Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Vida y la obra de la Dra. Graciela Barraqué Nicoláu

Resumen: En el presente trabajo se hacen algunas reflexiones en relación con la vida y la obra de la Dra. Graciela Barraqué Nicoláu, destacada profesora de Geografía en Cuba, quien a lo largo de su vida jugó un destacado papel en la formación de discípulos y en ofrecer numerosas recomendaciones sobre la metodología y la didáctica de la enseñanza de esta disciplina.(V)
2,281 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dr.C. José Alfredo León Méndez

A la memoria de la  Dra. Graciela Barraqué Nicoláu. La enseñanza razón de su existencia.

 Resumen:

En el  presente trabajo se hacen algunas reflexiones en relación con la vida y la obra de la Dra. Graciela Barraqué Nicoláu, destacada profesora de Geografía en Cuba,  quien a lo largo de su vida jugó un destacado papel en la formación de discípulos y en ofrecer numerosas recomendaciones sobre la metodología y la didáctica de la enseñanza de esta disciplina.

 Desarrollo:  

“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido; es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive, es ponerlo a nivel de su tiempo para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo con el que no podrá salir a flote; es prepara al hombre para la vida”.

José Martí Pérez

Escribir acerca de una persona a quien uno acompañó en alguna etapa de su  vida y que ya físicamente no está  entre nosotros es tarea que no siempre se asume con agrado, ante todo por los recuerdos y por la insatisfacción de no poder  ofrecer una imagen lo más acabada posible sobre ella, más cuando  se le tuvo especial afecto. Precisamente eso sentí a partir del momento en que me propuse hacer algunas reflexiones sobre la vida y la obra de la Dra. Graciela Barraqué Nicoláu, de quien recibí, principalmente durante la primera mitad del decenio de los años 90 la preparación para elaborar una tesis de grado científico.

Hoy, cuando hace muy poco tiempo la muerte interrumpió el quehacer de esta singular maestra, reflexiono en relación con esa oportunidad excepcional que tuve de haber recibido las sabias orientaciones que en aquellos años de mucha estrechés financiera y económica ella me ofreció. Ahora comprendo mucho mejor  las razones que tenía cuando me hacía fuertes exigencias para que lograra  correctas interpretaciones sobre la labor pedagógica del Dr. Salvador Massip Valdés (1891-1978) y su contribución a la enseñanza de la Geografía, proyecto que bajo su tutoría, defendí como tesis doctoral.

Sin dudas, los resultados de esa investigación constituían para ella el mejor reconocimiento que le hacía a su inolvidable maestro el Dr. Massip y con ello  contribuía a que el “Padre de la enseñanza de la Geografía científica en Cuba”  ocupara el lugar que merece en el devenir de esta disciplina  y por extensión en la historia de la educación nacional.

Sin embargo, la oportunidad de participar en el IV Taller Nacional  de Profesores de Geografía “Sarah Ysalgué in Meomorian”  que tuvo lugar en   el Instituto Superior Pedagógico “Rubén Martínez Villena” de la provincia La Habana fue el motivo de inspiración  que me movió a escribir estas líneas para divulgar el quehacer de esta singular educadora y para dar a conocer a las actuales y futuras generaciones de docentes, la imagen de una maestra que consideró a la enseñanza como la razón de su propia existencia.

En el citado taller el recuerdo de la Dra. Barraqué fue algo permanente entre muchos de los allí reunidos y era lógico porque varios de los concurrentes al evento habíamos recibido la tutoría de ella en algún momento de nuestras vidas y en pequeños grupos recordábamos anécdotas vividas al lado de la querida e inolvidable profesora de Geografía, más, el programa científico del evento incluyó una ponencia sobre su vida y su obra y en la apertura de la reunión como en las conclusiones, el recuerdo de la maestra  estuvo presente.

A la vez, para quien estas líneas escribe y en el orden de los valores, no solo es necesario recordar a una profesora de Geografía del calibre de la Dra. Barraqué, sino hacer extensivo su ejemplo para que pueda ser utilizado por todos los que tienen o tendrán la imperecedera misión de formar a generaciones de cubanos ya que se trata de un problema político concreto, la defensa de lo auténticamente cubano. En consecuencia, por un problema de espacio solo haré  algunas reflexiones del recuerdo que ha quedado en nuestros corazones de quien supo dedicar todo su tiempo y talento la formación de profesionales para la enseñanza de la Geografía en la patria.

Conocí a la Dra. Barraqué cuando ya tenía algunos años de trabajo como profesor de Geografía, sin embargo, ya desde la época de estudiante en el Destacamento Pedagógico “Manuel Ascunce Domenech”, principalmente en las clases de Didáctica de la Geografía, la constante referencia a los trabajos que ya ella había aportado a la enseñanza de esta disciplina, era para todos los integrantes de aquel grupo que recibía clases en la entonces Unidad Docente de Cabaiguán en la provincia de Sancti Sipiritus, motivo de inspiración para proyectar el trabajo futuro, lejos estaba entonces de pensar que años  más tarde se convertiría en una orientadora  y guía de mi  formación posgraduada.

No fue hasta finales del decenio de los años 80 cuando comencé a tener mis primeros contactos con ella en una que otra reunión que entonces se organizaban para elaborar programas o simplemente para discutir cuestiones relacionadas con la enseñanza de la Geografía, pero fue la Facultad de Superación de Profesores que entonces se ofrecía  en el Instituto Superior Pedagógico  “Enrique José Varona” y el inicio de una tesis doctoral lo que me llevaría definitivamente a un constante intercambio con quien considero como guía y ejemplo de todo mi quehacer a partir de aquel momento.

En relación con su vida y con su obra lo primero que se debe afirmar es que es una suerte para nosotros contar en la Geografía y en la Pedagogía cubana con la herencia viva de esa incansable y gran trabajadora, en una mujer en que su ideario pedagógico no se perdió en la terminología tecnocrática ni en el teoricismo seudocultural, sino que lo desarrolló y profundizó en la investigación científica, en el contacto directo con la realidad como expresión de todo su quehacer y en la enseñanza al servicio de su pueblo y de su ideología.

La Dra. Barraqué fue maestra en el amplio concepto de ese calificativo no solo por la grandeza de su pensamiento, por la dedicación al trabajo formativo y a la contribución que hizo a la enseñanza de la geografía, sino porque supo unir su saber con el de otros pueblos oprimidos del mundo de ahí sus inolvidables misiones internacionalistas de carácter educacional en la República de Mozambique y en la República de Nicaragua con resultados y aportes reconocidos por todos aquellos que conocieron de estas importantes tareas que enfrentó y de lo cual siempre habló con mucha satisfacción. En esos países trabajó con amor y supo representar al nuestro con dignidad y respeto.

De igual forma siempre se sintió muy orgullosa de considerarse como una seguidora más de la obra que en los años veinte iniciaran en Cuba los doctores Salvador Massip y Sarah Ysalgué a favor de la enseñanza de la Geografía nacional, de ahí que su pensamiento entroncara perfectamente con lo más genuino de nuestras tradiciones pedagógicas, por eso se refería con satisfacción a sus  títulos de doctora en Filosofía y Letras y en Pedagogía, obtenidos en la Universidad de la Habana en la época de la República neocolonial y al de Doctora en Ciencias Pedagógicas, logrado en la etapa de la Revolución Socialista, 

Su huella estará siempre presente en la educación cubana, primero que todo por su dedicación al trabajo pedagógico, por los discípulos que formó, por sus indiscutibles aportes a la enseñanza y porque a esta tarea se dedico por más de  medio siglo. A la vez, en ese prestigioso centro que es el  Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona” de Ciudad de La  Habana, de donde fue fundadora y en el que ocupó la responsabilidad de Jefa del Departamento de Metodología de la Enseñanza de la Geografía durante 23 años y más tarde, Asesora Técnica de la Vicerrectoría de investigaciones y Postgrado, su imagen y su obra quedarán como guía para los docentes que allí se preparen.

Cuando José Martí dijo que la muerte no era verdad cuando se había cumplido bien con la obra de la vida, se refería a esas personas que convertían ideales y  propósitos en la propia raíz y razón de sus existencias, es entonces explicable el hecho de que la Dra. Barraqué nunca dejó de brindarle la mano a todo aquel que se acercaba a ella con el fin de recibir una orientación o un simple consejo, que no reparara el momento, la hora o el lugar para ofrecer su opinión en relación con algún tema que necesitaba de su ayuda, consecuentemente, su amor ilimitado por la enseñanza fue su principal motivo para vivir.

Eso explica como a pesar de las dificultades que nos impuso el período especial, en aquella difícil coyuntura económica donde la estrechés limitaba seriamente nuestras vidas, ella, a pesar de su avanzada edad seguía adelante y no quería acogerse a la jubilación merecida: “quiero seguir ayudando”, siempre afirmaba y era su propósito fundamental, por eso mostraba una entereza a prueba de cualquier problema.

Cabe señalar que a pesar de aquella compleja situación que se vivió entonces en la patria, a su lado se respiraba confianza y seguridad pues siempre tuvo la convicción de que la Revolución resistiría y que seguiríamos adelante, que los cambios que se habían producido en el mundo, aunque nos afectaban, no cambiarían en nada el rumbo que había tomado la patria bajo la certera dirección de su indiscutible líder el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Ella, que teóricamente pudo ser una mujer de las clases medias antes de 1959, siempre estuvo al lado de los sectores progresistas, por eso luego del triunfo del Primero de Enero se incorporó orgánicamente al proceso revolucionario que se iniciaba en Cuba y muy pronto abrazó las causas del Marxismo Leninismo y en su condición de militante del Partido Comunista de Cuba, fue ejemplo por su disciplina, consagración y en el cumplimiento de cada tarea.

Ahora bien, independientemente de la opinión que sobre la vida y el quehacer de una persona notable se pueda tener, en el caso que nos ocupa si es una  verdad que la obra que ejecutó la Dra. Barraqué a lo largo de toda su vida es una realidad que tenemos la fortuna de poseer como ejemplo del desarrollo que ha ido alcanzando la enseñanza de la Geografía en Cuba y en casi todos los Institutos Superiores Pedagógicos del país se deja sentir su influencia por medio de los  discípulos que formó y por quienes hoy cultivan esta rama del saber, los que  de una u otra forma, acompañaron a esta singular maestra por el camino de la enseñanza y han recibido de ella sus recomendaciones para impartir esta geociencia,.

Sin dudas, considero  que el principal aporte de la Dra. Barraqué a la Geografía estuvo precisamente en la forma en que dedicó toda su vida con pasión, con fuerzas y con entrega total a enseñar y a decir como debía ser enseñada esta disciplina, pero no menos significativo es el hecho de que con su labor dio paso a una red de discípulos ligados a su persona y a su obra a través de los cuales sus ideas pueden completarse y desarrollarse. En efecto, como resultado de su labor profesional pudo influir directamente en la formación de cuatro generaciones de profesores y maestros de Geografía en el país.

Tal vez, este pudo ser un motivo por el cual no fue una amplia divulgadora de su gran saber geográfico en las diferentes publicaciones periódicas, sino que lo daba a conocer por medio de sus discípulos, en consecuencia con esta forma de actuar queda claro que su labor pedagógica y científica no fue concebida por ella como un proyecto estrictamente personal.

Recuerdo cuando decía que desde 1967 había participado en las comisiones nacionales que elaboraban los planes y programas de estudio para la enseñanza de la Geografía en los Institutos Superiores Pedagógicos del país, que era miembro fundadora de la Subcomisión Nacional de Geografía del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, del Consejo Científico Central de Ciencias Pedagógicas, del Consejo Científico Central del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, entre otras instituciones científicos y educacionales a las que perteneció y en donde ocupó diferentes responsabilidades.

Se sentía orgullosa de ser miembro de la Sociedad Cubana de Geografía, de la Asociación de Pedagogos de Cuba, de haber sido dos veces Vanguardia Nacional de la Educación, de haber obtenido la  medalla 250 Aniversario de la Universidad de La Habana, la distinción por la Educación Cubana, la medalla José Tey, la distinción 23 de agosto, la placa conmemorativa del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona” y la Orden Nacional Frank País.

En sus clases y en las orientaciones que ofrecía con orgullo indicaba la lectura de su clásico texto debido a su autoría,  Metodología de la Enseñanza de la Geografía, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1978, luego reeditado en 1993, obra que con similares características no se había publicado con anterioridad en Cuba y sin dudas, uno de los importantes aportes que nos legara. No obstante, de su labor como escritora quedó constancia en otros trabajos, pero lo más significativo de su obra escrita es que ha sido ampliamente utilizada en el país y en ella se aprecia su dominio de la didáctica, los amplios conocimientos geográficos y el amor por elevar a planos superiores la enseñanza de esta disciplina en la patria. Además del libro citado es coautora, entre otros, del texto Historia de la Geografía y de numerosas guías de estudio con contenidos anexos para cursos de trabajadores.

El mejor reconocimiento que podemos hacerle hoy a quien fuera nombraba por sus relevantes resultados en el trabajo educacional, Profesora de Mérito del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, a esa maestra creadora de la enseñanza de la Geografía en Cuba y en América Latina, estará en situarla en el alto lugar que le corresponde en la historia de la educación de nuestros pueblos, trabajar porque sus aportes no lleven una vida lánguida, sino que se deben tomar para extraerles sus enseñanzas prácticas, destacar la importancia presente y futura de esa obra y de manera esencial, sacar las conclusiones que para nuestra labor y para nuestra acción política tiene y tendrán las enseñanzas de su vida.

Considero que la Dra. Barraqué fue una mujer extraordinaria que reunía en su talento la fuerza del maestro creador, la decisión de entregarse totalmente a la enseñanza y la inteligencia para hacer cosas que impactaran el medio en cual le tocó vivir, por eso a personas como a ella la muerte no los arrastra a las sombras del olvido, sólo le interrumpe porque con su dedicación y trabajo crean un extenso valladar contra la muerte verdadera y oponen contra ella una continuada labor de profundidad y rigor.

Finalmente, si con los criterios expuestos hasta aquí no he logrado dar una idea general de la vida y de la obra de la Dra. Graciela Barraqué Nicoláu, si hay una palabra con la que se puede resumir toda su existencia y esta palabra es MAESTRA. 

Bibliografía:

Barraquè Nicoláu, Graciela. Metodología de la Enseñanza de la Geografía. Editorial Pueblo y Educación. La Habana 1991.

____: La enseñanza de la Geografía y la concepción Materialista Dialéctica del Mundo. En Revista “Varona”. Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. La Habana. 1980. Edición Especial.

López Fernández, Elsie: Graciela Barraqué: su vida y su obra pedagógica.  En Revista “Varona”. Revista Científico Metodológica del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. Número 35. julio diciembre del 2002.

León Méndez, José Alfredo. Contribución del Dr. Salvador Massip Valdés a la Enseñanza de la Geografía en Cuba. Tesis en opción al grado científico de doctor en Ciencias Pedagógicas. La Habana, 1995.

Pérez Álvarez, Celina y otros: Historia de la Geografía. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1986 

Datos del Autor:

Dr.C. José Alfredo León Méndez. Profesor Auxiliar.

E-mail:  jleon@ispss.rimed.cu  y  jleonmendez@yahoo.es

Autor: Dr.C.  José Alfredo León Méndez. Prof. Auxiliar.

Instituto Superior Pedagógico  “Cáp. Silverio Blanco Núñez”. Sancti Spíritus. 

Articulos relacionados:
Napoleón Bonaparte
Resumen:
Napoleón nació el 15 de agosto de 1769 en Ajaccio, capital de la actual Córcega, en una familia numerosa de ocho hermanos, la familia Bonaparte o, con su apellido italian...
Vida y obra de Ricardo Piglia
Resumen:
Tránsfugas del bajo mundo. Increíble pero real. El idiota que sufre el dolor de todos. Crónica de un hecho real. "Parecían mariposas de luz". Sexo, droga y delincuencia. ...
Ricardo Flores Magón (Semblanza biográfica)
Resumen:
El joven liberal. El joven anarquista. El periodista liberal. Víctima de la dictadura. Exilio y división. El revolucionario. El anarquista. El anarquista derrotado. Asesi...
Eminem
Resumen:
Eminem es el nombre artístico de Marshall Bruce Mathers, nacido en Kansas City el 17 de octubre de 1973. El nombre de Eminem proviene de la unión de ambas iniciales, M&M,...
John Maynard Keynes
Resumen:
Nació en una familia académica. Su padre, Juan Nevile Keynes, era conferenciante en la universidad de Cambridge en donde él enseñó lógica y economía política. Juan Nevile...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©