Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Los grandes retos para la formación del maestro del siglo XXI

Resumen: La reflexión sobre la formación del maestro debe conducir necesariamente a una discusión que tome en cuenta dos aspectos aparentemente excluyentes: las condiciones reales en que se insertará su práctica educativa y los propósitos que se consideran fines deseables para los destinatarios de esta educación.(E)
8,334 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Arturo Barraza Macías

La reflexión sobre la formación del  maestro debe conducir necesariamente a una discusión que tome en cuenta dos aspectos aparentemente excluyentes: las condiciones reales en que se insertará su práctica educativa y los propósitos que se consideran fines deseables para los destinatarios de esta educación. 

Los fines de la educación en lo general y los fines de la formación de maestros en lo particular, están marcados por esa dualidad y ésta se ha reflejado más de una vez en el devenir histórico del pensamiento educativo. 

En estos momentos de cambio la única claridad existente es con respecto a las condiciones reales  en que se inserta la práctica educativa del magisterio. En la actualidad, se encuentran como rasgos distintivos de esta sociedad: a) el señorío absoluto de la economía de mercado, reflejada en los procesos de regionalización, globalización e integración económica, b) el derrumbe del comunismo real y  por consecuencia directa del sistema bipolar que dominaba el espectro geopolítico y c) el resquebrajamiento del Estado como institución a manos de la democracia neoliberal. 

Estas condiciones de la sociedad actual se encuentran presentes en la sociedad mexicana y por consiguiente plantean retos a la formación de los maestros. 

En este ensayo se pretende por un lado, analizar ese marco de referencia que ofrece la realidad a la práctica docente, pero por otro lado se intenta formular las líneas generales que  deben ser tomadas en cuenta para  la formación del maestro del s. XXI. 

La nueva complejidad social que se vislumbra en el horizonte próximo plantea retos importantes a la práctica socioinstitucional de los maestros y por ende a su formación. 

En el aspecto relativo a la formación de docentes, tres retos se constituyen en los ejes de discusión que permiten analizar los requerimientos de  preparación de  los futuros docentes: el reto de convertir a los valores en el elemento unificador para una identidad cultural, el reto de crear una nueva cultura política que permita consolidar los cambios democráticos y el reto de evitar la selectividad  en el manejo de la información.  

1.- Los valores como elemento unificador. 

Los gobiernos postrevolucionarios, a través de un conjunto de valores de carácter nacionalista, implícitos de los símbolos y héroes patrios, lograron la unificación de la sociedad mexicana durante casi siete décadas. 

Ahora, después de diecisiete años de gobierno neoliberal y ante la apertura salvaje al comercio internacional, la sociedad mexicana ve diluirse su identidad y en cambio le es propuesta una  sociedad de mercado con su conjunto de valores inherentes.  

Las leyes del mercado adquieren un carácter social y sus valores inherentes (competitividad, productividad, eficiencia y calidad) marcan  el parámetro  para las interacciones humanas. 

La mercantilización de las diferentes interacciones sociales provoca un nuevo proceso de sociabilización que tiene como fin último la formación de una conciencia social donde. prevalezca el cálculo racional instrumental del intercambio mercantil y por consecuencia una conducta que tenga como rasgo distintivo un carácter eminentemente individualista-egoista. 

Ante este panorama, nada alentador por cierto, ¿cómo formar a los maestros que desarrollarán su práctica educativa durante el siglo XXI? 

La respuesta a esta interrogante es clara: para contrarrestar el efecto nocivo de los valores provenientes de la sociedad de mercado, se debe formar a los futuros maestros en los valores universales. 

Ante el relativismo subjetivista que impera en los juicios valorales, una propuesta actual debe tener como base los valores universales: aquellos que tienden a la conservación de la especie (biofílicos) y al fomento de la convivencia y la solidaridad de la vida en sociedad. 

Estos valores, más que contenido cognoscitivo de la currícula, deben formar parte de la práctica educativa de la Instituciones Formadoras de Docentes, ya que esta es la única manera de lograr que la actitud de los futuros maestros se oriente a este tipo de valores. 

2.- Hacia una nueva cultura política. 

La embestida del modelo neoliberal de desarrollo en México ha tenido como blanco principal al Estado surgido de los gobiernos postrevolucionarios. 

El Estado benefactor, denominado peyorativamente como populista, se constituye como el enemigo a vencer para la tecnocracia nacional. 

La reforma de Estado desarrollada durante los últimos quince años, ha tenido como objetivos centrales: a) reducir la participación del Estado de manera directa en el sector empresarial, b) reorientar las políticas sociales con el fin de destruir los cimientos del pacto corporativo, c) descentralizar y desburocratizar al aparato estatal y d) racionalizar la gestión pública con el fin de elevar la eficiencia económica de la intervención estatal. 

Con base  en esto es posible afirmar que la intervención estatal se encuentra sobredeterminada por los intereses económicos prevalecientes. 

La pérdida de autonomía del Estado en relación con el capital económico y financiero  va acompañada de una crisis de representación de las instituciones políticas existentes, ocasionando el florecimiento de las organizaciones no gubernamentales como formas de expresión de la ciudadanía. 

Este nuevo proceso denominado genéricamente como la  informalización de la política, ha permitido acortar la distancia entre política y sociedad, pero colateralmente provoca cierto vaciamiento y falta de sentido de las instituciones políticas. 

Estos síntomas reflejan la crisis de representatividad y legitimidad de las instituciones políticas del país. 

Ante este panorama, bastante confuso y con metas poco claras, ¿cómo formar a los maestros que desarrollarán su práctica educativa durante el siglo XXI? 

A este respecto es necesario reconocer que existen condiciones reales para ciudadanizar la política, esto es, desplazar el papel central que tenía el Estado en la formulación de las políticas públicas y en su lugar otorgarle a la ciudadanía el control sobre la formulación de las políticas públicas. 

Los futuros maestros deberán formarse en la cultura de la política como espacio del ciudadano, con el objetivo de que posteriormente desarrollen una  práctica docente que permita formar a los futuros ciudadanos que exigirán la publicidad de las políticas públicas que formule el Estado y realizarán el proceso de accountability en la ejecución de las mismas. 

A este respecto, sin lugar a dudas, el primer paso consistirá en que el magisterio decida participar activamente en la definición de la política educativa del país y no conformarse con ser simples ejecutores. 

Esto deberá tener su correlato en las Instituciones Formadoras  de Docentes, donde los maestros y estudiantes deben tender a exigir y desarrollar una participación más activa en los procesos decisionales  de política pública que les atañan. 

Esto sin duda posibilitará entender al  Estado  como una  comunidad de ciudadanos organizados para el bien común. 

3.- Ante la selectividad del manejo de la información. 

Paralelamente a los procesos de globalización económica se han desarrollado de manera vertiginosa los medios de comunicación. 

El desarrollo de la informática y de la internet como medios de comunicación de alcance mundial han establecido el uso y manejo de la información como una necesidad de la sociedad actual; moverse en el cyberespacio y en la realidad virtual es algo más que un entretenimiento. 

De manera desafortunada la sobreoferta de  información abre cada día más la brecha entre los que la poseen y los que no la poseen, ocasionando que la información se constituya en el elemento central para una nueva  división de la sociedad. 

La aspiración de una igualdad entre los hombres, se diluye cada vez más y poco a poco se confirma su carácter utópico. 

Ante este panorama, más real que lo que aparenta,  ¿cómo formar a los maestros que desarrollarán su práctica educativa durante el siglo XXI? 

A este respecto se debe formar a los futuros educadores en la cultura de la información, de tal manera que su inserción en la realidad social esté signada por el manejo de la información, lo que posibilitaría su constante reproducción. 

El papel del maestro como mediador entre la cultura de la información y la realidad de sus alumnos, debe ser entendida por los futuros educadores, con el fin de que comprendan el rol de la educación en el siglo XXI. 

El logro de tal objetivo tendrá como exigencia inmediata la incorporación de la informática y el acceso a la internet como elementos medulares de la currícula para la formación del maestro del siglo XXI. 

A manera de conclusión, es necesario recordar, que el marco de referencia que proporciona la realidad permite conocer las condiciones  en que se insertará la práctica educativa de los maestros del siglo XXI, mientras que el carácter dualista de la formación de docentes permite también integrar a la discusión los fines deseables de la educación y con esto fortalecer la formación de maestros en su carácter esencial de actores del proceso educativo. 

Para el reto de considerar a los valores como elemento unificador de cultura, se propone formar a los futuros maestros en los valores universales: aquellos que tienden a la conservación de la especie (biofílicos) y al fomento de la convivencia y la solidaridad de la vida en sociedad. 

Para el reto de formar a los maestros en una nueva cultura política, se propone que éstos deberán formarse en la cultura de la política como espacio del ciudadano, con el objetivo de que posteriormente desarrollen una  práctica docente que permita formar a los futuros ciudadanos que exigirán la publiceidad de las políticas públicas que formule el Estado y realizarán el proceso de accountability en la ejecución de las mismas. 

Para el reto que implica la selectividad del manejo de la información se propone formar a los futuros educadores en la cultura de la información, de tal manera que su inserción en la realidad social esté signada por el manejo de la información, lo que posibilitaría su constante reproducción. 

Las propuestas de solución a estos retos, conducen a sugerir cambios en el currículum prescrito y en el currículum en acción de las Instituciones Formadoras de Docentes. 

FUENTES DE CONSULTA 

GALINDO Rodríguez Enrique, Maestro sin internet, en Rompan Filas, No.36, México, 1998

LECHNER Norbert, Por qué la política ya no es lo que fue,  en Nexos, No. 216, México, 1995

SÁNCHEZ Azcona Gómez Jorge, Ética y educación, en Rompan Filas, No. 21, México, 1995

 

Articulos relacionados:
La Teoría Z en la Educación
Resumen:
La teoría Z destaca la importancia del comportamiento humano dentro de la empresa para conseguir los objetivos marcados, y señala las pautas y directrices aconsejables pa...
Rol de la Educación Ambiental en la Educación Superior
Resumen:
En la primera década del nuevo milenio se desarrollan profundos cambios, donde la educación, el conocimiento y la información ambiental desempeñan un papel transcendental...
Diez sugerencias para mejorar la práctica educativa en educación física
Resumen:
Diversos estudios realizados en torno al aprovechamiento escolar, han revelado que el bajo nivel de aprendizaje alcanzado por los alumnos es, en gran parte, resultante de...
La docencia en la licenciatura en intervención educativa
Resumen:
A medida que los procesos de globalización de las economías se van extendiendo e imponiendo, el cambiante mundo de la economía y el trabajo pone énfasis en controlar y el...
El acceso a la educación superior en Cuba
Resumen:
El presente trabajo es una breve reflexión acerca de la relación que existe entre el acceso libre a la Educación Superior y la calidad en el proceso docente educativo.
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©