Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La formación de habilidades en la carrera de Derecho

Resumen: Dentro de todo proceso docente educativo la formación de habilidades tiene un papel primordial. Fundamentalmente para alejar, del ya mencionado proceso, el problema de la separación de la teoría de la práctica, algo muy propio de muchas de nuestras carreras universitarias. En oportunidades escuchamos opiniones como estas “Cuando te gradúes es cuando vas a aprender de verdad”, “De la Universidad se sale en blanco”, “Es en tal lugar donde se aprende”; frases salidas de universitarios recién graduados, de jefes de empresas u organismos, o inclusive, y más preocupante aún, de profesores y estudiantes universitarios. ¿Cuál es el origen de estas expresiones?
1,397 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: José Augusto Ochoa del Río

Introducción

Dentro de todo proceso docente educativo la formación de habilidades tiene un papel primordial. Fundamentalmente para alejar, del ya mencionado proceso, el problema de la separación de la teoría de la práctica, algo muy propio de muchas de nuestras carreras universitarias.

En oportunidades escuchamos opiniones como estas “Cuando te gradúes es cuando vas a aprender de verdad”, “De la Universidad se sale en blanco”, “Es en tal lugar donde se aprende”; frases salidas de universitarios recién graduados, de jefes de empresas u organismos, o inclusive, y más preocupante aún, de  profesores y estudiantes universitarios. ¿Cuál es el origen de estas expresiones?

La causa de estas incongruencias en el proceso  son varias, pero nadie dudaría que una de las más importantes es la falta de vinculación teoría – práctica, en  palabras más técnicas: falta de concordancia entre sistema de conocimientos y sistema de habilidades, o ausencia de estas últimas; o más claro aún: el estudiante domina el conocimiento pero no sabe su validez, y por ende  como aplicarlo.

De tal forma, el objeto del presente trabajo es la formación de habilidades, en el proceso docente educativo en la carrera de Licenciatura en Derecho.

La  propuesta es analizar dicho objeto  desde las aristas  epistemológicas, didáctica y psicopedagógica.

Epistemología de las habilidades.

Quizá la nomenclatura del subtítulo suene pretenciosa, pero es totalmente necesaria. 

Las habilidades se definen por diferentes autores como una categoría didáctica que instrumenta al alumno en su modo de actuar. Según el Diccionario Cervantes la habilidad es la disposición natural o adquirida para hacer bien las cosas. Queda claro que en el caso en cuestión, hablaremos de habilidades adquiridas.

El Dr.C. Carlos Córdoba  de la Universidad de Holguìn, refiere que la habilidad es:

“ ... la relación del hombre con el objeto, que se realiza en la actividad, o sea, el hombre interactúa con el objeto durante la actividad. Las técnicas de esta inter–actuación son las habilidades. La habilidad es el dominio de las técnicas de la actividad...”

Es  decir que define indistintamente como habilidad a la relación hombre – objeto, a las técnicas para esa relación y al dominio, propiamente dicho, de estas técnicas. Más adelante plantea que:

“Una habilidad constituye un sistema complejo de operaciones para la regulación de una actividad, según el pedagogo ruso Petroski, formar una habilidad consiste en lograr el dominio de un sistema complejo de operaciones encargada de la elaboración de la información obtenida del objeto y contenida en los conocimientos, así como de las operaciones tendentes a revelar esta información.”

De este último fragmento la frase “sistema complejo de operaciones” nos parece como una de las mejores formas para definir una habilidad, o una conceptualización inicial de esta categoría didáctica.

Por su parte la Dr. Rita Marina Alvarez de Zayas realiza la siguiente definición: “Las habilidades son estructuras psicológicas del pensamiento que permiten asimilar, conservar, utilizar y exponer los conocimientos. Se forman y desarrollan a través de la ejercitación de las acciones mentales y se convierten en modos de actuación que dan solución a tareas teóricas y prácticas.”

Sin lugar a dudas la definición anterior tiene un carácter psicológico, como lo tenía de filosófico la primera de las analizadas. Veamos otro caso:

“Definimos  la habilidad como la dimensión del contenido que muestra el comportamiento del hombre en una rama del saber propio de la cultura de la humanidad.  Es, desde el punto de vista psicológico, el sistema de acciones y operaciones dominado por el sujeto que responde a un objetivo.”

En esta contextualización de la habilidad por el Dr. Carlos Álvarez de Zayas se aprecia un análisis desde dos puntos de vista, los ya tratados anteriormente. De manera general se han definido esta categoría como conocimiento en acción, con lo cual se está de acuerdo, aunque resulta un poco vago.

Homero Fuentes define habilidad como un ”sistema de acciones y operaciones dominadas por el hombre, estructuradas en operaciones ordenadas y orientadas a la consecución de un objetivo, que le permiten interactuar con objetos determinados de la realidad y con otros sujetos. La habilidad es el modo de interacción del sujeto con el objeto, es el contenido de las acciones que el sujeto realiza, integradas por un conjunto de operaciones, que tiene un objetivo y que se asimila en el proceso".  [Fuentes, H., 1998].

Se está en condiciones de dar un concepto de habilidades desde el punto de vista más general posible y, porque no, conveniente. Las habilidades no son más que complejos sistemas de operaciones encaminados a realizar una actividad determinada, de la cual ya se tiene un conocimiento teórico previo, a fin de aplicar ese conocimiento.

De tal forma es coincidente en los diferentes conceptos la idea de que en ella están presentes:

·        El sujeto (el que realiza la acción).

·        El objeto (el que recibe la acción del sujeto).

·        Un sistema de operaciones (estructura técnica de la habilidad)

·        El objetivo (aspiración consciente del sujeto).

 

Las habilidades, formando parte del contenido de una disciplina, caracterizan en el plano didáctico a las acciones que el estudiante realiza al interactuar con el objeto de estudio o de trabajo. Partiendo de estas consideraciones se clasifican en [Fuentes, H. y Álvarez, I., 1998, p. 15]:

1.      Habilidades Específicas (vinculadas a una rama de la cultura o profesión): son el tipo de habilidad que el sujeto desarrolla en su interacción con el objeto de estudio o trabajo concreto y que en el proceso de Enseñanza - Aprendizaje, una vez que son suficientemente sistematizadas y generalizadas, se concretan en métodos propios de los diferentes objetos de la cultura que se configuran como contenido.

2.      Habilidades Lógicas: son las que permiten asimilar, comprender y construir el conocimiento, guardan una estrecha relación con los procesos fundamentales del pensamiento como son análisis, síntesis, abstracción, concreción y generalización. Se desarrollan a través de habilidades específicas. Están en la base del desarrollo del resto de las habilidades y en general de toda actividad cognoscitiva del hombre.

3.      Habilidades del procesamiento de la información y comunicación: son las que le permiten procesar la información, donde se incluyen aquellas que permiten obtener la información y reelaborar la información. Aquí se incluyen aquellas habilidades del proceso docente como: tomar notas, hacer resúmenes, así como exponer los conocimientos tanto de forma escrita como oral.

En el contexto de la Didáctica de la Educación Superior, se precisa de un tipo específico de habilidad que se forma en dicho contexto y que forman la base de la actuación profesional, en este caso se trata de las habilidades profesionales que constituyen el contenido de aquellas acciones del sujeto orientadas a las transformaciones del objeto de la profesión. Este el tipo de habilidad que deberá sistematizarse hasta generalizarse con un grado tal que le permita aplicar los conocimientos, actuar y transformar su objeto de trabajo y resolver los problemas más generales y frecuentes que se presenten en las diferentes esferas de actuación. Constituyen por consiguiente la esencia de la actuación del profesional y punto de partida del modelo del profesional.

De tal forma, y toda vez que las habilidades profesionales son el campo de estas líneas, la Dr. Rita Marina define las que, a su entender son “habilidades profesionales comunes de obligada formación, a saber”:

·        integrar los conocimientos y elevarlos al nivel de aplicación profesional.

·        dominar las técnicas para mantener información actualizada.

·        investigar

·        saber establecer los vínculos con el contexto social

·        gerenciar - administrar los recursos humanos y materiales.

Quedarían por definir las habilidades profesionales propias de la carrera de Derecho. Queda claro que el análisis debe hacerse sin obviar que no en todos los países el profesional del derecho cumple las mismas funciones sociales. Por ejemplo si comparamos las habilidades profesionales que forma el Instituto Universitario de Monterrey, la Universidad de Columbia y las que se declaran en el modelo del profesional de nuestras universidades, notaremos semejanzas y diferencias.

Las habilidades susceptibles de ser adquiridas por los egresados de la licenciatura en derecho del Tecnológico de Monterrey son las siguientes:

Diseñar y dirigir estrategias legales corporativas para una mejor y más eficaz actividad empresarial, tanto en el ámbito mercantil como administrativo, fiscal o laboral.

Representar en juicio a las dependencias y entidades del sector público, a las empresas privadas o a los particulares, diseñando, dirigiendo, asesorando y participando directamente en todas las fases de litigio. Lo anterior significa, formular demandas, contestaciones, preparar y ofrecer todo tipo de pruebas, formular excepciones y alegatos, así como interponer recursos, juicios de amparo y otros medios de defensa legal de sus clientes.

Sugerir la celebración de transacciones que pongan fin a un conflicto y en su caso, intervenir directamente en las negociaciones que al efecto se lleven a cabo.

Atender y encargarse directamente de los negocios y contratos internacionales en los que sean parte dependencias y entidades públicas, empresas privadas y particulares.

Realizar tareas de consultor y asesor en negocios y contratos internacionales.

Diseñar y, en su caso asesorar como consultor, la expedición de normas jurídicas que en un momento determinado y previos los requisitos formales que al efecto se necesiten, sirvan para normar la vida institucional de la nación, de las dependencias y entidades del sector público, de la empresa privada o de los particulares.

Las habilidades susceptibles de ser adquiridas por los egresados de la licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Columbia son las siguientes:

Diseñar y dirigir estrategias legales corporativas para una mejor y más eficaz actividad empresarial, tanto en el ámbito mercantil como administrativo, fiscal o laboral.

Representar en juicio a las dependencias y entidades del sector público, a las empresas privadas o a los particulares, diseñando, dirigiendo, asesorando y participando directamente en todas las fases de litigio. Lo anterior significa, formular demandas, contestaciones, preparar y ofrecer todo tipo de pruebas, formular excepciones y alegatos, así como interponer recursos, juicios de amparo y otros medios de defensa legal de sus clientes.

Sugerir la celebración de transacciones que pongan fin a un conflicto y en su caso, intervenir directamente en las negociaciones que al efecto se lleven a cabo.

Atender y encargarse directamente de los negocios y contratos internacionales en los que sean parte dependencias y entidades públicas, empresas privadas y particulares.

Realizar tareas de consultor y asesor en negocios y contratos internacionales.

Diseñar y, en su caso asesorar como consultor, la expedición de normas jurídicas que en un momento determinado y previos los requisitos formales que al efecto se necesiten, sirvan para normar la vida institucional de la nación, de las dependencias y entidades del sector público, de la empresa privada o de los particulares.

Por otra parte nuestros planes de estudio declaran lo siguiente:

Desempeñarse exitosamente en el campo del ejercicio jurisdiccional de la profesión (abogado, juez, fiscal, asesor jurídico y notario) dominando adecuadamente el sistema jurídico y su aplicación en cada caso; al hacerlo ser capaz de elaborar y tramitar los documentos que correspondan a la substanciación procesal.

Ser capaz de no solo aplicar normatológicamente el derecho positivo, sino mejorarlo y adecuarlo a las nuevas situaciones, con absoluto dominio de los métodos esenciales de investigación social, el dominio de una lengua extranjera, la aplicación de las TIC y sólida formación político ideológica.

¿Qué sería entonces formación de habilidades?, los doctores Rita Marina y Carlos Córdoba nos dan sus versiones:

“El proceso de formación de las habilidades consiste en apropiarse de la estructura del objeto y convertirlo en un modo de actuar, en un método para el estudio del objeto.”

“La formación de habilidades comprende la etapa de adquisición consciente de los modos de actuar. Bajo la dirección del docente los alumnos reciben las orientaciones adecuadas sobre las formas de proceder. Una vez  adquiridos los modos de actuación, se inicia el desarrollo de la habilidad, a través del proceso de ejercitación, es decir el uso de la habilidad recién formada, de modo que vayan siendo cada vez más fáciles de reproducir los modos de actuación, eliminándose los posibles errores. Son indicadores de desarrollo la rapidez  y la corrección con que la acción se ejecuta”.

En esencia,  el  docente  no se debe contentar con declarar en un diseño curricular las habilidades que creará su asignatura, sino que debe emprender acciones conscientes para su formación. En todos los diseños de las carreras universitarias está declarado el modo de actuación del profesional, que coincide, en gran parte, con las habilidades que se deben crear en el alumno, pero ese proceso formativo debe tener una planificación y concreción que instrumente “el uso de la habilidad recién formada”.

 

Enfoque didáctico

La Didáctica es una ciencia en desarrollo constante, de ahí que los autores más reconocidos en el campo de la Pedagogía no hayan podido aunar sus criterios, incluso sobre si es una ciencia o no. Lo cierto es que existe, con objeto de estudio, leyes, principios y categorías propias; lo que desde ya deja entrever la opinión del autor de este trabajo.

La  formación de habilidades en el campo de nuestra ciencia se desarrolla fundamentalmente en los componentes académico y laboral, es decir en el aula y en la llamada práctica preprofesional, práctica laboral o disciplina principal integradora.

De esta forma, y haciendo un análisis de los componentes del proceso de enseñanza aprendizaje, como los rasgos y expresiones dinámicas del proceso, que al relacionarse e interactuar dialécticamente con otras de la misma naturaleza se  integran formando un todo, tenemos que toda investigación o aporte en este campo, tributará a todas las formas posibles de relación alumno - alumno, profesor - alumno, grupo - profesor, profesor - profesor y grupo – alumno. Valga la aclaración que cuando se habla en este caso de profesor nos referimos también a los profesionales que atienden a nuestros educandos en las unidades docentes, cuestión que será ampliada más adelante.

Analicemos entonces los  componentes no personales del proceso: problema, objeto, objetivo,  contenido, método, forma, medios y evaluación.

Problema:  es la necesidad social y punto de partida del proceso didáctico. Por supuesto, en el caso se parte de  problemas profesionales, que llevados a términos didácticos se precisan entonces: el problema de la carrera, el problema de la disciplina y en el ámbito de asignaturas los problemas docentes, mas los problemas propios que se precisan al nivel de temas.

Objeto: es allí en donde se halla el problema en cuestión, en este caso  el desarrollo de habilidades profesionales y su búsqueda a través del componente laboral en una disciplina específica. Este objeto necesita ser transformado. Como bien es sabido, los ámbitos de acción del futuro jurista, lo son los órganos de justicia. A  los mismos llegan egresados sin el apropiado desarrollo de habilidades profesionales, cuestión esta que dificulta su efectiva y rápida incorporación al sector.

Objetivo: expresa el resultado final que se aspira alcanzar y que de lograrse satisface la necesidad social. Es el propósito. Además este componente es la categoría rectora pues delimita el nivel de profundidad del estudio a realizar. Contenido: Es el componente mediante el cual se expresa el objeto transformado en el propio proceso. En él se sintetizan de forma dinámica los conocimientos sobre los objetos y sujetos de estudio, sobre los métodos para actuar sobre el objeto, su lógica, las habilidades y los valores. Hablamos entonces del contenido específico de las disciplinas de la carrera y de las habilidades a formar en el futuro jurista.  

Método: es la estructura, el orden de pasos que desarrolla el sujeto activo y transformador de la realidad que necesita ser transformada. Es  la  vía o camino que se adopta para alcanzar el objetivo.

El método es el elemento más dinámico del proceso.  Imprime a la enseñanza y al aprendizaje su naturaleza cambiante, activa y contradictoria.  Según I. Álvarez V. todo empeño por perfeccionar la dinámica del proceso debe partir por perfeccionar los métodos y estrategias con que éste se desarrolla.

Forma: orden desde el punto de vista temporal y organizacional, es en el  modesto modo de ver del autor, un componente más, en este tipo de investigación adquiere aún más relevancia pues define y caracteriza la organización práctica de todo el proceso.

Medios: el proceso de enseñanza - aprendizaje se desarrolla con ayuda de algunos objetos, como son, de manera general pizarra,  tiza, retroproyector, computadoras, etc., y más específicamente expedientes de casos archivados, documentos oficiales de orientación, etc.

La evaluación:  es el componente regulador. Su aplicación ofrece información sobre la calidad y efectividad del resto de los componentes. También se le suele llamar resultado, lo que pudiera traer alguna disquisición conceptual, por lo que le llamaremos en todo momento evaluación. En el caso concreto que nos ocupa, la evaluación juega un rol determinante pues es una de las cuestiones a modificar: la   forma en que desarrolla este componente en la actualidad en la mayoría de las prácticas preprofesionales de la Educación Superior.   

Además de todo lo anteriormente dicho cabe destacar que el conjunto de habilidades  no tienen una fuente única, es decir, no se pueden crear solo desde el aula o solo desde la práctica. Existen habilidades que solo se forman en la práctica (La clasificación de expedientes en los tribunales por ejemplo) pero a la que le precede un conocimiento previo, a adquirir como parte del componente académico.

A manera de conclusión del subtítulo se hará referencia a las habilidades profesionales, desde el punto de vista didáctico.

En el  libro, Hacia un  curriculum integral y contextualizado, la Dr. Rita Álvarez de Zayas, al hablar de la naturaleza y clasificación de los contenidos del proceso de enseñanza aprendizaje, define a las habilidades como uno de los tipos de contenido, junto con los conocimientos y las actitudes.

·        Por tanto podemos catalogar entonces a las habilidades profesionales como aquellas habilidades propias del ejercicio de la profesión.

 

Análisis psicopedagógico del objeto.

Antes de entrar en que se entiende, desde el punto de vista psicológico, como habilidades y formación de las mismas, se analizará uno de los problemas que pudieran dar pie a una  investigación en el campo de la pedagogía.

El problema está ubicado en el insuficiente desarrollo de las habilidades profesionales que presentan los estudiantes de la carrera de Derecho; y es quizás ahí  donde radica su principal deficiencia, generalmente cuando se quiere que los educandos posean habilidades profesionales para una disciplina en particular, se realiza un estudio para determinar qué necesitan ellos para su futuro desempeño laboral, qué habilidades deben tener, pero no se  piensa en cuáles son sus intereses profesionales. Aquí se encuentra una de las causas que contribuye a la existencia del problema en cuestión. No existe, para la elaboración de las guías para la práctica laboral o disciplina principal integradora, un enfoque personológico, tan necesario a la hora de crear motivaciones, interés en la labor que se desempeñará en el futuro.

Al analizar los principios de la Psicopedagogía en el problema planteado se pueden derivar algunas conclusiones, que en ningún momento tienen visos de definitivas. Del estudio del principio de la Personalidad se infiere que en este proceso no se debe obviar  la personalidad de los educandos y de los educadores, más cuando, en el caso que nos ocupa, los educadores no son los propios profesores universitarios con un nivel de preparación pedagógica imprescindible para cumplir con esta tarea. En la ejecución de la disciplina principal integradora, si bien es la Universidad la máxima responsable y específicamente, los profesores de las disciplinas, son los distintos profesionales de los respectivos municipios y órganos de justicia los encargados de hacer llegar el conocimiento y el desarrollo de habilidades al alumno, cuestión para la que no están 100 % capacitados. Sería necesario entonces proponer en un posible modelo pedagógico, además del diseño para la disciplina principal integradora, orientaciones metodológicas precisas,  encaminadas al mejor desenvolvimiento de las distintas unidades docentes, para que a su vez estas, tengan herramientas para darle un enfoque personológico a la labor docente que realizan.

“El proceso educativo debe evitar los procedimientos generales e igualitaristas, tratando de diferenciar la acción del profesor sobre la base de las características del educando, así como desarrollar la interacción comunicativa, sana y  personalizada entre ellos, enfatizando en el desarrollo de motivaciones hacia la autonomía, la autorrealización y la creatividad de los alumnos” (F. González y A. Mitjáns, 1989). Partiendo de estos criterios, más que aceptados, se aprecian, en la ejecución, hoy, de la disciplina principal integradora,  la necesidad de “enfatizar en el desarrollo de motivaciones hacia la autonomía, la autorrealización y la creatividad de los alumnos”, cuestión esta en la que se presentan dificultades pues,  generalmente el profesional enseña su actuar, y no diferentes modos de hacer, lo que naturalmente no ayuda al desarrollo de las habilidades que se pretenden.

El análisis del principio de la unidad de lo Cognitivo y lo Afectivo, descubre también algunas verdades, en relación con el problema antes planteado, que debemos citar.

Según este principio la obtención simple del conocimiento no implica automáticamente su manifestación conductual, sino solo cuando resulta relevante para la personalidad en su reflejo afectivo-volitivo. Por eso se dice que las operaciones cognitivas tienen que ser portadoras  de un contenido emocional favorable. De manera general en las universidades cubanas la práctica laboral de la carrera de Derecho no tiene un diseño preestablecido en los planes de estudio, sino que en cada centro se elaboran sistemas de habilidades que el alumno debe desarrollar en la misma, dándole al proceso un marcado carácter conductista. En esta elaboración no se tienen en cuenta los gustos, intereses, motivos y necesidades de los educandos, por lo que toda la parte afectiva queda al margen del proceso docente educativo. Esto explica  por qué, en ocasiones, los alumnos no sienten la motivación necesaria para cumplir con esta actividad. Es necesario crearles conocimientos, hábitos y habilidades que faciliten la consecución de los objetivos planteados en cada práctica preprofesional, sobre la base de sus intereses, motivos y necesidades, y que regule sus conductas, acorde a lo deseado por la institución y la sociedad.

Un tercer principio nos lleva a la unidad de la Actividad con la Comunicación. En la ejecución de la práctica laboral o disciplina principal integradora, que sería la actividad a realizar, la comunicación entre las personas juega un papel determinante. Como ya se dijo, el alumno no solo interactúa con su profesor universitario, sino también con otros profesionales que ejercen el derecho. En la medida que sea mayor y más eficiente esa comunicación, mejor se cumplen los objetivos de la actividad. No es la comunicación una de las debilidades del jurista promedio, todo lo contrario, mas esta circunstancia no puede hacer confiar en que Actividad y Comunicación van siempre de la mano en las prácticas laborales de la carrera de Derecho, la dificultad quizá estriba en la calidad de esa actividad.

En la actualidad el Humanismo como corriente psicológica que ha ejercido influencia en el campo de la Psicología de la Educación, domina la realización de las prácticas preprofesionales en el mundo entero; el Humanismo pone como categoría rectora al método. Su concepción de libertad lastra el colectivismo y el carácter dirigido del proceso educativo. Pero sus aportes no son menores. Esta corriente refiere a que es en el contacto con otro donde el hombre forma su personalidad, rescata de esta última sus potencialidades creadoras y busca en el individuo lo mejor de sí, lograr su crecimiento y autorrealización. Es  precisamente ese uno los fines de  estas líneas; que los estudiantes sean capaces, no solo de adueñarse de las habilidades prácticas  imprescindibles para su labor postgraduada, sino de crearse  un criterio propio, y sea a su vez capaz de ir más allá del Derecho Positivo, y hacer del ejercicio del derecho una labor creadora.

Una de las opiniones más generalizadas de los alumnos universitarios es el: “para qué hago esto, o estudio esto si no lo voy a utilizar”. Más allá de que cuando se dan estas opiniones, hay que hurgar en la orientación del objetivo, como rector del proceso docente – educativo, en este contexto la práctica laboral puede jugar un papel determinante para responder al alumno. Claro está que no se puede dejar todo a un solo elemento; si desde distintos ángulos se realizan acciones para enfrentar este problema, se tendrán más posibilidades de éxito.

El estudiante universitario desea ver la salida práctica que le va dar a los conocimientos que adquiere en las aulas, sin dudas es uno de sus intereses más marcados. Una  práctica laboral bien concebida, puede llevar los intereses profesionales de los educandos al nivel superior que plantea V. González, y alejarlos a su vez de las motivaciones extrínsecas que pudieran existir (graduarse, aprobar o ejercer una profesión de valor social) y que de hecho existen.

Este nivel superior sería medible a través de indicadores motivacionales tales como:

·        El nivel reflexivo en torno a los problemas relativos al ejercicio de la profesión.

·        La posición activa en la búsqueda de información profesional.

·        La realización de esfuerzos volitivos en la realiza­ción de tareas complejas de contenido profesional.

·        La creatividad y autodeterminación en la solución de problemas inherentes a la práctica profesional.

Una de las posibles causas del problema es, sin lugar a dudas, el nivel de motivación profesional, basado en motivaciones extrínsecas, del estudiante de la carrera de Derecho, esto hace que no le preste la debida importancia e interés a algo tan valioso en su formación como la disciplina principal integradora. La búsqueda del interés  profesional, por ende, de la motivación profesional, y de darle a esta disciplina un enfoque personológico es una de estas aristas.

 

BIBLIOGRAFÍA

_ . ADDINE  FERNÁNDEZ, F .(1997): Didáctica y Currículum; análisis  de   una   experiencia. Potosí, Bolivia. Editorial AB.

_ ADDINE  FERNÁNDEZ, F y otros. (1997): Didáctica y Optimización del proceso de enseñanza aprendizaje(Material de estudio para la Maestría en Educación). IPLAC: La Habana. Cuba.

_ ALARCÓN, M Y GÓMEZ, A. (2000): La actividad laboral en la formación de profesores para enseñanza media en la carrera de Física y Electrónica. Una experiencia pedagógica. Ponencia presentada al evento provincial Pedagogía 2001. Holguín.

_ ALMAGUER DELGADO, A. (1997): Perfeccionamiento del sistema de habilidades en la práctica laboral del Licenciado en Educación Primaria. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Santiago de Cuba.

_ ALVAREZ DE ZAYAS, C. (1990): Fundamentos teóricos de la dirección  del   proceso  docente  educativo en la educación superior cubana. Empresa Nacional de producciones del MES. La Habana. Cuba.

_ ALVAREZ DE ZAYAS, C. (1999):La  escuela  en la  vida. Editorial Pueblo y Educación . La Habana .Cuba.

_ AÑORGA MORALES, J.(2001):La educación Avanzada: Ediciones Octaedro y Editorial Academia.Barcelona. España.

_ BABANSKI, YU K. (1982): Optimización del proceso de enseñanza. Edit. Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana.

_ BOTTERY, MYKE. ( 1994 ): Educational and the convergence of management codes. En: Educational Studies, vol 20. No 3. Inglaterra. 

_ CALVIÑO, M. (2002): Orientación psicológica. Esquema referencial de alternativa múltiple. Editorial Científico- Técnico, La Habana.

_ CONCEPCIÓN GARCÍA, I (2000): Diagnóstico del desarrollo de las habilidades intelectuales valorar, comparar y describir, comunes a los Programas Directoras de Lengua Materna e Historia. Tesis en opción al título de Master en Educación. IPLAC.

_ CÓRDOVA, M.D. (1996): La   estimulación   intelectual   en  situaciones  de aprendizaje. Tesis de Doctorado. La Habana.

_ DARLING- HAMMOND, L.(1994): Performanced based assessment and educational equity. Harvard Educational Review 64 p 5-29.

_ FERNÁNDEZ, B V. (2000):Propuesta metodológica para favorecer la formación de la habilidad argumentar mediante la enseñanza de la matemática en la Secundaria Básica. Tesis en opción al título de Master en Didáctica de la Matemática. Holguín.

_ FORT, R y QUIN, L. (1993): ¿Enseñas  o evalúas? p. 63-70. Revista Aula de Innovación Educativa, No. 20. Barcelona.

_ FUENTES, G. H. (1997): Dinámica del proceso de enseñanza aprendizaje. CEES” Manuel F, Gran”: Universidad de oriente: Material impreso.

_ FUENTES, G. H. (1999): Modelo Holístico Configuracional de la Didáctica de la Educación Superior: CEES: “ Manuel F Gran”: Universidad de Oriente: Santiago de Cuba.

_ FUENTES, G. H. (1999): La formación profesional en la dinámica del proceso docente educativo de la Educación Superior. Revista Cubana de Educación Superior No 12. La Habana. Cuba.

_ GÓMEZ, M y  COL . (1995): La  práctica  laboral,  inyección  de juventud en la  pedagogía  cubana. Ponencia al  evento  internacional de Pedagogía '95.

_  GONZÁLEZ  REY, F. (1983): Motivación moral en adolescentes  y  jóvenes. Editorial Científico Técnica, La Habana.

_ GONZÁLEZ  REY, F. (1982): Importancia  de la  autovaloración  y  los ideales en el estudio de la motivación humana. La  Habana.

_ GONZÁLEZ  REY, F. (1991): La personalidad, su educación y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.

_ GONZÁLEZ  REY, F. (1995): Comunicación, personalidad y  desarrollo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.

_  MEDINA,  A. (1994):  Aportaciones  del   enfoque   Vygotskyano   a  la  Tecnología   Educativa,  p.  83-96.  Revista  Tecnología   y  Comunicación Educativas, No. 24, México, D.F.

_ M.E.S (Ministerio de Educación Superior). (2003: Documento Base para la elaboración de los planes de estudio “ D “ .

_ VIGOTSKY, L. (1987): Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Editorial Científico Técnica. La Habana.

_ ZILBERTEINS, J. (1998): ¿ Cómo contribuir al desarrollo de habilidades en los estudiantes desde una concepción didáctico integradora?. Pag 3-7. Desafío Escolar. Revista Iberoamericana de Pedagogía. Volumen6. Año 2. La Habana.

 

DATOS DEL AUTOR

José Augusto Ochoa del Río (1977).

Licenciado en Derecho, Camagüey 2001. Profesor de Derecho Romano de la Universidad de Holguín. Ha cursado varios cursos de postgrados y diplomados, ponente en eventos nacionales e internacionales. Actualmente cursa Doctorado Curricular en Ciencias Pedagógicas.

Articulos relacionados:
Características del Derecho Procesal Penal Panameño
Resumen:
La primitiva concepción del Juicio Criminal exigía un acusador, prevalecía el interes privado, el del ofendido; posteriormente evoluciona y esta persona era cualquiera de...
El nuevo proceso penal en el Perú
Resumen:
Sobre el modelo adoptado por el Código Procesal Penal de 1991, vigente desde el 28 de Abril de ese año en veintidós artículos y de "vacatio legis" el resto de sus articul...
Historia, antecedentes de la teoría de la acción penal y del proceso penal
Resumen:
Evolución histórica del Proceso Penal. Los tres puntos esenciales de todo procedimiento penal. Función del Ministerio Público. La averiguación previa. Orden de aprehensió...
Diferencias entre la Corte Penal Internacional y la Corte Internacional de Justicia
Resumen:
La Corte Penal Internacional (Estatuto de Roma) es la primera corte permanente que investigará y llevará ante la justicia a los individuos, no a los Estados, responsables...
Origen y análisis jurídico del sistema de la integración centroamericana
Resumen:
Origen y desarrollo del sistema de la integración centroamericana. Antecedentes históricos. La integración a la luz de las Constituciones centroamericanas. Objetivo y pri...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©