Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Enfoque cultural de la educación desde la obra de José Martí

Resumen: La educación tiene la misión de preparar al hombre para comprender y transformar la realidad en que vive, para lo cual es necesario dotarlo de amplios conocimientos y habilidades contenidos en la cultura acumulada. La llegada al siglo XXI con un mundo globalizado bajo el signo del neoliberalismo como tendencia hegemónica, impone con carácter prioritario profundizar en el enfoque cultural de la educación.
3,571 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Guillermo Paumier Labaceno y Lic. Iliana Isabel Durán Terrero

Resumen

La educación tiene  la misión de preparar al hombre para comprender y transformar la realidad en que vive, para lo cual es necesario dotarlo de amplios conocimientos y habilidades contenidos en la cultura acumulada. La llegada al siglo XXI con un mundo globalizado bajo el signo del neoliberalismo como tendencia hegemónica, impone con carácter prioritario profundizar en el enfoque cultural de la educación.

 La relación entre educación y cultura está en su confluencia, siendo la escuela la institución social que favorece y comparte la responsabilidad de enriquecer la experiencia social de del sujeto. Además de ser el escenario donde se recontextualiza la cultura, puesto que la educación  media entre la cultura y el sujeto.

  

Introducción

La creciente globalización de las relaciones económicas, políticas y culturales, condiciona una progresiva interdependencia entre todos los países. Ya no existe región alguna del planeta que pueda retraerse del resto del mundo. La educación no está la margen de estos procesos.

 

Uno de los fenómenos más significativos de los últimos tiempos es la  transformación paulatina de nuestra visión del mundo y de nuestras identidades culturales.  Los contactos interculturales han caracterizado el desarrollo de la humanidad. Lo nuevo hoy, es su sistematización, al punto de  viabilizar una interacción instantánea, en tiempo real.

Las autoridades educativas y los educadores, deben ser sensatos y asumir que el siglo XXI ya se ha iniciado, el mundo evidencia  constantes cambios y transformaciones,  los  acontecimientos que ocurren en un lugar revelan sus vínculos y nexos con los acontecimientos que se presentan en lugares remotos y distantes.

Estas realidades plantean a los educadores nuevos retos e interrogantes en su quehacer diario:

1.      ¿Qué educación desarrollar en nuestras escuelas?

2.      Están los educadores preparados para enfrentar las nuevas demandas educacionales?

3.      ¿Está la educación aportando los modelos  adecuados para que los jóvenes de hoy puedan el día de mañana enfrentar de manera efectiva el mundo  complejo, contradictorio y cambiante que nuestra generación les está construyendo.?

4.      ¿Qué necesita hacer la educación para que pueda procederse a una globalización responsable, consciente, solidaria, con respeto a las culturas nacionales, a la naturaleza, a  los seres humanos y con esperanza para las generaciones del futuro?

 

Desarrollo

La actual  globalización neoliberal denominada por algunos autores  darwinista, ha profundizado la grita entre el Norte y el Sur, los ricos y los pobres, los que pueden aprender y  los que no, los blancos y los negros, el hombre y la mujer, el derroche frente a la crisis de lo elemental para vivir, todo ello con incidencia en la educación.

Considerar el proceso educativo simplemente de manera utilitaria y pragmática,  como un medio para alcanzar fines inmediatos y a corto plazo, sobre todo en el mercado laboral y la vida económica ha dejado de ser su único propósito. Más allá del desarrollo económico, la educación debe servir para promover el desarrollo humano, para mejorar y enriquecer su vida. En consecuencia, uno de sus  principios fundamentales debe ser aprender a conocer. "[…] no hay mejor sistema de educación que aquel que prepara al niño a aprender por sí." ([1])

Más allá de la preparación del joven para integrarse al trabajo, es tarea esencial de la educación contribuir al desarrollo total de cada individuo físico y  espiritual, inteligencia, sensitividad, sentido estético, responsabilidad personal, y espiritualidad.

El ser humano es más que una simple fuerza de trabajo, su desarrollo pleno como tal debe ser un objetivo esencial de todo proceso educativo, que permita su realización  plena como miembro de una familia, de una comunidad, de una cultura o una sociedad.

La educación puede ser vista como un proceso de transmisión cultural, de asimilación o adquisición de la cultura, que trasciende hasta la transformación y creación. Obra  sobre el hombre condicionando en muchos casos su forma de ser, comunicarse y aprender.

La educación según e Freinet (1995), no es una fórmula de escuela sino una obra de vida, ratificando el carácter cultural por excelencia de la misma. Similar posición asume Nassif (1984) al considerar  que acercarse a la educación con el enfoque culturalista es encontrar íntima naturaleza.

El hombre es un ser natural, pero a la vez y por excelencia un ser cultural, modificado, modificador y creador de escenarios culturales.

Según (Savater, 1997) hay  que nacer para humano, pero sólo llegamos plenamente a serlo cuando los demás nos contagian su humanidad. De lo anterior se infiere que el hombre necesita ser humanizado, pero de un modo consciente, para lo cual   la principal vía tiene que ser la educación, sustentada en todos los valores culturales creados por generaciones precedentes.

El concepto de cultura implica tanto la realidad estructurada del ser social como el patrón de organización para su existencia. La educación debe promover la conservación de las culturas y valores nacionales y el respeto a la de otros pueblos, debe ampliar el conocimiento de las diversas culturas en su devenir histórico, combatir los prejuicios y la xenofobia, y preparar a los jóvenes para la vida en común y en la diversidad. En consecuencia aprender a vivir juntos.

La idea del aprendizaje a lo largo de toda la vida como un principio rector  para la educación del siglo XXI, sugiere una interdependencia mayor entre la sociedad, y los sistemas educativos tanto formales como informales, que permitan al individuo proyectar con mayor flexibilidad el  curso de su  vida, aprovechar las oportunidades y posibilidades que se le presentan y comprender la realidad en que  viven.

El próximo futuro está requiriendo un fortalecimiento de la dimensión humanista de la educación, como proceso que incluye un conocimiento de la historia  del hombre, de la ciencia,  el estímulo de la imaginación, la primacía de las relaciones interpersonales, el dominio de ciertos lenguajes, la educación de los sentimientos y la  conducta humana.

Toda  educación se sitúa dentro de una cultura, a esta concepción pertenece la psicología histórico-cultural inaugurada por Vygotski, que rechaza el  cognitivismo,  que no tiene en cuenta  el contexto  social.

 El enfoque Vygotskiano concibe el desarrollo individual como una construcción cultural, que se realiza a través de la socialización, en el contexto de una determinada cultura mediante la realización de actividades sociales.

En la obra martiana se deslindan importantes ideas asociadas al enfoque cultural de la educación, que en el actual  contexto adquieren singular importancia.

 

        I.      Educar acorde a la época, tomado en consideración el desarrollo integral de la sociedad

La educación debe dar respuesta a las exigencias y demandas sociales de cada época.“Es criminal el divorcio entre la educación que se recibe en una época, y la época.”([2])

Visto el problema desde esta óptica, los sistemas educativo tienen la responsabilidad social de contribuir a la formación del modelo de hombre que la sociedad demanda en cada contexto, expresado por Martí en los siguientes términos:   

“La educación tiene un deber ineludible para con el hombre,-no cumplirlo es crimen: conformarle a su tiempo- sin desviarle de la grandiosa y final tendencia humana. Que el hombre viva en analogía con el universo, y con su época […]” ([3]) 

 

      II.      Carácter integral de la educación

La educación desde la perspectiva martiana tiene  que lograr los propósitos siguientes:

v     depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido”

v     hacer de cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive”

v     “ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote”

v     “preparar al hombre para la vida”

Estas aspiraciones educativas requieren de políticas que favorezca desde el punto de vista práctico la implementación de modelos educativos renovadores,  flexibles y democráticos, que propicien mayor equidad,  justicia social y oportunidades para todos. "[…] no hay ninguna razón para que el rico se eduque, y el pobre no,[…]”([4])

La realidad de muchos pueblos latinoamericanos y de otras dimensiones del universo está muy distante de estas pretensiones martianas, planteadas hace más de un siglo. Los 140 millones de niños pobres, los 852 millones de hambrientos, los 860 millones de analfabetos adultos y  los 120 millones de niños que en edad escolar no asisten al escuela en le mundo, una buena parte de ellos pertenecen a América Latina, no podrán flotar sobre su tiempo e inevitablemente se hundirán en el sin poder salir a flote.

¿Qué podemos hacer los educadores ante esta pavoroso realidad?   

Los problemas de masas requieren soluciones de masas, Cuba ha encontrado un  modelo educativo factible para un país subdesarrollado de escasos recursos que  posibilita una educación  masiva  con un profundo    carácter cultural, que se amplia en las actuales circunstancias con la pretensión de lograr en todo nuestro pueblo una Cultura General Integral con profundas bases humanistas y sentido  de identidad.

 

    III.      Defensa de la identidad cultural

La  educación tiene que ser un medio para que el hombre se abra al mudo, pero a la vez  permitir la conformación de una identidad cultural nacional e individual  propia, evitando las consecuencias de modelos educativos estrechos y esquemáticos.

En la actualidad se revelan diferentes tendencias en  los modelos educativos  con enfoques culturales, de un lado,  entre los que pretenden homogenizar una cultura se encuentran  los   asimilacionistas, segregacionistas y compensatorios que no toman en consideración los elementos particulares de cada cultura. 

El modelo educativo asimilacionista por solo  referirnos a este ejemplo, plantea que para  poder  participar plenamente en la cultura nacional, los alumnos de minorías étnicas deben ser conducidos a liberarse de su identidad étnica, pues de lo contrario sufrirán retraso en su carrera académica.

Muchos de estos modelos avivan las contradicciones étnicas, raciales y sociales en sentido general y promueven la destrucción de las particularidades identitarias culturales.

Algunos  docentes, guiados por una enseñanza tradicional y estrecha, consideran que la cultura originaria que llevan consigo los grupos  minoritarios entorpece una buena “integración” en la escuela y   la sociedad.

En esta perspectiva, los elementos culturales de los grupos  minoritarios son vistos como interferencias  en el desarrollo escolar y social, por lo que lo más conveniente según algunos criterios, no compartidos por los autores, es excluirlos del currículo y la vida de la escuela o incluso- prohibirles su acceso.

Este modelo asimilacionista pretende imponer a determinados grupos étnicos y sectores sociales, culturas exógenas siguiendo patrones tradicionalistas.

Ya  abril de 1886, A. Sutherland, Secretario General de la Iglesia Metodista de Canadá, explicita  en una carta uno de los objetivos que tenían las escuelas-misión en Estados Unidos y Canadá para estudiantes indígenas, en la que señala:

“La experiencia nos demuestra que el único camino en el que los indios pueden superarse y civilizarse, es arrancándolos de sus ambientes familiares y manteniéndolos alejados de sus hogares un tiempo suficientemente largo de manera que puedan adquirir aquellos hábitos de orden, trabajo y esfuerzo sistemático, que nunca aprenderán en sus casas[…] El regreso a sus hogares, aunque sea temporal, tiene efectos nocivos, incluso después de uno o dos años de alejamiento, y puede dar como resultado la pérdida de todos los valores adquiridos[…]([5])

Desde el punto de vista pedagógico estos modelos educativos mueven a los alumnos pertenecientes a grupos minoritarios a tener que optar o bien por un rechazo de sus raíces culturales, para asimilar una impuesta o resistir conflictivamente a la cultura institucionalizada por la escuela.

Otra tendencia relativa al enfoque cultural de la educación es la   integracionista,  identificada con la interdependencia entre grupos de diversas culturas, con capacidad de confrontar e intercambiar normas, valores, modelos de comportamientos, en postura de igualdad y de participación. Hay autores que agregan el término pluralista, para resaltar que una integración así, respeta y potencia la existencia de grupos culturales distintos dentro de la sociedad.

Pretenden crear una cultura “común” que recoja las aportaciones de todos los grupos étnicos y culturales, generó en los Estados Unidos el modelo de melting pot, en el cual se concibe América como una nación en la que todas las diferencias étnicas se funden en una sola entidad nacional que es superior a todas ellas por separado, con la supuesta  pretensión de mantener la coexistencia y el equilibrio entre las culturas minoritarias y ofrecer lo mejor de la cultura dominante para todos.

Lo anterior  resulta ser una falacia que camufla la ideología asimilacionista, con frecuencia  los  grupos culturales tienen que renunciar a sus características étnicas, para poder participar plenamente en las instituciones sociales, económicas y políticas de la nación.

Martí no priva al hombre de la cultura universal, por en contrario la considera un factor esencial en la vida de cualquier nación, pero le atribuye a los factores  nacionales una connotación extraordinaria, al respecto refiere: “La universidad europea ha de ceder a la universidad americana. La historia de América,  de los incas acá, ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria […] Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser  el de nuestras repúblicas”. ([6])

En el modelo educativo martiano la cultura es un medio para lograr justicia y equidad social Ser culto es el único modo de ser libre” ([7]).  De manera que el problema educativo no es  conseguir la aceptación de la diversidad cultural en sí misma,  El problema educativo central, está  en como educar las actitudes sociales necesarias para que se evite la utilización de la diversidad cultural como pretexto y legitimación de la exclusión social.

CONCLUSIONES

 

En sentido general podemos concluir que  la concepción educativa martiana en contraposición a los modelos valorados engloba una amplia formación cultural en todos los terrenos de la actividad universal de los hombres y pretende propiciar  la formación y fortalecimiento desde la escuela y en la sociedad de valores humanos como  igualdad, respeto, tolerancia, pluralismo, solidaridad y responsabilidad social; reconocimiento del derecho personal de cada alumno a recibir la mejor educación diferenciada; reconocimiento positivo de las diversas culturas y lenguas y de su necesaria presencia y cultivo en la escuela; atención a la diversidad y respeto a las diferencias; no segregación en grupos aparte; lucha activa contra toda manifestación de racismo o discriminación; intento de superación de los prejuicios y estereotipos.

 

BIBLIOGRAFÍA

1.      AGUADO ODINA, T. Formación para la ciudadanía, en Cuadernos de Pedagogía, 2002, p 16-19.

2.      ÁLVAREZ, A. Hacia un currículo cultural. La vigencia de Vygotski en la educación. Madrid: Fundación Infancia y Aprendizaje.1987.

3.      BARTOLOMÉ, M. Identidad y ciudadanía. Un reto a la educación intercultural. Madrid, Narcea. 2002

4.      CASTELLS, M. La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Madrid, Alianza.1996.

5.      DELORS, J. La educación encierra un tesoro. Informe de la UNESCO de la Comisión Internacional sobre educación. Madrid, Santillana. 1996:

6.      FAURE, E. Y otros. Aprender a ser. La educación del futuro. Madrid, Alianza. 1972.

7.      FREIRE, P. A la sombra de este árbol. Buenos Aires, Roure. . 1997.FREINET. Celestin. Parábolas para una pedagogía popular. Planeta Agostín. Barcelona. 1995.FRIEDMAN, T. The Lexus and the Olive Tree: Understanding Globalization. NewYork, Farrar Straus Ginoux. 1999.

8.      FREINET. Celestin. Parábolas para una pedagogía popular. Planeta Agostín. Barcelona. 1995

9.      GALEANO, E. Patas Arriba. La Escuela del mundo al revés. Madrid, Siglo XXI. 1998

10. JOHONSON, Henry. En: Memoria del Congreso internacional sobre el problema de los valores. San José. Costa Rica. 1995.

11. Gimeno, J. Educar y convivir en la cultura global. Cap. 5 Editorial Morata, Madrid. 2001

12. MARTÍ PÉREZ, JOSÉ. Obras Completas. Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 1975, 

13. MARTUCCELLI, D. (2002): «¿El problema es social o cultural?», en Cuadernos de PEDAGOGÍA, 315;  p.12-15.MARC Edmond y Picard Dominique. La interacción social. Paidos. Barcelona. 1992.

14. MORENO Castañeda Manuel. Modos y medios de aprender. Conferencia. V Encuentro Internacional de Educación a Distancia. Universidad de Guadalajara 1996.

15. NASSIF, Ricardo. Teoría de la Educación. Kapeluz. Madrid. 1984.

16. Savater, Fernando. El valor de educar. Instituto de estudios educativos y sindicales de América, CEA-SNTE : México. 1997.

17. UNED. Memoria del Congreso Internacional sobre el Problema de los Valores. San José. Costa Rica. 1995.

 

Autores: Lic. Guillermo Paumier Labaceno.

               Lic. Iliana Isabel Durán Terrero.

 

Email:  gpaumier@ispgt.rimed.cu

 

Universidad Pedagógica”Raúl Gómez García” de Guantánamo. Cuba  

abril del 2005


[1] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial  Ciencias Social. La Habana.1975. T8 P. 421

[2] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 1975. T8 P. 281

 

[3] Martí Pérez, José. Obras Completas,  Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 1975.T8 P. 430

[4] Martí Pérez, José. Obras Completas,  Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 1975.T19 P. 375

[5] Citado en Marina Lovelace, Educación multicultural. Lengua y cultura en la escuela plural (Madrid: Escuela Española, 1995, P 47.

 

[6] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 1975. T6 P18

[7] Martí Pérez, José. Obras Completas, Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 1975. T8 P289

Articulos relacionados:
La propuesta de un Diseño de Ayudas para la familia del niño con Parálisis Cerebral (1999)
Resumen:
Es indiscutible que aunque se han logrado progresos en el trabajo de orientación y preparación con las familias de los niños y las niñas con NEE, en Cuba, este es aún ins...
Adolescentes y Adultos como sujetos de aprendizaje
Resumen:
Por adolescencia solemos entender la etapa que se extiende desde los 12/13 años hasta aproximadamente el final de la segunda década de la vida (18/19 años). Se trata de u...
Principales regularidades de los planes de estudio que han caracterizado el proceso de formación de profesionales técnicos en la especialidad de mecánica de taller desde 1980 hasta la fecha actual
Resumen:
En cada etapa se pone al descubierto la concepción que se siguió para diseñar el perfil ocupacional y el plan de estudio, lo que permitió determinar las regularidades pri...
La simulación computarizada en el proceso de enseñanza aprendizaje de Electronica
Resumen:
La explotación de los nuevos medios técnicos, frutos de la actual revolución científico–técnica, deviene necesidad para optimizar el proceso de aprendizaje de los estudia...
La preparación laboral: Una perspectiva para un futuro mejor
Resumen:
A modo de introducción. En algunos países estas reformas son. ¿Cuáles son en el mundo las proyecciones futuras de la Educación Laboral que se deben tener en cuenta en cad...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©