Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Ley de Ejercicio Profesional de la Enfermería

Resumen: El 26 de julio de 2005 fue sancionada en la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela la LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LA ENFERMERÍA. El objeto de esta ley es la misma que para el resto de las leyes que rigen las profesiones, que por mandato constitucional, deben ser reguladas por una ley, es decir, regular efectivamente el ejercicio profesional. Mediante este trabajo se exponen brevemente ciertos aspectos generales de la novísima ley.El artículo 105 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que la ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo, según el mencionado artículo, la colegiación. En toda profesión es necesaria una normativa legal que regule las actuaciones de sus funciones, mas aún cuando se trata de la protección de la salud.
1,788 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Jose Rojas Ramírez

Indice

-          Resumen

-          Introducción

-          Rol del sector público

-          Condiciones para ejercer la enfermería en Venezuela

-          La profesionalización en enfermería

-          Objeto de la ley de ejercicio

-          Estado actual del ejercicio profesional de la enfermería en Venezuela

-          Estructura de la ley

-          Observaciones a la Ley de Ejercicio Profesional de la Enfermería

-          Conclusiones

 

RESUMEN          

El 26 de julio de 2005 fue sancionada en la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela la LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LA ENFERMERÍA. El objeto de esta ley es la misma que para el resto de las leyes que rigen las profesiones, que por mandato constitucional, deben ser reguladas por una ley, es decir, regular efectivamente el ejercicio profesional.

Mediante este trabajo se exponen brevemente ciertos aspectos generales de la novísima ley.

 

INTRODUCCIÓN         

El artículo 105 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que la ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo, según el mencionado artículo, la colegiación. En toda profesión es necesaria una normativa legal que  regule las actuaciones de sus funciones, mas aún cuando se trata de la protección de la salud.

La esencia del cuidado de enfermería como profesión es un servicio público encaminado a satisfacer las necesidades de la salud del ser humano, la familia  y la  comunidad:  promoviendo la salud, previniendo la enfermedad, restaurando la salud.

Esta ley, recientemente sancionada debería ayudar a los profesionales de la enfermería  a fundamentar, con razones de carácter ético, las decisiones que se ejecuten  en lo que concierne a la regulación  de sus actividades que cada día los profesionales de la enfermería realizan en las diversas áreas, teniendo presente los valores éticos  y morales en el  quehacer diario que han de inspirar su conducta. Debería ser entonces un instrumento eficaz para aplicar las reglas generales de la ética al trabajo profesional.

 

ROL DEL SECTOR PÚBLICO

El sector público, como el mayor empleador de personal de enfermería, deberá desempeñar un papel activo en el mejoramiento de las condiciones de empleo y de trabajo del personal de enfermería, recordando que el personal de enfermería está amparado por numerosos convenios y recomendaciones internacionales del trabajo que fijan normas de alcance general, tales como los instrumentos sobre la discriminación, sobre la libertad sindical, el derecho de negociación colectiva, la conciliación, el arbitraje voluntario, la duración del trabajo, las vacaciones pagadas, la licencia pagada de estudios, la seguridad social,  los servicios sociales, la protección de la maternidad, la protección de la salud de los trabajadores, entre otros.

 

CONDICIONES PARA EJERCER LA ENFERMERIA

La ley efectivamente precisa las condiciones que deben reunirse para tener derecho al ejercicio de la práctica de enfermería y reservar este ejercicio a las personas que reúnan dichos requisitos; la formación del personal de enfermería, según la ley, deberá coordinarse con la instrucción y la formación proporcionada a los otros trabajadores en el campo de la salud.

 

LA PROFESIONALIZACIÓN EN ENFERMERÍA

El Estado venezolano, a través del Ministerio de Educación, según Resolución N° 33.300, de fecha 04-09-85, estableció el Técnico Superior como nivel mínimo de formación para el recurso de enfermería.  Posteriormente, según Resolución 1033, con fecha 09-02-87 resolvió llevar los estudios de enfermería a nivel superior, y declarar inexistentes los estudios de enfermería a nivel medio a partir del período 1.989 – 1.990.

Lo anterior quiere decir que la profesión era ejercida por personal no profesional, era ejercida, en la mayoría de los casos, por los llamados técnicos medios en enfermería y por los bachilleres asistenciales con mención en enfermería. Desde el año 1985 se han ido profesionalizando los trabajadores de esta área de la salud, por lo que era necesario entonces una ley que regulara el ejercicio profesional.

 

OBJETO DE LA LEY DE EJERCICIO

El objeto de la Ley de Ejercicio Profesional de la Enfermería es el disponer de un instrumento legal que evite el empirismo y las acciones inescrupulosas con que actúan en Venezuela personas carentes de idoneidad para el ejercicio de la enfermería, amparados por la ausencia de regulaciones específicas, tanto en los centros de salud públicos como en los  privados.

Esta Ley de ejercicio permite evitar la improvisación en el área de la salud, incluso en los centros de salud privados, los cuales están invadidos por enfermeros y enfermeras extranjeros, sin ningún tipo de control ni preparación académica, los cuales brindan atención a los enfermos, haciendo práctica habitual del ejercicio de la profesión, sin poseer credenciales que los acrediten como tales, de una forma ilegal por cuanto no poseen título universitario debidamente registrado e inscrito en las oficinas públicas que establecen las leyes.

Por otra parte, es un hecho que las agrupaciones profesionales requieren de una legislación que refiera normas relativas a la ética. La existencia de un instrumento legal  permitirá  normar la actuación de las enfermeras y los enfermeros, de tal manera que asegure el fiel cumplimiento de las disposiciones, que en materia de salud exige la población venezolana.

ESTADO ACTUAL DEL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA ENFERMERÍA EN VENEZUELA

Hasta el momento de la sanción de la ley de ejercicio que regula la profesión, los profesionales de enfermería de Venezuela, estaban  en desventaja con otros países en materia de legislación, por no contar con un instrumento legal, que regulara su organización gremial, y se constituyera en una institución de derecho público, dotada de atribuciones y facultades que tienen que ver con el derecho de registro de afiliación de los profesionales de enfermería venezolanos y extranjeros; que regulara las actuaciones de la profesión en todos sus aspectos generales y particulares que dicho ejercicio implica, y que  sirviera de guía para debatir o mantener una determinada posición  en beneficio de todos los profesionales de enfermería en el país y de la salud de todos los venezolanos.

 

ESTRUCTURA DE LA LEY

La Ley, recientemente sancionada, está estructurada de la siguiente manera:

CAPÍTULO I, que contiene las disposiciones generales, entre ellas el objetivo de la ley, el cual no es otro que el reglamentar el ejercicio de la profesión de enfermería, definiendo la naturaleza y el propósito de la profesión, determinando el ámbito de ejercicio profesional y las obligaciones y derechos que se derivan de su aplicación. Un CAPÍTULO II, el cual trata del ejercicio profesional.

CAPÍTULO III, que trata del uso del título, también en este capítulo se prevé que los cargos de dirección, supervisión y coordinación de los Departamentos de Enfermería, tanto en centros públicos como privados, serán desempeñados por profesionales de la enfermería venezolanos, se prevé también en este capítulo el libre ejercicio de la profesión, por último, establece este capítulo las penas previstas en nuestra legislación penal por el delito de usurpación del título y de las funciones inherentes a la enfermería.

CAPÍTULO IV, el cual trata de los deberes y derechos de los profesionales de la enfermería, tales como el participar, elegir y ser electos en los procesos electorales de la Federación, Colegios y Seccionales, la capacitación y actualización profesional, el concurso para optar a cargos y ascensos, la asistencia a eventos científicos, para lo cual los entes empleadores darán las facilidades a que haya lugar, siempre y cuando ello no ponga en peligro la atención a los usuarios.

CAPÍTULO V, el cual establece el secreto profesional, el cual se regula en la profesión de enfermería por serle inherente en razón de la protección del enfermo y de la familia, así como el amparo y salvaguarda de  su honor y la dignidad humana. En este capítulo la inviolabilidad del secreto profesional se aplica tanto al profesional como al estudiante de enfermería.

CAPÍTULO VI, el cual regula todo lo concerniente a los honorarios por servicio de enfermería ya que el ejercicio privado de la profesión da derecho a percibir honorarios profesionales.

CAPÍTULO VII, el cual trata sobre las infracciones y el ejercicio ilegal de la enfermería. Se definen en la ley las infracciones al ejercicio de la enfermería. Incurren en ejercicio ilegal quien estando suspendido legalmente la practique, los que actúen como cómplices o encubridores de personas que practiquen actos sancionados por nuestra legislación penal como delitos o faltas.

CAPÍTULO VIII, trata sobre las sanciones tanto de carácter disciplinario como administrativo. Entre las sanciones disciplinarias se contemplan las amonestaciones  escritas y,  las sanciones administrativas las cuales consisten en multas que van de diez unidades tributarias a cincuenta unidades tributarias y suspensión del ejercicio profesional hasta por dos años.

CAPÍTULO IX, instituye legalmente a los Colegios de Profesionales de la Enfermería.

CAPÍTULO X, trata de la Federación de Colegios de Profesionales de la Enfermería de Venezuela.

CAPÍTULO XI, trata del Comité Ejecutivo.

CAPÍTULO XII, regula al Tribunal Disciplinario.

CAPÍTULO XIII, trata sobre la disposiciones transitorias, se establece en este capítulo un procedimiento para la colegiatura de aquellas  personas que, sin ser profesionales de la enfermería, la ejerzan.

 

OBSERVACIONES A LA LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LA ENFERMERÍA

El artículo 2 de la ley define lo que debe entenderse por ejercicio de la enfermería, dicho artículo es del tenor siguiente:

Artículo 2. A los efectos de esta Ley, se entiende por ejercicio de la enfermería:

1. La enfermería es la ciencia y arte de cuidar la salud del individuo, familia y comunidad. Su campo de acción es la prevención de la enfermedad y la participación de su tratamiento, incluyendo la rehabilitación de la persona, independientemente de la etapa de crecimiento y desarrollo en que se encuentre. El objeto de la enfermería es mantener al máximo, el bienestar físico, mental, social y espiritual del ser humano;

2. El profesional de la enfermería ejerce la práctica de sus funciones en el cuidado del individuo, donde ésta se sustenta en una relación de interacción humana y social entre el profesional de la enfermería y el paciente, familia y comunidad. La esencia del cuidado de enfermería está en cuidar, rehabilitar, promover la salud, prevenir y contribuir a una vida digna de la persona;

3. El profesional de la enfermería ejerce sus funciones en los ámbitos de planificación y ejecución de los cuidados directos de enfermería que le ofrece a las familias y comunidades;

4. El profesional de la enfermería ejerce sus prácticas dentro de la dinámica de la docencia e investigación, basándose en los principios científicos, conocimientos y habilidades adquiridas de su formación profesional, actualizándose mediante la experiencia y educación continua.

 Las funciones que determinan las competencias de los profesionales de la enfermería serán las establecidas en el manual descriptivo de cargos, aprobado por el ministerio con competencia en materia de salud.

Con respecto a la redacción de este artículo se puede decir que las tendencias en técnica legislativa informan que en la redacción de las normas jurídicas, en la elaboración de las leyes, debe utilizarse un lenguaje neutral, descriptivo, no emotivo, evitando el uso del lenguaje didáctico, las exhortaciones o expresiones de alabanza. La redacción adolece entonces de esta falla en cuanto a técnica legislativa. Dicha redacción debió haber quedado de la siguiente manera, según el estilo que impone la técnica legislativa:

Artículo 2. A los efectos de la presente ley, se entiende por ejercicio de la enfermería, la realización habitual de labores o la prestación de servicios, propios de la enfermería, o de una labor atribuida en razón de una ley especial a un egresado universitario en enfermería, o aquellas ocupaciones que exijan necesariamente conocimientos científicos en enfermería; y comprende:

1-    La protección de la salud del individuo, familia y comunidad; la prevención de la enfermedad y la participación de su tratamiento, incluyendo la rehabilitación de la persona, independientemente de la etapa de crecimiento y desarrollo en que se encuentre, manteniendo al máximo, el bienestar físico, mental, social y espiritual del ser humano;

2-    La práctica en el cuidado del individuo, donde ésta se sustenta en una relación de interacción humana y social entre el profesional de la enfermería y el paciente, familia y comunidad, cuidando, rehabilitando, promoviendo la salud, previniendo y contribuyendo a una vida digna de la persona;

3-    El ejercicio en los ámbitos de planificación y ejecución de los cuidados directos de enfermería ofrecidos a las familias y comunidades; y

4-    La práctica dentro de la dinámica de la docencia e investigación, basándose en los principios científicos, conocimientos y habilidades adquiridas de su formación profesional, actualizándose mediante la experiencia y educación continua.

Las funciones que determinan las competencias de los profesionales de la enfermería serán las establecidas en el manual descriptivo de cargos, aprobado por el ministerio con competencia en materia de salud.

Por otra parte, el artículo 5 de la ley establece los requisitos para el ejercicio de la enfermería, dicho artículo está redactado en los siguientes términos:

Artículo 5. Para el ejercicio de la profesión de la enfermería en la República Bolivariana de Venezuela, se requiere:

1. Haber realizado estudios superiores, los cuales se comprobarán al:

a. Poseer título de Licenciado en Enfermería expedido por una Universidad Venezolana reconocida de acuerdo con las leyes especiales sobre la materia;

b. Poseer título de Técnico Superior Universitario en Enfermería expedido por Instituto o Colegio Universitario reconocido de acuerdo con las leyes especiales sobre la materia; o

c. Poseer el título de Técnico Medio en Enfermería expedido por un Centro o Instituto Educativo Medio y Diversificado de acuerdo con las leyes especiales sobre la materia;

2. Registrar el título correspondiente en las oficinas públicas que establezcan las leyes e inscribirlo en el ministerio con competencia en materia de salud; y

3. Cumplir con todas las disposiciones de esta Ley y su Reglamento.

Parágrafo Único: En caso de haber obtenido los títulos referidos en este artículo en una institución educativa extranjera, éstos deberán ser revalidados en Venezuela, de acuerdo con lo establecido en las respectivas leyes de la República.

En el literal “c” del numeral “1”, del artículo anteriormente trascrito, se permite el ejercicio de la enfermería a los técnicos medios en enfermería, la ley debió incluir también a los auxiliares de enfermería egresados de centros de estudios autorizados por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, ya que estos trabajadores, en los hospitales públicos y clínicas privadas, conforman aún un número importante en la actualidad; y en la práctica ejercen funciones propias de la enfermería por razones de servicio público (déficit de profesionales de enfermería), aunado a esto, muchos estudiantes de la carrera universitaria de enfermería laboran en hospitales desempeñando funciones propias de enfermería con sueldos y salarios de auxiliares, esta situación tenía que ser necesariamente regulada por la ley, ya que la misma no podría estar de espaldas a la realidad.

La ley de ejercicio, como se indicó antes, debió haber tomado en cuenta, de manera clara y expresa, a este grupo de trabajadores hasta tanto se profesionalicen en determinado lapso de tiempo ya que la realidad así lo exige (por cada profesional de enfermería pueden haber aproximadamente cuatro auxiliares de enfermería).

Con respecto al artículo 6, de la ley de ejercicio, se tiene que quedó sancionado de la siguiente manera:

Artículo 6. Todo profesional calificado conforme al literal a) del numeral uno del artículo 4 de la presente Ley, está en el derecho de inscribirse y ser registrado en el Colegio de Enfermeras de su respectiva entidad federal.

Según el artículo 6, antes trascrito, solamente los licenciados en enfermería podrán o tendrán el derecho a colegiarse. Lo establecido por esta disposición podría ocasionar ciertos inconvenientes a futuro en la profesión de la enfermería ya que antes de la vigencia de la ley estaban colegiados (en colegios profesionales sui generis) los profesionales universitario en enfermería (licenciados y técnicos superiores) y los técnicos medios y bachilleres asistenciales en enfermería.

Ahora bien, se considera que tanto los licenciados en enfermería, así como los técnicos superiores en enfermería deben estar colegiados por la trascendencia de las funciones públicas y sociales que ejercen, ya que la incorporación al Colegio para el ejercicio de la profesión de la enfermería se justifica no solo en atención a los intereses de los profesionales, sino como GARANTÍA DE LOS DESTINATARIOS.

La razón de ser de la colegiación se justifica por la atribución legal a los colegios profesionales del control del ejercicio profesional. La mejor forma de garantizar la correcta prestación de servicios exige el control y la disciplina de los miembros de la profesión, agrupados sin excepción en el correspondiente colegio.

La incorporación al Colegio de profesionales requiere la existencia de intereses públicos generales que puedan verse afectados, ya que efectivamente el Colegio desempeñará, funciones de tutela del interés de quienes son destinatarios de los servicios prestados por los profesionales de la enfermería.

La razón de ser del colegio profesional, como corporación de derecho público, es favorecer el mantenimiento y la mejora de la competencia profesional de todos los enfermeros y enfermeras colegiados, mejorar las perspectivas de la carrera profesional y cumplir la esencial misión de los Colegios de enfermería como garantes, ante la sociedad, del esfuerzo de las enfermeras y enfermeros profesionales para mantener y mejorar la buena praxis.

Los Colegios profesionales hacen de intermediarios entre el Estado y la sociedad, siendo ésta, la más beneficiada, ya que LOS COLEGIOS NO DEBEN LIMITARSE A LA DEFENSA DE LOS INTERESES PARTICULARES DE LOS PROFESIONALES, SINO RESPONDER A LAS NECESIDADES DE LA SOCIEDAD, ya que todas sus tareas deben de tener, como eje principal, VELAR POR EL CORRECTO EJERCICIO PROFESIONAL EN DEFENSA DE LOS INTERESES DE LOS USUARIOS.

Conjugan entonces estas corporaciones de derecho público una DOBLE PERSPECTIVA del ejercicio profesional: LA DEFENSA DE LOS INTERESES DE LOS USUARIOS Y LA REPRESENTACIÓN DE LA PROFESIÓN.

Por éstas razones la colegiación debe ser para ambos niveles de profesionales universitarios ya que está justificada por razones del interés general que concurren en el ejercicio de la profesión de la enfermería.

Como se planteó anteriormente, tanto los licenciados, así como los técnicos superiores están colegiados actualmente, incluso existen trabajadores de la enfermería que tienen cotizando en estos colegios hasta 25 años (aún reconociendo el carácter sui generis de los actuales colegios profesionales de enfermería), pero el caso cierto es que los actuales colegios de profesionales regulan la profesión efectivamente y lo seguirán haciendo con la sanción y promulgación de la presente ley en estudio, por tanto, se considera que para evitar una odiosa discriminación, tanto los licenciados, así como los técnicos superiores, tomando en cuenta la trascendencia de las funciones que se ejercen, deben tener el derecho a incorporarse al colegio respectivo.

Se evitaría con esto la discriminación de un profesional, que en atención a la trascendencia de sus funciones en servicio del ser humano, y que anteriormente estaba beneficiado con una colegiación, se halle en desigualdad frente a aquellos que puedan poseer un título de licenciado.

Existiría una clara desigualdad de trato y una quiebra de la unidad de la profesión de la enfermería si la obligación del profesional de colegiarse dependiera del título de licenciado o de técnico superior sin tomar en cuenta la trascendencia en la sociedad de las funciones del profesional de enfermería, sea este técnico superior o licenciado.

El artículo 7 de la ley también establece ciertas situaciones legales que podrían acarrear algunos inconvenientes. Dicho artículo 7 quedó sancionado de la siguiente manera:

Artículo 7. Los cargos de dirección, supervisión y coordinación de los departamentos de enfermería en organismos públicos y privados, cuya función principal sea la prestación de servicios de salud serán desempeñados por profesionales de la enfermería venezolanos en las condiciones que determine el Reglamento de esta Ley.

Entre los inconveniente a futuro que podría acarrear esta disposición se tiene que podría devenir en discriminatoria hacia las personas extranjeras.

La ley de ejercicio establece, en su artículo 5, lo que requiere un profesional universitario en enfermería para ejercer legalmente. Ahora bien, un extranjero puede estudiar en Venezuela enfermería y cumplir los requisitos establecidos en la ley para ejercer; o bien, un extranjero puede estudiar en el exterior, venir a Venezuela, y si cumple con los requisitos de la ley de ejercicio puede revalidar su título y podría ejercer. No habría impedimentos entonces para que el extranjero pueda ejercer cargos de dirección, supervisión y coordinación de los departamentos de enfermería EN ORGANISMOS PRIVADOS, ya que cumple con los requisitos establecidos en la ley de ejercicio para ello.

En Venezuela existen restricciones para los extranjeros, pero limitadas al ejercicio de ciertos derechos políticos, tales como los establecidos en los artículos 40 y 41 de la Constitución vigente. IGUALMENTE EL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA ESTÁ RESERVADA PARA LOS VENEZOLANOS, por lo que si se justificaría que EN LOS ORGANISMOS PUBLICOS, todos los cargos sean ejercidos por venezolanos por nacimiento o naturalización.

Debe tenerse en cuenta que cuando se den situaciones que representen un impedimento para el ejercicio del derecho al trabajo, ya sea discriminación, pérdida del empleo remunerado, imposibilidad de realizar el trabajo por cuenta propia e imposibilidades y limitaciones en el ejercicio de profesiones liberales, por razones de sexo, religión, ideas políticas, por la ciudadanía, entre otras, podría considerarse como PERSECUCIÓN.

De la redacción de la norma establecida en el artículo 7 se visualiza que la intención es por la trascendencia de las funciones de los profesionales de enfermería, pero en el sector privado no existiría impedimentos para que un extranjero que cumpla con los requisitos establecidos en la ley para el ejercicio pueda ejercer determinados cargos.

En la ley se debió incluir normas que regulen esta situación, para evitar confusiones y mala interpretación, tal como lo hacen lo hacen la Ley de Ejercicio de la Medicina, la Ley de Abogados, anteproyectos de leyes en discusión, tal como la Ley de Ejercicio del Criminólogo, la Ley de Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura y Profesiones Afines, entre otras, con lo cual se satisface el principio de reciprocidad entre los países. Entre estas disposiciones insertas en diferentes leyes se tienen:

Ley de Ejercicio de la medicina:

Artículo 5. Los médicos extranjeros podrán ejercer la profesión en territorio venezolano cuando sean nacionales de países donde los venezolanos tengan las mismas prerrogativas, debiendo llenar, para ejercer los requisitos exigidos en el artículo anterior, en el artículo 8 y los que exigen a los venezolanos en el respectivo país de origen para ejercer la profesión.

Artículo 6. Podrán desempeñar cargos de investigación o docencia, siempre que hayan sido propuestos por las respectivas Facultades de Medicina, o por los Institutos Nacionales de Investigaciones Científicas, los profesionales de la medicina graduados en universidades extranjeras que sean notoriamente conocidos por haber servido a la educación médica, o los que con su ciencia hayan prestado destacados servicios a la humanidad, o los que se hayan hecho acreedores a renombre universal. Dicha propuesta deberá notificarse a la Federación Médica Venezolana y al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Estos profesionales no están obligados a cumplir con lo establecido en los artículos 4, 5 y 8 de la presente Ley.

Artículo 7. Los médicos extranjeros que hayan sido contratados por el Ejecutivo Nacional para funciones de investigación, de docencia o sanitarias, sólo podrán dedicarse a las actividades para las cuales fueron contratados.

Ley de Abogados

Artículo 13 Sin perjuicio de los que establezcan los tratados internacionales de los cuales sea parte Venezuela, no se permitirá el ejercicio de la profesión a los abogados extranjeros, originarios de países en los cuales no se permita el ejercicio de dicha profesión u otra equivalente a los venezolanos.

Anteproyecto de Ley de Ejercicio del Criminólogo

Artículo 4- El ejercicio de la Criminología es de la exclusiva competencia de las personas que hayan obtenido el Título de Criminólogo, expedido por una universidad nacional o extranjera. En el caso de títulos expedidos por estas últimas; los mismas deberán ser revalidados o convalidados en Venezuela y cumplir con los requisitos exigidos en esta Ley y su Reglamento.

Parágrafo Único: Los profesionales extranjeros contratados para trabajar en el país según su condición de revalidados o convalidados, deberán recibir autorización previa del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Institución donde ejercerá su profesión; además de estar inscritos en el Colegio de Criminólogos de Venezuela, e incorporados a la Seccional Estatal correspondiente.

Ley de Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura y Profesiones Afines. Artículos 18, 19 y 20.

Artículo 18. Para ejercer cualesquiera de las actividades que regula la presente Ley, los profesionales a que ella se contrae deberán inscribir sus respectivos títulos en el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Parágrafo Único: No podrán inscribir sus títulos en el Colegio de Ingenieros de Venezuela los profesionales extranjeros graduados en el exterior en cuyos países de origen no se permita el ejercicio de la profesión a los venezolanos, aún cuando hayan revalidado dichos títulos.

Si la solicitud de inscripción fuere negada podrá apelarse para ante la Corte Suprema de Justicia dentro de los treinta días hábiles siguientes al recibo de la notificación correspondiente.

Artículo 19. Estarán exceptuados de las disposiciones establecidas en el Artículo anterior, así como de los requisitos exigidos en los Artículos 4 y 5, los profesionales graduados en el exterior que sean contratados por institutos o empresas para prestar servicios específicos por tiempo determinado, siempre que la necesidad de ello sea suficientemente comprobada ante el Colegio de Ingenieros de Venezuela, con vista a lo cual éste expedirá la autorización correspondiente.

Artículo 20. El Ejecutivo Nacional podrá contratar los servicios de profesionales graduados en el exterior y no colegiados para desempeñar, con carácter accidental, funciones de consultores técnicos o especialistas en aquellas ramas de la administración pública que, en casos especiales y justificados, así lo requieran.

La Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública establece, en su artículo 10 que solo los contadores públicos venezolanos podrán ser auditores externos, pero cuando se trate de organismos públicos. Establece dicho artículo:

Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública.

Artículo 10.- Solo los contadores públicos de nacionalidad venezolana podrán actuar en calidad de auditores externos, cuando se trate de organismos oficiales , Institutos Autónomos o empresas en que la Nación venezolana, Los Estados o las Municipalidades tengan una participación igual o superior al 25% en la estructura de su capital.

De igual forma, deben tenerse en cuenta las siguientes disposiciones constitucionales:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

Artículo 19. El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público de conformidad con esta Constitución, con los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y con las leyes que los desarrollen.

Artículo 21. Todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia:

1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona.

2. La ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva; adoptará medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables; protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.

3. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudadana; salvo las fórmulas diplomáticas.

4. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias.

Artículo 22. La enunciación de los derechos y garantías contenidos en esta Constitución y en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos no debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la persona, no figuren expresamente en ellos. La falta de ley reglamentaria de estos derechos no menoscaba el ejercicio de los mismos.

Artículo 87. Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar. El Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a los fines de que toda persona puede obtener ocupación productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho. Es fin del Estado fomentar el empleo. La ley adoptará medidas tendentes a garantizar el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras no dependientes. La libertad de trabajo no será sometida a otras restricciones que las que la ley establezca.

Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones.

Artículo 105. La ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo la colegiación.

En la ley se debió establecer entonces el requisito de la nacionalidad venezolana para el ejercicio de estos cargos de dirección, supervisión y coordinación, solo en los organismos públicos, claro está, tomando en cuenta que para el ejercicio de las funciones públicas en todos los cargos se requiere ser venezolano por nacimiento o por naturalización.

El artículo 7 debió haber quedado redactado de la siguiente manera, para evitar todo lo anteriormente descrito:

Artículo 7. Los cargos de dirección, supervisión y coordinación de los departamentos de enfermería en organismos privados, cuya función principal sea la prestación de servicios de salud podrán ser desempeñados por profesionales de la enfermería extranjeros que cumplan con los requisitos legales para el ejercicio profesional, previa anuencia del Colegio respectivo y en las condiciones que determine el reglamento de esta ley.

Con respecto al artículo 24 de la ley de ejercicio, se tiene que quedó redactado de la siguiente forma:

Artículo 24. Le está prohibido a los profesionales de la enfermería:

1. Someter a los pacientes a procedimientos o técnicas que entrañen peligro a la salud sin su consentimiento;

2. Ejecutar, propiciar, inducir o colaborar directa o indirectamente en prácticas que signifiquen menoscabo de la dignidad humana;

3. Delegar en personal no capacitado, facultades, funciones o atribuciones específicas de su profesión o actividad;

4. Publicar anuncios relacionados con la profesión de la enfermería, que induzcan a engaño al público; y

5. Actuar bajo relación de dependencia técnica o profesional de quienes sólo estén capacitados para ejercer la enfermería en el nivel auxiliar, a excepción de los casos previstos en esta Ley o en su Reglamento.

Ahora bien, el numeral 5, del artículo 24 contradice al articulo 5 de la ley, este último artículo establece que para el ejercicio de la profesión de la enfermería se requiere haber realizado estudios superiores (Poseer título de Licenciado o de Técnico Superior Universitario en Enfermería), o poseer el título de Técnico Medio en Enfermería (o Bachiller Asistencial mención enfermería), por lo tanto, el profesional de enfermería jamás podría actuar bajo relación de dependencia técnica o profesional de quienes sólo estén capacitados para ejercer la enfermería en el nivel auxiliar ya que este nivel de enfermería (nivel auxiliar) es ignorado en la ley, nadie podrá dedicarse al ejercicio de la enfermería si no tiene título reconocido por la ley.

A tenor de las disposiciones de esta ley los auxiliares de enfermería no podrán continuar dedicándose a labores de enfermería a menos que expresamente se hubiese reconocido dicho nivel como sucede en el derecho comparado, o que se sinceren las tareas que deben cumplir los auxiliares de enfermería (apoyo al paciente, arreglo de la unidad, traslado de pacientes, etc.)

El artículo en cuestión debió haber quedado redactado de la siguiente manera:

Artículo  24.  Le está prohibido a los profesionales de la enfermería:

1.    Someter a los pacientes a procedimientos o técnicas que entrañen peligro a la salud sin su consentimiento;

2.    Ejecutar, propiciar, inducir o colaborar directa o indirectamente en prácticas que signifiquen menoscabo de la dignidad humana;

3.    Delegar en personal no capacitado, facultades, funciones o atribuciones específicas de su profesión o actividad;

4.    Publicar anuncios relacionados con la profesión de la enfermería, que induzcan a engaño al público; y

5.     Actuar bajo relación de dependencia técnica o profesional de quienes no estén facultados para ejercer la enfermería, a excepción de los casos previstos en esta ley o en su reglamento.

Siguiendo con el análisis de algunos artículos de la ley de ejercicio, se tiene que al articulo 26, el cual establece el supuesto de quienes ejercen ilegalmente la enfermería, éste artículo es del tenor siguiente:

Artículo 26. Ejercen ilegalmente la enfermería:

1. Quienes habiendo obtenido el título que los acredita como profesionales de la enfermería realicen actos o gestiones profesionales, sin haber cumplido con todos los requisitos establecidos en el Artículo 4 de esta Ley;

2. Quienes sin poseer el título requerido por esta Ley, se anuncian como profesionales de la enfermería, se atribuyan ese carácter, exhiban o usen insignias, emblemas, membretes de uso privado o exclusivo para dicho profesional

3. Los profesionales de la enfermería, a quienes se les haya suspendido el derecho al ejercicio, mediante sentencia definitivamente firme por haber incurrido en una mala práctica y continúen realizando dicho ejercicio libre; y

4. Los profesionales de la enfermería que hayan constituido asociaciones, sociedades, fundaciones o cualquier organización, para que los represente, en asuntos inherentes a la profesión sin haber notificado a la Federación de Colegios de Profesionales de la Enfermería de Venezuela.

Este artículo debió ser mejorado en su redacción, sobre todo la del numeral 2º, ya que no solo ejerce ilegalmente quienes no posean título de enfermería y se anuncien como profesionales del área, o se atribuyan tal carácter, o exhiban o usen insignias, emblemas, membretes de uso privado o exclusivo para dicho profesional, sino que también ejerce ilegalmente la persona que no tenga título de profesional en el área y ejerzan efectivamente actividades o gestiones propias de la profesión, por lo que el artículo debió haber sido redactado de la siguiente manera:

Artículo 26. Ejercen ilegalmente la enfermería:

1. Quienes habiendo obtenido el título que los acredita como profesionales de la enfermería realicen actividades o gestiones profesionales, sin haber cumplido con todos los requisitos establecidos en el Artículo 4 de esta Ley;

2. Quienes sin poseer el título requerido por esta Ley, se anuncien como profesionales de la enfermería, se atribuyan ese carácter, ejerzan actividades o gestiones propias de la profesión, exhiban o usen insignias, emblemas, membretes de uso privado o exclusivo para dicho profesional

3. Los profesionales de la enfermería, a quienes se les haya suspendido el derecho al ejercicio, mediante sentencia definitivamente firme por haber incurrido en una mala práctica y continúen realizando dicho ejercicio libre; y

4. Los profesionales de la enfermería que hayan constituido asociaciones, sociedades, fundaciones o cualquier organización, para que los represente, en asuntos inherentes a la profesión sin haber notificado a la Federación de Colegios de Profesionales de la Enfermería de Venezuela.

 

CONCLUSIONES

La LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LA ENFERMERÍA efectivamente está conforme con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en sus artículos 83 y 105, los cuales establecen:

Artículo 83.- “La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República”;

Artículo 105.- La ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo la colegiación.

Mediante esta ley se logran precisar las condiciones que deben reunirse para tener derecho al ejercicio de la práctica de enfermería y reservar este ejercicio a las personas que reúnan dichos requisitos.

Se dispone ahora de un instrumento legal que va a evitar el empirismo y las acciones inescrupulosas con que actúan personas carentes de idoneidad para el ejercicio de la enfermería, amparados por la ausencia de regulaciones específicas, tanto en los centros de salud públicos como en los  privados.

Se evitará igualmente la improvisación en el área de la salud, sobre todo en los centros privados que están invadidos por enfermeros y enfermeras extranjeros, sin ningún tipo de control ni preparación académica.

Mediante esta ley se normará entonces la actuación de las enfermeras y los enfermeros, de tal manera que asegure el fiel cumplimiento de las disposiciones, que en materia de salud exige la población venezolana.

 

TRABAJO ENVIADO POR:

JOSE ROJAS RAMÍREZ

ABOGADO – LICENCIADO EN ENFERMERÍA

jgrojasramirez@hotmail.com

teléfono móvil: 0416.704.28.42

Articulos relacionados:
Resumen de la Ley de Seguros
Resumen:
Noción de contrato de seguro. Elementos. Enumeración y Explicación. Partes del contrato. Seguro por cuenta propia y ajena. Noción de asegurado y diferencias con el tomado...
Explicación y aplicación de los argumentos falaces
Resumen:
La argumentación. La argumentación jurídica. Vicios de la argumentación. Aplicación en casos y jurisprudencia nacional y provincial. Se comenzara este trabajo monográfico...
La minoridad
Resumen:
Régimen Jurídico de los niños y adolescentes. La emancipación. La patria potestad. Privación o perdida de la patria potestad. Extinción de la patria potestad. Exclusión d...
Diligencias preliminares
Resumen:
El trabajo se centra en los supuestos de diligencias preliminares regulados en la actual ley procesal civil española del año 2000. Las diligencias preliminares es una in...
¿Existen los bienes vacantes?
Resumen:
Análisis interno del artículo. Situación del artículo frente a los demás cuerpos jurídicos. Realidad social de la norma. Las leyes, en su significación más extensa, no so...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©