Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Arte del renacimiento. Alemania y los Países Bajos

Resumen: Aunque es evidente que estuvo influido por la erudición y el saber italianos, el Renacimiento del norte de Europa, encierra unas ciertas características distintivas y unos rasgos comunes a toda la región que permiten considerarlo en su conjunto.(V)
12,005 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Cayetano Lupenna

Aunque es evidente que estuvo influido por la erudición y el saber italianos, el Renacimiento del norte de Europa, encierra unas ciertas características distintivas y unos rasgos comunes a toda la región que permiten considerarlo en su conjunto.

El movimiento cultural humanista estuvo en esta zona más preocupado por temas de religión y piedad personal, que lo estuvo en Italia. La educación de los jóvenes se basaba más en el examen crítico de textos religiosos que en el conocimiento de los clásicos, actividad erudita que alcanza su punto culminante con la obra de Erasmo de Rotterdam.

El humanismo erasmista tendrá una notable influencia, no solo en la Europa del norte y la política cultural humanista del emperador Maximiliano de Alemania, sino también en el resto de Europa, su influencia en España es notable. A ello se une la importante polémica que surge en torno a la Reforma protestante y la división política de Flandes, entre Bélgica, católica, bajo la influencia española y Holanda, protestante e independiente. La poderosa tradición artística que existía en los Países Bajos y en Alemania era bastante independiente del movimiento coetáneo italiano, durante el siglo XV los artistas europeos del norte habían empezado a alejarse del estilo gótico internacional de la Edad Media, codificando un nuevo tratamiento realista del espacio, una nueva técnica de pintura al óleo y el conocimiento del uso de las formas, la perspectiva, aprendida de los italianos, y el paisaje. Sin embargo, el lenguaje clásico de la antigüedad, no ofrece ningún atractivo en esta zona, que no cuenta en su tradición con dicho legado; por ello la problemática italiana en torno a la síntesis cristianismo-filosofía neoplatónica no alcanza a estos países. E

s mucho más importante el movimiento de profunda transformación religiosa que se produce, contribuyendo de forma capital el humanismo de Erasmo de Rotterdam, que inicia una crítica radical a la idea de religión tradicional, rechazando ásperamente los excesos formalistas y rituales y que aboga por una mayor reflexión religiosa, intimista y personal. El pensamiento erasmista en torno a la religión, la locura y el ideal del caballero cristiano influye en los círculos artísticos nórdicos y motiva muchos de los cambios producidos en los temas pictóricos. Hacia 1500 la pintura alemana sufre una transformación, en los siguientes treinta años un grupo destacado de artistas, Alberto Durero, Hans Holbein el Joven, Mathias Grünewald, Lucas Cranach y Alberto Altdorfer, desarrollan el arte del renacimiento Alemán. Junto a ellos los pintores, Quentin Metsys, Joachim Patinir, Brueghel y Antonio Moro, lo harán en los Países Bajos. Hasta que punto estos artistas estaban inspirados por las influencias italianas es un tema sujeto todavía a discusión, pero de ellos, solamente Durero viajo a Italia.

No obstante, los grabados italianos y los modelos de los libros estaban en circulación por Alemania y los Países Bajos y por ejemplo, la primera obra de Altdorfer está inspirada en un grabado de Mantegna. Los temas de los artistas alemanes y su forma de representación están bastante alejados de los convencionalismos de la pintura renacentista italiana. El dinamismo, la expresión, la emoción y las cualidades naturalistas del arte nórdico están en un abierto contraste con el idealismo, el equilibrio y la armonía de los italianos. Además existe una poderosa y distorsionadora corriente religiosa en el arte del norte, una premonición de la Reforma y una aguda expresión de la angustia que invadía la religiosidad tanto en Alemania como en los Países Bajos. La emoción religiosa y la atención por los detalles fueron los sellos del arte del renacimiento nórdico, basado en una concepción del hombre como una parte trivial del universo de Dios, empequeñecido además por la majestad del mundo natural. Se desarrolla el gusto por la representación de lo monstruoso, que ya no tiene el significado gótico, sino que se convierte en una viva representación de la naturaleza oculta del hombre.

Frente a la visión científica de la naturaleza que ofrece la cultura italiana, en el Norte se le contrapone una visión irracional. La Naturaleza se convierte en una amalgama de cosas y fenómenos, complejamente relacionados todos con todos, para descubrir dichas relaciones es preciso recurrir al ocultismo, la alquimia y la astrología, todo impregnado de un profundo sentimiento místico. Las obras encargadas a estos artista serán, básicamente, pinturas religiosas o estarán dirigidas a la corte humanista de Maximiliano. Hacia 1530 el arte alemán entra en un periodo de declive, habían muerto los principales artistas y la corte de Maximiliano fue sustituida por la de Carlos V. La Reforma y los conflictos religiosos que le sucedieron también influyeron en este declive.

En los Países Bajos, pese a verse influidos por los problemas de la reforma religiosa, tuvieron un desarrollo distinto. Los holandeses guiados por el príncipe protestante Guillermo de Orange, se rebelaron contra la católica corona española, convirtiéndose en un estado independiente, mientras que Bélgica se mantiene bajo la dinastía de los Habsburgo y dentro de la iglesia católica. Tras la Reforma el mecenazgo principesco alemán se centrará en primer lugar en la arquitectura, arte capaz de mostrar el poder y prestigio de los gobernantes. Así a mediados del siglo XVI Otto Heidrich del Palatinado amplia el castillo de Heidelberg, siguiendo las directrices clásicas e incorporó arquitectos italianos a sus obras en Landshut. Sin embargo, en su mayor parte los príncipes alemanes prefirieron conservar las obras góticas y simplemente decorarlas con ornamentación renacentista.

Los emperadores Habsburgo fueron los más importantes mecenas, siendo sus cortes centro de tutela para humanistas alemanes y artistas, destacándose la protección de Maximiliano II a Giusseppe Arcimboldo, al manierista flamenco Spranger, al escultor danés Adrien Vries o a los astrónomos Johanes Kepler y Tycho Brae. La protección que la corte de Rodolfo II en Praga supuso para muchos eruditos y científicos que en otros lugares hubieran sido perseguidos por las autoridades eclesiásticas, por su dedicación a la alquimia y nigromancia. El estudio de lo oculto fue abandonado por los sucesores de Rodolfo, los emperadores Habsburgo del siglo XVII restauran la fe católica, dándole un lugar preferente en la política y la cultura europea, marcando el punto de inflexión entre el Renacimiento y el Barroco.

Articulos relacionados:
Herencia, Conciencia
Resumen:
Ensayo sobre el cine en Colombia. El que no conoce su pasado está condenado a repetirlo.(V)
Panteón nacional - "Templo de la Patria"
Resumen:
Los orígenes del Panteón. Interior del Panteón. Los Cenotafios y Monumentos. Las pinturas de Tito Salas. Nuestros distinguidos personajes "homenajeados en el panteón". La...
La Batalla de Chile, historia filmada del otro 11 de septiembre
Resumen:
El documental "La Batalla de Chile" (1973-1979), realizado por el director chileno Patricio Guzmán junto a la cooperativa de trabajo que se conformó en ese momento para r...
Lógica y sentido de los museos
Resumen:
Desde que existen, los museos han sido siempre tema de discusión. Sobre la manera en que funcionan, la forma en que se relacionan con el público y hasta su propia razón d...
Las tumbas de Sipán y Sicán: excavadas por huaqueros
Resumen:
Este trabajo pretende elucidar la diferenciación tecnológico-cultural y sus contextos, tanto espaciales como temporales de dos grandes “culturas” pre-incaicas: la Mochica...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©