Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La ciencia y la interdisciplinariedad

Resumen: Es hoy irrebatible el hecho de que la humanidad vive el período histórico de la gran Revolución Científico acompañada de profundos cambios en Técnica, la esfera de la producción y la vida social. Por esto, la ciencia tiene gran importancia y le corresponde un rol protagónico en la solución de múltiples problemas, lo que hace de ella un elemento cada vez más necesario para el desarrollo de la humanidad.
5,433 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Gilberto Ramírez Smith y Otros Autores

INTRODUCCIÓN:

Es hoy irrebatible el hecho de que la humanidad vive el período histórico de la gran  Revolución Científico acompañada de profundos cambios en Técnica, la esfera de la producción y la vida social.  Por esto, la ciencia tiene gran importancia y le corresponde un rol protagónico en la solución de múltiples problemas, lo que hace de ella un elemento cada vez más necesario para el desarrollo de la humanidad. Teniendo en cuenta que existen varias definiciones del término ciencia, en el trabajo se coincide en concebirla como un sistema de conocimientos objetivos sobre la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, históricamente condicionado en su desarrollo y que tiene por base la práctica histórico - social de la humanidad.  Es un modo de conocer y también un cuerpo de conocimientos ya formado, es un proceso de investigación, de búsqueda de la verdad. Su origen y desarrollo está estrechamente condicionado por los problemas que le plantea la sociedad en un momento histórico determinado, y  tiene su propia lógica de desarrollo intrínseco. (Rogelio Fernández, Contribución de la Matemática en la formación de valores 2004)

El objetivo fundamental de la ciencia está relacionado con la obtención y la transmisión del conocimiento. Para ello trata de profundizar en las propiedades y leyes esenciales de la realidad y sus funciones dependen principalmente de las necesidades sociales, las que a su vez  plantean a la actividad científica dos objetivos primordiales: Multiplicar el saber científico y Determinar las vías de su inserción en la práctica social.

La ciencia no constituye un ente aislado, sino que se desenvuelve en el contexto de la sociedad, de la cultura  e interactúa en sus más diversos componentes diferenciándose  unas de otras por su objeto de investigación.

Para su clasificación hay que tener en cuenta los vínculos que existen entre cada una de las ciencias particulares. Tales vínculos están expresados en su ordenamiento, en una sucesión determinada  o en un sistema según principios generales,  de ahí que la clasificación que se asuma tenga un trasfondo filosófico lo que presupone que la conexión entre todas las ciencias se descubre a base de las leyes generales que actúan en la naturaleza, en la sociedad y en el pensamiento.

Es  imprescindible observar,  que la base de la variedad de las ciencias particulares no se halla en las propiedades de la conciencia humana sino en las propiedades del objeto, porque la materia se manifiesta en múltiples formas, cada una de las cuales  tiene peculiaridades y leyes de desarrollo que les son inherentes. Estando estrechamente vinculada la clasificación de las ciencias con la comprensión de la esencia del propio conocimiento científico, de su objeto y método, de sus fuentes, fuerzas motrices y objetivos finales de la aplicación de sus resultados.

Según  Engels las ciencias particulares representan el reflejo de las distintas formas de movimiento en concordancia con la sucesión y la jerarquía interna  inherente a ellas, las ciencias particulares son un  reflejo de su objeto, de las formas particulares del movimiento conectadas entre sí y la relación entre ellas es un reflejo de la relación  universal que abarca todas las formas de movimiento. (Federico Engels: Dialéctica de la naturaleza pág. 89 - 91)

Con tales postulados el autor de este trabajo manifiesta la división de la ciencia en  tres grandes campos: las ciencias naturales, las ciencias técnicas y las ciencias sociales.

Existe una estrecha relación entre ciencia, técnica y tecnología, no puede haber desarrollo de la ciencia sin que esto repercuta directamente en el desarrollo de la técnica y de la tecnología.

El término técnica,  es interpretado como el conjunto de mecanismos, máquinas, así como también sistemas y medios de dirigir, recolectar, conservar, reelaborar y trasmitir energía y datos, todo ello creado con vista a la producción, a la investigación, a la guerra, etc. (Diccionario filosófico de Rosenthal y Ludin. P. 448)

En el proceso social, se utiliza la tecnología como herramienta mediante el cual la ciencia y la técnica crean bienes materiales y de servicios para ser utilizados en la praxis. Por tal motivo, la tecnología es interpretada como  el conjunto de conocimientos y métodos para el diseño,  producción y distribución de bienes y servicios incluidos aquellos incorporados en los medios de trabajo, la mano de obra, los procesos, la producción y la organización (Glosario de términos.  Citma 1999)

La relación entre ciencia, tecnología y sociedad es muy compleja, no hay dudas de que está sujeta al determinismo social que imponen los países poderosos.  Tal evidencia se manifiesta en la posibilidad de utilización de los adelantos tecnológicos y la cantidad de personas que tienen acceso a ellos.

En el actual contexto mundial, los llamados por algunos países del tercer mundo, y por otros países de la periferia, se encuentran en plena desventaja con los países del conocido primer mundo  en relación al impacto social que se logra con la utilización de la ciencia y la técnica.

Para salir del subdesarrollo y marginación a que fueron conducidos tras cinco siglos de explotación y saqueo de sus riquezas,  no queda otro camino que implementar el uso de la ciencia y los adelantos tecnológicos en función de saldar viejas deudas sociales contraídas con los pueblos. Para hacer efectivo tal pago social, los múltiples adelantos  no deben ser patrimonios de unos pocos. La utilización de la ciencia y sus tecnologías de punta, debe ir acompañada de políticas al servicio de los desposeídos, de las grandes masas de analfabetos y desempleados, debe ser una política con un alto grado de humanismo, y no donde existan conductas egoístas basadas en el consumismo desenfrenado que poco a poco destruyen el medio ambiente y la especie humana.

Es la educación un instrumento vital en la obtención de un mundo mejor, una manera de posibilitar que los adelantos tecnológicos sirvan a la vida y no a la muerte, una vía  para que se puedan generalizar la aprehensión de las nuevas tecnologías por  toda la sociedad. Tal necesidad  fue reconocida por  Martí en el siglo XIX, quien con relación a la educación  manifestó: “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido; es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día en que vive; es ponerlo al nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.  (José Martí: Obras Completas t 8, Pág. 281)    

Las políticas educativas deben ser enfocadas con el objetivo de preparar a los educandos, para que puedan analizar los múltiples fenómenos  y procesos ocurridos en la naturaleza, la sociedad y el pensamiento de forma holística, en toda su complejidad y no conformarse con abordarlos por sus partes de forma aislada, con lo que se crearía una visión mutilada de la realidad.

En Cuba, los principales líderes de la Revolución reconocieron desde los primeros momentos el papel transformador de la educación. El Comandante en Jefe Fidel Castro así lo manifestaba en el acto clausura del II Congreso de la UJC, realizado en abril de 1972. En este evento planteó  la necesidad de realizar una verdadera revolución educacional, como vía para elevar la calidad de la enseñanza en todo el Sistema de Educación dada las condiciones que existían en aquella época.   

Las tendencias actuales promueven la realización de investigaciones donde las relaciones interdisciplinarias y transdisciplinarias no sean una mera declaración de principios, y sí una forma sólida de obtención de conocimientos.

Dentro de las ciencias pedagógicas,  la Matemática y en especial la Geometría como una de sus disciplinas,  juega un importante papel. Si se tiene  en cuenta que la Matemática se encarga de estudiar las relaciones cuantitativas y las formas espaciales del mundo real,  se puede argumentar entonces que esta sirve de base y soporte en la obtención  de conocimientos. Con su enseñanza se debe contribuir de manera decisiva al desarrollo de la personalidad.

En el proceso de aprendizaje de las ciencias y en particular de los conocimientos matemáticos se manifiestan, en muchos casos, rechazos del estudiantado hacia estas disciplinas ocasionado en gran medida, por la poca vinculación que se logra entre los contenidos impartidos  y los problemas o situaciones que el estudiante enfrenta en la vida  cotidiana, observándose en la práctica  la existencia de un problema a superar por  la sociedad, este radica en la necesidad de un enfoque interdisciplinario de las investigaciones científicas y de la educación, dado el desarrollo del proceso de integración de las ciencias. De tal manera que al dar respuesta a esta necesidad, se contribuye en cierta medida a elevar la calidad de la enseñanza de las ciencias en las instituciones escolares, aspecto que hoy  no satisface las insuficiencias actuales.

El fenómeno de la interdisciplinariedad fue y es objeto de atención por varios  investigadores entre los que se destacan: los españoles Juan Arana y Mariano Artigas, de la Universidad de Pamplona; a la colombiana Paola Valero,  de la Universidad de los Andes; al venezolano Jaim Royero;  y los cubanos José León Méndez, Martha Valdés Rojas y Jorge Núñez Jover, por solo mencionar algunos. Todos ellos realizaron toda una disertación teórica sobre el tema que sirvió de base para reflexionar de manera general, sobre los diferentes aspectos teóricos de la interdisciplinariedad, su factibilidad en las clases de Matemática y el resultado social que se logra con esta.

Este trabajo responde al tema cuatro del programa de Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología titulado: “La ciencia como fuerza productiva directa, especialmente al aspecto relacionado con el impacto social de la ciencia y la tecnología, con ello el autor pretende reflexionar de manera general sobre la interdisciplinariedad y el impacto social que  se logra  en los estudiantes con su aplicación en la formación de los conocimientos matemáticos, lo que contribuye a lograr una mejor preparación  para sus vidas futuras.

El siguiente trabajo está estructurado, para su mejor comprensión, en diferentes epígrafes que marcan un orden lógico de las ideas del autor relacionadas con el tema que se aborda.

DESARROLLO

La interdisciplinariedad, su evolución histórica.

En muchas ocasiones, los contenidos que se deben impartir necesitan de una relación interdisciplinar para su mejor comprensión y aprehensión, esto no siempre se logra, en ocasiones no se aprovechan en toda la potencialidad que estos brindan, unas  veces por desconocimiento por parte del docente de cómo establecer eficientemente las relaciones interdisciplinarias en las clases, y otras por entender erróneamente la interdisciplinariedad como la suma conjunta o yuxtapuesta  de diferentes disciplinas, desde las que se presume una metodología innovadora  resultando de esta manera una amalgama multiforme de pensamiento,

También carece de sentido convertir a la interdisciplinariedad en una suma de todos los conocimientos habidos y por haber. Entonces, ¿cómo asumir la interdisciplinariedad?

Hay algunos autores como Nuñez Jover y Mañalich Rosalio que se refieren a esta como el encuentro y cooperación entre dos o más disciplinas, donde cada una de ellas aporta sus esquemas conceptuales, formas de definir problemas y métodos de integración. (Nuñez Jover, 1994 y Mañalich Rosalio, 1997). Otros la expresan como la reunión de conocimientos, métodos, recursos y habilidades desarrolladas por especialistas de diferentes disciplinas en el estudio de cierto objeto común para estas (Alonso Onega Hilda, 1994).

Otras opiniones interpretan la interdisciplinariedad "como la respuesta actual e imprescindible a la multiplicación, a la fragmentación y división del conocimiento a la proliferación y desmedido crecimiento de la información, a la complejidad del mundo en que vivimos". (Rodríguez Neira Teofilo 1997 de la Universidad de Oviedo).

Enciso Barrón la define  " como una forma de apropiación de la realidad, un producto socio - histórico ligado al desarrollo del pensamiento humano."

En palabras de Piaget (citado en Tunnermann, 2000) la interdisciplinariedad es "la cooperación entre varias disciplinas o sectores heterogéneos de una misma ciencia" que "lleva a interacciones reales, es decir hacia una cierta reciprocidad de intercambios que dan como resultado un enriquecimiento mutuo".

También existen  criterios que enfocan la interdisciplinariedad como un método científico general de investigación  (Omelianovsky, 1981) y la hacen distinguir al de enfoque  (Jurjos Torres, 1994) que es más general que el de método, ya que incluye principios y orientaciones más totalizadores del sistema sin reducirlo a determinadas operaciones formalizadas, en el que pueden corresponder a un método o un conjunto de ellos.

Para la Msc. Diana Salazar Fernández la interdisciplinariedad no se refiere a simples relaciones entre disciplinas sino las interrelaciones que generan síntesis, que parte de la existencia de sistemas complejos que generan  una forma de organización científica de trabajo integrado, donde el conocimiento se mueve en la dialéctica entre disciplinariedad e interdisciplinariedad, la primera como punto diferenciador y la segunda como totalidad.

Para los autores de este trabajo, la interdisciplinariedad, además de ser una forma actual, aunque no tan nueva pero necesaria de ver al mundo, se nutre desde el punto de vista ontológico de que la realidad puede ser explicada a partir de varios ángulos  permitiendo abordar a objetos y fenómenos de una forma holística, en toda su complejidad sin caer en un eclecticismo vulgar,  asumiendo por consiguiente  los criterios de la Msc. Diana Salazar Fernández.

En estas y otras definiciones se coincide en algunos calificativos para caracterizar a las relaciones interdisciplinarias, términos como: encuentro, reunión, cooperación, síntesis, actitud, mezcla, intuición, convicción, principio, categoría, búsqueda, comprensión, consecuencia, enfoque, condición, método,  evidencian una esencia integradora. 

Tal esencia radica en que el conocimiento no puede existir de forma parcelada, sino en estrecha vinculación,  ya que las relaciones entre las cosas no son menos reales que las cosas mismas, cumpliendo con el principio dialéctico de la concatenación universal aplicado a todos los hechos, sistemas, procesos, métodos, en virtud que en el mundo material, la concatenación es, a la vez, interacción, y la interacción es dinámica y desarrollo, al respecto Engels afirmó: “Toda la naturaleza asequible a nosotros forma un  sistema, una concatenación general de cuerpos, entendiendo aquí por cuerpo toda las existencias  materiales desde los astros hasta los átomos, más aún hasta las partículas del éter, de cuanto exista. El hecho de que estos cuerpos aparezcan  concatenados lleva implícito el que actúan los unos sobre los otros, y en su acción misma consiste precisamente el movimiento. (Federico Engles, Dialéctica de la naturaleza,  pág. 89 - 91)

En correspondencia con su esencia integradora, la interdisciplinariedad opera en tres grandes campos: el filosófico, el ético y el educativo.

En el campo filosófico, área dominada por la historia de la ciencia y la epistemología, la ciencia es tomada en sí misma como objeto de estudio, principalmente con referencia a su mecanismo y desarrollo. La interdisciplinaria científica es tomada en sí como un objeto de investigación.

El campo ético o sociopolítico es en el que las varias formas de interdisciplinariedad, específicamente la restrictiva, intervienen como procedimiento de trabajo en la persecución de metas humanas.

El campo educativo, hace intervenir un número de técnicas operativas con el propósito de entrenar inteligencias capaces de apresar, la unidad de la realidad. Se plantea que se encuentra los tipos de interdisciplinariedad, ya no al nivel de creación en tanto que metodología de investigación, sino al nivel de aprendizaje intelectual teniendo como objetivo la transferencia de conocimiento de una manera integradora.   

En el trabajo solo se analizará la interdisciplinariedad que el docente puede lograr en su clase, y no en otros campos  por ser solo del trabajo de investigación.

En tal sentido ¿Cuándo se puede ubicar el nacimiento de la interdisciplinariedad? ¿Es el pensamiento interdisciplinar  patrimonio de los países desarrollados?

Para hablar de los inicios de la interdisciplinariedad hay que remontarse hasta la antigüedad, desde las primeras etapas de la evolución de la ciencia, que se caracterizó por la recolección de datos, los que se daban en un todo indiferenciado  conocido por esos tiempos como Filosofía. Posteriormente, entre los siglos XV y XVII, producto a su evolución, en la ciencia se hace necesario un proceso de diferenciación  según los conocimientos abordados, lo que constituye el complemento de la fusión que prevalece como tendencia en la actualidad. (José León Méndez y  Martha Valdés Rojas, Interdisciplinariedad: Pasado y Presente en Escuela Cubana)

 Desde la antigüedad hasta la fecha encontramos que el desarrollo de la ciencia describe dos procesos que se interrelacionan, uno dirigido a la búsqueda de las determinaciones más esenciales objeto de investigación de las ciencias particulares, que promueve la especialización en el dominio infinito del objeto de investigación y el otro proceso se dirige a la búsqueda de puntos de encuentros y marcos integradores.

Esta inevitable especialización, ha provocado que los conocimientos se dividan y subdividan, aumentando de esta forma el número de materias en las diferentes ramas del saber,  constituyó pues  en un momento histórico sinónimo de progreso en el desarrollo de las ciencias y es un requisito indispensable para profundizar en las leyes, teorías y principios de cada una de ellas.

 En este proceso de especialización se establecen, inevitablemente, puntos de contacto entre las disciplinas, a los que Engels llamó “...puntos de crecimiento, que son  resultado de sus interacciones. "(Federico Engels citado por la ACC en  La dialéctica de la naturaleza y los métodos  científicos generales  de investigación pág.134) estos provocan el enriquecimiento mutuo de las disciplinas, así como modificaciones en sus marcos conceptuales produciendo la interdisciplinariedad.

En el orden histórico, se recuerda que el siglo XX se caracterizó por un profundo desarrollo de la ciencia y la técnica, proceso que, de manera significativa, influyó en el modo de vida de las personas. Este complejo proceso generó una revisión de las concepciones de ciencia lo cual provocó, entre otras cosas, una creciente tendencia a la integración de los conocimientos y ello estuvo presente en casi todas las actividades que desempeñó el hombre como un ente activo de la sociedad.

Fue precisamente en los primeros años del siglo XX que la palabra interdisciplinar como categoría científica, constituyó una preocupación por parte de la comunidad científica mundial en torno al rompimiento de la especialización y separación de las ciencias.

Para Miguel Martínez(1997) existen  tres razones poderosas que provocaron esta preocupación en la comunidad científica: la primera, y la más básica, se refiere a la búsqueda de la unión del conocimiento en un todo unificado; la segunda, que tiene que ver con el desarrollo natural de las ciencias, plantea que la interdisciplinariedad es consecuencia de la propia evolución y acumulación del conocimiento como la fusión de perspectivas separadas comunes y, a veces, nuevas, y finalmente, en su visión pragmática, lo interdisciplinario es entender el rol de la ciencia y el conocimiento en la solución de los problemas básicos del hombre y la sociedad.

En la década de los treinta del siglo pasado, el pensamiento interdisciplinario concretamente comenzó a sistematizarse,  por estos años  el Círculo de Viena (Otto Neurath, Carnap, entre otros), intentó unificar los aspectos racionales y empíricos por medio del positivismo lógico.

Ya en los años cuarenta, los creadores del Centro de Educación Integral de los Estados Unidos, trataron de integrar el pensamiento educativo en una visión general y holística. Entre ellos Alexandrovitch Sorokin y John Howard Northrop fueron los más influyentes. En los años cincuenta, se destacaron los trabajos de Levi-Strauss, Piaget y Barthes (Jaim Royero: La ciencia y la tecnología en el contexto del siglo XXI, Venezuela 1997.)

En los años 70, en el Seminario Internacional sobre Interdisciplinariedad realizado en la Universidad de Niza, Francia, se definieron conceptos y categorías que aclararon aún más este concepto en tres niveles básicos: lo multidisciplinario, lo interdisciplinario y lo transdisciplinario. (ibdem)

Con lo antes mencionado, se puede plantear que la interdisciplinariedad es el resultado de una negación dialéctica en el desarrollo de las ciencias particulares.

Al  reflexionar sobre la historia de la  interdisciplinariedad en Cuba, hay que ubicar su origen en una época tan temprana como lo años finales  del siglo XVIII, los principales exponentes de este pensamiento tales como: José Agustín Caballero (1762-1835), Félix Varela Morales (1788-1853), José de la Luz y Caballero (1800-1862) y José Martí Pérez (1853-1895) reclamaban y luchaban por transformar la escuela cubana de entonces, caracterizada por una enseñanza metafísica y escolástica.

En sus obras se  aprecian numerosos planteamientos, que contextualizados  nos indican que la idea de relacionar las materias que se enseñaban entonces y buscar los puntos de contacto entre ellas no es nueva.

Otro antecedente de la interdisciplinariedad en Cuba lo constituye los cursos de estudios para las escuelas públicas editados en 1901, que de acuerdo a la circular Número 5 de la Junta de Superintendentes de Escuelas de Cuba, cumpliendo con la orden 368 del 18 de agosto de 1900 se presentaba  un epígrafe al que le denominaron, “Combinación de las asignaturas.” (José León Méndez y  Martha Valdés Rojas, Interdisciplinariedad: Pasado  y  Presente  en la Escuela Cubana).

 El epígrafe comienza señalando: “Todos los conocimientos humanos, a despecho de la más minuciosa clasificación tienen íntimas conexiones. Como los eslabones de una cadena, su contacto es unas veces mediato y otras inmediato, pero es siempre real” (Ibdem)

Hainut manifestaba que “Aislar absolutamente las asignaturas unas de otras, no guardar en su estudio cierta correlación que podríamos llamar de paralelismo, priva de una fecundación recíproca a las ideas, y por consiguiente de fertilidad a la acción pedagógica...” (D. Hainaut, L. La interdisciplinariedad en la enseñanza general  1986).

En los trabajos investigativos del  Dr. Alfredo Miguel Aguayo se dedica un capítulo al tema de las relaciones entre las disciplinas. Al  capítulo XXIII de su obra “Pedagogía” se le da por título: “Correlación de los estudios”,  comienza destacando que el aumento creciente de las materias que se incorporaban progresivamente al plan de estudio, provocaba una congestión de los contenidos que debía recibir un escolar a esto lo definió: “La hipertrofia del plan de estudio”. (José León Méndez y  Martha Valdés Rojas, Interdisciplinariedad: Pasado y Presente en Escuela Cubana)

Como se ha podido demostrar, el tema de la interdisciplinariedad no solo engloba antecedentes en los países desarrollados, sino que forma parte de la rica tradición pedagógica nacional.  Ante los retos de la educación en las condiciones actuales, constituye una alternativa que pueden asumir los docentes para favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Con herramientas de trabajo como: la televisión, el vídeo, la computación, el reforzamiento de las bibliotecas escolares con el programa Editorial Libertad y Universidad Para Todos, con impartición de materias por especialistas de reconocido prestigio profesional, se crean condiciones favorables para incursionar en los contenidos que se imparten con un enfoque que potencie el desarrollo integral de las nuevas generaciones.

Para conocer más de estas relaciones, se aborda el siguiente epígrafe en el que se profundiza en las diferentes clasificaciones que algunos autores asumen y los principios que éstas cumplen amen de la clasificación asumida y que deben tener en cuenta los docentes para su actuación de forma consciente en la clase.

Tipos de relaciones entre las disciplinas. Sus principios.

Se pueden encontrar diferentes  clasificaciones de las relaciones interdisciplinarias, según los diferentes autores que realizaron un análisis del tema, entre las que se destacan:

La ofrecida por Marcel Biosot en su obra (Disciplinariedad e interdisciplinariedad, 1972) él diferencia tres grandes tipos de interdisciplinariedad.

1.    Interdisciplinariedad lineal. Cuando una ley de una disciplina se aplica a otra.

2.    Interdisciplinariedad estructural. Interrelación entre dos o más disciplinas que son fuentes de leyes nuevas como la Bioquímica.

3.    Interdisciplinariedad restringida. En función de un objeto concreto.

 Para Heinz Heckhause de la Universidad de Bochum ( 1977 ) existen 6 tipos :

1.    Interdisciplinariedad heterogénea corresponde al enciclopedismo.

2.    Pseudo -  Interdisciplinariedad. Uso de estructuras idénticas en campos diferentes, la meta ciencia.

3.    Interdisciplinariedad auxiliar. Una disciplina utiliza métodos  propios de otra Ej. Pedagogía y algunos conocimientos de la Psicología.

4.    Interdisciplinariedad completa. Para la solución de problemas recurren múltiples disciplinas.

5.    Interdisciplinariedad Complementaria. Disciplinas que se relación por el objeto Ej. sociolingüística.

6.     Interdisciplinariedad Unificadora Cuando dos disciplinas se unen teórica y metodológicamente dando lugar a una nueva disciplina Ej. Bioquímica.

 Por su parte Jean Piaget  en (La Equilibración de las estructuras cognitivas, 1978) distingue:

1. Multidisciplinariedad: Nivel inferior de integración. Para solucionar un problema, se busca información y ayuda en varias disciplinas.

2. Interdisciplinarieda: Segundo nivel de asociación  entre disciplinas lleva a interacciones reales es decir una verdadera reciprocidad de intercambio.

3. Transdisciplinariedad: Etapa superior de integración. Construcción de un sistema total  que no tuviera fronteras sólidas entre disciplinas

Para Piaget la finalidad de la investigación interdisciplinaria es la de procurar una recomposición o reorganización de los ámbitos del saber, a través de intercambios o recombinaciones constructivas.

Para Erich Jantsch (1979) las relaciones entre disciplinas se clasifican en:

1. Multidisciplinariedad: Nivel mas bajo de coordinación  sin dejar establecida los nexos.

2. Pluridisciplinariedad: Yuxtaposición de disciplinas más o menos cercanas dentro de un mismo sector de conocimiento. Forma de cooperación que mejora las relaciones entre disciplinas, relaciones  de intercambio de información.

3. Disciplinariedad cruzada: Acercamiento basado en posturas de fuerza, una disciplina va a dominar sobre otras

4. Interdisciplinariedad: Se establece una interacción entre dos ó más disciplinas, lo que dará resultado una intercomunicación y un enriquecimiento recíproco y en consecuencia una transformación metodológica de investigación, intercambios mutuos y recíprocos.

5. Transdisciplinariedad: Nivel superior de interdependencia, donde desaparecen los límites entre disciplinas y se construye un sistema total Concepto que asume  la prioridad de una trascendencia de una modalidad de relación entre las disciplinas. Se puede hablar de la aparición de una macro disciplina. Su finalidad es construir un modelo utilizable entre las diferentes disciplinas.

En el análisis de estas clasificaciones se advierte que en cada una de ellas se observan diferentes grados de desarrollo de la interdisciplinariedad, que van desde las formas  más simples de existencia de varias disciplinas hasta las más complejas interrelaciones, con una gradualidad en la propia complejidad en que se va asumiendo como estrategia de trabajo.

Se asume la clasificación que brinda Erich Jantsch porque con relación a la literatura revisada, a criterio del autor de estas cuartillas, abordan de manera más concreta posible  las posiciones, con relación a las diferentes disciplinas, que adopta el profesor en el desarrollo de las clases de manera consciente o inconsciente según el caudal de conocimiento que éste posea. 

Frecuentemente  en las aulas,  los docentes obtienen en sus clases relaciones con otras disciplinas de  tipo multidisciplinar o a lo sumo disciplinar cruzada, existiendo múltiples razones que atentan para alcanzar el nivel interdisciplinar o transdisciplinar, en este estudio solo se hace mención a algunas de estas limitantes:

1. Resistencia al cambio frente a la angustia que genera romper esquemas tradicionales: existen investigadores y docentes que en ocasiones manifiestan cierta resistencia para descentrarse de su campo y los problemas particulares de éste, ante la necesidad de desplazarse por campos que no se dominan.

2. La falta de madurez personal y profesional para valorar y escuchar al otro.

3. Falta de experiencia en el trabajo interdisciplinario.
4. La no comprensión de la diversidad como herramienta para el fortalecimiento de la solución de problemas académicos.
5. Puntos difíciles de confluencia.
 6. La falta de compromiso en la tarea.
 7. Confusión de terminología

Para la aplicación consciente de las relaciones interdisciplinarias se deben tener en cuenta algunos principios que las mismas poseen para cualquier clasificación que se asuma. Dichos principios son: el principio del pluralismo epistemológico, la Discontinuidad cognoscitiva, la Interdependencia y la Integración teórica.

El principio del pluralismo epistemológico radica en admitir como válido no sólo el conocimiento científico y lo natural, tal como pregona el positivismo, siendo una necesidad, abordar y comprender  la realidad desde otros espacios: el antropológico, histórico, legislativo, psicosocial y teológico, todos legítimos y equivalentes en importancia y valor.

La Discontinuidad cognoscitiva se manifiesta en el hecho de no poder establecer un orden lógico y jerarquizante entre los diferentes modos de conocimiento, de no realizar la construcción de conocimiento a través de escalas o niveles rígidos. Cada conocimiento convocado tiene su procedimiento propio, digno y loable.

Por otra parte las ciencias, por distintas que ellas sean, pueden establecer nexos de articulación y ligación mutua produciendo una relación de conocimiento bilateral, multilateral y simétrica, relación que se establece en aspectos y niveles que se acuerdan claramente lo que garantiza el principio de Interdependencia.

Existe una integración teórica, porque además del estilo de cada disciplina para describir, explicar, comprender e interpretar la realidad, la interdisciplinariedad crea una instancia que posibilita la interpretación conceptual conjunta, comprensiva y descriptiva de esa realidad estudiada.

La interdisciplinariedad se realiza cuando cada uno, desde su especificidad, puede llegar a una coexistencia, relación y concordancia de sus conocimientos con los otros, cada uno desde su autonomía puede establecer una comunicabilidad interdisciplinaria. Cada disciplina posee sus propias fases y en la medida que tenga claridad en ellas podrá relacionarse y articularse con otras.

La relación entre la Matemática y otras disciplinas.

Desde la antigüedad, existe una relación dialéctica entre la  imprescindible Matemática y otras ciencias, constituyéndose ésta como columna vertebral para disciplinas del área que hoy se conocen como Ciencias Exactas, en vísceras para las de Ciencias Naturales, en la sangre para las asignaturas del área de  Ciencias Técnicas.

Disciplinas como la Física, Química, Astronomía, Geografía,  adquirieron su mayoría de edad gracias al concurso de la Matemática,  y en otros momentos de la historia de la humanidad, fueron estas mismas Ciencias Exactas, Naturales y Técnicas   quienes posibilitaron el desarrollo de la más exacta de las ciencias.  Por otra parte en áreas “tan lejanas”  como las disciplinas relacionadas con las artes plásticas, literarias, música  guardan también cierta relación.

En la nueva realidad política, económica y social existente en el planeta, la educación matemática ha comenzado a hablar de espacios  más amplios, por lo que la dimensión política de la educación matemática se hace evidente.

Varios investigadores (Thomas, 1992; Ellerton and Clements, 1994) han reconocido que la dimensión política de la educación matemática se mueve en dos niveles: por un lado el nivel social donde se concretizan relaciones de poder en torno al conocimiento matemático, al aprendizaje y enseñanza de las matemáticas, donde intervienen factores de lenguaje, género, raza, nivel socio- económico, acceso al conocimiento matemático asociado con el desarrollo científico y tecnológico; y por otro lado, el nivel de la política educativa gubernamental con respecto a la educación matemática. (Paola Valero - "una empresa docente" Universidad de los Andes - Bogotá, Colombia 1999).

Solo se menciona el nivel social por ser de interés en este trabajo. Con respecto a ello, la contribución de la educación matemática a la formación de estudiantes debe asumir retos de acciones concretas en las sociedades en que viven, posibilitando una formación para el desarrollo económico, formación  para la participación política y el desarrollo de valores sociales.

La formación matemática para el desarrollo económico. Debe  posibilitar la creación  de  habilidades y competencias matemáticas que le permita contribuir a enfrentar de forma más eficiente de los adelantos científicos y tecnológicos.

La formación matemática para la participación política. Debe permitir  que los educandos desarrollen el pensamiento y la comunicación permitiendo analizar la situación existente en el mundo  y su propia acción, y encontrar una solución viable a los problemas cotidianos que enfrentan.

La formación matemática para los valores sociales. Promoverá la participación colectiva en la construcción de conocimientos y en la aplicación de ellos a la resolución colectiva de problemas. En este proceso se viven valores como  la constancia, la colectividad, el patriotismo,  el respeto y la paz.

En el contexto de la realidad educativa cubana, se hace necesario atenuar en gran medida el rechazo de muchos estudiantes hacia la disciplina Matemática y en especial a los contenidos geométricos, y al mismo tiempo contribuir a la formación en las nuevas generaciones de conductas acorde con los principios que  se sustentan.

Una vía para lograr tal propósito radica en desarrollar las clases desde una óptica donde las relaciones interdisciplinar y el uso de las nuevas tecnología fluyan de forma natural, donde dos momentos importantes de la clase sean: por un lado, la obtención de conocimientos en una forma integrada,  en los que el estudiante desempeñe un papel protagónico,  y por otro lado, la educación del individuo que juegue un rol fundamental.

Al concebir como una práctica cotidiana la realización de este tipo de  clases,  se debe dar gran significación  a que los educandos conozcan la aplicabilidad en la práctica de los contenidos que se aborden, y no descartar la utilización de métodos y procedimientos que son característicos de otras disciplinas en pos de alcanzar los objetivos propuestos.

Con  tal actuación, se crea en los estudiantes un conocimiento en forma de sistema, fortaleciendo de este modo la concepción del mundo que ellos vienen creando desde grados anteriores con fundamentos verdaderamente científicos.

Desde el punto de vista educativo, se puede favorecer en los educandos el desarrollo de los  valores, que tradicionalmente se trabajan, como un sistema. La creación de  hábitos de conductas en el que los sentimientos humanos, el amor a la naturaleza y a la raza humana, sean un complemento que permitan insertarse mejor en el contexto mundial que les depara el futuro.

Para lograr lo antes referido, los docentes implicados deben tener una fuerte preparación en los contenidos que se imparten en el grado y un desarrollo del pensamiento interdisciplinar.

Dada la velocidad con que aparecen los adelantos tecnológicos y las influencias en todos los órdenes que ejerce la sociedad de conocimiento  en las condiciones actuales, el trabajo interdisciplinar en el proceso pedagógico más que ser una utopía se convierte en una necesidad.      

CONCLUSIONES

Con las reflexiones realizadas por los autores de este trabajo se arriba a las siguientes conclusiones:

El desarrollo de las clases con un enfoque interdisciplinar, permite favorecer en los estudiantes  la creación de conocimientos en forma de sistema, lo que repercutirá  en una mejor posibilidad de aprehender los contenidos impartidos y mejor utilización de los adelantos de la ciencia y la técnica,  estando mejor preparado para incidir en la transformación  del entorno social que les rodea.

Esta herramienta es válida para incidir positivamente en la formación y desarrollo de   sentimientos de hermandad, solidaridad, amor a la patria y a la naturaleza, etc. lo que posibilita una mejor calidad de vida.

BIBLIOGRAFÌA

ARANA, Juan: ¿Es posible la interdisciplinariedad? Teoría y práctica, Pamplona Sevilla, España abril 2001. www. pensamiento complejo. com. ar/docs/compplejidad aaw

ARTIGAS, Mariano: Mi visión de la interdisciplinariedad. Universidad de Navarra Pamplona 2001 www.unav.es/gep/mivisioninter.htm

CASTRO DÍAZ BALAR, Fidel: Ciencia, innovación y futuro instituto cubano del libro, La Habana 2001.

FEDERICO, Engels: La dialéctica de y los métodos  científicos generales  de investigación Editorial de Ciencias Sociales, Ciudad de la Habana,1978 pág.134. FERNÁNDEZ ROSA, Rogelio: Contribución de la Matemática a la formación de valores. ISP: Blas Roca Calderío (documento sin publicar)

LUDIN  Y ROSENTAL:  Diccionario filosófico.

LEÓN MÉNDEZ, José y VALDÉS ROJAS, Marta:   Interdisciplinariedad: Pasado y Presente en Escuela Cubana.

ROYERO, Jaim:  La ciencia y la tecnología en el contexto del siglo XXI, Venezuela 1997.

SALAZAR FERNÁNDEZ, Msc. Diana:  La interdisciplinariedad, resultado del desarrollo histórico de la ciencia.

VALERO, Paola:  Una empresa docente.  Universidad de los Andes  Bogotá, Colombia 1999.

 

REPÚBLICA DE CUBA

INSTITUTO SUPERIOR PEDAGÓGICO

“FRANK PAÍS GARCÍA”

SANTIAGO DE CUBA

 

Autores:

Julio Enrique Quesada Izquierdo, prof.asist.

José Rosabal, prof.asist.

Gilberto Ramírez smith, prof.asist.

Santiago de Cuba.

Julio 2005.

Articulos relacionados:
Capacitación de las comunidades para la gestión integrada de las zonas costeras. Contradicciones, realidades y retos
Resumen:
Enfrentar la problemática de la capacitación ambiental desde la comunidad es hoy en día un reto, ya que estamos llamados a reelaborar nuestra interpretación teórica de...
Eficacia del uso de la doble protección
Resumen:
Los embarazos no deseados y las ITS - VIH/SIDA, son resultados de conductas de riesgos frecuentes, muy frecuentes en mujeres entre 15-49 años, de ellas, las adolescentes...
La Interdisciplinariedad. Una propuesta interesante
Resumen:
“La interdisciplinariedad no es un objetivo abstracto sino el movimiento del conocimiento desencadenado por las necesidades de la actividad científica vinculada a la prác...
La marginalidad desde sus núcleos teóricos conceptuales. Fundamentos teóricos entorno a los conceptos género, exclusión social y marginalidad
Resumen:
Mujeres y hombres llegamos al siglo XXI compartiendo un entorno social, económico, político y cultural, en que los antiguos modelos de convivencia y división sexual de e...
Los factores sociales y su influencia en la formación integral de los jóvenes en Cuba
Resumen:
En este trabajo se abordan cuestiones de suma importancia referentes al papel de los factores sociales en la educación en Cuba y su influencia en la formación integral de...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©