Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Aborto en la adolescencia Una problemática actual

Resumen: En Cuba se reporta que de cada cuatro mujeres que abortan una es adolescente. En mujeres menores de 20 años el aborto ha aumentado proporcionalmente, es decir de cada 100 abortos que se realizan en hospitales, la proporción de mujeres jóvenes ha aumentado. El presente trabajo tiene como objetivo conocer las causas fundamentales del aborto en la adolescencia; identificar la responsabilidad del adolescente varón; así como conocer el papel de los padres en el aborto en la adolescencia. Palabras Claves: Adolescencia, Aborto, Familia.
2,786 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dra. Guadalupe Carballo Fernández y Otros Autores

Resumen

En Cuba se reporta que de cada cuatro mujeres que abortan una es adolescente.

En mujeres menores de 20 años el aborto ha aumentado proporcionalmente, es decir de cada 100 abortos que se realizan en hospitales, la proporción de mujeres jóvenes ha aumentado.

El presente trabajo tiene como objetivo conocer las causas fundamentales del aborto en la adolescencia; identificar la responsabilidad del adolescente varón; así como conocer el papel de los padres en el aborto en la adolescencia.

Se revisan varios artículos y se arriban a las siguientes conclusiones: que la mayoría de los factores que inciden sobre el aborto en la adolescencia son de carácter social, que existen actitudes machistas y prejuiciadas sobre la responsabilidad masculina frente a la anticoncepción, los padres necesitan ser orientados para que puedan realizar una educación adecuada a sus hijos.

PALABRAS CLAVES: ADOLESCENCIA; ABORTO; FAMILIA 

Introducción

La práctica del aborto acompañó a la humanidad desde épocas inmemorables. Es el medio más antiguo, conocido por el hombre para terminar un embarazo no deseado.

Los pueblos primitivos ya lo practicaban debido a variadas razones sociales, religiosas o personales. Algunas tribus hacían abortar a las mujeres que estaban amamantando para que el niño tuviera abundante suministro de leche, otras veces se practicaba para que el niño no naciera en la esclavitud y en otras por vergüenza cuando existía parentesco entre la pareja. A pesar de todo el aborto no era aceptado universalmente y ciertas tribus lo condenaban(1).

En sus inicios la Revolución Cubana mantiene la prohibición legal del aborto, pero las mujeres que deseaban interrumpir su embarazo, acudían  al aborto ilegal. Esto acrecienta las preocupaciones del Ministerio de Salud Pública al observar que se seguían produciendo abortos en deficientes condiciones higiénico – sanitarias y en ocasiones por manos de personal no especializado, aumentando considerablemente la mortalidad materna.

En 1965 las autoridades cubanas orientaron a las instancias de salud la realización del aborto inducido a toda mujer que lo solicitara y estuviera en tiempo para afrontar el mínimo de riesgos. Se reconocía así el derecho de cada mujer a decidir sobre el número de hijos que desea tener y el momento que quiera tenerlos.

Sin embargo las tasas de aborto muestran que los niveles más altos se concentran en los grupos de mujeres más jóvenes, de 20 – 24 años y menores de 20 años por este orden (2,3 ).

El adolescente enfrenta una serie de cambios biosociales y una de las preocupantes actuales es su actitud frente a la sexualidad y más específico el embarazo, esto conlleva al abandono de los estudios, dificultad para conseguir empleo, matrimonios forzados, y al enfrentarse a esta situación muchos adolescentes son aconsejadas a utilizar la alternativa del aborto.

La adolescencia y sus problemas es un fenómeno asociado al mundo actual y hay que tener en cuenta que el aborto en esta etapa de la vida constituye un serio problema actualmente.

La temática del aborto ha sido objeto de estudio de muchos especialistas de ciencias médicas, así como demógrafos, juristas y psicólogos. Pero el carácter repetitivo de esta práctica latente hoy en nuestro país, nos motiva a estudiar el tema en un nivel socio – cultural, teniendo presente que se considera el aborto como un “aspecto integral importante de los derechos reproductivos de la mujer”, por lo que este proceder no puede ser suprimido, por lo tanto, debemos contribuir a reducir su número y sus posibles consecuencias negativas sobre la futura salud reproductiva.

 Desarrollo

A diario concurren a los distintos centros  con atención ginecológica, adolescentes que solicitan interrumpir su embarazo. ¿A que se debe el aumento del aborto en la adolescencia? ¿Cuáles son los factores que inciden con mayor frecuencia en este hecho?  

m     Al igual que en los países desarrollados con elevados niveles de alimentación y salud, en nuestro país existe una tendencia a la reducción de la edad de la  menarquía.  Este proceso provoca el despertar temprano de necesidades sexuales biológicas y psíquicas en el individuo, que lo conduce paralelamente al arribo de la primera relación sexual precozmente. Proceso que no aparece acompañado de una suficiente educación sexual que pueda guiar al sujeto a la vivencia plena, responsable y consciente de estas experiencias(2,4,5).

m     Al abordar las expresiones psicológicas que acompañan a este problema podemos tener en cuenta varios aspectos, de ellos y en primer término, lo relacionados con el rol de género. Lo verbalizado y legalizado expresa que ser mujer no necesariamente implica ser madre y, sin embargo, el imaginario social conserva la idealización de la maternidad como meta de completud del rol femenino. Desde los juegos infantiles ser mamá es lugar de privilegio. Es posible que en la medida  en que avanza la adolescencia como confirmación de “ser mujer”, ella desee comprobar su posibilidad de quedar embarazada y quizás también compensar sensaciones de minusvalía o inseguridad propias de la etapa del desarrollo con aquello que todos  glorifican:  la maternidad;  sin pensar que aún su madurez no le permite asumir sin altísimo costo, lo que reclama de una mujer adulta. Por otro lado el varón no siente de igual forma su meta de realización en la paternidad adolescente,  pero si el hecho de  ser fértil, se asocia a ser “fuerte”(6,7).

m     Factores personales e interpersonales,  psicológicos y sociológicos, como podrían ser: poca satisfacción escolar, bajo rendimiento, malas relaciones familiares, presiones por parte de la pareja, creerse con suficiente madurez, inseguridad, deficiente comunicación entre padres y adolescentes, etc.

m     La concepción de la relación de pareja como una diversión, a partir de posturas un tanto primitivas, que contemplan solamente el aspecto sexual en dichos vínculos.

m     Anticoncepción inadecuada por falta de información sexual, barreras y dificultades al acceso de anticonceptivos, abandono de los métodos anticonceptivos, etc.

m     Influencia de los medios de comunicación: Poco se ha estudiado al respecto, sin embargo, sabemos que de unos años  para acá la información sexual más explícita se encuentra al alcance de los adolescentes en paneles y otros programa científico culturales, lo que hace que los adolescentes estén bombardeados de información sexual indiscriminada y si no tienen una base sólida conformada, por oportuna y adecuada que sea la información sexual puede confundirlos, pues son muy vulnerables en este etapa crucial de transición.

m     El embarazo constituye para la adolescente un evento no planificado con una relación débil de pareja, lo que determina una actitud de rechazo y por ende la lleva al aborto ya que desean alcanzar cierto grado de satisfacción personal antes de ser madres(8,9,10,11). 

Como vemos, sólo el primero de estos factores es de carácter biológico, el resto son factores sociales, sobre los cuales es posible actuar para modificarlos.

Por tanto corresponde a todos los factores de la sociedad colaborar en conjunto para disminuir o erradicar este problema de salud que nos golpea.

Por otro lado la mayoría de los embarazos en la adolescencia, son producto de una relación fugaz, casual, por satisfacer un deseo, un impulso casi animal, una relación desprovista de amor verdadero.

Es frecuente entre los jóvenes la confusión del deseo y el gusto, con el amor, propio esto de su inmadurez psicosocial. Por lo general el adolescente,  quien ya está apto biológicamente para la reproducción, no se encuentra maduro en lo psíquico, social y emocional para enfrentar ese proceso. Tal realidad, junto a otros factores, propicia relaciones pasajeras, carentes de amor, donde el continuo cambio de pareja es habitual, convirtiendo en riesgosas sus conductas sexuales. 

¿Y que papel juega el adolescente varón en esta problemática del aborto?

Generalmente vemos que la joven adolescente acude al aborto y ya ha roto la relación con su pareja.  Pero ¿qué pasa con el adolescente varón?. ¿Dónde queda el sentimiento de solidaridad, donde el apoyo incondicional que le debe a esa muchacha que está poniendo en peligro su vida con algo de lo que es también responsable?

Existe una tendencia egoísta del varón, por el no reconocimiento de su responsabilidad ante la concepción, así como por el criterio de sentirse con el derecho de exigir a su pareja una relación sexual no segura. Es decir existen actitudes machistas y prejuiciadas en nuestros adolescentes varones respecto a la anticoncepción y a la sexualidad(11,12,13,14).

Se plantea por muchos especialistas que una de cada dos interrupciones de embarazo podría evitarse con una mejor educación de la sexualidad.

La educación sexual debe ser desde la infancia, para propiciar las condiciones que permitan una sólida formación moral. Hay que hacerle conocer a los jóvenes las concepciones y valores que regulan la relación de pareja y que sobre todo debe estar presente el amor. En esto juegan un papel fundamental los padres.

Pero ¿qué papel juegan los padres en el aborto en la adolescencia?.

Tristemente la mayoría de las jóvenes no acuden a sus padres cuando sospechan un embarazo. La mayoría de las adolescentes piden consejos a sus amistades, que cargan con la inmensa responsabilidad de orientar a estos muchachos en esa delicada situación. Esto resulta, desde luego una decisión desafortunada, porque si nos atenemos a la lógica, el cúmulo de amistades que rodea a un adolescente habitualmente está conformado por otros adolescentes, los cuales pueden estar tan desorientados como ellos y, por lo tanto, no constituyen la fuente adecuada de instrucción para sus contemporáneos.

Ahora, ¿por qué no acuden a los padres?. La respuesta no es tan difícil, y a nuestro juicio, depende de dos elementos que pueden llegar a constituir un círculo vicioso.

En primer lugar, no existe una adecuada comunicación de los padres con sus hijas y; por otro lado, los padres muchas veces no saben cómo educar sexualmente a sus hijos.

Algunas veces ocurre que la información que le brindan a los adolescentes en relación con la sexualidad es inadecuada, pero en muchos casos ni siquiera se hace el intento, y entonces sucede que el tema sexo está borrado totalmente del arsenal  educativo con que cuentan los progenitores, y si los padres no hablan con sus hijos acerca de la sexualidad ¿como aprenderán?(15,16,17).

Para evitar que un día tengan que someterse a un aborto por un embarazo no deseado, primero se le debe enseñar al adolescente el momento propicio para iniciar las relaciones sexuales, instruirlos sobre anticoncepción, en fin, saber comunicarse con el adolescente, y sólo de esta forma lograrán que se comuniquen con ellos (los padres).

En estudios realizados en nuestro país acerca del papel de los padres en el aborto en la adolescencia, se ha demostrado que:

m     Tanto en las familias nucleares como en las extendidas, en pocas ocasiones se les orienta a las hijas sobre cuestiones referidas a la sexualidad. De la misma manera los padres resultaron incapaces de crear responsabilidades en los hijos desde pequeños, lo que quizás influyó posteriormente en cómo actúan estos últimos, ante el enfrentamiento de problemas que impliquen la toma de decisiones serias como el aborto.

m     Se ha observado un considerable deterioro de los rígidos esquemas de comportamiento que tradicionalmente la familia ha exigido.

m     La madre resultó ser la principal fuente de conocimientos sexuales para la hija dentro de la familia.

m     Continúa siendo el padre quien impone límites y respeto, y por tanto, la persona menos confiable para conversar sobre estos temas.

m     En todas las familias y dentro de ellas la interrelación madre - hija abortista, se vio permeada por problemas de desconfianza, desconocimiento de los conflictos emocionales, falta de solidaridad e insatisfacción por los vínculos establecidos. Esta limitaciones del proceso de comunicación familiar han provocado conductas inadecuadas de los hijos frente a la sexualidad.

m     Muchas de las adolescentes tienen a sus padres divorciados, y muchas veces también se produce el divorcio de los hijos simultáneamente a la separación de los padres.

Podemos inferir que la familia necesita ser orientada para poder realizar una educación adecuada a sus hijos que conduzca a la formación de valores necesarios para la vida, el matrimonio y el éxito del amor.

Lo mejor, para el desarrollo armónico e integral de los adolescentes es una sólida educación moral, una relación equilibrada y franca entre padres e hijos, una atmósfera de solidaridad y respeto en el seno familiar y en la escuela, incluyendo en este intercambio los aspectos que se relacionan con la sexualidad(11,18,19).

Si no se tiene en cuenta todo lo anteriormente mencionado, los adolescentes pueden responder incontroladamente a sus impulsos, por eso es responsabilidad de la familia y de la escuela ayudar en la orientación de las nuevas generaciones.

Cuba cuenta con muchos especialistas de diversas profesiones interesadas en el estudio de la sexualidad. Se aplican encuestas para dirigir con mayor efectividad los contenidos de las charlas y conferencias, se elaboran medios audiovisuales, folletos, libros, en fin, se han utilizado diversas vías para educar y elevar la preparación de la población y en especial de los adolescentes en relación con la sexualidad, pero en este empeño, no siempre se cuenta con un proceso de comunicación adecuada como vía efectiva que facilite realmente el aprendizaje y la comprensión de quienes participan. Las estadísticas y las investigaciones, confirman que los jóvenes poseen una deficiente información.

Recientemente se proponen metodologías participativas en la educación sexual, ya que desde la participación se pueden lograr cambios más efectivos en los sujetos.

Generalmente el adolescente no admite protecciones, ni limitaciones a su independencia, exige respeto a sus intereses, relaciones, opiniones. El mismo se caracteriza por su apasionamiento, irritabilidad, poco control de impulsos, inexperiencia. Pero el paso hacia la independencia, hacia la autonomía no aparece súbitamente, sino que es un proceso. La aplicación de una metodología de participación favorece la apropiación por el joven de nuevos conocimientos, la incorporación de nuevos puntos de vista y la posibilidad de reflexionar abiertamente en torno a lo que se siente y se vivencia, en el marco de un proceso educativo.

En el tratamiento de la sexualidad, como parte integrante de la personalidad, constituyen elementos esenciales la transmisión de conocimientos generales y de valores sociales encaminados a crear mejores premisas para llevar a cabo una vida en común, caracterizada por la responsabilidad, la consideración y el cuidado de la pareja, con lo cual se asegura una sexualidad sana, placentera, consciente y responsable(8,11).

Se impone ante todo y sin lugar a dudas, en primer lugar educar a los padres, para que éstos estén en mejores condiciones de orientar a sus hijos, y así evitar que un día tengan que enfrentar las desagradables consecuencias de un embarazo no deseado, con el consiguiente aborto(20).

La adolescencia, etapa entre dos crepúsculos, en la cual se transita de la infancia a la madurez, requiere de una atención especial,  es esencialmente una nueva fase de autonomización, de “desalienación” con relación a las viejas dependencias.   Constituye un cambio, un aprendizaje y un reto desde lo social, psicológico y biológico.

La introducción de un nuevo enfoque de trabajo con la implementación de la carpeta metodológica, está produciendo transformaciones en el pensamiento de todo el personal del sistema nacional de salud y particularmente en el fortalecimiento del nivel primario.

Estas transformaciones crean mejores condiciones para producir un cambio en materia de salud reproductiva y sexual, en el pensamiento y modo de actuar. En este nivel de atención los policlínicos desempeñan un importante papel en la integración de los programas y el control del desempeño profesional de los médicos y enfermeras de la familia, en la ejecución de acciones integrales dirigidas no sólo a la familia sino también a los individuos.

Con esto podemos favorecer un mejor nivel de salud general de la población y por ende, contribuir al desarrollo económico y social del país.  

 Bibliografía

1. Lugones Botell, M.; Díaz Rodríguez M. et. al.: Orígenes del aborto. Rev. Cubana MGI, Vol. IX, No. 1, Enero – Marzo 1993.

2. Navarro, María de los Angeles, Ramos,M: El aborto provocado desde una perspectiva sociológica.Rev Sexología y Sociedad; No 9 Enero-abril 1998.

3. Alvarez L,C: El aborto en Cuba: Aspectos jurídicos y médico-sociales: Rev Sexología y sociedad. Año 1. No 0, Noviembre 1994.

4. Contreras,J..M. y R. Hakkert: “ La  sexualidad y la formación de uniones”, en Diagnostico de salud sexual y reproductiva de adolescentes la América Latina y el Caribe, UNFPA, México,D.F., 2001.

5. Gupta,N: “Sexual initiation and contraceptive use among adolescent women in Northeast Brazil”, studies in Family Planing, 31(3),2000.

6. Género, mujer y salud en Las Américas. Publicación Científica  No. 54, OPS, 1993.

7. Fondo de Población de las Naciones Unidas: Reporte anual. Vivir juntos en mundos separados, 2000.

8. Peláez, J.: Adolescencia y sexualidad. Controversias sobre una vida que comienza, Ed. Científico-técnica , La Habana,1999.

9. MINSAP.  Manual de prácticas clínicas para la atención integral a la salud del adolescenteEditorial de Ciencias Médicas, La Habana 1999.

10. Peláez, J.: Adolescente embarazada: Características y riesgos. Rev. Cubana de Obstetricia y Ginecología, 1997, 23(1), 13 – 17.

11. Pelaéz, J: Adolescencia y Juventud desafíos actuales, Editorial Científico-Técnica,La Habana, 2003.

12. Peláez, J.; Rodríguez, Orlando, et. al.:Varón adolescente, responsabilidad sexual y anticoncepción. Rev. Sexología y Sociedad II, No. 8, Diciembre 1997.

13. Profamilia: Derechos sexuales y reproductivos de los de los varones, Panamá,1998.

14. Peláez,J: “ Salud reproductiva del adolescente” en Jorge Peláez: Ginecología infanto/juvenil: Salud reproductiva del adolescente, Ed. Científico-Técnica, La Habana, 1999.

15. Ortiz, Carlos; Rodríguez, Aldo: Papel de los padres. Aborto en la adolescencia. Rev. Sexología y Sociedad II, No. 6, Diciembre 1996.

16. Guerrero, Natividad: El valor de la educación sexual. Rev. Sexología y Sociedad. No. 2, Sep.  1995.

17. Alvarez, M. y otros: La familia cubana: Cambios, actualidad y retos, FNUAP, La Habana,1996.

18. IPPF: “ El derecho humano a la planificación familiar y a la salud sexual y reproductiva”, Boletín de IPPF,2000.

19. Family Health Internacional: “ Salud reproductiva  de los adolescentes”, Net work, 20 (3), 2000.

20. Programa Nacional de Atención Integral a la Salud de adolescentes, MINSAP, República de Cuba ,2000.

Instituto Superior de Ciencias Medicas de La Habana.

 Autores:

 Dra. Guadalupe Carballo Fernández

Especialista de Primer Grado en MGI

Profesor Asistente( Facultad “Dr. Salvador Allende”)

(Carvajal s/n e/ A y Agua Dulce

Teléfonos: 406571-72-73 Ext 1021)

Calzada del Cerro 1324 e/ C. Arango y Saravia

Email: lupecarballo@infomed.sld.cu

País: Cuba.

 

Dr. Luis Mauricio Cartaya  Brito

Especialista de Primer Grado en MGI

Profesor Asistente Facultad “Dr. Salvador Allende”

Hogar de Ancianos Juan Lefont

Calzada del Cerro 1415 e/ Patria y Auditor

Teléfonos: 8 704439- 8 704707

Email: mauro.cartaya@infomed.sld.cu

País: Cuba.

 

Dr. Rogelio Miguel Balado Sansón

Especialista de Primer Grado en Pediatría

Profesor Asistente Facultad “ Dr. Salvador Allende”

Carvajal s/n e/ A y Agua Dulce

Teléfonos: 406571-72-73 Ext 1005

País: Cuba.

 

Dra. María de los Angeles Díaz Castellón

Especialista de  Primer Grado en MGI

Profesor Asistente Facultad “Dr. Salvador Allende”

Policlínico Docente: Héroes de Girón

Amenidad y Cruz del Padre

Teléfonos: 8 788754

País: Cuba.

 

Articulos relacionados:
Palpitaciones
Resumen:
Las palpitaciones son un síntoma referido por los pacientes que notan una aceleración en los latidos del corazón. Se pueden sentir en el área del corazón, pecho, pero tam...
Manejo de la Resección Transuretral Endoscópica (R. T. U.) como parte del arsenal terapéutico en los tumores prostáticos. Resultados de la técnica (ppt)
Resumen:
Los usos más comunes de la RTU son: Técnica de rutina utilizada para 9 de cada 10 adenomas de próstata, Método de elección en los carcinomas, Difundido en los tumores ves...
Valores de referencia para la histidina en niños de 0-5 años en el municipio Cotorro
Resumen:
El interés en el metabolismo de la histidina y las enfermedades relacionadas con este metabolismo comenzó con el descubrimiento de la Histidinemia en 1961.
Obesidad:Aspectos patogénicos y estrategias terapéuticas (ppt)
Resumen:
La obesidad se puede definir como el exceso de tejido adiposo que se produce por la acumulación progresiva de grasa en sus reservorios, debido a un desequilibrio de la ho...
Comportamiento de la caries dental
Resumen:
Se realizó una investigación descriptiva y transversal para determinar el comportamiento de la caries dental en pacientes menores de 19 años que asistieron a la Clínica C...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©