Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Principios y valores éticos del profesional de la salud

Resumen: Se analiza la importancia de los principios y valores éticos que deben caracterizar a los profesionales de la salud. La Educación Médica Superior, encargada de la formación de recursos humanos en salud y teniendo en cuenta el reclamo internacional de formar profesionales altamente calificados capaces de insertarse en su tiempo, debe tener muy presente el desarrollo de estos principios y valores éticos. Una vez egresados los profesionales serán capaces de enfrentar los problemas globales del mundo de hoy y dar respuesta a las demandas sociales imperantes. Palabras claves: Educación Médica Superior, Principios, Valores, Convicciones, Universidad Médica, Profesional de la salud.
6,732 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dra. Katiana Galvizu Díaz y Dra. Marelis Plasencia Pérez

Resumen

Se analiza la importancia de los principios y valores éticos que deben caracterizar a los profesionales de la salud. La Educación Médica Superior, encargada de la formación de recursos humanos en salud y teniendo en cuenta  el reclamo internacional de formar  profesionales altamente calificados capaces de insertarse en su tiempo, debe tener muy presente el desarrollo de estos principios y valores éticos. Una vez egresados los profesionales serán capaces de enfrentar los problemas globales del mundo de hoy  y dar respuesta a las demandas sociales imperantes.

Palabras claves: Educación Médica Superior, Principios, Valores, Convicciones, Universidad Médica, Profesional de la salud.

 

INTRODUCCIÓN:

“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es  ponerlo  a nivel  de su tiempo, para que flote  sobre  él  y  no dejarlo debajo  de  su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.

 JOSE MARTI

 

En los momentos actuales, ya en el 3er milenio, la humanidad inmersa en una Revolución Científica Técnica (RCT), en un casi fantástico desarrollo tecnológico informativo (informática), una degradación ecológica, física y social, una globalización neoliberal, con apologías a las fantasías, a la violencia y al genocidio, se hace evidente la necesidad del desarrollo del intelecto, la universalización de las ideas, la justicia y la solidaridad basadas en el desarrollo de los valores más evolucionados del género humano, acumulados a través de su devenir histórico.

Cada día la sociedad demanda con más fuerza a las universidades la formación de profesionales competentes. La calidad en la formación profesional depende no solo de los conocimientos y habilidades que desarrolle en el currículo universitario sino también de los intereses y valores que regulen su actuación profesional.

El problema global que más incide negativamente sobre el sistema de valores humanos y sobre el hombre como ser social es el desbalance creado en  los aspectos, económico, social y cultural, entre unos países y otros, y dentro de estos, entre sus diferentes capas y estratos sociales. Estas diferencias que con el desarrollo y la aplicación de la RCT, deberían ir desapareciendo en el sentido más humanista de la vida, se van incrementando mucho más, cínica y paradójicamente y significan un peligro tanto para los países más pobres como para los más desarrollados; dado que en unos y otros está en crisis el desarrollo y mantenimiento de los valores más humanos hasta ahora alcanzados por el hombre.(1)

La situación sanitaria a nivel mundial y la proyección de la educación médica superior en el mundo y en nuestra región ha sido analizada en numerosas cumbres. El reto impuesto en Alma Atá (1978), de “Salud para todos en el año 2000” no se ha cumplido a nivel planetario y aunque los plazos pudieran alargarse, urge por parte de todos un accionar para que esta aspiración se haga realidad. En las cumbres mundiales y regionales sobre educación médica que le sucedieron a Alma Atá, (Edimburgo 1988 y 1993, Santa Fe de Bogotá 1995, Rancho Mirage 1997, París 1998, y otras)(2,3,4,5,6), se exige de manera general y particular un cambio en la Educación Médica Superior (EMS) y en todas se refuerza el papel relevante en relación con los aspectos éticos que deben tenerse en cuenta en la formación de los recursos humanos y en su actuación una vez egresados de las universidades médicas.

 En este trabajo pretendemos hacer un análisis sobre los principios y valores éticos que deben caracterizar a nuestros profesionales de la salud.

 

OBJETIVOS:

1. -Identificar los principios y valores éticos que deben caracterizar a los profesionales de la salud.

2. - Analizar el papel de los docentes en la formación de valores de nuestros educandos.

 

DESARROLLO:

Por todo lo anterior expuesto creemos necesario y justo el reclamo internacional de que la Educación Superior, encargada de la formación de recursos humanos altamente calificados capaces de insertarse en su tiempo, destine todos sus esfuerzos a la formación de profesionales con principios y valores éticos capaces de enfrentar los problemas globales de su momento y estén preparados para dar respuesta a las demandas sociales imperantes. La Educación Médica no está ajena a este reclamo.

El mundo pedagógico latinoamericano  y cubano  ha planteado la necesidad de  reforzar, en su labor educativa la formación y desarrollo de valores en todos los niveles de enseñanza. Este objetivo constituye uno de los más complejos problemas pedagógicos que enfrentan nuestros docentes en la actualidad, pues es necesario partir de un análisis integrador, que se apoye en: aspectos psicológicos, pedagógicos y filosóficos de la naturaleza del valor en su función reguladora de la acción humana.(7,8)

Los valores, como categoría, permiten su análisis desde tres planos: (9)

1ro. - Como “sistema objetivo de valores”, teniendo en cuenta su carácter dinámico, cambiante, dependiente de las condiciones histórico-concretas y estructurado de manera jerárquica.

Este sistema de valores estaría dado por la relación de significación  entre los distintos procesos o acontecimientos de la vida social y las necesidades e intereses de la sociedad en su conjunto.

2do. - Como "sistema subjetivo de valores", que no es más que la forma en que ese sistema objetivo de valores influye en la conciencia individual y colectiva de la sociedad. Cada sujeto conforma su propio sistema subjetivo de valores que puede estar o no en correspondencia con el sistema objetivo de valores ya que en este proceso de valoración influyen los intereses particulares del sujeto, las influencias educativas y culturales que recibe y las normas y principios que prevalecen en la sociedad donde vive.

Estos valores subjetivos dan una idea de cómo un sujeto se proyecta ante la sociedad y son reguladores internos de su conducta.

3ro. - Como “sistema de valores institucionalizados oficialmente”, del cual emanan la ideología oficial, la política interna y externa, las normas jurídicas, el derecho, la educación formal, etc.

Este sistema puede ser el resultado de la generalización de una de las escalas subjetivas existentes en la sociedad o de la combinación de varias de ellas y por lo tanto puede tener un mayor o menor grado de correspondencia con el sistema objetivo de valores.

De esto se deduce el gran desafío o reto que en el plano político-ideológico y cultural tienen los educadores y en particular los cubanos con las actuales y futuras generaciones, las cuales se enfrentan a verdaderas transformaciones cambiando en algunos sectores o grupos sociales su sistema subjetivo de valores y en ocasiones su jerarquización

La irrenunciable convicción de continuar nuestro devenir histórico en consecuencia con nuestra identidad y eticidad, permite a la Educación Cubana, en especial la EMS, el asumir la responsabilidad de consolidar y desarrollar los valores más humanísticos en nuestros jóvenes.

Convenimos, en que los principios expresan los ideales, objetivos, propósitos o fines que las personas, colectivos o sociedades asumen. Una vez que los principios son asimilados por la conciencia de una persona, un grupo, una clase social, un pueblo, es decir, son interiorizados, se convierten  en valores y constituyen convicciones cuando prevalecen en la actuación individual o colectiva defendiéndose en todas las circunstancias.

Los principios forman un todo, subjetivo-conceptual-teórico, inductor de conductas que en el caso nuestro son inherentes por igual a nuestra concepción materialista-dialéctica. En este caso podemos enumerar la clasificación que los categoriza en:

 

1. - Principios Humanos Generales o Universales.

2. - Principios Patrióticos.

3. - Principios Sociales.

Entre los primeros tenemos la dignidad personal, el apego a la verdad, el sentimiento de ayudar a otros, la sinceridad, la honestidad, la modestia, la sencillez, la decencia, la disciplina, la generosidad, el respeto al pensamiento ajeno, la buena educación formal.

Los patrióticos se sintetizan en la defensa de la soberanía, la independencia nacional, la autodeterminación, la protección del medio ambiente, la identidad cultural; el amor a las mejores tradiciones de un país, el antiimperialismo.

Los principios sociales, por último, se resumen en los ideales excelsos de la libertad, igualdad y solidaridad.

Estos valores y principios pueden conformar actitudes o conductas predominantes en la praxis de las personas o colectivos, es decir, pueden conformar expresiones de conciencia individuales, devenidas de formas de conciencias  sociales morales y/o éticas.

La Ética como forma de conciencia social, se expresa en las más variadas dimensiones de la actividad del hombre, dentro de las éticas profesionales, enmarcamos la Ética Médica, admitida también como Bioética Médica, Bioética Clínica o Sanitaria, la cual nuclea principios básicos que se concentran para muchos estudiosos del tema en los principios cardinales de:

v      -La Beneficencia (tributaria del médico y demás profesionales de la salud)

v      -La Autonomía (tributaria del paciente)

v      -La Justicia (tributaria de la sociedad)

La beneficencia es el principio moral de actuación del médico: lo principal es el bien del paciente, de la humanidad. La exageración de este principio lleva al paternalismo, a menoscabar el principio de la autonomía.

La autonomía es el principio moral que sustenta el comportamiento del paciente respecto a la  atención a su salud. El paciente no debe ser ignorado, sus valores y creencias deben ser respetadas. Como garantía del cumplimiento de este principio se ha consolidado la respetabilidad al consentimiento informado y el secreto médico.

La justicia permite valorar éticamente la interrelación y conflictos entre los dos principios anteriores, así como para evaluar la atención de salud a la población en cuanto a equidad, pertinencia y calidad científico-técnica y humana. (10)

El lograr que los estudiantes de Ciencias Médicas desde sus primeras experiencias prácticas asuman una actitud de respetar íntegramente la intimidad de los pacientes y sus allegados, les beneficien siempre ilimitadamente y se comporten con la justicia de que son acreedores todos los pacientes, es expresión de una conducta solidaria, exenta de toda  maleficencia, y por supuesto de un actuar Ético con una elevada profesionalidad lograda por su preparación científica-técnica.

Estos comportamientos hay que inocularlos, enaltecerlos, controlarlos  en todas las disciplinas o asignaturas de las especialidades médicas, hay que asumirlos como un objetivo educativo relevante, imprescindible, necesario, a obtener en el desarrollo de todas las actividades académicas o curriculares, extracurriculares y sociales.

El formar un profesional de la salud que tenga como virtud una concatenación dialéctica de los valores siguientes es la máxima aspiración de nuestra universidad médica:

Humanismo                           Abnegación                      Altruismo

Solidaridad                            Amor al trabajo              Respetuosidad

Responsabilidad                    Sensibilidad                     Eficiencia

Honestidad                             Modestia                          Competencia

Todos ellos le permitirán una actuación profesional durante su vida laboral activa acorde con los principios de la ética médica o en su decir más amplio con la bioética.

En nuestras facultades se realiza un trabajo de caracterización, por parte de las Unidades de Orientación Estudiantil (UOE), a todos los estudiantes al ingresar en la carrera. Esta caracterización nos permite planificar el trabajo pedagógico a nivel de los comités horizontales y trazar los planes de trabajo educativo con acciones destinadas a erradicar los problemas detectados. 

Como profesores de ciencias médicas y en particular de ciencias básicas hemos analizado los valores que nuestros jóvenes universitarios identifican como necesarios para su desempeño profesional y teniendo en cuenta los que ya tienen incorporados en su actuación creemos que todavía nos falta mucho por hacer, un gran porciento de ellos destaca el humanismo y la solidaridad como esenciales pero adolecen o les falta  responsabilidad, abnegación o sacrificio, amor al trabajo. Un grupo no está motivado por la atención primaria de salud de manera que no reconocen la importancia de la labor de promoción y prevención de salud que debe caracterizar la actuación del médico general básico. En su nivel de jerarquización en algunos ocupan los primeros lugares los intereses individuales más que los sociales.

Por otra parte, la preparación pedagógica y psicológica de los docentes para enfrentar el reto de la formación y desarrollo de los valores en los estudiantes universitarios; el que muchos crean que este aspecto solo concierne a los profesores guías y no a todos los que están vinculados al Proceso de Enseñanza-Aprendizaje (PEA); o los  planteamientos de que la formación de valores le corresponde solamente a las asignaturas sociales y humanísticas son aspectos sobre los cuales debemos accionar para dar respuesta al reclamo internacional de formar en nuestras universidades un profesional con competencia técnica, ética y humanista.

Para lograr esto es necesario  continuar el fortalecimiento y mantener el  enfoque integral en la labor educativa y político ideológica a partir del proyecto de trabajo  educativo conque cuentan nuestras universidades.

Los planes de estudio no solo deben reflejar los objetivos educativos que se quieren alcanzar sino también las vías, métodos o planes de acción que permitan llevar a cabo este empeño. Para lograr estos objetivos debemos tener en cuenta que el proceso formativo debe colocar al educando como sujeto de su propia formación y este proceso no se debe dejar a la espontaneidad.

Trabajar por tanto en la educación de valores en el currículum universitario requiere de una serie de condiciones como ha planteado Glez Maura,V: (7)

Ø       Formación psicopedagógica de los docentes.

Ø       Concepción del proceso de enseñanza aprendizaje como un proceso dialógico donde  docentes y estudiantes asumen la condición de sujetos de enseñanza-aprendizaje.

Ø       Utilización de métodos participativos en el PEA como vía importante para el desarrollo del carácter activo del estudiante y de la educación de sus valores.

Ø       Una comunicación profesor alumno centrada en el respeto mutuo, la autenticidad en las relaciones que propicie la influencia del docente como modelo educativo en la formación de valores de sus estudiantes.

Podemos resumir que los valores se desarrollan a partir del contexto social en el que los individuos se insertan, matizados por las necesidades, intereses y motivaciones personales. No son el resultado de una comprensión, de una información pasiva que se inyecta a la persona; el valor se configura a través de la persona concreta que lo interioriza y desarrolla, es decir la persona acrecenta el valor a través de su historia personal, de su experiencia, de su propio lenguaje,  de un proceso de valorización. No es a través del mero discurso que se fomentan los valores en el futuro profesional de la salud. El profesor como facilitador en el PEA, con su ejemplo personal, su decoro, su consagración, con su actuar ético, con la transmisión de sus vivencias y compromiso social, logrará en sus educandos el desarrollo de estos valores a los cuales aspiramos en las jóvenes generaciones, en los médicos del futuro.

 

CONCLUSIONES:

1. -Los Principios éticos de beneficencia, autonomía y justicia deben desarrollarse en los estudiantes desde los primeros años de su carrera a través de todas las actividades curriculares, extracurriculares y sociales.

2.  -Los valores esenciales que debe poseer el profesional de la salud están: humanismo, solidaridad, responsabilidad, honestidad, abnegación, amor al trabajo, discreción, respetuosidad.

 3. -Dentro de los objetivos del perfil de salida del médico general básico debe estar la formación de valores inherentes al carácter eminentemente humanista de la profesión.

4. -En la formación de valores es necesario tener en cuenta los aspectos psicopedagógicos así como también su carácter histórico-social.

5.  –Es necesario el diagnóstico de los valores a desarrollar y fortalecer para planificar el trabajo en este sentido y no dejarlo a la espontaneidad.

6. -Es necesaria la permanente superación  de los docentes desde el punto de vista científica-metodológica y psico-pedagógica para asumir la formación de valores en los estudiantes de ciencias médicas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Fabelo, J.R; Valores Universales y Problemas Globales. Compilación de Temas para la asignatura Filosofía y Salud. 2da parte, 1994,CapVIII: 384-406.
  2. Conferencia Mundial sobre Educación Médica de la Federación Mundial para Educación Médica. Declaración de Edimburgo, agosto, 1988.
  3. Recomendaciones. Declaración de Edimburgo, agosto, 1993.
  4. Conferencia Mundial de Educación Médica. Declaración de Santa Fe de Bogotá, octubre, 1995.
  5. 39ª Asamblea Médica Mundial. Declaración de Rancho Mirage sobre Educación Médica, Madrid, España, octubre, 1997.
  6. Conferencia Mundial sobre Educación Superior. UNESCO. Declaración Mundial sobre la educación superior en el siglo XXI: visión y acción. París, octubre, 1998.
  7. González Maura, V; La educación de valores en el currículo universitario. Un enfoque psicopedagógico para su estudio. Rev. Cubana Educ. Med. Super 2000; 14(1): 74-82.
  8. Guemes F, Echevarría L, Ramiro Y, Torres MA, Labrada M, Ofarril G.El sentido de la vida en los estudiantes de ciencias médicas y el trabajo educativo curricular en su formación de valores. Resultados del proyecto de investigación, FCM “Dr. Salvador Allende”, junio, 2002.
  9. Fabelo, J.R; La crisis de valores: conocimiento, causas y estrategias de superación. La Formación de Valores en las nuevas generaciones. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1996,7-19.
  10. Fernández Sacasas, J.A; Aspectos Éticos de la Educación Médica. Apuntes para una discusión de grupo. Tarija, Bolivia, 2001. Material bibliográfico de la Maestría en Educación Médica. CENAPEM, La Habana, 2002.

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

  1. Barrios Osuna, I, Rivera Michelena N; La visión lógico-intelectual y ético reflexiva de las habilidades en la educación médica superior. En: Proceso enseñanza-aprendizaje: Lecturas seleccionadas. Material bibliográfico de la Maestría en Educación Médica. CENAPEM, La Habana, 2002.
  2. Borroto Cruz, R, Aneiros-Riba R, La educación médica en los albores del tercer milenio. Material bibliográfico de la Maestría en Educación Médica. CENAPEM, La Habana, 2002.
  3. Byrne, N, Rozental, M. Tendencias actuales de la educación médica y propuesta de orientación para la educación médica en América Latina. Educ. Med. Salud, 1994,28(1): 38-40.

 

Datos de los autores:

Dra. Katiana Galvizu Díaz.

Especialista de 1er grado en Fisiología Normal y Patológica.

Profesora Asistente de Fisiología.

FCM “ Dr. Salvador Allende”. ISCM-Habana. Cuba.

e.mail: kgalvizu@infomed.sld.cu

             

Dra. Marelis Plasencia Pérez.

Especialista de 1er grado en Angiología.

Profesora Instructor de Fisiología.

FCM “ Dr. Salvador Allende”. ISCM-Habana. Cuba.

e.mail: marepla@infomed.sld.cu

Articulos relacionados:
Promoción de Salud y Prevencion. Importancia de reorientar la práctica de enfermería
Resumen:
La Prevención en el ámbito de la salud es una tarea fundamentalmente educativa y formativa, la cual permite proponer y obtener cambios de conductas en las personas, antic...
Asignatura MGI - II. Su enfoque crítico
Resumen:
La formación de recursos humanos depende del encargo social que tiene la universidad medica cubana de estos tiempos, y su mayor escenario lo constituye la Atención Primar...
Comportamiento de la mortalidad por suicidio en el adulto mayor; factores de riesgo asociados. Municipio Marianao. Quinquenio 2001 – 2005 (doc)
Resumen:
Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo con el propósito de determinar el comportamiento de la mortalidad por suicidio en el adulto mayor en el Municipio Marianao...
Epidemiología del carcinoma basocelular en el período 2002-2005 en el área de salud “Julio Antonio Mella”, municipio Camagüey
Resumen:
Se realizó un estudio analítico con carácter retrospectivo en el servicio de dermatología del Policlínico docente“Julio Antonio Mella” de la ciudad de Camagüey en el per...
Tratamiento del asma bronquial con metodos tradicionales
Resumen:
Se realizó un Ensayo Clínico fase II temprana con el objetivo de conocer la eficacia de la Auriculoterapia en el tratamiento del Asma Bronquial, durante la intercrisis co...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©