Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Estilos de aprendizaje y rendimiento académico en estudiantes de la Universidad Católica , Santo Toribio de Mogrovejo

Resumen: El presente trabajo de investigación se elaboró y desarrolló para identificar los estilos de aprendizaje de mayor predominancia en los estudiantes de primer año de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo (USAT), permitiendo así ser una herramienta docente muy útil. Asimismo para poder determinar el grado de correlación entre los estilos de aprendizaje y el rendimiento académico de los estudiantes de primer año de las carreras profesional de la Universidad.
5,879 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: José Gómez Cumpa y Antero Enrique Yacarini Martínez

Resumen
El presente trabajo de investigación se elaboró y desarrolló para identificar los estilos de aprendizaje de mayor predominancia en los estudiantes de primer año de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo (USAT), permitiendo así ser una herramienta docente muy útil. Asimismo para poder determinar el grado de correlación entre los estilos de aprendizaje y el rendimiento académico de los estudiantes de primer año de las carreras profesional de la Universidad. Para ello se aplicó el Cuestionario de Honey Alonso de Estilos de Aprendizaje (CHAEA), validado y sometido a pruebas de confiabilidad. Los resultados obtenidos indican que el estilo de aprendizaje de mayor predomina en los estudiantes del primer año de estudios generales de la USAT, es del tipo Reflexivo, seguido por el Teórico, Pragmático y Activo. La Prueba no paramétrica de Friedman nos indica que sí existe diferencia estadística significativa en las puntuaciones de los cuatro estilos de aprendizaje en los estudiantes del primer año de la USAT y mediante la Prueba no paramétrica de Kruskual Wallis nos indica que existe diferencia estadística significativa para el Rendimiento Académico en función a las siete carreras profesionales en los estudiantes del primer Año de la USAT. Finalmente el desarrollo de esta metodología utilizando el instrumento cuestionario CHEA se considera de mucha utilidad e importancia en el ámbito de la investigación educativa universitaria permitiendo al profesor una línea referencia en cuanto a los estilos de aprendizaje de mayor predominancia de sus estudiantes pudiendo desarrollarse y completarse en futuros estudios en los cuales se puedan relacionar con otras variables de la psicopedagogía

Abstract
The present research work was designed and developed to identify the preferred learning styles of the first year students of the University Catholic Santo Toribio de Mogrovejo (USAT), let it to be a teaching tool very useful. In addition to determine the level of correlation among the learning styles and academic yield of the first year of students of the professionals careers of the University. For this I applied the Honey Alonso Learning Style Test, validated and submitted to trusty test. The results obtained showed the most preferred learning style in the first year students of the USAT was Reflexive followed in a decreased order by Theoretical, Pragmatic and Active. The Non parametric Friedman Test showed us that there is significant difference in the punctuations of the four learning styles in the first year students of the University and by the Non parametric test of Kruskual Wallis showed us that there is significant difference for the academic yield about the seven professionals careers in the first year students of the University. Finally the develop of this methodology used the Honey Alonso Learning Style Test is considered very important in the university educative research field let to the professor a reference about the most preferred learning style of his students and the possibility to do further futures studies are required to determine if preferred styles and others variables of the psychopedagogy.

Introducción 
Por lo general se acepta que no todos aprendemos de la misma manera ni al mismo ritmo ya que cada uno de nosotros utiliza su propio método o estrategias. Así los estilos de aprendizaje se definen como los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje (Keefe, 1988). 

Tanto desde el punto de vista del profesor como del estudiante, el concepto de los estilos de aprendizaje resulta especialmente interesante porque nos ofrece una teoría sustentada en sugerencias y aplicaciones prácticas con grandes posibilidades de conseguir un aprendizaje mucho más efectivo. Y por tanto cuanto mayor sea la información que el formador recabe del discente, mayores serán las posibilidades de acercamiento entre los tres vértices del triángulo del proceso de aprendizaje: estudiante, profesor y materia de estudio. 

Por todo ello, el conocimiento del estilo de aprendizaje predominante en las aulas universitarias podría ser una herramienta docente muy útil para adaptar el estilo de enseñanza del profesorado de cara a un mejor rendimiento académico (Duda y Riley, 1990; Lemmon, 1982) a la vez que permitiría diseñar métodos de evaluación más apropiados para comprobar el progreso de los estudiantes en general (Lochart y Schmeck, 1983). Así mismo para los estudiantes sería de una gran utilidad porque podrían planificar el aprendizaje según sus estilos, evitando así bloqueos y optimizando sus resultados (Alonso y cols., 1994). 

El instrumento de diagnóstico del estilo personal de aprendizaje utilizado en esta investigación fue el Cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje (CHAEA) (Alonso y cols., 1994). Basado en teorías del aprendizaje de tipo cognitivo, este cuestionario coincide con el inventario ya clásico de Kolb (1984) al atender a dos dimensiones principales durante ell proceso de aprendizaje: por un lado el cómo percibimos la nueva información y por otro cómo procesamos lo que percibimos. En función de la primera dimensión, el proceso de aprendizaje se presenta como un bajo el indicador constructor "Activo" en un extremo y el indicador constructor "Teórico" por el otro. En el segundo caso nos encontramos ante otro indicador en cuyos extremos se encuentran las categorías "Pragmática" y "Reflexiva

El objeto de estudio del presente trabajo de investigación “Estilos de aprendizaje y rendimiento académico en estudiantes de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo” es el análisis de las estrategias que conforman los estilo de aprendizaje de los estudiantes y su correlación sobre el rendimiento académico en aquellos estudiantes que cursan el primer año de la diferentes carreras profesionales de por el hecho que las organizaciones empresariales y educativas, según Driscoll y Vergara (1997), tomado por Capella y otros (2003), actualmente se encuentran bajo un proceso que implica la “transmisión de conocimientos” a la “construcción del conocimiento” y desde este enfoque se considera que una comunidad de aprendizaje infunde en una cultura de aprendizaje, en ella en donde el aprendizaje y la creatividad son apoyados y estimulados a través de estrategias que ayudan a los que aprenden a establecer metas posibles y a regular el propio comportamiento para lograr las metas. En todos los países del mundo se vienen dando cambios en las concepciones y estrategias de los sistemas educacionales. Los actuales consensos sobre cambio y transformación, privilegian a la educación, al conocimiento y al aprendizaje como factores centrales del crecimiento, desarrollo y la competitividad de las naciones, por lo que tenemos la necesidad de educar y formar a nuestros alumnos para que respondan a esta sociedad cambiante, donde existe una creciente demanda de habilidades de aprendizaje.

Uno de los indicadores que permite modelar el comportamiento y la capacidad de desarrollar una meta cognitiva es el estilo que son las conclusiones a las que llegamos acerca de la forma como actúan las personas, es decir las características estilísticas que son los indicadores de superficie de dos niveles profundos de la menta humana: el sistema total de pensamiento y las peculiares cualidades de la mente que un individuo utiliza para establecer lazos con la realidad. Estos estilos de aprendizaje son considerados variables educativas sustentadas en la forma o camino individual de interacción con el entorno en el proceso mismo de aprendizaje. 

Por otro lado la variable educativa rendimiento académico es entendida como una medida de las capacidades que responden o que son indicativas y se manifiestan, en forma estimativa, lo que una persona ha aprendido como consecuencia de un proceso de instrucción o formación, así mismo, desde la perspectiva del estudiante, se define al rendimiento como la capacidad de respuesta de éste frente a estímulos educativos, susceptible de ser interpretado según objetivos o propósitos educativos preestablecidos. 

Así mismo también es definido como el grado de logro o resultado de los objetivos establecidos en los programas oficiales de estudio o de la acción educativa sobre el sujeto, valorado y acreditado por el propio sistema educativo. Actualmente existe una visión muy optimista acerca de las facultades humanas para la instrucción y los potenciales humanos para el aprendizaje, especialmente en las orientaciones instrumentales de la educación. Para algunos autores, la noción relativa a que cuando se entregan a todos los alumnos las más apropiadas condiciones o ambientes de aprendizaje, éstos son capaces de alcanzar un alto nivel de dominio. 

En cambio Gardner (1994) ha puesto de manifiesto el problema que han tenido que afrontar todas las sociedades modernas al momento de resolver el problema educativo; esto es, supeditar sus propias opciones al mundo del desarrollo y la industrialización de la sociedad. Esto ha significado que cualquiera que sea el tipo de sociedad, ha tenido que adaptarse a formas tradicionales de transmisión del conocimiento, y por ende, a los criterios restringidos de evaluación y de aceptación de rendimiento por parte de los alumnos. Postula en su defecto, actuación, logros, proyectos contextualizados, significativos y auténticos, derivados de instrucciones diferenciadas. Por ello se sustenta que tanto los estilos de aprendizaje, como reflejo de la interacción de los estudiantes, con el rendimiento académico se pueden establecer en una correlación que permita efectivamente determinar en principio cuáles son aquellos estilos de aprendizaje que presentan aquellos estudiantes que egresan de un sistema educativo escolar e ingresan a un sistema universitario, específicamente a nuestra universidad, en donde fieles a nuestra axiología se fortalece no en la enseñanza o la simple transmisión del conocimiento sino la construcción del mismo pero integrando actitudes y habilidades de allí es que se correlaciona con el rendimiento académico el cual a pesar de ser un parámetro complejo de determinar podemos definirlo en los resultados justamente a partir de esta aplicación integradora de las actitudes, habilidades y conocimientos que generan los estudiantes del primer año de las diferentes carreras profesionales. Al establecer ambas variables estilos de aprendizaje y rendimiento académico nos permitirá reorientar cómo son los mecanismos de aprendizaje por parte de nuestros estudiantes y así establecer estrategias más efectivas para un logro significativo en la mejora del rendimiento académico. Según Rafael Cellorio (1999) manifiesta la influencia notable sobre el rendimiento académico de indicadores pedagógicos como el estudio de los estilos de aprendizaje, así como la percepción del profesor, técnicas de estudio y otras variables. Honey y Mumford (1986) quienes basándose en las teorías y cuestionarios de Kolb establecieron una taxonomía a partir de la aplicación de su propio cuestionario CHAEA. Honey afirma que todo el mundo fuera capaz de experimentar, reflexionar, elaborar hipótesis y aplicarlas. Es decir que todas las virtualidades estuvieran repartidas equilibradamente, pero lo cierto es que los individuos son más capaces de una cosa que de otra Los estilos de aprendizaje serán la interiorización por parte de cada sujeto, de una etapa determinada del ciclo de aprendizaje sustentado en un modelo activo, reflexivo, teórico y pragmático y así permitirá proporcionar datos significativos sobre el aprendizaje individual y el aprendizaje de otros miembros del grupo discente , con los que debe compartir su caminar diario en las sesiones de aprendizaje. 

Esta investigación abarca el objetivo de identificar los estilos de aprendizaje de mayor predominancia en los estudiantes de primer año de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, permitiendo así ser una herramienta docente muy útil, y determinar el grado de correlación entre los estilos de aprendizaje y el rendimiento académico de los estudiantes de primer año de las carreras profesional de la Universidad.

Para cumplir este gran objetivo, se debe analizar y comparar los estilos de aprendizaje entre los estudiantes del primer año de las diferentes carreras profesionales; analizar y comparar el rendimiento académico semestral de los estudiantes de primer año de las diferentes carreras profesionales; y analizar los estilos de aprendizaje que permitan evaluar un mejor rendimiento académico en los estudiantes.

MARCO TEÓRICO
En las primeras décadas del siglo veinte se originaron muchas corrientes psicológicas con tendencia al conocimiento del hombre. Se han dividido en tres grandes bloques: teorías psicológicas cuyo paradigma es el conductismo o reflejo condicionado, teorías cognoscitivas que se ubican dentro del paradigma constructivista y las corrientes psicológicas cuya teoría es el estructuralismo

Una de las corrientes teóricas contemporáneas del aprendizaje como es la del condicionamiento estímulo – respuesta (Skinner 1971), ha sido la base conceptual de las tecnologías educativas vigentes en el Perú y gran parte del mundo hasta los años ochenta. Para los defensores de dicha teoría el aprendizaje es un cambio conductual que se produce por medio de estímulos y respuestas, y que se relacionan por medio de principios más o menos mecánicos.

El otro enfoque teórico es el de las teorías cognoscitivas de la familia del campo de la gestalt, bajo este enfoque el aprendizaje es un proceso de obtención o modificación de insights, perspectivas o patrones del pensamiento. Al pensar en los procesos de aprendizaje de los alumnos, dichos teóricos prefieren los términos de persona a organismo, ambiente psicológico a medio físico o biológico, e interacción a acción o reacción .

Desde una perspectiva cognitiva del aprendizaje , se vienen haciendo numerosas propuestas. Entre ellas, tenemos las de Jean Piaget (Psicología Genética o Teoría del Desarrollo Cognitivo), David Ausubel (Teoría del Aprendizaje Significativo), J. Bruner (Teoría del Aprendizaje por Descubrimientos), y Lev S. Vigostky (Teoría Sociocultural del Aprendizaje). A partir del gestáltico, surgieron varias escuelas, una de las cuales es la teoría del campo cognitivo, con su mejor representante Kurt Lewin (1990). El cual se fundamenta en el concepto de campo o espacio vital, así todos los sucesos psicológicos, ya sean el actuar, pensar, soñar, esperar confiadamente, o cualquier otro, son función de un espacio vital de la persona, es decir, del conjunto formado por ella y su ambiente, concebidos como una constelación de fuerzas interdependientes. La corriente pedagógica del cognitivismo, considera al aprendizaje como un proceso de modificación interna, con cambios no sólo cuantitativos sino también cualitativos; se produce como resultado de un proceso interactivo entre la información que procede del medio y el sujeto activo. Esta corriente ha encontrado un campo muy fértil de aplicación en la educación, tanto para explicar el desarrollo psicológico de los niños y adolescentes, como para orientar el aprendizaje escolar e inclusive en la educación superior universitaria. Según Capella, 2001, las diferentes instituciones educativas peruanas en la actualidad están aplicando un nuevo paradigma educativo, oficialmente denominado "nuevo enfoque pedagógico" el cual se centra fundamentalmente en el aprendizaje del estudiante y no en la enseñanza por parte del profesor. Esta es una corriente mundial, que llega tardíamente al Perú, y está cambiando los procesos de enseñanza - aprendizaje, generándose paulatinamente una nueva cultura educativa. El enfoque constructivista ha logrado su apogeo en los últimos años y por medio del mismo los estudiantes poseen estructuras cognitivas a partir de las cuales perciben y procesan sus experiencias por este hecho el aprendizaje debe iniciarse con el conocimiento de aquel repertorio cognitivo, sólo de esta manera se podrán lograr aprendizajes significativos.

En este sentido el proceso de enseñanza-aprendizaje es una relación horizontal entre profesores y estudiantes. La concepción de esta teoría se basa en que las funciones psíquicas se adquieren en el plano interpersonal, para luego internalizarse, es decir desde lo social-externo a lo individual-interno. Por ello la importancia de la interacción social en el aprendizaje ya que el educando en cualquier etapa de su vida aprende de manera más efectiva en contacto y en colaboración con los demás, entonces esta relación entre el individuo y el ambiente es una gran contribución de la teoría del campo.

Según estos enfoques, la comprensión de la conducta (en nuestro caso, el estilo de aprendizaje del estudiante y el estilo de enseñanza del docente), requieren conocer no sólo las experiencias pasadas, las actitudes actuales, y las expectativas futuras de una persona, sino también su contexto o situación inmediata. Como afirma Piaget (1984, 1999, 1994), el proceso de modificación interna originado por la interacción información – sujeto, es lo que origina aprendizajes significativos (Ausubel) que se generan en un contexto social y cultural organizado (Vigotsky). Como plantea Bruner, “el educador debe construir un andamiaje para que el alumno pueda asumir conscientemente y bajo su propio control, la tarea que antes sólo podía hacerla con ayuda”.

El reconocimiento de los estilos de aprendizaje en los estudiantes universitarios puede ayudar a constituir ambientes que propicien una buena disposición para producir un aprendizaje eficaz. Las distintas teorías existentes sobre estilos de aprendizaje, son modelos explicativos que han sido obtenidos de situaciones experimentales, y que pueden ayudar a entender relativamente el funcionamiento real de los procesos naturales del aprendizaje informal y formal. Así las personas perciben y adquieren conocimientos, tienen ideas, piensan y actúan de manera distinta. Además tienen preferencias hacia una o más estrategias cognitivas que les ayudan a dar significado a una nueva información. Por tanto cuando aprende un nuevo concepto, algunas personas pueden centrarse en los aspectos detallados del mismo, mientras que otras se centran en los aspectos lógicos; algunos son más independientes y quieren aprender solos, mientras que otros, en el caso de los estudiantes, prefieren estudiar junto a otros compañeros o cerca de sus profesores; algunos prefieren leer o asistir a conferencias, mientras que otros prefieren realizar actividades prácticas. Entonces, el término estilo de aprendizaje se refiere a aquella estrategia o enfoque que permite de manera más específica, recopilar, interpretar, organizar y pensar sobre nueva información (Gentry 1999).

Es posible encontrar distintas definiciones sobre estilos de aprendizaje, entre otras: Keefe (1988) los define como “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responde a sus ambientes de aprendizaje”.

Para Honey y Mumford (1982) los estilos de aprendizaje son una descripción de las actitudes y comportamientos que determinan la forma preferida de que un individuo pueda aprender. El modelo teórico de Schmeck (1980) hace mención de tres dimensiones de estilos de aprendizaje, a saber: procesamiento profundo, procesamiento elaborativo y procesamiento superficial. En la dimensión primera el estudiante basa su aprendizaje en las asociaciones que le sugiere el concepto, más que al concepto mismo, es decir el estudiante toma más tiempo en pensar que en repetir, pone atención a los rasgos semánticas y es capaz de clasificar, comparar, contrastar, analizar y sintetizar.

En el segundo procesamiento la información se hace personalmente más relevante, y el estudiante la elabora pensando en ejemplos personales y logra expresarse en sus propias palabras.

En la tercera dimensión la estrategia que utiliza el estudiante prefiere asimilar la información tal como la recibe en vez de re-expresarla, replantearla o repensarla, atendiendo más a los aspectos fonológicos y estructurales de la información. Invierten mucho tiempo repitiendo y memorizando información en su forma original.

A pesar de la cantidad y diversidad de acepciones que se pueden encontrar sobre estilos de aprendizaje, es posible establecer que la mayoría de los autores coinciden en que trata de cómo la mente procesa la información, del cómo es influenciada por las percepciones de cada individuo, todo con la finalidad de lograr aprender eficazmente.

El logro de una estrategia de aprendizaje de mayor calidad garantiza la permanencia del conocimiento, pero además y principalmente conforma un sistema que trasciende el modo de afrontar una situación particular. Por esta razón es importante tener presente las características de los estilos de aprendizaje, al planificar la labor educativa. Los estilos de aprendizaje pueden cambiar y conforme los estudiantes avanzan en este proceso, descubren mejores formas o modos de aprender.

Los estilos de aprendizaje son modificables en función a su mejora y perfeccionamiento permanente, ningún estilo dura toda la vida y conforme avancen en su propio proceso permiten desarrollarse dependiendo del enfoque que se oriente. En diferentes situaciones los estilos se presentan variados de acuerdo a la edad y niveles de exigencia en la tarea de aprendizaje. En estudiantes universitarios estos estilos permiten identificar y mejorar los estilos personales de cada uno de ellos, enseñarle con sus estilos de aprendizaje predominantes y seleccionar metodologías educativas según los estilos de aprendizaje del grupo.

En consecuencia, si la meta del educador es que el estudiante aprenda a aprender, el que este último identifique su propio estilo de aprendizaje, le permitirá: controlar su propio aprendizaje, diagnosticar sus puntos fuertes y débiles, identificar las condiciones en que aprende mejor, aprender de la experiencia de cada día y superar las dificultades que se le presentan en su proceso de aprendizaje. Entonces, ¿cuál es la aplicabilidad didáctica que tienen los estilos de aprendizaje en el aula o salón de clase?, la respuesta es que los distintos estilos de aprendizaje requieren distintos modos de enseñar y que es de importancia identificar el estilo predominante de los estudiantes.

Conociendo la predominancia de algún estilo se podrá utilizar metodologías y recursos que estén al alcance de los docentes y estudiantes concientes de sus preferencias en cuanto a cada estilo de aprendizaje, se hagan esfuerzos por optimizarlos. Las personas aprenden de diferente forma y estas diferencias dependen de muchos aspectos: quiénes somos, dónde estamos, cómo nos visualizamos y qué nos demandan las personas, (Mc Carthy, 1987). Cada uno de nosotros procesamos la información de acuerdo con el estilo de aprendizaje de preferencia. Estas preferencias responden en la forma en que se procesa la información en nuestro cerebro. En los estudios realizados por el Roger Sperry y asociados , ellos encontraron que los dos hemisferios cerebrales procesan la información de manera diferente, que somos especies con dos cerebros, cada uno con un proceso mental diferente y, por último, que ambos hemisferios son igualmente importantes. Por lo tanto, el educador debe ayudar a nuestros estudiantes a desarrollar el uso de ambos hemisferios del cerebro y a desarrollar e integrar varios estilos de aprendizaje. Es decir, debemos proveer experiencias de aprendizaje que permitan a los estudiantes memorizar, interactuar, demostrar, practicar, preguntar, reflexionar, evaluar, crear, crecer, .El aprendizaje nos abre a nuevas formas de pensar y de hacer las cosas. Eso significa salirnos de nuestra zona cómoda y flexibilizarnos ante nuevas experiencias. Nos permite abrazar lo confuso y errático, a admitir que no tenemos todas las respuestas, a estar dispuestos a descomponer las cosas en sus partes para crear nuevas combinaciones. El contexto del proceso de enseñanza – aprendizaje depende de características sociales, físicas y personales del aprendiz, así como del contenido y del ritmo para aprender. Un elemento importante para facilitar el proceso de enseñanza - aprendizaje es ayudando al aprendiz a reconocer su estilo de aprendizaje. Estos estilos se presentan como una combinación de características cognoscitivas, afectivas y una psicológicas que sirven como indicadores relativamente estables sobre la manera de cómo los aprendices perciben, interactúan y responden a su ambiente. Los estilos de aprendizaje se ajustan dependiendo de la tarea a realizarse y al estilo de enseñanza que se utiliza en el salón de clase. Los estilos de aprendizaje han sido tema de estudio en el campo de la educación y han servido para iniciar cambios significativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Varias universidades norteamericanas han adaptado la práctica de identificar los estilos de aprendizaje de los estudiantes con el fin de diseñar estrategias de enseñanza a tono con el perfil del grupo. Linda Silverman (1988), recalca que se debe exponer a los estudiantes frente a diferentes experiencias de aprendizaje para que ellos ganen confianza, muestren interés en aprender, desarrollen destrezas de razonamiento, análisis, solución de problemas y desarrollen otros estilos de aprendizajes. Una buena experiencia de aprendizaje reta las capacidades del aprendiz, por lo tanto, se debe establecer un balance al propiciar maneras alternas para aprender. La literatura nos señala que existe una brecha cuando los estilos de enseñanza del profesor y los estilos de aprendizaje de los estudiantes no corresponden. Esta situación puede provocar desinterés en el estudiante así como pobre aprovechamiento académico, participación, asistencia, e insatisfacción. Esta información nos hace reflexionar que debemos estar más conscientes sobre las diferencias entre los estilos de aprendizaje y las estrategias de enseñanza que tenemos disponibles. Implica que el educador debe ser atento, flexible y receptivo a las necesidades del educando. (Brundage and Mackaracher, 1980). El balance entre ambos aspectos estimula la colaboración y la participación del aprendiz en el proceso de enseñanza - aprendizaje, haciendo que sea más significativo y efectivo. 

Según Capella, Riera y otros, (2003), los estilos, son las conclusiones a las que llegamos acerca de la forma cómo actúan las personas., pueden resultar útil para clasificar y analizar los comportamientos., sin embargo, tiene el peligro de servir de simple etiqueta. Aunque para ciertos autores el estilo es un concepto superficial compuesto por comportami8enots externos, pero al ser una expresión o manifestación externa es consecuencia de algo tiene un fondo más intrínseco. Desde una perspectiva fenomenológica, las características estilísticas son los indicadores de superficie de dos niveles profundos de la mente humana: el sistema total de pensamiento y las peculiares cualidades de la mente que un individuo utiliza para establecer lazos con la realidad.

Este punto de vista significa que las características personales como la preocupación por el detalle o el uso fácil de la lógica para determinar la verdad, la búsqueda de significados, la necesidad de opciones, no son simples casualidades sino aspectos muy unidos a elementos psicológicos. Por otro lado tenemos que los estilos educativos, se aprenden en la interacción con los demás, y además se confirman, modifican o adaptan. En el lenguaje de Lewin se trataría de field forces (campo de fuerzas) y, según otros autores, locus of control (lugar de control). Los elementos del estilo de aprendizaje y educativo son dinámicos y están siempre en relación, necesitan un espacio amplio de tiempo para que puedan ser estudiados a fondo. 

Ello por cuanto el concepto de educación es más amplio, dirige su atención no solamente al aprendizaje, sino también a la manera en que un individuo se compromete, se orienta o combina varias experiencias educativas.

Leichter, afirma que el centrarse en el estilo de aprendizaje, implica un cambio básico en el enfoque de los problemas educativos. Sin embargo, el número de variables a estudiar es muy elevado y difícil de controlar. Por eso hay quienes trabajan los estilos de enseñanza y los estilos de aprendizaje, conceptos que tienen menor alcance pero que resulta más cercano y concreto. 

En relación al debate sobre las teorías del aprendizaje y sobre los estilos de aprendizaje se debe partir de la definición de aprendizaje, Alonso (1997), precisa que el “Aprendizaje es el proceso de adquisición de una disposición, relativamente duradera, para cambiar la percepción o la conducta como resultado de una experiencia.”

Los comportamientos característicos de los estudiantes en base a cuatro aspectos importantes del funcionamiento cognoscitivo:
o Las cualidades espaciales se refieren al espacio concreto y al espacio abstracto. El espacio concreto lo conectamos con los sentidos; el espacio abstracto con la inteligencia; las emociones, la imaginación y la intuición.
o El tiempo es controlado por el orden y la estructuración de las realidades, este orden puede ser secuencial (lineal) o aleatorio (no lineal, multidimencional).
o Los procesos mentales de deducción e inducción.
o Las relaciones, que se mueven dialécticamente entre reafirmarse en su individualidad y compartir y colaborar con los otros.

La mente humana es capaz de utilizar estos elementos bipolares de diferente forma, según situación en que se encuentre. Cada persona tiene una predisposición a relacionarse mejor con ciertas condiciones para su crecimiento y desarrollo personal. 

Kolb (1984), menciona dentro de su modelo de aprendizaje el concepto de estilos de aprendizaje y lo describe como “algunas capacidades de aprender que se destacan por encima de otras como resultado del aparato hereditario, de las experiencias vitales propias y de las exigencias del medio ambiente actual.”

Llegamos a resolver de manera característica, los conflictos entre el ser activo y reflexivo y entre el ser inmediato y el analítico. Algunas personas desarrollan mentes que sobresalen en las conversiones de hecho dispares en teorías coherentes, y, sin embargo, estas mismas personas son incapaces de deducir hipótesis a partir de su teoría o no se interesan por hacerlo; otras personas son genios lógicos, pero encuentran imposible sumergirse en una experiencia y entregarse a ella.

Ante este panorama de definiciones es fácil estar de acuerdo con Curry (1983), cuando afirma que uno de los obstáculos más importantes para el progreso y aplicación de las teorías de los estilos de aprendizaje en la práctica educativa, es la confusión de definiciones y el amplio panorama de comportamientos que pretenden predecir los modelos de estilos de aprendizaje.

Considero que una de las definiciones más claras y ajustadas es la que propone Keefe (1988), precisando que: “los estilos de aprendizajes son los rasgos cognitivos, afectivo y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizajes”.

Cuando hablamos de estilos de aprendizaje tenemos en cuenta los rasgos cognitivos, incluimos los estudios de psicología cognitiva que explicitan la diferencia en los sujetos respecto a las formas de conocer. Este aspecto cognitivo es el que caracteriza y se expresa en los estilos cognitivos. Los cuatro aspectos fundamentales nos ayudan a definir los factores cognitivos:
o Dependencia-independencia de campo.
o Conceptualización y categorización.
o Reflexividad entre a impulsividad.
o Las modalidades sensoriales.

El factor dependencia-interdependencia en situaciones de aprendizaje, los dependientes de campo prefieren mayor estructura externa, dirección e información de retorno – feedback - , están más a gusto con la resolución de problemas en equipo. Por el contrario, los independientes de campo necesitan menos estructura externa e información de retorno, prefieren la resolución personal de los problemas y no se sienten tan a gusto con el aprendizaje en grupo. Kagan (1963) citado por Revilla y Capella (2003) ha investigado durante años el factor de conceptualización y categorización. Los sujetos demuestran consistencia de cómo forman y usan los conceptos, interpretan la información, resuelven problemas. Hay quienes prefieren un enfoque relacional contextual y otros un enfoque analítico-descriptivo. La dimensión reflexividad-impulsividad parece cercana a la noción de “precaución” y”aceptación de riesgo”, objetiva las diferencias en rapidez y adecuación de respuesta ante soluciones alternativas que exigen un pronunciamiento. Las modalidades sensoriales preferidas por los sujetos permiten organizar la información en: visual o icónico, orientada al pensamiento espacial; auditivo o simbólico que lleva al pensamiento verbal y cinético que lleva al pensamiento motoro.

Cada persona aprende de manera distinta a las demás: utiliza diferentes estrategias, aprende con diferentes velocidades e incluso con mayor o menor eficacia incluso aunque tengan las mismas motivaciones, el mismo nivel de instrucción, la misma edad o estén estudiando el mismo tema. Sin embargo, más allá de esto, es importante no utilizar los estilos de aprendizaje como una herramienta para clasificar a los estudiantes en categorías cerradas, ya que la manera de aprender evoluciona y cambia constantemente.

El estudiante universitario es un ser desarrollado en lo físico, en lo psíquico, en lo social, capaz de actuar con autonomía en su grupo social y que decide sobre su propio destino. Este tipo de educación se fundamenta en dos postulados: se necesita aprender bajo cualquiera condición biopsicosociológica, mediante una realidad física y social que constantemente se modifica y así poder enfrentarse con éxito a cada situación específica.

Revilla (2000) destaca, finalmente, algunas características de los estilos de aprendizaje: son relativamente estables, aunque pueden cambiar en situaciones diferentes, son susceptibles de mejorar cuando se trabaja con estudiantes según su propio estilo de aprendizaje así aprenden con más Según Woolfolk, 1996:12, los educadores prefieren hablar de ‘estilos de aprendizaje’, y los psicólogos de ‘estilos cognoscitivos’, para este autor las preferencias son una clasificación más precisa, y se definen como las maneras preferidas de estudiar y aprender, tales como utilizar imágenes en vez de texto, trabajar solo o con otras personas, aprender en situaciones estructuradas o no estructuradas y demás condiciones pertinentes como un ambiente con o sin música, el tipo de silla utilizado, etc. Otros autores, por último, sugieren hablar de ‘preferencias de estilos de aprendizaje’ más que de ‘estilos de aprendizaje’. La preferencia de un estilo particular tal vez no siempre garantice que la utilización de ese estilo será efectiva de allí que en estos casos ciertos estudiantes pueden beneficiarse desarrollando nuevas formas de aprender.

En las últimas décadas se han elaborado todo tipo de teorías y modelos para explicar las diferencias en la forma de aprender. Pero, de todas esas teorías y modelos ¿cuál es la buena?, la respuesta es que todas y ninguna. La palabra "aprendizaje" es un término muy amplio que abarca fases distintas de un mismo y complejo proceso. Cada uno de los modelos y teorías existentes enfoca el aprendizaje desde un ángulo distinto. Cuando se contempla la totalidad del proceso de aprendizaje se percibe que esas teorías y modelos aparentemente contradictorios entre sí no lo son tanto e incluso se complementan. 

Una posible manera de entender las distintas teorías es el siguiente modelo en tres pasos: 
o El aprendizaje parte siempre de la recepción de algún tipo de información. De toda la información que recibimos seleccionamos una parte. 
o Cuando analizamos como se efectuó un análisis previo de la información podemos distinguir entre alumnos visuales, auditivos y kinestésicos.
o La información que seleccionamos la tenemos que organizar y relacionar. El modelo de los hemisferios cerebrales nos da información sobre las distintas maneras que tenemos de organizar la información que recibimos y una vez organizada esa información la utilizamos de una manera o de otra. 

Naturalmente, esta separación en fases es ficticia, en la práctica esos tres procesos se confunden entre sí y están estrechamente relacionados. El hecho de que se tenga una mayor tendencia en seleccionar la información visual, por ejemplo, afecta a nuestra manera de organizar esa información. No podemos, por tanto, entender el estilo de aprendizaje de alguien si no le prestamos atención a todos los aspectos., Gardner rechaza el concepto de estilos de aprendizaje y dice que la manera de aprender del mismo individuo puede variar de una inteligencia a otra, de tal forma que un individuo puede tener, por ejemplo, una percepción holistica en la inteligencia lógico - matemática y secuencial cuando trabaja con la inteligencia musical. Así mismo Gardner rechaza la noción de los estilos de aprendizaje como algo fijo e inmutable para cada individuo. Pero si enfocamos el estilo de aprendizaje como las tendencias globales de un individuo en el momento de aprender y si partimos de la base de que esas tendencias globales no son algo fijo e inmutable sino que están en continua evolución, vemos que no hay contraposición real entre la teoría de las inteligencias múltiples y las teorías sobre los estilos de aprendizaje.La explicación viene sustentada por el hecho de que en a teoría de las Inteligencias Múltiples, Gardner define la inteligencia como el conjunto de capacidades que nos permite resolver problemas o fabricar productos valiosos en nuestra cultura. Además define ocho grandes tipos de capacidades o inteligencia: lingüística, lógico-matemática, corporal-kinestésica, musical, espacial, naturalista, interpersonal e intrapersonal. Todos desarrollamos las ocho inteligencias, pero cada una de ellas en distinto grado. Aunque parte de la base común de que no todos aprendemos de la misma manera.

Honey, Mumford y Alonso (1986) basándose en teorías y cuestionarios de Kolb – Learning Style Inventory (1984), establecieron una taxonomanía a partir de la aplicación a de su propio cuestionario CHAEA. Lo ideal, afirma Honey (1986), es que todo el mundo sea capaz de experimentar, reflexionar, elaborar hipótesis y aplicarlas. Es decir, que todas las virtudes estuvieran repartidas equilibradamente. Pero lo cierto es que los individuos son más capaces de una cosa que de otra. Los estilos de aprendizaje serán la interiorización por parte de cada sujeto, de una etapa determinada del ciclo. Por tanto los estilos, en consecuencia, para Honey y Mumford son también cuatro, que a su vez son las cuatro fases de un proceso cíclico de aprendizaje: activo, reflexivo, teórico y pragmático. Siendo la clasificación que se presenta la siguiente:

ESTILO ACTIVO, Las personas que tienen predominancia en estilos activos se implican plenamente sin perjuicio en nuevas experiencias. Son de mente abierta, nada escépticos y realizan con entusiasmo las tareas nuevas. Son personas que se desarrollan en el presente y les fascina vivir nuevas experiencia. Piensan que por lo menos una vez hay que intentarlo todo. Al terminar una actividad entran rápidamente en otra, les aburre los plazos largos, son personas leales al grupo, se involucran en los asuntos de los demás y centran a su alrededor todas sus actividades. 

ESTILO REFLEXIVO, les gusta considerar las experiencias y observarlas desde diferentes perspectivas. Son personas prudentes que gustan considerar todas las alternativas posibles antes de realizar un movimiento. Disfrutan observado la actuación de los demás, escuchan a los demás y no intervienen hasta que se han adueñado de la situación. Crean a su alrededor un aire ligeramente distante y condescendiente. 

ESTILO TEÓRICO, adaptan e integran las observaciones dentro de las teorías lógicas y complejas. Enfocan los problemas de forma vertical, escalonada, por etapas lógicas. Tienden a ser perfeccionistas. Integran los hechos en teorías coherentes. Les gusta analizar y sintetizar. Son profundos en sus sistemas de pensamiento, a la hora de establecer principios, teorías, y modelos. Buscan la racionalidad y la objetividad, huyendo de los subjetivo y lo ambiguo. 

ESTILO PRAGMÁTICO, el punto fuerte de las personas con predominancia en estilo pragmático es la aplicación práctica de ideas. Descubren el aspecto positivo de las nuevas ideas y aprovechan la primera oportunidad para experimentarlas. Les gusta actuar rápidamente y con seguridad con aquellas ideas y proyectos que le atraen. Tienden a ser impacientes cuando hay personas que teorizan. Pisan la tierra cuando hay que tomar decisiones o resolver un problema. Su filosofía es “siempre se puede hacer mejor”, “si funciona es bueno”.

El término 'estilo de aprendizaje' se refiere al hecho de que cuando queremos aprender algo cada uno de nosotros utiliza su propio método o conjunto de estrategias. Aunque las estrategias concretas que utilizamos varían según lo que queramos aprender, cada uno de nosotros tiende a desarrollar unas preferencias globales. Esas preferencias o tendencias a utilizar más unas determinadas maneras de aprender que otras constituyen nuestro estilo de aprendizaje. 

Las diferencias o variaciones en un proceso de aprendizaje son el resultado de muchos factores, como por ejemplo la motivación, el bagaje cultural previo y la edad. Pero esos factores no explican porque con frecuencia nos encontramos con alumnos con la misma motivación y de la misma edad y bagaje cultural que, sin embargo, aprenden de distinta manera, de tal forma que, mientras a uno se le da muy bien redactar, al otro le resultan mucho más fácil los ejercicios de gramática. Esas diferencias si podrían deberse, sin embargo, a su distinta manera de aprender. 

Tanto desde el punto de vista del alumno como del punto de vista del profesor el concepto de los estilos de aprendizaje resulta especialmente atrayente porque nos ofrece grandes posibilidades de actuación para conseguir un aprendizaje más efectivo. 

Rendimiento Académico
Muchos autores han establecido definiciones sobre rendimiento académico. Carpio (1,975) define rendimiento académico como el proceso técnico pedagógico que juzga los logros de acuerdo a objetivos de aprendizaje previstos; Supper dice, rendimiento académico es el nivel de progreso de las materias objeto de aprendizaje; Aranda considera que es el resultado del aprovechamiento escolar en función a diferentes objetivos escolares (1,998) y hay quienes homologan que rendimiento académico puede ser definido como el éxito o fracaso en el estudio, expresado a través de notas o calificativos. 

En el Perú la deserción y repitencia en la universidad indican con claridad que el proceso de admisión no ha podido detectar a quienes realmente valían para los estudios universitarios; que por muy variados motivos; un número significativo de alumnos no ha sabido responder a las exigencias que le hubieran conducido a logros satisfactorios en la universidad. (Montes, 1,992). 

Pero, ¿Cómo se realiza la evaluación del rendimiento académico?. Esta se realiza con instrumentos y calificaciones asignadas por los profesores, pero estas no tienen un cero absoluto, es decir no son escalas de razón. Las calificaciones obtenidas por los alumnos en las diferentes asignaturas, criterio usado para medir el rendimiento, no permite una comparación válida, ni del rendimiento de cada alumno en las distintas asignaturas, ni de los alumnos en la misma materia. Esto, debido a que las pruebas que se utilizan no están estandarizadas, y la confiabilidad de las calificaciones son muy bajos. Sin embargo dado que sería imposible estandarizar todas las evaluaciones usadas se toman las calificaciones como un parámetro de medición que sugiere el rendimiento del alumno en determinada materia, por otro lado probablemente los sesgos se producirán de igual manera al hacer comparaciones de una asignatura a otra, e incluso en la misma materia. Una manera de contrarrestar los sesgos en la evaluación es no tomar las notas obtenidas tal y como se presentan sino reajustar ese puntaje obtenido al creditaje de cada curso de tal manera que puedan obtenerse pesos ponderados por cada asignatura. 

Algunos estudios realizados para identificar el rendimiento académico manifiestan la importancia de usar los créditos de las asignaturas para asegurar la exactitud y precisión de las variables. Fournier (1984) enfatiza que los créditos son de enorme utilidad no solo para labores de diagnóstico, sino sobre todo a nivel de investigación sobre rendimiento ya que posibilita un manejo mas exacto de esta variable, facilitando la comparación de grupos de escuela a Al momento de buscar las causas del fracaso escolar se apunta hacia los programas de estudio, la masificación de las aulas, la falta de recursos de las instituciones y raras veces al papel de los padres y su actitud de creer que su responsabilidad acaba donde empieza la de los maestros. Por su parte, los profesores en la búsqueda de solución al problema se preocupan por desarrollar un tipo particular de motivación de sus estudiantes, “la motivación para aprender”, la cual consta de muchos elementos, entre los que se incluyen: la planeación, concentración en la meta, conciencia metacognoscitiva de lo que se pretende aprender y cómo se pretende aprenderlo, búsqueda activa de nueva información, percepciones claras de la retroalimentación, elogio y satisfacción por el logro y ninguna ansiedad o temor al fracaso (Johnson y Johnson, 1985). El éxito escolar, de acuerdo con la percepción de Redondo (1997), requiere de un alto grado de adhesión a los fines, los medios y los valores de la institución educativa, que probablemente no todos los estudiantes presentan. Aunque no faltan los que aceptan incondicionalmente el proyecto de vi da que les ofrece la Institución, es posible que un sector lo rechace, y otro, tal vez el más sustancial, sólo se identifica con el mismo de manera circunstancial. Aceptan, por ejemplo, la promesa de movilidad social y emplean la escuela para alcanzarla, pero no se identifican con la cultura y los valores escolares, por lo que mantienen hacia la Institución una actitud de acomodo, la cual consiste en transitar por ella con sólo el esfuerzo necesario. O bien se encuentran con ella en su medio cultural natural pero no creen o no necesitan creer en sus promesas, porque han decidido renunciar a lo que se les ofrece, o lo tienen asegurado de todos modos por su condición social y entonces procuran disociarse de sus exigencias. Sería excelente que todos los alumnos llegaran a la escuela con mucha motivación para aprender, pero no es así. E incluso si tal fuera el caso, algunos alumnos aún podrían encontrar aburrida o irrelevante la actividad escolar. Asimismo, el docente en primera instancia debe considerar cómo lograr que los estudiantes participen de manera activa en el trabajo de la clase, es decir, que generen un estado de motivación para aprender; por otra parte pensar en cómo desarrollar en los alumnos la cualidad de estar motivados para aprender de modo que sean capaces “de educarse a sí mismos a lo largo de su vida” (Bandura, 1993) y finalmente que los alumnos participen cognoscitivamente, en otras palabras, que piensen a fondo acerca de qué quieren estudiar.

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN
Se aplicó el cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje (Alonso, Gallego y Honey, 1994), que consta de 80 preguntas, este cuestionario es un instrumento de diagnóstico del estilo personal del aprendizaje; y se basa en teorías del aprendizaje de tipo cognitivo, cuyos autores más sobresalientes son: D. KOLB (1984), B. JUCH (1987), P.HONEY y A. MUMFORD (1986). Todos ellos, coinciden en la definición y desarrollo del proceso del aprendizaje como un proceso cíclico dividido en cuatro etapas, en las que influiría en un alto porcentaje las experiencias vividas, las circunstancias medio-ambientales, y lo heredado.

Este cuestionario CHAEA ayuda al estudiante y profesor a perfeccionar y mejorar el aprendizaje considerando las preferencias durante el proceso educativo. Así mismo ayuda a los estudiantes en aplicar técnicas de auto-observación y puedan detectar la forma en que aprenden según el contexto en que se encuentran: aula, grupo de trabajo, tutoría, taller o laboratorio, etc., de modo que pudiesen comprobar cuánto de su estilo cambia según las situaciones y cuáles son las preferencias que se mantienen estables. Por ello en la metodología planteada se trabajó adicionalmente con el registro de evaluaciones y así poder identificar el aspecto académico, traducido en calificaciones, interrelacionándolos con los estilos obtenidos mediante la aplicación de este instrumento. Se trabajó con estudiantes del primer año de estudios de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo con el objetivo primero de identificar los estilos de aprendizaje (Estilo Activo, Reflexivo, Teórico y Pragmático) con mayor predominancia; a una muestra conformada por 452 estudiantes de ambos sexos, pertenecientes a las siete carreras profesionales que fueron seleccionados por un muestreo aleatorio simple. El cuestionario se aplicó de manera anónima a los estudiantes seleccionados en la muestra, durante un plazo máximo de 30 minutos, para lo cual se coordinó con los Jefes de carrera correspondiente a cada Escuela Profesional. Además se efectuó una breve presentación de la investigación y del cuestionario, tratando de no generar la introducción de variables extrañas y no controladas al momento de la aplicación de los instrumentos, haciendo especial hincapié en que se contestara todos los ítems.

La metodología fue aplicada tomando como referencia las investigaciones similares realizada por Alonso, Gómez, Capella y otros, quienes al poner en práctica este cuestionario y su posterior análisis para determinar las estilos que predominaban en los diferentes grupos a los cuales se les aplicó este cuestionario, sin embargo al relacionarlos directamente con el rendimiento académico y saber verdaderamente si la predominancia de un estilo de aprendizaje está relacionado con el dicho rendimiento.

Prueba de Confiabilidad del Cuestionario de Honey – Alonso de los Estilos de Aprendizaje
Se aplicó el cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje (Alonso, Gallego y Honey, 1994) , que consta de 80 preguntas a los estudiantes del primer año de estudios de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo en le año 2003; con el objetivo de identificar los estilos de aprendizaje (Estilo Activo, Reflexivo, Teórico y Pragmático) con mayor predominancia; a una muestra conformada por 452 estudiantes de ambos sexos, pertenecientes a las 07 carreras profesionales, seleccionados por un muestreo aleatorio simple.
Se utilizó el cuestionario Honey - Alonso de Estilos de Aprendizaje (Alonso, Gallego y Honey, 1994) que consta de 80 preguntas (20 ítems para cada uno de los cuatro estilos) a las que se responde dicotómicamente manifestando si está de acuerdo (signo +), o en desacuerdo (signo -).
La puntuación máxima que se puede alcanzar en cada estilo es 20. En este sentido convendría matizar que la puntuación obtenida en cada uno de los estilos es relativa y así no significa lo mismo obtener una puntuación de 13 en estilo activo que un 13 en estilo reflexivo.
Para conocer el grado de confiabilidad (fiabilidad, consistencia o precisión de una escala) del cuestionario, se utilizó el coeficiente ALFA DE CRONBACH.
Para ello se calcularon primero las varianzas de cada ítems y la varianza total de la escala. También se ha calculado el coeficiente ALFA DE CRONBACH para cada estilo de Aprendizaje, de forma que hemos calculado la consistencia interna de cada estilo.

TABLA N° 01
COEFICIENTE ALFA DE CRONBACH.
(80 items , 452 estudiantes)
α = 0.81

TABLA N° 02
COEFICIENTE ALFA DE CRONBACH PARA CADA ESTILO DE APRENDIZAJE.
(20 items , 452 estudiantes)

ESTILO DE APRENDIZAJE

ALFA  DE CRONBACH

ACTIVO

REFLEXIVO

TEORICO

PRAGMÁTICO

0.58

0.65

0.62

0.54

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Aquí presentamos sólo una selección indicativa de nuestros resultados. 
Datos generales
GRÁFICO N° 1
Distribución de los Alumnos de Estudios Generales de la Universidad Santo Toribio de Mogrovejo según Carrera Profesional - Año 2004


Fuente: Cuestionario aplicado por autores (en los demás cuadros y gráficos usamos la misma fuente). 

GRÁFICO N° 2
Distribución de los Alumnos de Estudios Generales de la Universidad Santo Toribio de Mogrovejo según Ciclo Académico - Año 2004


GRÁFICO N° 2
Distribución de los Alumnos de Estudios Generales de la Universidad Santo Toribio de Mogrovejo según Ciclo Académico - Año 2004


Análisis de los Estilos de Aprendizaje y Rendimiento Académico en los estudiantes del Primer Año de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo.

CUADRO 1

CUADRO 2


CUADRO N° 4 





DISCUSIÓN
En relación a los resultados presentados encontramos que a pesar de que según el coeficiente de correlación de Pearson no existe una significatividad estadística entre los estilos de aprendizaje a través de las pruebas cualitativas de La Prueba no paramétrica de Kruskual Wallis nos indica que solo existe diferencia estadística significativa para el tipo de Estilo pragmático entre las siete carreras profesionales de los estudiantes del primer año de la USAT, y no así para los estilos Activo, Reflexivo y Teórico A Nivel de Carrera Profesional (Incluye I y II Ciclo), así mismo la muestra de estudiantil de Enfermería tienen el mayor rendimiento académico con 13.43 seguido por los estudiantes de Educación Primaria con 13.19 y por último los estudiantes de Ingeniería de Sistemas y Computación con 12.32. La Prueba no paramétrica de Kruskual Wallis nos indica que existe diferencia estadística significativa para el Rendimiento Académico en función a las siete carreras profesionales de los estudiantes del primer año de la USAT.

Esto nos indica que el cuestionario de Honey – Alonso, validado cuantitativamente, permite la descripción de los estilos de aprendizaje característicos en estos estudiantes y que su relación con el rendimiento académico sea aplicable y relacionable. Por otro lado en el rendimiento académico se han aplicado algunos estudios que manifiestan conocer las variables de aprendizaje de los estudiantes para asegurar la exactitud y precisión y esto mediante una comparación de grupos permite la búsqueda de un mayor fortalecimiento para eviatr el fracaso educativo y apunta hacia los programas de estudio, la masificación de las aulas, la falta de recursos de las instituciones y raras veces al papel de los padres y su actitud de creer que su responsabilidad acaba donde empieza la de los maestros. Por su parte, los profesores en la búsqueda de solución al problema se preocupan por desarrollar un tipo particular de motivación de sus estudiantes, mediante la planeación, concentración en la meta, conciencia metacognoscitiva de lo que se pretende aprender y cómo se pretende aprenderlo, búsqueda activa de nueva información, percepciones claras de la retroalimentación, elogio y satisfacción por el logro y ninguna ansiedad o temor al fracaso (Johnson y Johnson, 1985). La predominancia de los estilos de aprendizaje encontrados superan las investigaciones realizadas por Gómez, Capella y otros en cuanto a la cuantificación de los diferentes estilos y su relación adicional con el rendimiento académico como factor de correlación y determinar el grado de influencia de la preferencia de aprendizaje y el desempeño académico , asimismo con respecto a los valores de confiabilidad, la gran mayoría de autores consideran una correlación muy alta a partir de 0.80 aunque hay autores que la aceptan como buena a partir de 0.50 .

Por lo tanto el grado de confiabilidad del cuestionario de Honey-Alonso de Estilos de aprendizaje, mediante el coeficiente ALFA DE CRONBACH es de 0.81, que nos indica que la escala tiene una muy buena consistencia interna y que es fiable, dicha fiabilidad viene corroborada por los coeficientes de cada estilo de aprendizaje. Se demostró el grado de confiabilidad del cuestionario, mediante el coeficiente ALFA DE CRONBACH α = 0.81, así como también para cada estilo de aprendizaje: Activo α = 0.58, Reflexivo α = 0.65, Teórico α = 0.62, 
Pragmático α = 0.54.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Conclusiones 
Luego de la realización del presente trabajo de investigación se llegó a las siguientes conclusiones:

1. El estilo de aprendizaje que mayor predomina en los estudiantes del primer año de estudios generales de la USAT, es del tipo Reflexivo (14.25 +/- 3.16), seguido por el Teórico (13.25 +/- 3.09), Pragmático (13.11 +/- 2.94) y Activo (11.61 +/- 3.17)
2. La Prueba no paramétrica de Friedman nos indica que sí existe diferencia estadística significativa en las puntuaciones de los cuatro estilos de aprendizaje en los estudiantes del primer año de la USAT.
3. Los estudiantes de Enfermería Carrera Profesional (Incluye I y II Ciclo), tienen el mayor rendimiento académico con 13.43 seguido por los estudiantes de Educación Primaria con 13.19 y por último los estudiantes de Ingeniería de Sistemas y Computación con 12.32.
4. La Prueba no paramétrica de Kruskual Wallis nos indica que existe diferencia estadística significativa para el Rendimiento Académico en función a las siete carreras profesionales de los estudiantes del primer Año de la USAT.
5. A Nivel de Carrera Profesional (Incluye I y II Ciclo), los estudiantes de Enfermería tienen el mayor rendimiento académico con 13.43m seguido por los estudiantes de Educación Primaria con 13.19 y por último os estudiantes de Ing. De Sistemas y Computación con 12.32.
6. Los estilos de aprendizaje tiene correlación con el rendimiento académico de los estudiantes del primer año de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo.
Recomendaciones
Se recomienda tener en cuenta lo siguiente:
1. Continuar esta línea de investigación en todos los ciclos de estudios Universitarios.
2. Relacionar los estilos de aprendizaje con estilos de enseñanza.
3. Establecer como una herramienta de evaluación la aplicación de este cuestionario de estilos de aprendizaje de Honey – Alonso.
4. Evalúa permanentemente los estilos de aprendizaje con el rendimiento académico en la Universidad.

BIBLIOGRAFÍA
Alonso, C.M .1991. Análisis y Diagnostico de los Estilos de Aprendizaje de los universitarios. Madrid. Universidad Complutense.
Álvarez, Covadonga y otros.2001. Rendimiento Académico y Estilos de Aprendizaje en Alumnos de Segundo de bachillerato LOGSE. Revista Aula Abierta N° 67. Madrid.
Bermejo, Blas.1991.El rendimiento Académico Universitario visto por Profesores y Alumnos. Universidad de Sevilla. Revista Siglo que Viene N°9 y 10. Madrid. 
Bernard, J. A. 1998. Las estrategias de aprendizaje. Procesos, contenidos e interacción. Barcelona: Editorial Domenech. 
Capella, Jorge; Coloma, Carmen y otros. 2003. Serie: Cuadernos de educación. Estilos de Aprendizaje. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial .Lima.
Celorrio, Rafael. 1999. Factores de Influencia en el Rendimiento Educativo. Revista de Ciencias de la educación N° 177.Madrid.
Davies, D. 1991. Schools reaching out: Family, school, and community partnerships for student success, Phi Delta Kappan, 72, 376-382.
Davies, D. 1995. A more distant mirror progress report on a cross-national project to study family-school-community partnership, Unidad, 12-18.
Duda, R. & Rely, P. 1990. Learning Styles. Nancy: Press Universitaire Nancy.
Gardner, H. 1994. Educación artística y desarrollo humano. Buenos Aires, Paidós
Gardner, Howard. 2000. La nueva ciencia de la mente. Historia de la revolución cognitiva, Paidós, Barcelona.
Gómez del Valle, Manuel y otros. 2003. Identificación de los estilos de aprendizaje predominantes en estudiantes de magisterio de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz. Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 62. Consultado el 10 de enero de 2005 en: http://www.aufop.org/publica/reifp/03v6n2.asp 
Gómez, José compilador. 2004. Neurociencia cognitiva y educación. Maestría en Psicopedagogía Cognitiva, Fondo Editorial Universitario, Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, Lambayeque.
Gonzalez Daniel y otros. 2000. Estilos de Aprendizaje y Aprovechamiento de Estudiantes Universitarios. Revista de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Volumen XXVIII, 2, 2000.
Keefe, J. W. 1988. Profiling and utilizing learning style. Virginia: NASSP. 
Kolb, D. A. 1984. Experimental learning: experience as the source of learning and development. New Jersey: Prentice Hall. 
Lemmon, P. 1982. Step by step leadership into learning styles. Early Years, 15, 36-42.
Lewin, Kurt. 1990. La teoría del campo en la ciencia social. Paidós, Buenos Aires.
Lochart, D. & Schmeck, R. R. 1983. Learning Styles and classroom evaluation methods: Differents Strokers for Differents Folks. College Student Journal, 117, 94-100. 
Ordóñez Muñoz, F.J.2003. Análisis de los Estilos de Aprendizaje Predominantes en los estudiantes de Ciencias de la Salud de la Universidad de Cádiz. Revista Electrónica Enfermería Global. Docencia y Formación. ISSN1695 – 6141 N°3
Piaget, Jean y Barbel Inhelder. 1994. Psicología del niño. Ediciones Morata, Madrid.
Piaget, Jean. 1984. “Los estadios del desarrollo intelectual del niño y del adolescente”. En: Henri Wallon, Jean Piaget y otros. Los estadios en la Psicología del niño. Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires. 
Piaget, Jean. 1999, Psicología de la inteligencia. Editorial Psique, Madrid. 
Puente, Aníbal. 1998. Estilos de Aprendizaje y Enseñanza. Colección: Programa de Intervención Educativa. Ciencia de la Educción Pre escolar y Especial.
Rodríguez, Enrique.1990. Revista de Pedagogía Santiago de Chile N° 327.Chile.
Romo, M.E., López, D.G., Tovar, J., & López, I. 2004. Estilos de aprendizaje de estudiantes de nutrición y dietética, facultad de Medicina. Universidad de Chile. 
En: Revista Praxis, No 5. En: http://www.revistapraxis.cl/. Fecha de consulta: 12.01.05.
Salas, Raúl. 1990. Estilos de Aprendizaje, Especializaciones Cerebrales y una Enseñanza Adecuada. Revista de Pedagogía Santiago de Chile N° 305.Chile.
Sánchez, Octavio.1998. Estilos de Aprendizaje y Estilos de Enseñanza. Revista Psicología Educativa Volumen 4 N°2. Madrid.
Schunk, D.2000. Teorías del Aprendizaje. 2° Edición. Prentice Hall Hispanoamericana SA. México
Skinner, B. F. 1971. Ciencia y conducta humana. Editorial Fontanella. Barcelona. 
Sprinthall, N.1999. Psicología educativa. 6° Edición. Mc Graww – Hill. México.
Sternberg, Robert. 1999. Estilos Intelectual y Rendimiento Académico. Revista de Investigación Educativa Volumen 17 N°1. Madrid.
Úbeda, Paloma. 2002. Estudio Contrastivo de los Estilos de Aprendizaje en los estudiantes de Arquitectura. Universidad Politécnica de Madrid. Revista Didáctica Volumen 14 ISNN: 1130-0531.Madrid.
Woolfolk, A.2001. Psicología educativa. 6° Edición. Prentice Hall Hispanoamericana SA. México.

Autores: 
Antero Enrique Yacarini Martínez (ayacarini@usat.edu.pe)Universidad Católica Santo Toribio de MogrovejoLicenciado en Biología, Maestro en Ciencias, mención en Psicopedagogía Cognitiva, director de Bienestar Universitario de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo de Chiclayo.
José Gómez Cumpa (jgomez@fachse.edu.pe)Universidad Nacional Pedro Ruiz GalloLicenciado en Sociología, Maestro en Ciencias, Doctor en Ciencias de la Educación, Coordinador de la Maestría en Evaluación y Acreditación Educativa, UNPRG, Lambayeque.


[1]  Ver Romo, López y otros 2004, para una aplicación de este enfoque en el estudio de los estilos de aprendizaje.

[2] Para un recorrido por esta “ciencia de la mente”, ver el libro de H. Gardner, La nueva ciencia de la mente. Historia de la revolución cognitiva. 2000; para los aspectos operativos, ver:  J. Gómez (compilador) Neurociencia cognitiva y educación. Maestría en Psicopedagogía Cognitiva, Fondo Editorial Universitario, Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, Lambayeque, 2004.

[3] Ver Carlos Ruiz Bolívar, Neurociencia cognitiva y educación”. En: J. Gómez (2004), para un resumen sistemático de estos estudios.

[4] Prueba de Friedman para K muestras relacionadas

[5] Prueba de Kruskal Wallis para K Muestras Independientes

[6] Prueba de Kruskal Wallis para K Muestras Independientes

[7] Porta Serra M, Alvarez-Dardet C, Bolumar F, Plasencia A, Verilla E. La calidad de la información clínica (I): Validez, Med. Clin. 1987

[8] Comin Bertrán E. Validación de encuestas. Atención primaria 1990.

 

Articulos relacionados:
Sitio Web para incrementar la motivación en estudiantes de tercer año desde la práctica laboral.
Resumen:
La actual investigación se desarrolló en el curso escolar 2007-2008 en el IPS “Bernabé Boza Sánchez”, dirigida a la motivación profesional del Bachiller Técnico en for...
Los valores morales. Retos y desafios para su formación en los estudiantes de la ETP
Resumen:
La educación de valores morales constituye en la actualidad uno de los problemas más complejos y a la vez importantes del proceso de formación y desarrollo de la personal...
Turismo estudiantil
Resumen:
Debemos iniciar nuestro trabajo conociendo el concepto de TURISMO ESTUDIANTIL, para ello es imprescindible aspectos importantes que hacen posible el producto, como son: ...
Alternativas didácticas metodológicas para elevar la competitividad de los profesores en formación de ciencias naturales para la enseñanza media superior
Resumen:
Ofrece un material didáctico con los elementos teóricos que permiten elevar la calidad en la dirección del proceso de enseñanza aprendizaje de las Ciencias Naturales en...
Las adaptaciones curriculares como respuesta educativa a la discapacidad intelectual
Resumen:
Paradigmas educativos y practicas. La Discapacidad Intelectual. Distintas posiciones. Adaptaciones curriculares. Concepto y clasificación. La evaluación. Diagnostico, cla...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©