Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El Iniciador del Pensamiento Científico en Cuba

Resumen: El trabajo consiste en analizar la destacada personalidad del Dr. Tomás Romay Chacón, que es el iniciador del movimiento científico en Cuba que, si bien en el tiempo tiene los más altos resultados en la Medicina, también penetra y traza rumbos a otras ciencias. Analizamos su preocupación en la aplicación científica en todas las áreas de las ciencias. Y la introducción por 1era vez de la vacuna antivariólica. Es con la práctica de la medicina que se perfeccionan y amplían sus métodos y sus ideas.(V)
2,695 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Lic. Miguel Angel Tórres Alfonso y Otros Autores

RESUMEN:

El trabajo consiste en analizar la destacada personalidad del Dr. Tomás Romay Chacón, que es el iniciador del movimiento científico en Cuba que, si bien en él tiempo tiene los más altos resultados en la Medicina, también penetra y traza rumbos a otras ciencias. Analizamos su preocupación en la aplicación científica en todas las áreas de las ciencias. Y la introducción por 1era vez de la vacuna antivariólica. Es con la práctica de la medicina que se perfeccionan y amplían sus métodos y sus ideas.

OBJETIVO GENERAL:

-         Analizar la labor científica e intelectual realizada por el Dr. Tomás Romay Chacón (1764-1849) destacando sus principales aportes en el siglo XIX.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

-         Valorar el carácter humanista en su desempeño como científico e intelectual progresista.

-         Demostrar que Tomás Romay constituye un paradigma de la medicina cubana como introductor y propagador de la vacuna contra la viruela, y autor de importantes artículos científicos.

INTRODUCCIÓN:

Comenzaremos este trabajo recordando cuál es el objeto de la labor médica o de la medicina, el cual, como todos conocemos, es el hombre portador de un organismo que actúa como un todo o un sistema, de acuerdo con sus condiciones materiales y espirituales de vida, regularidades morfológicas y psicoemocionales del óptimo de la actividad humana, en relación estrecha con las condiciones sociales de existencia; sobre esta base hemos llegado a la relación indestructible que tiene aquel, y el que con sus conocimientos empíricos trata de aliviar estos males.

En la relación del hombre para aliviar al hombre intervienen diferentes factores, entre ellos, en nuestra época, uno de los más importantes es la incidencia del desarrollo científico técnico. Este desarrollo tiene aristas positivas y negativas, pues se trata de un proceso de desarrollo, y en tanto que desarrollo, contradictorio.

En el período que abarca el final del siglo XVIII y el comienzo del XIX, nos encontramos en la historia de nuestro país un extraordinario equipo de hombres que desarrollan una notable labor política, económica y científica como José Agustín y caballero, Dr. Tomás Romay y Francisco de Arango y Parreño. Ellos abren el camino de la colonia en franca evolución hacia la consolidación de la nacionalidad y en definitiva hacia la independencia y soberanía de nuestro pueblo.

De estas personalidades antes mencionadas, se analizará la labor científica e intelectual desplegada por el insigne Dr. Tomás Romay Chacón (1764-1849): médico, catedrático, escritor, orador y poeta cubano, que demostró por primera vez en nuestro país en 1973 el valor de la experimentación lo que caracteriza a este destacado científico cubano, cuya obra dentro del campo de la medicina tuvo una amplia repercusión en su época en Cuba y fuera y en la historia de las Ciencias Médicas cubanas, además poseyó una amplia cultura, base de su propuesta científica y teóricas, con él se inicia la literatura médica cubana y el desarrollo de la mentalidad científica moderna.

DESARROLLO:

En el siglo XVIII la burguesía cubana aspira a convertirse en clase dominante, se plantea luchar contra el régimen feudal. Para llegar al éxito en esta lucha, tiene que impulsar la enseñanza general y el estudio de las ciencias naturales como vía para el progreso de la agricultura y la industria, bases imprescindibles por ampliar el comercio.

La Habana de ese siglo, tendrá fama de ciudad hedionda, al no existir los más mínimos servicios de salud, y este estado deplorable de la sanidad pública favorecía la rápida extensión y elevada mortalidad en el curso de las grandes epidemias tropicales, imposibles de prevenir ni controlar con los recursos tan limitados de la ciencia de la época y de los deficientes servicios de salud de la colonia de nuestra Isla.

En 1790 viene a gobernar nuestra Isla, Don Luis de las Casas, como Capitán General sorprende con su visión: tuvo el talento de saber aprovechar el interés de un grupo de cubanos destacados y canalizar su obra de gobierno hacia el mejoramiento económico y cultural de la colonia. A su nombre van asociados una serie de acontecimientos de gran trascendencia, como un ambicioso plan de obras públicas, la fundación de la Sociedad de Amigos del país y al publicación del primer periódico de Cuba, el “papel Periódico”.(1)

En esta etapa, encontramos al Dr. Tomás Romay Chacón, médico habanero, había nacido en la villa de La Habana el 21 de diciembre de 1764, en la calle Empedrado # 71 cerca del hospital San Juan de Dios. Fueron sus padres Don Lorenzo Romay y María de los Ángeles Valdés. No poseían bienes de fortuna aunque posteriormente conquistaron una posición económica relativamente acomodada.

En su familia, su tío Fray Juan Romay, desempeña un importante papel en estimular a su sobrino a dedicarse a la carrera de Medicina. Comenzó a estudiar en el Seminario San Carlos y san Ambrosio de La Habana, hasta que obtuvo el grado de bachiller en Artes en 1783.Poco después obtiene la Cátedra de texto Aristotélico el cual se lo confiere la licenciatura y magisterio en artes. Su tío le dedicó mucha atención a su sobrino, que deseaba y le atraían las Humanidades y la Filosofía. Sin embargo la tenacidad de su tío, hizo que se presentara al bachillerato premédico y a las prácticas en el hospital. Inicia sus estudios en el Convento de predicadores bajo la tutela de su tío paterno. Recibe el grado de bachiller el día 24 de marzo de 1783 cursa estudios de medicina en la Universidad Pontificia de san Jerónimo de la Habana. En el año 1791 obtiene la Cátedra de Vísperas (Patología), se le confieren los grados mayores de licenciado y doctor en 1792 y recibe el título de Doctor en medicina. Su número de graduado se correspondió con un hecho interesante, era el título de médico número 33 que se concedía en la Universidad de La Habanera.

Según el biógrafo Dr. José López Sánchez, “…era Romay de estatura regular, pero elegante; formas delicadas, actitud majestuosa, mirada penetrante de hombre pensador…” (2)

Se establece una relación de amistad entre el Dr. Romay y el Capitán General las Casas, y así se convierte Romay en una gran personalidad política al ser protagonista de importantes hechos de la época. Las Casas le propuso amplias sus conocimientos en el exterior y el Dr. Romay decide estudiar en el Colegio de Edimburgo, pero por la guerra con Inglaterra no puede realizar sus planes.

Al fundarse la Sociedad Económica Amigos del País, Romay está entre sus socios fundadores. Allí se examinarían una serie de cuestiones de interés público, en las que Romay participaría.

Hacia 1795, en una sesión de la Sociedad Patriótica, el padre José Agustín caballero y el doctor Tomás Romay, destacadas figuras de la intelectualidad de la época, exigían la reforma de los estatutos universitarios, proponiendo la introducción de nuevas ciencias en la Facultad de Medicina, tales como Anatomía Práctica y las Ciencias Clínicas. Comprendiendo la necesidad de revitalizar la enseñanza de las Ciencias Médicas en la Isla, la Sociedad Patriótica en el Hospital Militar de San Ambrosio en 1797. La reacción a estos cursos de la universidad Pontificia fue de la más rotunda indiferencia. En 1834, el Dr. Romay inauguraba los nuevos cursos de Clínica Médico-Práctica en el Hospital de San Ambrosio.

Escribió para las páginas del Papel Periódico, principal órgano de prensa naciente cuabana de esa época, del cual fue redactor y director en ocasiones. El Dr. López Sánchez expresó: “ Junto a José Agustín Caballero llevó la ilustración científica a las páginas del Papel Periódico de La Habana y las abrió a la lucha denodada contra el escolasticismo. Abandonó la polvorienta Universidad Pontificia y en los hospitales fomentó una nueva enseñanza médica: la que estudiaba los signos sensibles que nos presenta el enfermo.” (3)

Su participación en la Sociedad Económica, en el Papel Periódico, en la Junta de Población Blanca y en la Diputación Provincial le confiere un papel de gran significación en el movimiento de reforma cultural y científica.

Ocupó altos cargos en la administración colonial, fue secretario de la Diputación Provincial, censor de teatros, secretario de la Junta de Repoblación Blanca y presidente, a partir de 1833, de la Junta Superior de Medicina; en la Sociedad de amigos del País ocupó cargos de presidente de la sección de educación hasta director de la propia institución. Entre las actividades profesionales, fue profesor de Clínica Médica y además, médico de los hospitales de la Marina.

El primer trabajo notable de la literatura médica cubana es la disertación sobre la fiebre maligna llamada vulgarmente “vómito negro”, que leyó el Dr. Romay en la Sociedad Económica en 1797. La lucha contra la fiebre amarilla, que golpeaba a la población de la colonia, aumentó al inicio del siglo XIX y también una espantosa epidemia de viruela que se extendió a toda la Isla. Conocía Romay la vacuna descubierta por el médico inglés Eduardo Jenner (1749-1823), que había publicado en 1798 los resultados de su investigación sobre el virus de la viruela. Con la finalidad de combatir la epidemia fue traído el virus vacuno a La Habana, en el barco “Argonauta”, pero ni este, ni otro que se trajo de Filadelfia, en 1802, pudieron ser utilizados por él. En la colección del “Papel Periódico” se puede leer en el número del 16 de febrero de 1804, la forma en que Romay pudo lograr el virus y emprender la vacunación de la población.

“Llegó a esta villa, la señora María Bustamante, procedente de Aguadilla, en Puerto Rico, de donde había salido el 1 de febrero, con su hijo de 10 años y dos niñas de su servidumbre, y vacunados el día antes de la partida con virus enviado de la isla holandesa de santo Tomás. Sus vacunas prendieron perfectamente y cuando entraron en el puerto estaban en perfecta supuración”. (4)

El Dr. Romay inmediatamente inoculó a sus cinco hijos y a 31 personas más, iniciada así la empresa que llevaría a dominar la terrible epidemia. Aquella mujer llegada de Puerto Rico recibió la suma de 300 pesos que se había ofrecido a quienes trajese a cuba el virus antivariloso. “En 1835, el doctor Tomás Romay, al hablar ante la Junta de la vacuna se tardó 33 años en vacunar a 210,579 habitantes en La Habana y así resumía sus actividades en pro del mejoramiento sanitario de la colonia” (5)Una de sus tareas más importantes fue su labor como higienista. Él intentaba desarraigar las costumbres de construir los cementerios dentro de las poblaciones o enterrar cadáveres en los recintos de las iglesias, y recibió el apoyo del gobernador Don Luis de las Casas y el obispo Espada. Los elementos no progresistas de la sociedad lanzaron ataques demagógicos. Pero sus ideas se lograron en aquella sociedad naciente del siglo XIX.

“Tomás Romay fue un verdadero español, según la expresión utilizada por Francisco de Arango y Parreño, conservó toda su fidelidad a la corona española y no se vinculó a los movimientos separatistas que surgían en Hispanoamérica. Él temía como otros criollos de su tiempo y de su clase, una insurrección de esclavos, y él quería que se fomentara la población blanca. (6)

El Dr. Tomás Romay Chacón constituye una honra para la salud de nuestro país, no solo por introducir la vacuna contra la viruela, sino también, porque trató de reformar la enseñanza de la medicina en la Isla, inició con su labor la época de la medicina científica, la medicina práctica, dejando atrás los métodos caducos que predominaban.

Muere el 30 de marzo de 1849, a la edad de 85 años.

El profesor Julio Riverend ha dicho lo siguiente: “…presenció Romay los acontecimientos esenciales del tránsito de la colonia a la nacionalidad militante, y contribuyó a formularlos y a darles sentido.

Es una vida notablemente pareja a los otros criollos contemporáneos y, sobre todo, su pensamiento y acción pública, hoy diríamos sociales, no desmerecen ni se apartan de las grandes líneas trazadas por los hombres más representativos de aquella etapa de formación”. (6)

En una etapa de fecundas tareas sociales y culturales, este hombre, verdadero representante del espíritu innovador del siglo de oro XIX,  cumple a cabalidad su tarea de civilizador, de higienista y de médico. Fue toda una personalidad de la cultura cubana, severo, pensador y honrado, que enalteció las humanidades con nobleza y profesión. De su tesonera laboriosidad, encontramos huellas en muy diversos aspectos de una etapa de la historia de Cuba que cubre varias décadas.

El doctor José López Sánchez, el 30 de marzo de 1964, fecha en la que se depositaron los restos de Tomás Romay Chacón en el mausoleo erigido en su memoria en el Museo Histórico de las Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay”, pronunció las siguientes palabras: “Vemos a Romay abordar cuestiones sobre medicina, botánica, química, agricultura, historia, gramática, artes, así como junto a Saco, solicitar opiniones respecto a establecimiento de estudios de astronomía y la creación de una escuela de náutica.” (7)

También planteó: “Romay supo vincular la necesidad de desarrollar el estudio de las ciencias naturales con la lucha contra la escolástica. La memoria sobre las colmenas y la monografía sobre la fiebre amarilla lo acreditan como el primer autor científico cubano. Este último trabajo es el primer documento médico moderno publicado en nuestro país. Su cita de autores extranjeros revela un sólido dominio de tema y además se muestra como conocedor de la bibliografía médica de sus contemporáneos escritores, no solo los españoles, sino también los ingleses, franceses e italianos”. (8)

Romay fue de los primeros higienistas de América, se preocupó más por los problemas de la higiene pública que por los privados de la profesión. Acometió la empresa de sanear nuestro ambiente, introduciendo la enseñanza y práctica de la higiene pública y que abogó además, por la construcción de un cementerio general en lugar de enterrar los cadáveres en la iglesia.

Contribuyó con su labor y humanitaria al progreso de la ciencia, su ejemplo sirvió para despertar la conciencia científica en nuestro pueblo. La introducción propagación y conservación de la vacuna antivariólica durante mas de 30 años es un episodio cimero en su actividad médica. Ocupó puesto importante en el combate contra la devastadora epidemia del cólera-morbo en 1833.

Ejerció la medicina intensa y desinteresada en el hospital militar, el Colegio Seminario de San Carlos, el Hospital de Morena, Casa de Dementes, Hospital general y en la Casa de Beneficiencia.

Como precursor de la introducción de la vacuna antivariólica y con su gestión y actividad en el campo de la salud, se fue conformando con su ayuda nuestra cultura médica, de la que él es un paradigma de la vacunación y la medicina.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.-        Torres Cuevas Eduardo. Historia de Cuba 1492-1898. Editorial Pueblo y Educación, 2001.

2.-        López Sánchez J. Tomás Romay y el origen de la ciencia en Cuba. INFOMED. Universidad Virtual de Salud de Cuba.

3.-        López Sánchez J. Discurso en el mausoleo erigido en memoria del Dr. Tomás Romay en el Museo Histórico de las Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” 30 de marzo de 1964. INFOMED.

4.-            Rodríguez, Expósito C. Bicentenario de Tomás Romay. Cuaderno de Historia de la Salud Pública, 1964 (26) Pág. 7-132.

5.-        Bueno, Salvador. “Tomás Romay, introductor de la vacuna”. Cuadernos de la Revista Unión, 1985.

6.-        Pérez de los Reyes R, Tro. “Vida y obra del Dr. Tomás Romay”. Habana. Ministerio de Educación, 1949.

7.-        López Sánchez J. Discurso en el mausoleo erigido en memoria del Dr. Tomás Romay en el Museo Histórico de las Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” 30 de marzo de 1964. INFOMED.

BIBLIOGRAFIA

Ø      Bueno, Salvador. “Tomás Romay, introductor de la vacuna”. Cuadernos de la Revista Unión, 1985.

Ø      González, José J. “Síntesis histórica de la Universidad de La Habana y su Facultad de Ciencias Médicas durante la colonia”. Editorial Ciencias Sociales, 1990.

Ø      Le Riverend, Julio. “Historia Económica de Cuba”. Editorial Universidad. La Habana, 1965.

Ø      López Espinosa, José Antonio. “Traslado de los restos mortales del doctor Tomás Romay al mausoleo erigido en su memoria”. Universidad Virtual de Salud de Cuba. INFOMED 5 de marzo del 2003.

Ø      López Sánchez J. Discurso en el mausoleo erigido en memoria del Dr. Tomás Romay en el Museo Histórico de las Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” 30 de marzo de 1964. INFOMED.

Ø      Pérez de los Reyes R, Tro. “Vida y obra del Dr. Tomás Romay”. Habana. Ministerio de Educación, 1949.

Ø      Torres Cuevas Eduardo. Historia de Cuba 1492-1898. Editorial Pueblo y Educación, 2001.

Ø      Villaverde, Dr. Manuel. “La medicina en Cuba hasta la República”. Ciclo de conferencias. Editorial Selecta. La Habana, 1944.

Autores:

Lic. Miguel Angel Tórres Alfonso

Lic. Ana María Gelpi Leyva

Lic. Manuel Martínez Acuña

FCM “ DR. SALVADOR ALLENDE”

DPTO. DE EXTENSIÓN UNIVERSITARIA.

Articulos relacionados:
Erwin Johannes Rommel (1891 - 1944) El zorro del desierto
Resumen:
Mariscal alemán, que desde sus comienzos fue simpatizante con la ideología nazi, figuraba como comandante de la VIII división blindada que rompió, en 1940, las líneas def...
Jose Fermín Gurbindo Riojanos Ilustres
Resumen:
Músico y compositor. Nació en Ábalos el 5 de febrero de 1935. Con gran esfuerzo realiza sus estudios de bachillerato elemental debido a su deficiencia visual. Los combina...
Eva Duarte de Perón
Resumen:
Génesis de una luchadora. La política y la fundación. El final nunca es el final. Nacida oficialmente el 7 de mayo de 1919 en la ciudad de Junín, María Eva Duarte escondi...
El Otro Sendero analisis de la obra de Hernando de Soto
Resumen:
Hernando de Soto, nació en Arequipa, el 02 de junio de 1941. siguió la carrera de Economía en la Facultad de ciencias económicas en Ginebra, donde también opto el grado d...
Albert Einstein
Resumen:
Albert Einstein sigue siendo una figura mítica de nuestro tiempo; más, incluso, de lo que llegó a serlo en vida, si se tiene en cuenta que su imagen, en condición de póst...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©