Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El “papable” Francis Arinze

Resumen: El Cardenal Francis Arinze, uno de los que más suenan como sucesor de Juan Pablo II, nació el 1º de noviembre de 1932, en Eziowelle, Arquidiócesis de Onitsha, Nigeria. Es hijo de un jefe tribal de religión animista. Se convirtió al catolicismo en la adolescencia. Estudió en el Seminario de Nuewi (Nigeria), en el Seminario de Enugu, (Nigeria).(V)
2,533 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Jorge J. Cortabarría

El Cardenal Francis Arinze, uno de los que más suenan como sucesor de Juan Pablo II, nació el 1º de noviembre de 1932, en Eziowelle, Arquidiócesis de Onitsha, Nigeria.

Es hijo de un jefe tribal de religión animista. Se convirtió al catolicismo en la adolescencia.

Estudió en el Seminario de Nuewi (Nigeria), en el Seminario de Enugu, (Nigeria).

Recibió el orden sacerdotal el 23 de noviembre de 1958, en Roma. Continuó sus estudios, de 1958 a 1961, en Roma, en la Pontificia Universidad Urbaniana. Posteriormente, de 1961 a 1963, se desempeñó como profesor del Seminario de Enugu y fue secretario regional de la Educación Católica en Nigeria Oriental. Continuó sus estudios en la Universidad de Londres (1963 a 1964).

El 6 de julio de 1965, a los 32 años de edad, Pablo VI lo nombró Obispo titular de Fissiana y coadjutor de Onitsha (Nigeria), siendo consagrado el 29 de agosto de ese año por Charles Heerey, arzobispo del lugar.

En una publicación chilena, el 2 de abril de este año, se dice que en sus menos de veinte años como arzobispo de Onitsha su feligresía creció un 65%.

Su tesis doctoral se centró en el sacrificio en la religión Ibo (la de sus ancestros). Además es autor de varios libros, entre los que se cuentan Iglesia en Diálogo, Conocer otros creyentes y Religiones para la paz.

El mismo Papa lo puso al frente del Arzobispado de Onitsha (26 de junio de 1967). Asistió a la I Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos (Ciudad del Vaticano, 1967); a la I Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos (Ciudad del Vaticano, 1969) y a la IV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada en el Vaticano en 1977.

De 1979 a 1984 presidió la Conferencia Episcopal de Nigeria. En el ínterin, en 1982, fue elegido vicepresidente para Africa de las Sociedades Bíblicas Unidas. El 8 de abril de 1984 fue elegido pro-presidente del Secretariado para los No Creyentes.

Llamado por Juan Pablo II a la Curia Romana, el arzobispo Arinze renunció al gobierno pastoral de la Arquidiócesis Onitsha el 9 de marzo de 1985.

Poco después el mismo Papa lo elevó al cardenalato (25 de mayo de 1985), recibiendo el atributo como tal (la birreta roja) y la diaconía de San Juan de la Pigna, el 25 de mayo de 1985.

Su carrera en la Curia vaticana fue meteórica: presidente del Secretariado para los No Creyentes (1987), participante de la II Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos (Ciudad del Vaticano, 1985), de la VII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos (Ciudad del Vaticano, 1987) y de la VIII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos (Ciudad del Vaticano, 1990). En 1991 Juan Pablo II lo envió especialmente a la celebración del I Centenario de la Introducción del Catolicismo en Kenya. En la primavera boreal de 1994 asistió a la Asamblea Especial para Africa del Sínodo de los Obispos, celebrada en el Vaticano, Meses después participó de la IX Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos. Un año después el Papa lo envió a la celebración del X Aniversario de su visita a Rabat (Marruecos). Optó por el orden de los presbíteros y su diaconía fue elevada pro hac vice a título. Finalmente, fue nombrado presidente del Pontificio Consejo para el Culto Divino y Sisciplina de los Sacramentos, uno de los dicasteríos más importantes, su actual cargo.

El año pasado leyó, en nombre del Papa, la carta apostólica Mane nobiscum Domine con motivo del Año de la Eucaristía 2005.

Según la publicación chilena, “Arinze es un hombre tranquilo y divertido a quien le encanta reir, y los deportes, especialmente el fútbol y el tenis. Pero cuando se trata de doctrinas, es tan obstinado como Juan Pablo II. El nigeriano no tiene problemas en cuanto a leerles a los auto-indulgentes occidentales la ley de orden público”.

 

DECLARACIONES DEL CARDENAL ARINZE

La misión de la Iglesia

En una homilía de fines del 2004 o comienzos de 2005, dijo:

“La misión de la Iglesia es acercarse a todo ser humano, para que todos conozcan al único y verdadero Dios, y al que él ha enviado, Jesucristo (cf. Jn 17, 3). La Iglesia trabaja para que todo hombre pueda encontrar la salvación en Jesucristo, el único Salvador de toda la humanidad. El evangelio de Jesucristo hace posible que todos los pueblos puedan adorara, alabar y glorificar a Dios, pedirle perdón por sus pecados y suplicarle por sus necesidades espirituales y temporales.
Esta misión de la Iglesia tiene una dimensión horizontal. La Iglesia, como testigo de Cristo, se empeña también en curar las divisiones entre los pueblos, a causa o por motivos de raza, clases sociales, factores económicos o políticos y por otros motivos. Los refugiados y exiliados, las personas socialmente marginadas y sin techo, tienen necesidad de ser rehabilitados, para verse a si mismos aceptados, como miembros de pleno derecho de la familia humana. También es así para los enfermos, los ancianos, los moribundos. La reconciliación y el perdón recíproco, podrán inaugurar, entonces, la llegada de la armonía, la justicia y la paz, que el corazón humano pide con fuerza. Así podrá comenzar la verdadera unión fraterna, por la que pedimos en la oración después de la comunión de esta Misa, como fruto de nuestra recepción del cuerpo y la sangre de Cristo.

En una entrevista dijo: “El pueblo de Dios, en efecto, no es un ejército de soldados y el Papa no es su comandante general. El Papa es el padre de una familia en la que rigen dos reglas fundamentales: la gloria de Dios y la salvación de las almas.”

En la misma entrevista, agregó otra definición reveladora: “La Iglesia que celebró el Concilio de Trento es la misma Iglesia que celebró el Vaticano II. En la profesión de fe que rezamos en la misa decimos: «Creo en la Iglesia, una, santa, católica y apostólica». Y la Iglesia en la que nosotros creemos, como he dicho, es un Cuerpo vivo, no es un museo vaticano, no es un frigorífico eclesiástico…”

Respecto del canto gregoriano, dijo: “Cuando era arzobispo de Onitsha insistía con los sacerdotes en que en todas las ciudades hubiera por lo menos una celebración dominical en latín. Se les debería garantizar a los fieles esta posibilidad de elección. No hay que pensar que el latín es algo que está bien alabar pero no utilizar, o que el gregoriano debe reservarse para las comunidades monásticas… Algún motivo habrá si los discos de canto gregoriano realizados por algunos monasterios han tenido tanto éxito entre el público joven. Estos muchachos no conocen el latín, pero el canto gregoriano, a menudo compuesto por santos, tiene el poder de elevar el alma humana.”

En cuanto a los templos, también formuló declaraciones interesantes:

“la iglesia-edificio debe ser también un símbolo de la Iglesia-sociedad, de la Iglesia jerárquica.

“Tradicionalmente dentro de la iglesia-edificio está el espacio para el altar donde oficia el celebrante, para el tabernáculo donde se encuentra el Santísimo y para el ambón desde donde se proclaman las Lecturas, y este espacio es llamado comúnmente santuario; y luego está el espacio para el pueblo de Dios. Esta distinción debería ser normal y tendría que respetarse. A los que no les gusta la separación entre el altar y el pueblo de Dios y a los que dicen que toda la iglesia-edificio es santuario y que no hay una parte más santuario que otra, les respondo: tened cuidado, no prestáis bastante atención a la sensibilidad de la Iglesia, a la historia y a la teología subyacentes. No se va a la iglesia para que el sacerdote alabe la bondad de los fieles o para que estos se congratulen por su capacidad, no se va a la iglesia para que sacerdote y fieles se admiren recíprocamente, sino para adorar a Dios. La iglesia no es un teatro en el que el público aplaude y la compañía se inclina agradecida…”

 

La Eucaristía

Según Mons. Arinze,

“La celebración eucarística no es una celebración ecuménica porque es una celebración interna de la Iglesia católica. Es la celebración más elevada de la Iglesia y de los católicos que están en plena comunión de fe y costumbres con el Papa y con los obispos en comunión con él. Una celebración ecuménica es algo bueno cuando está debidamente aprobada por los jefes de las comunidades religiosas cristianas involucradas. Un ejemplo, es una oración o un servicio bíblico realizado por católicos, ortodoxos, anglicanos, luteranos y presbiterianos. Una celebración ecuménica es algo muy diferente a la misa.

“Está claro que la celebración eucarística no es un servicio religioso para judíos, musulmanes, hindúes, y seguidores de las religiones tradicionales. Aquello en lo que creemos orienta la manera en que rezamos.

(...)

“El sacrificio eucarístico es «la fuente y cima de toda vida cristiana» («Lumen Gentium», 11). La Eucaristía se encuentra en el centro de la vida de la Iglesia (Cf. «Ecclesia de Eucharistia», 3). La Eucaristía es el tesoro más grande que tiene la Iglesia en la tierra: es Cristo mismo (Cf. «Presbyterorum Ordinis», 5). ¿Puede sorprender el que la Iglesia preste atención para proteger y salvaguardar la celebración de este augusto misterio y promueva su culto?

 

La familia, el homosexualismo y temas afines

El 18 de febrero último Mons. Arinze le dijo a EWTN que ni los políticos abortistas ni los activistas homosexuales deben recibir la Comunión- en la misma entrevista respecto del homosexualismo militante, expresó:

“Estas personas están manifestando abiertamente ‘Somos homosexuales, queremos mantenernos como tales y queremos recibir la Comunión’. Entonces surge la pregunta; el Catecismo de la Iglesia Católica responde que no se puede condenar a una persona por tener una tendencia homosexual, y no los condenamos. Pero una persona se condena cuando la practica. Es diferente por tanto, una persona que solo tiene una tendencia y se esfuerza por vivir de acuerdo a la Ley de Dios. Hay que respetar a la persona, pero hay que ser claros con la Verdad”.

Agregó que “la Iglesia nunca ha aceptado la homosexualidad como algo normal. En las Escrituras está muy claro. Entonces ¿qué es lo que estamos examinando aquí? ¿Acaso queremos cambiar la Ley de Dios, la manera como Dios nos ha hecho?”

En mayo de 2003, en la Universidad de Georgetown, Su Eminencia dijo:

“En muchas partes del mundo, la familia está bajo ataque”. “La familia sufre los embates de la mentalidad anti-vida a través de la anticoncepción, aborto, infanticidio y eutanasia. Es banalizada por la pornografía, desacralizada por la fornicación y el adulterio, agraviada por la homosexualidad, saboteada por uniones irregulares y cortada en dos por el divorcio”.

El diálogo interreligioso

En 2001, después del 11 de septiembre, en el Sínodo de Obispos, dijo:

“La relación de la Iglesia con las personas de otras religiones se funda en la fe en Jesucristo”, aclaró el purpurado nigeriano. “Para la Iglesia el diálogo o la colaboración interreligiosa se caracterizan por la esperanza, la esperanza en que un día todo y todos se reconcilien en Cristo, Señor de la historia, y anhelo de todos los corazones”.

“En el mundo de hoy, el obispo no tiene elección entre promover o no promover el diálogo interreligioso. La pluralidad de las religiones es un hecho en gran parte de las sociedades. Los movimientos de población han sido facilitados por los modernos medios de transporte ya sea por motivos económicos, culturales, políticos o de otro tipo”.

(...)

“Naturalmente tiene (el obispo) que vigilar sobre las ideas teológicas en materia de diálogo interreligioso en su área de competencia”.

Pero sobre todo “debe alimentar a su pueblo con la rica doctrina del Magisterio”.

Por último, Arinze explicó el sentido evangélico del diálogo interreligioso: “Un cristiano, al encontrarse con personas de otras religiones, es ante todo un testigo de Cristo. A través de ese cristiano, los demás creyentes deben ver, oír, vivir, tocar, hablar y trabajar con Cristo”.

En 1999, como presidente del dicasterio sobre la materia, le envió a los obispos del orbe una sustanciosa carta circular que puede verse en http://es.catholic.net/ecumenismoydialogointerreligioso/392/63/articulo.php?id=9196.

En abril de 1996 participó en el XV Congreso por el Amor, la Vida y la Familia de Human Life International (Cincinnati, Estado de Ohio), donde expresó en la misa inaugural, que presidió, que los cristianos y los musulmanes ya coexisten en muchas áreas del mundo, pero que “...existen serias razones por las cuales no deben simplemente coexistir”.

Aconsejó formar con los musulmanes alianzas que lograrán la victoria para las fuerzas provida presentes en ambas religiones, dijo. “Deben reunirse para escucharse el uno al otro y para intentar comprenderse mutuamente”, dijo el Cardenal. “No podemos ni debemos pasar por alto las diferencias que existen entre cristianos y musulmanes”, que son “muchas y profundas”, pero “existen, felizmente, muchos puntos en base a los cuales comparten una misma preocupación por el amor, la vida y la familia”.

El Cardenal Arinze recordó la postura de algunos países musulmanes en la Conferencia sobre Población y Desarrollo de las Naciones Unidas celebrada en El Cairo en 1994 como un ejemplo de cómo la cooperación entre musulmanes y cristianos puede dar fruto. Debido a la alianza por parte de estos países musulmanes con el Vaticano y con algunos otros países, las fuerzas provida se enfrentaron con éxito al plan de acción de los organizadores de la Conferencia, de extender la práctica del aborto y del homosexualismo a nivel mundial.

“Estos son pasos en la dirección correcta”, concluyó el Cardenal Arinze. “No resuelven todos los problemas, pero es mejor encender una vela que maldecir las tinieblas”, sentenció, mostrando condiciones diplomáticas.

En enero de 1998, al finalizar el mes de Ramadán, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, le envió un mensaje de felicitación a los musulmanes de todo el mundo, mientras Juan Pablo II, realizaba su inolvidable viaje por Cuba. En él su presidente, el Card. Arinze, profundizó lo esbozado en Ohio. En efecto, véase la siguiente crónica de la agencia católica Zenit.org:

«Cristianos y musulmanes, en el signo de la esperanza», considera que los musulmanes y los católicos deben aprender a trabajar juntos. Por ello, después de «aceptar nuestras diferencias», la Santa Sede invita a los musulmanes a hacer una «alianza de paz» por la que «renunciemos a la violencia como método para resolver los contenciosos».

La misiva, firmada por el cardenal Francis Arinze, presidente de dicho dicasterio del Vaticano, asegura que «nosotros, cristianos y musulmanes, somos “buscadores de Dios”». Para fundamentar sus palabras, el purpurado nigeriano cita el Libro de los Salmos que describe la vida humana como «una búsqueda del rostro de Dios». «Todas las acciones que el creyente trata de realizar, como la oración, el ayuno y la limosna (…) son expresiones de una continua conversión a Dios. Se podría decir que la búsqueda de Dios es también un signo de esperanza».

El mensaje considera que existen signos evidentes de esperanza: «el crecimiento de la solidaridad entre la gente de nuestro tiempo, especialmente para con los pobres e indigentes, el deseo de la justicia y la paz, el servicio voluntario, el regreso de la religión, la conciencia de la dignidad humana y de los derechos que se derivan de ella, la atención por el ambiente, etc.». Y en particular destaca el «diálogo interreligioso».

Sin embargo, el cardenal pide que no se cierren los ojos ante la realidad. «No podemos apartar la mirada ante las dramáticas crisis de nuestro mundo: las guerras entre los diferentes países, las guerras civiles, el terrorismo en todas sus formas, la injusticia que está haciendo crecer la diferencia entre los ricos y los pobres, el hambre, la falta de seguridad, el desempleo -especialmente entre la juventud-, el problema de las drogas, la inmoralidad, el abroto. Y la lista podría continuar».

En otra parte les dijo: “vivimos una era de la tecnología, donde los progresos en este sector transforman cada vez más la faz de la tierra y permiten al hombre lanzarse a la conquista del espacio.

“Pero el campo más apasionante y el más polémico de la tecnología -escribe el cardenal- es el que se refiere al ser humano, porque con su ayuda los hombres se esfuerzan por penetrar en todos los misterios, de forma especial en el campo genético, que conlleva el riesgo de exponer la misma vida humana y el respeto que se le debe”.

“En este contexto el prelado, citando la constitución Gaudium et spes recuerda que “el mundo moderno aparece a la vez poderoso y débil, capaz de lo mejor y de los peor, pues tiene abierto el camino para optar entre la libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso, entre la fraternidad o el odio. El hombre sabe muy bien que está en su mano el dirigir correctamente las fuerzas que él ha desencadenado y que pueden aplastarle o servirle”.

“El presidente del Consejo Pontificio para el diálogo interreligioso recuerda cómo la Biblia y el Corán coinciden en advertir contra la tendencia al protagonismo que caracteriza al ser humano. La Biblia, por su parte, habla de la inclinación del corazón del ser humano hacia el orgullo, y de igual forma la meditación coránica expone que el hombre siempre está tentado por ser el centro, olvidando a quien le ha creado”.

Respecto de las sectas, no es un enemigo ciego de ellas, según se deduce de la siguiente crónica periodística de una reunión plenaria del Colegio Cardenalicio de abril de 1991:

“El cardenal Arinze ... después de describir la tipología de lo que él llamó “nuevos movimientos religiosos” insistió en que no sería correcto caer en “condenas indiscriminadas o en generalizaciones aplicando a todos los movimientos los aspectos más negativos de alguno de ellos”.

La liturgia

queremos responder al hambre espiritual y el dolor que muchos fieles nos han expresado a raíz de celebraciones litúrgicas que parecen irreverentes e indignas de la verdadera adoración al Señor. Podríamos resumir nuestro documento con las palabras que recuerdan el final de las Eucaristías: ‘la Misa hecha-a-tu-gusto ha terminado. Podéis ir en paz’”.

El lunes 4, en el programa de radio de Enrique Vázquez (Radio Argentina), el famoso teólogo brasileño de la Liberación Leonardo Boff, respondiendo una pregunta directa de Vázquez, lo señalo entre los más “papables”, luego del cardenal arzobispo de Guatemala, Rodríguez Maradiaga, y antes que a su coterráneo el arzobispo de San Pablo, cuyas declaraciones para Clarín (ver edición del 2 de abril) lo sepultan como papable.

 

Arinze y los profecías

Para los que creen o simplemente se interesan en las profecías, cabe señalar que Nostradamus predijo un Papa negro y que san Malagúiías, especializado en predicciones papales, anunció que el sucesor de Juan Pablo II sería el penúltimo pontífice de esta era y que sería “Gloria Olivae” (la gloria del olivo), nombre que le cuadra al cardenal nigeriano porque descolló en la pacificación de su país y porque busca el diálogo con el Islam, a quien se le atribuye infundadamente el terrorismo internacional de estos años.

Articulos relacionados:
Mohandas Karamchand (Mahatma) Gandhi (1869 - 1948) Político hindú
Resumen:
Perteneció a una familia preeminente de la casta de comerciantes. Estudió derecho en la Universidad de Ahmedabad y en Londres y ejerció como abogado en Bombay. Mientras d...
El hijo del pueblo - José Alfredo Jimenez Sandoval
Resumen:
José Alfredo Jimenez Sandoval (19/01/1926 - 23/11/1973). Presentación Su vida. El difícil camino hacia el éxito. Canciones «pa´todo el año». No llegó el primero pero supo...
Carlos Marx
Resumen:
Su vida. Las condiciones económicas en la época de Marx. Sus conceptos Básicos. El concepto Marxista del Estado. Marxismo – Leninismo. Comunismo. Antecedentes históricos....
Vida y obra de José Martí a través de ilustraciones (doc)
Resumen:
Está por más decir que por la dimensión que pretende, este trabajo siempre se encontrará en proceso de edificación. Se hace con mucho amor con el deseo de dar a conocer e...
Napoleón Bonaparte
Resumen:
Napoleón nació el 15 de agosto de 1769 en Ajaccio, capital de la actual Córcega, en una familia numerosa de ocho hermanos, la familia Bonaparte o, con su apellido italian...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©