Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Política y Percepción social

Resumen: U na de las más claras manifestaciones de los drásticos cambios que en los últimos años se han venido dando en la política mexicana es la impresionante diversidad de interpretaciones que la presente realidad suscita y que es fácilmente apreciable tanto en los medios electrónicos como en los escritos y, por supuesto, en toda oportunidad y espacio donde se discute sobre cuestiones públicas.
1,993 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Augusto Peón Solís

U na de las más claras manifestaciones de los drásticos cambios que en los últimos años se han venido dando en la política mexicana es la impresionante diversidad de interpretaciones que la presente realidad suscita y que es fácilmente apreciable tanto en los medios electrónicos como en los escritos y, por supuesto, en toda oportunidad y espacio donde se discute sobre cuestiones públicas. Con una intensidad cada vez mayor y en un contexto de argumentos encontrados y de gran diversidad de posiciones, los hechos y situaciones del acontecer nacional son discutidos y expresan de muchas formas la pluralidad de una sociedad que está en pleno proceso de ebullición y cuyas percepciones paulatinamente se transforman al calor de los intercambios de ideas cruzadas y puntos de vista dispares.

Un ejemplo que ilustra lo anterior -y que va más allá de lo académico- son las interpretaciones acerca de si puede considerarse o no a la política mexicana como una política democrática. Así, un punto de vista que a veces sostiene la gente es que el régimen mexicano puede ya considerarse como una democracia plenamente desarrollada y madura. De acuerdo a dicha interpretación, la distribución del poder en México manifiesta ya un grado de pluralidad semejante al de otras democracias desa-rrolladas, y sólo basta con observar el mapa electoral para corroborarlo. En contra-posición con esa manera de ver las cosas, hay, empero, otra perspectiva que con mucha fuerza sostiene que la democracia mexicana es todavía una democracia incipiente que requiere avanzar en terrenos fundamentales para arribar a una etapa de consolidación. Entre otras cosas la polémica se centra en que esa democracia mínimamente necesita de instituciones menos frágiles que la respalden, de una sociedad civil más autónoma y con mayor capacidad organizativa para defender sus intereses, así como de la existencia de un sólido Estado de derecho que de sustancia a la legalidad y garantice los derechos y libertades del individuo. Por supuesto, entre estos dos extremos hay también una importante variedad de posturas acerca de los claro oscuros característicos de la realidad mexicana, de la ambigüedad de las transforma-ciones debido a factores como el legado autoritario y de los efectos que esto tiene para el presente y futuro de la democracia en México.

Lo que quiero decir con lo anterior es que a pesar de sus ambivalencias y contradiccio-nes, de sus rezagos y limita-ciones, las percepciones de porciones significativas de la sociedad mexicana sobre la política, se han venido transfor-mando radicalmente al calor de las transformaciones socio-económicas, y el dinamismo generado por la competencia electoral. A su vez, estas percepciones han incidido en la forma de ver y hacer la política por parte de las élites políticas: no es lo mismo pensar y actuar políticamente en un entorno cerrado, que en buena medida garantiza condiciones de seguridad y predictibilidad, que hacerlo en un contexto donde lo que prevalece es la incertidumbre derivada de la competencia. De una manera casi imperceptible pero inexorable, el presente entorno de apertura conduce, tanto a quienes se involucran en la política como a quienes simplemente la aprecian, a someter a la discusión pública sus puntos de vista y, de esa manera, a enriquecerlos, producién-dose una gran diversidad de ideas, de comparaciones y de sentimientos cuyo peso termina por convertirse en factor real de presión y limitación para la actuación de las élites mismas.

Desde este punto de vista no es exagerado afirmar que ha sido sustancial el papel desempeñado por las percepciones de una sociedad más educada, más participa-tiva, más demandante y dispuesta a involucrarse en los asuntos públicos. Entre otras cosas, esas percepciones han abierto verdaderos boquetes en la tradicional legitimidad del régimen y han obligado a que quienes detentan el poder cedan ante las presiones cruzadas de una sociedad que en múltiples sentidos ha rebasado las limitaciones institucionales existentes. Sin duda alguna, la democracia mexicana adolece de severas limitaciones pero también tiene que reconocerse que en la sociedad encuentra un potencial de cambio de gran valía. Veremos por lo pronto qué dice esa sociedad el próximo 2 de julio.

Articulos relacionados:
El ocaso de un papa
Resumen:
El cardenal polaco Karol Wojtyla fue elegido Sumo Pontífice de la Iglesia Católica el 16 de octubre de 1978, con el nombre de Juan Pablo II. La sorpresa recorrió al mundo...
La otra imagen de sendero luminoso
Resumen:
La ideología de Sendero Luminoso jamás desapareció del Perú. En los últimos años, más de una vez los peruanos han recibido con temor informaciones acerca de rebrotes del ...
Bachilleratos Tecnológicos y Clase Media (pdf)
Resumen:
Realizar un proyecto de investigación sobre ¿Como se articularon las ofertas educativas del bachillerato tecnológico con las demandas de la clase media en la agudización ...
La vida en la feria Pinto
Resumen:
Mediante el presente texto hemos querido escribir algunas líneas, que son el resultado de una reflexión de algunos temas que nos han llamado profundamente la atención y p...
Percepcion Social del Riesgo
Resumen:
Todas las acciones desarrolladas se inscriben en el proyecto : "Prevencion y mitigacion de desastres en la cuenca del arroyo Maldonado que la GAO viene implementando junt...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©