Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Salvador Massip y México

Resumen: En el presente trabajo se hace un breve recorrido por los múltiples vínculos que a lo largo de su vida tuvo el notable profesor de Geografía cubano Dr. Salvador Massip Valdés con México y su pueblo. En el trabajo se hacen referencias a su destacado papel en la creación del Instituto Panamericano de Geografia e Historia, en su labor diplomática en tierra mexicana, su trabajo como geógrafo y profesor de Geografía en la Universidad Nacional Autónoma de México y en otros detalles más de interés histórico.(V)
2,167 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dr. José Alfredo León Méndez

Resumen

 

En el presente trabajo se hace un breve recorrido por los múltiples vínculos que a lo largo de su vida tuvo el notable profesor de Geografía cubano  Dr. Salvador Massip Valdés con México y su pueblo. En el trabajo se hacen referencias a su destacado papel en la creación del Instituto Panamericano de Geografia e Historia, en su labor diplomática en tierra mexicana, su trabajo como geógrafo y profesor de Geografía en la Universidad Nacional Autónoma de México y en otros detalles más de interés histórico.

 

Desarrollo.

 

Entre las grandes figuras que ha dado la Geografía  Latinoamericana, un lugar de par­ticular relieve le corresponde al Dr.  Salvador Mas­sip Valdés, quien el19 de abril de 1891 nació en el poblado de Artemisa, La Habana, en un hogar de muy humilde condición, que sus padres José Massip y Amalia Valdés habían  constituido.

En medio de un panorama nacional sin perspectivas para Cuba, donde a la difícil situación  socioeconómica  se le sumaba la brutal explotación Impuesta por el colonialis­mo español, logró este niño aprender las  primeras letras gracias a las enseñanzas  de su madre, para luego continuar sus estudios en los diferentes niveles de educación.

Una vez egresado de la Universidad de La Habana, donde le había  demostrado a sus profesores condiciones de estudioso no común, se dedicó por  el resto de su vida al estudio y la enseñanza de la Geografía en Cuba, disciplina que logró revolucionar, de descriptiva y enumerativa a verdaderamente  científica, legándonos una obra difícil de expresar en pocas palabras, ya que es inmensa y polifacética.

La visión científica de la realidad geográfica revelada par el Dr. Massip en sus numerosas publicaciones, no solo  contribuyó a darnos una idea más fiel  de nuestra tierra, si no que constituye una feliz introducción  a las concep­ciones que nos impulsan y nos orientan en la teoría y la practica de la revolución martiana y socialista  que hoy los cubanos construimos.

Durante más de 60 años  ejerció en la Universidad de la Habana y otras del extranjero, con la mayor devoción las nobles funciones de la enseñanza pues fue un maestro por  vocación  que no llegó al campo del magisterio  en busca de provechos materiales  ni para darse al  buen vivir si no para satisfacer sus ansias de saber y para difundir lo que sabía. De las materias geográficas que profesaba y que conocía a la perfección  hizo una disciplina que Influyó  decisivamente en la formación  Intelectual de varias  generaciones de cubanos que tuvieron la fortuna de recibir sus sabias enseñanzas.

Su labor científica y pedagógica se encuentra íntimamente relacionada con la de la Dra. Sarah Ysalgué, quien fue su fiel y dulce compañera, vidas que se unieron para formar un dúo profesoral que le daría  brillantez a la geografía en Cuba y en el mundo. Ambos desarrollaron una basta obra, en la que la actividad creadora se iba penetrando de uno a otro con gran precisión.

La nueva orientación de la geografía que ellos lograron realizar en Cuba, tuvo complemento en los numerosos libros que publicaron, dentro de ellos se destaca la Introducción a la Geografía  de Cuba, texto en el que plantearon y estudiaron problemas de estructura y geomorfología, empresa que acometieron con recursos muy limitados y mapas deficientes. Esta obra dada  a conocer hace más  de 60  años  todavía se consulta con provecho.

Pero hablar del geógrafo solamente es  repetir  la historia de la más  conocida gestión del Dr. Salvador Massip, por  ello nos detendremos en sus relaciones con México, por ser el aspecto que más  armoniza con el destino de este trabajo.

Son múltiples y variados los lazos  que unieron al Dr. Massip con el país de los  aztecas, de manera que resulta imposible, en un trabajo sintético como este, tratar todos sus vínculos con este hermano pueblo, por lo que destacaremos los más Importantes y significativos a nuestro juicio.

Entre las actividades desarrolladas en México, una de particular relieve lo  constituye la creación del Instituto Panamericano de Geografía  e Historia, (IPGH) cuyo origen se debe a la Sexta Conferencia Internacional Americana que sesionó  en la Habana en los meses de enero y febrero de 1928. A dicho evento el Dr. Massip presentó en nombre de la delegación de Cuba el proyecto de constitución de ese Organismo, donde fue aprobado unánimemente por los asistentes a la reunión.

AI conocer que la sede del instituto se le había concedido a México sintió una gran alegría, pues: "EI instituto estaba en buenas manos", coma manifestó. Un decreto presidencial de fecha 14 de agosto de 1929 le confiere la oportunidad para concurrir en representación del gobierno de Cuba a la Asamblea Preliminar del IPGH en cuya sesión de clausura el 20 de septiembre de 1929, recibió el alto honor de ser elegido el primer presidente del nuevo organismo científico panamericano. Consciente de la responsabilidad que significaba la elección para un cargo de tal naturaleza y deseoso de que Cuba,  representando a las demás naciones americanas, obtuviera el mayor éxito, en los tres años que ocupó la presidencia trabajo infatigablemen­te.

Un año después, el 5 de mayo de 1931 se Inauguraba el edificio que para el instituto puso a disposición el gobierno mexicano, en el acto, junto al entonces Presidente de México Dr. Pascual Ortiz Rubio y la asistencia de algunos Secretarios de Estado, del cuerpo diplomático y de una concurrencia selecta, sintió una profunda alegría al ver ondear en la azotea del recinto las banderas de las repúblicas americanas que él representaba.

Mientras cumplía sus funciones de presidente del IPGH, se veía en la obligación de viajar con frecuencia a México,  lo  que le motivó  a estudiar la Geografía, la Historia y la cultura de ese país y se fue convirtiendo en un incansable propagandista del progreso mexicano en Cuba; numerosos son los  trabajos publicados sobre las realizaciones de ese pueblo latinoamericano.

Por otra parte, ya en esta época el era uno de los  más esforzados y aguerridos profesores que luchaban contra la tiranía machadista que azotaba a Cuba sufriendo por  ello persecuciones y allanamientos, de igual forma fue un orientador muy documentado en la aspiración de reconstrucción económica de su patria  actividades que fueron consagrando en poco tiempo su nombre ya reconocido en el campo de la Geografía.

AI ser derrocado el régimen de Gerardo Machado, que durante un largo y doloroso período había  hecho enmudecer la cultura y el progreso, llevando a las cárceles y al exilio a los  mejores hijos de la patria, fue designado por  el nuevo gobierno. Embajador de Cuba en México. En el otorgamiento de esta responsabilidad tuvo mucho que ver la simpatía que en esa nación había despertado su propaganda sobre la Revolución Mexicana, ejemplo de ello es la carta  que dirige el 11 de septiembre de 1933 al entonces Presidente de la Republica, Ramón Grau San Martín  en la cual le pide que: "...teniendo en cuenta que el  16 de septiembre de este año  el pueblo de México conmemora el 123 Aniversario  del Grito de Dolores, con que inició su lucha de independencia (...)". "Que como expresión de gratitud al licenciado Adolfo Cienfuegos Camus, (1)   al doctor José M. Puig y Casauranc, (2)  y a México se declare fiesta oficial el16 de septiembre de este año”. (3)

Similar invitación  hizo por la prensa diaria cubana  publicando un artículo que tituló: " ¡VIVA MEXICO!" en el que declara en una de sus partes: "En todo tiempo el pueblo cubano ha considerado como suyas propias las glorias del pueblo mexicano, y en todo tiempo se ha sentido en Cuba por  México la más  profunda admiración  y el más  entrañable afecto; pero en estos días, precisamente, esa admiración y ese afecto se ven  aumentados por  otro noble sentimiento, el de la gratitud.

Muchas y muy señaladas han sido las pruebas verdaderas de amistad y de buena voluntad que Cuba ha recibido de México; pera en estos últimos tres años, en que luchaba por  sacudir el yugo de una sangrienta tiranía, México le tendió, repetidas veces, su mano generosa. (4)

En estos terribles años para Cuba la Embajada mexicana en la Habana jugó un papel  importante en defensa de los cubanos perseguidos, aspecto que el Dr. Massip destaca en el mencionado artículo periodístico: "La Embajada de México fue durante los últimos tres años asilo seguro para los cubanos perseguidos por  la furia  insana de la tiranía.  A pesar de la estrecha vigilancia que sobre ella mandó ejercer Machado, muchos fueron los cubanos que encontraron en ella  generosa protección. De la Embajada, en donde habían  salvado la vida, salían  para el extranjero en pos  de la libertad que aquí  se les privaba."

Y por último señaló:

"Ninguna oportunidad mas propicia para expresar a México nuestro reconocimiento que el día 16 de septiembre, en que la grande y noble república hermana conmemora su independencia. El 16 de septiembre, en que se recuerda en México el glorioso repique de la campana de Dolores por el Cura Hidalgo, debe ser para los cubanos día   también de fiesta nacional. El presi­dente provisional debería  declarar fiesta oficial el día  16 de septiembre de este año y el pueblo se encargaría  de celebrar esa fecha como fiesta nacional” (5)

Días  después de publicado el artículo periodístico  se dictó un decreto declarando fiesta oficial en Cuba, el 16 de septiembre de 1933, fecha en la que se produce una manifestación  de solidaridad con México en su Embajada, lugar al que concurren más de 4 mil personas.

El 22 de septiembre de 1933, respondiendo a una Invitación del Licenciado Octavio Reyes Spíndola, Encargado de Negocios de México y Aurelio Gallardo, Cónsul general de esa nación, almuerzan en el restaurante "El Patio", donde le insinúan que el nuevo gobierno cubano debía nombrarlo Embajador en México.

AI día  siguiente fue citado par el Presidente de la República, el que le ofrece el cargo de Embajador de Cuba en México; el mandatario le señaló que por  sus vínculos con ese país  el podía prestar tal servicio al Estado y al gobierno; por  su parte el Dr. Massip honrado y agradecido acepta, aunque le expresa que su carrera es la del profesorado y que si asume esta responsa­bilidad es por  las simpatías con México y por  ayudar al gobierno y a la revolución. EI11 de octubre de 1933 toma posesión del cargo y el 18 del mismo mes es recibido en audiencia pública y solemne por  el General Abelardo Rodríguez, entonces Presidente provisional de la República mexicana a quien le  hace entrega de sus credenciales con el ceremonial de costumbre.

Las funciones de diplomático no le Impidieron continuar sus vínculos con la vida científica y cultural de ese país, así  en octubre de 1933 asistió  como delegado de Cuba al Congreso Internacional de Estadística celebrado en México, días  después fue designado delegado oficial de la Facultad de Medicina de nuestra Alma  Mater en la conmemoración del primer centenario de la fundación  de la Facultad de Medicina de la Universidad de México.

Invitado por la. Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y por la Academia Nacional de Ciencias "Antonio  Alzate", asistió  a la celebración  solemne de la "Semana de Finlay" en México, del 3 al 9 de diciembre de 1933, como Delegado Oficial del Gobierno de Cuba, de la Universidad de la Habana, de la Federación  Médica de Cuba y de la Ciudad de Camagüey  en la conmemoración del primer centenario del nacimiento del ilustre cubano.

AI ser derrocado el gobierno de Grau San Martín  renunció  a su cargo de Embajador y regresó a Cuba para ocupar de nuevo su responsabilidad de profesor de la Universidad de la Habana.

Por  sus actividades revolucionarias durante la huelga de marzo de 1935 es llevado a la prisión  y más  tarde al exilio político. De nuevo vuelve a México, lugar donde realiza una intensa actividad geográfica en el período de 1935 a 1937 en su cargo de Subjefe del Departamento de Geografía Económica  del Ministerio de Hacienda. En esta etapa amplía  su colaboración con la Academia de  Historia y Geografía  de este país en la que había  sido nombrado “Miembro de Honor" desde 1930, con la Academia Nacional de Ciencias "Antonio Alzate", con la Sociedad Mexicana de Geofísica y Astronomía y con el Ateneo de Ciencias y Artes; de todas ellas  fue Socio de Honor.

No menos provechosas fueron sus actividades  en la Universidad Nacional Autónoma, lugar en el que prestó sus servicios desde el 27 de agosto de 1935 hasta el 29 de febrero de 1937 desempeñando el cargo de profesor de Geografía  Física en la Facultad de Filosofía y Letras, cargo para el que fue nombrado por  el Rector a propuesta de dicha Facultad,(6)  además de  las relaciones de amistad y colaboración que siempre mantuvo con geógrafos y otras personalidades de la ciencia de México.

AI verificarse un cambio político  en Cuba, decide regresar a su amada patria para ocupar su cátedra de Geografía  en la Universidad de la Habana; al partir dejó escritas numerosas cartas de despedida, de ellas queremos hacer mención  a dos, una que dirige al Presidente Lázaro Cárdenas el 27 de febrero de 1937, en la que le dice:

"Tenía  el deseo de verlo, Sr. Presidente, no sólo  para saludarlo y para entregarle mi informe, si no, al mismo tiempo para despedirme de usted, pues  me dispongo a regresar a Cuba. La Revolución desgraciadamente todavía  no triunfa, pero  actualmente hay en Cuba un espera, que se manifiesta, entre otras cosas, por  la reapertura de la Universidad de la Habana (a la que pertenezco coma profesor). Voy a la Habana a ocupar mi cátedra y a esperar mejores días  para el triunfo de nuestros ideales. AI abandonar México deseo expresar a usted, Sr. Presidente, la viva gratitud  por las Incontables pruebas de cortesía  y de afecto que he recibido  durante mi estancia  en este noble y generoso país. En México encontré todo lo que me faltó  en mi  patria  y eso, Sr. Presidente es algo  que nunca padre olvidar.

AI partir  de México hago los mas fervientes  votos por la ventura personal  de usted y por la prosperidad y por la grandeza de esa noble y hospitalaria tierra en que mas de un lugar de exilio  encontré  una segunda Patria" (7)

La otra carta fue dirigida al ingeniero Fernando Foglio quien ocupaba el cargo de Director de Estadística en México en la que se aprecia  eI agradecimiento la simpatía  y afecto por  el  pueblo mexicanos  cuando expresó:

"Un viaje al  extranjero  me Impide seguir prestando mis servicios como Subjefe  de la Oficina de Geografía Económica Adscrita a la Dirección  de Estadística de la Secretaría de la Economía Nacional por cuyo motivo  presento a usted la renuncia a dicho cargo.

AI tomar esta determinación  que me Imponen las circunstancias deseo hacer presente  mi mas viva gratitud al Sr. Presidente  de la República General Lázaro Cárdenas; al Sr. Secretario  de la Economía  Nacional  General Rafael Sánchez Tapia; al Subsecretario,  Ingeniero Manuel Santillán. Por el  honor de que me hicieron objeto llevándome a desempeñar un cargo que me permitiera prestar mis modestos servicios técnicos a un país que ha sido  durante mi destierro una verdadera segunda Patria.

Tenga usted la seguridad  (…) que en todo tiempo y en todo lugar latirá  siempre  en mi pecho la admiración por México y la gratitud por  los mexicanos”. (8)

AI llegar a Cuba y reiniciar sus actividades  en la Universidad de la Habana donó  a dicha casa de altos estudios la biblioteca que había logrado formar durante su estancia en México,   compuesta por  unos 3 mil  volúmenes todos relacionados  con las actividades  políticas  culturales y científicas del hermano pueblo latinoamericanos.

No vuelve el Dr. Massip más a México hasta Junio de 1941 en que fue designado  Miembro de Honor del Primer Congreso de Ciencias Sociales, evento científico  que organizó la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y que constituyó una ocasión  favorable para Importantes intercambios de impresiones, discusiones e iniciativas,  su designación  se hizo teniendo en cuenta los antecedentes como estudioso en el campo de las ciencias sociales.

El entonces Presidente de la citada sociedad, Licenciado  Gilberto Loyo y el Secretario,  Licenciado Francisco  A Benavides, le expresó: "Por conducto de la representación diplomática  de ese país  acreditada ante el gobierno mexicano enviamos a usted la Insignia del citado congreso suplicándole que la acepte coma una expresión de simpatía  de  la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística  hacia  su obra científica". (9)

El Dr. Massip continuó  sus estrechos vínculo  con el  pueblo mexicano, tan as así  que en enero de 1948 con motivo de los festejos celebrados en la ciudad de Campeche en honor de Justo Sierra, junto a la Dra.  Sarah Ysalgue, representó a la Universidad de la Habana y concurrieron a todas  las activida­des conmemorativas que por  el .centenario de este insigne maestro se celebraron en dicha ciudad. Ellos entregaron en solemne acto, en el instituto Campecheano, el pergamino en que la Universidad de la Habana declaraba a Justo Sierra Maestro de América.

En la velada del Teatro Toro recibió  el Dr. Massip de manos del Licenciado Manuel Gual Vidal, Secretarlo de Educación  Pública, el retrato al óleo de Justo Sierra que el  gobierno de México enviaba a la Universidad de la Habana, retrato del que fue portador y que entregó al Rector, Dr. Clemente Inclán en Cuba.

Terminada la misión  que se le había  conferido en la ciudad de Campeche paso a Mérida donde visitó la Universidad de Yucatán y el museo de dicha localidad, para después continuar un viaje de estudio por varios lugares del territorio mexicano.

También el Dr. Massip fue designado Presidente de la Delegación  de la Universidad de la Habana para entregar un busto de nuestro filósofo el Dr. Enrique José Varona a la Universidad Nacional Autónoma  de México con motivo de conmemorar dicha casa de altos estudios el cuarto centenario de su fundación.

Mientras tanto, nuestra patria seguía encadenaba a las prácticas más severas y egoístas  de un capitalismo duro e  impiadoso que,  con la colaboración  del imperialismo, se había convertido en una factoría de esclavos, en que el cubano estaba desposeído de sus riquezas y arrojado de sus tierras. Por  su ideología y sus convicciones se enfrentaba a ese mal que caracterizaba a Cuba, lucha que se Intensificó  con mayor fuerza al  amanecer del fatídico día del 10 de marzo de 1952, fecha en la que el dictador Fulgencio Batista dio  el abominable cuartelazo.

A partir de entonces y con el afán  de suprimir las injusticias  de ese tirano y la penetración  extranjera en Cuba, unido si sector más radical del pueblo se enfrenta  sin temor al sanguinario régimen, demostrando que el  Massip revolucionarlo no fue inferior  al  Massip geógrafo. Pero Batista fue derrocado por la revolución  dirigida por el  Comandante en Jefe Fidel Castro, el Primero de Enero de 1959; este triunfo que constituyó una alegre confirmación  de su ideología  progresista, hace que de inmediato se incorpore con total disposición  a las nuevas tareas que demandó el momento histórico.

Cuatro días después de la victoria, el Gobierno Revolucionario le confirió la representación en la Embajada mexicana, de nuevo en sus funciones  diplomáticas como primer Embajador de la Revolución en México, poco tiempo le quedaba libre, pero por  eso no dejó de estar  en contacto con sus antiguos amigos, los  geógrafos mexicanos y cada vez que le era posible asistía  a las reuniones de la Sociedad de Geografía y Estadística.

Estando en México logró que el  General Lázaro Cárdenas aceptase una Invitación  para visitar  Cuba. Este gran amigo de nuestro país, el  26 de julio de 1959 pronunció junto con Fidel,  un elocuente  discurso en apoyo a la Revolución  cubana.

Terminada la misión que se le había confiado en México, Massip regresó a Cuba con el propósito de reintegrarse a la cátedra de Geografía, pero el  Gobierno Revolucionario  de nuevo le pidió sus servicios para que lo representara en Polonia y durante los años  1961 y 1962 fue Embajador en Varsovia.

De nuevo en la Patria fue llamado para trabajar en la Comisión Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba, allí laboró activamente en la fundación del Instituto de Geografía y Geología de dicha  Academia, del que fue  su director de 1963 a 1965 y colaboró en la confección  del primer Atlas Nacional de Cuba.

 

En estos últimos años  de su vida mantuvo sus vínculos  con el  pueblo mexicano, tan es así que en 1964 fue nombrado Vicepresidente de la Sociedad Cubana-Mexicana de Relaciones Culturales y en agosto de 1966 asiste como Delegado de Cuba a la Conferencia Regional Latinoamericana de Geografía que tuvo como sede a la nación  mexicana.

Su avanzada edad y las enfermedades que ya padecía no le impidie­ron  continuar trabajando hasta que la muerte nos privó de su presencia el 16 de octubre de 1978, pero su voz profunda y sabia todavía se escucha en los oídos de los que fueron sus discípulos, familiares y compañeros.

En México, país que como el mismo señalara en reiteradas ocasiones,  fue su segunda patria, también recuerdan a este ejemplo digno de la geografía  latinoamericana, porque México siempre estuvo en su corazón, lugar donde el paisaje, los hombres y la luz de esas tierras cobraron ante sus ojos particular relieve.

Con la desaparición física del Dr. Massip cesaba la labor incansable de un notable educador y científico que sentó pautas en el desarrollo de la geografía de Cuba y Latinoamérica, pero su vida no terminó allí  porque: "La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien con la obra de la vida". (10)

Referencias bibliográficas.

(1) Adolfo Cienfuegos Camus. Embajador de México en La Habana.

(2) José M. Puig Casauranc. Secretario de Relaciones Exteriores de México.

(3) Tornado del expediente administrativo del Dr. Salvador Massip en el Archivo Histórico  de la   Universidad de La Habana.  .

(4) Massip Valdés, Salvador. ¡VIVA MEXICO!. En periódico  Diario de la Marina, 11 de septiembre de 1933.

(5) Ibídem. 

(6) El Dr. Massip', en 1931, a instancias del doctor José M. Puig y Casauranc (entonces Secretario de Educación Pública) y de otras personalidades, fue propuesto para una cátedra en la Universidad de México, pero por diversas circunstancias no fue a ocupar el cargo en esa fecha.

(7) Tomado del expediente administrativo del Dr. Salvador Massip en el Archivo Histórico de la  Universidad de La Habana.

(8) Ibidem.

(9)Ibidem.

(10) José Martí Pérez: Obras completas, La Habana, Editorial Ciencias Sociales, 1975, Tome VI, página 420  

 

 

 

 

Bibliografía

  Álvarez Conde, José. Historia de la Geología, Mineralogía y Pa­leontología  en Cuba, Editorial Lex, La Habana, 1957.

  Armas, Ramón y otros. Historia de la Universidad de La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1984.

   Massip Valdés, Salvador. Primer Informe rendido par el Director del instituto Panamericano de Geografía e Historia, mayo de 1931, Imprenta Reveles, México, DF.

   Massip Valdés, Salvador. Discurso en la inauguración del Edificio del Instituto Panamericano de Geografía e. Historia. Imprenta Reveles, México, DF.

   Masslp Valdés, Salvador. "Proyecto de un Instituto Geográfico Panamericano. Sexta  Conferencia Internacional Americana, Delegación  de la República de Cuba.

  Núñez Jiménez, Antonio. "El Geógrafo Salvador Masslp". Periódico Granma, 17 de octubre de 1979.

  Núñez Jiménez, Antonio. "Cuba: La Naturaleza y eI Hombre". El Archipiélago, La Habana, 1982, Tomo I, Editorial Letras Cubanas.

  Núñez Jiménez, Antonio. “40 años  explorando a Cuba. Editorial Científico Técnica, La Habana, 1980.

  León  Méndez, José Alfredo y Francisco Barroso Reyes. "Geógrafo y pedagogo revolucionarlo". Periódico  Granma, 11 de noviembre de 1988.

    León  Méndez, José Alfredo y Marisela González Carménate. "Salva­dor Masslp Valdes". Revista Educación No. 75. Ano XIX. Octubre-Diciembre de 1989.

Para la confección del presente  trabajo también  se obtuvieron Importantes datos  en el Archivo Histórico de la Universidad  de La Habana.

 

Datos del Autor:

José Alfredo León Doctor en Ciencias Pedagógicas. Universidad Pedagógica de Sancti Spiritus. Cuba. jleon@ispss.rimed.cu  y jleonmendez@yahoo.es

 

Articulos relacionados:
Biografia Henry Ford
Resumen:
Nació en Greenfield y murió en Dearbon.Empezó a trabajar desde muy niño en un taller de maquinarias en Detroit.Despúes estudió ingeniería, llegando a ingeniero jefe de la...
1923-12 de octubre-2004 Enrique Udaondo Pionero y precursor del voluntariado museal argentino
Resumen:
Perfil de hacedor. No fue un funcionario común, ni ocupó cargos importantes en la jerarquía de la política argentina tradicional, con excepción de aquellos vinculados leg...
Elvis Aaron Presley (1935 - 1977) El Rey del Rock
Resumen:
Nació el 08 de enero de 1935 en el seno de una familia de granjeros humildes, en la ciudad de Tupelo, Mississipi. Tuvo un hermano gemelo que muere a las pocas horas de n...
Fernando Alonso
Resumen:
Fernando Alonso Díaz (Oviedo, 29 de julio de 1981) es un piloto español de Fórmula 1 que pertenece a la Scuderia Ferrari. Ha ganado dos veces el Campeonato Mundial de Pil...
Florencio Sánchez
Resumen:
Considerado una de las mayores figuras del teatro rioplatense, al escribir trazó pinceladas únicas sobre la vida social de principios del siglo XX. Sus obras M'hijo el do...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©