Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

¿El PVC puede colaborar a la sostenibilidad del agua?

Resumen: El agua es otro de los recursos naturales unido íntimamente a la vida. Puede parecer, a primera vista, un recurso mucho menos problemático que la alimentación, en un planeta como el nuestro más acuático que terrestre. Los recursos hídricos del planeta están amenazados y cualquiera puede pensar que nos ocurriría si el agua nos faltase.
2,081 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Organizacion de Usuarios y Trabajadores de la Quimica del Cloro AMICLOR

AMICLOR

Organización de Usuarios y

Trabajadores de la Química del Cloro

"El agua es probablemente el único recurso natural que afecta a

todos los aspectos de la civilización humana, desde el desarrollo

de la industria y la agricultura hasta los valores culturales y

religiosos arraigados en la sociedad".

Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO

 

El agua es otro de los recursos naturales unido íntimamente a la vida. Puede parecer, a primera vista, un recurso mucho menos problemático que la alimentación, en un planeta como el nuestro más acuático que terrestre. Los recursos hídricos del planeta están amenazados y cualquiera puede pensar que nos ocurriría si el agua nos faltase.

La humanidad sufre una explosión demográfica que se aceleró a partir de los avances industriales, y que se acentuó en el último siglo del pasado milenio. Este crecimiento de la población hace cada vez más escasa la reserva hídrica del planeta. El problema radica en que siendo el agua un recurso renovable, no garantiza que alcance para semejante población en continuo crecimiento. De hecho, la humanidad dispone de la misma cantidad de agua en la tierra que la que disponía hace 1000 años, aunque la demanda de este recurso haya aumentado y lo vaya a seguir haciendo al aumentar la población y sus estándares de vida.

Además debemos tener en cuenta que cada zona del planeta tiene una cantidad disponible de agua para el consumo, que surge de las características del lugar. Cuando nos enfrentamos al problema de la superpoblación nos encontramos con un fuerte déficit.

Por ejemplo. Hoy existen nada menos que 26 países en los que el agua escasea. Allí viven aproximadamente 232.000.000 de seres humanos.

Aunque el agua sea el líquido más abundante del ambiente no toda está disponible para su uso. El 70% del planeta está cubierto por agua, pero el 97% de esta agua es salada, el 2% está congelada y el 1% es agua dulce adecuada al uso humano; en cierta medida ver tanta cantidad de agua nos ha llevado a perder conciencia acerca de su posible escasez. Ocurre que nos comportamos como si fuera un recurso inagotable y debemos tener en cuenta que el 70% del agua dulce de la tierra está disponible como un abastecimiento brindado por la superficie de lagos, ríos, cascadas y atmósfera (lluvias). El 30% es agua proveniente de filtraciones subterráneas (acuíferos, géiseres, manantiales), siendo los cursos de agua natural los que constituyen la fuente de agua más barata.

 

Almacenar un bien en épocas de abundancia, para usarlo en tiempos de escasez, es un principio de supervivencia y de habilidad de gestión, de la cual la naturaleza nos ilustra con una gran variedad de ejemplos. También el hombre se ajusta, en ocasiones, al cumplimiento de este principio. Concretamente en la gestión de los recursos hídricos, tenemos algunos ejemplos interesantes (pantanos, canalizaciones, depósitos subterráneos, trasvases, etc.)

Una experiencia en Canarias

En el año 1.989, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) inició un largo camino de colaboración con la Comunidad Autónoma de Canarias en el tema de geomembranas impermeabilizantes utilizadas en embalses. El estamento responsable por parte de dicha Comunidad, era por aquel entonces, Balsas del Norte de Tenerife (BALNORTE) y las láminas a investigar estaban constituidas, exclusivamente, por un único material sintético, el poli(cloruro de vinilo) plastificado.

De los nueve embalses originales se paso a dieciocho y a medida que pasaba el tiempo, ese número se fue incrementado. Las causas fundamentales por las que se inició la construcción de muchas de estas balsas eran básicamente dos: el turismo de las islas y su agricultura, ambas necesitaban agua para sobrevivir.

Esta investigación vino a refrendar y potenciar el Plan Hidráulico de la Comunidad Autónoma de Canarias que hacía ya unos años, en la propia década de los ochenta, llevó a cabo un ambicioso programa público de construcción de embalses de riego que permitió desarrollar una tecnología cuyo método y rigor, no sólo en la fase de proyecto y ejecución de las obras sino en el posterior seguimiento de las mismas, resultó de gran interés para aquéllos que hubieron de utilizar la técnica de aplicación de geomembranas sintéticas en la impermeabilización de embalses de materiales sueltos.

Si nos centramos en la isla de Tenerife, podemos observar una gran diferencia en el paisaje y climatología de la zona norte a la sur. En la primera, existe una abundancia de vegetación, que podría considerarse subtropical y con abundancia de lluvias, fundamentalmente, en épocas no estivales. La zona sur es árida, con más connotaciones de semidesierto que de jardín tropical; allí el agua es un bien escaso. Si en la zona norte era importante garantizar el agua al agricultor para momentos de escasez; en la zona sur, con la creación de numerosos centros turísticos de reciente implantación y la aparición de una gran cantidad de invernaderos dedicados, principalmente, a la producción de tomates y plátanos; no es difícil pensar en el aprovechamiento correcto de las aguas existentes.

También durante este periodo y en la línea de la tendencia mundial del mejor aprovechamiento de los recursos hídricos de toda procedencia, se dio comienzo al almacenamiento de aguas previamente depuradas y procedentes de núcleos importantes como Santa Cruz de Tenerife y La Laguna. Tras el paso por las depuradoras y previa canalización, se embalsaban en el sur y se consiguio aliviar la situación de la zona, bastante desfavorecida en este aspecto. Este hecho que significó un cambio de aguas procedentes de barrancos, normalmente, aguas blancas de buena calidad en aguas procedentes de los residuos de las ciudades, conllevaba una mayor atención e implicaban en ciertos casos la utilización de nuevos materiales impermeabilizantes. Con todo ello, surgieron algunos problemas que fueron solventándose con el tiempo a través de la investigación.

 

Había comenzado el milagro. La construcción de balsas impermeabilizadas con geomembranas de PVC empezaba a dar buenos resultados, debiéndose estudiar cada caso y cada ubicación, pero de manera general quedaba demostrado que facilitaba la obtención de grandes “recipientes” para almacenar agua, pudiéndose regular su utilización según las necesidades de cada momento. Este tipo de depósitos son importantes para pequeñas comunidades, ya que el coste y los requisitos que precisan son fácilmente asequibles.

 

NOMBRE DEL EMBALSE

UBICACION

CAPACIDAD, m3.

Altura, m.

Laguna de Barlovento

Barlovento

3.000.000

26,0

Montaña de Taco

Buenavista

821.700

13,7

La Cruz Santa

Los Realejos

664.700

16,0

Valle Molina

Tegueste

614.400

13,0

Adeyahamen

San Andrés y Sauces

350.000

26,0

Barranco de Benijos

La Orotava

206.400

16,0

Los Llanos de Mesa

San Juan de la Rambla

173.400

15,0

La Florida

Icod de los Vinos

157.700

14,0

San Antonio

La Matanza de A.

157.000

10,0

Buen Paso

Icod de los Vinos

155.500

15,0

La Tabona

La Guancha

149.200

14.5

Puntagorda

Puntagorda

110.000

16,0

Las Lomadas

San Andrés y Sauces

103.000

16,1

 

Tabla I.  Ubicación, capacidad y altura de algunos embalses construidos con geomembranas de PVC.

en la Comunidad Autónoma de Canarias.

 

¿Cuáles son las características y garantías principales de las geomembranas de PVC?

- Membrana fabricada exclusivamente a partir de resinas vírgenes que garantizan características constantes y óptima durabilidad.

- Elevado nivel de estanqueidad incluso bajo deformación permanente.

- Elevada capacidad de adaptación a las irregularidades del soporte, gracias a su alta deformabilidad y a la elevada resistencia de las soldaduras.

Verdaderamente el PVC puede colaborar a la sostenibilidad del agua dulce, en la Tabla I tenemos el ejemplo.

 

Para más información:  

          

Gabinete de prensa:  info@amiclor.org 

        www.amiclor.org

AMICLOR

Organización de Usuarios y

Trabajadores de la Química del Cloro

"El agua es probablemente el único recurso natural que afecta a

todos los aspectos de la civilización humana, desde el desarrollo

de la industria y la agricultura hasta los valores culturales y

religiosos arraigados en la sociedad".

Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO

 

El agua es otro de los recursos naturales unido íntimamente a la vida. Puede parecer, a primera vista, un recurso mucho menos problemático que la alimentación, en un planeta como el nuestro más acuático que terrestre. Los recursos hídricos del planeta están amenazados y cualquiera puede pensar que nos ocurriría si el agua nos faltase.

La humanidad sufre una explosión demográfica que se aceleró a partir de los avances industriales, y que se acentuó en el último siglo del pasado milenio. Este crecimiento de la población hace cada vez más escasa la reserva hídrica del planeta. El problema radica en que siendo el agua un recurso renovable, no garantiza que alcance para semejante población en continuo crecimiento. De hecho, la humanidad dispone de la misma cantidad de agua en la tierra que la que disponía hace 1000 años, aunque la demanda de este recurso haya aumentado y lo vaya a seguir haciendo al aumentar la población y sus estándares de vida.

Además debemos tener en cuenta que cada zona del planeta tiene una cantidad disponible de agua para el consumo, que surge de las características del lugar. Cuando nos enfrentamos al problema de la superpoblación nos encontramos con un fuerte déficit.

Por ejemplo. Hoy existen nada menos que 26 países en los que el agua escasea. Allí viven aproximadamente 232.000.000 de seres humanos.

Aunque el agua sea el líquido más abundante del ambiente no toda está disponible para su uso. El 70% del planeta está cubierto por agua, pero el 97% de esta agua es salada, el 2% está congelada y el 1% es agua dulce adecuada al uso humano; en cierta medida ver tanta cantidad de agua nos ha llevado a perder conciencia acerca de su posible escasez. Ocurre que nos comportamos como si fuera un recurso inagotable y debemos tener en cuenta que el 70% del agua dulce de la tierra está disponible como un abastecimiento brindado por la superficie de lagos, ríos, cascadas y atmósfera (lluvias). El 30% es agua proveniente de filtraciones subterráneas (acuíferos, géiseres, manantiales), siendo los cursos de agua natural los que constituyen la fuente de agua más barata.

 

Almacenar un bien en épocas de abundancia, para usarlo en tiempos de escasez, es un principio de supervivencia y de habilidad de gestión, de la cual la naturaleza nos ilustra con una gran variedad de ejemplos. También el hombre se ajusta, en ocasiones, al cumplimiento de este principio. Concretamente en la gestión de los recursos hídricos, tenemos algunos ejemplos interesantes (pantanos, canalizaciones, depósitos subterráneos, trasvases, etc.)

Una experiencia en Canarias

En el año 1.989, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) inició un largo camino de colaboración con la Comunidad Autónoma de Canarias en el tema de geomembranas impermeabilizantes utilizadas en embalses. El estamento responsable por parte de dicha Comunidad, era por aquel entonces, Balsas del Norte de Tenerife (BALNORTE) y las láminas a investigar estaban constituidas, exclusivamente, por un único material sintético, el poli(cloruro de vinilo) plastificado.

De los nueve embalses originales se paso a dieciocho y a medida que pasaba el tiempo, ese número se fue incrementado. Las causas fundamentales por las que se inició la construcción de muchas de estas balsas eran básicamente dos: el turismo de las islas y su agricultura, ambas necesitaban agua para sobrevivir.

Esta investigación vino a refrendar y potenciar el Plan Hidráulico de la Comunidad Autónoma de Canarias que hacía ya unos años, en la propia década de los ochenta, llevó a cabo un ambicioso programa público de construcción de embalses de riego que permitió desarrollar una tecnología cuyo método y rigor, no sólo en la fase de proyecto y ejecución de las obras sino en el posterior seguimiento de las mismas, resultó de gran interés para aquéllos que hubieron de utilizar la técnica de aplicación de geomembranas sintéticas en la impermeabilización de embalses de materiales sueltos.

Si nos centramos en la isla de Tenerife, podemos observar una gran diferencia en el paisaje y climatología de la zona norte a la sur. En la primera, existe una abundancia de vegetación, que podría considerarse subtropical y con abundancia de lluvias, fundamentalmente, en épocas no estivales. La zona sur es árida, con más connotaciones de semidesierto que de jardín tropical; allí el agua es un bien escaso. Si en la zona norte era importante garantizar el agua al agricultor para momentos de escasez; en la zona sur, con la creación de numerosos centros turísticos de reciente implantación y la aparición de una gran cantidad de invernaderos dedicados, principalmente, a la producción de tomates y plátanos; no es difícil pensar en el aprovechamiento correcto de las aguas existentes.

También durante este periodo y en la línea de la tendencia mundial del mejor aprovechamiento de los recursos hídricos de toda procedencia, se dio comienzo al almacenamiento de aguas previamente depuradas y procedentes de núcleos importantes como Santa Cruz de Tenerife y La Laguna. Tras el paso por las depuradoras y previa canalización, se embalsaban en el sur y se consiguio aliviar la situación de la zona, bastante desfavorecida en este aspecto. Este hecho que significó un cambio de aguas procedentes de barrancos, normalmente, aguas blancas de buena calidad en aguas procedentes de los residuos de las ciudades, conllevaba una mayor atención e implicaban en ciertos casos la utilización de nuevos materiales impermeabilizantes. Con todo ello, surgieron algunos problemas que fueron solventándose con el tiempo a través de la investigación.

 

Había comenzado el milagro. La construcción de balsas impermeabilizadas con geomembranas de PVC empezaba a dar buenos resultados, debiéndose estudiar cada caso y cada ubicación, pero de manera general quedaba demostrado que facilitaba la obtención de grandes “recipientes” para almacenar agua, pudiéndose regular su utilización según las necesidades de cada momento. Este tipo de depósitos son importantes para pequeñas comunidades, ya que el coste y los requisitos que precisan son fácilmente asequibles.

 

NOMBRE DEL EMBALSE

UBICACION

CAPACIDAD, m3.

Altura, m.

Laguna de Barlovento

Barlovento

3.000.000

26,0

Montaña de Taco

Buenavista

821.700

13,7

La Cruz Santa

Los Realejos

664.700

16,0

Valle Molina

Tegueste

614.400

13,0

Adeyahamen

San Andrés y Sauces

350.000

26,0

Barranco de Benijos

La Orotava

206.400

16,0

Los Llanos de Mesa

San Juan de la Rambla

173.400

15,0

La Florida

Icod de los Vinos

157.700

14,0

San Antonio

La Matanza de A.

157.000

10,0

Buen Paso

Icod de los Vinos

155.500

15,0

La Tabona

La Guancha

149.200

14.5

Puntagorda

Puntagorda

110.000

16,0

Las Lomadas

San Andrés y Sauces

103.000

16,1

 

Tabla I.  Ubicación, capacidad y altura de algunos embalses construidos con geomembranas de PVC.

en la Comunidad Autónoma de Canarias.

 

¿Cuáles son las características y garantías principales de las geomembranas de PVC?

- Membrana fabricada exclusivamente a partir de resinas vírgenes que garantizan características constantes y óptima durabilidad.

- Elevado nivel de estanqueidad incluso bajo deformación permanente.

- Elevada capacidad de adaptación a las irregularidades del soporte, gracias a su alta deformabilidad y a la elevada resistencia de las soldaduras.

Verdaderamente el PVC puede colaborar a la sostenibilidad del agua dulce, en la Tabla I tenemos el ejemplo.

 

Para más información:  

          

Gabinete de prensa:  info@amiclor.org 

        www.amiclor.org

Articulos relacionados:
Métodos Numéricos - mínimos cuadrados (pdf)
Resumen:
A lo largo de la profesión de un ingeniero, físico, un matematico, frecuentemente se presentan ocasiones en las que deben ajustar curvas a un conjunto de datos representa...
Sistemas de Transmisión Inteligentes- Jerarquía Digital Síncrona Monografía Científica (pdf)
Resumen:
Hasta hace dos décadas los sistemas de transporte de red han estado basados en la Jerarquía Digital Plesiócrona (JDP). La JDP utiliza las técnicas de Multiplexación por D...
Ética informática
Resumen:
Se define la ética general, y la ética aplicada a la informática, se mencionan los principales códigos éticos de la informática para que se tenga una idea clara sobre el ...
Instrumentación de Horno de Gas y de Inducción
Resumen:
En el presente trabajo se detalla y se presenta gráficamente el funcionamiento del control y la instrumentación para el horno de gas. Se utiliza un programador el cual no...
Simulación Metodológica de un Detector de Sismos
Resumen:
Los volcanes activos son fuente generadora de una gran variedad de señales sísmicas. En el Popocatepetl (en Puebla, cerca de la ciudad de México, México), por ejemplo, se...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©