Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Fuentes del Derecho Mercantil

Resumen: Se entiende por fuente de donde brota surge o nace. Por lo que las fuentes del Derecho Mercantil son aquellas que procuran el nacimiento de normas, sin embargo dichas no son exclusivas del Derecho Mercantil.(V)
14,901 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: DIANA MARCELA SANCHEZ CARRILLO

INTRODUCCION

Este trabajo pretende acercarnos a las nociones más generales y básicas del Derecho Comercial, sus componentes, sus bases y su historia. 

 

En el busco agrupar las ideas de varios autores los cuales al consultarlos y adentrarme en sus textos dejaron ver que algunos de los doctrinarios consultados son francamente brillantes. 

 

Mi objetivo con este trabajo es conocer y conceptualizar los temas tratados a través de los ojos de los que realmente conocen la materia y por tanto escribieron obras literarias jurídicas de gran valor, las cuales logran despertar el interés por conocer la materia.

 

1.  FUENTES DEL DERECHO MERCANTIL

 

Se entiende por fuente de donde brota surge o nace. Por lo que las fuentes del Derecho Mercantil son aquellas que procuran el nacimiento de normas, sin embargo dichas no son exclusivas del Derecho Mercantil.

 

Fuentes Materiales: Se llama así a los medios de expresión del derecho cuya autoridad depende de la fuerza de persuasión que de ellos emana, constituida por los fenómenos de la vida social y de las relaciones económicas que provocan su transformación y adaptación a las nuevas condiciones ambientales.

 

Fuentes Formales: Es la forma externa de manifestarse el Derecho positivo y quedan comprendidas en este grupo:  La Ley y los Códigos: Que constituyen la fuente primera en los modernos estados de derecho.  Los Usos y Costumbres: Que conservan el valor como medio de interpretación de los actos y contratos comerciales.

 

La Ley:  Es la norma jurídica emanada de los órganos competentes del estado y destinada a regular la materia comercial, es decir, todos los supuestos de hecho a los que la ley considera mercantil, en cuanto ha sido dictada con el fin de regular principal y directamente dicha materia mercantil

 

Debe recurrirse en primer termino al Código de Comercio, el cual integra los aspectos generales del Derecho Mercantil, pues es dentro de su mismo cuerpo, Derecho sustantivo y adjetivo, pero además se encuentra apoyado por una serie de leyes y reglamentos que regulan materias específicas a las cuales llamamos "Leyes Especiales del Derecho Mercantil".

 

Estos hechos son los que han dado lugar a la promulgación de múltiples leyes especiales, que han venido a modificar o a completar la regulación contenida en el Código.

 

Los Usos y Costumbre:  Por uso se entiende la observancia de una regla o conducta, al igual que las costumbres, la conciencia de su obligatoriedad ocurre por el uso social de donde resulta tener los siguientes elementos: Uniforme, Frecuente, General, Constante.  Además, de un elemento psicológico o subjetivo, requiriéndose en el sujeto la convicción de que su comportamiento responde a una necesidad jurídica.

 

Sin lugar a dudas y según se ha asentado, en los sistemas de Derecho escrito, la costumbre ocupa un papel secundario o limitado en cuanto a la productividad de normas jurídicas, en relación con la ley, aunque le reconocemos a aquélla el carácter de fuente formal autónoma e independiente de ésta.

Ahora bien, en forma tradicional y unánime se reconoce que son dos los elementos constitutivos de la costumbre, de los cuales uno es materia u objetivo (inveterata consuetudo) y el otro psicológico (opinio iuris atque necessitatis), y se define como la repetición constante y generalizada de un hecho, con la convicción de que ese actuar es jurídicamente obligatorio.

 

La costumbre, per se, tiene fuerza para crear normas jurídicas mientras que el uso desempeña una función más modesta, que consiste en suministrar contenido a las normas legales que lo invocan, además la costumbre, en cuanto constituye una norma jurídica, no está sujeta a prueba, mientras que el uso, por integrar solamente un elemento de hecho, precisa probanza.  Es decir, por una parte, la costumbre constituye una fuente de Derecho paralela a la ley (aunque de menor importancia) y por la otra que es frecuente que la ley, ante la presencia de algunas o en prevención de ellas, haga referencia a elementos del hecho que vienen a desempeñar una función integradora o supletoria, es decir, haga referencia a los usos.

 

En resumen y en aplicación de lo dicho al Derecho Mercantil, afirmaremos que, aunque históricamente gran parte de las normas comerciales encuentran su origen en la costumbre, en la actualidad la importancia de esta fuente ha disminuido sensiblemente, dada la frecuente intervención del legislador en materia de comercio y la posibilidad de dictar normas que se ajusten en forma eficaz y rápida a las circunstancias siempre cambiantes del comercio. Sin embargo, esto no quiere decir que no existan algunas costumbres comerciales que regulen casos imprevistos por el legislador y otros de costumbres contrarias a disposiciones taxativas (o sea, aquéllas que obligan a los particulares en todos los casos independientemente de su voluntad) escritas, que traen como consecuencia su derogación.

 

2.  EVOLUCIÓN DEL DERECHO MERCANTIL

 

El derecho comercial, independizado del Derecho Civil es de origen relativamente moderno, primitivamente el cambio operaba en diversas formas de trueque, relación que se regulaba por principios muy elementales. Luego, con la grabación de la moneda el trueque comienza a perder relevancia siendo reemplazado por la compraventa, el cual se transforma en el contrato característico y fundamental de la actividad mercantil.

 

Edad Antigua:  El comercio, como fenómeno económico y social, se presentas en todas las épocas y lugares. Por ello aún en los pueblos más antiguos pueden encontrarse normas aplicables al comercio, o más bien, a algunas de las relaciones e instituciones a que aquella actividad da origen. Así sucede en los sistemas jurídicos de Babilonia, Egipto, Cartago, entre otros también los Fenicios y Griegos que con muy pocas disposiciones legales para el comercio, ligados al crédito y a su vez, a la explotación marítima hicieron parte de la evolución del derecho mercantil.

 

Sin embargo, en esos sistemas jurídicos no existió un Derecho especial o autónomo, propio de la materia mercantil. Es decir, no existió un Derecho Mercantil como hoy lo entendemos, sino tan sólo normas aisladas relativas a determinados actos o relaciones comerciales.

 

Entre esas normas los autores hacen especial mención de las llamadas "Leyes rodias" (de la isla de Rodas), que en realidad constituyeron una recopilación de un conjunto de usos sobre el comercio marítimo. Esas "leyes" han alcanzado fama a través de su incorporación al derecho romano.

 

Derecho Romano:  Tampoco puede hablarse de la existencia de un derecho mercantil –especial o autónomo- en el sistema jurídico de Roma. Roma no conoció un Derecho Mercantil como una rama distinta y separada en el tronco único del Derecho Privado (ius civile), entre otras razones, porque a través de la actividad del pretor fue posible adaptar ese Derecho a las necesidades del tráfico comercial.

 

Edad Media:  El Derecho Mercantil como Derecho especial y distinto del común, nace en la Edad Media, es de origen consuetudinario, dentro de los fines de un sistema feudal de economía cerrada donde es poco propicio el intercambio mercantil, pero la revolución se fundaba sobre la propiedad inmobiliaria que significaron el arribo a la edad de las naciones.

 

El auge del comercio en esa época, el gran desarrollo del cambio y del crédito, fueron entre otras las causas que originaron la multiplicación de las relaciones mercantiles, que el Derecho común era incapaz de regular en las condiciones exigidas por las nuevas situaciones y necesidades del comercio. 

 

A partir del siglo XII como consecuencia de los inventos, el renacimiento y los descubrimientos geográficos, el comercio va transformándose en preponderante, y el mundo económico se observa virtualmente modificado, la posesión e intercambio de metales las monedas, el mercadeo, ocupan un legar de privilegio, y el mercader se transforma en una figura significativa para facilitar el intercambio comercial y a su vez como enlace del intercambio cultural. Más tarde se reunirían en ferias, constituyendo Ligas o Gremios para aglutinar poder en defensa de los intereses profesionales del sector, y es allí donde aparecen las primeras manifestaciones de un Derecho Comercial de carácter convencional, voluntario, sin depender de las autoridades estatales y de excepción, ya que no se aplica al resto de la sociedad.

 

Las corporaciones perfectamente organizadas, no solo estaban regidas por sus estatutos escritos, que en su mayor parte recogían practicas mercantiles, sino que además instituyeron tribunales de mercaderes (jurisdicción consular), que resolvían las cuestiones surgidas entre los asociados, administrando justicia según usos o costumbres del comercio.

 

Así, en el seno de los gremios y corporaciones, principalmente en las florecientes ciudades medievales italianas, va creándose un conjunto de normas sobre el comercio y los comerciantes, tendientes a dirimir las controversias mercantiles, normas de origen consuetudinario, que son aplicadas por los cónsules, órganos de decisión de aquellos gremios o corporaciones.

 

Estas normas consuetudinarias, y las decisiones mismas de los tribunales consulares, fueron recopiladas en forma más o menos sistemática, llegando a constituir verdaderos ordenamientos mercantiles de la época.

 

Edad Moderna:  Fue en Francia donde propiamente se comenzó no solo a comprender y sentir la necesidad reclamada por la actividad del comercio, sino también se satisfizo cumplidamente, asentando la piedra angular sobre que se ha levantado el edificio del moderno Derecho Mercantil, el que desde entonces, emancipándose completamente del Derecho Romano, del Derecho común y de los Derechos de asociación, no solamente ha adquirido una verdadera autonomía jurídica, sino que tiende a obtener un carácter de universalidad internacional, llegando su influencia, como es natural, hasta modificar los preceptos del Derecho Civil de cada pueblo, pues el cotejo de los diversos códigos mercantiles, su estudio comparativo por los jurisconsultos y su perfeccionamiento constante, conducen inflexiblemente a correcciones del Derecho Civil, que de todas maneras tiene que estar en armonía con el Derecho Mercantil de cada Estado.

 

Así partiendo de obras como el Code Merchant francés de 1673 un gran número de Estados redactaron legislaciones similares para regular la materia que nos compete.  Sobre todo la materia de la legislación comparada adquirió, como era de esperarse, un gran desarrollo, pues siendo el comercio cosmopolita por su naturaleza y por el grande impulso que en los tiempos modernos le comunican las pacíficas relaciones internacionales, los tratados, las vías de comunicación marítimas y terrestres, es natural que el Derecho Mercantil, reflejo de las necesidades del comercio, tienda a buscar esa unidad de preceptos y doctrinas, esa universalidad de principios que exige el cosmopolitismo del tráfico en sus diversas manifestaciones.

 

Entre los varios ramos de la legislación mercantil hay algunos en que más se ha acentuado la necesidad de uniformar el Derecho de las distintas naciones, como sucede en lo relativo a las letras de cambio entre muchos otros aspectos.

 

Con motivo de la necesidad de uniformar por lo menos ciertos aspectos del Derecho Mercantil entre las diversas naciones se comenzaron a celebrar congresos y conferencias entre estas para llegar a acuerdos y tratados. Siendo la primera de ellas la reunión en Berna en 1878, a la cual le han seguido innumerables intentos a través del tiempo con el fin de lograr la tan deseada obtención de acuerdos que produzcan la uniformidad tan necesaria en materias mercantiles.

 

En Colombia el auge minero estuvo asociado con consumos conspicuos entre una capa ínfima de la población. La satisfacción de tales consumos dio un prestigio desmesurado al ejercicio del comercio de las llamadas ropas de Castilla, es decir, de géneros importados que podían proceder de muchos centros manufactureros europeos de artículos de lujo. El comercio más lucrativo fue, con todo, el de los esclavos negros.

 

Como se ha visto, en este comercio intervenían rivalidades de las grandes potencias europeas. El comercio de esclavos, o trata, trajo consigo también la introducción ilícita de otras mercancías.  La extracción de oro en polvo favorecía especialmente el contrabando, tanto de esclavos como de mercancías.  Ello condujo a prohibiciones rigurosas de navegación en los ríos Atrato y San Juan y al establecimiento de un engorroso sistema de guías y contraguías que los comerciantes debían exhibir en Mompox, Honda, Nare y las ciudades en donde debían expender sus mercancías. El deseo de preservar la colonia del contrabando y la influencia extranjera condujo también a la creación del virreinato de la Nueva Granada en 1719 y de nuevo en 1740.

 

Los mercaderes de la carrera se ocupaban del comercio al por mayor, en contacto directo con factores de las casas sevillanas o gaditanas que operaban en Cartagena, y sus operaciones individuales podían alcanzar el monto de una mediana fortuna.  Muchas veces se trataba de criollos o de inmigrantes españoles que podían convertirse con el tiempo en terratenientes o financiar empresas mineras. Al lado de tan prestigiosos comerciantes figuraban también pequeños tratantes o comerciantes al por menor, que por lo común tomaban mercancías a crédito y las distribuían, igualmente a crédito, en centros de consumo como los reales de minas o villas y pueblos de indios. Por debajo de ambos estratos reconocidos de comerciantes actuaba una masa heteróclita de intermediarios, principalmente pulperos y contrabandistas de tabaco y aguardiente.

 

Durante los siglos XVI y XVII el comercio estuvo limitado por la circulación restringida de signos monetarios.  Aun si los indígenas fueron obligados en alguna medida o monetizar ciertas relaciones sociales básicas, la coerción sobre el trabajo los privaba de un acceso a la moneda. Semejante situación preservó las formas tradicionales de los intercambios indígenas.  Este tipo de relación debió de extenderse incluso a la masa creciente de mestizos que se iban incrustando en los resguardos indígenas.  En el curso del siglo XVIII, sin embargo, blancos pobres, mestizos y mulatos encontraron una oportunidad en la comercialización de productos como el tabaco, la miel y el aguardiente. Después de 1740 la Corona emprendió la tarea de estancar estos productos de un amplio consumo. Ello dio origen a conflictos sociales esporádicos y a la aparición de contrabandistas como un tipo social.

 

3.  AYUDA DE LOS COMERCIANTES

A LOS PRESIDENTES DE COLOMBIA

 

Desde hace varios años atrás el régimen presidencial se ha visto influido por condiciones de tipo político y de tipo económico, el manejo político en gran medida ha sido apoyado con recursos de quienes ostentan el poder económico a través de muchos años en el país ello implica que los presidentes que ha tenido Colombia en su gran mayoría por no decir que todos han manejado sus campañas con ayuda de los empresarios y comerciantes es obvio suponer que también entraron a formar parte del poder decisorio de las directrices administrativas del estado, (FENALCO – ANDI - ACOPI),  que de uno u otra manera tienen intereses en el manejo político del gobierno y su interlocución es mucho más valida si algunos de sus miembros forman parte del gobierno.

 

La parte económica representada por los comerciantes y los industriales hacen parte del manejo político del país.  Los comerciantes cuyos capitales han ido creciendo a través del tiempo han colaborado generando empleo y reactivando la economía, ayudando a generar una mejor calidad de vida.

 

Por otra parte los gremios económicos bien sea industrial o comercial participan en el proceso de elección de los presidentes de manera indirecta ayudando económicamente a la campaña electoral que a su vez es directa por son estos en últimas los que van a defender sus propios intereses económicos si el candidato “x o y” es elegido.

 

 4. CONCLUSIONES

 

Con este trabajo pude observar la importancia de los comerciantes y del Derecho Comercial en general, no solo en nuestro país sino en el mundo, pues gracias a ellos hoy nos proveemos de muchas formas de intercambio de bienes y servicios según la necesidad individual o colectiva de cada ser humano.

 

Además reforcé mis propios conceptos de comercio y pude dar mi punto de vista de cómo influye el comercio en nuestro gobierno y así disfrutar la elaboración de este trabajo. 

 

-          Historia Económica Colombiana, Ocampo José Antonio

 

-          Las fuentes del Derecho Colombiano, Silva Romero Eduardo

 

-          Las Fuentes del Derecho Comercial, Arcinie as Parga Carolina

 

-          Biblioteca Virtual Luis Angel Arango

 

EVOLUCION Y FUENTES DEL DERECHO COMERCIAL

 

DIANA MARCELA SANCHEZ CARRILLO

PROFESOR: HERNANDO ROZO

 

FUNDACION DE EDUCACION SUPERIOR SAN JOSE

FACULTAD ADMINISTRACION DE EMPRESAS

AREA DERECHO COMERCIAL

AÑO 2004

Articulos relacionados:
La imagen dentro de la marca legendario
Resumen:
“Con un reconocido prestigio en el mercado nacional y foráneo, el Ron Legendario es un néctar puro elaborado a partir del proceso de añejamiento de alcoholes y aguardientes.”
Sistemas de planificación
Resumen:
Planificación. ¿Qué es el FIDES?. ¿Qué es CORDIPLAN?. Planificación es toda actividad que debe planificarse antes de ejecutarse, esta se concebía como una manera de ver h...
Evolución de la calidad y su gestión hacia la era del conocimiento
Resumen:
El presente trabajo realiza un análisis de la evolución del concepto calidad, sus dimensiones y las formas de alcanzarla, así como los nuevos retos que impone a la gestió...
Estados Financieros
Resumen:
Estados financieros. Estados financieros proyectados, auditados, consolidados. Clases de estados financieros: Balance General; Estado de Resultado u Operaciones; Estado d...
¿Qué es hablar los gurus? - Libro para estudiantes de Administración de Empresas
Resumen:
El liderazgo. Seguidores. Ideas claves. La gestión del cambio. Ingredientes básicos del liderazgo, según Warren Venus. Las sietes mega habilidades del liderazgo, según Bu...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©