Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Vigilando los suelos del Cono Sur

Resumen: El Seminario Internacional de Indicadores de Calidad de Suelos realizado entre el 20 y el 22 de abril en el INTA Marcos Juárez profundizó la inquietud e iniciativa de las instituciones oficiales vinculadas al manejo del suelo en el Cono Sur por evaluar indicadores de sostenibilidad para monitorear la productividad y conservación de los suelos en el marco de un proceso de agriculturización con balances de nutrientes decrecientes y avance del monocultivo de soja.(V)
2,297 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Andres Del Pino

INTA y PROCISUR realizaron un seminario internacional en Marcos Juárez

El Seminario Internacional de Indicadores de Calidad de Suelos realizado entre el 20 y el 22 de abril en el INTA Marcos Juárez profundizó la inquietud e iniciativa de las instituciones oficiales vinculadas al manejo del suelo en el Cono Sur por evaluar indicadores de sostenibilidad para monitorear la productividad y conservación de los suelos en el marco de un proceso de agriculturización con balances de nutrientes decrecientes y avance del monocultivo de soja.

Entre los días 20 y 22 de abril se realizó en el INTA Marcos Juárez el Seminario Internacional de Indicadores de Calidad de Suelo organizado por el INTA y el Programa Cooperativo para el Desarrollo Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (PROCISUR) con la asistencia de 150 profesionales especializados de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Teniendo como temas clave los indicadores de sostenibilidad en suelos bajo siembra directa y  los problemas de implantación y emergencia de cultivos en ese sistema, este seminario tuvo como objetivos identificar indicadores de calidad y sostenibilidad en sistemas de producción con siembra directa permanente en monocultivo de soja, rotaciones agrícolas y rotaciones agrícolas ganaderas, discutiéndose su homologación. Se presentaron experiencias de los países del Cono Sur relacionadas a temas como erosión hídrica, materia orgánica, balance de nutrientes, infiltración, condiciones físicas, indicadores biológicos, productividad, etc. Se analizaron además los problemas derivados principalmente de la compactación y densificación del suelo que dificulta y demora la implantación y las primeras etapas del desarrollo del cultivo, identificando los suelos y principales sistemas productivos con esta problemática.

 

Luz roja en nutrientes

Según el Dr. Roberto Díaz, directivo del PROCISUR y coordinador del proyecto “Consolidación y valorización de la sostenibilidad de sistemas agrícolas productivos bajo siembra directa”, el Cono Sur enfrenta un enorme desafío de encontrar alternativas de diversificación productiva frente a la monoculturización creciente liderada por el cultivo de soja. En ese aspecto, destacó que “el crecimiento productivo da oportunidad a los sectores de producción, investigación y transferencia de pensar propuestas de mediano y largo plazo que permitan reorientar el sendero productivo actual anticipando los problemas futuros”. Llamó la atención Díaz respecto a los balances de nutrientes “muy negativos” que presentan la mayor parte de los sistemas productivos dominantes en la región. “El balance negativo de carbono y nitrógeno es especialmente preocupante por sus efectos indirectos y es allá donde el éxito económico y productivo de los abonos verdes y las pasturas plurianuales con leguminosas puede desempeñar un gran rol mejorando la sustentabilidad”, remarcó.

Explicó Díaz que en la región, en menos de cuarenta años, creció de 20 a 65 millones de hectáreas la agricultura en granos, incorporando más de un millón de tierras vírgenes por año. “Prácticamente todo ese crecimiento a partir de los 70 responde al incremento del cultivo de soja, ya que en cuarenta años el área cultivada aumentó en un 320% mientras que el área agrícola de todo el mundo lo hizo en un 15% en el mismo período”.

Calificó  al seminario en Marcos Juárez como “una oportunidad inmejorable porque siendo conscientes del proceso de intensificación agrícola en toda la región del cono sur para lo cual el PROCISUR que es un organismo que coordina a los “intas” de cada uno de los seis países, podemos desarrollar estos temas y procurar tener un lenguaje común para tener un adecuado seguimiento de la sostenibilidad de los suelos y analizar indicadores que sean sensibles y nos revelen lo que está pasando para poder tomar las precauciones en materia de sistemas de producción y de tecnología que estamos empleando. Por otra parte, el INTA Marcos Juárez es el lugar más pertinente dado que es quien tiene la experimentación más antigua y de más largo plazo de toda Latinoamérica en materia de siembra directa, un experimento ejemplar que marcó una vanguardia con lucidez para proponerlo hace tanto tiempo”.

Sobre el tema balance de carbono, el Ing. Carlos Galarza, del INTA Marcos Juárez, apuntó que la producción agrícola pampeana argentina posee herramientas fundamentales para transformar los suelos en eficientes destinos del dióxido de carbono atmosférico. “La siembra directa, la fertilización y la combinación de gramíneas y leguminosas de alta producción de rastrojos pueden generar un incremento del carbono orgánico del perfil del suelo. Considerando sólo el horizonte superficial, la directa en pocos años de cultivos con abundantes residuos produce aumentos de materia orgánica. Para que este incremento se dé en todo el perfil del suelo, al incremento de rastrojo debe sumársele un balance de nitrógeno sin pérdidas de significación”, calificando de igualmente importante este nutriente como al carbono, que en suelos en equilibrio deben mantenerse una relación constante. “Si las extracciones con las cosechas dejan balances negativos de nitrógeno, de poco sirve producir grandes volúmenes de rastrojo”, sostuvo Galarza.

Un trabajo presentado en el seminario por otros técnicos del Area Suelos del INTA Marcos Juárez estima que durante los últimos 100 años los suelos pampeanos han perdido el 50% de su contenido original de carbono y nitrógeno orgánicos, apuntando la preocupación existente sobre la sustentabilidad de los sistemas agrícolas intensivos en el largo plazo, aún contándose con los beneficios del sistema de siembra directa. Al respecto, los ensayos de la Estación Experimental Marcos Juárez –de 30 años de antigüedad- en los cuales se comparan distintas rotaciones de cultivos anuales y perennes con sistemas de labranzas convencionales y siembra directa, indican claramente que los contenidos de C y N orgánicos tienen niveles superiores cuando se utiliza siembra directa, incrementándose más aún la diferencia frente a labranza convencional cuando la rotación incluye una combinación de gramíneas con leguminosas (maíz-soja, sorgo-soja, trigo/soja-maíz). A la vez los contenidos más altos de esos nutrientes naturales fueron encontrados en las rotaciones agrícola ganaderas donde se utilizan pasturas de alfalfa y se maneja el ciclo agrícola con siembra directa.

 

 Indicadores

Especialistas de Uruguay presentaron un  trabajo sobre al efecto de las rotaciones y el laboreo en la calidad del suelo, en tarea conjunta del INIA La Estanzuela con las experimentales argentinas del INTA de Balcarce y Marcos Juárez, analizando el impacto con la utilización de indicadores tradicionales como carbono orgánico y nitrógeno total y nuevos como potencial de mineralización de nitrógeno por incubación anaeróbica, y carbono  y nitrógeno en la materia orgánica particulada. “Los indicadores son elementos necesarios para  ver cómo se están haciendo las cosas y no tener que esperar treinta años para darse cuenta qué anduvo mal”, sintetizó el Ing. Alejandro Morón (INIA La Estanzuela, Uruguay) dando dimensión al objetivo principal del Seminario. “De esta manera uno puede anticiparse midiendo determinados aspectos del suelo para ver si el sistema de producción utilizado y el manejo están funcionando correctamente según lo que le está pasando al suelo. 

Tradicionalmente el indicador utilizado es la materia orgánica, que es particular para cada suelo no habiendo un valor único, pero este indicador no tiene mucha sensibilidad, se necesitan muchos años  acumulados de determinado manejo para poder ver que va decreciendo o aumentando o se encuentra estable. Junto con el INTA Marcos Juárez en los ensayos que cumplen ahora 30 años medimos y evaluamos nuevos indicadores más sensibles comparando resultados aquí y en Uruguay encontrando que efectivamente existen herramientas nuevas que detectan más rápido los cambios”.

Otros trabajos estuvieron relacionados a la siembra directa y el uso de parámetros microbiológicos como bioindicadores para evaluar la calidad del suelo y la sustentabilidad de los agroecosistemas (Brasil), el mejoramiento de la formación de micorrizas nativas y su posterior efecto sobre el cultivo de soja en el aprovechamiento eficiente del fósforo disponible (Paraguay), degradación y recuperación de condiciones de suelos del sur cordobés (Río Cuarto), consecuencias del tránsito de equipos en húmedo sobre el suelo bajo siembra directa (INTA Roldan y Oliveros), siembra directa en Chile, compactación y cambios en la densidad aparente del suelo (Bolivia) y problemática en la implantación en el sur de Brasil, y la selección de indicadores de calidad para la región pampeana y avances en la aplicación de un sistema de información geográfica (INTA Castelar).

Según el Ing. Hugo Marelli, Coordinador del Area Suelos y Producción Vegetal del INTA Marcos Juárez y del Seminario, el aumento de la población mundial seguirá creando en el futuro una gran presión sobre el recurso suelo para la producción de alimentos, “y esta demanda requerirá en el futuro un alto nivel de productividad del suelo, la adición de nuevas tierras y la restauración de suelos degradado”. Apunta además Marelli que “la agricultura sustentable en perspectiva de los próximos años deberá contemplar las fortalezas y debilidades del agroecosistema y el uso de prácticas de manejo que respeten las características específicas de cada suelo, y para ello los indicadores de calidad deben ser medidos especialmente a través de la evaluación de las propiedades físicas, químicas y biológicas y los cambios que generan los distintos tipos de manejo, teniendo en cuenta los principios de productividad, sustentabilidad y calidad ambiental”.

 

A 30 años de una idea

Durante la realización de este seminario también se conmemoraron los 30 años del comienzo de los trabajos de siembra directa en el INTA Marcos Juárez por parte del Área Suelos y Producción Vegetal. Estos ensayos -que continúan desarrollándose en la actualidad- son los más antiguos del país y posiblemente de América del Sur y son referente para muchos trabajos técnicos compartidos con otras instituciones a nivel nacional a internacional. Estuvieron presentes en el acto los técnicos que desde el INTA y la actividad privada estuvieron relacionados al inicio de las prácticas de los cultivos sin labranzas a principios de la década del 70, que tuvo su piedra basal en el histórico ensayo trigo/soja que hoy día funciona como un indicador fundamental de la calidad del suelo con el paso de los años.

“Se combinaron varios factores, entre ellos una estación experimental relativamente nueva, una zona de profesionales muy contactados a los productores y un área con fábricas de maquinarias”, apunta Roberto Piterbarg, que en aquellos tiempos era gerente técnico de Duperial para el producto Gramoxone. “Desde la empresa donde yo trabajaba apoyamos la idea, y aquí fue donde se forjaron muchos técnicos para mejorar este sistema”, enfatiza .

El Ing. Osvaldo Signorile, actualmente Jefe de la agencia INTA de Ucacha, fue otro integrante del grupo impulsor de aquel primer ensayo trigo/soja en directa. Asegura que “tantos años atrás no imaginábamos que esto iba a tener semejante grado de adopción ni que iba a ser tan importante para la agricultura argentina. Hoy vemos que la siembra directa está incorporada también masivamente en las zonas tamberas clásicas con sistemas de alta producción –7 a 8 mil litros de leche por hectárea-, aplicándola en verdeos, pasturas , maíz como silo o grano para alimentación y soja RR dentro de la rotación tambera con gran éxito, esta última facilitando enormemente la limpieza de los campos para hacer pasturas”.

“Fue una tarea de investigación y experimentación que desarrollamos con entusiasmo y convicción”, evalúa el Ing. Mario Nardone, hoy fuera de la institución y participando en AAPRESID, asociación que desde los 80 dio un nuevo empuje a la siembra directa. “Tanto en la actividad privada o como docente universitario tuve como tema central la siembra directa como un sistema de producción. Creo que debemos ampliar el horizonte de visión en cuanto a esta práctica, y acentuar en la sustentabilidad de los sistemas de producción donde no existen fronteras porque la naturaleza no los tiene aunque los hombres sí. Es importante considerar a los sistemas agrícolas, ganaderos y forestales interactuando de manera de enriquecerlos tanto a nivel social, económico como ambiental”.

Nestor Trentino, Jefe de la Agencia INTA Las Rosas, cuenta que como a todos sus colegas extensionistas relacionados al tema, le tocó “bailar con la más fea”. “Había que romper barreras y prejuicios para imponer una técnica que proponía nada más y nada menos que revertir la costumbre de remover el suelo. Muchos productores nos trataban poco  más que de “desorbitados” por dejar de utilizar la reja, el disco doble y la rastra y rolo para poder implantar un cultivo. Recuerda además Trentino a Juan Carlos Plá, empresario de Las Rosas que “fue uno de los que dio el espaldarazo para que hoy sea la agroindustria  la que también pueda exportar esta tecnología a los países vecinos”.

 El Ing. Jorge Cazenave era, en 1974, agregado agrícola en la embajada de EEUU, y luego de asistir a una reunión en Pennsylvania con más de 1000 asistentes, volvió entusiasmado por la novedad. “En ese año se cosechó por primera vez el ensayo de Marcos Juárez.. Aquí me encontré con un grupo capitaneado por el Ing. Alfredo Lattanzi que estaba realmente con muy pocos recursos pero convencidos que había que buscar un nuevo sistema de labranza para evitar el deterioro de los suelos. La siembra directa nos ha permitido pasar del medio millón de toneladas de soja que teníamos en la década del 70 a los más de treinta que tenemos actualmente, cosa que no hubiéramos podido lograr sin deteriorar los suelos gravemente. Esto se debe a un montón de técnicos, empresas y productores que se animaron a quienes quiero rendir mi tributo,  y a la EEA Marcos Juárez que fue capaz de seguir y empujar durante todo este tiempo hasta hoy cuando la directa es ya un sistema de labranza más corriente de la Argentina”, apunta Cazenave, quien diseñó entonces un equipo llamado “barra portaherramientas”, que se anteponía a la sembradora convencional, consistiendo en un set de cuchillas onduladas con peso extra.

Los Ings. Alfredo Lattanzi y Hugo Marelli son quienes aún están en la experimental marcosjuarense y quienes mantienen junto a técnicos que se fueron incorporando con el correr de los años al Area Suelos y Producción Vegetal el trabajo en los ensayos históricos y en otros emprendimientos de investigación para perfeccionar el sistema. Recuerda Lattanzi que el doble cultivo trigo soja era en esos tiempos un sistema sumamente erosivo por la cantidad de labores que se hacían para sembrar la soja, además del tiempo que insumían demorando la siembra. “Los primeros ensayos dieron muy buenos resultados, la soja crecía igual o mejor que con labranza y el problema más serio era el control de malezas que complicaba a este cultivo. Con el paulatino entusiasmo de productores y fábricas  de maquinarias se logró un avance que recién cuando estuvo disponible el glifosato se pudo hacer un muy buen control de malezas a costos cada vez más razonables”, apunta.  Para Marelli, en aquellos tiempos fue importante además el apoyo de empresas de agroquímicos como Duperial y de maquinarias como Agrometal, Migra, Pierobón, Gharardi o Schiarre, que adaptaron máquinas convencionales y se sumaron a la “aventura” de los primeros pasos en directa. “Nada fue por generación espontánea sino que tuvieron una gran base de trabajo oficial y privada”, afirma.

 

Andrés R. del Pino
Comunicaciones INTA Marcos Juárez
CC 21
03472 425001 - Int. 113
mjcomunica@correo.inta.gov.ar
www.inta.gov.ar/mjuarez

Andrés del Pino

Comunicaciones INTA Marcos Juárez

Abril de 2005

Articulos relacionados:
Ficha Técnica Caserio Las Cuevitas Metapan -El Salvador
Resumen:
Producir rápidamente información útil y con el consenso de todas sobre la situación local para enriquecer el proceso de formulación del plan de Manejo del Área Natural Sa...
El cuy, su cría y explotación - Actividades productivas
Resumen:
Importancia de la crianza del cuy. Tipos de cuyes. Alimentación del cuy. Reproducción. Sanidad. Recomendaciones. El cuy, como producto alimenticio nativo, de alto valor p...
Intervención del hombre en los ecosistemas naturales
Resumen:
Identificación y caracterización de la especie. Delimitación del área ocupada por el ave. Acciones tendientes a combatir la invasión y prevenir daños. Propuestas de siste...
Proteínas y vitaminas: proceso de fermentación
Resumen:
Incluye los procesos de Fermentación y Putrefacción, como así también se hace referencia a los procesos de catálisis enzimática, para la elaboración de este material se r...
Ficha Técnica Comunidad Casas de Tejas
Resumen:
Producir rápidamente información útil y con el consenso de todas sobre la situación local para enriquecer el proceso de formulación del plan de Manejo del Área Natural Pa...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©