Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La Filatelia como fenómeno comunicacional

Resumen: Una visión moderna del hecho filatélico debe necesariamente desarrollar su análisis como fenómeno comunicacional. Los sellos de correo han transitado un largo camino desde su creación en 1839. Ideados por el británico Rowland Hill como elementos de administración postal, se tornaron en sujetos de colección y estudio. Sólo un año más tarde, en 1840, un individuo llamado Gray daba comienzo al arte de coleccionar y conocer los sellos postales, es decir, la filatelia.(V)
2,214 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Jorge Eduardo Padula Perkins

Una visión moderna del hecho filatélico debe necesariamente desarrollar su análisis como fenómeno comunicacional.

Los sellos de correo han transitado un largo camino desde su creación en 1839. Ideados por el británico Rowland Hill como elementos de administración postal, se tornaron en sujetos de colección y estudio. Sólo un año más tarde, en 1840, un individuo llamado Gray daba comienzo al arte de coleccionar y conocer los sellos postales, es decir, la filatelia.

A través del tiempo las colecciones han adquirido importancia histórica y documental, y en muchos casos altos valores económicos. La filatelia se ha configurado como una actividad educativa, transmisora permanente de valores culturales. Asimismo ha ido conformando sus propias técnicas y un vocabulario especializado capaz de reflejar fielmente los significados de quienes se dedican a ella.

La comunicación por su parte, puede definirse a grandes rasgos como la relación mediante un código e igual significado para emisor y receptor.

En consecuencia los sellos son, en un análisis cominicacional, portadores de mensajes codificables entre la administración postal y el usuario y el coleccionista o cronista especializado. En última instancia la filatelia no hace sino compendiar y estudiar esos mensajes.

Las distintas teorías sobre la comunicación coinciden en señalar modelos en los que son fundamentales un “emisor”, un “mensaje” y un “receptor”.

En el caso que nos ocupa, el rol de emisor del mensaje corresponde a la administración de correos.

 Cuando la emisión responde a un requerimiento o sugerencia de persona o grupo ajeno a esa administración, el papel de emisor es compartido. Existe entonces un “emisor responsable” del mensaje propiamente dicho que es la persona o grupo que se manifiesta por ese medio. También un “emisor real” que es el correo y un “emisor técnico” que es el organismo impresor.

Este es el caso de aniversarios institucionales, reproducciones de obras de arte o textos documentales o literarios.

En cuanto al mensaje, tiene en todos los casos un “contenido” o tema tratado y un “canal” que no es otro que el sello postal mismo. Está expresado en un “código” conformado por ilustraciones y textos capaces de transmitir el sentido claro y preciso del mensaje propiamente tal.

 Tres son los tipos de receptor en este ámbito comunicativo, a saber: El que remite correspondencia, el que la recibe y el coleccionista o cronista especializado.

En cada uno de los casos son verificables distintas jerarquías de conocimientos, actitudes y manejo de códigos por parte del receptor, que redundarán en diferentes grados de eficacia en la comunicación.

Los especialistas, por ejemplo, podrán tener un nivel de conocimiento capaz de valorar aspectos técnicos o conceptos estéticos globales. Contrariamente, el usuario, sea remitente o receptor de correspondencia, podrá no tener esos niveles informativos específicos y requerir de un sello postal la claridad del mensaje escrito o la novedad de la ilustración.

Respecto de los códigos, se presume generalmente que el receptor de sellos maneja adecuadamente la capacidad de interpretación visual. Se utilizan en la mayoría de los casos códigos de ilustración. No obstante en varias oportunidades en los que el mensaje así lo requiere, se aplican leyendas o se reproducen textos que expresan en forma indubitable el significado a comunicarse.

Por otra parte, es válido considerar a la comunicación filatélica como de carácter social. Las teorías conocidas al respecto señalan que la comunicación social es unilateral, indirecta y pública. Estas particularidades le son propias a la comunicación mediante sellos postales. Es unilateral en tanto que se canaliza siempre desde el mismo emisor; indirecta porque no implica un contacto entre el emisor y el receptor sino a través de un medio y pública porque está destinada a un público general.

Son también analizables algunos aspectos de las relaciones entre los factores de la comunicación filatélica.

El mensaje resulta coincidente con las intenciones del comunicador y la selección del tema, con el aporte de características propias del emisor.

Los sellos postales como medio condicionan técnicamente al comunicador, que debe acomodar el mensaje a sus particularidades intrínsecas. Así deberá tener en cuenta los sistemas de impresión para las reproducciones gráficas y limitar los textos a la capacidad física. Deberá lograr un equilibrio estético entre imagen y texto.

El modelo del proceso de la comunicación aplicado a la cuestión filatélica debe considerar también los componentes teóricos de sentido inverso. En el receptor se originan respuestas que generan la realimentación del proceso (feedback). Estas sirven al emisor para corregir y ajustar su mensaje en pos de la eficiencia.

En el caso que nos ocupa, la realimentación estaría dada básicamente por los comentarios y sugerencias de los cronistas especializados y de los coleccionistas en general en forma individual o institucionalizada.

La dinámica de la comunicación permitiría otros enfoques teórico-analíticos del proceso. No obstante el lineamiento seguido en el presente estudio ofrece una visión acabada y suficientemente sólida de la filatelia como hecho comunicacional.

 

Bibliografía:

-         Berlo, David (1984): “El proceso de la comunicación”, El Ateneo.

-         Billorou, Oscar (1985): “Introducción a la publicidad”, El Ateneo.

-         De Fleur, Melvin (1970): “Teorías de la comunicación masiva”, Paidos.

“Enciclopedia Básica Danae” (1973), editorial Danae.

 

(Artículo premiado con Diploma de Honor en el Certamen Iberoamericano de Literatura Filatélica “Postas ‘87”, organizado por la Asociación de Cronistas Filatélicos de la Argentina, 1987)

por: Jorge Eduardo Padula Perkins

Articulos relacionados:
El enfoque por tareas, los medios de comunicación y la contextualización en el desarrollo de la competencia comunicativa en la clase de español como lengua extranjera
Resumen:
En este trabajo se abordan cuestiones de suma importancia referentes al enfoque por tareas como método del enfoque comunicativo, para lo cual nos hemos basado en referenc...
La Comunicación Organizacional
Resumen:
Lograr el éxito y la supervivencia en el mercado es hoy un reto para las empresas. No basta con adaptarse a los constantes cambios tecnológicos, la complejidad de los pro...
Diseño de Prensa: la manera mas divertida de contar la historia
Resumen:
Escrito realizado para la Universidad de Morón, Argentina, para la materia Medios de Comunicación II, a travez del cual, la autora intenta hacer descubrir al lector, el m...
Cine de dibujos animados
Resumen:
¿Qué es una película de dibujos animados? ¿Qué tratamiento específico merece su narrativa fílmica? ¿Cuáles son los elementos de su puesta en escena? ¿Existe un discurso i...
Similitud entre cadenas y estadarización de direcciones postales
Resumen:
Existen diversas métricas para medir la distancia o similitud entre dos cadenas. De ellas son muy conocidas la “Distancia de Hamming” y la “Distancia Levenshtein”. Esta ú...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©