Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

La combinación de la poda y bioplaguicidas de Azadirachta indica A. Juss, una alternativa para el control de Hypsipyla grandella Zeller en plantaciones en fomento de Cedrela odorata L.

Resumen: Tiene como objetivo proponer un método de control de Hypsipyla grandella Zeller en plantaciones en fomento de Cedrela odorata L., a través de la combinación de la poda y bioplaguicidas de Azadirachta indica A. Juss (Nim) para ello se utilizaron diferentes tratamientos (bioinsecticidas, poda, producto químico y testigo) bajo un diseño de bloques completos al azar. Palabras Claves: Hypsipyla grandella, Nim, poda, bioplaguicidas, Cedrela Odorata, producto químico.
1,967 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: MSc. Noemí Martínez Vento y Otros Autores

RESUMEN
Esta investigación fue realizada en un área de estudio de la Estación Experimental Forestal Viñales, ubicada en el municipio de Pinar del Río, provincia de Pinar del Río, Cuba. Tiene como objetivo proponer un método de control de Hypsipyla grandella Zeller en plantaciones en fomento de Cedrela odorata L., a través de la combinación de la poda y bioplaguicidas de Azadirachta indica A. Juss (Nim) para ello se utilizaron diferentes tratamientos (bioinsecticidas, poda, producto químico y testigo) bajo un diseño de bloques completos al azar. Se realizó el procesamiento estadístico para las variables: número de ataques, número de bifurcaciones, pérdida de altura y altura de la primera bifurcación con la prueba no paramétrica de Kruskal Wallis y en caso de existir diferencias significativas se realizó la prueba Student-Newman-Keuls. Para todas las variables objetos de estudio se obtuvieron resultados alentadores, existiendo diferencias significativas respecto al testigo y el producto químico. 

Palabras Claves: Hypsipyla grandella, Nim, poda, bioplaguicidas, Cedrela Odorata, producto químico.

INTRODUCCIÓN
La especie Cedrela odorata L. pertenece a la familia Meliácea, se distribuye naturalmente en América Tropical y Subtropical, desde México hasta la Argentina, incluyendo las Antillas. En Cuba crece en toda la isla, principalmente en terrenos calcáreos y de mediana altura, prefiere los lugares abrigados en las colinas y laderas, es algo exigente en cuanto a fertilidad del suelo y muy intolerante para el exceso de humedad.

Su madera es tan conocida que muchos autores consideran que su descripción está por demás citarla, esto es debido a que ha estado en el comercio local e internacional por varios de cientos de años y fueron los exploradores españoles los que usaron por primera vez el nombre de Cedro para esta especie, por el olor aromático de su madera como una asociación que se le hacía con el Cedro del Viejo Mundo. Conocida como cedro hembra, cedro español, cedro real, cedro rojo o cedro. Cedrela y sus demás especies se considera como una de las maderas comerciales y preciosas más importantes de América Latina en especial C. odorata (Aguilar Cumes, 1992; Cintrón, 2004). 

La importancia de esta especie está dada por las bondades y preciosidad de su madera. Roig (1983); Betancourt (1987); Aguilar Cumes (1992) y Patiño 1997), señalan que la misma es de sabor amargo, olor agradable y persistente, es resistente, fuerte muy durable, por lo común, no la atacan los insectos. Es fácil de trabajar, adquiere buen pulimento, encola bien y no se raja fácilmente. Los primeros colonizadores la utilizaron por sus características, principalmente para canoas y construcción de casas, pues es una madera que no es atacada por la polilla, también se usó desde los tiempos de la colonia intensamente para otros usos como muebles, gabinetes, etc., teniéndola como una madera muy fina y preciosa. Ha sido objeto de exportación para madera de cajas para puros y cigarrillos desde el año 1800 hasta la fecha, todavía se usa para cajas de perfumes y lociones de calidad; estos usos se le dieron por su fácil trabajo y robustez con relación a su peso.

Según González (1991), corresponde al grupo de maderas denominadas de utilidad general, puede ser utilizada para pisos, se usa exitosamente en todos los trabajos de ebanistería fina así como para la fabricación de instrumentos musicales, decorado interior, artículos torneados, esculturas, contrachapados, etc. 

Durante siglos esta especie y otras de la familia, han estado sometidas a una explotación despiadada lo cual ha reducido sus existencias actuales a niveles alarmantes. Pese a su fácil adaptabilidad y alto valor comercial en los bosques tropicales C. odorata aparece en cantidades limitadas en el rango de 1-5 árboles por hectárea en mezclas con otras numerosas especies. Grijpma (1975), CATIE (1997), Mayhew y Newton (1998) y Macías (2001), señalan que en regiones tropicales, la mayor limitante para el establecimiento de plantaciones de cedro y caoba lo constituye los estragos que ocasiona el ataque del insecto Hypsipyla grandella (Zeller), cuyo daño principal es la perforación de los brotes nuevos, especialmente el brote terminal, el cual se bifurca; esto impide la formación de fustes rectos, disminuyendo el valor comercial del árbol; además, se retarda el crecimiento y, si los ataques son repetidos en plántulas o árboles jóvenes, puede causar la muerte. Asimismo, los frutos pueden ser severamente afectados, lo cual dificulta su multiplicación. 

DESARROLLO
MATERIALES Y MÉTODOS
El área de estudio se localiza en la Empresa Forestal Integral Pinar del Río, en el municipio de Pinar del Río, Cuba, situada en la latitud (22°31´15” N) y longitud (83°40´16” W) a unos 150 mnsm. Datos climáticos de los últimos 23 años de la zona de estudio, según estación meteorológica más cercana ubicada en el Km 4 carretera a La Coloma, altitud 25 msnm, 14 Km en dirección Norte:
Promedio de precipitaciones al año (mm): 1495.0
Temperatura promedio anual (°C): 26
Temperatura máxima promedio anual (°C): 32.5
Temperatura mínima promedio anual (°C): 16.4
Temperatura máxima absoluta (°C): 35.9
Temperatura mínima absoluta (°C): 7.0

En Octubre del 2001 se estableció el experimento, en un suelo con las siguientes características:

Clasificación según la 2da. Clasificación Genética de los suelos: Esquelético Natural.
Género (Material Basal): Esquitos o pizarras cuarcítico- micáceas.
Saturación: Medianamente desaturado (40 - 75%).
Especie 
v Profundidad: Poco profundo (<20 cm).
v Humificación (en la capa arable): Poco humificado (<2.0%)
v Erosión: Fuerte (pérdida del horizonte “A” desde el 75% hasta el 25% del horizonte “B”).
Variedad
v Textura: Loam arenoso.
v Profundidad efectiva: Poco profundo (25- 50%).
Pendiente predominante: Alomado (16.1- 30.0%).
Altitud: Poco montañoso: (< 200 msnm).

Esta caracterización se realizó según la Segunda Clasificación Genética de los suelos de Cuba, modificada por la Dirección General de Suelos y Fertilizantes, (MINAGRI, 1995).

Además se tomaron al azar tres muestras de suelo, efectuando una caracterización química del mismo en el Laboratorio de Suelos perteneciente al Ministerio de la Agricultura, Pinar del Río el pH se comporta ligeramente ácido y los contenidos de P2O5 y K2O son bajos según las condiciones de la provincia. Los niveles de materia orgánica son adecuados. Las bases cambiables Ca+ se comporta alto y en cuanto a (Mg+, K+) los niveles son deficientes; no siendo así el Na+ donde alcanza parámetros normales. 

Las semillas de C. odorata se recolectaron en la localidad San Vicente en el Municipio de Viñales a inicios del mes de abril del 2001 y se sembraron a finales del propio mes en el vivero La Majagua, después de ser beneficiadas en la Estación Experimental Forestal Viñales. En este caso no recibieron tratamiento pregerminativo ya que dadas las características morfológicas y anatómicas, así como la alta capacidad germinativa natural, la especie no requiere tratamientos pregerminativos. Sin embargo, si se desea una germinación más uniforme, se sumerge la semilla en agua a temperatura ambiente por 24 horas antes de la siembra, CATIE (1997).

Los envases utilizados para la producción de las posturas, consistieron en bolsas de polietileno de 15 cm de longitud por 9 cm de anchura (vacías) y una capacidad de 320 cm3 de sustrato. En la mezcla de suelo para el llenado de los bolsos, se tuvo presente homogenizar la mezcla que se corresponde con el 80 % de suelo micorrizado proveniente de los pinares de la zona, el 10% de turba y un 10% de humus.

Además se realizaron atenciones culturales siempre que fue necesario: escardes ligeros, riego, entresaques, así como una aplicación de fertilizante de fórmula completa (15-10-14) a razón de dos gramos disueltos en agua /planta. 

Al final de esta etapa (seis meses) las plántulas estaban en buen estado fitosanitario y su altura oscilaba entre 20 y 30 cm de altura.

Establecimiento del experimento de campo.
Preparación del sitio.
Se realizó un desbrose con machete y acordonamiento, así como preparación total del terreno con tracción animal. Estableciéndose en un área de 0.12 ha, con un espaciamiento de 3 x 1.5 m, bajo un diseño de bloques completos al azar con cuatro tratamientos en tres réplicas, Cochran y Cox (1983); con parcelas de 20 árboles.

1. Insecticida obtenido como polvo por el molinado de la semilla del Nim (Cuba Nim – SM), se mezcla con agua a razón de 4.5 – 6 Kg/ha, agitándose a intervalos de tiempo irregulares, después se deja en reposo entre cuatro y seis horas para lograr una óptima extracción del principio activo, procediéndose al filtrado a través de una malla fina, o sumergir un saco de lienzo conteniendo el polvo, en el volumen de agua requerida para la extracción. La solución acuosa preparada es asperjada utilizando mochilas tradicionales, según Estrada y Montes de Oca, (1999). Para este caso se utilizó 100g/5 litros de agua, con una frecuencia de aplicación semanal.

2. La poda constituyó otro de los tratamientos silvícolas capaz de mitigar los daños de H. grandella, (Hilje y Cornelius, 2002). En este caso se utilizó la poda sanitaria y de formación, realizándose con tijeras para podar. Evaluándose semanalmente, desde abril hasta noviembre del 2003, y se realizó en aquellos árboles que presentaron ataques recientes y frescos. Una vez que aparecieron las bifurcaciones se realizaba la poda de formación con el objetivo de eliminar las ramas que ofrezcan competencia y dejar solamente aquella que garantice un fuste recto y con calidad. 

3. Dysiston G-10 utilizando la experiencia en el control de otras plagas forestales por Fernández y col (1988), Lista Oficial de Plaguicidas Autorizados (2002), 2g de componente activo/ metro de altura de la planta (20 gramos producto/ metro de altura de la planta). Este producto se aplicó al suelo, por su acción sistémica. Con una secuencia de aplicación cada tres meses, comenzando en abril hasta noviembre del 2003.

4. Un testigo, es decir sin ningún tratamiento.
Las aplicaciones de los productos y sus respectivas evaluaciones de la incidencia de ataques, número de bifurcaciones, altura de la primera bifurcación y pérdida de altura, se efectuaron semanalmente en el intervalo abril/noviembre del 2003. Además de recibir labores de mantenimiento tales como chapea, ruedo, fertilización a razón de 50 gramos por plantas con fórmula completa de (15-10-14).

Método estadístico
Para el procesamiento estadístico se utilizó el sistema automatizado SPSS para Window 2000, versión 10.0. 
Para las variables número de ataque, altura de la primera bifurcación, número de bifurcaciones y pérdida de altura, al no seguir los valores una distribución normal, se realizó la prueba no parámetrica Kruskal Wallis con el objetivo de determinar la significación. Posteriormente se hizo una comparación entre las medias para determinar las diferencias entre los tratamientos a través de la prueba Student-Newman-Keuls (S-N-K) con un nivel de significación de 95%. 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Número de ataques.
El número de ataques por plantas, es un criterio a tener en cuenta para evaluar la efectividad o no de los diferentes tratamientos que se apliquen en el control de Hypsipyla grandella, una vez efectuada la prueba de Kruskal Wallis se comprobó que no existen diferencias significativas entre los tratamientos, corroborado por el test Student-Newman-Keuls para un nivel de significación de 95 %.
Tabla 1. Análisis estadístico para la variable número de ataques por plantas.


Nota: Medias con letras desiguales difieren estadísticamente a P ≤ 0.05; Prueba de Students-Newman-Keuls.
No obstante se pudo observar que para el caso del insecticida del Nim (CubaNim SM) una vez que aparecía la afectación, cuando se volvía a realizar la observación no se apreciaban nuevos brotes afectados (Figura 1). 

Figura 1: Afectación provocada por H. grandella en plantas tratadas con CubaNim SM.

Es decir la larva penetraba y después desaparecía, coincidiendo con los resultados obtenidos por Mancebo y col. (2002), cuando estudiaron la actividad biológica de dos productos del Nim (Azatín y Nim 80) en el control de larvas en el 3er. instar de H. grandella a escala de laboratorio. Evaluaron tres parámetros: consumo de alimento, mortalidad de las larvas y efectos en el desarrollo, así como diferentes concentraciones de los productos. Cuando evaluaron la mortalidad de las larvas observaron que para el caso del Nim 80 se apreciaron grandes diferencias significativas entre las concentraciones, obteniendo mejores resultados en las concentraciones más altas (1.0; 3.20 y 10 %), donde murieron entre el 70 y 100 % de las larvas expuestas, estas no realizaron la muda para el 4to. instar, provocando deformaciones en los anillos de su cuerpo, alrededor de los primeros segmentos abdominales, es decir este bioplaguicida actúa como regulador de crecimiento. Para el caso del Azatín se pudo comprobar que las larvas murieron, estos hallazgos fueron confirmados mediante bioanálisis de laboratorio complementarios. Explicándose de esta manera lo sucedido para esta variable.

Número de bifurcaciones
Analizando el número de bifurcaciones por plantas se puede evaluar que el tratamiento poda difiere estadísticamente de los tratamientos CubaNim SM, el Dysiston G-10 y el testigo, resultado dado por el manejo que se realizan de las bifurcaciones para este tratamiento, se observaron los mejores resultados para el caso del bioplaguicida y la poda, en este último se manejan las bifurcaciones o sea se realizó lo planteado por Sáez (2004), en un primer momento la poda de saneamiento con el objetivo de mejorar la salud del árbol o el arbusto, eliminando las ramas muertas, enfermas o débiles. Posteriormente se realizó la poda de formación que no es más que configurar el aspecto de la planta, dar una estructura adecuada. Además se cortan las ramas sanas para obtener la forma deseada. A su vez el bioplaguicida CubaNim SM y el producto químico Dysiston G-10 no ofrecen diferencias significativas entre ellos. El tratamiento testigo difiere estadísticamente de los demás tratamientos, siendo el que mayor número de bifurcaciones por plantas presentó (Tabla 2). -

Tabla 2: Análisis estadístico para la variable número de bifurcaciones por plantas.

Nota: Medias con letras desiguales difieren estadísticamente a P ≤ 0.05; Prueba de Students-Newman-Keuls.
Comportamiento de la pérdida de la altura (cm).
Para este caso el análisis estadístico arrojó diferencias significativas del testigo con el CubaNim SM, la poda y el Dysiston G-10, mostrando el producto del Nim los mejores resultados (Tabla 3). Se puede observar que para el caso del testigo existió una pérdida severa en su incremento de altura, a pesar de estar plantados bajo las mismas condiciones de suelo, respecto a los demás tratamientos, exponiendo una vez más la necesidad de establecer métodos de control de H. grandella que sean eficientes y sin impacto sobre el medio ambiente.

Tabla 3: Análisis estadístico para la variable pérdida de altura (cm).

Nota: Medias con letras desiguales difieren estadísticamente a P ≤ 0.05; Prueba de Students-Newman-Keuls.

Altura de la 1era. bifurcación (cm).
Para esta área (Tabla 4) se observan diferencias significativas entre los tratamientos poda, Dysiston G-10 y testigo con el tratamiento (CubaNim SM) respecto a la altura de la 1era. bifurcación (cm), registrándose los mejores valores para el caso del bioinsecticida (CubaNim – SM) donde el valor promedio está sobre los 200 cm de altura, una vez más se corrobora la hipótesis de esta investigación, donde las afectaciones de la plaga para este tratamiento son mínimas. Para el caso del tratamiento poda esta variable se comporta sobre los 160 cm de altura, aunque en este tratamiento después de realizar la poda de saneamiento se efectúa la poda de formación, con el objetivo de obtener un fuste recto, sin bifurcaciones con alto valor comercial. 

Tabla 4: Análisis estadístico para la variable altura de la primera bifurcación (cm).

Nota: Medias con letras desiguales difieren estadísticamente a P ≤ 0.05; Prueba de Students-Newman-Keuls.

Valoración Ambiental
Según Hochmut y Milan (1982), los insecticidas son sustancias que por sus propiedades químicas y ocasionalmente físicas, actúan tóxicamente sobre los insectos, aniquilándolos. 

Los insecticidas organofosforados derivados del ácido fosfórico son principalmente tóxicos, poseen un notable efecto por contacto, así como efecto fumigante. Estos se clasifican en dos grupos:
Insecticidas por penetración
Insecticidas sistémicos

Para el caso del Dysiston G- 10 pertenece al segundo grupo, tiene una rápida acción de penetración, poco después de ser aplicado penetra en los tejidos de las paredes vegetativas de las plantas, donde se mezcla con la savia. Posteriormente junto con esta se distribuye por toda la planta, incluso por aquellas que no fueron tratadas. Para este caso se aplica a través de las raíces, posee muy prolongada acción residual (90 días) y se administra a la tierra en forma granulada.

Las influencias negativas del empleo de insecticidas sobre el medio es un problema a tener en cuenta, debido a la toxicidad y el daño a la salud, además de exterminar las plagas, pueden actuar perjudicialmente, sobre los restantes organismos vivos del medio donde se han aplicado, bien sea, de manera inmediata o después de cierto tiempo. Tales efectos indeseables se incrementan cuando se aplican sobre grandes áreas y con reiteración.

En la Lista Oficial de Plaguicidas Autorizados (2002), plantea que este producto por su toxicidad, en mamíferos se clasifica como moderamente tóxico. Puede utilizarse en zonas donde hay abejas pero es imprescindible tomar precauciones, impidiendo el contacto del insecto con el plaguicida, se hace necesario aislar las colmenas o trasladarlas en correspondencia con el tiempo de permanencia del producto activo en el suelo. La dosis letal media es de 1 – 10 mg/abeja.
Para el caso de los peces puede causar la muerte, tiene que evitarse vertimientos directos o arrastres de agua por escorrentía hacia espejos de aguas naturales, la dosis letal media es de 15 – 100 partes por millón todas nuestras tierras forestales están enclavadas en cuencas o minicuencas, lo que trae como consecuencia que tarde o temprano estos residuos químicos deben llegar a alguna fuente de agua, provocando su contaminación.

En el hombre la dosis letal media en mg/Kg de peso corporal por vía oral (sólido) es de: 51 – 500 y vía dérmica (líquido) de: 201 – 2000, por tanto se clasifican según la Organización Mundial de la Salud (1981), cita la Lista Oficial de Plaguicidas Autorizados (2002), como tóxico agudo, pero como ingrediente activo a formulado puede ser ligeramente tóxico y no estar excluido de provocar efectos en el Sistema Nervioso Central, hígado, en el Sistema Inmunológico, u otros. 

El efecto residual de este insecticida en las plantas, en el caso de la protección forestal no es tan peligroso, como en la agricultura, la horticultura, ya que las plantas no son objeto de consumo directo. No obstante se deben utilizar en casos muy justificados, cuando los restantes métodos de preservación no pueden ya impedir que se produzcan daños a las plantas, es por eso que se propone la búsqueda de nuevos medios de control de plagas como alternativas para reducir las pérdidas económicas, la contaminación ambiental y la insecto – resistencia.

Cuba se enfrasca en desarrollar un modelo de agricultura donde los medios biológicos integrados por los bioplaguicidas de origen microbiano, los entomófagos y los productos naturales desempeñan un rol determinante en las producciones agrícolas con la obtención de rendimientos aceptables, pero con un alto valor ecológico, al reducir o eliminar el uso de compuestos agrotóxicos.

Los productos naturales para el combate de plagas agrícolas en la actualidad y en el futuro pueden constituir una herramienta importante del Manejo Integrado de Plagas. Del Nim se conoce su potencialidad, como productor de principios activos con efectos insecticidas, acaricidas y nematicidas (Estrada y col., 2003). Todo esto justifica los estudios en aras de sustituir en el manejo integrado de plagas a los siempre agresivos y contaminantes productos químicos, por productos naturales. 

CONCLUSIONES 
No existió diferencias significativas respecto al número de ataques por tratamientos. Sin embargo presentaron menores incidencias de ataques los tratamientos: poda y CubaNim SM.
Existió diferencias significativas en: el número de bifurcaciones, pérdida de altura y altura de la primera bifurcación para los tratamientos evaluados, mostrando los mejores valores para el caso del bioplaguicida CubaNim SM y la poda.
Los bioplaguicidas del Nim y la poda realizaron un control más eficiente de Hypsipyla grandella, en plantaciones en fomento de Cedrela odorata, lo que conlleva a la disminución del uso de plaguicidas convencionales y en época de mayor incidencia de la plaga se reducen las altas cantidades de residuos.
Con la combinación de los bioplaguicidas del Nim y la poda se demuestran las ventajas ecológicas y eficientes de ambos tratamientos, sobre el producto químico (Dysiston G -10).

RECOMENDACIONES
· Poner en práctica la combinación de los métodos de control: bioinsecticidas de Nim con la poda, para contrarrestar el efecto de Hypsipyla grandella en plantaciones en fomento de Cedrela odorata L.

BIBLIOGRAFÍA
· Aguilar Cumes, J. M (1992). Árboles de la Biosfera Maya Petén. Guía para las especies del Parque Nacional Tikal. Universidad de San Carlos de Guatemala, Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, Escuela de Biología, Centro de Estudios Conservacionistas (CECON). 272 pp.
· Betancourt, B.A. (1987). Silvicultura especial de árboles maderables tropicales. Editorial Científico- Técnica, 423pp.
· CENTRO AGRONOMICO TROPICAL DE INVESTIGACION Y ENSEÑANZA (CATIE). (1997). Cedro, Cedrela odorata. Costa Rica, Revista Forestal Centroamericana No. 21: ( p 1-4). 
· CENTRO AGRONOMICO TROPICAL DE INVESTIGACION Y ENSEÑANZA (CATIE). (1997). Cedrela odorata. Costa Rica, Proyecto Semillas Forestales (PROSEFOR), Nota técnica sobre manejo de semillas forestales No. 24: (p 1-2). 
· Cintrón, B. (2004). Cedrela odorata, L. Cedro hembra. Washinton, DC: U.S. Departament of Agriculture, Forest Service: (p 250- 257).
· Cochran, W.G., Cox, G.M. (1983). Diseños Experimentales. México. 661pp.
· Estrada, J y Montes de Oca, R. (1999). Los bioplaguicidas. El Nim y sus derivados. Situación actual y perspectiva. III curso de Agricultura Tropical. La Habana, del 12 de Julio al 12 de Agosto de 1999. (p 178-195).
· Estrada, J. López, M.T. (2003). Alternativas de control biológico y natural para la producción orgánica. Uso de controles biológicos. Manual de Agricultura Orgánica Sostenible. La Habana, (p 26-32).
· Fernández, A., Echevarría, E., Milían, L. (1988). Control químico de la Dioryctria horneana (Dyar) en la Empresa Forestal Integral Costa Sur. 2da. Jornada Científico – Técnica Forestal. Resúmenes. Estación Experimental Forestal Viñales.73 pp.
· Hilje, L. y Cornelius, J. (2002). ¿Es inmanejable H. grandella como plaga?. http://www.catie.ac.cr.Hoja Técnica Manejo Integrado de Plagas No. 53. 
· Hochmut, R y Milán, D. (1982). Protección contra las plagas forestales en Cuba. Editorial Científico – Técnica, Ciudad de la Habana. 290pp.
· González, D. (1991). Descripción anatómica de once especies forestales de uso industrial en Panamá. Costa Rica, Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Proyecto Cultivo de Árboles de Uso Múltiple (MADELEA). 61 pp.
· Lista Oficial de Plaguicidas Autorizados.(2002). República de Cuba. Registro Central de Plaguicidas. Centro Nacional de Toxicología (CENATOX). La Habana, Cuba.383 pp. 
· Macías, J. (2001). Interacción química entre Hypsipyla grandella y sus hospedantes, Manejo integrado de plagas (Costa Rica) No. 60: (p 15 -21).
· Mancebo, F., Hilje, L., Mora, G.A., Salazar, R. (2002). Biological activity of two neem (Azadirachta indica A. Juss, Meliacea) products on Hypsipyla grandella (Lepidoptera: Pyralidae) larvae. WWW. Elsevier.com/locate/cropo2/ (p 107-112).
· Mayhew, J.E., Newton, A.C. (1998). The silviculture of mahogany. CABY publishing a division of CAB INTERNATIONAL. Great Britain. 226 pp.
· MINAGRI (1995). Segunda Clasificación Genética da los suelos de Cuba, modificada por la Dirección General de Suelos y fertilizantes. Instituto de Suelo y la Dirección Nacional de Suelo y Fertilizantes.
· Patiño, F. (1997). Recursos Genéticos de Swietenia y Cedrela en los Neotrópicos: propuestas para Acciones Coordinadas. Dirección de Recursos Forestales. Departamento de Montes. FAO, ROMA (ITALIA). 58 pp.
· Roig, J.T.(1983). “El Cedro. Estudio Botánico y Agrícola”. Compendio de las obras de Juan Tomás Roig. Tomo II. Editorial Científica Técnica, Ciudad de la Habana. 340 pp.
· ------------(1975). Resistance of meliaceas against the shootborer H. Grandella with particular reference to Toona ciliata var. australis. En: Tropical Trees,variation, breeding and conservation. Edited J. Burley and B.T. Styles, (p 69-78), Gruber, A. K. Wachstum, Fruchtertrag und Azadirachtingehalt der samen von Antelaea azdirechta L. auf verschiedenen Standorten in Nicaragua. Dissertation Brelin.
· Sáez, I. (2004). “Ordenanza sobre plantación, trasplante, poda y tala de árboles del municipio Chacao, Venezuela. http://chacao.gov.ve.

Autores: 
MSc. Noemí Martínez Vento1; 
Dr. Jesús Estrada Ortiz2; Dr. Fidel Góngora1; 
Ing. Lorenza Martínez González3; 
Ing. Segundo Curbelo Gómez3. 

1. Laboro en la Sede Universitaria Municipal, institución que pertenece a la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca, atendiendo una Subdirección de Investigaciones y Postgrados.
e-mail: noemi@sum.upr.edu.cu 
Edad: 39 años
Estudios realizados: Desde el año 1993 trabajo en investigaciones forestales, abordando diferentes temáticas en Aprovechamiento y Protección Forestal, alcanzando el grado científico de Master en Ciencias Forestales en noviembre/2005. 
Fecha en que se realizó la investigación: Octubre/2001-noviembre/2005

Articulos relacionados:
Animales Invertebrados
Resumen:
Cuadro Sinóptico de los Animales Invertebrados.(V)
Las Plantas Vasculares
Resumen:
La semilla. La plántula. Partes de una planta. La Raíz. El tallo. La Hoja. Las plantas vasculares presentan un cuerpo vegetativo diferenciado en, raíz, tallo, hoja, y pos...
Comportamiento del gusano barrenador del ganado en la provincia Santiago de Cuba
Resumen:
Se realizó un estudio sobre el comportamiento de C. hominirovax, para la realización del mismo se recopilaron los datos de todos los casos muestreado de miasis en las dif...
Clonación
Resumen:
Uno de los organismos más estudiados en el campo de la genética para el tema de las mutaciones es la mosca del vinagre Drosophila melanogaster. En el estado salvaje es un...
Ingeniería Genética
Resumen:
Definición de Ingeniería Genética. Técnicas de manipulación genética. ADN recombinante. Terapia Génica. Técnica de la ADN polimerasa. Organismos transgénicos. Biotecnolog...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©