Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Trujillo del Perú: Una visión ilustrada de la sociedad regional en el norte del Perú (siglos XVI – XVIII)

Resumen: El obispado de Trujillo colonial tiene una significación especial, por sus características de asiento del poder colonial en el norte del Perú. El centro de este obispado fue la ciudad de Trujillo, sede militar, política y base de operaciones de los sectores comerciales más poderosos del obispado de Trujillo, al norte de la audiencia de Lima.
3,093 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: José W. Gómez Cumpa

ÍNDICE
1. Introducción
2. Trujillo y el espacio colonial del norte 
3. Trujillo: eje del poder del norte peruano
4. La organización fiscal y militar
5. La organización fiscal y militar
6. La organización religiosa.
7. Trujillo y la economía regional.
8. Población y sociedad en Trujillo
9. El mercado interno en la economía regional de Trujillo
10. Economía agraria y población en Trujillo
11. Pueblos y población indígena en Trujillo.
12. Las haciendas en Trujillo.

1. Introducción 
El obispado de Trujillo colonial tiene una significación especial, por sus características de asiento del poder colonial en el norte del Perú. El centro de este obispado fue la ciudad de Trujillo, sede militar, política y base de operaciones de los sectores comerciales más poderosos del obispado de Trujillo, al norte de la audiencia de Lima.
En este trabajo hacemos una descripción del sistema administrativo y económico colonial, y luego proponemos algunas interpretaciones sobre la situación y causas de la crisis del siglos XVIII en la provincia de Trujillo.

Usamos varias fuentes históricas, pero especialmente nos sedujeron tres autores que expresan, a su modo, la influencia y la perspectiva del pensamiento ilustrado europeo, especialmente español del siglo XVIII: Josep Ignacio de Lequanda y sus monografías geográfico-económicas de las provincias del obispado de Trujillo, el corregidor de Trujillo en 1760, Miguel Feijoo de Sosa, y su monografía histórico-geográfica de esa provincia; pero especialmente valiosa es la colección de acuarelas que mando pintar el obispo de Trujillo Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda, en su episcopado que duró entre 1780 y 1790. Han sido coleccionadas en doce volúmenes, cuyos originales se conservan en la Biblioteca de Palacio, Madrid; pero fueron publicadas entre 1987 y 1991 por el Instituto de Cultura Hispánica. Incorporamos, donde consideramos pertinente, las ilustraciones de la colección Martínez Compañón, lo que permitirá formarnos una imagen (literalmente) más cabal del proceso social e histórico de la sociedad colonial trujillana, especialmente en el siglo XIII.

Palabras clave: historia, Trujillo, Perú, norte, ilustración, geografía, región. 

[1] Cf. El libro reciente de Antonio La Fuente y Nuria Valverde sobre las peculiaridades del pensamiento ilustrado español del siglo XVIII.

2. Trujillo y el espacio colonial del norte
Hay una importancia relativa que va variando, de la inserción de Trujillo dentro del ámbito de la economía colonial. La organización de los espacios económicos en el norte peruano es una inserción subordinada, pues desde el inicio de la instalación del sistema colonial se trata de ordenar todo el sistema económico alrededor de la explotación minera, de la llamada por Carlos Sempat Assadourián, producción de la mercancía dinero.

El espacio social de Trujillo
El Obispado de Trujillo, fundado en 1609, aunque instalado realmente desde el año 1616, constaba de las siguientes provincias:

Trujillo

Chachapoyas

Cajamarca

Piura

Jaén

Pataz o Cajamarquilla

Santa Cruz de los Lamas

Saña

Conchucos

Luyaychillaos (1)

Mapa topográfico del Obispado de Trujillo, fines del siglo XVIII, según una acuarela de la colección del obispo Martínez Compañón

Como se ve, este Obispado ocupaba una región muy amplia e importante del Virreinato peruano(2). En los gráficos de la página siguiente podemos notar la escasa importancia poblacional de la provincia de Trujillo en el contexto de la región, en dos años significativos: los ochenta del siglo XVIII y en la segunda década del XIX. Estos gráficos nos hacen ver también la heterogeneidad de la composición étnica de las provincias del obispado. Trujillo era importante por ser la sede del poder colonial en todo el ámbito norteño, así como de la organización militar, religioso y económica. 

El partido de Trujillo, en sus 25.5 leguas de largo y 6.5 de ancho contenía tres valles: El de Chimú (o Chimo como dice Feyjóo, hoy llamado Santa Catalina), el del Río Chicama, y el de Virú(3); además dentro de la jurisdicción de esta provincia se encontraba el Valle de Chao, pequeño Valle al sur del de Virú.

La organización interna de cada provincia estaba dada por su división en curatos o doctrinas (equivalentes a los actuales distritos, aunque no exactamente con la misma connotación), que eran la base del asentamiento jurisdiccional de la Iglesia, la que al parecer estaba íntimamente vinculada en la época colonial a la orga-nización económica y social. Los curatos de la provincia de Trujillo eran:

Catedral, con 2 curas de españoles, mestizos, negros y mulatos; Santa Ana de Indios, con 3 iglesias: Santa Anta, San Sebastián y San Esteban; Simbal; Huamán, con su anexo Moche; Mansiche, con un anexo Huanchaco; Santiago de Cao; Chocope; Santa María Magdalena de Cao; Paiján; y Virú. Además habí-an 2 ayudas de parroquia que dependían de la Catedral en las Haciendas de Lacapá y Tacalá (Valle de Chicama)(4). 

La provincia de Trujillo, fines del siglo XVIII, según el obispo Martínez Compañón

3. Trujillo: eje del poder del norte peruano
La ciudad de Trujillo, fundada en 1535 por Pizarro, rápidamente del devino en uno de los principales centros urbanos de la costa norte del Perú. Al principios del siglo XVII según Vásquez de Espinoza tenía una población de unos 400 españoles, siendo la segunda ciudad de la costa peruana después de Lima. 

Desde los inicios del siglo XVII se observa la presencia de los llamados “forasteros”. Por ejemplo, según el censo levantado por el Corregidor Don Felipe de Lazcano, el 20 de febrero de 1,604, había más de mil indios “forasteros de los llanos y provincias de la sierra” en sus propias casas y huertas.


En 1619, se destruyó prácticamente por un terremoto. Reconstruida la ciudad en el mismo sitio, incluso se fortificó por una pared que rodeó completamente la ciudad, durante los años 1686 a 1688. La construcción de este muro de defensa contra los ataque de los piratas y bandidos fue financiado por los mismo vecinos. En 1760, Feyjoo de Sosa, corregidor de Trujillo, estimaba una población de 9289 habitantes; de ellos 3 050 españoles eran españoles, 3 650 esclavos negros y mulatos, 2 300 289 indios y mestizos (4ª).

Indios costeños a caballo[1]

Alcalde de indios de “los valles” (costa)


Plano de la ciudad de Trujillo, fines del siglo XVIII, según el obispo Martínez Compañón

Además de sede del Obispado desde 1609, Trujillo desde 1784 fue sede de la Intendencia de Trujillo, que abarcaba hasta los partidos de Piura, Saña, Cajamarca, Guambos, Huamachuco, Pataz y Chachapoyas.  Antes se gobernaban como partidos independientes (5). El poder se ejercía a nivel de la provincia de Trujillo a través del Cabildo, en el que participaban los vecinos, los que inicialmente eran encomenderos y, posteriormente por lo general, hacendados y grandes comerciantes.  Tenía la siguiente estructura:
- Corregidor
- Alcalde Provincial 
- Alcalde de Aguas 
- Escribano de Cabildo 
- Alguacil 
- Alférez 
- Depositario Mayor 
- Procurador General y Defensor de menores 
- Real Ejecutor
- Otros 7 regidores menores 

Español con capa

Española con mantilla y volador

Militar español

miembros de la casta dominante, a fines del siglo XVIII, en la ciudad de Trujillo, según los acuarelistas anónimos de Martínez Compañón

El de corregidor era cargo que requería el nombramiento del Rey, mientras que los cargos de regidores eran comprados, puestos a la venta entre los vecinos por el precio que aparece entre paréntesis, por autorización de una cédula real(6).

Otros funcionarios públicos importantes eran, aparte del escribano público, los escribanos de registros (5,110 pesos), y el escribano público (2,400 pesos), además de cuatro procuradores para el seguimiento de las causas, los que eran nombrados por el Cabildo por merced real(7).

5. La organización fiscal y militar
Desde la época de su fundación se instaló en Trujillo una sede de las Cajas Reales, propiamente la institución dedicada a los asuntos fiscales de su jurisdicción. Estas eran hacia 1760, aparte de la misma provincia, las de las provincias de Cajamarca, Huamachuco, Santa y Lambayeque, así como de Chachapoyas, Pataz, y Luya y Chillaos (8).

Las Cajas Reales se componían de un Contador, un Tesorero, un Factor, un Oficial Mayor, y del Escribano de Registros. Hacia 1760 en que se ubica el trabajo de Feyjóo, éste da cuenta de una situación casi delicitaria en los ingresos de la Caja Real de Trujillo, ya que los ingresos anuales en, por ejemplo 1759, no habían llegado a 50,000 pesos, los que mayormente se gastaban en pagos y salarios a sus Ministros así como en pensiones. Después de descontados los gastos en 1759 sólo se envío 15,893 pesos y seis reales, mientras que el ingreso total sólo había sido de la reducida cantidad de 38,925 pesos, lo que habla a las claras de la mala situación del erario en la provincia(9).
Otro elemento de la organización económica fiscal era el Real Estanco del Tabaco, que se instalara desde el 26 de mayo de 1754, con jurisdicción en toda la diócesis, dependiendo de la Dirección y Junta General con sede en Lima(10), tampoco era una fuente importante de ingresos, pues sus ingresos anuales en 1759 no llegaban a los 6,000 pesos anuales.
Sobre la organización militar hay que decir algo también, para completar nuestra imagen panorámica de lo que significó la organización colonial en esta provincia costeña. 

Existía la siguiente estructura formal del destacamento militar en Trujillo:
- Teniente Capitán General (El corregidor).
- Gobernador de las Armas.
- General de Caballería.
- Teniente General de Batallón.
- Teniente General de Caballería.
- Maestro de Campo.
- Sargento Mayor.
- Comisario General.
- 7 Capitanes de Infantería con 350 soldados.
- 1 Capitán de Artilleros con 30 hombres y su condestable.
- 3 Capitanes de Caballería con 330 hombres.

Aparte de estos elementos militares, que realmente eran los mismos vecinos de la ciudad, salvo algunos militares profesionales, los indios también tenían “arreglamento militar” formado por:
- Gobernador de las Armas.
- Maestro de Campo.
- Comisario General.
- Sargento Mayor.
- 13 Compañías de caballos con 630 hombres, 

los que eran reclutados en todos los pueblos del distrito. Además contaban con el auxilio de fuerzas provenientes de la provincia de Huamachuco con doscientos hombres entre infantería y caballería, a quienes la Caja Real supuestamente paga salario en los casos necesarios(11).
A pesar de esta impresionante expresión de organización militar, expertos avisados como Juan y Ulloa señalaban, después de su recorrido por la región en la primera mitad del XVIII (por los años cuarenta), que desde Guayaquil hasta Lima,

“... en los cuerpos de guardia de cada pueblo donde se juntaban las milicias y se guardaban las armas, sólo se veían pedazos de palo con espigas de hierro atadas a la punta con pretensiones de lanzas, cañones de escopeta y arcabuces antiguos sin llaves ni más cajas que un pedazo de palo, al que estaban amarrados con un cordel, de tal modo que algunas veces los vimos disparar, teniéndolo uno y apuntando mientras que otro le ponía fuego. Este es el modo en que estaba todo, y aunque había gente, no podía hacer nada cuando llegase el caso de salir a función por falta de armas (...) sucede esto incluso en ciudades grandes como Piura, Lambayeque y Trujillo”(12).


Por esta real precariedad militar fue posible que en 1744 el inglés Anson tome con sólo una lancha desembarcada con gente, el importante y estratégico puerto de Paita, en el norte de la diócesis, en la provincia de Piura.

6. La organización religiosa
Ya hemos señalado la demarcación religiosa por curatos en la provincia de Trujillo. Ahora queremos destacar otros aspectos de la organización religiosa que pueden servir para vislumbrar elementos importantes del sistema colonial. En primer lugar el volumen de población que absorbía la actividad religiosa era grande, así como su importancia económica (ver cuadro No. 1).

Cuadro 1: 
Religiosos y rentas anuales de conventos de la Provincia de Trujillo, 1604-1760.

convento
o
monasterio

número de
religiosos

renta anual (pesos)

número de
religiosos

renta anual
(pesos)

Santo Domingo

10

2000

12

3500

San Francisco

20

limosnas

17

3000

San Agustín

20

3000

11

4770

N.Sra.La Merced

12

2000

9

4000

Sta. Clara

20

3000

110

14000

Sto. Domingo (Chicama)

5

3000

1

N.D.

Cía. de Jesús

11

10000

Bethlemitas

8

3000

(*): Renta  anual en  capellanías,  censos y  aprovechamiento  de chacras.
FUENTES:  “Fragmento de una historia de Trujillo”, Revista Histórica, Tomo VIII, Lima, 1925; Miguel Feyjóo, Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, Madrid, 1763.

Se observa un aumento de la población religiosa masculina en el siglo y medio que va de inicios del XVII a los años sesenta del XVIII. Sin embargo la importancia económica de los conventos parece más bien aumentar, como veremos en la parte pertinente a la estructura agraria.

Dos vistas de la catedral de Trujillo.

Dos vistas de la catedral de Trujillo
Hacia 1760 la población femenina recluida en los claustros monacales eran un porcentaje importante de la población blanca de la ciudad de Trujillo: incluidas recogidas y criadas en los dos conventos o monasterios de Santa Clara y de las Recolectas Carmelitas de Santa Teresa habían por lo menos 380 personas de ese sexo(13), lo que habla, por un lado, de una baja de la capacidad reproductiva de la población de Trujillo en una tasa importante, y tiene su explicación, por otro lado, en el sistema o patrón de organización familiar que tiene su expresión en el fenómeno del mayorazgo de la época, cuyo caso prototípico es el Mayorazgo Moncada-Galindo, estudiado por Varela Orbegoso(14). Esta institución exigía, por la vinculación de los bienes con el mayorazgo, que sólo el mayor de los descendientes asuma la herencia de los bienes rurales y de los títulos nobiliarios, mientas que los demás hermanos debía dedicarse o a la carrera religiosa o militar.

Monje franciscano

Seminarista

Eclesiástico regular

Personajes religiosos de la vida cotidiana de la ciudad de Trujillo a fines del siglo XVIII

Ese mismo año había un total de unos 70 clérigos en la ciudad de Trujillo y en el ámbito de la diócesis unos 270, lo que nos habla de la significación del asentamiento religioso en la región.

Además es de destacar la importancia económica del factor religioso, sobre lo que incidiremos más adelante. Basta señalar que en 1743 habían 179 capellanías colativas existentes, las que importaban un capital de 590,734 pesos, las que generaban importantes utilidades a la organización religiosa(15).
Casi todos los conventos fueron instalados en el siglo de la conquista, a excepción de los bethlemitas y jesuitas que vinieron después de 1680. Estas órdenes religiosas hacia 1789 tenían una renta total anual de 190,500 pesos(16).

La organización religiosa de Trujillo se expresaba también en la presencia de una sección del Tribunal de Cruzada, para repartir las bulas en el ámbito del obispado. Estaba formado por un Comisario, un tesorero y un notario, quienes en 1759-60 repartieron un total de 110,398 bulas (de las cuales devolvieron unas 10,000 bulas), que reportaron un ingreso de 30,982 pesos. El cargo de tesorero era empleo hereditario, que había sido vendido en otros tiempos en 10,000 pesos y en 1760 poseído por el Conde de San Javier y Casa Laredo (residente en Lima), quien pagaba a un sustituto en Trujillo para que haga sus veces 500 pesos anuales(17).

Padrón de indios del domingo

Padrón de indios del sábado

Cholas en huairona rezando

Cholos en huairona rezando

Escenas de la vida religiosa de los indios en fines de la época colonial, según Martínez Compañón.

Además de los ingresos generados por las capellanías, donaciones, obras pías y otros ingresos adicionales, los funcionarios eclesiásticos se mantenían de los diezmos. Estos eran patrimonio de la iglesia, aunque eran administrados en su cobro por la administración colonial. Eran susceptibles de cobro del diezmo los productos de las haciendas, obrajes y minas que sean propiedad de los españoles y mestizos. Los indios estaban exentos de estos pagos por ser tributarios, salvo cuando produzcan frutos o ganados “de Castilla”.

7. Trujillo y la economía regional
Según la descripción de Feyjóo quien fuera corregidor de la provincia de Trujillo en 1760, la figura que presentaba la ciudad hacia 1760 era oval, por las murallas construidas entre 1685-7 por disposición del Virrey Duque de la Palata, para defender a la ciudad de los piratas, los que recientemente habían saqueado la villa de Saña (al norte de Trujillo), y el puerto de Guayaquil. Aunque según Feyjóo más servía esta muralla de adorno que de defensa, pues se componía sólo de quince baluartes y quince cortinas, pero le faltaban fosos, terraplenes y otros implementos para la defensa de la ciudad.

“Las calles de la ciudad son derechas y bien niveladas, con el ancho de trece varas, de un extremo de la muralla al otro, por lo longitudinal hay de distancia 1,634 varas i de latitud 1,354. Las cuadras o islas por lo regular son de más de 130 varas. Las casas son hermosas, pulidamente labradas, con vistosas portadas, balcones y ventanas: pocas hay que tengan al-tos; las mas se levantan en terraplenes, quedando bajos los patios, para precaverse de este modo del daño que pueden padecer las viviendas con las lluvias, que se han experimentado Todos gozan un dilatado fondo que sirven para el recreo de huertas y jardines”(18)

Según la versión de este antiguo corregidor de Trujillo, esta ciudad fue fundada por orden del conquistador Francisco Pizarro en 1535, después de haber fundado la ciudad de Lima; según esta versión los conventos de Santo Domingo, San Francisco y La Merced fueron las piedras angulares de esta empresa en Trujillo(19). Después han habido posiciones discrepantes sobre la fecha y el verdadero fundador, lo que en este pequeño trabajo obviamos, por no ser en última instancia algo definitorio de la naturaleza de la ciudad y su espacio económico y social(20).

Inicialmente la jurisdicción política a que alcanzaba la provincia de Trujillo abarcaba hasta lo que después sería las provincias de Saña o Lambayeque y Santa María de la Parrilla (o provincia de Santa), asimismo el corregimiento de Huamachuco, que después se incorporaría al corregimiento de Cajamarca.
Con ocasión del levantamiento indígena de Cuzco y las provincias vecinas por el año 1565, se separaron en tres corregimientos,

“... á fin de que se celasen mejor las operaciones de los indios no obstante que los de estos valles probaron no ser cómplices en semejante rebelión”
(21).

Hacia mediados del siglo XVIII, se conservaba esta división jurisdiccional, siendo los límites de Trujillo:
- Por el noreste con la provincia de Cajamarca, con la que confinaba en una distancia de 16 leguas, en que hallaban las campiñas del valle Chicama;
- Por el noroeste con las provincias de Saña o Lambayeque; por el este con la provincia de Huamachuco, con la que confinaba por siete leguas el valle de Chimo; 
- Por el sur, por el camino real que iba a Lima, limita con el valle del Santa, con el que confina el valle de Virú por 24 leguas; y por el oeste limitaba con el Océano Pacífico.

La ciudad de Trujillo estaba -como hasta ahora- ubicada a tres cuatros de legua (a unos cuatro kilómetros) del mar, en ocho grados y 19 minutos de latitud. Esta ciudad era, como decíamos más arriba, sede del Obispado. Su importancia económica podemos apreciarla mejor si tenemos en cuenta que poseía en su jurisdicción inmediata con tres puertos: Malabrigo, Guañape y Huanchaco, siendo el último el más importan-te por tener población y por hallarse a sólo dos leguas de la ciudad, a pesar de su peligrosidad. En la juris-dicción de la ciudad se comprenden también los pueblos de Huamán, Moche y Virú, así como el asiento de Huamansaya (al sureste de la ciudad).

Hacia el noreste el pueblo de Simbal; junto a la misma ciudad los pueblos de Mansiche, Santiago de Cao, Chocope, Magdalena de Cao y Paiján. La información cuantitativa incluida en las fuentes usadas (especial-mente el informe de Feijoo), hacen difícil estimar el volumen y la proporción relativa de las tierras indígenas y las apropiadas por las haciendas. Sin embargo se constata el gran crecimiento de las haciendas y estan-cias, en desmedro de los pueblos campesinos.

La provincia de Trujillo fue sede de un desarrollo regional importante en el Perú prehispánico: El reino o grupo étnico Chimú, cuyas expresiones de desarrollo cultural y tecnológico sobreviven hasta ahora (siglo XXI), aunque han sido estudiado principalmente sólo desde el punto de vista arqueológico y arquitectónico, antes que desde una perspectiva etnohistórica(22). En el siglo XVIII Martínez Compañón supo valorar la importancia de las manifestaciones precoloniales y su supervivencia, como se expresa en algunas de las acuarelas que mandó retratar.

Plano de la ciudadela moche Chan Chan

Acequias mochicas en el valle de Chicama

La importancia económica para la instalación colonial de este señorío o grupo étnico se puede evidenciar si tenemos en cuenta que entre 1550 y 1590 la corona española percibió por quinto real la cantidad de 100,000 castellanos de oro por el descubrimiento de tesoros provenientes de huacas en esta provincia, lo que es un indicador del saqueo y depredación de la riqueza no sólo arqueológica de esta provincia.

Una información interesante en el trabajo de Feyjóo de Sosa es su descripción de la ecología de la provincia a mediados del siglo XVIII:

“No solo es la tierra abundante en frutos y plantas, sino también en montes y bosques, con diversidad de aves de caza, los que sirven de pastos para cerdos, caballos, mulas, ganado mayor y menor, i cabrío, de cuyas especies se hallan llenos estos lugares. Nacen en dichos montes muchos ciervos, algunos osos i tigres pequeños, que llaman gatos monteses: se crían juntamente muchos árboles que sólo se pueden destinar para techumbres i umbrales de las casas menos para el uso de puertas i ventanas que semejantes made-ras vienen de Guayaquil i Panamá”.

Caza de osos

Cazadores matando oso

Caza de gatos monteses o leones

 

Trampa de venados

Venado caído en trampa

Chaco de vicuñas

Escenas de la depredación faunística de Trujillo, que se inició en la época colonial

A pesar de más de dos siglos de presencia colonial, se mantenía aún una ecología y una variedad de fauna y flora nativa -junto con las especies de origen occidental- Sin embargo, se daba ya una fuerte degradación ambiental, especialmente por la caza indiscriminada de la fauna nativa, como lo testimonian las acuarelas del obispo Martínez Compañón. 
La producción principal de la provincia era la agrícola; aunque había una diferenciación en el consumo de los productos.
La producción del maíz, por ejemplo, que era abundante sólo servía:

“...para mantener los negros de las haciendas, i para hacer chicha, común bebida de los in-dios i gente ordinaria”

La elaboración de la chicha y la vida social indígena del siglo XVIII alrededor de la chichería

No hay, desgraciadamente, mayor información sobre los cultivos campesinos de los indígenas de la provincia de Trujillo. Al parecer la cebada era poco sembrada, por la abundancia de pastos verdes. El interés de Feyjóo explica su mayor detenimiento en la descripción de los cultivos comerciales y de consumo de la población española urbana. Señalaba que el arroz se producía para la exportación a la ciudad de Lima; además informaba que en las haciendas se cultivaba garbanzos, frijoles, pallares, alverjas y habas. Otro cultivo comercial importante era la caña de azúcar. Estos cultivos comerciales eran, por mediados del s. XVIII de “mui poca utilidad i aprovechamiento”, por la crisis y estancamiento general de la región desde fines del siglo XVII. Para apreciar el reducido ámbito de las exportaciones, veamos el segundo gráfico de la siguiente página. Esta situación contrasta marcadamente con la retratada en inicios del siglo XVII por Antonio Vásquez de Espinoza, quien remarcaba la importancia del valle de Chicama como sede de los ingenios de azúcar, pintando mas bien una situación de prosperidad:

“...es muy gran valle y fertillissimo, donde se coge mucho maíz, trigo, y las demás semillas, y ay muchos chabucanos, cañaverales de caña dulce con grandes ingenios donde se hace cantidad de azúcar(...) Ay crías de ganado mayor, menor y de mulas, y por todo el valle de Chi-cama muchas guacas que son suntuosos entierros que tenían los indios donde se entierraban...”(23).

Indio barbechando

Indios sembrando alfalfa

Indio sembrando

Por otro lado, para el consumo de la ciudad se habían implantado un conjunto de cultivos de frutales traídos por los conquistadores: olivo, perales, manzanas, membrillos, naranjas dulces y agrias (limones, cidras y limas), ciruelas, melones, sandías, cerezas, higueras, duraznos, granadas, frutillas y varias variedades de uvas. Además se contaba con una variedad de frutas del país: chirimoyas, guanábanas, piñas, plátanos, lúcumas, granadillas, guayabas, mameyes, palillos, pepinos y tumbos, entre otros(24). Para completar una panorámica de la producción y consumo alimenticio de la provincia, hay que señalar la importancia de la pesca, cuyo producción y consumos eran abundantes. 

Indios pescando con red

Indios pescando con chinchorro

Red de pescar corales

Además era elemento importante en el comercio con la sierra previo proceso de salado, y fuente importante de trabajo para la población indígena de Huanchaco y Mansiche.

8. Población y sociedad en Trujillo

Español en hamaca

Española a caballo

Español a caballo

Española con traje a lo antiguo

Personajes criollos de la ciudad de Trujillo, a fines del siglo XVIII

“Los Mercaderes, los Hacendados, Eclesiásticos y Empleados son los que sostienen á estos Habitantes, siendo el resto á excepción de algunos pocos artesanos y vivanderos, una gente vagamunda, y sujeta a la miseria y abandono”(25).

Obviamente se refiere a la población “española”, o más propiamente hablando, blanca, a quienes describía como las personas nobles de la ciudad,

“... afables, políticas e inclinadas a las ciencias i así envían á sus hijos a estudiar a la ciudad de Lima...”

“/Las mujeres/... dedicadas al cuidado de la familia, recatadas i honestas; visten el mismo traje i gala que se usa en la ciudad de Lima, siendo en este punto émulas de sus operaciones”.

Negra esclava

Negro esclavo

Según Lequanda, los trujillanos eran muy dados al lujo, aunque “le haga falta el bestimento”, admirándose que si se encuentran urgidos económicamente prefieren desprenderse de bienes útiles como criados, por ejemplo, antes que de los signos de riqueza, que constituían el timbre de la familia, sin lo que caería toda su estimación socialmente.

Otro sector importante era el de los esclavos para el servicio doméstico y par el trabajo en las haciendas. Además había un sector importante de negros libres, que según Lequanda, eran un gremio de díscolos, autores por lo general de los asesinatos, robos y otros excesos criminales(26).

Cuarterón

Cuarterona

Los indios eran ubicados en la actividad agrícola y pesquera, veamos su visión (de Lequanda), del modo de vida y carácter de la población nativa:

“Quasi todos son de un mismo carácter, cosa verdaderamente prodigiosa; ésos son incrédulos, y por tanto muy desconfiados, siempre recelan el engaño, son crueles en el castigo, ebrios supersticiosos é incestuosos, de modo que más, ó ménos, toda la nación es semejan-te. No hay gentes en el mundo que mas aparenten la observancia de la Religión Católica, y al pretexto de dar culto a los Santos, Hacen funciones ostentosas en que gastan cuanto ad-quieren, cediendo en utilidad de sus Parrócos, que por esta causa tienen crecidos proventos”(27).

Mulato

Mulata

El antiguo corregidor Feyjóo también constataba la supervivencia de los cultos prehispánicos en 1760, cuando señalaba que:

“Los indios, entre quienes se hereda la memoria, la que tal vez en muchas partes se habrá perdido, procuran mantener, aún a precio de la vida, el mayor sigilo viviendo en la superstición que al descubrirle les ha de acontecer la más grande fatalidad”.

Cuadro 2:
Matrícula de indios tributarios (indios cholos y sambaigos) de la Capital y partido de Trujillo.  Trujillo, 1804

 

Tributarios

Forasteros

Total de contribuyentes

Repartimientos 

%

%

%

Parroquias

12

1.6

71

20.5

93

7.5

Virú

277

36.6

105

30.3

382

34.6

Mansiche

51

5.7

132

38.0

183

16.6

Chicama

231

30.5

19

5.5

230

20.8

Paiján

109

14.4

-

-

109

9.9

Simbal

77

10.2

20

5.8

97

8.8

Total

757

100.0

347

100.0

1104

100.0

Vemos en este cuadro 2 el enorme incremento de los llamados indios forasteros, síntoma de la ruptura del pacto colonial, que suponía el pago del tributo.

Samba

Sambo

Lo importante a destacar ahora, es la supervivencia de cultos y tradiciones entre la población indígena, aún a más de dos siglos de presencia colonial, lo que evidentemente se puede documentar más ampliamente en otro trabajo.

Baile de las Pallas

Baile del Chimo

Baile d elos pájaros

Supervivencia de costumbres prehispánicas en las danzas

9. El mercado interno en la economía regional de Trujillo
Es importante tratar de plantear una perspectiva regional para intentar comprender la dinámica interna del espacio definido como de la provincia de Trujillo, y el obispado como ámbito de ejercicio del poder económico y políticos de la “burguesía comercial” y el bloque terrateniente colonial hegemónicos en este espacio. Para ello no debemos olvidar la ubicación del espacio trujillano (la provincia y, en general, el ámbito del obispado de Trujillo) en el contexto de la economía colonial.

Durante el lapso comprendido entre fines del siglo XVI al XVIII fue proveedor de bienes alimenticios para Lima: no representaba un eje decisivo dentro de la economía colonial, cuyo pilar estaba en la producción de la mercancía-dinero, la que articulaba una serie de espacios periféricos dentro del área andina(28). La ciudad de Trujillo era un engranaje importante en el poder político, militar y fiscal en el área norte del virreinato peruano, pero no era exactamente un eje prioritario del sistema colonial peruano o andino. Al igual que Lima, era un centro urbano administrativo que canalizaba excedente económico hacia el poder central, pero en términos globales este excedente no era una porción sustancial del excedente del virreinato(29). En ese sentido, el sector minero siempre ha sido mucho más importante, de ahí el rol articulador de Potosí y Huancavelica en el ámbito del virreinato peruano. 

Había vinculación comercial de esta provincia con las zonas vecinas a través del comercio de arrieraje; los mestizos de Santiago de Cao eran los que comúnmente se dedicaban a esta actividad, llevando productos del valle a la ciudad de Lima, hallándose en el valle de Chicama hacia 1760 unas dos mil mulas, por los menos, para esta actividad(30). Además había un importante comercio de importación a través de los puertos de la provincia, y del comercio de importación que se realizaba a través del puerto de Paita, al norte de Lambayeque, en la provincia de Piura. Los productos que se importaban eran “efectos de Castilla” para los vecinos de la ciudad de Trujillo, así como para los pueblos de la sierra vecina (lencería, lanas, medias de seda, cera, fierro, y otros productos de Castilla). Además se traía aguardientes, vino y poco cobre, cuya mayor volumen se destinaba a la sierra de las provincias vecinas que para el consumo de la provincia de Trujillo. El comercio local de importación estaba acaparado por un sector poderoso de 20 mercaderes, que movilizaban al año (años 1758-60) de cientocincuenta a doscientos mil pesos.

Plano del cerro mineral de Hualgayoc, provincia de Cajamarca

El proceso de la minería de plata en Hualgayoc

Plano del cerro mineral de Hualgayoc, provincia de Cajamarca El proceso de la minería de plata en Hualgayoc
El poder de la “burguesía comercial” con base en la ciudad de Trujillo se transparenta si hacemos notar que estos comerciantes habilitaban a los mineros de Hualgayoc (perteneciente a la provincia de Cajamarca, al este del Obispado), para el financiamiento de la producción minera (compra de azogue y gastos corrientes), para lo cual según contrato se comprometían a comprarles la plata a 6 pesos 7 reales y a 7 pesos(31).

Ingenio por sutil

Ingenio de rastras

Batán

Capacheros cargando metal

Aspectos de la tecnología minera del siglo XVIII

Hay que recordar que Malabrigo, Huanchaco y Guañape eran más importantes como poblados pesqueros que como puertos comerciales (32), por lo menos según la información que nos dan Feyjóo y Lequanda. Ello nos lleva a pensar en la existencia de un mercado interno -con las limitaciones y riesgos de caer en el anacronismo que significa usar esta categoría para el espacio norteño colonial- incipiente, pero significativo a nivel del espacio trujillano y su hinterland. 

Esto se advierte con mayor claridad si se tiene en cuenta que el principal producto agrícola de exportación eran los azúcares, que se conducían a Lima para su expendio, pero como el precio era muy reducido (18 o 20 reales) y el sistema de venta era muy defectuoso (Feyjóo habla explícitamente de “graves perjuicios y atrasos por los podatarios”), no era rentable de modo alguno. Un elemento adicional y muy importante en esta contracción del mercado es la instalación del cultivo de caña de azúcar en haciendas de Lima y Cañe-te, que definitivamente remplazaba a Trujillo como proveedora de dulce(33). Incluso el mercado interno regional del azúcar estaba reducido en el ámbito del obispado, por una parte por la producción paralela de las haciendas trapiche de la provincia de Saña o Lambayeque, y del incumplimiento de la población indígena de la disposición que prohibía tuviesen trapiches indios. En los valles interandinos de Cajamarca, Hua-machuco, Pataz, Chachapoyas y Jaén existían “...terrenos útiles para el sembrío de caña, la fabrican a su arbitrio y originan la ruina de estos Hacendados”(34). Había un escaso comercio con Panamá y Guayaquil, a través de una o dos pequeñas embarcaciones que llegaban a Huanchaco, a 

“... conducir algunos quintales de harina, arroz i otras menestras para abastecer estos lugares; pero esta negociación es de muy poca cantidad i consideración solicitando únicamente los hacendados de estos valles en la penuria i constitución del tiempo, mantienen escasa-mente sus familiares, sin esperanzas de otro adelantamiento(35).”

Mestiza

Mestiza tejiendo
trencilla

Mestizo

Al parecer una estrategia de alternativa frente a la crisis de los precios y de la producción de la caña de azúcar fue la producción arrocera; por lo menos es lo que se desprende de la apreciación de J.I. de Lequanda, cuando señalaba en los noventa del XVIII que aparte de la siembra de frijol, garbanzo, pallares y habas, que eran rentables, era el arroz el que producía en Trujillo.

“...crecida utilidad por la venta que logran para Lima, Chile, la Sierra y otros países: de modo que es lo que en parte ayuda a la subsistencia de estos moradores. Según la razón que dan los Partidarios ó Arrendadores de Diezmos, produxo el Valle de Chicama en los tres últimos años el número de 101,200 botijas(36).” 


La producción de los obrajes de las serranías inmediatas, propiedad de vecinos de Trujillo generalmente, era traída también para ser incorporada al circuito comercial, se traía así bayetas, pañetes, xergas (sic), así como ganado proveniente de la sierra, incrementando así el comercio(37).

El gran puerto de entrada y salida de los productos de la región por este obispado, era el puerto de Paita, al que llegaban todos los navíos que hacían viaje del Panamá al Callao, ya sea en armada de galeones o en forma individual.

Se descargaba allí todo lo que podía averiarse por mar, para que vaya por tierra a Lima, quedando sólo los artículos muy pesados o de mucho volumen en los barcos para su transporte por mar al Callao(38). Pero además del comercio formal era Paita también puerto de entrada del contrabando en gran escala, como lo comprueba y relata escandalizado el informe de Jorge Juan Antonio de Ulloa, al punto que los sobornos a los funcionarios de aduanas ya estaban regidos por una informal tarifa.

Lo importante de esta digresión es que la ciudad y provincia de Trujillo se hallaban en la ruta de un activo comercio internacional que transitaba por Paita y provenía del otro lado del océano. Había entonces una articulación comercial importante con los otros espacios económicos del virreinato, además de la estrecha conexión que había al interior del ámbito del obispado de Trujillo. Se puede hablar de la existencia de un mercado urbano importante en esta región, si tenemos en cuenta la población de las principales ciudades a fines del siglo XVIII:

- Trujillo 5,515 habitantes;
- Piura 7,203 habitantes;
- Lambayeque 12,024 habitantes;
- Cajamarca 12,846 habitantes(39).

Provincia de Saña o Lambayeque


Provincia de Piura

Provincia de Cajamarca

Las tres provincias más importantes, aparte de la provincia de Trujillo, del Obispado de Trujillo en el siglo XVIII

Entre las provincias de Saña, Cajamarca, Trujillo y Piura se daba una importante complementariedad eco-nómica, lo que hacía desde el s. XVII haya influencia muy fuerte entre la situación de la economía de estas provincias. Así, una de las causas de la decadencia que se observaría en la provincia de Trujillo en el siglo XVII y XVIII sería la expansión económica de la provincia de Saña(40), la que por su importante integración a través del comercio arriero con la provincia de Piura, así como por el desarrollo de una producción secundaria importante en Lambayeque (jabón, cordobanes, tabaco, sombreros), lo que unido a una mejor situación de la población indígena hizo posible unas mejores condiciones para el desarrollo de la agricultura de la caña de azúcar y del arroz, que podían ser fácilmente exportados por Paita o Chérrepe (puerto en la desembocadura del río Zaña), frente a las dificultades de localización y de provisión de mano de obra mita-ya en Trujillo(41).

10. Economía agraria y población en Trujillo
Tiene una importancia fundamental el analizar la situación de la propiedad y de la producción agraria en la provincia de Trujillo, ya que, como las demás vecinas de la costa del Obispado de Trujillo, era la base de su desenvolvimiento económico. Hacia mediados de 1760 ya se había dado un fuerte proceso de formación de las haciendas en los valles de la provincia, en favor de las órdenes religiosas y de los vecinos de Trujillo, principalmente éstos últimos. Esto se había facilitado por la fuerte caída de la población indígena de los valles que comprenden a esta provincia, así como por el reordenamiento de la distribución espacial de la provincia, que posibilitó el acceso a las mejores tierras a los vecinos de Trujillo.

Vamos a solamente describir rápidamente la información que corresponde a la estructura agraria de los valles de la provincia de Trujillo. Encontramos dos grandes áreas en cuanto a la propiedad de la tierra: Las tierras indígenas o tierras tributarias, y las haciendas o área de economía terrateniente.

11. Pueblos y población indígena en Trujillo.
Una constatación inmediata es la escasez aguda de población indígena en el siglo XVIII. Ya desde el siglo XVI Fray Domingo de Santo Tomás, fundador del convento del valle de Chicama, escribía sobre la despoblación de la provincia de Trujillo y las causas que la ocasionaban. Hacia fines del s.XVII Meléndez escribía, refiriéndose a la población indígena de la costa peruana:

“...en la Era de hoy se hallan tan acabados, que no apresen ni aun sombra de lo que fueron: plaga de todos los pueblos vecinos alas ciudades, y lugares de Españoles . Quien sabe las causas de esto, sino Dios?”(42).

Refiriéndose a Trujillo y el problema de la caída demográfica que comentamos, Cieza de León señalaba en fecha tan temprana como a mediados del siglo XVI, haciendo referencia a una de las razones de la mortandad:

“...yo no apruebo cosa alguna antes lloro las extorsiones y malos tratamientos, y violentas muertes que los Españoles han hecho en estos Indios, obrados por su crueldad, sin mirar su nobleza y la virtud tan grande de su nación. Pues todos los más de estos valles están ya casi desiertos: habiendo sido en lo pasado tan poblados como muchos saben(43).”

Como vemos en el primer gráfico de la página anterior, existía a mediados del XVIII una clara hegemonía a nivel de la economía terrateniente o decimal, como la llama Lorenzo Huertas, sobre las tierras tributarias o ejidales. En Trujillo, como en los demás valles de la costa encontramos el mismo fenómeno de formación de haciendas y de pueblos indígenas como elementos complementarios, contradictorios y excluyentes. Mecanismo importante de este proceso fue la acción de la iglesia, que fue un protagonista importante en la formación de núcleos indígenas (llamados reducciones en la época de Toledo). Refiriéndose al valle de Chi-cama, escribía Juan Meléndez:

“En nuestros tiempos está casi despoblado todo el valle, y de muchos pueblos que tenia han parado en solos tres, y estos de muy poca gente, que son Chocope, Cao, y Santiago, que cada uno tienen un religioso, que administra sacramentos, y todos están sujetos al Prior, que con los otros dos, o tres habita, en el Convento de Chicama sitio despoblado del todo, porque fuera del convento, no ay en el mar, que  venta o tambo para refugio de los pasajeros...(44)”

Nuestros sociólogos del XVIII Feyjóo y Lequanda estaban plenamente conscientes de las dimensiones y características del problema demográfico, como eficientes funcionarios vinculados con los problemas concretos de la producción y del manejo tributario de la región. Feyjóo indicaba que los 225 años de vida colonial habían significado una decadencia paulatina y permanente de la población indígena. Mencionaba una referencia demográfica fundamental: hacia mediados del XVI el Arzobispo de Lima Fray Gerónimo de Loayza en un censo del Perú enumeró un total de 8’285,000 personas, mientras que hacia los sesenta del XVIII estimaba Feyjóo que no se llegarían ni a los tres millones de indios. Un elemento decisivo en esta baja de la población es la reducida población joven e infantil, como puede verse en el segundo gráfico de la siguiente página: se trata de una pirámide de base angosta, probablemente por la alta mortalidad vinculada con las condiciones de vida. Un tema de investigación importante es el de la dinámica demográfica, que tiene una puesta de entrada muy sugestivo en la obra de Feyjóo Ahora bien la disminución de la población no se dio solamente por parte de la población indígena, sino también por parte de la población hispana. Para esta última una explicación puede ser el impacto del celibato religioso en el alto componente de población criolla que optaba por una vida religiosas, no reproductiva(45).

Esta despoblación hizo que la producción indígena sea muy reducida: repercutió en la limitación de las tie-rras cultivadas. El pueblo de María Magdalena de Cao habiendo sido hacia 1560 el más importante del valle de Chicama con tres mil indios, hacia mediados del XVIII contaba con sólo 69 habitantes. Este pueblo tenía asignadas 947 fanegadas de tierras, por la recomposición del visitador Fray Huerta Gutiérrez a mediados del siglo XVII. De éstas tierras sólo 161 fanegadas eran utilizadas, hallándose las tierras restantes (83%) sin cultivar por la disminución del pueblo, como “por las pensiones i molestias que padecen para conducir el agua...”. Esta misma situación se generalizaba a todas los pueblos indígenas del obispado de Trujillo.

Esta caída demográfica fue un resultado y al mismo tiempo facilitó la expansión de las haciendas en Trujillo. Por ejemplo es el caso de la hacienda de Licapa, que había sido un poblado indígena importante con un volumen importante de población. Sin embargo no solo la población de origen hispano expandía la propiedad terrateniente a costa de las tierras indígenas. Feyjóo menciona por lo menos los casos de las tierras de Santa Catalina (205 fanegadas), que incluían las tierras de la Hacienda San Agustín con Guambas, propiedad del convento de San Agustín, que antiguamente “fueron de una población de indios de este nombre, que del todo se perdió”(46). Al parecer las tierras indígenas cercanas a la ciudad de Trujillo tuvieron una demanda temprana y fueron adquiridas por vecinos de la ciudad, como es el caso de la hacienda trapiche San Nicolás del Paso (a menos de dos leguas de Trujillo) de Gaspar Antonio Ramírez y Laredo, que hacia mediados del XVIII ya había incorporado unas tierras llamadas Zacachique, pertenencientes al común de indios de Mansiche. Situación similar era la de tierras de una hacienda de pan llevar denominada de Aldea, que poseía en esa misma época don Martín de Aranda (productora de maíz y alfalfa), propiedad de los indios de Mansiche quienes las arrendaban por 50 pesos anuales.

Asimismo la expansión de algunos pueblos como San Pedro y San Pablo de Chocope se explica por la in-corporación de los pocos indígenas que habían quedado de las antiguas poblaciones de la Concepción y Ticapa, que hacia 1760 ya eran haciendas de españoles(47).

El mal estado de la población indígena en el siglo XVIII puede notarse también por la pobreza de las Cajas de Comunidades. Por ordenanzazas virreinales se dispuso que en cada pueblo se cultiven chacras por el común del pueblo (“tierras ejidales”), destinándose la producción a beneficio de los indios pobres, y para servicios comunales. Sin embargo Feyjóo constata en su informe el mal estado de este fondo común de las comunidades, que quiso reproducir en algo el sistema de previsión prehispánico, lo que al parecer era in-viable en el régimen colonial.

12. Las haciendas en Trujillo
Las haciendas son una gran evidencia en la provincia de Trujillo en el siglo XVII en adelante. En 1760 hallamos a los valles Chimo, Chicama, Virú y Chao literalmente cubiertos de haciendas. Hay dos grandes clases de propietarios: Por un lado las órdenes religiosas (Ver cuadro 2); y por otro lado las propiedades de vecinos particulares de la ciudad de Trujillo. Además de esta distinción por la propiedad, hay una importan-te en la estructura y en la organización interna de las haciendas: Hay diversos niveles de complejización en la organización interna de la producción, en el nivel tecnológico y en la especialización de los cultivos, así como en la inversión de capital y el consiguiente valor -en este capital incluimos como elemento de diferenciación a la fuerza de trabajo esclava, componente importante del capital de las haciendas coloniales-. Si damos un vistazo a los cuadros 3 y 4, notamos la mayor inversión de capital que implicaba la explotación de una hacienda-trapiche.

Cuadro 3: 
Propiedades rurales de órdenes religiosas en las provincias de Trujillo, 1760

Convento/monasterio u otro similar

Propiedad rural

Extensión (fanegadas)

Arrendatario

Ext. total

1.Convento San Agustín

HT Menochuco

90

Juan de Osorio

 

 

HPL San Agustín,

 

 

 

 

Santa Catalina y

 

 

 

 

Guambos

205

N.D.

295

2.Monasterio Santa Clara

HT Collambay

50

Hosp. Bethlemita

 

 

HPL Sta Clara

23

 

73

3.Convento de Santo Domingo

HT Santo
Domingo

50

Da. Josefa Brito

 

 

Hac. Panllevar

35

Herdrs. José Queri

 

 

H. Pan Llevar

10

Tomás Rodríguez

 

 

HPL Llamipe

80

 

175

4.Convento de

HI La Merced

120

 

 

La Merced

H. Panllevar

13.5

D. Josefa de Arriaga

 

 

HPL Aranjuez

35

D. Cayetano Bazán

168.5

5.Monasterio del Carmen

H de los curas

9

D. José A. Bonazátegui

 

 

HPL  del Carmen

24.5

 

33.5

6.Compañía de  Jesús

HPL Cía de Jesús

40

 

 

 

HPL Guañape

180

 

220

7.Hospital Bethlemita

H. Panllevar

23

 

23

8.Convento de San Francisco

HPL Merino

4

D. Judas Merino

4

9.Cofradía de Nuestra Señora de la Consolación

HPL Mallar

40

Esteban Domínguez

40

10.Capellanía del cura de Virú

HPL Guamansaña

42

 

42

Hay que señalar que a pesar de la extensión de las propiedades entre las órdenes religiosas, más importan-te era la de los vecinos de Trujillo, que detentaban la gran mayoría de la tierra de los valles de la provincia. Sólo tres de las haciendas de órdenes religiosas tenían alguna importancia economía, como puede verse en el cuadro siguiente (cuadro 4). En el cuadro 5 (más abajo) siguiente observamos algunas haciendas de pan llevar, de escasa productividad realmente.

Cuadro 4: Haciendas trapiches de órdenes religiosas en  Provincia de Trujillo, 1760

Hacienda

Ext

Producción

Valor

Arrend

Mano de Obra

Collambay

50

800 @ Azúcar, trigo, maíz

20,000

190

26 esclavos

4 indios

Menochuco

90

1000 @ azúcar

18  a 18,000

180

20 esclavos

Santo
Domingo

50

80 @ azúcar

16,000

600

10 esclavos

Total

190

 

53,000

970

56 esclavos y 4 indios

Fuente: Miguel, Feyjóo, op. cit.

Es evidente por otro lado la mayor importancia económica de valle de Chicama, en el que se encontraban los principales trapiches de Trujillo, dada la extensión del valle, mientras que en Chimo (hoy llamado Santa Catalina), se congregaban sólo algunas haciendas, siempre con la diferenciación del nivel de desarrollo que señalamos más arriba. 

Cuadro 5: Hacienda de Panllevar de órdenes religiosas de la Provincia de Trujillo

Hacienda

Exten
sión

Producción

Precio

Arrenda

Mano de
obra

San
Agustín

205

Mieses, menestras y aceite de oliva

200

Nd

Nd

Santa Clara

23

Alfalfares, serzas y legumbres

2,000

Nd

Jornaleros

Betlehemita

23

Alafalfares, ganado mayor y menor y serzas para el hospital

3,000

 

3

Total

251

 

 

 

 

Fuente: Miguel, Feyjóo, op. cit.

Un fenómeno claramente observable es la situación de estagnación en la productividad de las haciendas, las que a pesar de su extensión producen relativamente pequeña cantidad de azúcar o panllevar. Ello indica gran cantidad de tierras improductivas, lo que estaría ligado a la escasez de fuerza de trabajo -y ella a la de capitales para importar mano de obra esclava- ; además es un indicador de la decadencia de la población indígena, que había sido al inicio de la época colonial la proveedora de fuerza de trabajo. Esta escasez de fuerza de trabajo fue una de las preocupaciones de los intelectuales de la época, que no veían una sali-da clara al problema de la crisis de la economía terrateniente en las mismas condiciones de producción. A pesar de las dificultades de la aplicación de un proyecto modernizante como el que al parecer, impulsaban Feyjóo, Lequanda y el mismo Martínez Compañón, no sabemos hasta que punto una alternativa de mejora tecnológica fue ensayada. Por lo menos, sin embargo, conocemos la existencia de una propuesta que ten-día a una alternativa de mejoramiento tecnológico dentro de las haciendas-trapiche, en los años noventa del XVIII, cuando Joseph Laos y Cabrera en el Mercurio Peruano informaba sobre una nueva máquina de moler caña. Este interesante criollo señalaba que la gran dependencia de las haciendas de la fuerza de trabajo humana hacían muy frágil su prosperidad.

“...el menor revés, por un incendio en los cañaverales, una peste que menoscabe los negros esclavos dexa comúnmente á un Hacendado en la miseria, y arruinada una opulenta haciena”(48).

Otro aspecto observable es, ligado a lo anterior, el enorme endeudamiento de muchas de las principales empresas agrarias, que frecuentemente eran sacadas a remate por la gravedad de su situación financiera, que no les permitía cancelar los réditos o intereses anuales de los censos impuestos sobre el valor total de las haciendas. En muchos casos el valor de los censos o créditos era casi igual al de la misma hacienda, lo que ligado al problema que significaba la decadencia de la agricultura que venía desde por lo menos el final del XVII, explica el abatimiento general de la economía agraria que se observa hacia los sesenta del XVIII. Por ejemplo, la hacienda-trapiche San José, de 440 fanegadas, con 68 esclavos y 30 trabajadores mestizos e indios, fue rematada en “pública almoneda” en 35,000 pesos, de los que sólo se cancelo la suma de 4,000 pesos. El remate fue para cancelar una deuda por 35,000 pesos de censo(49). Este fenómeno nos hace pensar también en la endebles o inexistencia de un mercado de tierras: la agricultura no era una actividad rentable en Trujillo. Una prueba adicional es el que en los años cincuenta del s.XVIII D. José Muñoz, Marqués de Buena Vista, adquiriera las haciendas de Buena Vista, San Francisco de Lunar, Tambo Real, San Bartolomé de Chao, San Francisco de Oruro, significando mes de mil fanegadas de tierra, en los valles de Virú y Santa, por un total de 4,000 pesos “a reconocer a curso”, a la Cofradía de la Purísima Concepción de María Santísima (Convento de Jesús de los padres franciscanos). El escaso precio de tan extensa cantidad de tierras nos evidencia la “poca utilidad” de la tierra en esta región .

“...lo que únicamente constituye haciendas es tener muchos esclavos, que mediante su cultivo se cultivan las heredades, i de este modo redunda utilidad ú sus dueños”(50). 

Una comprobación de la importancia de la escasez de la fuerza de trabajo como una causa importante de la decadencia es el contraste de la situación con la provincia de Cajamarca, en que los hacendados, por emplear fuerza de trabajo indígena no habrían tenido problemas en mantener un nivel de productividad y rentabilidad aceptable(51).

En la monografía de Feijoo has muchas evidencias para los tres valles de la provincia. Hacemos la distinción de haciendas de pan llevar y trapiches para distinguir con claridad esta diferenciación señalada. Incluso entre las empresas de cada uno de estos tipos hay desarrollos diferentes, lo que se expresa en diferencias de extensión de los fondos, números de esclavos y otro personal laboral, incorporación de elementos tecnológicos como molinos, etc., así como la mayor o menor dependencia del crédito externo reflejado en el monto de los censos, que en algunos casos muy excepcionales son ínfimos o no existen, expresando una posibilidad de solvencia inusitada en la época.


Cuadro 6: 
Haciendas trapiche de propietarios particulares en la Provincia de Trujillo, 1760.

Hacienda/trapiche

Ext.
(fngds.)

Producción
(arrobas)  

Valor (pesos)

Censos
(pesos)

Mano de Obra

VALLE CHIMO

Galindo

239

2000 @ azúcar, muchas mieses y menestras

46,000

 

40 esclavos

San Nicolás del Paso

79

2000 @ azúcar, olivares y molino de harina

30,128

 

73 esclavos

La Trinidad

99

2000 @ azúcar.

N.D.

 

28 esclavos

VALLE CHICAMA 

Chicama

133

1200 @ azúcar, 3oo @ aceite de oliva

23,000

16,000

29 esclavos

Chiclín, Exaltación de La Cruz y La Huaca

319

5,000 @ azúcar, 300 @ aceite de oliva, menestras para autoconsumo

125,000 (1)

 

115 esclavos

San Fco.

164

2500 @ azúcar, y algunas mieses de autoconsumo

38,000

31,000

50 esclavos

Chiquitoy

337

6 á 7000 @ azúcar, 400 @ aceite

141,442

100,802

43 esclavos

Nepén

200

800 @ azúcar.

20,000

9,500

28 esclavos

Cajanlaque

316

2000 @ azúcar.

30,000

30,000

35 esclavos

Salamanca (inc. Molino)

456

3000 @ azúcar y panllevar

55,000

 

44 esclavos

El Tutumal

61

2000 @ azúcar.

2,000

8,000

25 esclavos

Moyocape

799

(2) 5000 @azúcar, mucho arroz, maíz y trigo

77,000

67,650

76 esclavos

La Concepción

481

6000 @ azúcar, y algunas mieses

72,000

40,540.53

80 negros, 4 mestizos

Sonopile

400

4000 @ azúcar, algunas mieses

56,000

22,000

58 esclavos

San Jacinto

567

5000 @ azúcar, muchas mieses y menestras

80,000

6,100

89 esclavos

Facalá

673

5 á 6000 @ azúcar, algunas mieses y menestras

100,000

 

85 esclavos, 2 mestizos, 5 negros libres, 7 mulatos libres, 7 indios

Tulape(3)

361

4000 @ azúcar

75,000

35,000

81 esclavos, 2 mestizos

San José

440

3000 @ azúcar

35000 (4)

31,000

68 esclavos, 12 mestizos, 18 indios

Troche

62

Improductiva

N.D.

N.D.

N.D.

San Antonio

 

N.D.

18000 (4)

15,700

27 esclavos, 2 familias de españoles

Mocán

430

4000 @ azúcar

71,000

52,678

62 esclavos, 2 negros libres, 1 sambo libre, 8 indios

VALLE VIRÚ 

Tomaval

131

3000 @ azúcar

 

 

 

(1):      Este precio incluye además las haciendas de panllevar Sausal, Chala Baja, Chala Alta, Jagüey, Cojitambo, y una estancia en Cajamarca, todo propiedad del Marqués de Herrera y Valle Hermoso, mayorazgo fundado el siglo XVII.

(2):      Incluye las haciendas La Viña, Santa Ana, San Juan de Buenaventura, Fallape o “Vizcaíno”.

(3):      Incluye tierras de Niquiñique, y tiene molino de hacer harina de trigo.

(4):      Precio de remate reciente de la hacienda, por deudas.

FUENTE: Elaborado  de Miguel Feyjóo, Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, Madrid, 1763.

Habían también muchas haciendas y estancias de la provincia, en las que el nivel de desarrollo era menor, y se caracterizaban por la escasez o inexistencia de fuerza de trabajo de cualquier tipo, siendo generalmente abandonadas y expresando el último nivel de crisis de las haciendas de Trujillo.

He allí un panorama del proceso colonial de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, en el contexto del obispado del mismo nombre. Se trata de una panorámica que nos hace redescubrir aspectos interesantes de nuestra historia, y comprender mejor nuestra realidad actual.

Notas

(1) Cosme Bueno, Geografía del Perú Virreinal (S. XVIII/1769/ Editado por C.D. Valcárcel, Lima, 1951, p. 49.

(2) Ver mapa adjunto, elaborado a partir del mapa correspondiente de la colección mandada hacer por el Obispo de Trujillo Baltasar Jaime Martínez Compañón, así como los incluídos en el libro clásico de Miguel de Feyjóo sobre Trujillo del siglo XVIII.

(3) Joseph Ignacio de Lequanda, “Descripción geográfica de la ciudad y partido de Truxillo”, Mercurio Peruano, tomo VIII, 1793, Lima, f.39.

(4) Bueno, op. cit, p. 50.

(4ª) Jakob Schlüpmann. "Le commerce maritime à Trujillo au XVIIème et XVIIIème siècles". En: Revue 3, HSAL. Paris, mayo 1995 en este interesante trabajo este historiador alemán analiza el comercio exterior de Trujillo en el periodo de fines de siglo XVII y comienzos del XVIII, usando como fuente principal los archivos del almojarifazgo. Hace referencias al impacto de los piratas en la economía colonial de fines del siglo XVII. 

(5) Bueno, op. cit., 49.

(6) Miguel Feyjóo de Sosa, Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú con notas exactas de su estado político. Siendo Virrei Conde de Super Unda, escrito por el Dr. D. Miguel Feyjóo, Corregidor que fue de dicha ciudad, y Contador Mayor del Tribunal y Audiencia Real de Cuentas del Perú. Que la dedica al Rey Nuestro Señor, Imprenta de Real y Supremo Consejo de las Indias, Madrid, 1763, 15.

(7) Ibid., p. 15-6.

(8) Feyjóo, op. cit., p. 16.

(9) Ibid., p. 17.

(10) Ibid., p. 18.

(11) Ib., p. 18-9.

(12) Juan y Ulloa, op. cit., p. 145.

(13) Feyjóo 1763, p. 31-2.

(14) Luis Varela Orbegoso, “El mayorazgo Moncada-Galindo”, En Revista Histórica, 1909.

(15) Ibid., p. 21-2.

(16) Lequanda, “Descripción... de Truxillo ...”, f. 43.

(17) Feyjóo, op. cit., p. 17.

(18) Feyjóo, op. cit., p. 4.

(19) Op. cit., p. 29.

(20) Varios Autores, Apuntes y estudios históricos sobre la fecha de la fundación de la ciudad de Tru-jillo. Comisión del Cuarto Centenario de la Fundación de Trujillo. 1535-1935. Trujillo, 1935.

(21) Feyjóo, op. cit., p. 3.

(22) Cf. Roger Ravines, et. al,. Chan Chan Metrópoli Chimú. Instituto de Estudios Peruanos, Lima, 1980.

(23) Antonio Vásquez de Espinoza, Compendio y descripción de las Indias Occidentales [1629]. Smith sonian Institute, Washington, 1948 365.

(24) Ibid., p. 6.

(25) Lequanda, “Descripción de la ciudad y partido de Truxillo...”, f. 96. Ver el gráfico de la página anterior en que se presenta la composición de la población de la provincia de Trujillo por castas y razas, en cada parroquia hay una población mestiza en cada pueblo indígena, y se nota también la endebles de la población indígena en los pueblos.

(26) Ibid., f. 49.

(27) Ibid., f. 49; ver gráficos de la siguiente página para apreciar características de la población indígena. En el primer gráfico sólo los indios y sambaigos eran tributarios, las demás categorías estaban exentas. El otro gráfico nos indica las peculiaridades de la distribución de los tributarios (indios y sambaigos) en cada pueblo campesino de la provincia de Trujillo.

(28) Cf. Carlos Sempat Assadourian, El sistema de la economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico. IEP, Lima, 1982.

(29) Una evaluación del monto del excedente por diezmos y otras rentas coloniales en Lorenzo Huertas, Tierras, diezmos y tributos en el obispado de Trujillo (Colonia-República), Seminario de Historia Rural Andina, UNMSM, Lima, 1984.

(30) Feyjóo, op. cit., p. 45-6.

(31) Lequanda, op. cit., p. 96.

(32) Feyjóo, op. cit., p. 36-7.

(33) Lequanda 1793 92-3.

(34) Op.cit.

(35) Op.cit 35.

(36) Lequanda 1793 90.

(37) Lequanda, op. cit., p. 96.

(38) Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias secretas de América, Ediciones Mar Océano, Buenos Aires, 1953, p. 27.

(39) Lequanda, op. cit., f. 36.; J.I. Lequanda, “Descripción geográfica del partido de Piura, perteneciente a la Intendencia de Truxillo”, Mercurio Peruano, Tomo VIII, Lima, 1793, f. 171. Los datos demográficos de Lequanda en ésta y sus demás monografías provinciales, corresponden a los consignados por Baltasar Jaime Martínez Compañón, quien realizó entre 1785-9 una visita en su diócesis; J.I. Lequanda, “Descripción geográfica del partido de Caxamarca en la Intendencia de Truxillo”, En Mercurio Peruano, Tomo X, Lima, 1794, f. 177; J.I. Lequanda, “Descripción del partido de Saña o Lambayeque”, Mercurio Peruano, Tomo IX, Lima, 1794, f. 57

(41) Lequanda, “Descripción del partido de Saña...”, fs. 76-81.

(42) Juan Meléndez, Tesoros verdaderos de indias, Madrid, 1681 T.I, pp.327-8.

(43) Cieza de León Crónica del Perú. Primera parte [1553], Lima, PUCP/ANH, 1984 192. Ver gráficos de siguiente página con alguna información sobre la población ya afectada por los efectos de la catástrofe demográfica del siglo XVI.

(44) Juan Meléndez, op.cit, p.613.

(45) Feijóo, op.cit., p.13.

(46) Op. cit.,p.39.

(47) Op.cit., p.46.

(48) Joseph Laos y Cabrera, “Noticia de una máquina para moler caña, inventada por el Maestro Joseph Laos y Cabrera”, En Mercurio Peruano, T. VIII, Lima, 1793, fs. 97-9.

(49) Feyjóo 1763 54.

(50) Feyjóo, op. cit.. pp.49, 59.

(51) Lequanda 1794 192

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA
FUENTES

Archivo General de la Nación
1805/D9 546 Matrícula de indios tributarios de la Capital y partido de Trujillo. Trujillo, enero 28 de 1805. 6ff. útiles y uno en blanco.

Archivo Departamental de La Libertad 
Expediente 3064.- 22 noviembre 1589. Truxillo. Mandamiento del Comendador Domingo de Garro, Corregidor y Justicia Mayor de esta ciudad y sus términos haciendo nueva repartición de indios que han de venir a hacer mita a esta ciudad, valles y pueblos por la enfermedad de peste que ha habido.- Concluído 24 nov. 1589, 3 fols.

Expediente 3073.- 16 de marzo 1607. Mansiche. Sobre suspensión de mita por enfermedad de los indios en Mansiche. 10 fols.

Expediente 3110.- 16 abril 1625. Truxillo. Mandamiento para que se pregone en Truxillo y valle Chicama para que todas las personas españolas, mestizos, mulatos, negros, etc. que no tuvieran justo y lícito entretenimiento lo tomen sirviendo a otros dentro de tres días o salgan de la ciudad.

Expediente 3230.- 12 enero 1700. Truxillo.- Autos del Cabildo de Truxillo y por los Señores Alcaldes Ordinarios de ella para que los mulatos, negros, sambos, mestizos e indios no usen ni traigan espadas, cuchillos ni otras armas ofensivas bajo pena de ser aprehendidos y recibir 200 azotes por las calles públicas de esta ciudad con las armas colgadas al pescuezo y que serían desterrados de esta jurisdicción por dos años. 02 fols. 


Biblioteca Nacional del Perú, Sala de Investigaciones
1717 C 3784 Noticia del Tesoro del Gran Chimú, Trujillo, 2 ff.
MSS T 0207 Nuevo Gazofilacio Real.

Biblioteca José Acosta de la Orden Jesuita / Colección Vargas Ugarte
Vol 18 (10). Doc. 77.- Estado del Censo del Virreinato del Perú, formado en diciembre de 1812.

BIBLIOGRAFÍA
ASSADOURIAN, Carlos Sempat (1982). El sistema de la economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico. IEP, Lima.
CABELLO VALBOA, Miguel (1951). Miscelánea Antártica. Una historia del Perú Antiguo. Universidad NAcional mayor de San Marcos, Instituto de Etnología, Lima.
CIEZA DE LEÓN, Pedro (1984). Crónica del Perú. Primera parte [1553], Lima, PUCP/ANH.
COOK, Noble David (1965). "La población indígena en el Perú colonial". En: Anuario del Instituto de Investigaciones Históricas 8, Rosario, pp. 73-110.
CORNE, Carlos Marcelo (1925) Revista Histórica 10, Lima, pp. 231-235 (Caps. I y II).
CORNE, Carlos Marcelo (1936). "Fragmento de una historia de Trujillo". En: Revista Histórica 8, Lima, , pp. 86-118 (Caps. III-XV).
DANCUART, Emilio y RODRIGUEZ, J. M. (1902-1926). Anales de la Hacienda Pública del Perú. Lima, 24 volúmenes + 1 tomo de Indice.
DOMINGUEZ BORDONA, Jesús (1936). Trujillo del Perú a fines del siglo XVIII. Dibujos y acuarelas que mandó hacer el Obispo D. Baltazar Jaime Martínez Compañón. Madrid.
ESCOBEDO MANSILLA, Manuel (1979). El tributo indígena en el Perú (siglos XVI-XVII). Ediciones Universidad de Navarra, S.A. / Oficina de Educación Iberoamericana. Pamplona.
ESCOBEDO MANSILLA, Manuel (1981). "El tributo de los zambaigos, negros y mulatos libres en el Virreinato peruano". En: Revista de Indias, Vol. XLI, enero-junio, núms. 163-164, pp. 43-54.
ESCOBEDO MANSILLA, Manuel (1986). Control fiscal en el virreinato peruano. El Tribunal de Cuentas. Editorial Alhambra, Madrid.
FEYJOO, Miguel (1763). Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, Madrid.
GÓMEZ, José (1986) “Miguel Feyjóo de Sosa y la Historia Agrária del Norte del Perú”. En: Alternativa, núm. 3, Chiclayo, febrero, pp.68-72.
GÓMEZ, José (2002) “Uma economia regional en el norte del Perú: El Obispado de Truxillo del Peru entre los siglos XVI – XVIII”. En: Umbral, Revista de Educación, Cultura y Sociedad, Lambayeque, Año II, Num. 3, agosto, pp. 77-92.
GÓMEZ, José y Teresa VIGIL (1995). "El común de indios de Lambayeque, siglo XVI-XVIII". En: Utopía norteña Nº1, UNPRG-FACHSE, Lambayeque. 
JIMÉNEZ DE LA ESPADA, Marcos (1952). Relaciones Geográficas de Indias. Madrid, Gráfica Yagües, Tomo I.
JUAN, Juan y Antonio de ULLOA (1953). Noticias secretas de América, Ediciones Mar Océano, Buenos Aires.
KAUFFMANN, Federico (1964). La cultura chimú. Col. Las Grandes Civilizaciones del Antiguo Perú. Tomo IV, Cía. Peruano Suiza, S.A., Lima.
LAOS Y CABRERA, Joseph (1793). "Noticia de una máquina para moler caña, inventada por el Maestro Joseph Laos y Cabrera", En: Mercurio Peruano, T. VIII, Lima, fs. 97-9.
LEQUANDA, J.I. (1794). "Descripción del partido de Saña o Lambayeque", Mercurio Peruano, Tomo IX, Lima, f. 57
LEQUANDA, J.I. (1793)."Descripción geográfica del partido de Piura, perteneciente a la Intendencia de Truxillo", Mercurio Peruano, Tomo VIII, Lima.
LEQUANDA, J.I. (1793)."Descripción geográfica del partido de Truxillo", Mercurio Peruano, Tomo VIII, Lima.
LEQUANDA, J.I. (1794). "Descripción geográfica del partido de Caxamarca en la Intendencia de Truxillo", En: Mercurio Peruano, Tomo X, Lima.
LA FUENTE, Antonio; Nuria VALVERDE (2003) Los mundos de la ciencia en la ilustración española. Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, Madrid.
LIBROS DE CABILDO DE LA CIUDAD DE TRUJILLO.
MARTÍNEZ COMPAÑÓN Y BUJANDA, Baltasar Jaime (1987-1991) Trujillo del Perú. Ediciones de Cultura Hispánica - Agencia Española de Cooperación Internacional, Madrid, 12 volúmenes.
MELÉNDEZ, Juan (1681). Tesoros verdaderos de indias, Madrid, 2 tomos.
MONTFERRIER, A. de (1874). "Informe sobre los grandes caminos del Norte del Perú" (1857). En: Anales del Cuerpo de Ingenieros, Tomo I, Lima.
PALMA, Ricardo (1892-97). Tradiciones peruanas. Montaner y Simón, Madrid, 6 volúmenes.
POLO, José Toribio (1877). "Apuntes sobre Trujillo y sus Obispos". En: ODRIOZOLA, Colección de Documentos Literarios del Perú, Vol. 10, Lima.
RAVINES, Roger. (compilador) (1980). Chan Chan Metrópoli Chimú. Instituto de Estudios Peruanos, Lima.
ROSEMBLAT, Angel (1954). La población indígena y el mestizaje en América. Editorial Nova, Buenos Aires.
SCHLÜPMANN, Jacob (1994) La structure agraire et le développement d'une société régionale au nord du Pérou. Piura, 1588-1854. Thèse de doctorat nouveau régime. Université Paris VII Denis Diderot, UFR - Géographie, Histoire, Sciences de la Société. París.
SCHLÜPMANN, Jacob (1995). "Le commerce maritime à Trujillo au XVIIème et XVIIIème siècles". En: Revue HSAL N° 3. Equipe Histoire et Société de l'Amérique latine / ALEPH. Paris. Mayo.
TORD, Javier y Carlos LAZO (1981). Hacienda, comercio y fiscalidad y luchas sociales (Perú colonial). BPHES, Lima,. 
VARGAS UGARTE, Rubén (1942), "Los mochicas y el cacicazgo de Lambayeque". En: Anales del XXVII Congreso Internacional de Americanistas. Lima, Tomo 2, pp. 475-482.
VARIOS AUTORES (1935). Apuntes y estudios históricos sobre la fecha de la fundación de la ciudad de Trujillo. Comisión del Cuarto Centenario de la Fundación de Trujillo. 1535-1935. Trujillo.
VÁSQUEZ DE ESPINOZA, Antonio (1948). Compendio y descripción de las Indias Occidentales [1629]. Smithsonian Institute, Washington.
ZAVALA, Silvio (1935). La encomienda indiana. Madrid.
ZEVALLOS QUIÑONES, Jorge (1992). Los cacicazgos de Trujillo. Fundación Alfredo Pinillos Goicochea, Trujillo.

Última revisión: Chiclayo, Perú, junio 2006


AUTOR:

José W. Gómez Cumpa
e-mail:josegomezcumpa@yahoo.es
Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo
Lambayeque – Perú.



[1] La primera versión de este trabajo fue presentada en un seminario dirigido por Franklin Pease G.Y., en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en el programa del Magíster en Historia, en 1985. La motivación fue la publicación de la Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, vol. I, de Miguel Feijóo de Sosa (Fondo Editorial del Banco Industrial del Perú, Lima, 1985). Este breve trabajo fue publicado en la revista Alternativa (número 3, Chiclayo, febrero de 1986), y algo más ampliado en la revista Umbral (2002). Además de la monografía de Feijóo, quedamos fascinados por la publicación (entre 1987 y 1991), de los doce tomos de las acuarelas mandadas pintar por el obispo de Trujillo Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda. Martínez fue obispo de Trujillo desde 1779 y permaneció en esta región hasta 1791. Hizo una visita a todo el ámbito de su obispado entre 1782 y 1785, recogiendo ilustraciones y testimonios para un estudio monográfico sobre su obispado, que quedó inconcluso. Ahora casi toda esta colección está disponible en la Biblioteca Virtual Cervantes

.[2] Cf. El libro reciente de Antonio La Fuente y Nuria Valverde sobre las peculiaridades del pensamiento ilustrado español del siglo XVIII.

[3] Jacob Schlüpmann estudia parcialmente esta época y espacio regional. En el caso de Trujillo enfatiza el análisis del comercio marítimo (1995), y en Piura se interesa especialmente por la estructura agraria.[4] Después de la revolución de Túpac Amaru se prohibió expresamente el uso de cabalgaduras por los indios, eliminándose incluso la institución del alcalde de indios, que representaba una instancia de sobrevivencia del poder cacical, durante la mayor parte de la época colonial.

Articulos relacionados:
Historia de la Casa de la Tesorería Real
Resumen:
Conferencia pronunciada el 15 de febrero de 2002. Casas en que habitó Güemes. La casa natal del General Güemes. Notas. Antecedentes de dominio de la casa de calle España ...
Historia de la radio difusión en Bolivia
Resumen:
En 1929 en que a la sazón gobernaba el país Hernando Siles, uno de los Presidentes que conculco la libertad de expresión con mayor saña, hasta el extremo de clausurar tem...
La Unión Sudamericana en el Pensamiento de Alberto Methol Ferré
Resumen:
El historiador uruguayo Aberto Methol Ferré empieza su análisis diciendo “El tema y la óptica nuestra es histórica. No se puede pensar el futuro sin el arraigo en el mund...
Los Cosacos
Resumen:
Los cosacos jugaron un papel especial en la historia de Rusia. Como comunidades libres, sirvieron al mismo tiempo a distintos zares, en particular de la casa Romanov, y p...
Los herederos de Franco
Resumen:
El autor reflexiona a propósito de la creciente espiral de hostilidad que en los últimos meses se ha embarcado el principal partido conservador de España. Exhorta a retom...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©