Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Una curadora de insanos en un país de locos

Resumen: Mi función como Curadora es representar legalmente al enfermo mental tanto en el juicio de insanía, como en cualquier otra cuestión legal en la que sea parte (tramitar sucesiones en las cuales sea heredero, reclamar créditos que le adeuden, vender o alquilar inmuebles con autorización judicial ,pagar los gastos de atención y manutención, etc.) Mi tarea, tambien es visitar a mi representado en su lugar de internación, contactarme con los profesionales que lo asisten, gestionar cambios de institución, externaciones , rehabilitaciones. Incluso situaciones atípicas como obtener en 48 horas autorización judicial para amputar una pierna porque el enfermo no puede prestar el consentimiento y si no lo amputan se muere, hablar con los médicos como si fuera un familiar o reconocer en la morgue de un hospital el cadáver de una anciana bajo mi curatela y ocuparme de enterrarla.
2,030 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dra. Mirta Susana NUÑEZ

Estandotú mismo lleno de llagas, eres médico de otros”

(Eurípides)

 

Trabajocon locos... SoyCuradora de Insanos designada por un Juzgado Civil, abogada, mediadora, psicólogasocial y psicodramatista.

Trabajocon locos...Y en un “país de locos”.... Pero,¿ quiénes son los locos?

Mifunción como Curadora es representar legalmente al enfermo mental tantoen el juicio de insania, como en cualquier otra cuestión legal en la quesea parte (tramitar sucesiones en las cuales sea heredero, reclamar créditos que le adeuden, vender o alquilar inmuebles con autorizaciónjudicial ,pagar los gastos de atención y manutención, etc.) Mi tarea, también es visitar a mi representado en su lugar de internación,contactarme con los profesionales que lo asisten, gestionar cambios de institución, externaciones , rehabilitaciones. Inclusosituaciones atípicas como obtener en 48 horas autorización judicial paraamputar una pierna porque el enfermo no puede prestar el consentimiento y si nolo amputan se muere, hablar con los médicos como si fuera un familiar oreconocer en la morgue de un hospital el cadáver de una anciana bajo micuratela y ocuparme de enterrarla. Cada caso es distinto y nunca sé hasta dóndellegará mi rol, cuál será concretamente mi vínculo con la persona, más alláde lo  que se lee en un expediente.

Tambiénes distinto el lugar que me asigna cada uno de ellos: algunos no me registran ,para otros soy su abogada, para algunos una especie de hija o nieta sustituta,para otros una auditora que suponen envía Pami al geriátrico, para otros unaamiga. Para sus familiares yo puedo llegar a ser alguien en quien intentandelegar sus obligaciones filiales, no discriminando cuáles son mis obligacionescomo Curadora y cuáles las de ellos como hijos. Para una enfermera, Curadora es la que cura algo. Para el Juez, una abogada de máximaconfianza. Para mis colegas yo debo estar loca si elegí trabajar en esto. Para las instituciones psiquiátricas, yo represento a la Justicia.

SerCuradora es un rol fronterizo entre lo jurídico / patrimonial y lo personal. Midesignación dice “curadora de la persona y de los bienes defulanito de tal”.

.Notodos los declarados insanos son psicóticos: algunos son alcohólicos crónicos,otros tienen demencia senil, otros problemas neurológicos. Tampoco todos estáninternados.

 Enalgunos casos mi designación es provisoria y en otros definitiva. Me  gusta lo que hago. No esfácil. Implica un gran compromiso emocional y gran responsabilidad profesional.¡ aprendo tanto de mis insanos y tengo queenfrentarme con tanta locura “afuera” para defender sus derechos, que me pregunto tantas veces “quiénes son los locos”?

 

v    Me designan Curadora de Magdalena, 43 años, ya declarada insana. Soltera,con ambos padres fallecidos, dos hermanos que no la visitan , diagnóstico; “deficiente mental moderada”, internada en una clínicapsiquiátrica privada, de puertas abiertas.Vivió con sus padres hasta que fallecieron. Su hermana se quedó con la casa y la echó a la calle. Pasó por distintos psiquiátricos y alfin  ahora está en lugar para queparece ser muy bueno y adecuado a sus necesidades. No tiene problemas económicos:tiene una obra social bastante buena, una pensión mediana , 1/3 de una casa queheredó y algunos miles de dólares a plazo fijo en el banco a la orden delJuzgado. Datos que informa el expediente. Llego al psiquiátrico a conocer aMagdalena. Todos los internados son jóvenes. Una Asistente Social me pone en tema. Oh, sorpresa! la joven está de novia con un pacientede la institución . El es psicótico, 38 años,  buen mozo. Le ceba mate, le regala jazmines y chocolates. Tienen permiso para salir, van a comer afuera,  pasan  fines desemana en el Tigre y  van a unalbergue transitorio dos veces por semana. ¡ Fabuloso!, pensé: no esfrecuente encontrar una historia de amor  lascuratelas en las que suelo intervenir. Será más liviano este caso que losanteriores. Magdalena,  recibe $400.- por mes libres para sus gastos, de los cuales yo después debo rendircuentas documentadas.- ¿ Facturas de un hotel en un expediente? Y sí, porqué no.- ¿ Se cuidarán para evitar un embarazo? ¿ Y quién me dijo a mí quequieren evitarlo? Pero si queda embarazada le sacan al hijo y lo dan enadopción! Me entrevisto con Magdalena a solas y con su novio que queríaconocerme. Me cuentan de su relación. Se tranquilizan al saber que se podráblanquear en el expediente. Algún día me dirán que querrán casarse!. Losinsanos no pueden casarse, tendré que ir pensando qué les contesto.Pido un turno con “su “ ginecóloga. ¿ Qué hago yo acá preguntando sitiene colocado un DIU? La ginecóloga me comenta que Magdalena sueña contener un bebé. Qué momento...!

v    Diciembre de 2001: cambian las normas económicas y el Banco pesifica a $ 1,40 elcertificado a plazo fijo en dólares. La Jueza resuelve, con buen criterio, que esos plazos fijos no están incluídosen la pesificación ni en el corralito y ordena al banco que entregue los dólaresy si no los tiene, la cantidad de pesos necesaria para comprar en el mercadolibre de cambios la misma cantidad de dólares que tenía antes de la pesificacióncompulsiva. El banco no cumple la orden judicial, ni siquiera contesta lasreiteradas intimaciones bajo apercibimiento de ley.

v    “Hola,Dra, habla Magdalena. Es para avisarle que me recibí de peluquera y me entreganel diploma. Le avisé a mi hermana pero no contesta el llamado. Me comprometocon Alejandro con anillos de oro.Queremos que estén Ud. y  la Jueza. Soy tan feliz que tengo miedo que algo me pasealgo”.

v    El banco siguesin contestar.Tengo que recuperar esos dólares , sea como sea. No es justoque el Estado se quede con el dinero de una incapaz. Mire Dra queno es fácil”, me dicen los empleados del Juzgado tomando como referenciaotros expedientes. No importa, lo intentaré. (Pensar que yo no quisetomar recursos de amparo, pero esto lo tengo que hacer...!)

v    “Soy elnuevo terapeuta de Magdalena, Doctora. Ella y su novio comenzaron un emprendimiento laboral: fabrican churros caserosen la institución, preparan café, se paran en la puerta  y venden”. ¿ Y venden? “Sí, es increíble, peroella con su dulzura logra que la gente del barrio le compre. Es la que másvende “.¿ Y sabe manejar la plata? “Sí, nosotros la supervisamos enlas compras y ella saber dar bien los vueltos. Está muy entusiasmada”. Québueno....!

v    Si no devuelven eldinero por las buenas, iré con un Oficial de Justicia y por la fuerza.Se libra mandamiento urgente. No hay Oficiales de Justicia suficientes.Múltiplesllamados telefónicos al celular del Oficial asignado y consigo que me dé unafecha. Nos encontramos en el Banco.  Parallegar tuve que atravesar reclamos de ahorristas martillando las puertas de losbancos, bombas de estruendo que estallaban a mi lado y un vallado policial justoen el banco al que yo iba. Las puertas del Gran Banco estaban cerradas. SoyCuradora, me espera un Oficial de Justicia, déjeme entrar.   El Oficial de Justicia no aparece. Llamo al celular, medice que está llegando. Pasan las horas. Insisto. La respuesta es siempre lamisma. Sigo insistiendo. Finalmente lo encuentro. Me grita, me llama nena y medice él no me tenía agendada  paraese día, que además ya es tarde y no llegamos y tiene muchos casos más. Leaseguro que habíamos quedado en ese día y horario. Me da una nueva fecha.Vuelvo por segunda vez al Banco, el Oficial de Justicia no llega; tampocoresponde los llamados al celular.  ¿Cuánto le cobra a Ud. el Oficial de Justicia?, me pregunta unaahorrista. Comienzo entender porque este hombre nunca llega.

v    Dra., sabemosque fue su cumpleaños, le vinimos a traer un regalo: tres docenas de churros,hechos por nosotros”. ¿ Cómo hablarle del corralito? “Queremospedirle un favor: ¿ Nos deja ir al Uruguay?” . ¿ Al Uruguay? ¿ Para qué?.Habríaque pedir autorización judicial..., no es fácil. “Para casarnos.Es que Uds...”Si, ya sabemos, no podemos casarnos, por eso mismo queremosir a Uruguay, allá no lo saben ¿ Y un cura que bendiga los anillos?” (¿ Y si les pasa con en la película “El hijo de la novia”? ¿ Tendréque salir a buscar un cura? ).¿ Cómo hablar del corralito?

v    Denuncié al oficialde justicia. Me designan otro que ya va  advertidoque el trámite se hace por derecha. Llego al Banco por tercera vez, preparadapara el maltrato. Me reciben con alfombra roja.”Dra, no sabemos cómo decírselo,ni cómo vamos a enfrentar a toda la gente que está afuera esperando cobrarigual que Ud., pero anoche el Banco decidió no pagar más al valor del dólarlibre. Pagamos a $ 1,40 o nada. Hasta ayer pagamos, hoy no, porque no hay másplata. A este paso la semana próxima cierra el banco, nosotros nos quedamos sintrabajo, estamos enloquecidos.Los bancarios estamos muriendo de infarto”.Lloraban... “¿ Y si allanamos el tesoro?”,le digo al oficial de justicia. “Dra,abrir el tesoro sale u$s 25.000.- y volverlo a dejar en condiciones otros u$s25.000”.- Imposible. Trato de mantener la calma, consulto con el Juzgado .Me dicen que cobre lo que me den, pero en disconformidad y compre urgente dólares,hasta donde me alcance.Recibo el dinero a cuenta hago reserva de accionar contraDios y María Santísima, incluído el Oficial de Justicia anterior, ya que siél hubiera ido en las dos fechas pactadas, se hubiera cobrado todo. El aire setorna irrespirable. Todos tensos. Yo intento mantener la lucidez y ver bien quéfirmaba.¿ Dónde estará Magdalena estas horas?¿ Se imaginará dónde estoyyo? El cambista yendo y viniendo todo el día: “¿ para qué horaquiere los dólares?” Según la hora cambia la cotización. “No sé, nosé a qué hora”. Me presiona, me apura. “En qué parte del banco hacemosla operación”. En Cajas de Seguridad.Contar los pesos, contar los dólares,tomar nota en el acta del número de cada dólar por si son falsos.” Estoes una locura, Dra, la Jueza no me puede pedir esto”, dijo el Oficial.Consulta al Juzgado:” tome nota de todos los números”. Después de esto viene el trámite de apertura de caja de seguridad. Llevoya 5 horas adentro del banco, me quiero ir...! Estoy en el segundo subsuelo,a punto de abrir una caja de seguridad, con mi bolsita llena de plata ajena, únicaresponsable del dinero. Soy la Curadora.”¿ Falta mucho para que me abranla caja de seguridad?” Un gerente entra a los gritos y me dice quedesaloje ya mismo el lugar, que se cierra todo y que me voy quedaré atrapadaallí, que tiene orden de clausurar todo ya, que arriba la gente estáenardecida, hay 50 policías y los ahorristas van como hordas salvajes rumbo alas cajas de seguridad privadas, que quieren tomar el dinero que encuentren, seadonde sea. Y yo con mi bolsita..., decido que de allí no me voy con los dólaresy empiezo por contener al bancario desbordado, desquiciado. Fue bajando losdecibeles, entonces ahí  leruego/le pido/le exijo  que nocierre la puerta todavía, que me de un minuto para guardar los dólares en lacaja. “No puedo, Dra, se va a quedar encerrada ahí, tengo que cerrar todoya, unos minutos más puede ser demasiado tarde. Además, ya no hay quien lecobre el arancel del alquiler” . No importa, le debo el alquiler , se lopago mañana, pero ábrame una caja ya: yo de acá con la plata no me puedo ir.Lo logro...!. Salgo de esa catacumba asfixiante y se cierran las puertas deltesoro. En la planta baja,  ahorristasheridos, gerentes presos, empleados golpeados. Me salvé por haber estado en elsegundo subsuelo . Leo un diario judicial y me entero que en otro banco ungerente golpeó con  cacerolas atres abogados que intentaban rescatar fondos del corralito. Era verdad que noera fácil. Estoy agotada...

v    “Dra,gracias a Ud. que nos autorizó, alquilamos una pieza en una pensión, porque yonecesito tener mi espacio propio. A veces voy con Alejandro, otras voysola,cuando necesito pensar. Ya lo decoré a mi gusto: colgué los muñequitos ypuse un cuadro de un patito que compré en un Todo por Dos Pesos. Es precioso.Ah, y una foto de mis padres.” “No, a dormir todavía no me animo aquedarme. ¿ Cuándo puede venir a conocer el lugar? Yo le cebo unos mates y minovio cocina. ¿Que anda muy ocupada?”

v    Vuelvo alBanco por cuarta vez, con otro Oficial de Justicia, a reclamar la diferenciaentre la cotización a $ 1,40.- que me pagaron la semana anterior y el valor deldólar libre. Parece que el Banco dio marcha atrás con su negativa a cumplirlas órdenes judiciales porque los Gerentes iban presos. Ahora pagan ladiferencia y al día siguiente apelan, pidiendo la devolución. ¿ Y si despuésde tanto esfuerzo tengo que devolver la plata? No importa, yo la cobro y despuésse verá.¿ Devolver al banco lo que es de ella? ¿ Qué locura, no? ElOficial de Justicia llega media hora tarde y a desgano sabiendo lo difícil quevenía el caso. Obviamente, ya había otros acreedores antes que nosotrospretendiendo recuperar sus fondos. El decide entrar a la Gerencia a paso firme ya los gritos exigiendo que le paguen YA o va a la Comisaría a denunciar alGerente. El Gerente hace llamar a un Policía del Banco para que detenga alOficial de Justicia que entró violentamente. Se gritan, se insultan, seamenazan, se acercan cada vez más, están a punto a agarrarse a trompadas. Yo, en el medio.” ¿ Me permiten hablar?” Los separo y hablocon cada uno: “Oficial, espere un momento, no vaya ya a hacer la denuncia.Si detienen al Gerente después no nos pagarán diciendo que no tienen personalpara hacerlo. Esperemos un rato, nosotros recién llegamos”....” SeñorGerente: Ud. sabe que este trámite es la continuación del anterior, donde Uds.No cumplieron lo ordenado. Por favor, trate de pagarnos antes que se termine laplata”. Los dos me dijeron:” tiene razón, pero lo hago sólo por Ud”.El Oficial de Justicia gritaba que le iba a dar un ataque de presión, que sehabía olvidado de tomar el Lexotanil .”Dra, me acompaña a un bar a tomarun Lexotanil?” Sí, lo acompaño.(¿ Qué hago yo acá bancándome lalocura de este tipo?) Llegó el cambista. “Cerremos el precio, en unahora me están pagando la diferencia”. Es mucha plata. (Ay, si fuera mía,al menos cuando termine toda esta pesadilla me podría ir una semanita al Caribepara desestresarme...!).Me pagan hasta el último peso. Otra vez  contar los pesos, contar los dólares, enumerar los dólares, otra vez abrir una caja de seguridad porque no sepodía abrir la anterior. ¿ Cuántos dólares recuperé para Magdalena? ¿74.000? Wow...! ¿ Cuántas horas/días/siglos llevo en este banco? Ya no séni cómo me llamo. No puedo más de la tensión. Salgo a la calle y mesiento libre como un preso cuando sale de la cárcel.Los diarios anuncian lamuerte de dos piqueteros. Qué día...! No me quedan fuerzas para nada más en el día de hoy.Sólo unllamado telefónico para avisar que estoy de vuelta sana y salva . Me desplomosobre el sillón de mi escritorio. Misión cumplida.

v    “¿ Lecuento a Magdalena lo que estuve haciendo estos días por ella o no lo entenderá?”La Jueza me diceque le cuente, que a los insanos les interesa saber qué pasa con su dinero y mefelicita por el resultado de mi gestión.  “Magdalena,¿te acordás de la plata que tenías en el banco? Resulta que....” Me interrumpe y dice: “Ah, Dra, yo tengo algo importante paradecirle: ¿ si la ve a mi hermana le dice si me puede devolver un velador que yole regalé a mi mamá? Extraño a mi mamá y no sé dónde está enterrada. ¿Ud. me puede averiguar?”

 

Trabajocon locos...yme vuelvo a preguntar: ¿Quiénes son los locos?

¿Los internados en el psiquiátrico, los oficiales de justicia, los bancarios, elgobierno o yo  cuando decidí serCuradora de Insanos ...? Voy a pedir urgente una sesión de terapia y le voy apreguntar a Román si le interesa que escriba un artículo sobre el tema para larevista.¿ Quiénes son esos señores de blanco quevienen a buscarme? Debe ser un error, yo soy la Curadora...tengo que terminar deescrib..

 Autora:

Dra.Mirta Susana Núñez

mir@uolsinectis.com.ar

Abogada,Mediadora, Psicóloga Social, Consultora en Planificación Patrimonial y Sucesoria

WebSite: www.familiaysucesiones.com.ar

Directora del Newsletter:"Familia, Patrimonio y Planificación"

http://ar.groups.yahoo.com/group/familiayplanificacion/

E-mail: mir@uolsinectis.com.ar

Buenos Aires, Argentina

Articulos relacionados:
Derechos reales de propiedad
Resumen:
Definición analítica del derecho real. Breve explicación de sus elementos. Copropiedad y propiedad en condominio. Propiedad horizontal. Pre-horizontalidad. Propiedad indu...
Democracia y participacion ciudadana en la sociedad interconectada
Resumen:
Es proposito del presente estudio el resaltar las ventajas y explicar los riesgos de implmentar en Venezuela el procedimiento administrativo electronico.
Derecho Internacional Público
Resumen:
En la región alemana de Westfalia tiene lugar la firma de un conjunto de pactos que influirá decisivamente en la posterior historia europea y que pone punto y final a la ...
El Notario Público en México. Función y desarrollo histórico
Resumen:
Se ha dicho que la naturaleza del notariado se exterioriza en la práctica en el conjunto de facultades que constituyen el ejercicio de la función notarial, la que a su ve...
Ejercicio abusivo de los derechos
Resumen:
Nociones previas. Sistema del Código Civil. Enriquecimiento sin causa. Gestión de negocios. Obligaciones ex lege. Análisis de ciertos casos de responsabilidad. Responsabi...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©