Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Los valores morales: Características y papel en las condiciones actuales de Latinoamérica

Resumen: Dada la problemática central que tiene la humanidad actual, que está a punto de desaparecer por la acción destructora de la política imperial, a través de la Globalización Neoliberal; la cual es impuesta por las grandes potencias capitalistas desarrolladas a los países del tercer mundo o subdesarrollados. Hay que precisar que nunca antes la humanidad ha estado en tan abismal dilema; ya que ha desaparecido hace más de una década la “Unión Soviética” junto a un grupo determinado de países que constituían el “Sistema Socialista Mundial”; dejando sólo algunos y contados países que mantienen la senda del socialismo para sus respectivos pueblos.
10,906 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Fulgencio A. Ramos Callís

ESTRUCTURA

Objetivo General:

“Explicar las concepciones teóricas, características y papel de los valores morales en las condiciones actuales de Latinoamérica”

Objetivos Específicos:

              -Análisis y características teóricas metodológicas de los valores

               morales.

              -Fundamentar la importancia decisiva de la valoración moral en la

                actualidad.

Introducción   

Cap.  1  Los valores morales: Un enfoque teórico metodológico de la realidad. Sus características.

Cap.  2  La valoración moral: Su importante papel en las condiciones actuales de la Globalización Neoliberal en la América Latina.    

Conclusión                                  

Total                                                                                                   50 minutos     

                                       

INTRODUCCIÓN

Dada la problemática central que tiene la humanidad actual, que está a punto de desaparecer por la acción destructora de la política imperial, a través de la Globalización Neoliberal; la cual es impuesta por las grandes potencias capitalistas desarrolladas a los países del tercer mundo o subdesarrollados. Hay que precisar que nunca antes la humanidad ha estado en tan abismal dilema; ya que ha desaparecido hace más de una década la “Unión Soviética” junto a un grupo determinado de países que constituían el “Sistema Socialista Mundial”; dejando sólo algunos y contados países que mantienen la senda del socialismo para sus respectivos pueblos. Es por todo ello que se hace extremadamente necesario desvelar los fundamentos teóricos, características y papel de los valores morales, como condición imprescindible de que es posible alcanzar una forma de salvar este mundo de la hecatombe.

Como todos conocemos los valores son las propiedades y cualidades que presentan los hechos, manifestaciones, concepciones, planteadas por los hombres en cu actividad práctica social.  Es también el resultado superior del desarrollo histórico natural de la humanidad; que en un principio sólo reflejaba subjetivamente el mundo exterior, pero en los momentos actuales ha podido conceptual izarlo y valorarlo.

Por eso se hace necesario para todos los pueblos poseer el poder de la cultura, como vía y procedimiento acertado que permite alcanzar lo cognoscitivo y lo valorativo de todo proceso del conocimiento.

Por otra parte consideramos que la moral establece las normas de conducta y reglas que se imponen a los hombres en su relación con sus coterráneos, las cuales no actúan como leyes sociales rígidas e implantada por gobierno alguno; sino que regulan la actividad humana en la esfera de la conciencia social por lo que su significación está en el vínculo sujeto – sujeto del proceso social.

De ahí que definir el valor moral como aquellos aspectos, propiedades y cualidades positivas que juegan un papel decisivo en la vida espiritual de los hombres; hasta conformar su convicción del mundo que le rodea y que en su materialización logra transformarlo.

Se hace una interpretación especial de en que consiste el importante papel de la valoración moral con la correspondencia exacta de la palabra con los hechos, de la teoría con la práctica, como forma de alcanzar  la verdad. Es decir que los valores están contenido en la realidad que vivimos; en la verdad.

Esta es la razón por lo que nos apoyamos en la valoración del pensamiento ético de Antonio Maceo “que la verdad para ser estimada no escoge los labios que deben pronunciarla”(1); como igualmente de V.I.Lenin sabemos que “toda Revolución vale algo únicamente si sabe defenderse”(2); de José Martí aprendimos que  “trincheras de ideas valen más que trinchera de piedra”(3); junto con Fidel aseguramos que “las ideas pueden más que las armas”(4).

Consideramos que esto expresa el contenido del debate científico necesario dentro de la línea de la filosofía marxista leninista. Por eso encontramos que a un mismo autor en ocasiones apoyamos sus ideas sobre determinados tópicos y en otro momento hacemos el análisis crítico sobre sus consideraciones en un aspecto específico.

En resumen hemos establecido una relación dialéctica entre filosofía – ciencia – valor; apoyándonos en nuestras raíces históricas, con las ideas orientadoras del marxismo leninismo –única ideología consecuentemente científica del proletariado mundial- y en el resultado brillante de los trabajos investigativos de la Dra.C.F. Zaira Rodríquez Ugidos en “Ciencia y Valor”; del Dr. C.F. José Ramón Fabelo Corzo en “Práctica, Conocimiento y Valoración”; así como la extensa  bibliografía consultada en este trabajo.

 

LOS VALORES MORALES: Enfoque teórico metodológico de la realidad. Sus características.      

Con sobrada razón F. Engels expresa el descubrimiento de Carlos Marx de “que el hombre necesita  en primer término comer, beber, tener un techo y vestirse y por tanto trabajar, antes de poder luchar por el mundo, hacer política, religión, filosofía, etc.;”(5) ; es decir, que mediante esta actividad humana va transformando el mundo de acuerdo a sus necesidades e intereses sociales en su conjunto, de toda la sociedad, de ahí que todo proceso social de la  humanidad, no es más que el resultado de la objetivación  de las leyes que rigen su desarrollo histórico.

Toda actividad humana transforma al medio que lo rodea a través de su función cognoscitiva y valorativa.  Lo cognoscitivo es el proceso mediante el cual, el hombre conoce el mundo que lo rodea y va interpretando la relación objeto – sujeto tal y como se presenta en un primer momento con un carácter reflexivo, como una acción dada y una reacción lógica como respuesta; después mediante el estudio del papel que desempeña el factor subjetivo en el desarrollo de la sociedad, va exigiendo en el propio, hacer valoraciones, las cuales surgen o son el resultado de la incorporación a este conocimiento adquirido de sus necesidades e intereses propio, en descubrimiento de sus leyes que rigen los procesos sociales.

Si partimos de que la Axiología proviene del griego Asis,: Valor, Dignidad y Logros. Como aquella parte de la filosofía consagrada a la doctrina de los valores y que por lo general se entiende por valor; la capacidad que poseen determinados objetos y fenómenos de la realidad objetiva de satisfacer alguna necesidad humana; o que también podemos reflejarla como determinación social de los objetos y fenómenos, que se emplean en su función de ser utilizado en la actividad práctica de los hombres.

Como podemos observar entre valor y valoración hay una relación íntima y estrecha, ya que llegan a tener raíces etimológicas comunes, pero no son iguales en todo los sentidos.

Por valoración entendemos el proceso mediante el cual el hombre interpreta las propiedades y cualidades de los objetos y fenómenos de la realidad, incluyendo sus necesidades e intereses; de ahí que toda actividad valorativa no es más que la objetivación – subjetivación con que el hombre enfrenta la realidad.

Si bien es cierto que el valor es sólo una forma que expresa de una manera clara y definida la función positiva y progresista en el desarrollo social;  como propiedades que tienen los objetos en sí en su significación social y de ahí su existencia real como tal. También es correcto definir a la valoración como positiva y negativa ya que es un reflejo subjetivo de la significación social, en ello radica su gran diferencia y al mismo tiempo su similitud. Por ello concluimos que los valores sólo pueden ser positivo ya que fuera de las relaciones sociales, ni de la sociedad y del hombre; no existen.

De ahí que nos unimos a la opinión de Dr. C.F. José Ramón Fabelo Corso cuando afirma: “El valor es, por lo tanto, un concepto que, por un lado, expresa las necesidades cambiantes del hombre y por el otro, fija la significación social positiva de los fenómenos naturales y sociales para la existencia y el desarrollo progresivo de la sociedad”(6)

Por lo tanto, los valores existen y se manifiestan de esta manera, no porque sean objeto del reflejo cognoscitivo o valorativo; sino porque son producto de la actividad práctica de los hombres y de la sociedad en su conjunto. Con esta concepción salvamos la diferencia que tenemos con algunos filósofos que afirman que los valores constituyen la unidad de lo objetivo y lo subjetivo.

Los valores son objetivos porque es objetiva la actividad práctico – material en la que surgen. Este criterio lo difunden los filósofos marxista y que tiene un carácter eminentemente científico.

Si afirmamos que las necesidades e intereses del hombre desempeñan un papel determinante en el surgimiento de los valores, tenemos que tener en cuenta que los objetos  introducidos en la esfera de las relaciones sociales por lo general son un producto del trabajo humano.

Toda actividad laboral siempre es consciente y esta dirigida a la consecución de determinados objetivos, a la satisfacción de sus necesidades, lo cual es un resultado directo de la actividad subjetiva del hombre.  No obstante, esto no quiere decir que los valores, resultado de dicha acción, sean también subjetivos.  Estos están claramente determinado por las necesidades de la sociedad y no por la necesidad de un individuo aislado dado.  Esta persona, puede ser indiferente a uno u otro tipo de medicina, a determinados recursos sanitarios; pero esto no quiere decir que esa medicina y estos recursos sanitarios sean indiferentes en su conjunto para toda la sociedad.

Si ponemos otro ejemplo cualquiera, en el proceso productivo en la sociedad de la sociedad capitalista, como es la extracción de minerales. Lo mismo que en otros casos, los minerales constituyen aquí una mercancía más. Ni uno sólo de los seres humanos que intervienen directa o indirectamente en el proceso de producción tienen como fin superior la creación de objetos valiosos para la sociedad. En todo caso; para el señor capitalista con sus condiciones de trabajo enajenado;  participa en la producción en aras de obtener determinada ganancia, mientras por la otra parte el obrero trata de alcanzar un salario que le permita por lo menos sobrevivir a esta pésima situación económica.  En resumen el valor de los minerales está dado por las necesidades sociales que satisface y no por las necesidades, intereses y fines que llevaron a capitalistas y obreros a desarrollar dicha producción.

De ahí que podemos extraer la concepción que las necesidades humanas encuentran su reflejo verdadero en la significación social y los valores; pero esto se da mediante la actividad práctica de los hombres.  Pues en el proceso de producción, en el transcurso de la práctica social el hombre materializa o concretiza en el producto del trabajo sus fines  e intereses, los cuales son a la vez, expresión de sus necesidades.

 Por todo ello tiene vigencia la definición de F. Engels de que  “los fines de los actos son obra de la voluntad, pero los resultados que en la realidad se derivan de ellos no lo son, y aún cuando parezcan ajustarse de momento al fin propuesto a la postre encierran consecuencias muy distintas a las propuestas”(7).

Con esta afirmación dejamos bien claro, que no son las necesidades de un productor aislado sino, son las necesidades sociales las que determina el valor del producto. La significación social o valor es, por lo tanto, la expresión del ser social de aquellos fenómenos que han sido incluidos en el sistema de formas  históricamente determinadas de actividad humana.  Los valores constituyen una función de los fenómenos objetivos, consistente en la posibilidad de servir de alguna forma a la actividad práctica de los hombres.  Por lo tanto la práctica descansa en su base: La Producción Material, representa un proceso objetivo, cuya significación social, los valores, expresan las necesidades objetivas de la sociedad, surgen y existen independientemente de la voluntad y la conciencia de los hombres. Por eso C. Marx en la Tesis sobre Feuerbach señala inobjetablemente que “la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es en su realidad, el conjunto de las relaciones sociales”(8).

         Hasta aquí hemos tratado el carácter objetivo que poseen los valores de los objetos y fenómenos de la realidad circundante, con un enfoque teórico metodológico. Sin embargo, como se muestra en la práctica social, el valor puede convertirse también en determinadas formaciones espirituales como son las ideas, las teorías, la moral etc.  Podemos preguntarnos ¿ tienen estos fenómenos espirituales un valor objetivo?  En principio consideramos que si; no obstante para argumentar esta afirmación vamos a descubrir brevemente las características en que surgen y se desarrollan las Ideas Morales.

         La moral proviene del latín “mores”  que significa costumbres. Es una forma de la conciencia social en la que se reflejan y establecen las cualidades éticas de la realidad social.  En la formación de la conciencia y la voluntad de los hombres así como en la regulación  de su conducta juega un papel especial la moral. Es un resultado de la relación sujeto – sujeto.

          En su contenido, la moral no es más que el conjunto de reglas, de normas de convivencia; y de conducta humana que determinan las obligaciones de los hombres, sus relaciones entre si y con la sociedad en que viven.

        Los elementos iniciales de la moral aparecieron en la sociedad primitiva. Al individuo pensante liberarse de las ataduras gentilicias y adentrarse en un complejo más extenso de las relaciones sociales; con la llegada de la sociedad dividida en clases se estimuló  el desarrollo de su conciencia y planteo ante la moral multitud de nuevos problemas.

        La diversidad de factores que alcanza la moral se refiere a la actitud que tiene que asumir ante la nueva comunidad social, ante los hombres de determinada clase, ante el Estado como órgano central de la sociedad, ante los partidos y grupos sociales etc, lo cual rebasa el marco de las anteriores costumbres, tradiciones de las gens o la tribu o la unión de tribus.

         Si lo expresamos de otra manera, debemos reconocer que nacen nuevas, diversas y distintas concepciones acerca de  las normas morales que la diferencian de las costumbres y tradiciones de las antiguas formaciones económicas sociales.

         En la actualidad se ha avanzado tanto en la complicación de la esfera de la vida moral, a través de normas, reglas, principios y mandamientos básicos y otras doctrinas (como son las religiosas) que durante largos siglos han implantado toda una traducción de generación en generación en la historia de la humanidad.

          La conciencia moral desarrollada (entiéndase como el nexo del hombre y los demás en la comunicación cotidiana) se incluye en la concepción general del mundo y constituye una parte de la misma, ligada a la solución de los problemas de la esencia del hombre, de su situación y papel en el mundo circundante, a la idea del sentido de su vida, del bien y del mal, del ideal moral y de los valores morales.

          No es menos cierto que con el desarrollo de la filosofía, la moral se convierte en esfera del saber científico, en objeto de la ética.

          El hombre educado en el espíritu de una determinada moral adquiere conciencia de su deber moral, es decir de sus deberes personales ante los demás hombres y de su comunidad.

         La elección y selección del modo de proceder y su valoración por el hombre, van acompañadas de reflexiones y vivencias psicológicas en lo tocante al carácter moral de su actividad práctica.  De ahí que la moralidad, no es más que la forma en que el hombre interpreta las normas morales que impone la sociedad en que vive.

         Para nadie es un secreto que la particularidad de la moral, como modo de regulación de la conducta humana está en que no se respalda directamente en instituciones especiales, capaces de obligar por la fuerza física a cumplir con los preceptos morales;  (es en ello en que se diferencia del Derecho, tras la cual se halla el Estado con sus instituciones Jurídicas); tras  la moral se halla la fuerza espiritual de la persuasión, del ejemplo, de la opinión pública, de la educación de las tradiciones, de la fuerza del prestigio moral o de otra personas, organizaciones o instituciones.

        Al mismo tiempo se desarrollan en estas relaciones humanas las concepciones sobre la amistad, la camaradería, el amor etc, que no están sujeta a regulación por los órganos estatales o organizaciones  sociales.

         Consideramos que estamos en condiciones de definir la moral como un sistema de concepciones e ideas, normas y estimaciones referentes a la regulación de la conducta de los individuos, a la coordinación de las formas de proceder de cada persona con los  intereses de los demás, de otros grupos o clases sociales, de modos de educación, de creación y consolidación de determinadas cualidades y relaciones morales.

         No es menos importante lo señalado por F. Engels de que en los países burgueses de Europa, a fines del siglo XIX sobresalen tres tipos de moral :  la feudal cristiana, la burguesa y la proletaria, las cuales tienen características diferentes y diversas y por eso concluye en que “los hombres sean consciente o inconscientemente derivan sus ideas morales, en última instancia, de las condiciones prácticas en que se basa su situación de clase; de las relaciones económicas en que producen e intercambian lo producido”(9);  de ahí se desprende que las normas y estimaciones morales se aplican a la conducta de las clases, pueblos, estados etc, y encontramos con frecuencia que en la sociedad de clases antagónicas se dan normas morales mínima para toda convivencia humana, como simples ética en las relaciones humanas, que si bien no resuelve o elimina la explotación del hombre por el hombre; por lo menos, traza o plantea su misión de proteger la vida conjunta del hombre contra unos u otros excesos peligrosos para ella (violencia física, ofensa), reclamando la honestidad elemental en las relaciones sociales.

         Ahora bien, podemos pasar a definir en que consiste el valor moral, como parte importante de la vida espiritual e ideología de la sociedad, como    expresión de la relación entre los hombres y del mundo interno de los hombres que le permita auto regular su conducta a través de la producción social e individual y que se diferencia de manera radical con los antivalores, con su antítesis.

        Es significativo reconocer que todo sistema de valores constituye una expresión directa de las condiciones económicas sociales y clasista de una época histórica determinada.

        En sentido general estamos de acuerdo con la Dra. C.F. Nancy L. Chacón cuando plantea que “el valor moral expresa la significación social positiva, buena, en contraposición al mal, de un fenómeno (hecho, acto de conducta), en forma de principio, norma o representación del bien, lo justo, el deber...”(10).  No obstante debemos precisar que todo valor moral está comprendido en el respeto y defensa de la patria, con la humanidad, con tu escuela, con el dominio de sus sentimientos, con tu familia y con la relación con otras personas;  como observamos todas estas cualidades y propiedades existen en el entorno de la sociedad, es decir que fuera  de este marco no hay valor moral posible, de ahí que manifieste  un carácter positivo y también es un concepto que refleja las cualidades y propiedades que tienen los objetos o procesos ante mencionados.

         Por lo que debemos recordar, que se entiende por  valoración moral el juicio o criterio con que se caracteriza el valor moral de un objeto u hecho que posea tal cualidad;  ya que se sustenta en el criterio objetivo de la moralidad, el cual posee carácter histórico y cambia en dependencia del régimen social, de la lucha de clases, de la relación entre los estados etc. (como hemos explicado anteriormente).

         Al analizar lo que enseña le ética científica, toda valoración moral de las acciones y de la conducta de la gente, parte de la unidad entre la incitación moral y el resultado útil para la sociedad, parte de la unidad de la palabra y de la obra.

          Entre valor moral y valoración moral hay una estrecha relación dialéctica ya que tienen una misma raíz, pero se diferencia en el contexto de su significación social; por lo que el valor moral siempre concentra un carácter positivo; mientras que la valoración moral puede reflejar subjetivamente un carácter positivo o negativo, aplicando las categorías del bien y del mal.

           En síntesis, partimos del método de C. Marx al valorar los problemas subjetivo, cuando afirmó “Para mí lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y traspuesto a la cabeza del hombre”(11).

          

LOS VALORES MORALES EN EL MUNDO ACTUAL

        En este aspecto V.I. Lenin al criticar el objetivismo en las ciencias sociales resaltó que no puede estudiarse el estado real de las cosas “sin calificarlo, sin valorarlo”(12);  por supuesto la integración de los elementos valorativos y científicos de la actividad social sólo puede alcanzarse como resultado de la aplicación de la práctica como criterio valorativo de la verdad.

          Es más, el principio de la integración  de las ciencias sólo alcanza su plena realización a partir del triunfo de la Revolución Socialista, donde todos sus recursos y potencialidades permiten crear las condiciones sociales radicalmente nuevas en las que se alcanza la plena humanización de la naturaleza y se pone en sintonía con el desarrollo armónico e integral de todas las capacidades humanas y de la personalidad, y con ella la realización de su ideal, siempre deseado por el hombre:  la satisfacción de sus necesidades siempre crecientes.

         Pero la realidad del mundo actual que vive la sociedad capitalista contemporánea, cuyos antagonismos y contradicciones internas incrementan el abismo insalvable entre la esencia social del hombre y la existencia individual, es decir entre la sociedad y el individuo, así como la progresiva enajenación del individuo respecto a la riqueza material y espiritual de la sociedad; donde la actividad científica y la actividad valorativa aparecen como fuerzas externas, influyentes y no determinantes o excluyentes entre si, y totalmente ajena a la actividad práctica social.

        En la sociedad capitalista actual existe una dicotomía absoluta entre la actividad científica y la valorativa. Por una parte avanza aceleradamente el proceso intenso de la aplicación de la ciencia a la producción y a su organización, a los problemas tecnológicos y de dirección de la economía que son característicos de toda revolución científica técnica.  Por otra parte se proyecta rápido ascenso de una pérdida de los aspectos cosmovisiva y valorativo  de la ciencia; donde esta se convierte en una fuerza destructora de valores, como un antivalor  o que  en ocasione se le considera enteramente neutral en la actividad axiológica, ajena a los fines práctico y que por lo tanto se halla más allá de los límites del bien y del mal, con un sentido metafísico en extremo.

        Una característica del pensamiento filosófico burgués actual la absolutización unilateralmente  de algunos de los factores de la problemática de los valores a partir de concepciones idealista objetivas y o subjetivas o pragmáticas naturalistas que reducen los valores a su función normativa, lo cual no da margen para el análisis y la reflexión científica.

         Todo ello explica como el pensamiento burgués contemporáneo rehuye a explicar las raíces sociales de sus concepciones y no hace la relación necesaria entre ciencia y valor.  Con ello desvinculan la actividad teórico – cognoscitiva de la práctica histórico social – valorativa, por lo que las diversas manifestaciones (Fenomenología, Neokantismo, Pragmatismo etc.),  como representante de la axiología burguesa actual  separa la teoría de la práctica social. Es el punto de partida de las concepciones axiológicas burguesas contemporánea la separación entre las ciencias naturales y las ciencias sociales.

        Tiene una vigencia fundamental lo resumido por la Dra. C.F. Zaira Rodríguez Ugidos cuando explica que el tratamiento filosófico burgués contemporánea del problema de la relación ciencia – valor se analice en el contexto de dilemas tales como “cientificismo – antropologismo”; “estructuralismo – humanismo”; “descripción científica – hermnéutica”; o en tendencia unilaterales y contrapuestas entre si como son  el cientificismo  y el anticientificismo,  que ofrecen una interpretación  absolutamente desideologizada de la ciencia o una consideración absolutamente “ideológica”  del conocimiento científico en detrimento de su contenido objetivo, y ... a su vez, a un reduccionismo  cientificista o anticientificista de la filosofía”(13)

        No escapan a las características esenciales de las concepciones axiológica burguesa contemporánea las diversas corrientes neomarxistas que desde el Siglo XX dicen defender las ideas de Marx, pero con sustanciales modificaciones y rectificaciones al materialismo dialéctico y a lo específico de la felicidad del hombre en la sociedad.  Bien es conocido las posiciones neomarxista de Louis Althusser de origen francés, militante del partido comunista francés, el cual  ejerce gran influencia en América Latina  y que trata de demostrar la revolución teórica de Marx en la nuevas condiciones históricas. Por eso a principios de 1960 encara el problema de la especificidad y de la cientificidad  de la teoría marxista.

        Un rasgo individual del pensamiento burgués contemporáneo está en un abrazo estrecho y entrelazado de la política de la Globalización Neoliberal  del principio del S XXI, con los Neomarxista; que si bien no se declaran abiertamente a favor de ella, en la práctica se unen a ello; en que no logran resolver las grandes contradicciones antagónicas de la sociedad, que tiene las amplias masas populares en la economía, político, cultural y social.

        El pensamiento burgués contemporáneo venga de donde venga y en el nivel social que exista, trata de enmascarar u ocultar la verdad filosófica en su contenido partidista; primero parte desde posiciones del idealismo objetivo o subjetivo, o enfoca su punto de vista utilitario o pragmática, envolviéndolo con fraseología seudo científica al estilo del positivismo. 

        La axiología burguesa contemporánea sólo llega a ser un intento de explicar los valores por sí mismos, en su forma externa, sin tomar en consideración los mecanismo sociales que lo general, de ahí que sea la causa primera de su punto de vista idealista.

        Por su parte la teoría marxista leninista tiene su punto de partida sobre base científica y objetiva, es decir el materialismo dialéctico , la cual subraya la naturaleza social específica de todo valor y por ello lo considera objeto de la investigación sociológica – general o filosófica, de la actividad práctica social de los hombres.

         Sólo en la sociedad socialista, el criterio de la valoración moral está determinado por los intereses del pueblo, por el desarrollo progresivo de las condiciones materiales y espirituales de la vida del hombre, por el trabajo consciente de todos en nombre de la felicidad y el bienestar  humano.

         Sólo en la sociedad socialista se plantea el objetivo de hacer que las nuevas exigencias morales se conviertan en necesidad interna de todas las personas, haciendo crecer y fortalecer su autovalor .

         Sólo en la sociedad socialista la verdad filosófica tiene por definición la función partidista; pues la filosofía marxista leninista tiene como base el partidismo  objetivo que según Lenin parte de la ciencia que se construye en su interior por lo que defiende los intereses del proletariado.

 

II.-LA VALORACIÓN MORAL: Su importante papel en las consecuencias de la Globalización Neoliberal en la América Latina.

         Toda las valoraciones humanas se desarrollan desde el principio hasta el fin, en la actividad práctica social  de los hombres.  Es innegable que la valoración moral regula la actividad práctica de los hombres pues crea las bases de la formación de las motivaciones personales y sociales, las cuales representan los estímulos directos de la actividad humana.

         La actividad de los hombres son dirigidos por las ideas surgidas en el resultado del proceso valorativo y cuando las masas se apoderan de ellas son invencibles, pues se convierten en una fuerza material capaz de desarrollar grandes y radicales transformaciones de la vida social.

         Cuanta razón tiene el Ideólogo mayor de Cuba, José Martí al sentenciar la necesidad de “ser culto para ser libre”(14) “la ignorancia mata a los pueblos y es preciso matar a la ignorancia”(15); y que nuestras masas hambrientas e incultas  de la América Latina exigen esa posibilidad de la cultura para poder valorar acerca de que es para ella bueno y que es malo, que es útil y que es inútil o perjudicial.  Es esta la razón de que se establezca una correlación objetiva en la práctica social, entre los objetos y fenómenos de la realidad, por un lado y las necesidades del sujeto, por otro, de modo que la valoración de determinado objeto;  el sujeto pueda compararlo con los ideales que el posee (ideales que están por alcanzar , pues aún no existe), pero tratará de alcanzar a través de la interacción de la práctica.

         Las consecuencias en la América Latina de la globalización neoliberal, que como política central de la administración norteamericana actual, trae consigo las necesidades de las grandes masas de eliminar el hambre, la miseria, desnutrición, el desempleo, la pobreza, la guerra, la muerte violenta etc. ,  y esto únicamente puede transformarse cuando adquieran el conocimiento de cómo , con que y de que forma ello es posible.  De ahí que la valoración moral pasa ser un factor decisivo en la actividad práctica del hombre y en su felicidad.

         Ahora bien, hoy día, se hace frecuente encontrar valoraciones que retoman el fin de la filosofía tradicional argumentando la pureza de la nueva filosofía del marxismo que en esencia tergiversan teórica y prácticamente su contenido.

          Para ello, pasamos hacer la crítica a la concepciones Althusseriana y de sus seguidores de la filosofía, así como otros que por su importancia debemos señalar sus principales errores y desviaciones a la hora de enjuiciar la investigación marxista leninista.

          Al tomar  a Louis Althusser, marxista y comunista francés como centro de nuestra crítica, no sólo por tratar de explicar teóricamente a Carlos Marx en el  S. XX, sino también por ser quién mayor influencia ejerce en muchos marxista latinoamericanos  de estos tiempos, por lo que estamos de acuerdo con la Dra,  Zaira  Rodríguez  cuando valora dicha influencia en “la marxista chilena Martha Harnecker cuyas traducciones al español de los primeros ensayos de Althusser en 1967 contribuyeron a difundir el pensamiento de este autor en este hemisferio”(16), así mismo no se puede negar que  la obra de M. Harnecker “Conceptos elementales del materialismo histórico” se ha difundido divulgado en la mayoría de nuestros países y que según su autora se ha editado algo más de 50 veces en universidades y cárceles latinoamericanas;  en la entrevista de marzo de 1978 a la revista española Argumentos.

          Hay que tomar en cuenta que la etapa histórica que analizamos, es decir años 60 hasta finales de los 80 del siglo pasado;  aún existían la Unión Soviética y todo un grupo de países que formaron el Sistema Socialista Mundial, es aquí donde se prolifera  la corriente de los neoalthusserianos en su nueva versión de la teoría de C. Marx en la filosofía, la ciencia y las ideologías. Pero con el derrumbe del sistema socialista mundial y la desintegración de la URSS en los años 90, todas estas valoraciones  neoalthusserianos, continúan haciendo  el juego a la teoría burguesa contemporánea y se suman al festín de la destrucción de la sociedad socialista y caen atado y sin guía ideológica en las concepciones neoliberales que impone el imperialismo en Latinoamérica.  Baste una sola pregunta ¿a que intereses de clases responden los neoalthusserianos?, que no sean a los burgueses e imperialistas;  pero  veamos  como el propio Louis Althusser lo define “del mismo modo que (Marx) le ha legado al movimiento obrero la tarea de inventar nuevas formas de comunidad que conviertan al Estado en algo superfluo, igualmente Marx ha legado a los filósofos marxista la tarea de inventar nuevas formas de intervención filosófica que aceleren el fin de la hegemonía ideológica burguesa. En suma: la tarea de inventar una nueva práctica de la filosofía”(17), en definitiva estas variantes cienticifista  y practicista no contribuyen en nada a dar solución a este embrollo teórico; pues no analizan la naturaleza específica de la filosofía marxista en su relación con la  ciencia y la ideología y tratan de reducir su naturaleza; bien sea en la esfera de la ciencia, bien sea en la política o en las restantes formas de la práctica social.                       

           También los neoalthusserianos están revueltos y despliegan una cruzada contra la filosofía marxista, contra  la teoría del conocimiento y el método dialéctico hasta llegar al caso de “desfilosofar las ciencias”. En ello se destacan a toda prueba Raúl Olmedo y Luis Salazar,  ellos se suman a las ideas practicistas que dominan la segunda parte de la obra de Althusser. 

        Ya en 1980 el filósofo y economista mexicano R. Olmedo en su obra filosófica central (El Anti-método: Introducción a la filosofía marxista);   sin ningún reparo y de forma tajante señala  “pensábamos que si el Marxismo no avanzaba al ritmo de las ciencias naturales era porque le faltaba un instrumento esencial: la lógica dialéctica, es decir el método general”(18);  como puede apreciarse la formalización del problema a resolver tiene una contradicción insalvable, pues quiere mediante procedimientos progresivos de operaciones, transformar el método esencial de la lógica dialéctica de Marx en que le permita anunciar el fin de la filosofía marxista.

         Esta idea principal queda definida cuando escribe  “La historia de la fundación de las ciencias es simultáneamente la historia de la delimitación  y de la eliminación progresiva del dominio de los sistemas filosóficos, o sea del campo de aplicación de la filosofía.  Es la historia de la extinción progresiva de la filosofía”(19).   

          Podemos agregar a Luis Salazar como uno de las más jóvenes neoalthusserianos, que al igual que González  y Olmedo elabora su propia concepción para poner fin al marxismo leninismo; analicemos la siguiente valoración de Salazar  “la función de la teoría marxista –como filosofía y como ciencia revolucionaria- dentro de la ideología comunista no se asemeja en nada al papel que ha jugado la filosofía, las ciencias naturales y las llamadas ciencias sociales dentro de la ideología burguesa;  mientras en este último caso se trata de “racionalizar”  la unidad  de esta ideología, en el primero se trata de una función necesariamente crítica, autocrítica y, por ende, contradictoria,  que implica una lucha ininterrumpida e infinita contra las ilusiones idealistas que necesariamente engendra la propia ideología revolucionaria comunista y el movimiento popular que la sostiene”(20)

            De esta manera Salazar le da el tiro de muerte a la teoría marxista leninista sin mencionar siquiera su fin, pues no reconoce la función metodológica y orientadora del marxismo con respecto a las otras ciencias sociales, que dicho sea, las acepta con el prenombre de “llamadas”; porque según su criterio no son ciencias las teorías sociales; y por último crea una dicotomía insalvable entre la ideología revolucionaria y el movimiento popular, que aunque reconoce que “la sostiene” ;  el objetivo que pretende ocultar es el carácter de clase que tiene la teoría marxista que defiende los intereses del proletariado mundial.   Con esta valoración confusa,  con un marcado  sentido pluriclasista,  la filosofía marxista quedaba reducida a la lucha contra las manifestaciones de una corriente ideológica espontánea  de todos los científicos, ya que cada cual puede tener su propia concepción dado su carácter contradictorio ininterrumpido.

         Por otra parte la “nueva práctica” filosófica del marxismo representada por los neoalthusserianos  tiene un contenido expreso y definidamente pragmática e  utilitario, pues como no pueden resolver los grandes problemas sociales de las masas, dan las bases teóricas o por lo menos tratan de crear una filosofía que sirva para unificar racionalmente al mundo, dando paso con ello a que se obtenga una “glorificación de lo existente” que responda a los intereses de la clase dominante; en nombre del marxismo.

         En  realidad tenemos que reconocer que en las valoraciones de los neomarxistas, tengan el nombre que lleven, no hay verdades filosóficas en ninguna de sus partes y si podemos mostrar la resonancia que tienen las desviaciones teóricas en las posiciones políticas sociales y viceversa.  Sus principales errores están en el no reconocimiento del marxismo leninismo como la teoría consecuente y científicamente demostrada, que defiende los intereses del movimiento obrero internacional y por lo tanto se hacen portador de una valoración política desacertada de la situación del movimiento comunista internacional y del desarrollo socialismo, que según Salazar esta llena de conflictos, antagonismos y que lleva a justificar todas estas  “nuevas concepciones marxistas”;  que ellos van introduciendo de manera arbitraria y deformadoras a la teoría marxista.

          En la actualidad,  vivimos en la primera década de siglo XXI, donde hace más de 10 años han desaparecidos la mayoría de los países que formaban el sistema socialista mundial incluida la URSS; provocan que surjan dos valoraciones contrapuestas y diametralmente diferentes, como son las de los neomarxistas que defienden el idealismo filosófico, pluripartidista, el cual  defiende y justifica las contradicciones ininterrumpidas y todas bajo el manto supremo de la ideología burguesa contemporánea y por la otra parte la valoración positiva, dialéctica y progresista que reconoce la situación histórica actual como una crisis de la política de los gobernantes de esos países exsocialistas, en su forma errónea de aplicar la teoría marxista leninista en sus respectivos países; por no tener en cuenta que dicha teoría  no es más que un método y guía para la transformación revolucionaria de la realidad y que hay que adaptar a las condiciones y  características de cada país.

         La América Latina de hoy día (donde Cuba es el único país socialista y el resto de los países tienen el modo de producción capitalista como fundamental; pero no es homogéneo su desarrollo social), y que sufre la acción de la política neoliberal de la potencia más grande del mundo desarrollado: Los Estados Unidos de Norteamérica; cargada de miseria, hambre, insalubridad, desempleo, etc., para nuestros pueblos.  Si observamos detenidamente encontraremos un debate entre dos grandes concepciones, los que defienden al pueblo pese a todas imposiciones imperiales, como es el caso de Venezuela con su revolución Bolivariana; los pueblos de Argentina y Brazil  con sus gobiernos progresistas que juntos a otros países fundan el MERCOSUR y por  otro lado los países del Perú, Chile, Ecuador, Bolivia y otros que apoyan línea Neoliberal del ALCA; demostrando de esta forma que estamos en presencia de valoraciones diferentes en estos últimos tiempo de principio del S XXI.

         Hasta aquí hemos ofrecido un pequeño grupo de valoraciones positivas y negativas (explicando la primera y criticando la segunda, según nuestro punto de vista en su relación con la filosofía, ciencia e ideología que defienden un interés de clase determinado); cuando nos referimos a valoraciones positivas están definidas aquellas cuya significación social conducen al progreso, al desarrollo progresivo de la sociedad, que garanticen una sociedad más justa y que contribuya a la felicidad del hombre.  Cuando hablamos de valoraciones negativas son las que representan o reflejan subjetivamente,   la incertidumbre,  a lo incierto, a la muerte, al retroceso, a lo que no tiene una forma mejor de vivir, a las contradicciones insalvables, a la destrucción de la humanidad, a la negación de los valores humanos y al antivalor.  

          Por lo tanto, toda valoración moral positiva exige la correspondiente relación dialéctica entre la palabra y los hechos; de la teoría con la práctica; de que la práctica pase a ser el criterio valorativo de la verdad, dentro del marco de una sociedad determinada. Recordemos las ideas valorativas de Antonio Maceo, cuando sentenció  "En cuanto a mi, amo a todas las cosas y a todos los hombres, porque miro más a la esencia que al accidente de la vida; y por eso tengo sobre el interés de raza, cualquiera que el sea, el interés de la humanidad, que es en resumen el bien que deseo para mi patria querida. La conformidad de “la obra” con “el pensamiento”: he ahí la base de mi conducta, la norma de mi pensamiento, el cumplimiento de mi deber”(21).

 

  ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE EL HOMBRE APRENDA A VALORAR SU PROPIA SIGNIFICACIÓN SOCIAL?

       En primer lugar, el hombre en el transcurso de su actividad práctica, al mismo tiempo que conoce el medio que le rodea, comienza a valorar o reflexionar, o a razonar como y de que manera resuelve sus necesidades e intereses que un principio son individuales para luego convertirse en sociales de acuerdo a la comunidad donde vive.

       En segundo lugar; porque no basta con dominar  la formación de valoraciones, sino que debe discernir  cual es la diferencia entre la positiva y la negativa; de modo que  aprenda, cuando  y por que le es útil o beneficioso y cuando es perjudicial para la sociedad, y que relación tiene con la satisfacción de las necesidades sociales.

         En tercer lugar, el hombre debe saber que el objeto de la jerarquía valorativa  del objeto depende de sus necesidades sociales o colectiva de su grupo, pueblo o Estado.  Es decir que el hombre está capacitado para el reflejo anticipado  consciente de la realidad;  o lo que es lo mismo, es capaz de valorar positivamente su objeto.  

        En cuarto lugar, toda valoración en lo fundamental depende de los intereses del sujeto,  es decir que los intereses de clases en las sociedades clasistas poseen gran importancia para la valoración de la realidad.

      En quinto lugar; la valoración no sólo recibe sobre si el influjo de los intereses, también ejerce una influencia activa sobre estos, convirtiéndose en ocasiones, en un medio de concienciación por parte del sujeto. Es el caso de las valoraciones políticas que dado su papel y lugar en la conciencia social influye en los más diversos tipos de valoraciones:  morales, religiosas, jurídicas, estéticas y otras.

       En sexto lugar la valoración presupone una compleja actividad reflexiva basada no sólo en la participación de las formas lógicas de reflejo de la realidad, sino también en las formas sensoriales. Sin la imagen sensorial es imposible la valoración de los objetos concreto – sensibles.  En la unidad dialéctica de los procesos sensoriales y lógicos es que se compone el reflejo valorativo.

       Por todo ello tomamos como ejemplo la valoración moral de René González  Schwerert, (Héroe cubano prisionero del imperio)  sobre el patriotismo cubano, se expresa cuando afirma “las únicas manifestaciones apoyando la agresión a Iraq se arrastran por las calles de Miami, donde los peores terroristas deliran al compás de “Iraq ahora, Cuba después”.

       Nosotros tenemos confianza en ustedes, en la moral que les asiste y en que son dignos herederos de nuestra historia”(22).

       Así mismo el realizador norteamericano Michael Moore  pensaba que la valoración moral de muchos estaunidenses  van a cambiar el resultado de las elecciones en los EEUU, el próximo noviembre;  “ya que van a ir votar en este año para sacar a Bush de la silla presidencial”(23); de ahí que Kerry debe alejarse de la derecha  para que las masas apoyen su candidatura , de modo que puedan cambiar la imagen que tienen en su cerebro de que es lo mismo ser demócrata que ser republicano.  Todo ello, es una muestra de lo que puede proporcionarle las valoraciones positivas a los hombres, en la cual hagan prevalecer lo que beneficia a los intereses de la sociedad, de la familia, de su patria.  

            Si esta valoración moral de Moore se hace patente en la mayoría del pueblo, le puedo asegurar que Bush no sale como presidente y recibirá una contundente derrota en las elecciones.  Por lo que la valoración moral vuelve a jugar un papel decisivo en el desarrollo histórico del mundo actual.  Al mismo tiempo hace real la valoración del Comandante en Jefe Fidel Castro que  “un mundo nuevo es posible”, a pesar de las condiciones desastrosas de la Globalización Neoliberal en la América Latina.

         Queda claro de esta manera, que las valoraciones morales positivas en su significación social provoca cambios sustanciales en el cerebro del hombre que lo convierte en un ser más colectivista, más social, más humano, capaz de transformar las ideas y todo lo subjetivo de la valoración en fuerza material, que cambia y modifica de acuerdo a estos intereses sociales, la amarga realidad de este mundo neoliberal en que existimos . De ahí la importancia vital del dominio de la valoración moral positiva.

   

CONCLUSIONES

Todo conocimiento de la filosofía requiere de la aplicación consecuente de una relación dialéctica entre la Filosofía , Ciencia y el valor; es decir entre lo filosófico y lo no filosófico.

La esencia del conocimiento filosófico exige reconocer a la filosofía en su relación con la ciencia, lo cual nos permite compararla con otras formas no filosóficas específicamente de la realidad social, como son lo científico ideológico – valorativo.  Esta forma teórica de la conciencia social nos permite elaborar de manera racional, los principios, leyes y categorías que reflejan las regulaciones esenciales entre el ser y el pensar y la actuación del hombre en el medio en que vive.

Todo proceso del conocimiento científico está determinado por los vínculos interrelacionado de lo científico – cognoscitivo; lo valorativo – ideológico y la práctica – social; ya que la filosofía como forma de la conciencia social no es más que una forma teórica de apropiación práctica subjetiva de la realidad. Es decir, que  la práctica material es el principio y fin de la actividad cognoscitiva y valorativa del hombre; como medio de orientación metodológica y de principio teórico – valorativo de la actividad práctica – transformadora del mundo.

En el proceso del conocimiento de la filosofía marxista leninista no se excluye los elementos de ciencia e ideología, ya que están en estrecha relación dialéctica. Esto presupone que la ciencia social marxista leninista contiene la ideología de la clase obrera y de ahí su partidismo objetivo y científico.  En esto radica el carácter  transformador de la filosofía marxista leninista y su rechazo a lo contemplativo y lo especulativo de la filosofía tradicional.

Las concepciones filosófica burguesas contemporáneas continúan la subestimación del papel de la teoría y establecen una contradicción insalvable entre la teoría y la práctica; realizando interpretaciones filosóficas simplistas, anticientíficas, seudocientíficas, teoricistas y practicistas.  Se unen a estas concepciones el pensamiento de Louis Althusser, en su condición de revisionista de la teoría marxista y su fuerte influencia en el pensamiento burgués  Latinoamericano de finales del siglo XX.

Las insuficiencias más notables del neomarxismo o neoalthusserianos moderno  actual, están en el revisionismo de la filosofía marxista leninista desde posiciones “izquierdistas”, pequeña burguesa, alterando o minimizando con un carácter unilateral algún aspecto de interés, o intentando crear “una conciencia crítica universal”, que posibilite analizar de manera igual las contradicciones del capitalismo moderno y del socialismo real.  Su objetivo es ofrecer una visión “autentica” del marxismo, que según su criterio atraviesa una “crisis liberadora” y que exige “una apertura pluralista” con diferentes enfoques en su contenido, en definitiva lo que hacen es alejarse cada vez mas de las posiciones marxista leninista y se vinculan mas estrechamente con la teoría burguesa.

Con la caída del Sistema Socialista Mundial incluida la URSS, cuyas causas están en las formas, medios y procedimientos empleados por lo dirigentes de estos países exsocialistas, los cuales han divorciado  los intereses del pueblo con la elite gobernante, los neomarxistas y neoalthussedrianos constituyen la base teóricas de la política neoliberal que llevan a cabo las potencias capitalistas desarrolladas encabezada por los EEUU ; que no han podido dar una respuesta, ni teórica, ni práctica;  sobre  las consecuencias inhumanas en los pueblos  Latinoamericanos.

Este mundo globalizado  neoliberal es representativo del poder de la mentira, el engaño y la destrucción a través de la  guerra contra el terrorismo, la eliminación de los ejes del mal en un rincón oscuro del mundo;  para enmascarar el Terrorismo de Estado, las agresiones e invasiones militares en Afganistán, Iraq y otros pueblos.

Nuestro Comandante en Jefe Fidel, ha asegurado que la potencia de Cuba no es militar, ni económica; es MORAL,  por eso afirma:  “tengo una confianza ciega y total en el futuro de nuestra Revolución... no porque poseamos armas nucleares o biológicas, sino porque tenemos un pueblo con los mayores niveles de educación y de cultura política del mundo... con la universalización todos nos dedicaremos a enseñar y a inculcar valores”(24).

El papel de la valoración moral desde las posiciones del Marxismo Leninismo garantiza el descubrimiento de la verdad histórica, la defensa de los pueblos en sus intereses cardinales y que puedan mantener viva las esperanzas de que “UN MUNDO NUEVO ES POSIBLE”  como cuestión central que debemos aportar a las nuevas generaciones de cubanos en este siglo XXI.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 1.- Portuondo, José A. : “ElPensamiento Vivo de Maceo”, Editorial de  Ciencias Sociales, La Habana, 1976, pag.72

 2.- V.I., Lenin: “Material de Estudio” –Saber defenderse es el valor de una revolución- DOR  CCPCC., año 2003 ,P AG. 2

 3.- Martí Pérez, José: “Nuestra América”. El Partido Liberal; México, 30 de enero de 1891, OC. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, T- 6,       pag.  15

 4.- Castro Ruz, Fidel: “Tabloide Especial No. 7” Editado Juventud Rebelde, La Habana, 1ro, mayo 2003, pag. 15 (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado).

 5.- Marx C., Engels, F. : OC., en tres tomos; T- III; Editorial Progreso, 1978, Moscú, pag.171

 6.- Fabelo Corzo, José R.: “Práctica, Conocimiento y Valoración” Editorial de Ciencias Sociales, La habana, 1989, pag. 58

 7.- Marx, C. , y Engels, F.: OE. , en tres tomos, T- III Editorial Progreso, Moscú, 1978, pag. 385

 8.- Ibidem :  OE., en tres tomos; T- I ,pag. 9

 9.- Engels, Federico: “AntiDuhring “ Editorial Pueblo y Educación 4ta. Edición ,  1975, pag. 115 

10.- Chacón Arteaga, Nancy L.: “Formación de Valores morales”   Editorial Academia, 1998, pag. 1

11.-Marx, Carlos: “EL CAPITAL” (crítica de la Economía Política) Editorial de Ciencias Sociales. Instituto Cubano del Libro. En tres tomos Tomo 1 Prólogo, pag. XIX–XX

12.-V.I, Lenin.: “El concepto liberal y el concepto marxista de lucha de clase”, Editorial Progreso, 1976, OE. , en doce tomos,  T- V, pag. 17

13.-Rodríguez Ugidos, Zaira: “Filosofía, Ciencia y Valor” (crítica del Althusseriano  y de algunas variantes neoalthusserianos en Latinoamerica), Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985, pag. 44.

14.-Martí Pérez, José: “Maestros Ambulantes”, La América, Nueva York, mayo de 1884. OC. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, T- 8, pag. 289

15.-Ibidem:  “Libros Nuevos” , Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 11975, T- 15, pag. 192.

16.-Rodríguez Ugidos, Zaira: “Filosofía , Ciencia y Valor”. (Critica del Althusserianismo y de algunas variantes del Neoalthusserianismo en Latinoamérica) Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985, pag. 91.

17.-Althusser, Louis: “La Transformación de la Filosofía”. Colección Propuesta. Universidad de Granada, 1976, pag.45.

18.-Olmedo, Raúl: “El Anti – Método, Introducción a la filosofía Marxista”. Edición J. Mortiz, A., México, 1980, pag. 7.

19.-Ibidem, pag. 154.

20.-Salazar, Luis: “Marxismo y Filosofía. Un horizonte polémico”. Editorial Biblioteca de Ciencias Sociales y Humanidades, UNAH, México, D.F. 1983, pag.188.

21.-Portuondo, José A.: “El Pensamiento Vivo de Maceo”. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1976, pag. 72.

22.-González  Schwerert, René: “Concurso Nacional de Poesía Regino Pedroso”. Periódico Trabajadores, lunes 7 de julio 2003. Culutura, pag. 10.

23.-Moore, Michael: “Declaraciones en la Confederación Demócrata EEUU”. Noticiero Nacional Televisión. Emisión Estelar.  8.00 PM del 28 /7/04.

24.-Castro Ruz, Fidel: “Discurso en el Acto de Graduación por el aniversario 40 de la creación de los Institutos Superiores Pedagógicos”. Periódico Granma, jueves 22 de julio del 2004, pag. 1.

 

BIBLIOGRAFÍA

Marx, Carlos: “Manuniscritos económicos y filosóficos de 1844”. Editorial Política, La Habana, 1965

-----------------: “Tesis sobre Feuerbach” en C. Marx y F. Engels, Obras Escogidas en tres tomos. Editorial Progreso, Moscú, 1981, T- 1

-----------------: “El Capital” (Critica de la Economía Política). Editorial de Ciencias Sociales. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 1973, Tomo  1

-----------------: “Contribución a la critica de la Economía Política”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

Marx, C., y Engels, F.: “La Ideología Alemana”. Editora Política, La Habana, 1979

----------------------------: “Obras Tempranas”, Editorial Estatal de Literatura Política, Moscú, 1956, (en ruso).

Engels, Federico: “Anti Duhring”, Editorial Pueblo y Educación, 4ta, edicción, La Habana, 1975

----------------------: “Ludwing Feuerbach y el fin de la Filosofía Clásica Alemana”, en C. Marx y F, engels: OE en tres tomos. Editorial Progreso Moscú, 1978, T- III

----------------------: “Biografía “Carlos Marx”, OE., en tres tomos, Editorial progreso, Moscú, 1978, T- III

----------------------: “El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado”, en C. Marx, y F. Engels: Obras Escogidas en tres tomos. Editorial Progreso, Moscú, 1978

Lenin, Vladimir Ilich: “Materialismo y Empiriocriticismo” OC. Editorial Progreso, Moscú, 1983; T- 18

-------------------------: “Cuadernos Filosóficos”. OC. Editorial Progreso, Moscú, 1986, T- 29

------------------------: “¿Quiénes son los amigos del pueblo y como luchan contra los socialdemócratas?” OC. Editorial Progreso, Moscú, 1981, T- 1

-----------------------: “El Estado y la Revolución”. Obras Escogidas en tres tomos, Editorial Progreso, moscú, 1981, T- 1

 ----------------------: “Una vez mas acerca de los sindicatos, el momento actual y los errores de los camaradas Trotski y Bujarin”, en OE., en tres tomos, Editorial Progreso, Moscú, 1981, T- 3

----------------------: “¿Qué Hacer? OE., en tres tomos, Editorial progreso, Moscú, 1981,  T- 1

---------------------: “Mas vale poco y bueno”, OE., en tres tomos, OE. En tres tomos, Editorial Progreso, Moscú, 1981, T- 3

--------------------: “El significado del materialismo militante”,  OE:, Editorial Progreso, Moscú, T-3

-------------------: “El concepto liberal y el concepto marxsista de lucha de clase”, OC. Editorial Progreso, Moscú, 1974,  T- 23

Castro, Fidel: “Discurso en el Acto de Graduación por el Aniversario 40 de la creación de los Institutos Superiores Pedagógicos”, Periódico Granma, jueves 22 de julio del 2004

--------------------: “Discurso en el Acto por el Día Internacional de los trabajadores”, Plaza de la Revolución, 1ro, mayo 2003 (Versiones taquigráficas – Consejo de Estado), Tabloide Esoecial No. 7, Editado Juventud Rebelde, La Habana, 2003

-------------------: “Informe Central I, II, y III Congreso del Partido Comunista de Cuba. Editora Política, La Habana, 1990.

----------------: “Discurso en la Clausura del IV Congreso de la UJC”, en : Discursos en tres Congresos. Ciudad de la Habana, 1982.

----------------: “Discurso en la Clausura de la Sección Diferida del Tercer Congreso del PCC”, en Periódico Granma, 5/12/86, Suplemento.

Tesis y Resoluciones del Primer Congreso del PCC, Editado por el DOR del CCPCC, La Habana, 1976.

Acosta Brehal, Luis: “Antonio Maceo. Algunas previsiones desestinadas”, Ediciones Santiago. Santiago de Cuba, 2000.

 Alekseev, P.V., e Ilin, A.I.: “El principio del partidismo y las ciencias sociales”, Editorial de la Universidad Estatal de Moscú, 1972 (en ruso).

Althusser, Louis : “Por Marx”, Edición  Revolucionaria, La Habana, 1966.

----------------------: “Carta de L. Althusser a Raúl Olmedo”, París, 8 de enero de 1975), en revista Historia y Sociedad, No. 17, México, 1978.

---------------------: “La filosofía como arma de la Reevolución”, en:  La filosofía como arma de la revolución. Cuadernos de Pasado y Presente, 4 Ediciones Pasado y Presente, SRL, Argentina, 1974.

--------------------: “La transformación de la filosofía”, Colección Propuesta. Universidad de Granada, 1976.

Aguirre, Sergio: “Raíces y Significación de la Protesta de Baraguá”, Editora Política, DOR. CCPCC, La Habana, 1978.

Andreev, A.L. : “El lugar del arte en el conocimiento del mundo”, Editorial Politizdat, Mosc+u, 1976, (en ruso)

Arismendi, Rodney: “Lenin, la Revolución y América Latina”, Editorial Grijalbo, México, 1976.

Barceló García, Abel: “Las negaciones de la filosofía marxista desde las ciencias y las ideologías”, en Revista Cuadernos, No.29 8nueva época) mayo – junio, 1972, Año XXII, No. 113, Buenos Aires.

Belik, A.P.: “La forma social del movimiento”, Editorial Ciencia, Moscú, 1982, (en ruso).

Bogoliubova, E.V. “Valor y Valoración”, en : El materialismo histórico como ciencia. Editorial de la Universidad Estatal de Moscú, 1974, (en ruso)

Bondy, S. “La filosofía en el Perú”, Lima, 1967

Bolivar Echevarría, A.: “La Revolución teórica comunista”, en las  Tesis sobre Feuerbach., en Revista Historia y Sociedad, No. 6, México, 1974 .

Brozhik, Vladimir.: “La teoría marxista de la valoración”, Editorial Progreso, Moscú, 1982, (en ruso).

Cabrales Nicolarde, G.: “Epistolario de Héroes”, Cartas y Documentos Históricos, La Habana, 1996

Caso, Antonio.: “La filosofía moral de Don Eugenio M. Hostoi”, en : Conferencia del ateneo de la Juventud, México, 1910.

Cassierer, Ernest.: “Implications of fhysics for ethics en the structure of scientific thought”, Editor, H. Madden, Boston, 1960.

Colectivo de Autores: “Visión Múltiple de Antonio Maceo”. Editorial, Oriente, Santiago de Cuba, 1998.

Chacón Arteaga, Nancy L.: “Formación de Valores Morales” Promet, Proposiciones Metodológicas. Editorial Academia, La Habana, 1999

Del Barco, Oscar : “Althusser en su encrucijada”, en Dialéctica, Revista de la Universidad Autónoma de Puebla, No3 Año II, julio de 1977, México.

Dubrovskii, D.I.: “El problema de lo ideal”. Editorial Misl, Moscú, 1983, (en ruso)

Fabelo, J.R.: “El problema de la veracidad de la valoración”, en Revista Vaprosi Filosofii No. 7, Moscú, 1984, (en ruso)

---------------: “El factor valorativo en el conocimiento científico”, Revista Cubana de Ciencias Sociales, No. 11, Ciudad de la Habana, 1986.

--------------: “Práctica, Conocimiento y valoración, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1989.

Frondizi, R.: “¿Qué son los Valores?, Introducción a la Axiología”, Fondo de Cultura Económica, México- Buenos Aires, 1958.

García Maynez, E.: “Ética, Ética Empírica, Ética de Bienes, Ética formal, Ética valorativa”, Fondo de Cultura Económica, México, 1971

Granin, I.D. : “Conocimiento Social y Valoración”, en: La creación y el   conocimi ento social, Editorial de la Universidad Estatal de Moscú, 1982, (en ruso)

Guider, D.: “Problemas actuales de la conciencia social”, Editorial Progreso, Moscú, 1982.

Guemes Junco, Francisca.: “La Globalización. Resultado del devenir histórico de la sociedad”, Facultad CM. Dr. Salvador Allende , 2000.

Harneccker, Martha: “Los conceptos elementales del materialismo histórico (Presentación de Louis Althusser), Editorial siglo XXI, México, 1972

Hartman, R.S.: “Value theory as a formal sistem Kautstudien”, Bd. 50H3, 1958

Hernández, Eusebio.: “Maceo, dos conferencias históricas”, Instituto del Libro, La Habana, 1968.

Horowits, I.L.: “Radicalism and the Revolt Against Reason”, London, 1961

Ivin, A.A.: “Fundamentación de la lógica de las valoraciones”, Editorial de la Universidad Estatal de Moscú, 1970, (en ruso)

Jaspirokov, A.I.: “El reflejo y la valoración”, Editorial Volgo Viat. Kn, Izdatelstro, Gorki, 1972 (en ruso)

Kagan, Moisei S.: “Lecciones de Estética Marxista Leninista”, Editorial Arte y Literatura. Ciudad Habana, 1984

--------------------: “El Conocimiento y la valoración en el arte”, en: El problema del valor en la filosofía. Editorial Ciencia, Moscú – Leningrado, 1966 (en ruso).

Korotkov, N.Z.: “La percepción estética y el problema de la valoración”, en: El problema del valor en la filosofía, Ed. Cit.

 La ética soviética hoy. Editorial Progreso, Moscú, 1981

Leontiev, A.N.: “Actividad, conciencia, personalidad”, Editorial Politizdat, Moscú, 1977 (en ruso)

Luciano Franco, José A.: “Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida”, Editorial ciencias Sociales, Tomos I, II y III, La Habana, 1975

Martí Pérez, josé: “Carta al general Antonio Maceo”, New York 20 de julio 1882, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

Maizel, I.A.: “La ciencia y el problema de los valores”, en :El problema del valor en la filosofía”,  ed.cit , 1966 (en ruso)

Mora Rubio, Juan.:”Louis Althusser”: ¿Ruptura epistemológica o ruptura política?, en Dialéctica, Revista de la Universidad Autónoma del  Pueblo, No. 31, Año II, julio de 1977, méxico.

Morales, Cesareo.: “El Althusserianismo en México”, (notas), Ponencia presentada en el coloquio: ¿Al encuentro o desencuentro con Marx?, celebrado el 20 y 21 de octubre de 1983, México.

Navosov, V.F.: “La valoración, su estructura y papel en el conocimiento”, en: Problemas de la metodología y la lógica de la ciencia, NO. 5, Tomsk (en ruso)

Olmedo, raúl.: “Hegel y Spinosa en Marx”, en Revista historia y Sociedad,  No. 1, 1974, México.

-----------------: “Leer Materialismo y empiriocriticismo”, en Revista Filosofía y Política. No. 78, UNAM, México, octubre – diciembre, 1974.

----------------: “Desfilosofar el concepto de historia”, No.117, 1978, México.

----------------: “El Antímetodo : Introducción a la filosofía marxista, Editorial J. Mortiz, S.A. México, 1980

Plejanov, G.V.: “Problemas de la Ciencia histórica – filosófica”, Editorial Gospolitizdat, Moscú, 1958, T- 5 (en ruso)

Portuondo, J.A.: “El pensamiento vivo de Maceo”, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1976

Ramos Callís, F.A.: “Recopilación sobre las concepciones ético militares del mayor general Antonio Maceo grajales”. Editado en la Imprenta de la Dirección Política Principal  de las FAR, 1990, mayo.

----------------------: “Reflexiones sobre el pensamiento ético, demócrata y Republicano de Antonio Maceo”. Conferencia Magistral en la Escuela Provincial del PCC *OLO PANTOJA *, Cda. Habana, 1998, diciembre.

---------------------: “Los valores ético – morales en  Antonio Maceo Grajales” . Ponencia. Facultad C.M. Dr. Salvador Allende. Cda. Habana, 2001.

---------------------: “El pensamiento ético, filosófico y lo axiológico en Antonio Maceo Grajales”. Ponencia  presentada en el 1er. Taller Nacional sobre Antonio Maceo Grajales, 19 de marzo del 2003, Universidad de la Habana. Sala Julio Sanguily .

Recasens Siches, L.:  “Axiología jurídica y derecho natural”, en XII Congreso Internacional de Filosofía, Simposium sobre derecho natural y axiología, México, 1963.

Rodríguez, Zaira.: “Ciencia y Valor”, en Conferencia de Lógica Dialéctica, Apuntes para un libro de texto, Universidad de La Habana, Ciudad de la Habana, 1983.

---------------------: “Filosofía, Ciencia y Valor”. Editorial de Ciencias Sociales. Ciudad de la Habana, 1985.

Rodríguez, Carlos Rafael.: “Discurso de apertura de la conferencia teórica Internacional + La Estructura de clase en América Latina + en memoria del evento, La Habana. 1980.

Roig de Leuchsenring, Emilio.: “Antonio Maceo: Ideología Política”. Cartas y otros Documentos. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1998, Vol. I y II.

Rosental, M. Y Ludin, P.: “Diccionario Filosófico”, Ediciones Universo, Argentina, 1973, Editora Política, Playa, ciudad de la Habana, Cuba.

Rudelson, E.A.: “Doctrina neokantiana de los valores”, (Escuela de Friburgo), en: El problema del valor en la filosofía, Ed. Cit.

Salazar, Luis.: “Filosofía y Ciencia en el desarrollo del marxismo”, en: Revista Dialéctica, VAP, No. 8, Año V, junio de 1980, México.

----------------: “Marxismo y Filosofía. Un horizonte polémico”. Editorial Biblioteca de Ciencias Sociales y Humanidades, UAM, México, D.F., 1983.

Sánchez Vázquez, Adolfo.: “La Ideología de la neutralidad Ideológica”, en las Ciencias Sociales (Ponencia al primer coloquio Nacional de filosofía en Morelia), Michoacán, agosto de 1975, en: Revista Historia y Sociedad, No. 7, 1975, México.

--------------------------------: “Ciencia y Revolución. El marxismo de Althusser”, Alianza Editorial, Madrid, 1978.

Serchautor, V.N.: “Critica al análisis neopositivista de los juicios valorativos en la ética”, en: El problema del valor en la filosofía, Ed. Cit.

Silva, L.: “Teoría y práctica de la Ideología”, Editorial Nuestro Tiempo, méxico, 1977.

----------: “Antimanual para uso de marxistas, marxólogos y marxianos”, Monte Avila Editores, C.A. Caracas, Venezuela, 1976.

Stolovich, L.N.: “La naturaleza valorativa de la categoría de lo bello y la etimología de las palabras que expresan esta categoría”,: El problema del valor en la filosofía, Ed. Cit.

Torres Cuevas, E.: “Antonio Maceo, las ideas que sostienen el arma”. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1995 .

Vargas Lozano, Gabriel. : “La relación Marx – Hegel, Althusser y el concepto de inversión”, en: Revista Dialéctica, VAP, No. 3, Año II, julio de 1977, México..

Vasilienko, V.A.: “Valor y relaciones valorativas”, en: El problema del valor en la filosofía, Ed. Cit. Editorial Ciencia, Moscú, 1961, (en ruso).

Yakouliev, M.V.: “Ideología, contraposición entre las concepciones marxistas leninistas y burguesas”, Editorial Misl, Moscú, 1979.     

 

  INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA

FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS  “DR. SALVADOR ALLENDE”

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

(TRABAJO PREPARATORIO DE LA DISERTACIÓN PARA LA OPCIÓN DE LA CATEGORÍA DOCENTE DE AUXILIAR)

Autor:   Fulgencio Anieris Ramos Callís

Licenciado Ciencias Sociales

Profesor  ASISTENTE

Departamento de Filosofía y Salud

Enero 2005

“AÑO DE LA ALTERNATIVA BOLIVARIANA PARA LAS AMÉRICAS”

Articulos relacionados:
Reflexiones acerca del papel de la mujer hoy en el mundo globalizado
Resumen:
El siguiente trabajo aborda temas referentes a la mujer en un mundo donde solo se analizan los aranceles y los perjuicios para la economía mundial. Donde no se tienen en ...
Contratación pública electrónica en Colombia.
Resumen:
Por medio de Decreto 2178 del 29 de Junio de 2006, se creó en Colombia el ‘SECOP – Sistema Electrónico para la Contratación Pública’. Este es otro de los esfuerzos legale...
A la policía de Duhalde-De la Rúa...No le "gustan" "los ricoteros" ni la juventud
Resumen:
Los 15.000 jóvenes que viajaron hasta Mar del Plata para participar del recital de ‘los Redondos’ tuvieron que soportar una brutal represión policial de la ‘bonaerense’. ...
Bolivia: politica, economia, società
Resumen:
La guerra mediática. La insurgencia campesina. El gobierno quiere golpe de Estado para sacar gas a través de Chile: Evo Morales. Más de 150 mil bolivianos juran derrocar ...
Ventajas y Desventajas de la Globalización
Resumen:
Desde hace unos años, la globalización es un tema altamente controvertido, lo cual no significa que no tenga muy remotos antecedentes. Históricamente, se remontaría a por...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©