Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Simon Rodriguez pensador para America

Resumen: Simón Bolívar llamó a Simón Rodríguez "El Sócrates de Caracas" y "filósofo cosmopolita". No se extrañará, pues, el Lector de que un filósofo por vocación y profesión se haya sentido aludido, conmovido y animado a estudiar la personalidad y obras del Maestro del Libertador que tales epítetos le dió.
3,796 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Juan David García Bacca

 Se honra el Gobierno Nacional presentando en las Ediciones de la Presidencia de la República esta preciosa obra de nuestro renombrado filósofo Juan David García Bacca, sobre el más preclaro de los filósofos de Venezuela: Simón Rodríguez.

     La feliz circunstancia de celebrarse en 1978 el sesquicentenario de la publicación inicial de Simón Rodríguez -"Pródromo" para "Sociedades Americanas en 1828 ", editado en Arequipa— acrece el valor de este homenaje de la Patria a tan ilustre hijo. No fue Rodríguez solamente el Maestro del Libertador; escribió, además, diversos libros en que dejó retratada su alma sabia y única. Allí luce su pensamiento de inigualada profundidad, novedoso en su forma, erudito sin ostentación y ante todo formulador de originales doctrinas sobre las disciplinas políticas primordiales, educación, economía, ciencias del hombre. Resalta su perfil revolucionario y su aspiración de cubrir y servir, de modo global, a nuestra brava América. En su tiempo fue el pensador de mayor creatividad; por su rebeldía, un orientador de segura clarividencia. Sus teorías educativas apenas si comienzan a aplicarse en buena parte hoy. Su poder de anticipación llevóle, en varías rutas, a insospechables distancias y al drama de los precursores: ser incomprendido. Fue el primero en preconizar que después de la Independencia política había que realizar la independencia económica. Sus textos —los que se salvaron de circunstancias adversas— han sido compilados en dos volúmenes de unas mil páginas en total, por la Universidad que en Caracas lleva su nombre con especial dignidad.

     Conocido mundialmente por la calidad de sus obras y por su notable proyección docente, García Bacca titula con exactitud este libro: "Simón Rodríguez, pensador para América". Queda, así, definido el gran Maestro caraqueño, porque fue sobre todo un adalid del pensamiento, pero con destino, en su empeño, su ilusión y sus ideas, a toda nuestra América, cuya libertad cultural buscaba con vigoroso tesón y ahínco.

Un tríptico forma este libro del filósofo: "Simón Rodríguez —Sócrates"; "Simón Rodríguez, filósofo cosmopolita— Diógenes"; y "Simón Rodríguez, el hombre más extraordinario del mundo". Ya antes como antecedente prestigioso y válido. García Bacca había publicado en Caracas, en 1954, su célebre "Antología del Pensamiento Filosófico Venezolano en los siglos XVII y XVIII", en la cual dedica una parte extensa a Andrés Bello y su "Filosofía del Entendimiento". El análisis que hace ahora de Simón Rodríguez es no sólo de raíz muy honda, sino además de entidad definitivamente consagratoria. La sabiduría del reputado profesor en muchos volúmenes suyos, deja señaladas, en tersas páginas el inmenso valor de aquel Maestro para quien "La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre hace y hace a otros", y "La Filosofía está donde quiera que se piensa sin prevención, y consiste en conocer las cosas para reglar nuestra conducta con ellas, según sus propiedades".

 

     Simón Rodríguez sirve a Venezuela y a la causa de la integración americana con sus verdades y su genio sin paralelo. El se hermana e identifica con los auténticamente grandes venezolanos en esa dimensión continental de su ámbito. En su esencia el genuino pensamiento de Venezuela es integracionista y americano. El mensaje de Rodríguez es terminante: "Las Repúblicas nacientes de la India Occidental sean amigas, si quieren ser libres... Ha llegado el tiempo de entenderse con palabras".

 

     Recordar que hace 150 años salió a luz el primer fruto sobresaliente de su inteligencia inmortal —excelente prueba del amor de Venezuela a la unidad americana— es un acontecimiento que a todos nos llena de júbilo. El estudio de García Bacca corresponde como pocos a esa eminente evocación, fiesta de orgullo patrio y de justicia incuestionable.

 

                                                                                              J. L. Salcedo-Bastardo

                                                                                Miraflores, 10 de mayo de 1978

 

 ADVERTENCIAS

 

1)  Para esta obra se ha empleado la edición de "Obras completas de Simón Rodríguez", en dos tomos, patrocinada por la Universidad  Simón Rodríguez, Caracas, Venezuela, 1975.

Tomo I, 521 páginas; tomo II, 550 pág.

Además se hace en esta obra amplio uso de "Biografía de Simón Rodríguez, Maestro de América", por el Profesor Alfonso Rumazo González, edición patrocinada también por la Universidad Simón   Rodríguez, 1976, 312 páginas.

Para citar brevemente la primera obra se emplearán las siglas  O.C. Para la segunda, las BSR.

2) En las citas de Simón Rodríguez se ha reformado la ortografía para facilitar la lectura actual.

3)  Simón Rodríguez trabajó de tipógrafo (de cajista) en Baltimore durante tres años (1798-1801). Tipógrafo, juntó y realzó su pericia artesanal con sus dotes pedagógicas y estéticas. Empleó los diversos tipos de letra para hacer resaltar —que es modo adecuado de énfasis en imprenta— ciertas palabras y frases según la importancia conceptual, lógica, sentimental dentro de la Página, que es el escenario propio de la imprenta.

 

La Página, tales páginas, ascienden así desde el nivel del impreso comente a la originalidad de una partitura musical: notas de diversa duración, ocupando algunas compases enteros, en vacío o silencio de otras, a oír solas o acompañadas, con indicaciones de ritmo, énfasis. La Página, algunas páginas, cual constelaciones astronómicas. Con estrellas de primera, segunda magnitud y luminosidad...: soles, planetas, satélites. Aquí en la Página, los tipos de letras y su disposición presentan constelaciones de conceptos, su orden, su distribución de valores.

 

La página: partitura - constelación.

 

En la edición "Obras Completas" puede el lector ver y admirar la función educativa y estética de la Página, tal cual la concibió e hizo imprimir Simón Rodríguez.

 

Por razones comprensibles, esta edición emplea los recursos tipográficos corrientes actualmente.

 

PROLOGO

 

     Simón Bolívar llamó a Simón Rodríguez "El Sócrates de Caracas" y "filósofo cosmopolita". (O.C. T. 1, pg. 81; BSR, pg. 131, 191).     

    

     No se extrañará, pues, el Lector de que un filósofo por vocación y profesión se haya sentido aludido, conmovido y animado a estudiar la personalidad y obras del Maestro del Libertador que tales epítetos le  dió.

 

     Añádase que en la carta del 19 de Enero de 1824, Simón Bolívar, con el título ganado y afirmado ya de Libertador —respuesta a la de Simón Rodríguez— comience diciendo: "Oh mi Maestro"; y prosiga "Sin duda es usted el hombre más extraordinario del mundo" (O. C. T. 1, pg.69).

 

     ¿Qué filósofo y hombre no envidiara a Simón Rodríguez por tales elogios, y por venir de quien venían?

 

     ¿Qué hizo Simón Rodríguez para merecerlos, y merecerlos ante una persona que comenzó por ser discípulo suyo y que se hallaba ya en el cenit de una carrera histórica tan esplendorosa que ocultaba su nombre de pila bajo el que le dieron Naciones, y le dan aún Naciones e individuos: "El Libertador"?

 

     ¿Qué hizo, en concreto, Simón Rodríguez para merecer ser llamado "Sócrates", "filósofo cosmopolita" y "el hombre más extraordinario del mundo"?

 

La presente obra se divide natural e imperativamente en tres capítulos:

     

Capítulo primero: Simón Rodríguez: Sócrates.

Capítulo segundo: Simón Rodríguez: filósofo cosmopolita.

Capítulo tercero: Simón Rodríguez: el Hombre más extraordinario del mundo.

   

     Y tomando nosotros en serio, como lo hizo el Libertador, la palabra de "Maestro", ¿qué lecciones podemos y debemos aprender de un Maestro que fue en unidad de persona Sócrates, filósofo cosmopolita y el hombre más extraordinario del mundo?

 

     Simón Bolívar —El Libertador— lo llama mi Maestro, con esa palabra de mío que es, en uno, expresión de cariño, de respeto y de propiedad privada, de una de las poquísimas cosas que como propiedad privada Simón Bolívar conservó durante toda su vida.

 

     El Autor de esta obra intenta que Autor y Lectores podamos, al final de ella, llamar a Simón Rodríguez nuestro Maestro.

 

                                                                                                                   J. D. G. B.

                                                                                                    Caracas, 25-V-77.

CAPITULO PRIMERO

Simón Rodríguez. Sócrates

     En carta del 20 de Mayo de 1825, Bolívar, refiriéndose a los años, ya remotos, de su estadía en París, dice: "Ciertamente que no aprendí la filosofía de Aristóteles...  pero he estudiado a Locke, Condillac, D' Alembert, Helvetius... todos los clásicos de la Antigüedad, así filósofos...".

 

     Que tal estudio le fue aconsejado y dirigido por su Maestro, es deducción bien fundada que hace el Prof. A. Rumazo (O.C. T.l, pg.5; BSR pg.71).

 

     Bolívar no aprendió la filosofía de Aristóteles, ni Simón Rodríguez debió poner especial interés en enseñársela y hacerle estudiar sus obras, — ni aun su "Política".

 

     Pero, al estudiar Bolívar cualquier clásico de la antigüedad: clásico filósofo, como Platón, historiador y un poco chismógrafo cual Diógenes Laercio, Bolívar debió sentirse impresionado por la semejanza, desde física, entre Sócrates,  el maestro de Platón, y Simón Rodríguez,  su maestro en Caracas. Mas ni Platón ni Aristóteles... ni Plutarco, ni Voltaire, ni Locke. . . merecieron, de parte de Bolívar, lo de mi Platón, mi Locke...

 

      ¿En que se parecían Sócrates de Atenas y Sócrates de Caracas?  Tanto tanto se parecían a los ojos de Bolívar que son una frase mi  Maestro y mi Sócrates. Sócrates de mi Caracas: mi Sócrates.

 

      Sócrates de Atenas fue el hombre más extraordinario de Atenas  y aun del mundo pasado y futuro. "Extraordinario" se dice en griego   “atopótatos"; y es el calificativo que el joven Fedro —inmortalizado  por Platón en el diálogo que lleva su nombre— da a Sócrates ("Fedro"  230 c). Sócrates, por su parte, trata a Fedro no de joven sino de   "jovencito" (de neanía, 257 c). Debía pues, tener Fedro más o menos  la  edad  de Bolívar.  Fedro,  por  las  fechas  de  diálogo  (416 a. c.  ) Bolívar hacia el 1804, Fedro, Bolívar, unos 21 años. París, la llamada  a veces y por los tiempos de Bolívar, merecidamente, la Atenas de  Europa. Atenas de Sócrates, Fedro, Platón: la Atenas de la Grecia  clásica.

 

      Sócrates y Fedro en paseo extramuros de Atenas.

 

     Bolívar y Rodríguez de seguro saldrían a pasear frecuentemente  extramuros de la Atenas de Europa.

 

    Tema del diálogo entre Sócrates y Fedro: el de la Belleza y la Retórica. Durante la estancia común en Europa, Rodríguez y Bolívar "empezaron a entrar a la casa de hospedaje de Bolívar los libros que éste no había leído y que tenía que conocer, estudiar y asimilar; el consejero, el  presionante, era Robinson, ¿qué  otro podía orientarle? Pasados los años, Bolívar le escribía a Santander lo que había captado en aquella estada en París (BSR, pg. 70-71)." Ciertamente —dice Bolívar— que no aprendí la filosofía de Aristóteles... mas sí los clásicos de la antigüedad, así filósofos como..."(O.C. T.1,  pg.51-52).                                        

 

     Temas de conversación entre Rodríguez (Robinson) y Bolívar, no los conocemos documentalmente. Mas no se lee, estudia y asimila filósofos, clásicos de la antigüedad sin "captarlos", como dice Bolívar a Santander. Leer, estudiar, asimilar, captar, y no hablar de lo leído, estudiado, asimilado y captado resulta irreprimible en todos  y más  entre jóvenes: Rodríguez de 33 años, Bolívar de 21. Maestro aquél  y discípulo éste, aunque Rodríguez diga "aseguro que fui discípulo pues por adivinación él sabía más que yo por meditación y estudio”. (Simón Rodríguez, Escritos sobre su vida y obra, pg. 187, T. 1, pg. 56).

 

     El colombiano Uribe Ángel quien conoció a Rodríguez, en Quito,  de ya setenta y nueve años (1850) lo describía así: "Sin ser muy  alto de cuerpo, tenía aspecto atlético; sus espaldas eran anchas y su  pecho desenvuelto; sus facciones angulosas eran protuberantes; su mirada  y su risa un tanto socarrona: ¡el volteriano esencial. Mira de  frente; emplea incluso el desplante. No pide sino por hambre o miseria; ni se queja, más bien sonríe; ni se muestra nunca sentimental. En sus obras no hay referencia alguna a las mujeres. Parece hombre frío,  aunque enérgicamente apasionado por sus ideas; su orgullo manteníale  erguido aun en las mayores pobrezas. No tolera que se le contradiga en sus opiniones; discute, refuta, apabulla con argumentos, pero como varón culto que es, respeta el criterio de los demás; tolera sin ceder, sonríe a veces con mordacidad. Ni enfático, ni obseso, sábese muy seguro de sí" (BSR, pg. 55-56). "Aunque nacido en humilde esfera" —atestigua O' Leary— "tenía alma orgullosa" (BSR, pg. 56, O.C. T.1, pg 47).

 

     Tal es el Sócrates de Caracas; mi Sócrates, del Libertador.

   

     El Sócrates de Atenas:

   

     Teodoro el matemático viejo dice a Sócrates —en el diálogo "Teeteto"— que Teeteto, joven discípulo suyo en matemáticas, no es bello; y que se parece a él, a Sócrates, en fealdad: nariz chata, ojos saltones. Sócrates se felicita por poderse ver a sí mismo en otro, cara a cara.  ("Teeteto",  143 c,  144 d). Y se felicita Sócrates de disputar con dos matemáticos las entonces nacientes matemáticas, y discutir sus pretensiones de ciencia; los apabulla con argumentos, a veces mordaces, culto siempre y respetuoso para con los viejos: Teodoro, Protágoras.

 

     En el elogio que de Sócrates hace Alcibíades en el "Banquete" nos lo describe cual de robusta arrogancia —¿de alcatraz?: brenthyos— mirada torva, forzudo; (221 b).

    

     Ante la indecisión de Sócrates de criticar un discurso acerca del amor, compuesto por el famoso orador Tisias, improvisando él, Sócrates, otro y contrario, cual se lo exige Fedro, recuérdale Fedro: "fuertes somos los dos; mas yo lo soy más que tú; que soy más joven; estamos solos y en desierto; sabes bien lo que quiero decir; no llevemos las cosas por violencia; improvisa de buena gana" (236 c).

 

     Critica Sócrates ferozmente a Lisias y a todo tipo de la usual oratoria. No cede. Contra la oratoria exhibicionista, populachera o erudita, pública o privada, enfrenta Sócrates su oratoria dialéctica: la que él, Sócrates, estaba estrenando e inaugurando en Atenas. En esto no cede: disputa, refuta, apabulla. Tolera sin ceder.

   

 El Sócrates de Caracas es el "volteriano esencial" (Uribe l.c.).

 

     Una de las acusaciones contra Sócrates —tal como consta en su Apología: la defensa oficial y pública que él mismo hace ante sus  jueces-— fue la que se hace a todos los filosofantes: "no creer en los  dioses en que cree la Ciudad" (Apol. 23 d). "Extravagantes en sumo  grado eran las ideas religiosas de Rodríguez, en pugna completa con  la fe cristiana"; (0'Leary, Memorias, T. 1, pg. 5-6; Cf. BSR, pg. 43).

 

      Condenado a muerte el Sócrates de Atenas propone a sus jueces  —lo que estaba permitido por la ley— qué otras penas podrían sustituir  a ella, y que pudiera pagar él en compensación aunque no se merece  pena alguna. Entre ellas ¿pagar una cierta suma de plata? A sus setenta  años, confiesa Sócrates (38 b) no disponer sino de una mina ("mina"  de plata: moneda de valor aproximado a medio kilo de plata). ¡Tal  insignificancia para compensar la significación decisiva, imponderable e incalculable de la pena de muerte! Sócrates no quiso aceptar la notable  suma que sus amigos ofrecían, cual garantes.

 

     Murió pobre, en prisión pública.

 

     El Sócrates de Caracas murió en Amotape (Perú) en una "destartalada habitación" (BSR, pg. 90) que es, en realidad de verdad, y llegada la hora de la verdad, el tipo de prisión de los pobres de por vida cual Rodríguez:  "Créame usted, —escribe el Libertador a Cayetano Rodríguez, hermano de Simón— querido amigo; su hermano de usted es el mejor hombre del mundo, pero es un filósofo cosmopolita; no tiene patria ni hogares ni familia ni nada. Este dinero jamás lo ha poseído hasta ahora porque es tan desinteresado que ni quiere ni pide cosa alguna. Se ha puesto a trabajar por ganar esa cantidad (tres mil pesos) y me ha rogado que la adelante a usted con el fin de aliviar a su infeliz mujer que aun ama entrañablemente" (Carta del 27 de Junio de 1825).

 

     "Simón Rodríguez no le escribió a su esposa: dejó que hablara únicamente Bolívar. A veces parece que en este educador hubiese muerto la mayoría de los sentimientos, por dejar vigente sólo la razón.  Se le ve duro, hasta inflexible" (BSR. pg. 131).

 

     Sócrates de Atenas, en su prisión y en el día último de su vida, unas horas antes de beber la cicuta, se despide de Jantipa su mujer que, llevándole el hijo menor, había acudido a despedirse de él. "A las maldiciones y palabras en que profiere Jantipa al ver entrar a los amigos de Sócrates", —ya la conocemos cómo es, dicen los amigos— "Sócrates dice nada más: "Critón, acompáñala a casa". ("Fedón", 60 a).

 

     Y Sócrates dedica las últimas horas de su vida a dialogar con sus amigos sobre la vida, la muerte, la inmortalidad, el otro mundo. . .en diálogo inmortal, inmortal él, consuelo inmortal también para los moribundos de todos los siglos futuros que se propongan morir lúcida, tranquila, dignamente, —desconsuélense quienes se desconsolaren—: mujeres, hijos, curas...

 

     "Don Simón tan luego lo vio" (al cura Don Santiago Sánchez) "se incorporó en la cama; hizo que el cura se acomodase en la única silla que había, y comenzó a hablar algo así como una disertación materialista".  "Era yo  (Camilo Gómez amigo de José Rodríguez hijo de Simón) muy joven y no comprendía el alcance de lo que decía Simón. Sólo recuerdo que manifestaba al cura que no tenía más religión que la que había jurado en el Monte Sacro con su discípulo" (BSR, pg. 89).

 

     "A las doce de la noche —aquel 28 definitivo— comenzó la agonía; a intervalos exclamaba "¡Ay, mi alma!". Expiró, y permaneció cerca del cadáver hasta la madrugada (Camilo Gómez) (BSR. pg. 90).

 

     "En esta destartalada habitación no hay, esa media noche del 28 de Febrero de 1854, sino un cadáver, un acompañante que llora —Camilo Gómez ha llegado al llanto— y dos cajones con manuscritos y libros" (A. Rumazo; BSR, pg. 90).

           

Cadáver del Sócrates de Caracas

 

     Ultimas palabras del Sócrates de Atenas, a su amigo Critón:  'Debemos a Esculapio un gallo; no os descuidéis de pagarle tal deuda". Junto a él quedó un diálogo: un libro inmortal, el "Fedón". Quedó, entonces, de manuscrito copiado, vuelto a copiar. . . por siglos, hasta que se lo imprima cual libro en el Renacimiento. E impreso ya desde el Renacimiento se lo reimprima, vuelva a reimprimir, y así;  ¿hasta cuándo? ¿Hasta los siglos de los siglos?

 

     Cerremos este punto de comparación, de igualdad de comportamiento en vida y en muerte, entre el Sócrates de Atenas y el Sócrates de Caracas.

 

     Bolívar va teniendo, y reteniendo, razón al llamarlo así.

 

 

Simón Rodríguez en traje de etiqueta. (Museo de la Academia Militar de Quito) Pintado hacia 1850

 

      El Sócrates de Atenas, consta documentalmente, iba casi siempre  descalzo y sencillamente vestido ("Fedro", 229 a); mas para asistir  al Banquete que el joven dramaturgo Agatón organizó para celebrar  su triunfo escénico, Sócrates, invitado, acudió "bien bañado y calzado  de sandalias, cosa que raramente hacía. E interrogado a dónde iba tan  bellamente arreglado, respondió: me acicalo así para ir bello a casa de  un bello" (Banquete, 174 a).

 

      Sabía el Sócrates de Atenas distinguir casos, lugares y tiempos. Traje "de diario" para estar en gimnasios, campaña militar, visita a amigos, disputas con sofistas, diálogos en plaza pública, coloquio con jóvenes sencillos e inteligentes, cual Fedro y Teeteto, o aristócratas inteligentes, pretenciosos y ricos, cual Alcibíades, discusiones con generales, cual Laques, a cuyas órdenes luchó cual soldado raso. Es el Sócrates "de diario". En traje griego corriente.

 

      (La tradición lo representa, entre otras, en estatua conservada en el  British  Musaeum.  A  base de una  fotografía  sacada  de ella por Anderson, el artista Nicolás Delgado presenta aquí al Sócrates "de diario").

 

     Del Sócrates de Caracas, maestro de escuela primaria, cajista de imprenta en Baltimore, profesor de lenguas en Francia, Italia, Alemania, Rusia, Polonia, Inglaterra, y vuelto a América, en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia se ha conservado un retrato de Simón Rodríguez vestido  "de diario": cómodo, sencillo.  (Retratado por su discípulo A. Guerrero, en Latacunga, Ecuador, hacia 1850. Copia realizada por N. Delgado, Cortesía de A. Boulton).

 

     El Sócrates de Atenas y el Sócrates de Caracas son modelos de sencillez, popular en vestimenta para trabajos, sencillos también y populares. Cada uno en su época.

 

     Mas el Sócrates de Caracas, cual el de Atenas, sabían cuándo y cómo vestirse de etiqueta. El de Atenas, "túnica solemne, bien bañado, calzado de sandalias" es el mismo que el "de diario". Ahora "bello para ir a donde un bello".  (A base de la estatua fotografiada por Anderson).

 

     Del Sócrates de Caracas se conserva un retrato en la Academia Militar de Quito, vestido de etiqueta. Tenía setenta años. El Sócrates de Atenas, acicalado para el famoso Banquete contaba unos cuarenta y cuatro.

 

     Del Sócrates de Caracas se conserva un retrato en la Academia Militar de Quito, vestido de etiqueta. Tenía setenta años. El Sócrates de Atenas, acicalado para el famoso Banquete contaba unos cuarenta y cuatro.

 

Sócrates vestido para el famoso “Banquete” de Platón, Dibujo

de Nicolás Delgado.

 

 

Sócrates: estatua conservada en el Brítish Museum. Fotografía

Anderson. Dibujo de Nicolás Delgado.

 

CAPITULO SEGUNDO

Simón Rodríguez. Filósofo cosmopolita. Diógenes

 

     En Simón Rodríguez vio el Libertador, además del Sócrates, el filósofo cosmopolita (O.C. T. 1, pg. 81; BSR. pg. 131-191).

 

     Del Sócrates de Atenas consta documentalmente que nunca salió de Atenas sino por obligaciones de servicio militar, y éstas reducidas al Atica. No fue cosmopolita en sentido geográfico estricto. Otros cual Solón, Tales, Platón. . . visitaron algunas partes del entonces conocido cosmos: Egipto,  Asia Menor,  Sicilia, la Magna Grecia...; fueron cosmopolitas reales por viajeros o peregrinos; fueron espectadores del mundo en cuanto "teatro", que eso significaba su palabra "teatro": espectáculo, y peregrinación se decía "teoría". Teatro y teoría la misma palabra en raíz. Salir a ver, cual Solón y Tales, viajar para ver todo cual espectáculo para espectadores; mas no viajar para tomar parte en el espectáculo. Nada de vivir cosmopolíticamente cual ciudadanos del universo. El filósofo comenzó por ser y definirse como "amigo de mirar". Literalmente "filotheamón": amigo de contemplar el mundo y todas las cosas cual espectáculo teatral (theatron, theamón, theoría, teatro). Así define Platón al filósofo en el diálogo "República" (476 a, b). El filósofo es cosmopolita espectador; no, ciudadano del mundo.

 

     Ni la palabra cosmopolita ni la frase "filósofo cosmopolita" son clásicas griegas.

 

     Polis, Politeía, Polites, Política son inventos griegos de vida colectiva. Ciudad  (Polis), ciudadanos  (Polites), Régimen ciudadano político (Politeia): Arte-ciencia de gobernar Ciudadanos (Política) y virtudes humanas necesarias para sentirse los hombres ser y vivir cual ciudadanos, todo ello, dicho condensadamente, es invento griego.

 

     En rigor según tal criterio, los bárbaros, los demás hombres, no tienen Ciudades —por grandes que, cual Babilonia, sean sus aglomeraciones humanas y pétreas— ni sus hombres son ciudadanos, sino vasallos, súbditos o siervos; ni hay Regímenes políticos, sino Tiranía o Realeza Absoluta. El Gran Rey es el modelo. Sus gobernantes no gobiernan según Ciencia-Arte, sino según "orden y mando".

 

      El Sócrates de Atenas fue ciudadano de Atenas y dio los mejores,  más espectaculares y edificantes ejemplos, de virtudes ciudadanas. Que  no saliera de Atenas, para él la Ciudad por excelencia, fue natural  secuela de su carácter ciudadano. No fue, por obligación de conciencia  ciudadana, filósofo cosmopolita. Fue el Sócrates de Atenas; de Atenas,  nada más.

 

      El Sócrates de Caracas fue realmente filósofo cosmopolita. Cosmopolita geográficamente, por de pronto: Jamaica, Estados Unidos, Francia, Suiza, Austria, Polonia, Rusia, Italia, Prusia, Inglaterra (BSR, pg.  55-95); y en América, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile,  Bolivia. Y no de espectador curioso, sino de conviviente en vida, lengua,  magisterio, penurias, goces, acontecimientos históricos en muchas de tales  Naciones; mas de ciudadano en otras, sobre todo y ante todo en la  Gran Colombia.

 

      26 años de cosmopolitismo real fuera de América.

 

      El Sócrates de Caracas fue, además, cosmopolita lingüísticamente.   "En la población de Azángaro, en la ruta de Oruro a Arequipa, Rodríguez hace alto; necesita ganar algún dinero para proseguir; quizás se quedó unos meses. Allí fue visitado por un viajero francés Paúl Marcoy quien dejó en su obra "La Tierra y sus habitantes" (T. II, pg. 391) el siguiente relato:..  «al darle (a Simón Rodríguez quien le invitó a cenar) las gracias por su bondad contestóme con acento afectuoso en mi lengua natal:

 

     —Sois francés, según veo y hasta aseguraría que de la parte meridional.

 

     —Sí, le contesté con la sorpresa que se comprenderá fácilmente,  pero también vos sois francés.

 

      Lo mismo que inglés, alemán, italiano o portugués, aunque hablo estas lenguas tan correctamente como la vuestra, sin contar todos los  dialectos que de ellas dependen y que me son igualmente familiares.

 

     Miré con asombro de pies a cabeza al singular "polígloto"» (BSR,  pg. 171).

 

      El Sócrates de Caracas era, real y asombrosamente, polígloto.  Cosmopolita por polígloto.

 

      El Sócrates de Atenas no habló más que una lengua —y esa realmente perfecta, y tal vez la más perfecta que haya existido. La habló,  la estudió, la perfeccionó, la meditó filosóficamente y la cultivó Sócrates  hasta en su forma poética. Puso en verso fábulas de Esopo obedeciendo a inspiración divina, revelada en ensueños. Así lo confesó en el diálogo  final de su vida: el Fedón (60 c, d).

 

      Rodríguez conoció y dominó el latín y de él lo aprendió Bolívar  (BSR, pg. 8) de quien «el general Tomás Cipriano de Mosquera dice  en sus Memorias que "los Comentarios" de Julio César y los "Anales"  de Tácito eran lectura constante de Bolívar» (BSR, pg. 71).

 

      Rodríguez tradujo del francés al español.

 

ATALA

o

Los Amores

de

Dos Salvajes

en el desierto

(O.C. T. II, pg. 433-499).

 

     Lo que Chateaubriand pudo escribir y escribió en el párrafo final de Atala, guiado solamente por su imaginación poética y con el colorido y calor de su inspiración romántica, lo pudo decir Rodríguez, el traductor, guiado  por la experiencia inmediata de compartida convivencia:

 

           "¡Indios desgraciados!, que he visto  errantes por  los   desiertos  del Nuevo Mundo con las cenizas de vuestros abuelos. Vosotros ejercitásteis conmigo la hospitalidad a pesar de vuestra miseria, y yo no podría ofrecérosla hoy; porque vago  como vosotros sujeto al favor de los hombres y menos feliz  en mi destierro porque no llevo los huesos de mis padres".

                                                                                          (O.C.T. II, pg. 499)

 

  Cosmopolitismo  geográfico,  lingüístico  y  social  de  Simón Rodríguez.

 

     Rodríguez traduce "Atala" cual acto de agradecimiento "A la juventud de Bayona en Francia" (l.c. pg. 433).

 

     Preguntémonos  si Rodríguez —S. Robinson— escogió de entre otras obras, muchas y notables, de Chateaubriand, precisamente esa, por tratar de un tema cordial para él, — pretexto más bien para el romántico Chateaubriand.

 

     En todo caso ¿qué tipo de filósofo afloraba en S. Rodríguez y lo apartaba del de filósofo dialéctico —dechado de él el Sócrates de Atenas— y lo apartaba precisamente a él, al Sócrates de Caracas del Sócrates de Atenas?

 

     ¿Afloraba en Rodríguez el cosmopolita social y el político? Sócrates de Atenas no dialogó nunca, fuera de una ocasión, con esclavos o sirvientes domésticos. Y eso que los había, y numerosos. En el diálogo "Menón", por notable excepción, y para demostrar a Menón —noble y rico— la teoría o creencia mediante la reminiscencia, en la inmortalidad del alma, pídele Sócrates que haga venir un esclavo, criado en su casa desde pequeño, que hable griego, a fin de demostrar a Menón que,  aun  en  el  alma  del  sirviente,  está  subyacente, subconsciente diríamos, la ciencia geométrica adquirida en el mundo supracelestial, antes de la venida de su almita a este mundo sublunar en que le cayó en suerte —buena o mala— la de nacer esclavo de señor rico y noble, y de raza griega. Si tal sucede en el alma del criadito ¿qué no pasará en la del noble? El esclavo sirve, una vez más y de otra manera, al Señor, al alma del Señor. Tras breve diálogo, Sócrates despide al criadito quien vuelve a tareas menos metafísicas, más caseras y más serviles.

 

     El Cabildo de Caracas otorga a Simón Rodríguez el título de maestro, el año 1791. Los comisionados dijeron: "Que desde luego admitían al dicho Simón Rodríguez para servir la Escuela de Niños de primeras letras. . . (O.C. T. 1, pg. 22). A los veintiún años se inicia de maestro de escuela de niños: de ciento catorce niños (ibid.. pg. 29): "blancos, morenos, indios" (pg. 41).

 

     En 1 de Diciembre de 1825, Simón Rodríguez es nombrado por Bolívar Director general de Educación para Bolivia.

 

     En 1828 dirá con valentía y sinceridad desafiantes Rodríguez:

 

"DENSEME MUCHACHOS POBRES

                                                          declaran libres al nacer

                                                                                o

o dénseme los que los hacendados       no pueden enseñar

                                                                                o

                                                          abandonan por rudos

                                                              

                                                          porque ya están grandes

                                                                                o

o dénseme los que la Inclusa bota        porque no pueden mantenerlos  

                                                                                o

                                                         porque son hijos legítimos

(O.C. T. l, pg. 313).

 

 

   Esto es ser maestro y director de Educación con cosmopolitismo social.

 

     ¿De quién lo aprendió, o le afloró?; o le salió a flor de palabras y obras de lo profundo de su persona por "filósofo cosmopolita?"

 

     Claro está que Rousseau, Voltaire... debieron influir en él. Pero esa frase "Dénseme, dénseme, dénseme..." ni salió ni pudo salir de Rousseau, de Voltaire. "Dénseme..." no es una frase; es un insulto, un desafío, inclusive frente a Rousseau, Voltaire.

 

     Sócrates, el de Atenas, dio buenos ejemplos de menosprecio por las convenciones sociales de la clase aristocrática, rica, noble, de Atenas, Tesalia,  Creta... Contra  las  convenciones  en  vestir,  calzar,  hablar, pensar, obrar.

 

     Siguiendo, y exagerando, tal dirección la escuela llamada de cínicos y cirenaicos que por socráticos se tenían y eran tenidos, proclamarán en palabras expresas y en obras escandalosas el cosmopolitismo y el ascetismo ostentosos.

 

     A  la cuenta  de Diógenes el  Cínico se cargarán  anécdotas  que historiadores, —más que historiadores chismógrafos,  distantes hasta seis siglos de Sócrates, cual  Diógenes Laercio— transmitirán complacientemente a la posteridad.

 

     Y el nombre de "cínico" resonará a desvergonzado, disoluto, indecente, impúdico, a pesar de que "cínico" comenzó por designar sencillamente el perro (kyon) que Diógenes llevaba siempre consigo de compañero.

 

     Rodríguez — Diógenes tienen un rasgo común a los dos y distintivo de los demás:

 

     Por los tiempos de Diógenes (siglo IV a. C), Macedonia, en la persona de Alejandro Magno, había impuesto a Grecia, Asia Menor, Persia, Egipto, Palestina, India...  un universalismo político, económico, cultural y lingüístico que, posteriormente, se denominará "helenismo". De Alejandro Magno se cuenta que, atraído por la fama filosófica de Diógenes, por la rareza de su vida, —¿por casa un tonel?— y  por lo deslenguado de sus expresiones, fue a verlo y creyendo, con la  ostentosa fatuidad de Potentado, honrar al filósofo, le preguntó: "qué  deseaba". Diógenes le espetó el famoso dicho: "que te quites y me  dejes tomar el sol".

    

     Desde el siglo IV a. C. al XIX van bastantes siglos.

 

     Bolívar y Rodríguez tendrán la oportunidad de repetir, a su manera y sazón histórica, el gesto y palabras de Diógenes ante Alejandro  Magno. Ellos: Bolívar y Rodríguez ante Napoleón.

 

     "El 2 de Diciembre de aquel 1804, Napoleón se coronó Emperador en la basílica de Nôtre Dâme, con asistencia del Papa Pío VII. Fue un acto teatral, entre grandioso y ridículo. El nuevo monarca se puso a sí mismo la corona y luego colocó la de la Emperatriz en la cabeza de su esposa Josefina, en doble acto de desprecio al Papa. En Nôtre Dâme, años antes, había sido llevada al altar la Diosa Razón".

 

     "Robinson y Bolívar alejáronse de la multitud que deliraba en aclamaciones;  encerráronse en  la  habitación  del  primero y hasta cerraron las ventanas por no escuchar el bullicio masivo que discurría por las calles. Toda protesta silente, no espectacular, es más profunda. Comentará Robinson: Sorpresa, no admiración, fue el efecto que produjo en sus compañeros de armas el disfraz del Emperador, dirá Bolívar: Se hizo Emperador, y desde aquel día lo miré cual tirano hipócrita" (BSR, pg. 73).

 

     El Sócrates de Caracas, y quien así lo llamó, reasumían ante la actitud petulante, ostentosa, del Alejandro Magno de Europa la actitud de Diógenes. Sin desenfado en la forma; con franqueza real. "Fortiter in re, suaviter in forma", dirán por norma los romanos clásicos.

 

     Petulancia ostentosa —ascetismo ostentoso— ascetismo modesto.

 

     Cosmopolitismo militar-cosmopolitismo político democrático.

 

Diógenes el Cínico. Estatua conservada en el British Museum.

Dibujo de Nicolás Delgado.

Diógenes el Cínico, sin vestido. Dibujo de Nicolás Delgado.

     De Diógenes el Cínico se cuenta que durante el día, a plena luz, se paseaba por Atenas con una linterna encendida,  "buscando,  decía, un Hombre". ¿Que no eran hombres tantos y tantísimos como había en el ágora, la ciudad entera y Grecia? No era Hombre natural; era Hombre convencional. Diógenes no hallaba al hombre natural: al hombre que según la clásica sentencia y norma de los estoicos de aquellos tiempos, "viviera en consonancia y concordancia con la naturaleza. "

 

     De Simón Rodríguez se ha conservado el retrato hecho por un discípulo suyo: A Guerrero en Latacunga, hacia 1850.

 

     Simón Rodríguez se dirige, al parecer, a casa por la noche, llevando una especie de linterna sujeta en la parte inferior del bastón, para alumbrar el camino.

 

               ¿En qué iría pensando Simón Rodríguez?

 

                 ¿Tal vez en el Hombre Americano?

     No es fácil de hallarlo ni de noche ni de día, —ni en Latacunga ni en otras partes de América: Pero Simón Rodríguez sabía lo que buscaba. Y en el capitulo siguiente "El hombre más extraordinario del mundo", S. Rodríguez explicará, qué entendía por Hombre Americano; y según tal criterio sabrá si lo que hallaba —de día o de noche— era o no lo que buscaba. Si no lo hallaba hecho, real, existente, al menos  sabia Rodríguez lo que debía y podía ser.

 

    ¿Iría cual el Diógenes de Atenas, pensando y diciéndose lo que en 1828 escribirá: "o inventamos o erramos"?  (Sociedades Americanas, O. C.T.1, pg. 343).

 

    ¿Qué inventa Simón Rodríguez "el hombre más extraordinario que ha conocido y tratado el Libertador"? ¿Qué inventa para el Hombre Americano, para que se realice cual original?

 

     "La América Española es original —originales han de ser sus Instituciones y su Gobierno— y originales los medios de fundar uno y otro".

 

     "O inventamos o erramos". (1.c.Q)

 

Simón Rodriguez. Retrato hecho por un discipilo suyo: A. Guerrero, en Latacunga, hacia 1850.

Copia de Nicolás Delgado

 

 

CAPITULO TERCERO

 

Simón Rodríguez "El hombre más extraordinario del mundo"     No sólo Bolívar notó el carácter extraordinario de Simón Rodríguez. Otros testimonios confirman lo mismo. Dejemos que todos ellos nos persuadan de lo mismo, pues son premisa imprescindible para que eso de "extraordinario" quede documentado históricamente, y no sea cual novela o hijo de buenos deseos.

 

     "Don Simón, con dotes muy altas de intelectualidad, sufría las consecuencias de un carácter altivo, duro e independiente, con ideas y costumbres verdaderamente singulares". Así dice Ramón de la Plaza (1883, O. C. T. l, pg. 23-24).

 

     "Bajo la dirección de Simón Rodríguez, hombre de variados y extensos conocimientos, pero de carácter excéntrico, aprendió Bolívar los rudimentos de las lenguas española y latina, aritmética e historia" (Testimonio del General Florencio 0'Leary, edecán del Libertador (O.C.,T. l, pg. 30).

 

     (El escenario es ahora Lima). "Yo vi al humilde pedagogo desmontarse a las puertas del Palacio, y en vez del brusco rechazo que acaso temía del centinela, halló la afectuosa recepción del amigo, con el debido respeto a sus canas y a su antigua amistad. Bolívar le abrazó con filial cariño y le trató con una amabilidad que revelaba la bondad de un corazón que la prosperidad no había logrado corromper. Rodríguez era un hombre de carácter excéntrico, no solamente instruido sino sabio; tenía el conocimiento perfecto del mundo, que sólo se adquiere con el constante trato de los hombres". (0'Leary, Narración, T. II, O.C. T.l, pg. 74-75).

 

     "Don Simón Rodríguez era un verdadero reformador, cuyo puesto estaba al lado de Owen, de Saint-Simón y de Fourier. Hombre de genio, independiente y observador, nacido y formado por sí mismo...".Testimonio de J. V. Lastarria quien conoció a Simón Rodríguez en casa de Andrés Bello, en Santiago (BSR, pg. 66).

 

     "A don Simón Rodríguez. . . Fue mi maestro, mi compañero de viajes, y es un genio, un portento de gracia y talento... Cuando yo lo conocí valía infinito".  (Carta del Libertador al general Santander; BSR, pg.107).

 

     "Genio meditador, de variados conocimientos, y de un carácter original e independiente"  (Juicio del editor del Mercurio Peruano, n. 570, 17 de julio de 1829, en nota sobre la obra de Simón Rodríguez "Sociedades americanas", 1888). (O.C. T. II, pg. 107).

 

CARACTERES EXTRAORDINARIOS DE SIMÓN RODRÍGUEZ

 

     Con sentencia del mismo Simón Rodríguez mostrara él mismo —sin proponérselo, naturalmente— lo extraordinario de su carácter. Para ello comencemos por leer y pensar lo que él entiende por Sentencias y Refranes.

 

"Sentencias y Refranes

 

     Cuando una verdad llega a obtener el asentimiento de los Sabios, es sentencia, porque sólo ellos sienten bien su importancia. —Si comprende otras verdades, se llama sentencia máxima o Máxima solamente, por abreviar—. Si se cita o adelanta en apoyo de una doctrina, es proverbio. —Si es muy conocida es adagio— y cuando se hace vulgar es Refrán.

 

     Sube la verdad de sentencia a proverbio y baja de proverbio a  refrán.

 

Proverbio

máxima       adagio

sentencia                     refrán.

 

       La verdad, en estado de refrán, pierde cuanto ganó para erigirse en sentencia;

porque

     en boca de todos no puede conservar los pensamientos que

la compusieron.

                   Sucede con las sentencias lo que con la aritmética.

                   Cualquiera saca una cuenta, porque sabe la fórmula;

pero

        no fue un cualquiera el que hizo la fórmula, para que

saliera la cuenta".

 

(O.C. T. l, pg.364).

 

"Compongamos con estos pensamientos

algunas sentencias Máximas que se tomen por PROVERBIOS

en la Educación mental,

       y que siendo adagios de las Escuelas pasen a ser refranes

en el vulgo nuevo

que las luces del siglo se proponen hacer

en el nuevo mundo.

Serán los únicos refranes que rueden de boca en boca

sin perder el valor de sentencia".

(O.C. T. 1, pg. 365).

 

"Discurso aforístico

A los sabios se debe hablar por sentencias

(el que las entienda es sabio)

y se les debe hablar así porque para ellos

las sentencias son Palabras".

(O.C.T.II, pg.l36).

 

 

(1) SENTENCIARIO DIGNO DE EDUCADOR

EXTRAORDINARIO

 

    "Hace ya 24 años que estoy hablando y escribiendo pública y privadamente sobre el sistema Republicano y por todo fruto de mis buenos oficios he conseguido que me traten de LOCO.

 

                    Los niños y los locos dicen las verdades".

                    (O.C. T. 1, pg. 225 )

 

 

                    "Dígase:

 

     La Instrucción pública, en el siglo 19, pide mucha filosofía.

     El interés general está clamando por una REFORMA

                                             y. ..  la América

     está llamada, por las circunstancias, a emprenderla.

                                 Atrevida paradoja parecerá...

                                               no importa:

los acontecimientos irán probando que es una verdad muy obvia:

   La América no debe imitar servilmente, sino ser ORIGINAL".

                                     (O.C.. T. 1 pg. 234)

 

“De los viejos, nada nuevo puede esperarse.

    De hombres puede esperarse algo.

    De jóvenes   "                     "     mucho.

    De niños     "                      "     TODO.

              Quien los GUIE, piden los niños.

              Quien los DIRIJA, piden los jóvenes.

             Que los TOLEREN, piden los hombres.

             Que los SOSTENGAN, piden los viejos.

Dése gusto a todos, que es justicia.

 

Búsquense medios, que es obligación".

                                     (O.C. T. 1, pg. 238)

  

  "Leer es resucitar ideas sepultadas en el papel; cada palabra es un epitafio: llamarlas a la vida es una especie de milagro, y para hacerlo es menester conocer los espíritus de las difuntas o tener espíritus equivalentes que subrogarles; un cuerpo con el alma de otro sería un disfraz de carnaval; y cuerpo sin alma, sería un cadáver".

                                     (O.C..,T. l, pg.243)

 

  "Es obra de misericordia enseñar al que no sabe,

                       pero no por cumplir con ella se ha de poner a

                       enseñar el que no sepa para sí".

                          (O.C.,T.l pg. 247)

    

   "Ni Campanero quiero  ser en la América española, porque dirían que las campanas no sonaban, o que me había robado la torre. Tengo el defecto de ser americano; y no se  diga que

               quien desprecia comprar quiere,

porque,  en vida de Bolívar  pude ser lo que hubiera querido, sin salir de la esfera de mis  aptitudes.  Lo único que le pedí fue que se me entregaran, de los Cholos los más pobres, los más despreciados, para  irme con  ellos a los desiertos del Alto Perú —con  el loco  intento  de  probar, que  los   hombres  pueden vivir  como Dios manda que vivan—- porque Dios, antes de hacerlos sabía

                                     que habían de ser frágiles

                                     que habían de tener pasiones

                                     que serían de carne y hueso

                                     que estarían vestidos de mala carne

                                     que el demonio les había de tentar.

      

    El Redentor pedía Párvulos para enseñarlos; porque quiso hacer ver al mundo que de judíos viejos, poco o nada bueno se podía esperar, y para probarlo les encargó que lo martirizaran. Los muchachos no lo habrían hecho"

 

                                     (O.C.., T. 1, pg. 255-256)

   "Cuántos de los que nos obligan a echar cerrojos a nuestras puertas, no serían Depositarios de las llaves? Cuántos de los que tememos en los caminos, no serían nuestros compañeros de viaje? ¡No echamos de ver que los más de los Malvados son hombres de talento. . .ignorantes — que los más de los que nos mueven a risa, con sus despropósitos serían mejores Maestros que muchos de los que ocupan Cátedras — que las más de las mujeres que excluimos de nuestras reuniones, por su mala conducta, las honrarían con su asistencia; en fin, que, entre los que vemos con desdén, hay muchísimos que serían mejores que nosotros, si hubieran tenido Escuela".

 

                                     (O.C.. T. 1, pg. 327)

 

   "El Maestro de niños debe ser sabio, ilustrado, filósofo y comunicativo, porque su oficio es formar hombres para la sociedad".

                                     (O.C..,T.II, pg. 541)

 

      "Hacer NEGOCIOS con la EDUCACIÓN

             es ...

     diga el Lector todo lo malo que pueda

     todavía le quedará mucho que decir".

                                     (O.C.,T.II, pg. 148)

 

(2)  SENTENCIARIO DIGNO DE POLÍTICO

EXTRAORDINARIO

 

"Para no tener que temer de los diferentes nombres que se dan al que manda

                                  Monarca

                                 ni Emperador

no se le llame             ni Rey                                   llámese Etnarca

                                 ni Déspota                        (Gobernador nacional)

                                 ni Dux

                                 ni Presidente

 

      Y si  todavía este nombre es temible, júntense los Representantes del Pueblo..  déjense de jefes... y lo que hagan sin ellos, llámenlo  (como saben que debe llamarse)... anarquía.

                                 (O.C.., T. 1, pg. 69)

 

                 ¡Empezar una CONSTITUCIÓN POLÍTICA

      en nombre de Dios Todo Poderoso, autor y legislador de

               

                        las Sociedades... HUMANAS...!

     ¡y creer que con este encabezamiento se convierte un pueblo en

     otro... DE REPENTE!...

              Pensemos.

En nombre de Dios ............ es el in nomine Patris de la misa:

Todo Poderoso y Autor .......... es un retazo del Catecismo:

Legislador de las Sociedades, no será de las que conocemos,

                                 porque Dios no les ha mandado

                                 destrozarse a su nombre

humanas ................ está de más, porque solo los hombres

                                 hacen pactos.

 

Una Constitución es obra del Libre albedrío: si, cada vez que usamos de él, debiéramos implorar la ayuda de Dios, todo el tiempo se nos iría en pedir licencias, y no habría mérito en nuestras obras: reglemos nuestra conducta por el entendimiento que Dios nos ha dado y cada acción será una invocación virtual de sus auxilios.

 

     En vano invocamos a Dios, si no hacemos lo que Dios manda  que es

Pensar antes de obrar

y

empezar las obras por el principio.

                                  (O.C.., T. 1, pg. 384)

 

"En público ... se discute el mérito de las Cosas, y

privadamente ... el ... de las Personas.

 

    Porque las operaciones del Gobierno Republicano están expuestas a los ojos de todos, es permitido criticarlas.. .  con decencia...; pero no todos están facultados para residenciar al Gobierno ni a nadie dan las leyes licencias para insultar a los Magistrados.

 

     Si el Pueblo no respeta el puesto en que coloca el órgano de su autoridad. . . cada día habrá menos ciudadanos respetables que quieran ocuparlo".

                                  (O.C., T. II, pg. 80)

 

   "Hablar a cada uno en su lengua, es la táctica de la palabra. El  pintor que expone un cuadro al público no llama a los ciegos a juzgar.  Juan Santiago Rousseau ocupa un lugar muy distinguido, entre los publicistas modernos, como sabio y como escritor, y, hablando del

Gobierno en general

compara

el Estado y el Soberano

a los dos extremos de una proporción continua

cuyo medio proporcional es el GOBIERNO.

 

  Habla de política como matemático, y no es oscuro sino para quien no sabe aritmética".

                                     (O.C.. T. II, pg. 82)

 

     "Antes se dejaban gobernar porque creían que su única misión, en este mundo, era obedecer; ahora no lo creen, y no se les puede impedir que pretendan, ni (... lo que es peor...) que ayuden a pretender gobernar".

 

                                       (O.C.. T. II, pg. 106)

 

    "Las Violencias del Gobierno hacen un Pueblo astuto .

                                                   Primer grado de Política Popular.

      La Astucia del Pueblo hace un Gobierno Suspicaz.

                                                   Primer grado de Política Gubernativa.

      La Suspicacia del Gobierno hace un Pueblo desconfiado.

                                                   Segundo grado de Política Popular.

      La Desconfianza del Pueblo hace un Gobierno Hipócrita.

                                                   Segundo grado de Política Gubernativa.

      La Hipocresía del Gobierno hace un Pueblo falso.

                                                   Tercer grado de Política Popular .

      La Falsedad del Pueblo hace un Gobierno arbitrario.

                                                   Tercer grado de Política Gubernativa.

      La arbitrariedad del Gobierno hace un Pueblo atrevido.

y se acaba la POLÍTICA porque se pierde el RESPETO?.

                       discordancia absoluta entre las partes.

                 El MIEDO hace al Gobierno TIRÁNICO

                  El ODIO hace al Pueblo CRUEL".

                 (O.C..,T.II, pg.l74)

"No hay Prestigio que sostenga el Poder Absoluto;

los Monarcas más altivos se MODERAN;

y los que lo son menos... CEDEN.

En lugar de ser ellos, como antes eran.

LAS NACIONES!!

se conforman con representarlas,

sus funciones se han reducido

a las de tubo en los termómetros

—indicar el grado de civilización de cada Pueblo

—el más y el menos de Barbarie social

Monarca ABSOLUTO — Pueblo CERO".

(O.C. T. II, pg. 177-178)

 

"En creer que Gobierna porque manda

prueba ya que piensa poco.

En sostener que sólo por la ciega obediencia

subsiste el Gobierno

prueba que ya no piensa".

(O.C. T. II, pg. 181)

 

"El pueblo no tiene Luces

Represéntenlo los que las tengan

sin decir que el Pueblo los ha elegido

porque, en realidad de verdad, no es así.

Este solo proceder probará que hay ya Gran Luz para empezar

a buscar la verdad".

(O.C. T. Il. pg. 183)

 

     "Todos los militares de talento envainan la espada para abrir los

libros, desde el momento en que el enemigo les abandona el campo".

(O.C.,T.II, pg. 199)

 

  "Volver al estado anterior o crear uno semejante es confesar que lo que abolieron era bueno, o que lo que proponen es mejor porque es lo mismo, con diferencias cuya utilidad está por demostrar. —Todo esto quiere decir, en forma matemática

 

Monarquía multiplicada por República

                          y dividida por República, igual a Monarquía.

 

Para reponer las cosas en su primer estado mejor habría sido dejarlas como estaban, y se habría ganado el tiempo y el trabajo que se han perdido en alterarlas".

(O.C.,T.II, pg.303)

 

 "Los Pueblos están en minoridad; es menester hacerles bien sin consultarlos; pero no se les puede declarar, sin injusticia, eternamente inhábiles para la Representación. Son menores, no dementes como los Reyes los consideran".

(O.C. T.II, pg.351)

 

       “¡ Militares !

   “Acordáos que un filósofo los llamó Perros de la Nación, por vuestra fidelidad, vigilancia, docilidad, valor y sobre todo por su vuestra devoción al que os cuida –de todas estas cualidades habéis dado pruebas,

 

       No morder al Amo (a), aunque rabiéis

Es lo solo que os recomienda un compatriota, que siente no poder ser Militar”. 

(Platónica)

(O.C.., T.II, pg.355)

    

 “La terquedad pertenece al capricho.

La firmeza es propia de la razón”.

“Tan impropio habría sido, el otro día, el disputar la Independencia con escritos como ahora discutir un código a balazos”.

(O.C., T.II, pg.383)

 

“Hacer leyes para los pueblos

no es tan difícil como se cree.

Hacer un pueblo legislador

Es obra muy laboriosa

 

y está es la que ha emprendido la América española.

(O.C., T.II, pg.393)

 

“Seamos modestos y seremos justos con los que

Gobiernan”,

(O.C..,T. II, pg. 411)

 

Si el que ha de obedecer no penetra el espíritu del precepto

         cumple mal con él, si es dócil,

          lo elude, si es rehacio

          tergiversa el sentido, si es sofista,

          intriga para anularlo, si es envidioso,

          o lo quebranta abiertamente, si es atrevido.

 

Ojalá todos los que mandan estuvieran convencidos de estas

verdades".

(O.C. T.II, pg.420)

 

     “Si los salteadores no supusieran a todos los caminantes persuadidos de que en los caminos se roba, al salirles al encuentro, emplearían la persuación con cada uno diciéndole: «Señor, necesitamos más que U.  de lo que U. lleva; si U. no nos lo da por las buenas nos veremos en  la precisión de quitarle la vida: escoja U.: y esté persuadido de que no nos dejaremos ablandar con ruegos. Pero dan la persuasión por hecha y pasan a la fórmula de convicción La Bolsa o la Vida. A veces ni esto dicen; porque suponen, al caminante, tan convencido, que con mostrarle las armas basta para que dé lo que lleva y, a más, las gracias por el perdón de la vida. — ¿Qué salteador cree que convence cuando roba? ¡Extraño modo de convencer (se dirá) -más extraño es que un Déspota desde un Palacio, un Mayordomo a nombre del hacendado, un amo en su casa, un maestro en la escuela procedan como salteadores (sin temor al suplicio) y detesten a los pobres salteadores que corren tales peligros. - Pero dicen que mandan - en las palabras está la diferencia.

          Tan cierto es que las ideas son hijas de la Reflexión".

(O.C.,T.II, pg.425)

 

(3) SENTENCIARIO DIGNO DE FILOSOFO COSMOPOLITA

EXTRAORDINARIO

 

“La terquedad pertenece al capricho

La firmeza es propia de la razón”.

(O.C.,T.I, pg. 262)

 

“No hay vanidad absoluta: porque la más calificada tiene algún poder real en que fundar sus pretensiones (no olvide el lector esto)”.

(O.C.,T.I, pg. 305)

 

“Querer perfeccionar a un hombre quitándole el amor propio, es querer blanquear a un negro, raspándole el pellejo;

más valdría desollarlo de una vez

pero

ni blanco ni negro quedaría

porque

la piel es de esencia en el animal”.

(O.C.,T.I, pg. 307)

 

“Antes había qué imitar

Ahora hay con quien rivalizar”.

(O.C.,T.I, pg. 310)

 

“Las cosas no han de estar a medio hacer, sino mientras

se están haciendo”.

(O.C..,T.I, pg. 326)

 

“La ignorancia es la causa

de todos los males que el hombre hace y hace a otros. (Socrática)

(O.C.,T.I, pg. 357)

  "Es tal la miseria del hombre que hasta la perfección de su industria le fastidia; aburridos de la esplendidez de sus mesas, muchos ricos del continente van al campo a comer, en la choza de un campesino, una mala cazuela, por variar-- y (de camino) por humillar a aquella pobre gente con su fausto--con fingidas atenciones, con sus burlas--y con la insolencia de sus lacayos".

(O.C.,T.I, pg. 343)

 

"La enfermedad del siglo es

una sed insaciable de riqueza que se declara por 3 especies de delirio

traficomanía

colonomanía

y cultomanía". (A lo Diógenes el cínico)

(O.C.,T.I, pg. 355)

"De la Coacción Nace la Astucia;

que sin Coacción, la Astucia no existiría,

porque no tendría objeto;

animal suelto no piensa en soltarse"

(O.C..,T.I, pg. 356)

"Las Cosas no se dejan persuadir

como se dejan persuadir los Hombres" (Socrática)

(O.C..,T.I, pg. 357)

 

      “Admira la facilidad con que... un hombre! (o un corro) dispone de un país entero! Con sus Cerros, sus Ríos, sus Arboles y sus Habitantes y se queda tan sereno como si hubiera dispuesto de un Cortijo!  ¿A este estado de estolidez reduce el hábito de creer cuanto nos dice el que dice que sabe más que nosotros".

(O.C..,T.I, pg. 361)

 

     “Los Nombres no hacen las Cosas;

         pero las distinguen:

         lo mismo son las Acciones con las Ideas”.

(O.C.,T.I, pg. 369)

 

     “La Necesidad no consulta voluntades.

    Para conocer esto basta con ser Ilustrado:

    es menester ser sensato y PENSADOR”.

(O.C.,T.I, pg. 370)

 

“Acostumbrados a pedir a Dios milagros

cuando buscamos peligros,

le pedimos un Milagro Político

cuando nos juntamos en Congreso a tratar de evitar los males que nos hace un Gobierno que hemos hecho para que los haga”.

(O.C.,T.I, pg. 371)

 

    "La Avaricia ocupa el lugar de las Luces, donde las Luces no han penetrado".

(O.C.,T.I pg.377)

 

"Las VERDADERAS ideas sociales

            no están por formar, sino por poner en práctica".

                        (O.C.,T.I, pg.380)

 

     Comercio

"La Libertad lo ha sacado de Quicios.

El Consumo lo pondrá en sus Límites.

    Cultos

La Imaginación los ha multiplicado.

La Reflexión los reducirá".

(O.C.,T.I, pg. 386)

 

     "No hay peor mal que el que se hace bajo las apariencias del bien".

(O.C.,T.I, pg.389)

 

     "Todos saben que lo que no se alimenta no vive; pero no todos conocen las relaciones entre lo físico y lo moral y muy pocos consideran el imperio de las primeras necesidades  =  el HAMBRE convierte los crímenes en actos de virtud, por la obligación de conservarse".

(O.C.,T .I, pg. 392)

 

"No sentimos que tenemos Cabeza, sino cuando nos duele. .... No vemos toda la extensión de nuestra miseria, sino cuando entramos en nosotros mismos".

(O.C.,T.I, pg. 393)

 

"No hay cosa que padezca más en el mundo que la Razón; todos la imploran y por una vez que la consultan, la violentan mil; la llaman, la hacen hablar y la despiden tratándola unas veces de loca,  porque TODOS dicen lo contrario; y otras de atrevida, porque tal Personaje o tal Autor es de distinto parecer".

                                        (Socrática).                                             

(O.C.,T.I, pg.397)

 

"La Ignorancia produce las disputas y la malicia

las eterniza".                                 (Socrática).

                                                   

(O.C.,T.I, pg.397)

 

                                  "La preocupación

deja poco lugar para alojar nuevos juicios

        y la Prevención ... ninguno”.

(O.C.,T.I, pg.403)

 

“El deseo de enriquecerse ha hecho todos los medios legítimos y todos los procedimientos legales; no hay cálculo ni término en la Industria – el egoísmo es el espíritu de los negocios y los negocios la causa de un desorden que todos creen natural y de que todos se quejan".

(O.C.,T.I, pg.405)

 

      "No hay objeto aislado: el más independiente, al parecer, tiene Relaciones.  En los esfuerzos que hacemos  para aislarlo está el trabajo de ABSTRAER.  En no perder contigüidades ni adyacencias consiste la capacidad del sentido – a esto es lo que en los juicios llamamos DISCRECION”.

(O.C., T. I, pg. 406)

     "No hay simpatía verdadera sino entre Iguales. Simpatizan en apariencia los Súbditos con los Superiores, porque el que obedece protege las ideas del que manda; pero la antipatía es el Sentimiento natural de la Inferioridad, que nunca es agradable".

(O.C.,T.I, pg.408)

                "La verdad no admite ROMANCES".

(O.C.,T.I, pg.432)

 

"Una revolución política pide una revolución Económica".

(O.C.,T.I, pg.469)

 

                   "La impotencia mental somete.

                   La impotencia física esclaviza".

(O.C.,T.I, pg.469)

 

      "El tener miedo no es pecado — por mucha razón que tenga un  pastor para vender sus ovejas al carnicero, ellas tendrán mucha más  para escaparse, y harían muy bien en defenderse si pudieran".

(O.C.,T.II, pg.882)

 

     "Lo nuevo debe ser otra cosa, o hacerse de otro modo que lo

viejo".

(O.C.,T.II, pg.90)

 

     "La curiosidad es el motor del saber, y cada conocimiento un móvil para llevar a otro conocimiento... Adelanta el que yerra buscando la verdad...; se atrasa el que gusta de añadir errores a errores; es disculpable el que cae en los segundos, trabajando por salir de los primeros— no lo es el que, por amor a la ignorancia, trabaja en engañarse. Oponerse,  fundado en razones erróneas, es laudable por la intención. Fundar oposiciones en pareceres es impertinencia, si los pareceres son propios y ridiculez, si son ajenos".

(O. C., T. II, pg. 118-119)

 

   "No es de admirar que los progresos de las Luces Sociales sean tan lentos; todos los conocimientos adelantan... muchos llegan a su perfección... ellas parecen estacionarias. La Ignorancia, casi general en que vive la clase inferior del pueblo... los caprichos de la clase media .. .y las pretensiones de la superior, son la causa y todo es Ignorancia".

(Socrática).

(O.C.,T.II, pg.119)

 

     “Se ha dicho que la muerte natural de una nación es siempre política, pero su espíritu, como el de los hombres nunca muere –deja un cuerpo que no lo puede retener, para ir a animar a otro, y reaparecer bajo formas diferentes: esto es, sin duda, lo que los antiguos llamaron propiamente metempsícosis.  Tómese la palabra, en una acepción más lata.  Una nación puede transmigrar (mudando, o no, de lugar)

en espíritu, y no en cuerpo

la Rusia nos da un ejemplo

en cuerpo y no  en espíritu veamos losEstados Unidos
A transmigrar en cuerpo y alma veamos el resto de la América”.

(O.C.,T.I, pg.124)

 

“Puede no fingir que no se le persuade

pero

sus sentimientos no tardan en desmentirlo.

Puede afectar que no se le convence

pero,

Su amor propio no tarda en traicionarlo.

 

La insensibilidad y

                                              No se aparentan por largo tiempo”.

la Ignorancia

(O.C.,T.I, pg.153)

 

 

"Por afición a ciertas palabras

se repiten, sin discernimiento

hasta hacerse favoritas

  y se remudan indistintamente

creyendo que tanto vale una como otra".

(O.C.,T .II, pg. 154)

 

    "La inmortalidad es una sombra indefinida de la vida  que cada uno extiende hasta donde alcanzan sus esperanzas  y hace cuanto puede por prolongarla.

 

      Se complace, el hombre sensible, figurándose su existencia proyectada en el. interminable espacio de los tiempos como se complace en  ver, desde una altura,- sucederse los valles, los

                bosques y los montes

        más allá de un horizonte sin fin.

                           Ideas, sin duda, y nada más que Ideas;

                            pero la vida espiritual se sostiene con ellas.

 

                                   Son obra de la imaginación,

                   como lo eran el néctar, la ambrosía y el humo

                     de que se alimentaban los dioses del

                       Paganismo".

(O. C., T. II, pg. 169-170)

 

 

"La propiedad de las VERDADERAS Luces

es progresar lentamente".

                       (O.C.,T.II, pg.l70)

 

El Curso natural de las cosas es un torrente

que arrastra con lo que encuentra

y vuelca lo que se le opone. (Heraclitiana).

Esta fuerza es la que hace las revoluciones:

los hombres que figuran en ellas

son instrumentos de la necesidad.

Son ACTORES, no AUTORES.

Abramos.la historia; y por lo que aún no

esté escrito, lea cada uno en su memoria''.

                       (O.C.,T.II, pg. 177)

 

                          "El género modestia tiene tres especies

Iª    creerse con facultades o sin ellas, por ignorar lo que debe entenderse   por facultad — es       inocencia.
2ª   no poder ejercer una función y creerse capaz de ejercerla o estarla    ejerciendo, y decir que       no la  puede ejercer, sabiendo lo que es  facultad, es simpleza.
3ª   saber lo que son facultades, conocerlas y no hacer alarde de ellas, o temer, por dudar del       buen éxito en una operación difícil, es modestia propiamente dicha.

 

Conocerse facultades suficientes o superiores para una empresa y decirse incapaz de emprender, para que se lo contesten y lo elogien, es la modestia de los necios, que ni el nombre de hipocresía merece.

        Otro tanto debe decirse del mérito,

  Creerse con mérito, sin tenerlo, sabiendo lo que es merecer, es    Fatuidad.
  Apropiarse el mérito ajeno, es Arrogancia.
 Tener mérito y no conocerlo, es Sencillez.
 Tenerlo y conocerlo, es Propia Satisfacción,

         por consiguiente

     Todo hombre vano debe ser fatuo en la ocasión y las más veces Arrogante — el inocente será sencillo; y el simple ridículo. Sólo el modesto es respetable, porque tiene en qué fundar sus pretensiones. Pretende con orgullo porque sabe que ha de obrar con acierto.

 

     Esta especie de hombre es la que reúne, de ordinario, mayor número de virtudes y hace más bienes".                       

(O.C.,T.II, pg.210)

 

 

Liberalismo

     "Es voz nueva, derivada de Liberal, que hasta nuestros días ha significado dadivoso, tal vez porque el que da libra o liberta de una dependencia incómoda; en este sentido decían los antiguos Españoles, poner en libertad. Algunas artes se llaman liberales porque teniendo más parte en ellas el espíritu que el cuerpo, parecen descargar a éste de un trabajo.

 

     Es un alivio para el que habla, y una adquisición para el diccionario el poder llamar hoy liberal, al que aboga por la Libertad y Liberalismo el conjunto de ideas opuestas a la servidumbre, sea la que fuere.

 

     Se hace esta explicación, porque, aunque todos, cuando hablan, sepan lo que quieren decir, no todos saben lo que "dicen".

(O. C.,T. II.pg.229)

 

"Tomar informes de informes

e informes de informantes

y al fin

dar a la casualidad lo que no podía alcanzar".

 

(O.C.,T.II, pg. 269)

 

     "El vulgo dice que, cuando el Sol sale, todos los hombres son necesarios en general, y ninguno en particular — esto es cierto, en cuanto que un hombre suple por otro, en servicios que muchos pueden hacer (los productos de artes mecánicas, por ejemplo la renta que se cobra de una mano o de otra por réditos de un capital etc.); pero no es cierto, cuando se pierde un agente único o raro en su línea".

(O.C.,T.II, pg.75)

 

     "Pensar un hombre en todo exactamente como otro es tan raro que puede negarse suceda . La naturaleza no hace esta especie de gemelos.  Luego el  no convenir en una idea no es razón para declararse enemigo".

    (O.C.,T. II, pg. 384)

 

   "La pobre RAZÓN se oye invocar sin haber concurrido, y padece inocentemente, sin poder defenderse. Su nombre resuena en las asambleas envuelto en Opiniones y en Pareceres y con dolor se oye despreciar.

 

     «Esta es mi razón»... dice uno, (como si la razón pudiera ser suya).

 

     «No me venga Ud. con razones», dice otro, (como si las razones pudieran ser disparates).

 

     La opinión no es sino un parecer envejecido; pero nunca la opinión envejecida podrá llamarse razón. En dos días pasa un parecer al grado de opinión; ésta, ni con mil años de servicio asciende".

                                                   (Heraclitiana, platónica),

                       (O.C.,T.II, pg. 386)

 

"Las razones están en las cosas

y el método en el órden de las acciones"

                       (O.C.,T.II, pg. 387)

 

     La discusión se distinguirá, pues, de la disputa en que ésta sostiene los pareceres y en aquella los rectifica. Los disputantes claman por aprobaciones, los discutientes por hechos.

     Siempre habrá razón para calificar terca la opinión que se resiste a admitir prueba...por grande que sea el número de sustentantes, por respetables que sean las personas".

 (O.C.,T.II, pg. 391)

 

     "La opinión pública exagerada es una enfermedad Mental que como todas las enfermedades es más fácil de conocer que de curar. Tiene sus grados, a imitación de las que afligen al cuerpo"

(Heraclitiana)

(O.C.,T.II, pg. 391)

 

 

El conocimiento de las palabras

es obligación del que escribe

como ... del que lee"

 

 (O.C.,T.II, pg. 393)

 

 

"Si los hombres observaran bien la infancia, no se creerían tan superiores a ella en muchos casos".

 

 (O.C.,T.II, pg. 394)

 

 

     Por meterse a espirituales pierden muchos de vista la materia de que han sacado sus abstracciones".

  (O.C.,T.II, pg. 394).

 

     "San Isidro Labrador, Orando araba su campo; no habría sido santo si se hubiera vuelto buey por sacar sus surcos a compás".

(O.C.,T.II, pg. 398)

 

     "Escriban claro para que todo el mundo los entienda.

«Fulano es un ladrón»

es castellano castizo".

(O.C.,T.II, pg. 400)

 

     "No por contentar el buen deseo de llegar al fin de la jornada, se ha de acortar el camino echando por atajos: ganarían tiempo, es verdad, los que conocen el rumbo; pero el común de los viajantes perdería los puntos de vista que deben servirle de guia. Por otra parte algunos quisieran detenerse a examinar cada punto, para viajar solos, sin extraviarse — ¡Laudable curiosidad!, pero que valdría tanto como alargar el camino por rodeos; el guía tiene mucho que andar en un tiempo  dado... Esto no es lo mismo que aquello, es cuanto puede exigírsele que diga al pasar".

(O.C.,T.II, pg. 413)

 

     "El hombre sociable querría.... .desearía todo para sí; pero no lo pretende porque ve que no tendría quien lo ayudase a gozar. El que no lo es, lo pretende porque lo desea, y nada más".

(O.C.,T.II, pg.414)

                  

"El dogma de la vida social es

estar continuamente haciendo la Sociedad, sin esperanzas de acabarla

porque

con cada hombre que nace hay que emprender el mismo trabajo".

  (O.C.,T.II, pg. 418)

 

 

"Un buhío estrecho —una casa capaz— o un magnífico Palacio...

Abarcas —zapatos— o ser éstos de seda y bordados...

Andar con zuecos —a caballo— o no salir de casa por no tener coche

y Lacayos etc. etc.

clasifican los medios en Necesarios, Facticios y Ficticios y califican las

personas de Prudentes, Modestas o Vanas".

(O.C.,T.II, pg. 419)

 

   "Más vale tener un amigo ilustre que muchos ordinarios". (Heraclitiana).

(O.C.,T. II, pg. 509)

 

     "El amor es muy delicado — la amistad lo es aún más, y en el hombre sensible estos sentimientos son de una delicadeza extrema — la menor sospecha es una mancha indeleble. Porque soy incapaz de perdonar una injuria no quiero saber que me han ofendido; es cuanta generosidad puede esperar de mí una amante o un amigo".

 (O.C.,T. II, pg. 512)

 

     "Los acontecimientos son como las nubes. Siempre hay nubes,

pero nunca vuelven las figuras que hacen, al pasar, aunque nos parezcan

las mismas".

                                                      (Heraclitiana).

                       (O.C.,T.II, pg. 529)

 

(4)   "EL HOMBRE AMERICANO, SEGÚN EL HOMBRE MAS

            EXTRAORDINARIO DEL MUNDO"

"La América no ha de imitar servilmente

sino ser. ............... original!"

(O.C.,T.II, pg. 16)

"La Instrucción pública

en el siglo 19

pide MUCHA FILOSOFÍA

que

el interés general

está clamando por

una REFORMA

y que

la AMÉRICA está llamada

por las circunstancias a emprenderla,

atrevida paradoja parecerá...

... no importa.. .

 los  acontecimientos están probando

que es una verdad muy obvia

la América no debe imitar servilmente

sino ser ORIGINAL".

(O.C.,T.II, pg. 110)

 

     "La filosofía está, donde quiera que se piensa sin prevención- y consiste en conocer las cosas para reglar nuestra conducta con ellas según sus propiedades. Los preceptos sociales son pocos, y sus aplicaciones ... muchas; pretender que se enseñe lo poco que se debe saber para no errar en los muchos casos que ocurren cada día.. .es filosofía ; esperar que, si todos saben sus obligaciones, y conocen el interés que tienen en cumplir con ellas, todos vivirán de acuerdo, porque obrarán por principios...no es sueño ni delirio, sino filosofía...; ni el lugar en que esto se haga será imaginario, como el que se figuró el Canciller Tomás Moro; su utopía será, en realidad, La América".

(O.C.,T.II, pg. 131)

 

 

"La sabiduría de la Europa y la prosperidad de los Estados Unidos

son dos enemigos de la Libertad de pensar, en América".

(O.C.,T.II, pg. 138)

 

"la sabiduría de la Europa

y la prosperidad de los Estados Unidos

son dos enemigos de la libertad de pensar

...en América ...

Nada quieren las nuevas Repúblicas admitir, que no traiga el pase del Oriente o del Norte.I miten la originalidad,ya que tratan de imitar todo = los Estadistas de estas naciones no consultaron para sus Instituciones sino la razón; y ésta la hallaron en su suelo, en la índole de sus gentes, en el estado de las costumbres y en el de los conocimientos con que debían contar.

Los filósofos Europeos

convencidos de la inutilidad de su doctrina, en el mundo viejo, quisieran poder volar hasta el nuevo, a emplear sus últimos días propagándola".

(O.C.,T.II, pg. 133) (Cf.pg. 137)

 

     "La América está llamada (si los que la gobiernan lo entienden) a ser el modelo de la buena sociedad, sin más trabajo- que adaptar. Todo está hecho (en Europa especialmente). Tomen lo bueno—dejen lo malo — imiten con juicio — y por lo que les falte inventen"'.

(O.C.,T.II, pg.9)

 

     "Yo no he venido a la América porque nací en ella, sino porque  tratan sus habitantes ahora de una cosa que me agrada, y me agrada  porque es buena, porque es lugar propio para la conferencia y para  los ensayos, y porque es U. quien ha suscitado y sostiene la idea".

                  (Carta a Simón Bolívar. Guayaquil Enero 7 de 1825)

 Excmo. Señor Libertador, Simón Bolívar etc. etc.

Amigo: ...

Rodríguez

(O.C, T. II, pg. 504)

 

(5) LO HUMANO DEL HOMBRE MAS EXTRAORDINARIO

DEL MUNDO

        "Yo no quiero que me den, sino que me ocupen".

(O.C.,T.II, pg. 529)

(Carta a Roberto Ascásubi)

 

     "Aquí soy un cero llenando un vacío; al lado de U. haría una

función importante, porque U. valdría por 10".

(O.C.,T.II, pg. 513)

(Carta a Simón Bolívar, 30 Sept. 1827)

 

     "Contando con esto, como con cosa hecha pídales U. a cuenta

de obvenciones

                              azúcar

                              café o yerba

                              arroz y jamón

                              una manilla de papel fino y una botella de tinta extranjera; tengo mucho que escribir, y el papel es malo... la tinta ya U. la ve: si escribo con ella pensará el señor General que le llega correo del cielo, donde, como U. sabe, se despacha todo en blanco.

              Si no hay tinta, que me envíen caparrosa y tara".

                                       Simón Rodríguez.

 (Carta a Bernardino Pradel, Agosto 19-1836)

(O.C.,T.II, pg. 50)

 

"Estoy tan "escamado que, cuando me preguntan

¿qué tiempo hace?

respondo ... no sé,

aunque esté lloviendo a chuzos".

     (Carta a Bernardino Pradel, 17 abril 1837)

(O.C.,T.II, pg. 526)

 

Deseo a usted como para mi

salud para que no sienta que vive

distracción para que no piense en lo que es

y muerte repentina

para que no tenga el dolor

de despedirse de lo que ama

y de sí mismo para siempre".

                                                                             Simón Rodríguez

(Carta al general Moran, 6 Nov. 1853)

(O.C.,T. II, pg. 544)

 

 

F I NAL

     Simón Rodríguez es un genio, un portento en gracia y talento.

Escribía Simón Bolívar a Santander.

     Simón Rodríguez: el hombre mas extraordinario del mundo.

Escribía Simón Bolívar a Carreño C., hermano de Simón Rodríguez .

     Simón Bolívar, el Libertador, estaba convencido de ello por trato directo, inmediato, desde la niñez a la muerte: trato de vista, de oído, de lectura, de vida en común, peregrina, vida de unidad compartida de ideales, de vicisitudes, padecimientos y gestas que han hecho Historia universal algunas; otras, historia de América; algunas, personales.

     Todo ello ejemplar para quienes leemos a Simón Rodríguez.     

 

     "Conocido" Simón Rodríguez por nosotros; "Conocido" solamente por leído y meditado; no nos es posible más por el irreversible curso de la historia.

     Lamentemos no tanto el no haberlo tratado cual Bolívar cuanto el que no sepamos aprovechar lo único que de él nos queda. Lo de los romanos clásicos scripta manent. Por suerte, sus obras escritas —no todas, desgraciadamente.— nos quedan, permanecen; y por ellas merece los títulos

     "Sócrates de Caracas"

     "Filósofo cosmopolita"

     "El hombre más extraordinario del mundo"

             ......        (Simón Bolívar).

     Maestro de América   (Alfonso Rumazo G.)

     Pensador para América (título que al lector no parecerá ni pretencioso ni exagerado le dé el autor de esta obra).

             ......

     Mi maestro, — lo llamó el Libertador.

     Mi maestro, — es deber que lo llame así el autor de esta obra.

Nuestro maestro — es deber, segura y apremiantemente sentido, de que lo llamen así los lectores de esta obra y con más razón aún lo llamarán los lectores de Obras completas.

     La máxima filantrópica de las monarquías, es la que rige en las nuevas Repúblicas.

                   "Levantar el palo para mandar

                y descargarlo para hacerse obedecer"

     Luego República, entre nosotros, es una Parodia de la Monarquía.

¿No se han de reir los Reyes?... Yo no soy Ministro y los ayudo

EMPRESAS DE EDUCACIÓN

---o---

 

 

Articulos relacionados:
Eminem
Resumen:
Eminem es el nombre artístico de Marshall Bruce Mathers, nacido en Kansas City el 17 de octubre de 1973. El nombre de Eminem proviene de la unión de ambas iniciales, M&M,...
Fernando de Alva Ixtlilxóchitl: el rescatista de las tradiciones prehispánicas
Resumen:
El rescatista de las tradiciones prehispánicas. Una de las etapas menos conocidas por los mexicanos es, sin duda, el México prehispánico; de aquí que se deduzca que si bi...
Perfil de un Guerrillero: Ernesto "Che" Guevara - Perfil de un Guerrillero: Ernesto "Che" Guevara
Resumen:
Entre Mito y Realidad. La Primera Enfermedad y su Relación con la Angustia. El Contexto Familiar. La Vida Íntima. Personalidad. Profesión. Ideología y Compromiso Político...
Jaime Nuno Roca 1825-1908
Resumen:
Nació en san Juan de las abadesas, España, el 8 de septiembre de 1824. Músico, compositor y autor del himno nacional mexicano. Siendo aún niño, quedó huérfano. Fue prot...
Mariano Lebrón Saviñón
Resumen:
¿Cuáles han sido los aportes de Mariano Lebrón Saviñón a la Literatura Dominicana?. ¿En cuales géneros se ha destacado?. ¿Cuáles son los temas de preferencia de Mariano L...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©