Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Hipertension arterial y sus factores de riesgos en adolescentes de noveno grado-Tesis

Resumen: Se realizó un estudio descriptivo, transversal a todos los adolescentes de noveno grado de la Secundaria Básica XI Festival, en Alamar, perteneciente al Policlínico 13 de Marzo, Habana del Este, Ciudad Habana. El trabajo consistió en identificar algunos factores de riesgo cardiovascular y la tensión arterial de estos adolescentes. La población fue constituida por 168 pacientes, se identificaron parámetros demográficos y antropométricos, antecedentes patológicos familiares de Hipertensión Arterial, hábitos tóxicos y la asociación con la tensión arterial. En nuestro estudio se observó que las cifras de tensión arterial Normal Alta e Hipertensos predominaron en masculinos y en los de color de piel más pigmentados (mestizos y negros).
3,344 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dra. Iridanys Mijares Ferreiro

Índice

Resumen                                                                                          

Introducción                                                                                

Objetivos                                                                                        

Método                                                                                            

Resultados                                                                                  

Análisis y discusión de los resultados                          

Conclusiones                                                                              

Recomendaciones                                                                      

Referencias bibliográficas                                                  

      Anexos                                                                                            

 

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo, transversal a todos los adolescentes de noveno grado de la Secundaria Básica XI Festival, en Alamar, perteneciente al Policlínico 13 de Marzo, Habana del Este, Ciudad Habana. El trabajo consistió en identificar algunos factores de riesgo cardiovascular y la tensión arterial de estos adolescentes. La población fue constituida por 168 pacientes, se identificaron parámetros demográficos y antropométricos, antecedentes patológicos familiares de Hipertensión Arterial, hábitos tóxicos y la asociación con la tensión arterial. En nuestro estudio se observó que las cifras de tensión arterial Normal Alta e Hipertensos predominaron en masculinos y en los de color de piel más pigmentados (mestizos y negros). Se evidenció que las tensiones arteriales Normal Alta e Hipertensos fueron más frecuentes en obesos, y en los adolescentes con familiares de primera y/o segunda línea con Hipertensión Arterial. No se mostró una asociación entre las cifras de tensión arterial Normal Alta o Hipertensos y los hábitos tóxicos.      

 

AGRADECIMIENTOS

A los profesores, de la Facultad  “Calixto García”, Dr. Llapur y Dra Raquel, por su inestimable ayuda en las sugerencias y corrección en la elaboración del trabajo.

A la enfermera Rosa Broche, por su apoyo incondicional en la recolección de los datos.

A todos los que de una manera u otra han contribuido en su realización.

 

INTRODUCCIÓN

La Hipertensión Arterial constituye uno de los problemas médico – sanitarios más importantes de la medicina contemporánea. En el mundo se estima que 691 millones de personas la padecen1. A su vez es una entidad de las más frecuentes a nivel mundial entre las enfermedades crónicas no transmisibles. Su estudio sigue siendo importante, tanto por la propia enfermedad, así como por las consecuencias invalidantes que puede traer y por el riesgo para el desarrollo de complicaciones o aparición de otras enfermedades. La incidencia y prevalencia de la enfermedad es diferente para distintas poblaciones de individuos susceptibles, de acuerdo con sus características: étnicas, de edad, sexo, herencia y otras2.                 

El conocimiento de la verdadera magnitud de la proporción de la población afectada se ve obstaculizado por varios hechos. El primero es que una porción importante de los hipertensos no está consciente de su estado; en Cuba se estima cerca del 30% en la población adulta2. La situación de desconocimiento se incrementa en la niñez y la adolescencia, por la ausencia del hábito en las consultas de la toma sistemática de la tensión arterial a esa categoría de pacientes 2

En Pediatría el tema ha sido subestimado durante mucho tiempo, probablemente porque la hipertensión es mucho menos frecuente y casi nunca es responsable de morbilidad o mortalidad importante, sino que se limita a ser un síntoma más de un enfermedad casi siempre grave 3,4

La Hipertensión Arterial es importante en la infancia y adolescencia por diversos motivos, entre ellos el crecimiento y desarrollo, y la exposición a diferentes factores de riesgo durante los años anteriores a la edad adulta, ya que puede influir en la aparición de enfermedades de mayor letalidad como la cardiopatía coronaria, enfermedades cerebrovasculares y renales5.

Actualmente es considerada la Hipertensión Arterial como un trastorno poligénico y multifactorial, en el cual la interacción de múltiples genes entre sí y con el medio ambiente es importante6,7.

Modernamente existe un convencimiento de que la Hipertensión Arterial tiene sus orígenes en etapas tempranas de la vida, demostrándolo diversos estudios, tales como la frecuencia de Hipertensión en algunas familias, estudios sobre genes prohipertensivos, experimentos en ratas sodio sensibles, su elevada incidencia asociada a dismetabolismo de lípidos y carbohidratos, asociación a la obesidad, a la ingesta de alcohol sistemática, al hábito de fumar, e ingestión de esteroides2,4,8-10. Se ha observado clínicamente esta entidad en individuos jóvenes, confirmando cierta predisposición genética, que interactúa junto con fenómenos fenotípicos y dependientes de influencias medio ambientales2.

En consecuencia resulta eficaz conocer los factores de riesgo que se relacionan con la presión arterial desde edades tempranas de la vida con el fin de actuar en forma precoz sobre los mismos y evitar así la aparición de complicaciones futuras11.

De esta manera se han identificado varios factores de riesgo para el desarrollo futuro de la enfermedad, así citaríamos el sobrepeso, el sedentarismo, factores genéticos ( historia familiar de Hipertensión Arterial), la dieta, el sodio, el potasio, hábito de fumar, bebidas alcohólicas y bajo peso al nacer 11-13 .        

En nuestro país la Hipertensión Arterial se comporta de manera similar a países desarrollados. En Cuba actualmente existen entre 2 y 2,5 millones de hipertensos. En igual proporción ocurre lo mismo con nuestra provincia, municipio y área de salud, siendo causa frecuente de consulta en Consultorios, Policlínicos, Hospitales, e Institutos, ya sea como causa directa o constituyendo factor de riesgo o desencadenante de otras entidades14

Todo lo anterior planteado y el desconocimiento parcial de la Hipertensión Arterial en adolescentes, ha sido la fuente de motivación para emprender la presente investigación , teniendo en cuenta además que pesquisando activamente la hipertensión en este grupo de edad nos aportaría muchos datos, como detección de factores de riesgo, detección de cifras elevadas y de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, y entonces poder trabajar en la prevención y adecuado manejo de la misma desde sus inicios, evitando complicaciones en edades tempranas de la vida15,16 , contribuyendo  nuestro trabajo a resolver en parte este problema.  

 

OBJETIVOS

GENERAL  

- Identificar algunos factores de riesgo cardiovascular y la tensión arterial en los adolescentes de noveno grado de la Secundaria Básica XI Festival.

 

ESPECÍFICOS  

1-       Determinar parámetros demográficos y antropométricos de la población estudiada.

2-       Identificar algunos factores de riesgo cardiovascular  y antecedentes familiares asociados a la Hipertensión Arterial.

3-       Identificar adolescentes con cifras elevadas de tensión arterial.

 

MÉTODO

Para llevar a cabo nuestra investigación se realizó un estudio descriptivo, transversal, que abarcó todos los adolescentes pertenecientes a noveno grado de la Secundaria Básica XI Festival, situada en Alamar, Municipio Habana del Este, Ciudad Habana.

El estudio se desarrolló durante 1 año, desde Septiembre del 2003 a Septiembre del 2004, con el objetivo de identificar algunos factores de riesgo cardiovascular y la tensión arterial en estos adolescentes.

 

TÉCNICA Y PROCEDIMIENTO  

La investigación se organizó una vez protocolizada en dos etapas:

Primera etapa: Ejecución.

Donde predominó el trabajo de campo o de recogida de la información. Para ello se confeccionó un instrumento que contiene los datos fundamentales para dar respuesta a los objetivos trazados en la investigación. La recolección del interrogatorio se realizó con el método de la entrevista  estructurada e individual con el adolescente, aplicándose a todos por igual.

La entrevista se efectuó en el local destinado a consultorio médico de la escuela, ventilado, silencioso e iluminado natural y artificialmente; siempre en el horario de la tarde.

Del instrumento: (planilla de recolección de datos, anexo 1).

Consistió en su primera parte en los datos de identidad personal necesarios,        incluyendo edad, sexo, color de la piel, Antecedentes Patológicos Familiares (APF) de Hipertensión Arterial, peso, talla, Índice de Masa Corporal (IMC) y clasificación, hábitos tóxicos (hábito de fumar, ingestión de bebidas alcohólicas), y la toma de presión arterial con su clasificación.

La edad fue anotada en años cumplidos; el sexo en femenino o masculino; el color de la piel en blanca, negra o mestiza, teniendo en cuenta que son los grupos raciales más frecuentes en nuestro país.

Acerca de los Antecedentes Patológicos Familiares se hizo énfasis en padecimiento de Hipertensión Arterial de los padres, abuelos, hermanos y tíos. 

El peso se obtuvo con el pesaje de cada adolescente con el mínimo de ropa, sin zapatos; valorando el peso en kilogramos en una pesa previamente calibrada y reajustada para el estudio. La talla se observó en centímetros con medición por tallímetro igualmente revisado.

El Índice de Masa Corporal se calculó mediante el peso en kilogramos dividido por la talla al cuadrado, y clasificándolos luego por las tablas vigentes en Cuba para adolescentes, según sexo, como sigue:

-bajo peso: < 3er percentil

-delgado   : entre 3ero y 10mo percentil

-normopeso: entre 10mo y 90 percentil

-sobrepeso: entre 90 y 97 percentil

-obeso        : > = 97 percentil  

Los hábitos tóxicos se registraron haciendo énfasis en el hábito de fumar, e ingestión de bebidas alcohólicas.

Toma de la presión arterial:

Se llevó a cabo a través del método auscultatorio, de acuerdo con las normas internacionales establecidas, es decir, mediante un esfigmomanómetro aneroide, previamente calibrado para la pesquisa, con un manguito acorde a la edad del paciente, debiendo cubrir las 2/3 partes de la longitud del brazo y de su circunferencia completa, además desnudo. Se insufló hasta 20 o 30 mm de mercurio por encima de la desaparición del pulso de la arteria humeral, desinflándose lentamente, a 2 mm de mercurio por segundo y auscultando con estetoscopio al mismo tiempo el latido de la arteria en la fosa antecubital. El primer ruido (Korotkoff 1) se consideró presión arterial sistólica y la desaparición de este (Korotkoff 5) como la presión arterial diastólica. La lectura de las cifras estuvo fijada en 2 mm de mercurio o divisiones más próximas a la aparición o desaparición de los ruidos. Se realizaron dos lecturas separadas por dos minutos, si la diferencia entre ellas fue de 5 mm de mercurio se efectuó una tercera y se promediaron.

Se recogió en el brazo derecho y apoyado a nivel del corazón, sentado el paciente, con un período de reposo previo de más de 5 minutos, no habiendo fumado ni ingerido café 30 minutos antes de la toma13,17-21.

La definición de Hipertensión Arterial en niños y adolescentes está basada en la distribución normativa de la presión arterial en niños saludables. La presión arterial normal está definida como presión arterial sistólica y diastólica menor del 90 percentil para género (sexo), edad y talla. Hipertensión Arterial, en menores de 18 años, se denomina a la presión arterial sistólica y/o diastólica mayor o igual al 95 percentil para su sexo, edad y talla en, al menos, 3 ocasiones separadas. Presiones sistólicas y/o diastólicas entre el 90 y el 95 percentil para sexo, edad y talla se designa como normal alta, siendo compatible con el estado prehipertensivo en adultos. Es recomendado además que, al igual que en adultos, presiones arteriales iguales o mayores de 120 / 80 mm de mercurio, pero menores del 95 percentil, sea considerada normal alta también13,22.

Se clasificó como sigue, según Second Task Force de EEUU13:   

-Normal: si es menor del 90 percentil

-Normal Alta: si es entre el 90 y el 95 percentil, o  mayor o igual a 120/ 80

-Hipertenso: si es igual o mayor al 95 percentil 13

Segunda etapa:

Toda la información que se obtuvo se recopiló en tablas de vaciamiento y base de datos, recolectándolos con medidas de resúmenes para datos cuantitativos. Los resultados dados en frecuencias absolutas y porcientos se compararon con trabajos similares realizados en Cuba y el extranjero. Para su mejor comprensión se ofrecieron los datos en tablas.

 

RESULTADOS  

La población estuvo constituida por los 168 adolescentes de noveno grado de la Secundaria Básica XI Festival, situada en Alamar, Municipio Habana del Este, Ciudad Habana.

La distribución según sexo se muestra en la tabla No. 1, donde se aprecia el total del sexo femenino con 83 para un 49.4 %. Los adolescentes masculinos sumaron 85 para un 50.5 % de la población.

Al realizar la distribución por edad en la tabla No. 2, vemos el predominio de las edades de 14 y 15 años, con 127 adolescentes para un 75.5 % y 36 para un 21.4 %, respectivamente. Sin embargo encontramos solamente 1 para un 0.5 % en las edades de 13 y 17 años.

La tabla No. 3 muestra la distribución según el color de la piel, obteniendo 74 adolescentes de piel blanca para un 44.0 %, continuando con los de piel negra con 50 para un 29.7 % del total y luego los mestizos con 44 para un 26.1 %.

En la tabla No. 4 se encuentra la población distribuida según su Índice de Masa Corporal (IMC) y sexo, donde vemos que del total de masculinos hubo un predominio del normopeso con 66 para un 77.6 %, siguiendo el sobrepeso con 10 para un 11.7 % del total de varones. Resultaron obesos 5 para un 5.8 %, y en menor cantidad se obtuvieron delgados y bajo pesos con 3 para un 3.5 % y 1 para un 1.1 %, respectivamente. En el sexo femenino se comportó de manera similar para el normopeso, siendo 68 para un 81.9 %. Sin embargo le siguió el bajo peso con 7 adolescentes para un 8.4 % y luego las obesas, con 5 para un 6.0 %. El sobrepeso femenino apareció en 3 adolescentes para un 3.6 % y no se obtuvieron delgadas.    

La tabla No. 5 demuestra los Antecedentes Patológicos Familiares de HTA (APF) de la población estudiada, 147 adolescentes para un 87,5 % tuvieron al menos 1 abuelo hipertenso. Luego le siguieron los que tenían la madre con Hipertensión Arterial, siendo 30 para un 17.8 %. En nuestro estudio obtuvimos 14 adolescentes con el padre hipertenso para un 8.3 %; con ambos padres hipertensos 10, para un 5.9 % y 37 con al menos 1 tío con Hipertensión Arterial, representando el 22 %. Sin embargo solamente 1 tenía 1 hermano hipertenso para un 0.5 %.

En la tabla No. 6 podemos ver reflejados los hábitos tóxicos de nuestra población con respecto al sexo. El hábito de fumar predominó en el sexo masculino con 7 adolescentes para un 4.1 % del total de la población, solo 2 féminas practican este hábito para un 1.1 %. Sin embargo la ingestión frecuente de bebidas alcohólicas tuvo valores más altos, con 11 masculinos para un 6.5 % y 4 femeninas para un 2.3 % del total.

La tabla No. 7 distribuye los adolescentes según la clasificación de la tensión arterial y su sexo. Se obtuvieron 77 masculinos y 77 femeninas con tensión arterial Normal, para un 45.8 % cada uno. Como Normal Alta resultaron 5 del sexo masculino para un 2.9 % y 4 del femenino para un 2.3 % del total. Hipertensos resultaron 3 masculinos para un 1.7 % y 2 adolescentes femeninas para un 1.1 %.

La tabla No. 8 muestra la asociación de la clasificación de la tensión arterial y el color de la piel, viendo que del total de blancos, 71 tuvieron tensiones normales para un 95.9 % y que 3 para un 4.0 % Normal Alta. No habiendo blancos hipertensos. Sin embargo, del total de los de piel negra, 46 para un 92 %, tuvieron tensiones normales, 1 Normal Alta para un 2.0 % y 3 para un 6.0 % resultaron hipertensos. En los adolescentes mestizos encontramos que 37, para un 84 % de su totalidad, tenían presiones normales, 5 resultaron con Normal Alta para un 11.3 %, y 2 para un 4.5 % hipertensos. Es de señalizar que en la tensión arterial Normal Alta e Hipertensos ha habido un predominio de negros y mestizos.

La tabla No. 9 distribuye los adolescentes según Índice de Masa Corporal asociados a su clasificación de la tensión arterial, de esta manera podemos ver que del total de pacientes bajo peso hubo 7 para un 87.5 % con tensiones normales, solamente 1 para un 12.5 % con Normal Alta, y ninguno Hipertenso. En los delgados se observó que todos tuvieron tensiones normales. En los adolescentes normopeso hubo un predominio de tensiones arteriales normales, sin embargo hubo 7 para un 5.2 % con Normal Alta. Al visualizar los resultados del sobrepeso vemos que 11 para un 84.6 % resultaron con presiones normales, 1 para un 7.6 % con Normal Alta y 1 también para un 7.6 % Hipertenso. En el caso de los obesos podemos ver que de su totalidad hubo 6 para un 60.0 % con tensiones normales, ninguno con Normal Alta y 4 para un 40.0 % resultaron Hipertensos. Es de señalar que los porcientos de adolescentes con tensiones arteriales elevadas son mayores en los  sobrepesos y obesos.

La tabla No. 10 visualiza los Antecedentes Patológicos Familiares de HTA asociados a la clasificación de su tensión arterial, así podemos observar que de los 14 que tuvieron el padre hipertenso solo 1 tuvo tensión arterial Alta, y 13 Normal, para un 7.1 % y 92.8 % respectivamente. Adolescentes con la madre hipertensa resultaron 30, de ellos 24 tuvieron presiones arteriales normales para un 80 %, sin embargo hubo 4 para un 13.3 % con tensión arterial Normal Alta y 2  Hipertensos para un 6.6 %. De los 10 pacientes con ambos padres hipertensos hubo 4 para un 40.0 % con presiones normales, sumaron 4 los de tensión arterial Normal Alta para un 40.0 %, y 2 para un 20.0 % Hipertensos. Al observar los abuelos vemos que de los 147 con al menos uno hipertenso, 133 para un 90.4 % resultaron con presiones normales, 9 para un 6.1 % con Normal Alta y 5 para un 3.4 % Hipertensos. Es de señalar que el total de los adolescentes con tensiones arteriales Normal Alta e Hipertensos tuvieron al menos un abuelo hipertenso. Con tíos hipertensos hubo 37, donde 29 para un 78.3 % tenía tensión arterial Normal, 5 para un13.5 % con Normal Alta y 3 para un 8.1 % Hipertensos. Solamente se recogió un adolescente con un hermano hipertenso y resultó con presión arterial Normal para un 100 %.

En la tabla No. 11 vemos los resultados de los hábitos tóxicos asociados a la tensión arterial. Del total de fumadores solamente 1, para un 11.1 %, resultó con tensión arterial Normal Alta y 8 para un 88.8 % con Normal, no habiendo ningún fumador Hipertenso. Los 15 adolescentes con ingestión de bebidas alcohólicas frecuentes resultaron con presiones normales, para un 100 % del total.

 

Análisis y discusión de los resultados  

La elevación de la presión arterial se encuentra entre los factores de riesgo más comunes de enfermedad coronaria, renal y cerebrovascular, enfermedades que constituyen las principales causas de muerte en los países industrializados. Numerosos ensayos clínicos controlados demuestran que el tratamiento de la Hipertensión Arterial establecida reduce el riesgo cardiovascular y el de morbilidad  y mortalidad asociada. Esta única medida, lamentablemente, no siempre previene las complicaciones vinculadas con la Hipertensión Arterial, ya que el daño vascular miocárdico, cerebral, renal u ocular generalmente está presente al momento de iniciar el tratamiento del paciente hipertenso12.

Estudios anatómicos y epidemiológicos recientes indican que la Hipertensión Arterial esencial tiene sus inicios en la niñez. Teniendo en cuenta que el tratamiento médico de Hipertensión disminuye significativamente el riesgo de sus complicaciones, pero que no cura esta condición, la prevención primaria se debería ubicar como una extensión natural del tratamiento antihipertensivo. Las primeras dos décadas de la vida son, claramente, una oportunidad única para iniciar un programa de prevención primaria e identificación precoz de factores de riesgo. Prevención primaria significa, para nosotros, evitar que el individuo llegue a ser hipertenso12

Varios han sido los factores de riesgo identificados para desarrollar la enfermedad, así citaríamos el sobrepeso, el sedentarismo, factores genéticos (historia familiar de Hipertensión Arterial), la dieta, el sodio, el potasio, el hábito de fumar, bebidas alcohólicas y bajo peso al nacer 11-13, de ahí que la recogida amplia de los datos sea uno de los aspectos más importantes en la evaluación3.

Nuestro estudio se ha basado en la identificación de algunos de estos factores y su asociación con cifras de tensión arterial en una  población de adolescentes.

Hemos visto un predominio ligero del sexo masculino sobre el femenino. Pudimos observar un predominio de las edades de 14 y 15 años, propio del grado investigado (noveno).   

Durante la primera década de la vida, la presión arterial es algo mayor en el varón que en la mujer. Esta diferencia solo se amplía en los varones al inicio de la pubertad y probablemente refleja una maduración más tardía y un tamaño corporal mayor12. Al prestar atención en los resultados vemos un predominio ligero en la tensión arterial Normal Alta e Hipertensos en el sexo masculino, coincidiendo con varios estudios cubanos y de otros países4,11,12.  

Al observar la cantidad de adolescentes Hipertensos, vemos un total de 5, para un 2.9 % de la población, también concordando con otros estudios realizados en Cuba y otros países23-27. Sin embargo no coincidimos con estudios en Argentina que se han acercado al 7.7 % de niños hipertensos11.  

En cuanto al color de la piel, del total de la población, los adolescentes de piel más pigmentados (mestizos y negros) predominaron sobre los blancos, dando muestra del mestizaje existente en nuestro país.

En la actualidad, se han acumulado datos que corroboran las diferencias del comportamiento de la Hipertensión Arterial en poblaciones de origen africano en Europa, América, y el Caribe; también en África se recoge el impacto de esta enfermedad en la morbimortalidad de la población, sobretodo en las áreas urbanas28.

Existen evidencias de que la HTA en la raza negra tiene una prevalencia más alta y un pronóstico menos afortunado, dada la gravedad de la repercusión sobre los órganos diana en este grupo; por ejemplo, se ha señalado que la Insuficiencia Renal en la HTA se presenta 17 veces con más frecuencia en negros que en blancos28.

En un intento por explicar estas diferencias se han emitido varias hipótesis que involucran alteraciones genéticas, mayor hiperactividad vascular y sensibilidad a la sal, así como una actividad reducida de la bomba sodio-potasio-ATPasa, anormalidades de los cotransportes sodio-potasio y sodio-litio, una baja actividad de sustancias endógenas vasodilatadores, dietas con alto contenido de sal y tabaquismo28.     

Al asociar el color de la piel con la tensión arterial encontramos que los adolescentes con presiones arteriales Normal Alta e Hipertensos eran predominantemente negros y mestizos, concordando nuestro trabajo con estadísticas mundiales28-31.  

La obesidad es un exceso de almacenamiento de la grasa corporal. Un método de expresión del nivel ideal de peso está basado en la proporción del peso para la talla. La fórmula más comúnmente utilizada es la del Índice de Masa Corporal (IMC) o Índice de Quetelet.2

El peso corporal guarda una relación directa con la presión arterial, y la reducción de peso en el niño obeso está acompañada de una disminución de esta presión12. La relación entre peso y presión arterial desde edades tempranas de la vida es ampliamente conocida, siendo el peso el principal factor de riesgo dependiente  de las características antropométricas que determina incremento en las cifras tensionales11. La asociación entre obesidad y presiones elevadas ha sido muy estudiada, incluso se informa que la prevalencia de HTA es tres veces mayor en los obesos que en la población general11.

En la niñez también se ha hallado interrelación entre obesidad, hiperinsulinemia e Hipertensión Arterial; la probabilidad que una presión arterial anormalmente elevada se mantenga en el tiempo es más alta si el joven además es obeso3.

El creciente reconocimiento de niveles normales altos de presión arterial y formas leves de HTA hace que tengan gran importancia las medidas no farmacológicas, tales como el control del sobrepeso. Este actúa como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de la enfermedad. La disminución del sobrepeso disminuye paralelamente la presión arterial3.

En nuestro estudio encontramos un predominio de los adolescentes de ambos sexos con peso adecuado, o sea, normopeso.

Al realizar el análisis de la tensión arterial asociado al peso corporal vemos que del total de adolescentes Hipertensos (5), la mayoría fueron obesos, el resto sobrepeso y ninguno con peso adecuado o por debajo.

Del total de obesos (10), casi la mitad resultaron Hipertensos, a diferencia de los otros pesos, en que predominó el porcentaje para tensiones arteriales normales.

Nuestro estudio coincide con múltiples trabajos realizados en Cuba. Similares resultados fueron obtenidos por el Dr. Eduardo Mellina en Arroyo Naranjo con estudiantes de Secundaria Básica4. En otros estudios del comportamiento de la tensión arterial en adolescentes se ha comprobado que a medida que aumenta el IMC se eleva proporcionalmente la tensión arterial23  

Con respecto a estudios internacionales vemos que la Dra Empar Lurbe, en Valencia, España, destaca la importancia de controlar la HTA en niños y adolescentes a partir de la disminución del sedentarismo y la obesidad, que, señaló, van en aumento26

En EEUU, un estudio realizado por el Dr Alan Sinaiko, se observó que en los adolescentes con obesidad había habido un aumento adicional de tensiones arteriales por cada incremento de unidad del IMC32. Este criterio también es compartido por el Dr. Jonathan Sorof, planteando que los niños obesos tienen 3 veces más el riesgo de desarrollar HTA que los no obesos, y que este riesgo además aumenta según lo haga el IMC33.

De manera general casi todos coinciden en la reducción del sobrepeso como prevención de la HTA, no solo en adultos, sino desde la niñez, ya que cuando la persona alcanza los 20 o 30 años, mucho del riesgo ya está presente y nos encontraríamos tratando la enfermedad, en lugar de prevenirla32,34.  

Las enfermedades cardiovasculares, en general,  son entidades poligénicas  y multifactoriales donde la patología es producto de la interacción del medio ambiente con un conjunto de genes que confieren riesgo y/o protección. En casi todos los casos se trata de enfermedades donde la afección se define de manera arbitraria cuando la variable que siempre es continua (presión arterial, masa ventricular izquierda, frecuencia cardiaca, flujo coronario, albuminuria, niveles de lípidos circulantes, etc) alcanza niveles por encima de un valor arbitrario elegido en base a estudios de sobrevida. Se han identificado varios genes y variantes más frecuentes en personas hipertensas, por lo tanto, los individuos que los portan  poseen un riesgo relativo 40% mayor de sufrir hipertensión que aquellos que no los tienen35.

Se ha identificado la influencia positiva que ejerce el antecedente de historia familiar de hipertensión arterial en la descendencia. Los niños de familias con historia de hipertensión arterial tienden a tener valores de presión  arterial  más  elevados  que  los  niños  de  familias  cuyos  padres  son normotensos. Existe además una correlación significativa entre la presión arterial y factores de riesgo cardiovascular entre padres hipertensos y sus hijos. La correlación de la presión arterial entre los padres de hijos adoptivos es significativamente menor que la existente entre los padres y sus hijos biológicos. También se ha observado que los hermanos de niños cuyos valores de presión arterial son elevados presentan valores de presión arterial significativamente más altos que los hermanos de niños con presión arterial normal o baja36. Otro estudio37 refleja también la importancia del concepto de agregación familiar de la presión arterial observando que la varianza de los niveles de presión arterial fue significativamente menor dentro de cada grupo familiar que cuando los niños fueron analizados en conjunto de acuerdo con sus edades. Estos trabajos y otros38 indican que la presión arterial sufre un fenómeno biológico de agregación familiar y sugieren que la herencia desempeñaría un papel importante en su transmisión. De todos modos, el fenómeno sería atribuible a una serie de factores, como un acervo genético común, compartir un mismo ambiente o estilos de vida similares en una misma familia. Una pregunta que se formula el médico dedicado a la atención de niños o adolescentes sanos y que trata de identificar a aquellos con riesgo futuro de desarrollar hipertensión arterial es qué posibilidad tiene un niño de desarrollar hipertensión arterial si uno o ambos padres son hipertensos. Es difícil dar una respuesta  exacta  ya  que  la  hipertensión  arterial  esencial  es  una  enfermedad poligénica y multifactorial, en la cual interaccionan varios genes entre sí y con el ambiente. 

Por lo tanto, la presencia de un antecedente familiar de hipertensión arterial tiene valor, pero no su ausencia.11,12

Se plantea que cuando ambos padres son hipertensos, el 50% de los hijos heredará la condición. Si uno sólo lo es, la cifra cae al 33%. Se ha relacionado la elevación de la PA con la resistencia a la insulina34.

En Chile se ha visto que si uno de los padres es hipertenso, el niño tiene entre un 20 y un 30 % de posibilidades de serlo en el transcurso de su vida, pero si ambos padres son hipertensos, las posibilidades suben del 40 al 60 %. Incluso hay especialistas que hablan de un 70 % de riesgo de heredar el padecimiento. Las cifras son altísimas si se considera que el promedio de hipertensos en una población es cercano al 18,6 % y llega a la mitad de las personas en la tercera edad. De los pacientes hipertensos pediátricos sin antecedentes familiares, cerca del 90 % tiene un origen conocido24. 

Es evidente entonces la carga heredo familiar de la enfermedad hipertensiva y su alta frecuencia en el mundo22.

Al realizar la asociación de los Antecedentes Patológicos Familiares de HTA con las cifras de la tensión arterial de nuestros adolescentes, obtuvimos un predominio de tensiones arteriales normales con el antecedente del padre hipertenso. La cifra fue mayor para la madre con padecimiento de HTA, pero igual predominaron los adolescentes con presiones normales. Sin embargo, obtuvimos un porcentaje superior en cuanto a pacientes con tensiones Normal Alta e Hipertensos con respecto al padre hipertenso.

En nuestro estudio resultaron 10 con ambos padres hipertensos y en este caso notamos que casi la mitad (4) tuvo tensiones arteriales Normal Alta y un 20 % resultaron Hipertensos, corroborando la teoría de la carga heredo familiar, que va en aumento si ambos padres son hipertensos. En este aspecto coincidimos con la literatura y estudios mundiales11,12,34.

Al observar el comportamiento de los familiares de segunda línea, como abuelos maternos y/o paternos, vimos que 147, o sea, el 87.5 % del total presentó al menos un familiar de este tipo con el padecimiento. Es de señalar que el porcentaje de adolescentes con tensiones Normal Alta e Hipertensos aumentó en este vínculo familiar.

Analizando los Antecedentes Patológicos Familiares de HTA de los adolescentes desde otro punto de vista, pudiéramos  ver que del total de adolescentes con tensión arterial Normal Alta (9) casi la mitad tiene ambos padres hipertensos y que todos tienen al menos un abuelo con la patología. Con respecto a los que resultaron Hipertensos (5), igualmente casi la mitad tenía ambos padres hipertensos y su totalidad con familiares de segunda línea (abuelos) con Hipertensión Arterial.

El hábito de fumar ha mostrado ser independiente de otros factores como el peso, la talla, el colesterol sérico, el consumo de alcohol y café, el origen étnico y la actividad física. Este hábito se asocia con la aterogénesis en la población en general y es considerado el principal factor de riesgo de infarto agudo de miocardio y muerte súbita en mujeres jóvenes, riesgo que se ve aumentado si se asocia con el uso de anticonceptivos orales, HTA, o hipercolesterolemia11.

Otros estudios han demostrado la elevación de la presión sistólica aórtica por tonometría, después de haber fumado un cigarrillo en  fumadores crónicos, posiblemente debido a la reducción de la amplificación del pulso y  efectos hemodinámicas en estos, no siendo así en los no fumadores39.

Simsolo plantea que la nicotina del tabaco aspirada produce un incremento pasajero de la TA, pues tiene un efecto vasopresor a través de la descarga de catecolaminas. Su efecto dura a lo sumo 2 h, y se ha comprobado que en los fumadores el incremento de la TA puede ser desde 8 a 66 mm de mercurio40.

En adolescentes aún no existen datos firmes con respecto al tipo de relación entre el tabaco y la presión arterial, encontrándose resultados dispares que van desde la ausencia de asociación hasta los que han encontrado relación inversa41.

A través de los resultados de nuestro trabajo vemos un incremento de los hábitos tóxicos en nuestros adolescentes, al igual que el aumento de su presencia en el sexo femenino. Sin embargo sigue siendo menor con respecto a otros países, en que los porcientos oscilan, para el hábito de fumar, alrededor del 10 %. Puede que la cifra real sea un poco mayor, por el probable subregistro, ya que solamente 9 admitieron ser fumadores. Creemos además, que esta diferencia con otros países, se deba a varias razones, como que en el nuestro se fomentan hábitos de vida sanos, se difunden y enseñan los perjuicios a la salud de las sustancias tóxicas, los centros escolares cubanos son muy estrictos con respecto a este comportamiento, unido a que es el lugar donde el adolescente pasa mayor tiempo durante el día, se prohíbe la venta de cigarrillos y bebidas alcohólicas a menores y se desarrollan actividades recreativas para ellos con ausencia de tóxicos.

Al observar la asociación del hábito de fumar con las cifras de tensión arterial vemos que del total de fumadores solamente 1 tuvo tensión arterial Normal Alta y el resto cifras normales como predominantes.

Nuestro trabajo coincide con otros estudios mundiales, como el realizado en Buenos Aires, Argentina, donde no encontraron correlación significativa de este hábito con tensiones elevadas11.

Sin embargo en nuestro propio país, en el trabajo realizado por el Dr. Mellina en Arroyo Naranjo, se observó que hubo un aumento de la tensión arterial sistólica en los fumadores4, aspecto que no encontramos en el nuestro.  

El consumo excesivo de alcohol en los adultos se encuentra relacionado con la Hipertensión Arterial, atribuyéndose al mismo del 5 al 30 % de los casos. Se conoce que el cambio de este hábito disminuye las cifras de tensión arterial11,29. Sin embargo la ingesta leve de alcohol (1 a 3 vasos de bebidas alcohólicas al día) ha demostrado disminuir la mortalidad por enfermedad coronaria. La influencia beneficiosa del alcohol sobre los lípidos y la trombogénesis explicaría en parte su efecto protector11.

A pesar de lo anteriormente planteado se han establecido los volúmenes de alcohol cuya ingestión puede conformar riesgo de HTA, a saber: 720 ml  de cerveza, 300 ml de vino o 60 ml de whiskey u otras bebidas espirituales, cuyos límites no deben ser traspasados2,42.

Visualizando los resultados de la ingestión de bebidas alcohólicas en nuestro estudio, se aprecia que 15 alumnos lo hacían con frecuencia, para un 8.9 % del total, pudiendo ver también que predominaron los masculinos.

Con respecto a estas cifras, al igual que para el hábito de fumar, vemos un incremento, pero al compararlas con otros países es mucho menor, ya que se ha encontrado este hábito en adolescentes entre un 25 y 26 %, como en Argentina11.

La asociación de la ingestión frecuente de bebidas alcohólicas con las cifras de tensión arterial de nuestros adolescentes arrojó que su totalidad tuvieron valores de presiones normales, ninguno con Normal Alta o Hipertensos.

Nuestro trabajo coincide con el realizado por el Dr. Silo y otros en Buenos Aires, en que la presión arterial se comportó inversamente proporcional a la ingesta de alcohol11, igualmente Gillman y colaboradores observaron valores más bajos de tensión arterial en los que consumían estas bebidas43.

Si bien nuestro trabajo encontró valores normales de tensión arterial en los adolescentes que tenían estos hábitos, remarcamos la necesidad de no fomentarlos, por los riesgos de acostumbramiento, dependencia y las consecuencias futuras que acarrean.  

 

CONCLUSIONES  

1-       Predominó ligeramente el sexo masculino y las edades de 14 a 15 años.

2-       Los colores de piel más frecuentemente vistos fueron negros y mestizos.

3-       Predominó el normopeso en ambos sexos.

4-       La ingestión de bebidas alcohólicas resultó ser el hábito tóxico más frecuente en ambos sexos.

5-       Prevalecieron las cifras de tensión arterial normales en ambos sexos, aunque se detectaron cifras Normal Alta e Hipertensos, con ligero predominio en el sexo masculino.

6-       Las cifras de tensión arterial Normal Alta e Hipertensos fueron más frecuentes en los adolescentes de piel negra y mestiza.

7-       La totalidad de los pacientes Hipertensos tenían exceso de peso corporal.

8-       El total de adolescentes con tensión arterial Normal Alta e Hipertensos tuvieron familiares de segunda línea con Hipertensión Arterial.

9-       Más de la mitad con ambos padres hipertensos tenían tensión arterial Normal Alta o Hipertenso.

10-   Los adolescentes con hábitos tóxicos tuvieron predominantemente cifras de tensión arterial normales.

 

RECOMENDACIONES  

La toma de la tensión arterial debe formar parte del exámen físico en el menor de 18 años y la pesquisa de Hipertensión Arterial extenderse a menores de 15. Se deben detectar precozmente factores de riesgo y fomentar desde edades tempranas hábitos de vida saludables, como la dieta, control del peso adecuado y ejercicios frecuentes.  

 

BIBLIOGRAFÍA  

1-       Sellén Crombet J. Manual de Hipertensión Arterial. Editorial Ciencias Médicas, La Habana, Cuba 1998.

2-       Álvarez Sintes Roberto. Temas de Medicina General Integral. Editorial Ciencias Médicas, La Habana, Cuba 2001;518,519,524,527.

3-       Antonio Coca, Alejandro de la Sierra. Decisiones clínicas y terapéuticas en el paciente hipertenso. Barcelona: Editorial Médica Jims S.L; 1998;177-82.

4-       Mellina Ramírez Eduardo, González Montero Andrés, Moreno del Sol Juana María, Jiménez Paneque Rosa, Peraza Roque Georgina. Factores de riesgo asociados con la tensión arterial en adolescentes. Revista Cubana de MGI 2001;17(5):435-40.

5-       Programa Nacional de Prevención y Diagnóstico, Evaluación y Control de la Hipertensión Arterial, Cuba 1998.

6-       Sellén Crombet, J. Hipertensión Arterial, diagnóstico, tratamiento y control. Ciudad de la Habana, Cuba: Ed. Félix Varela; 2002;11-42.

7-       Sellén Crombet, J. Estrategias para el control de la Hipertensión Arterial, en Ciudad de la Habana. Primer congreso cubano de Hipertensión Arterial. IV Jornada Caribeña. La Habana; 2001.

8-       Von Vigier RO, Bianchett NG. Arterial hypertension in childhood and adolescence. Medicinis Universitate Kinderlinin Bern Ther Vasch 1999;56(2):8-12.

9-       Freedman DS. The relation of overweight to cardiovascular risk factors among children and adolescents. The Bogalusa heart study. Pediatrics 1999;103(6):1175-82.

10-   Simsolo RB. Family history of essential hypertension versus obesity as risk factors for hypertension in adolescents. Hyperten Lipid Clin 1999;12(3):260-3.

11-   Silo A. Dei-cas, Ignacio J. Dei-cas, Pablo G. Dei-cas, M. Elena Szyrma, Laura Ciencia, J. Pablo Comas, et al. Estudio de la presión arterial en adolescentes de 15 años. Su relación con características antropométricas y factores de riesgo de Hipertensión Arterial. Arch.argent.pediatr 2000;98(3):161-70.

12-   Rafael T. Armar, Carlos R. Galarza, Carlos G. Wahren, Cristina Catsicaris, Claudio Ruíz Barlett. Hipertensión Arterial en niños y adolescentes. Sociedad Argentina de Medicina. Avances en Medicina 1999;57-73.

13-   National High Blood Pressure Education Program Working Group on High Blood Pressure in Children and Adolescents. The Fourth Report on the Diagnosis, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure in Children and Adolescents. PEDIATRICS 2004;114(2):555-76.

14-   Botey A et al. Tratamiento de la hipertensión arterial. Entre todos no lo hacemos mal del todo. Med Clin 1998;110(7):259-62.

15-   Varter BL. Hightlights of the sixth report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and treatment of High Blood Pressure. Am J Health Syst Pharm 1998;55(4):382-8.

16-   Pascual J et al. Tratamiento básico de la hipertensión arterial (I). Modificaciones en el estilo de vida y control de factores de riesgo. Med Clin 1994;103(14):547-52.

17-Prineas RJ. Blood pressure in children and adolescents. In: Bulpitt CJ,ed.                                                                                              Epidemiology of Hypertension. Birkenhager WH and Reid JL, eds. Handbook of Hypertension, Vol. 20. New York, NY: Elsevier; 2000:86–105.

18-Mourad A, Carney S, Gillies A, Jones B, Nanra R, Trevillian P. Arm position and blood pressure: a risk factor for hypertension? J HumHypertens. 2003;17:389–95.

19-Netea RT, Lenders JW, Smits P, Thien T. Both body and arm position significantly influence blood pressure measurement. J Hum Hypertens 2003;17:459–62.

20-Rocchini AP. Coarctation of the aorta and interrupted aortic arch. In: Moller JH, Hoffmann U, eds. Pediatric Cardiovascular Medicine. New York, NY: Churchill Livingstone; 2000:570.

21-American Heart Association. Home monitoring of high blood pressure. Available at: www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier_576. Accessed March 18, 2004.

22-Joint National Committee on detection, evaluation and treatment of high blood pressure. The Seven Report of the JNC. Arch. Int. Med; 2002.

 23-Morales Alberteris I., Paramio A., Santana E., Rodríguez Robelt E. Comportamiento de la tensión arterial en adolescentes de una escuela interna. En:www.fac.org.ar/tcvc/index.htm. Hipertensión Arterial; 2003.

24-Hidalgo Rozenblum Claudia. Hipertensión Arterial infantil: un enemigo silencioso. El Mercurio, Chile; 2001.

25-Hipertensión Arterial en la infancia y la adolescencia. En:www.saha.org/temas/htainfancia; 2000.

26-Lurbe Empar. El 3 % de niños y adolescentes españoles padece Hipertensión Arterial, que va en aumento por el sedentarismo y obesidad. En: diariomédico.com; 2004.

27-Lagomarsino E. Rol del pediatra en la prevención de la hipertensión arterial esencial del adulto. Rev Med Chile 1999;127:349-351.

28-Roca Goderich Reinaldo. Temas de Medicina Interna. 4ta ed La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2002:327.

29-La Hipertensión Arterial. Etiología y Epidemiología. En:www.consumer.es; 2003.

30-Farreras Rozman. Medicina Interna decimocuarta edición. España: Harcourt; 2000.

31-El Manual Merk décima edición en español. España: Harcourt; 1999.

32-La obesidad es una bomba de tiempo entre los adolescentes. En:4woman.gov. EEUU; 2005.

33-Jonathan Sorof, Stephen Daniels. Obesity Hypertension in children. A Problem of Epidemic Proportions. Hypertension 2002;40:441.

34-Dra. Lagomarsino F. Edda. Hipertensión Arterial en Pediatría. Rev Med Chile 2000.

35-Pirola Carlos J. Factores Genéticos en Hipertensión Arterial Esencial. En:www.robertexto.com; 1999.

36-Munger  RG,  Prineas  RJ,  Gómez-Marín  O:  Persistent  elevation  of  blood  pressure  among children with a family history of hypertension: the Minneapolis Children.s Blood Pressure Study. J. Hypertens. 6: 647-53, 1988.

37-Brandáo AP, Brandáo AA, Araújo EM, y col.: Familial aggregation of arterial blood pressure and possible genetic influence. Hypertension 19: Suppl. II: II214-17, 1992.

38-Zinner  SH,  Levy  PS,  Kass  EH:  Familial  aggregation  of  blood  pressure  in childhood.  N. Engl. J. Med. 284: 401-404, 1971.

39-Mahmud A, Feely J. Effect of smoking on arterial stiffness and pulse pressure amplification. Hypertension 2003 Jan;41(1):183-7.

40-Simsolo RB. Family history of essential hypertension versus obesity as risk factors for hypertension in adolescents. Hyperten Lipid Clin 1999;12(3):260-3.

41-Twisk JW, Van Mechelen W, Kemper HC, Post GB. The relation between “long term exposure” to lifestyle during youth and young adulthood and risk factors for cardiovascular disease at adult age. J Adolesc Health 1997;20:309-19.

42-Taylor Robert B. Medicina de Familia. Principios y Práctica quinta edición. Barcelona: Springer-Verlag Ibérica 1999:666.

43-Gillman M, Cook NR, Evans DA, Rosner B, Hennekens CH. Relationship of alcohol intake with blood pressure in young adults. Hypertension 1995; 25:1106-10.

 

ANEXOS

TABLA No.1 Distribución de la población según sexo

Sexo

No.

%

Masculino

85

50.5

Femenino

83

49.4

Total

168

 

                       Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

 TABLA No. 2 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN SEGÚN EDAD

Edad

No.

%

13

1

0.5

14

127

75.5

15

36

21.4

16

3

1.7

17

1

0.5

Total

168

 

 

 

 

 

 

 

                        Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 3 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN SEGÚN COLOR DE LA PIEL

Color de la piel

No.

%

Blanca

74

44.0

Negra

50

29.7

Mestiza

44

26.1

Total

168

 

           Fuente: Planilla de recolección de datos.

                       

TABLA No. 4 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN  SEGÚN IMC Y SEXO

IMC

Masculino

Femenino

No.

%

No.

%

Bajo peso

1

1.1

7

8.4

Delgado

3

3.5

0

0

Normopeso

66

77.6

68

81.9

Sobrepeso

10

11.7

3

3.6

Obeso

5

5.8

5

6.0

Total

85

 

83

 

            Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 5 ANTECEDENTES PATOLÓGICOS FAMILIARES  DE HTA DE LA POBLACIÓN

APF de HTA

No.

%

 Padre

14

8.3

Madre

30

17.8

Ambos padres

10

5.9

Hermanos

1

0.5

Abuelos

147

87.5

Tíos

37

22.0

                Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 6 DISTRIBUCIÓN SEGÚN HÁBITOS TÓXICOS Y SEXO

Hábitos tóxicos

Masculino

Femenino

No.

%

No.

%

Hábito de fumar

7

4.1

2

1.1

Bebidas alcohólicas

11

6.5

4

2.3

                    Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 7 CLASIFICACIÓN DE TENSIÓN ARTERIAL Y SEXO DE LA POBLACIÓN

Clasificación de TA

Masculino

Femenino

No.

%

No.

%

Normal

77

45.8

77

45.8

Normal Alta

5

2.9

4 

2.3

Hipertenso

3

1.7

2

1.1

Total

85

 

83

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 8 CLASIFICACIÓN DE TENSIÓN ARTERIAL Y COLOR DE LA PIEL

 

Clasificación de TA

Blancos

Negros

Mestizos

No.

%

No.

%

No.

%

Normal

71

95.9

46

92.0

37

84.0

Normal Alta

3

4.0

1

2.0

5

11.3

Hipertenso

0

0

3

6.0

2

4.5

Total

74

 

50

 

44

 

         Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 9 CLASIFICACIÓN DE TENSIÓN ARTERIAL E IMC DE LA POBLACIÓN

Clasificación de TA

Bajo peso

Delgado

Normopeso

Sobrepeso

Obeso

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

Normal

7

87.5

3

100.0

127

94.7

11

84.6

6

60.0

Normal Alta

1

12.5

0

0

7

5.2

1

7.6

0

0

Hipertenso

0

0

0

0

0

0

1

7.6

4

40.0

Total

8

 

3

 

134

 

13

 

10

 

                     Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 10 APF DE HTA Y TENSIÓN ARTERIAL DE LA POBLACIÓN

APF de HTA

Normal

Normal Alta

Hipertenso

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

Padre

13

92.8

0

0

1

7.1

14

 

Madre

24

80.0

4

13.3

2

6.6

30

 

Ambos padres

4

40.0

4

40.0

2

20.0

10

 

Hermanos

1

100.0

0

0

0

0

1

 

Abuelos

133

90.4

9

6.1

5

3.4

147

 

Tíos

29

78.3

5

13.5

3

8.1

37

 

            Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

TABLA No. 11 CLASIFICACIÓN DE TENSIÓN ARTERIAL Y HÁBITOS TÓXICOS

Clasificación de TA

Fumadores

Bebidas alcohólicas

No.

%

No.

%

Normal

8

88.8

15

100.0

Normal Alta

1

11.1

0

0

Hipertenso

0

0

0

0

Total

9

 

15

 

 

 

 

 

 

 

        Fuente: Planilla de recolección de datos.

 

PLANILLA DE RECOLECCIÓN DE DATOS

No. _____

Nombre:

Grupo y número:

Edad: ________                                                      Sexo: Masculino __________

                                                      Femenino __________

Color de la piel: Blanca  ___________                        Peso: _________

                          Negra   ___________                        Talla: _________                        Talla/Edad:_____

                          Mestiza ___________      IMC: _________

                        Clasificación por IMC _____________

APF de HTA:

Madre                    _____                    Hermanos                    _____                     Tíos                    _____

Padre                    _____                    Ambos padres     _____                     Abuelos (M y/o P)_____

Hábitos tóxicos:

Fuma:    sí _____        no _____                    Bebidas alcohólicas:   sí _____      no _____

 

TAS _____                    Clasificación de TA:    normal        _____

TAD _____       normal alta _____

                           hipertenso  _____

 

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA

FACULTAD GENERAL “CALIXTO GARCÍA”

POLICLÍNICO DOCENTE 13 DE MARZO

MUNICIPIO HABANA DEL ESTE

CIUDAD HABANA

Autora:           Dra. Iridanys Mijares Ferreiro

                       Residente 3er año Medicina General Integral

Tutores:         Dra. Dalis Diago Caballero

                        Especialista 1er Grado Medicina Interna

                        Profesora Instructora de Medicina General Integral

                        Diplomada en Sexualidad Humana

                       Diplomada en Educación Médica Superior

                        Policlínico 13 de Marzo

                      Dr. Norberto Torriente Bárzaga

                        Especialista 1er Grado Pediatría

                        Diplomado en Nutrición Humana

                        Policlínico 13 de Marzo

TRABAJO DE TERMINACIÓN DE RESIDENCIA PARA OPTAR POR EL TÍTULO DE ESPECIALISTA DE MEDICINA GENERAL INTEGRAL

2003-2005

 

Articulos relacionados:
Factores de riesgo en la aparición de Infecciones Respiratorias Agudas en niños menores de dos años
Resumen:
Las Infecciones Respiratorias Agudas se destacan como un gran problema de salud, en su aparición juegan un papel importante los factores socioeconómicos y ambientales as...
Tuberculosis pulmonar baar negativa: insistir para confirmar
Resumen:
Se describe un caso con cuadro clínico, epidemiológico y radiológico compatible con tuberculosis pulmonar, inicialmente se aisló por estudios microbiológicos una bacter...
Síndrome de Guillain-Barré (ppt)
Resumen:
Es un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico, como vainas de mielina que rodean a los axones...
Síndrome de Apert. Presentación de un caso
Resumen:
Se presenta el caso de una paciente, femenina, de la raza negra de 3 días de edad ingresada en el Servicio abierto de Neonatología del Hospital Pediátrico “Arthur Daviso...
Modificación de conocimientos sobre tuberculosis pulmonar en la comuna Oranger, Haití, Enero-Junio del 2006
Resumen:
Se realizó un estudio de intervención comunitaria para modificar conocimientos sobre tuberculosis pulmonar en enfermos y familiares de la comuna Oranger se obtuvo un t...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©