Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Corrientes Lingüísticas del siglo XX: El Estructuralismo

Resumen: El estructuralismo, es un movimiento europeo en el área de las humanidades que emergió en Francia a mediados de la década de 1950 y en el que el lenguaje desempaña una función clave. También el estructuralismo es una tendencia, se trata de un “estilo de pensar” que reúne autores diferentes que se expresan en los más diversos campos de la ciencias humanas, tiene sus raíces en la lingüística de Ferdinand Saussure, cuya principal propuesta es que “el lenguaje no es ni una forma ni una sustancia”. Su nacimiento real tuvo lugar en 1955, cuando el filósofo Claude Lévi-Strauss (influido por Saussure pero también por los antropólogos y lingüistas estadounidenses y los formalistas rusos) publicó en el Journal of American Folklore un artículo titulado.
22,274 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: David José Figueroa Sánchez

INDICE:

  • Origen y concepto del estructuralismo

  • Características del estructuralismo

  • Aspectos en los que se basa el origen del estructuralismo de Saussure

  • Las ideas principales de Saussure en oposición a la gramatica tradicional

  • Estructura

  • Signo lingüístico

  • Lenguaje

  • Lengua

  • Habla

  • Sintagma

  • Morfema

  • Fonema

  • Conclusión

  • Referencias

 

EL ESTRUCTURALISMO COMO UNA DE LAS PRINCIPALES CORRIENTES LINGÜÍSTICA DEL SIGLO XX

 

ORIGEN Y CONCEPTO DEL ESTRUCTURALISMO.

El estructuralismo, es un movimiento europeo en el área de las humanidades que emergió en Francia a mediados de la década de 1950 y en el que el lenguaje desempaña una función clave. También el estructuralismo es una tendencia, se trata de  un “estilo de pensar” que reúne autores diferentes que se expresan en los más diversos campos de la ciencias humanas, tiene sus raíces  en la lingüística de Ferdinand Saussure,  cuya principal propuesta es que  “el lenguaje no es ni una forma ni una sustancia”. Su nacimiento real tuvo lugar en 1955, cuando el filósofo Claude Lévi-Strauss (influido por Saussure pero también por los antropólogos y lingüistas estadounidenses y los formalistas rusos) publicó en el Journal of American Folklore un artículo titulado El Estudio Estructural del Mito: un mito, donde se afirmaba que el mito “como el resto del lenguaje, esta formado por unidades constituyentes” que deben ser identificadas, aisladas y relacionadas con una amplia red de significados. Así pues, los fenómenos culturales pueden considerarse como producto de un sistema de significación que se define solo en relación con otros elementos dentro del sistema, como si fuera el propio sistema quien dictase los significados. Todo código  de significación es arbitrario pero resulta imposible  aprehender la realidad sin un código.

           

El estructuralismo obtiene sus instrumentos de análisis de la lingüística, Ferdinand Saussure en su “Curso de Lingüística General” constituye un aporte decisivo para la fundación de la lingüística moderna, introduce el “método estructural” en el campo de los fenómenos lingüísticos.

          

La concepción de estructura en el pensamiento occidental no es tan nueva como suele creerse. Desde comienzos de este siglo comenzaron a plantearse elementos de pensamiento estructural en las ciencias sociales, especialmente en lingüística, uno de cuyos principales exponentes es Saussure. Más tarde, a partir de la década del 20, estas ideas, junto con aquellas provenientes del formalismo ruso, se conformaron y consolidaron con mayor firmeza en lingüística y posteriormente en crítica estética y literaria, sobre todo alrededor del llamado "Círculo de Praga".

Además durante la segunda guerra mundial y los años siguientes, el lingüista ruso Roman Jakobson, antiguo integrante de la escuela de Praga, trabajó en los Estados Unidos en esta áreas, sin que la influencia de sus ideas llegara a influenciar otros campos de las ciencias sociales.

Fue necesario que surgiera el trabajo de Claude Levi-Strauss para que el estructuralismo desbordara al marco de la lingüística, dentro del cual había crecido por más de medio siglo.

En 1949, la publicación de Las Estructuras Elementales del Parentesco muestra que las convicciones estructuralistas están ya consolidadas y ofrecen un sistema coherente y efectivo para analizar la realidad. A partir del medio siglo, su pensamiento comienza a impregnar el trabajo de numerosos antropólogos y, poco a poco, a convertirse en alternativa para otras áreas del pensamiento social, en especial para la sociología política.

Luego de esto, sus ideas llegan a captar la atención de Louis Althusser, miembro del Partido Comunista Francés, quien propone una relectura de Marx con el fin de encontrar detrás de sus palabras, detrás de sus planteamientos, un contenido que nadie había podido leer porque estaba implícito, oculto detrás del discurso y los conceptos evidentes: la armadura, la estructura del pensamiento marxista. Su teoría impacta con fuerza en la sociología y aun en el marxismo. Con este nuevo impulso, que liga el estructuralismo con la política de izquierda y las ideas revolucionarias, esta corriente experimenta un fuerte impulso durante los años 60 y 70, hasta abarcar también distintas ciencias sociales.

Al ser renovados los enfoques marxistas sobre las sociedades que estudia la antropología con principios teóricos y metodológicos estructuralistas, también lo son la visión antropológica con la introducción de los conceptos de Marx, en especial aquellos que se refieren al fetichismo, al modo de producción del comunismo primitivo, a la moneda y el dinero, a la relación entre lo material y lo ideal y otros no menos importantes

El Estructuralismo surge en el contexto del marxismo y el funcionalismo. Cada una de estas junto con el estructuralismo tiene un concepto de ciencia distinta.

 

CARACTERÍSTICAS DEL ESTRUCTURALISMO.

Los estructuralistas afirman que los sentidos nos enseñan  y que los medios de comunicación son solo modalidades de transmisión mediante las cuales  se reestructuran determinadas formas que enriquecen su fuerza de expresión; es decir, que son condicionantes para codificar o reforzar lo que en la sociedad tiene ya un sentido.

Dentro de esta teoría, la sociedad se constituye  en la medida que tiene determinadas reglas o estructuras que producen el sentido de los acontecimientos, los cuales son producto de las normas que los hombres han asimilado en sociedad y les permite evocar en común los mismos significados.

 El estructuralismo obtiene sus instrumentos de análisis de la lingüística. De hecho, un punto de referencia común a los distintos desarrollos del estructuralismo ha sido siempre la obra de Saussure, Curso de lingüística general (1915), que, además de constituir un aporte decisivo para la fundación de la lingüística moderna, introduce el uso del "método estructural" en el campo de los fenómenos lingüísticos. La visión del que hubiera experimentado grandes progresos profundizando el estudio de los campos de "presencia" y "copresencia" en los que Husserl encuentra esa característica de la conciencia que hace inferir a ésta más de lo que percibe o entiende.

 

ASPECTOS EN LOS QUE SE BASA EL ORIGEN DEL ESTRUCTURALISMO DE SAUSSURE

Su "Curso de Lingüística General" está considerado el origen del estructuralismo europeo. Se basa en lo siguiente:

  • La semiología es el estudio general de los signos y la lingüística una de sus ramas.

  • Se ha de distinguir entre lenguaje en general (lingüística interna) y lenguaje humano (lingüística externa).

  • Hemos de distinguir entre lengua (sistema de signos) y habla (utilización del sistema).

  • El valor de los signos varía en función del eje que consideremos; así podremos agrupar signos in presencia (sintagmas) o en ausencia (lengua).

  • Hemos de distinguir entre un estudio sincrónico y otro diacrónico de la lengua.

  • Hemos de considerar al signo lingüístico como arbitrario, lineal y discreto.

  • La lingüística para Saussure ha de ocuparse sobre todo de la descripción de la lengua.

 

LA IDEAS PRINCIPALES DE SAUSSURE EN OPOSICIÓN A LA GRAMÁTICA TRADICIONAL.

Las ideas principales de Saussure se oponen a los principios de la gramática tradicional:

La importancia de la lengua hablada sobre la lengua escrita. Saussure afirma: “La palabra hablada es la que constituye por sí sola el objeto de la lingüística.” Es decir, atender solo a la escritura, como hace la gramática tradicional, es como pensar que “para conocer  a alguien es mejor mirar su fotografía que su cara”.

Para poder explicar en sentido más amplio la importancia mayor de la lengua hablada sobre la escrita es menester tener en claro conceptos referentes a esta, como lo es la lenguaje, lengua y habla que estudiaremos más adelante.

Dentro de lo que es el estructuralismo es muy importante hacer referencia a términos importantes para la comprensión de dicha corriente lingüística.

ESTRUCTURA:

Es definida como el conjunto de elementos lingüísticos relacionados entre sí mediante un sistema ordenado de reglas. En lingüística estructura es sinónimo de construcción. Estructura: esqueleto, guía sobre la que añadir otros elementos. Es algo previo.

Estructurar y organizar no es lo mismo, son dos cosas diferentes: estructurar es intentar descubrir el orden previo que existe entre los elementos de una estructura, mientras que organizar es establecer un orden desde mi punto de vista, no es el que existía previamente.

El estructuralismo intenta estudiar la lengua como un todo bien estructurado. Este estudio nos ha mostrado que la lengua se estudia en parejas, es decir, cada elemento posee su contrario. Muchos términos que la lengua había utilizado fueron revisados por el estructuralismo según el criterio de coherencia.

 

SIGNO LINGÜÍSTICO:

Es la entidad psíquica de dos caras, formada por la unión del significante (imagen acústica) y el significado (concepto).

El significante del signo lingüístico es el conjunto de los elementos fonológicos de la serie de sonidos que lo forman, por ejemplo  el significante  de la palabra  niño sería n+i+ñ+o. El significado del signo lingüístico es el concepto o idea que evoca en la mente el significante. El significado de la palabra niño sería el concepto de niño, es decir, el conjunto de características comunes a todos los niños que permite agruparlos como clase. Hay otro elemento, el referente, que es el objeto o entidad real a que el signo remite. Los niños reales constituirían el referente. No obstante, hay signos que carecen de referentes, aquellos que expresan relaciones: y, de, más. En otros signos: extraterrestre, el Lazarillo de Tormes.

Aquí surge otra idea importante considerado por Saussure en oposición a la gramática tradicional. Los signos lingüísticos que integran una lengua tienen un valor, en oposición a los demás signos. Por ejemplo, bueno tiene sentido por su oposición a malo.

El valor de un signo no es algo que reside en sí mismo, sino por oposición a los otros.

El signo lingüístico, para Saussure, no une una cosa (el objeto casa,  por ejemplo) con un nombre ( la palabra casa) sino que une un concepto (el concepto que tenemos de casa) con una imagen acústica (la secuencia fonética c-a-s-a), que tenemos en nuestra memoria y que materializamos fonéticamente como hablantes, cuando deseamos emitir el concepto casa  o que con dicho concepto relacionamos cuando la escuchamos como receptores.

 

CARACTERÍSTICAS DEL SIGNO LINGÜÍSTICO:  

*Arbitrariedad: la relación entre el significado y el significante es inmotivada o arbitraria. Por ejemplo el concepto de la palabra perro se expresa en español por medio del significante perro, pero en otras lenguas para la misma idea se emplean significantes distintos: chien en francés, dog en inglés, hund en alemán y cane en italiano. Es necesario que los hablantes aprendan los signos que forman el código de la lengua que utiliza como medio de comunicación. Sólo en las onomatopeyas, palabras cuyo  sonido recuerda la realidad a laque se refiere (miau-miau, plaf i tictac), existe una motivación entre significante y referente. Las onomatopeyas son muy escasas en la lengua y no son elementos del sistema lingüístico; en algunos casos varían de una lengua a otra: quiquiriquí, coquericó, cock-a-doodle.do.

*Monosemia: la mayor parte de los signos son monosémicos, es decir, para un solo significante hay un solo significado: casa, niño, hombre aunque también es frecuente encontrar signos en los que un significante le corresponden varios significados: pluma (de ave, describir), hoja (de libro, de planta, de afeitar). O al contrario, a un solo significado le corresponden varios significantes: el significado  de la palabra perro puede expresarse con distintos significantes, como can, chucho.

*Establece un sistema de relaciones: los signos de la lengua se encuentran en interrelación o dependencia; sólo adquieren valor en su relación con otros signos de la lengua. Por ejemplo lunes adquiere valor por oposición a los otros signos representantes de los días de la semana: martes, miércoles, jueves... la relación que establece un signo con los demás signos  de la lengua que podrían aparecer en un  contexto, y que no aparecen por que se oponen.

Ejemplo: en el jardín crecen las flores. El signo “jardín” se opone a los signos “parque”, “bosque”... porque tienen valores significativos diferenciados, y de igual manera se opone a jardines por su significado gramatical, singular/plural.

Si las oposiciones son binarias, de dos términos a uno se le denomina término no marcado y al otro término marcado, el primero es el más amplio, el que comprende el término marcado, que está incluido en el otro.

Ejemplo: el hombre es bueno por naturaleza, el término no marcado es el singular y el término marcado es el plural, ya que incluye a todos los hombres.

El signo lingüístico es un signo articulado, puede dividirse en unidades mas pequeñas, es lo que se conoce como la doble articulación del lenguaje humano, que se dividen según Martinet,en unidades de la primera articulación y unidades de la segunda articulación, las primeras son las unidades más pequeñas con significado en que puede dividirse en signo; estas son los monemas que se clasifican en lexemas y morfemas. Los lexemas son los que aportan  el significado conceptual: niñ- (o), marc- (a). Los morfemas son los monemas que aportan el significado gramatical (niñ) – o, (marc)- a.

Las unidades de la segunda articulación, son las unidades más pequeñas sin significación en que pueden dividirse un signo n/i/ñ/o, m/a/r/c/a. Estas unidades de doble articulación son los fonemas.  

 

CLASES DE SIGNOS LINGÜÍSTICO.

Los signos pueden ser índices, iconos y símbolos.

Índice o indicio es un signo que tiene conexión física  con el objeto denotado: el humo que permite inferir la existencia de fuego. El símbolo es un  signo  arbitrario cuya relación con el objeto se determina por una ley o convención previa: ejemplo: los colores de la bandera de un país.

Signos naturales y signos artificiales, están basados en una clasificación según la índole del emisor. Signos naturales son los que tienen su origen en  fenómenos naturales, humanos o no humanos, aunque casi siempre son índices: el humo la fiebre, los gestos. Signos artificiales son los creados o fijados expresamente como signos: el alfabeto Morse.

 

LENGUAJE:

Medio de comunicación entre los seres humanos a través de signos orales y escritos que poseen un significado. En un sentido más amplio, es cualquier procedimiento que sirve para comunicarse. Algunas escuelas lingüísticas entienden el lenguaje como la capacidad humana que conforma al pensamiento o a la cognición.

En este aspecto podemos hacer referencia a la importancia mayor de la lengua hablada sobre la lengua escrita puesto que para Saussure es  la capacidad de comunicación mediante signos orales (y escritos). Pero el hecho lingüístico es muy complejo. En él intervienen factores fónicos, acústicos, fisiológicos, individuales, sociales, etc. Saussure opina que si la lingüística se ocupara del  lenguaje no podría ser una ciencia independiente, sino una compleja masa de actividades referentes a otras ciencias (física, acústica y fisiológica). Para que la lingüística sea una ciencia independiente es necesario que se dedique a estudiar un objeto que le corresponda a ella sola. Según  Saussure, este objeto es la lengua.

 

LENGUA

Es un conjunto de posibilidades sistemáticas (de un sistema) que el individuo tiene a su disposición para usar. Mientras, el habla es un conjunto de posibilidades que el individuo ha seleccionado y que son efectivamente realizadas en un acto de comunicación. La lengua es un inventario que los hablantes no pueden modificar, sólo emplearlo a través del habla, es decir, el conjunto de emisiones que los hablantes producen gracias al inventario del que disponen. 

Según Saussure, esta formada por un sistema de signos que sus hablantes aprenden y conservan en su memoria. Es por tanto, un código formado por signos. La lengua es inmaterial pues descansa en la memoria, y social porque pertenece a la colectividad de sus hablantes.

 

HABLA

Es el acto personal en el cual un hablante, extrayendo del código los signos y las reglas que precisa en aquel momento, emite un mensaje. El habla, es material- es algo que se oye y se pude leer y es individual, corresponde a un hablante particular en un momento dado.

 

SINCRONÍA Y DIACRONÍA:

Sincronía / diacronía: hacen referencia al tiempo, a la cronología. La sincronía es el tiempo en un momento dado, un tiempo concreto. La diacronía es una progresión en el tiempo. Hasta entonces, sólo se habían hecho estudios diacrónicos.

La lengua en un momento dado es consecuencia de una evolución y, ala vez, constituye una etapa de esa evolución que continuará a través del tiempo. El estudio de la evolución de una lengua en un estudio diacrónico. El estudio de una lengua en una de sus etapas es un estudio sincrónico. Para Saussure el estudio fundamental que debe desarrollar la lingüística es el del estado de una lengua en un  momento dado, sin tener en cuenta la acción del tiempo sobre ella, es decir, debe realizar un estudio sincrónico. El concepto de sincronía de Saussure no debe confundirse  con el de actualidad. Puede hacerse un estudio sincrónico del español del siglo XVI, del siglo XVIII y también, por supuesto, del español contemporáneo.

 

LA LENGUA ES UN SISTEMA DE SIGNOS:

Aquí podemos establecer otro elemento que forma parte  de las ideas de Saussure  en oposición a la gramática tradicional.  Esta es la idea fundamental que ha dado origen a la doctrina estructuralista.

Sistema quiere decir “conjunto de cosas que dependen unas de otras”. La concepción tradicional del lenguaje consideraba que el número de signos –fonemas, morfemas y palabras – parecía indefinidamente abierto: la aparición de unos y la desaparición de otros no influía a la lengua como tal. Pero Saussure señaló que los signos son interdependientes. Los elementos lingüísticos-afirman-mantienen el equilibrio parecido al que guardan las piezas de ajedrez en un momento de una partida (una sincronía). Si se cambia de posición una pieza,  si desparece alguna o si se añade otra en el juego, el equilibrio se altera y se pasa de un sistema a otro diferente. Cada movimiento diacrónico da lugar a una sincronía nueva en las que las piezas mantiene un equilibrio interdependientes, pero distinto del que presentaba en el estado anterior.

 

SINTAGMA:

Palabra o grupo de palabras relacionadas entre sí y que forman una unidad funcional.

Un sintagma puede relacionarse con otro u otros que existan en la oración y en él puede haber, a su vez, otro u otros sintagmas. En El niño estudia la lección de Geografía, existen dos sintagmas constituyentes inmediatos de la oración: el sintagma nominal el niño, cuyo núcleo es el sustantivo, que hace la función de sujeto, y el sintagma verbal, estudia la lección de Geografía, cuyo núcleo es el verbo. Pero, a su vez, dentro del sintagma verbal hay otro sintagma nominal, la lección de geografía, que funciona como complemento directo y cuyo núcleo es el sustantivo lección, y dentro de este sintagma se halla otro preposicional, de Geografía, que funciona como complemento de nombre de lección.

 

SINTAGMA NOMINAL

El sintagma nominal está integrado por un núcleo, que es un sustantivo o elemento nominal equivalente, que puede ir determinado o no por determinantes y acompañado de modificadores o subordinados que lo complementan: El niño moreno.

 

FORMA  DEL SINTAGMA NOMINAL.

El núcleo es el único elemento necesario para la existencia del sintagma nominal; el núcleo del sintagma nominal es un sustantivo o un elemento léxico que esté sustantivado (véase Sustantivación). Como sustituto del nombre, puede utilizarse un pronombre: Alguien llamó; un infinitivo: El dormir es importante para la salud; u otros elementos sustantivados, como un adjetivo: Los buenos de la clase; un adverbio: El ayer recordado; una conjunción: Los porqués; o una interjección: Un ay penoso.

Los determinantes son palabras gramaticales, que identifican o cuantifican el concepto expresado por el núcleo y en español van antepuestos. Esta función es desempeñada por el artículo, los determinantes posesivos, demostrativos, indefinidos y numerales. Mediante el uso de un determinante, marcamos automáticamente la existencia de seres o realidades concretas: Un poema. Este libro. Mi pluma. Algún día. Ciertos determinantes marcan la especificidad y singularidad de lo determinado: El libro, este libro o mi libro.

Los modificadores del núcleo completan, precisan o restringen el significado de ese núcleo. Se les llama también complementos. La función de complemento del núcleo nominal o complemento del nombre es característica del adjetivo, aunque también puede ser desempeñada por un sustantivo, precedido de preposición: Una silla dorada; Una silla de madera; El arroz con leche; o también un sustantivo en aposición (el sustantivo se encuentra adjunto al núcleo sin preposición): El río Ebro; La ciudad dormitorio.

 

FUNCIÓN DEL SISNTAGMA NOMINAL

Si el sintagma nominal es un constituyente inmediato de la oración, su función es la de sujeto; puede ser de dos clases: agente y paciente. Sujeto agente es quien realiza la acción verbal y concuerda con el verbo en número y persona: Luis come despacio. Sujeto paciente o receptor es el que recibe la acción del verbo: Los niños son amados por sus padres.

Si el sintagma nominal se encuentra dentro del sintagma verbal, formando parte de éste, puede desempeñar varias funciones, entre las que destacan:

Atributo, indica cualidades del sujeto a través de un verbo atributivo o copulativo, ser o estar: Luis es arquitecto.

Complemento directo, expresa lo que se dice del sujeto a través del verbo: Sergio estudia ‘lengua’; sirve para precisar, fijar o concretar el significado de los verbos transitivos; cuando el complemento directo se refiere a persona u objeto personificado, va precedido de la preposición a: María Jesús quiere ‘a’ sus padres.

Complemento indirecto, indica la persona o cosa personificada a quien va destinado el beneficio, provecho o daño de la acción verbal; va precedido de las preposiciones a o para: Sergio compró una casa ‘a’ sus padres. El niño compró un regalo ‘para’ su amigo.

Complemento circunstancial, indica en qué circunstancias, lugar, tiempo, modo, cantidad, compañía, medio... se desarrolla la acción verbal: Sergio estudia ‘cada día’ ‘dos horas’.

Aposición, función realizada por un sustantivo que complementa a otro sustantivo al que va apuesto, sin preposiciones: Sergio, tu vecino, ha venido; Lope de Vega, dramaturgo famoso, nació en Madrid.

Vocativo, forma expresiva que se utiliza con valor apelativo o exclamativo: Sergio, espérame. Complemento predicativo, complementa a la vez al verbo y a un sintagma nominal que funciona como sujeto o complemento directo: Nombraron a Sergio alcalde.

 

SINTAGMA VERBAL

El núcleo es el verbo en función de predicado y a él se refieren, directa o indirectamente, todos los complementos que forman el sintagma verbal.

 

FORMA

El núcleo del predicado verbal es un verbo predicativo, que tiene contenido semántico pleno; si tiene otros elementos dependientes, son los complementos.

Estos complementos pueden ser sintagmas nominales, adjetivos, preposicionales o adverbiales.

Los verbos que llevan un complemento directo que complementa su significación son verbos transitivos, y son verbos intransitivos cuando poseen una significación completa, cerrada en sí misma, que no requiere de complemento directo: Sergio enseñó el traje (complemento directo). Luis duerme; aunque ambos llevan o pueden llevar otros complementos. Complemento indirecto, indica a quién va dirigida la acción del verbo: Compré una casa a Carlos o para Carlos, el uso de las preposiciones a o para en este ejemplo varía el significado de la oración. Complemento de régimen, su uso es imprescindible para la comprensión de algunos verbos: Creo en vosotros; Habla de ello. Complementos circunstanciales, formados por sintagmas preposicionales: Sergio juega en la calle, con sus amigos, por las tardes; por sintagmas nominales: Todos los días, esta semana; o por sintagmas adverbiales: Lo hice ayer; Estoy aquí. Pueden indicar lugar: Vivimos en Madrid; tiempo: Iré el martes; modo: Escribe con cuidado; materia: El pan se hace con harina; instrumento: Corta el pan con cuchillo; compañía: Saldré con Sergio; cantidad: Te lo dije dos veces; finalidad: Estudié para médico.

Predicado nominal, su núcleo sintáctico es un verbo, pero desde el punto de vista semántico, lo atribuido es una cualidad o característica expresada por un elemento nominal o adjetivo, que califica o clasifica al sujeto; el verbo sirve de enlace entre el sujeto y el atributo. A estos verbos se les llama copulativos o atributivos: El perro es un animal; La casa estaba vacía; Sergio es agradable.

En el orden de palabras habitual, el sintagma nominal precede al sintagma verbal: Ese chico te está mirando, pero estos elementos pueden invertirse en la estructura superficial: Te está mirando ese chico. El orden concreto de las palabras dentro del sintagma y el orden de los sintagmas dentro de la oración depende de cada hablante, de sus predilecciones. Una misma persona emplea diferente orden de palabras según el oyente a quien se dirija, su intención expresiva o la intensidad de los sentimientos expresados.

La posición del sintagma nominal con respecto al sintagma verbal puede seguir varios órdenes. Orden lógico: el sintagma nominal va en primer lugar, seguido del sintagma verbal: Ese chico te está mirando. Orden invertido: sintagma verbal antepuesto, interesa marcar anticipadamente la acción verbal: Te está mirando ese chico. Orden rítmico: muy frecuente en la poesía y con el fin de destacar unas palabras determinadas: Allí estaban, en la plazuela, los muchachos. Orden impulsivo, se coloca en primer lugar el sintagma verbal, porque lo que importa es recalcar la acción, como expresión de sentimientos: ¡Qué te mira ese chico!

 

SINTAGMA ADJETIVO

Su núcleo es un adjetivo, tiene valor independiente y funciona como modificador de un sintagma nominal: Los turbios ríos descendían la montaña, como complemento predicativo: Los ríos descendían turbios, o como atributo: Sergio estaba feliz. En cualquiera de los dos casos, la dependencia de los adjetivos respecto de los sustantivos a los que se refiere se manifiesta por la concordancia en género y número: Ríos turbios; Sergio feliz.

 

SINTAGMA PREPOSICIONAL

Es el sintagma formado por una preposición seguida de otro sintagma, generalmente nominal. Complemento directo, lleva la preposición a cuando se refiere a persona u objeto personificado: Vi a tu tío. Complemento indirecto, lleva las preposiciones a y para: Compré un regalo a Luis, o para Luis. Complementos circunstanciales, admiten el uso de todas las preposiciones: Luis trabaja en un taller, con su tío, por las mañanas. Complemento del nombre, es un sustantivo precedido de las preposiciones de, con: cama de madera, té con limón. Complemento agente, utilizado en construcciones de voz pasiva, va introducido por la preposición por: La ciudad fue conquistada por los romanos. Complemento de régimen, va precedido de las preposiciones: a, de, en, con, que vienen determinadas por el verbo: Pienso en mi madre; Sergio habla de política; Acabó con sus pesadillas.

 

SINTAGMA ADVERBIAL

Es el sintagma que tiene como núcleo un adverbio que, en ocasiones, puede ir complementado por un sintagma preposicional: Vivo ‘lejos de aquí’. Su función es la de complemento circunstancial.

 

MORFEMA:

Signo lingüístico mínimo en que puede descomponerse  las palabras de una lengua. Constituye la unidad mínima del análisis morfológico o gramatical.

Los morfemas no pueden descomponerse en otros signos, unidades con significante  y significado, pero sí en fonemas que tienen significante y capacidad de diferenciar significados (cama se distingue de cana) por la oposición entre los fonemas /m/ y /n/, pero que no son unidades con significado.

Los morfemas son unidades abstractas con significante, el segmento fonémico o morfo, y significado constante. Hay que tener en cuenta que por morfo se entiende la serie de fonemas, y no de grafemas. As{i, blanquecino y blancuzo presentan un mismo  morfo, /blank-/, mientras que pedagogía y pedagogo presentan dos morfos de un mismo morfema, /pedagox-/. Si dos o mas morfos fonéticamente diferentes tienen un mismo significado y están en distribución complementaria, es decir, no comparten contextos, se denominan alomorfos de un mismo morfema. Según este criterio, los citados /pedagox-/ y /pedagog-/ son alomorfos pues uno aparece delante de vocales anteriores, /i/ y /c/ y el otro delante del resto.

 

CLASIFICACIÓN DE LOS MORFEMAS: 

*CRITERIO SEMÁNTICO:

Según el  tipo de significado expresado por los morfemas, estos se deben en:

Morfemas léxicos o lexemas. Son morfemas con un significado léxico común a otras palabras de la misma familia. /blank-/, en blanco, blanquecino, blanquear, etc.

Morfemas gramaticales: dentro de estos, se distingue entre morfemas flexivos y morfemas derivativos.

Los morfemas flexivos, o desinencias, indican categorías gramaticales como género, número, persona, etc, y dan lugar a  los paradigmas flexivos de las palabras. Las palabras variables de una lengua, en español sustantivos, adjetivos, verbos y algunos determinantes, deben aparecer bajo una determinada forma flexiva para poder formar parte de sintagmas.

Los morfemas derivativos son los que dan lugar a palabras con significados léxicos diferentes de las palabras de las que se derivan (morfemas significativos, o derivativos propiamente dichos) o añaden a la palabra base un significado apreciativo (morfema apreciativos).

Estos son algunos ejemplos de realizaciones de morfemas flexivos:

-o, de género, y –s, de número, en niños.

-ba-, de modo y de tiempo, y  -n de número y persona , en cantaban.

            Algunos morfemas derivativos se pueden ver en:

-er-  en panadero, morfema que significa “persona que hace o venede”

-it-, morfema diminutivo en casita.

            El significado de una forma flexiva es siempre predecible o regular, mientras que una palabra derivada puede adquirir nuevos significados o especializarse, de modo que incluso puede desaparecer la relación semántica con la base de derivación. Dicha especialización puede tener lugar tanto en  derivados léxicos como en derivados apreciativos. Así, instrumento deriva originariamente de instruir y tirita (apósito para heridas) deriva de tira.

 

CRITERIO SINTÁCTICO:

Según silos morfemas pueden construir unidades autónomas o no, se clasifican en:

Libres: en español, los adverbios son de este tipo: hoy, nunca, sí, etc. Y también algunos sustantivos y adjetivos formados por un solo morfema: pan, sol, feliz, etc.

Trabados: deben unirse  a otros morfemas para   constituir palabras o enunciados autónomos.

 

CRITERIO DISTRIBUCIONAL.

            entre base y otro sufijo no flexivo o rodeando a la base.

 

FONEMAS:

            Fonema, sonido encuadrado en un sistema lingüístico, caracterizado por rasgos distintivos (llamados también pertinentes o relevantes) que lo relacionan con otros fonemas y al mismo tiempo lo diferencian de ellos. Es la unidad mínima en la que puede dividirse la lengua; tiene significante pero no significado.

 

FONEMÁTICA

            Es el estudio de los sonidos en el discurso, es decir, de los fonemas que son las unidades mínimas distintivas.

            Por ejemplo, entre las palabras las y los sólo existe una diferencia de significado y de forma que es la que representa la distinción entre los fonemas [a] y [o]. Lo mismo sucede entre pala, para, paga, pana y pasa, las diferencias de significado se apoyan en los diferentes fonemas que las distinguen, esto es, [l], [r], [g], [n] y [s]. Los fonemas están configurados también por unidades mínimas que los diferencian entre sí y son los llamados rasgos distintivos. La única diferencia que existe entre el fonema [p] que corresponde a una consonante bilabial, oclusiva, sorda y el fonema [b] que corresponde a una consonante bilabial, oclusiva sonora, es su modo de articulación: sorda la primera, frente a la segunda que es sonora. No siempre se mantienen como fonemas distintos las diferencias que proceden de un solo rasgo distintivo, por ejemplo la primera d de la palabra dedo corresponde a una consonante dental oclusiva sonora, y la segunda es dental fricativa sonora. En este caso no estamos ante dos fonemas sino ante dos valores del mismo fonema; a veces dos fonemas diferentes en una lengua dada son el mismo en otra, por ejemplo el español mantiene la diferencia fonética entre los sonidos [r] y [l], pero el japonés no ni el habla andaluza tampoco. De acuerdo con todo esto hay que distinguir entre fonemas y letras, aunque existen muchas coincidencias también hay desacuerdos muy importantes que apoyan esta diferencia. El fonema es un concepto ideal que está representado por unos signos escritos, las letras, aunque no todas representan un fonema. La letra v del español actual corresponde al fonema /b/ que es una consonante bilabial, oclusiva, sonora; pero el fonema /v/ que corresponde a una consonante labiodental, fricativa, sonora ha desaparecido en el sistema fonético actual, aunque estuvo presente en la historia de la lengua hasta el siglo XVIII, y todavía hoy se usa en algunos países de América del Sur. Además hay letras que no representan fonema alguno como es el caso de la letra h que es muda en nuestra lengua. La escribimos como recuerdo histórico de una aspiración o de una f inicial del latín, pero no tiene valor fonético. Por otro lado, algunas letras expresan distintos fonemas, como la c, [z] y [k] en España, y [s] y [k] en Latinoamérica y zonas de Andalucía.

 

SISTEMA VOCÁLICO ESPAÑOL.

            El español presenta cinco fonemas vocálicos: /a/ vocal central abierta, /e/ vocal palatal media, /i/ vocal palatal cerrada, /o/ vocal velar media, /u/ vocal velar cerrada.

            Desde el punto de vista fonético, las vocales se definen por:

a) El lugar de articulación, anterior: /e/, /i/; media: /a/, o posterior: /o/, /u/. Las vocales /e/, /i/ reciben también el nombre de palatales por articularse en la zona del paladar duro, frente a /o/, /u/, llamadas velares por articularse en la zona del velo del paladar; estas últimas están labializadas, aunque la /o/ en menor grado que la /u/.

b) Modo de articulación (abertura de la boca en el momento de articularlas): abierta o alta, si la lengua se encuentra bastante alejada de la bóveda palatal: /a/; media, si la lengua se encuentra separada de la cavidad palatal: /e/, /o/, y cerrada o baja, si la lengua permanece muy próxima a ésta: /i/, /u/. En algunas zonas de Extremadura, Andalucía oriental, Murcia, Uruguay, La Habana y Puerto Rico, la aspiración o pérdida de la - s final del plural o de la segunda persona verbal hace que la vocal anterior se abra para diferenciar estas formas del singular o de la tercera persona.

c) La vibración o no de las cuerdas vocales: todos los sonidos vocálicos son sonoros porque en la realización de todos ellos vibran las cuerdas vocales.

d) Cavidad de resonancia: las vocales son orales, ya que cuando se articula su sonido el velo del paladar permanece adosado a la faringe haciendo salir el aire por la boca; sólo cuando van entre nasales (/m/, /n/), como ocurre en algunas zonas de Andalucía y las Antillas en el habla oral, pueden presentar un alófono ligeramente nasalizado, recibiendo el sonido entonces el nombre de oralnasal.

            En español, no existen vocales largas y breves como en otros idiomas; todas ellas pueden considerarse breves; sin embargo, en ocasiones puede hablarse de vocales semilargas y semibreves.

            Como fonema integrante de una palabra , la vocal puede ser acentuada o tónica e inacentuada o átona, dependiendo de que reciba o no el máximo de energía articulatoria.

            Semivocales y semiconsonantes: en los diptongos y triptongos, /i/ y /u/ cuando se apoyan en vocales abiertas anteriores, son semivocales, mientras que, cuando se apoyan en vocales abiertas posteriores, son semiconsonantes.

SISTEMA FONOLÓGICO ESPAÑOL.

             Conjunto de sonidos articulados (vocálicos y consonánticos), interrelacionados entre sí, que establecen su valor por la oposición que cada uno establece frente a los demás, en función de sus rasgos comunes y diferenciales.

            Tanto desde el punto de vista fonético (propiedades articulatorias y acústicas) como desde el punto de vista fonológico (capacidad para formar signos lingüísticos), los sonidos del lenguaje forman un sistema y se relacionan unos con otros al tiempo que se oponen entre sí. El sistema fonológico español está formado por veinticuatro fonemas o sonidos, alguno de los cuales presenta alófonos o realizaciones diferentes de un mismo fonema. Pueden combinarse entre sí para formar unidades superiores. Como, por ejemplo:

/b/ + /o/ /c/ /a/

/f/ + /o/ /c/ /a/

/l/ + /o/ /c/ /a/

/p/ + /o/ /c/ /a/

/r/ + /o/ /c/ /a/

/t/ + /o/ /c/ /a/

            Los sonidos /b/, /f/, /l/, /p/, /r/, /t/ entran en relación paradigmática porque tienen un rasgo en común, el ser sonidos consonánticos, aunque se diferencien entre sí por otros rasgos que les hace oponerse. Cada uno de ellos entabla una relación sintagmática con los fonemas /o/ /c/ /a/, ya que al combinarse con ellos da lugar a diferentes palabras: boca, foca, loca, poca, roca, toca.

            Existen en español dos clases de sonidos: vocálicos y consonánticos. Cuando al salir el aire procedente de los pulmones, tras pasar por la tráquea, laringe y las cuerdas vocales hacia el exterior, no encuentra ningún obstáculo en la cavidad bucal se produce un sonido vocálico: /a/, /e/, /i/, /o/, /u/; cuando, por el contrario, la columna de aire encuentra algún obstáculo, el sonido es consonántico: /b/, /g/, /m/... Las vocales presentan una mayor abertura de los órganos articulatorios que las consonantes y un mayor número de vibraciones de las cuerdas vocales. Las vocales pueden formar sílabas, mientras que las consonantes necesitan de una vocal para hacerlo. Entre estos dos tipos de sonidos se sitúan los sonidos semivocálicos y semiconsonánticos.

 

EL SISTEMA CONSONÁNTICO ESPAÑOL

1) Atendiendo a la vibración o no de las cuerdas vocales, los sonidos son: sonoros y sordos. Son sonoros si al pasar el aire a través de las cuerdas vocales éstas están tensas y la presión del aire las hace vibrar con mucha rapidez: /m/, /d/; si no vibran, los sonidos son sordos: /f/, /t/.

 

2) Por el modo de articulación (forma especial de realización de cada sonido, independientemente del punto de articulación), los sonidos son: oclusivos, fricativos y africados, líquidos y no líquidos.

Oclusivos (también llamados explosivos o momentáneos): cuando para su articulación se cierra por un instante la salida al aire con los labios, la lengua y el paladar, para abrirla súbitamente, produciéndose una pequeña explosión causada por el aire acumulado: /p/, /t/, /k/, /b/, /d/ y /g/.

Fricativos: si se acercan los órganos articulatorios mucho, pero no llegan a obstruir totalmente la salida al aire: /f/, /s/, /g/, /y/, /j/. Reciben igualmente el nombre de espirantes, constrictivas o continuas.

Africado o semioclusivo: cuando momentáneamente se produce una interrupción en la salida del aire (momento oclusivo), para pasar gradualmente hacia una fricación: /ch/.

Líquidos y no líquidos: Los líquidos tienen a la vez rasgos comunes con las vocales y las consonantes; dentro de ellos se distingue entre: laterales, cuando el aire sale por uno o por los dos laterales de la lengua. /l/, /ll/, y vibrantes, si la punta de la lengua vibra en el momento de su pronunciación: /r/, /rr/. Todas las demás consonantes son no líquidas.

3) Por el punto de articulación (zona en la que un órgano activo entra en contacto con otro pasivo o activo, produciéndose un estrechamiento o cierre en el canal): bilabiales, labiodentales, interdentales y dentales.

Bilabiales: se articulan uniendo los labios para impedir momentáneamente la salida del aire por la boca: /p/, /b/, /m/.

Labiodentales: se unen los incisivos superiores al labio inferior: /f/.

Interdentales: la lengua se sitúa entre los dientes superiores e inferiores: /q/.

Dentales o linguodentales: el ápice de la lengua se coloca en la parte interior de los incisivos superiores: /t/, /d/.

Alveolares o linguoalveolares: el ápice de la lengua toca los alvéolos situados tras los dientes superiores: /s/, /l/, /r/.

Palatales o linguopalatales: el predorso de la lengua se une al paladar duro: /y/, /c/, /l/.

Velares: la parte posterior de la lengua se une al velo del paladar: /k/, /g/, /j/.

4) Atendiendo a la cavidad por donde sale el aire: orales y nasales.

Orales o bucales: el velo del paladar se sitúa pegado a la pared de la laringe e impide el paso del aire hacia las fosas nasales: Todos los fonemas consonánticos menos /m/, /n/, /ñ/.

Nasales: el velo del paladar, separado de la laringe, permite la expulsión del aire por la nariz: /m/, /n/, /ñ/.

            Al hablar de fonemas se hace referencia a una idealización existente en la mente de los hablantes sobre cómo se realiza la pronunciación de determinados sonidos; pero al hacer esa idea realidad, los sonidos ofrecen múltiples variedades o realizaciones fonéticas (alófonos) dependiendo de la persona que los emita (variantes individuales), del uso general de una región o país (variantes generales), de la influencia que ejerzan sobre los fonemas otros sonidos y de la posición que ocupen en la cadena hablada (variantes combinatorias). A modo de ejemplo, como variantes generales puede destacarse: La fusión de los fonemas /s/ y /z/ en uno sólo: /z/ (ceceo), o /s/ (seseo) en Andalucía, Canarias y América. La confluencia de los sonidos /ll/, /y/ en una fricativa central (yeísmo) en algunas zonas de España o su neutralización en casi toda América hispana, aunque con algunas excepciones de realizaciones peculiares. La articulación del fonema /x/ en Chile que presenta dos alófonos: [x] ante /a/, /o/, /u/ y [ç] ante /e/, /i/. La aspiración y a veces pérdida de la /-s/ en Extremadura, Murcia, Andalucía, sur de México y otras zonas, que repercute en el timbre de la vocal anterior. La aspiración de /f/ a comienzo de palabra en Andalucía, norte de México, Perú, Chile y algunas zonas de Colombia.

            La representación gráfica de los sonidos son las letras. Los fonemas son inmateriales ya que son representaciones mentales de los sonidos; los sonidos y las letras son materiales. Los sonidos son ilimitados, frente a los fonemas y las letras que son limitados. Los primeros son algo individual y concreto, fonemas y letras son algo colectivo y social.

Un fonema puede ser representado por dos o más letras:

/b/: b, v, w: balón, velo, wagneriano.

/z/: se escribe con z ante a, o, u, y c ante e, i: zagal, zopilote, zumo, ceja, cielo.

/c/, /qu/ y /k/: se escribe con c ante a, o, u y las consonantes l y r; como qu ante e, i, y como k en algunas palabras: cama, comedia, curandero, clavel, cresta; quemadura, química; kilómetro.

/i/: i/y: mirto, buey.

/j/: se escribe con j ante cualquier vocal, pero puede representarse con una g ante las vocales e, i: jarrón, jícara; general, gimnasia.

/g/: se representa como g ante las vocales a, o, u y ante las consonantes l, r, mas como gu ante e, i: gamo, gorila, guacamayo; glotón, grasa; guerra, guitarra.

/r/: se escribe r al principio de palabra y tras las consonantes l, n, s; sin embargo, como rr cuando va entre vocales: rama, alrededor, honra, israelita, arroz.

Ciertas letras, como la h o la u tras la q, no representan ningún fonema: hombre, querer. La x, en cambio, representa los sonidos s, ks y gs: excusa, expendio, taxidermista.

 

CONCLUSIONES

El estructuralismo es una de las corrientes lingüísticas más importantes del siglo xx puesto que ella constituye la fuente de la que se obtienen instrumentos de análisis de la lingüística y cuyo objeto principal es la lengua 

 El estructuralismo surge después de la gramática tradicional, no para dejarla atrás, sino para mostrar un punto de evolución en la lengua, ya que el estructuralismo va más allá, aislando y analizando cada unidad para encontrar la relación en todas las estructuras lingüísticas.

Explica que el lenguaje esta basado en niveles, cada uno con su respectiva unidad, las cuales son los morfemas, el sintagma, los fonemas, el código, etc., que permite analizar de manera sistemática y completa los procesos comunicativos.

El estructuralismo busca estudiar todo de una manera estructurada, es decir, debe analizarse desde un principio en forma ordenada, y siempre en pareja (cada elemento estudiado posee un contrario) para dar coherencia.

 

REFERENCIAS.

 

BIBLIOGRÁFICAS:

 *ENCICLOPEDIA OPUS. LINGÜÍSTICA DEL SIGLO XX. EDICIÓN 2004

*ENCICLOPEDIA QUILLET. LINGÜÍSTICA GENERAL. EDICIÓN 1998

*PSICOLINGUÍSTICA Y DESARROLLO DEL ESPAÑOL. 

AUTORES. LOUIS BARRERAS LINARES Y LUCÍA FRACA DE BARREROS. (1998) MONTE ÁVILA.

EDICIÓN LATINOAMERICANO DE VENEZUELA.

 

DOCUMENTALES

*GUÍA DE LENGUA ESPAÑOLA I, FACILITADA POR LA PROFESORA: PILAR FLORES. DOCENTE DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE GUAYANA.

*GUÍA DE LENGUA ESPAÑOLA I. LOS APORTES LINGÜÍSTICOS DEL SIGLO XX, FACILITADA POR LA PROFESORA NILBIA RENGEL. DOCENTE DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL SIMÓN RODRÍGUEZ-EXTENSIÓN UPATA.

 

NO BIBLIOGRÁFICAS:

www.Google.com  EL ESTRUCTURALISMO DE SAUSSURE.

www.Encarat.com SIGNO LINGÜÍSTICO. MORFEMA. FONEMA. CÓDIGO. LENGUA. SINTAGMA.

 

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE GUAYANA.

VICERRECTORADO ACADÉMICO

PROYECTO DE CARRERA: EDUCACIÓN INTEGRAL

CÁTEDRA: LENGUA ESPAÑOLA I

SECCIÓN 02

 

PROFESORA:

YANETH OLIVEROS.

 

BACHILLERES:

FIGUEROA DAVID

CIUDAD GUAYANA, NOVIEMBRE DE 2004

Articulos relacionados:
Miguel de Cervantes Saavedra
Resumen:
Cervantes Saavedra, Miguel de (1547-1616), dramaturgo, poeta y novelista español, autor de la novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, considerada como la pr...
Vigotsky y adquisicion de la lengua
Resumen:
Lev Semenovich Vygotsky (1896-1934) estudió en la universidad de Moscú para sentir bien a un profesor de la literatura. Su primera investigación como erudito joven se cen...
Reflexiones teóricas acerca de la palabra como medio de creación literaria. Tendencias Actuales
Resumen:
La palabra es a veces algo más que simple vehículo del pensamiento; que es objeto, no medio, protagonista del contexto, creadora de vivencias, en fin, tiene poder de creación.
Ramón María del Valle-Inclán
Resumen:
Su producción narrativa se inicia en el Modernismo. Dentro de esta estética su obra más importante son las Sonatas -Sonata de Otoño (1902), Sonata de Estío (1903), Sonata...
Milagro falso
Resumen:
Cuento sobre acontecimientos que suelen suceder, pero que de igual manera no dejan de sorprendernos.
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©