Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Notas sobre el deficit fiscal en El Salvador

Resumen: Conceptualmente el “déficit fiscal” es el desequilibrio negativo entre ingresos y gastos del Estado (Y < G). Es el caso de las finanzas públicas que se presenta cuando los gastos del Estado son superiores a sus ingresos. También se le conoce como déficit del sector público y, repetimos, se define como la situación en que los egresos o gastos del Estado o del Sector Público, son superiores a los ingresos o los impuestos.(E)
2,917 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Carlos Evaristo Hernández

Para un concepto de “déficit fiscal”

Conceptualmente el “déficit fiscal” es el desequilibrio negativo entre ingresos y gastos del Estado (Y < G). Es el caso de las finanzas públicas que se presenta cuando los gastos del Estado son superiores a sus ingresos. También se le conoce como déficit del sector público y, repetimos, se define como la situación en que los egresos o gastos del Estado o del Sector Público, son superiores a los ingresos o los impuestos.

El déficit fiscal como parte de la Teoría de la Administración Pública, está muy asociado a la Teoría del Estado. El Estado se concibe como una estructura social persuasiva y represiva, con instituciones civiles y militares, que se utiliza para mantener la estabilidad de la sociedad en su conjunto. En función de ello, por su origen en los impuestos y por su destino social, los ingresos y egresos del Estado tienen un contenido público y no privado. El Estado por la orientación social no lucrativa de sus actividades, normalmente trabaja con déficits.

La teoría del déficit fiscal ha formado crecientemente parte sustancial y sistematizada de la ciencia económica desde la crisis mundial de 1929-30 y podría decirse que ha tenido su punto de inflexión histórico y teórico en la teoría John Maynard Keynes quien estableció el crecimiento económico por la vía de la ampliación de la Demanda, manejando como componentes de la política fiscal el aumento del gasto público y la reducción de los impuestos para salir de períodos de crisis y recesión reactivando la economía. Ello implicaba una valoración positiva del déficit fiscal.

En la década del 70 del siglo XX, nos recuerda Salvador Arias en su reciente libro Mundialización y dos globalizaciones, una serie de fenómenos nuevos como el estancamiento con inflación (estanflación), cuestionan las bases de la teoría keynesiana. Y apuntemos nosotros que podría decirse que la teoría de Keynes se basada en la observación de fenómenos de estancamiento con deflación. Desde mediados y finales de la década del 80 del siglo XX el proceso que culminó con la disolución del bloque socialista, cuyo eje económico lo constituía el funcionamiento organizado del bienestar social a partir del Estado, posibilitó el  resurgimiento del liberalismo económico, es decir, el repunte y la globalización de las teorías neoliberales.

Concepto neoliberal del déficit fiscal

En la lógica interna del modelo neoliberal, el Estado es un ente que frena el desarrollo económico porque gasta más de lo que le ingresa; porque para subsanar su déficit recurre a la creación nominal de dinero generando inflación; porque subsidia actividades económicas estableciendo precios ficticios y desalentando la inversión privada y con ello la eficiencia y la eficacia en la asignación de recursos y la reducción de precios que sería resultado de la libertad de competencia y de concurrencia de las empresas en el mercado que se verían forzadas a ofrecer más y mejores productos a menor precio para disputar y capturar clientes. Estos son los supuestos neoliberales sobre el funcionamiento del Estado. Y por ello el neoliberalismo concluye que es necesario privatizar, que es necesario transferir funciones esenciales del Estado o del sector público, al sector privado porque es el sector que actúa con eficiencia y eficacia para lograr equilibrar los ingresos con los egresos y mantener disciplina en el uso de los recursos.

En su conjunto el modelo neoliberal no ha propiciado un mayor bienestar social sino el empeoramiento de las condiciones sociales. Incluso entidades que monitorean constantemente de manera positiva las ejecutorias del modelo neoliberal, como el Banco Mundial, enfatizan que es mucho lo que queda por hacer para reducir la pobreza.

Dice un reporte del Banco Mundial:

“Se ha estimado que en 1998 1200 millones de personas en el mundo tenían niveles de consumo inferiores a $1 por día - 24 por ciento de la población de los países en desarrollo - y 2800 millones de personas vivían con menos de $2 diarios. Estas cifras están por debajo de las estimaciones anteriores, lo que indica que algún progreso ha tenido lugar, pero siguen siendo demasiado altas en términos de sufrimiento humano, y queda mucho por hacer”.

Es decir que a finales del siglo XX y principios del siglo XXI al menos la mitad de la población mundial vive en estratos decrecientes de ingresos hasta llegar a la miseria y la indigencia con menos de 60 dólares mensuales, después de más de una década de aplicación de concepciones neoliberales.

Una situación similar se reporta para El Salvador, por parte de los organismos internacionales que afirman que al menos la mitad de los casi seis millones de salvadoreños viven en pobreza y podría decirse tres de cada diez de ellos en extrema pobreza, es decir, con menos ingresos de los requeridos para lograr siquiera una alimentación elemental, en estratos hasta llegar a la mendicidad.

Dice la Organización Panamericana de la Salud, que hacia finales del siglo XX y principios del siglo XXI:

“Entre los principales problemas políticos y sociales que influyen en la situación de salud y en la prestación de servicios de salud  (en El Salvador) destacan: el estancamiento del crecimiento económico, un elevado crecimiento poblacional, la prevalencia del binomio desempleo/subempleo con un 7% de desempleo general y 29% de la población económicamente activa urbana subempleada; y la pobreza, con 51.9% de la población en pobreza relativa y 25.3% en pobreza absoluta”.

El déficit fiscal en El Salvador, según datos del Banco Central de Reserva

El déficit fiscal es uno de los tres desequilibrios macroeconómicos negativos, los otros son el déficit del sector privado (el ahorro es menor que la inversión, S < I) y el déficit del sector externo (las exportaciones son menores que las importaciones, M < X). El modelo neoliberal sostiene que puede resolver la situación deficitaria de los Estados a través de la privatización, en los tres sectores y de hecho, los resultados son completamente contrarios; con el neoliberalismo, los déficits se agravan. Daremos algunos criterios y datos relacionados con el déficit fiscal.

 El déficit fiscal se ha acentuado en El Salvador con el desarrollo del modelo neoliberal. La base de este deterioro se encuentra en el planteamiento de que el sector público debe transferir sus funciones económicas principales al sector privado, aún cuando éstas tengan un contenido estratégico para las finanzas públicas y la estabilidad social, como son la prestación de bienes y servicios elementales para la existencia del ser humano.

 El modelo neoliberal ha acentuado el deterioro de los ingresos del Estado por las privatizaciones de los servicios de energía eléctrica, telecomunicaciones y pensiones y por la reducción sistemática del papel del Estado a solamente un ente normador, no productor de bienes y servicios, ni regulador del funcionamiento económico.

 Los resultados de la aplicación del modelo neoliberal han sido completamente contradictorios a los propósitos que se enunciaron en cuanto al déficit fiscal en El Salvador. Acumuladamente y de acuerdo a las cifras mencionadas a continuación se tiene un déficit de 1851 millones de dólares, incluyendo donaciones y de 2129 millones de dólares excluyendo donaciones, al año 2003, en cifras preliminares y oficiales presentadas por el Banco Central de Reserva. De modo que el déficit fiscal, se ha acentuado, no se ha equilibrado, ni se ha reducido también, como puede observarse en el cuadro siguiente.

EL SALVADOR

DEFICIT FISCAL

1999-2003

EN MILLONES DE US $

DATOS DEL BANCO CENTRAL DE RESERVA

 

1999

2000

2001

2002

2003

A. Incluyendo Donaciones

-267

-299

-493

-447

-345

B. Excluyendo Donaciones

-287

-393

-544

-492

-413

 

 

Endeudamiento peligroso

 

 

Podría afirmarse que el Estado ha tenido que recurrir a un crecientemente peligroso endeudamiento externo, para sobrellevar un déficit de dimensiones que nunca antes se habían presentado en la historia de El Salvador,  a tal grado que ya se rebasó el endeudamiento del 25% con relación al Producto Interno Bruto que según uno de los asesores internacionales de dirigencias empresariales salvadoreñas, es el nuevo criterio propuesto por el Fondo Monetario Internacional para medir un aspecto básico de las sanidad financiera de los Estados. Dice Sebastián Edwards que ”recientemente el Fondo Monetario Internacional ha elaborado un estudio, donde sugiere que los países emergentes no deben tener niveles de deuda pública que excedan el 25% del PIB”. Nosotros en El Salvador ya pasamos esa etapa, bordeamos el 40% con relación al PIB en endeudamiento y los funcionarios simplemente lo reconocen. Decía antes de entregar su cartera a la nueva administración de ARENA el ex Ministro de Hacienda, en mayo del 2004: ”la deuda del país asciende a 5 mil 992 millones de dólares o sea el 38.1 por ciento del Producto Interno Bruto, casi el 40% que ponen los organismos internacionales de crédito”.

 La tendencia para llegar a estos niveles de endeudamiento en el 2004 puede notarse en la serie estadística del BCR que llega al 2002, año en la que se daban cifras de endeudamiento del sector público superiores a las mencionadas en la noticia del 2004. El siguiente cuadro refleja la evolución de la deuda pública total de El Salvador.

EL SALVADOR

DEUDA PUBLICA TOTAL
Millones de US $

DATOS DEL BANCO CENTRAL DE RESERVA

Concepto

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

20021/

Saldo a fin de año

3,542

3,902

4,027

3,994

4,349

4,782

5,526

6,437

     Interna *

1,373

1,384

1,337

1,348

1,560

1,951

2,378

2,450

     Externa

2,168

2,518

2,689

2,646

2,789

2,831

3,148

3,987

1/ Cifras Preliminares
* No incluye deuda del Banco Central de Reserva

Pero más preocupante resulta que organismos internacionales, que seguramente tienen una información más precisa sobre el endeudamiento de El Salvador, ubicaban para el año 2002 en casi un 50% nuestro endeudamiento con relación al PIB, es decir, completamente faltos de credibilidad financiera internacional de acuerdo a los parámetros oficiales.

 Una “Fuerza de Tarea Inter Agencias para Estadísticas Financieras” en la que participan el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre otras instituciones, señaló que para el año 2002 la relación DEUDA/PIB en El Salvador, fue del 49 por ciento. Se ubicaba nuestra deuda en casi siete mil millones de dólares (6,973 millones de US $). Al parecer Sebastián Edwards continuaba preocupado porque bordearamos el 25% de endeudamiento cuando ya casi lo habíamos duplicado; y más sorprendente resulta recibir noticias como que la calificadora de riesgo Standard and Poors, argumentó en junio del 2004, que El Salvador tiene “una moderada deuda externa” y se ratificaba que nuestro país tiene una situación “estable”.

Para reducir el déficit fiscal

Una fórmula lógica elemental para corregir los déficits de cualquier naturaleza es incrementar los ingresos y reducir los egresos. Si no se pueden reducir, se pueden racionalizar los gastos. En todo caso es necesario incrementar los ingresos pues se trata de desarrollar mayores y mejores condiciones materiales de existencia.

El incremento de los ingresos tiene un límite basado en las capacidades productivas, de recaudación, de relaciones y de endeudamiento. La reducción de los gastos tiene también un límite: existen gastos necesarios y superfluos, uso racional y dilapidación de los recursos financieros. En ambos casos, ingresos y egresos, es necesario fijar una política de tratamiento partiendo del hecho de que el endeudamiento, por sí, no es negativo, sobre todo cuando se trata de política fiscal estrechamente relacionada con la política económica y social.

Articulos relacionados:
Aspectos Generales relacionados con el Factoraje (Factoring)
Resumen:
Existen varias amenazas para lograr el equilibrio financiero, por lo que se hace necesario la búsqueda de variantes de financiamiento. Una de ellas es el Factoraje ( fact...
Evaluación Económica (ppt)
Resumen:
Presentación del tema de estudio. Aspectos epidemiológicos relevantes. Antecedentes de estudios realizados. Impacto económico del tema a tratar. Descripción del tema que ...
Legislación y Mecanismos para la promoción Industrial
Resumen:
Ingeniería Industrial (UPIICSA) Primer Departamental. Norma. Concepto de ley natural. Normas de conducta y leyes naturales. Teoría kantiana de los imperativos. La aplicac...
Cria comercial del caracol - Una alternativa comercial válida
Resumen:
La comercialización. Prioridades. El emprendimiento. Diagnóstico de viabilidad. Los sistemas de cría. Cómo iniciarse. Proceso de producción.(V)
La economía romana
Resumen:
La historia de la economía romana no presenta un proceso continuo. También en ella, aunque de forma distinta a la época contemporánea, hay alternancias de desarrollo y cr...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©