Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

Estilos de Enseñanza y Estilos de Aprendizaje: Una reflexión para la práctica docente

Resumen: La principal contribución de este artículo, es la de invitar a la comunidad docente a reflexionar acerca del quehacer docente como práctica cotidiana hacia la facilitación de conocimientos, si el aprendizaje ha de estar centrado en el alumno, entonces tenemos que conocer y entender sus preferencias hacia éste y facilitarle las herramientas adecuadas para autogestionar su aprendizaje, es así que entonces, es necesario como docente guiar en forma adecuada y en razón del conocimiento de las técnicas y procedimientos idóneos para cada estilo de aprendizaje.
9,700 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: Alejandro Aranda

Resumen
La principal contribución de este artículo, es la de invitar a la comunidad docente a reflexionar acerca del quehacer docente como práctica cotidiana hacia la facilitación de conocimientos, si el aprendizaje ha de estar centrado en el alumno, entonces tenemos que conocer y entender sus preferencias hacia éste y facilitarle las herramientas adecuadas para autogestionar su aprendizaje, es así que entonces, es necesario como docente guiar en forma adecuada y en razón del conocimiento de las técnicas y procedimientos idóneos para cada estilo de aprendizaje.

Palabras clave: Enseñanza, Aprendizaje, Estilo de Enseñanza, Estilo de Aprendizaje.

Abstract
The main contribution of this article, is that of inviting to the educational community to reflect about the educational task as routine practice toward the facilitation of knowledge, if the learning should be centered in the student, then we have to know and to understand its preferences toward this and to facilitate him the adequate tools for automanagement its learning, is so then, is necessary like educational to guide in adequate form and Reason of the knowledge of the techniques and suitable procedures for each style of learning. The main contribution of the present article, is to invite to the 
Key words: Teaching, Learning, Teaching Style, Learning Style.

Introducción
El tema de los estilos de enseñanza y de aprendizaje puede ser todavía nuevo para muchos docentes en los diferentes niveles educativos, sin embargo, este tema ha sido estudiado sistemáticamente desde los años setenta. 

Las investigaciones acerca de los estilos de aprendizaje han impregnado de tal modo a otras áreas de las gestiones educativas que parece imposible un agotamiento sobre el tema.

En un ensayo sobre “Las disciplinas y la identidad de los académicos” Becher (1993), recurre a los estudios de Kolb para ilustrar alguna de sus aseveraciones, lo que muestra la permeabilidad del tema y su trascendencia más allá de los procesos de enseñanza – aprendizaje que se desarrollan en las aulas (o en sus equivalentes, como la educación a distancia)

Otro ejemplo que muestra la persistencia del tema de estilos de aprendizaje en el campo de la investigación educativa, es la generación prácticamente a lo largo de toda la década de los ochenta, de instrumentos destinados a diagnosticar en distintos tipos de estudiantes, rasgos como la percepción, la interacción y las respuestas en ambientes de aprendizaje.

En el presente artículo pretende invitar a la comunidad docente a la reflexión acerca de su labor profesional partiendo del conocimiento de los estilos de aprendizaje de los alumnos y el o los estilos adoptados por éste para la estructuración de su actuar profesional.

Los Estilos de Enseñanza 
Maruny (1989), enseñar no es sólo proporcionar información, sino ayudar a aprender, y para ello el docente debe tener un buen conocimiento de sus alumnos: cuales son sus ideas previas, qué son capaces de aprender en un momento determinado, su estilo de aprendizaje, los motivos intrínsecos y extrínsecos que lo animan o desalientan, sus hábitos de trabajo, las actitudes y valores que manifiestan frente al estudio concreto de cada tema, etc.

Un estilo de enseñanza, es un conjunto de características y rasgos personales que identifican claramente a un individuo como un docente en particular. En un estilo se incluye, la forma de vestir, la voz, el lenguaje, los gestos, expresiones faciales, el nivel de energía, la motivación, el interés en la gente, talento, intelecto, preparación profesional y las tendencias o preferencias cognoscitivas.

La idea de un estilo de enseñanza es completamente diferente al método de instrucción que es usado por el maestro. Entre esos estilos tenemos, Blanco (1994): 

La tarea orientada 
Los maestros prescriben el material que se va a enseñar y demanda un cumplimiento específico de parte de los estudiantes. El estudio va acompañado de unas bases específicas e individuales y un sistema explícito que guarda para cada estudiante un estado de expectación. 

El proyecto cooperativo
Los maestros tienen un plan de instrucción con la cooperación de los estudiantes. En una atmósfera tranquila se puede instruir a unos procesos de enseñanza, pero la experiencia del adulto y el trasfondo profesional le sirve de guía a los estudiantes en el aprendizaje. Los maestros alientan y dan apoyo a los estudiantes en la participación en todos los niveles. 

Centrado en el niño
Estos maestros proveen una estructura para los estudiantes que persiguen cualquier interés. 

Generalmente emergen del currículo quienes este estilo pre-planificado por el maestro siempre que tengan interés y curiosidad de los niños. Este estilo no es solamente extremadamente raro, sino que imposible imaginarlo en su forma pura en el salón de clases. 

Centrado en el sujeto
Los maestros enfocan su organización del contenido en lo que va a aprender el estudiante. 

Centrado en el aprendizaje
Estos maestros se interesan por igual por todos los estudiantes y su objetivo curricular, materiales son de gran aprendizaje. Se rehúsa el sobre énfasis de los dos estilos “Centrado en el niño” y “Centrado en el sujeto”, sino que se debe desarrollar cualquier habilidad hacia una buena meta lo cual sea la autonomía en el aprendizaje. 
Involucrados emocionalmente y con contrapartes

Los maestros se involucran emocionalmente en lo que están enseñando. Usualmente con este proceso de enseñanza – aprendizaje se produce en el salón de clases una atmósfera excitante y emocionalmente cargada. Sus contrapartes se conducen en el salón de clases dominando el tono emocional, cuando el proceso racional es el dominante. 

En 1996 Anthony Grasha elaboró su modelo sobre estilos de enseñanza, partiendo de la idea de que los estilos de aprendizaje eran sólo una parte de la ecuación en la actividad educativa en el proceso, delimitó y definió cinco estilos de enseñanza específicos:

Experto
Es aquel profesor que tiene el conocimiento y la experiencia que los estudiantes requieren. Mantiene su status entre sus estudiantes, porque domina los detalles de la disciplina que imparte. Además, reta a sus estudiantes por medio de la competencia entre ellos y parte del supuesto de que sus pupilos necesitan ser preparados por alguien como él.

Autoridad formal
Es aquel profesor que mantiene su status entre sus estudiantes por su conocimiento y por su puesto dentro de la escuela. Ofrece retroalimentación eficaz a los alumnos basada en los objetivos del curso, sus expectativas y mediante los reglamentos institucionales. Cuida mucho la normatividad correcta y aceptable dentro de la escuela y ofrece un conocimiento estructurado a sus pupilos.

Modelo personal
Es aquel profesor que cree ser “el ejemplo para sus estudiantes”, y por medio de su propio desempeño muestra a sus alumnos las formas adecuadas para pensar y comportarse. Es meticuloso y ordenado, y por medio de su persona, motiva a sus pupilos a emular su propio comportamiento.

Facilitador
Es aquel profesor que guía a los estudiantes hacia el aprendizaje mediante cuestionamientos, alternativas y toma de decisiones. Destaca el desarrollo de los alumnos hacia la independencia, la iniciativa y la responsabilidad. Gusta del trabajo por medio de proyectos o problemas que permitan a los estudiantes aprender por su cuenta, y donde la función del profesor sea sólo de asesor.

Delegador
Es aquel profesor que le da libertad al alumno de ser lo más autónomo posible. Motiva a los estudiantes a trabajar en proyectos de manera independiente o en pequeños equipos. El profesor funge solamente como consultor del proyecto.
Grasha, es uno de los investigadores sobre los estilos de enseñanza que propone un matiz suave entre las diferencias de los estilos, otros (Lippit y White, Anderson, Gordon, Flanders) tienen una serie de deficiencias entre las que cabe destacar:
- Parcialidad, ya que ignora aspectos muy importantes de la conducta docente.
- Dicotomía, pues no atienden a más estilos intermedios.

Los estilos de aprendizaje
Un estilo de aprendizaje, es el modo personal en que la información se procesa, tiende a centrarse en las fortalezas de la persona y no en sus debilidades. No existe correcto o incorrecto estilo de aprendizaje. Ningún modo de aprender es mejor que otro. 

Los estilos de aprendizaje se refieren a la gama más amplia de formas y ambientes preferidos para el aprendizaje. Existe poca uniformidad en cuanto a los alumnos del aula.

Todos somos diferentes, es por eso que cada persona tiene su propio estilo, y estos son neutrales y estables, pero algunos patrones de conducta pueden variar dependiendo de la situación, por tanto, no son absolutos y en sí mismos no manifiestan competencia. Es posible identificar en otras personas las características de un estilo, cuando se identifican primero en uno mismo.

Sternberg (1997), postula unos principios sobre los estilos de aprendizaje:
- Los estilos son preferencias en el uso de las habilidades, pero no son habilidades en sí mismas.
- Una relación entre los estilos y las habilidades genera una sinergia más importante que la simple suma de las partes.
- Las opciones de vida necesitan encajar tanto en los estilos como en las habilidades.
- La gente tiene perfiles o patrones de estilos, no un solo estilo.
- Los estilos son variables de acuerdo con las tareas y las situaciones.
- La gente difiere en la fuerza de sus preferencias.
- Las personas difieren en su flexibilidad de estilos.
- Los estilos son socializados.
- Los estilos pueden variar a lo largo de la vida.
- Los estilos pueden ser mensurables.
- Los estilos pueden enseñarse.
- Los estilos valorados en un momento o lugar específicos pueden no serlo en otros.
- Los estilos no son, en promedio, buenos o malos sino una cuestión de enfoque.
- A veces confundimos los patrones de estilos con los niveles de habilidad.

Clasificación
Son pocos los investigadores que han profundizado en enfocar los estilos de aprendizaje, Curry (1987), realizó uno de los trabajos que sirvió como fundamento para investigaciones posteriores.

Curry (1987), clasificaba las distintas herramientas y modelos de estilos de aprendizaje con “la analogía de la cebolla”, “onion”, diferenciando tres capas o tres niveles de modelos.

El primer modelo, la parte exterior de “la cebolla”, la más fácilmente observable y en la que más fácilmente se puede actuar, se centra en las preferencias instruccionales y ambientes de aprendizaje. El alumno tiene orientaciones referentes al estudio y a sus necesidades de contexto para el trabajo. El docente puede organizar los contextos de aprendizaje, sobre todo a nivel externo. Los instrumentos propuestos por Dunn y Dunn (1983, 1986, etc.) son un ejemplo claro y atribuido a este modelo.

El segundo modelo, el segundo estrato de “la cebolla”, se basa en las preferencias acerca de cómo se procesa la información. Esta teoría facilita al estudiante sus preferencias vitales en el modo de aprendizaje en el aula y el docente pude planificar con más precisión y adecuación el currículum, el proceso de aprendizaje y la acción didáctica en el aula. La propuesta de Kolb (1976, 1985, etc.) se puede incluir en esta sección.

Por último, el tercer modelo, corazón de “la cebolla”, se relaciona con las preferencias de aprendizaje debidas a la personalidad. El alumno obtiene información acerca de su autoconocimiento que puede relacionar con los contextos y formas de aprendizaje y el docente cuenta con datos importantes para ajustar su acción en el aula o fuera de ella a las peculiaridades de la personalidad de cada alumno. El MBTI (Mayers Briggs Type Indicator) es una de las herramientas idóneas para el diagnóstico en este apartado.

Los cuestionarios de estilos de aprendizaje que son de uso siguiendo la clasificación de “onion” quedarían estructurados de la siguiente manera:
Primer modelo: preferencias instruccionales y de contexto
- Canfield (1976): Learning Style Inventory
- Friedman y Stritter (1976): Instructional Preference Questionnaire.
- Goldberg (1963, 1979): Oregon Instructional Preference Inventory.
- Riechmann y Grasha (1974); Student Learning Interest Scales.
- Renzulli y Smith (1978): Learning Style Inventory
Segundo modelo; preferencias en el proceso de información.
- Biggs (1979): Study Process Questionnaire.
- Entwistle y Ramsden (1983): Approaches to Studying.
- Hunt (1978): Paragraph Completion Method.
- Kolb (1985): Learning Style Inventory.
- Honey y Mumford (1986): Learning Style Inventory.
- Alonso, Gallego y Honey (1994): CHAEA.
- Reinert (1976): Edmonds Learning Style Identification Exercise.
- Schmeck, Ribich y Ramanaih (1977): Invoentory of Learning Process.
- Schroeder (1967): Paragraph Completion Test.
Tercer modelo: preferencias relacionadas con la personalidad.
- Kagan (1964): Matvhing Familiar Figures Test.
- Myers (1962): Myers-Briggs Type Indicator.
- Witkin (1971): Embebed Figures Test.

Conclusiones
Existen más teorías sobre estilos de enseñanza y de aprendizaje que no se consideraron en este breve panorama, otras aproximaciones y otras perspectivas que intentan identificar y precisar patrones específicos en las preferencias para enseñar y para aprender de las personas, sin embargo se espera que sirva de pauta para invitar al lector a ahondar más en esta temática tan interesante y diversificada por los aspectos que trata y los enfoques que se despliegan en una gama bastante amplia. Algunas de estas teorías, acentúan los factores cognitivos, la percepción y el procesamiento de la información, otras resaltan el factor ambiental, y otras más destacan cuestiones más inherentes a la personalidad, la emoción o su involucramiento en el aula.

Bibliografía
ALONSO, C.M., GALLEGO, D.J. y HONEY, P. (1994). “Estilos de aprendizaje”. Bilbao: Mensajero.
BECHER, T. (1993). “Las disciplinas y la identidad de los académicos”, en Revista Pensamiento Universitario, Año I, (noviembre-diciembre), Bs., As.
BIGGS, J. (1979). “Individual differences in study process and the quality of learnong outcomes”. Higer education. 18, 384-394
BLANCO, E. (1994). “Compendio de metodologías en la enseñanza de lectura y estilos de aprendizaje (2ª Ed)”. Ponce, PR.
CANFIELD, A.A. y LAFFERTY, J.C. (1976). “Learning Style Inventory”. Detroit: Humanics Media.
CURRY, L. (1987). “Integrating concepts of cognitive or learning style: A review with attention to psychometrics standards”. Otawa, Canada.
ENTWISTLE, N.J. y RAMSDEN, K. (1983). “Understanding students learning”. London: Cromm Helm.
FRIEDMAN, C.P. y STRITTER, F.T. (1976). “An empirical inventory comparing instructional preferences of medical and other professional students”. Research in Medical Education Processing 15th. Annual Conference. November. San Francisco, 85-90.
GOLDBERG, L.R. (1963). “Test-retest item statistics for the Oregon instructional preference inventory”. Oregon Research Institute Monograph 3, 4, 153-210.
GRASHA, A. y RIEWCHMANN, S. W. (1975). “Student Learning Styles Questionnaire”. Cincinnati, Oh.
GRASHA, A. (1996). “Teaching with Style: A Practical Guide to Enhancing Learning by Understanding Teaching and Learning Styles”. Alliance, University of Cincinnati, EUA.
GUILD, BURKE, P. y GARGES, S. (1985). “Marching to Different Drummers”. ASCD Publications, Washington, D.C.
HONEY, P. y MUMFORD, A. (1986). “Using our Learning Styles”. Berkshire, U.K.
HUNT, D.E. y otros (1978). “Assesing conceptual level by paragraph completion method”. Informal Series, 13. Toronto.
KAGAN, J. (1964). “Matching familiar figures test”. Cambridge, MA
KOLB, D. (1985). “LSI (Learning Style Inventory): User’s guide”. Boston.
MARUNY, I. (1989). “La intervención pedagógica”. Cuadernos de pedagogía (174), 11-15.
MYERS, I.B. (1962). “The Myers-Briggs Type Indicator”. Palo Alto, CA.
REINERT, H. (1976). “One picture is worth a thousand words? Non necessarily. The Modern Language Journa”. 60, 4, 160-168.
RENZULLI, J.S. y SMITH, L.H. (1978). “Learning Styles Inventory: A measure of the student preference for instructional techniques”. Mansfield Centre, CT.
SCHMECK, R.R.; RIBICH, F.D. y RAMANAIAH, N. (1977). “Development od a self-report inventory for assessing individual differences is learning processes”. Applied Psychological Measurement, 1, 3, 413-431.
SCHRODER, H.M. y otros (1967). “Human information processing”. New York, NY.
STERNBERG, R.J. (1997). “Thinking Styles”. Cambridge University Press. Reino Unido.
WITKIN, H.A. y GOODENOUGH, D. (1981). “Cognitive Styles: Essence and Origins: Field Dependence and Field Independence”. New York, NY.

AUTOR
Alejandro Aranda Martínez
alx75_mx2003@yahoo.com.mx

Articulos relacionados:
Una sistematización acerca de las perspectivas psicoeducativas del aprendizaje en la contemporaneidad
Resumen:
En la realidad educativa actual se manifiestan prácticas en las que subyacen de una forma u otra los preceptos de diferentes posiciones teóricas acerca del aprendizaje.
La docencia en la licenciatura en intervención educativa
Resumen:
A medida que los procesos de globalización de las economías se van extendiendo e imponiendo, el cambiante mundo de la economía y el trabajo pone énfasis en controlar y el...
Recolección de la Información
Resumen:
Dada la necesidad de bibliografía para la asignatura Informática Medica II se concibió este Material de Apoyo a la Docencia cuyo contenido forma parte del programa analít...
Los Principios Didácticos en la escuela Cubana, una panorámica actual
Resumen:
El presente trabajo aborda la temática referida a los principios didácticos, se analiza la misma desde el tratamiento dado por diferentes autores .Se parte del contenido ...
Evaluación de la relación de la educación y los medios de comunicación en Mexicali, B.C.
Resumen:
La comunicación es esencial para la educación, a través de esta el hombre puede transmitir diferentes conocimientos. El hombre que se comunica se puede dirigir a un indiv...
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©