Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Jorge Luis Borges: "La forma de la espada" (del libro Ficciones)

Resumen: El cuento está narrado en primera persona, por lo que el sujeto de la enunciación y el sujeto del enunciado son la misma persona. Y esta persona, como se descubre al final, es Borges. El autor se hace personaje, se recrea a sí mismo en la ficción.
14,923 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Manuel Munilla Terzy

El cuento está narrado en primera persona, por lo que el sujeto de la enunciación y el sujeto del enunciado son la misma persona. Y esta persona, como se descubre al final, es Borges. El autor se hace personaje, se recrea a sí mismo en la ficción.

El primer párrafo introduce al Inglés de la Colorada, el personaje que va a transformarse en un segundo narrador, cuyo discurso va a estar enmarcada por la del sujeto del enunciado (el personaje Borges). Este relato enmarcado (enunciado por el Inglés) se distingue claramente, por las comillas que lo encierran, del que lo enmarca.

"Le cruzaba la cara una cicatriz rencorosa: un arco (…) que de un lado ajaba la sien y del otro el pómulo. Su nombre no importa; todos en Tacuarembó le decían el Inglés de la Colorada (…)". Así comienza el cuento, con una cicatriz, y ya se intuye una relación con la espada del título. Luego del primer punto y coma, este misterio se disuelve para entrar en la descripción del personaje, basada al principio en rumores ("he oído que"), siguiendo con "no faltó quien dijera que" y con "dicen que", para terminar con la fuente legítima de su propio recuerdo sensorial: "(…) Recuerdo los ojos glaciales, la enérgica flacura, el bigote gris. (…) Es verdad que su español era rudimental (…)".

El narrador cuenta que estuvo obligado a refugiarse en los campos de "La Colorada" la última vez que recorrió los "departamentos del Sur", por una crecida del río Caraguatá. Creyendo inoportuna su visita, recurrió al patriotismo para congraciarse con el Inglés, su anfitrión, y elogió el espíritu de Inglaterra. Pero el Inglés, sin darse cuenta de que estaba revelando un secreto, dijo que era irlandés y no inglés. Después bebieron ron, y una vez borracho Borges mencionó la cicatriz. Así el Inglés decidió contarle la historia de su cicatriz, pero con la condición de "no mitigar ningún oprobio".

Aquí comienza el mencionado relato enmarcado de este personaje que deviene narrador –dentro de la ficción– de la historia de su cicatriz. Su historia se remonta hacia 1922, cuando conspiraba –como muchos otros– por la independencia de Irlanda. Una tarde les llegó un afiliado de Munster, "un tal John Vincent Moon". El Inglés lo describe como "flaco y fofo a la vez; daba la incómoda impresión de ser invertebrado". Discutiendo de noche, por las calles, los sorprendió un tiroteo. Se metieron en una calle de tierra, y un soldado les ordenó detenerse. El Inglés apuró sus pasos. Pero Moon no lo seguía, "la pasión del miedo lo invalidaba". Entonces derribó al soldado y mandó a su compañero que lo siguiera. Les dispararon, y una bala rozó un hombro de Moon, quien "prorrumpió en un débil sollozo".

Se hospedaban en la quinta de un general, que "abundaba en perplejos corredores y en vanas antecámaras". Cuenta que tenía un museo y una biblioteca, con libros y "cimitarras de Nishapur, en cuyos detenidos arcos de círculo parecían perdurar el viento y la violencia de la batalla". Se repite la palabra "arco" de la primera frase del cuento, y se mencionan "cimitarras", que son sables curvos. La relación entre "la forma de la espada" y la cicatriz en forma de arco se estrecha ahora con la aparición de las cimitarras. Datos sueltos característicos del género policial, que cobran importancia recién al final del cuento.

Al día siguiente los esperaban sus compañeros, y Moon "conjeturó que tenía fiebre" a partir de la superficial herida. "Su cobardía era irreparable".

Pasaron nueve días. "El décimo la ciudad cayó en poder de los Black and Tans". El Inglés había salido, y al volver escuchó que Moon hablaba por teléfono y lo delataba, indicando que lo arrestaran a las siete, cuando él volvería. Persiguió al delator por corredores y escaleras (que Moon conocía mejor que él). Lo acorraló "antes de que los soldados lo detuvieran" y de una panoplia arrancó un alfanje (que es un sable curvo). "Con esa media luna de acero le rubriqué en la cara, para siempre, una media luna de sangre. Borges: a usted que es un desconocido le he hecho esta confesión. No me duele tanto su menosprecio".

En esta última cita se descubre lo que luego se aclara en la penúltima oración del cuento, cuando el Inglés dice: "Yo he denunciado al hombre que me amparó: yo soy Vincent Moon". Y también se descubre la identidad del personaje que escucha la historia: Borges autor se hace personaje.

Después el Inglés cuenta que Moon (él mismo) "vio fusilar un maniquí por unos borrachos". Y huyó al Brasil, que es donde se encuentran los interlocutores en el presente narrativo.

Si se observa detalladamente, después de una segunda lectura pueden rastrearse huellas que delatan la vicaría en la historia que el Inglés le cuenta a Borges. Ya antes de comenzarla le pone la condición de no mitigar ninguna circunstancia de infamia. Enseguida cuenta los destinos de sus compañeros entre los cuales uno, "el que más valía, murió en el patio de un cuartel, en el alba, fusilado por hombres llenos de sueño". No es explícito, pero es lícito pensar que es el mismo "maniquí" que Moon vio fusilar "por unos borrachos", en la plaza, la tarde en que huyó al Brasil. Si era un maniquí, entonces ya estaba muerto, y no hacían más que practicar puntería con el cuerpo del hombre que habían matado en el alba aquellos "borrachos", "hombres llenos de sueño". Cabe aclarar que el Inglés, luego de haber caído la ciudad, cuenta haber visto "tirado un cadáver, menos tenaz en mi recuerdo que un maniquí en el cual los soldados interminablemente ejercitaban la puntería, en mitad de la plaza". De allí la relación anteriormente desarrollada. Además, el nombre Moon, que significa "luna" en inglés, alude al reemplazo, al reflejo de una luz que es del sol y no de la luna como se podría suponer erróneamente.

Luego del episodio del soldado, la "descarga de fusilería" y la herida de bala en el hombro de Moon, el Inglés cuenta que regresaron a la quinta: "Entramos (creo recordar) por los fondos". El paréntesis es una huella de la traslación que hace el Inglés (Moon) por el traicionado. No se entiende que el sujeto del enunciado, en el relato enmarcado, tenga borroso el momento en que regresaron; en cambio sí sería lógico que le pasara a Moon, luego del trauma que sufrió. Entonces ese "creo recordar" es un error cometido por el Inglés mientras se esforzaba por ponerse en lugar del traicionado.

Al ponerse en la piel del traicionado, durante su relato el Inglés se retrató a él mismo, al traidor Moon. Así se describe como "flaco y fofo a la vez" (contrastando con la "enérgica flacura" que le adjudica Borges), como cobarde y miedoso. En un párrafo de su discurso, el Inglés dice:

"(…) Me abochornaba ese hombre con miedo, como si yo fuera el cobarde, no Vincent Moon. Lo que hace un hombre es como si lo hicieran todos los hombres. Por eso no es injusto que una desobediencia en un jardín contamine al género humano; por eso no es injusto que la crucifixión de un sólo judío baste para salvarlo. Acaso Schopenhauer tiene razón: yo soy los otros, cualquier hombre es todos los hombres, Shakespeare es de algún modo el miserable John Vincent Moon".

Así justifica –con la alegoría de Adán y Eva "en un jardín" y con la crucifixión de Jesús– su identificación (hasta ese momento no revelada) con el héroe, siendo traidor, y también la del traicionado con el cobarde.

 

Manuel Munilla Terzy

manuelmt@yahoo.com

Análisis Literario

Articulos relacionados:
Análisis de las figuras femeninas del Poema de mio Cid
Resumen:
El Poema de mio Cid es el primer monumento literario escrito en lengua castellana y pertenece a la poesía épica, caracterizada por la oralidad, un estilo alto, un lenguaj...
La Identidad Latinoamericana
Resumen:
La primer pregunta que nos podemos plantear es: ¿ es Latinoamérica un continente diferenciado?. Esta interrogación corresponde a uno de los debates más importantes dentro...
La evaluación: una cuestión polémica en la enseñanza -aprendizaje del Español como segunda lengua
Resumen:
¿Cuántas veces el profesor ha tropezado con una desilusión, al valorar de positivo a un estudiante y comprobar en una situación distinta que el alumno no puede dar res...
Augusto Roa Bastos: En el principio todo era ya afín
Resumen:
Poeta auténtico, autor de medulares ensayos, novelas y crónicas, su faena de transmisor de símbolos ha ganado un espacio en la conciencia de los hombres.
Cervantes y la lengua española
Resumen:
Si vamos a hablar de dos grandes siglos para la cultura hispánica, y en especial, para la literatura y la lengua españolas, tenemos que referirnos a los siglos XVI y XVII...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©