Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La formación de valores en el proceso docente educativo

Resumen: Se realizó un estudio de la importancia de la formación de valores en el proceso Docente-Educativo, planteando la necesidad y la posibilidad de educar los valores en el currículo universitario, así como las condiciones a tener en cuenta en el proceso de enseñanza aprendizaje para estructurar el desarrollo de valores en los estudiantes. Palabras claves: formación de valores, proceso docente educativo.(V)
14,296 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Dra. Bárbara de los Á. García Hernández y Otros Dra. Hilda de la C. Balbuena Diaz

RESUMEN

Se realizó un estudio de la importancia de la formación de valores en el proceso Docente-Educativo, planteando la necesidad y la posibilidad de educar los valores en el currículo universitario, así como las condiciones a tener en cuenta en el proceso de enseñanza aprendizaje para estructurar el desarrollo de valores en los estudiantes.

Palabras claves: formación de valores, proceso docente educativo 

 

INTRODUCCIÓN  

En nuestro actuar cotidiano confesamos que las palancas que nos mueven son los valores: lo útil, lo saludable, lo bello, lo agradable, etc.  Apreciamos la belleza de un paisaje, la valentía de un héroe, la ciencia de un sabio.

Llamamos valor a lo que es capaz de sacar al hombre de su indiferencia y provocar en el una actitud de estimación, porque contribuye de alguna manera a su realización personal, respondiendo a alguna de sus necesidades: vitales, intelectuales, afectivas, estéticas, etc. (1)

Existen múltiples definiciones de valor. En sentido general, entre ellas, se aprecian semejanzas como:

·         Relación entre valor y significación social

·         Capacidad de los valores en la orientación y regulación de la conducta del hombre.

·         Relación entre necesidades e intereses sociales e individuales y los valores.

·         Valor como tipo de reflejo de las relaciones del hombre con la sociedad y el medio en condiciones históricas concretas.

Sin embargo, también existen diferencias, dadas fundamentalmente en dos aspectos

·         La naturaleza objetiva o subjetiva del valor

·         Extensión del concepto valor con respecto al de significación social.

Partiendo de lo anterior  y sin pretender una definición acabada, se considera valor a la significación positiva de los objetos, fenómenos y situaciones con que el hombre se relaciona en el marco de su vida social, que es expresión de sus necesidades e intereses, tanto a nivel individual como social y que orienta y regula su conducta

En el mundo de los valores ocupan los valores morales un lugar de privilegio y la razón es clara. Muchos valores perfeccionan al hombre en alguna zona de su personalidad: inteligencia, sensibilidad, sentido estético, etc. En cambio existen valores que afectan a la persona en su totalidad, que le llevan al desarrollo y realización plena de su ser propiamente humano.  

Son los valores morales; por ello el hombre se hace no solo un buen profesional, sino una persona que en lo esencial de su ser humano ha llegado a su realización (1).

Clasificación y escala de valores.

-Valores morales

-Valores que intervienen con una zona de nuestra personalidad (valores estéticos, ,

artísticos, culturales).

-Valores biológicos (vitales, corpóreos) (comer, dormir, etc.)

En el nivel mas bajo encontramos la esfera de los valores biológicos que engloban las exigencias instintivas.

Podríamos llamarlos vitales, corpóreos. Pertenecen al área del recreo, el descanso. Adheridos a las cosas se convierten en bienes, el comer, el dormir, el ejercicio físico.

Por encima de ellos descubrimos otros que solo interesan una zona de nuestra personalidad.

Perfeccionan al hombre en su inteligencia, sensibilidad estética, relaciones humanas, valores artísticos, culturales, sociales. Y en la cúspide de esa jerarquía hallaríamos los valores que abarcan al hombre en su totalidad, como los morales.(2)

La jerarquía se basa en el valor gradual de los valores, unos valen más que otros, por lo cual se crea una graduación , una escala de valores existiendo algunos criterios de ordenación jerárquica cómo son:

La duración: Un valor es tanto más alto cuanto más duradero. La duración es la permanencia en el tiempo.

La divisibilidad: Mientras más altos son los valores menos divisibles son.

La fundamentación El valor fundamentado es superior con respecto al fundamento..

La profundidad: Mientras más altos son los valores, más profunda es la satisfacción que produce su cumplimiento.

La relatividad: Los valores son más o menos estimados según que se relacionen con una necesidad actual o no. El valor presenta relatividad no en el mismo grado. Por ejemplo: el valor estético es más relativo que el valor ético, ya que este último realiza la totalidad de la existencia humana.(3)    

En relación a las diferentes formas de valores tenemos:

Valores económicos: precio en dinero

Valores de salud, corporales y recreativos: satisfacción de necesidades físicas.

Valores sociales: las satisfacciones que obtenemos de la amistad, la familia y el grupo..

Valores estéticos: percepción de objetivos, bellos, feos.

Valores morales: las satisfacciones  que sobrevienen al individuo al hacer elecciones correctas

Desde el punto de vista formal los valores se dividen en:

Valor positivo: Es el que comúnmente se denomina valor, o sea, la apreciación que se hace de las cosas como deseables porque son buenas, bellas, útiles, etc.

Valor negativo: Es la consideración que se hace  de las cosas como no apreciables porque se consideran como feas, inútiles.

Valor de persona: Es propio de los seres personales, por ejemplo: La responsabilidad, la honestidad, la sinceridad.

Valor de cosa: Por ejemplo de los bienes materiales, la economía de una casa, la belleza de una obra de arte.

Valor propio: Es aquel que basa su valor en si mismo, es decir, independiente de otro. Por ejemplo, la honestidad de una persona.

Valor  derivado Es aquel que recibe su valor de otros, depende de valoraciones de las personas y se le llama extrínseco.(3)

Podemos señalar que los valores son entidades normativas que piden ser realizadas y encausan la acción.

Al proponerse la educación el desarrollo integral de la personalidad es importante la educación de la virtud, en la excelencia de las cualidades y en el desarrollo de éstas.

La educación no es un simple proceso de enseñanza aprendizaje o educar no es lo mismo que instruir. Para instruir es suficiente saber y conocer las técnicas de comunicación. Pero el hecho de saberlo todo no hace al hombre más educado. Educar es capacitar al sujeto para que alcance su realización como persona.

Un aprendizaje educativo tiende a formar al hombre en los valores éticos, personales y sociales.

La educación no es un aprendizaje cualquiera. Educar es un proceso de proceso de personalización que abarca al ser humano total.(4)

El proceso educativo guarda estrecha relación con los valores, en el debemos ayudar al educando a definir y organizar una escala de valores para que a partir de ellos adopte las actitudes fundamentales que orientan su conducta global.

La orientación educativa destaca otro aspecto del currículo, el de su integridad, el de su relación con el desarrollo completo de la persona.

Son contenidos del currículo no solamente los conocimientos conceptuales o los procedimientos, sino también el desarrollo de actitudes, normas, valores y sentimientos: el desarrollo de la personalidad entera. Si la educación ha de ser integral debe prestar atención singular al papel que representan en la vida humana las actitudes, los valores.

La educación como trasmisora de la cultura de generación en generación, es determinante en el control de la sociedad y de sus tendencias de desarrollo y por consiguiente, en la conservación y transformación social.

Una educación que no propaga valores, crea jóvenes sin sentir, sin identidad.

El profesor no debe imponer un valor sino con su testimonio silencioso lo ofrece como apetecible y posible.

Se educa casi sin querer. Es decir el educador transmite los valores con lo que él se identifica. El que tiene un porque para vivir siempre encontrará el como. El porqué lo señalan los valores.(5)

Con este trabajo nos proponemos determinar algunos factores que influyen en la formación de valores en el proceso docente educativo. Analizar la necesidad de educar los valores en el currículo universitario y determinar el papel del profesor en la formación de valores en el proceso docente educativo.  

DESARROLLO

Cada día la sociedad demanda con más fuerza a las universidades la formación de profesionales competentes.

La calidad en la formación profesional depende no solo de los conocimientos y habilidades que desarrolle en el currículo universitario sino también de los intereses y valores que regulan su actuación profesional. (6)

El amor a la profesión, la responsabilidad, la honestidad, constituyen valores esenciales reguladores de la actuación de un  profesional competente.

La formación de valores constituye un  problema pedagógico complejo solamente comprensible a partir de un análisis psicológico de la naturaleza del valor en su función reguladora de la actuación humana.(6)

Desde el punto de vista psicológico el valor debe ser analizado si se tiene en cuenta su naturaleza objetiva-subjetiva.

El valor en tanto significación de un hecho es al mismo tiempo objetivo y subjetivo. Quien atribuye significado? El ser humano. Por tanto, el valor como significado atribuido tiene una naturaleza subjetiva toda vez que existe individualmente en los seres humanos capaces de valorar, pero al mismo tiempo tiene una naturaleza objetiva ya que forma parte de la realidad social e histórica en la que se desarrolla el ser humano.

Tanto los valores más trascendentes para una sociedad como la igualdad, la justicia, la solidaridad, como los valores más específicos por ejemplo en el orden profesional, el amor a la profesión, la responsabilidad, son reflejados por cada persona de manera diferente en función de su historia individual, de sus intereses, capacidades, quiere decir que no siempre los valores jerarquizados oficialmente para una sociedad como los más importantes (existencia objetiva del valor) son asumidos de igual manera por los miembros de una sociedad (existencia subjetiva del valor). Esto ocurre porque la formación de valores en lo individual pasa por un complejo proceso de elaboración personal en virtud del cual los seres humanos, en interacción con el medio histórico-social en el que se desarrollen, construyen sus propios valores.  

Ningún contenido que no provoque emociones, que no estimule nuestra identidad, que no mueva fibras afectivas, puede considerarse un valor, porque éste se instaura a nivel psicológico de dos formas:

Los valores formales: que regulan el comportamiento del hombre ante situaciones de presión o control externos.

Los valores pesonalizados: expresión legítima y auténtica del sujeto que los asume y que son los valores que debemos fomentar en toda la sociedad cubana de hoy.

Por tanto, si se quiere comprender como los valores se constituyen en reguladores de la actuación individual, debemos analizar la naturaleza subjetiva del valor. El valor en su existencia subjetiva individual se manifiesta como motivo de la actuación.

Los valores, por tanto, existen en el individuo como formaciones motivacionales de la personalidad que orientan su actuación hacia la satisfacción  de sus necesidades. Por tanto, solo cuando los valores constituyen motivos de la actuación del sujeto se convierten en verdaderos reguladores de su conducta. (7).

Este hecho tiene implicaciones importantes en el orden pedagógico, toda vez que permite comprender que la formación de valores en el currículo universitario no se limita a un proceso simple, lineal y homogéneo de transmisión de información del profesor al estudiante, donde el estudiante es un ente pasivo en la recepción de significados, sino que se produce un proceso complejo de comunicación entre profesores y estudiantes, en el proceso enseñanza-aprendizaje, donde el estudiante asume una posición activa en la apropiación individual de los significados para la construcción de sus valores.

El nivel de desarrollo del valor como regulador de la actuación del sujeto puede analizarse a partir de los siguientes indicadores:

El valor puede expresarse en la regulación de la actuación de dos maneras:

-Rígida – No tiene en cuenta el lugar, momento y la situación en que se encuentre.

-Flexible – Sabe usar el momento, la forma y las condiciones propicias para expresar sus ideas.

La flexibilidad por tanto implica un nivel superior de funcionamiento del valor en la regulación de su actuación.  

En la expresión de los valores de la actuación el sujeto puede asumir una posición activa o pasiva.

Activa: Caracteriza un nivel superior de desarrollo y se manifiesta cuando el sujeto actúa espontáneamente. Se corresponde con los valores personalizados.

Pasiva: El sujeto actúa no por sentir la necesidad de actuar de esa manera, sino por presiones. Se corresponde con los valores formales.

Grado de mediatización de la conciencia en la expresión de los valores.

Este indicador se manifiesta en la posibilidad del sujeto de argumentar con criterios propios el por qué de su actuación

Cuando existe un grado mayor de mediatización de la conciencia en la regulación   de la actuación, el sujeto manifiesta una reflexión personalizada en la expresión de sus valores, quiere decir que es capaz de argumentar y defender a partir de sus puntos de vista y criterios el por qué actúa de una u otra manera.

La reflexión personalizada en la expresión de los valores caracteriza un nivel de funcionamiento superior en la regulación de la actuación. (8-9)

Los valores pueden regular la actuación de manera perseverante o inconstante.

Perseverancia: Disposición de llevar adelante los propósitos y decisiones independientemente de los obstáculos que haya que vencer.

Inconstancia:  Abandonan el camino tomado ante el surgimiento de los obstáculos

Perspectiva: mediata- Inmediata en la expresión de valores.

Inmediata: Regulan la actuación de manera situacional.

Mediata: A más largo plazo

Por supuesto que la perspectiva mediata caracteriza el funcionamiento superior en la regulación de la actuación. (8-9)

El conocimiento de los indicadores de funcionamiento del valor tiene importancia no solo por el diagnóstico de su nivel de desarrollo sino también para su educación.

En la medida que el docente universitario conozca que es un valor y como regula la conducta del estudiante estará en condiciones de propiciar su formación y desarrollo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.  

Muchos de los errores que se han cometido en la formación de valores se explican por el desconocimiento del docente acerca de cómo se forman y funcionan los valores en el estudiante.

Es necesario analizar los siguientes aspectos:

1-       Los valores como formaciones motivacionales de la personalidad se forma y desarrollan a lo largo de la vida del ser humano en un complejo proceso educativo en el que intervienen la familia, la escuela y la sociedad

2-       El estudiante universitario se encuentra en un período  de desarrollo de su personalidad, en el que tiene lugar la consolidación del sistema motivacional y cognitivo que orienta su actuación.

Por ello la educación de valores adquiere en este período una importancia extraordinaria ya que es en este momento que existen mayores posibilidades de consolidación de valores que funcionen con perspectivas mediata, posición activa, reflexión personalizada y perseverancia en la regulación de la actuación.

3-       La formación de valores es responsabilidad de todos los docentes y debe realizarse a través de todas las actividades curriculares y extra curriculares que se desarrollen

4-       La educación de valores en el estudiante universitario se realiza en el contexto de su formación profesional, es por ello que la calidad de la motivación profesional constituye un factor de primer orden en la educación de valores en el estudiante universitario.

El docente universitario es un especialista en su profesión pero carece de formación psicopedagógica, ésta generalmente es adquirida a través de la educación de postgrado y no siempre de forma sistemática.

Es imprescindible que el docente universitario reciba la preparación psicopedagógica necesaria para diseñar, ejecutar y dirigir un proceso de enseñanza-aprendizaje que propicie la función de valores.

Es necesaria la concepción del proceso enseñanza-aprendizaje como un proceso dialógico participativo en que los docentes y estudiantes asuman la condición de sujetos de enseñanza-aprendizaje.  

En la medida que el estudiante deja de ser un objeto de aprendizaje que repite mecánicamente la información que recibe y se convierte en un sujeto que procesa información y construye conocimientos a partir de sus intereses e información previa, sobre la base de un proceso profundo de reflexión en el que toma partido y elabora puntos de vista, está en condiciones de formar sus valores.

Por otra parte el desarrollo del estudiante como sujeto de aprendizaje y de la educación de sus valores es posible en la medida que el docente diseña situaciones de aprendizaje que propicien que el estudiante asuma una posición activa, reflexiva, flexible, perseverante en su actuación. Por ello es importante el carácter orientador del docente en la educación de los valores.

La utilización de métodos participativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje propicia la formación y desarrollo de la flexibilidad, la posición activa, la reflexión personalizada, la perseverancia y la perspectiva mediata en la expresión de los valores en la regulación de la actuación del estudiante. (6, 7, 10)

Una Comunicación Profesor – Alumno en el respeto mutuo, la confianza, la autenticidad en las relaciones que propicie la influencia del docente como modelo educativo en la formación de valores en sus estudiantes.

El docente universitario debe ser un modelo educativo para sus estudiantes. En la medida en que el docente exprese en su actuación profesional y en sus relaciones con los estudiantes valores tales como la responsabilidad, el amor a la patria y a la profesión, la honestidad, la justicia, entre otros, propiciara su formación como modelo de actuación en los estudiantes.

Solo creando espacios de reflexión en el proceso de enseñanza-aprendizaje en los que el estudiante aprende a valorar, argumentar sus puntos de vista, defenderlos ante los que se oponen a ellos, libertad para expresar sus criterios, plantear iniciativas para enfrentarse a problemas con seguridad e independencia, para esforzarse por lograr sus propósitos.

En el proceso enseñanza-aprendizaje los docentes universitarios deben ser guias de sus estudiantes, modelos de profesionales, ejemplos a imitar, solo en esas condiciones se estará contribuyendo a la educación de valores.  

La formación de valores desempeña una función  fundamental por su capacidad movilizativa y motivadora, por constituir elemento esencial de las convicciones, por su impacto en la calidad del desempeño futuro del profesional y sobre todo como expresa Cintio Vitier por ser “antídoto contra muchos venenos”,“fuerza para resistir adversidades,” “capacidad para generar nuevos espacios de creación, libertad y gusto por la limpieza de la vida y promotores en fin del mejoramiento humano”.(11)

Solo mediante el vínculo de lo instructivo con lo afectivo, de despertar emociones y sentimientos es posible formar valores, por lo que resulta imprescindible un estilo pedagógico que promueva el diálogo, la autovaloración, el respeto al otro, la participación activa y conciente y enseñar a pensar.

En la educación Médica Superior la esencia de estas estrategias radica en comprender el proceso de formación de valores, como parte de la personalidad del futuro profesional de la salud en el marco de sus relaciones y condiciones histórico-sociales concretas. (12)

El docente debe asumir la posición de un estudioso crítico de la realidad pedagógica en la que está involucrado, a la vez que introduce acciones para transformarla y evaluar los efectos. La observación sistemática, la introducción de métodos y técnicas participativas en el proceso, la organización de situaciones de aprendizaje grupal, el desarrollo de una comunicación profesor-alumno respetuosa que facilite el intercambio de experiencias y significados, así como el continuo ejercicio de la capacidad de valorar en espacios diseñados al efecto, constituyen vías para el diagnóstico, orientación y realización del trabajo educativo sobre todo en los límites de la dimensión currícular (12)

Los planes de estudio consecuentemente con los modelos del profesional de cada carrera de la salud, articulan los componentes académico, laboral e investigativo y concibe el proceso de enseñanza aprendizaje como un proceso de actividad y comunicación. En  equilibrio con las formas de enseñanza más académica, aparecen las formas de la educación en el trabajo, las cuales además de propiciar un aprendizaje más significativo, en tanto comprometen en su adquisición al propio sujeto, propician actuar en la formación de valores, de la ética y la conducta profesional. De hecho la participación de los educandos en el cumplimiento real de la institución hospitalaria o de la atención primaria de salud, es un elemento peculiar que distingue el proceso formativo del médico con respecto al de otros profesionales.

Esta peculiaridad hace que cobre especial relevancia en el proceso formativo el componente laboral y por consiguiente la calidad de la asistencia médica que se brinda en los diferentes escenarios en que tiene lugar el proceso formativo.

Los servicios que imparten los centros docentes tienen una responsabilidad y un compromiso fundamental con el presente y el futuro de la actividad profesional.

Es por eso que el ejemplo y la lucha cotidiana por la excelencia del servicio de salud que se preste constituye una fuente inestimable en la formación  de valores.

El amor al trabajo y al hombre, el respeto por la vida y el ser humano en su integridad, el sentido del deber, la responsabilidad, la honestidad,  el altruismo, el desinterés y la  dignidad profesional entre otros son valores que deben llegar a convertirse en virtudes que caractericen la actuación del médico al  asimilarse como valores personalizados, expresión legítima y auténtica del sujeto que los asume. (12, 13)

El trabajo educativo en la Educación Superior se concibe en tres dimensiones fundamentales: la curricular, la extensión universitaria y la político-ideológica mediante las organizaciones políticas y de masas. La combinación y coherencia de las influencias en estas direcciones, que cuentan sobre todo con el protagonismo estudiantil en cada una de ellas, constituyen un factor esencial en el logro de las aspiraciones formuladas.

El trabajo en la formación de valores es un imperativo de esta época, su repercusión en el futuro de la profesión obliga a no confiar en la espontaneidad y a proponerse intencionalmente su consecución. La búsqueda de caminos por ellos, es el reto.

 

CONCLUSIONES  

-Es importante la formación de valores en el proceso Docente-Educativo para el desarrollo integral de la personalidad de los educandos.

La utilización de métodos participativos y una comunicación profesor – alumno  centrada en el respeto mutuo, la confianza, la autenticidad en las relaciones que propicie la influencia del docente como modelo educativo contribuirá a la formación de valores en los estudiantes.

BIBLIOGRAFIA  

1-        López Quintás A. El conocimiento de los valores. Introducción Metodológica. Editorial Verbo-Divino. Navarra 1999.

2-       Stern, Alfred. Filosofía de los Valores, Buenos Aires,  Compañía General Fabril Editora. 1980.

3-       Deresi Octavio, Max Scheler: Etica Material de los Valores. Buenos Aires M.E.S.A, 1979.

4-       Vergés Salvador. Persona y Comunicación, Antropología Filosófica, Bilbao, Universidad de Deusto, 1985.

5-       López Quintás A. Como lograr una formación integral. Editorial San Pablo. Madrid 1996. pag. 7 – 34

6-       González Maura V. La educación de valores en el currículo universitario: Un enfoque psicopedagógico para su estudio. Revista Cubana de Educación Superior 2000: 14 (1): 74-82

7-       Fabelo J R. La crisis de valores como conocimientos. Causas y estrategias de superación. La Habana. Editorial Ciencias Sociales, 1996: 31 – 55

8-       González F. La personalidad, su educación y desarrollo. La Habana.  Editorial Ciencias Sociales 1985: 21 – 88\

9-       Leontiev A. N. Actividad. Conciencia. Personalidad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación 1981: 66 – 104

10-    Ojalvo V. Colectivo de Autores. Concepción de la enseñanza-aprendizaje y organización docente para la formación de valores de estudiantes universitarios. Diseño de investigación CEPES. Universidad de la Habana. 1997

11-    Vitier C. La formación de valores en las nuevas generaciones: una campaña de espiritualidad y conciencia. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1996

12-   Martínez Martínez, Elisa: Formación de Valores en el personal de la salud. Revista Cubana de Medicina Militar 2001, 30 (3): 190 – 201

13-   González Rey F. Un análisis psicológico de los valores: su lugar e importancia en el mundo subjetivo. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales 1996: 46 - 57

Autoras:

Dra. Hilda de la C. Balbuena Diaz.

Especialista de primer grado en medicina interna. Profesora asistente

Dra Bárbara de los A. García Hernández

Especialista de primer grado en medicina interna. Profesora asistente

Articulos relacionados:
Sistema Instruccional “Rey San” para el aprendizaje de la función potencia en el aula
Resumen:
La revolución tecnológica encierra una gran promesa para la educación. La tecnología de la comunicación y el procesamiento de imágenes y datos está avanzando a gran veloc...
El educar con inteligencia emocional
Resumen:
El presente trabajo se realizó en el estado de Nuevo León (zona 123) con el personal de educación a nivel primaria pública en donde se intenta definir cuantitativamente e...
Sistema automatizado para la gestión de horarios docentes (pdf)
Resumen:
Los horarios docentes son un elemento fundamental en la organización de cualquier centro educacional. Constituyen el elemento organizativo de las actividades escolares y ...
El Trabajo Independiente en el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje Universitario
Resumen:
El actual trabajo aborda aspectos claves de cómo preparar ,planificar , orientar ,abordar y controlar el trabajo independiente tan importante en la actualidad para la a...
La formación por competencias laborales: proyecto de diseño macrocurricular para la especialidad de Farmacia Industrial
Resumen:
El trabajo explica la metodología aplicada en el politécnico de Química Mártires de Girón para la introducción en Cuba del sistema de formación por competencias laborale...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©