y es que dicha población contiene los mayores porcentajes de la población de 12 años y más que está activa. Por lo tanto, en el primer trimestre de 1994 hasta el primero de 1995 se establece un incremento comenzando en 67.5% hasta llegar a un 75 % del total de la PEA; el resto de los trimestres desde 1995 hasta el segundo de 1997, ocurre un comportamiento intermitente, pues mientras en el segundo trimestre de 1995 muestra un 73.9 % y llega a un punto culminante de 76 % para después volver a bajar hasta el segundo trimestre de 1997 (73.4 %). Esto indica que en este periodo la Población Económicamente Activa masculina estuvo sujeta a las oscilaciones de la oferta de trabajo o a las recaídas y recuperaciones de las fuentes de empleo.
Al hacer referencia a la Población Económicamente Activa femenina, se puede ver que en todo el periodo (1994-1997), a través de cada trimestre, se ha ido incorporando de manera creciente y sostenida más población femenina a la actividad económica. Pero, aquí lo que es importante observar es que dicho crecimiento mantiene cierta relación inversa con la población económicamente inactiva, pues en tanto que ésta va decreciendo a lo largo de todo el periodo la población económicamente activa femenina experimenta un efecto contrario; es decir que la incorporación de cada vez más población femenina a la actividad económica se debe a que están pasando de la condición de inactivos a la condición de activos del sexo femenino.
Así, mientras que la PEA femenina va incorporando al paso de los trimestres de 1994 más población a la actividad económica, la población económicamente inactiva disminuye en sus porcentajes: La primera en cuestión inicia el primer trimestre con porcentajes de 31.3 % y su crecimiento a lo largo del periodo termina en 40.9 %. En segundo lugar, la PEA inactiva comienza con porcentajes de 51.4 % y continúa con 48.8, para terminar en 44.0 %

Otro ángulo de observación del fenómeno del ritmo y evolución de absorción de fuerza de trabajo que tiene que ver como indicador con el nivel de desarrollo económico son las tasas de participación o de actividad, en este caso las tasas específicas de participación por sexo y grupo de edad (las tasas de participación económica por sexo y grupo de edad es el porcentaje que representa la población económicamente activa en cada grupo de edad y por sexo respecto a la población de 12 años y más de cada grupo de edad y sexo).
El crecimiento de la población y sus cambios de estructura pueden influir sobre las tasas específicas. En los países subdesarrollados la gran proporción de niños tiende a que los jóvenes trabajen desde temprana edad y los adultos a continuar trabajando a edad avanzada.
La tasa de participación o de actividad ejerce un impacto global sobre la fuerza de trabajo disponible y por ende sobre los mercados de trabajo, la tasa de salarios, el nivel de desempleo y así sobre la distribución del ingreso.
La medición de la participación de la población en la actividad económica constituye, pues, un elemento imprescindible para la planificación y proyección de la utilización de los recursos laborales en la producción de bienes y servicios.

Sin embargo, la participación de la población en la actividad económica no es uniforme en todos los sectores de la población, al contrario, varía significativamente según el sexo y la edad con niveles extremos muy próximos al 100 % en algunas edades, sobre todo en la población masculina y en otros casos mucho mas bajos como en la población femenina.
Revisando el comportamiento de las tasas de participación por sexo desde 1992 hasta 1997 por trimestre (cuadro No. 14), se observa efectivamente una relativa mayor participación de los hombres en relación con las mujeres; al inicio del periodo tenemos que cerca de 70 hombres de cada 100 realizan alguna actividad económica y al pasar de los trimestres llega a obtener el punto máximo de crecimiento cuyo valor fue 75.7%, es decir, que en el cuarto trimestre de 1995 cerca de 76 hombres de cada 100 estaban activos; ya para el final del periodo, segundo trimestre de 1997, la máxima incursión de los hombres a la actividad económica fue de 73.4 de cada 100.
Respecto a la participación económica de las mujeres tenemos que ésta es relativamente menor, aunque a lo largo del periodo considerado se observa un paulatino crecimiento sobre todo a partir del año de 1994; entonces se observa que 32 de cada 100 mujeres, en el primer trimestre de 1992, están activas y así se mantienen sobre todo durante los dos primeros años, después se tiene en 1994, primer trimestre, un valor de 35.6 % y comienza el crecimiento hasta finalizar con 40.9 %, es decir, que al final del periodo casi la mitad de la población de 12 años y más del sexo femenino están inmersas en la actividad económica.

Se podría decir que a lo largo del periodo el único crecimiento relativo considerable le corresponde a las tasas de participación de las mujeres, sin embargo, poniendo atención al comportamiento global o de ambos sexos, se podría observar que en el periodo al que nos referimos la dinámica de crecimiento ha sido prácticamente nula, pues en el primer trimestre del periodo comienza con 49.7 % y termina en 56.0 % al último trimestre, tal comportamiento hace suponer, en primera instancia, que la población económicamente activa no solo crece poco, sino que lo hace a un ritmo menor que el crecimiento de la población.
Aunque por otro lado la causa del bajo crecimiento de la PEA y por ende del bajo crecimiento de las tasas de actividad, tiene que ver con la alta fecundidad que tiende a bajar el cociente de dichas tasas de actividad y también, aun más, a los altos índices de emigración que incurren en el estado.

Cuadro no. 14

Zacatecas:tasas especificas de participacion

Por sexo y por trimestre 1992- 1997

PERIODO

TOTAL

HOMBRES

MUJERES

1992|01

49.7

69.8

31.8

1992|02

48.8

68.2

31.3

1992|03

49.4

70.1

30.3

1992|04

46.3

67.4

27.5

1993|01

48.1

67.7

30.5

1993|02

48.5

67.3

31.8

1993|03

48.7

68.1

31.7

1993|04

48.8

68.3

31.8

1994|01

48.6

67.5

31.3

1994|02

51.2

68.7

35.6

1994|03

53.9

72.8

36.9

1994|04

54.7

72.7

38.3

1995|01

55.1

74.6

37.7

1995|02

54.9

73.0

38.9

1995|03

55.7

74.2

39.3

1995|04

56.5

75.7

39.5

1996|01

56.6

74.1

41.1

1996|02

55.7

73.9

39.5

1996|03

56.5

75.3

40.3

1996|04

56.4

74.1

40.7

1997|01

55.3

72.7

40.4

1997|02

56.0

73.4

40.9

FUENTE : BANCO DE DATOS , INEGI, 1997

Por otra parte, con relación a las tasas de participación por edades se observa en el cuadro No. 15 que las mayores participaciones se encuentran en las edades de 25 a 34 años y de 35 a 44 años; y en menor medida, en las edades de 20 a 24 años y 45 años y más. De acuerdo al dinamismo de estos grupos de edad, tenemos que las tasas del grupo de los 35 a 44 años tienen un crecimiento sostenido al comenzar el primer trimestre de 1992 con 68.2 % para luego ir creciendo al paso de los trimestres y llegar a 75.3 %, en el segundo trimestre de 1997. Un comportamiento similar lo tiene el grupo de edad de los 25 a 34 años cuando al inicio del periodo 67.3 % están activos y al final del periodo llega a 74.6 % de ese grupo de edad que realizan alguna actividad económica. Cabe mencionar que el comportamiento de estos grupos de edad prácticamente no varía de región a región ni de país a país.

El grupo de edad que mantiene una situación de actividad inconstante es el de 12 a 19 años, comienza en los primeros trimestres con 23.3 % luego baja los siguientes cinco trimestres hasta 18.9 %. Después desde el segundo trimestre de 1994, hasta el primer trimestre de 1996, se presenta una participación de 21.4 % a 31.3 % para luego bajar al final del periodo hasta 26.7 %. Significa que en este grupo de edad la población tiende a realizar trabajos temporales y es probable que se trate de jóvenes que aparte de trabajar tengan que estudiar.

Por último, el grupo de los 45 años y más muestra un ritmo de crecimiento constante pero relativamente pequeño y comienza con 47.6 % hasta el termino que llega a 53 % logrando en dicho periodo un aumento de 5.4 % en total. Esto es porque se trata de trabajadores donde sus empleos son estables y es difícil que su trayectoria de trabajo sea interrumpida por el despido o el cese temporal.

Cuadro no. 15

Zacatecas: tasas especificas de participacion por grupos de edad

Y por trimestre, 1992-1997

PERIODO

12 A 19 AÑOS

20 A 24 AÑOS

25 A 34 AÑOS

35 A 44 AÑOS

45 Y MAS AÑOS

1992/01

23.3

56.4

67.3

68.2

47.6

1992/02

22.0

54.4

67.3

68.8

46.5

1992/03

23.5

55.7

66.9

67.9

47.3

1992/04

18.2

49.6

65.4

66.9

45.6

1993/01

18.5

50.7

67.5

68.1

47.8

1993/02

18.9

52.1

68.1

68.5

48.1

1993/03

18.9

53.2

67.5

67.5

48.9

1993/04

18.6

52.5

67.4

67.6

48.7

1994/01

17.4

51.3

70.4

67.3

46.1

1994/02

21.4

52.9

73.3

68.3

47.6

1994/03

24.0

56.1

74.5

69.4

50.5

1994/04

26.2

58.8

74.2

71.7

50.0

1995/01

28.7

60.1

72.9

72.1

51.6

1995/02

26.8

62.0

73.0

71.6

52.2

1995/03

31.4

60.9

72.3

73.3

51.2

1995/04

31.3

63.1

72.7

72.7

53.6

1996/01

30.3

61.8

71.7

73.5

55.4

1996/02

26.6

60.2

72.1

75.5

54.3

1996/03

28.7

60.2

72.9

74.3

53.5

1996/04

28.0

57.1

73.7

76.5

53.5

1997/01

27.9

59.1

72.9

74.3

50.6

1997/02

26.7

58.5

74.6

75.3

53.0

FUENTE: BANCO DE DATOS. INEGI, 1997

Por lo general en los estudios de la participación de la población en la actividad económica se mide el nivel de desarrollo a través de indicadores como el producto percápita, la población urbana, la proporción de trabajadores no agrícola, etc. Con los datos de la PEA ocupada por sector de actividad se puede observar cómo se ha modificado la estructura ocupacional global, dando paso a una mayor participación relativa del sector terciario. Con dichos datos es posible, también, detectar la especialización productiva en el Estado.

Al revisar el cuadro número 16 se aprecia la representación relativa del sector terciario en la absorción de la fuerza de trabajo, y como se verá más adelante en la concentración de mano de obra no asalariada. En el año de 1990 el sector primario contenía el 39.80 % de la población ocupada, el sector secundario reclutaba el 21.50 % y en el sector terciario se encontraba el 35.50 %; para 1995 el 43 % de la PEA ocupada se encontraba en el sector primario, 17.47 % en el secundario y por último 39.13 % en el terciario. Los datos anteriores muestran al sector terciario como el segundo lugar de importancia donde tiende a ocuparse la población y también el sector donde se manifiesta la especialización de la producción en el Estado; luego, la actividad del sector terciario probablemente está compuesta por una gran cantidad de la PEA desplazada por el sector secundario, en donde éste es incapaz de dar debida respuesta a la oferta de la fuerza de trabajo, y también en gran medida es probable que el sector terciario aumente su volumen debido a la cantidad de mano de obra que en el pasado se ocupaba en actividades relacionadas con la agricultura. Además también es posible que en este sector se detecte un porcentaje considerable de desocupación disfrazada.
Se observa en el cuadro ya referido el incremento de la población ocupada en cinco años de 1990 a 1995 en donde el sector primario creció 3.5 %, el sector secundario muestra una situación de descenso al bajar 4.03 % en media década, y el sector terciario ha crecido 3.63% en el mismo periodo.

Cuadro no. 16

Zacatecas: poblacion ocupada por sector de actividad

AÑO

PRIMARIO

SECUNDARIO

TERCIARIO

NO ESPECIFICADO

1990

39.80

21.50

35.50

3.20

1995

43.30

17.47

39.13

0.10

NOTA:

SECTOR PRIMARIO: COMPRENDE AGRICULTURA, GANADERÍA, SILVICULTURA, CAZA Y PESCASECTOR SECUNDARIO: COMPRENDE MINERÍA, EXTRACCIÓN DE PETRÓLEO Y GAS, INDUSTRIA MANUFACTURERA, ELECTRICIDAD, Y CONSTRUCCIÓN SECTOR TERCIARIO: COMPRENDE COMERCIO, TRANSPORTE, GOBIERNO Y EL RESTO DE LOS SERVICIOS

FUENTE:

1990: INEGI, CENSO DE POBLACIÓN Y VIVIENDA , 1990, ZACATECAS

1995: INEGI, RESULTADOS DEFINITIVOS, CONTEO DE POBLACION Y VIVIENDA, 1995, ZACATECAS

Empleo Y Desempleo En La Entidad Y El Sector Terciario
Se dice que son empleados todos los hombres y mujeres que están trabajando o que realizan un trabajo remunerado. También lo son los empleadores y trabajadores por cuenta propia, los trabajadores familiares no remunerados que explotan o ayudan a explotar un negocio cualquiera o explotación agrícola si han trabajado al menos un tercio del tiempo normal (ocho horas diarias); y finalmente aquellos que tengan empleo, pero que no están trabajando por encontrarse temporalmente ausentes mediante cualquier causa justificada.
La rama de actividad, que es la función del establecimiento en que trabaja el individuo, es una de las clasificaciones que se emplean y utilizan en el empleo. Al remitirse al cuadro número 17 se puede analizar la distribución de la población urbana ocupada por sector de actividad y darse cuenta que el comportamiento de dicha población ocupada a lo largo de los diez trimestres que comprende el periodo 1995 - 1997 es similar en todas las ramas de actividad, es decir, no tiene un ritmo de crecimiento considerable; esto es evidente, puesto que, como se apuntaba antes, en la entidad el crecimiento de la demanda de mano de obra es demasiado pequeña. De esta situación de estancamiento sólo es posible resaltar que el sector terciario a lo largo del periodo es el que tiene un mayor número de población ocupada puesto que en promedio el comercio tiene el 20.1 % y los demás servicios el 42.4 % para hacer un total de 62.4 % en el sector mencionado.

De las otras actividades que más población incorporan una de ellas es el sector gobierno (con 13.1 % en promedio) que por cierto, según se advierte, tiene la misión de atenuar un poco la presión de la oferta de trabajo y trata de absorber aquella población que no tiene cabida en la industria de la transformación. La siguiente actividad que por su escaso dinamismo en la entidad y contiene sólo el 9.4 % de la población ocupada en promedio es la industria de la transformación. Por último, el sector de la construcción cuyo promedio asciende escasamente hasta el 6.8 % y los sitúa como los sectores en donde más población está desempleada.

Cuadro no. 17

Zacatecas:distribucion porcentual de la poblacion urbana ocupada por

Sector de actividad, trimestral, 1995-1997

PERIODO

1995|01

1995|02

1995|03

1995|04

1996|01

1996|02

1996|03

1996|04

1997|01

1997|02

AGRICULTURA, GANADERÍA, SILVICULTURA, CAZA Y PESCA

1.2

1.6

2.2

1.9

1.4

1.3

2.1

2.1

1.5

2.1

INDUSTRIA EXTRACTIVA Y DE LA ELECTRICIDAD

0.7

0.7

1.6

1.7

1.6

1.7

1.9

1.7

1.5

1.2

INDUSTRIA DE LA TRANSFORMACIÓN

10.4

9.5

8.3

9.4

9.3

9.3

9.2

9.5

9.1

10.4

CONSTRUCCIÓN

7.3

6.9

6.8

6.3

7.0

7.1

7.2

6.4

6.6

6.1

COMERCIO

19.2

19.2

19.9

19.8

19.3

20.5

20.2

20.1

22.3

20.5

SERVICIOS

42.0

42.2

42.7

43.0

44.2

42.5

42.7

42.2

40.9

41.1

COMUNICACIONES Y TRANSPORTES

4.8

5.3

5.0

4.9

5.2

5.2

4.7

4.9

5.0

4.8

GOBIERNO

14.4

14.4

13.3

13.0

11.9

12.3

12.0

12.9

13.1

13.7

OCUPADOS EN ESTADOS UNIDOS

0.0

0.2

0.2

0.0

0.1

0.1

0.0

0.2

0.0

0.1

FUENTE : BANCO DE DATOS ,INEGI, 1997

Por otro lado, mediante los datos sobre el empleo formal, se pueden ver algunos aspectos que permiten distinguir la expansión de las relaciones propiamente capitalistas en el estado, es decir, mediante las cifras del número de empleados registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (ver cuadro No. 18), se puede tener una idea del grado de crecimiento del empleo en Zacatecas: En un periodo que va de 1992 a 1997 se ha visto incrementado el número de empleados en algunos sectores, mientras que en otros se observa una caída en el número de los mismos; por ejemplo, según el periodo mencionado los servicios sociales y comunales tienen un marcado aumento, pues en 1992 los datos muestran 17,222 empleados registrados en promedio y al termino del mismo, 1997, existen en promedio un total de 24,406 empleados registrados y obtienen una tasa de crecimiento media anual de 7.0 %; o sea, el registro de personal empleado ha crecido año con año en aproximadamente 7 % lo cual nos corrobora la gran intención por parte del gobierno de intervenir en los desajustes y desequilibrios entre la oferta y la demanda de fuerza de trabajo.

Otra rama de actividad económica que reviste gran importancia es el comercio; ésta en 1992 tenía 11,279 personas registradas como empleadas y va creciendo a lo largo de 6 años hasta llegar a 13,414 personas en 1997 y tener una tasa de crecimiento media anual del 3.2 %.

A las ramas anteriores le siguen los servicios para empresas, personas y el hogar, éstas en 1992 registraban un total de 6,257 empleados va creciendo año con año al ritmo de 1.2 % hasta llegar al final del periodo con un registro de 6,722 empleados. Luego sigue el sector de las industrias de la transformación, que también lleva un marcado crecimiento desde 1992-1997, en términos relativos ha crecido año con año a un ritmo del 19.4 % pues en 1992 fueron registrados como empleados un total de 5,933 personas y para 1997 asciende a 12,831 personas registradas como empleados en el seguro social.

Después, está el transporte y las comunicaciones (los cuales nos dan una idea del rol que cumplen como enlace con las entidades que tienen una dinámica económica en franco crecimiento y desarrollo, como en el caso del estado de Jalisco, Aguascalientes y Coahuila), mismos que no tienen gran crecimiento, pues sólo lo hicieron en 0.4 % al año y en números absolutos están inscritos un total de 2,477 empleados en 1992 y 2,533 en 1997. Otro de los sectores, el de la industria eléctrica, captación y suministro de agua potable, que aunque su crecimiento anual tiene un ritmo de 7.1 %, el número de empleados que registra es de lo más pequeño a lo largo del periodo, pues en 1992 sólo tenia 375 personas como empleados formales y pasados los 6 años alcanzó solamente a crecer en 534 empleados en total.

El sector que merece especial mención es el de otros grupos; en él existe una gran variedad de asegurados dentro de los cuales se puede tratar de trabajadores por cuenta propia, patrones y otros no identificados. La heterogeneidad de este sector hace que en él recaiga la mayoría de personas registradas; por lo tanto, al inicio de 1992 existía un registro de 17,222 personas y al final alcanza a tener un total de 24,406 asegurados con un crecimiento en cada año de 7.0 %.
Por otra parte, están los sectores en donde los empleados registrados disminuyen hasta alcanzar tasas de crecimiento negativas como es el caso de las industrias extractivas y el sector de la agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza. Dicho lo anterior, las industrias extractivas registran al inicio del año de 1992 un total de 5,748 empleados asegurados y a lo largo de 6 años disminuye y se sitúa en 4,139 personas con una tasa negativa de menos 4.7 % resultado del cierre de algunas minas y de la disminución de la capacidad productiva de otras a consecuencia de la baja rentabilidad para la explotación de algunos minerales predominantes en estos yacimientos resultado de la caída de sus precios en los mercados internacionales.

Por último, también resultado de una gran crisis estructural de muchos años en el estado, y de la leve inserción a la dinámica productiva como actividad a la cual se le podría transformar y resultar con algún nivel de valor agregado; la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la caza y la pesca incorporan todas estas actividades juntas al inicio del periodo un total de 1,760 empleados y bajan al final del mismo hasta 1,478 resultando con esto una tasa de crecimiento en términos medios anuales de menos 2.6 %.

Cuadro no. 18

Zacatecas: asegurados permanentes registrados en el imss

(promediado entre los meses del año),por sector de actividad

Economica, 1992-1997

SECTOR

1992

1993

1994

1995

1996

1997

TCMA b/

TOTAL

70,203

76,737

80,918

84,839

89,435

96,883

6.3

AGRICULTURA, GANADERIA, SILVICULTURA, PESCA Y CAZA

1,760

1,878

1,799

1,598

1,529

1,488

-2.6

INDUSTRIAS EXTRACTIVAS

5,748

4,812

4,203

3,618

3,876

4,139

-4.7

INDUSTRIAS DE LA TRANSFORMACION

5,933

7,270

8,296

10,141

11,661

12,831

19.4

CONSTRUCCION

1,273

1,604

1,960

2,285

1,997

2,154

11.5

INDUSTRIA ELECTRICA,CAPTACION Y SUMINISTRO DE AGUA POTABLE

375

451

477

477

494

534

7.1

COMERCIO

11,279

12,322

12,559

12,929

13,025

13,414

3.2

TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

2,477

2,614

2,563

2,393

2,478

2,533

0.4

SERVICIOS PARA EMPRESAS, PERSONAS Y EL HOGAR

6,257

6,740

6,916

6,934

6,620

6,722

1.2

SERVICIOS SOCIALES Y COMUNALES

17,222

18,596

20,464

21,830

23,684

24,406

7.0

OTROS GRUPOS a/

17,862

20,450

21,707

22,634

24,701

28,413

9.8

FUENTE : ELABORACION PROPIA EN BASE AL ANUARIO ESTADISTICO, EDICION:

1992,1993,1994,1995,1996,1997, INEGI

NOTA:

EL REGISTRO DE ASEGURADOS PERMANENTES LO DETERMINA EL IMSS CON BASE EN EL PROCESAMIENTO ELECTRONICO DE LOS AVISOS DE AFILIACION, EL CUAL Consiste EN SUMAR LAS ALTAS Y LOS REINGRESOS Y RESTAR LAS BAJAS A LOS SALDOS MENSUALES, DEL ARCHIVO DENOMINADO CATALOGO DE ASEGURADOS PATRONES Y MUNICIPIOS (A. M. P.).

a/ COMPRENDE: SEGURO FACULTATIVO(COLECTIVO, INDIVIDUAL, IMSS Y ESTUDIANTES), CONTINUACION VOLUNTARIA,. TRABAJADORES INDEPENDIENTES Y NO IDENTIFICADOS b/ TASA DE CRECIMIENTO MEDIA ANUAL

 

La población ocupada en condiciones críticas (cuadro No 19) se puede situar como aquella que tiene las características del subempleo. Este, de manera abierta, presenta la forma de trabajo a tiempo parcial y cuando se manifiesta con una remuneración muy baja por el tiempo de trabajo, cobra la forma de subempleo encubierto o disfrazado el cual es característico en las regiones de menor desarrollo económico a la par con el primero.

Dado lo anterior y de acuerdo a los datos del cuadro antes mencionado se tiene que de manera trimestral desde 1994 hasta 1997 las personas que trabajan menos de 15 horas a la semana van creciendo de un trimestre a otro de manera paulatina en niveles relativamente bajos; en el primer trimestre del año de 1994 era el 2 % de la población ocupada en condiciones críticas, va creciendo de manera sostenida hasta llegar al 6.3 % al segundo trimestre de 1997; mientras tanto los que trabajan en establecimientos de 1 a 5 personas también representan un gran porcentaje de la población ocupada en condiciones criticas, en el primer trimestre existían 37.6 % de trabajadores, aumenta los siguientes dos trimestres hasta el 40.3 % para bajar de inmediato a 38.7 % y repuntar en el tercer trimestre de 1995 a 42.0 % y despegarse para crecer en términos porcentuales al total de 46.0 % en 1996 segundo trimestre, y terminar el periodo en un 42.7 % de la población que trabaja en dichos establecimientos.

La población que trabaja menos de 35 horas por razones de mercado puede ser característica de los llamados trabajadores por cuenta propia y de los dedicados a las actividades marginales ubicados en el subempleo encubierto.
Según los datos el 9.2 % de la población ocupada en condiciones críticas estaba en esta condición, va creciendo de manera importante hasta el tercer trimestre de 1995 situándose en 17.7 % para terminar con un porcentaje más bajo en el segundo trimestre de 1997 de 7.5 %.
Por último tenemos a los asalariados sin prestaciones, éstos tienen un comportamiento similar en cuanto a los incrementos porcentuales que como puede observarse también son un tanto altos. Luego entonces en 1994, en el primer trimestre, existía el 17.8 % de la población en condiciones críticas en esta situación luego al paso de 7 trimestres crece hasta el 26.4 % para después terminar a la baja en 23.4 % en el segundo trimestre de 1997. Cabe mencionar que en conjunto estos porcentajes reflejan una situación deplorable en el comportamiento de los niveles de empleo en el estado pues esa población en condiciones críticas rebasa con más de la mitad y a veces hasta con dos tercios de la población ocupada en el estado.

El desempleo es la diferencia entre la oferta y la demanda de mano de obra y el riesgo de desempleo recae, principalmente, sobre los empleados dado que es más probable que los trabajadores autónomos y ayudantes familiares sufran de subempleo que de completa falta de empleo; desempleo significa la carencia completa de empleo por parte de la población.

Cuadro no. 19

Zacatecas: poblacion ocupada en condiciones

Criticas, trimestral, 1994 - 1997

PERIODO

TRABAJAN MENOS DE 15 HORAS A LA SEMANA

TRABAJAN EN ESTABLECIMIENTOS DE 1 A 5 PERSONAS

TRABAJAN MENOS DE 35 HORAS POR RAZONES DE MERCADO

ASALARIADOS SIN PRESTACIONES

1994|01

2.0

37.6

9.2

17.8

1994|02

2.9

38.6

9.5

19.9

1994|03

3.4

40.3

16.7

20.7

1994|04

4.9

38.7

16.7

22.9

1995|01

3.9

41.3

13.8

20.4

1995|02

4.3

39.6

12.3

20.6

1995|03

5.8

42.0

17.7

22.8

1995|04

5.6

42.9

13.6

26.4

1996|01

5.9

45.7

10.0

24.0

1996|02

5.9

46.0

10.0

24.2

1996|03

4.9

45.4

9.6

24.2

1996|04

4.7

43.6

8.8

23.7

1997|01

6.5

44.1

8.1

20.1

1997|02

6.3

42.7

7.5

23.4

FUENTE: INEGI, BANCO DE DATOS , 1997

Al hacer referencia al indicador de la tasa general de desempleo abierto (cuadro No. 20) ilustra a cerca de su comportamiento al paso de los años de 1992 hasta 1997 de manera trimestral. En el se revelan dos momentos distintos, mientras que en 1992, primer trimestre que fue de 2.5 % se produce una disminución de la tasa general de desempleo hasta el último trimestre de 1993 para volver a situarse en un incremento de 3.2 % en 1994, primer trimestre, y superar el nivel de ese año hasta con tasas alarmantes por sus ritmos de crecimiento del grado de 5.9, 7.2, 6.7, 5.7, y 5.1 porciento en los cuatro trimestres de 1995 y el primero de 1996. Luego parece que va a la baja pero sin lograr los niveles de 1992 y sólo alcanza a bajar en 4.8, 4.4, 4.2, 3.9, 3.2 y 3.6 porciento del primer trimestre de 1996 hasta el tercero de 1997.

Cuadro no. 20

Zacatecas: tasa general

De desemoleo abierto, 1992-1997, trimestral

Periodo

Zacatecas

1992|01

2.5

1992|02

1.8

1992|03

1.5

1992|04

1.2

1993|01

1.3

1993|02

2.4

1993|03

2.1

1993|04

2.5

1994|01

3.2

1994|02

4.1

1994|03

4.4

1994|04

4.8

1995|01

5.9

1995|02

7.2

1995|03

6.7

1995|04

5.7

1996|01

5.1

1996|02

4.8

1996|03

4.4

1996|04

4.2

1997|01

3.9

1997|02

3.2

1997|03

3.6

FUENTE : BANCO DE DATOS, INEGI, 1997

 

Pasando ahora a las tasas de desempleo abierto por grupos de edad y sexo, en este caso el masculino, se nos revela en el mismo periodo 1992-1997 (cuadro no. 21) que los niveles de desempleo están sumamente marcados en las edades de 12 a 19 años y de 20 a 24 años; por su parte los niveles más bajos pertenecen a las edades de 25 a 34 años, 35a 44 años y 45 y más años; además el comportamiento general reviste la forma del ejército obrero en activo pero con una base de trabajo muy irregular, es decir que las tasas de desempleo van a variar, de tal forma que primero se sitúan en cierto nivel para luego aumentar y después de cierto tiempo volver a disminuir.
De lo arriba mencionado se tiene que en el grupo de edad de 12 a 19 años los primeros dos años muestran las tasas de desempleo más bajas en relación con los años y trimestres posteriores; empieza en 1992 con 7.6, 3.4, 1.6 y 3.1 porciento; para el siguiente año, 1993, las tasas son del 0.8, 3.0, 4.5 y 5.7; posteriormente al inicio de 1994 y al final de 1995 se incrementa el desempleo de forma tal que los niveles van de 8.4, 10.8, 9.4, 9.4 y 13.5, 15.5, 13.1 y 8.0 porciento.
Luego en 1996 y 1997, segundo trimestre, se nota un ligero descenso en el comportamiento de los niveles de desempleo los cuales muestran en 1996 tasas de 10.0, 9.1, 10.0 y 7.6 porciento; y en 1997 su inicio es de 6.8 % y termina en 8.2 %. Este comportamiento, sobre la base irregular del desempleo, prácticamente se repite en las edades de 20 a 24 años y es que al inicio del periodo el comportamiento es con tasas relativamente bajas que van de 1.5 % al primer trimestre de 1992 y al final del año de 1993 registra el 4.4 %; después en los años de 1994 y 1995 es donde se disparan un poco los niveles de desempleo mostrando tasas desde 5.7, 5.6, 7.1, 10.6; y 10.6, 7.1, 11.1, 11.9 y 9.3 respectivamente. Posteriormente los niveles bajan hasta quedar en 6.6 % en 1996 y 5.6 % al final del periodo, segundo trimestre de 1997.

Se había mencionado que las edades de 25 a 34 años eran de las que presentaban menos desempleo, en éstas los niveles son relativamente pequeños en el periodo contemplado sin embargo, - y éste es el común denominador de todos los grupos de edad - en los años de 1994 a 1995 el desempleo sí aumenta; luego entonces al inicio del periodo las tasas van del 1.0 y 2.6 % en los primeros cuatro trimestres después va subiendo de 2 % en 1994 hasta el 6.8 % en el segundo trimestre de 1995, para terminar a la baja hasta el 2.2 % en 1997.

Pero uno de los grupos de edad que se vio menos afectado por el desempleo es el de 35 a 44 años, este inicia el periodo con una tasa del 2.2 % y en los dos primeros años no se incrementa el desempleo. Luego sube en 1994, segundo trimestre, al 2.4 % y se mantiene casi igual hasta el primer trimestre de 1995 que se ubica en 4.6 %; después va disminuyendo de manera paulatina y termina en 2.1 % en 1997. Por último el grupo de 45 años y más, este es otro de los grupos con menores niveles de desempleo, los más altos se sitúan en los años de 1994 y 1995 con 2.2, 3.9, 2.6 y 1.6 porciento para 1994; luego 5.2, 4.5, 4.1 y 3.7 porciento para 1995.

Cuadro no. 21

Zacatecas: tasas de desempleo abierto por grupos de edad,

Trimestral 1992 - 1997,hombres

Periodo

12 a 19 años

20 a 24 años

25 a 34 años

35 a 44 años

45 y más años

1992|01

7.6

1.5

1.0

2.2

1.3

1992|02

3.4

2.5

0.8

1.2

1.7

1992|03

1.6

1.5

0.7

0.8

1.4

1992|04

3.1

1.3

0.7

0.9

0.5

1993|01

0.8

2.1

1.5

1.3

0.4

1993|02

3.0

3.4

3.1

2.0

1.3

1993|03

4.5

4.4

2.2

0.5

2.4

1993|04

5.7

4.4

2.6

2.0

2.0

1994|01

8.4

5.7

2.0

1.8

2.2

1994|02

10.8

5.6

3.9

2.4

3.9

1994|03

9.4

7.1

2.0

2.1

2.6

1994|04

9.4

10.6

2.9

2.2

1.6

1995|01

13.5

7.1

6.0

2.7

5.2

1995|02

15.5

11.1

6.8

4.6

4.5

1995|03

13.1

11.9

4.2

4.3

4.1

1995|04

8.0

9.3

3.9

3.2

3.7

1996|01

10.0

6.3

5.0

2.6

2.2

1996|02

9.1

6.7

4.0

2.9

2.8

1996|03

10.0

7.1

2.5

2.6

2.6

1996|04

7.6

6.7

2.7

3.4

2.8

1997|01

6.8

6.1

4.2

1.9

2.3

1997|02

8.2

5.6

2.2

2.1

1.3

FUENTE: BANCO DE DATOS, INEGI, 1997

En el caso de las tasas de desempleo abierto del sexo femenino (ver cuadro no. 22) los niveles de desempleo de acuerdo a la dinámica interna de los grupos de edad son relativamente más grandes. El grupo de 12 a 19 años empieza, en el mismo periodo antes mencionado, en un 6.1 %, luego crece y se despega más en el segundo trimestre de 1994 con 8.4% y da un formidable salto en los trimestres posteriores con 17.8, 17.2, 14.1,12.4, 16.9, 12.8 y 14.7 porciento; y termina así sucesivamente en 1997 con 10.4 %. Sigue el grupo de 20 a 24 años incorporando tasas de 3.1 % al inicio luego sube en 1994 y 1995 del 6.2 % al 8.6 % y del 10.1 % al 11.0 % respectivamente.

Siguen los más bajos niveles de desempleo como el grupo de 25 a 34 años de edad que registra tasas del 3.5 % y su nivel más alto es del 5.7 % en el último trimestre de 1994 y termina el periodo en 2 % de desempleo abierto. El grupo de 35 a 44 años en los dos primeros años muestra bajos niveles de desempleo, mismos que no alcanzan ni un dígito en ocasiones, pero donde sí se refleja el desempleo es en los años de 1994 y 1995 donde existían tasas de 1 % hasta el 2.9 % respectivamente, luego termina el periodo en 1.3 %. Por último el grupo de 45 años y más, que es otro de los grupos que registran niveles bajos, sólo en 1994 existía el 1.9 % y el 2.3 % en los cuatro trimestres y del 3.1 % al 2.2 % en 1995 respectivamente.

Cuadro no. 22

Zacatecas: tasas de desempleo abierto por grupos de edad,

Trimestral 1992 - 1997, mujeres

Periodo

12 a 19 años

20 a 24 años

25 a 34 años

35 a 44 años

45 y más años

1992|01

6.1

3.1

3.5

1.4

0.7

1992|02

4.3

2.1

2.3

0.8

1.7

1992|03

5.8

3.6

1.5

0.5

1.6

1992|04

0.0

4.2

2.0

0.6

0.0

1993|01

2.0

1.1

2.8

0.0

0.0

1993|02

8.1

1.4

1.5

0.0

0.0

1993|03

6.6

1.1

1.4

0.0

0.6

1993|04

3.3

3.3

1.2

1.3

0.5

1994|01

3.7

6.2

3.2

1.6

1.9

1994|02

8.4

6.9

2.6

2.3

0.0

1994|03

17.8

8.3

3.5

2.1

2.9

1994|04

17.2

10.1

5.7

1.9

1.6

1995|01

14.1

8.6

3.0

2.2

2.3

1995|02

12.4

11.3

5.6

2.6

3.1

1995|03

16.9

11.0

4.8

2.7

1.5

1995|04

12.8

9.2

3.7

2.9

1.9

1996|01

14.7

8.1

3.6

2.9

2.2

1996|02

11.0

7.7

4.9

3.3

0.4

1996|03

9.0

7.4

5.7

2.3

0.0

1996|04

13.0

7.7

3.7

1.7

0.0

1997|01

5.0

9.2

3.5

0.0

0.4

1997|02

10.4

5.5

2.0

1.3

1.2

FUENTE: BANCO DE DATOS , INEGI, 1997

Cabe hacer mención que tanto el comportamiento en los niveles de desempleo del sexo masculino como del femenino tienen que ver con el desarrollo cíclico de la economía capitalista la cual presupone una masa de desempleados que pueda completar el ejército de obreros en activo en los momentos de reanimación y auge, es decir el desempleo aumenta o disminuye proporcionalmente de acuerdo al momento del ciclo presente en la economía.

Dentro de la población desocupada existe también aquella que en un tiempo atrás estuvo empleada y permanece disponible para trabajar, o sea se trata de una población desocupada que cuenta con la experiencia de haber estado trabajando. Por otro lado existen aquellas personas que no han trabajado alguna vez pero se encuentran buscando algún empleo remunerado, se trata de población desocupada sin experiencia.
En el periodo de 1994 a 1997 este indicador (ver cuadro no. 23) refleja, a través de trece trimestres, que la población desocupada con experiencia laboral es la que tiene los mayores porcentajes. Así se puede suponer que este hecho revela la existencia de una masa de población sobrante que pulula en los centros de mayor concentración poblacional o en las cabeceras municipales.
Entonces la población desocupada con experiencia laboral alcanza comportamientos al inicio del periodo del 87.2 % y el resto 7.8 % sin experiencia; luego, en 1994 llega a niveles de desocupación de 90.9 porciento y 83.8 porciento con experiencia laboral de 1996 a 1997.

Cuadro no. 23

Zacatecas:poblacion desocupada

Abierta segun experiencia laboral

Trimestral 1994-1997

Periodo

Con experiencia

Sin experiencia

1994|01

87.2

12.8

1994|02

91.1

8.9

1994|03

84.3

15.7

1994|04

87.9

12.1

1995|01

90.9

9.1

1995|02

88.6

11.4

1995|03

83.2

16.8

1995|04

87.7

12.3

1996|01

81.5

18.5

1996|02

89.8

10.2

1996|03

84.7

15.3

1996|04

84.7

15.3

1997|01

83.8

16.2

1997|02

83.2

16.8

FUENTE : BANCO DE DATOS , INEGI, 1997

 

El desempleo abierto y los motivos para dejar de trabajar en Zacatecas revisten la forma y las características de los tipos de desempleo existentes. Del total de la población desempleada abierta desde 1992-1997 (ver cuadro no. 24) los motivos principales por los cuales la población se encontraba sin empleo eran por cese del trabajador y por el término del mismo el cual era sólo temporal; luego el siguiente motivo, insatisfacción con el trabajo, mismo que bien podría ser un retiro voluntario del trabajador, hecho del cual se puede decir que no es muy convincente. Al último está el grupo en el que la población se ve desempleada por cualquier otro motivo.

A través del comportamiento de estos indicadores se nos revela, por ejemplo, el contexto de la situación del desempleo por cese que va desde el 22 % creciendo hasta el 33.7 % del total de la población desempleada desde 1992 a 1994, luego siguen otros dos años en aumento en 1994-1995 donde los mayores porcentajes son del 45.6 %, 36.5 % y 38.1 % en el año de 1995; esto quiere decir que el cese del trabajo bien podría ser consecuencia del cierre de la fuentes del mismo por la falta de rentabilidad y la capitalización de las proyecciones de producción de varias empresas y negocios.

El desempleo por trabajo temporal terminado da una muestra de los intentos de la instalación de una planta productiva que utiliza a la fuerza de trabajo por periodos cortos para subsanar y mitigar un poco la presión por el trabajo o bien para evitar el gasto en el pago de algunas prestaciones económicas y asegurar una mayor ganancia. Es así como el comportamiento de los porcentajes del desempleo por este motivo alcanzan niveles del 44.3 %, 48.1 %, 33.9 % y 39.8 % al final de cada año del periodo en mención; el motivo por insatisfacción con el trabajo es otro de los grupos que cobra interés pues en éste está la población desempleada que aparte de que éste (el trabajo) no cumple con sus expectativas también se puede tratar de un desempleo resultado del despido, sólo que las personas al ser interrogadas no declaran tal situación. Dado lo anterior el comportamiento a través de los años ha sido, de 1992 a 1997, en promedio, de 23.1, 16.6, 22.5, 25.1, 23.0 y 21.1 porciento por trimestre en los años señalados respectivamente. El grupo en donde la población está desempleada por cualquier otro motivo es el que está menos definido y su comportamiento aproximado para cada trimestre está en 28.5, 17.2, 18.0, 7.8, 12.3 y 13.4 porciento en los cinco años y dos trimestres que comprende el periodo.

Cuadro no. 24

Zacatecas:distribucion de la poblacion desempleada abierta

Que ha trabajado segun los motivos para dejar el empleo

Por trimestre 1992-1997

Periodo

Por cese

Trabajo temporal terminado

Insatisfacción con el trabajo

Otros motivos

total

1992|01

22.0

20.8

20.5

36.7

100.0

1992|02

25.7

25.1

25.9

23.3

100.0

1992|03

8.2

34.8

20.0

37.0

100.0

1992|04

12.4

44.3

26.1

17.2

100.0

1993|01

22.1

26.8

15.1

36.0

100.0

1993|02

25.3

42.3

20.8

11.6

100.0

1993|03

29.5

36.9

21.6

12.0

100.0

1993|04

33.7

48.1

9.1

9.1

100.0

1994|01

23.4

36.7

16.3

23.6

100.0

1994|02

25.4

43.6

16.8

14.2

100.0

1994|03

35.3

23.0

28.6

13.1

100.0

1994|04

24.9

26.0

28.3

20.8

100.0

1995|01

30.7

33.9

29.1

6.3

100.0

1995|02

45.6

26.1

19.9

8.4

100.0

1995|03

36.5

27.4

28.4

7.7

100.0

1995|04

38.1

29.8

23.2

8.9

100.0

1996|01

31.9

25.8

24.3

18.0

100.0

1996|02

36.2

33.2

21.8

8.8

100.0

1996|03

23.2

40.7

22.8

13.3

100.0

1996|04

37.5

30.2

23.1

9.2

100.0

1997|01

30.6

39.8

19.6

10.0

100.0

1997|02

29.9

30.6

22.7

16.8

100.0

FUENTE : BANCO DE DATOS , INEGI , 1997

El número de personas desempleadas ha mostrado históricamente una tendencia general al aumento. La distribución de la población desempleada abierta por duración del desempleo de 1992 a 1997 trimestralmente revela este contexto (ver cuadro no. 25). Las personas que tienen de nueve y hasta más semanas sin trabajar es el resultado de esa diferencia crónica de la demanda de mano de obra relacionado con la oferta, se trata de desempleados abocados a verse absorbidos por las fuentes de trabajo y están prácticamente al acecho de circunstancias propicias para incorporarse al mismo; los porcentajes de esta población en el periodo mencionado van desde el 27.4 % en cada trimestre de 1992, de forma promediada; y para el resto de los años se muestran los porcentajes de 36.0, 33.6, 31.9, 35.0 y 32.2 respectivamente.

La población que tiene de cinco a ocho semanas sin trabajar reviste la forma de desempleo flotante, es decir se trata de desempleados en flujo por los empleos y su comportamiento trimestral es de 20.4 % en promedio para 1992, 19.1 % en 1993, 16.9 % en 1994, 13.8 % para 1995, 18.6 % para 1996 y por último en 1997 en dos trimestres fue de 17.0 %.

La población que tiene de una a cuatro semanas sin empleo se encuentra en esa condición debido a la fuerte presión y competencia de la fuerza de trabajo, ante tal situación podría apuntarse que este desempleo obedece a que el ámbito de ocupación aumenta y disminuye de acuerdo a ciertas temporadas del año. Por lo tanto, este tipo de desempleo se va a mostrar sobre todo en plazos relativamente cortos. Dicho esto, el comportamiento del desempleo en estas condiciones van del 52.2 % por trimestre en 1992 y del 45.0 %, aproximadamente, en los trimestres de 1993; por otra parte en el año de 1994 el 49 % del total de la población estaba desempleada en esta situación y en 1995 tenía ya un 54.3 % en cada trimestre aproximadamente. Después en los trimestres de 1996 la distribución porcentual de la población desempleada ocupaba el 46.5 % y ya al final del periodo quedó en 51.2 %.

 

Cuadro no. 25

Zacatecas: distribucion de la poblacion desempleada abierta

Por duracion del desempleo,por trimestre, 1992-1997

Periodo

Nueve y más semanas

Cinco a ocho semanas

Una a cuatro semanas

total

1992|01

30.0

13.8

56.2

100.0

1992|02

29.8

13.6

56.6

100.0

1992|03

27.6

29.8

42.6

100.0

1992|04

22.3

24.4

53.3

100.0

1993|01

26.9

13.3

59.8

100.0

1993|02

31.7

20.2

48.1

100.0

1993|03

36.4

22.8

40.8

100.0

1993|04

48.4

20.2

31.4

100.0

1994|01

37.4

15.4

47.2

100.0

1994|02

45.6

21.1

33.3

100.0

1994|03

25.9

17.8

56.3

100.0

1994|04

25.6

13.5

60.9

100.0

1995|01

26.3

12.5

61.2

100.0

1995|02

35.6

14.0

50.4

100.0

1995|03

32.1

14.5

53.4

100.0

1995|04

33.4

14.2

52.4

100.0

1996|01

30.2

17.5

52.3

100.0

1996|02

45.9

15.2

38.9

100.0

1996|03

31.6

19.7

48.7

100.0

1996|04

32.3

21.9

45.8

100.0

1997|01

30.1

13.0

56.9

100.0

1997|02

34.4

20.1

45.5

100.0

FUENTE: BANCO DE DATOS, INEGI,1997

5. Ingresos y salarios en la entidad y el sector terciario

En el capitalismo la fuerza de trabajo significa un valor de uso para el capitalista que la compra y un valor de cambio para el obrero que la vende, y al igual que cualquier mercancía posee valor. Analizar el valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra mercancía, implica considerar la cantidad de trabajo necesaria para su producción y, en específico para su reproducción.

Como valor, la fuerza de trabajo representa la cantidad de trabajo social realizada en ella. O sea dado el individuo, produce su fuerza vital al reproducirse o conservarse el mismo; para su mantenimiento o su conservación necesita cierta suma de medios de subsistencia. El valor de la fuerza de trabajo no es una función de su grado de explotación o utilización capitalista.
En suma, el valor total de las mercancías necesarias para la producción y reproducción de la fuerza de trabajo propia y ajena constituye el valor de dicha fuerza de trabajo; es decir que la fuerza de trabajo tiene el valor exacto de los medios de subsistencia necesarios para quien la ponga en función.
Dicho valor de la fuerza de trabajo se operacionaliza mediante la aplicación de la misma fuerza de trabajo a cambio de un salario el cual se relaciona con la noción de remuneración, considerada como el salario que recibe el trabajador y que consta generalmente de la remuneración de base, de las primas (tanto de rendimiento como de trabajo por puntos) y de diferentes beneficios y asignaciones.
Para analizar mejor estas cuestiones conviene considerar algunos datos censales acerca de los niveles de ingreso de la población ocupada, los cuales permiten visualizar más claramente el vínculo entre los salarios mínimos y los sectores de actividad.
Si se revisa el cuadro No. 26 se puede ver que una primera cuestión que sobresale en relación con los niveles de ingreso de la población ocupada en 1990 es que el grupo de trabajadores con los más bajos ingresos es el mayor en el estado; esto si consideramos un segmento integrado por la población ocupada que gana menos de un salario mínimo, un salario mínimo y de uno hasta dos salarios mínimos. De acuerdo a los datos, en la entidad existen un total de 162 827 personas con los más bajos ingresos mismos que representan el 73 % de la población ocupada; mientras tanto en el otro segmento de ingresos, el cual lo integran la población que ganan mas de 2 y hasta 5 salarios mínimos, y más de 5 salarios mínimos, hay 60 831 personas que figuran con un 27 % del total de la población ocupada.

Cuadro no. 26

Poblacion ocupada por sector de actividad

Y por niveles de ingreso, 1990

MENOS DE 1

UN SALARIO

DE 1 HASTA 2

MAS DE 2 Y

MAS DE 5

SECTOR DE ACTIVIDAD

SALARIO

MÍNIMO

SALARIOS

HASTA 5

SALARIOS

MÍNIMO

MÍNIMOS

SALARIOS MINIMOS

MÍNIMOS

REL.

ABS.

REL.

ABS.

REL.

ABS.

REL.

ABS.

REL.

ABS.

TOTAL

100.00

61,531

100.00

563

100.00

100,193

100.00

51,698

100.00

9,133

AGRICULTURA, GANADERÍA, CAZA Y PESCA

47.30

29,106

13.14

74

26.97

27,018

14.16

7,319

14.96

1,366

MINERÍA

1.10

679

3.91

22

4.30

4,312

2.91

1,505

2.81

257

EXTRACCIÓN DE PETRÓLEO Y GAS

0.03

17

0.00

0

0.05

46

0.17

87

0.27

25

INDUSTRIA MANUFACTURERA

10.48

6,451

14.39

81

10.93

10,953

9.31

4,812

11.45

1,046

ELECTRICIDAD Y AGUA

0.23

143

0.18

1

0.50

500

0.79

407

0.35

32

CONSTRUCCIÓN

5.40

3,320

10.48

59

13.34

13,361

18.37

9,499

7.47

682

TOTAL SECTOR TERCIARIO

35.45

21,815

57.90

326

43.92

44,003

54.29

28,069

62.68

5,725

COMERCIO

10.80

6,646

22.02

124

11.51

11,534

11.10

5,740

19.23

1,756

TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

1.36

837

5.68

32

2.88

2,887

4.01

2,075

5.41

494

SERVICIOS FINANCIEROS

0.32

195

1.42

8

0.83

834

1.88

971

1.99

182

ADMINISTRACIÓN PUBLICA Y DEFENSA

2.87

1,764

3.73

21

5.95

5,957

3.89

2,013

3.07

280

SERVICIOS COMUNALES Y SOCIALES

4.16

2,560

5.68

32

10.18

10,195

20.95

10,833

12.90

1,178

SERVICIOS PROFESIONALES Y TÉCNICOS

0.64

396

1.78

10

0.90

901

1.31

678

2.33

213

SERVICIOS DE RESTAURANTES Y HOTELES

2.69

1,653

4.62

26

3.10

3,102

2.72

1,407

6.68

610

SERVICIOS PERSONALES,MANTENIMIENTO Y OTROS

10.91

6,710

8.17

46

6.61

6,618

7.05

3,643

9.57

874

NO ESPECIFICADO

1.71

1,054

4.80

27

1.97

1,975

1.37

709

1.51

138

FUENTE: XI CENSO GENERAL DE POBLACIÓN Y VIVIENDA, 1990, INEGI

 

Lo anterior estaría diciendo que cerca de 2 terceras partes del total de la fuerza de trabajo en el estado se paga por debajo de su valor y también que un núcleo significativo de personas no obtiene ingresos suficientes para la reproducción familiar sobre todo si consideramos que su ingreso debe cubrir también la reposición de sus medios de producción. De cualquier forma lo que aquí se revela es que la gran mayoría de los trabajadores del estado no recibían ingresos suficientes como para reproducirse exclusivamente a partir de su actividad principal.
Analizando esta información por ramas de actividad se observa que el espacio económico "más privilegiado" en términos de ampliación de trabajadores con menos ingresos es el sector terciario en este caso podría considerarse que esta ampliación de trabajadores peor remunerados evidencia en gran parte la concepción de que dicho sector, en su mayoría, cumple la función de un refugio de mano de obra que de alguna manera intenta reproducirse. De esta forma los datos muestran al sector terciario como el que concentra a la mayor parte de la población ocupada con más bajos ingresos pues alrededor de 66 144 personas están en esta situación y representan el 41 % de la población del segmento de bajos ingresos; pero también como este es uno de los sectores que más población ocupada concentra, su participación en los niveles de ingreso más elevados es de 56 % del total de este segmento y representa cerca de 33 794 personas en números absolutos.

Esta misma situación revela que el sector de la agricultura y ganadería es otro de los que concentra gran número de personas que no alcanzan a reproducir su fuerza de trabajo, esto es porque alrededor de 56 198 personas perciben los más bajos ingresos en este sector y representan el 35 % de este segmento; entre tanto los ingresos mas elevados son del orden de 8 685 personas y representan el 14 % de dicho segmento.

El sector que le sigue en cuestión de bajos ingresos es el de la industria manufacturera, aquí la cantidad de personas que no cuentan con ingresos elevados en retribución a su trabajo es de 17 845 y representa el 11 % de la población con bajos ingresos; en contraparte los de ingresos elevados son alrededor de 5 858 gentes y representa el 10 % del segmento. A continuación, el siguiente sector es el de la construcción, éste del total de la población de más bajos ingresos representa el 10 % en números relativos y 16 740 en absolutos; respecto al segmento con ingresos más elevados dicho sector representa el 17 % y equivale a 10 181 personas en números absolutos.

Por último los sectores que por su escaso dinamismo en la entidad, por razones de índole geográfico y de rentabilidad, los que se refieren a la minería, el petróleo y gas y la electricidad y el agua, tienen una escasa participación en términos relativos y la minería es la única que contiene un 3 % mientras que las actividades restantes no alcanzan ni el cero por ciento.
Si bien es cierto que el salario mínimo es expresión de una política salarial del estado, resulta claro también que refleja las condiciones históricas y sociales prevalecientes en cada zona económica y, en este sentido, constituye un referente de la magnitud relativa del valor de la fuerza de trabajo. Para Zacatecas es posible obtener una idea aproximada del curso del movimiento tendencial que sigue el valor de la fuerza de trabajo si tomamos como referente los salarios mínimos.
Según la Ley Federal del Trabajo, el salario mínimo es la cantidad menor que puede pagarse en efectivo a un trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo. En la realidad, el salario en su forma directa es el elemento o parte que cubre principalmente el componente de reconstitución de la fuerza de trabajo activa; el salario de manera indirecta es la parte del salario total destinado a sufragar el costo del mantenimiento en inactividad y el remplazo generacional de los trabajadores. Este salario indirecto incluye medios colectivos de consumo, enseñanza, cultura, salud, vivienda, etc., proporcionados "gratuitamente" o a un precio inferior a su valor por el estado.
El estado de Zacatecas se ubica en una zona económica en la que el salario es el más bajo y en consecuencia es la región en donde la fuerza de trabajo tiene el menor valor.
Dicho lo anterior y remitiéndose al cuadro No. 27 se puede intentar interpretar la evolución de los salarios desde 1990 a 1998 en el estado de Zacatecas y se observa que desde el primer año del periodo considerado ha habido incrementos en los salarios nominales y han crecido en gran proporción sobre todo como una forma de reacción y dar respuesta a los incrementos en los precios de los bienes de consumo doméstico suscitados sobre todo a partir de 1994. En tal sentido a partir de 1990 el salario mínimo se situaba en $ 8.40 pesos diarios y conforme se han modificado los precios a la alza el salario también se modifica nominalmente; es así como en el año de 1994 los incrementos en los salarios mínimos llegan a $ 12.89 pesos diarios y posteriormente ya en los años siguientes, y teniendo como referencia a una crisis económica, se registraron aumentos nominales de $ 13.79, 15.44, 17.00, 19.05, 22.50 pesos diarios en los años de 1995 a 1997.

Por su parte los salarios reales dan muestra de una realidad muy distinta del valor de la fuerza de trabajo y de como en el periodo éstos en lugar de crecer disminuyen en comparación al año de 1990. El comportamiento evolutivo de los salarios reales, resultado de la confrontación con el índice general de precios al consumidor de la propia región, muestran una clara tendencia a la caída en el poder adquisitivo de los mismos, y es que a partir del año base, que es el de 1990 pasa de $ 8.40 a $ 7.86 en 1994 y en los años posteriores continua su paso a la baja en el poder adquisitivo de los salarios y resulta que realmente los incrementos no son pero en nada suficientes para subsanar los problemas de reproducción de los trabajadores; así el salario real se ubicaría en $ 7.53, 6.70, 7.38, 7.34, 6.35, 7.50, 6.46, y 6.39 pesos diarios desde 1995 hasta 1998.

Como resultado de lo mencionado anteriormente se tiene un deterioro de los salarios sumamente marcados y que empieza a evidenciarse desde el año de 1992 cuyo deterioro del salario es hasta del 6 % aproximadamente, luego comienza la caída con deterioro desde el 10%, 19 % y 22 % desde el año de 1995 hasta 1997. Tales deterioros hace que las remuneraciones salariales aparezcan de por sí insuficientes como para tener acceso íntegro a la canasta básica y garantizar la satisfacción plena de las necesidades de los trabajadores.

Cuadro no. 27

Zacatecas: evolución de los salarios reales 1990-1998

Base 1990=100

PERIODO

IGPC

SALARIO

SALARIO

DETERIORO

FRESNILLO, ZAC.a/

NOMINAL

REAL

SALARIAL

1990 Del 1º de Enero al15 de Nov.

100.00

8.40

8.40

100.00

1990 Del 16 de Nov. al 31 de Dic.

112.36

9.92

8.83

105.10

1991 Del 1º de Enero al 10 de nov.

122.66

9.92

8.09

96.28

1991 Del 11 de Nov. al 31 de Dic.

131.56

11.11

8.44

100.53

1992 Del 1º de Enero al 31 de Dic.

140.00

11.11

7.94

94.47

1993 Del 1º de Enero al 31 de Dic.

153.29

12.05

7.86

93.59

1994 Del 1º de Enero al 31 de Dic.

163.96

12.89

7.86

93.59

1995 Del 1º de Enero al 31 de Mar.

183.20

13.79

7.53

89.61

1995 Del 1º de Abril al 3 de Dic.

230.50

15.44

6.70

79.75

1995 Del 4 de Dic. al 31 de Dic.

230.49

17.00

7.38

87.80

1996 Del 1º de Enero al 31 de Mar.

268.11

17.00

6.34

75.49

1996 Del 1º de Abril al 3 de Dic.

299.97

19.05

6.35

75.60

1996 Del 3 de Dic. al 31 de Dic.

299.97

22.50

7.50

89.29

1997 Del 1º de Enero al 31 de Dic.

348.57

22.50

6.46

76.85

1998 A partir de 1º de Enero

375.90

26.05

6.93

82.50

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA EN BASE AL BANCO DE DATOS INEGI, 1997 Y LA COMISIÓN NACIONAL DE SALARIOS MÍNIMOS, 1998

En primera instancia un bajo valor de la fuerza de trabajo es siempre benéfico para el capital y en este sentido funcional para la producción estatal. Esto es relativo si se considera el limitado uso capitalista de la fuerza de trabajo en Zacatecas y también si se resalta el origen de la ganancia, pues esta descansa más en la apropiación de los recursos naturales y en el sector terciario.

Si se ubica sólo a los que ganan en Zacatecas menos de un salario mínimo y además trabajan más de la jornada normal de trabajo (48 horas), y también al porcentaje de la población ocupada que ganan según la jornada de trabajo, menos de un salario mínimo, en el ejército industrial de reserva (ver cuadro No. 28), cerca del 24.7 %,21 % y 29.5 % de 1993 a 1994 de la población ocupada, según los datos, estaría en esta situación y entonces se evidenciaría que tal cifra es muy superior a los datos de desempleo abierto que reconocen las estadísticas oficiales ya tratadas anteriormente.

Cuadro no. 28

Zacatecas: distribucion porcentual de la poblacion

Ocupada por niveles de ingreso 1993 - 1995

Poblacion ocupada

1993

1994

1995

QUE GANAN MENOS DE UN SALARIO MINIMO Y TRABAJAN MAS DE 48 HORAS

18.1

14.4

16.8

MENOS DE 1 SALARIO MMINIMO

6.6

6.6

12.7

DE 1 HASTA 2 SALARIOS MINIMOS

30.6

26.6

31.6

MAS DE 2 Y HASTA 5 SALARIOS MINIMOS

44.7

43.3

34.8

MAS DE 5 SALARIOS MINIMOS

12.9

17.6

11.8

FUENTE: INDICADORES DE EMPLEO Y DES EMPLEO, JULIO DE 1996, INEGI

Por otro lado, la evolución de los demás niveles de ingreso muestra dinámicas distintas; en

los tres años que abarca el periodo, el porcentaje de la población que ganaba de 1 a 2 salarios mínimos era de 30.6 %, 26.6 %, y 31.6 % respectivamente, creciendo en 1 % en 3 años en ese sentido. Entre tanto el segmento con ingresos más elevados al anterior es el de la población ocupada que gana mas de 2 y hasta 5 salarios mínimos y tienen un comportamiento descendiente en 3 años pues en 1993 era del 44.7 % y luego pasa al 43.3 % y 34.8 % en los 2 años restantes disminuyendo en casi un 10 % esa población. Por último la población ocupada que gana más de 5 salarios mínimos oscila entre el 12.9 %, 17.6 %, y 11.8 % teniendo una baja considerable en 1995 de casi 6 % con respecto al año de 1994.

El bajo valor de la fuerza de trabajo cumple un rol para la producción regional pero habrá que precisar que dicho rol es limitado y en todo caso su funcionalidad principal no es interna a la región. Se debe destacar que este tipo de región, en la medida en que produce abundante fuerza de trabajo barata que queda a disposición de toda la sociedad cumple la función de presionar hacia abajo en el nivel salarial del conjunto de la economía. Desempeña, en este sentido, una función que tiene un significado esencialmente externo a la región, un significado para el capital social que define, en términos generales, la funcionalidad principal del estado como productor de fuerza de trabajo.

6. Conclusiones

De acuerdo a lo que se pudo desarrollar mediante la información analizada se puede llegar a caracterizar al sector terciario y el comportamiento del empleo y los salarios dentro del mismo y en el estado de Zacatecas.
El sector terciario en Zacatecas se compone de establecimientos familiares de autoempleo y de escasa remuneración, la orientación de la economía está determinada por este sector ante la desarticulación de las actividades productivas y de la poca generación de riqueza, se ha reforzado la terciarización desde el ámbito del comercio y el resto de los servicios. Las propias dimensiones del mercado interno muestran la presencia del trabajo extensivo, la baja calificación y el abaratamiento de la fuerza de trabajo.
En la participación económica el sector terciario refleja una gran relevancia nominal en la generación del PIB en Zacatecas, sustentada en gran parte por las actividades del comercio, los restaurantes y hoteles. Sin embargo, a precios constantes de 1990 muestra un comportamiento distinto, es decir, sus tasas de crecimiento reales son en su mayoría negativas evidenciando una situación de estancamiento.
Es factible resaltar que ante la rigidez en algunas ramas, las manufacturas por ejemplo, su escasa aportación en la generación de riqueza evidencia una gran ausencia de industrialización en Zacatecas; entre tanto, en otras ramas, como el comercio, la tendencia es al crecimiento, sin embargo, las características de éste no encajan con aquellas que manifiestan las entidades de mayor desarrollo. En este sentido se distingue un gran crecimiento del comercio al menudeo caracterizado por una creciente demanda doméstica al dedicarse a la compraventa de mercancías básicas como alimentos, ropa y calzado.
Se puede observar como se ha modificado la estructura ocupacional global dando a paso a una mayor participación relativa al sector terciario. Se puede apreciar también como es que el sector terciario es el de mayor absorción de fuerza de trabajo y además el que concentra más mano de obra no asalariada. Por tal motivo se refleja una situación deplorable de los niveles de empleo en el Estado, puesto que la población en condiciones críticas de empleo representa casi tres cuartas partes de la población ocupada.
También el comportamiento en los niveles de desempleo en ambos sexos tiene que ver con el desarrollo cíclico de la economía capitalista la cual presupone una masa de desempleados que pueda completar el ejército de obreros en activo en los momentos de reanimación y auge, es decir, el desempleo aumenta o disminuye proporcionalmente de acuerdo al momento del ciclo presente en la economía.

Dentro de la población desocupada está la que cuenta con experiencia laboral que no tiene trabajo, esto revela la existencia de una masa de población que pulula en los centros de mayor concentración poblacional o en las cabeceras municipales.
Respecto a los niveles de ingresos y salarios, dos terceras partes del total de la fuerza de trabajo en el Estado de Zacatecas se paga por abajo de su valor y también un núcleo significativo de personas no recibe ingresos suficientes para la reproducción familiar es decir que a la gran mayoría de trabajadores le resulta insuficiente reproducirse exclusivamente a partir de su actividad principal.
En 1990, un 73% de la población ocupada conformó el grupo con más bajos ingresos pues sólo ganaban de uno hasta dos salarios mínimos; esto da una muestra de cómo se reparte la riqueza producida en el Estado. Dentro de este contexto, es el sector terciario el que contiene la mayor cantidad de trabajadores con ingresos más bajos; todo esto en el marco de una política de salarios bajos y ante un poder adquisitivo que en comparación al año de 1990 todavía sigue siendo precario.

7. Bibliografía

Anon. , La política del Empleo, Enfoque concertado de los Organismos de la ONU, Ed. Oficina Internacional del Trabajo, 1973
Anon. , Measuring Labor Productivity, Ed. International Labor Office, 1969
Anon. , Programa Mundial del Empleo, Ed. Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra 1969
Anon. , Desempleo y Cambios de Estructura, Ed. Oficina Internacional del Trabajo, 1962
Anon. , Dirección General de Empleo, Evolución Global del Empleo en México y las Características
Anon. , Estrategia de Desarrollo, Balance de Resultados y Futuro Derrotero, Ed. Oficina Internacional del Trabajo
Anon. , Magnitud y Evaluación de la Pobreza en México,1984-1992, Informe metodológico, ed. INEGI, ONU, CEPAL, Diciembre de 1993
Anon. , Problemas Laborales Ligados al Rápido Crecimiento Demográfico, Ed. OIT
Anon. , Situación y Perspectivas del Empleo en Panamá, Ed. OIT
Anuarios Estadísticos de Zacatecas 1990-1995, INEGI

Astorga Lira Enrique, Mercado de Trabajo Rural en México, La Mercancía Humana , Ed. ERA 1985
Bairoch Paul, El Desempleo Urbano en los Países en Desarrollo, Ed. Oficina Internacional del Trabajo, 1973
Bortz Jeffrey, El Salario en México, Ed. El Caballito
Bueno Sánchez Eramis, Población y Desarrollo, Enfoques Alternativos de los Estudios de Población, CEDEM, Universidad de la Habana, 1994
Carlota Pérez, La Modernización en América Latina y la Herencia de la Sustitución de Importaciones, en Comercio Exterior, Vol. 46, Núm. 5, México, Mayo de 1996
Censos Económicos 1989-1994, INEGI
Cohen Gerald A., La Teoría de la Historia de Karl Marx una Defensa, Ed. Pablo Iglesias, Siglo XXI, 1986
Cuadernos de Información Oportuna, INEGI
De Guademar Jean - Paul, Movilidad del Trabajo y Acumulación de Capital, Ed. ERA, 1979
Dierckxsens Wim, Capitalismo y Población, Ed. Nuestro Tiempo, 1982
Dirección General de Empleo, Evaluación del programa de Becas de Capacitación para Desempleados
Educacionales de la Población Económicamente Activa, 1970-1995, Ed. Secretaría del Trabajo y Previsión Social
Encuesta Nacional de Empleo Urbano (Datos para Zacatecas), INEGI
Encuestas de Comercio, INEGI
Encuesta Nacional de Ingreso de los Hogares (Datos para Zacatecas), INEGI
Fernando J. Chavez Gutiérrez, Las Grandes Empresas en el Comercio Exterior de México, 1983-1994, en Comercio Exterior, Vol. 46, Núm. 4, Abril de 1996
Frobel F., et. al. , La Nueva División Internacional del Trabajo, Ed. , Siglo XXI
Gamble Andrew y Paul Walton, El Capitalismo en Crisis, la Inflación y el Estado, Ed. Siglo XXI
García Brigida, Desarrollo Económico y Absorción de Fuerza de Trabajo en México 1950- 1980, Ed. El Colegio de México, 1988
González Salazar Gloria, Problemas de la Mano de Obra en México, Ed. UNAM 1981
Grandal M. D., et al. , La Indiciación de los Salarios, Ed. H. Blume
Gutman Graciela y Dorothea Mezguer, Nueva o Vieja División Internacional del Trabajo Ed. Ateneo de Caracas
Haneine Ernesto, Sustitución de Exportaciones (Estrategia de Desarrollo para México), Ed. Diana
Harnecker Martha, Los Conceptos Elementales del Materialismo Histórico, ed. S. XXI
Indicadores de empleo y desempleo, Estadísticas económicas, INEGI, Julio, 1996
Kaztman Rubén y José Reyna, comp. , Fuerza de trabajo y Movimientos laborales en América Latina, Ed. El Colegio de México, 1979
Laurel Asa Cristina y Margarita Marquez, El Desgaste Obrero en México, Proceso de Producción y salud, Ed. ERA
Marx Carl, Elementos Fundamentales para la Critica de la Economía política (Grundise)1857-1858, Ed. S. XXI, vol. 1
Marx Carl, y Federico Engels, La Ideología Alemana, ed. Pueblo y Educación, (1982)
Niveles de Bienestar en México, 1993, INEGI
Paranque Regis, La Semana de Treinta horas, Ed. A. Redondo
Phelps Brown, Economía del Trabajo, Ed. Aguilar
Revista Papeles de Población, Centro de Estudios Avanzados de Población, Universidad Autónoma del Estado de México, Núm. 8, Julio- Septiembre, 1995
Schaefer Kalmann, Sao Pablo Desarrollo Urbano y Empleo, Ed. Oficina Internacional del Trabajo, 1976
Singer Paul, Economía Política del Trabajo, Elementos para un análisis histórico - estructural del empleo y de la fuerza de trabajo en el desarrollo capitalista, Ed. El Colegio de México, 1980
Trejo Reyes Saúl, Empleo Para Todos, El Reto y Los Caminos, Ed. Fondo de Cultura Económica
Trejo Reyes Saúl, Industrialización y Empleo en México, Ed. Fondo de Cultura Económica, 1978
Zazueta Cesar y José Luis Vega, Salarios Contractuales - Vs.- Coyuntura Económica 1977-1979, Ed. CENIET, Serie de
Estudios 9, 1984
 

 

 

Trabajo enviado por:
M. C. Fco. Jaime Valle Reyes
jaimevalle_reyes@hotmail.com

Articulos relacionados:
El dilema del prisionero de las empresas formales e informales en Paraguay
Resumen:
La Teoría de Juegos surge apartir del hecho de que uno o varios actores se relacionan con otros en un entorno determinado. En el día a día es fácil notar su presencia, po...
Integración Latinoamericana
Resumen:
Tipos de integración. Modalidades ó características. Niveles de integración. Causas generales para el fracaso de los antiguos proyectos de integración.
Balance del Neoliberalismo en el Perú 1990-2000
Resumen:
En este trabajo mi intención es dar un balance de la economía peruana en la década de 1990-2000, una política neoliberal que se impuso en 1992 con el golpe de estado y qu...
Comercio exterior
Resumen:
Aspectos teóricos y metodológicos. Tema de Investigación. Problema. Hipótesis. Marco Referencial. Objetivos. Justificación. Metodología. Comportamiento del comercio exter...
Las limitaciones del funcionalismo en su aplicación a los procesos de integración: El caso de mercos
Resumen:
El objetivo de este trabajo, es dar a conocer aquellos factores considerados como limitaciones del proceso funcionalista de integración, que impiden una aplicación de la ...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©